Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las cárceles latinoamericanas están, en su mayoría, hacinadas. No se puede mantener la distancia social para evitar la propagación del coronavirus. Paraguay está buscando alternativas. Además, la pandemia está sacudiendo especialmente a los migrantes que, no sólo se encuentran en otro país sino que en muchos casos, se ven literalmente en la calle. La Organización de Migraciones ha pedido a Grecia que descongestione los campamentos de refuguados tras detectarse una veintena de casos en uno de ellos.

En Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso hablamos del futuro de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) con Estrella Galán, directora general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Cinco de los ocho CIE están cerrados debido a la pandemia de COVID-19.También se han desalojado algunos por casos de contagio, como los CIE de Gran Canaria o Murcia. "Es una medida que desde la sociedad civil y numerosas instituciones llevábamos reclamando", cuenta Galán. "Lo triste es que haya sido el COVID-19 quien haya conseguido el cierre de los centros, que no tienen ningún sentido ni ninguna valoración social y que está demostrado que no sirven para los fines que supuestamente se establecen, que son las expulsiones" explica. "Son personas que no han cometido ningún delito y están en instituciones de estas características. Solo han cometido una falta administrativa, que es la que supone entrar en España irregularmente, y está al mismo nivel que cometer una multa cuando vamos conduciendo".

¿A dónde han sido trasladados los internos? Estas personas responden a perfiles vulnerables y han sido trasladados a programas del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones: tanto programas de acogida humanitaria o programas para solicitantes de asilo. Los CETIS en Ceuta y Melilla son de estancia temporal y de emergencia, no tienen carácter semipenitenciario como los CIE. "En Melilla en estos momentos hay más de 1.650 personas en un centro" explica Estrella Galán. "Los CIE son lugares de alto riesgo con posibles índices de contagio alto si no se reduce el número de personas que están allí acogidos". ¿El covid va a acelerar el cierre de los CIE en nuestro país? "Hay otras alternativas que permitirían gestionar la migración irregular de una forma mucho más humana, más respetuosa con los derechos humanos. Veremos qué voluntad tiene el Ministerio del Interior de este cierre definitivo y no de seguir manteniendo esas instituciones tan cuestionadas social e institucionalmente". 

La ONG Rescate Internacional, que trabaja directamente con refugiados por razones de género, ha tenido que adaptar sus servicios manteniendo el pilar que los sostiene: la cercanía. Desde sus clases de español hasta la atención psicosocial a quienes viven en sus pisos de acogida. De todo ello hablamos con sus responsables, Nuria y Mere, sus voluntarias, Silvia y María, y con Vanessa y Reda, refugiadas atendidas por Rescate.

El Tribunal de Justicia de Luxemburgo ha condenado a Hungría, Polonia y República Checa por cerrar sus fronteras en 2015. La corte europea considera que los tres países incumplieron la obligación de ayudar a sus socios durante la crisis de refugiados ante la llegada de miles de solicitantes de asilo a Grecia e Italia. Hungría, Polonia y República Checa se negaron a cumplir con el reparto de acogida de refugiados que fijó el Consejo Europeo, alegando que la medida era ineficaz y que podía generar problemas de seguridad. El Tribunal considera que no son razones suficientes para librarse de cumplir con sus obligaciones.

Los hospitales alemanes son probablemente los mejor preparados de Europa en equipamiento técnico, pero falta personal médico, de enfermería, cuidadores, etc. 

Ahora, las autoridades alemanas se han acordado de que en las oleadas hace cuatro años llegaron muchos médicos sirios, iraquíes o iraníes que nunca han podido ejercer porque no se les reconoce sus estudios.

El Estado de Hesse el primero que ha recurrido a ellos con un anuncio en Facebook, que ha consegido ya la respuesta de 300 médicos refugiados, condenados hasta ahora a ganarse la vida como pueden en otras profesiones.

Este lunes, el presidente turco Erdogan se ha reunido en Bruselas con las autoridades europeas, que han condicionado cualquier apoyo en la guerra de Siria, como pide Erdogan, a que se detenga el flujo de migrantes. Alemania se muestra dispuesta a acoger a 500 menores refugiados en la isla de Lesbos. Centenares de personas sobreviven como pueden en la frontera turco-griega.

Arranca la semana con varias zonas de Italia aisladas para frenar la expansión del coronavirus que está impactando en las bolsas y economías de todo el mundo y los gobiernos empiezan a aplicar medidas para paliar las pérdidas.

Además, las instituciones comunitarias reciben en Bruselas hoy al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, para hablar de la situación en la frontera griega y el empeoramiento de la crisis humanitaria en la provincia siria de Idlib.

En Escocia, el ex ministro principal, Alex Salmond se enfrenta a un juicio por presunto acoso sexual y en México hay convocada una huelga general feminista para protestar contra los 10 feminicidios diarios que cuenta el país.

Ankara ha decidido no contener a los refugiados que huyen de los combates en Idlib, uno de los últimos bastiones de los rebeldes sirios, y les ha alentado a entrar en la Unión Europea. Grecia, con el respaldo de Bruselas, ha reforzado las fronteras para rechazar la entrada de refugiados y ha bloqueado las solicitudes de asilo. 'Informe Semanal' ha estado en Turquía y ha hablado con los refugiados que tratan de encontrar resquicios para esquivar el "escudo europeo". Para explicar esta crisis, el programa contará con expertos como Jesús Núñez, codirector del Instituto de Estudios sobre Resolución de Conflictos y Acción Humanitaria y Haizam Amirah Fernández, investigador principal del Real Instituto Elcano para el Mediterráneo y el mundo árabe.

Erdogan reitera que no cerrará las puertas hacia a Europa y que rechazará la propuesta de celebrar una reunión trilateral al respecto con Bulgaria o Grecia. El ejército, según la agencia Anadolu, está desviando a los migrantes que llegan a las costas hacia la frontera terrestre por el riesgo que conlleva el viaje por Mar.

Esos riesgos son los que comprueba Sara Alonso, desde el terreno, en Lesbos. Ha visitado los cementerios de la isla griega.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid insiste en que los solicitantes de asilo tienen derecho a moverse por el territorio español sin restricciones geográficas. Por ello rechaza la inscripción "válido solo en Melilla" que expide la Administración Pública desde 2010 a quienes formalizan este trámite en la Ciudad Autónoma.

No es la primera vez que la justicia declara ilegales las prácticas que impiden a los solicitantes de asilo en Ceuta o Melilla trasladarse a la Península. Hay casi una decena de sentencias en este sentido. El Servicio Jesuita a Migrantes, que ha llevado el caso, cree que es grave que la administración mantenga esta práctica contraria a la ley, y esperan que la sentencia siente un precedente.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea instaron este viernes a Turquía a contrarrestar la "información falsa" que circula entre los refugiados en su territorio de que las fronteras comunitarias están abiertas, ante la "situación sin precedentes" que afrontan países como Grecia, que en una semana ha evitado la entrada de miles de inmigrantes.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, se ha comprometido a negociar con Turquía si el país deja de hostigar a los refugiados con falsas promesas de entrada a Europa. Borrell ha admitido que la Unión Europea no escatimará esfuerzos para llegar a un acuerdo. Aún no es habla de dinero, pero la UE podría aumentar la asignación a Turquía para atajar la crisis.

Informa María Carou

Eduardo Suárez partió de Canarias rumbo a Senegal en 1949. Tenía 14 años y huía junto a su familia de la pobreza y de la dictadura. Sus memorias las ha contado en el libro De Las Palmas a Dakar: historia de un exiliadoCasa África ha colaborado en su edición al español.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea se reúnen hoy en Croacia para abordar la crisis migratoria inducida por Turquía al abrir sus fronteras. Quieren evitar una crisis como la de 2015, pero ahora mismo en la isla de Lesbos, en Grecia, decenas de miles de personas permanecen atrapadas. 

En Las mañanas de RNE conectamos con nuestra enviada especial a LesbosSara Alonso Esparza. Ayer relataba la situación en el campo de Moria y hoy se ha trasladado hasta el norte de la isla. Si hay un lugar que puede retrarar la llamada crisis de los refugiados es un vertedero donde se descomponen al sol miles y miles de chalecos, además de barcas pinchadas, motores rotos, zapatos y ropa de niños y adultos. Una montaña con los restos físicos de las llegadas, lo que quedó en la playa. La ruta del Egeo fue la principal en el momento del mayor número de llegadas, en 2015: arribaron cerca de un millón de personas a las costas griergas. Este año, 4.764 pisaron tierra en las islas del Egeo procedentes de Turquía. La distancia es entre Grecia y Turquía es corta, pero la travesía es muy peligrosa: este año han muerto 68 personas- Según la Organización Internacional de las Migraciones en las aguas del Egeo en los últimos cinco años han muerto más de 1.700 personas que pretendían alcanzar las costas griegas. En toda la isla de Lesbos existen cementerios de personas enterradas sin nombre o con un placa reciclada con la palabra "desconocido". 

Las personas que han llegado desde Turquía hasta Lesbos van a ingresar en un buque de la armada. Son cerca de 500 personas a las que ahora Turquía les deniega volver al país y Grecia no les permite la entrada desde que el Gobierno suspendiese el derecho a pedir asilo en el país. El barco permanecerá atracado durante varios días y el gobierno griego no contempla ningún motivo humanitario para solicitar protección internacional, sino que con el objetivo de defender sus fronteras, les considera migrantes irregulares y deben ser expulsados.

Los migrantes sirios que han llegado a la isla de Lesbos en los últimos días van a ser trasladados a un centro de internamiento en el norte de Grecia. Esto se debe a que el campo de refugiados de Moria, el mayor de Europa, está desbordado. Las 20.000 personas que viven en él lo hacen hacinadas y en condiciones infrahumanas, bajo plásticos y rodeados de basura. La inseguridad marca la vida en el campo con robos, apuñalamientos y violencia sexual. A esto se suman la falta de comida, medicamentos y electricidad. Sus habitantes lo describen como algo “peor que el infierno”. Informa la enviada especial Sara Alonso.

Los refugiados que han conseguido llegar a Grecia y son interceptados por la policía permanecen hacinados en campos como el de Moria, en la isla de Lesbos. Este mar de plástico es el campamento de este tipo más grande de Europa y en él esperan respuestas de su situación en Europa más de 20.000 personas. Un tercio son niños.

“Paren el mundo que yo me bajo” es el grito de guerra de la sección que protagoniza nuestro experto en geopolítica, Pedro Baños. Esta semana fija su mirada en dos asuntos: la frontera entre Grecia y Turquía con 13.000 refugiados atrapados y el acuerdo de paz entre EEUU y los talibanes en Afganistán.

La Unión Europea respalda la actuación de Grecia en la crisis de migrantes en la frontera greco-turca. Los ministros del Interior de los 27 han pactado una declaración en la que señalan que no van a tolerar el paso irregular de migrantes a través de la frontera exterior.

Los 27 buscan evitar la división interna que la llegada de refugiados provocó entre ellos en 2015. En aquel momento se pactó un reparto de solicitantes de asilo entre los socios que muchos no llegaron a cumplir. "Antes estábamos divididos, ahora estamos unidos", dijo la Comisaria del Interior, Ylva Johansson. Esa unidad se vio ayer en un comunicado conjunto de los ministros del Interior: apoyan plenamente a Grecia, le enviarán refuerzos humanos y técnicos para sellar la frontera. Para los que intentan entrar en Europa la Unión lo tiene claro, dice que se olviden: "Los pasos irregulares de la frontera no se tolerarán", advertía ayer el primer ministro croata, quien evita referirse a las posibles violaciones de los derechos humanos en Grecia. 

En la calle, un centenar de personas protestaban por la mano dura europea: "Los refugiados son bienvenidos aquí", coreaban un grupo de manifestantes que acusaban a la UE de adoptar el discurso de la extrema derecha.

Informa María Carou, corresponsal en Bruselas

La tensión sigue aumentando en la frontera greco-turca, donde se concentran miles de migrantes tras la decisión de Ankara de abrir sus puertas a Europa. Como decimos, la tensión ha ido a más y en las últimas horas un migrante ha fallecido en uno de los puestos fronterizos por disparos procedentes del lado griego cuando estaba tratando de entrar en Grecia. Nos situamos en la isla de Lesbos.

Los ministros de Interior de la UE rechazan el uso que Turquía hace de los refugiados, para lograr sus objetivos en Siria. Bruselas ha anunciado una ayuda urgente de 170 millones para la crisis migratoria que sigue en la frontera entre Grecia y Turquía. La tensión entre ambos países y en los campamentos griegos continúa. Por otro lado, han anunciado la llegada de otros 400 migrantes a la isla griega de Lesbos que están siendo trasladados para su identificación.