Enlaces accesibilidad

Final Champions: Real Madrid - Atlético

Sergio Ramos, el héroe de la Décima Copa de Europa del Real Madrid

Por
Casillas cedió a Ramos el honor de engalanar Cibeles

Cada Copa de Europa del Real Madrid tiene algún héroe y el de la Décima es Sergio Ramos. El defensa de Camas, que ha realizado un final de temporada espectacular, fue el verdadero artífice de la victoria madridista sobre el Atlético, y gracias a él el equipo blanco consiguió levantar el vuelo en el último suspiro y ganar una final que tenía perdida. [Crónica: La Décima Copa de Europa ya pertenece al Real Madrid].

Sergio Ramos se ha ganado por derecho propio el ingreso en el selecto club de héroes madridistas que han convertido al equipo blanco en el mayor coleccionista de Copas de Europa, por delante del Milan (con tres Copas menos), Bayern y LIverpool (cinco menos) o Barcelona (seis menos). Ramos se une así a otros nombres míticos del santoral madridista: Rial, Di Stéfano, Gento, Puskas, Mijatovic, Zidane...

Un cabezazo suyo en el minuto 93 de la final permitió empatar al encuentro (1-1) y forzar la prórroga, a partir de la que el Real Madrid apenas encontró oposición para pasar por encima de un Atlético descompuesto que había llegado renqueante a los últimos minutos, hasta endosarle el 4-1 definitivo. Fue otro de los golpes de fe del central sevillano; un latigazo incontestable cuando todo ya estaba perdido, que demuestra la madurez de un jugador imprescindible en el esquema del Madrid y de la selección española.

Ramos marca y fuerza la prórroga (1-1)



Levantar la Décima Copa de Europa se había convertido en una obsesión para el equipo blanco, aunque no quisieran definirla así. La Champions está en el fondo de los genes madridistas, y 13 años desde la última Copa pesaban mucho en un club cuya grandeza europea es el mayor de sus orgullos. Para Ramos era además uno de los grandes retos deportivos que le quedaban por cumplir, y  ha conseguido arrancarse esa espina a lo grande.

Espíritu madridista

Ramos representa como pocos el espíritu del que siempre hace gala el Real Madrid: es orgulloso, tiene raza, lucha hasta el último suspiro y, si hace falta, siempre está dispuesto a dejarse la piel sobre el césped. Solo con estas virtudes un defensa puede conseguir las cifras goleadoras de un delantero.

El final de temporada de Ramos ha coincidido con el que puede ser su mejor momento deportivo. En un Madrid al que la Liga se le terminó haciendo muy larga, la figura del sevillano brilló con especial intensidad por encima de sus compañeros. Marcó en tres de los últimos cinco partidos (contra Valladolid, Osasuna y Valencia), y para el recuerdo quedarán los dos goles que le endosó al Bayern de Múnich en el 0-4 de semifinales, en un partido que forma ya parte de la historia imborrable del Real Madrid.

Su gol más importante

El central sevillano reconoció el tanto de la final de Champions como "el gol más importante" de su carrera. No era para menos. Aunque, como buen capitán, quiso repartir el mérito entre todo el equipo: "No es mi gol, es el de todos los madridistas. El que siembra acaba recogiendo. Casillas me ha dicho que soy el puto amo pero aquí todos somos grandes". 

Deportes

anterior siguiente