Enlaces accesibilidad

'Toy Story 3', la importancia de un buen guión

  • La tercera de la saga se estrena 15 años después del primer éxito de Pixar
  • La película ha batido récords de recaudación y ha conquistado a la crítica

Por

Woody, Buzz Lightyear, Rex, Mr y Miss Potato, los soldaditos,  Barbie... los protagonistas de Toy Story regresan diez años después de su última aventura sólo para comprobar que la edad de la inocencia ha terminado, que su amo, Andy, se prepara para ir a la Universidad y ya no jugará más con ellos. Y todos acaban en una guardería.

Comienza así Toy Story 3,  una de las grandes películas del año, una autentica maravilla que afianza el reinado de Pixar en los dibujos animados (11 películas, 11 éxitos) y que demuestra que, por mucho que avance la técnica, lo más importante en una película es un buen guión y unos personajes bien construidos.

Las más de 100 computadoras que Pixar tiene en sus dos edificios en California trabajaron literalmente 24 horas diarias durante tres años para sacar a flote la tercera parte de Toy Story. En total 150 personas trabajaron para la película en uno de los estudios de animación digital.

Recordando los inicios

Toy Story 3 es el último paso de un largo camino que se inició en 1988 cuando disney se interesó por un joven director, John Lasseter, que acababa de ganar un Oscar por el corto Tin Toy, realizado enteramente por ordenador y en el que el muñeco de un hombre orquesta huía de un peligroso bebé que quería jugar con él.

Ahí estaba ya el germen de lo que sería Toy Story. Disney y Pixar firmaron un contrato por el que la segunda rodaría 3 películas, y  el 10 % de las ganancias sería para Pixar. La primera película tendría como protagonistas a los personajes de Tin Toy.

Pero durante el proceso de escritura de guión, el pequeño hombre orquesta sería sustituido por Buzz Lightyear, un soldado espacial y el segundo protagonista, que iba a ser el muñeco de un ventrílocuo, acabó convirtiéndose en Woody, un vaquero, para acrecentar las diferencias entre un juguete futurista y uno pasado de moda.

Una película sin canciones

El primer gran acierto de los responsables de Toy Story fue optar por una historia de colegas, al estilo de películas como Límite 48 horas, prescindiendo de las canciones de las películas de Disney  y poniéndo el énfasis en la rivalidad de los personajes y en como se volvían amigos al superar juntos las dificultades.

El primer guión de la película fue un fiasco porque Woody parecía demasiado antipático. Disney mandó rehacerlo y además quisieron contar con la muñeca Barbie y con los GI Joe para asegurarse el público intantil, pero las compañías propietarias negaron los derechos porque no confiában en el éxito de la película (La Barbie aparecería ya en la segunda parte y uno de los momentos cumbre de esta tercera es cuando conoce a Ken)

Finalmente se estrenó y fue un éxito enorme. Fue la película más taquillera del año (1995) y la tercera cinta animada más taquillera de la historia, sólo por debajo de El rey león (1994) y Aladdín (1992). Sin tener en cuenta la inflación, la cinta sería una de las 100 producciones más exitosas de todos los tiempos.

John Lasseter recibió un Oscar especial por crear el primer largometraje animado por computadora; la película ganó otras dos estatuillas para Randy Newman por «mejor canción original» y «mejor banda sonora», y obtuvo una cuarta candidatura por «mejor guión original» para Joel Cohen, Pete Docter, John Lasseter, Joe Ranft, Alec Sokolow, Andrew Stanton y Joss Whedon. Además de otros numerosos premios y nominaciones.

Y lo más importante, acabó con el monopolio de Disney, hizo que el público infantil se volviera mucho más exigente, y abrió nuevos caminos sin los que no habrían sido posibles películas de animación más adultas como Shrek, o Fantastic Mr. Fox.

El rey ha muerto, larga vida al rey de los dibujos animados

Toy Story no pudo superar en taquilla a el Rey León (1994) ni Aladdín (1992), los dos grandes éxitos de la Disney, pero arrasó con Pocahontas (1995), con la que compitió en taquilla.

Y pronto fue evidente que los números no admitían discusión;  El Rey león tuvo un presupuesto de 45 millones de dólares y un equipo de 800 personas. Mientras que Toy Story costó 30 millones y el trabajo de 110 personas.

Y cuando la animación por ordenador fue cada vez más rápida y económica, la animación tradicional ( mucho más lenta, más cara y con unos resultados menos espectaculares) no pudo resistir la comparación, hasta el punto de que Pixar acabó controlando el departamento de animación de Disney y la empresa anunció (en 2004) que la última película de animación tradicional sería Zafarrancho en el rancho (2004).

Sin embargo cuando Lasseter se hizo cargo de la división de animación de disney, recuperó la animación tradicional con Tianna y el sapo (2009), otro éxito.

15 Años de éxitos y ni un sólo tropiezo

En apenas 15 años Pixar se ha convertido en el estudio más exitoso de la historia del cine -con 9 Oscar y 27 nominaciones- y sus 11 películas han sido éxitos de taquilla.

Todo gracias a una fórmula infalible en la que lo más importante es el guión, capaz de atraer por igual a pequeños y mayores, y unos personajes irresistibles. Además Pixar es líder en tecnología de animación. Pero eso es secundario. Otros estudios han logrado grandes éxitos como Shrek, impecables en cuanto a la técnica, pero cuyos guiones se han descuidado en las continuaciones.

Toy Story 3 ya ha batido récords de recaudación en Estados Unidos, pero no pasará a la historia por eso, sino porque cierra, de forma brillante, la que, posiblemente, sea la mejor trilogía cinematográfica de los años. Y hace soñar por igual a pequeños y mayores.

Noticias

anterior siguiente