Anterior Los partidos del Govern consideran la aplicación del 155 el "peor ataque en siglos a Cataluña" y "un nuevo 23F" Siguiente Rajoy cesará a Puigdemont y a todo el Govern y convocará elecciones en un plazo de seis meses Arriba Ir arriba
Niñas bailan ante los novios en una boda masiva en Gaza.
Es muy habitual que niños, los hijos de los milicianos muertos, asistan a estas bodas, como en este caso, cuando otras 100 viudas se casaron en un campo de refugiados en Gaza el 24 de julio de 2008. REUTERS REUTERS

Una boda para cien viudas de Hamás

  • En Palestina, toda mujer debe tener un hombre que cuide de ella

  • Los hombres son responsables de las viudase hijos de sus hermanos muertos en combate

  • Por ley, un palestino puede tener hasta cuatro esposas como "responsabilidad social"

|

Vestidas con un largo traje negro, guantes en las manos y velos cubriéndoles el rostro, cien viudas de Gaza han contraído matrimonio este viernes en una ceremonia multitudinaria convocada por el movimiento islamista Hamás.

Este segundo matrimonio, para estas cien viudas, forma parte de la acción social sobre la que se funda el movimiento islamista desde sus albores en la década de los ochenta, y que trata de dar respuesta a los problemas sociales en la castigada franja, controlada por Hamás desde junio de 2007.

De hecho, las cien mujeres, muchas de ellas con niños, perdieron a sus maridos en la última ofensiva militar israelí de finales de diciembre a mediados de enero, en la que murieron unos 1.400 palestinos, la mayoría civiles según distintos grupos de derechos humanos.

Todos seguidores de Hamás y menores de 25 años, novios y novias han contraído matrimonio en presencia de familiares e hijos de las viudas, las niñas de blanco y los niños de estricto traje negro.

Ahmed al-Fayoomi, de 22 años, es uno de los novios que ha decidido sacrificarse y contraer hoy matrimonio con una viuda, que no es sino su propia cuñada.
"Alá, mi hermano, murió en la guerra de los israelíes contra Gaza y dejó siete hijos", dice Fayoomi antes de la boda con Sabrin, dos años mayor que él.

La responsabilidad de cuidar de la familia

Según la ley islámica, y la de otros pueblos de origen semita, el hermano de un hombre muerto debe cuidar de la familia que deja, y Fayoomi no ha eludido su compromiso a pesar de que ello significa mantener a siete vástagos.

"Yo soy el que debe cuidar de la esposa de mi hermano y de sus hijos", subraya con orgullo. El de este joven no es el único caso. De hecho, la inmensa mayoría de los cien novios eran hasta ahora cuñados de las novias.

Para alentar a los hombres a no dejar a estas mujeres abandonadas de por vida, el movimiento islamista ha pagado a cada uno de ellos el equivalente a 2.800 dólares (unos 2.000 euros), lo que se traduce en que algunos de los novios sean también hombres casados, muchos con hijos, que deciden tener una segunda mujer.

La ley islámica permite desde sus inicios que cada hombre puede tener hasta cuatro mujeres.

"Hoy me caso con el hermano de mi marido y estoy segura que él se sentirá feliz en su lugar de reposo porque ahora sabe que su hermano cuidará de mi y de mis hijos", declara una de las novias que pide no ser identificada.

Cubierta de pies a cabeza, según el rito islámico más estricto, sólo los ojos verdes destacan sobre el solemne traje negro que viste. Pero para ella, hoy, todo es felicidad.

"Estoy muy contenta por este matrimonio", asegura consciente de que deja una condición que no es común en la conservadora sociedad palestina: la de no tener un hombre que cuide de la mujer.

La mayoría de las viudas, informaron fuentes del movimiento islamista, estaban casadas con milicianos de Hamás por lo que al morir en la ofensiva israelí están considerados por la sociedad palestina como "mártires".

"Lo que hacemos es un acto de beneficencia, una obligación divina, independientemente del dinero que te dan las organizaciones de Hamás", coinciden en señalar varios de los novios.

Mohamed Taha, de 23 años, se casa también con su cuñada, un año mayor que él, porque "amaba tanto a mi hermano que habiéndose convertido en mártir he decidido cuidar de su mujer y de su hijo".

Un caso más extraño entre los matrimonios arreglados este viernes por la llamada Corporación Popular para el Cuidado de la Familia, afiliada a Hamás, es el de Jibril al-Naooq, de 20 años, que se casaba con la mujer de su tío, Asmaa, cinco años mayor que él y madre de dos hijos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente