Enlaces accesibilidad

Óscar Aibar: "Hemos tenido que matar a Torrente para que naciera Vázquez"

  • Santiago Segura protagoniza su película sobre el creador de 'Anacleto'
  • Competirá en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián

Por
  Santiago Segura, Mercé Llorens y Óscar Aibar durante el rodaje de 'El Gran Vázquez'
Santiago Segura, Mercé Llorens y Óscar Aibar durante el rodaje de 'El Gran Vázquez'

ÓSCAR AIBAR (Barcelona 1967)

Desde 1986 a 1994 destacó como guionista de cómics en revistas como 'Zona 84', 'Totem', 'Cimoc' o 'El Víbora, recibiendo varios premios y publicando también en Francia e Italia. En 1993 dirigió los cortometrajes 'Chihuahua' y 'Lo que vió el jardinero'. En 1995 escribió y dirigió el largometraje 'Atolladero'. Y desde entonces ha rodado numerosos videoclips para gente como Loquillo o Fran Perea, varios episodios de series de televisión como 'Si, señor ministro' o 'Ni contigo ni sin tí'. También ha publicado dos libros: 'Los comedores de tiza' y 'Tu mente extiende cheques que tu cuerpo no puede pagar'. Y ha dirigido las películas 'Platillos volantes' (2004), 'La máquina de bailar' (2006) y 'El gran Vázquez' (2010)

MANUEL VÁZQUEZ (Madrid, 1930-Barcelona-1995)

Autor de personajes inolvidables como 'Anacleto', 'La familia Cebolleta', 'Las hermanas Gilda', y 'El Tío Vázquez', un personaje basado en él mismo. En su niñez se codeó con los humoristas Wenceslao Fernández Flórez y Enrique Jardiel Poncela, que eran amigos de la familia; este último imprimió en Vázquez su amor por el absurdo. Vázquez era un genio del humor pero también unmoroso incorregible que vivía de hotel en hotel, sin pagar las facturas, que tuvo 11 hijos con 7 mujeres distintas y fue a la cárcel por bigamia.

"Con El Gran Vázquez quiero plantear una pregunta: ¿Seríamos capaces de vivir como él, siendo unos inconformistas militantes, sin trabajar, sin pagar nuestras deudas? ¿Estaríamos dispuestos a pagar el precio?".

Así define Óscar Aibar (Atolladero, La Máquina de bailar, Platillos volantes) su nueva película, en la que repasa la vida de uno de los grandes clásicos del cómic español, Manuel Vázquez, autor de personajes inolvidables como Anacleto, La familia Cebolleta, Las hermanas Gilda, y El Tío Vázquez, un personaje basado en él mismo.

Vázquez era un moroso incorregible que vivía de hotel en hotel, sin pagar las facturas, que tuvo11 hijos con 7 mujeres distintas y fue a la cárcel por bigamia.

Tráiler de 'El Gran Vázquez'

"La película nace de una leyenda artúrica de más de 20 años de gente contando las hazañas de Vázquez -asegura Óscar-, hemos hablado con familiares, dibujantes, exmujeres, víctimas de sablazos... y, aunque parezca increíble, la película se parece bastante a la vida de Vázquez. Sus conocidos se han implicado tanto que en la secuencia en la que abraza a Ibáñez, entre los figurantes hay 10 ó 15 nietos suyos". 

"Aunque no hemos querido que la película fuese una sucesión de anécdotas divertidas, sino indagar en la personalidad de un hombre fascinante", puntualiza.

Los timados reconocen su habilidad

Óscar Aibar ha pasado varios años preparando esta película y ha hablado con familiares y amigos de Vázquez. "El personaje que interpreta Mercé Llorens, está basado en la primera mujer de Vázquez, Aurora, que todavía vive. La conoció en Barcelona, se casaron y la noche de bodas se vinieron a Madrid, durmieron en un puticlub y luego vivieron durante 3 años de hotel en hotel, sin pagar nada".

"Vivieron una aventura continua. A ella le parecía un tipo muy brillante, pero desaparecía en cuanto surgían responsabilidades. Aurora sigue enamorada de Vázquez, de hecho no se ha vuelto a casar e incluso él intentó volver con ella 20 años después", explica el cineasta.

"El caso de Aurora no es el único, de hecho, mucha de la gente con la que hemos hablado, incluso a los que timó, con el tiempo le recuerdan con cariño e incluso reconocen su habilidad, su estilo y su talento a la hora de realizar sus timos".

Dos leyendas: Ibáñez y Pura Campos

Óscar también ha hablado con otros dos grandes del cómic español, como Pura Campos (Esther) y Francisco Ibáñez (Mortadelo y Filemón, El Botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio), que tienen mucho peso en la película.

"Pura Campos guarda un recuerdo maravilloso de Vázquez, de hecho él la metió a trabajar en la Editorial Bruguera y con el tiempo consiguió que le igualasen el sueldo con el resto de sus compañeros, porque cobraba menos por ser mujer".

"Y en cuanto a Ibáñez, reconoce a Vázquez como el 'Maestro'. De hecho mucha gente me preguntó por qué no hacía la película sobre Ibáñez, que es más popular. Una pregunta que contestó el propio Ibáñez asegurando que nadie vería una película sobre un tipo sentado en una mesa de dibujo durante 60 años", afirma Aibar.

(13 Rue del Percebe, una de las obras más populares de Ibáñez, fue creada por Vázquez, y el personaje del moroso que vive en la azotea es el propio Vázquez.)

"Imagínate que fueras ciclista en la época de Induráin... Mortadelo ha sido el Induráin del tebeo infantil español. Ibáñez tiene una capacidad de trabajo brutal y se adaptó muy bien a Bruguera. Vázquez tenía un talento natural innato pero desaparecía durante 3 meses y había que seguir la serie. Por eso acabaron poniéndole negros [otros dibujantes]. Es una contraste entre el talento natural y el que se adquiere con el trabajo".

"El personaje de Ibáñez (Manuel Solo) tiene mucho peso en la película, te ayuda a entender el paso de los años, no quería una caricatura y Manolo ha ido más allá, ha creado un personaje entrañable" (cuyo parecido físico con el propio Ibáñez es uno de los aspectos más comentados de la película).

El trabajo de Santiago Segura

"Santiago es Vázquez desde que comenzó el proyecto, siempre ha estado ahí. Santiago y yo somos grandes aficionados a los tebeos, hemos trabajado en el medio y compartíamos desde hace años la veneración por Vázquez. Y tener un protagonista al que no tienes que contagiar esa veneración es muy importante", reconoce el director.

"El problema era que la gente le identifica con Torrente. Jim Carrey hace tres películas al año y puede cambiar de personaje sin problemas, pero Santiago Segura lo tenía muy complicado. Por eso hemos tenido que matar a Torrente para que nazca Vázquez".

"Y ha hecho un trabajo magnífico interpretando a este personaje simpático y divertido pero con numerosas sombras, incluso en las secuencias en las que no habla y lo dice todo con la mirada".

"También me gustaría destacar el personaje de González (Enrique Guillén), que fue el editor de Bruguera. Era un señor con pinta de facha y leyenda de duro, pero en realidad era un experiodista republicano, un bueno que quería ser malo y que sentía una absoluta veneración por Vázquez. Podía haber tenido su propia película", detalla.

El Bruguera way of life

"Bruguera lo fue todo -asegura Óscar-,  fue la industria cultural mas importante de esa época. Tenemos que tener en cuenta que durante el baby boom tiraban 5 revistas semanales con un millón de ejemplares. Fue una escuela de talento brutal".

"Recientemente unos críticos han hecho un estudio sobre la influencia de lo que han llamado el Bruguera way of life, y han llegado a la conclusión de que casi todas las historias contenían tres leiv motivs, ridiculización de la autoridad, familia caótica y la chapuza como sistema de trabajo nacional, un retrato muy bueno de la sociedad española. Y que se le escapó a la censura porque quizá no prestó la atención que debía a los tebeos".

(Carpanta fue uno de los pocos personajes problemáticos porque la censura adujo que en aquella época, en España "nadie pasaba hambre".)

"Hemos recreado con mucho cuidado la redacción de Bruguera, es un viaje en el tiempo con las lámparas, los instrumentos de dibujo de la época, todo perfectamente reconstruido gracias a las fotografías que se conservan. Queríamos que el aspecto recordara a una película española de los años 60 y lo hemos conseguido recreando los interiores en la Ciudad de la Luz, y cuidando la música y la fotografía. Un trabajo minucioso pero del que estamos muy contentos".

En cuanto a sus expectativas en San Sebastián, asegura "no tenerlas", porque "estar en la sección oficial a concurso ya es un reconocimiento a nuestro trabajo, pero al ser una comedia siempre lo tienes más complicado, pero es una pasada y lo voy a disfrutar".

Óscar fue guionista de cómics durante una temporada en la que tuvo la oportunidad de conocer, personalmente, a Manuel Vázquez, pero de momento no contempla volver a los tebeos.

"Realmente cuando trabajé en los cómics había industria, ahora he tenido alguna tentativa fugaz y la verdad es que me gustaría. Pero no al nivel que lo hacía antes, que cada mes entregaba seis historietas, una de aventuras, otra policíaca, de ciencia ficción... Se parecía más al trabajo de un periodista diario que al de un autor de cómics. Ahora que podría escribir una novela gráfica, probablemente lo haga, pero le tengo tanto respeto que me lo tengo que pensar mucho".

Noticias

anterior siguiente