Enlaces accesibilidad

El Racing acaba con el sueño copero del Alcorcón

  • Con el 0-0, cae el equipo de Segunda B, que fue mejor que el santanderino
  • Por su parte, un gol de Masoud al Hércules mete a Osasuna en cuartos
  • El Getafe gana sin piedad al Málaga y le endosa un 5-1 demoledor

Por
El mediapunta del Racing de Santander, Sergio Canales, conduce un contraataque perseguido por el defensa del Alcorcón, Alberto Gómez 'Nagore'.
El mediapunta del Racing de Santander, Sergio Canales, conduce un contraataque perseguido por el defensa del Alcorcón, Alberto Gómez 'Nagore'. EFE EFE

El Racing se ha clasificado para los cuartos de final de la Copa del Rey y ha dejado en la cuneta al Alcorcón, equipo de Segunda B y principal animador de la competición, que ha sido bastante mejor que los cántabros aunque no acertó en las claras ocasiones para marcar de que dispuso. [Datos y estadísticas]

El Alcorcón salió al ataque para tratar de sorprender a un Racing plagado de suplentes y llegó con relativa facilidad por la banda izquierda, para que Ernesto colgara dos buenos balones al segundo palo, uno de ellos a punto de ser rematado por Nagore, a quien Mario se la arrebató de los pies.

La iniciativa era del Alcorcón y en un mal repliegue de la defensa cántabra un centro-chut de Fernando Bejar fue rematado a las mallas por Cascón, pero el gol fue anulado por fuera de juego. Desde la banda Miguel Ángel Portugal, viendo a su equipo embotellado, pedía más intensidad.

En los últimos quince minutos el Racing se hizo con el dominio del juego y aunque no creo peligro, al menos consiguió que Alcorcón evolucionara lejos de los dominios del joven portero del filial Mario Fernández, salvo en un contraataque que desperdició Cascón al no acertar a rematar, en el área pequeña, con el portero ya batido.

En el minuto 63 entró en el campo Sergio Canales, el hombre de moda del Racing tras los dos goles marcados ante el Sevilla, que sustituyó a Luis García, que abandonó el terreno lesionado bajo una fuerte pitada.

El Alcorcón, que no dio un solo pelotazo y salió siempre con el balón controlado, siguió perdonando cuando en el enésimo fallo de la zaga del Racing Fernando Bejar se internó en el área y disparó a la base del poste, sin que Rubén Sanz acertara a rematar el rechace.

Masoud coloca a Osasuna en cuartos

Una genialidad del internacional iraní Masoud Shojaei, al marcar en una gran jugada personal tras deshacerse de cuatro rivales dentro del área, colocó a Osasuna en los cuartos de final de la Copa del Rey ante un Hércules que desaprovechó el triunfo por 2-1 de la ida en el Rico Pérez. [Datos y estadísticas]

Los 'rojillos' apearon al líder de Segunda División, conjunto que había eliminado a un Primera como el Almería, gracias al espectacular gol de Masoud y al valor del tanto marcado en la ida por Galán.

El conjunto alicantino combinó mejor que Osasuna y ofreció una mejor imagen con la movilidad de Kiko, Del Olmo y Tote, aunque curiosamente creó más ocasiones el equipo 'rojillo', eso sí, no del todo claras.

La mejor oportunidad visitante del primer periodo fue un tiro de Tote dentro del área que despejó Roberto y Osasuna pisó el área rival con un tiro raso de Galán, parado por Unai Alba, como opción más peligrosa.

Nada más empezar la segunda parte, a los 3 minutos, llegó la jugada decisiva del partido. Masoud se inventó un gol de la nada y, tras exhibir su habilidad para el regate corto, se deshizo de cuatro rivales para marcar de tiro raso (1-0, m.48).

El Hércules, eliminado con este gol y por el valor añadido del tanto de Galán en el partido de ida, se fue a por el empate que le metiera en la siguiente fase, pero no estuvo acertado, a pesar de las ocasiones de Tote, Delibasic y Jorge Alonso. Portillo, ex jugador osasunista, tuvo unos minutos al final, pero apenas tocó el balón y, además, fue silbado por la afición 'rojilla'.

El Getafe no tiene piedad del Málaga

Por su parte, el Getafe no ha tenido piedad del Málaga, remontó con solvencia la eliminatoria (partía con un 2-1 en contra), y estará en cuartos de final de la Copa del Rey después de golear al conjunto andaluz con muy buenas actuaciones de Pedro León y Roberto Soldado, autores de tres de los cinco goles de su equipo. [Datos y estadísticas]

Ni la lluvia, ni el frío, ni el poco público que acudió en una noche de perros al Coliseum Alfonso Pérez, desestabilizaron al Getafe para comenzar fuerte el choque ante el Málaga. Sabedores de la necesidad de asustar pronto, la escuadra que dirige Míchel salió desde el minuto uno a por el partido.

Pese a las bajas (Gavilán, Boateng, Albín y Mané), el Getafe supo llevar desde el principio la batuta del duelo. En un cuarto de hora magnífico, encarriló la eliminatoria a base de toques, posesión de balón y entradas por la banda. Sobre todo por la de Pedro León, una vez más, un incordio para el rival. En esta ocasión, lo tuvo que sufrir Manu Torres.

No hubo respiro en ese primer tercio del primer tiempo. Tras dominar al Málaga hasta el cansancio, y pese a no tener oportunidades destacables, llegó el premio para el Getafe. El protagonista, como no, Soldado, que aprovechó una dejada de Pedro León para mandar un remate seco contra la red. Con el tanto del valenciano, que suma trece este año, el Getafe tomó aire. Ese gol era suficiente para conseguir la clasificación.

Para confirmar esas buenas sensaciones, y pese a un pequeño bajón en el juego, quince minutos después apareció Rafa López para batir a Santamaría con un remate de cabeza. El central de Peñafiel aprovechó un buen centro de Dani Parejo a la salida de una falta.

Entonces, el Málaga, tal vez enrabietado por el segundo gol del Getafe, arrinconó durante diez minutos a su rival. Una diana visitante daba la opción de jugar la prórroga. Lo pudo hacer Luque con dos disparos lejanos.

Pese a que la primera parte acabó con un resultado justo, las espadas todavía seguían en alto para la segunda. Igual que comenzaron los 45 minutos iniciales, tras el descanso, más de lo mismo. De nuevo, Roberto Soldado, falló un mano a mano ante Santamaría. Y como ocurrió cuarenta y cinco minutos antes, a la segunda, el ariete del Getafe marcó el gol de la tranquilidad. Minutos después, Pedro León, desde fuera del área, fabricó el de la sentencia.

Entonces, con el marcador muy a favor, Míchel inició el carrusel de cambios e hizo debutar a un chaval del filial, Adrián Sardinero, que jugó su primeros oficiales con el primer equipo. La salida del canterano, a la vez que la de Adrián González, coincidió con el tanto de Juanma, que puso un poco de picante a la historia. Otro gol más andaluz habría traído los nervios al Coliseum.

Un tercero, y sin los tres pilares del equipo sobre el campo, Casquero, Pedro Léon y Soldado, habría eliminado al Getafe. Pero nada de eso ocurrió y los madrileños pasaron a cuartos con solvencia. Incluso Parejo, con el quinto, redondeó una gran noche para el equipo del sur de Madrid.

Deportes

anterior siguiente