Enlaces accesibilidad

Atlético 2-0 Girona | Jornada 30

Godín mete de cabeza al Atlético en la lucha por la Liga

  • El conjunto rojiblanco gana al Girona con gol del capitán y otro de Griezmann
  • Datos y estadísticas del Atlético 2-0 Girona, jornada 30 de Liga

Por
Atlético Madrid - Girona
Diego Godín celebra el gol anotado ante el Girona. EFE

Alineaciones probables:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Arias, Giménez, Godín, Filipe (Vitolo, m. 64); Thomas (Correa, m. 56), Rodrigo, Koke, Saúl; Griezmann y Morata (Juanfran, m. 85).

0 - Girona: Iraizoz; Pedro Porro, Alcalá, Bernardo, Muniesa; Douglas Luiz; Portu (Choco Lozano, m. 68), Aleix García, Pere Pons (Valery Fernández, m. 85), Borja García; y Seydou Doumbia (Roberts, m. 78).

Goles: 1-0, m. 77: Godín cabecea un rechace de Gorka Iraizoz. 2-0, m. 94: Griezmann, de vaselina al contragolpe.

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Amonestó al local Arias (m. 47).

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 40.863 espectadores.

El Atlético de Madrid logra una importante victoria ante el Girona por 2-0, en partido de la jornada 30 de Liga disputado en el Wanda Metropolitano. Un triunfo que rompe una racha de cinco empates en otros tantos partidos entre ambos equipos desde que los catalanes están en Primera, una racha que ha roto el capitán Diego Godín y ha secundado Griezmann. [Datos del Atlético 2-0 Girona]

Tal vez contagiado por el ambiente, que estuvo condicionado por la huelga de animación hasta el minuto 12 con gradas vacías incluidas (protesta por el trato recibido en el desplazamiento a Turín), el conjunto de Simeone comenzó algo frío y recibió el primer aviso con un cabezazo de Doumbia apenas disputados cuatro minutos.

Esos 12 minutos es lo que tardó Griezmann en tirar entre palos por primera vez en todo el partido para el Atleti, que entregó el dominio del balón al rival. Los locales basaban su peligro en el contragolpe, y en otro de ellos Morata se quedó en posición franca pero con su zurda y prefirió esperar sin éxito a un compañero. Los dos delanteros echaban de menos a Diego Costa, baja por lesión y esperanza para la visita al Camp Nou del sábado.

El reloj iba más rápido que el ritmo de juego. Pocas ocasiones más allá de las citadas y ni tan siquiera la polémica animaba el ambiente: tímidos pitos de la grada a unas posibles manos de Doumbia en una jugada a balón parado, que casi acaba en autogol de un defensa del Girona.

Fueron más intensos los pitos del respetable tras el segundo cabezazo de Doumbia en el área pequeña del Atlético, protestando por la falta de intensidad de los suyos. Reaccionó a esa protesta Koke con un derechazo al larguero a los 39 minutos, la mejor de los locales hasta ese momento.

Pareció despertar el conjunto de Simeone y a mejorar en la presión, a tratar de dominar. Y casi abre el marcador Morata rematando de primeras un centro de Rodri a la espalda de la defensa, tal vez un poco tarde y demasiado cerca del descanso.

No obstante, los colchoneros salieron con otra actitud en la reanudación. En esas circunstancias quiso Simeone buscar el revulsivo de Correa, recordando la aportación del argentino en otros partidos, más Vitolo minutos después.

Su colega Eusebio prefería esperar aguantando el que parecía iba a ser el sexto empate en seis partidos entre ambos, y cambiando efectivos sin tocar el esquema, como con Lozano por Portu.

La cabeza salvadora de Godín y el oportunismo de Griezmann

A pesar de la entrada de hombres de refresco, las ocasiones seguían escaseando, por ello, y por el paso inexorable del tiempo, cada una fallada era un lamento. Muniesa evitaba por anticipación el cabezazo de Morata a puerta vacía, Iraizoz evitaba el gol casi cantado de Vitolo tras una gran internada, acabando con la reserva de uñas mordidas del Metropolitano.

Pero en el córner siguiente a esa jugada, Godín aprovechaba la anticipación de Griezmann de cabeza ante Iraizoz para rematar a puerta vacía. Una jugada que venía de un rechace a un disparo de Vitolo y tuvo que ser revisada por el VAR, hasta que el árbitro concedió gol (minuto 78).

El gol motivó que los cambios de Eusebio tuvieran otro cariz. Por motivos más dolorosos fue el de Juanfran por Morata en el Atlético, puesto que el delantero se marchó cojeando y Simeone ve peligrar su tridente para la visita ante el Barça. El que quedaba sobre el césped tuvo una muy buena para ampliar el resultado, que salvó Iraizoz.

No se iba a rendir Griezmann, que con el Girona volcado sobre el área rojiblanca anotó en el último minuto del tiempo añadido el gol de la tranquilidad, la misma con la que batió a Iraizoz de vaselina (minuto 94).

Deportes

anterior siguiente