Enlaces accesibilidad

Carlos Briones: "Buscamos vida fuera de la Tierra porque puede haberla"

   La Última Frontera  La Última Frontera    

Por
 Carlos Briones: "Buscamos vida fuera de la Tierra porque puede haberla"
RTVE.es

Una de las preguntas más recurrentes en cuando al Espacio se refiere es si hay vida ahí fuera. Pero para poder desentrañar los avances más significativos sobre la existencia de vida en el Cosmos, primero tenemos que definir qué es la vida. No hay una respuesta correcta, pero sí interpretaciones que nos pueden resultar muy útiles.

Resulta que, para que exista vida, tienen que combinarse tres componentes básicos: un sistema que permita mantener y replicar la información hereditaria, es decir, lo que llamamos el genoma. Una red de reacciones que utilice la materia y la energía del ambiente para operar y reproducirse, lo que viene siendo el metabolismo. Y, por último, una envoltura para crear un entorno adecuado dentro del compartimento, lo que llamaríamos la membrana.

Javier Santaolalla, aspirante a formar parte de la Agencia Espacial Europea, quiere indagar sobre este asunto. Para ello, el presentador de la serie documental original de RTVE Play La última frontera, ha charlado con Carlos Brionescientífico titular del CSIC en el Centro de Astrobiología, y artífice de esa definición de vida que puedes ver al completo en el cuarto capítulo ya disponible en nuestra plataforma

 Carlos Briones | La última frontera

Carlos Briones | La última frontera RTVE.es

¿Por qué estamos buscando vida fuera de la Tierra?

Porque puede haberla. Yo creo que esa es la clave. Buscamos lo que podemos encontrar y no hay nada que impida que esas reacciones químicas que generaron la biología en nuestro planeta, hace a lo mejor 3.800 millones de años, no se hayan dado también en otros lugares. Sabemos que la Tierra no es un planeta especial. A nivel geológico, a nivel químico y a nivel de distancia a su estrella somos bastante vulgares -dicho desde el cariño - y estamos en torno a una estrella común de una galaxia común. Pues por eso nada impediría que en otros lugares haya triunfado. El reto es encontrarla, claro, por eso hay que ser capaces de tener una tecnología que nos lleve a detectar esos procesos fuera de la Tierra.

¿Cómo conseguimos eso?

Yo diría que hay como dos grupos de técnicas. Las primeras son cuando puedes llegar al lugar de los hechos, donde sospechas que hay vida, y envías a tus robots o astronautas. Y el otro ámbito de técnicas son las que utilizamos cuando no se puede ir al lugar, entonces lo que se emplea es simplemente, que no es poco decir, la radiación que nos llega. Esa radiación nos está diciendo la presencia de determinados compuestos y, en el caso de las ondas de radio, nos podría estar hablando de posibles tecno marcadores. Es decir, si hubiera algún tipo de vida inteligente que conociera como nosotros las ondas de radio y que nos estuviera mandando alguna señal, imagínate codificada en números primos, por ejemplo, nos estaría diciendo que son seres vivos bastante espabilandos.

En nuestro Sistema Solar, si tuvieras que buscar vida en algún lugar, ¿tú a dónde mirarías?

Marte se parecía muchísimo a la Tierra. Había mucha agua, un gran océano cubriendo todo el hemisferio norte del planeta. Entonces es muy posible que surgiera la vida en Marte, y ese es el gran interés del planeta rojo. Si surgió allí, a lo mejor desapareció cuando cambiaron las condiciones del planeta, la superficie se secó y se convirtió en un desierto. Otra posibilidad es que siga existiendo vida, porque recordemos lo que dice El Principito, y es que, aunque sea por fuera un desierto, lo interesante es que puede esconder una fuente dentro. Pues podría haber agua líquida en el subsuelo de Marte y que contenga vida.

 Marte | La última frontera

Marte | La última frontera RTVE.ES

¿Y más allá?

Más allá quizá nos iríamos a Venus. Lo que ocurre es que la superficie de este planeta es un infierno y es inhabitable. Entonces solo nos quedaría como opción para que hubiese vida en Venus las capas intermedias de nubes, a unos 50 kilómetros de altura.

quizá no estemos solos, sino lejos. Y lejos puede ser en el espacio o en el tiempo

Más lejos nos iríamos a los satélites de Júpiter y a los de Saturno. Yo me iría si tuviera dinero a Europa, en el sistema de Júpiter, y a Encélado, en el sistema de Saturno. Esos son mundos maravillosos porque tienen una costra de hielo que, vista desde fuera, el planeta parece una bola de hielo, pero por debajo hay un gran océano de agua líquida en los dos casos.

 Júpiter | La última frontera

Júpiter | La última frontera RTVE.es

¿Realmente podemos captar mensajes de extraterrestres que se intenten comunicar con nosotros?

Aquí ya damos el salto de complejidad hacia la vida inteligente. Dentro del árbol de la vida, en la rama de los animales, hay distintos seres, de diferentes especies, con un cierto grado de inteligencia. Pero claro, para mantener una conversación como la que tenemos nosotros, en la que se pueda buscar incluso un lenguaje común, eso requiere un grado de inteligencia un poco superior.

¿Podemos tener interlocutores de este estilo en el cosmos? Esa es la gran pregunta. Eso es lo que llevamos preguntándonos desde Demócrito. Lo que necesitaríamos es que se comuniquen con nosotros y, para ello, probablemente utilizarían ondas de radio. Así que estamos pendientes con nuestros radiotelescopios a la caza de mensajes que nos puedan venir. Eso sí, tenemos que contar con que coincidamos en el tiempo y con que estemos al mismo grado de desarrollo de nuestras inteligencias respectivas. Si todo eso coincide y apuntamos en la dirección correcta, tanto para recibir, como para enviar, a lo mejor seremos capaces. Es como la ecuación de Drake, pero añadiendo más factores, como el tiempo.

 Frecuencias | La última frontera

Frecuencias | La última frontera RTVE.es

Una de las cosas que se suele decir, y a mí me gusta mucho, me parece muy poético, es que quizá no estemos solos, sino lejos. Y lejos puede ser en el espacio o en el tiempo. A lo mejor estamos ahora mismo coexistiendo con civilizaciones, o que ya han desaparecido, o que todavía no han llegado al desarrollo tecnológico para ser nuestros interlocutores.

¿Qué probabilidad le darías tú a esta búsqueda de vida inteligente extraterrestre?

Muy poquita. Yo soy muy partidario de que existan otras vidas, pero sería bastante pesimista en encontrarnos con una especie que haya evolucionado con la misma complejidad que tenemos nosotros, es decir, con una herramienta de cien mil millones de neuronas.
Eso no quiere decir que haya que dejar de buscar vida inteligente, porque es la típica apuesta de mucho riesgo y baja probabilidad, pero si lo encuentras es un descubrimiento maravilloso. Entonces hay que seguir buscando vida inteligente, por si acaso.

Vida fuera de la Tierra | La última frontera

Vida fuera de la Tierra | La última frontera RTVE.es

¿Tú qué opinas de las teorías especulativas? Hay quienes dicen que no nos comuniquemos con ellos porque no nos hacen caso, o porque no somos importantes, o no les quedamos de cerca.

Algo muy frustrante sería que estemos rodeados de vida inteligente, pero les parezcamos tan poquita cosa que no tengan ningún interés en comunicarse con nosotros.
Podría ocurrir que nos consideren demasiado avanzados tecnológicamente y supongamos un peligro para ellos. O podría ser que no necesiten nuestros recursos, eso es una cosa muy de ciencia ficción. De hecho, eso nos conecta con la idea de mandar mensajes. Hay quien dice, y Stephen Hawking era partidario de esto, que debemos ser muy prudentes, por si acaso. Porque imagínate que sí que son muy inteligentes, nos ven, ven el mensaje y dicen “caramba, vamos a por ellos, vamos a invadirlos”.

Todo esto es ciencia ficción y especulación pura, pero nos da que pensar y nos pone también en contacto los avances de la ciencia, con los avances del arte en ese sentido (la ciencia ficción, la literatura...). Yo creo que eso es interesantísimo tenerlo en cuenta, porque estas preguntas sobre si estamos solos, o no, o sobre de dónde venimos, son tan relevante para la ciencia como para las humanidades, el arte y, en este caso, la ciencia ficción.

-->