Anterior Las promesas del ciclismo español Siguiente El Real Madrid ficha a Jesús Vallejo, la perla del Zaragoza Arriba
Balonmano - Liga ASOBAL. 3ª jornada - BM Atlético Madrid-Helvetia Anaitasuna
Balonmano | Atlético Madrid 36-31 Helvetia

El BM Atlético de Madrid gana ante Anaitasuna pero con dudas en su juego

  • Los rojiblancos no pierden la estela del Barcelona Intersport y siguen arriba

  • Se han impuesto por 36-31 al Anaitasuna pero también sufrieron lo suyo

|

El Atlético de Madrid no pierde la estela del Barcelona Intersport y se mantiene igualado a puntos con el conjunto azulgrana en la lucha por el liderato, tras imponerse por 36-31 al Anaitasuna, en un encuentro en el que los rojiblancos sufrieron lo indecible en la primera mitad, lastrados por las dos caras, contrapuestas, que muestra en estos momentos.

Ni la semana de la que ha dispuesto el equipo madrileño para preparar el duelo con los navarros bastó para que los de Talant Dujshebaev resolvieran los problemas de compenetración que ya evidenciaron en los dos primeras jornadas ligueras.

Y es que hoy más que nunca, el Atlético demostró que es un equipo con dos caras. Una representada por los veteranos con tiempo ya a las órdenes de Dujshebaev, y otra personificada por los nuevos fichajes, a los que todavía les falta un mundo para aprenderse el librillo del técnico rojiblanco.

Equipo imprevisible

Circunstancia que convierte a los rojiblancos en un equipo imprevisible, que combina momentos de esplendor, con otros, de preocupantes sombras, en función de cual de los dos bloques se sitúe sobre la pista.

Así con los Cañellas, Aginagalde, Lazarov o Roberto García, que debutó hoy en Liga tras superar sus problemas en el muslo derecho, en juego, el Atlético recordó al voraz conjunto de anteriores campañas.

Sólido en defensa, donde Dujshebaev pudo recuperar su tradicional 5-1, y veloz en ataque, gracias a las numerosas recuperaciones de balón, el cuadro madrileño no tardó en despegarse en un marcador, que mediado el ecuador de la primera mitad reflejaba un claro 11-7 para los locales.

Una renta que desapareció con la salida a la cancha, siguiendo con la costumbre de Dujshebaev, de un siete totalmente distinto, en el que sólo el pivote Edu Fernández figuraba ya el pasado año en las filas del equipo rojiblanco.

Demasiadas novedades, que no sólo acabaron con la solidez defensiva que el Atlético, obligado a refugiarse en un 6-0, había mostrado hasta entonces, sino que lastraron definitivamente un ataque en el que los de Dujshebaev se quedaron sin ideas.

Anaitasuna sabe lo que tiene que hacer

Todo lo contrario que el Anaitasuna, un equipo sin los nombres de su rival, pero que tiene muy claro en todo momento que es lo que tiene que hacer, tanto en ataque como en defensa, para sacar el máximo rendimiento a sus limitados recursos.

Una claridad de ideas que permitió al equipo de Pamplona, en el que brilló el lateral Pepe Novelle, dar la vuelta al marcador (11-13) con un contundente parcial de 0-6, que dejaba a las claras la zozobra del Atlético en el tramo final de la primera mitad.

Desconcierto del que se encargaron de sacar definitivamente al Atlético el equipo de "veteranos" por el que apostó nuevamente Dujshebaev en el inicio del segundo parcial, en el que los locales volvieron a parecerse al conjunto de pasadas campañas.

Infranqueable en defensa y fulgurante en la transición, el cuadro madrileño rompió definitivamente el encuentro (24-17) con un demoledor parcial de 9-0, que acabó con las opciones de victoria de un Anaitasuna, que aferrado a la efectividad del central Ibai Meoki, no se rindió nunca.

Pero la diferencia ya era enorme y ni la salida en bloque de los nuevos refuerzos rojiblancos, que se mostraron más entonados que en la primera mitad, evitó el triunfo (36-31) de un Atlético de Madrid, que sigue teniendo muchísimo trabajo por delante.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente