Anterior Lydia Valentín recibirá la plata de Pekín 2008 "antes de que termine el año" Siguiente Joan Mir lidera la primer jornada en Moto3 y Espargaró sorprende en MotoGP Arriba Ir arriba
Londres presenta sus Juegos Olímpicos al mundo
Londres 2012 | Ceremonia

Londres ofrece al mundo su espíritu en la ceremonia inaugural de los Juegos

|

La ceremonia de apertura de los Juegos de Londres constituyó un cinematográfico y musical espectáculo, en el que su creador, Danny Boyle, hizo un pormenorizado repaso a toda la cultura británica, tras el cual la reina Isabel II pronunció las tradiciones palabras de declaración de apertura de los Juegos Olímpicos. [Así hemos contado la ceremonia inaugural de los Juegos de 2012 en RTVE.es]

Sorpresas y novedades

La fiesta, de casi cuatro horas de duración, tuvo tres partes: la artística, la del desfile y la protocolaria. Las dos últimas se distinguieron poco de las ceremonias anteriores, pero la primera fase fue una auténtica maravilla, desarrollada en 80 minutos. Acabó justo cuando pudo empezar a hacerse larga.

Al fin se desvelaron todos los secretos y el acto fue una sucesión de sorpresas, como los del propio espectáculo, o la novedad del portador del último relevo de la llama olímpica, que en realidad fue un grupo de jóvenes designados por los que hubiesen sido candidatos a hacer ese último relevo.

Ellos, en representación de todos los campeones británicos de la historia, fueron los encargados de encender un original pebetero de 204 piezas,  y la propia ubicación de este, en el centro del estadio. Y momentos muy emotivos, como la aparición del gran Muhammad Ali para entregar simbolicamente la bandera olímpica.

Un gran musical

Nadie esperaba que tuviese la grandiosidad de la de Pekín y no la tuvo; sin embargo fue mérito de Boyle crear dentro del estadio olímpico un ambiente mágico, en el que hizo un pormenorizado repaso a la historia del Reino Unido, ante un público entregado a lo que se le estaba ofreciendo.

Realmente, la ceremonia respondió a su nombre "Islas maravillosas" con un elemento novedoso: la alternacia de vídeos grabados en días anteriores con las imágenes reales y en directo. Una licencia que solo alguien como su director podía permitirse. Otra novedad fue el juramento olímpico de un entrenador.

El ritmo fue trepidante en sus primeros 20 minutos, en los que el estadio se convirtió en un decorado de la campiña inglesa, que se fue transformando al hilo de la evocación de la historia del Reino Unido.

Una historia en la que se homenajeó a toda la música del país en las últimas décadas. No faltó casi nadie: los Who, los Rolling Stones, David Bowie, los Beatles, Mike Oldfield y hasta Emy Winehouse para acabar ofreciendo un gran musical. Todo un concierto súper pop de gran altura.

El ganador del Tour y campeón olímpico, Bradley Wiggins, fue el encargado de dar la campanada inicial a un imaginativo y creativo musical que fue desde el homenaje a las cuatro naciones del Reino, la figura de Shakespeare, la revolución industrial y sus cambios sociales, el movimiento sufragista o los sufrimientos de las dos grandes guerras.

Un repaso espectacular que transformó el decorado olímpico, en el que de una forja gigante surgió uno de los cinco aros olímpicos que subió al cielo de Londres para unirse a los otros cuatro.

El clásico humor británico

Imaginación, creatividad y sentido del humor no faltó en esta ceremonia, en la que estuvieron presentes casi todos los iconos de la cultura de las Islas. El vídeo en el que el actor Daniel Craig, como James Bond, hizo la introducción de la llegada de la reina Isabel II al estadio , una "reina" que entró en paracaídas. Fue sencillamente genial.

Y casi hilarante la intervención del  inefable Mister Bean, el actor Rowan Atkinson, durante el homenaje a la cinematografía británica, cuyo nexo de unión fue 'Carros de Fuego' a los sones de Vangelis.

En ese recuerdo del cine y la televisión hubo lugar hasta para la serie de TVE 'Cuéntame', con unos segundos de imagen para Imanol Arias y su Antonio Alcántara. 

Otros grandes momentos fueron cuando Gasol salió al frente de los 176 deportistas y 30 técnicos del equipo español en el desfile olímpico. Y cuando el estadio se vino abajo y se llenó de confeti para recibir al equipo del Reino Unido, encabezado por el triple campeón de ciclismo en pista, Chris Hoy.

No faltaron a la cita David Beckham, que "acercó" la antorcha olímpica al estadio en otro de los vídeos, ni tampoco los iconos de la literatura infantil como Cruella de vil, Voldemort o Mary Poppins. Así como otro ilustre londinense, Tim Berners- Lee, creador de internet.

La fiesta acabó con Paul McCartney y su "Hey Jude". Y los 62.000 espectadores salieron entusiasmados de una ceremonia en la que pudieron interactuar, desde el graderío, con 10.000 voluntarios y casi 10.000 deportistas.

Todos ellos hicieron realidad el proyecto artístico que abrió los Juegos de Londres. Claro que el verdadero espectáculo deportivo comienza a partir de ahora.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente