Enlaces accesibilidad
El cuento de las comadrejas

El año en que Juan José Campanella se convirtió en Billy Wilder

Por
Graciela Borges es la Gloria Swanson de 'El cuento de las comadrejas'
Graciela Borges es la Gloria Swanson de 'El cuento de las comadrejas'

La caída crepuscular de una actriz que brilló en otra época, una mansión en decadencia y un guionista frustrado. El director Juan José Campanella recuperó en 2019 la esencia de una de las grandes obras maestras del cine, el Sunset Boulevard (1950) de Billy Wilder, aunque en este caso ambientó el drama en su Argentina natal. El cuento de las comadrejas, que podrá verse esta noche en Versión Española y en la plataforma RTVE Play desde este 10 de octubre, fue la primera película que el cineasta rodó tras su oscarizada El secreto de tus ojos (2009).

Con una puesta en escena clásica, diálogos sarcásticos y frenéticos, El cuento de las comadrejas reflexiona, como ya lo hiciera El crepúsculo de los dioses, sobre el paso del tiempo, la vanidad, el choque entre lo viejo y lo nuevo o el capitalismo. Pero en este caso, Campanella aporta un toque diferenciador: más humor y menos drama. La cinta también está considerada un remake de otra película argentina títulada Los muchachos de antes no usaban arsénico, una gran declaración de amor al cine firmada por el autor de El hijo de la novia.

Clara Lago en 'El cuento de las comadrejas'

Clara Lago en 'El cuento de las comadrejas'

Un destello de nostalgia

Primeras figuras de la interpretación argentina como Graciela Borges, Luis Brandoni, Oscar Martínez, Marcos Mundstock o Nicolás Francella componen el elenco de la película. Y, junto a ellos, la española Clara Lago, que aquí interpreta, con acento argentino, a una seductora trepa porteña que entra en escena para engañar a la Gloria Swanson argentina. A ella le ofrecerá un establecimiento de retiro planificado, o lo que viene siendo una residencia de ancianos para la gran diva del cine venida a menos. 

RTVE.es estrena el tráiler de 'El cuento de las comadrejas', la nueva comedia de Juan José Campanella

A diferencia de aquel gran clásico, aquí el problema no fue el paso del cine mudo al sonoro, sino la vida misma, el paso del tiempo y la perdida de juventud. Campanella expone un texto, un escenario y una mirada muy retro para transportarnos al pasado y contar la historia de esta vieja diva del cine argentino (la gran Graciela Borges) que vive retirada en una mansión-sarcófago con otros tres cineastas en horas bajas (un exdirector, un exguionista y un exactor).