Enlaces accesibilidad
El mejor cine

Las mejores películas en español para ver gratis en diciembre

Rtve Play Rtve Play  

Por
Las mejores películas para ver gratis en RTVE Play
Las mejores películas para ver gratis en RTVE Play

El mejor escaparate del cine en español está aquí. Disfruta del películas gratis y en abierto con el amplio catálogo de Somos Cine. Clásicos inolvidables, cine de autor y éxitos de taquilla. Lo tienes todo. El catálogo Somos Cine ofrece una amplia variedad de títulos con el mejor cine en español y los mejores directores del momento en su plataforma bajo demanda RTVE Play.

Películas de todos los géneros y para toda la familia que puedes ver dónde quieres y cuándo quieras. No hace faltan suscripciones ni pagos. Este mes de diciembre podrás disfrutar de las últimas incorporaciones: La inocencia (2019), Ventajas de viajar en tren (2019) o La odisea de los giles (2019). Además se incorpora Los días contados (1994), de Imanol Uribe, ganadora de siete premios Goya.

A continuación tienes la mejor selección de títulos para ver. ¡Descubre los mejores títulos de diciembre!

Os fenómenos (2014)

Reparto: Lola Dueñas, Luis Tosar, Xosé A. Touriñán

Os fenómenos (2014)

Os fenómenos (2014)

Neneta es una mujer que vive en una furgoneta desde hace tres años en la costa de Almeria y ve como su pareja, "Lobo", desaparece justo el día en el que iba a empezar a trabajar. Ella tiene que recoger el campamento y volverse con su bebé en la furgoneta a su pueblo natal, en Ferrol, Galicia. Al regresar todo son dificultades, no logra encontrar trabajo y tiene que seguir viviendo en la furgoneta hasta que consigue un puesto de peón en la construcción. Sufre la dureza del trabajo y el hecho de ser mujer en un oficio de hombres, pero consigue sobreponerse con coraje y en compañía de su cuadrilla empiezan a ser conocidos por el constructor como 'Los fenómenos' por su capacidad para levantar metros cuadrados construidos. ¡Puedes verla aquí!

La inocencia (2019)

RepartoCarmen Arrufat, Laia Marull, Sergi López, Joel Bosqued

 La inocencia (2019) / RTVE.ES

La inocencia (2019) / RTVE.ES

Lis es una adolescente que sueña con convertirse en artista de circo y salir de su pueblo, aunque sabe que para conseguirlo tiene que pelearlo duramente con sus padres. Es verano y se pasa el día jugando en la calle con sus amigas y tonteando con su novio, unos años mayor que ella. La falta de intimidad y el chismorreo constante de los vecinos obligan a Lis a llevar esa relación en secreto para que sus padres no se enteren. Una relación que cambia su vida para siempre. ¡Puedes verla aquí!

Invisibles (2020)

Reparto: Emma Suárez, Adriana Ozores y Nathalie Poza

 Invisibles

Invisibles RTVE.es

Tres mujeres se reúnen todos los jueves para dar un paseo antes de acudir a sus puestos de trabajo. Tratan de contarse lo que les sucede o les preocupa. A pesar de las diferencias y desencuentros, hay algo que une a estas protagonistas: la edad y el peso que sienten al saber que ya han recorrido prácticamente la mitad de sus vidas. Les une la triste sensación de que el paso de los años las ha desplazado de su lugar para arrinconarlas en un sitio en el que se sienten desubicadas y casi perdidas. Una película de Gracia Querejeta que puedes ver  gratis y online en nuestra plataforma.

Ventajas de viajar en tren (2019)

Reparto: Belén Cuesta, Quim Gutiérrez, Luis Tosar

'Ventajas de viajar en tren' (2019), el arte de la provocación

'Ventajas de viajar en tren' (2019), el arte de la provocación

Descubre una de las películas más sorprendentes de los últimos años en el cine español. La joven editora Helga Pato es abordada durante un viaje en tren. Su compañero de asiento es Ángel Sanagustín, un psiquiatra experto en trastornos de personalidad. Durante el viaje, Ángel le cuenta a Helga la sórdida y delirante historia del peor caso clínico al que se ha enfrentado jamás: el de Martín Morales de Úbeda, un enfermo paranoico extremadamente peligroso y obsesionado, entre otras cosas, con la basura. ¡Puedes verla aquí!

El crack cero (2019)

Reparto: Miguel Ángel Muñoz, Carlos Santos, Cayetana Guillén Cuervo

'El crack cero' (2019) llega a RTVE Play

'El crack cero' (2019) llega a RTVE Play

Precuela de la mítica saga de Jose Luis Garci sobre el investigador Areta. Seis meses después del suicidio del afamado sastre Narciso Benavides, una misteriosa y atractiva mujer casada visita a Germán Areta, prestigioso ex policía de la Brigada Criminal y ahora detective privado, para que inicie una investigación exhaustiva sobre el "Caso Benavides". La mujer está convencida de que el sastre, que además era su amante, fue asesinado. Aunque su instinto le dice a Areta que la gente sólo mata por amor o por dinero, poco a poco va descubriendo que hay más motivos, y más de un sospechoso, para quitar de en medio al sastre. ¡Puedes verla aquí!

La odisea de los Giles (2019)

Reparto: Ricardo Darín, Chino Darín

La odisea de los Giles (2019)

La odisea de los Giles (2019)

En Argentina, el término gil se refiere a una persona buena, ingenua y a la vez un poco incauta, como el grupo de vecinos de un pueblo de Buenos Aires, quienes deciden depositar todos sus ahorros en un banco para crear una cooperativa agrícola que, según creen, cambiará su destino. Pero, víctimas de una estafa, acaban perdiendo todo su dinero. Liderados por Perlassi, leyenda futbolística local, estos ocho giles deciden tomar la justicia por su mano en una noche que será la más legendaria de sus vidas. Ganadora del Goya a la Mejor Película Iberoamericana. ¡Puedes verla aquí!

Cosas que nunca te dije (1996), de Isabel Coixet

Reparto: Andrew MacCarthy, Lyly Taylor

Cosas que nunca te dije (1996), de Isabel Coixet

Cosas que nunca te dije (1996), de Isabel Coixet

El universo de Isabel Coixet sienta todas sus bases con esta película. Los actores llenan la pantalla con su tierna historia de amor. Un relato agridulce en el que la directora catalana se expresa en su máxima potencia con ese particular costumbrismo sutil, que se apoya en la anécdota cotidiana, en la torpeza de los diálogos corrientes, graciosos, para bucear en los sentimientos. Cosas que nunca te dije cuenta la historia de Ann, una joven dependienta de una tienda de fotografía, acaba de ser abandonada por su novio; para superar su angustia acude al Teléfono de la Esperanza, desde el que Don intenta ayudar a los demás. ¡Puedes verla aquí!

Función de noche (1981), de Josefina Molina

Reparto: Lola Herrera, Daniel Dicenta

Función de noche (1981), de Josefina Molina

Función de noche (1981), de Josefina Molina

Se cumplen 40 años de una de las películas más revolucionarias y vanguardistas del cine español. Cinta dirigida por Josefina Molina y protagonizada por la gran Lola Herrera. Una película única en la que el espectador no sabe si acude a una ficción o un documento real, porque lo cierto es que todo cuando vemos en ella es desgarradoramente verdad.  El film se articula como un documental que registra el reencuentro de Lola Herrera con su marido por aquel entonces Daniel Dicenta, en una conversación en la que se abren en canal y exponen como en un reality show todos los trapos sucios de su relación. ¡Puedes verla aquí!

Litus (2019)

RepartoQuim Guitiérrez, Andrián Lastrá, Belén Cuesta, Aléx García

Litus (2019)

Litus (2019)

Toni reúne de nuevo a sus amigos después de un tiempo sin verse. Tras la muerte de Litus, por fin pueden disfrutar de un rato juntos. Sin embargo Toni tiene una noticia inesperada: Litus dejó una carta de despedida para cada uno de ellos. Lo que debía ser un encuentro para hablar de Litus se convierte en ocasión para descubrir los secretos más íntimos y todas las emociones escondidas durante años. ¡Puedes verla aquí!

Verano 1993 (2017), de Carla Simón

Reparto: David Verdaguer, Bruna Cusí, Laia Artigas

Verano 1993 (2017), de Carla Simón

Verano 1993 (2017), de Carla Simón

Frida es una niña de seis años que, después de la muerte de su madre, debe mudarse a casa de sus tíos. Aunque su tía, tío y prima pequeña Anna la reciben con los brazos abiertos, Frida no acaba de adaptarse a su nueva vida. Lejos de su entorno cercano, viviendo en una casa en medio del campo, Frida debe entender lo que significa ser un niño en un mundo de adultos. Ganadora de la Biznaga de Oro a la Mejor Película en 2017. ¡Puedes verla aquí!

Entre dos aguas (2018)

Reparto: Isa Campo, Isaki Lacuesta

 Entre dos aguas (2018)

Entre dos aguas (2018)

Isra y Cheíto son dos hermanos que han tomado caminos muy diferentes en la vida. Cuando Isra sale de la cárcel y Cheíto termina una larga misión enrolado en la Marina, ambos regresan a la Isla de San Fernando. El reencuentro de los hermanos renovará el recuerdo de la muerte violenta de su padre cuando eran niños; la necesidad de retomar sus vidas y reconciliarse con ellos mismos les unirá de nuevo. La película obtuvo la Concha de Oro de San Sebastián a la Mejor película. Además, cuenta con una incréibla banda sonora compuesta por dos grandes: Kiko Veneno y Raül Refree. ¡Puedes verla aquí!

Barrio (1998), de Fernando León de Aranoa

Reparto: Críspulo Cabezas, Timy, Eloi Yebra, Marieta Orozco, Alicia Sánchez

Barrio (1998), de Fernando León de Aranoa

Barrio (1998), de Fernando León de Aranoa

En uno de esos barrios situados al sur de las grandes ciudades, a los que no llega ni el metro ni el dinero, Javi, Manu y Rai son compañeros de instituto, pero, sobre todo, amigos. Tienen esa edad en la que ni se es hombre ni se es niño, en la que se habla mucho de chicas y muy poco con ellas. Comparten también la vida en el barrio, el calor del verano y un montón de problemas. ¡Puedes verla aquí!

7 vírgenes (2009), de Alberto Rodríguez

Reparto: Juan José Ballesta, Jesús Carroza

7 vírgenes (2009)

7 vírgenes (2009)

Es verano en un barrio obrero y marginal de una ciudad del sur. Tano, un adolescente que cumple condena en un reformatorio, recibe un permiso especial de 48 horas para asistir a la boda de su hermano Santacana. Con su mejor amigo, Richi, se lanza a vivir esas horas con el firme propósito de divertirse y de hacer todo lo que le está prohibido: se emborracha, se droga, roba, ama y vuelve a sentirse vivo y libre. ¡Puedes verla aquí!

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba

Reparto: Natalia de Molina, Javier Cámara

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013)

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013)

David Trueba ganó el Goya a la mejor película con esta cinta. En 1966 John Lennon llega Almería para rodar una película. Paco deja por unos días su trabajo de profesor decidido a conocerlo. A su viaje se sumarán Belén y Juanjo, dos jóvenes en fuga. Almería en 1966 será para los tres una inolvidable estación en sus destinos. La película estuvo nominada en 7 categorías y se llevó 6 Premios Goya. Entre ellos, los de Actor Principal, para Javier Cámara, y Actriz Revelación, para Natalia de Molina. ¡Puedes verla aquí!

Tierra firme (2017), de Carlos Marqués-Marcet

Reparto: Natalia Tena, Oona Chaplin, David Verdaguer y Geraldine Chaplin.

Tierra firme (2017)

Tierra firme (2017)

A sus 38 años, Eva (Oona Chaplin) teme que su reloj biológico esté a punto de pararse para siempre y plantea un ultimátum a su novia Kat (Oona Chaplin): quiere tener un hijo. Ella, en cambio, cree que esa decisión puede cambiar su forma de vida, despreocupada y bohemia. En medio de este dilema aparece Roger (David Verdaguer), el mejor amigo de Kat que viaja a Londres desde Barcelona. La protagonista ve en él un potencial donante para lograr su propósito y, sorprendentemente, al joven le atrae la idea de ser padre. Los tres comparten un viaje en barco por los canales de Londres y una pregunta: ¿Es posible vivir el amor, la familia, y la vida de formas tan distintas y aún así permanecer unidos?

Tierra firme es una comedia romántica hispano-británica dirigida por Carlos Marqués-Marcet, con guion inspirado en el libro político Maternidades subversivas (2015) de María Llopis. Tuvo una gran acogida en su estreno en el Festival de Cine de Londres y fue nombrada Mejor película queer de 2018 por IndieWire. ¡Puedes verla aquí!

Petra (2018)

Reparto: Barbara Lennie, Marisa Paredes

Petra (2018)

Petra (2018)

Una caricia al ego y la memoria, así es Petra. Una mujer que no sabe quién es su padre, se lo han ocultado a lo largo de su vida, y se cierra en si misma. Tras la muerte de su madre inicia una búsqueda que le conduce a Jaume, un célebre artista plástico poderoso y despiadado. En su camino por conocer la verdad, pero Petra también experimentará cómo el destino da un giro a su lógica cruel abriendo un camino para la esperanza y la redención. ¡Puedes verla aquí!

Relatos salvajes (2014), de Damián Szifron

Reparto: Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia 

Relatos salvajes (2014)

Relatos salvajes (2014)

El éxito, el vértigo, la competencia y la desigualdad del mundo en que vivimos, producen que muchas personas se estresen o depriman. Algunas explotan. Esta es una película sobre ellos. Vulnerables ante una realidad que súbitamente se altera y se torna impredecible. Dirigida por Damián Szifrón con una crítica excelente, esta película obtuvo nueve nominaciones a los Goya en 2015 y se alzó con el galardón a Mejor película iberoamericana. ¡Puedes verla aquí!

Enemigo (2013)

Reparto: Jake Gyllenhaal, Mélanie Laurent

Enemigo (2013)

Enemigo (2013)

Abundie Bell es un profesor de historia con una vida monótona y una relación aburrida con una mujer llamada Mary. Un día, viendo una película alquilada, Abundie descubre un actor que es físicamente igual que él. Exactamente igual. Abundie comete el error de buscar a esa persona: un actor de poca monta llamado Anthony Claire. Este error desencadena una revolución en la vida de Abundie… pero también en la de Anthony, en la de Mary y en la de Helen, la esposa embarazada de Anthony. ¡Puedes verla aquí!

El secreto de tus ojos (2009), de Juan José Campanella

Reparto: Ricardo Darín, Soledad Villamil

El secreto de tus ojos (2009), de Juan José Campanella

El secreto de tus ojos (2009), de Juan José Campanella

Benjamín Espósito es oficial de un Juzgado de Instrucción de Buenos Aires recién retirado. Obsesionado por un brutal asesinato ocurrido veinticinco años antes, en 1974, decide escribir una novela sobre el caso, del cual fue testigo y protagonista. Reviviendo el pasado, viene también a su memoria el recuerdo de una mujer, a quien ha amado en silencio durante todos esos años.

Requisitos para ser una persona normal (2015), de Leticia Dolera

Reparto: Leticia Dolera, Manuel Burque

Requisitos para ser una persona normal (2015), de Leticia Dolera

Requisitos para ser una persona normal (2015), de Leticia Dolera

María creía que a los 30 años habría triunfado. Volver a casa de su madre no entraba en sus planes. Ahora que lo piensa, no cumple ninguno de los requisitos necesarios para ser una persona normal; a saber: tener trabajo, casa, pareja, aficiones, vida social, vida familiar y ser feliz. Dirigida por Leticia Dolera quién, además, es una de las protagonistas de este film que obtuvo 7 nominaciones y 3 premios en el festival de Málaga incluyendo mejor guión novel, mejor fotografía y mejor montaje.

A cambio de nada (2015), de Daniel Guzmán

Reparto: Miguel Herrán

 A cambio de nada (2015), de Daniel Guzmán

A cambio de nada (2015), de Daniel Guzmán

Darío y Luismi, adolescentes unidos por una fuerte amistad, empiezan a fraguar su futuro en los espacios de marginalidad que la sociedad les deja. Empujados por sus circunstancias individuales y familiares, comienzan a adentrarse en el mundo de la delincuencia y la marginación. La primera película como director de Daniel Guzmán supuso también el lanzamiento de Miguel Herrán como actor. La cinta fue una de las grandes sensaciones de 2015. Ganadora de dos Goya y de la Biznaga de Oro al mejor largometraje.

Nacida para ganar (2016)

Reparto: Alexandra Jiménez, Cristina Castaño

 Nacida para ganar (2016)

Nacida para ganar (2016)

Una comedia que involucra un grupo de antiguas amigas del instituto y una estafa piramidal: ¿Logrará Encarna (Alexandra Jiménez) la vida que siempre soñó o seguirá estancada en su ciudad, Móstoles? Al reencontrarse con María Dolores (Cristina Castaño), su vida da un vuelco. 

La novia (2015), de Paula Ortiz

Reparto: Inma Cuesta, Leticia Dolera, Luisa Gavasa

 La novia (2015), de Paula Ortiz

La novia (2015), de Paula Ortiz

Dirigida por Paula Ortiz, esta obra basada en 'Bodas de sangre' de Federico García Lorca. La Novia, que tuvo 12 nominaciones a los Premios Goya (se llevó dos, uno para Luisa Gavasa) es una gran historia de amor y una de las tragedias más bellas del imaginario español. En la película destacan la fuerza del paisaje y la fotografía que refuerzan la historia de un triángulo amarioso marcado por un deseo más fuerte que la ley y que la naturaleza salvaje del mundo que les rodea. ¡Puedes verla aquí!

Órbita 9 (2017)

Reparto: Clara Lago, Álex González, Belén Rueda

Órbita 9 (2017)

Órbita 9 (2017)

Helena lleva preparándose para una misión de supervivencia desde que nació. Aunque ella no lo sabe, forma parte de un ensayo científico de gran envergadura. Su destino cambiará cuando Álex se cruce en su vida y le haga descubrir una nueva realidad, totalmente inimaginable para ella. Pero la historia de amor en la que ambos se embarcan pondrá en riesgo un experimento de vital importancia para toda la humanidad.

Truman (2015), de Cesc Gay 

Reparto: Ricardo Darín, Javier Cámara, Dolores Fonzi

Truman (2015), de Cesc Gay 

Truman (2015), de Cesc Gay

Julián recibe la visita inesperada de su amigo Tomás que vive en Canadá. Los dos amigos, junto a Truman, su perro fiel, compartirán a lo largo de cuatro intensos días, momentos emotivos y sorprendentes, provocados por la difícil situación que está atravesando Julián. Dirigida por Cesc Gay, ‘Truman’ fue nominada a seis Premios Goya en 2016, de los cuales ganó cinco: Mejor película, Mejor actor de reparto (Javier Cámara), Mejor guion original, Mejor actor protagonista (Ricardo Darín) y Mejor dirección. ¡Puedes verla aquí!

Mi gran noche (2015), de Alex de la Iglesia

Reparto: Mario Casas, Blanca Suárez, Hugo Silva

Mi gran noche (2015)

Mi gran noche (2015)

Descubre aquí a Raphael y Mario Casas en todo su esplendor, dando rienda suelta a su talento y su voz. En esta película de Álex de la Iglesia, con Blanca Suarez, Hugo Silva, Mario Casas o Pepón Nieto, Raphael interpreta a Alphonso, la estrella musical de un show de Nochevieja, capaz de todo para asegurarse que su actuación tendrá la máxima audiencia. ¡Puedes verla aquí!

Musa (2017), de Jaume Balagueró 

Reparto: Leonor Watling, Ana Ularu

Musa (2017), de Jaume Balagueró 

Musa (2017)

Samuel Salomon, profesor de literatura, no pisa la universidad desde la trágica e inesperada muerte de su novia. Samuel sufre una recurrente pesadilla donde una mujer es brutalmente asesinada a través de un extraño ritual. De repente, la misma mujer que aparece todas las noches en su mente es hallada muerta en idénticas circunstancias a las de su sueño. Samuel se cuela decidido en la escena del crimen para averiguar la verdad, y conoce a Rachel, una joven que asegura haber soñado con el asesinato. Juntos, harán todo lo posible para descubrir la identidad de la misteriosa mujer. ¡Puedes verla aquí!

La librería (2015)

Reparto: Emily Mortimer, Bill Nighy

La librería (2017)

La librería (2017)

Tan bien supo adaptar Isabel Coixet la novela de Penelope Fitzgerald que se alzó en los Goya con nada más y nada menos que… ¡12 nominaciones! Además, se hizo con tres de los galardones: Mejor película, Mejor guion adaptado y Mejor dirección. ¿A qué esperas? ¡Puedes verla aquí!

La trama se desenvuelve a finales de los años 50, cuando Florence Green decide hacer realidad uno de sus mayores sueños: abandonar Londres y abrir una pequeña librería en un pueblo de la costa británica. Pero para su sorpresa, esta decisión desatará todo tipo de reacciones entre los habitantes de la localidad.

Intemperie (2019)

Reparto: Luis Tosar, Luis Callejo

Intemperie (2019)

Intemperie (2019)

Después de La voz dormida, Benito Zambrano sorprendió en su cuarto largometraje con una cinta que cabalga entre el western, los viajes iniciáticos y el lado más oscuro del alma humana. Se trata de una adaptación a la gran pantalla de la novela homónima de Jesús Carrasco. Está ambientada en la España de los años 40 y se trata de relato más de nuestro cine sobre la postguerra, ¡todo un clásico! ¡Puedes verla aquí!

La lengua de las mariposas (1999)

Reparto: Fernando Fernán Gómez, Manel Lozano

La lengua de las mariposas (1999)

La lengua de las mariposas (1999)

En una pequeña aldea gallega, Moncho, un niño de 8 años, comienza el colegio con los clásicos temores. el profesor, un viejo republicano de ideas liberales le tranquiliza y le inicia en el descubrimiento del mundo. Ese es el argumento de la novela que Jose Luis Cuerda llevó al cine a finales de los 90 en una adaptación premiadísima que rápidamente se convirtió en uno de los clásicos de nuestro cine. ¡Puedes verla aquí!

La playa de los ahogados (2015)

Reparto: Carmelo Gómez, Antonio Garrido, Celia Freijeiro

La playa de los ahogados (2015)

La playa de los ahogados (2015)

Domingo Villar es uno de los autores de género policiaco más populares de las letras españolas, por eso no es de estrañar que tarde o temprano llegase a los cines la adaptación de una de sus novelas. Apasionado también del cine, en esta ocasión el propio Villar participó en la creación del guión de esta película junto al cineasta Felipe Vega. ¡Puedes verla aquí!

Siete mil días juntos (1994), de Fernando Fernán Gomez

Reparto: Pilar Bardem, José Sacristán, Chus Lampreave

Siete mil días juntos (1994)

Siete mil días juntos (1994)

Otra de las grande obras de Fernán Gómez, del que este año se celebra su centenario. La historia nos habla de Petra y Matías, un matrimonio mal avenido. Él trabaja como bedel en la escuela de anatomía. Allí tiene un amigo inseparable, Luis, un hombre de inclinaciones peculiares. Petra tiene un carácter agrio e intransigente, de modo que sus discusiones con Matías son constantes, pero ella se cuida mucho de no levantarle jamás la voz. A él, sin embargo, le tiene sin cuidado el que dirán y grita sin contemplaciones. Las vecinas, que son unas cotillas, están al tanto de todo lo que ocurre en casa de Petra y Matías. ¡Puedes verla aquí!

Formentera Lady (2018), de Fernando Colomo

Reparto: José Sacristán, Xisco Segura, Mireia Sobrevela

Formentera Lady (2018)

Formentera Lady (2018)

Samuel llegó a la Formentera hippie de los 70 y allí sigue. Vive sin luz y toca el banjo en un bar. Un día recibe la visita de su hija Anna y de su nieto Marc. Desempleada desde hace tiempo, ha aceptado un trabajo en Francia que la obliga a irse sola. Convertido en isla dentro de otra isla, Samuel tendrá que aprender a convivir con un niño de 10 años y, empujado a revisar su pasado, emprenderá un viaje por las sombras de su paraíso. ¡Puedes verla aquí!

Magical Girl (2014), de Carlos Vermut

Reparto: Barbara Lennie

Magical Girl (2014)

Magical Girl (2014)

Luis, sabe que lo que más desea su hija Alicia, de doce años y enferma de leucemia, es un vestido de un personaje de ficción y cumplir trece años. Luis está en paro, el vestido es carísimo, pero lo tiene que conseguir antes de que no se cumpla el segundo deseo, y no reparará en los medios. Dirigida por Carlos Vermut, este largometraje cuenta con 6 premios, uno de ellos a los Goya por mejor actriz (Bárbara Lennie). ¡Puedes verla aquí!

Las furias (2016), de Miguel del Arco

Reparto: Carmen Machi, José Sacristán, Alberto San Juan, Bárbara Lennie

Las furias (2016)

Las furias (2016)

Marga, una mujer de casi setenta años, anuncia a sus tres hijos que tiene la firme intención de vender la casa familiar de verano con el propósito de emprender un largo y misterioso viaje. Los invita a pasarse por allí para elegir los muebles y recuerdos que quieran conservar antes de la venta. ¡Puedes verla aquí!

Viaje a ninguna parte (1986)

Reparto: José Sacristán, Juan Diego, Gabino Diego

Viaje a ninguna parte (1986)

Viaje a ninguna parte (1986)

Franquismo, años cuarenta. En una compañía de cómicos medio emparentados entre sí, aunque no recuerdan con precisión cuál es su parentesco, surgen amores y desamores. Hay separaciones dolorosas y encuentros felices; el trabajo se entremezcla con el amor y los problemas económicos con los familiares. ¡Puedes verla aquí!

Quatretondeta (2016)

Reparto: José Sacristán, Laia Marul, Sergy López

Quatretondeta (2016)

Quatretondeta (2016)

La mujer del viejo Tomás ha muerto, pero a él no le dejan enterrarla porque la familia de la difunta reclama el cuerpo en París. Tomás decide entonces robar el cuerpo para enterrarlo en Quatretondeta, un pequeño pueblo del interior de Alicante, como le había prometido a su esposa. ¡Puedes verla aquí!

El asesino de los caprichos (2019)

Reparto: Maribel Verdú, Aura Garrido

El asesino de los caprichos (2019)

El asesino de los caprichos (2019)

Las mujeres toman el mando. Ahora son ellas quienes atrapan al asesino y no la víctima. Esta es la historia de El asesino de los caprichosun thriller feminista con un duo policial irresistible. Varios crímenes en un barrio de clase alta tienen algo en común: sus víctimas coleccionan grabados de Goya. Las inspectoras Carmen Cobos y Eva González inician la investigación en un entorno elitista en el que el tráfico de obras de arte es habitual. Tienen que descubrir a un asesino que reproduce con sus víctimas las escenas de los Caprichos de Goya. ¡Puedes verla aquí!

El cuento de las comadrejas (2019)

Reparto: Clara Lago, Graciela Borges

El cuento de la comadreja (2019)

El cuento de la comadreja (2019)

Clara Lago protagoniza el primer filme de Campanella tras El secreto de tus ojos (2009). El cuento de las comadrejas reflexiona sobre el paso del tiempo, la vanidad, el choque entre lo viejo y lo nuevo o el capitalismo.

Una gran estrella de la edad de oro del cine, un actor en el crepúsculo de su vida, un guionista frustrado y un antiguo director viven juntos en una mansión donde han creado un ambiente inusual. La llegada de una pareja joven que busca persuadir a la actriz para que venda la tierra obliga a los demás habitantes de la casa a unirse y conspirar para evitarlo. ¡Puedes verla aquí!

Madre (2019), de Rodrigo Sorogoyen

Reparto: Marta Nieto

Madre (2019), de Rodrigo Sorogoyen

Madre (2019), de Rodrigo Sorogoyen

Continuación del corto ganador de un Goya, Madre (2017). Elena recibe una llamada de Iván, su hijo de seis años, quien le dice que está perdido en una playa en Francia y que no encuentra a su padre. Esas palabras desesperadas de su hijo fueron lo último que supo de él. Diez años más tarde, Elena vive en la misma playa donde desapareció su hijo, trabaja de encargada en un restaurante y está empezando a salir de ese oscuro túnel donde lleva anclada tanto tiempo. ¡Puedes verla aquí!

Esa pareja feliz (1951), de Bardem y Berlanga

Reparto: Fernando Fernán Gómez, Elvira Quintillá

Esa pareja feliz (1953)

Esa pareja feliz (1953)

Juan y Carmen son un humilde matrimonio madrileño. Ella se ocupa de las labores domésticas y él trabaja como electricista en unos estudios de cine. Sus sueños de bienestar se hacen realidad cuando ganan un concurso patrocinado por una marca de jabón. Se trata de la elección de "la pareja feliz": Durante 24 horas la pareja seleccionada recibe toda clase de invitaciones y obsequios. Pero, precisamente el mismo día, Juan debe resolver dos serios problemas que Carmen desconoce. ¡Puedes verla aquí!

La herida (2013)

Reparto: Marian Álvarez, Manolo Solo, Patricia López Arnaiz

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - La herida - Ver ahora
Transcripción completa

(MURMULLO DE CONVERSACIONES)

(MENSAJE AL MOVIL)

(RESPIRA NERVIOSA)

(CIERRA EL MOVIL)

(PASOS, CONVERSACIONES)

(AVISO DE MEGAFONIA)

(MEGAFONIA) «Doctora Abades, acuda a pediatria .

(ABRE EL GRIFO)

(ALBOROTO DE MUCHA GENTE)

?Donde te metes? Ha entrado un aviso.

He tenido que ir al bano. Joder, Anita.

Me dijiste que vigilabas y te la has dejado abierta.

Me encontraba mal.

Pues avisame.

?Estas bien? Si.

He vomitado, algo me habra sentado mal.

Si quieres conduzco yo. ?Te saco una bolsa?

Si quiero bolsas, las cojo yo, gracias.

(SIRENA DE EMERGENCIAS)

(INTERMITENTE)

(ABRE UN CAJON)

(CIERRA EL CAJON)

(ALARMA DE RELOJ)

(APRIETA UN BOTOn)

(INICIO DEL ORDENADOR)

(GOLPES EN LA PUERTA)

Si. Ya estoy en casa, carino.

Vale. ?Has comido?

Si.

(SE ALEJAN PASOS)

Hola, Alex, ?que tal?

?Ah, si? Pues ni idea, la verdad.

Bueno, tampoco he podido llamar yo en toda la manana.

Ya.

Oye, Alex, perdona,

igual me he pasado un poco con el mensaje que te he enviado.

Ya.

Ya.

Entiendeme tu a mi tambien, ?vale?

Bueno, no le demos mas vueltas.

?Te apetece que me pase luego por tu curro, cuando acabes,

y lo hablamos?

Joder, que putada, a esa hora ya no paso, que manana madrugo.

Vale.

Habras aprovechado para pedirle a tu jefe que te cambie el puente.

Joder, Alex, tio, yo flipo.

No, es que luego soy yo la que esta loca,

a la que se le va la cabeza. Te he pedido perdon.

No, no, no empiezo nada.

Vale, mejor hablamos manana, si.

(MOVIL)

(MOVIL)

(ARROJA EL MOVIL)

(GOLPES EN LA PUERTA)

Carino, ?estas bien? Si.

Que se me ha caido una cosa.

Ya esta la cena.

Cena tu, que yo no tengo hambre.

(CORRE AGUA DEL GRIFO)

(VAJILLA ENTRECHOCA)

Buenas noches. ?No cenas nada?

No, me voy a la cama.

Que descanses, carino.

(SE CIERRA LA PUERTA)

(SE CORRE EL PESTILLO)

(TELEVISION LEJANA)

(RADIO) «-Parecen categorias... categorias estancas, ?no?

O perteneces a... Solo hay dos tipos de personas.

-Blanco o negro .

(MELODIA DE INICIO)

(CIERRA EL MOVIL)

(DEJA EL MOVIL SOBRE EL BANCO)

(MENSAJE AL MOVIL)

(CIERRA EL MOVIL Y LO DEJA)

?Te acuerdas de Asun? La pelirroja.

La paciente que se nos despelotaba.

Se desnudo dos veces aqui por la cara.

Exacto, pues se va a casar.

?Se va a casar? (RIE) ?A que no sabes con quien?

Agarrate, con Julito, el de mantenimiento.

Julito... Pero ?como se va a casar si esta loca?

(RIE) Si, esta loca, pero tambien buena, tambien.

Joder, vaya parejita. (RIE) Aja.

Pero si el es horrible. (RIE)

Seguro que se montan numeritos. «Julito... .

No, no. «Sintonizame la CM, por favor .

(RONRONEA Y RIE)

(RIE)

?Estas bien ya?

Si, mejor.

Oye, si quieres, podemos ir al mediodia

adonde Alex y tomarnos unas cervecillas.

Hoy no curra.

Ya.

-?Hoy toca enfado?

?Como?

-Estas muy seria.

Es por tu novio.

Pues si, Martin, mi novio.

-?Que hace? Pues que pasa de mi, eso hace.

Que pasa. -Pues dejalo, Anita.

Te vienes a vivir conmigo. En eso estaba yo pensando, si.

-Tu te lo pierdes, porque yo te trataria como a una reina.

(CANCION) #Te trataria como a una reina...

#...en tu palacio de cristal.

Impresionante, Martin, ?cuando dices que nos casamos?

?Y el movil?

-Aqui.

Es una mierda esto. ?Como va a ser una mierda?

-Mira, hago lo que me dices, esto no funciona.

A ver, no, lo primero...

Siempre colgado, Martin, como las llaves, ya lo sabe.

?Y ahora que pasa? A ver.

Le tiene que dar al verde.

Lo tiene que marcar y darle al verde.

A ver, llameme. -Cono, al verde.

Es que siempre se me olvida esto. Ana, verde.

Ahi, a ver.

-Ahora.

(MOVIL)

(MOVIL)

?Trabajamos un poquito?

Venga.

Que empiecen por «me .

-Mesa.

Meta.

Mecano. Muy bien.

-Mear.

Mexico.

Nombres propios no valen.

-Menta. Muy bien.

-Melaza.

Meter.

Me queda una.

-Melon. Muy bien, Martin.

Perfecto.

Lo voy a apuntar a un concurso de la tele.

Me los llevo por delante, Martin.

Hasta manana. -Chao.

(GOLPES EN LA PUERTA) ?Si?

Ya estoy en casa, carino. Vale.

?Has comido? Si.

He traido pizza,

por si te apetece. Vale.

(ALARMA DEL RELOJ)

(PARA LA ALARMA)

Alex, que soy yo.

Joder, perdona, se me fue la pinza ayer.

Dame un toque, anda, o cogeme el movil.

Te quiero.

(CIERRA EL MOVIL)

(GOLPES EN LA PUERTA) Ana.

Si. ?Me abres?

Me quedo el fin de semana en casa de Luis.

Llamame al movil si quieres cualquier cosa.

Vale. ?Estaras bien?

Si, claro.

Puedes decirle a alguna amiga que venga el fin de semana.

Asi no estas sola.

Vale.

En el frigo tienes menestra y te he dejado el congelador lleno.

Portate bien.

Nos vemos el lunes.

(TV) «-Al ambiente festivo en el centro

se han sumado miles de personas. -El ahorro del que hablan

solamente lo tienen ellos, quiero decir

no han dado todos los estudios economicos

y todas las vueltas. -El Gobierno... .

Alex, que soy yo otra vez, llamame, anda.

(CIERRA EL MOVIL Y LO DEJA)

(MUSICA DISCO)

Espera, para, para, para.

-?Que pasa?

No va a entrar nadie.

He dicho que pares, hostia.

(ABRE EL MOVIL)

Eres un mierda, Alex.

Que sepas que eres un imbecil y un mierda.

Me has dejado tirada, cabron.

Que estoy hecha mierda y lo sabes.

Y ni siquiera me llamas.

Eres una puta mierda de persona.

Una puta mierda.

Que no.

Que es broma.

Que yo te quiero mucho.

Que eres muy majo.

A ver...

Te queria comentar una anecdotilla para cuando escuches esto.

El otro dia estabamos Jaime y yo currando con la ambulancia.

Y vimos una ambulancia que se habia estrellado.

Otra ambulancia.

Y el chico que la conducia

pues estaba muerto.

Estaba muerto.

Tenia la cabeza abierta

y todos los sesos por ahi.

Un asco.

?Sabes lo que pense cuando lo vi?

Que ojala fuera yo.

Eso pense.

Que ojala fuera yo.

Que a ver si tengo un poco de suerte

y me estampo

y me mato de una puta vez,

ya que no tengo huevos de matarme yo misma.

(DEJA LAS LLAVES)

Voy a coger esto y pongo una lavadora.

(VAJILLA ENTRECHOCA)

(SE ABRE LA PUERTA)

A Luis le surgio un imprevisto

y me dejo anoche en casa camino del aeropuerto.

El puente tampoco estara.

Podiamos hacer algo por mi cumpleanos.

El puente tengo la boda.

Es verdad.

?Al final vas?

Ya sabes lo que pienso.

Nadie te ha pedido tu opinion.

No te va a hacer ningun bien.

Tampoco me hace ningun bien esa actitud cobarde que tienes

y aqui estamos.

(ALARMA DE MICROONDAS)

(RISAS DE LA MUNECA)

-Un euro.

(RADIO) «-Principalmente se nos quedan en la zona

de trapecios, se nos quedan en la zona media de la espalda,

en la zona dorsal. En esa zona estan mas

todo lo que es la contradiccion emocional .

Elena. -Hola.

?Que tal? Cuanto... tiempo. -Muy bien.

Buenas. ?Que tal tu viaje? -Fenomenal.

?Te lo has pasado bien? -Si, muy bien.

Ahora me lo cuentas todo. Vamos, que te tengo una sorpresa.

-?Ah, si? -Bueno, venga, Elena.

Te dejo con tu amiga. -Adios, papa.

-Luego nos vemos. Hasta luego.

Hasta luego. Vamonos, Elena.

(ININTELIGIBLE)

?Has subido a la torre Eiffel? -Si.

Madre mia, que suerte tiene. -Muy bonito.

Paris no lo conozco, espero que un chico guapo me lleve.

-Ah... Y de momento, pues...

Y...

Y yo...

Es...

Estoy...

Es...

Pera...

Esperando...

Se...

Sen...

Sentada.

A ver si nos ligamos a uno y nos lleva.

Paris, o que nos lleve Elena a la proxima.

-Estaria muy bien. Si, nos vamos con ella.

Si.

Si, y...

A...

Si, a ve...

Si, a ver...

Si...

Li... Si, a ver si ligas.

A ver si liga Elena.

Oye, ?tu estas rebotada con Alex?

Yo, ?por que? (CON LA BOCA LLENA) No se.

Como no hemos pasado por alli en toda la semana...

Esta de baja, se ha hecho un esguince.

Ah.

Anita, ?cuanto tiempo llevamos currando juntos?

Unos cuatro anos o asi, ?por? No, por saberlo.

?Estas harto o que? ?Yo?

Para nada.

(RIE)

?De que te ries?

Es que me estoy acordando

de mi primer dia de urgencias, el dia que te conoci.

?Y? ?No te acuerdas?

No. Si, hombre.

Estaba la senora histerica: «Haz algo, que se me muere.

Que se me muere, se me muere . Y miro al suelo

y esta el tipo tirado.

Muerto, azul estaba. (RIE)

Y la senora histerica gritando: «Que se nos va, se nos va.

Haz algo, que se nos va . ?No le dijiste: «Senora,

tranquilicese que no se va a ninguna parte .

Yo, para tranquilizar a la mujer, la hacia la reanimacion.

Me parecia tan ridiculo que ni media.

Luego me di cuenta, he roto la mitad de las costillas.

Y la senora seguia histerica gritando: «Haz algo, haz algo .

(RIE) Joder.

Joder, pues no me acuerdo.

?Como no te vas a acordar? Menos mal que estabas y me animabas.

Me decias que pasaba a menudo, que era normal.

?Es normal partirle las costillas a un muerto?

(RIE) Estaba que me piraba del curro pero ya.

Tu: «No, Anita, la ambulancia da muchas satisfacciones .

?Satisfacciones? ?Yo dije eso? Si, tu.

Satisfacciones, los cojones.

En urgencias estaba deseando llegar

y que el tipo de turno estuviera ya muerto.

Asi no me sentia culpable si se me moria a mi.

Para mi era un alivio que estuvieran muertos.

Bueno, por eso ahora estamos con traslado, ?no?

(SIRENA DE EMERGENCIAS)

Jaime, ya estoy, me voy.

Vale, hasta el lunes.

(ARRASTRA UNA MALETA)

Felicidades.

Gracias.

Si no te gusta, lo puedes cambiar.

No.

Es precioso.

No te devuelven el dinero, pero te lo cambian por otra cosa.

Es muy bonito.

Gracias.

Me voy.

Que tengas buen viaje.

Venga, que vas a llegar tarde.

(GRAZNIDOS DE GAVIOTAS)

(SE CIERRA LA PUERTA)

Hola, Elena, soy Ana Ortega, del instituto.

Estoy unos dias por aqui y te llamaba para saber

como lo tenias para quedar. Si escuchas este mensaje, llamame.

?Sandra? Hola, soy Ana, Ana Ortega.

Si, si, mucho tiempo, si.

Bien, bien, ?y tu que tal?

Ah, muy bien. Nada, que estoy unos dias por aqui...

Si, bueno, para una boda. Aja.

Te llamaba para ver como lo tenias para quedar y eso.

Pues hoy mismo, ?no?

Ya, pues no se, ?no tienes un descanso o algo?

Si quieres me paso yo por donde estes trabajando, no me importa.

Ah, pues genial, si... si puedes intentarlo...

Muy bien, si, nos ponemos al dia y eso.

Vale, pues...

Hacemos eso, te llamo en un rato y tu ya me dices.

Vale, muy bien, Sandra, venga, un beso, adios, adios.

-Ana.

Hola. -Hola.

?Que tal? Bien.

-?Y que haces, compartes?

Si, bueno, con mi chico.

Nos mudamos juntos hace un ano. -?Con Sergio?

?Estais juntos todavia? Se fue a Madrid el.

No, Sergio no, eso se acabo. Ahora estoy con Alex.

-Ah. Llevamos como dos anos ya.

Ah, que bien. Si.

-?Y que hace? Es dentista.

-Dentista, que chollo. Si, bueno, acaba de terminar

y esta montando la consulta y esto, pero muy bien.

-Aja.

Oye, ?como esta Carmen?

-La verdad, hace anos que no la veo.

No se.

Tambien he llamado a Elena. -Mira, con Elena si suelo estar.

No mucho, pero nos vamos viendo. Ah.

-Si, ?y va a venir? Pues no lo se.

La he llamado, pero no me ha contestado, asi que no lo se.

-Que pena, ya me apetecia verla. Si.

Hubiese estado bien, si.

?Que haces manana?

Como mi chico no ha podido venir al final,

se ha quedado sitio en la mesa.

-Jo, pues... me encantaria, Ana,

lo que pasa es que manana tengo comida familiar.

Entonces no puedo, pero te agradezco un monton.

De verdad, igual la proxima.

Si, claro, para la proxima.

-?Y... con quien se casa?

Ni idea, no la he visto en mi vida.

-Pues yo suelo cruzarme con el, con tu padre.

No lo he visto nunca con ninguna, tampoco te puedo decir.

Hace siglos que no lo veo.

-?Y eso?

Siempre recuerdo que era el que nos llevaba al parque de los molinos.

?No te acuerdas?

Nos recogia a todas en el cole y nos llevaba a los molinos.

Creo que te equivocas, ?eh?

Tampoco te estoy pidiendo tanto.

Que te vengas un rato en la boda, no creo que sea para tanto.

-Eh... A ver, Ana.

Tengo un compromiso, te lo he dicho.

No se, me llamas hace un rato y estoy aqui, pero manana no puedo.

Ana, no empieces.

No empiezo nada.

Creia que las amigas estaban para estas cosas, pero ya veo que no.

Que te importo una puta mierda.

(DEJA MONEDAS) -Ana.

Ana.

(MARCHA NUPCIAL, APLAUSOS)

(APLAUSOS Y VITORES)

-Hola. -?Que tal?

-Gracias, gracias.

Hola, hola, hola.

Que guapa estas, que guapa.

Hola, ?que tal? Si, si. -Buenas.

(SE BESAN) -Enhorabuena.

-Hola, si, gracias.

Anita.

Al final has venido.

No te he visto en la ceremonia. He perdido el tren.

-?Y estas sola? ?No venias con tu novio?

No ha podido venir.

-?Estas bien?

?No te alegras de verme?

Que ilusion verte, Anita.

Estas guapisima.

Ven, que te presento a Susana.

Ahora mismo lo hablo y te sientas con nosotros.

Susana, esta es Ana.

-Ana, hola.

Tu padre me habla mucho de ti. Pensabamos que no habias venido.

Si, al final si.

-Bueno, pues, vamos entrando, ?eh? Vale.

-Vamos.

-Debe de ser emocionante eso de la ambulancia.

?Como?

-Que debe de ser emocionante trabajar en la ambulancia.

No estoy en urgencias, hago traslados.

-Ah.

Me fui de urgencias para no ver tantos muertos,

pero ahora es peor porque a los que se mueren los conozco tiempo.

-Ya me imagino.

-Y aprendio a tocar el piano a los... 60 y tantos anos.

-?Y ahora cuantos tiene? -Puede tener 65, 66.

Pues del parque de los molinos no me acuerdo.

-?Como?

Papa.

-Anita, ?lo estas pasando bien?

Esperame un segundo y te traigo algo, que estas seca.

Me alegro mucho de que hayas venido.

Susana es un encanto, ya veras.

Puedes visitarnos cuando quieras.

Puedes venir con tu novio, asi lo conozco.

Lo hemos dejado.

Ya, y por eso no ha venido.

Bueno, el se lo pierde.

Con mas motivo te vienes a vernos y pasas una temporada con nosotros.

No me gusta que estes sola.

Mi amor, dejemonos de caras tristes.

Vamos a bailar.

No se, no se bailar. -Venga, Anita.

Con los bailes que te pegabas conmigo de pequena...

Vamos. Si.

(CANCION) #'Cause he had the eyes of a movie star.

#Looks from the cinema.

#Words that were gentle and true.

#Yes, he had the eyes of a movie star.

#Voice like a soft guitar.#

-Estas muy guapa, Ana.

Pero no estes tan seria.

(CANCION) #He walked me home.

#Then he kissed me goodnight.#

Papa. -Dime.

Eres un hijo de puta.

(CANCION) #...I could tell.

#For he looked kinda swell.

#That tomorrow I will see him...

#...see him as well.

#'Cause he had the eyes of a movie star.

#Looks from the...#

-Oye.

Perdona, pero aqui no se puede fumar.

Un chupito de vodka.

Oye, ven.

?Tu como te llamas? -Quique.

Quique, ?eh? Quique...

Vamos a brindar, venga, ponte dos chupitos.

-Lo siento, no me dejan beber. Si no te va a ver nadie...

Venga. -No me dejan, de verdad.

Venga, Quique, no seas soso.

Vamos a brindar, hombre.

Por nosotros.

Va, bebe un poco, Quique.

?No?

No.

(CONVERSACION CERCANA)

Pues tu te lo pierdes, Quique.

Os invito, salud.

Quique, cambia un poco la musica, ponte algo bueno para bailar.

-Lo siento, la musica no la controlo yo.

Venga, que esto es un rollo. Ponte esta de...

Eh... ?Si? ?Sabes?

La de... (TARAREA DOS NOTAS)

(TARAREA)

(TARAREA)

(TARAREA)

Largate.

-?Como? Que te largues.

-Joder...

(SE SUBE LA CREMALLERA)

(SE ALEJAN PASOS)

(SE ABRE Y SE CIERRA LA PUERTA)

(LLORA)

(LLORA)

(LLORA)

(LLORA)

(TECLEA EN ORDENADOR)

(ALARMA DE RELOJ)

(SE CIERRA UNA PUERTA)

(SE ACERCAN PASOS)

(GOLPES EN LA PUERTA) Si.

Ya estoy aqui, carino. Vale.

?Has comido? Si.

(SE ALEJAN PASOS)

?Y se te quedaria mas caro?

Hombre, 60 euros al mes, que a lo tonto ya es pasta, ?eh?

Ademas, tiene muchas cosas que no... no se para que sirven.

Como aire acondicionado por zonas, que no voy a utilizar.

Eso es climatizador, puede estar bien,

porque puedes poner la temperatura que quieras

en la zona del coche que quieras.

Lo que esta de puta madre es la radio.

Le enchufas el movil y lee .mp3 y lo que le echen.

Ah.

Oye, igual eso se lo podias poner al otro.

Ah, claro, no lo habia pensado.

Si.

Y pasar ya del bus y de levantarme a las cinco.

Claro.

Y poder irte los fines de semana al campito, ?no?

Desconectar sin depender de nadie.

Si, eso digo yo, que te cambia la vida.

Y con lo que te gusta a ti conducir.

?Como esta, Martin?

Desde el ingreso no lo veiamos y lo estabamos echando de menos.

Martin, soy yo, Ana.

Vamos con los meses del ano. Empiezo yo, ?vale?

Enero.

-Febrero, marzo.

Muy bien.

Abril.

-Abril.

Mayo.

Junio.

Julio.

Agosto.

Septiembre, octubre, noviembre.

-Y diciembre. Muy bien, Martin.

Muy bien.

?Eres gilipollas o te pasa algo? Ten cuidado, joder.

Jaime, que perdona.

Tranqui, Ana.

No pasa nada.

Es que esta hecho mierda, me da mucha pena.

Ya, y a mi.

Perdona.

Te dejo esto aqui, voy al bano. -Vale.

-Importante, si salimos, contraataque.

Si no hay contraataque, jugamos libre o azul.

Si no llegamos, quedamos en 23.

Vale, vale, vale.

-!Fuerte!

Hasta el miercoles.

(VAJILLA ENTRECHOCA)

Mira, es el modelo antiguo de ese.

(TV) «-Puede darte mayor potencia .

?Rojo te lo vas a comprar?

No.

Igual gris.

Es bonito.

Me voy a dormir. Buenas noches.

(ANUNCIOS EN TELEVISION)

(TIMBRE DE LA PUERTA)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

?Como esta, Martin?

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

Hola, carino.

?Estas bien? Si, si.

No te preocupes.

?Y que haces en la cama?

Nada, no me encontraba bien y he preferido tumbarme.

?Y Luis?

?Os habeis peleado?

?Seguro que estas bien?

-?Si? Soy Ana.

-?Que Ana? Ana Ortega.

-Ah, si, sube. Ya.

(MUSICA A GRAN VOLUMEN)

(CANCION) #Si te aburren los deberes y te aburren los vecinos,

#no te aburras, no seas tonto, juega al super disco chino.

#?Que es aquello que alucina, va volando y no hace ruido?

#Es un disco de la China, es el super disco chino.

#Si me prestas tu tu disco... Yo te presto a ti mi disco.

#!Que jaleo, que jaleo! Todo el mundo esta al disqueo.

#Disco, disco, chino, chino.

#Fino, filipino.

#Disco, disco, disco, disco, chino, chino, chino, chino.

#Fino, fino, fino, filipino.

#Fruiti, pita, pita, pita, pita, pa.

#Disco, disco, disco, disco, chino, chino, chino, chino.

#Fino, fino, fino, filipino.

#Filipino.#

-Perdona.

?Tienes un cigarro?

Y... y... ?me lo darias, por favor?

Gracias. ?Fuego?

Que lo estoy dejando.

Estas en el turno de manana, ?no? Con Jaime.

No se como aguantais esos madrugones.

Yo estoy en el de tarde y no puedo con ellos.

Ah, ya veo, eres mudita.

O se te ha comido la lengua el gato.

Si que ha tardado la mudita, ?que estarias haciendo ahi dentro?

No tardo nada, ?me esperas?

(CANCION) #No hay dolor, no hay dolor.

#Ten a mano el rosario, porque ya cayo el dictador.

#O eso dice la radio extendiendo el rumor

#de que todo es un plagio.

#Puestos a pedir

#que alguien baje y llene el saco.

#Puestos a pedir...

#Ya no dan abasto.

#Tomalo, tomalo, el legado es dramatico.

#Tengo lleno el salon de arrecifes de barro.

#Vendedores de shock para un invierno sabatico.

#Puestos a pedir

#que alguien baje y llene el saco.#

-Ademas de mudita, escurridiza. Eres una joyita tu.

Oye, me ha encantado la cancion.

Superdivertida.

La habreis estado ensayando toda la semana.

?Si o no? Ni idea.

No lo tienes muy claro.

Ya dice Jaime que contigo nunca se sabe.

(CANCION) #Tomalo, tomalo.

#Tomalo, tomalo.#

?Eso dice Jaime?

-Bueno, es una forma de hablar.

Eh, no eres mudita, el gato no se te comio la lengua.

?En que quedamos? ?Se la comio o no?

Perdona un segundo.

Voy a saludar a un amigo, que no ha dicho ni «hola .

Pero vuelvo ya. No te muevas otra vez.

#Puestos a pedir...

#Ya no dan abasto.#

(CONVERSACIONES Y RISAS)

?Te encuentras bien? Si, si.

Si.

(RADIO) «-Esta manana de sabado vamos a acabar mirando

especialmente a nuestros jovenes,

bueno, nuestros jovenes que muchas veces hacen... .

-Bueno, tienes mi tarjeta. Si.

-Para cualquier cosa que necesites estoy a tu disposicion.

Muy bien.

?Es ese de ahi? -Ese.

(INTERMITENTE)

?Me pones una cerveza? Sin alcohol.

?No te tomas tu una?

(SACA UNA BOTELLA)

(DESTAPA UNA BOTELLA)

Si no bebes, trae mala suerte.

Me he comprado un coche.

De primera mano, al final.

Lo he cogido esta manana y, dando una vuelta, he pasado por aqui.

Creo que me va a venir guay.

Para salir los «findespor ahi, al monte.

Ya sabes, por la respiracion, los nervios.

Ya.

Si quieres, te lo enseno, lo he aparcado ahi mismo.

No se, si te apetece, pues

cuando termines, podriamos dar una vuelta.

Podriamos ir al sitio del cordero que decias, el de la sierra.

Y comer, dar un paseo...

Lo cerraron, hace tiempo.

Pues a otro sitio, no se.

Igual no es buena idea.

Estoy mucho mejor, Alex.

Me gustaria que me perdonaras.

?El que?

Pues no se.

Todo, supongo, mi mal genio.

Estas perdonada.

?Pero?

Pero nada.

Estas perdonada.

?No te apetece ir luego a tomar algo cuando cierres?

Para charlar.

Mejor lo dejamos asi, ?no crees?

?Me cobras?

Estas invitada.

Bueno, pues nada.

?Por que no me das un abrazo despues de todo este tiempo?

Venga, hombre, sal, no te va a ver nadie.

Tranquilo, que no hay gente.

Bueno...

(CONVERSACION CERCANA, NINOS)

(INTERMITENTE)

Somos Cine - La herida - Ver ahora

Ana tiene 28 años y se siente útil y satisfecha en su trabajo rutinario ayudando a otros. Sin embargo, fuera de su jornada laboral, Ana tiene serios problemas para relacionarse. Es socialmente torpe, incluso agresiva, con las personas más cercanas y queridas. No puede controlar este comportamiento ni sus emociones, por las que sufre y se atormenta, sintiéndose culpable. En el fondo solo querría estar bien consigo misma y con los demás, ser feliz. Poco a poco, su conducta se va haciendo cada vez más autodestructiva hasta autolesionarse, sintiéndose cada vez más aislada. Ana padece lo que los psiquiatras llaman trastorno límite de la personalidad, o conducta 'borderline'. Pero ella no lo sabe. Dirigida por Fernando Franco, obtuvo seis nominaciones en los Goya de 2014, de los cuales ganó dos: a Mejor actriz protagonista (Marian Álvarez) y Mejor dirección novel. 

La comunidad (2000), de Alex de la Iglesia

Reparto: Carmen Maura, Terele Pávez, Emilio Gutiérrez Caba

No recomendado para menores de 13 años Somos cine - La comunidad - Ver ahora
Transcripción completa

Maullido

Sí, te escucho. Empiezas a trabajar en una discoteca.

¿Qué vas a hacer la contabilidad?

¿Cómo que en la puerta?

¿De gorila?

¿No ves que te pueden matar?

Bueno, luego me lo cuentas todo.

Desde que tengo el móvil, no paras de llamarme.

Perdona.

Que sí, hombre, que te quiero mucho.

Estoy nerviosa con lo del piso.

No he vendido ni uno.

Empecé bien, pero solo la primera semana.

Además, me están esperando desde hace media hora...

...en el portal unos clientes.

Hace un frío que pela.

Llueve a cántaros. Y este trajecito que llevo.

Tú por lo menos puedes ir en chándal.

¿Cómo que de etiqueta?

¿Has tenido que alquilar un esmoquin?

¿Eres tonto o qué?

El traje lo ponen ellos.

¿Cree que los bomberos se compran el casco?

Bueno, luego hablamos.

Vale.

Un beso.

Te quiero mogollón, hombre.

Sí, adiós.

Qué pesadito se pone.

Julia García, de la agencia.

Estaba hablando con un cliente...

...interesado en este piso. Es una maravilla.

Vamos.

Nos lo ha dicho.

Bueno, bueno, bueno.

Atención a las ventajas.

Metro a dos manzanas.

Céntrico.

Colegios para los niños.

Y zonas verdes para que jueguen.

-No tenemos hijos. ¿No tienen?

Mejor. Si le digo la verdad, yo tampoco.

Así se puede ir al cine o al bingo.

No me paso la vida en el bingo. Era un ejemplo.

Se puede ir a todas partes a pie. -No tiene garaje.

No, no tiene.

Garaje no tiene.

Vamos a ver.

Esta debe ser.

Una cosa que quería comentarles...

...es que estos pisos antiguos suelen tener muebles viejos.

Y ese papel pintado tan gracioso de los 70.

-Me lo estoy imaginando.

Hay que echarle imaginación.

Estas casas pertenecen a ancianos.

A gente descuidada.

A veces, está sucio o huele mal.

Pero este no es el caso.

Este es el caso del típico piso alucinante.

Para entrar a vivir. Y está súper equipado.

Con cuadros, lámparas, televisión, radio.

Sofá. Que es un sofá cama, creo.

No, es un sofá de los buenos.

Y esto parece que es cuero.

Cuerazo.

No como lo que tengo en casa.

Siempre que lo enseño me pasa lo mismo.

Me dan ganas de quedármelo.

En gustos no hay nada escrito. Y yo no soy de agobiar.

-¿El dueño vive aquí?

No, me lo habrían dicho.

No, está libre.

Si quieren, echamos unas firmitas y se vienen mañana mismo.

-¿Podemos ver el resto?

Faltaría más.

Vamos al dormitorio.

Pero antes, los armarios. Hay sitio hasta para las escobas.

El dormitorio creo... A ver.

¡Qué maravilla de cama!

Es de dos por dos.

¡Es de agua, como en Las Vegas!

-¿Y el precio?

No he estado en Las Vegas, Dios me libre.

No es una cama de pensión.

Cuando no les apetezca que parezca un maremoto, se quita.

Algún botón habrá por aquí.

¿Cuál es el precio?

¿No se lo han dicho?

Os lo pensáis.

Os voy a dar mi tarjeta.

¡Mmm!

Timbre

Tararea

Pareces el muñeco de un ventrílocuo.

Eso, ríete, que llevo un día...

Cojo un taxi, ¿y a que no sabes a quién me encuentro?

¿A quién? A Antonio Pesadas.

El que trabajaba conmigo. No sé si te acuerdas.

Sí, era insoportable.

Sigue tan pesado, pero de taxista. Ya.

Le echaron. Por lo mismo que a ti.

¡No hice nada para que me echaran, Julia!

Fue un reajuste de plantilla. Pues eso.

Él también sobraba. Yo no sé si sobraba.

Si quieres decirme que sobraba yo...

¡Qué pesadito! Han pasado cuatro años, olvídalo ya.

Eres tú la que me lo recuerdas.

Me estás diciendo que me echaron porque sobraba.

Te diré una cosa. Pesadas puede que sobrase.

Pero yo no sobraba, yo era fundamental.

¿Qué pasa, qué es todo esto?

Es una cena romántica.

¿Esta casa de quién es?

De nadie, por eso.

Soy la única que tiene la llave.

A ver si lo entiendo.

¿Es uno de los pisos que vendes y te has puesto a cocinar?

No te pongas padre responsable. Me sacas de quicio.

Haces lo que te da la puta gana sin consultar con nadie.

Si eso es ponerse padre...

Cuando terminemos, limpiamos y punto.

No tienen por qué enterarse. Te van a echar.

Es un trabajo temporal. En 15 días, estoy en la calle.

Merece la pena. Tiene yacusi.

¿Eh? Hidromasaje, Ricardo.

Y sauna.

¿Finlandesa, seguro?

Pero eso no es lo mejor.

Ven.

¡Aaa!

Esto se mueve. Es que es de agua.

Se puede controlar la temperatura y hacer olas.

¿Y si quieres que se pare?

Habrá algún botón.

¡Oye, oye!

Quita, quita.

Ya sabes que necesito estar relajado para esto.

Llevamos seis meses esperando ese momento de relax.

¿Tanto? Compréndeme, mujer.

Me pone nervioso que entren.

Estamos solos. Ya verás como te relajas.

Déjame a mí. ¿Y ese ruido?

Las tuberías, la calefacción.

No, la tele del vecino. Se oye como si estuviera aquí.

Olvídate de eso y céntrate.

Si nosotros les oímos a ellos, ellos nos oirán a nosotros.

Déjate de paranoias.

Que nos oigan. A lo mejor les hacemos un favor.

Venga.

¡Aa, quítamela!

¿Qué pasa ahora?

¡Qué asco!

¿De dónde salen?

¡No teníamos que estar aquí!

¡No empieces con tu complejo de culpa de colegio de jesuitas!

Somos culpables.

Vale, somos culpables.

Estamos fornicando como bestias degeneradas.

Pero las cucarachas no lo saben.

No busques relaciones extrañas entre ambas cosas.

Tienes razón.

Es que me dan un asco terrible.

A mí también.

Vamos a hacer una cosa.

Cerramos la puerta, vamos al salón...

Recogemos todo y nos vamos. ¡No!

Nos quedamos.

¿Por qué? ¡Porque me da la gana!

En nuestra casa, hace frío.

Esta era una noche especial.

Sí, la noche de Walpurgis.

Julia. No lo digas, ya lo sé.

No te apetece. ¿No te importa?

No, para nada, casi mejor.

Como los lamas.

Nos iría mejor.

En la discoteca, un chaval de esos que se le caen los pantalones...

...me ha dicho que me va a matar por pedirle el carné.

¿A quién se le ocurre? Tú, de gorila.

Les dije que me llamasen para cualquier cosa.

¿Pongo la tele?

¿No te basta con la del vecino?

¡Menuda cenita romántica!

-"El buitre, sepulturero de la naturaleza,...

...devora a los muertos".

"Cuando localizan a un animal muerto,...

...vienen a compartir la presa".

"El chacal se une a ellos".

Ronquidos

"Hasta que no queda más".

Timbre

¿Sí?

¡Dios!

¡Despierta, despierta!

Timbre

¡Dios! Los de las 9.

¡Despierta!

Déjame un ratito más. Ahora te pones mimoso.

¡Cómo sois los tíos!

Tenemos tiempo de algo rápido.

De vestirnos. Llaman.

Quieren entrar. ¿Quién?

Una pareja que busca piso.

¡Coño!

Julia García, les estaba esperando.

Primero, la zona. Atención a las ventajas.

Metro a dos manzanas.

Céntrico, colegio para los niños y zonas verdes para que jueguen.

Ideal.

Maullido

Maullido

Cuero, buenísimo. Este sofá le dura toda la vida.

¿Y esto? Fíjese.

No se mancha ni con patatas.

Ya. Le enseñaré el dormitorio.

Mejor no, mejor les enseño la cocina.

Está súper equipada. Tiene hasta tostador.

Ya le dije que era mejor ver la cocina.

¿Qué es esto?

Es un problema de humedades.

¿Qué hace? -Llamar a los bomberos.

Esto lo arreglamos en un periquete.

Hay que atajar cuanto antes. -Habrán dejado el grifo abierto.

Como se enteren en la agencia, me la cargo.

Sirena

Para, que es aquí.

¡Venga, rápido!

-¿Qué pasa?

-Hoy es el día, señora Encarna.

-¿El viejo? -Ha ocurrido alguna desgracia.

-He rezado para que llegue este momento.

-Que no sea una falsa alarma. -Dios no lo quiera.

Se han dejado un grifo abierto. Deben estar de viaje.

-A ver. -¡Que esta es mi casa!

Disculpe, es esta puerta.

-Señora, por favor.

¡Atrás!

¡Señora, por favor!

¿No tienen otra cosa que hacer?

¿Qué hacéis?

-¡Te he dicho que no salgas con eso, que pareces un travesti!

Llamad primero. ¡No te metas!

Deberían llamar.

-¿No dicen que no hay nadie?

¿Nos han llamado para tocar el timbre?

Yo no he llamado. -Échela abajo.

¿Y si se ha dormido? ¡Qué coño dormido!

Dejas el dedo en el timbre y no abre la puerta a nadie.

Está loco, es un peligro.

Cualquier día se deja el gas abierto.

Eso, dele.

-¡No toque el hacha, que luego pasa lo que pasa!

Va a estar atrancado.

Tiene una barra de hierro. -Y cadenas.

-¿Todavía no han entrado?

-Hay que avisar a María.

-Esto no es el circo. ¿Quién es el administrador?

-Hoy no está.

Se ha ido a Disneylandia.

A la de París.

No a la del Walt Disney.

Es mala suerte que pase hoy.

-¿No es el administrador? -No, no.

¿Y esta quién es?

No la conocemos de nada.

-Es la nueva vecina.

Bueno...

-Julián Chueca, del videoclub.

Nos acabamos de encontrar con su marido.

Enel portal.

-Muy elegante.

Trabaja en un casino. Es crupier.

Nos ha dicho que se iba a la discoteca.

Es una discoteca casino.

¡Ah!

-¿Cómo lo ves?

-Rotaflex.

-¡Todo el mundo para abajo!

Estaba conectado a Internet. ¡Todos para abajo!

-¿Por qué no podemos quedarnos si vivimos ahí?

-¡Porque lo digo yo, señora!

-¡No se ponga chulito!

-¡Abajo! ¡Se queda esa!

-¡Qué pestaza!

¿Qué puta mierda es esto?

-¡Qué asco!

-¿De dónde sales tú? -De mi casa.

He visto la puerta abierta. -Quietecito.

Esto no es una broma.

Aquí está la avería.

Una cañería rota, seguro.

¿Cómo puede vivir alguien aquí?

Yo acabo de llegar. ¿No oyen algo?

Aquí está nuestro amigo. Viendo la tele.

-¡Qué horror!

-¿Qué hacen ustedes aquí?

Está muerto. Claro que está muerto.

Todos los meses nos encontramos con la misma historia.

Llevará semanas muerto.

Es un hombre solo.

Sin familia ni hijos que cuiden de él.

-¿Y este olor? -Este olor.

Es el olor de la carne podrida.

Es probable que el gato se haya alimentado de su cuerpo.

Y les aseguro que no es un espectáculo agradable.

-¡Vamos, joder!

¡Corta el rollo!

¡Joder!

-La botella de ron.

¿Oiga?

La botella de ron.

¿Está usted ahí?

Ron, ron, ron, la botella de ron.

¿Qué hace?

¿Qué busca?

Quince hombres van en el cofre del muerto.

Ron, ron, ron, la botella de ron.

¡Levanta un poco!

¡Joder, tío, que hay que doblarlo!

-¡Levanta un poco y verás como pasa!

¡Equilicuá!

Señora, agarre un poco.

-Juanillo.

-Siempre tan orgulloso y mírale ahora.

-¡Nos vamos a dar una hostia!

-Tranquilos. -¡Tira!

¡Este tío apesta!

-¡Ya era hora, cabrón!

-¿Seguro que está muerto? -¡Ya está bien!

¡Señoras, por favor!

-¡Esta es una casa decente!

¿Es esa?

La del traje de chaqueta. ¿Cómo ha entrado?

Ella llamó a los bomberos.

¡Qué hija de puta!

Un crucigrama.

Golpe

Móvil

¿Sí?

Hola, cariño.

No.

Estoy en una cafetería.

Sí, han venido los bomberos.

Era una tubería o algo así.

¿Por qué les has dicho que el piso era nuestro?

Pues no, no es ninguna tontería.

Si ven que no estamos, pueden enterarse los de la inmobiliaria.

Pasaré allí la noche para disimular. ¿Tú te vas a casa?

Vale, nos vemos mañana.

Cuidado con los chavales de pantalones caídos.

Un beso.

Golpe

(TV) "Todos los toros y mucho fútbol".

"Y, por supuesto, el mejor cine".

"Vía Digital, lo damos todo".

"Y ahora, consigue..."

-"El secreto es Don Limpio".

"Está tirado".

-"Fantástico, has frotado todo".

"Solo te falta mi espalda".

-"Don Limpio hace el trabajo duro por ti".

"El secreto es Don Limpio".

Como se lo cuente a Ricardo, me mata.

Quince hombres van...

...en el cofre del muerto.

Ron, ron, ron, la botella de ron.

Se mueve.

Oye respirar

Timbre

¿Qué haces?

No aguanto más, quiero hablar con esa mujer.

¿Con un cuchillo?

Estás loco.

Dame el cuchillo, que nos buscas la ruina.

Que...

¿Qué pasa, quién viene?

¿Es ella? Cállese, que no oigo nada.

Déjeme ver.

Apártese.

Tengamos la fiesta en paz.

¿Qué?

¿Perdón?

¿Va a sacar la basura?

Eso es, porque con la mudanza tenemos un lío...

Espere un momento.

No se mueva de ahí.

No se preocupe, yo se lo bajo. No, por Dios.

La acompaño.

Si a mí no me importa.

Pero a mí sí.

¿Y su marido?

Agotado. Ya sabe lo que son las mudanzas.

No, no tengo ni idea.

Nací en esta casa y aquí pienso morir.

Aunque no les he visto traer muchas cosas.

El piso estaba impecable.

¿Conocía usted al ingeniero? ¿A quién?

Al antiguo dueño.

No, lo compré por una inmobiliaria.

Jamás vendería por una inmobiliaria. ¿Por qué?

Porque son unos ladrones. Te roban sin hacer nada.

¿Subimos?

Voy a comprar tabaco. Me he quedado sin nada.

Tabaco.

¡No, no, espere! ¿Qué pasa?

Es solo papel.

¡Un momentito, ahora voy!

A mi marido le va el reciclaje.

Reciclaje, reciclaje.

227.

Y tenemos 346.

Son...

...300 millones.

Tranquilidad.

Soy una mujer madura.

Esto es algo que ha ocurrido y ya está.

Hay que tomarlo con naturalidad.

No voy a perder el control por esto.

No.

Soy multimillonaria.

Nada más.

Soy...

...totalmente rica.

Puedo no gastarme un duro y vivir el resto de mi vida de los intereses.

Sin trabajar un solo día.

Puedo dar la vuelta al mundo todas las veces que quiera.

¿Me va a afectar esto a estas alturas de mi vida?

No.

Sigo siendo la misma.

Millonaria.

Pero la misma.

Timbre

Timbre

Timbre

¿Qué haces aquí?

¿Qué pasa, no quieres verme? No.

Sí, pero habías dicho que te ibas a casa.

Si quieres, me voy. ¿Qué te ha pasado?

Se acabó la discoteca. Te han echado.

¡Me he ido yo!

¡Siempre piensas que me echas!

¿Eso ha sido el chaval de los 12 años?

Peor, el dueño.

Aconsejado por el padre del chaval.

He durado dos días.

Soy el rey de los gorilas de discoteca.

¡Soy King Kong!

El gran gorila gilipollas.

¿Quieres una cerveza?

Tenemos cervezas y todo.

¿Nos hemos instalado aquí?

Ricardo, tengo algo muy importante que decirte.

No, no quiero saberlo.

Si es un disgusto, mañana. No, es todo lo contrario.

Imagínate que ocurre algo que lo cambia todo.

Pero todo. O sea, todo.

Un golpe de suerte.

Julia, mírame.

¿Estoy yo para golpes?

No tengo nada.

Me han pegado, me han humillado.

Me siento ridículo.

Prefiero no imaginarme nada.

Si no quieres saberlo, lo dejamos.

¿Te gusta más el Rover o el Mercedes?

El Mercedes. Tiene como clase.

Es elegante. Sí, es cojonudo.

Espero reencarnarme en un hijo de puta y tener uno.

En este vida, no vamos a poner el culo en un asiento de esos.

A menos que cojamos el taxi del pesadas.

El mamón tiene un Mercedes.

Todo esto te está agriando el carácter.

Yo no tengo carácter.

Antes no tenías amargura. ¡Vaya!

Ahora soy un amargado.

¡Me estás llamando amargado, de puta madre!

¿Y tú? Todo el día mirándome por encima del hombro.

¿Cómo? Sí, no te hagas la ofendida.

Reprochándome lo poco que me aguantan.

¿Qué pasa, te han echado?

¿Qué estás diciendo? Lo que oyes.

Ricardo, estás cansado, las cosas no te van bien.

Y lo ves todo negro, pero eso no te da derecho a ponerte borde.

Durante años, el borde ha sacado esta historia a flote.

¿Qué historia?

Lo nuestro.

Nuestra relación, las facturas, el alquiler.

Bueno, vámonos a la cama y mañana hablamos de todo eso.

Antes, vivíamos de mi sueldo y no había problema.

Pero ahora la he cagado y te pones a trabajar...

...para restregarme la mierda.

Para que quede claro que mandas. ¿Crees que no me doy cuenta?

Cena romántica, velas.

Pues a mí me va mal, me va como el culo.

No puedo comprarme un Mercedes. ¡No puedo!

Te iba a dar una buena noticia.

Pero se me están quitando las ganas, te lo juro.

A mí se me quitan las ganas de estar aquí.

¿Adónde vas?

A casa. ¿Sabes por qué no quiero quedarme?

Porque es lo que no vamos a tener nunca y tú no te das cuenta.

No puedo soñar con una casa como esta ni con una tía como la del anuncio.

Claro.

Y te conformas con alguien como yo.

Yo no he dicho eso. Sí, y te ha salido del alma.

Sí, me tengo que conformar contigo y tú, conmigo. ¿Y qué?

Reconozco mis límites y no me paso la vida esperando un golpe de suerte.

¡Ricardo! ¿Qué?

No sabes hasta qué punto has metido la pata.

Atiende a la señora.

-¿Todo bien?

Una maravilla, Quique, el mejor desayuno.

¿No tendrás un periódico? Si no tengo, me lo invento.

Oiga, perdone.

¿Napoleón estuvo prisionero en Elba, en Canarias o en la isla del tesoro?

¿Cómo?

Es el Trivial. Me faltan 10 000 puntos.

Las Canarias no. Debe ser Elba. Vale.

Gracias.

Charly, ¿qué, ligando?

Este es un salido.

Estaba preguntándole por Napoleón.

Está todo el día con la máquina.

Y luego la bronca de su madre me la llevo yo.

¿Qué está diciendo? ¡Qué falta de respeto!

Charly, Charly.

Mi madre no tiene nada que ver.

Eres el del quinto.

Sí, y usted, la nueva. Hola, soy Julia.

Encantado.

Para cualquier cosa...

Me voy, que pierdo el número de la carnicería. 35.

Iba por el 25.

Son 1.525.

Baratito para lo que es Madrid.

¡Huy, huy, huy!

No va a poder ser. ¿No vale?

Sí, mujer, ahora valen todos. En el Banco de España te lo cambian.

Pero estás invitada. ¿Por qué?

-Chao.

-Por Oswaldo, el cubano.

El tío es profesor de baile.

Baila merengue, salsa.

La lambada.

Vamos, es un monstruo.

Cuando le veas, le das las gracias de mi parte.

¿Qué hace?

¿Está usted ahí?

Ya se lo he quitado. Silicona.

Algún hijo de puta que jode las cerraduras.

Imagínese.

La dejo, que tendrá cosas que hacer.

Si me necesita, estoy en el tercero. Hay mucho mangante suelto.

Móvil

¿Sí? Hola, ¿qué tal?

No, estoy en el hospital con mi marido.

Ha tenido un accidente.

Le han pegado una paliza.

Unos 20, con bates de acero.

De esos del fútbol.

Se han ensañado con él.

Por eso no he ido a la agencia.

¿Enseñar un piso, ahora?

Pues me viene un poco mal.

¿Cuál?

¿Otros compradores?

Ya.

¿El de entrar a vivir?

¿Y cuándo dices que vienen?

¿Ahora?

Timbre

Sí, voy ahora mismo. Estoy en cinco minutos.

No, no mandes a nadie.

No es grave, es algo de cabeza o de columna.

No me he enterado con los nervios.

¡Perdona, que se me va la cobertura! Luego hablamos.

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Buenas. Julia, de la agencia.

Si es mal momento... No, mujer, pasen.

¡Eh!

Atención a las ventajas.

Metro a dos manzanas.

Vosotras sois más de taxi.

Súper céntrico.

Tenéis un bingo aquí al lado.

Colegios, los niños...

Pero vosotras no tenéis niños.

¿Cómo dice? Lo que os va es la tijera.

¿Perdón? -Creerá que tenemos una ferretería.

Lo dice en vuestra ficha.

Momias lesbianas buscan piso para hacer la tijera.

-¡Por favor! -Pero ¿qué dice?

Vosotras os lo pensáis y seguimos en contacto.

-¡Cállate! Adiós.

Hola.

¿Se van de viaje?

Estoy que no paro. Para arriba, para abajo.

Y ahora, el accidente de mi marido. Le llevo ropa al hospital.

¿Qué le ha pasado? Le ha atropellado un camión.

¡Cuánto lo siento! Ha sido espantoso.

El camión llevaba productos químicos y le ha desfigurado la cara.

¡Qué horror!

Ahora sí que no pinto nada aquí. No se preocupe.

No tiene la culpa.

Venía a invitarles a una fiesta.

¿Y cuándo es la fiesta? Esta noche.

En mi apartamento. Celebro el día en que llegué a Madrid.

Un sentimentalismo.

Yo también lo celebraría. No puedo faltar.

Pero ¿y su marido?

Le parece bien lo que yo haga.

En el hospital, no hago más que estorbar.

El escáner, la sonda. ¿Comprende? Claro.

Necesita desconectar.

Eso es. Claro.

¿Cuento contigo esta noche?

¿Hacia las 9?

Genial.

Y gracias por el café.

Ella me desliza y me atropella.

Sé que el día que la pierda.

¡Tu, tu, tu!

Otro rostro y otro cuerpo diferente.

Señor, hemos avistado el objetivo. Esperamos instrucciones.

Tararea "La guerra de las galaxias"

Lo que quiera Dios que sea.

Debimos llevarla al reverso oscuro.

Es el momento de sacar la espada láser.

Fuerza.

Ya siento la fuerza.

Ya viene la fuerza.

Ya, ya.

Fuerza.

La fuerza.

La fuerza. ¡Charly!

¡Abre la puerta, cochino!

¡Ya sé lo que haces, indecente!

¡La fuerza ya viene!

¡La fuerza, la fuerza!

¡Que lo dejes!

Lucía, soy Julia. ¿Te acuerdas de mí?

Eso es. ¡Cuánto tiempo!

Te llamaba para decirte una cosa.

Como trabajas en un banco...

"Bueno, en una sucursal".

Te vas a reír cuando te lo cuente.

Una amiga ha heredado de sus padres dinero en metálico.

"Eso es imposible". No sé, lo tendrían en casa.

Debajo del colchón.

No sabe si tendrá que justificarlo.

"¿Estás en un lío?" ¿Cómo?

No me he metido en ningún lío. "¿Cuánto es?"

La cantidad exacta no la sé. 300 millones.

"¿300 millones?"

Sí, debajo del colchón. Tampoco es tan raro.

"Normal no es". Lo que sea.

Imagínate que una persona se presenta con ese dinero.

¿Qué harías?

Ya.

¿Así, sin pensarlo?

Se lo digo a mi amiga y que haga lo que quiera.

Vale, un beso.

A ver cuándo nos vemos y me cuentas tu vida.

Llamaría a la policía.

¡Imbécil!

Timbre

Es ella.

Atención.

Preparados.

Música

Hola.

Pasa.

No estaba muy animada.

Pero aquí estoy.

¡Menuda fiesta!

Quiero presentarte a alguien que quiere conocerle.

¿Sí? Hola, Julia.

Soy Emilio.

El administrador. Encantada.

¿Qué tal por Eurodisney? Las noticias vuelan.

Llevo aquí un par de días y parece que conozco a todos.

Aquello es como un sueño.

Un paraíso para los niños.

¿Su familia está aquí? No, siguen allí.

No tienen la culpa de que sea el administrador.

Todos los de la fiesta son vecinos, ¿no?

Es una comunidad muy unida, como una piña.

Nos interesa el bien común.

El interés por el edificio.

Algunos estamos aquí desde siempre.

Como Ramona, que nació aquí. Efectivamente.

La conozco desde que éramos niños.

¿Estás segura de que no ha salido de casa?

Desde que subió el cubano, no se ha movido.

No soporto esta situación.

A Emilio se le ocurren unas cosas...

Eso lo he dicho yo mil veces.

Les tiene comido el coco.

¿Usted qué haría?

Ya la hemos traído.

¿A qué esperamos?

Si me dejaran, lo arreglaba en un segundo.

¿Sin que se entere Emilio? Aquí no se mueve nadie.

-¡Esta es nuestra canción!

¡Ánimo!

-¡Yo no tengo ninguna canción!

¡No sea gilipollas!

Baila con el subnormal.

No se lo tenga en cuenta. Es un hombre muy apasionado.

Apasionado. ¿Qué quiere decir?

Que se apasiona por lo que hace.

No le gusta dejar las cosas a medias.

Si yo le contara lo que deja a medias...

Pasamos las noches viendo películas.

A mí no me importa la vida íntima de nadie, ni me va ni me viene.

Sí, pero como últimamente les veo tan amigos...

¡Mira la mosquita muerta!

¡A bailar, que no sabes por dónde viene el aire!

¡Dese luego!

Quítate la chaqueta, que te vas a asar.

Estoy bien así. Ya.

Eres un coqueto y no quieres que vean lo gordo que estás.

Me he dado cuenta de que te has comido todos los canapés.

-¡Qué desgracia para tu primer día!

Sí, la muerte de ese anciano. Horrible.

-Lo decimos por lo de su marido.

Ah, el accidente.

Espantoso.

-¿No le dieron una paliza?

Sí, es cierto, le dieron una paliza.

Fue un accidente porque le confundieron con otro.

-Ya.

¿Conocían al del quinto?

¿Al muerto? -Aquí nos conocemos todos.

-Era muy raro.

-Siempre solo, cerrado a cal y canto.

-Se le fue la cabeza con la quiniela.

¿Le tocó la quiniela?

-Una de 14.

-Eso fue hace mucho tiempo.

-No salía de casa, nos tenía miedo.

-Fíjese qué tontería. Miedo a nosotras.

¡Miedo!

¿Me puedo ir ya? No.

Esto es cosa de todos.

Yo no quería firmar.

Pero...

¿Quieres acabar como el ingeniero? Y deja de beber.

¿Cómo va la cosa?

No lo sé, es muy lista la cabrona.

Pero tiene el dinero.

Eso no lo sabemos todavía.

Ramona la ha visto con unas bolsas. Ramona ve lo que quiere.

¿Por qué no entramos ahora y registramos el piso?

¿Cómo quieres entrar? Cálmate.

Hay que hacerlo bien.

Debimos hacerlo bien desde el principio, Emilio.

Eurodisney.

¡Eurodisney nos ha jodido bien jodidos!

Para una vez que cojo vacaciones...

Música disco

Lo tuyo sí que tiene mérito.

Entrar con los bomberos. -Aquello sería una cueva.

Pues más o menos.

-Y cuando entraste, ¿qué fue lo primero que viste?

Cucarachas, bolsas de basura. Mucha porquería.

-¿Y nada más?

-Vas a pensar que somos unas morbosas.

-Llevábamos años imaginándonos cómo sería.

Pues pregúntenle a él.

Entró conmigo.

-¿Domínguez?

Qué callado se lo tenía.

-Entra en el piso y el mariconazo no dice nada.

-Perdón por dejarte sola. ¿Han sido muy pesadas?

No, son encantadoras. Todos son encantadores.

Son una familia.

He tenido mucha suerte por venir aquí.

Lo malo es que no hay mucha gente joven.

Yo la llamo mi fiesta del Inserso.

Pero les encanta bailar.

Necesitan que les marquen el paso. ¿Te animas?

No, yo solo bailo en las bodas.

Venga. ¡Que no, hombre, que no!

Cantan

¡Ven acá!

No me acompañes, puedo subir sola.

Los cubanos os pasáis de educados. Nos gusta cuidar a las mujeres.

Eso se lo dirás a todas. ¡Y cómo funciona!

¡Chist!

Risas

Nos hemos ido los primeros y juntos.

Yo puedo haber ido a mi casa y tú, a la tuya.

No, tú ya estabas en tu casa.

No tenías que irte a ninguna casa.

Es verdad, qué borrachera.

Estarán pensando lo peor.

No podemos decepcionarles.

Si van a pensar mal de una, que sea por algo.

Lo único...

¿Y tu marido?

Mi marido.

¡Qué pesadez!

No te lo quería decir.

Me han llamado. Ha muerto.

¿De verdad? Como lo oyes.

Le ha dado un infarto.

Pero no quiero pensar en eso ahora, quiero pensar en otra cosa.

Necesitas desconectar. Eso es.

Desconectar.

Es impresionante. Se pueden hacer olas.

Menudo nivel el ingeniero. ¿Le conociste?

No, pero como si le conociera. Todos me habláis de él.

¿En el techo qué te ha pasado?

El dedo de Dios, que me castigó el otro día.

¿Sabes lo que te digo?

Vamos a darle motivos de verdad.

Vamos a profanar esta cama y vamos a hacer algo salvaje.

Espera, espera un momento.

Tengo helado.

Me encanta, pero no te demores.

Se te ha olvidado el helado.

¿Estaban escuchando? No, estaban pegando a Domínguez.

Es Castro, el del tercero. Hay gente que no sabe beber.

Ruido

¿Qué ha sido eso?

¿Qué cosa, mi amor?

En el salón.

Hay alguien en el salón.

Julia.

¡Julia, vuelve!

Ruido

¿Qué es esto?

¿Qué hacen aquí?

¿Cómo han entrado? ¡Salgan de mi casa!

¿Tu casa?

-Vamos. Llamaré a la policía.

¿Seguro? ¡Deja eso!

¿Qué quiere decir?

¡Que eso habrá que verlo!

-No metamos la pata.

Esta no me la da. -Ordinaria.

Lo siento mucho.

-¡Suéltalo, que no es tuyo!

Vámonos.

Vamos a dejarlo. Venga.

¡Es increíble, estaban ahí como si nada!

¡Fuera de mi casa!

Sal de aquí ahora mismo.

Estabais todos de acuerdo.

Todos los vecinos.

¡Has subido para abrirles la puerta!

¿Cómo he podido ser tan tonta y creer que tú...?

¡Vete, vete!

Espero que seas tan inocente como aparentas.

¡Vete, vete!

¡Quieta! ¿Dónde cree que va?

¿Qué le ha pasado? Me quieren matar por su culpa.

Yo no tengo nada que ver. ¡Mentirosa!

Les dijo que yo tenía el dinero. ¿Qué es lo que quiere?

Están abajo esperando. Le quitarán la maleta y nos matarán.

Está loco. ¿Loco?

Ellos están locos.

El ingeniero no aceptó las normas de la comunidad.

No sé de qué me habla. ¡Pues escúcheme!

Cuando vivía el viejo, le vigilábamos día y noche.

Todos los días durante años.

¿Por qué, cómo sabían que tenía el dinero?

Vinieron los del banco y le entregaron dos sacos.

Los 500 millones.

Son 300.

Todos decían que eran 500.

Los he contado.

Es igual.

Todo era como un sueño, una ilusión que nos ayudaba a vivir.

Esperar su muerte y hacernos con el dinero.

El dinero está aquí y lo saben. Busquemos otra salida.

Suba. Mi maleta.

La puta avaricia nos arrastrará al infierno. Ayúdeme.

¡Ayúdeme! -¿Ha vuelto a pararse?

-No le haga caso. Ayúdeme.

-Llama a Emilio. Se ha parado el ascensor.

Que no venga nadie. ¡No se mueva!

Queremos echar una mano.

Métase en sus asuntos.

-¡Aaa!

¡Sáqueme de aquí!

¡La mato!

¿Ha oído, hija de puta?

-¡Ladrona!

Se metió donde no le llamaban.

-Mamá. -¡Vete a tu cuarto!

-¡Me está aplastando, Dios mío!

¡No puedo más!

-Voy a llamar a Emilio.

-¡Aaa!

Dígales que la maleta es suya.

Dígales que la encontró.

¡Aaa!

¡Dios!

-¡Dios, no puede ser!

¡Atrás, venga!

¡Venga, venga, venga!

¡Un grito y te rajo!

¡No! ¡Venga!

¡Adentro!

No, nosotros no.

No tenemos nada que ver.

Ha sido Emilio. El administrador.

Sí.

El pobre viejo vivía en la miseria.

Queríamos que no se lo llevara Hacienda cuando muriera.

¡Qué buena gente!

-¡Cojones!

¡Vamos, seguro que está en el patio!

-¡Ay!

¡Cállate!

Emilio sabe de esto, trabaja en una gestoría.

Nos dijo que si estábamos unidos,...

...podríamos repartirlo sin hacer daño a nadie.

Y os lo creísteis.

Algunos se fueron.

El resto firmamos un papel. Todo a partes iguales.

Una cosa seria.

Pero no pensamos hacer daño a nadie.

¡Que se muera ese si miento!

-¡No, yo no quiero! ¡Cállate!

Vamos fuera.

-¿Qué? Tú también.

¡Venga, fuera!

-¿Vas a matar a mamá? No lo sé.

¡Quieta!

-¡Está aquí!

-¡Avisa a mi marido!

-¡Mujer, recapacita!

-Relájate, charlando se entiende la gente.

En esta maleta, hay dinero para todos.

Tú te has ganado tu parte.

¡No hagas nada, te arrepentirás!

¡Vete o la mato!

Tú no quieres matar a nadie.

Pero vosotros sí.

Voy a salir y pasaré por encima del que sea.

Piensas que lo que le pasó a Domínguez fue culpa nuestra.

Fue un accidente.

Llevaba meses fallando. Es cierto.

Hemos avisado tres veces. No hemos hecho daño a nadie.

-¿Cómo piensas eso? -Somos personas normales.

Habéis matado a Domínguez y ahora me queréis matar a mí.

-Lo que hay que hacer es acabar con ella.

¡Cortarle el cuello! ¡Cierra la puta boca!

Dame la maleta. ¡Una mierda!

Dame la maleta y lárgate.

Habéis puteado al viejo hasta que se murió de miedo en su casa.

No os quedaréis con su dinero.

¡Cabrones de mierda!

-¡Que alguien llame a mi marido!

-Se va a quedar con el dinero.

¿Hemos esperado para esto?

No me dejas pensar.

No hay nada que pensar.

¡O salgo de aquí o monto una carnicería que no olvidaréis!

Vosotros decidís.

-¡Hay que darle el dinero!

¡Hay que darle el dinero! ¡Rápido!

-¡Me la cargo!

-¡Guarda esto!

¡Castro!

-¡Quitaos de en medio!

-La policía.

¿Quién cojones ha llamado a la policía?

Menos mal que han llegado a tiempo.

Soy Gutiérrez, el administrador.

Aquí está el cuerpo.

Ha sido un espectáculo dantesco.

No lo vean. Un desdichado accidente.

Ustedes estarán acostumbrados.

-¿Lleva muchos años de administrador? No sales de aquí ni muerta.

¿Quieres que grite? Grita.

A ver cómo les explicas lo de la maleta.

Perdona, Julia.

Les comentaba que tú fuiste la última persona que le vio con vida.

Sí, pero fue todo muy rápido.

Vayamos a comisaría. ¿Para qué?

Es solo una formalidad.

No, yo salgo de viaje y tengo que coger un avión.

Se va de viaje. Por eso la maleta.

Negocios, un par de días.

Cuando vuelva, hablamos.

-No puede ser.

Cuando haga su declaración, podrá irse.

¿Por qué no lo hacemos aquí?

Yo conozco estas cosas y sé lo que es dejar el papeleo a medias.

Sin la declaración, no se puede hacer nada.

Mujer, es un segundo. Así pueden hacer su trabajo.

Podemos hacerlo en mi casa. ¡No!

No hace falta, lo haremos en la mía.

Gracias por su ayuda, pero nos las arreglamos.

-Arriba, bonita.

-Sube.

Con esto, ya está todo.

-Sí. A lo mejor la llaman del juzgado cuando pase todo esto.

Quería decirles una cosa.

Aquí, en este edificio,...

...está pasando algo que no es normal.

¡Ha pasado lo que tenía que pasar!

Te vas, dejas a tu mujer sola y casi la matan.

Estaba ordenando las cintas.

-De eso nada, allí solo estaba la rubia del mostrador.

-Estaría tomando un café en el bar de Quique. No sé.

-A ver quién lo va a saber.

Estamos vigilando desde las 7.

¿Qué hacemos cuando salga? No lo sé, dame tiempo.

Y si lo cuenta todo. ¿Todo qué?

Lo del ascensor, la fiesta, ¡todo! No puede contarlo.

Tendría que hablar del dinero. ¿No habéis visto cómo la agarraba?

No, no, no es eso, es complicado.

Digamos que ellos llevaban años buscando algo...

...y yo, en un par de días, lo he encontrado.

¿Ellos?

Los vecinos, la comunidad.

Ahora saben que lo tengo y quieren matarme.

-Vamos a ver, ¿qué es lo que ha encontrado?

Señora, ¿qué ha encontrado?

Este piso.

Ya sé que es una tontería, pero es único. Amueblado.

De los que dan a la calle.

Lo encontré casi por casualidad.

Ellos llevan años para conseguir lo que tienen.

La gente es envidiosa.

-¿Y eso qué tiene que ver con el ascensor?

-Cree que quieren matarla porque tiene un piso mejor.

Es absurdo, ¿verdad?

Perdonen, pero es que estoy angustiada.

¿Qué? ¿Todo listo?

Todo en orden.

-Que se marcha.

Haz algo.

Entonces, quizá les apetezca un aperitivo.

¿Qué tal unas cervecitas?

No, gracias, debemos ir a comisaría.

Venga, hombre. Encarna, traiga unas cervezas.

-Ahora mismo, y unas aceitunas.

-Vamos a tomarnos unas cañitas. -Estando de servicio está prohibido.

Venga, unas cañitas no le hacen daño a nadie.

-A mí me sientan de maravilla. ¡Pero no han oído que no quieren!

-Se va con los cuartos.

-Que se nos va.

Julia, una cosa.

-Le llaman.

Eh... Que te has dejado la puerta abierta.

¿Qué?

La puerta. Que se te ha olvidado cerrar la puerta.

Anda, sube.

Es igual, cierra de golpe. ¡Adiós, hasta la vuelta!

Deberías cerrar con llave si vas a estar un tiempo fuera.

Hay mucho atracos, ¿verdad agentes?

-Tiene razón, señora, debería cerrar con llave.

Voy a subir, pero ustedes no se vayan, espérenme.

Enseguida vuelvo. -Vaya tranquila.

Venga, mujer, que vas a perder el avión.

-Dice el policía de abajo que bajen, que se están llevando al muerto.

-Ah. ¿Qué hacemos? ¿Esperamos?

-Déjala, ya bajará. -¿Seguro?

-Sí, hombre, si está majara.

¡Ah!

A mí esto me duele más que a ti, Julia.

Nosotros queríamos que fueras uno más.

Que compartieras la suerte de vivir en esta casa.

Hasta te hicimos una fiesta de bienvenida.

¡Ah!

¿Y cómo nos lo pagas? ¿Eh?

Riéndote de nosotros.

Echando balones fuera, lo más sucio que se puede hacer.

Domínguez no se hubiera muerto si tú no le hubieras traicionado.

¿Qué dijiste? Mitad y mitad, ¿no?

Y a esos mamones que le den por culo.

¡Ah!

Pobre Domínguez, no se merecía este final.

¡Dios! ¿Sabes cuántos años...

...llevo detrás de este proyecto? El esfuerzo...

...que he hecho para ponerles de acuerdo.

He rechazado trabajos...

...muy bien pagados, solo por no marcharme de esta casa.

Sabía que si yo no estaba, todo esto se vendría abajo.

¡Ah!

¿Ves lo que pasa?

¿Ves lo que pasa?

Solo por darles un capricho a los chicos, mis únicas vacaciones...

...en 20 años, y llegas tú y lo jodes todo.

¡Ah!

¿Quién te has creído que eres?

Yo te lo voy a decir.

Eres una puta mentirosa que no tiene dónde caerse muerta.

Ni siquiera eres la dueña de este piso. Pero eso qué más da.

La gente como tú me da pena.

¿Qué estás diciendo?

No te hagas la tonta, sabes perfectamente de qué hablo.

Sois todos iguales, solo pensáis en vosotros.

Seguro que tampoco tienes familia.

Claro, vosotros no queréis responsabilidades.

Solo vivir el presente, disfrutar de la vida a lo loco.

Lo demás os da por culo.

Bueno, pues aquí no.

Aquí somos una comunidad.

García tiene mal la cadera.

Va cada días a comer a casa de su hija, en Atocha.

Necesita un coche pequeño para conducir por la ciudad.

Paquita, la del quinto,...

...tiene 40 años y soltera, ¿sabes por qué?

Porque su boca da asco.

Nadie la ha besado.

Necesita una dentadura nueva.

Está aquí todo, en esta lista, corregida año tras año.

¿Sabes de qué te estoy hablando?

De solidaridad.

¡De respeto! ¡Ay!

Nosotros queremos el respeto hacia los demás.

¡Ah!

Tú no sabes qué quiere decir esa palabra.

Acabe de una vez.

No me digas qué tengo que hacer. Le mató, ¿verdad?

Mató al ingeniero.

No quería vigilar al viejo como los demás.

Solo eran dos horas al día.

Pero no, él estaba por encima de todo.

Como no tenía que mantener a nadie...

Todas las noches juergas hasta las tantas.

Borrachos entrando y saliendo.

No dejaba dormir a nadie.

Estaba destruyendo la comunidad.

Entonces máteme a mí también. ¡Y no me aburra con sus historias...

...de respeto.

Es un farsante y un ladrón.

¡Como yo! ¡Como todos!

Yo no soy un ladrón, no soy un ladrón.

¡Tengo derecho, tengo derecho!

Hicimos la quiniela juntos, como quien dice.

Sin mí, no habría acertado ni un resultado.

Cuando no sabía qué hacer, me lo preguntaba.

Él dijo:

"Sporting, Real Sociedad".

"No".

Dije.

"X".

No sé... No sé...

¡Me salió del alma!

Nadie más en toda España puso X.

Yo solo.

Yo dije: "X".

Cuando me enteré de que le habían tocado los 14,...

...me alegré.

Te juro que me alegré.

Y el viejo no quiso compartirlo.

Como si no existiéramos. Éramos vecinos.

Toda una vida juntos cruzándonos en el ascensor, en el bar.

Para él no significaba nada.

Pudo...

Pudo darnos participaciones, un buen regalo.

Pero no.

Lo quería todo para él...

...el maldito avaro de mierda.

Todas las noches, desde entonces, sueño con ese momento.

Si no hubiera hablado, si hubiera cerrado la boca...

Si no hubiera dicho X,...

...ese cabrón no nos habría arruinado la vida.

¿Te vas a quedar con todo el dinero?

¿Cómo?

Tú no matarías por 30 millones.

Pero por 300 sí.

La gente mata hasta por 15 000 pts.

Necesitabas a tus vecinos. Tú solo no podías controlar al viejo.

Lo pensaste desde el principio. Eso es mentira.

Ya no te sirven. ¿Cómo saldrás de aquí?

Dime. ¿Vas a matar a todo el mundo?

Necesitarás una excusa para sacar la maleta.

Seguro que lo has planeado.

Has tenido 20 años. Lo has pensado todo.

Hasta en cómo deshacerte de tu mujer y de esos niños a los que quieres.

Amo a mi mujer como el primer día.

Será buena mujer si ha aguantado tanto tiempo sin vacaciones.

Pero ahora, con dinero, puedes aspirar a algo mejor.

Cállate.

Alguien que no te reproche lo que hiciste.

Alguien que no desentone en tu chalé con piscina...

...y en tu nuevo descapotable.

Lo has pensado, ¿no?

Métete en la bañera. No quiero manchar el suelo de sangre.

¡Que te metas en la bañera!

¡No!

¡No, no!

¡No!

100, 200, 300, 400, 500....

¿Qué haces?

¿Para qué has comprado esto?

No me distraigas, que me equivoco.

100, 200, 300...

Estaba preocupada. ¿Estás bien?

¡Que sí, mamá! ¡Déjame!

Pase lo que pase, tú no te muevas de casa.

Ya verás como al final todo se arregla.

Teléfono

Teléfono

Teléfono

¿Sí?

Soy yo, ¿quién es?

¿Qué agenciaL?

¡Ah! La inmobiliaria.

Sí. ¿Qué pasa?

Lo siento, pero no te puedo atender.

¿Cómo?

¿Y quién os lo ha dicho?

Un vecino.

Pues sí, estoy viviendo aquí y supongo que estoy despedida.

No te preocupes, en una hora limpio esto.

Bueno, ponle hora y media.

¿Cómo?

¿Que van a venir a visitarlo?

¿No hay más pisos en Madrid?

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Llaves

¿Hola?

Parece que no hay nadie. Adelante.

Bueno, pues este es el pisazo.

Atención a las ventajas. Uno: metro al lado.

Dos: céntrico.

Tres: colegios para los niños y cuatro: zona verde para que jueguen.

Podemos ver la cocina. Está muy bien equipada.

-¿No tiene garaje? -No. Es lo que le falta.

Si tuviera garaje, estaría vendido.

Hola.

Soy Julia García, de la agencia.

¿Qué pasa? ¿Oyes algo?

Deben de ser amigos que han venido a visitarla.

¡Con esto no se oye nada!

Perdonen. Me gustaría hablar contigo.

No faltaba más.

¿Tu nombre? -Javier Pacheco.

¿Y Castro? Hay que avisarle.

Me ha dicho que les diga que está en el bar.

¡Muy bonito!

Voy a buscarle.

No está allí. No quiere que se entere su mujer, ¿comprende?

¿Comprender qué?

Rollo con la rubia.

¿La del videoclub?

¿No lo sabía? ¿No le ve siempre con películas?

Subiendo, bajando...

Desde que está la rubia, ha visto más cine que Garci.

No puede ser.

Está buenísima. Yo me he hecho socio y no tengo vídeo.

¡A mí qué me importa!

¡Y menos la de ese!

Usted me ha preguntado.

¡Que me ha dado una hostia! ¡Más que te tenía que dar!

En cuanto veis un par de tetas,...

...se acabó.

No tenéis más que mierda en la cabeza.

Escucha, Jaime o Javi.

Tienes que hacerme un favor. ¿Yo?

Llamé antes de entrar. Me dijeron que la avisaban.

Has hecho muy bien,...

...Jaime o Javi.

No enseñes el dormitorio.

Ya. ¿Y qué les digo?

Que hay una gotera. ¿Y por eso no lo enseño?

No, tonto.

Digamos que ayer no estaba sola.

Y hoy tampoco estoy sola.

¿Y le ha hecho eso?

El amor es extraño a veces.

Pero tú eres muy joven todavía.

¿Ves como lo de la gotera es cierto?

Con esa gotera no vale la pena enseñarlo.

Como eres nuevo, no lo sabes, pero esto es normal en nuestro trabajo.

Los jefes lo saben. Es un sobresueldo.

En cualquier caso, esperaré un poco antes de empezar a traerme chicas.

Primero hay que encontrar a la chica.

Entonces ¿qué? Hoy por ti y mañana por mí.

Julia.

¿Tengo algo en la cabeza?

Ayúdame.

Julia, ¿qué has hecho? Ven aquí.

Timbre

Julia.

¡Ven aquí!

Julia.

Soy Osvaldo. Abre.

Lo siento, Osvaldo. No te abro.

¿Te ha hecho daño Emilio?

La gente espera su llamada.

¿Quién te manda esta vez? ¿Castro? ¿Ramona?

No. Olvídate de ellos. Yo estoy solo.

Es nuestra oportunidad de escapar.

Van a volver ya. Solo quieres la maleta, como todos.

Claro que lo quiero, pero para compartirlo contigo.

No con ellos. Están locos.

Tengo miedo. Julia.

Ayúdame.

Al aeropuerto hay una hora.

Mañana estaremos muy lejos.

Juntos.

¿Y por qué no? Entre nosotros hay algo.

Y tú lo sabes, Julia.

Nos necesitamos.

Somos dos náufragos.

Como dos náufragos en una isla.

Una isla llena de monstruos.

Vamos, niña, no llores.

Yo no dejaré que te hagan daño.

Ábreme, mi amor.

Te necesito...

...más que nada en el mundo.

Julia, ¿no me oyes?

Tengo el coche abajo. Ábreme.

¿No me oyes, cielo? Ábreme.

¡No, no, no!

Hablan todos

¡La madre que la parió!

-¡Vamos, vamos, vamos!

¡No puede ser, Dios mío! ¡Dios mío, no puede ser!

¡Eh, eh!

¡Ayúdeme!

¡Quieren matarme!

¡Oiga! ¡Oiga! ¿No me ha oído?

¡Ayúdeme!

Móvil

¿Eh?

¡Hombre!

¿Cómo va la cosa?

¡Oiga, oiga!

Mamá.

Mamá.

-¡Niño, coño, tira para allá!

Grita

Tú también querías escapar, ¿eh, viejo loco?

Ruido

Hablan todos

¡Ha cerrado la puerta!

¡Empujad!

-¡Me cago en tu madre, carajo!

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Sube, rápido.

Julia.

¿Charly? Sí, sí, soy yo.

¡Sube, rápido!

¡Vamos, vamos, vamos!

¿Dónde está la maleta?

Olvida el dinero. No hay tiempo. Ya están aquí.

La maleta es lo primero.

¡La maleta!

¿Adónde vamos?

Era amigo mío, ¿sabes? Pensábamos escapar juntos.

Entonces sabrás salir, ¿no?

Se pasó la vida buscando la salida y va y se muere. No es justo.

¡Será hija de puta!

¡Ya la tenemos!

¡En la azotea!

¡Vamos!

¡A por ella!

¡Serán...! ¡Serán zorras!

¡Tanto empujón!

¡Se van a llevar la maleta!

¡Por ahí! ¡Sube!

Este es mi plan.

Huye y yo los distraigo, como en la película.

¿Qué?

Han Solo distrae a los soldados y Luke y la princesa huyen.

¿Cómo no te puedes acordar?

Esto no es una película.

La fuerza está conmigo.

¡Pero te pueden matar!

Tranquila, mujer, que no pasa nada.

Me haré el tonto, como siempre. Confía en mí.

Demasiado tarde.

La princesa ha huido.

La revolución triunfará.

¡Viva la República!

¿La República? ¿Qué cojones de república?

¡Mira por dónde sale el subnormal!

-¡Dejadlo, que lo vais a matar!

-¡Que no se mueva de aquí! -Vamos, Castro.

Déjalo ya.

-¡Ya hablaremos luego!

¡Te dije que no salieras!

Me dijo que me quería. Nos íbamos a casar.

Debí hacer caso a tu padre...

...y ahogarte en la bañera al nacer.

Sirenas

¡Ya te tengo!

A ver ahora.

¡Ven acá, hija de puta!

¡Es mía!

¡Dios mío!

¡Ayúdenme!

¡Tráela!

Te vas a caer tú sola.

Te vas a caer tú solita.

¡Deja que me vaya y es tuya!

¡Te juro por Dios que no diré nada!

¡Trae eso aquí!

¡Dispara, Ramona!

¡Toma!

¡Dispara otra vez, estúpida! ¡Se va a escapar!

¿Estúpida yo?

¡Verás! ¡Dispara de una puta vez!

-¡Cuqui!

¡A mi cuqui no! ¡Asquerosa!

¡A mi cuqui no! ¡Quítate!

-¿Qué hace, Ramona? -¡Tranquila, tranquila!

¡Todos atrás! Estamos juntos en esto.

¿Quieres que te...? ¡Sí, sí, sí!

¿Qué haces, Ramona?

Gritos

¡Voy a por ti, bonita!

¡No corras, bonita, no corras!

¡Tú sales de aquí, pero con los pies por delante!

¡No, no, no!

¡Te voy a dejar sin un pelo!

¡Dámela ahora mismo, asquerosa!

Querías saltarte la cola.

Suéltame.

¡Querías llevarte todo el pescado, desgraciada!

¿Qué le has hecho a Emilio? ¿Qué le has hecho?

¡Dame la maleta! ¿Quieres irte, guapa?

¡Pues venga!

Grita

¿Qué se siente?

¿Qué?

¿Qué?

¿Qué?

Dame la maleta. Para este viaje no la necesitas.

Se ríe

Dámela.

¡Déjeme, déjeme!

¡No, no!

¡No!

¡Qué mentirosa eres!

¡Cómo te agarras a la maleta!

¡Como si llevaras el alma dentro!

Eres como nosotros.

¡Como todos!

No. Yo no puedo ser como vosotros.

Eso no se elige.

¡Se nace con ello!

Tú lo llevas en la sangre.

Te has llevado a todos por delante.

¡Di que eres como yo!

¡Dilo!

No, Ramona.

Tú nunca harías esto.

Todos se gritan

Llevo 3 días en la Puerta del Sol, hasta que supe que era un bar.

No me dijiste que habías cambiado la maleta, casi me matan.

Lo habrían notado y no habrías podido escapar.

¿Solo por eso?

Quería estar seguro de que no eras como mi madre.

¡Ah!

¿Quieres un caldito?

Con Jerez.

Otro.

¿Qué había en la otra maleta?

Charly, eres un monstruo.

Toma. No te lo mereces.

¡Hostia, Charly!

¿Bailamos? Bueno.

Música

Tararean

¡Ay, Portugal!

¿Por qué te quiero tanto?

¡Ay, Portugal! ¿Por qué me siento tan feliz?

Tararean

Somos cine - La comunidad - Ver ahora

Julia (Carmen Maura), una mujer madura que trabaja en una agencia inmobiliaria, encuentra 300 millones escondidos en un piso. A continuación se traslada al apartamento de arriba y esconde el dinero, pero tiene que enfrentarse a la desquiciada comunidad de vecinos, encabezada por un administrador sin escrúpulos (Emilio Gutiérrez Caba), que hará todo lo posible para retenerla y quedarse con la fortuna.

Siete mesas de billar francés (2007), de Gracia Querejeta

Reparto: Maribel Verdú, Blanca Portillo, Amparo Baró

Somos cine - Siete mesas de billar francés - Ver ahora

Al enterarse de que su padre ha caído enfermo, Ángela (Maribel Verdú) y su hijo Guille van a verlo a la ciudad. Cuando llegan, Charo (Blanca Portillo), la amante de Leo, pone a Ángela al corriente de la situación ruinosa que atraviesa el negocio de su padre: un local en el que se alinean siete mesas de billar. Ángela decide entonces intentar sacarlo a flote

Mataharis (2007), de Icíar Bollaín

Reparto: Najwa Nimri, Antonio de la Torre

Somos cine - Mataharis - Ver ahora

Carmen, Inés y Eva son detectives privados pero no llevan sombrero ni pistola, sino que hacen la compra, cambian pañales y tratan de conservar a su pareja. Mientras trabajan desvelando secretos ajenos, las tres descubrirán que hay mentiras propias que no han sabido ver y verdades que es mejor no revelar. 

Juana la loca (2001), de Vicente Aranda

Reparto: Pilar López de Ayala, Daniele Liotti, Susi Sánchez

Somos cine - Juana la Loca - Ver ahora

Isabel la Católica (Susi Sánchez) envía a su hija Juana (Pilar López de Ayala, ganadora de la Concha de Plata por su actuación) a Flandes para que se case con Felipe el Hermoso (Liotti). Se trata de un matrimonio de carácter político que sirve para sellar y garantizar una alianza dinástica entre los Reyes Católicos y el emperador de Alemania Maximiliano I, con el fin de aislar a Francia. Siguiendo la misma política, se había concertado el matrimonio de Catalina y Enrique VIII de Inglaterra. Sin embargo, Juana, locamente enamorada de su marido, no podía soportar sus infidelidades; su desmesurado amor desembocaba con frecuencia en terribles y enfermizos ataques de celos. 

Dioses y perros (2014)

Reparto: Hugo Silva, Megan Montaner

No recomendado para menores de 18 años Somos Cine - Dioses y perros - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Canción en inglés)

(SE QUEJAN)

Bueno, tranquilos. ¿Eh, Mario? Nos estamos conociendo, venga.

Al 50 %, venga. Otra vez. Vale. Esa guardia, Mario.

Ahí, ahí, venga. Tranquilo, hombre.

¡Joder, golpes bajos no, Mario! (SE QUEJA)

Claro, golpes bajos no. ¿A ti qué coño te pasa?

Es el puto sparring y se te paga para que te peguen.

-Shh, shh. Pegas como una niñita.

Tranquilo. -Te voy a destrozar la cara,

maricona, ¿me oyes? -¡Ya está bien!

Se acabó por hoy. Mario, 20 saltos de comba y a la ducha.

Vale, ya. (RÍE)

Te voy a destrozar. -Joder.

-Te voy a destrozar. -Has estado muy bien, Pasca. Venga.

(MURMURA) Este tonto...

(SUSURRA) Vale, vale, tranquilo, tranquilo.

-¿De qué coño va? -Venga.

-¿De qué coño va? -Tranquilo.

-Es el puto sparring, se le paga para que le peguen.

-Sí, bien... -Pues ya está. ¿Qué coño hace?

(Goteo)

(SUSPIRA)

(Puerta)

(SUSPIRA)

Bueno, ya sabes cómo son los chavales de ahora,

cuanto más cabrones parezcan, más miedo creen que dan.

Tú eras igual de joven. ¿No lo recuerdas o qué?

No, no me acuerdo ya.

Pues eras el puto amo.

¿De dónde has sacado al tonto este?

Ha sido campeón amateur de kick boxing,

muay thai, capoeira... (RESOPLA)

Y otras mierdas por el estilo. Capoeira es eso que bailan, ¿no?

Sí, eso es.

Y ahora le ha dado por el boxeo y...

por eso se ha buscado un entrenador de prestigio.

Ya.

Y como no lo ha encontrado, te ha contratado a ti, ¿no?

(RÍE) Sí, eso mismo.

(SUSPIRA)

La verdad es que echaba de menos el volver a entrenar a alguien.

Ahora para los chicos ir al gimnasio es hacer aerobic, máquinas, pádel

y todas esas mariconadas.

Vas a tener que corregirle muchas cosas, ¿eh?

Me ha dado más golpes en los huevos que en el resto del cuerpo.

Bueno, era su primer entrenamiento, aprenderá a golpear más arriba.

Sí, pues que aprenda rápido, mis pelotas tienen un límite.

Bueno...

Me voy a duchar.

Déjame la pasta ahí, junto la ropa, ¿vale?

Vale.

¿Vienes mañana para otros tres asaltos con el chico?

(SUSPIRA)

Vale, pero ponle unos zapatitos de tacón.

Y de plataforma.

Que tengo los huevos como dos bolas de billar.

(Agua)

Ja. ¡Ja!

(RÍE)

Hola, buenas noches.

Oye, perdona, ¿sabes si este bus pasa por General Ricardos?

No. Eh...

¿Que no lo sabes o que no pasa? No, que no pasa.

Ah, vaya.

¿Y por alguna calle que pille por aquí cerca?

(DUDA) No conozco muy bien la zona,

soy de Santander y llevo tres semanas viviendo en Madrid.

Estoy haciendo unas sustituciones. Soy profesora y...

Perdona, qué maleducada. (RÍE)

Vas a pensar: "Menuda profesora,

vaya educación que dará a los niños".

Me llamo Adela.

Adela. Ya te he oído, Adela.

¿Y? ¿Y?

Y tú eres...

Pasca. ¡Pasca!

¿Y de dónde viene Pasca?

Pues Pasca viene del gimnasio, de currar un poquito.

(ASIENTE)

Pero ¿viene de Pascual o es por algún mote

que te pusieron en el colegio?

¿O algún nombre extranjero? De algún país del este.

A mí me habría encantado ir a Serbia o Eslovaquia.

Creo que son unas culturas maravillosas.

Una prima estuvo en Rumanía y... De Pascasio, viene de Pascasio.

Me encanta.

El diminutivo es muy original,

pero el nombre completo tiene como más personalidad, ¿no?

¿Y te lo pusieron por algo en especial?

Por mi abuelo.

Qué bonito. (ASIENTE)

Yo me llamo Adela por mi abuela. A mi madre no le pusieron Adela

porque mi abuelo no quería dos Adelas en casa y me tocó a mí.

La verdad es que le entiendo.

Porque yo tenía, bueno, cuando era adolescente,

tenía un novio que se llamaba igual que su padre,

y más de una vez llamaba a su casa y decía: "Pablo" y decían: "¿Sí?",

pues yo le decía las ganas que tenía de verlo,

lo bien que lo habíamos pasado la noche anterior

y al cabo de un rato me decían: "Ahora se pone mi hijo".

Si es que tenían la voz igual, entonces normal...

Adela. Adela te llamabas, ¿no? Sí.

¿Tú le cuentas tu vida al primer extraño

que te encuentras en una parada de bus?

No, porque cuando ya están hechas las presentaciones,

no es ningún extraño. (ASIENTE)

Y para estar aquí callados mientras viene el bus, pues...

De hecho, ahí viene.

Buenas. ¿Este autobús para en General Ricardos?

Sí, pasamos por allí.

(Música)

(Canción en inglés)

¿La has descargado?

Sí, pero lo que no veo es lo del menú.

Estás empanado. ¿Os queda mucho, chavales?

No, yo creo que esta semana lo terminamos.

Esta aplicación va a hacer que tu hermanito se forre, Pasca.

Bueno, yo también, ¿eh? No, digo si os queda mucho por hoy.

Quiero ver una peli y no me apetece que andéis tocándome los huevos.

Dime qué quieres cenar, que como me tumbe, adiós muy buenas.

Pues va a venir Gloria.

Y precisamente te iba a pedir si nos podías dejar intimidad.

¿No te cansas de follarte a la "culograsa"?

No seas cabrón, Pasca.

Ah, y te invito al cine. ¿Me invitas al cine?

¿Me invitas al cine para poderte follar a tu novia?

¿Qué tengo, 15 años? Qué más quisieras, abuelo.

Si es por los gritos, no me molesta. Gloria no grita.

No, gritas tú, pero no me extraña, soportar tanto peso

debe ser doloroso. Qué hijo de puta eres.

Resérvate para el baile del vallenato, chaval.

Bueno, yo me piro, que esto ya está. Nos vemos mañana, ¿vale?

Venga, vale. Voy a ir cerrando, que Gloria debe estar al caer.

Pues avisa cuando caiga, que nos agarremos a algo.

(RÍE) ¡Vale ya!

Los dos. Vale ya los dos.

¡Ahora te jodes y no te invito al cine!

¡Que te pires!

Fonsi, ¿qué dices, tío?

(Música)

¿Qué haces? ¿Por qué no me avisas para que te ayude?

No hace falta, yo puedo. ¿No hace falta, tú puedes?

Sí, yo puedo. ¿Quieres algo? ¿Un pantalón?

No, me pongo los calzoncillos, la camiseta y así estoy listo

para cuando llegue Gloria. Ahí, cataplum, ¿no?

¿Qué haces? ¿Qué voy a hacer?

Echar una cagadita antes de irme. Anda, déjame que me seque,

que va a llegar esta ya. (SUSURRA) Espera, espera. ¡Shh!

¿Lo estás diciendo en serio? Ahí le tienes.

(OLFATEA) ¿Ves? ¡Dios!

Escucha, esto... ¿Qué haces? ¡No me toques!

Es el deporte. ¡No me toques!

¡Si no lo sientes! Eres asqueroso.

El deporte hace que evacúes antes. Estoy cagando de frente.

No pasa nada. Déjame salir, por favor.

¡Dios! Venga, hombre, sal, sal.

¡Vete al hospital! Chico, tranquilo.

Qué asco. Hala, venga, venga.

El deporte purifica, hermano.

Y limpia los pulmones. ¿Pulmones?

Los pulmones me los acabas de destrozar tú a mí, cabrón.

Eres muy sensible. Muy sensible.

Encima Gloria está a punto de venir y me dejas la casa oliendo a mierda.

El día que te traigas a una tía pienso hacer lo mismo.

¿Qué? ¿Me vas a espiar mientras cago otra vez?

Gilipollas.

Qué hijo de puta.

(Cisterna)

¡Pasca! Pasca, ven aquí y quita esto, ¿eh?

¡Pasca! ¡Disfruta, hermano!

(Puerta)

¡Oye!

Eh. Hola, hermano mayor.

Hola, novia de hermano pequeño. ¿Está Toni arriba?

No, se ha ido a correr. Claro que está arriba.

Esperando a que le hagas correr pero bien.

Qué burro eres. Por cierto, estaba mirando porno,

así que lo mismo, cuando llegues, ya no tiene fuelle.

¿No vas a venir a cenar? Pues no, mira,

podéis follar en el baño, podéis follar en la salita...

En la cocina no, ¿vale?

¿Tienes idea de cuándo van a arreglar la silla?

Pues si llevan cinco meses sin pagarle la pensión

y les importa una puta mierda, imagina lo que les importa la silla.

Quizá pueda ir a hablar con el técnico

que viene a reparar las máquinas en la clínica.

¿Ah, sí? Quizá sabe cómo arreglarla.

¿Quizá sería gratis? No te preocupes.

Yo me encargo. No, déjalo.

No me importa cargar con él, ¿eh? Es un canijo, no pesa nada.

Ya, Pasca,

pero cuando no estás no podemos dar un paseo.

Y da gracias. Claro que doy gracias de que estés.

No, da gracias de que no seas tú la que está así,

porque ni mi hermano ni yo podríamos contigo.

Eres lo peor, de verdad, ¿eh? Pasadlo bien.

Y no te pongas arriba,

que le rompes las piernas.

(Puerta)

(Música)

¿Qué tal el combate? ¿Qué combate?

No sé, Colomo me dijo que te había conseguido algo

con un chaval que entrenaba el Chucho.

Es un gilipollas... ¿Colomo?

No. Bueno, también. No, me refiero al chaval.

El típico niñato que le gusta dar hostias.

Acabará de portero en un garito de mierda.

(ASIENTE)

Parece que te ha caído muy bien. Me ha caído genial.

Lo bueno que tiene combatir con alguien que te cae mal

es que le puedes pegar una paliza.

Hacer de sparring no es combatir, lo sabes muy bien.

Es recibir hostias y no devolverlas, como realmente te gustaría.

Yo he recibido más hostias desde que dejé el boxeo

que cuando llevaba los guantes. Bueno...

Menos cuando peleaste conmigo. Qué hijo de puta.

Si es que no te callas nunca, cabrón.

Ahora sí, Pasca.

Ahora llevo mucho tiempo en la lona y la cuenta está llegando a 10.

¿Qué eres, poeta?

No, no, soy tu puta madre. Cómo has cambiado, mamá.

No te ha salido nada, ¿no? Una úlcera me ha salido.

Se me acaba el paro en un par de meses

y yo no sé qué voy hacer para tirar para adelante

y pagar la hipoteca. Estamos todos igual, Fonsi.

Tú, por lo menos, tienes familia.

A lo mejor, si no la tuviera, sería más fácil.

Para ellos y para mí.

Carmela no tendría que estar fregando escaleras

si no estuviera casada con un desgraciado como yo.

Al final voy a pensar que es verdad, ¿eh?

Que las hostias que te di te volvieron gilipollas.

Mira, ¿te gusta? Muy elegante.

Es que he ido a un par de entrevistas de trabajo.

¿Ah, sí? La primera, a un local de noche.

Pero necesitaban alguien más joven, ya ves.

Que yo lo entiendo, porque el sitio era pijoteras,

era modernito. ¿Y qué?

¿Qué estás diciendo,

que nuestra generación está pasada de moda?

Nuestra generación está pasada de todo.

(MURMURA) Es pasado.

Yo discrepo, ¿eh? Lo siento, pero yo discrepo ahí.

Discrepa, discrepa.

Hombre, hay gente de nuestra generación

que tiene trabajos de puta madre. ¿Quién?

¿Tú te acuerdas de Chinarro?

Te acuerdas de Chinarro, ¿no?

Pues Chinarro está de encargado en un hotel en el Caribe.

Llámale, a lo mejor te da curro.

Con la de hostias que yo le di a Chinarro en el instituto,

me va a dar a mi trabajo. A lo mejor te lo da para putearte.

Que no, hombre, que no me humillo. Llámale tú, a ver si te lo da a ti.

Yo no puedo, ya lo sabes.

¿Tu hermano sigue con la del culo gordo?

Sí, con la "culograsa" sigue, sí. Pues llevan ya tiempo.

Pues... empezaron un año después del accidente, calcula.

Pues que lo cuide ella, coño. ¿No es fisio o algo así?

No tiene nada que ver, ¿eh? Una cosa es dar masajitos

y otra cosa muy distinta es cuidar y atender

a una persona como mi hermano. No tiene nada que ver.

Tranquilitos, ¿eh?

Estemos tranquilos, chaval. Pues no deberías estarlo, tronco.

(CHISTA) -Flipado.

Pues tu colega dice que sí. A ver si os ponéis de acuerdo, ¿no?

Venga, tú, danos todo lo que tengáis. Y ya, ¿eh?

¡Vamos!

Dos cigarros y dos cervezas de los chinos, ¿cómo lo ves?

Pero ¿vosotros sabéis dónde estáis, chavales?

¿Qué?

Que si sabéis dónde estáis ahora mismo.

Que te calles la puta boca y nos des lo que tengas.

¡Venga, vamos! -¡Vamos, troncos!

Sí.

Hostia, tío. Tranquilo, ¿vale?

Y ahora me vais a contestar a la pregunta, ¿verdad?

¿Sabéis dónde estamos? Eh... En Vallecas, ¿no?

Sí, claro, en Vallecas, ¿no te jode? Pero el sitio, el sitio, el lugar.

Eh... En el parque de las Tetas, ¿no?

Muy bien, muy bien, enano. ¿Y sabéis lo que es esto?

Estos cerros, estas montañitas, no son naturales,

esto era una escombrera, un puto basurero.

Y como no sabían cómo deshacerse de toda esta puta mierda,

la alfombraron, la sepultaron bajo esta capa de césped.

Ahora mismo estamos en la cima de una montaña de mierda.

Mierda maquillada, pero mierda a fin de cuentas.

¿Lo habéis entendido?

Se puede decir que nosotros somos la guinda de un pastel de mierda.

Vale, vale.

A mí me gusta más el concepto de las tetas, ¿sabes?

Como las tetas de silicona,

las ves por fuera y dices: "Joder, de puta madre".

Ahora, las ves por dentro y te dan todo el asco.

Si fueran naturales, tampoco es que te pusieras

a dar saltos de alegría, que todo eso es grasa, músculo.

Sí. Oye, oye.

Eh. (CHISTA) Eh, venid para acá.

A ver, y todo esto que estaba yo contando,

¿a qué venía?

A que... -A que estamos en la mierda, ¿no?

Todo esto venía a que si queréis atracar a alguien

y sacarle dinero de verdad,

no vais a encontrar a esa gente sobre un montón de mierda.

Idos al barrio de Salamanca y no aquí, imbéciles.

Quitaos las chupas, que me gustan. ¿Eh?

Que me des las cazadoras, hostias. Quítatela, quédatela ya.

Lo siento, ¿eh? De verdad. -Ya está, tío.

-¿Vale, no? -Nos podemos ir ya, ¿no?

Quitaos los pantalones. ¿Cómo?

¿Como que cómo? Vamos a ver, criatura,

pues desabróchate el botón, te bajas la cremallera

y te lo sacas por las piernas. Y rapidito, que te vuelo la polla.

No me violéis, por favor, solo te pido eso.

Hombre...

Venga, vamos.

Joder, joder, joder. ¿Y eso qué es?

¿Ya? Y ahora sí,

ahora tarifando, que es gerundio. Vale, lo siento, ¿eh?

A ver, a ver, a ver, venid un momento, venid un momento.

No, tío, los calzoncillos no, lo que sea menos los calzoncillos.

Coged las navajas. ¿Qué?

Que cojáis las navajas, coño. ¿O cómo vais a atracar a los pijos?

Y ahora fuera de aquí y cagando hostias.

Como os vuelva a ver por aquí, os vuelo la polla de un tiro.

Vamos, vamos. ¡Rápido!

¡Vamos, corriendo! ¡Uno, dos! ¡Ey! Eso es.

(SUSPIRA)

¿Tú qué haces con una pipa?

Es de juguete.

Se la compré al Óscar,

pero Carmela no quiere que el niño juegue con estas cosas.

En vez de tirarla, la guardé

y me la traigo a estos sitios cuando vengo a estas horas.

Parece de verdad, ¿eh? Me he acojonado.

Vámonos, anda. Tengo hambre, vamos a comer un bocata.

Sí, vamos a comer un bocata. Tomamos también unos cubatas.

Pero el juguetito guardadito, ¿eh? Vale.

¿Qué te parecen las chupas que me he agenciado?

Los pantalones los dejo, porque me dan un poco de asco,

pero las chupas me las llevo. ¿Dejas esta mierda aquí?

Pues claro. ¿No es mierda? Ya se fundirá con la mierda

o lo absorberá el suelo o yo qué sé, algo.

Vamos al Calilo. Al Calilo, al Calilo...

Pero si el Calilo cerró hace un mes. Joe, cómo está la cosa, macho.

Ya... Vámonos. Venga.

¿Y de qué era el otro curro? ¿El otro curro?

Sí, hombre, has ido a una entrevista de trabajo,

una era un garito así modernete, que no te dejaban entrar...

Sí, sí, el otro curro era...

Era de asesor. De asesor de... ¿De asesor tú?

Sí, asesor de no sé qué.

Vamos, que había que saber chino. ¿Chino?

Sí, chino. Chino... El chino es un idioma, ¿eh?

Joe con los chinos, chaval. Ya...

(Música)

(RÍE) (MURMURA)

Joder, Alfonso, ¿otra vez?

Ay, ay. Que no te moleste, lleva un pedo...

Joder, cariño... Quita. Por favor, no me toques.

Cállate, que vas a despertar a tu hijo.

Pon un café, que lo voy a meter a la cama.

¡Shh! ¡Shh! Cuidado, que no se despierte.

¿Una duchita o qué? No.

Si vas hecho una puta mierda. Da igual, da igual,

déjalo en la cama, porque va a vomitar igualmente.

¡Ay!

(Continúa la música)

(Canción en inglés)

Joder, Pasca,

pensaba que si estaba contigo no iba a acabar así otra vez.

(SUSPIRA) Perdona, ha sido culpa mía.

Quería salir un rato. Un rato.

Son las 7:00 de la mañana.

Ya lo sé. Lo siento, lo siento de verdad.

No, no lo sientas, da igual.

Mañana va a hacer lo mismo estés tú o no estés tú.

¿Tan mal está?

(SOLLOZA) Estoy harta.

Yo no puedo más con esta situación.

En media hora me tengo que ir a trabajar

y mi hijo entra en el colegio a las nueve y él tenía que llevarlo.

¿Qué hago? O no voy a trabajar o lo llevo a mi hijo al cole.

Vete a trabajar, yo llevo el niño al cole.

¿Estás seguro? Sí, seguro, no pasa nada.

Pasca, vámonos. Cogemos un tren y nos vamos juntos.

A ver, ¿estás borracha tú también o qué? ¿Eh?

Se acabó, ¿vale? Se acabó.

Si no lo aceptas, no vuelvo a venir aquí y punto.

Nos equivocamos dejándolo. Nos equivocamos empezándolo.

Fonsi es mi amigo.

Y no puedo dejar de sentirme una puta mierda

cada vez que le miro a la cara. Ya, pues yo me siento una puta mierda

cada vez que él aparece así y últimamente es día tras día.

Carmela, Fonsi te quiere y está pasando por un mal momento.

Ahora lo que necesita es tu ayuda, no tus reproches.

Me tengo que ir a trabajar.

Voy a vestirme. Vale.

¿Sabes dónde está el colegio? ¿Es el mismo del año pasado?

Sí. Vale.

Carmela...

Gracias por el café.

Era el más barato del súper.

(Música)

Hola, buenos días. Oiga, pero...

¡Caballero, está cerrado ya, es tarde!

¡Oiga, señor, que ya han empezado las clases!

¿Cuál es tu clase? La del final, pero ya han entrado.

Da igual, nosotros también.

Vale. Me gusta el olor a colegio.

¿Tú vas a otro colegio? Claro que iba cuando era como tú.

¿Tú has sido como yo? Claro que he sido como tú,

y papá y mamá también. ¿Qué les ha pasado?

Pues que nos hacemos mayores, Óscar.

Entonces no quiero ser mayor. Yo tampoco. ¿Cuál es tu clase?

Esta. ¿Esta? Venga, para dentro, vamos.

Coño.

Pasca, de Pascasio. ¿Qué haces aquí?

Pues he venido a traer a Óscar. Bueno, llegamos tarde.

Ah, muy bien. Señorita Adela, está cerrado.

No pasa nada, Fermín, por hoy lo dejamos pasar.

Sí, pero luego la bronca siempre se la lleva Fermín.

Que no. Váyase a beber un vaso de agua,

que le noto acalorado.

Hasta luego, Fermín.

Óscar... Óscar es un niño listísimo,

tienes mucha suerte de tener un hijo así,

te va a dar muchas satisfacciones. No es mi hijo,

es hijo de unos amigos. ¿Ah, no? Pues qué pena.

Por ti, por tus amigos es una suerte.

Si tuviera un hijo, me encantaría que fuera como Óscar.

Ajá.

Por lo menos, puedo disfrutarlo unas horas.

Bueno, y al resto de los niños, que son muy buenos, no te creas.

Sí. Me alegro mucho. Me tengo que ir.

Eh... Ayer no te despediste de mí.

Eh, bueno, preferí dar una vuelta antes de llegar a casa.

No es una razón para no despedirse.

"Creo que prefiero dar un paseo en lugar de coger el bus,

hasta otra". Me habría servido. Hasta otra.

El bus me dejó muy cerquita de casa,

solo tuve que cruzar un par de calles.

¿Ah, sí? (ASIENTE)

Bueno, me voy a meter a dar clase, pero...

¿Te apetece tomar algo esta tarde y terminamos con la conversación?

Bueno, yo te voy a dar mi teléfono, ¿vale? Un segundo.

Aquí lo tienes. Yo no te voy a pedir tu número,

porque no quiero llamarte y que me digas que no te apetece.

Seguro me dirías que estás liado, que tienes trabajo, que no puedes...

En fin, que ahí tienes mi número y que si quieres,

como yo no voy a declinar mi oferta...

¿Qué te parece?

Pues me parece que hablas muchísimo.

Supongo que al estar todo el día rodeada de niños

de vez en cuando me apetece hablar con un adulto.

Y no es porque aquí no haya profesores y demás,

pero siempre hablan de trabajo. Claro.

Además, son muy aburridos. Ellos y ellas.

Bueno, me voy a meter con los monstruitos.

Muy bien. ¿Me llamas?

(Voces de niños)

(TITUBEA) Hasta luego.

Hasta luego.

(Música)

(Puerta)

No hacía falta desaparecer hasta las diez de la mañana.

Pensé que un follador necesitaba horas para saciarse.

¿Dónde has estado?

Por ahí.

¿Qué tal te ha ido con Moby Dick?

(RÍE) Muy bien, gilipollas.

Y gracias por la decoración del cuarto.

Menos mal que Gloria ya te conoce. Es como los espejos

del techo de los hoteles, era para animarte.

Déjame currar, que le estoy dando un achuchón

y estará listo antes de lo que pensaba.

Yo me voy a dar una ducha

y me voy a currar de verdad, para traer pasta a casa.

Sí. Ya, ya. ¿Te crees que no sé que pasas el día

pajeándote en Internet? Vete a duchar.

Está fatal. ¡Pasca, coño!

Eres gilipollas, tío. Te preparo algo, ¿vale?

(RESOPLA) No hace falta, Gloria hizo tortilla de patatas.

¿Tortilla de patata? Sí, tortilla de patatas.

La hizo grande, que sabe que te gusta.

Me encanta la tortilla de patata, pero la suya me parece asquerosa.

Ah, la suya te parece asquerosa. Asquerosa.

La última vez te la comiste entera. Tanto asco no te dará.

¿Eso dices a la gorda cuando quieres que te la chupe?

No te escucho. Eso te lo dice ella.

Déjame. Vete... Vete a duchar, coño.

Gilipollas.

(RESOPLA)

(Música)

Necesito más curro.

Hola, Colomo. ¿Cómo estás?

Lo que necesitas es un poco más de educación.

Tienes cara de no haber dormido. Tú tienes cara

de que te importa una mierda lo que te pido.

Como me digas que tengo razón, tendremos problemas.

Sobre todo tú.

Qué agresivo te has levantado. No me acosté y no me he levantado.

Pues qué agresivo no te has acostado. ¿Tienes algo o no?

¿No habías vuelto al gimnasio del Chucho?

Eso es una mierda, necesito más. ¿Qué tienes?

Pues poca cosa, la verdad.

No tengo casi nada.

Te puedo pasar unos folletos para que buzonees.

Vale.

Otra cosa,

¿tienes algo para Fonsi?

(RÍE)

Ni de coña.

Ni de coña, ¿por qué?

No trabajo con alcohólicos.

Trabajas con gente muchísimo peor, no me jodas, Colomo.

La última vez que le conseguí curro me la lió de lo lindo.

Y no puedo permitir que vuelva a suceder

tal y como están las cosas. Venga, coño, algo sencillo.

Pintar paredes, descargar cajas... Ya descargó cajas.

Se presentó allí borracho como una puta cuba.

Destrozó la mitad del material y se pegó con el gerente.

Por su puta pulpa no volví a trabajar con ellos.

Hijo puta. Eso no me lo contó. Ni se acordará el muy cabrón.

¿No ves que no le quedan neuronas?

(SUSPIRA)

Mira, Pasca, si volviera a coger la forma,

no sé, le podría conseguir algún curro de sparring,

pero, joder, está en los huesos. No puede hacer eso.

No puede recibir golpes en la cabeza.

(RÍE) Ya te encargaste tú de dárselos todos.

¡Jo! Ese combate fue la puta hostia.

(RÍE)

Bueno.

¿Dónde recojo los folletos?

(SUSPIRA)

Y avísame cuando haya algo, ¿vale?

(SUSPIRA)

Cosas siempre hay...

pero ya sabes de qué tipo.

Algo legal, Colomo.

Puede que no sea lo más legal del mundo,

pero sí muy productivo y muy seguro.

Si no es legal, no es seguro.

Yo no puedo permitir que me encierren.

(SUSPIRA) Ya.

Por cierto, ¿cómo anda tu hermano?

Quiero decir...

cómo está y todo eso.

Bien, gracias.

¿Qué tal pega el chico del Chucho?

(HACE ESFUERZOS) -¡Venga, venga!

¡Vamos allá! Menos cachondeito, ¿eh? ¡Venga!

(HACE ESFUERZOS)

¡Duro, duro! ¡Ahí! ¡Uno, dos! ¡Arriba, abajo! ¡Venga!

-¿No puedes aguantar los golpes o qué? ¿Eh?

¡Ah!

¡Mario!

¡Codazos no! ¡Esto es boxeo! ¡Para!

¡Joder!

¿Estás bien, Pasca? ¿Puedes continuar?

Venga, vamos allá otra vez. -¿Puedes continuar?

La próxima vez te noqueo. Te lo juro.

Venga, Mario. A ver, arriba esa guardia.

Vale. Ese baile, venga. Esos pies.

Ahí, venga, venga. Tranquilo. Continúa.

(HACE ESFUERZOS) Dale.

-Te gusta tocar el culito, ¿eh?

Maricona.

-Venga, Mario, va. ¡Joder! ¡Cubre esa guardia!

¡Mueve la cabeza, hombre! ¡Mueve la cabeza!

¡Venga, va! ¡Va, no te quejes!

¡Va! ¡Oh!

¡Mario!

¡Para de una puta vez, joder! ¡Oh!

(GRITA)

¡Me cago en...!

¿Pasca?

¡Mira, chaval, o aprendes a respetar las normas

o vete olvidando de boxear!

¡Si haces esto en un combate, estás descalificado!

¡Y yo no entreno a tipos que no saben controlarse!

¿Entendido?

¡Pues vete a pegarle al saco!

(RESPIRA AGITADO)

(SE QUEJA)

Pasca, ¿qué tal estás?

(SIN ALIENTO) ¿Comparado con qué?

Anda, bebe un poco de agua y dejémoslo por hoy.

No, no. Necesito la pasta. No te preocupes, ya te la has ganado.

Vete a casa y descansa. (JADEA)

Anda. (JADEA)

(CARRASPEA)

(RESOPLA)

¡Uhm!

¡Uhm!

(Golpe)

(Música)

(Frenazo y choque)

(Puerta)

(TELEVISIÓN) "Venga ya, tío.

Por esa regla de tres, yo tendría que tener ahora...

menos 40 años o así".

-"No, hombre, no. Eso sería que te rejuvenece.

Yo digo que te resta, que te mueres antes".

-"Pues por eso lo digo, habría muerto 40 años antes de nacer".

-"Vaya gilipollez".

-"Pues anda que lo de que si lleva un mes congelado

te quita un mes de vida, pues...".

(Portazo)

¡Qué susto! ¡Dios!

¡Joder!

Pero vamos, lo tenéis a toda hostia, ¿eh?

¿Te hacemos un hueco? Sí, quédate a verla. Está muy bien.

No, me voy a tumbar.

¿Seguro? Seguro.

(TV) "En la habitación pequeña". -"En habitación pequeña, sí.

He tenido que recortar un poco,

pero ha quedado perfecto". -"¿Sí?".

(SUSPIRA)

(SE QUEJA)

(Canción en inglés)

¿Llevas mucho esperando? Me he retrasado

porque me he perdido un poco.

Bueno, me he perdido. Eso de perderse un poco...

O te pierdes no te pierdes. No hay término medio.

He cogido la línea buena de metro, y creo que la parada también,

pero he salido por donde no debía.

¿Qué? Hablo mucho, ¿verdad?

(RÍE) Ya lo decía mi madre: "No te callas ni debajo del agua".

¿Sabes que de pequeña me ponían en el colegio un precinto marrón

de embalar cajas? En principio me ponían

celo normal, del de toda la vida, pero lo mojaba con la lengua

y se despegaba. Pero el precinto ese, no.

Está asqueroso y pega una pasada. Si se me ocurriera

hacer eso a los alumnos del cole, creo que me detenían...

Hola. Hola.

¿Qué os pongo? Pues... me pones una cañita.

¿Qué estás bebiendo tú? Es que... Esta es doble.

Esta es una doble. Sí.

Pues yo quiero una doble. Y tú también, que estás terminando.

Vale, perfecto. (RÍE)

Perdona. Dime.

¿Tienes... eh... precinto marrón? ¿Del de embalar cajas?

Eh... ¿Un poquito así?

No. ¿No?

(RÍE) Da igual, gracias.

(RÍE) ¿Puedo? Sí.

Sí, sí.

Sí. (RÍE)

Muy heavy. (RÍE)

Un poco heavy no, mucho. El de los bigotes, ¿no?

Este que le llegan hasta aquí. Sí.

Sé quién dices.

Tengo un perro. Un perro.

En Santander. ¿De qué marca?

(RÍE) Golden retriever.

Y como canela, ¿no? Así...

Sí. Como amariconadillo, ¿no? El perro.

Svenson, ¿no?, es la fábrica esta de capilar...

¿Eh?

Hulk Hogan es un hortera. ¿Por qué?

Con su melena al viento. Si le llega la entrada hasta aquí.

¿Qué quieres? Tenía sus años ya.

(RÍE) Por Marilyn Manson.

(RÍE) Y porque es muy "manson".

(RÍE) Chicos, ¿dos más?

Eh... Venga. Mañana no tengo clase y no pasa nada si pillo el punto.

Además, hace un montón que no salgo, y ya que estamos,

aprovechamos la ocasión. (RÍEN)

La próxima vez... La próxima vez me llamas tú.

Oye, no te preocupes, ¿eh?

Entiendo que hay una regla no escrita

que dice que las nuevas amistades, durante un tiempo,

primero tiene que llamar uno y luego otro.

Para saber si el interés es mutuo. Imagino que lo dices por eso.

No. ¿No?

No. (RÍE)

Lo estoy diciendo, más que nada, porque si te llamo yo,

me fundes los 300 minutos que tengo por mes.

O sea, que si yo quisiera ser boxeadora, ¿me entrenarías tú?

Yo no soy entrenador. ¡Ah!

No, yo soy... Yo soy sparring. Yo boxeo contra ellos,

pero para que ellos se preparen.

Ellos tienen distintos entrenamientos,

y uno es subirse al ring conmigo y boxear.

Pero vamos, eh...

¿Pero tú también das o no das?

No doy como me gustaría, pero... pero bueno.

Eres el que recibe todo el rato. Eres el saco.

Yo no creo en lo de mejor amigo. Creo que eso es como lo de...

Uhm... como lo de perderse un poco.

No hay término medio.

Alguien que es tu amigo, es tu amigo. De verdad.

Y haría cualquier cosa por ti, si no, no es tu amigo.

Eso es verdad, pero también puedes tener amigos

que hagan cualquier cosa por ti hasta cierto límite,

y no por eso los vas a descartar. Pues yo creo que sí.

O sea, yo si soy amigo de alguien, hago lo que sea.

Sin ningún límite.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Quieres ser mi amigo?

(RÍE) Bueno, yo podría...

yo podría ayudarte con algún problema,

pero escucharlo sería... (RÍE)

Pues una por aquí y otra por ahí. Muchas gracias.

Bien, ya hemos cubierto el sector amigos.

Ya sé que eres muy amigo de tus amigos.

(ASIENTE) Familia.

Familia.

Vivo con mi hermano.

¿Es más joven, es más mayor que tú?

Es 10 años más joven. Fue un descuido de mis padres.

Y...

¿Vive contigo por... por el tema de la crisis?

Eh, bueno, en parte... también, pero no es solo por eso.

Cuenta.

Pues hace unos años, en un accidente de tráfico,

mis padres murieron y mi hermano se quedó en silla de ruedas,

y desde entonces, pues, le cuido y vivo con él.

Vaya.

Lo siento.

No pasa nada, no te preocupes. Ya está.

Es que me he quedado sin palabras.

(RÍE) Eso sí que es difícil.

(RÍE)

Eh...

(RÍE) ¿Novia? ¿Novia?

Novia tuve.

Tuve una. ¿Y qué pasó?

Me tuve que deshacer de ella.

¿Y eso por qué?

Hablaba demasiado.

(RÍE)

(Móvil)

Mira, igual es tu exnovia, la que hablaba demasiado.

Perdona un segundito.

Tranquilo.

(Móvil)

(LLORA) "Han llamado de un bar. Fonsi está borracho,

montó una bronca y está tirado en un retrete".

¡Joder! Llamarán a la Policía si no vamos,

pero yo no me puedo mover porque estoy con "Osqueremos".

Es que yo ya no tengo fuerzas para esto.

Vale, vale. Tranquila, tranquila. Voy yo. Voy yo.

(LLORA) Estoy harta, Pasca, harta.

Tranquila. Mándame la dirección, ¿vale? Yo me encargo.

Venga.

Perdóname, pero... me tengo que ir.

¿Ha pasado algo?

No, no, no. Está todo bien. ¿Quieres que te acompañe?

¿Te puedo ayudar? No, no, gracias.

(Música)

(RÍE)

(Música)

Tu colega me ha puesto el baño que parece un puto vertedero.

Iba a llamar a la Policía ya. Llévatelo de aquí ya.

(Canción en inglés)

(DA ARCADAS)

(VOMITA)

(TOSE)

(TOSE)

(Portazo)

(Continúa la canción)

(SUSPIRA)

(RESOPLA)

(SE QUEJA)

(RÍE)

¿Cómo estás?

(RESOPLA)

¿Tú qué crees?

Creo que estás como aparentas,

hecho una puta mierda.

Estoy jodido, Pasca.

La vida me está jodiendo, pero a base de bien.

La vida te la estás jodiendo tú solito, Fonsi.

¿No te habrás aprovechado y...

y me habrás petado el culo?

(RÍE) ¿O te habrás tirado a mi mujer?

No.

No te he petado el culo.

Gracias.

Como sigas así, va a ser tu mujer la que te mande a tomar por culo.

¿Le vas a dar la vuelta a todo lo que te diga, joder?

No, me voy a dar la vuelta yo, que no veas cómo te huele la boca.

(RESOPLA)

(SUSPIRA)

Fonsi.

Dime, cariño.

Tu mujer...

Sí, ya lo sé.

¿El qué sabes?

Que me va a dejar.

Se lo estás poniendo muy fácil para que tome esa decisión.

Por lo menos le pongo una cosa fácil en la vida.

Por una vez ponte en su lugar.

No puedo, estás tú.

¿Cómo?

Que estás en su sitio. Ella duerme a ese lado.

(RÍEN)

Qué gilipollas eres, chaval. (RÍE)

(RÍEN)

(LLORA)

(Tonos móvil)

(MÓVIL) "Hola, ¿qué tal? Estaba preocupada".

Adela, Adela, Adela...

Te he llamado y el teléfono me daba apagado

o fuera de cobertura, no sé. Adela, estoy bien. Estoy bien.

Llamaba para... para pedirte perdón por dejarte ayer de esa manera.

No pasa nada si no ha sido nada grave.

No, no. Nada grave. No te preocupes.

Pues ahora que dices que no ha sido grave,

te voy a decir que un poco cabreada me quedé.

Más que nada porque que te fueras sin darme ninguna explicación

y dejándome tan preocupada... Ya, ya lo sé. Lo siento, de verdad.

Eh... ¿Te apetece que quedemos hoy

y que sigamos con lo que dejamos ayer a medias?

Pues... Eh...

Bueno, esta vez me tocaba llamarte yo a ti.

Sería saltarnos la regla no escrita. ¿Cómo sabes que el interés es mutuo?

Cuando he encendido el móvil tenía 12 llamadas perdidas.

(RÍE) Bueno, pero no serían todas mías.

No, tuyas eran solo 10.

Así que... técnicamente

no nos saltamos la regla no escrita. Tú me has llamado antes.

Bueno. Eh...

Bien, ¿y cómo se supone que me compensarás por lo de anoche?

Bueno, había pensado en una cena.

Como dices que eres tan buena cocinera,

pues había pensado en que podías invitarme

a esa famosa merluza en salsa verde

que dices que te sale tan, tan, tan, tan buena.

(RÍE) Vaya morro tienes tú, ¿no?

Vale. Eh...

Puedo bajar a la pescadería y ver qué hay, pero no aseguro nada.

(Música)

Eh. Hombre, mi hermano el desaparecido.

Hola, Pasca. ¿Te apetecen unos filetitos?

No, déjalo, anda, déjalo.

¿Qué, cómo estás?

Yo bien, ¿y tú?

Bien. Bueno, podría estar mejor, pero podría estar peor.

No has venido a dormir, ¿no? (NIEGA)

¿Por qué? No, por saber.

¿Por saber? No, yo qué sé, como estabas aquí con tu chica...

¡Pasca! Que casi me quemo. Como vuelvas a tocarle el culo...

¿Me vas a dar una patada voladora? Ten cojones, ten cojones.

Levántate, levántate, venga, ten cojones.

Una patata voladora te voy a tirar, payaso.

Pero si no lo ha notado. Mira su culo, mira.

Y mira mi mano. Ni se ha dado cuenta.

¿Quieres dejar de decir tonterías y ponerte a hacer una ensalada?

Estás muy contentito tú, ¿no? ¿Has dormido en cama de alguna?

He dormido en la cama de alguna, pero sin ninguna.

Joder, chaval, qué críptico eres.

¡Críptico! ¿Y esa palabra de dónde la has sacado?

¿Qué eres, catedrático? No, pero tú tienes estudios,

deberías saber qué significa. Estudios inacabados.

Estudios al fin y al cabo. También sé qué significa petulante

y no lo utilizo en cada conversación.

¿Me estás llamando petulante? ¿Me estás llamando críptico?

Estáis como cabras. Y tú como una vaca.

Pasca, coño.

Bueno, son la misma familia. No.

Las vacas son bovinos, las cabras no.

Son ovinos. (NIEGA)

No. ¿Cómo que no?

Como que no. ¿Y qué son?

Caprinos. ¿Caprinos?

(SUSURRA) Caprinos, caprinos, caprinos, caprinos.

Bueno, ¿qué te parece?

Dime... ¿Mmm?

¿Sabes lo que sí estoy saboreando?

La merluza.

El... Tu...

Tu silencio.

Tu silencio. Maravilloso, de verdad.

¿Pero está bueno o no?

A ver, no está muy allá, pero no pasa nada, ¿eh?

Yo me puedo comer la tuya tranquilamente.

Si es que lo sabía. Yo... Este piso es de mi amiga

y no controlo muy bien el horno. Esto solamente lo tengo que hacer

en mi casa a una temperatura... Adela, Adela.

Es justamente lo que necesita... Está buenísima.

Riquísima, de verdad.

¿De verdad? De verdad.

Gracias. De nada.

Si algún día vienes a Santander, sabrás lo que es una buena merluza.

Las pescaderías que hay aquí no tienen la misma merluza que allá.

Allá las ponemos casi directamente del mar

y aquí tendrían que venir en camiones

y en los trayectos se pueden perder todas las propiedades.

Adela. Esto es como juego.

Adela, ¿brindamos?

Claro. Vale.

Por la mejor merluza en salsa verde, aunque haya venido en camión.

Igual es de piscifactoría.

Habrá ido de alguna manera a la pescadería, ¿no?

No habrá ido andando. No lo creo.

Por la mejor merluza en salsa verde que haya venido como haya venido

y de donde haya venido, está buenísima, de verdad.

Y eso que no está como podría estar. Pues por la mejor merluza

en salsa verde que no está como podría... ¿Sabes qué te digo?

¿Qué? Que por la cocinera.

Salud. Salud.

Esto me lo regaló mi abuela hace siete años.

Era su única nieta y me adoraba.

Pero como ves, se está cayendo y no puedo reformarlo.

Pedí créditos en los bancos y no me dieron.

Ya no puedo seguir manteniéndola.

¿Sabes lo que pago de impuestos al año?

Y... ¿Y qué vas a hacer?

Pues supongo que malvenderlo.

Y no sabes lo que me duele,

no solo porque mis abuelos y mi madre se criaran allí,

sino porque yo tenía un sueño,

vivir allí montar, en la parte de atrás,

una ludoteca y una guardería.

Pero en fin... Que ahora es un sueño.

Bueno, ¿y tú, qué? ¿Yo?

Cuéntame, ¿cuáles son tus sueños? Porque tendrás alguno.

Bueno... Tengo un sueño, pero es imposible.

Que va, no hay sueños imposibles. Hay soñadores con poca voluntad.

(RÍE) ¿Qué pasa?

Y esa frase, ¿de dónde la has sacado?

Es una frase muy bonita y, además, estoy segura

que ha ayudado a mucha gente. A Paulo Coelho, a Bucay

a vender libros de autoayuda. Yo creo que es una gran verdad.

¿Sí? ¿Y por qué no te la aplicas?

Me has hablado de tu sueño y no has dicho nada de la frasecita.

Ahora te cuento el mío y frasecita al canto.

Ya... Ya.

Pero porque mi sueño no depende de mí.

Dependería de que me tocara la lotería o algo así.

Mi sueño depende de que inventen la máquina del tiempo,

que es más imposible.

Visto así, me dejas sin muchos argumentos.

Eso sí que es difícil. Vale, supongamos...

Sí.

Que han inventado la máquina del tiempo.

Entonces, ¿tú qué harías? ¿Viajarías al pasado o al futuro?

Si lo piensas, viajar al futuro no tiene ningún mérito.

¿Por qué?

Porque no, con un armario puedes hacerlo.

Claro, te metes en un armario

y cuando sales, ya estás en el futuro.

Una hora, dos horas, un día, depende de lo que aguantes.

¿Viajas a tiempo real? Sí, verdad, pero viajas al futuro.

Bien, has inventado el armario de viajar al futuro, ahora también,

supongamos, que han inventado el armario de viajar al pasado.

Ajá. ¿Qué harías tú en el pasado?

Pues frenaría en aquel stop.

Vaya, lo siento... Qué gilipollas soy, de verdad.

Qué gilipollas soy.

No... No, perdóname tú.

Porque no tenía que haber sacado el tema.

Qué gilipollas.

Podríamos hablar del tema, no tengo ningún problema.

No... Bueno, pasó hace cinco años, o sea que...

Y... ¿el coche, lo conducías tú?

Sí, conducía yo el coche.

(Música)

Lo siento. No pasa nada.

¿Estás bien?

Estoy muy bien.

(Continúa la música)

Por un momento, pensé que te ibas a poner a hablar en mitad del beso.

(RÍEN)

Estuve a punto de hacerlo. Cállate. Cállate...

(RÍEN)

Ya está bien por hoy, ¿no?

Sí, yo también estoy hasta los huevos.

¿Bajamos y nos tomamos unos tercios?

Venga, pero ¿dónde está tu hermano? No sé, está por ahí.

Creo que se ha echado un ligue, se ducha más y se le ve menos.

Entonces, ¿cómo te bajo? Que yo soy un canijo.

¿O ya han arreglado la silla? No. Pero bueno, ahora viene Gloria.

Llamamos también a Pedro y Esteban y que se apunten.

Entre todos me bajáis, que solo es un piso.

Pues dile a Pedro que venga con su hermana, que está tremenda.

¿Qué está tremenda? Pero si es igual que él.

Si te liaras con ella sería como hacerlo con Pedro.

¿Por qué no te cortas las piernas?

¿Qué?

No, que... Que como no las usas... Por comodidad.

Claro. Claro... ¿Por qué no te cortas tú la polla?

Como no la usas...

Pues te quitarías un peso de encima. O dos.

(Móvil)

Oye... ¿Qué pasa?

¿Qué?

No me... ¿Qué? No me jodas.

No me jodas. No me jodas, tía.

Voy para allá. Voy para allá.

(Puerta)

Pasca...

Tú eres gilipollas, chaval.

Tú eres gilipollas, eres un puto inconsciente.

Está todo bien, no pasa nada. Es solo una fisura.

¿Y tú qué? ¿Tú qué?

¿Cómo se te ocurre sacarlo? ¿Cómo?

Lo siento... ¿Lo sientes?

No sientas nada, Gloria. No es culpa tuya.

Y tú no le hables así. Si quiere salir, ¡me llamas!

¿Por qué cojones no me llamas, tío? Porque no soy tu puto prisionero.

Entérate de una vez, joder.

Gloria, déjame un segundo con mi hermano, por favor.

Pasca, tenemos que hablar.

No sé de qué cojones tenemos que hablar.

Siéntate.

Siéntate.

Yo ya no quiero seguir viviendo así. ¿Así cómo?

Así, Pasca, así. Así.

En el plan en el que vivimos tú y yo, joder.

No te entiendo, hermano. No te entiendo.

Pues que yo ya no soy un crío. ¿y?

Y que llevamos mucho tiempo viviendo juntos. Y que tengo novia.

Y que nos gustaría... Nos gustaría vivir juntos.

Juntos, me refiero a ella y a mí, claro.

Claro... Te entiendo.

Mira, yo tengo que estar contigo, ¿vale?

Tengo que estar contigo para cuidar de ti,

para estar pendiente... Sé cuidarme solito.

No puedo andar, pero no soy imbécil. ¿Sabes cuidarme solito?

Lo que no puedo hacer, me ayuda Gloria.

Ya veo cómo te ayuda, de puta madre.

Me bajaron entre todos, fuimos al bar de la esquina,

me emborraché y volviendo, me caí, ¿nunca te has caído yendo pedo?

O como como la silla no puedo. No deberías.

¿Y por qué cojones? ¡Por qué no deberías!

Soy una persona normal, quiero hacer cosas normales.

Entérate de una puta vez, tengo que estar aquí,

tengo que estar aquí para cuidarte, para que no te pase nada.

También estabas a mi lado el día que me quedé así.

Lo siento. No lo sientas, tío.

No, no, no. No, lo siento yo.

Eres mi hermano, joder. Eres mi hermano y me has cuidado

y te has preocupado de mí como nadie en todos estos años, ¿vale?

Y te voy a estar agradecido hasta que me muera.

Pero ahora quiero vivir mi vida.

Creo que tú deberías empezar a vivir la tuya también.

Estoy viviendo mi vida.

Vives la vida que te ha tocado por estar conmigo.

¿Te crees que soy tonto?

¿Crees que no sé todo lo que has dejado por mí?

Lo único que he hecho ha sido joderte la vida.

Mi vida no está jodida. Escúchame.

Soy feliz.

Soy feliz.

Tengo una chica que me quiere como soy y a la que yo adoro.

Y tengo unos colegas que son la hostia.

Y trabajo en lo que me gusta.

Y, sobre todo,

tengo un hermano que es lo mejor que me ha pasado en la vida.

(SUSPIRA)

Te quiero mucho, hermano. Y yo a ti también.

Vale. Vale, vale.

Me alegro mucho de que estés con esta tía.

Es una tía de puta madre, te lo digo en serio.

Sí que lo es. En serio.

Ya lo sé.

Si no tuviera el culazo que tiene... Que parece una pantalla de cine,

la tía estaría de puta madre.

¿Quién te ha dicho que no me gustan los culos gordos?

Los culos gordos están bien, pero eso es exagerado.

Que...

Dame... Dame dos días.

Eso da igual ahora. Ya hablaremos. Escucha, que no lo digo por ti.

No lo digo ni por ti ni por ella, lo digo por mí. De verdad.

Llevas razón.

Dame dos días.

Joder...

Ah, ah, ah...

¿Qué pasa? El brazo.

(Música)

Carmela se ha ido a casa de su hermana.

Se ha llevado a Óscar.

Lo siento.

Yo más.

¿Necesitas algo?

Necesito todo.

Necesito trabajar, necesito a mi mujer,

necesito mi hijo. Necesitas dignidad.

La dignidad está sobrevalorada, Pasca.

Mira, por muchas hostias que te dé la vida,

por muchas humillaciones que pases, si tienes dignidad,

lo puedes recuperar todo.

La dignidad se gana con respeto, cariño,

y yo no me respeto ni a mí mismo. Pues empieza a hacerlo, mi amor.

¿Cómo cojones quieres que me respete?

Si lo he mandado todo a la mierda.

Lo he perdido todo.

Por una parte, me alegro de que Carmela se haya ido.

¿Por qué dices eso?

Me desahucian.

La semana que viene, me quitan el piso.

Por no haber pagado dos putos meses de hipoteca, me echan de mi casa.

Y todavía quieren que les siga pagando.

Si no he podido pagar estos meses,

¿cómo cojones quieren que pague el resto?

Hijos de la gran puta.

Te lo juro que si no fuera por los vecinos, quemaba el piso.

Mejor el banco. Sí, mejor el banco.

¿Y si pudieras pagar lo que debes, ahora?

¿Ahora?

Pero si no he podido pagar ni el vino que acabas de tirar.

Lo he robado en una tienda de chinos cuando venía para acá.

Dame dos días.

Y no hagas ninguna gilipollez, ¿vale?

(Música)

"¿Sí?". Colomo... Tengo que verte.

"Pásate dentro de un par de horas, ahora tengo dos reuniones".

Vale. Te veo en tu oficina.

Casi regalo el terreno y son muchas hectáreas.

Sí, ya lo sé que...

Tal y como están las cosas, es una buena oportunidad,

pero ya sabes lo que ese caserío significa para mí

y creo que estoy malvendiendo mi pasado y mi futuro.

Mañana voy para Santander, así que...

(Timbre)

Si quieres, el lunes nos reunimos y lo hablamos.

Hasta luego. Un beso.

Hola.

Estás enfadada.

¿Por qué lo dices? Porque solo has dicho "hola".

No me apetece hablar.

¿Es por lo de esta mañana?

Lo siento, te he estado llamando, pero o no lo cogías...

No es por la de esta mañana. O, bueno, igual un poco.

Yo no quiero estar con alguien que cada vez que nos veamos

salga corriendo sin dar explicaciones

y me haga sentir sin... Mi hermano se emborrachó

y se cayó al suelo.

¿Está bien? ¿Le ha pasado algo? Sí, está bien, bueno...

Se ha hecho una fisura, pero me asustó bastante.

Aún así, no me tendría que haber ido así.

Y menos, por segunda vez. Ahora lo entiendo.

También lo habría entendido

si te hubieras parado un segundo a explicármelo.

Lo siento.

¿Por qué te vas?

Ya ha vuelto la profesora a la que sustituía

y en tres semanas terminará el curso.

Como no creo que me vuelvan a llamar...

¿Te vas hoy? No.

Mañana es mi último día de clase.

En cuanto salga, recojo mis cosas y me voy a Santander.

Mañana.

¿Y no te puedes quedar un par de días?

Tengo que arreglar lo del caserío.

¿Lo vas a vender?

No puedo seguir manteniéndolo.

¿Y si tuvieras el dinero? (RÍE)

Ya sabes lo que haría si tuviera el dinero.

Para eso, me tendría que tocar la lotería

y ni siquiera la compro. ¿Aceptarías un socio?

Aceptaría lo que fuera por no desprenderme de ella.

Vale. Vamos a hacer una cosa. Tú te vas a Santander,

pero esperas dos días para vender el caserío.

¿Vale? Vale, pero no entiendo.

Vale. Yo ahora me tengo que ir.

Ahora me tengo que ir porque tengo que hablar con un tipo

que puede solucionar tu problema.

Vale. Si te tienes que ir, vete.

Adela,

¿sabes una cosa?

Que todavía tengo una hora antes de hablar con el tío este.

No sé, una hora para...

Para despedirme de ti.

En condiciones.

¿Solo una hora?

¡Ah! (RÍE)

A ver, a ver, tranquilo. Explícate.

Al poco de hablar contigo, llega Fonsi y me exige

que le meta en un dioses y perros a lo que me opongo.

¿Qué es un dioses y perros?

Es un combate ilegal organizado por unas mafias muy chungas.

A punta de pistola...

Te mato mañana, hijo de la gran puta.

Te lo juro, fue a punta de pistola, coño. Vino con una pistola, joder.

Tienes que creerme. Que lo juro. Te lo juro...

Le dije que no, que ni de coña.

Me pediste que no le metiera en combates

y te dije que no le daría curro de nada.

Créeme, por favor. El cabrón me sacó una pipa.

Me la pone delante y me obligó a llamar a los organizadores

para decirles que ya tienen a su perro.

¿Cómo que su perro? Escúchame, por favor.

Esto no es una pelea normal.

Esto es una puta escabechina.

Aquí no quieren ver un combate, quieren ver sangre.

Un tío destrozando a otro.

Hay un luchador, un dios,

un tío en plena forma, generalmente, con muy mala hostia, un punto sádico.

Luego está el perro.

Un mindundi que encuentran en cualquier lado

y que hace lo que puede.

Sigue.

Las apuestas van sobre cuánto tiempo durará en pie el perro.

Cuándo empezará a sangrar por los oídos,

con cuántos huesos rotos va a acabar el combate,

si puede calzarle alguna hostia al dios...

¿Qué cojones me estás contando, Colomo?

¿Qué cojones me estás contando, tío?

¿Recuerdas cuando los romanos echaban a los cristianos a los leones?

Pues en este caso, Fonsi es el cristiano.

¿Cuándo es?

Mañana, por la tarde. Mañana...

Sí. Por una parte, me ha venido bien que viniera Fonsi,

porque todavía no tenía...

¿Dónde? No lo sé, te lo juro.

No me lo dicen hasta dos horas antes del combate.

¿Cuánto le van a pagar?

Quitando mi comisión... ¿Pero qué comisión?

Que, en este caso, es del 0 %, unos 6000 E.

Vaya puta mierda. Sí, es una puta mierda.

Con eso no tiene ni para cubrir los gastos de hospital.

El último que llevé, todavía está en coma.

Lo siento. Lo siento.

No lo sientas, no lo sientas.

Ahí es. Vamos.

Parece que todavía no ha venido nadie, ¿no?

Están al caer.

Joder, esto está muy vacío.

(GRITA) ¡Colomo!

(Música)

(Alboroto)

(Música)

Colomo, quiero cobrar. Si cobrar, vas a cobrar de lo lindo.

No, quiero mi dinero. Ahora. ¿Cómo?

Quiero la pasta, sino, no hay pelea. Pasca, no me jodas,

que me buscas la ruina, que no es posible.

-No me jodas, ¿tú?

¿Tú eres mi rival?

Esto es un puto regalo, tío.

Sabes en que te voy a hacer, ¿no?

No tienes ni puta idea de la paliza que te voy a meter.

Capullo, te estoy hablando.

Estoy hablando contigo, gilipollas.

Te pienso reventar, hijo de la gran puta.

Esto no va a acabar hasta que no te quede

ni un puto diente en la cara.

Te pienso reventar los huevos, maricón de mierda.

Y voy a disfrutar haciéndolo. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

(RÍEN)

¡Vamos! ¡Arriba! Hostia, no os oigo. ¡Vamos!

-¡Sangre! ¡Sangre! -¿Quieres sangre? ¿Quieres sangre?

¿Queréis sangre? Tú, ¿quieres sangre?

¿Tú quieres sangre? ¡Sí!

¿Queréis sangre? ¿Quién quiere sangre?

Tendréis sangre. Vas a morir, hijo de puta.

¡Vamos! Vamos, no os oigo. ¡Arriba!

(Música)

¿Empieza todo o no empieza?

(Continúa la música)

¡Vamos! ¡Vamos!

(Música)

(ASOMBRADO) Hostia puta...

(Continúa la música)

(Golpes)

(Música)

(LLORA)

(Continúa la música)

(Llaman a la puerta)

(Llaman a la puerta)

Recupera tu vida, amigo.

Yo voy a empezar la mía.

(Música)

(CHISTA)

(Canción en inglés)

(Música créditos)

Somos Cine - Dioses y perros - Ver ahora

Pasca vive en el madrileño barrio de Vallecas. Pasa los días cuidando de su hermano pequeño, trabajando en un gimnasio e intentando ayudar a su mejor amigo, Fonsi, un exboxeador que está pasando una mala racha. Pasca es un superviviente nato y, a pesar de no tener esperanza, intenta superar cada día con sarcasmo. Su vida cambia cuando aparece Adela, una joven profesora que acaba de llegar al barrio y le hará ver las cosas con otra perspectiva. Dirigida por David Marqués y Rafa Montesinos cuenta con el premio Festival de Málaga: Sección oficial largometrajes a concurso del año 2014. 

Felices 140 (2015), de Gracia Querejeta

Reparto: Maribel Verdú, Antonio de la Torre, Eduard Fernández

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Felices 140 - Ver ahora
Transcripción completa

¿Te cuento un recuerdo de infancia?

Cuando era pequeño iba de la mano de mi padre

y nos paramos en una juguetería.

Yo le señalé un camión de madera precioso.

No es fácil encontrar ese tipo de juguetes de madera.

Pero antes había muchos.

Bueno, yo quería ese camión.

Pero mi padre me dijo que tenía dinero.

"No tengo dinero, hijo". Y no me lo compró.

A mí me ha ido muy bien con los negocios.

Soy millonario desde hace muchos años

y me encanta.

Dice la gente que el dinero no da la felicidad,

que es mejor tener alguien que te quiera, el amor y todo eso,

pero a mí lo que me hace feliz es tener dinero.

¿Constantes? Cardíaca 83,

saturación 80, tensión 6/11.

(SUSPIRA)

El culpable de que Sancha no pudiera respirar.

¿Eso es un botón? Parece de trenca, ¿no?

No uso trenca desde los 10 años por lo menos.

Pues están de moda otra vez.

Dicen que encontrar un botón da suerte.

Qué bien, falta me hace. He sido yo quien lo ha encontrado.

"Querido Polo:

ha llegado ese bonito momento de la vida en el que cumplo 40 años.

Para celebrar este horror

busco una casa estupenda para pasar el fin de semana todos juntos,

los de siempre.

¿Cuánto hace que no nos vemos?

Un siglo por lo menos, cuento contigo.

No me pongas excusas de viajes de negocios

que ya las pusiste cuando celebré los 30.

Ramón, por si acaso no te has enterado aún,

vuelan miles de aviones al día y se cae uno entre dos millones.

Te juro que no te va a tocar a ti.

Además te nombro jefe de avituallamiento.

Tú me dices qué quieres que comamos

y me encargo de comprar todo lo que necesites.

O si prefieres no mover un dedo

elige a alguien para que sea nuestro chef.

Yo corro con todos los gastos,

así que guardarme el fin de semana, olvidaos del restaurante,

y venid de buen humor".

¿Este fin de semana?

No sé si podremos ir, Juan tiene lío en el despacho.

"Juan que no venga, dile que no me ofendo".

Pero te vienes con Bruno. ¿Y mamá?

Pongo enfermera para que la pasee sábado y domingo.

Qué cómodo, tú lo que sea con tal de escaquearte.

¿Por qué tan lejos? No hace falta ir al quinto pino para un cumpleaños.

Me parece una marcianada.

"Deja de quejarte, joder". Haz las maletas y ven con el niño.

Lo hablo con Juan pero no te prometo nada.

Venga, adiós.

Siempre igual, hay que hacer lo que ella quiera.

Qué harta estoy, coño.

"¿Estás vivo? No coges el teléfono ni contestas mis mensajes.

Si no vienes a mi cumpleaños cancelo el plan entero,

sabes que hablo en serio.

Vienen todos así que no me puedes faltar.

Cumplo 40 y quiero estar rodeada de la gente que más quiero.

Te he comprado un regalo.

Ni en mil años adivinarías qué es.

Nos vemos enseguida.

No me falles, por favor".

Frío no creo que pasen pero hay mantas para parar un tren.

No creo que hagan falta, gracias. Las dejo en las habitaciones.

Mañana me paso a las 11. Perfecto.

(Claxon) Ya están ahí.

Con cuidado.

Póngalo ahí en el centro, por favor.

¿Ha preguntado si podía traerlo? Sí, no se preocupe.

No he visto una cosa igual, si solo se quedan un fin de semana.

Todo bien, Amalia, mañana la veo a las 11.

Si les gusta pescar hay cañas y también hay bicicletas.

Gracias.

¿Un vasito de agua?

Al cumplir 40 lo último

que se me ocurrió fue tirar la casa por la ventana.

Siempre has sido un poco tacaño.

Dejé de celebrar cumpleaños el día que cumplí 20.

(RÍEN)

Lo celebraste el año pasado con una chuletada.

Eso fue para darle gusto a tu madre.

Más que una celebración fue un funeral.

Era una fiesta sorpresa.

¿Qué culpa tengo

de que nos intoxicáramos con el romesco?

A los 20 minutos estábamos arrastrándonos por el suelo.

(RÍE)

La próxima me llamas y te ahorras el disgusto, ¿no?

No, porque ya te digo que yo no celebro nada.

Mirar, nuestra casa.

Joder, qué mansión.

Que bien te lo montas, ¿no?

Madre mía, Elia, qué barbaridad.

¿De quién es el palacio? ¿Te gusta?

Que si me gusta...

Era un antiguo secadero de tabaco.

Lo compró un alemán y se lo regaló a su mujer.

La mujer se largó con el arquitecto y al pobre no se le ha vuelto a ver.

¿Dónde pongo esto?

¿Te has limpiado las zapatillas?

Pero si no hay barro, mamá.

Ven aquí.

Deja de crecer o me pasas, ¿eh?

El médico dice que será una torre. Mira qué suerte,

has salido al abuelo.

¿Y este dispendio? ¿Esto qué es? ¿Sílex?

Toma. Está aplastado por el telescopio del niño.

Gracia. Mira, Juan,

es la encimera que quería poner en casa,

hasta el presupuesto, claro.

¿Hay piscina? Sí, claro.

Y un cuarto con una piscina enorme.

¿Quieres verlo? Vale.

Luego os llevo a vuestra habitación, coged una cervecita.

¿Voy a dormir aquí?

¿Yo solo? Toda la habitación para ti solito.

¿Cómo va todo, cariño?

Como siempre.

¿A quién más has invitado?

A Polo.

Y a Mario. ¿Te acuerdas de él? Claro.

(Móvil)

(Móvil) Hombre perro. ¿No tiene nombre?

Él no sé,

su perro se llama Sancho, lo lleva todos los días a la clínica.

A lo mejor te llama porque se ha muerto.

Sancho digo. (RÍE)

Me llama para invitarme a salir.

Pero no me gusta.

Pasa, puedes conseguir a quien quieras.

¿Tú crees?

Tú eres perfecta.

Venga ya...

Eres guapa, inteligente, te ríes.

Estás de buen humor, hueles bien, eres perfecta.

(SUSPIRA)

(CONTESTADOR) "Tiene un mensaje nuevo".

"Hola, Elia, quería decirte que de diarrea nada.

El estómago de Sancho funciona mejor que el mío.

Gracias por todo.

Me gustaría celebrar la mejoría de Sancho contigo.

Así que con esta van 10 veces que te pido una cita".

Jo,

mira qué joyas, Martina.

Lo que daría por tener unas pocas botellas como estas.

Estos borgoñas valen un cojón, ¿eh?

Valen 3000 euros. Toma.

Pero tendrían cerrado a cal y canto. No toques...

Vaya par de alcohólicos.

Estamos alucinando.

Estoy renovando la carta de vinos del restaurante.

¿Qué tal? ¿Cómo va? Muy bien.

Qué suerte, todo el mundo se queja de lo mal que va todo.

En la clínica tenemos la mitad de animales.

La gente quiere comer y beber. Olvidarse de sus cosas.

Hemos redecorado el comedor. Hemos...

Martina lo ha puesto un poco más zen, ¿no?

Vamos, que os voy a enseñar la habitación.

Qué alegría verte.

Estás estupenda, no parece que tengas 40 años.

No los tengo todavía.

(RÍEN)

¡Bruno!

¿No hay jardín? ¡Me tienes que dar a mí!

Joder, mamá, que ha sido sin querer.

¿No podéis parar un poquito?

¿Qué tal el agua? Helada.

Estupenda.

(Helicóptero)

No me lo puedo creer.

¿Qué?

Me dijo que vendría a lo grande. ¿Quién?

Polo.

¿Has invitado a Polo? (ASIENTE)

¡Eh!

¿Os gusta mi nuevo juguete? Me lo compré en marzo.

¿A que casi os caéis de culo?

Se bambolea un poco. Mario casi se caga de miedo.

¡Esa chica! ¿Y esa casa? La que te mereces, Polito.

(HABLA INGLÉS)

Encantado.

Un gusto, encantada.

Hola. Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estás? Soy Elia y ¿tú?

Claudia.

Un gusto. Igualmente.

Viene conmigo. Sí, ya lo vemos.

La plata me convirtió en una buena actriz.

Antes hacía casting y no me daban bola nunca.

Que si el acento, que si la estatura, no daba la edad...

Ahora me toman siempre y dicen que soy una actriz rebuena.

¿Pongo plata en las películas? Es cierto.

Pero que hay mucha gente hipócrita en estas cosas, también.

Yo siempre supe que soy una actriz buenísima.

Lo que pasa es que antes la gente no me lo decía.

Si ahora me lo dicen porque tengo plata que se jodan.

Nos conocimos en un hotel de Roma.

Estaba rodando mi película. Bueno, tenía dos frases.

Pero para mí es mi película.

Ojalá la estrenen pronto, les va a encantar.

Mario llora al final.

Lo has soñado. ¿Por qué?

¿Por qué qué?

¿Por qué estás tan segura de que Mario no llora?

Quizá porque le conozco desde que tenía 15 años.

Pero vos no sabes de qué va la película.

¿O te parece mal que un hombre llore?

Sigo, es una historia tristísima

de esas que gustan a la familia,

no hay sexo, malas palabras, violencia.

Vamos, una juerga...

Mario amenizaba la fiesta de la peli al piano.

Siempre ha tocado muy bien, iba para figura, ¿verdad?

Lo que pasa que al final...

Es una figura y toca bárbaro.

¿No es lo más sexi un hombre que toca bien un instrumento?

No sé, mi marido es abogado.

A mí me mata un hombre así.

Yo estaba en la fiesta como flotando,

y oí el piano, giré,

lo vi ahí concentrado en su música,

me acerqué y le pedí "La chica de Ipanema".

Y antes de que sonara la última nota

ya estábamos cogiendo.

No es por quitar mérito, pero Mario siempre ha sido de gatillo rápido.

Cuando se estrene les invito a todos.

Ahora estoy de finalista para un papel relindo.

Tendía cinco escenas con Darín, ¿lo pueden creer?

No sé qué hago que no miro mi celular.

Mi repre me puede llamar en cualquier momento. Voy por él.

¿Con quién ha dicho? Con nadie.

Es mentira. ¿Sí?

¿No lo has visto? Qué lástima.

¿Se puede odiar a alguien a los 5 minutos de conocerla?

¿Y en 3?

Vaya sorpresa...

¿Qué edad tiene?

Mental digo. ¿12?

Igual si le das una mínima oportunidad...

¿Es verdad que lloraste?

Dice que lloraste al final de su dramón.

No, no lloré, y eso nos costó una bronca.

La película es un truño y ella mediocre,

pero me la suda porque me gusta.

¿Por qué no llamas a las cosas por su nombre?

¿Por qué no dices que es joven y que folla de maravilla?

Lo demás sobra.

Anda, ven. ¿A dónde?

Es para ti. ¿Para mí?

Un regalo.

¿De dónde has sacado el dinero? Este piano vale una millonada.

No seas grosero, ¿te gusta o no te gusta?

¿Por qué no te sientas y lo pruebas?

¿Por qué me regalas un piano?

Porque me da pena que toques en tugurios de mala muerte?

Voy a terminar de deshacer mi equipaje.

Elige cinco cartas y ponlas aquí encima.

¿Por qué te pusieron Bruno? -No tengo ni idea.

Que pregunta más rara.

Me pusieron Claudia por Claudia Cardinale.

Mira, soy actriz. El nombre es importante, ¿sabes?

Determina más de lo que parece. -Qué idiotez.

No es ninguna idiotez. Bruno,

significa morocho, moreno para ustedes.

Los Bruno se expresan por relaciones humanas

y la vida en el hogar. Y le gusta que los quieran.

Nos ha jodido... Eso les pasa a los Pedro, Rafa, Antonio...

A los Antonio ni en pedo, detestan que los quieran.

Mi mejor amigo es Antonio. -Cambia.

Prefiero que se cambie de nombre. -Tienes sentido del humor.

Tienes otras muchas cosas que veo por acá.

Como digas algo malo me cabreo.

Lo bueno y lo malo es subjetivo. -Y una mierda.

Malo es morirse mañana, que tu novia te ponga los cuernos.

¿Tienes novia? -¿No eres adivina?

No, yo no, las que hablan son las cartas.

Y por lo que veo...

¿Molesto?

¿Te importa que este esté acá?

Porque echarse las cartas es lo más parecido a ver al cura.

Me da igual. -¿Qué le va a importar?

Conozco a este chaval desde que no medía un palmo.

Bueno, Bruno, lo que tengo que decirte

es que un amor va a entrar en tu vida.

¿Cuándo? -Pronto.

En un futuro próximo.

Futuro próximo... Vaya mamarrachada.

Entiéndeme,

tiene 15 años, algún amor tendrá, no es Lama.

¿Y ya me corresponde? -Obvio.

Ella te adora, se ve clarísimo.

Enhorabuena, socio, te vas a inflar.

Pero dice tu madre que subas a darte una ducha.

(Puerta)

¿Sí? Elia.

Pasa.

Hay que tener cara de presentarse aquí con esa tía.

No me lo vas a contar, ¿verdad?

¿El qué? Pues todo.

¿Qué hacemos en este palacio? ¿Qué pinta Mario aquí?

Todo esto lo hacer por él, ¿verdad?

Te estás muriendo y has pedido un crédito

para despedirte a lo grande.

No. ¿De dónde has sacado el dinero?

Luego os lo cuento.

Vale.

Y luego lo del piano...

Con lo del piano te has pasado, ¿a quién se le ocurre?

La putada es que es guapísima.

Hay que joderse.

El caso es, marido y mujer,

los dos de 40 años, llevan 10 de casados,

y montan una empresa de buceo que les va de maravilla.

Hasta que el marido se enamora de una alumna jovencita de 25 años.

Típico, ¿no? Pregúntaselo a Mario.

A tu salud, Elia.

Crisis de 40 en su versión más patética.

No empieces, Juan.

Me has dicho que te cuente lo mejor que me ha pasado.

Pero si lanzas cuchillos...

Está bien, no voy a hacer sangre.

Esto del patetismo, del cuarentón, lo usé en el juicio.

¿Se tiró a la alumna o no?

Polo. Polo, por favor...

Que Cati piensa que Bruno tiene 5 años.

Modera tu lenguaje que le causas un trauma.

Sigue, papá.

El caso, como os podéis imaginar,

el marido y la alumna se enrollan.

Y la mujer se entera, gran pollo en la pareja.

Pero sigue con la relación adúltera.

Hasta que un día, en una inmersión de buceo supervisada,

casualmente por la mujer,

algo falla en el respirador de la chica

y se muere ahogada.

¡Qué guacha! ¿La mató? Imagínate.

Hasta el marido la acusó en el juicio de homicidio.

Conseguí que la absolvieran por falta de pruebas.

¿No se dieron cuenta de que el equipo estaba trucado?

No se pudo probar que fue ella.

El caso es que yo gané el juicio

y en el bufete me sacaron a hombros.

La justicia es una mierda. Soy un gran abogado

e hice una buena estrategia.

¿No te da cosa dejar suelto a una asesina?

No tiene escrúpulos, es abogado. Es mi obligación.

Si no lo hago yo, alguien lo hará. ¿Te han hecho socio del bufete?

Todavía no. ¿Y eso?

Ganas un caso medio imposible, llevas años con ellos.

Te lo explicaría más despacio pero no quiero aburrir con historias.

Lo digo porque hace años que estás intentando...

Por qué no hablamos un poquito de ti, ¿eh?

¿Qué es lo mejor que te ha pasado este año?

Lo voy a contar yo.

He vendido mi patente a los chinos. Hombre...

Por un pastizal, Elia.

¿Qué invento?

Una tontería se inventó un día y le ha hecho millonario.

Ese invento es una revolución.

¿Has notado que en los restaurantes hay mesas cojas?

En todos. -Muy pronto van a dejar de estarlo.

He inventado un artilugio hidráulico para calzar mesas.

¿En serio?

Es lo más ese invento, che.

¿Tienes alguno para que lo vea?

Ramón los puso en su restaurante.

Ha sido un éxito.

Una locura.

Desde que lo pusimos... para arriba.

Ese sarcasmo tuyo no lo esgrime el señor Chu Pong.

¿Ah, "Chupón"?

Un nombre muy bonito.

Se llama Chu Pong, ¿qué pasa?

No os gusta mi invento, mi comprador, sois muy tiquismiquis.

Nos da mucha envidia que te hagas rico con una cosa absurda.

Así es la vida. Eso es lo mejor que me ha pasado este año.

Un poco triste si se mira bien.

¿Y tú qué, Bruno? ¿Te ha pasado algo bonito?

No sé, lo mejor el viaje a Port Aventura con Elia.

Estuvo bien, ¿eh? Estuvo que te cagas.

Fue su regalo de cumpleaños, se montó en todo, ¿eh?

Siete veces en la catapulta.

Está emperrado en volver en verano, pero no es lo mismo.

La primera siempre es la mejor. -Pues sí.

Pues no.

El primer polvo nunca es mejor que el tercero.

¿No sabes hablar de otra cosa?

¿Y a ti, Cati? ¿Qué es lo mejor que te ha pasado?

Venga, Cati, di.

Perdonadme...

¿La he cagado con lo de los polvos? No, está mareada.

Que salga a tomar el aire, ¿no?

No te preocupes, siéntate, de verdad.

No es la primera vez que le pasan estas cosas.

Entonces, yo les voy a contar lo mejor de este año.

Y es algo que todavía no pasó.

Que vas a hacer una película con Darín.

Eso también, pero hablo de otra cosa.

Mario y yo nos mudamos a Argentina en menos de un mes.

Déjame decirlo a mí, ¿vale?

Eh...

nos casamos. ¡Olé!

Enhorabuena. -Estáis todos invitados.

Pero eras un soltero profesional.

Eras al envidia de todos.

El hombre libre. Vaya sorpresa.

Quién lo iba a decir, ¿eh?

La gente cambia. Radicalmente.

Un brindis por Mario.

¿Y por mí no? -Por los dos, claro.

Hacéis buena pareja. -Chin chin.

¡Felicidades! ¡Por esa pareja!

(CARRASPEA) Bueno, vamos a brindar por otra cosa.

No.

Dilo tú. Bueno...

Que... vamos a tener un hijo.

Pero, bueno...

Qué cojones tenéis a estas alturas del partido, tronco.

¿Qué pasa?

¡Qué bueno!

Cati, ¿te has enterado?

Mario se casa, Ramón y Martina se casan y yo con el señor "Chupón".

Me siento un pobre hombre.

Enhorabuena. -Muchas gracias.

Faltas tú, Elia.

¿Por casarme o por tener hijos?

Por decir lo mejor que te ha pasado.

Vale, muy bien, lo voy a decir.

Un poco de silencio, por favor.

Queridos amigos,

resulta increíble pero es verdad,

hay veces que la suerte se pone de nuestro lado.

Os quiero.

Y tenéis que ser los primeros en saber que soy tan afortunada

que ni me lo creo.

Lo mejor que me ha pasado este año es...

(RÍEN) Qué misterio...

...ganar 140 millones de euros.

(RÍE)

Pero, Elia, por favor...

Que cumplir 40 años no es tan grave, la cabeza en orden...

Mi cabeza está perfectamente.

Venga ya... es imposible.

¿Por qué es imposible?

Porque lo es. ¿50 millones?

Me cago en mi puta madre.

¿Eres tú?

Eres tú la que están buscando.

No me lo puedo creer... ¿Eres la ganadora del Euromillón?

Madre de Dios divino.

(RÍE) -Qué pelotazo tan bueno...

De verdad, enhorabuena.

Qué bueno. Me alegro mogollón.

La están buscando por todas partes, ¿no lo has leído?

No. Interesado está todo el mundo.

Cariño... Cariño, ¿qué tal?

Ya ves, ¿qué tal?

Bueno, a ver cuando se pasa esta etapa de las náuseas.

(LLORA)

¿Qué te pasa?

Vale.

¿Qué te pasa? No sé.

Baile de hormonas, Ramón.

Va, ya está.

Ahora te lavas la cara y nos vamos con los demás.

Y si no quiero bajar ¿qué?

No bajas y ya está, no pasa nada.

¿Y tú?

¿Yo qué? ¿Que si bajas o te quedas conmigo?

Lo hacemos como tú quieras, mi amor.

Dale tú, dale tú, ¿no?

Tú, Claudia. -Venga, vale.

Dale.

("Money"-Cabaret) (CANTAN EN INGLÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTAN EN INGLÉS)

(GRITAN)

Joder, eres un puto crack.

El puto crack. Venga, más. Venga, otra.

Un bolerito. No...

Ser abogado es jodido porque estás siempre hurgandoen la mierda de la gente.

En sus problemas, en sus chanchullos, en sus matrimonios.

Y a ti te interesa que se metan en líos

porque eso es más dinero y más clientes.

Sus errores son su razón de ser.

Si eres rico no te preocupas de sacarle los higadillos

al pobre diablo que ha defraudado a Hacienda.

O al borracho que ha atropellado a un niño.

Yo diría que el dinero

te puede convertir en un abogado a escala más humana.

A la cama, hijo, que es tarde.

Voy.

¿Por qué tengo que repetirte cada cosa un millón de veces?

¿Y por qué me tratas como si tuviese cinco años?

A la cama ya.

Pero que cabrona tu hermana lo callado que se lo tenía.

Ahora eso sí, la puesta en escena me ha parecido de un gusto pésimo.

Un amigo le dice que se va a casar,

otro va a ser padre y ¿crees que se ha alegrado? Los cojones.

Ella estaba esperando lanzar su bomba ahí.

A no ser que se le haya ido la olla.

No, mucho no se le ha ido porque dinero no ha ofrecido.

¿Me escuchas, Cati?

Cati...

¿Me escuchas?

Ramón, Ramón.

¿No se te ha pasado por la cabeza?

¿De qué hablas?

Seguro que lo has pensado. Son las dos de la madrugada.

Con que nos prestara una migaja salvamos el restaurante.

Como si fuéramos buitres.

¿Buitres? Pues a lo mejor.

Pero como el niño no venga con un pan, a la calle.

Hemos echado a Loren.

Y a Adela a media jornada. No basta.

Hemos pedido un crédito. ¿Qué hay de malo en pedirle dinero?

No me gusta mendigar.

Se acaba de forrar, joder.

María Martina, por favor.

Yo no le pido dinero ni a mi padre.

Lo que te pasa es que te meas de gusto cuando está delante.

Eso es lo que te pasa.

Apaga la luz, por favor. Cállate.

Menuda cara de gilipollas que se nos ha quedado a todos.

¿No hay noticias?

Alguien tenía que haberme llamado esta noche, un mail o algo.

Pero nada, una mierda.

Cuanto más lo esperes menos va a sonar.

Ya te dirán algo mañana.

Esta oportunidad no se me puede escapar.

Me muero si no me lo dan. -Tampoco es el fin del mundo.

Anda que no hay películas y personajes.

¿A qué viene eso?

¿A qué viene qué?

Das por hecho que no me lo van a dar.

Intento animarte. -¡Así no me animas nadas!

Me prevenís para lo peor y eso trae mala suerte, ¿sabes?

Vaya por Dios.

Si no sos capaz de decirme nada que me consuele,

mejor córtala. -Si no ha pasado nada...

A fumar a fuera, ¿okey?

¿No tienes sueño?

Demasiadas emociones.

Así que te casas...

No querías pareja pero te casas.

Eso es coherencia.

¿Y quién quiere coherencia?

Menudo coñazo una vida coherente.

No estás enamorado de ella. Te conozco.

¿Y?

A lo mejor es que nos conocemos demasiado bien.

Y tú prefieres la novedad.

Fíjate que para mí conocerse no es una desventaja, lo contrario.

¿Nos damos un baño?

¿A qué has venido, Mario?

La verdad, no iba a venir.

Pero después pensé que era

una buena oportunidad para cerrar heridas.

Lo pasado pasado.

Una vez me dijiste que nunca te arrepientes de nada.

Por eso no pides perdón.

Me gustaría que me pidieras perdón.

Perdón.

Perdón por todo.

Perdón por haberte hecho sufrir.

¿Amigos?

Dame un beso.

Amigos.

(Música romántica)

Te estoy escuchando, ya me lo has dicho cien veces.

Entonces ¿qué me estás contando?

Me da vergüenza, ¿es tan difícil de entender?

¿Porque te da vergüenza? Sí.

Pero tú eres tonta.

No me insultes, por favor.

¡Que no te puede negar ni un duro!

Su madre está en una residencia

gracias a mi sueldo, no al suyo. ¡No grites!

¿No es para gritar? No le quiero pedir dinero.

Al menos no ahora, no tan pronto.

El dinero no va a volar, no pasa nada por esperar.

¿A qué vamos a esperar, Cati?

La residencia la va a pagar Elia, está claro.

Si no la paga me descojono.

Digo que afloje toda la pasta que hemos puesto.

Vale, ya lo hablaremos... ¿Cuándo?

¿Cuándo es el momento, Cati?

Cuando ya estemos jubilados

y ya nos dé igual el dinero.

Cuando tu hijo sea mayor, ¿ese es el momento?

¿Cuándo es el momento?

Contéstame.

¿Cuándo es el momento? Vale.

Hablo con mi hermana, pero no te enfades, por favor.

¿Eh?

Si es que me mato a trabajar para ganar una puta mierda.

Está forrada. Lo lógico es que pague la residencia entera.

Desde el primer día.

Y las veces que has ido tú en lugar de ella.

Eso es lo que tiene que hacer.

Ya está bien, hombre,

que tengas que ir por las casas vendiendo cremas, ¿eh?

A mí me gusta mi trabajo. Te mereces algo mejor,

mi amor, ¿eh?

Tu propio negocio.

Habla con ella.

Y me cuentas, ¿vale?

Venga...

Precioso día. -Sí que lo es.

¿Se puede ir andando al faro?

El viejo está abandonado pero el sitio es bonito.

Un camino corre por el acantilado. -¿Se tarda mucho?

Media hora, lleve buen calzado.

Estupendo, muchas gracias. -Adiós.

¡Buen día! Hola.

¿No hay leche de soja? No.

¿De cabra? Tampoco.

La de vaca cae pesadísima.

¿Copos de avena?

¿De mijo? Corrientes,

de los que come todo el mundo, la gente normal.

Che, ¿me puedes decir por qué sos tan antipática conmigo?

Porque hay cruasanes, churros, tostadas

frutas, yogures y un brioche recién hecho.

Y tú pides alfalfa.

¿Quién se viene a dar un paseo?

¿El tándem se puede usar? Sí, claro.

Qué romántico, me recuerda a Ámsterdam.

¿Conocen Ámsterdam?

Es una ciudad bárbara, se la recomiendo.

Aspiradoras robotizadas de fabricación china.

Pero ¿por qué no te compras casas como todo el mundo?

Estaría siendo insensible a los problemas de la gente.

¿Sabes las lesiones de espalda que han provocado las aspiradoras?

No lo sé, odio las aspiradoras.

Como el resto de la humanidad por eso hay robotizarlas.

Estas no son las que van por toda la casa y se chocan con los muebles.

Ven un obstáculo y lo driblan como Messi.

Te lo juro.

Se suben por la pared y la dejan sin una mota de polvo.

Lo que digas, pero un negocio de aspiradoras me parece gris.

Elia, eres rica pero no te enteras de nada.

Los negocios no son ni grises, ni rojos, ni verdes,

son buenos o malos.

Y este es cojonudo. Tampoco tengo prisa.

De momento el boleto está en una caja fuerte del banco.

Quiero tomármelo con calma.

Vale, perfecto.

Pero prométeme que cuando tengas 100 000 ofertas me consultarás.

Cómo me gustan los faros.

Ese está abandonado, cómpratelo.

¿Para qué quiero un faro? Para nada.

Mucho mejor las aspiradoras.

Mira, Elia,

cuando pagues la hipoteca, te compres una casa en la playa

y esas gilipolleces de ricos, tendrás que invertir.

Y en algo fiable. Sí, supongo.

Mandarás a tomar por culo la clínica.

¿Qué dices?

Es mi trabajo, no sé hacer otra cosa.

No entiendo el encanto de vivir entre bestias.

Qué burro eres, Polo.

Debo serlo, si tú lo dices.

Tú de eso controlas, ¿no?

Volvemos.

¿Sabes cuánto hace que no monto en bici?

¿Desde que eras pequeña? Casi.

¿Me acompañas al pueblo? Claro.

Pues coge el tándem.

(Música romántica)

Estás muy callado.

Sí, perdona.

¿Pasa algo?

No sé, que no te he dicho la verdad.

El restaurante es una ruina.

Lo intentado todo.

Cambiar la carta, redecorarlo, quedarme con la mitad del personal.

No hay manera.

Ni siquiera puedo pagarle al banco.

Le debo dos meses.

Ni cuatro, ni cinco, ni ocho, ni doce.

Los hijos de puta llaman todos los días para recordármelo.

¿Sabes qué es lo peor?

Que el restaurante era de mi abuelo

luego de mi padre y he llegado yo para joderlo todo.

No digas eso. Es la verdad.

Soy cocinero, de dinero no entiendo nada.

¿Qué dice Martina?

Saldría corriendo si no fuera por lo del niño.

Nos peleamos más que nunca.

Por qué será que a veces

todo eso se junta para mal. Deja eso.

Ven aquí.

Acabo de desayunar y me comería un buey.

Es lo que tiene estar embarazada.

Yo no me quiero poner como una bola.

Yo engordé 14 kilos.

Y vas a engordar 30

como sigas zampando 5 cruasanes como esta mañana.

Mira, Cati, qué mala leche. No...

(CHISTA)

¿Qué pasa?

¿Qué ves?

¿Juan es tu primer marido?

Sí, ¿por?

Aquí hay algo que no cierra, saca otra carta.

Querida, estás metida en un buen quilombo.

¿Ah, sí?

Tremendo lío que te hace muy infeliz.

¿Qué clase de lío?

Tiene que ver con tu marido, con mal pronóstico.

Pero no te preocupes porque veo que tiene solución.

De vos depende únicamente.

¿Solución a qué?

Vos sabrás.

Vos sabrás, qué morro.

Mejor lo dejamos acá, ¿sí?

No, no.

No lo dejamos, sigue.

En serio,

no vale la pena, lo que importante es que sea lo que sea

vos puedes salir de ahí. Eso es buenísimo.

Ya... Así de fácil, ¿no?

No dije que sea fácil.

Dije que el asunto está en tus manos.

De qué asunto hablas con este desparpajo.

Cálmate, che.

Las cartas no son las grafías.

¿De qué coño vas? Que es un juego.

¡A la mierda un juego, joder!

¡Coño!

Pero ¿qué pasa ahora, por Dios?

¿Qué le has dicho a mi madre?

¿Qué le has dicho? -Nada.

Algo le habrás dicho para que se ponga así.

Es una histérica.

Se acabaron las cartas. -Porque vos lo digas...

Si se prestan es para que les digas lo que quieren oír.

¿Qué quieres? ¿Que les mienta? -Quiero que te calles.

A mi no me manda callar ni mi viejo, ¿entiendes?

Ni que le hubiera dicho que se va a morir mañana.

Cati.

Cati...

Cati, no puedes seguir así.

¿Así cómo?

No puedes seguir ni un minuto más con un tipo que te pega.

Porque te pega.

Eso es mentira.

Eso es mentira, ¿eh?

Juan no es así.

Lo que pasa es que pasa un mal momento

porque en el despacho... No le defiendas encima.

Es un hijo de puta.

A ver si te enteras de una vez.

Cati,

tienes que dejarle.

¿Cómo? Denúnciale, empieza por ahí.

Elia...

si es que no tengo dinero, mi trabajo no da para vivir.

¿No ves que no tengo fuerza?

Él es el centro de toda mi vida.

Él es un hijo de puta.

Ay...

¿Y tú?

¿Estás bien?

Yo sí, claro que estoy bien.

Estamos hablando de ti.

Cati, mírame.

Estoy perfectamente.

Es que no sé, Elia, es todo muy raro.

¿Crees que me lo estoy inventando? No, no, no, no.

Solo digo que es todo rarísimo, Elia,

tanto dinero así de repente.

Anda, ven.

Ven.

¿Tú me dejarías dinero?

Para irme con Bruno, empezar de cero. Claro que sí.

Primero tienes que contarle a un juez qué pasa.

Es abogado...

Me dejaría sin Bruno, me dejaría sin nada.

¿Y luego qué?

¿Me quedo sola?

Eres mi hermana, nunca vas a estar sola, lo sabes, ¿verdad?

Juan quiere que te pida dinero para pagar la residencia de mamá.

Yo pago la residencia,

Y luego te doy lo que quieras para empezar una nueva vida

lejos de ese cabrón.

Pero primero tienes que denunciarle.

Y si no lo hago no me ayudas.

Siempre hay que hacerlo todo a tu manera, ¿verdad?

¿Qué?

Pero tú te has vuelto loco.

¿Cómo va a entrar Elia de socio con nosotros?

¡Que no sabe hacerse un huevo frito, joder!

Tiene dinero, quiere invertir y es una oportunidad.

No me lo puedo creer...

¿Qué hay de malo en que ponga dinero?

¡No queremos que nos compren!

Lo que necesitamos es un préstamo.

¡Ella está forrada! No grites.

Tampoco hace falta que se entere todo el mundo.

¿Le has pedido un préstamo? Le he dicho la verdad.

Eso no es pedir dinero.

Habla tú con ella a ver si se lo pides mejor.

¿No será que quiere estar cerca de ti?

Por favor, somos amigos de siempre. Sí, de siempre...

Sé muy bien lo que me digo.

No me gusta un pelo cómo te mira y el "jujú, jajá" que se trae.

Lo de siempre... ¡No me gusta!

¿Qué quieres que te diga? No me gusta.

Pero eso no te impide pedirle dinero. Anda, prueba esto.

Que te vayas a la mierda, hombre.

(SUSPIRA)

Desde pequeña he oído a mi padre la misma monserga.

"Puedo pasar porque me salgan hijos feos, hijos tontos,

gigantes o enanos, lo que no soporto es que me salgan gandules".

Mi madre murió cuando era adolescente y...

nos hacía trabajar hasta los domingos.

Fregar, las camas, los baños... Un asco.

Dicen que la infancia es el paraíso.

También dice que el trabajo dignifica al ser humano.

Una mierda lo primero y una mierda lo segundo.

El dinero lo que te permite es no dar un palo al agua.

Y sanar tu horrible infancia

a través de la de tus hijos.

¿Está bueno?

(Música romántica)

Pareces una hechicera rodeada de velas.

Llegas pronto.

Digamos que me he quitado de en medio.

Cuando Claudia se revira es mejor apartarse.

Así que la chica tiene mal genio...

¿No te da miedo? ¿Miedo Claudia?

No, a ti no te da miedo nada.

Ya sabes que no. Eres un machote.

Estás guapísima.

Preciosa.

Anda, acompáñame y eliges el vino.

Este vino vale una pasta.

No sé si nos lo merecemos. Claro que sí.

Es tu despedida.

Pero no estamos celebrando eso. No,

porque tú no te vas a ninguna parte.

¿Ah, no? No.

Antes dijiste que parecía una hechicera.

Vamos a comprobar si lo soy o no.

¿Me vas a hacer un hechizo?

¿Qué te gustaría cambiar de tu vida?

Nada. No, no me lo creo,

siempre hay algo a cambiar.

Me encanta mi vida.

Un poco menos de barriga.

Un cambio de sexo.

(RÍEN)

¿Qué tal un cambio de novia?

Cásate conmigo.

Lo digo en serio.

(RÍE) ¿Cuántos porros te has fumado?

Podríamos tener una vida maravillosa imagínatelo.

Tienes muy poca memoria tú.

Anoche dijimos que solo amigos.

Anoche nos dimos un beso.

Y no un beso cualquiera y tú lo sabes.

Eli, me voy a casar con Claudia. (CHISTA)

Te quiero, Mario.

Ya... no quiero seguir con este juego.

Dime que no me quieres.

Dímelo.

No te quiero.

¿Estás contenta?

Te he querido, mucho.

Pero ya no te quiero.

No te entiendo, de verdad.

Vamos a llevar estas botellas y luego venimos a por más.

Me hiciste abortar.

Elia...

Me hiciste un hijo y me obligaste a abortar porque querías ser libre.

Solo te dije que no quería tenerlo. Claro,

no querías ataduras.

¿Vas a tener hijos con Claudia?

¿Qué coño importa? ¿Sí o no?

Sí, voy a tener siete. Normal, siete ¿por qué no?

Como te encanta tu vida, ¿verdad?

¿Qué significa eso? Que eres un cobarde.

Que no tienes miedo de nada y una mierda.

Tienes miedo de la realidad, no te gusta tu vida.

No te gusta ser pianista fracasado

cuando ibas a ser la hostia. Quieres sacarme del fango.

Eres muy bueno, Mario, joder.

No seas tonto. ¡Basta!

Me lo debes. ¿Qué te debo?

¿Qué te debo?

Estás enamorado de mí, pero te casas con otra, joder, explícamelo.

Así empezó, ¿verdad?

Empezó ¿qué? El brote, estuviste un mes encerrada.

¿Cómo lo sabes?

Justo después de que me dejaras porque me dejaste tú.

Hiciste que yo te dejara, pero...

qué valor tienes, qué cara dura.

Hiciste lo imposible para que no me quedara otra.

Empezó con este delirio, ¿verdad? ¿Quién te lo ha contado?

Estás en brote. "Te regalo un piano, una carrera musical".

Métete tu dinero por el culo.

Eres un hijo de puta.

Sí, un hijo de puta.

Y me alegro de que te hayas dado cuenta.

Que hijo de puta.

Loca.

(GRITA)

(SOLLOZA)

(TODOS) Cumpleaños feliz,

cumpleaños feliz,

te deseamos, Elia...

cumple...

Elia, ¿qué pasa?

Estás pálida, ¿qué pasa?

¿Y Mario?

Está en la bodega.

¿Qué pasa, Elia?

¿No vas a hablar?

¿Traigo agua?

¿Qué pasa?

¿Qué ha pasado?

(GRITA)

Llama a una ambulancia.

(Música dramática)

¿Qué hiciste?

(GRITAN)

¡No, no, no, no, no!

(LLORA)

Claudia, tómate una.

(LLORA)

Papá ha dicho que me acueste.

Sí, hijo, vete a dormir. -Como si fuera a pegar ojo.

Bueno, pues lees o lo que sea.

Pero mejor que no estés por aquí en medio.

¿Vale, cariño?

Ha sido un accidente.

Me creéis, ¿verdad? Sí, Elia.

Vamos a la policía

y acabamos con esto cuanto antes. Espera un momento, Elia.

¿Qué le vas a decir?

Lo que ha pasado.

Joder, piensa un minuto.

Yo te creo.

Hay un cadáver que has desnucado.

Y te puedes meter en un buen lío.

Ha sido sin querer.

¿Vas a contar que habéis discutido? Sí.

No lo sé, Juan, no lo sé.

¿Y que estabas rabiosa porque se iba a casar con otra?

¿Qué estás diciendo?

¡Se lo van a preguntar! ¡Que puede ir a la cárcel!

Yo no quería matarle...

¿Sabes lo que es el duelo eventual, Elia?

No querías, pero sabes que un botellazo puede matar.

En el mejor de los casos es homicidio doloso y son 8 años

de cárcel y para un fisca cabrón es homicidio puro

y te mete 20 años. ¡No seas hijo de puta!

Ramón...

Joder, mira cómo está, deja de decir barbaridades.

Que vaya y que diga que ha sido un accidente.

¿Un accidente?

Sí, que diga que estaba agachado ahí

atándose los cordones o mirando una botella de abajo y claro

qué casualidad que cae una de arriba y lo desnuca.

Vaya por Dios...

Vámonos, Ramón, quiero contar lo que ha pasado.

Sí, voy con vosotros.

Si dices la verdad vas a necesitar

al mejor abogado y más con tus antecedentes médicos.

¿Qué antecedentes?

(Música dramática)

¿Y si creen que tenía motivos?

Pero ¿qué motivos?

No sé, celos, yo qué sé...

Fuimos novios, ¿no?

Cuenta lo que pasó y ya está.

No te van a condenar a 20 años de cárcel.

Es imposible.

¿Qué pasa si Juan tiene razón?

No hagas caso de Juan que siempre lo lía todo.

(GRITAN)

Se ha cruzado un conejo, coño. Como si fuera un conejo, perdón.

¿Y si me vuelven a encerrar?

Nadie te va a encerrar porque estás perfectamente.

Igual piensan que me ha vuelto a pasar.

Pero ¿de qué coño estáis hablando?

(LLORA) ¿A cuánto está el pueblo?

No sé qué le habrá dado Cati pero sigue como un tronco.

Hay que joderse cómo se ha puesto tu marido conmigo.

Es que te has pasado. ¿Ah, sí?

Meterle el miedo en el cuerpo de esa manera...

Fíjate, a mí me parece que he sido muy bueno.

Todos aquí hemos sido muy buenos.

Podíamos haber solucionado esto de un plumazo.

Qué coño hablas, Juan.

Que la pasta del premio ha cambiado nuestro silencio.

De eso habla.

Imagínatelo, Martina.

Martina, tiramos el cuerpo al mar,

limpiamos la bodega y Elia sigue con su vida.

Y nosotros nos llevamos el dinero que nos lo merecemos.

Pero ¿de qué coño estás hablando?

Tú conoces a Marido desde pequeño y estás forrado.

Bueno, ya sabes...

siempre queremos más.

No pongas esa cara era solo una hipótesis.

Total, ya han ido a denunciar, pues ya está.

Ya es tarde.

Me parece muy fuerte que lo pienses.

Ya ves.

Soy así de retorcido.

Tenías que haberlo pensado hace una hora.

¿No?

Imagínate, Martina,

no te digo ya un restaurante,

dos, tres, cuatro, los que quieras.

O mejor, uno con tres estrellas Michelin.

Con dinero puedes conseguir lo que quieras.

(RÍEN)

Es broma, joder.

(RÍE)

(Ruido motor)

Nos hemos dado la vuelta, felicidades, Juanito.

¿No habéis denunciado?

Habéis hecho bien.

¿Qué vas a hacer, Elia?

No lo sé.

¿Cómo que no lo sabes? Hay un cadáver en la bodega.

¿Nos ponemos a cenar?

Necesito estar sola.

¿Qué se supone que tenemos que hacer nosotros?

Haced lo que queráis.

Bruno, cariño, ¿qué haces aquí?

¿Te pueden meter en la cárcel?

Yo puedo decir que lo he visto todo.

Que él te provocó, que ha sido sin querer.

Pero si tú no has visto nada. ¿Y qué?

Yo estoy de tu parte, siempre.

Me da igual lo que hayas hecho.

Me da igual que te metan en la cárcel o un manicomio.

Tu madre siempre se va de la lengua, ¿verdad?

Casi siempre, pero yo me acuerdo.

¿Cómo vas a acordarte?

Me acuerdo del lío.

La abuela llorando...

Mi madre llorando...

¿De verdad se te fue la cabeza?

Estaba preparándome algo de comer y

de repente todo dejó de tener sentido.

No sabía por qué tenía una cuchara en la mano ni

qué hacía esa comida delante.

Empecé a oír voces,

música.

Estaba aterrorizada.

Conseguí moverme y llamé a tu madre.

Ya no sé más.

Me desperté en el hospital atada a la cama.

Y no salí de allí en 20 días.

Fueron los 20 días peores de toda mi vida.

Pero no te ha vuelto a pasar.

No.

Prefiero morirme antes que volver a ese lugar.

(Campanadas)

Pero ¿cómo puedes comer en este momento?

Bueno, pues ya que no lo dice nadie, me va a tocar a mí.

¿Qué pasa si lo hacemos?

Si hacemos ¿el qué?

Deshacernos del cadáver.

Ayudar a Elia a salir de esta.

Pero ¿sabes el paquete que te cae si te pillan?

Un delito de encubrimiento y otro de obstrucción a la justicia.

Dos años de prisión, tres como mucho.

No pisaríamos la cárcel.

Pero ¿qué sentido tiene pasar por todo ese lío?

Antecedentes penales, juicio, fianza, la hostia, vamos.

Compensa si tienes algo a cambio.

Si obtienes algo a cambio, nos ha jodido y si...

mi abuela deja de fumar, qué cojones.

¿No me jodáis? Pero ¿qué pasa?

Juan, ¿me puedes explicar qué está pasando?

Siempre la más lenta, ¿por qué no te vas a la cama?

Dilo claro, propones un chantaje.

Estamos.

Enterramos el cuerpo y de paso

nos quedamos con una parte del premio. Es eso, ¿no?

Os habéis vuelto locos.

Cariños, de verdad, ¿qué coño está pasando aquí?

¿De qué cojones habéis estado hablando?

Has visto a Elia, no sabe qué hacer, podemos ayudarla.

Será desplumarla, ¿no?

¿Desplumarla? No seas dramático, Ramón, ¿eh?

A ver, un momento, que es mi hermana, ¿eh?

Aquí nadie le va a quitar un duro. ¿Por qué no te callas?

Tu hermana está a tres cuartos de hora de ir a la cárcel.

Se puede tirar hasta los 60.

¿Cómo le vais a quitar el dinero?

O no me explico o no te enteras.

Estamos hablando de quitarle el marronazo de ir a la cárcel.

Ya, pero ¿a cambio? Sacamos un buen pellizco.

Que nos viene bien a todos.

¿Cuánto para ti es un pellizco, Juan?

Eso. ¿Cuánto?

No sé, eso habría que verlo.

El premio entero. Idos a tomar por culo.

Joder...

140 entre seis, yo no me la juego por menos.

Siete. ¿Cómo que siete?

Mi hijo también cuenta.

Él ha visto y oído como todos.

No es mayor de edad, somos 6.

¿Qué tendrá que ver?

¿Tú de qué lado estás, Cati?

Del de mi hermana. ¿Seguro?

Pues claro, ¿por quién me tomas?

Cati, por favor, no te engañes.

De las dos tú siempre has sido la pánfila.

¡Basta, basta, basta, basta!

Vamos a ver una cosa,

¿de verdad creéis que podemos enterrar un cuerpo, tirarlo al mar,

así sin más?

¿De verdad creéis que nadie lo va a echar en falta?

Mario no tiene familia.

Porque tiene aquí a su novia, que se iban a casar, hostias.

No sé cómo coño vais a hacer para que se coma vuestra mierda.

A no ser que hayáis pensado matarla también.

¿Se lo llevaron?

No.

¿Por qué?

Te lo imaginas.

Esto es una broma macabra, ¿no es cierto?

No es ninguna broma por increíble que parezca.

Pero es mi novio el que está muerto.

¿Piensan que no voy a hacer nada?

Claudia sabemos cómo te sientes.

Vos no sabes un carajo.

¡No tienes ni puta idea de lo que tenía con Mario!

¡Ni la más puta idea! ¿Entiendes?

(SOLLOZA)

Claudia, el mal está hecho.

Nos hemos quedado sin Mario y ante eso no podemos hacer nada.

Pero podemos salir de aquí con nuestra vida solucionada.

Son 20 millones de euros, Claudia.

Puedes hacer una película con quien te dé la gana.

Ustedes son una gente de mierda.

No tienen principios.

Acabas de decir que no querías que Elia se fuera de rositas.

Que mejor castigo que pierda el premio.

Yo no aguanto más, voy a dar una vuelta.

Ramón...

¿te puedo pedir por una vez que no salgas corriendo?

Déjame en paz, Martina.

No soporto este calor.

Déjale, necesita estar solo, normal. Ya.

Pues yo necesito pensar que su actitud no es normal.

Entonces los anormales somos nosotros.

¿No hay nada normal en ayudar a una amiga?

¿A cambio de dinero?

Creo que voy a vomitar.

¿No hay nada normal en querer salir con dinero de esto?

No estoy tan segura.

Mario era solitario, pero alguien tiene que echarle de menos.

Su hermano murió hace años.

Su padre se fue a Brasil persiguiendo una mulata, los abandonó a todos.

Nunca más se supo de él.

Y su madre se murió de pena.

Se murió de cáncer.

Yo sí que voy a vomitar.

Qué más da, el caso es que se murió, no hay nadie.

Tendrá amigos, ¿no?

Claro que tiene...

ustedes.

No te lo vas a creer

pero es la primera vez que veo un muerto en 40 años.

¿Tú crees que podemos sumergirlo?

La argentina no ha aceptado todavía.

Aceptará. ¿Cómo lo sabes?

Bueno, vale, acepto. ¿Y Elia?

Mover un cadáver son palabras mayores.

No digo que haya que moverlo, hay que estar preparados.

Ayúdame a buscar algo de peso.

(Campanas)

¿Y vos?

¿No vas a defender a tu hermana?

Vamos a la policía, por favor.

Esto es un delirio. -¿Quieres dejarla tranquila?

¿Qué te pasa?

¿Te da miedo que se ponga de mi parte?

Que no la molestes. Hablo con ella.

Te veo venir, te vas a aprovechar de la más débil.

Yo soy la más débil.

Perdona, Cati.

No quería decir eso.

Pues yo creo que la más débil eres tú.

Basta, Cati, te he pedido perdón, basta ya.

Te mueres de la envidia.

No soportas que a mi hermana le vaya bien.

Se supone que sois amigas pero no la quieres nada.

Si yo te contara... Es que tú odias a todo el mundo.

Como no eres feliz, odias a todo el mundo.

Mierda para todos.

Ni te das cuenta de lo que tienes a tu lado.

Estás casada con un hombre maravilloso.

¡No te das cuenta de nada!

No me grites. Disfruta de la vida.

Bien dicho. -Tú te callas.

Tenías ganas de decirme todo esto, ¿eh?

¿Hace cuántos años que no sonríes?

¿Sabes por qué me pareces la más débil?

¿Quieres saberlo?

Como te traga Juan, es una vergüenza.

Ni se te ocurra hablar de mi familia.

Dejas que Elia se aproveche de ti.

Te carga a vuestra madre, te juzga todo el rato, ¿eh?

Se ríe de cada cosa que intentas hacer.

Eso es mentira.

Es su hermana mayor, ¿qué quieres?

La cuida, por favor... -Que te calles.

¿Cómo reaccionó con lo de las cremas? Se mofó de ti.

"Te veo haciendo tuppersex". Te dijo eso.

¡Esa es tu estrategia! Hacerle creer que es un monstruo

para que le afane la guita. Su hermana es una hija de puta

que la trata mal, ¡joder! Hasta aquí.

¿Me vas a pegar? ¡Locas!

¿Se nos está yendo la cabeza por culpa del premio?

¡Y a ti también!

Si tanto querías a Mario, ¿qué haces aquí?

Hace 7 horas que se lo cargó, ¡vete!

¿Vos crees que estoy pensando en la guita?

¿Crees que soy como vos?

No soy como vos. No, eres peor que yo.

¿Cuánto tiempo llevabas con Mario?

¿5 meses? Me descojono.

Íbamos a casarnos. Sigues aquí, ¿sabes por qué?

Porque no le querías.

Te haces la santita, te has quedado sola y quieres tu parte.

Ten tu parte. ¿Qué mierda sabes?

Es igual, no te esfuerces, él tampoco te quería a ti.

Mario ha estado toda la vida enamorado de Elia.

Si lo sabemos todos...

Menos tú, como no le conocías.

Qué desastre...

Te han tocado 140 millones, no te olvides.

Ha sido un accidente.

A la cárcel no vas a ir, ni al loquero.

Para algo tiene que servir tanta pasta.

¿Para comprar al juez? Por ejemplo.

No es tan fácil.

Es facilísimo.

Todo el mundo quiere dinero.

Bruno, por Dios, si solo tienes 15 años.

Un día iba en el coche con mi padre

y en un programa de la radio

iban preguntando por la calle

si perderían a su mejor amigo por un millón de euros.

¿Sabes cuántos eligieron al amigo?

Ni uno.

(Puerta)

Elia, queremos hablar contigo.

¿Puedes bajar?

Elia, estás metida en un buen lío.

No me había dado cuenta.

Te vamos a ayudar a deshacerte el cadáver de Mario

a cambio del premio.

Tú ganas y nosotros también.

¿Tú también estás en esto?

No. Cree que no, pero sí está.

No, que no.

¿Y Ramón? ¿Qué?

¿Ramón también?

Elia, queremos ayudarte.

¿Sabéis lo que de verdad me apetece hacer ahora mismo?

Abrir mis regalos de cumpleaños.

Un libro de cocina asiática del Vips.

Muy útil.

Gracias, Martina.

¿Cómo sabes que es mío? Por favor...

No subestimes de esa forma mi escasa inteligencia.

Ya sabes que estamos mal de dinero. Sí,

por eso quieres robarme el mío.

Es el último modelo. Creo, vamos...

(SUSPIRA) Gracias, Polo.

Lo compró mi secretaria, yo es que no tengo tiempo...

Vamos que si tienes, lo cambias. No, no, no, no.

Qué va.

No tengo. Vamos, nunca he tenido.

Me viene de miedo.

Te vas a quedar con las ganas.

¿No me vas a dejar ver el regalo de Mario?

De Mario y mío, no te lo pienso dejar ver.

Vos lo mataste, hija de puta.

Qué bien... Las fundas son de Bruno.

Y... el pañuelo tuyo.

Es precioso.

¿No te gusta? Es precioso, Cati, de verdad.

¿Por qué nunca te gusta lo que te regalo?

¿Y Bruno? Quiero darle las gracias.

Deja a Bruno fuera de esto.

¿Yo? Que le deje fuera... Sí, que le dejes fuera.

Yo me andaría con ojo, a lo mejor ahora mismo tu hijo

está frente a un policía y os quedáis sin un duro.

¿Dónde está el niño? No sé.

¡Bruno!

¡Bruno!

¡Bruno!

¡Bruno!

¡Bruno!

¡Bruno!

¡Bruno!

¡Bruno!

(Móvil)

(Música dramática)

¿Por qué?

¿Por qué?

Eso digo yo, hijo.

Por qué nos das ese disgusto...

¿Por qué hacéis esto?

Estamos intentando ayudar a tu tía Elia.

Y sabemos que nos la jugamos

pero no nos importa porque la queremos.

¿Tú crees en las señales?

Siempre estás con libros de esos... ¿Qué tiene que ver?

A tu tía le tocó una millonada y después mata a una persona.

Eso es una señal.

Alguien nos está diciendo que ella no se merece el premio.

Estás loco.

Intento que lo entiendas. Le quitáis su dinero.

La ayudamos. Podéis sin quitarle el dinero.

¿No? No.

Si me juego ir a la cárcel a cambio de nada soy gilipollas, ¿vale?

¿Tú sabes en qué trabajaba tu abuelo?

Tu abuelo, en desahucios.

Si alguien no pagaba él era el que tenía que echarlo a la calle.

Un día vi como sacaba a un viejo conectado a una bombona de oxígeno.

Y le dije que era una mala persona.

Me metió una hostia...

Pero esa noche lo pillé llorando como un niño.

Un tiarrón de dos metros llorando...

¿Sabes por qué?

Tu abuela me lo dijo,

no podía soportar que su hijo tuviera una mala opinión de él.

¿Qué quieres que piense de ti? No lo sé, Bruno.

Me conformo con que no me mires como yo le miré aquel día.

¿Entiendes?

No te preocupes, eso no va a pasar.

Me alegro.

No va a pasar porque no me vais a ver el pelo más.

Me voy a vivir con Elia.

¿Sabes lo que estás diciendo?

Que yo me callo, pero con una condición...

irme a vivir con Elia.

Dime. Ramón, ¿dónde te has metido?

"Por ahí".

Por ahí... ¿Qué significa por ahí?

¿Qué estás comiendo?

Patatas fritas. ¿No has desayunado?

No he desayunado. ¿Qué cojones importa si he desayunado o no?

"¿Estás en un bar?".

En la Guardia Civil, ¿hace falta que te cuente para qué?

Mira, Ramón... Mira,

no voy a intentar convencerte de la estupidez que vas a hacer,

te digo una cosa, si hablas me largo.

"Y no me vuelves a ver y si te quedas sin mí, también sin el niño".

Me largo para siempre y a ver cómo te las arreglas solo

con un restaurante en ruinas. No sabes lo que dices.

Claro que sé lo que digo. "Tranquilízate".

¡No me da la gana de tranquilizarme!

¿Sabes por qué? Estoy harta.

de trabajar cada día, pasarlas putas y esperar que vayas a remolque.

Por una vez tenemos la oportunidad de salir a flote,

de respirar un poco, joder, y la vas a cagar con tus remilgos.

Martina, por favor. "No lo soporto, Ramón".

¿Qué pasa? Que te importa más ella que yo y el niño, ¿no?

¿Eso es lo que pasa? Cómo me va a importar más...

Vete a tomar por culo con ella, sin ella, lo que te dé la gana.

Huevos a la plancha, revueltos, pasados por agua.

Huevos a la benedictina,

huevos duros y ya está.

Esas son mis especialidades.

De pequeño mi madre siempre nos daba sopa de huevos.

Mi hermana los odia.

Dice que por eso estábamos amarillos.

A mí me encantan.

Me parece un alimento completo y barato.

Menos mal que eres millonario.

Porque miro por el dinero soy millonario, muchacho.

¿Cuál es la comida más cara que has probado?

Cavia iraní.

Una puta mierda... Menos mal que pagó otro.

Dime una cosa, socio.

¿De verdad se te pasó por la cabeza ir a la policía?

No tengo nada que decir.

Hola, papá.

Bueno sí, que me faltan 3 años para cumplir los 18.

Y no voy a decir nada más.

Eso es imposible.

Bruno no ha podido decir algo así.

Lo ha dicho, lo he oído perfectamente que no soy sordo.

¿Por qué va a querer irse a vivir con ella?

¿Porque prefiere a su tía antes que a su madre...?

¿Te has vuelto loca? Pero, Cati...

¡Bruno es mi hijo, mío!

No voy a permitir que se marche contigo.

¿Qué le has dicho para que diga que se quiere ir contigo?

Ya tengo bastante... ¿Te crees mejor que yo?

¿Te crees con derecho de quitarme a mi hijo?

Se te han echado los años encima y estás sola.

Márchate. Abortaste cuando te venía bien.

¡Ahora te jodes!

Y dejas en paz al mío.

No sabes lo que dices. Ves que sí sé.

Ya lo ves, ¿qué crees? ¿Que era un secreto?

No te enteras de nada, Elia.

Una cosa te voy a decir, Juan me quiere.

Mi hijo me quiere. Y tú estás sola.

Y te vas a quedar sola.

Y si te descuidas sola y encerrada con millones o sin millones.

Das pena.

(Música dramática)

Te prometo, hijo, que a partir de ahora todo va a ser diferente.

Tu madre te quiere con locura.

Ya lo sabes, ¿verdad?

No sé qué hay que hacer para que te den un papel.

Decímelo vos.

La prueba me salió genial, el gordo del casting se babeaba conmigo.

¿Hola? ¿Hola?

Estoy en mitad de la nada, no sé.

Okey, bueno.

Decidle que le compro la película.

Sí, oíste bien.

¿No necesitaban plata? La pongo yo.

Pero no quiero el papel de las cinco sesiones,

quiero el protagónico.

Le dices a Darín que si no me quiere de pareja se queda sin película.

¿Me oís? ¡Puta madre que parió a la cobertura de mierda!

¿Ha visto lo del cobertizo? Qué desastre.

Amalia... Si la ha cogido póngala donde estaba.

Comprendo la tentación, pero al dueño le da algo.

O la devuelve o la paga.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

Todo va a ir bien.

Sí.

Estáis locos.

¿Cómo se os ocurre mover el cadáver?

¿Y qué pasa si Elia no acepta?

Estáis locos, pero ¿qué cojones hacemos aquí?

Esperar. No va a salir bien.

Es imposible.

¿Cómo vamos a justificar el trasiego de dinero?

No habrá trasiego. ¿Ah, no?

Hemos jugado el boleto entre los siete.

Escribiremos un documento que lo refleje.

Los amigos juegan juntos a la lotería de toda la vida.

Los amigos...

El documento que hemos firmado todos dirá:

que hemos pagado el boleto a partes iguales y el premio a repartir.

¿Y si ya he cobrado la pasta y ahora mismo está en una cuenta?

O en dos o en tres...

No está cobrado, Elia, lo tienes en una caja fuerte.

¿Dónde pensáis enterrarlo?

¡Cati!

Tienes que bajar.

¿De dónde lo has sacado?

Lo de que el dinero separa a las personas no es verdad.

A ver,

separa si le prestas dinero a un amigo y no te lo devuelve.

Mi madre está en la mejor residencia, mi hijo en el mejor colegio.

Nosotros veraneamos en China o en Tailandia

o en Mauricio o donde nos da la realísima gana.

Y lo más importante de todo es que...

mi marido y yo ahora nos llevamos de maravilla.

Estamos más unidos que nunca.

Puede sonar increíble, pero...

es verdad, ahora me trata como a una reina.

¿Por qué no puedo irme contigo?

Bruno, tú eres inteligente sabes que eso es imposible.

Y menor de edad.

Eso también.

¿Qué vas a hacer ahora?

Ven aquí.

No dejes que te quiten tu parte.

¿Me oyes?

Busca a alguien que proteja lo tuyo hasta que te hagas mayor.

Prométemelo.

El presente documento privado certifica

que el boleto del Euromillón marcado con los números

2, 5, 8, 12 y 36

más las estrellas 3 y 4

pagado y sellado el 1 de junio en Madrid

es propiedad compartida de los abajo firmantes.

(Música dramática)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Música romántica)

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Música dramática)

Somos cine - Felices 140 - Ver ahora

La envidia y la ambición desplazan a la amistad durante la celebración del cuarenta cumpleaños de Elia cuando ésta comunica a sus amigos que ha ganado 140 millones de euros. Un inesperado suceso da la oportunidad a los invitados a plantearse cómo repartirse los millones de su amiga. Dirigida por Gracia Querejeta y con 2 nominaciones a los Goya a mejor actriz de reparto y otra nominación en la misma categoría de los premios Feroz.

Adiós (2019)

Reparto: Mario Casas, Natalia de Molina, Mona Martínez

No recomendado para menores de 16 años Somos cine - Adiós - Ver ahora
Transcripción completa

(Portazo)

(Gritos a lo lejos)

(Portazo)

(Puerta abriéndose)

(RÍE)

(ACENTO ANDALUZ) ¿Qué pasa?

(RÍE) (RÍE) ¡Ven aquí!

(RÍE) Dame...

(SUSPIRA)

(GIME) (ACENTO ANDALUZ) ¡Qué guapo estás!

A ver cómo estás...

¿Eh? (RÍE)

(GIME)

¡Vamos!

¿A ver, que te vea? Venga, va.

¿Has visto a la niña más guapa de Sevilla?

(GRITA Y RÍE)

Hala. (RÍE)

Vamos.

(Gritos)

(MUJER) ¡Patri! -¿Qué?

(Murmullo de conversaciones)

(BESA REPETIDAMENTE)

(Voces de niños en el exterior)

¿Tú de qué te ríes?

¡Pareces un saco de papas!

(RÍE)

¿Pues sabéis qué os digo? ¡Que en chándal voy a ir, hombre!

Y lo vamos a celebrar aquí, en la casa.

Listo. ¡En babuchas

voy a estar toda la comunión! ¿O no, Triana?

¿No le has contado

a la niña que no hay para el convite?

Estrella, no hay dinero. Lo celebramos

aquí y se acabó.

¿Y los primos? ¿Primos?

Los primos, al váter, encerrados.

La misa será en tu cuarto. Al cura lo vamos a poner ahí,

repartiendo las hostias; los invitados aquí;

unas buenas tortillitas del Mercadona... ¡Listo!

Total, con lo fea que vas a ir, te encierro

en casa para que no te vean.

¿Eh? (RÍE) ¡Sí!

¡Estás fea! Eso iba a decir,

¿dónde vamos a ir a celebrar nada con esta niña? ¡Mírala, qué fea!

Que tú también eres muy fea, ¿eh?

¡Qué asco!

¿Cómo que "¡Qué asco!"?

(Música de órgano)

Cuerpo de Cristo.

Cuerpo de Cristo. -Amén.

¡Mírala!

¡Fea!

-Cuerpo de Cristo. -Amén.

-Cuerpo de Cristo. -Amén.

-El traje no lo había más grande, ¿no?

-¡Pareces un secuestrado de la ETA!

¡Triana, dale una tostadita

con manteca! ¡Me cago en vuestros muertos!

¡Callarse! ¡Está ahí la niña! ¡Callarse!

¡A ver si la hostia os la doy yo!

(Música flamenca)

-"¡Vámonos ya!".

¡Arsa!

¡Hale, Antonio!

(TODOS) ¡Ole!

-Controla, que te... ¿Qué dices?

(ESTRELLA RÍE)

# -¡Arribita, arribita...

# hay una estrella de oro...!

Hay que decírselo, venga.

Vamos, dale.

# Son los ojos de mi chica...

¡Vamos, Estrella!

# ...que, cuando los miro yo...

-¡A ver, rubia! # -Niña, levanta...

# ¡Ay, niña, levanta esa pena

# y danza!

# ¡Levanta esa pena y danza! #

(MUJER) ¡Niña! -(RÍE)

-¡Vete y conténtala!

Al final me van a dar curro

para descargar camiones. -¿Con contrato?

Con contrato. ¡Coño!

Pues me voy para allá

a ver si me dan. -Dos hostias y adentro,

sin juicio ni nada, ¡por gilipollas!

Cógete esto, anda. -Mirad, estaban viendo las coplas

y en casa no se ve el Betis. ¿Lo pasas bien

o no, cariño? -¡Venga!

-¡Ya va perdiendo el Betis! -Sí.

Mira, Juan.

Tu tío y tu hermano.

(Canto flamenco)

¿Tú los has invitado? ¿Yo?

(RÍE) ¡Ni harta de vino!

(BESA) Ven aquí.

Ahora vengo, ¿vale?

¿Esta es tuya? -Sí.

Espera.

Cógelo, no muerde.

¡Cógelo, que es de los titos y de la abuela!

¡Pitbull!

(SUSPIRA)

¿Y eso?

El Paniagua ha venido a casa con esto.

(SUSPIRA)

¿Tú cada cuánto vas a salir?

¿De dónde es, Andrés?

Del coño de mi prima. ¿De dónde va a ser?

¿Cómo va eso de tus permisos?

¡Coño!

Pues esto va de que yo firmo un papel,

salgo, estoy con mi niña y mi mujer, y para dentro otra vez.

Me ponen en pelotas, me miran los agujeros

y, si estoy limpito y me porto bien, al otro día me dejan salir.

No me hables como a un tonto.

Te lo estoy explicando.

Dilo de otro modo.

-Paniagua tiene un primo en Sevilla 1,

un funcionario de confianza. Igual lo conoces.

El Sigüenza. -¿Te suena?

No me suena. El que se ocupa del registro.

A lo mejor os habéis cogido confianza, ¿eh? (RÍE)

-Cada vez podrías meter 10.

Es fácil fácil:

tragar, cagar y cobrar.

¿Y por qué coño no las metes tú?

¿Yo qué os dije?

¿Eh? ¿Qué os dije?

¿Os lo repito u os lo escribo y así os queda claro?

¿Quieres que te lo escriba en la pared, en grande?

¡Que no, coño! ¡Que no!

(RESOPLA) ¡Joder, tío!

¡Chico, Chico! ¡Eh, escucha! ¿Qué?

Eso, para el que te ha hostiado. ¿Sí?

¡Que eres muy chulo! -(CHISTA) Ya...

¡A ver si respetas! ¡Sobrino!

Ya está bien. -¿Eh?

¿Te enfadas? -Ya está bien.

Está de comunión. -Somos los Santos.

¿Santos? ¡Me cago en tu puta madre!

-Siéntate, por favor. ¡Siéntate!

¡Cojones, ya está bien!

Escucha un momento.

¿Cómo te vas a buscar la vida? ¿Eh? Dímelo.

¿Qué vas a hacer? ¡No, mírame!

(RESOPLA)

¿Cogiendo chatarra?

¿De reponedor en el Pryca?

-¡Vergüenza! -¿Eh?

¿Vas a estar de mozo,

cargando, dejándote la espalda? ¿Para sacar qué?

¿Y así quieres mantener a tu familia? ¿A tu mujer?

¿Y a tu hija? Y ahora paga luz,

y paga agua, y paga gas.

¡Y paga la comunidad y su puta madre! ¿Qué pasa?

¿Tú no escuchas?

-Tiene razón la mama: no quieres nada con la familia.

¡No, eso no es así, Chico! ¡No!

Ustedes tienen la puerta de mi casa abierta,

pero no para esto. -Para lo bueno y lo malo,

tú eres un Santos.

¡Y eso te ha dado de comer dentro!

¡Me muero antes de comer de nuestro apellido!

¡Sí me he comido el marrón que el Chico no se quiso tragar

por trincarles a los Fortuna!

¡Mira cómo andáis!

Desde que os echaron de las 3000, no vendéis nada.

¡No me jodas!

(Bullicio a lo lejos)

Pero el sobre no lo suelta, el cabrón.

-Ya. -Chiquilla.

-¿Habéis comido tarta?

-No... -Está muy buena, ¿eh?

Prueba a ver. -No, con estos dolores...

ya no...

-No, sí, sí...

Vamos, lo siguiente.

¿Se queda para siempre?

No, para siempre, no.

Ah... Se te quita,

pero yo lo tuve mucho tiempo.

Y la Nati, del quinto A,

lleva tres meses sin lavarse las manos.

¿Y cuando me duche?

Te pones una bolsa en la mano.

Ah, coño, pues me la pondré para que sea para siempre.

Oye, como te vea...

el brazo tu madre, te mete en la lavadora.

(RÍE)

Papá, ¿tú eres bueno o eres malo?

(RÍE) ¿Y eso?

Cosas de tu hija.

¿Te ha contado su plan para soltar los pájaros de la Manuela?

¿La Caraperro? Ajá.

Aquí también tiene.

Dice que entrena a uno para que vuele a la cárcel

y os mandéis mensajes.

(RÍE) En la cárcel, como pillen al pájaro,

se lo comen con papas. (RÍE)

(SUSPIRA)

No nos da, Triana...

Con media jornada, me sacaré una mierda.

¡Di que sí a tu familia, vuelve y dilo!

Triana. ¡Si quieres!

¡Da media vuelta!

Pero, si cada vez que montamos una comunión, nos dan un sobre...,

podemos hartarnos

a tener niños y a celebrar comuniones.

¿Qué te parece el plan? A mí me parece...

estupendo, pero hay que hacerlo en cadena,

como los chinos: polvo, niño, comunión y así.

(RÍE) ¿Eh? ¡Ahí,

dándole como los conejos!

(RÍE)

¡Polvo, niño...!

¡No tienes guasa tú ni nada!

Déjate, que en media hora me cierran la puerta.

¡No, no! No, ¿qué?

Hoy no se duerme en prisión; se duerme conmigo, en casa.

Triana... ¿Y cómo hacemos

para tener más niños si te vas?

¿Tú qué quieres? Que parezco... ¡La mano!

Ni mano ni nada. ¡La niña no se entera!

¿No? ¡Se entera

de todo! ¡Sí! ¡Mentira! ¡Triana...!

¡Quieto! Papá...

(Coche aproximándose)

(Estruendo)

(GIME)

(GRITAN)

(GIME)

(SOLLOZA Y SUSPIRA)

(Vehículo alejándose)

(SOLLOZA Y JADEA)

(GIME)

(GIME)

(GIME)

(GIMEN)

(GIME)

(LLORA) ¡Estrella!

(SOLLOZA) (GIME)

¡Estrella!

(LLORA) ¡Juan!

(LLORA) ¡Estrella!

¡Ay, hija, Juan!

(LLORA Y GRITA)

(Sirenas)

(Emisora de la policía)

(Emisora de la policía)

(Gritos a lo lejos)

(Griterío y sirenas)

¿Ahora vienen, mamones?

¿Qué tenemos?

Unos rumanos. Esto canta... Canta a nuevo.

Alguien ha metido mano y tiroteo.

De los rumanos no sacaréis nada: muertos a bocajarro.

(Sirena a lo lejos)

(Suspiro)

¿Qué te pasa?

-Nada.

Ve a darte una vuelta. -¡No, estoy bien!

Que te vayas.

(SORBE MUCOSIDAD)

¿Y este qué hace aquí?

-Está en mi grupo.

¿Desde cuándo?

¿No te ha contado nada? Es tu hijo, ¿no?

Pregúntale tú mismo.

(Sirenas)

¿Tú no estabas de baja?

Señor juez. -¿Qué tal, Manuel?

Paco. -Eh...

Los autores

reventaron la puerta.

Calibre 9 y 12.

Arma corta y recortada.

Dos tiradores que se cargan a cuatro rumanos.

Y estos no se quedan cortos y responden con cartuchos del 16.

¿Qué se han llevado? -No coincidimos.

Sobre la mesa sigue la cocaína.

¿Cuántos rumanos mueven así?

Si permiso de Fortunas y Taboas, ninguno.

(Voces a lo lejos)

-Ahí, ya vale.

(Emisora de la policía)

(Emisora de la policía)

Manuel.

Desde fuera se ven dos bloques.

"¡A ver si me queda a mí claro!".

Antes había 20 personas asomadas,

y aquí nadie ha visto nada ni ha oído nada ni sabe nada, ¿no?

Si no sé ni para qué pregunto.

¡Pues haber venido antes!

¡Que siempre hacéis igual!

¡Siempre venís... -Perdone.

-...a toro pasado, cuando ya no hace

falta nada!

-¡Ya lo he dicho yo antes! ¿Eh?

Me quedé frita viendo al Juan y Medio y me despertaron los tiros.

¡Cómo voy a salir! ¿Para que me den uno?

Ya...

Tómales los datos. A la Juan y Medio la primera.

-¡Mucho miedo tenéis para patrullar por aquí!

Un accidente a dos calles de aquí. Un coche ha huido.

Ha muerto una niña.

-¿Qué voy a hacer yo...? (SUSPIRA)

(Bullicio)

El coche le dio por el lado. Se dio a la fuga.

La niña venía durmiendo...

y el impacto la mató.

¿Testigos?

¿En este barrio? Aquí nadie ha visto nada.

¡Barroso!

-Sí.

Los padres están en el hospital.

Y poco más...

(Murmullo de conversaciones)

¿Bolsas?

Ya sé que ahora es difícil, pero...

cualquier cosa que recuerden, la que sea...

Solo vi la cara de mi niña chica.

¿Lo lleva usted?

Sí.

¿Así va usted a encontrarlos?

¿Preguntando?

Creemos que el coche que chocó con el suyo

puede estar relacionado con un robo a unos vecinos.

Unos rumanos.

No sé si vieron el coche, el color...

¿Ha visto a mi niña?

¿La ha visto?

Sí. ¿Sí?

¡Pues mueva el coño y haga algo!

¡Llevamos aquí

seis horas y no dicen dónde está!

¿Qué vamos a saber nosotros

de unos rumanos?

¡Que dónde está mi hija!

¿Dónde está?

(SUSPIRA)

¡Haga algo, por favor!

(SUSURRA) Por favor...

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(JADEA)

¡Está fría...!

Vamos...

(SUSPIRA)

(Ladridos y sirenas a lo lejos)

Pues...

Pues eso..., que yo estaba...

durmiendo a la fresquita,

a mis cosas, y de repente

oí un porrazo muy fuerte, muy fuerte.

-¿Cuántos iban en el coche?

-No lo sé...

-¿Qué tienes ahí?

-¿Qué? -Maravilla,

que me duele la mano de tanta hostia. Que qué escondes ahí.

¡Anda, coño!

¡El ratoncito Pérez! (RÍE)

-Es Lucita.

-El que te ha quitado los dientes, ¿no? ¡Qué hijoputa!

¡A ver!

El coche que mató a la niña, ¿de qué color era?

-¡No lo sé!

-¡No lo sé! ¿Qué color es el "no lo sé"?

-(BALBUCEA) ¡No apriete más, que me lo va a matar!

(SOLLOZA)

¡Gris, gris! ¡Gris!

Gris.

¡Sí, con un montón de mierda encima y...!

Iban dos...

¡Iban muy deprisa y yo no les pude ver la cara ni nada!

¡Se lo juro, se lo juro!

¿Solo dos?

¡Sí, sí! ¡Solo! ¿Y para dónde fueron?

¡Dígale que lo suelte!

(LLORA) ¡Dígalo! ¡Dígale que lo suelte y se lo digo!

¡Venga!

(LA MARAVILLA JADEA)

Eso es...

Fueron para el Amate o para los Pájaros.

¡Eso creo yo, yo qué sé!

¡No sé más, se lo juro

por mi vida, don Santacana!

-Toma, anda.

Comida para la rata.

-No me toques las pelotas.

-Bueno, pues ya tienes donde rascar.

Según la Maravilla, fueron dos en un coche gris

camino de los Pajaritos.

Pero vete tú a saber.

Ya es algo.

Ni los vecinos ni los padres saben nada.

Ya tenemos faena:

encontrarlos antes que el padre.

¿Por?

(RÍE)

Claro, no sabes quién es el prenda ese.

Juan Santos, hijo de María Santos.

"María y sus niños. Hacían y deshacían en las 3000".

"Cosa mala. Hasta que los Fortuna empezaron..."

a disputarles el territorio. Entonces Juan les robó un alijo.

Tuvimos cinco días de tiros y cuchilladas

por ocho kilos de pasta de coca.

"Esos hijos de puta

hacen de todo: matar, traficar, robar...".

"Pero robarse entre sí es pecado".

(MARÍA LLORA)

"Juan cayó y está cumpliendo. 10, 12 años, creo".

"Los Fortunas y otras familias los echaron de las 3000"

y acabaron en las chabolas.

Eli.

Nunca te fíes de un Santos.

"Solo saben mentir".

Lleven el tiempo que lleven,

¿desde cuándo los rumanos trapichean en las 3000?

No se ha visto.

Fortunas y Taboas tienen que explicar qué hacían esos allí moviendo,

quién les ha robado y por qué.

-Si ni han venido a dar el pésame.

¿Qué van a explicar?

-Lo harán.

Si no es por lo civil, por lo criminal.

Arregla un encuentro.

Te las verás con los Fortuna y los Taboa.

Y, si se lavan las manos, ya veremos qué hacemos.

Ni uno ha venido a presentar respeto a mi nieta.

Ni uno.

(Puerta abriéndose)

¿Se puede hablar?

¿Qué pasa?

Ve para arriba.

Pues nada, anoche, con el jaleo, me asomé y vi que salían tres:

uno con los pelos largos, acojonado. Lo iban agarrando los otros dos.

¿Y los otros cómo eran? ¡Normales!

Como nosotros. Uno llevaba pistola, y el otro, escopeta.

Como en el cine. Y con la cara tapada.

Toma.

Se las ha encontrado mi hermano en el callejón.

Dice que los vio meterse en un coche negro muy grande.

Al de los pelos largos le vio la cara

y se parecía al Kempes, un tirado del barrio.

-Es el Kempes.

Lo calé yo desde la ventana.

Lo calé.

-Ándate con ojo, vecino, que han sido unos pocos.

Gracias.

(BANDA SONORA) # Si me das a elegir

# entre tú y la riqueza,

# con esa grandeza

# que lleva consigo,

# ¡ay, amor,

# me quedo contigo!

# Si me das a elegir

# entre tú y la gloria,

# para que hable la historia de mí

# por los siglos,

# ¡ay, amor,

# me quedo contigo!

# Pues me he enamorado,

# te quiero y te quiero,

# y solo deseo

# estar a tu lado,

# soñar con tus ojos,

# besarte en los labios, sentirte

# en mis brazos,

# que soy...

# muy...

# feliz...

# Si me das a elegir

# entre tú y ese cielo,

# donde libre es el vuelo

# para ir a otro nido,

# ¡ay, amor,

# me quedo contigo!

# Si me das a elegir

# entre tú y mis ideas,

# que yo sin ellas

# soy un ser perdido,

# ¡ay, amor,

# me quedo contigo!

# Pues me he enamorado

# y te quiero y te quiero...

(SOLLOZA)

# ...y solo deseo

# estar a tu lado,

# soñar con tus ojos,

# besarte en los labios,

# sentirte en mis brazos,

# que soy muy feliz. #

(Emisora de la policía)

(Voz a lo lejos)

¡Ea! Estos ya no van a la feria.

Eli.

¿Cinco muertos

por 8000 euros?

Se lo trincan a los rumanos

y se dan un homenaje hasta reventar.

¡Barato les ha salido el homenaje!

Mirad la matrícula a ver de quién es.

"Esto no va con nosotros, Juan".

Si estás aquí es por respeto a tu niña.

(SUSPIRA)

Mira, hablemos claro, Gordo.

Hay un robo con cuatro muertos en las 3000.

En tu barrio.

Porque es tuyo, no de los Santos. ¿Es o no?

Los hijos de puta huyen y se cargan a mi niña.

¿Y me tengo que creer que no los conoces?

¿Quién les pegó el palo a los rumanos, Gordo? Dime.

Yo sé que tú lo sabes.

Di. De ese robo no sabemos nada,

así que créete lo que te salga de los cojones.

Ya se os dejó claro: desde que tu hermano metió la mano,

no pisaríais las 3000.

Y ahí está: dejamos que vivas ahí con tu mujer.

No, habéis dejado que maten a mi niña.

¡Escucha!

Si me tengo que cargar a alguien, sea Fortuna

o Taboa, te juro que le rajo el cuello.

A mí no me vengáis con leyes gitanas, ¿eh?

Cuidado con esa boca...

si no quieres que te la reviente.

-Juan, el Gordo y yo

sabemos que el asesino y ladrón de tu familia es el Chico

y no tú. Bien lo sabéis.

Pues entonces no me ladres tanto,

que te queda muy grande. -Y créeme.

Me duele en el alma lo de tu niña.

-Si averiguamos algo,

serás el primero en saberlo.

Y ahí tienes la puerta.

(LOS PÁJAROS TRINAN)

(Campanadas a lo lejos)

¿No quiere, seguro? No, gracias.

¿Tengo que ir a firmar o...?

Eh... No.

Solo al seguro.

¿Al de los muertos?

Siéntate.

¡No te voy a cobrar! Ni Fortunas ni Taboas saben nada.

Se lavan las manos. -Han encontrado a dos muertos.

En un coche gris.

Dice el Paniagua que son los que robaron a los rumanos.

Paqui, la de los Verdes, vio salir a tres tíos del piso. A tres.

Y a uno le vio la cara, al Kempes.

Y vio un coche negro.

-¿Y de dónde sale lo del coche gris?

-La Maravilla.

Esa lo dijo.

Y la Maravilla esa anda con el Kempes.

En algún antro, ¿no?

-Y de allí no saldrá.

Quietos hasta que yo lo diga.

¿Vale o no?

¿Tiene hijos usted?

No.

¿No quiere?

No puedo.

¿Por qué no puede?

Juan las tenía escondidas.

¡Lléveselas y que entierren con ellas a los asesinos!

"A la policía"

le va a faltar tiempo para decirte que esos yonquis chocaron tu coche.

Ahora...,

si tú te lo crees,

si tu mujer se lo quiere creer y nos dices que es verdad,

nos callamos la boca.

Aunque me reconcoma.

Y, si la Maravilla esa está escondiendo algo,

aquí estamos

para sacarle la verdad.

(Claxon)

Primo, ven para acá.

¿Y la Maravilla?

-¡A ti te lo voy a decir, julay!

¿Y el Kempes?

¡Anda, Juan!

¿Qué pasa, Cristo?

¡No te había reconocido!

¡Siento lo de tu niña!

¿Habéis mirado en los Verdes? De allí venimos.

Mira...

Pregunta al Basilio, el de la ventanita.

¡La Maravilla se harta de comprar chucherías!

¿Tú te lo puedes creer?

¡Como una chiquilla! (RÍE)

(ANDRÉS ARRANCA)

Este...

y ese de ahí. Los dueños del coche.

Fortuna. Sí.

La matrícula es falsa, pero el bastidor da

hasta tres nombres, dos son Fortuna.

El caso está cerrado.

Mi compañera no piensa igual.

Hay que prepararse y entrar

en las 3000, y yo quiero estar.

Ustedes veréis.

Basilio, ¿qué tal el negocio?

-Juntando millones.

¿Tú qué? Has salido ya, ¿no?

Entrando y saliendo. -Como mi Vale.

Sí. Más vale que se quede allí el pobre.

Si no, la lía gorda. ¿Sabes dónde está la Maravilla?

-No hables, que son Santos.

¡Tú a callar y a vender, que te buscas la ruina!

-¿Te quieres callar ya?

LM no tengo; Winston. ¿Paquete

o suelto? -Un paquete.

Basilio...

-Anda en el Hotelito. La vi salir de donde los Fortuna tambaleándose.

Gracias. -¿Esto qué es?

(LEE) "Smoking seriously..."

"Seriously harms..."

¿Esto qué coño es? ¿Winston de los chinos?

-¡Americano pata negra, cojones! ¡Tira!

-(RESOPLA) ¡Pata negra...! ¡Ya...!

Eli y Santacana irán

a por el Gordo y los hijos, el Bizco y el Vicente.

Los geos darán la patada

y empezarán a hacer amigos.

Venga.

(Sirena de policía)

(Sirenas de policía)

(Ladridos a lo lejos)

(Sirenas de policía)

-¡La guardia!

(Sirena de policía)

(Voces)

-¡Hijos de puta!

(Sirenas de policía)

(Gritos)

-¡Vámonos! -¡Que vienen con los geos!

-¡Vámonos!

(Sirenas de policía)

(Sirenas de policía y gritos)

¡Mariconas!

(Ruido de helicóptero)

-¡Dentro! -¡Dentro!

-¡Dentro!

¿Dónde está la Maravilla?

No la he visto. ¿No?

(Gritos)

¡Adentro, adentro!

¡Va, va, va!

¡Dentro!

-¡Limpio!

(LOS NIÑOS LLORAN)

¡Vais a comerme la polla!

(Gritos)

Tú, saco de mierda,

¿has visto a la Maravilla?

-¿Yo qué coño sé?

-¡A ver si te doy!

(Disparos)

(Disparos)

"¿Qué haces?".

-¡Que me digas dónde está la Maravilla!

-¡Id a la mierda ya! ¿Qué haces?

(GRITA) Que solo buscamos a la Maravilla.

-¡Que no sabemos nada! ¡Aquí no está!

(JADEA)

¡Aquí no se os ha perdido nada!

¡Hijos de puta!

(Disparos)

-¡Me rindo, me rindo!

(GIMEN)

(GRITAN)

-Eh, ¿dónde vas?

(GRITA) (SE QUEJA)

(JADEA)

(JADEA)

(GIMOTEA)

¿Quién iba en el coche, eh?

¿Iba el Kempes? (LLORA)

¡Ay! ¿Quiénes eran los otros?

¡Yo no vi nada, yo no vi nada! ¡Habla!

¡Dime! ¡Habla, me cago en tu puta madre!

¡Habla, habla, hostias! (LLORA)

¡Mírame! (LLORA)

(LLORA)

(JADEA)

¿Fueron ellos?

¿Fueron los Fortuna?

¡Dime, hija de puta! ¡Sí!

(GRITA)

(JADEAN)

¿Dónde están?

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

¡Eh! ¿Qué haces, cojones? ¡Deja esa...!

¡Que se van, hostias! Pero...

¿A ti quién...? ¡Lo sabías!

¡Han sido los Fortuna! ¡Hijaputa! ¡Calma!

¡Calla la puta boca! ¡Cállate! ¡Eh, eh!

¡No pasa nada! ¡Hostia puta!

¡Tranquilos!

¡Es el padre de la niña, coño!

¡Me estáis mintiendo!

¡Que se enteren las 3000 y toda Sevilla!

¡Los Fortuna han matado a mi niña!

¡Han matado a mi niña! ¡Juan!

¡Me la han matado! ¡Juan! ¡Eh!

¡Hijos de puta! ¡Juan!

¡Hijos de puta! ¡Juan!

¡Me estáis mintiendo! ¡Tranquila!

¡Me la han matado! ¡No se lo lleven!

¡No se lo lleven! Es su marido. ¡Calma!

¡Eh, escucha! ¿Así nos vas a ayudar? ¿Así?

¡Di! ¡Hijos de puta...!

¡Puta!

(JADEA)

92 000 euros, 256 papelas,

cuatro cortas, dos escopetas y un rifle con mira.

El calibre coincide. Los Fortuna les han dado

un buen palo a los rumanos. -¿Quién falta?

El Gordo y uno de los hijos.

El resto, al juez ya. No quiero que se me llene esto

de gitanos pidiendo justicia.

-Y al padre que le den por culo. Métele un paquete que no vea

la calle en su vida.

(Emisora de la policía a lo lejos)

Si no quieres mirarme, no me mires.

También sé lo que duele perder a una hija.

Con 15 años tuve una niña.

Muy chiquitita.

Sietemesina.

Mi familia se creía que yo seguía siendo virgen.

De esto te estoy hablando del año...

68 o 69, imagínate qué plan.

Para parir...,

sola.

Nadie se enteró.

Y la estuve dando de comer a escondidas.

Hasta que se me murió...

(SUSPIRA) No la pude ni bautizar.

¡Se me murió sin nombre!

Por tu culpa mi niña se ha criado sin su padre.

A mi chico lo hubieran matado en la cárcel.

Como a su padre.

Por eso se lo pedí.

¡Solo habéis traído desgracia a mi familia!

¡Desgracia y muerte!

Y ahora mi Estrella está dentro de un frigorífico, en una bolsa.

¡Helada!

¡No me hables de dolor!

Te guste o no,

tu niña es mi nieta.

¡Y es una Santos!

Mi Estrella no es de nadie.

¡No es de nadie!

(Puerta abriéndose)

(Pasos)

Juan. ¿Cuándo vais a trincar al Gordo

y a su hijo? Porque los vais a trincar, ¿o no?

¿Me das un plazo?

Eso no es cosa tuya.

Y menos si aún quieres el tercer grado.

Deja hacer a la policía.

El coche gris,

el del robo,

era de los Fortuna, ¿no?

Les echaron el muerto a los yonquis, ¿no?

Si te tomas la justicia... ¿Justicia?

¡Ustedes no saben qué coño es la justicia!

¿Qué quiere que haga?

¿Qué tengo que hacer?

¡Dime! ¿Qué hago?

Escúchame.

No pararé hasta encontrarlos. Te lo juro.

Mírame, Juan.

Los voy a trincar.

Pero tú para.

Se acabó.

(SUSPIRA)

Triana...

A la niña la entierran mañana.

No tengo ropa para vestirla.

(SUSPIRA)

No sé si ponerle el vestido de floripondios

o la camiseta de los gatos que le gusta.

Si no le pongo el vestido, la prima de Carmona dirá algo.

¡No sé!

¡Triana!

Escucha...

Eh...

A la prima de Carmona que le den.

¡Ya!

¿O no?

(RÍE)

(SUSPIRA)

¡No la vistamos!

¡Si la vestimos, se va!

¡Se nos va para siempre ya!

(JADEA)

¡Yo la oigo...!

¡Yo oigo a mi Estrella llamarme...!

Pero ¡no sé adónde quiere que vaya!

¡No sé...!

A ti te llamó, ¿tú te acuerdas?

¿Eh? ¡"Papá"!

¡Fue lo último que dijo!

(SUSPIRA)

¡Llámala, Juan!

¡Llámala y dile que venga!

¡Llámala y dile que venga, que es muy chica! ¡Aquí, conmigo!

¡Que yo la cuido! ¡Juan, dile que venga, que está sola!

¡Está sola y tiene frío! ¡Juan, por favor!

¡Está sola y tiene mucho frío!

¡Dile que venga, por favor!

¡Ay, mi niña, por favor!

(LLORA)

# (BANDA SONORA) Ya...

# a dormir va la rosa...

# de los rosales.

# A dormir va mi niña

# porque ya es tarde.

# No, no...

# No, no, no, no...

# No, no, no, no...

# Duérmete,

# lucerito

# de la mañana. #

Vete para la casa.

(LLAMA)

¿Qué te pasa, chiquilla?

Vamos, Juanito.

Al llegar a la cárcel,

les dices que estás agobiado por la historia de tu hija,

que te duele todo. Te llevan al médico

y te darán pastillas. -Allí estará mi primo,

el Sigüenza, esperándote.

¿El Gordo y el Vicente?

¡Uf, la moto ha aparecido cerca de Villafranca!

Si están en Cádiz, a saber dónde.

Para saber dónde, no te queda otra.

-Hijo, a tragar.

(SUSPIRA)

(TRAGA)

(LE DA UNA ARCADA)

Mi marido no quiere que esté aquí. ¿Y le harás caso?

(RÍE LEVEMENTE)

Las balas, ¿de dónde las sacó?

¿Por qué quieres saberlo?

¿No estaba ya todo cerrado? ¿Qué más queréis?

Por favor, Triana.

Hablé con la vecina.

¡Un programa de coplas me tuve que tragar!

Pero me contó lo que vio.

Vio salir a tres,

se subieron en un coche y a uno le vio la cara.

A uno del barrio que llaman el Kempes.

¿Quién mató a mi niña?

(Puerta abriéndose)

Una hora hasta el relevo.

Hay que darse vidilla.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Gemidos)

(Gemidos)

¡Habla, hostia! ¡Habla!

(GIME)

¡Habla! ¡El Pacheco!

¡El Pacheco sabe dónde esconden al Gordo!

¡Te lo juro por mi madre!

¡Él lo sabe todo!

(GIME)

(GIME)

¿Y dónde para el Pacheco?

(JADEA)

¡En los Pájaros! ¡En los Pajaritos! ¿Sí?

¡Sí, allí!

¡Él sabe dónde!

-No te enrolles, es de saldo.

¡Y tú!

¡A la celda y chitón! (MARCA)

¿Estamos?

(JADEA)

(JADEA)

Mi Estrella, ¿qué vamos a hacer?

De un 38.

No coincide con las que mataron a los rumanos.

Y la vecina esa, la de las balas, dice

que en el coche iban tres, un tal Kempes. ¿Te suena?

No.

¿Y de dónde sacas eso?

Robos dice que es de aquí, de Triana.

Se llama Mario Alberto Montes.

Mario Alberto Kempes, de Triana.

¡Yo me cago en mi puta madre!

(Toses)

En un hotel no van a estar, Pacheco.

-¡Te juro por mi madre que no sé nada!

¡Yo al Gordo ese no le conozco, coño!

-Tonto no eres.

-(LLORA) -Y yo prisa no tengo.

-¡Su puta madre! ¡No llega!

-¡No, por favor! -Sí.

-Te digo yo que no va a llegar. -(GIME)

-¡No va a llegar, me cago...! -(LLORA)

¡No! -(PONE EN MARCHA EL TALADRO)

(EL CHICO PONE EN MARCHA EL TALADRO)

-¡Por favor!

¡No, no, no, no!

(GIMOTEA Y LLORA)

(SUSPIRA y JADEA) ¡Ay!

-No llega.

-No llega, ¿no, sobrino?

¿Eh? ¿Qué te dije? Te dije: "No va a llegar". ¡Y no ha llegado!

¿Y dónde encuentro yo una alargadera? -Vete a un chino.

-¡No! -¿A un chino?

¿Dónde hay un chino abierto en las chabolas?

¡A un chino...! (PACHECO LLORA)

-¿Adónde vamos a encontrar un chino? -Que sí.

¡O lo acercamos para acá!

Lo acercamos... -¿Al gordo?

-¡Claro! -Pues al gordo lo acercas tú,

que estás muy fuerte, que a mí me ha dejado deslomado.

-¿Te aclaras...

o nos ponemos a buscar un chino? -Venga...

Al gordo lo vas a empujar tú.

(Móvil)

(Móvil)

"Carretera de Vejer, pasando el hotel, en los pinares".

"Tienen una parcela, Mi Gorda".

En tres horas salgo de fin de semana.

(Portazos y voces a lo lejos)

Este, lo más bueno que se puede tener por niño,

con todo lo que le ha pasado.

Y ha aparecido ya, ¿no?

Le buscamos.

¿Cuándo estuvo con él por última vez?

Lo mismo les digo a ustedes

que a los otros dos.

(Música en una radio)

Vi a mi Miguelito el lunes, después de ferias.

Y me cogió el dinero, fíjese usted.

Y hasta hoy.

(Gritos)

Niña, vete para arriba.

(Gemido)

Mi marido.

¡El alzhéimer!

Entre este

y los niños copleros de Canal Sur, con los berridos que pegan,

me tienen loca.

¿Quién más ha venido preguntando por su hijo?

Los policías que estuvieron aquí.

Uno jovencito, el otro más mayor.

Policía no parecía,

pero, como me enseñó la placa, que llevaba al cuello,

en una cadenita...

(Música de la máquina tragaperras)

Nando, tenemos que hablar.

¿Qué haces con eso?

¿A quién buscáis?

(RÍE) ¡A tu puta madre estoy buscando!

¿Qué hablas?

Kempes. ¿Por qué le buscáis?

Un confidente nos pasó su nombre.

¡Confidente! En el informe no se nombra.

Mira, me bajas el tonito y el papelito.

¡No lo nombra justo por eso, porque es un confidente!

Y, si no entiendes qué significa "confidente", búscate un diccionario.

¿Y Kempes?

¿Qué os calláis?

¡Joder! ¡Me voy a cagar en todas tus muelas!

Por ahí no vayas. ¿Sí?

Sí, por ahí no vayas. En el informe lo tienes todo.

¡Joder!

Hablamos con la madre del Kempes, y punto.

¿Vale? Creíamos que había algo, pero al final nada de nada.

¡Esa puta viuda...

decía que si su hijo llegó de la feria...!

¿Cuánto te has llevado, cabrón? ¿Qué haces?

¿Qué haces? ¿Cuánto, eh?

-¡Vale, vale!

¡Cierras el caso porque te llevaste lo de los rumanos,

cabrón! ¡No me llames chorizo!

¡Eli! ¿No te habían quitado el coño?

¡Tu puta vida! ¡Eh!

¡Eli, fuera!

¡Te vas a tragar la placa! ¡Fuera!

¡Hija de puta!

¿Y se llama policía?

¡Suelta, cojones!

¡Mierda!

¡Me cago en su puta madre!

¿Qué coño te pasa? ¡Estaba media comisaría!

(VOZ BAJA) ...condenada... ¡Eli!

Algo esconden...

¡Escúchame!

¡Escucha tú, hostia! Barroso y Nando han cobrado ese dinero.

Colocaron a los yonquis y cerraron el caso con los Fortuna.

¿Qué pruebas tienes?

¡El dinero, los billetes! ¡La puta gomilla roja! ¿Eh?

Tenía una en la cartera, la de la casa.

Como la de la mochila.

¡La puta gomilla roja!

¿Como esta? ¿Esta es tu prueba?

Tú también eres sospechosa.

¡Piensa, hostias!

¡Esos son tus compañeros y yo hace 28 años

que conozco a Barroso!

Y le acusas sin pruebas. ¡Y a mi hijo!

Así no, Eli.

Así no.

Si han hecho algo, lo pagarán, pero así no.

Así te quedas sola.

(Gritos)

(Golpes y gemidos)

(Golpes y gemidos)

(Cuatro disparos)

(Grito apagado y jadeos)

(GIME)

(GIME)

(GIME)

(GRITA)

(JADEA)

(Resoplido)

(Gemido)

(GRITA)

(GIME)

(RESOPLA)

(Dos disparos)

(RESOPLA Y JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

(SUSPIRA)

(JADEA)

-(GIME)

(GIME)

(Gemido)

(EL CHICO JADEA)

(Banda sonora: música flamenca)

"¿Te acuerdas de chiquitito?".

Te bañaba en una pileta.

Donde la Manuela, ¿te acuerdas?

¡Tenía gallinas

y un pato negro con más mala leche, el hijoputa...!

¡Seis añitos que tendrías!

Te ponía en cueros para bañarte...

y, al aparecer el pato, ¡zum!,

el Juanito en pelota corriendo tras él.

(Banda sonora: música flamenca)

(JUAN LLORA)

(LLORA)

¡No puede ser!

(LLORA Y SUSPIRA)

# (BANDA SONORA) # ¿A quién le voy a contar yo

# las fatigas que estoy pasando?

# Fatigas que estoy pasando,

# las fatigas que estoy pasando.

# Se las voy a contar

# a la tierra

# cuando me lleven.

# Perras son...

# Se las voy a contar

# a la tierra

# cuando me lleven.

# Perras son... #

Se te ha ido.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

¡Madre!

¡Sal para fuera!

Su marido, el enfermo,

quiero verle.

(GIME)

¿Mamá?

¿Quién es?

Yo no lo tenía encerrado.

Era para quitarle de la droga.

-Inspector. -Para curarle.

-Tenía esta arma bajo el colchón.

(Murmullo de conversaciones)

(Gemido)

-Señorita...

Déjeme que me meta...

¡Señorita, mi alma, por favor!

¡Que, si no, no me va la cabeza!

Vamos a hacer una cosa, ¿vale?

Usted me deja que me meta,

que lo tengo en la chaqueta, y yo le cuento

lo que usted quiera, ¿vale, eh?

Eh... ¿Dónde...?

(SUSPIRA)

(GIME)

¿Y la...?

(GIME)

(GIME) Dale.

Mire...

Yo había visto que los rumanos...

estaban manejando bien. Vamos,

que tenían billetes.

¿Y yo qué hice? Pues...

Pues fui adonde el Barroso

a contárselo todo.

Al Taboa,

al bar... Y ellos me dijeron: "Toma este móvil de los chinos

y esta noche nos llevas donde los rumanos".

¡Me pusieron el primero,

las mariconas, para que se creyeran que yo iba a pillar!

(JADEA Y TITUBEA)

Y, cuando abrieron la puerta...,

¡fuf!

¡Yo no he visto tanto tiro en mi vida!

¿Y en el coche

qué pasó?

¡Es que yo no vi nada!

¡Yo no vi nada, señorita!

¡Yo me metí en el coche cagadito!

¡Y nada más que sentí

un golpe muy fuerte y muchos chillidos!

¡No vi más nada!

¡Lo juro!

¿Iba Barroso y quién más?

¡Sí, el Barroso y el otro!

¡El niñato ese! ¡Sus muertos...!

(SOLLOZA)

¡Hijoputa! ¡Sus muertos!

Te liaste a tiros donde los rumanos.

¡Yo qué voy a disparar ni voy a disparar! ¡Mira este!

(SOLLOZA)

Ahora...,

que yo sé quién disparó, ¿eh?

¿Sabes?

¡Fueron el Nando y el Barroso! Nada más entrar, se volvieron

locos, se hartaron de pegar... ¡Hijo de puta!

¡Yonqui de mierda! ¡Calma!

¡Está mintiendo! ¡Tranquilo!

(GIME) ¡Ese mierda miente!

¡Tranquilízate!

¡No me toques, hostias! ¡Joder!

Bajad las armas.

(JADEA)

Te vienes a declarar.

¡Yo qué voy a declarar! ¡Ya he hecho lo que tenía que hacer!

(SE QUEJA) ¿Por qué...?

¡Eh! (AMARTILLA UN ARMA)

Mario.

Tranquilo.

Tranquilo, Mario.

Déjalo, nadie te hará daño. (RÍE)

No te pasará nada. Solo tienes que venir a declarar.

¡Que declare su puta madre! ¿Me está escuchando?

¿Me vais a sacar de un agujero

para meterme en otro?

¡A mí no me encierra nadie, me cago en Dios

y en mi madre!

¡Yo no he hecho nada, señorita! ¡Que se lo estoy diciendo!

Eli, quita de en medio.

¡Enciérrele a él, señorita!

¡A él, a todos ustedes!

¡La policía entera tenía que estar encerrada!

(SOLLOZA)

¡Señorita, no se está enterando de la película,

colega!

En el momento

que yo entre en comisaría,

el Barroso me va a coger

y me va a disparar en la cabeza.

Deja el cuchillo. Toma la jeringa.

(LLORA)

¿A quién le va a importar que yo me muera, señorita?

¡A mi madre!

Tranquilo, Kempes.

(GIME)

(JADEA)

Déjame... A ver, cojones....

(LLORA)

(JADEA)

(JADEA)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Voces y risas de niños)

¿Qué haces aquí?

¿Hoy no duermes allí?

Quería verte antes de entrar.

¿Para qué? ¿Para...

no decirme nada, ni "¿Dónde has estado?" ni...?

¿Sabes?

Cuando me preguntaban a quién se parecía Estrella,

siempre decía que a nadie, que se parecía a ella sola.

La Estrella no había sacado nada malo nuestro.

Más te vale que lo que haces no avergüence a mi niña.

Si vuelves a prisión, no estaré cuando salgas.

(Trueno)

Señorita...

¿Se tuvo que estudiar mucho?

Para policía...

A mí lo que se me daba bien era

el fútbol...

¿Podemos hablar?

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(CUELGA)

Tranquila, Eli. Tranquila.

Me enteré hace unas horas, lo juro.

Me dieron su número y quería encontrarlo antes que ellos.

Arreglarlo.

¿Qué hago, Eli?

¿Eh, qué coño hago?

¿Y si tu hijo te pidiera ayuda?

No tengo.

No tengo hijos. (SUSPIRA)

No quería ensuciarte.

Les trincaron medio millón de euros a los rumanos.

¡Es mucho dinero!

¡Joder!

(Trueno)

(SUSPIRA)

¿Qué hago?

¡Eli!

¡Eli!

(SE QUEJA)

(GIME)

¡Eli!

¡Eli!

(JADEA)

(Trueno)

(Trueno)

(JADEA)

(JADEA)

(GIME)

Chaval...

(TOSE)

¿Tienes un teléfono?

Teléfono...

Necesito ayuda.

(Trueno)

¡Chiquillo!

¡Mira quién ha venido! ¡La hija de puta de la policía!

(Trueno)

(Trueno)

¡Hija de puta, te vamos a partir!

-¡Puta, vamos a acabar contigo!

(GIME) ¿Qué es esto?

¿Esto qué es...?

(JADEA)

De aquí no sales viva.

(Disparos)

¡Para! ¡Que pares! ¿Qué pasa?

(DISPARA SIN BALAS) (GIME)

(SE QUEJA)

-(GRITA)

(GRITA)

(KEMPES GIMOTEA)

(GIME) ¡No, no, no!

¡No me gusta...! (LLORA)

¡No...!

¡Que yo no he hecho nada, por favor!

¡No, no!

(GRITA DE DOLOR)

¿Adónde vas?

¡Métete en el coche!

¡No, vamos a sacarla!

No va con nosotros. ¡Vamos!

(Grito)

(KEMPES GIME)

¡Eso no es...!

(GRITA)

¡Dejadla!

¡Me cago en Dios! ¿Ahora quién se atreve?

¡Largo!

¡Vamos, vamos!

(DISPARA DOS VECES)

(JADEA)

(TOSE)

Vamos.

(RESOPLA LEVEMENTE)

Muy bien, vale.

Venga, gracias.

La han visto por las 3000. Va con el mayor de los Santos.

-Prisiones dice que hace dos horas que tenía que haber vuelto.

Como esa cabrona abra la boca en comisaría,

la degüello. -Es su palabra contra la nuestra.

Además, no tiene a nadie.

Tiene a los Santos.

-Pues se la acalla de un tiro.

-¡Joder, macho!

No va de su palabra

contra la nuestra. Cuando los Santos vengan a buscarnos, van a venir

porque matasteis a su niña.

¿Quién conducía?

Tú, levanta.

Venga, vámonos.

Y llama a Taboa.

(Motor del coche)

(Sirena a lo lejos)

Fue la policía.

¡Juan!

Fue la policía.

¿Cómo dice?

Los... yonquis que encontramos...

Los pusieron allí para inculparlos.

Fueron los policías...

¡El puto Barroso!

El Nando conducía esa noche...

(SOLLOZA)

¡La policía mató a tu niña!

¡Lo siento!

(JADEA)

¡No podemos callarnos!

¡Tiene que saberse! ¡Habrá que denunciarlos!

¡Hay que decírselo a alguien!

¿A quién, si fue la policía?

¿Eh?

¡Un tiro por la espalda te meterán como hables!

¿Y tú qué vas a hacer? ¿Matarlos?

¿Tú tienes pruebas de esto?

¡No tenemos nada!

¡Qué coño vas a tener!

(LLORA)

(LLORA)

¡Hijos de puta!

¡Hijos de puta!

Hay que sacarla: se va a desangrar.

¿Y adónde vamos, Triana? ¡Yo qué sé!

¡La policía nos encontrará!

¡Dime! ¡Mírame! ¿Qué hacemos, Triana?

¡No tenemos nada! ¿Qué vamos a hacer?

¡La policía va a por nosotros! ¡Para!

Dime, ¿qué hacemos?

¿Qué hacemos?

Tú déjame a mí, ¿vale?

¿Cómo que te deje? Confía en mí.

Habla con tu gente.

¡Ya!

Ese caballo tiene nombre.

El caballo viene y va, Taboa. Como los dueños de esto.

Un día estás arriba; al siguiente, bajo tierra.

¿Se puede saber a qué viene tanto detalle de parte de ustedes?

A que a ustedes...

os queda un telediario,

lo que tarden los Santos en saber que en este bar, en esta mesa,

se preparó el palo a los rumanos.

Y luego pasó lo que pasó...

y los Santos se van a enterar. Por mis muertos que lo harán.

Pero te voy a ayudar.

Antes hay que dejar todo claro.

Los Santos deben saber quién manda.

(SUSPIRA)

¿Y si te digo que no,

que aire?

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

¿Qué es esto, Taboa?

¿Drogas y armas en tu bar?

Tú las has traído.

Eso habría que demostrarlo. Yo diría que estaban en tu almacén.

20 kilos de caballo puro,

armas de contrabando.

30 años no te los quita nadie.

Tú no eres tonto.

¿Qué queréis?

Nada que no podáis.

Que os encarguéis de los Santos,

que os paséis por la chabola de la María.

10 kilos al mes hasta 50.

Y la sangre

la limpiamos nosotros.

¿Y a la guarra esa que nos sigue?

¿Quién le va a tapar la boquita? ¿Tú?

Vamos, que vienen dos coches. Son los Taboa.

-¡Déjame, que me los como!

-¡No, que te van a meter...!

-¡Chico!

¡Venga, a huir!

¡Vamos, mama! -Venga.

Al coche, que yo me trajino a esos chuflas.

-¿Qué dices? ¡Te van a matar!

-¡Mamá, tú estás chalada!

-¡Venga para el coche!

-¡Venga! -Ayúdala a salir.

-Venga, ven. -Andrés,

cuida de mis hijos.

Y tú, alocado, lo que diga Juan va a misa.

¿Estamos?

Venga, al coche.

A las buenas de Dios.

(AMARTILLAN LAS ARMAS)

-¿Y tus hijos, María?

-Carmona,

con tus muertos a caballo, carita guapa.

-Voy a por ella.

-¡Ven aquí, ven aquí! ¡Chico, no!

-¡Que no la dejaremos sola!

-¡No, Chico! ¡Chico, tira, tira!

-Que salgan, queremos verlos.

-La puerta está abierta, venga.

¿Quién es el valiente que pasa primero?

-(GIME) -¿Qué pasa?

¿Dónde están los cojones?

(INTENTA ARRANCAR EL COCHE)

Hay que empujar.

¡Espabila, cojones!

(GIME)

-"¡Matad a esta cabrona!".

-¡Con pistolitas me vais a venir a mí!

¡Me las paso por el coño! ¿Me oyes?

¡No me conocéis!

¡Yo soy María Santos!

(MARÍA JADEA)

-(SE QUEJA)

-¡Ustedes no saben... de lo que es capaz una madre!

(AMARTILLAN LAS ARMAS)

(Disparos)

-(GRITA) ¡Mama!

(NANDO SUSPIRA)

-¡Ojú, picha, a ti también te han puesto fino!

-Aquí no están.

Gracias, padre.

(SUSPIRA)

¿A quién le rezas? ¿A la Borriquita?

¡Porque mira que eres cabezona!

A nadie.

Nadie me enseñó a rezar un rosario.

Era de mi madre.

¿Eres creyente? No.

Supersticiosa.

Igual es mejor: ¡para lo que me ha servido a mí creer!

Ojalá pudiera cerrar los ojos

y desaparecer.

Poder respirar...

Estoy embarazada.

Juan no lo sabe.

Cuando me quedé de mi niña, todo era alegría.

Ahora solo siento miedo.

Miedo y rabia, y no quiero.

No quiero nada de esto.

Este niño no puede nacer aquí ni tener esta vida, Eli.

Pase lo que pase, no quiero más cárcel.

Ya hemos pagado todo lo que debíamos pagar.

Prométemelo.

Podíamos haber dejado que te mataran, ¿eh?

Vives porque mi Juan te ha salvado, júramelo.

Prométeme que no lo encarcelarás.

(Puerta abriéndose)

Eh, ¿qué pasa?

¿Qué ha pasado? ¿Y la mama? No está.

¿Y qué hace aquí esta?

Pero ¿qué ha pasado? ¿Y la mama?

-Llegaron los Taboa.

-(LLORA) ¡Los Taboa!

-Y la Mari se quedó para que huyéramos.

(SUSPIRA)

¿Has oído? Los Taboa.

Tu gente está con ellos.

¿Aún quieres ir a la policía?

(SUSPIRA)

No nos dejarán vivos.

Eh, ¿me escucháis? ¡A ninguno!

¡Eh! ¡Juan!

Tranquilo, Juan.

¡Que yo no he hecho nada, hostias!

-¿Y los tiros que le habéis pegado a mi mama?

-Tranquilo.

Aún no.

Y tú, Taboa...

Llama a Santacana.

-(MARCA UN NÚMERO EN UN MÓVIL)

(Tono de llamada)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

Sí.

Tienen a Taboa.

Están en el Hotelito.

¡Venga, todo el mundo fuera! ¡Vamos!

¡A hacer footing, que tenéis muy mala cara!

(TABOA GIME)

(GIME)

¡Bajad los cacharros!

¡Bájalo! -¡Tranquilo!

-Sí. ¡Las armas al suelo!

Tranquilo...

(JADEA)

¡Asesino!

Tranquilo, ya los tenemos. ¿Ahora qué, hijo de puta?

(EL CHICO GRITA)

(Disparos)

(Disparos)

(Disparos)

(Disparos)

(Disparos)

(Disparos)

(JADEA)

(EL CHICO SE QUEJA)

(Clic del percutor)

(EL CHICO SE QUEJA)

(Quejidos)

(Golpe)

(Gemido)

(JADEA)

(SE QUEJA)

(Clic del percutor)

(GIMEN Y JADEAN)

(Grito)

Te dije que pararas.

Me lo van a matar.

Van a matar a mi hijo, Eli.

(Grito a lo lejos)

(NANDO GRITA)

(SE QUEJA)

(RESOPLA)

(GRITA) (GIME)

(GRITAN)

(GRITA)

(GIME)

(GIME)

(GIME)

¡Ea!

(GRITA)

¡No!

(LE HUNDE LA BARRA EN EL PECHO)

(DA UN ESTERTOR)

(JADEA)

(JADEA)

"Déjale que cumpla. Te juro que yo mismo lo entrego,

lo llevo ante el juez".

Pero que no me lo maten.

Que no maten a mi hijo.

¡A mi hijo no!

(DA UN ESTERTOR)

(GIME LEVEMENTE)

(GIME)

(SOLLOZA)

¡Aguanta, Manuel!

¡Déjame!

¡Aguanta!

(TOSE LIGERAMENTE)

Yo creo que me han dado... en el hígado, sobrino.

(Tos)

¿Te imaginas que ya no puedo beber más whisky?

Vamos a sacarlo,

que se va a desangrar, venga.

-Venga, tito.

Juan.

Alguien tiene que pagar.

No puedo dejaros marchar.

Te lo dije, Juan.

Chico, vamos.

Se desangra, vámonos.

No nos va a dejar.

Vámonos. ¡No!

Por favor.

No nos va a dejar ir.

Venga. ¡Chico! ¡Eh, Chico!

# (BANDA SONORA) Si yo encontrara

# la estrella

# que me guiara...

# Si yo encontrara

# la estrella

# que me guiara,

# yo la metería # muy dentro de mi pecho

# y la venerara.

# Si encontrara la estrella

# que en el camino me alumbrara.

Ya está, Chico.

No más sangre. # Como un relámpago

# de fuego fuiste,

# que en mi sentimiento entraste.

# Y que en mi sentimiento... Ya está.

# ...entraste.

# Dejaste encendido el fuego

# y entre llamas me dejaste.

# Estrella, llévame a un mundo

# con más verdades,

# con menos odios,

# con más clemencia y más piedades.

# Romperemos las nubes negras

# que nos engañan, que nos acechan.

# Abriremos un mundo nuevo,

# sin fusiles ni venenos.

# -¡Dale!

# -Si yo encontrara

# la estrella...

# que me guiara... #

(ESTRELLA) "Papá, ¿tú eres bueno o malo?".

¿Tengo cara yo de malo?

¡No, no eres malo!

¿Seguro? Sí.

Y, si eres bueno, ¿por qué te vas?

¿Por qué no te dejan quedarte conmigo?

Bueno, porque...

Porque a veces...

pues los mayores...

nos portamos mal y nos castigan.

Les pides perdón. Si has hecho

algo malo, pide perdón.

Dile que la queremos.

(Banda sonora: música flamenca)

Somos cine - Adiós - Ver ahora

Thriller dramático que promete sacudir por dentro a los espectadores. Dirigido por Paco Cabezas, Adiós cuenta la historia de Juan, un preso que logra un permiso para ir a la comunión de su hija en Sevilla, en el conocido barrio de las 3000 viviendas. Un día feliz que se convierte en la peor pesadilla de sus padres cuando la pequeña muere accidentalmente cuando se entremezcla con ellos en un entramado de corrupción policial y narcotráfico.

Los miércoles no existen (2015)

Reparto: Eduardo Noriega, Inma Cuesta

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Los miércoles no existen - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música animada)

(Música suave)

Para ti yo soy,

para ti yo soy solamente una bámbola.

-Bámbola.

-Con quien juegas tú,

con quien juegas tú... Solamente una bámbola.

-Bámbola.

-No te acuerdas cuando lloro,

cuando estoy muy triste y sola

pues, solo piensas en ti.

No muchacho, no, no muchacho, no

de mi amor no te reirás.

-Bámbola.

-Yo no seguiré ese juego

que solamente me hará llorar.

-Bámbola.

-Te prometo firmemente

que no volverás a verme.

No. Ya no te quiero más.

Lo sé, lo sé, lo sé, cariño. Perdón, que llego tarde otra vez...

es que no sé qué le ha dado a mi jefe conmigo

que me tiene hasta las tantas

y nos quedamos los dos solos en la oficina. Muy raro. Es igual.

Cuando te diga dónde he reservado mesa te va a encantar.

Pista uno: italiano. Pista dos: "il tuo" favorito.

"Andiamo".

César, un momentito. Un momentito, tenemos que hablar.

¿De qué? De nosotros.

¿Nosotros? Lo nuestro.

¿Qué nuestro? ¿Hay eco aquí o qué pasa?

Qué borde, hija mía. ¿Por qué no hablamos tranquilamente cenando?

César, tengo que ser sincera contigo... Esto no fluye.

¿El qué? Lo nuestro, que no funciona.

Es mejor que lo dejemos antes de que sea tarde.

Antes de cenar, incluso. Venga, hasta luego.

Pero...

Patri.

Patri. ¿Qué haces? ¿Qué es eso de que me estas dejando?

Estás de coña, ¿no?

Ja... Ah, ¿que no estás de coña?

¿Qué me estás dejando aquí en la calle?

A ver, estarás de acuerdo

en que nuestra relación ha ido de más a menos y a nada.

Somos dos planetas diferentes.

Estamos en un punto muerto. Buscamos cosas muy distintas en la vida.

Escúchame, no... Por favor, que quede claro,

que tú no eres, soy yo.

Soy yo la que no está preparada. Eso sí, siempre podremos ser amigos.

(HIPERVENTILA)

¿Me estás dejando? Me estás dejando, porque si me estás dejando...

Dímelo a la cara, por favor.

No me lo digas con la boquita pequeña.

¿Es eso lo que me quieres decir? Pues dímelo. Dime: "César, te dejo".

Dímelo. Lo necesito. Venga. César, te dejo.

No, ¿por qué? Si te hubieses implicado

desde el principio como yo... No, no, no, no, pero escúchame...

Podemos arreglarlo, solucionarlo,

por que, si nos queremos, no hay muros que no podamos saltar.

¿Me entiendes?

Pero es que yo no sé si te quiero, y menos cuando me hablas con metáforas.

Claro que me quieres, cariño. Me quieres. Nos amamos.

Muchísimo. ¿Tú estás seguro que yo te quiero?

Por supuesto. Sí. Sí.

Una pareja que marca sus iniciales en un árbol en El Retiro se ama.

Si te quisiera no te habría puesto los cuernos.

(RÍE) Venga ya, los cuernos... ¿Con quién, si se puede saber?

Tú no le conoces. Es un amigo de Claudia. Sergio.

¿Sergio?

¡Sergio!

Que me ha puesto los cuernos. Que me ha puesto los cuernos...

con Sergio. No me jodas, por favor.

Pero si se lo presenté yo a Claudia.

Que es vecino mío, que es compañero mío de bici y en el gimnasio, joder.

Bueno, perdóname, no sabía que te referías a ese Sergio.

¿Tengo yo la culpa de que no te sepas explicar

o tengo que conocer a todos tus amiguitos?

Esto es la hostia. O sea, tú me dejas a mí, me pones los cuernos,

y además es culpa mía. Mira, te voy a decir. Te lo digo.

Estás como un punto cencerro.

A ver, César, no te vayas a poner en plan víctima,

porque, de todo esto, la culpa es tuya.

¿Eh? Sí. Ha sido tú quien me ha arrojado

a los brazos de Sergio porque nada de esto habría pasado

si te hubieses entregado al 100 % en esta relación.

100 %... 200 % me he entregado, cariño...

Pero si me he dejado toda la pasta que tenían llevarte italianos,

chinos, al cine, coño. Al teatro. Hasta te grabé un libro de Bucay.

86 páginas de audiolibro que me dejé la voz y todavía ni has escuchado.

Porque me da miedo con esa cantidad de efectos especiales que le metiste.

¿Por qué? Cascadas, coño, cascadas.

El agua relaja. ¡Ah! Y te voy a decir otra cosa...

Hace tiempo que no estoy con mis amigos por salir contigo.

Claro, también tengo yo la culpa de que tus amigos sean gilipollas.

Esto es la hostia. Esto es muy fuerte, de verdad.

O sea, no entiendo nada de lo que está pasando, cariño.

César, me duele mucho que me digas estas cosas.

No. ¿El qué? En esta relación tenía esperanza.

Pensaba que iba a ser la definitiva. Pero me he dado cuenta a tiempo.

Estoy completamente equivocada. No, no, no... Por favor...

Levántate. Desde aquí te lo digo. Lo siento.

Es culpa mía. ¿Vale? ¡Eh! ¡El culpable soy yo!

Soy yo el culpable. Vale, lo siento. No, que lo sepa todo el mundo.

Escúchame. Perdóname. Lo siento.

Me he dado cuenta y te pido perdón de corazón.

¿De verdad? Sí...

Sí, claro que sí, cariño.

Que yo sé que a veces puedo llegar a ser muy...

masculino, muy viril, ¿pero sabes lo que te digo?

Escúchame, te perdono. Te perdono. Borrón y cuenta nueva.

¡Suéltame!

Te estoy diciendo que te perdono y empezamos de cero.

¿Y tú piensas que con eso lo solucionas todo?

Eres un insensible. Eres... bah...

¡Hostia! ¡Hostia!

Final de mes. Estás ovulando, ¿no?

A ver...

César, la que se ponía de mala hostia cuando ovulaba era tu ex.

A la que le gusta Jorge Bucay es a tu ex.

A la que le encantan los italianos es a tu ex.

Porque yo, yo soy celíaca. ¿Te enteras? Celíaca.

Pero que los ñoquis no son trigo, es patata.

A la mierda.

¿Pero qué acaba de pasar, por favor?

¿Pero por qué me pasan a mí siempre estas cosas?

Que yo solo quiero ser feliz, joder.

Tener una mujer que me quiera.

Una puta hipoteca para tener una casa con jardín,

hijos, nietos..., un perro salchicha.

Joder...

(Música)

Ser buena persona está sobrevalorado.

(TARAREA)

(Móvil)

Un café

al despertar.

Un colchón...

de verdad.

Alguien que...

me diga que...

todo va bien.

Todo va bien.

Percibir...

-Descubrir...

-Descifrar... -Al despertar...

-Que lo que...

temía lograr

ya está aquí.

Ya llegó.

Al fin llegó.

-Por fin llegó.

-Escuchar, respirar

y mirar hacia ese lugar.

Sorprenderme y descubrir

que estoy viva y bien así,

que intentaré no pensar...

cuándo y cómo va a acabar.

Hola.

¿Te vas ya? Sí, es que me tengo que ir.

¿Quieres que te... que te llame un taxi o algo?

Tranquilo, ya me busco yo la vida.

Vale.

Oye, disculpa...

Perdona, no habrás visto mi cinta del pelo, ¿verdad?

¿Qué? Mi cinta. Tiene que estar por ahí.

No sé. ¿Cómo es? Es normal. Roja.

Tranquilo, da igual.

Oye... Anoche... Estuve increíble, ¿verdad?

¿Perdona? Ya sabes, anoche.

¿Sabes qué pasa? Que no... No me acuerdo de nada.

¿Cómo que no te acuerdas? No, no sé muy bien...

qué tomé o qué me dieron. Solo sé que me he despertado aquí...

contigo... y ya está. Hijas de puta. Las voy a matar.

¿A quién? A mis examigas.

Oye, pero, para que yo me aclare, entonces anoche tú y yo...

¿Qué? Si te di lo tuyo.

¿Perdona? Si follamos.

Ah, que tampoco te acuerdas.

¿Un cepillo?

Seguro que tienes un cepillo por ahí.

¿Qué? No. No tienes nada.

No, no, pero vamos a buscar tu esta, que tiene que estar por aquí.

Esto es un poco fuerte, ¿no? Que no te acuerdes...

Ya, bueno, tú tampoco te acuerdas. Ya, pero...

Normalmente de mí se acuerdan. No sé, deberías hacer memoria,

recordar lo último que hicimos. Es que no sé si me quiero acordar.

¿Por qué eres tan borde conmigo, tía? ¿Cómo?

Pues eso, ¿qué coño te pasa? Estoy en plan majo contigo.

No me he acercado a ti ni nada.

Solo quiero que nos paremos a analizar la situación.

¡Pero es que yo no quiero analizarlo más!

¿Lo entiendes? Que no... no sé muy bien donde estoy

ni te conozco de nada. Solo sé que me he despertado aquí

medio en pelotas hace un rato y ya está,

así que perdóname si no te estoy contando mi vida.

(CHISTA)

Tienes razón.

Soy Hugo.

Yo Irene.

Encantado, Irene. Igualmente.

Uh...

Tranquila. Sí...

Bueno, pues... por lo menos ya sabemos los nombres.

Algo es algo.

(RÍE)

Soy pintor. Ah, ¿sí?

Pero están sin terminar. ¿No? ¿Qué? No, no. Está terminada.

Esta eres tú. Te pinté anoche.

¿Qué?

Sí, verás, prefiero sugerir, ya sabes.

Me gusta pintar rollo conceptual y sutil.

No pareces tú muy sutil.

Pues hay una galería muy importante en Madrid interesada en mí.

Quieren que exponga en Nueva York, en Berlín...

También quieren llevarme a Kenia.

También vendo cuadros en el rastro. (RÍE)

(AVERGONZADA) Perdón, ¿es verdad? ¡Qué bueno! En el rastro...

Y expones en Berlín y en Kenia... Sí... Yo soy así.

Ahora estoy aquí, ahora estoy allá, soy cambiante, como la Luna.

Esta camisa es mía.

Ya lo sé, es que no encuentro mi camiseta.

En cuanto la encontremos... te la devuelvo y me marcho.

(RÍE) Vaya pelo. Sí, está fatal, ¿verdad?

Fosco. Sí...

Algo tienes que tener, ¿no? Una goma, un pañuelo, una gorra...

No.

Sí, sí tienes. Llevas coleta. Ya, pero esta es mía.

Pero, tranquila, encontraremos tu cinta.

Muy bien... ¿La buscamos?

(RESPIRA)

Claro que sí.

Oye, igual te sirve esto.

(RÍE)

¡Joder! ¡Yo ya sé quién eres tú!

Eres una de las chicas de la despedida de soltera, ¿a que sí?

Sí.

¿Y tú eres? El camarero. Y pintor.

Muy bien, Irene...

Pero... Te vas a quedar, ¿no? No. Lo mejor es que me vaya.

¿Qué haces? ¿Qué haces? Memoria.

No, no. Ya te he dicho que no me quiero acordar.

Mira, no sé qué pensar de todo esto. Ni yo.

Me voy a hacer un café. ¿Quieres ? No, gracias.

Necesito tiempo para sentarme y procesarlo todo.

No sé si me entiendes.

Bueno, tranquilo, que lo superaremos.

No, si eso está claro.

¿Es esta? ¡Mi camiseta!

Lo único que quiero decir es que me gustaría saber...

qué es lo que hemos hecho... para ver qué es lo que nos queda por hacer.

¡Que no! Que no, que no, que sí, que sí,

pero estás ahí.

(SUSPIRA)

Sí...

¿Te importa? Claro que no. Adelante.

Que te des la vuelta. Ah...

Oye, vamos a hacer una cosa...

Te voy a apuntar mi número de teléfono

por si te acuerdas de algo. Así me llamas...

y me lo cuentas.

Si yo me acuerdo de algo y quieres que te lo cuente...,

si quieres darme el tuyo... No, no puedo, de verdad.

¿No puedes o no quieres?

¿Irene? Sí.

(RÍE)

Encantado, Irene. Igualmente, Hugo.

Mucha suerte, Irene. Y tú con los cuadros.

No, pero tú más. La vas a necesitar.

(Música suave)

Niña, hay un chico raro que te mira.

Parece que te quiere comer.

Ten cuidado que viene el lobo...

y tú de rojo te has vuelto a poner.

¿Cómo puedes brillar tanto?

Si me acerco, tal vez quemas.

Si me miras, te prometo...

que quizás me quede atrapado.

Dime qué es lo que tengo que hacer...

si quieres digo "hola" o te pregunto la hora...

No sé qué día es hoy.

Ven, mírame...

Te cuento la historia que quieras creer.

Ven a bailar, te enseño el paso,

no te dejaré caer.

-Niña, hay un tipo guapo que te mira.

Se esconde bajo una sonrisa...

de reojo y de puntillas...

Igual te roza al pasar.

-Dime qué es lo que tengo que hacer.

Si quieres digo "hola" o te pregunto la hora.

No sé qué día es hoy.

Ven, mírame, te cuento la historia que quieras creer.

Ven a bailar, te enseño el paso,

no te dejaré caer.

Caer...

Tal vez...

Déjate caer.

¿Dónde está el lapicero? (CARRASPEA)

(CARRASPEA) ¿Qué?

¿Estás buscando un lápiz? Sí...

Lo tienes ahí.

Ah... Gracias.

¿Te molesta?

¿Perdona? El ruido.

No, que es que no me doy cuenta. Me pongo y no...

Ah, no, no, no. Tranquila. Ah...

No, como me mirabas tanto... pensaba que sí.

No, es que nunca he entendido cómo alguien puede trabajar

en una cafetería rodeado de gente. A menos que seas el camarero, claro.

¿Eres escritora? Bueno, más o menos.

¿Y eres buena? No lo sé, estoy en ello.

Y mientras tanto... ¿A qué te dedicas?

Pues mientras tanto soy periodista.

De hecho, ahora mismo intentaba terminar un artículo.

¿Sobre qué? Eh...

Sobre...

escapadas y planes de fin de semana para Semana Santa.

Interesante. Bueno, sí, si te gusta.

¿A ti no? Sí, sí, sí, sí. Me encanta.

Soy una privilegiada.

Por lo menos me dedico a algo para lo que me preparé,

lo que no puede decir mucha gente tal y como está el panorama.

Desde luego. Vamos, que lo que quiero decir es...

que me encantaría escribir sobre lo que yo quiero

y vivir de ello, pero que no me voy a quejar, ¿no?

No lo hagas.

¿Y sobre qué escribes? Bueno, pues un poco de todo.

Cuando lo saben a quién mandar... me mandan a mí.

No, no. Me refiero a cuando escribes lo que tú quieres.

Pues...

No sé...

Es que...

Empiezo muchas cosas, pero...

No... Nunca las termino. No encuentro finales.

Así que tengo muchas historias que siempre se quedan a medias.

Es algo un poco difícil de explicar.

Todavía estoy buscando... mi historia... o la historia...

O que ella me encuentre a mí.

Pero estoy en ello.

¿Por qué te estoy contando mis neuronas?

Perdóname, pero es que.. es estar un rato callada

y de repente tengo la necesidad de hablar, hablar, hablar...

Hablo mucho.

Bueno, no te preocupes, yo estoy en una fase más de... escuchar.

Sí... Y de preguntar.

¿Me pones otro, por favor?

¿Y tú?

¿Yo? Sí, tú. ¿Qué haces?

¿A qué te dedicas? Soy arquitecto.

Un chico inteligente. No...

Tradición familiar.

Soy el mayor de tres hermanos y mi padre es de esos

a los que no se le puede decir que no.

¿Qué te hubiese gustado ser? (RESOPLA) No lo sé.

Asumí muy pronto que no iba a poder elegir.

Venga, va, seguro que algo habrá. Cosas de chaval.

Astronauta, bombero, futbolista... (RÍE)

¿Ves? Solo tenías que esforzarte un poco.

En el fondo soy bastante básico. ¿Y qué hombre no lo es?

(RÍE)

Bueno, ¿y que hace un arquitecto como tú

aquí un miércoles a media mañana? ¿De qué te escondes?

¿Quién dice que me escondo? Bueno, no sé, es una intuición.

Parece... Me parece...

que estuvieras a punto de hacer algo malo,

o que ya lo hubieras hecho, con ese sobre.

Ah... Ya...

Eh...

Voy a pedir.

¿Quieres algo?

Oye, perdona, que no quería molestarte,

que no es asunto mío. No, no, si es que...

Lo siento.

Toma, ábrelo.

No, no, no.

Es tu vida. Yo solo voy a estar cinco minutos en ella.

No tengo ningún derecho. Por eso. ¿Qué más da?

Que no puedo. ¿No tienes curiosidad?

Hombre, sí, claro que tengo curiosidad.

Cada vez tengo más, pero es que no... no debo.

Soy muy cotilla. ¿Y qué mujer no lo es?

Bien.

Me voy a arrepentir.

Sí, me voy a arrepentir y lo sé.

Reducción de plantilla. Vaya.

Joder... Lo siento.

Y yo aquí diciéndote que soy una privilegiada...

Soy una bocazas... Tranquila, no pasa nada.

Es que...., perdóname, pero esto es surrealista

y no sé muy bien qué decirte. No tienes que decir nada.

Ya...

O sea, que..., básicamente, estás aquí haciendo tiempo.

Básicamente, sí. Bueno, pues...

Algo saldrá, ¿eh? Sí, seguro. Seguro.

¿Sabes? Yo tengo una historia.

Bueno, en realidad es una especie de teoría.

Igual puedes escribir algo sobre ella.

Que te la puedo prestar si te gusta o te interesa.

Me encantan las teorías.

Cuéntame.

Verás, para mí, hoy no existe.

Es decir, los miércoles no existen. ¿Cómo?

Cuando tenía 17... 18 años, salía con una chica, mi primer amor,

o al menos el más maduro que había tenido hasta ese momento,

que ya ves tú.

El caso es que llevábamos saliendo unos seis meses

cuando me di cuenta de que, a pesar de vernos casi todos los días

y de hablar por teléfono prácticamente todas las noches,

el miércoles era el único día de la semana

que ni nos veíamos ni hablábamos.

Era como si no existiera para nosotros.

A ver, no había móviles.

Era cuando tenías que quedar a una hora y llamar a un fijo.

¿Tú te acuerdas de eso? Sí, sí. Me acuerdo.

Pues daba la casualidad...

de que ella tenía clase por la mañana y por la tarde

y yo, además de clases, tenía un trabajo nocturno

para sacarme unos durillos.

Así que nos era muy difícil vernos o hablar hasta el día siguiente.

Poco a poco esos días se convirtieron en el único momento

en el que cada uno de nosotros

vivía su vida sin que el otro supiera nada.

Eran días en los que, a veces,

me pasaban cosas al margen de lo que teníamos.

En los que tomaba decisiones que podían afectar

al resto de nuestra vida en común pero que me daban igual,

pues al día siguiente todo volvería a ser como siempre.

Hasta que un día...,

ya al año de estar juntos...,

en la parada de metro de Bilbao nos cruzamos.

Yo iba con una chica y ella iba con otro chico.

Ella entraba y yo salía.

Nos vimos justo cuando se cerraban las puertas

y el tren comenzaba a marchar...

Nos quedamos ahí, quietos, mirándonos,

sin decir nada, sin hacer un gesto.

Era miércoles. Nada de eso contaba.

El jueves, cuando nos vimos,

hicimos como que ninguno de los dos había visto al otro.

No lo hablamos.

Dejamos que los miércoles siguieran así,

sin existir entre nosotros.

Pues, desde entonces,

los miércoles siguen siendo días en los que me pase lo que me pase,

suceda lo que suceda, lo que ocurra, me lo guardo para mí.

Ya...

Te entiendo.

Yo también... yo también he tenido algún miércoles

y no he existido. Esos días tontos...

que, de repente, pasa algo... que solo te guardas para ti.

¿Y qué pasó con la chica?

Lo dejamos poco después. Un lunes, creo.

(RÍE) ¿Un lunes? Yo odio los lunes.

Tengo una teoría sobre ellos, pero...

(Alarma)

Joder, lo siento, que me tengo que ir.

Hostia... No, lo siento yo.

Vaya rollo que te he metido. No, no, qué va.

Si me ha encantado,

lo que pasa es que llego tarde a una reunión.

Bueno, no te preocupes, ya nos veremos por ahí.

Sí, claro.

Oye, ¿qué haces esta noche? Pues...

todavía no lo sé. ¿Por? Bueno, pues que tengo un estreno,

una obra de teatro independiente. Nada excitante, pero si quieres,

podemos ir a aburrirnos juntos. Eh...

Aún no te puedo decir. De todas formas,

yo creo que... no soy muy buena compañía hoy.

Ya... Bueno, si no quisiera invitarte no te lo diría, ¿no?

Llámame y quedamos.

Bueno, si quieres.

Si no, otro día. Me encantaría.

A mí también. Eh...

Pablo. Mara.

Pues nada...

Hasta luego, ingeniero.

Arqui... tecto.

(Teléfono)

Hola.

No, no... Si es que me he parado un momento a tomar un café.

No, no se me ha olvidado.

Sí, tengo la dirección.

Ahora mismo nos vamos.

Yo también te quiero.

(Murmullo)

(Chasquidos)

(Música)

Desde esta noche cambiará mi vida.

Desde esta noche, desde esta noche.

No quiero ser ya más abandonada.

No quiero serlo, no quiero serlo.

Cuántas lágrimas he derramado, cuántos besos he desperdiciado.

Él decía que era culpa mía, que anulaba yo su libertad.

Y yo le dije: "Si no estás tú, ¿qué voy a hacer si no estás tú?".

Y he sabido que es peligroso decir siempre la verdad.

Si... un día te has sentido enamorada,

no... le digas que le quieres. ¡Cállalo!

Y yo le dije: "Si no estás tú, ¿qué voy a hacer si no estás tú?".

Y he sabido que es peligroso decir siempre la verdad.

Por eso, aquí, tengo yo esta fiesta, pero sin ti.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

En esta noche me siento contenta.

En esta noche, en esta noche.

Ha aparecido lo que yo esperaba.

Ha aparecido, ha aparecido.

No se parecía nada a él,

me ha mirado con los ojos tiernos

y me ha dicho que era culpa suya.

Al diablo con la libertad.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

¡Fiesta! Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Qué fantástica, fantástica esta fiesta.

Esta fiesta con amigos y sin ti.

¿Por dónde? -Por allí.

-¿Dónde? -Allí.

Deja de correr ya. ¡Coño! Que no aceleres.

Hostia... Una escalerilla, ¿eh?

Así hago cuádriceps. -Este portal.

(RÍE)

Me puedes bajar ya si quieres. -He dicho que te subo.

-Es un séptimo sin ascensor. -¡No jodas!

-Sí.

(SE ESFUERZA)

Ah.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Pues sí que vivías alto. -Sí, ya te lo he dicho.

(Chirrido)

¡Guau! ¿Estás bien?

Increíble. Te dejo el bolso aquí, ¿vale?

Vale.

¡Va, chicos!

(Timbre bici)

Vaya casoplón, ¿eh? -Era de un escultor.

-De un escultor...

Que te pone el arte, ¿eh?

¿Te he dicho que soy pintor? -Sí. Como unas tres veces.

Venga, chicos, unos chupitos. ¡Sí!

Sí, venga. Unos chupitos... El último ya,

que estoy un poquito pedo, pero ¡venga!

Uno por aquí.

(ASIENTE)

Uno por aquí. ¿Por qué brindamos?

Eh...

Por esta noche. Venga.

Por darte lo tuyo. Por... ¿nosotros? ¿Por los tres?

Vale.

Ah, ah.

¡Ah!

(RÍE)

(TARAREA)

(RÍE)

(CARRASPEA)

Dime qué te gusta.

(TARAREA)

(CARRASPEA EXAGERADAMENTE)

Ay...

De un escultor... la casa, ¿no? Oh, hola...

-Venga, va, que me toca. Que lleváis ahí un rato.

¿Qué? Hostia...

Ah, no, no... No, de verdad, que no.

Joder...

¡Ah! ¡Joder!

Hostia... ¡Puaj!

Eh... ¿Estás segura de lo que vamos hacer?

Tú, no. No, no... Sí, sí.

Hombre, por favor, como estamos todos un poquito pedos,

a ver si vamos a hacer algo de lo que luego nos arrepintamos.

Qué quieres, ¿eh? ¿Un permiso firmado por sus padres?

(RÍE JOCOSAMENTE)

Va, chicos, tranquilos, tranquilos. ¡Va!

A ver, coge esto.

-Sí...

-Y tú esto. Huy...

(RÍE)

(Cremallera)

Ah, uh.

Oh.

¡Guau!

-A ver, chicos, vamos a hacer una cosa.

¿Qué tal si vosotros me esperáis aquí y yo subo a ponerme algo más cómodo?

A ver si eso ayuda. -Claro que sí.

-¿Y por qué no vais haciendo vosotros lo mismo y así vamos adelantando?

(Chasqueo)

Por supuesto.

-Enseguida vuelvo.

(Chirrido)

Joder, tío, ¿has visto ese cuerpo? ¿Lo has visto?

Y esas tetas, ¿qué? Que parece que le han impactado

un par de misiles por la espalda y... ¡uh!

Pero...

(LAME)

Joder... Llego yo a tener unas tetas como esas

y estaría tocándome todo el día. Magreándome y dándome lo mío

como la guarra que soy. Ah, eso seguro.

¿Cómo se llamaba, tío? ¿Cómo se llamaba?

Mara... ¿Mara? ¿También?

No, coño, Mara, no. Eh, Vanessa. Vanessa, Vanessa...

Vanesa me la pone tiesa.

(RÍE) Joder, me he puesto supercachondo en el bar, tío.

Está buenísima... Cuando nos ha dicho irnos los tres

a su casa, casi no me lo creo. No es muy habitual

que ocurran cosas de estas... Lo sé, tío.

(Espray)

Normalmente... no quieren compartirme.

Prefieren un mano a mano conmigo a solas, ya sabes.

De hecho, es un poco raro que haya... querido con los dos.

Pues ha empezado bailando conmigo. Bueno, no pasa nada.

Somos mayorcitos y solo hay que respetar las reglas.

¿Qué reglas? Nada de tocarnos,

nada de besos... ¡Calla! Que no quería,

que ha sido ella... Que has abierto la boca, maricón.

Tú, en tu sitio, y yo, en el mío. Y cuando estemos ahí dentro...

deja que ella tome la iniciativa y todo irá bien.

Eso sí, cuando estemos allí, uno frente al otro,

levantamos las manos y chocamos. ¿Eh, eh?

Si ves que no nos puedes seguir el ritmo,

tú te pones a un lado y te tocas, que también mola.

Venga, quítate la ropa. Déjame un poco.

¡Voy! Qué borde, ¿no?

¡No!

(GRITA) ¿Cómo vas?

(Música animada)

Cinco minutos.

(Puerta)

¡Oh!

(SE ESFUERZA)

Oye...

¿Tú qué porcentaje de tías crees que hay para cada tío?

No sé, depende del tío, supongo. A eso me refiero.

Que visto lo visto, no sé si tengo muchas posibilidades

de encontrar a alguien especial, ¿no?

(SUSPIRA) Déjate de tonterías y chorradas especiales, hombre.

Que no te has visto en una así en tu puta vida.

Lo vamos a pasar bien, tío. Ah...

Estas cosas unen mucho a los amigos.

Y este será el momento que recuerdes cuando seas

un viejo a punto de palmarla. Tú y yo ahí,

dale que dale, ¡pim, pam! Toma otro tripi.

Ah, déjame un poco, anda.

¿Se puede saber qué coño te pasa? ¿No te gusta? ¿No quieres hacerlo?

No, no es eso.

¿Entonces?

(SUSPIRA) Y cuando acabemos ¿qué? ¿Qué nos queda?

Ya te lo he dicho. ¿Y qué más?

Nada más. Luego nos vestimos y cada una su casa.

Bueno, pues a eso me refiero.

No te entiendo.

(RESOPLA)

¡Que no quiero que sea esto... y ya está!

Que, a mí, Vanessa me gusta, ¿vale? Me gusta muchísimo.

Ya está, ya lo he dicho, hala.

(RÍE) ¿Cómo te va gustar, hombre? Si la acabas de conocer.

Será que te pone mucho. ¡Que no, coño, Hugo!

Que ya la conocía. Venga, hombre, ¿de qué?

Es mi compañera de trabajo, con la que coincido siempre.

Te he hablado mil veces de ella. ¿A mí?

¿Lo ves? Es que no escuchas, tío.

Siempre vas a lo tuyo y dirás que somos amigos.

No empieces. ¡No empieces tú!

Te juro que... Te juro...

desde el instituto... todo el puto día. ¡Hostia!

Baja la voz.

¿Y por qué no me has dicho nada en el bar?

¡Pues porque no das tiempo en la vida a la gente! ¡Hostia!

Por fin, había reunido las fuerzas para ir a hablar con ella.

Justo cuando le voy a confesar lo que siento, ahí has llegado tú.

Has puesto la cara de gilipollas que pones siempre...

y aquí hemos acabado los tres. Vamos, lo que haces siempre.

Cómo que siempre, ¿eh? ¿Qué insinúas?

No, no insinúo nada. Te lo digo. Me utilizas.

(RÍE)

(HACE BURLA) No, ¿eh? ¡No!

Sabes perfectamente a lo que me refiero.

Siempre con la excusa de presentarme para luego acercarte tú...

y utilizarme a mí como blanco de tus chistes

para hacerlas reír y romper el hielo, ¿eh?

Y a partir de ahí, desaparezco. Da igual si quiero participar

en la conversación... No me haces ni puto caso.

Y ahí me quedo yo, con la copa en la mano

con cara de bobo para que, por supuesto,

a los 10 minutos te vayas con ella y yo me quede solo.

Nunca...

nunca estás solo.

Dame un abrazo. ¡Déjate de abrazos y de hostias!

Dime una de las tías que me hayas presentado de marcha

que no te hayas follado tú. Muy bien.

Ajá. Una... ¡Y dos te digo!

¿Dos, dos? Dime la primera de las dos.

Dime una de las dos. No me agobies, ¿vale?

Déjame que piense. Tienes que pensar. Dime una, venga.

La que tenía el aparato en los dientes,

que no se le entendía una mierda al hablar.

Estuvimos un buen rato riéndonos de ella.

¿Mi prima? Sí, tu prima.

(GRITA) ¿Mi prima de sangre me estás diciendo, Hugo?

Bueno, pues esa no. No me jodas, eh.

¡La del cumple de Chewbacca! ¡La rubia! Te fuiste con ella.

No, con esa te fuiste tú también con ella.

¿Qué dices? Si estuvisteis ahí hablando toda la noche.

Hasta que llegaste y te pusiste a contar no sé qué aventuras

y no sé qué historietas... y la convenciste para coger el coche

e iros a ver el amanecer a no sé dónde fuisteis.

A cabo de Gata. ¡Vete a la mierda!

Para una que tenía medio hecha. Que a ti ni te gustaba,

seguro que lo hiciste solo para joder.

La verdad es que cuando salimos fuera y la vi bien, era un puto Picasso.

Vamos, no te la follabas ni tú.

Al final la dejé en su casa.

(GRITA) ¿Qué haces, coño? ¿Qué haces?

Para resbalar, para resbalar. ¿Resbalar?

¡Tu puta cabeza resbala! ¡Hostia!

¿Sabes qué? Lo siento. Sí, seguro...

Lo llego a saber... ¡Lo llegas a saber

y habrías hecho lo mismo! Siempre haces lo mismo.

No sé ni cómo seguimos siendo amigos, de verdad, ¿eh?

¡Chicos!

(Chirrido)

Eh. ¿Estáis bien?

Ah... Sí, aquí... de puta madre.

Oh. Un minuto, ¿vale?

-Bueno, ¿qué le habrías dicho? No lo sé.

No lo sabes. No.

Nunca sabes... Por eso, siempre tienes que estar

conmigo para decirte lo que tienes que decir.

¡Sé lo que tengo...! ¿Qué le dirías?

Le diría lo que sentía hace un año cuando la vi por primera vez.

Y cómo desde entonces la esperaba en la puerta

con la esperanza de coincidir con ella para...

para hablar aunque fuese del tiempo y de cualquier otra chorrada.

También le diría pues...

Por ejemplo, lo mucho que me gusta su manía de leer el periódico

de atrás hacia delante o lo de tomarse un Cola Cao.

Siempre, cuando llega la oficina. Se sienta...

y se toma un Cola Cao. ¡Eso le diría!

¿Le dirías eso para follar?

Tú eres muy tonto, tío, muy tonto.

(SE ESFUERZA)

También le diría...

le diría lo bonita que es porque es que es guapísima.

Sí, sí que lo es.

Con el tiempo, le diría... lo enamorado que estoy de ella.

Y lo mucho que me gustaría tener una vida en común,

hacerla feliz, cuidarla...,

viajar...

Dar la vuelta al mundo en plan jipis,

llenos de mierda, con una mochila y un cepillo de dientes.

Hala, a tirar millas.

Tener una casa con jardín,

hijos,

nietos...,

perro salchicha...

Bueno, ya está. No pasa nada. Yo valoro la amistad,

no como tú. Y si somos amigos,

pues eso está por encima de todo. Y si es esto lo que tenía

que pasar, si es esto lo que me tenía preparado el destino,

pues es que... Vanessa, mi Vane, no es para mí.

Al menos, disfruta del momento. Para cuando seamos viejos, ¿no?

¡Bah!

(SUSPIRA)

¿Qué? Dame un abrazo, tío.

No, no... Paso. Me ha llegado lo que has dicho.

¡Me da igual! Me da mogollón de asco...

Te lo digo en serio. ¡Suéltame! ¡No me toques!

(Chirrido)

¿Chicos?

¿Habéis empezado sin mí?

(RÍEN NERVIOSOS)

No, claro que no. Qué va.

Si me seguís... Huy...

¡Venga! ¡Vamos!

¡Uh!

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

Tira, Hugo, voy... voy en un ratillo.

¿Hugo?

¿Hugo?

Dile lo que sientes. No, Hugo, por favor...

Hugo, por favor.

(CHISTA) "Just do it".

(SUSPIRA)

Ay...

¡César!

¿Sabes qué es lo que más me jode, tío?

Que no vamos a chocarla.

(Chirrido)

Gilipollas...

¿Vamos o qué? Sí, claro, vamos.

Eh, vamos. ¿Y el otro?

Eh, pues... se acaba de ir...

Que se ha rayado, que le ha mandado un WhatsApp

su novia y... Bueno, lo siento, pero...

¿Eh? Nada, cosas de tíos.

(PIENSA) Hugo, ¿no?

No, no. Hugo es el capullo de mi amigo,

yo soy César. ¿Tú eras? Paula.

Ah, Paula.

Cada vez no puede ser la única vez.

He cambiado cada mueble de lugar

para ver qué cara pones al entrar.

Al azar, pero al final...

yo he dormido mucho más en el sofá.

¡Joder!

¡Ven aquí, "mamahuevos"! -¡Yo no tengo la culpa

de que sea una guarra! ¿Vale? -¡Vale!

(Música)

Nunca quise hacer dos cosas a la vez.

Intenté cambiarte y te estropeé.

(Vibración)

¿Para qué?

Si estabas bien.

(Vibración)

Quiero verte tal y como te encontré.

¿Ha salido alguien? No.

(Teléfono)

De volverte a tu estado original,

al principio sonreías sin parar.

Cada vez no puede ser...

Cada vez no puede ser la única vez.

¿Has cogido? ¿Uh?

Que si has cogido el móvil.

(RÍE) Estabas en el baño y te llegó un mensaje... ¡Dos!

¿Y los has leído?

(ASIENTE)

(Teléfono)

(SUSPIRA)

Consulta del doctor Cuenca. Buenas tardes.

Sí.

Un momento, por favor. Correcto.

El jueves a las 10:30.

Gracias a usted, que pase un buen día.

¿Estás bien? Sí, no te preocupes.

Podemos hablarlo si quieres. El sábado he quedado con Maite

para cenar.

(SUSPIRA)

Cuando dices "he quedado", quieres decir que yo también voy.

Pues yo mañana quiero ir a ver a mi madre.

¿Puedes quedarte con la niña? Sí.

Pero podemos ir contigo si quieres. No, no quiero que la vea así.

La próxima vez. También puede quedarse

con tu hermana y te acompaño yo. Prefiero que no.

No tardaré mucho,

así que podemos ir luego a comer los tres.

¿Qué?

(RÍE) Nada.

¿Qué pasa? Que estás muy guapo hoy.

¿Qué haces?

(RÍE)

Para, para, para.

Ah. Pueden salir en cualquier momento.

¿Te da vergüenza? Un poquito sí, la verdad.

Pues antes no era así. Hay muchas cosas

que antes no eran así.

Lo estoy intentando, Pablo.

Lo sé. Pero tú sigues a la defensiva.

Yo también lo estoy intentando.

(Teléfono)

(SUSPIRA)

Sí que tarda, ¿no?

¿Vas a acostarte con ella?

Acabas de decir que no querías hablarlo.

He cambiado de opinión.

¿Y bien?

No lo sé, es posible. ¿Y por qué ella si puedo preguntar?

(SUSPIRA)

Me siento a gusto.

Puedo hablarle sin rodeos, contarle cómo me siento,

ser yo mismo. Se supone que conmigo también,

que de eso va todo esto. No.

De lo que va todo esto es de recuperar la confianza.

Lo que pasa es que no puedes perdonarme.

Lo que no puedo es olvidarlo.

Que es muy distinto.

Pablo...

Yo te quiero.

Y yo necesito igualar las cosas.

Pues yo no puedo.

Lo siento. ¿Ves como eres una egoísta?

Vamos a ver, Pablo, si esto solo se tratara de igualar las cosas,

te aseguro que estaría encantada de que te la follaras.

Y podría empezar de nuevo, sí.

Pero ella te gusta. Es obvio que me gusta.

No...

Lo que es obvio... es que estás enamorado de ella.

¿Ahora te preocupa eso? Pues claro que me preocupa,

por qué, si no, me iba a poner así. ¿Tú estabas enamorada

cuando lo hiciste? Por favor...

(SUSURRA) Claro que no. Fue otra cosa.

¿Por qué iba a ser distinto para mí? ¡Porque os mandáis mensajes!

Venga... Lo que pone en esos mensajes

son cosas que se dicen cuando quieres a alguien.

Hay muchas formas de demostrar cariño, de querer a alguien

sin necesidad de estar enamorado. Solo conoces una forma.

Ya te he dicho que he cambiado. ¡No me lo has dicho!

¡Ya lo sabes!

No sé si estoy enamorado.

Ella sí lo está. Te lo aseguro.

Puede.

(SUSPIRA)

¿Tú la quieres?

Sí...

Pero no de la forma que ella cree o que tú crees.

¿Y mí?

¿Me quieres a mí? Sí, claro que te quiero.

Estoy aquí contigo, pero no puede ser como antes.

Recuérdame por qué hacemos todo esto.

Por la niña...

Y porque dentro de unos años, no nos preguntemos

qué hubiera pasado de no haberlo intentado, ¿no era eso?

Es que yo ya no estoy segura de querer intentarlo más.

¿Y si ya estuviéramos igualados?

¿Qué?

¿Qué quieres decir?

La semana pasada. ¿Dónde?

Qué más da eso. ¿En casa?

No. ¿En nuestra cama?

No. Y... ¿y qué tal?

¿Te gustó? ¿Era lo que esperabas?

Fue diferente. ¿Qué coño quiere decir diferente?

¿De verdad quieres que te dé detalles?

¡No me has contestado! ¡Sí, me gustó, lo disfruté! ¡Coño!

(SUSPIRA)

Muy bien.

Entonces ya estamos igualados, ¿no? Eso parece.

¿Y va a haber más veces?

Ya te he dicho que no lo sé. No, no me lo has dicho.

Antes has dicho que no y ahora resulta

que ya te la has follado, así que perdóname

si necesito que me cuentes las cosas un par de veces.

Yo no empecé con esto.

Fue hace dos años. Pues para mí,

es como si hubiera pasado ayer. Me engañaste, Irene,

y no me lo quito de la cabeza. Ojalá pudiera, pero...

Lo siento. ¿Para ti no cuenta nada

todo este tiempo que ha pasado? Todo lo que hemos vivido,

lo que hemos construido... ¿Nada de eso cuenta para ti?

¡Por una cagada que tuve

y que te conté en un ataque de sinceridad!

(SUSPIRA)

Me rindo.

¿Qué quieres decir?

Que no puedo más, tenemos que divorciarnos...

cuanto antes.

Lo hemos intentado, Pablo. Yo lo he intentado.

Eso no es verdad, acabamos de empezar.

Una cosa así lleva su tiempo. Pero es que yo no tengo tiempo.

¿No lo entiendes? Yo quiero ser feliz ya.

Y todo esto no tiene sentido ni tiene arreglo...

No sé muy bien qué estamos haciendo viniendo a ver a un terapeuta.

Pues no lo entiendo, fuiste tú la que insistió

en que nos diéramos otra oportunidad.

Que aceptarías mis condiciones, las que fueran.

Me acabas de decir que me quieres. Porque te quiero.

Por eso, no puedo conformarme solo con tolerarnos

ni convivir por estar acostumbrados el uno al otro

o porque exista cariño... o por la niña.

Yo lo que quiero es que estés loco por mí.

Y que todo sea como antes.

No puedo prometerte eso.

Ya lo sé. Tú a mí tampoco.

A eso me refiero, Pablo.

De eso va todo esto.

(SUSPIRA)

(Chirrido)

(Música)

(RÍE)

¿Eh?

Y cuándo te pregunto que cómo, cuándo y qué.

Tú siempre me respondes: "No sé, no sé, no sé".

No sé qué se ha perdido ni si tengo la razón.

Todo lo sucedido no tiene explicación.

El suelo es de madera americana.

Dormitorio principal y el baño. Nuestro dormitorio, a ver...

¡Hala!

Como veis, el color visón de las paredes contrasta con el blanco

y queda precioso. Cierto, cierto.

(Teléfono)

Perdón, eh. Es importante. ¡Pablo!

Y así pasan los días y yo sigo esperando

a que me sustituyas por otro desencanto.

El aire está vacío a mi alrededor.

No encuentro la respuesta ni la solución.

Entremos en un bar y hagamos como que no ha sucedido nada.

Hablemos por hablar de las falsas promesas...

Nos lo quedamos, ¿no? El tiempo nos dirá.

(CANTA) "El tiempo nos dirá".

Quién te a querer, quién me va a querer.

Quién te va a querer.

Bueno, ¿qué os parece?

Pues... espectacular, ¿verdad? Es un piso impresionante.

Sí, lo es, lo es. Bueno, está bien.

(ASIENTE) Os voy a dejar aquí toda la información del alquiler

y también la opción de compra y os dejo solos un rato.

Mira, mira. Perfecto. Muy bien. Y os toméis un tiempo.

Sí. Bueno, tampoco mucho.

(RÍEN)

Muchas gracias, Irene, gracias. Qué bueno.

¿El qué?

(RÍEN)

Que muchas gracias, Irene, de verdad.

A vosotros, si necesitáis cualquier cosa,

estoy abajo en el piso piloto. Perfecto, está claro.

Muy bien.

(SUSURRA) Suerte.

(CARRASPEA)

Adiós. Chao, chao.

Está un poquito piradilla, pero...

Qué pedazo de piso, cariño, es que es impresionante

y el dormitorio principal, ¿eh? ¿Qué te parece el dormitorio?

Bueno, es un... un poco pequeño, ¿no?

¿El qué pequeño? ¿El dormitorio?

(RÍE) ¿Un poco? Pues sí.

Cariño, no digas tonterías, por favor, qué va a ser pequeño,

si es impresionante de grande, además con el baño incorporado,

que siempre es muy práctico. Pero, bueno, y el salón este,

la terraza esta, vistas a todo Madrid, es que...

Es una barbaridad, ¿verdad que es una barbaridad?

Es una barbaridad, y, ojo, que a mí me encanta también

la cocina americana porque... porque es muy práctica.

Me gusta mucho porque...

Bueno, estaría mejor si no estuviera dentro del salón, ¿no?

Es lo que tiene la cocina americana, ¿no?

(RÍE) Claro. ¿Y qué estamos, en los 90?

Eh, esto es una guarrería, César, cariño.

¿Te ha gustado algo a ti? Sí, sí, sí, el...

El baño. Pero a ti no te ha gustado, ¿no?

Sí, sí que me ha gustado. Ah, ¿sí?

Digo que sin bañera es un poco absurdo, lógicamente,

pero no está mal. Ah, ¿absurdo?

No, a mí me parece mucho más práctico, ¿no?

¿Para qué quieres una bañera?

¿Cuánto tiempo hace que no te das un baño, eh?

(RÍE) Mira, ¿ves? La cocina americana.

Mucho mejor quitar la bañera y ganar espacio, ¿no?

Bueno, pues si quieres, esta noche aprovechamos, ¿eh?

Y nos damos un baño en plan romántico

con sus velitas, su vinito, su musiquita...

¿Sabes qué pasa? No, no, ¿sabes qué pasa, mi amor?

Es que no estoy de humor, estoy ovulando,

ya sabes cómo me pongo. Jo...

¿En serio te gusta la cocina americana?

Pues sí, a mí me parece muy práctica.

Sí, si quieres que te huela el salón a fritanga,

desde luego es superpráctica.

¿Y desde cuándo cocinamos tú y yo fritanga?

Da igual, el besugo mismo de ayer,

¿te parece eso un buen aroma para el salón?

¿Ayer dónde lo comimos? En el salón, así que estamos en las mismas.

Pues eso es lo que digo, que si tuviéramos una cocina grande

donde pudiéramos desayunar, comer y cenar...

Puestos a pedir, échale con jardín gigante

y piscina olímpica ahí en la Gran Vía.

No digas tonterías, por favor.

A ver, si queremos vivir en el centro, esta es la mejor casa,

la mejor, además tiene dos habitaciones, lo tiene todo.

El alquiler es un dineral. No.

¿No es un dineral? O sea, es caro, pero...

Perdona... Escúchame, escúchame,

mi jefe está a tope conmigo, ¿vale? Se volvió loco conmigo

y me va a ascender y lo vamos a pagar sin problema,

por eso no te preocupes.

¿Para qué queremos dos habitaciones, César? ¿Para qué? Dime, ¿para qué?

Hombre, pues mejor dos que una, ¿no? (CHISTA)

Ey, ey, ey, a ver,

que no te digo que nos tengamos que quedar con este fijo,

pero digo que es el mejor...

Ah, que no nos vamos a quedar tampoco con este.

Sí, sí, sí nos quedamos con este, que pensaba que no te gustaba y...

Y no me gusta, César, pero es que hemos visto siete pisos,

digo yo que en alguno tendremos que quedarnos.

Pues vamos a dejar de liar ya, nos quedamos con este.

Por eso, sí. Pues...

Que también podemos dejar de buscar piso, ¿no?

Estamos bien como estamos, cariño, cada uno en su...

(CHISTA) No, dijimos que nos íbamos a vivir juntos...

No, eso dijiste tú, tú lo dijiste,

yo dije que podríamos buscar piso, así como inversión, pero...

Vale, en estas cosas hay que verlas bien,

hay que planificarlas. Ya lo has dicho.

Ya lo has dicho. Ya está. ¿Qué he dicho?

Planificar, no empieces, César.

No empieces tú, que has dicho que estás ovulando, ¿eh?

Y también te he dicho que no estoy de humor.

Ya, pues por eso...

(Teléfono)

No... Mara, por favor. César, es trabajo.

Y joder... Trabajo, es trabajo...

(SUSURRA) Mierda el trabajo.

Tú no me quieres. ¿Qué?

Que tú no me quieres, mira.

Y dale, ¿qué tendrá que ver una cosa con la otra, César?

Joder... Pues claro que te quiero, cariño.

Te quiero mucho, pero por el momento y con el panorama que se presenta

es que no estoy dispuesta a sacrificar mi vida profesional

para formar una familia, es que no tengo ninguna prisa.

Lo siento. Muy bien...

¿Y lo que quiera yo se tiene en cuenta,

tengo algo que ver en... todo esto? Hola, buenas tardes.

Sí, claro, mira, si tú encuentras la manera

y te quieres quedar embarazado, tienes todo mi permiso.

Te dejo. Muchísimas gracias, gracias, cariño.

Eres supergraciosa, me estoy descojonando por dentro.

Pues también te voy a decir una cosa, ¿eh?

A ti tampoco te quedan muchos años de fertilidad.

¿Perdona? Ahí tienes.

¿Qué me estás queriendo decir, que se me va a pasar el arroz?

No lo he dicho con esas palabras, pero...

Pero casi.

Ah, muy bien, ya, y, cariño,

¿a ti eso te parece un buen argumento

para convencerme de que sea la madre de tus hijos?

Bueno, vale, muy romántico no es, pero lógica tiene, ¿tiene o no?

Bueno, depende, porque mi madre me tuvo a mí con 36 años,

es decir, me quedan cuatro. No, no...

Quieta parada, no, tres y medio, que no son cuatro.

No, me quedan tres y ocho meses, redondeando cuatro, ¿no?

Bueno, sí, pero no son tantos, no te creas.

No, claro, a cinco minutos escasos de cada polvo, ¿eh?

(RÍE) Es una eternidad, ¿verdad, cariño?

Y... ¿Y si estamos buscándolo y no llega?

Hay mucha gente que está tres, cuatro, cinco años

y ahí no pasa nada. Ah, ¿sí? ¿Quién?

¿Quién? Ah, mucha gente, gente, la gente en la calle.

Ah, sí, la gente de la calle. ¿Quién, dónde?

En Facebook lo ponen mucho esto. Ah, eso es grave, sí.

¿Tú quieres tener hijos o no quieres tener hijos?

Pues sí. Pues ya está.

Bueno, vamos a ver, no lo sé, ahora mismo no lo sé, César.

¿Cómo que no lo sabes?

Pero qué obsesión te ha dado ahora con lo de los hijos.

Tener hijos, irse a vivir juntos.

Obsesión no, coño, era lo que habíamos hablado.

Llevas todo el verano igual. Ya me estoy agobiando, ya está.

No, no, quieta, quieta.

César, llego tarde a una rueda de prensa y me tengo que ir.

Vale, no...

Deja las cosas, un minuto, que vas a llegar, ¿vale?

¿Qué quieres? Es que si dices...

César, por favor. Que nos quedamos con el piso.

Yo no he dicho que me quiera quedar con el piso, cariño.

¡Que no querías mirar más, nos quedamos con el piso!

Di lo que quieras, ya está, da igual, venga, ¿qué?

(SUSPIRA)

(RÍE)

Pues menos mal que lo tienes preparado.

Eh... Espera, es que estoy nervioso.

Bueno. ¿Qué?

Ahí que voy.

No, no, no, no, por favor. (CHISTA) Ey, ey, ey.

No, cariño, no. (CHISTA)

Maravillas Gutiérrez Guerricagoitia,

llevas años enredada en mis manos, en mi pelo...

Y en mi cabeza. ¿Qué hace aquí mi sobrino?

(CANTA) "Y no puedo más..."

No puedes más.

Debería estar cansado de tus manos, de tu pelo...

-De tus rarezas.

-Pero quiero más.

(Bullicio)

Que empieza, que empieza.

No puedo vivir sin ti, no hay manera.

No puedo estar sin ti, no hay manera.

Me dijiste que te irías, pero llevas en mi casa...

-Toda la vida.

-Sé que no te irás, tú no te irás.

Has colgado tu bandera, traspasado la frontera.

-Somos las reinas.

-Siempre reinarás, siempre reinarás.

No puedo vivir sin ti, no hay manera.

No puedo estar sin ti, no hay manera.

(CANTA) "Uh, uh, uh".

¿Te quieres casar conmigo?

(GRITA) ¡Bravo, bravo! ¡Le ha gustado!

¡Le ha encantado!

Gracias, chicos.

¿Esto es lo que llevabas tanto tiempo preparando?

Nos lo hemos currado mucho, hemos estado quedando

para ensayar muchísimo.

Había algunos pasos que es verdad que no lo sabíamos muy bien,

o sea, estábamos nerviosos también, o sea...

Yo todavía sigo nervioso, gracias. Porque...

Bueno, pues porque no me has contestado a mi pregunta.

(RÍE)

Es que no sé qué quieres que te diga.

Bueno, nosotros mejor nos... vamos.

-Estás muy guapa. -No te preocupes, hijo,

todo va a salir bien.

(SUSPIRA)

Joder...

Típico de ti, de verdad, típico. ¿El qué?

¿El qué? Que no sabes decir que no.

Bueno, ni que sí, no sabes decir nada.

¿Nos quedamos con el piso?, ni sí ni no.

¿Te quieres casar conmigo?, ni sí ni no.

¿Quieres tener hijos?, ni sí ni no.

Pues si quieres respuestas directas, haz preguntas directas.

¿Hay algo más directo que preguntarte

si te quieres casar conmigo? No, tú no me estás preguntando eso.

Ah, ¿no? No.

¿Y qué te estaba preguntando? Que si quiero tener hijos ya.

Y tú crees que no quiero tenerlos porque no estoy casada,

pero eso es tu movida. Qué chorrada es esa...

¡Y lo del piso, lo de este piso igual!

¿Desde cuándo te gusta a ti la cocina americana, desde cuándo?

Sabes perfectamente que me encantan desde "Sensación de vivir".

¡Mentira, mentira, mentira!

¡No! Te gusta desde que tu hermana te dijo que era muy práctica...

Porque podía prepararle el biberón

a tu sobrino y mientras lo tenía vigilado en el salón.

Aparte mi hermana no está aquí, así que no la metas, ¿vale?

¡Y lo del baño de igual! Igual, claro,

¿por qué no te gusta que haya solamente una ducha?

¿Por qué? Porque a los niños hay que bañarlos.

¿Verdad que sí, eh? Y lo del dormitorio igual,

¿por qué no solo puede haber un dormitorio? Eh, eh, ¿por qué?

Porque el niño tendrá que tener su cuarto, ¿no?

¿Tú que te crees, que yo soy tonta, que yo no me doy cuenta?

¡Que esto no es un piso, esto es un punto paritorio

y tú me quieres meter aquí a la fuerza

y ponerme a parir como a una coneja!

Vamos a ver, o sea, que...

cuando te pregunto si te quieres casar conmigo,

¿te pregunto si quieres tener hijos? (ASIENTE)

Y cuando te pregunto si quieres tener hijos,

¿qué cojones te pregunto? ¡No me entero! ¡No me queda claro!

¿Qué te estoy preguntando? ¡Si te voy a dejar!

Venga, vámonos ya.

Vámonos ya de aquí, por favor. ¿Eh?

Me quiero ir. Por favor, vámonos de aquí.

Mar... Mara, Mara. Por favor, Mara.

Lo del... lo de la cocina americana, lo del baño a mí me da igual.

Yo lo que quiero es vivir contigo y que te guste el piso.

Y los de las dos habitaciones es porque siempre has dicho

que quieres un despacho para poder trabajar desde casa.

Y...

Y vale, estoy deseando tener hijos. Yo quiero tenerlos.

(SUSPIRA) No, por favor, por favor.

Yo no digo que tenga que ser ahora mismo,

pero necesito saber que en algún momento, cuando...

pues cuando tú estés preparada o qué sé yo,

pues que existe la posibilidad.

Y si te pido que te cases conmigo

es porque estoy loco por ti,

porque te quiero

y porque no pienso en otra cosa

que en pasar el resto de mi vida contigo.

(SUSPIRA)

Bueno, y...

Y ahora que te he dicho todo esto,

pues te lo voy a volver a preguntar.

¿Te quieres casar conmigo?

(Música)

(Barullo)

Rosa, sí, a ver... Ponlo ahí.

-Estoy planchada. -¿Estás cansada?

Cuánto me gustaría que recordases,

pom, pom, pom, pom,

esta canción que hiciste tuya,

pom, pom, pom, pom, tu favorita, al parecer.

Pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom.

Es de Kosvant y de Prevent.

Esta canción, "Las hojas secas"...

-Me lleva hacia ti.

Día tras día, ese recuerdo

no termina de morir.

-Hay canciones que me abandonan,

pom, pom, pom, pom, porque ya no me emocionan.

Pom, pom, pom, pom, las dejo desaparecer.

Pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom.

Y ya no hay nada que hacer.

Luego os veo, chicas.

No sabemos bien cuándo empieza,

pom, pom, pom, pom,

ni a dónde va la indiferencia,

pom, pom, pom, pom, por los amores de ayer.

Pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom, pom.

Y en la canción de Prevent.

-El día que las hojas secas

se vuelen de aquí,

ese día, los amores muertos

habrán muerto al fin.

Lo siento.

Perdón, me he liado un poco en la biblioteca.

Bueno, como siempre, ¿no?

Tranquila, coge tus cosas y empieza. -Vale.

¿Qué es eso que querías contarme? Nada, da igual, todo es una mierda.

A ver, ¿qué ha pasado ahora?

Conmigo no te hagas la condescendiente,

si te aburro mucho, no te lo cuento y ya está.

Vale, vale, perdóname, cuéntamelo, porfa.

Suéltalo.

(SUSURRA) Estoy embarazada.

¿Qué? Embarazada.

¿De cuánto?

De dos meses, puede que un poco más.

¿Y de quién? Pues de quién va a ser, de Pablo.

Y lo sabe. No, no lo sabe,

porque creo que este cabrón está con otra.

¿Te lo ha dicho él? No, claro que no me lo ha dicho él.

¿Y entonces? Pues... son detalles.

El otro día, por ejemplo, entro en su Facebook a cotillear,

lo típico, ya sabes, y de repente leo eso de:

"Pablo está soltero".

(SUSURRA) Soltero. ¿Se puede ser más hijo de puta?

Mira, me puse... Irene, técnicamente está soltero,

no estáis casados. Por lo menos podía haber puesto

eso de "Pablo tiene una relación". ¿Y la tenéis?

Es el padre de mi hijo. Pero no lo sabe.

Tecnicismos. ¿Qué quieres que te diga?

¡No lo sé, algo, joder! Estás más rara...

No sé qué te pasa. ¿Qué te voy a decir que no sepas?

Te has quedado embarazada de un tío con el que llevas seis meses.

Antes de llegar a este punto, podías haber pensado más las cosas,

analizar la situación, pensar si Pablo te gusta lo suficiente

como para tenerlo de padre de tu hijo, ¡esas cosas!

Estaba yo para pensar mucho esa noche.

También tienes otras soluciones.

¿A qué te refieres?

¿A abortar?

¿Qué tal, chicas? Mal, muy mal.

Esto no... Esto no funciona.

¿No? Porque no pega.

Mira este qué mono. Muy mono.

Gracias. Ya sabes, cara con cara.

-A ver, lo que te quiero decir es que estas decisiones previas

que no has tomado son mucho más importantes

que si Pablo tiene puesto en su Facebook si está soltero o no.

Es que sé que está con otra y es de Facebook.

No me puedo creer que estemos hablando de esto.

¿Tú tienes? ¿Está en tus contactos?

Y estamos hablando de esto. ¿Lo tienes o no lo tienes?

Pues sí, sí. ¿Ah, sí?

¿Desde cuándo? Al poco de que me lo presentaras.

¿Le agregaste tú o te agregó él? No me acuerdo ahora, no lo sé.

Pero te acordarás si has chateando con él, ¿no?

(ASIENTE) Alguna vez. Muy bien. ¿Y cómo es?

¿Cómo es de qué? Que cómo es. ¿Cómo es?

¿Cambia mucho? Si usa un rollo diferente, si...

(SUSURRA) Si intenta seducirte.

¿Escribiendo? Sí, escribiendo, sí.

Si su forma de escritura es diferente a su forma de hablar,

si intenta seducirte. No entiendo dónde quieres llegar.

¿Qué no entiendes, Paula? ¿Me lo quieres decir

y callarte de una puta vez? ¡Pues mira, sí!

¡Intenta seducirme todo el rato! ¡Tanto, tanto que estoy liada con él!

-¡Ah! Chicas...

Por favor.

(SUSURRA) Perdón.

Lo siento. Lo siento, de verdad.

Pablo sería un poco idiota si lo hiciese.

Lo sé, perdóname. Soy tu hermana.

Perdóname. Es que no sé, no...

No sé qué me pasa, estoy muy rayada. Bueno, pues habla con él.

Habla con él y dile que esto no era lo planeado,

que no quieres convertir un buen polvo en una mala relación.

¿Qué dices? No lo sé, Irene, estoy muy nerviosa.

¿Y si me dice que no quiere?

¿Que no quiere qué? Tenerlo.

¿Y tú quieres tenerlo?

Pues, a ver...

Yo no pensaba que iba a ser así.

Sí, sí que quiero.

(SUSPIRA)

Qué fuerte.

¿Con Pablo o sin él?

Preferiría que con él, pero si no quiere...

Pues sola.

¿Y crees que podríais funcionar como pareja?

Sí. Yo creo que sí.

A mí me gusta muchísimo y para un buen novio que me echo...

(CARRASPEA)

Estamos hablando del mismo tío al que hace dos minutos

has llamado cabrón hijo de puta. Sí.

Sí.

Bueno, ¿entonces qué?

¿Nos vamos a vivir juntos y todo ese rollo?

¿Asustada? Mucho.

Todo va muy rápido. Ya, es lo que intento decirte

desde el principio. Ya lo sé,

pero por otro lado, lo pienso y con mi historial...

¿Cuántas oportunidades de ser madre voy a tener pasados los 30?

Muchas, muchas, lo que pasa es que eres muy pesimista.

Optimista con experiencia.

Mira, las relaciones son como los ordenadores,

si no funcionan, lo mejor es apagar y reiniciar.

Ya está, no pasa nada. Hombre, no pasa nada...

A ver, eso es lo que haces tú todo el tiempo y así te va, cariño.

No estamos hablando de mí, así que no empieces,

porque paso de tus sermones. Y yo de los tuyos.

¿Para qué me lo cuentas? Porque eres mi hermana.

Y porque te necesito.

¿Estás bien? No.

¿Quieres agua? Sí, por favor.

Toma.

Mira, Irene,

no te preocupes por nada, pase lo que pase, yo estoy aquí.

Tú hablas con Pablo, le explicas lo que te pasa,

le aclaras las cosas y si está bien.

Y si no, ya sabe dónde tiene la puerta.

Gracias.

Se lo tengo que contar. Y cuanto antes, mejor.

Cuando vuelva de Barcelona, se lo cuento.

Vale.

-¿Qué le pasa?

-Que está embarazada.

-¡Pero qué guay! Le hacemos una colcha.

-Le hacemos unos patucos. -Y un gorro.

(Música lejana)

Confieso que a veces soy cuerdo y a