Enlaces accesibilidad

Dopaje

Rusia promovió un sistema de dopaje en los Juegos de Invierno de Sochi

  • Lo confirma el informe McLaren, encargado por la Agencia Mundial Antidopaje
  • "Ese sistema permitía transformar un positivo en negativo", apunta el documento
  • Todo bajo la supervisión del Ministerio de Deportes ruso y el FSB, antiguo KGB

Por
Rusia, acusada de dopaje de estado por la AMA

El Estado ruso promovió un sistema de dopaje en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi (2014) para encabezar el medallero, según el informe divulgado este lunes por el abogado canadiense Richard McLaren, por encargo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Ese sistema "permitía transformar un resultado positivo en negativo (de una análisis antidopaje)" bajo la supervisión del Ministerio de Deportes de Rusia y el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), dijo McLaren en una comparecencia de prensa en Montreal.

El informe explica que el Laboratorio Antidopaje de Moscú encubrió a los atletas rusos que consumían sustancias prohibidas a través de un sistema organizado por el Estado que el documento califica de "Metodología para la Desaparición de Positivos".

Según McLaren, el Ministerio de Deportes dirigía, controlaba y supervisaba o la manipulación de los resultados de los análisis o el reemplazo de las muestras que daban positivo por otras negativas con la participación directa de los servicios secretos.

"El sistema fue implantado después de los Juegos Olímpicos (de Invierno) de 2010 (Vancouver) y operó hasta 2014", apuntó.

El abogado dijo que las pruebas positivas "en todas las disciplinas deportivas" eran entregadas al ministro de Deportes, Yuri Nagornij, que "decidía quién se beneficiaba del encubrimiento y quién no sería protegido".

Un sistema para encubrir el dopaje

"El sistema funcionó bien para encubrir el dopaje, salvo en las grandes competiciones internacionales. Para Sochi, los rusos necesitaban una metodología nueva, diferente. Entonces, su método de sustitución de pruebas fue puesto en marcha", dijo.

McLaren, cuyas conclusiones pueden conllevar la exclusión de Rusia de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, subrayó que la investigación ha corroborado todas estas conclusiones "más allá de toda duda".

Además, dijo que el antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Ródchenkov, que denunció el sistema estatal de dopaje en mayo pasado en una entrevista con el diario "New York Times", ha sido una fuente de información fiable.

Según esas acusaciones, decenas de atletas rusos, incluidos al menos 15 medallistas, fueron dopados por las propias autoridades del país anfitrión durante los Juegos Olímpicos de Sochi para encabezar el medallero.

Éstas acusaciones ya fueron rechazadas en su momento por el ministro de Deportes ruso, Vitali Mutkó, y por el Kremlin, que han denunciado una campaña política para dejar a Rusia sin los Juegos de Río.

Este informe es en lo que se basaron los directores de la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA), Travis Tygart, y de la Canadiense (CCES), Paul Melia, para pedir al presidente del COI, el alemán Thomas Bach, la exclusión de Rusia de los Juegos.

Según Tygart y Melia, las investigaciones de McLaren confirman "un patrón impactante de dopaje a largo plazo, sistemático y promovido por el Estado y una interferencia por parte de Rusia a los procedimientos antidopaje".

El COI amenaza con nuevas sanciones a Rusia

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha asegurado que el informe de la comisión independiente de la AMA, que desvela que un laboratorio de Moscú supervisado por el Ministerio de Deportes de Rusia manipuló los resultados analíticos de los atletas y sostuvo una trama generalizada de dopaje, es un ataque "contra la integridad del deporte y de los Juegos Olímpicos", y que ello podría conllevar nuevas sanciones para el país de cara a Río de Janeiro.

Según el informe, presentado este lunes en Toronto (Estados Unidos) y dirigido por el abogado canadiense Richard McLaren, durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 hubo una trama generalizada de dopaje y manipulación de las pruebas realizadas a los atletas rusos, supervisados por el Ministerio de Deportes.

Por ello, el COI ha asegurado que estudiará "con cuidado" las alegaciones, en particular las que afectan al Ministerio de Deportes ruso.

"Los resultados del informe muestran un ataque impactante y sin precedentes a la integridad del deporte y de los Juegos Olímpicos. Por lo tanto, el COI no dudará en tomar las más duras sanciones contra cualquier individuo u organización implicada", señaló el presidente del COI, Thomas Bach.

Por ello, la comisión ejecutiva del COI se reunirá este martes a través de una conferencia telefónica para tomar sus primeras decisiones, que pueden incluir medidas provisionales y sanciones en relación con los Juegos Olímpicos de Río 2016, que se celebran del 5 al 21 de agosto. De momento, el atletismo ruso tiene prohibida su presencia en la cita brasileña.

Deportes

anterior siguiente