Anterior El Consejo Superior de Deportes suspende a Villar por un año Siguiente Ángel Nieto, hospitalizado grave tras sufrir un accidente en quad en Ibiza Arriba Ir arriba
El alero del Barça Stratos Perperoglou (d) ante su par del Unicaja Adam Waczynski EFE EFE /JOSE RAMON GOMEZ
Baloncesto | Copa del Rey

El Barça reacciona y se medirá en semifinales a Valencia

|

El FC Barcelona Lassa se ha clasificado para semifinales de la Copa del Rey de Vitoria después de imponerse este viernes al Unicaja (82-70) con Marcus Eriksson como héroe inesperado. En esa ronda se medirá este sábado al Valencia Basket, que se ha impuesto a Herbalife Gran Canaria (88-72) en un partido en el que ha destacado Bojan Dubljevic.

Los de Georgios Bartzokas, asolados por las lesiones en una temporada aciaga, fueron de menos a más para, con el mínimo esfuerzo, plantarse en unas semifinales en las que deberán mejorar mucho sus prestaciones si quieren eliminar al Valencia.

Una sucesión de imprecisiones en el tiro y pérdidas de balón del equipo catalán en el inicio dieron las primeras ventajas al Unicaja, que tampoco empezó sobrado, y obligaron a Bartzokas a pedir tiempo muerto, tras cinco minutos y medio y con una sola canasta en juego en su haber, un solitario triple de Tyrese Rice (4-10, min 6).

Dejan Musli se imponía a Ante Tomic y Moussa Diagné mientras Jeff Brooks lideraba la producción ofensiva malagueña. La maquinaria azulgrana se fue engrasando algo con el paso de los minutos, aunque el control del marcador era de los de Joan Plaza al final del primer acto (17-22).

Alberto Díaz aportó puntos y su habitual garra defensiva y, pese a que Rice mantenía a los azulgranas en el partido, no lograba limar la desventaja. El partido ofrecía pocas acciones de calidad y ni unos ni otros lograban enlazar un par de jugadas de mérito.

En vez de aprovecharse de los errores contrarios, el Unicaja se contagió del mal juego rival y logró desesperar a su entrenador tras dos fallos consecutivos en sendos contraataques que les impidieron irse con una mayor ventaja a los vestuarios (28-33).

El público, en cambio, se olvidó de lo que pasaba en la pista y optó por a montarse la fiesta por su cuenta, poniendo en las gradas el espectáculo que faltaba sobre la parqué del Buesa Arena.

Cuatro triples sin fallo en un cuarto

Un 5-0 de salida empató tras muchos minutos el choque, y tres triples consecutivos de Eriksson, Koponen y Rice le devolvieron a los azulgranas el mando en el marcador del que solo disfrutaron durante 17 segundos en la primera mitad (39-36, min. 24).

Nedovic se rebeló, aunque no pudo evitar que comenzase un periodo de mayor igualdad que se rompió cuando el Barcelona empezó a sumar de tres en tres, sobre todo gracias a un infalible Marcus Erikson que se echó el equipo a las espaldas y, con cuatro triples sin fallo en el tercer cuarto, espoleó a los suyos (58-51, min 30).

Los últimos diez minutos certificaron que el Unicaja quería pero no podía y también la mejoría de un Barcelona que, a la vista de que a su rival no le salía nada, fue poniendo tierra de por medio en busca de las semifinales (71-61, min 36).

La impotencia del conjunto malagueño, que acabó con un ínfimo 38% en tiros de campo, le impidió aspirar a romper el maleficio con el conjunto catalán, que le ha eliminado en las seis ocasiones que se han visto las caras en la Copa del Rey.

Dubljevic lidera a los 'taronja'

En el anterior partido de cuartos, Gran Canaria se vengó de lo ocurrido el año pasado en A Coruña, donde el equipo canario fue su verdugo en cuartos.

Frente a un adversario que tenía 'tocados' a Bo McCalebb, Richard Hendrix y Xavi Rabaseda, el equipo 'taronja' confirmó que esta temporada le tiene tomada la medida al Herbalife --tres victorias en tres partidos-- y de paso se desquitó de sus dos últimas participaciones coperas, donde había quedado apeado en el debut.

null Lance del Valencia - Granca

Aún faltaba mucha gente por sentarse en su localidad y el marcador ya reflejaba un 7-0 a favor de Dubljevic, sí, de Dubljevic, que se lo pasó pipa durante un primer cuarto en el que se fue a 11 puntos aprovechando que el Herbalife tampoco parecía haber comparecido en el lugar que se le esperaba.

Y eso que el de Niksic se fue al banquillo tras anotar 9 puntos en 5 minutos, pero Kratsov, otro que se debió de confundir con la hora del partido, cometió tres faltas en dos minutos y obligó al montenegrino a retornar al parqué. Para entonces, el Valencia Basket ya había puesto la primera piedra de su 'vendetta' (18-7, min.7).

Fuera por problemas físicos, fuera por falta de fe, el equipo canario seguía grogui en el segundo cuarto y Pierre Oriola se sumaba a la diversión en el juego interior, anotando diez puntos casi consecutivos que, sumados a los triples de Joan Sastre, daba otro estirón de 8-0 al marcador y alarga la máxima renta (43-24, min.17).

Del 'Granca' brillante en la última Copa e imperial en la última Supercopa no se veían trazas y el apagón era general en los triples (1/8) o en el diferencial de rebotes con el rival (21-13), pero sobre todo en las sensaciones. Al menos una falta absurda de Luke Sikma sobre la bocina permitía a Royce O'Neal recortar la ventaja a 15 al descanso (49-34).

Un muro demasiado alto

Después de los dos duelos tan igualado del jueves, la Copa vivía su primer partido desequilibrado y la duda era si la segunda parte traería algo de emoción. Al fin y al cabo el Real Madrid había remontado 16 puntos al MoraBanc Andorra, claro que las diferencias entre equipos eran ahora bastante más estrechas.

No se detenía la maquinaria engrasada por Pedro Martínez y un triple de Sam van Rossom situaba una diferencia que se barruntaba ya insalvable para su rival (57-36, min.24). Pero no podían irse los amarillos de Alava sin haberlo intentado. Aprovecharon la relajación de su rival y sacaron carácter para anotarse un parcial de 0-9 agarrados a McCalebb y mantener una pequeña incógnita al final del tercer cuarto (62-50).

Con un triple de Aguilar y una buena canasta de Oliver, el Herbalife llegó a colocarse a ocho puntos en el último cuarto (64-56, min.32) y su afición entonó el consabido '`Sí se puede!'. Pero eran demasiadas alforjas para tan largo viaje. Volvió Dubjlevic a pista, encadenó Vives cinco puntos y ahí expiró el conato de remontada canaria.

De esta forma, los últimos minutos acabaron siendo muy plácidos para un Valencia Basket que acabó anotando 13 triples y en el que escuderos de Dubjlevic como Oriola (14 puntos), Guillem Vives (12 y 4 asistencias) o Sastre mostraron buen tono para perseguir metas mayores este fin de semana.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente