Anterior Las claves del referéndum del 1-O, el mayor desafío al Estado Siguiente ¿De qué color será el próximo gobierno alemán? Arriba Ir arriba
Halloween, la fiesta de la calabaza, embruja a muchos españoles

Halloween, una tradición anglosajona que toma auge en España

  • Se ha hecho un hueco en nuestro calendario a pesar de las críticas

  • La jerarquía católica considera Halloween como una costumbre "pagana"

  • En España cada vez se celebra más, los comercios confirman ese auge

|

Noche de zombis, brujas y fantasmas, de vivos que se ríen de los muertos, Halloween, una tradición milenaria y anglosajona, se ha hecho un hueco en el calendario festivo español, a pesar de las suspicacias que provoca en la jerarquía católica, que la considera una costumbre "pagana".

No en vano, desde hace ya algunos años por estas fechas muchos responsables de la jerarquía católica advierten a sus fieles sobre el "riesgo" de que puedan desaparecer costumbres cristianas tan "arraigadas y beneficiosas" como la devoción a los santos y el recuerdo a los difuntos.

Cada vez se celebra más

Importada, sí; comercial, también, pero la realidad es bien tozuda: en los últimos cinco años la fiesta de Halloween "se ha convertido en un auténtico boom", destaca Vicente Pizcueta, portavoz de la Asociación Nacional de Empresarios por la Calidad del Ocio, que habla incluso de "un segundo carnaval".

Se ha convertido en un auténtico boom

Las grandes superficies comerciales también confirman ese auge. "La gente cada vez lo celebra más", aseguran fuentes de Carrefour, que desde hace días ofrece un amplio surtido de productos para niños y adultos. Golosinas, disfraces, maquillajes, calabazas iluminadas, objetos de decoración para la casa... que contribuirán a convertir la del 31 de octubre en una noche "terrorífica".

¿Truco o trato?

Así pues, este domingo, víspera del Día de Todos los Santos, jornada en la que por tradición se impone la visita a los cementerios y el atracón de huesos de mazapán y buñuelos, en muchos pueblos y ciudades de España la noche se poblará de monstruos, momias y fantasmas, de inquietantes espectros con ganas de juerga hasta que el cuerpo, o el esqueleto, aguante.

También de pandillas chicos, al amparo de la oscuridad y de un disfraz más o menos original, aporrearán las puertas de sus vecinos para llenar sus bolsillos de chuches y alguna que otra moneda.

Origen celta

Este fin de semana muchos escolares españoles ya han celebradouna fiesta cuyos orígenes se remontan a los pueblos celtas que, más de dos mil años atrás, habitaban lo que actualmente es Irlanda, Gales, Escocia o el norte de Francia, y que anunciaba los rigores del invierno.

Siglos después, la Iglesia de Roma declararía el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, lo que en Inglaterra llamaron el "All Hallows Day". La noche anterior, o "All Hallows Eve", derivó con el paso del tiempo en lo que hoy conocemos como "Halloween".

Fermín Bouza, catedrático de Sociología en la Universidad Complutense, recalca el origen celta de una fiesta que, con otros nombres y otros ritos, se ha celebrado en España "desde la noche de los tiempos. Somos, dice, un país cruzado de celtismo".

Una celebración pagana "cristianizada con posterioridad" y que supone, en opinión de Bouza, una "afirmación de la vida, del ser humano. Un reírse de la muerte".

El negocio de Halloween

La noche de Halloween llega un año más cargada de calabazas y misterio, de bromas y calaveras, de caretas y disfraces sangrientos, de un humor macabro que Hollywood y la televisión han popularizado en todos los rincones del planeta. Vicente Pizcueta habla de que es un ejemplo más de la "indiscutible colonización" de la cultura anglosajona.

Bares, discotecas y demás lugares de ocio nocturno también

confían en hacer negocio con Halloween

, pretexto o gancho publicitario que parques de atracciones, restaurantes y hasta gimnasios utilizan para captar nuevos clientes.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente