Enlaces accesibilidad

Preguntas y respuestas sobre el Tratado de Lisboa

Por

La Presidencia Española será la primera que trabaje bajo las directrices del Tratado de Lisboa que entró en vigor el pasado mes de diciembre. Desarrollar sus distintos apartados, será el principal reto para este semestre, en especial porque marcará el futuro de la gobernanza en Europa.

Por ello te detallamos las principales claves para entender la Presidencia.

¿Qué es el Tratado de Lisboa?

Es el texto que dota de personalidad jurídica a la Unión Europea. Aprobado por los 27 Estados miembros, y en vigor desde el 1 de diciembre de 2009, el Tratado de Lisboa (pdf) adapta también las instituciones europeas al Siglo XXI. Para ello se han modificado los textos fundacionales de la Unión: los Tratados de Roma (1957) y de Maastricht (1992).

¿Cuáles son los puntos clave?

  • Se ha creado la figura del Presidente del Consejo Europeo por dos años y medio renovables.
  • Nace la figura del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y de Seguridad. Cargo para el que se ha elegido a Catherine Ashton, que será la responsable de unificar la voz de los 27 en el ámbito internacional. Además tendrá, junto a la Presidencia Española, que poner en marcha el Servicio Europeo de Acción Exterior.
  • Reforma del Parlamento Europeo: Se amplía a 736 diputados, que representan a más de 500 millones de ciudadanos. Tendrán nuevas competencias en materia legislativa y presupuestaria.
  • Modificación en los sistemas de voto. En especial en el Consejo Europeo, donde el sistema de mayoría cualificada toma protagonismo. Una forma de aprobación, que desde 2014 responderá al principio de doble mayoría. Es decir, algunas decisiones contarán con el respaldo de más del 55 por ciento de los ciudadanos.
  • Vincula la elección del Presidente de la Comisión al resultado de las elecciones al Parlamento. Tras los últimos comicios de julio de 2009, se formó una Cámara que decidió otorgar por mayoría la Presidencia de la Comisión al portugués José Manuel Durao Barroso.
  • Permite a la Unión Europea tomar decisiones en materias que hasta ahora eran competencia de los Estados. Fundamentalmente en justicia y seguridad, pero también en materia de cambio climático, deporte, turismo o ayuda humanitaria.
  • Apuesta por la participación ciudadana. 500 millones de personas que quieren ser escuchadas. Por eso se va a poner en marcha la llamada ¿iniciativa ciudadana¿ que permitirá pedir a la Comisión que tomen determinadas actuaciones. Para ello deberán contar con el apoyo de 1 millón de personas de distintos Estados.

¿Quién es y cuál es la misión del Presidente del Consejo Europeo?

Los Jefes de Estado y de Gobierno han elegido para el cargo al belga Herman Van Rompuy. Su principal misión es dar continuidad a las políticas de la UE y presidir el Consejo Europeo. En él se toman las decisiones políticas más importantes que afectan a Europa. Compartirá el protagonismo con el Presidente de Turno.  Ahora en el formato de presidencias en trío. Una figura por la que los 3 estados que presidirán la Unión Europea durante 18 meses consecutivos acuerdan una agenda común. Además será la cara de los 27 en las Cumbres Internacionales.

¿Cuáles son las funciones del Presidente del Consejo y el Presidente de turno?

El Presidente del Consejo tiene como misión fundamental convocar, presidir y dirigir todas las reuniones de los líderes de los 27, y será el rostro visible de la UE. El Presidente de Turno, en cambio, se ocupará de coordinar los distintos Consejos de Ministros.Todos ellos estará presididos por el ministro español del ramo, salvo el de Asuntos Exteriores -que estará encabezado por la Alta Representante para la Política Exterior.

¿Con qué países comparte España la Presidencia en Trío?

Lo hace con Bélgica y Hungría. Los trabajos de la agenda conjunta empezarán el 1 de enero de 2010 y terminarán el 30 de junio de 2011. Anteriormente también lo han hecho Francia, República Checa y Suecia entre el segundo semestre de 2008 y 2009.

¿Cuál es el trabajo de la Presidencia de Turno?

En coordinación con el Presidente del Consejo, debe organizar los trabajos de la institución y dar el impulso necesario al proceso político y legislativo de los 27.

¿Qué objetivos se ha marcado la Presidencia?

  • Dar el impulso definitivo a la implantación del Tratado de Lisboa.
  • Tomar medidas que permitan a Europa apostar por el crecimiento sostenible, el empleo, la innovación y la competitividad.
  • Unificar las medidas económicas que permitan a la Unión Europea superar la actual coyuntura económica.
  • Mejorar la supervisión de los mercados financieros.
  • Aplicar los acuerdos de Copenhague sobre Cambio Climático y una apuesta decidida por las energías renovables.
  • Desarrollar el espacio común de justicia y seguridad. En Junio se presentará el plan de acción para desarrollar el llamado ¿Programa de Estocolmo¿. Entre otros aspectos, prevé el desarrollo de una política de inmigración común y de un espacio europeo de justicia.
  • Ampliar la agenda social de los 27: igualdad de género y lucha contra la pobreza esencialmente.
  • Impulsar las relaciones exteriores. Para ello contará con la ayuda del Presidente Van Rompuy. En especial con Estados Unidos, México o Rusia, entre otros.

¿A cuánto asciende el Presupuesto de la Presidencia española de la Unión Europea?

Según los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno ha dispuesto 90 millones de euros para la Presidencia. De ellos, 13 millones estarán destinados a la seguridad de las distintas Cumbres y Reuniones internacionales que tendrán lugar en nuestro país. Entre ellas la Cumbre UE ¿ Marruecos o la visita de Barack Obama a España el próximo mes de Mayo.

¿Quién es y cuál es la misión de la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y de Seguridad?

La inglesa Catherine Ashton ha sido la elegida por el Consejo Europeo para ocupar el cargo que, hasta ahora, ocupaba Javier Solana. Ahora será ella quien dirija los designios exteriores de la UE y deberá poner de acuerdo a los 27 para que éstos puedan hablar con una sola voz en el exterior. Eso sí, respetando siempre que cada Estado tiene competencias propias en esta materia. Otro reto al que se enfrenta Ashton, es el de lograr poner en marcha el Servicio Europeo de Acción Exterior, el equivalente a las embajadas que Europa va a formar a partir de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

¿Cuál va a ser el Presupuesto del Servicio de Acción Exterior?

Todavía no está decidido. En el primer semestre se tiene que desarrollar en Bruselas todo el cuerpo legislativo de la nueva diplomacia. Mientras tanto, los distintos Estados apoyaran a Catherine Ashton con sus propios embajadores.

¿En qué consiste la iniciativa ciudadana?

Escuchar la voz de los europeos es vital para Lisboa. Por ello establece un mecanismo para que los Comisarios puedan conocer las inquietudes de sus ciudadanos, al igual que ocurre con los Parlamentos nacionales. Cuando un millón europeos -con independencia del país en el que vivan- firmen una iniciativa popular, podrán llevarla a la Comisión Europea para que la estudie y, si se considera pertinente, salga adelante como una nueva fórmula de legislación.

¿Cuáles son las nuevas competencias que asume Bruselas con la entrada en vigor de Lisboa?

Fundamentalmente en materia de Cambio Climático, donde a partir de ahora tendrá responsabilidades compartidas con los Parlamentos Nacionales. Los 27 consideran una prioridad los compromisos adquiridos en la Cumbre de Copenhague sobre reducción de emisiones, y en ello quieren poner todo su empeño. Además se refuerzan las competencias en materia de seguridad, justicia y libertades con la puesta en marcha de nuevos procedimientos legislativos que agilizan la toma de decisiones. En este tema, aumenta la solidaridad entre los Estados, para prestarse ayuda mutua en caso de una gran catástrofe.

¿Implica esto que los Estados pierdan competencias en seguridad, justicia y libertad?

En absoluto. Lisboa establece claramente las responsabilidades que puede asumir cada parte. La toma de decisiones en este campo sigue siendo colegiada, al igual que ocurre en materia de Defensa. Ningún Estado está obligado a aceptar las distintas operaciones que se pongan en marcha, y puede decir NO cuando lo considere oportuno.

¿Qué mejoras va a tener para los europeos la puesta en marcha de Lisboa?

Sobre todo se intenta que la Carta de los Derechos Fundamentales se cumpla, pero también que noten la mano de Bruselas en su día a día mediante la toma de decisiones que afecten a temas comunes como el empleo, la economía, el medio ambiente o el turismo.

Noticias

anterior siguiente