Enlaces accesibilidad

En el iPad late el corazón de la nueva Apple

Por
El iPad  lleva en su interior un nuevo procesador firmado por la propia Apple, denominado A4
El iPad lleva en su interior un nuevo procesador firmado por la propia Apple, denominado A4

Desde el lanzamiento del Mac original, en 1984, los ordenadores personales de Apple han funcionado sobre tres procesadores y arquitecturas distintas. Primero fueron los Motorola 68k (que en los 90 se quedaron rezagados en la carrera del rendimiento); después los PowerPC (1994), que se calentaban como reactores nucleares hasta resultar imposible colocarlos en portátiles, y actualmente (desde 2006) funcionan con los microprocesadores Core y Xeon de Intel.

El cambio del corazón de una plataforma es costoso a todos los niveles

Este tipo de cambios en el corazón mismo de una plataforma es costoso a todos los niveles y traumático tanto para el fabricante como para los usuarios. Lo normal es que el fabricante de ordenadores -o de otros dispositivos, como telefonos móviles- recurra a procesadores fabricados por empresas especializadas en ello y los incorpore a sus productos, evitando los costes de desarrollo, fabricación y personal que implicaría disponer de sus propios procesadores.

Esta inevitable dependencia de terceros puede causar sobresaltos como los vividos en la plataforma Mac. Y esta claro que Apple no quiere volver a pasar por ello en su nueva línea de dispositivos móviles iniciada con el iPad.

Este lleva en su interior un nuevo procesador firmado por la propia Apple, denominado A4, que -según los analistas- veremos probablemente en la siguiente o en la próxima generación de teléfonos iPhone y futuros dispositivos móviles.

El origen del A4 -de arquitectura similar a la que utilizan la mayoría de teléfonos inteligentes actuales, iPhone incluido- esta en una pequeña empresa de semiconductores llamada PA Semi (Palo Alto Semiconductor), adquirida por Apple en 2008.

PA Semi se concentro desde sus inicios, en 2003, en desarrollar procesadores potentes pero sobre todo muy eficientes desde el punto de vista energético. Un planteamiento entonces visionario que buscaba ofrecer el mejor rendimiento con el menor consumo.

Un menor consumo se traduce en que el procesador puede utilizarse en aparatos de pequeño tamaño, no necesita artilugios externos para refrigerarse (ventiladores o aparatosos disipadores) y se conforma con poca electricidad para funcionar, lo que en dispositivos móviles significa una mayor autonomía. El A4 es por tanto el resultado del trabajo de los ingenieros de PA Semi en Apple.

Se trata de un procesador "todo en uno"; es decir, aglutina prácticamente la totalidad de los sistemas principales que componen un ordenador en un único chip, incluyendo la tarjeta grafica que normalmente es otro ordenador por si mismo.

Esta concentración de componentes reduce los entre tres y cinco procesadores necesarios normalmente a uno, como en el caso del A4. El resultado: mejores prestaciones y menor consumo.

Doble ventaja para Apple

Ser capaz de desarrollar su propio procesador coloca a Apple en una posición de doble ventaja: su sistema operativo iPhone OS es uno de los mas rapidos y capaces de entre todos los smartphones -incluso en moviles con mas potencia de procesador que el de Apple-; compenetrado con un procesador propio y mas potente de lo común puede suponer una diferencia exponencial respecto a la competencia en cuanto a posibilidades, prestaciones y autonomía.

Aunque la publicación Macworld ve improbable que Apple adapte esta arquitectura ARM a los ordenadores Mac (ARM da prioridad al consumo sobre el rendimiento), si que esta demostración de los "nuevos poderes" adquiridos por Apple puede suponer que en el futuro se lance a desarrollar procesadores de arquitectura x86 (como la de los actuales Intel) para sus portátiles y modelos de sobremesa.

Un cierre hermético entre el hardware y el software aumenta aun mas el control que Apple gusta tener sobre en sus productos, pero sobre todo, salvo imprevistos, a lo largo del tiempo conforma una plataforma estable que prácticamente elimina la posibilidad de tener que hacer cambios drásticos como los sufridos por la plataforma Mac en los últimos años.

Noticias

anterior siguiente