Enlaces accesibilidad

Hospitalizan a dos trabajadores de Fukushima por su exposición a niveles altos de radioactividad

  • Otros 15 trabajadores también han estado expuestos a alta radiación
  • Es la primera vez que se aprecia vapor saliendo del reactor número 1
  • La radiactividad baja en el agua en Tokio, pero las partículas se extienden

Por
Cuestionan las medidas de seguridad en las que trabajan los operarios de Fukushima

Al menos 17 empleados que trabajaban en el reactor 3 de la central nuclear de Fukushima, en el noreste de Japón, se ha expuesto a radioactividad por encima de los límites establecidos normalmente para una emergencia , según ha informado la Compañía Eléctrica de Japón, Tepco, y dos de ellos han tenido que ser hospitalizados.

Los 17 operarios han estado expuestos a una radiación de más de 100 milisievert, normalmente considerado el máximo en condiciones de emergencia, aunque para el caso concreto de Fukushima el Gobierno nipón ha autorizado a elevarlo hasta 250 milisievert.

Tres de esos trabajadores, que han trabajado en el edificio que alberga la turbina inundado con agua con un elevado nivel de radioactividad, han estado expuestos a niveles de radiación entre 173 y 180 milisieverts, según ha explicado Hidekuki Nishiyama, el portavoz de la agencia.

Dos de los empleados fueron hospitalizados con quemaduras en los pies aparentemente causadas por exposición directa a rayos beta, según TEPCO, que ha indicado que el agua radiactiva podría haberse filtrado a través de sus monos de protección. Tras ese suceso, los trabajadores de la zona fueron temporalmente evacuados.

La exposición a 100 milisieverts durante un perído de un año se considera el umbral de riesgo para desarrollar la enfermedad del cáncer más adelante.

Casi dos semanas después del terremoto y posterior tsunami que devastó el norte de la isla y causó graves daños a la central, los operarios siguen esforzándose en recuperar los sistemas de refrigeración, aunque este jueves amanecía de nuevo humeante. Además, llegan nuevos informes de radiación incluso fuera de Japón, aunque han bajado en el agua de Tokio.

Los cuatro reactores echan humo

A primera hora del día, de los reactores 1, 2, 3 y 4 salían columnas de humo blanco, según se veía en las imágenes de la televisión estatal NHK, que hablaba de "vapor".

Según la cadena, se trata de la primera vez que se aprecia vapor saliendo de la unidad 1, que sufrió una explosión de hidrógeno un día después del seísmo.

Mientras, la Agencia de Seguridad Nuclear ha informado de que la electricidad ha quedado parcialmente reestablecida en la sala de control de ese mismo reactor, lo que puede servir para recuperar los sistemas refrigeración.

El miércoles, la temperatura de la unidad 1 subió a altos niveles, aunque por el momento no se ha detectado un empeoramiento de la situación, que parece ser más estable gracias a los trabajos de inyección de agua.

Además, la desaparición de la negra nube de humo que salía el miércoles del reactor 3 ha permitido que los operarios hayan reanudado los trabajos en esa unidad, aunque todavía se desconocen los motivos por lo que se produjo ese incidente.

Mientras, se suceden las noticias sobre la radiación que se extiende desde la central por el país e incluso más allá. Este jueves, agentes de un aeropuerto de la provincia china de Liaoning (noreste) han detectado valores de radiactividad 22 veces por encima de lo normal en un avión de mercancías, según la prensa oficial del régimen.

Agua embotellada a familias con bebés

En Japón, el miércoles las autoridades de Tokio pidieron que los niños no bebieran agua del grifo porque se halló radiación elevada en una depuradora. Este jueves, los niveles ya no superan el límite de peligrosidad, según el propio municipio. No obstante, el Gobierno metropolitano ha anunciado que distribuirá agua embotellada a todas las familias con bebés.

En todo caso, las autoridades han asegurado que consumir agua corriente nunca ha supuesto ningún riesgo para la salud de los adultos.

Por su parte, el portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, informaba este miércoles de que la radiación en la planta de Fukushima podría presentar un peligro para las personas que viven más allá de la zona de exclusión de 30 kilómetros según algunos modelos informáticos, aunque todavía no estaba comprobado y por ello no se ha considerado ampliar la evacuación. 

Rusia pone en cuarenta un barco

Sin embargo, las consecuencias de la crisis nuclear traspasan las fronteras de Japón. Rusia mantiene retenido en uno de sus puertos en el extremo oriente del país un barco procedente del país nipón en cuya sala de máquinas se detectó un nivel de radiación gamma tres veces superior a lo normal, según ha informado el jefe de los servicios sanitarios rusos, Guennadi Oníschenko.

La embarcación, de bandera panameña, había entregado en destino su carga, consistente en madera, y al emprender el regreso desde el puerto nipón de Kawasaki pasó cerca de la planta nuclear de Fukushima, según la emisora "Servicio ruso de noticias". Ahora, se encuentra en cuarentena en uno de los puertos de la región rusa de Jabárovsk.

La tripulación, integrada por 19 personas, 18 de ellas rusas, está en observación médica, aunque no se ha detectado ningún cambio en su estado de salud.

Noticias

anterior siguiente