Enlaces accesibilidad

Juan Felipe Carrasco: "El 80% de los productos que contienen transgénicos no se etiquetan"

  • Entrevista a Juan Felipe Carrasco, responsable de transgénicos de Greenpeace
  • Asegura que mezclan especies que jamás se hubieran unido en la naturaleza
  • Carrasco: "Nada tiene que ver introducir un gen de cucaracha en una lechuga"
  • En 2008 se cultivaron 80.000 hectáreas de maíz modificado con genes de bacterias
  • Greenpeace denucia casos de contaminación entre cultivos trangénicos y ecológicos
  • Los productos modificados genéticamente deben estar etiquetados con las siglas OMG
  • Greenpeace certifica 30 productos como OMG, pero denuncia que el 80% no se etiquetan
  • Ante los transgénicos, aconseja informarse y optar por la alimentación ecológica

Por
Futuro abierto - Transgénicos - 29/03/09
¿Puede una tarta de chocolate, unas galletas, una mayonesa o unos cereales infantiles tener transgénicos? ¿Es obligatoria la etiqueta que advierte su presencia? ¿Se experimenta con genes de vaca en plantas de soja o con genes de polilla en manzana?

Un Organismo Modificado Genéticamente (OMG) es un organismo vivo que ha sido creado artificialmente manipulando sus genes a través de técnicas de ingeniería genética.

Juan Felipe Carrasco, ingeniero agrónomo y responsable de transgénicos de Greenpeace desde hace 10 años, nos aclara algunas dudas sobre lo qué son los cultivos transgénicos y cómo pueden afectar al medio ambiente y a las personas.

Cada vez que oímos la palabra "trangénico" la mayoría piensa en manipulación genética, ¿Pero exactamente qué significa?


El transgénico es un organismo, una planta, en la que se han introducido genes de otra especie. Se trata de mezclar dos especies que jamás se hubieran mezclado en la naturaleza. Nada tiene que ver introducir un gen de cucaracha en una lechuga, con dos plantas que se hubieran unido de forma natural.

Por tu experiencia, ¿detectas que la población tiene conciencia de qué son los transgénicos?

La gente está informada pero poco. El Gobierno no ha cumplido su papel de informar a la población. Las ONG's a través de nuestras campañas hemos ido consiguiendo algo, pero de ahí a crear conciencia y generar un cambio en este sentido aún queda mucho. La mayoría de la gente, a través de encuestas públicas, afirma que "no quiere transgénicos", pero no sabe cómo hacerlo.

Afirmáis en vuestra página web que ¿España es el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, unas 80.000 hectáreas de maíz modificado con genes de bacterias en el 2008?. Puedes aclararnos este dato.


Esas 80.000 hectáreas corresponde al maíz MON 810 de la multinacional Monsanto, al que se le han introducido genes de bacterias, virus. Es una variedad que recientemente acaba de prohibir Alemania y Francia, sumándose a otros seis países europeos que también lo han vetado.

¿Que consecuencias tiene para la salud y el medio ambiente este tipo de cultivos?

El MON 810 se ha creado con el objetivo de hacer resistente la planta contra las plagas del taladro. Hoy en día ya se sabe que esta variedad de transgénico provoca una toxina que genera resistencias contra la plaga para la que en teoría se creó. La toxina se produce de manera descontrolada y provoca un problema de control genético al introducirlo en el maíz. Además ataca a especies que no tiene como objetivo y hace daño a los mamíferos.

¿Y en la salud humana que efectos tiene comer alimentos transgénicos?

No interesa investigar los efectos a largo plazo o las consecuencias indirectas. Además es muy difícil llegar a vincular determinados efectos, alergias o problemas de salud con estos alimentos. Algunas variedades de transgénicos ya se han demostrado que afectan a ratones de laboratorio, a la reproducción o al riñón. La patata transgénica, que la UE pretende introducir, puede hacer perder la eficacia de los antibióticos en la salud humana.

Durante dos semanas habéis realizado un tour informativo visitando con agricultores campos contaminados, ¿a qué problema se enfrentan?

El polen del maíz no tiene fronteras y cumple su función en la naturaleza contaminando otras plantas a decenas de kilómetros alrededor.
Los agricultores que no cultivan transgénico se están encontrando que sus cosechas están parcialmente contaminadas. En los últimos 8 años podemos demostrar hasta 12 casos de agricultores que han visto como sus producciones han sido desechadas por contaminación parcial, con las graves consecuencias económicas que supone.

¿Cómo podemos saber si los alimentos que comemos tienen transgénicos?


El 80% de los productos que contienen transgénicos no se etiquetan. Los productos que proceden de cultivos transgénicos deben llevar la etiqueta de Organismo Modificado Genéticamente, las siglas OMG.

Pero la ley de etiquetado española no protege al consumidor, no se puede etiquetar correctamente porque no existe un control real del campo al plato. En el casos de productos que se hacen con derivados animales de leche, carne y huevo, casi nunca se puede etiquetar correctamente, por que ni siquiera se sabe si esos animales han sido alimentados con transgénicos. Greenpeace tiene identificados 30 productos entre todos los alimentos que si están etiquetados.

Ante este panorama, ¿qué opción le queda al consumidor que quiere asegurase que no come transgénicos?

Desde el punto de vista de la elección del consumidor la única opción que queda es comer ecológico. España es el segundo productor europeo de agricultura ecológica, pero el último consumidor. No es fácil comer ecológico, exige un esfuerzo por parte del consumidor que tiene que entender de qué va esto de la alimentación, informarse, buscra, apuntarse a cooperativas de consumidores productores y optar por un estilo de vida más sostenible.  

Noticias

anterior siguiente