Enlaces accesibilidad

Champions League | FC Barcelona 0-0 Benfica

El Barça se atasca y Messi da el susto

  • El argentino, que salió en la segunda parte, fue retirado en camilla
  • Según las pruebas realizadas tras el partido solo sufre una contusión
  • El empate sin goles no sirve al conjunto luso por la victoria del Celtic
  • Narración (Rubén Heras) y estadísticas del FC Barcelona 0-0 Benfica

Por
Messi da el susto en un partido gris ante el Benfica

Ficha técnica:

0 - Barcelona: Pinto; Montoya, Puyol, Adriano (Piqué, min.66), Planas, Song, Thiago, Sergi Roberto, Rafinha (Messi, mi.58), Tello (Deulofeu, min.78) y Villa.

0 - Benfica: Artur; Maxi Pereira, Luisao, Garay, Melgarejo, Matic, Andrés Gomes, Nolito (Bruno César, mi.63), John, Rodrigo (André Almeida, min.74) y Lima (Óscar Cardozo, mi.74).

Árbitro: Svein Oddva Moen (NOR). Mostró tarjeta amarilla a Nolito (min.43), Rafinha (min.49), Luisao (min.59), Adriano (min.60) y Matic (min.78).

Incidencias: Último partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 50.659 espectadores.

El FC Barcelona empata sin goles un partido intrascendente contra el Benfica, que estaba destinado a ser una fiesta para los canteranos y para Leo Messi. Pero el argentino, que no jugó de inicio, no pudo igualar el récord de Gerd Müller e hizo saltar las alarmas al ser retirado en camilla por un golpe en la rodilla izquierda.

A escasos minutos del final, Messi se quedó solo en un mano a mano con el meta Artur, quien le sacó el balón y en la continuación detuvo el intento del propio delantero con un tiro ajustado. Pero inmediatamente después, el 10 azulgrana se fue al suelo con gestos de mucho dolor y la mano en la rodilla.

En el intento de regate al meta del Benfica, este contacta con la rodilla de Leo. Aunque no es penalti porque Artur toca el balón, la acción quedó solamente en una contusión en la cara externa de la rodilla, según las pruebas realizadas tras el partido, pero durante unos minutos el barcelonismo se temió lo peor.

El partido en sí no tenía más historia que la incógnita de saber si el argentino iba a batir el récord de goles en un año natural de Gerd 'Torpedo' Müller. Sin embargo, el entrenador Tito Vilanova le dejó en el banquillo de inicio y dio la oportunidad de salida a canteranos como Montoya, Planas, Thiago, Sergi Roberto, Tello y Rafinha.

En una nueva reivindicación del trabajo de formación de La Masía, el Benfica hizo valer su mayor ambición al tener algo más en juego y dispuso de las mejores ocasiones en la primera parte.

Rodrigo perdonó la primera en un desmarque a pase de Lima, disparando desviado ante la salida de Pinto. El delantero formado en la cantera del Real Madrid no vio a su izquierda a Nolito, formado en la del Barça, que se la pedía para empujarla a la red.

El conjunto local llegó por momentos a desquiciar al Camp Nou, que no se había llenado, viéndose superado en velocidad por las bandas. Lima y John llevaban la preocupación al área defendida por Pinto, pero se salvaron de encajar algún gol por la falta de acierto de los delanteros.

El propio Lima dispuso de otra bastante clara que se encargaron de desbaratar entre Adriano, Pinto, el poste y finalmente Planas de un providencial despeje. El conjunto azulgrana solo era capaz de responder con posesión y sus ataques caían en constantes fueras de juego de Villa y Tello. Este tuvo una muy buena tras un error de Luisao en el control, fallo que enmendó su compañero Artur en la salida.

Antes del descanso aún pudo hacer gol el Benfica en un pase de banda a banda de Lima a John, que ganó la espalda a Planas y le recortó para acomodar el balón a su pierna izquierda, pero el disparo lo salvó Pinto.

Messi sale ante la insistencia de la grada

El público se había quedado casi afónico de tanto corear el nombre de Messi. La recompensa a su fidelidad en la fría noche barcelonesa llegó en la segunda parte, cuando el argentino sustituyó a un desafortunado Rafinha.

Le quedaba más de media hora por delante para batir la marca de Müller y salió con ganas, pero ya en el primer balón que tocaba recibió un aviso de Luisao. No se lo iban a poner fácil.

El Benfica seguía llegando a las inmediaciones del área de Pinto, aunque de manera más blanda en sus remates. Por contra, Villa y Tello parecían despertar, pero no terminaban de rematar sus ocasiones. La esperanza llegaba con Messi y el 10 blaugrana tuvo un par de intentos de falta directa.

Su ingreso en el campo no contribuyó a mejorar el juego de su euqipo. Sin Xavi, ni Cesc ni Iniesta, el Barça no trenzaba demasiado bien las jugadas y las ocasiones llegaban con cuentagotas.

A falta de cinco minutos para los noventa reglamentarios, llegó la jugada fatídica y se instaló el miedo en el Camp Nou. El resultado ya era lo de menos para el barcelonismo, aunque no para el Benfica.

Conocedores del resultado de Glasgow, los lisboetas se fueron con todo arriba y tuvieron la última del partido en una combinación entre Cardozo, John y Pereira, que este envió a las nubes. Tampoco fueron capaces de marcar cuando su rival ya tenía la cabeza en otra parte.

Deportes

anterior siguiente