Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La llegada a Madrid de los primeros vuelos desde Pakistán con refugiados afganos ha permitido que algunos de ellos se reencuentren con sus familiares, que ya estaban es España después de la primera operación de evacuación. Un caso así ha vivido Karuan, un intérprete del ejército español que salió de Afganistán en 2013. Después de muchas dificultades ha conseguido reunirse con sus padres y sus hermanos.

FOTO: EFE/FERNANDO VILLAR

El líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Democrática Saharaui (RASD), Brahim Gali, ha reaparecido visiblemente mejorado tras haber sido atendido en España de coronavirus. Gali ha participado en un acto en el campo de refugiados de Dakhla ante un nutrido grupo de periodistas españoles y extranjeros (entre los que no se encontraban los de RTVE). Allí ha pedido a la ONU que fuerce a Marruecos a aceptar sus resoluciones para resolver el conflicto.
"La guerra es una realidad sobre el terreno, y sus peligros y repercusiones en la región no se podrán evitar si Naciones Unidas continúa mareando la crisis en lugar de resolverla. No habrá paz ni estabilidad, ni una solución justa y duradera al conflicto marroquí-saharaui a menos que el Consejo de Seguridad de la ONU asuma sus responsabilidades y responda con franqueza y firmeza a las prácticas agresivas y expansionistas de la potencia ocupante marroquí", ha declarado Gali.

EFE/Manuel Lorenzo


 

CEAR y Greenpeace piden que el Pacto Europeo de Migración y Asilo incluya la protección a los migrantes climáticos. Treinta millones de personas en el mundo han tenido que abandonar sus casas por causas evitables relacionadas con el cambio climático. La subida del nivel del mar en Vanuatu, las sequías, los huracanes, la deforestación y escasez del agua en Centroamérica, los ciclones en Bangladesh o la degradación medioambiental en muchos países africanos, alimentan la migración. Son migrantes que no cuentan con una legislación concreta que los proteja y dependen de la discrecionalidad del país al que lleguen.

Hoy han visitado 'Mejor Contigo' los actores Anna Castillo y Dani Rovira y el fundador y director de Proactiva Open Arms, Òscar Camps, para hablar de 'Mediterráneo', película participada por RTVE que narra los inicios de la ONG española dedicada al rescate en el mar.

Los intérpretes han expresado la responsabilidad que les plantea narrar esta historia que esperan que "trascienda", mientras que Camps ha valorado que la obra es muy "muy acertada y respetuosa".

Rovira ha señalado que el filme es "mucho más que una cinta de de entretenimiento" y que pone el foco en los que están en el otro lado , "en toda esta gente que lleva sufriendo durante muchos años estas guerras, estas migraciones, estos abandonos en sus casas, este auténtico drama. Es una responsabilidad enorme".

Presentada en el Festival de Internacional de Cine de San Sebastián, la cinta dirigida por Marcel Barrena llega a los cines este 1 de octubre.

En Líbano la situación es crítica. A los problemas económicos y sociales del país se suma el hecho de que prácticamente una cuarta parte de su población son refugiados sirios: más de un millón viven en el país en condiciones desesperadas. Según un informe de ACNUR y UNICEF, nueve de cada diez sufren la pobreza extrema.

Una situación que se ha deteriorado en los últimos meses debido a la peor crisis de las últimas décadas. La gran mayoría se ven obligados a hacer lo que sea para sobrevivir: mendigar, pedir dinero prestado, no enviar a sus hijos al colegio. Las familias han recortado sus raciones de comida porque los precios se han disparado: los de los alimentos, más de un 400%. El 30% de los niños no ha ido nunca a la escuela y una de cada cinco niñas entre 15 y 19 años está casada. Su única alternativa es volver a Siria, un país en guerra.

Informa María Gámez, corresponsal en Jerusalén.

Anas Modamani llevaba tres días en Berlín cuando Angela Merkel visitó el albergue para refugiados en que estaba alojado. Al salir, intentó hacerse un selfie con la persona que muchos refugiados llamaban mutti (mami) porque había abierto las puertas de Alemania a miles de refugiados unos días antes. Pero pronto su foto dio la vuelta al mundo y se convirtió en objetivo de muchos comentarios de odio y noticias fake de que había participado en atentados terroristas. Seis años después, Anas cuenta a TVE en su piso de Berlín la odisea de más de un mes en el viaje hacia Europa. Para Anas y cientos de miles de migrantes, Merkel sigue siendo muti y le estarán eternamente agradecidos.

Foto: REUTERS
 

La ONU destaca la importancia de recuperar esa diplomacia cara a cara. Solo se permitirá a seis personas de cada país miembro acudir a la sede y únicamente cuatro podrán acceder al salón de la Asamblea General. Aunque ha ocurrido lo que se temía, el primer positivo en COVID-19. Precisamente del ministro de salud que acompaña a un presidente no vacunado, el brasileño Bolsonaro.

Primer día intenso en el debate general de la ONU con avioneta interceptada incluida por violar el espacio aéreo. Dentro, tomaron la palabra las superpotencias rivales Estados Unidos y China. Como Biden, Xi Jin Ping ha rebajado la crispación entre los dos países. "China ni ha invadido, ni invadirá, ni acosará a otros, ni buscará la hegemonía", ha dicho el líder asiático antes de comprometerse a no construir más plantas de carbón en el extranjero. Un gesto mayúsculo.

Otro frente mundial ha sido el Pacto Nuclear. Después de que Biden dijera estar preparado para su total cumplimiento, el nuevo presidente iraní se ha mostrado dispuesto a retomar las conversaciones si conducen a levantar las sanciones. Pero ha cargado duramente contra Washington. "Su sistema hegemónico no tiene credibilidad", asestó el representante iraní.

Los talibanes han solicitado participar en la discusión mundial y el presidente turco ha advertido que no puede asumir otra ola de refugiados, ahora afganos. Mientras, Biden planea hablar por teléfono con Macron este miércoles para aliviar las tensiones que ha desatado la alianza de los submarinos de propulsión nuclear 

Noor llegó junto a parte de su familia hace un mes, en uno de los primeros vuelos españoles. Llegó a Kabul tras recorrer 1.000 kilómetros durante cuatro días de viaje. Quemó todos los documentos que lo relacionaban con España y dejó su teléfono móvil. Pese a que le robaron todo el dinero que llevaba, consiguió volar a España. Ahora intenta construir una nueva vida junto a su familia, pero está preocupado por el futuro de quienes se quedaron en Afganistán. Noor dice que su cuñado fue asesinado hace unos días y que algunos de sus familiares siguen escondidos para evitar ser localizados por el nuevo régimen. Su historia y la de otros compatriotas como Mahammad la cuenta Minerva Oso en este reportaje.

En un parque de Kabul, la preocupación es sobrevivirMás de 200 familias viven con lo puesto, huyeron cuando avanzaba la ofensiva de los talibanes que finalmente les llevó a tomar Kabul. Hoy están sin futuro, sin ayuda y con quienes les amenazaban, en el poder.

Islamudin, de 42 años trabajaba de policía para el anterior gobierno y resultó herido en Humruz. "No tenemos agua ni techo, nadie nos presta ayuda", se lamenta.

Expolicías, exmilitares, civiles que huían de los combates: el parque es un cajón de sastre.

Bibigol vino de la provincia de Tajar. Usaba burka antes de la llegada de los talibanes, pero el nuevo régimen le da pavor. "Los niños enferman, no tenemos medicamentos", se queja esta madre de cinco hijos.

Poco después de la entrevista una patrulla de talibanes irrumpe en el parque. Piden nuestros permisos, se los mostramos, pero aun así nos echan. Y nos advierten: que sea la última vez que firmamos a las mujeres.

Foto: EFE/EPA

Nuestro país ha tenido un papel activo en la evaciación de los colaboradores afganos tras la caída de Kabul y se ha convertido en punto de acogida. Una maniobra que ha gustado a la mayoría de la población, un 48% que considera que el Gobierno ha estado a la altura, frente al 38% que opina lo contrario. Es la conclusión de un estudio de Metroscopia, que realizó más de un millar de entrevistas entre el 2 y el 2 de septiembre. Su director general, Andrés Medina, lo ha explicado en Las Mañanas de RNE.

"El Gobierno no ha salido debilitado con su actuación", ha concluído, aunque sí lo ha hecho ligeramente la opinión sobre la oposición. 8 de cada 10 españoles no han visto adecuado su proceder, también dentro de sus propios votantes. En términos de opinión pública, ha añadido Medina, el Ejecutivo "se siente más cómodo en aguas internacionales".

En referencia a la acogida de los refugiados, en general, la población "apenas muestra rechazo [...], solo el 18% cree que el número actual de acogidas estén siendo excesivas". Medida ha destacado que son los votantes con enfoques radicalmente diferentes, difieren en su opinión sobre este tema: "Más de la mitad de los votantes de Unidas Podemos consideran que España está acogiendo demasiado pocos, [...] por otra parte más de la mitad de los votantes de Vox considera que son demasiados".

Los españoles enfrentan el próximo curso con una mezcla entre alivio y peocupación. 3 de cada 4 españoles consideran que lo peor ha pasado, una aparente sensación de alivio que convive con la resignación, ha señalado, aunque la mayoría no ven cerca el final de la pandemia "y que habrá que esperar al menos un año más". A pesar de ello, el 80% cree que el tiempo que se abre ahora es positivo, aunque solo 1 de cada 3 lo afronta con ilusión.

Hace un año se desataron las llamas en el campamento de refugiados de Moria en la isla griega de Lesbos. El incendio se desató por la noche y dejó sin refugio a las 12.000 personas que vivían hacinadas en un campo pensado para 3.500. Muchas viven ahora en este nuevo campo de Kara Tepe. El nuevo campo está alejado de todo y solo pueden salir en horarios muy reducidos

Ciudadanos afganos que se encuentran refugiados en la ciudad de Peshawar, capital de la región pakistaní que acoge al 58% de las personas procedentes del país fronterizo -Jaiber Pastunjuá- ven con relativa esperanza la llegada de los talibanes al poder tras veinte años de conflicto armado. Piden la colaboración internacional para que los hasta ahora insurgentes sean capaces de pacificar el país.

El Gobierno de Andalucía incide en que van a negociar con todos los grupos para tratar de sacar adelante los presupuestos de 2022. Aunque tampoco descartan que haya una prórroga. Sobre la pandemia, hoy se notifican 307 nuevos positivos, es la cifra más baja detectada en un día en la quinta ola. La tasa se sitúa en 153 por cada 100.000 habitantes.

Nasrullah es afgano y vive en París desde hace siete años. Trabaja como traductor en el tribunal de derecho al asilo y ahora también asesora a otros ciudadanos de su país sobre cómo conseguir el estatus de refugiado en Francia.

Foto: Una mujer afgana con sus hijos en un hotel en París (Farshad USYAN/AFP)

La Unión Europea quiere una presencia en Afganistán y mantener contactos con los talibanes si se dan ciertas condiciones, pero sin llegar a reconocer al nuevo gobierno que se forme. Así lo ha explicado este viernes el alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, durante la reunión que han mantenido en Eslovenia los ministros de Exteriores de la UE.

"Para apoyar a la población afgana, tendremos que relacionarnos con el nuevo gobierno de Afganistánlo que no significa reconocimiento. Es una relación operativa", ha declarado Borrell.

Borrell ha asegurado que esta relación se incrementará dependiendo del comportamiento de los talibanes y de que el país no se convierta en "una base para exportar el terrorismo a otros países", respete los derechos humanos, el imperio de la ley y a los medios.

Afganistán debería también formar un gobierno interino con inclusión de otras fuerzas, autorizar la llegada de ayuda humanitaria y permitir que tanto los ciudadanos de otros países como los afganos que se sientan en peligro puedan abandonar el país.

"Para poder llevar a cabo esta evacuación y evaluar las condiciones hemos decidido trabajar de forma coordinada, coordinar los contactos con los talibanes, incluyendo una presencia conjunta de la UE en Kabul", ha declarado.

Foto: Jure Makovec / AFP

Karwan fue intérprete del ejército español en Afganistán durante años. Consiguió salir del país, pero su familia sigue allí. "Lo estoy pasando mal, no puedo dormir bien, no puedo comer bien, trabajo muchas horas". Ahora vive en Sevilla, pero teme perder a los suyos. Los talibanes les han amenazado de muerte. Sus padres y hermanos no pudieron coger ningún vuelo del operativo español y ahora están escondidos en Kabul. "No pueden salir de casa. Se están quedando sin dinero, la comida está muy cara. Mi hermano pequeño sale a comprar porque mi padre no puede salir. Ya no tengo esperanza." Y pide al ministerio de Exteriores una oportunidad, pegado al móvil.

Entre los refugiados que se van a quedar en España, está Khadija. Tiene 28 años, tres hijos, y hasta que los talibanes volvieron a tomar el poder, era presentadora de los informativos en la televisión pública de Afganistán. Ahora vive en un piso de acogida desde donde, dice, va a seguir luchando por los derechos de las mujeres y por su familia, que sigue escondida y amenazada, cada día que pasan allí su vida corre peligro: "De momento nadie sabe dónde están. Cada día es peor. Siempre puede haber circunstancia que los pueda delatar". El 21 de agosto, cinco días después de que los talibanes tomasen Kabul, Khadija subió a un avión rumbo a España. La periodista, que está estudiando español, no confía en que los talibanes instauren un gobierno inclusivo: "Se dice que tal vez mañana se va a conformar el nuevo gobierno pero la sociedad no lo va a aceptar. Mucha gente está en contra de los talibanes. No respetan los derechos humanos. Lo que les espera con este gobierno es volver 20 años atrás". 

Hoy, en Por tres razones, nos preguntamos cuáles son las condiciones que se deben cumplir para que una persona que viene desde Afganistán pueda residir como refugiado en nuestro país. 

Contamos con la presencia de Rita Grané, directora de la ONG Punt de Referència, una asociación que se dedica al acompañamiento de jóvenes extutelados para intentar que se incorporen a la vida adulta con más oportunidades. Rita nos explica por qué ahora mismo, las personas que viajan desde Afganistán, no tienen la posibilidad de solicitar ni recibir acogida en casas del Estado. En primer lugar, quienes llegan a España desde otros países, deben pedir y obtener el estatuto de refugiado o de asilo, lo que implica gestiones como el permiso de residencia.

La ONG barcelonesa Punt de Referència, realiza un acompañamiento de un tramo máximo de año y medio, trabajando para que en este tiempo se puedan cumplir las condiciones necesarias para tramitar la acogida. Bea Gomis y Ferrán Espinós, familia acogedora, también hablan hoy para explicarnos cómo se puede realizar la acogida y lo que implica compartir experiencias y hogar con personas que provienen de otros países en busca de asilo.

María Jesús Vega, portavoz en España de ACNUR, dice que aunque la situación es distinta a la de la llamada crisis de refugiados de 2015, la clave es que haya un compromiso firme de apoyo a la situación de Afganistán, tanto para ayudar a quienes se han quedado dentro, como los que han salido a países limítrofes. ACNUR dice que es clave que se dejen las fronteras abiertas y tener claro que todo el mundo debe colaborar: “El mensaje es para todos, los países limítrofes y todos los de la UE. Permitir el acceso al asilo salva vidas”. Otro de los focos, asegura Vega, debe estar dentro del país, donde millones de personas corren peligro por no tener ni seguridad ni lo más básico para vivir. 

El velero Astral de la ONG Open Arms ha rescatado en las últimas 24 horas a 121 personas en seis operaciones en el Mediterráneo, entre ellas 10 niños y diez mujeres. Otra embarcacion con 539 personas a bordo llegaba también este sábado a la isla de Lampedusa con ayuda de los Guardacostas italianos. Además, 60 migrantes han llegado en las últimas horas a las costas españolas, mayoritariamente a Canarias.