Enlaces accesibilidad

Unos grilletes encontrados en el río Támesis evocan un cuento de Dickens

  • Los grilletes, utilizados para sujetar a antiguos presos, poseen 300 años de antigüedad
  • El dispositivo, de ocho kilos, se conserva en buenas condiciones debido al lodo del río
  • El hallazgo ha sido descubierto por dos arqueólogos aficionados de Londres

Por
Una bola de hierro y su cadena, encontrados en las orillas del río Támesis de Londres, están causando un gran revuelo entre algunos arqueólogos, que han asegurado que los 300 años de antigüedad de estos grilletes, utilizados para sujetar a los convictos, pueden tener una truculenta historia que contar.

Estos hierros sacados del barro que rodea el río, que datan del siglo XVII o XVIII, sugieren que un condenado pudo haberse ahogado al intentar escapar.

Este hecho evoca a los trabajos del siglo XIX recogidos por el autor Charles Dickens, según ha explicado la arquóloga del Museo de Londres Kate Sumnall, responsable de examinar el hallazgo.

"Tal vez los llevó en la vida real el personaje de Magwitch, o simplemente fueron tirados al río, no lo podemos saber", ha declarado la arqueóloga. Abel Magwitch fue el personaje de la novela 'Grandes Esperanzas' de Dickens, un violento convicto que se escapó de un barco de la prisión.

"Nada como esto había llegado antes a mis manos", ha asegurado Sumnall, agregando la dificultad de encontrar la bola de hierro junto a su cadena. "El hecho de que este dispositivo esté fabricado con hierro de alta calidad limita las posibilidades de que fuera tirado al río", ha afirmado.

El candado de los grilletes está realizado con una rosca tallada, detalle que no se utilizaba en la Inglaterra de aquel entonces. Esto sugiere que el candado tuvo que ser fabricado en algún lugar de Europa oriental, posiblemente en un país como Alemania.

Conservado en buenas condiciones

El dispositivo, con un peso de ocho kilos, ha sido conservado en buenas condiciones gracias al lodo negro y espeso que se encuentra en el río, lo que ha protegido el metal, la cerámica e incluso el cuero con el que fue fabricado.

La cadena ha sido encontrada por los aficionados a la historia Steve Brooker y Rick Jones en la zona de mareas del Támesis, cerca de un muelle en Rotherhithe (sureste de Londres).

Estos aficionados, que a veces son comparados con un tipo de arqueólogos, cuentan con permisos especiales para buscar y excavar la zona de mareas en el puerto de Londres.

Pero realizar esto en el lado norte del río Támesis, entre Westminster y Wapping, está estrcitamente prohibido, ya que se trata de una zona muy rica en yacimientos arqueológicos.

A pesar de ello, existen 51 historiadores aficionados que han logrado acceder a este lugar gracias al registro de sus hallazgos en instituciones como el Museo de Londres.

Muchos de ellos se han convertido en verdaderos expertos en la historia inglesa a través de los miles de objetos históricos que han descubierto. Mientras tanto, la bola y su cadena se encuentran expuestas en el vestíbulo del Museo Docklands de Londres por tiempo limitado.

Noticias

anterior siguiente