Enlaces accesibilidad

Mutua Madrid Open 2019

Tsitsipas frena a Nadal y buscará su primer Masters 1000 ante Djokovic

Por
Tsitsipas elimina a Nadal en Madrid

El griego Stefanos Tsitsipas, de 20 años, ha doblegado a Rafa Nadal en semifinales del Madrid Open tras un épico duelo de dos horas y 34 minutos. Marcador final, 6-4, 2-6 y 6-3.

Tsitsipas: "Ha sido una de las victorias más difíciles de mi vida"

El número 9 del mundo se medirá a Novak Djokovic en la final de este domingo. El serbio dio cuenta del austriaco Dominic Thiem en un apretado encuentro que, no obstante, se resolvió en dos sets.

Para el tenista de Atenas es la primera victoria en los cuatro partidos contra Rafa, en los que ni había llegado a ganarle un set.

Tsitsipas jugará su cuarta final de la temporada en busca de su tercer título, que sería el primero del Masters 1000. Este año ha ganado en Marsella y Estoril, llegando también a la final de Dubai, la del trofeo número 100 de Federer.

Nadal deberá seguir buscando en Roma, aunque puede consolarse con haber dado un paso más en Madrid respecto al año pasado, donde cayó en cuartos ante Thiem.

Primer set que cede Nadal

El español jugaba contra el primer 'top ten' en lo que lleva de semana en Madrid y se notó: 'break' en el primer juego, segunda rotura en contra de Nadal en el torneo -la primera fue ante Auger-Aliassime- y a remar. 

Nadal: "La derrota la acepto con normalidad, no hay que dramatizar"

En el siguiente juego se la devolvió en blanco. Pero se notaba que el aire había vuelto a aparecer e incomodaba el juego de los tenistas. Aunque al balear se le notaba más suelto en el intercambio de golpes, haciendo gala de su derecha.

Esa mano, que en realidad es la zurda, le permitió salvar una nueva situación delicada, pero en esta ocasión con dejada. El aire se hacía más intenso y más molesto, a la espera de que terminara de caer la noche en Madrid y se serenara.

Tampoco era manco Tsitsipas, que se vio con 0-40 en el sexto juego y fue capaz de darle la vuelta a la situación. El ateniense mostraba desparpajo frente al pentacampeón y atacó a la siguiente oportunidad, yéndose a la red para romper el servicio de Rafa.

Pero de nuevo salió el luchador manacorense. Espoleado por la grada, Nadal también se fue arriba y forzó la rotura de Tsitsipas, que la estrelló en la red. Ambos estaban devolviendo el precio de la entrada.

Otro 'item' que estaba aumentando su valor era el servicio. El español volvió a tener problemas y esta vez el 'break' le dio a Tsitsipas la ocasión de sacar para ganar el set.

Una contradejada del manacorense y el júbilo del público metieron algo de presión a Tsitsipas. Pero el heleno no estaba dispuesto a dejar escapar su primer set ante Nadal en cuatro partidos. Se puso uno arriba en 57 minutos.

Rafa da esperanza a Madrid

Como anticipó en la entrevista posterior al partido contra Tiafoeel público trató de darle ese extra de motivación jaleando cada punto del español, hasta el punto de incomodar el saque de Tsitsipas en cierta ocasión.

Aunque también supo el respetable apreciar el juego del heleno, como en una estirada a lo Boris Becker para salvar un 'passing' que le tiraba Nadal, y poner una volea ganadora en la pista del balear.

Otra ovación de la noche fue para los reyes eméritos cuando sus rostros aparecieron en el vídeo marcador, junto a Manolo Santana y Juan Antonio Samaranch Jr.

Lo que sobró en el primer set se hacía de rogar en el segundo; la rotura se resistía, fuera para quien fuera. Víctima esta vez de sus propios errores, Tsitsipas metió a Rafa en el partido regalándole el sexto juego con su saque.

Faltaba cerrar el círculo. Consolidar la rotura y defender la ventaja... o aprovechar el bajón del griego y forzar el tercer set al resto. Dicho y hecho, pero no sin que Tsitsipas mostrara su gen competitivo salvando las dos primeras bolas de set. Mientras, daban las 23:00 y Djokovic se iba a bailar a la noche madrileña.

Tres bolas de partido salvadas, sin premio

El esfuerzo estaba siendo grande por ambas partes. Los errores se intercalaban con los puntos ganadores y cada detalle podía ser determinante. 

Un detalle fue que Nadal hiciera bajar al silla Fergus Murphy a revisar una bola de Tsitsipas en el segundo juego. Resultó ser fuera y 15-40 para el número dos del mundo.

El ateniense salvó la situación, pero el mensaje estaba ahí: se acabaron los regalos, no se perdona nada. Tsitsipas tampoco estaba dispuesto a perdonar y le devolvió el susto en el siguiente juego, aunque tampoco fue a mayores.

Lo del quinto juego ya no fue susto, sino rotura a favor del residente en Nicosia (Chipre). Otra vez tocaba remar a contra corriente con dos horas de partido a sus espaldas.

Tsitsipas peleaba cada bola, incluso contra los jueces. Con esa actitud fue capaz de salvar dos bolas de rotura y meter presión a Nadal. El griego mostraba un repertorio brillante, capaz de enviar un revés cruzado a una mano de esquina a esquina y ponerla en la línea. Nadal no daba crédito y se veía con otra desventaja encima, esta con 5-2 y saque para su rival.

La Caja Mágica se había quedado fría, pero Rafa volvió a calentar los ánimos con el 5-3. Para entonces el público ya era un jugador más y celebró con la misma rabia que él las dos bolas de partido salvadas.

La red se alió con Tsitsipas y le concedió una tercera, para luego negarle el premio tras la dejada de Rafa. Una red caprichosa que luego se comió la volea del español; cuarta y vencida. Increíble el desenlace.

Deportes

anterior siguiente