Enlaces accesibilidad
Día Internacional del Orgullo

RTVE te ofrece documentales imprescindibles para conocer la historia y evolución del movimiento LGTBI

NoticiaSomos Documentales

Por
'Memoria de delfín' y el Orgullo LGTB
Fachada del Ayuntamiento de Madrid con la barcera del arcoíris.

Como cada año, el 28 de junio se celebra el Día Internacional de Orgullo. Un día en el que la comunidad LGTBI llena de color y diversidad las calles para reivindicar la libertad sexual y de género, así como leyes que amparen sus derechos. Aunque España es uno de los países con una de las legislaciones más avanzados, aún queda mucho camino para conseguir la igualdad plena. Una ley integral para las personas trans o acabar definitivamente con la LGTBfobia son algunos de los retos actuales a los que se enfrenta el colectivo.

En RTVE Digital tienes disponible los mejores contenidos para entender la lucha y la historia del movimiento LGTBIQ+. Desde la imprescindible serie documental Nosotrxs somos (2019) hasta reportajes históricos de En Portada, Crónicas o Documentos TV que nos acercan a personas que durante años fueron reprimidas por "ser o amar de forma diferente a la mayoría". Celebra el Mes del Orgullo con los mejores contenidos de temática LGTBI gratis y online de Somos Documentales.

La serie que recoge más de 40 años de historia

Nosotrxs somos recorre la historia del colectivo en España, desde principios de la década de los 70 hasta la actualidad. El título de la serie hace referencia a la frase ‘Nosotros/as no tenemos miedo, nosotros/as somos’, el lema utilizado en la primera manifestación del colectivo LGTB de España, en 1977. Un viaje de siete capítulos de la mano de los protagonistas de esa historia: desde históricos del colectivo como Armand de Fluvià y Jordi Petit, hasta el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, Javier Ambrossi y Javier Calvo, así como jóvenes youtubers e influencers como Jedet, The Tripletz, Gominuke Tigrillo, entre otros.

No recomendado para menores de 16 años Nosotrxs Somos - Episodio 1: Amarillo. Peligrosos y enfermos - Ver ahora
Transcripción completa

Yo vine de la homosexualidad.

¿Por qué a una persona si es homosexual

le puedan meter en la cárcel cinco años?

De ninguna manera.

-Gracias. -De nada.

Para el Estado éramos unos peligrosos sociales

y por definición, unos corruptores de menores.

Esta ley de peligrosidad social en toda España

se la aplicaban a gays, a transexuales.

Y no recogía a las lesbianas como sujeto a perseguir.

¿Tú estás de acuerdo en la derogación?

Sí, en principio sí.

#Libre como el viento.#

Soy un chico de Barcelona, tengo 20 años.

A los 16 años me di cuenta que era un chico,

así que se lo conté a toda mi familia.

Me apoyaron totalmente y a día de hoy soy Alejandro.

#Te quiero libre.#

#Como el viento.#

En 1976 me declaré homosexual a mi familia,

la cual se lo tomó muy mal, se lo comunicó a una monja,

Esta monja me denunció a la brigada criminal,

y finalmente pasé a la prisión de Badajoz.

¡Hola! ¿Qué tal?

¿Dónde estamos?

Nos encontramos en la antigua prisión de Badajoz.

Hoy en día un museo,

donde normalmente traían a los homosexuales,

para su reeducación,

en aplicación de la ley de peligrosidad social.

Yo entré aquí con 17 años.

Una consecuencia de la ley de peligrosidad social,

fue que se crearan en Badajoz y en Huelva,

dos centros de rehabilitación de homosexuales.

Para curarnos.

En uno había el de los homosexuales de nacimiento

y el otro el de por vicio.

Y se crea de hecho un equipo de investigación que trate de averiguar

una fórmula de identificación de pasivos

y de identificación de activos

para poder después separarlos convenientemente.

Es un equipo de investigación formado por tres psiquiatras,

que trabaja durante tres años en la prisión de Carabanchel

que ya no existe,

y resulta que los pobres les salen todos mixtos.

Tan absurdo todas estas cosas,

claro, las que tenían pluma y más así,

consideraban que eran los de nacimiento.

Y los que no se nos notaba, eran los de por vicio.

¿Y tu familia cómo se lo tomó todo?

Mi familia pidió ayuda a una monja

y esta monja me denunció a la brigada criminal

la cual se presentó en mi domicilio,

me metieron en un coche al juzgado de Violencia Social de Valencia

y en el cual se ordenó mi ingreso en prisión,

primero a la Modelo de Valencia, posteriormente a la de Carabanchel

y vine de nuevo a parar en la que estamos hoy en día.

¿Eso cómo lo hace la Policía?

Te viene y te dice: "oiga, te llevo porque eres gay".

Ya está. Te vas conmigo.

La Policía podía hacer lo que le daba la gana

en el momento que tuvieras un amaneramiento,

te aplicaban la ley de peligrosidad social,

según que artículo,

a mí me aplicaron el 2 que era supuesto de homosexualidad.

¿Cómo los rehabilitaban? ¿Cómo los curaban?

Pues a base de pláticas con curas, con psiquiatras,

pasaban en la pantalla fotografías de mujeres desnudas,

y no pasaba nada.

Fotografías de hombres desnudos y una corriente farádica por aquí

para que así te curaras, ¿no?

Y sobre todo, con el trabajo.

Nuestra vida era la reeducación para hacernos más hombres,

pues era coser balones de fútbol,

-¿De fútbol?

-De fútbol, sí, para la primera división.

Y ese era el tipo de reeducación

que según la ley pues señalaba.

¿Dónde estaban las mujeres lesbianas en plena dictadura?

La respuesta así directa es donde podían estar.

Nadie sabe qué pasaba con las lesbianas,

porque las lesbianas directamente no existían.

Y yo les preguntaba a los travestis que estaban al lado mío,

les decía yo: "y con las chicas estas de aquí ¿qué hacen?".

¿No sabes lo que hacen, Silvia?, me dijo una.

No las llevan, cuando las llevan a presencia del juzgado,

no las ingresan ni en la prisión de mujeres,

ni con los travestis.

Yo digo, "¿pues entonces, dónde las llevan?".

Al hospital psiquiátrico.

Ahí sí que me entró escalofríos.

Muchas veces eran las propias familias las que las denunciaban,

y cuando no, pues vecinos, gente cercana,

y muchos acabaron en conventos, de eso tenemos constancia.

Eran castigadas mayoritariamente a través de clínicas psiquiátricas,

recluidas, que es otra manera de prisión,

otra manera de aplicar la ley de peligrosidad social.

Hubiera preferido el castigo,

la prisión, la represión directa, que la no existencia.

Estás cuestionando cuál es el rol de la mujer,

cuál es el deseo de la mujer,

cuál es el papel que una mujer tiene que tener

en un contexto social determinado, entonces, eres una enferma.

La ley de peligrosidad y rehabilitación social

no recogía a las lesbianas como sujeto a perseguir,

pero eso más que ser una ventaja entre comillas,

yo creo que es una evidencia de hasta qué punto

hasta los legisladores no las consideraron

algo a perseguir,

porque directamente, ni las pensaron.

La Secreta nos veía con las tetas,

con las minifaldas, con los tacones,

"¡vosotras a jefatura"!

El peaje que había que pagar de la dictadura franquista

que era capaz de no distinguir orientación de identidad.

Para el franquismo todos eran homosexuales,

eso era un cajón de sastre

donde cabían las personas trans,

las travestis, etc., eran homosexuales.

Estuve como 40 veces

en Jefatura Superior de Policía, detenida.

La España de la dictadura

no recibía ninguna información del exterior

en el campo de la reivindicación LGTB.

Pero a través de la revista Arcadie que era francesa,

Armand de Fluvià y Francesc Francino conocen la revuelta de Stonewall.

Y ese sentimiento de que el mundo había empezado a cambiar,

que había otra manera de hacer las cosas,

les permitirá sentirse respaldados para muy pronto

organizar todo un movimiento en España.

Cuando se presenta en 1970 el anteproyecto de ley

de peligrosidad y rehabilitación social,

en las Cortes españolas,

lo que decía era que los homosexuales por el simple hecho de serlo,

éramos un peligro social.

No podemos quedarnos callados, hay que hacer algo.

Conseguimos lo que para nosotros fue la primera victoria.

Conseguimos que por el hecho de serlo,

cambiara a: "quienes cometan actos de homosexualidad".

Después de la victoria que supuso conseguir cambiar un aspecto

de la ley de peligrosidad,

Armand y Francesc se dan cuenta de que pueden aprovechar

todo el trabajo realizado

para seguir trabajando por los derechos.

Y en ese momento,

es cuando poco a poco organizan una serie de reuniones clandestinas.

Se reunían cada semana en distintos pisos, de noche.

Entrando y saliendo de uno en uno,

porque el vigilante o el sereno no se chivaran a la Policía.

En esas plataformas se suman las lesbianas

sobre todo, con la idea de batallar codo con codo

con los compañeros gais

para derogar la ley de peligrosidad y rehabilitación social.

Están ahí y están problematizando también

la forma en que se entienden

los propios maricas su identidad sexual.

Llegó la primera lesbiana que se unió al movimiento,

entonces dijo, "todo esto que estáis discutiendo, hablando,

no sirve para nada".

"Tenéis que saber que en el mundo hay una ideología dominante,

es una ideología que tiene tres características.

Es una ideología sexista

porque divide los seres humanos por su sexo,

en hombres y mujeres.

Es una ideología machista

porque atribuye al hombre todo lo que es al revés de la mujer.

El hombre es valiente, emprendedor, etc.

y la mujer todo lo contrario.

Y es una ideología heterosexista

porque declara norma la heterosexualidad

y margen la homosexualidad".

Sin el movimiento feminista en sus orígenes,

y desde fuera de España,

el movimiento gay no hubiera existido tal como lo conocemos.

En su origen bebe del movimiento feminista,

son frentes de liberación de inspiración marxista,

por eso se llamaban frentes,

frentes de masas que pretendían aglutinar

y que además tenían un ideario, bueno, querían hacer la revolución.

La revolución social, la revolución sexual,

y un ideario pues que hay contra el machismo

y contra todas las instituciones

que realmente estaban coartando o limitando la libertad de la gente,

por ejemplo, la Iglesia o la familia.

Publicábamos un fanzine que se llamaba AGHOIS.

Empieza a mandarla a un montón de gente,

para intentar crear una conciencia colectiva.

Creo que ese momento fue muy importante

porque de alguna manera se empiezan a ubicar

en todo el territorio algunas personas

que empiezan a estar concienciadas

y que años después empezarán a hacer algo.

Fuimos con Francesc este amigo mío,

a una tienda de multicopistas de segunda mano,

la compramos con nombre falso,

y toda la vida recordaré que la primera vuelta de manivela,

le dije a Francesc:

"¿te das cuenta de que a partir de ahora somos delincuentes?".

Y tengo que decirlo,

me temblaban las manos, las piernas y todo.

Porque claro, me daba cuenta de lo que representaba aquello.

Creo que es un giro muy sencillo

que cambió la vida para muchas personas.

Españoles,

Franco,...ha muerto.

(Música)

Creíamos ya que no se moriría nunca

porque llevaba meses allí entre tubos y estas cosas, ¿no?

Es el quinquenio mejor de mi vida

porque no hubo ni leyes era todo una euforia,

una....¡increíble!

La rambla era la movida era entonces

y con Nazario Cañas.

No quiero hablar ya de homosexuales

porque ya es una cosa que está muy pesada,

porque como se ha puesto de moda

todo el mundo habla de los homosexuales.

#Me llevó a su habitación#.

#Me propuso hacer el amor#.

#Un, dos, tres, cuatro#.

(Música)

Con la muerte del dictador,

las leyes empiezan a cambiar y avanzan hacia la democracia.

Eso incluye las primeras leyes de amnistía del 76, 77,

que reconocen,

liberan a los presos políticos pero no a los presos sociales

entre los que se encontraban muchas personas homosexuales

y transexuales que habían sido represaliadas.

En Valencia, las Islas Baleares y Cataluña,

han surgido distintos grupos de liberación gay.

En 1976 nace el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria.

Y otros grupos semejantes

hacen su aparición en Málaga, el País Vasco y Navarra.

Entonces en enero, febrero del 76,

vino ya aquí Antonio Quintana de Euskadi

preguntando cómo habíamos hecho todo eso y tal,

le informamos y es el que fundó EHGAM en Euskadi.

Luego vino también un poco después que lo alojé en casa,

Paco Cambrollé, de Sevilla,

también por lo mismo, y es el que fundó el MAR en Andalucía.

Paco Cambrollé ahora es Mark Cambrollé.

Y esa relación de tres o cuatro días en su casa fue como un máster,

como un máster que duro tres o cuatro días,

y ya iba yo superpreparada,

para montar en Andalucía la primera organización.

Fíjate que los frentes pedían la amnistía,

también que acabaran las redadas policiales,

en los bares, por la calle,

que se legalizaran los colectivos.

¿Cómo lo hiciste para encontrar referentes, porque en ese momento...?

En el 76 en aquella época no había ningún tipo de referente

me dediqué a andar un poco por Valencia,

a fijarme y ver a gente que más o menos

pudiera coincidir con mis gustos sexuales, ¿no?

¿Cómo encontraste tu referente de transexualidad?

Bueno, yo lo he tenido un poco más fácil,

por el tema de Internet.

Yo estaba un día en youtube mirando vídeos

y de repente me salió como una imagen

que ponía "FTM MICHEL", de un chico y yo le di.

Dije, ¿qué debe ser esto de FTM?

Y empezó el chico a hablar y en uno de esos momentos dice:

"no, es que yo fui una chica".

Entonces dije: "cómo puede ser si tiene barba este hombre".

¿Y cómo ha podido ser una chica?

Empecé a investigar, FTM lo que significaba.

Y dije: "esto es lo que necesito".

Empecé a investigar, cómo se podía hacer en Barcelona,

recopilé toda la información

aunque en ese momento no era fácil conseguir hormonas,

y fui a un psicólogo.

Se lo dije a mi tía, a mi madre a mi padre y a mis abuelas,

y bueno, cuando se lo dije a mi madre me dijo:

"estaba esperando a que me lo dijeras".

Yo ya sabía que tú eras un chico.

Yo tenía mucho miedo con mi abuela

tengo las dos abuelas vivas, pero bueno,

una de ellas nació en Marruecos y tenía 84 años en ese momento.

Y siempre hacía comentarios un poco homófobos.

Pero no porque ella lo sintiera

sino porque es lo que había oído de toda la vida.

Y en cuanto le dije que yo era un chico trans, me dijo:

"ah, vale pues ahora te quiero más".

Y yo pensando: "madre mía, todo lo que he sufrido para decírtelo

y ahora me dices que me quieres más".

Así que toda mi familia genial.

Ojala me hubiera dicho eso a mí en vez de haberme traído aquí.

Son cosas muy distintas.

Teníamos la misma edad cuando nos pasó

y a ti te pasó totalmente lo contrario.

La dictadura seguía, siguió, durante muchísimo tiempo.

La primera campaña por la que hubo la manifestación del 77

era para la abolición de la ley de peligrosidad social.

Me enteré de que hacían esta manifestación

porque justo acabamos de entrar en el FAGC.

No pedíamos que sacaran los actos de homosexualidad

pedíamos la abolición completa de la ley

y de la ley del código de honor del código militar.

A tal hora en Colón se empieza la manifestación.

Entonces a mí me dijeron mucha gente del partido comunista

que no fuese.

Tenía una amiga: "ten cuidado, no vayas

porque va a haber una carga tremenda".

Dijimos: "es que si no salimos ahora no vamos a salir nunca".

¡Libertad sexual!

¡Libertad sexual!

¡Libertad sexual!

Pasó lo siguiente, yo llevaba la cámara

llevaba tres carretes en blanco y negro

y otros en color.

Seguí la manifestación a la gente que estaba allí.

Llegó un momento que no sabíamos qué hacer,

porque cuando salieron todos los travestis y demás,

los seguimos con la cámara.

Y nos poníamos en primera plana.

Con los tacones,

maquilladísimas pues como las puertas.

Cuando llegábamos ya

por toda La Rambla subíamos...

Había siete coches de los grises,

bajaban todos con palos,

y nos mataban a palos,

nosotras nos dispersábamos que íbamos en primera fila,

con botes de humo, a porrazos,

todo el mundo salió corriendo.

Fue un momento un poco de pánico,

las fichas tiradas por el suelo de La Rambla.

Las lesbianas estaban ahí preparando la manifestación,

y fueron muy valientes.

Fue muy emocionante porque había absolutamente de todo,

es decir, no había solamente gais o lesbianas,

había gente trabajadora, gente obrera,

y yo creo que pocas veces

ha habido una manifestación tan transversal como esta.

Gente que se iba sumando en la calle,

y que íbamos recibiendo los apoyos de todo el mundo.

Las personas sobre todo gais que habían montado la manifestación,

ocuparon un segundo espacio

porque muchas personas trans se pusieron en primera línea.

Tanto travestís como transexuales siempre han dado la cara

y ha servido para empujar a la gente del colectivo.

La foto más conocida es la que hizo Polita

aparece una fila entera de mujeres transexuales,

y tras ellas un mensaje importante en ese momento, en esa manifestación,

"nosotros no tenemos miedo, nosotros somos".

¿Y ahora qué hacemos? Digo: "vamos a hacer unas encuestas"

Pregunté a la gente a ver qué opina.

Y nos llevamos una gran sorpresa.

Porque la mayoría de la gente contestó muy bien las encuestas.

Salvo dos personas,

el resto estaba de acuerdo,

que fuese derogada la ley de peligrosidad social.

Estaba de acuerdo

de que no se tenía que atacar a una persona por ser gay.

Cuando vimos que la gente del pueblo llano, no los políticos,

estaban de acuerdo con esto, dijimos:

"tenemos ganado ya una parte".

Al día siguiente en Nueva York los periódicos hablaban de esto.

Claro la católica España, etc, etc

pues una primera manifestación de eso

pues causó sensación en aquella época.

Y esta fue la primera campaña.

Las siguientes manifestaciones son en el 78

se organizan bien para que el 25 de junio del 78

en diferentes capitales españolas haya una manifestación.

Vuelve a repetirse en Barcelona,

no consiguen el permiso, un problema,

se hace en Madrid que fue la mayor,

y se consiguió reunir a diez mil personas

que recorrieron desde O'Donnell hasta Mariano de Cavia.

Se hace también en Sevilla.

Se tiró una pancarta desde la Giralda

donde ponía "libertad sexual" y nosotros pedíamos amnistía,

porque la amnistía del 76 no tocó a los maricones

nosotros ya gritábamos allí:

"presos a las calles maricones también".

Era un grito de esa manifestación.

Y consiguen de alguna manera

empezar a visibilizar en ese momento la demanda fundamental

que era la abolición de la ley de peligrosidad social.

Yo salí de prisión de aquí me desterraron un año.

Era uno de los castigos que implicaba la ley.

Cuando se acabó aquel periodo volví a Valencia

y en el 79 empecé mi activismo con la primera manifestación

que se celebró en Valencia.

-¿Cómo fue? -Muy bonita

porque empezábamos a sentir un poco lo que era la libertad.

Ahí empezó el camino de liberarnos de toda esta presión

que teníamos de la sociedad

y de la la ley de peligrosidad social.

Imagino que esas manifestaciones eran distintas al orgullo gay

que por lo menos estoy viviendo yo.

No había tanta fiesta,

la mayoría éramos personas que habíamos pasado por las prisiones

por ser homosexuales.

Y los que no habían pasado por prisiones,

tenían la presión y la represión de la sociedad.

Tanto es así

que los marginados y los homosexuales,

también piden la palabra.

José Almonta de Ávila, de Sevilla, dice esto:

Quisiera preguntarle a los señores diputados

que en un artículo recoge la rehabilitación

de todos los marginados y en particular

si recoge la rehabilitación de los homosexuales.

Yo creo que se debe responder a esta pregunta, ¿no?

En aquel momento hubo varios diputados

de diversos partidos progresistas,

que hicieron de puente con Adolfo Suárez,

y por fin, en el Consejo de Ministros de 26 de diciembre de 1978

nos excluyen de la ley de peligrosidad social.

El resultado de la votación es el siguiente,

votos emitidos 285

favorables a la toma en consideración 261

contrarios 15, abstenciones 9.

Queda tomada en consideración

la proposición de ley sobre peligrosidad social.

Es cuando se deja de perseguir a los homosexuales

con la ley en la mano.

Pero estuvieron entrando homosexuales por escándalo público

en las prisiones.

O sea, que los querían seguir metiendo.

Este es un reportaje sobre escándalo público.

Todas las imágenes, que no son muchas tampoco,

que van ustedes a ver han sido emitidas por televisión.

Nosotros lo que hemos hecho ha sido juntarlas.

Hago la advertencia,

porque a lo mejor alguien se siente un poco molesto.

El delito de escándalo público perdura hasta el año 88.

Y era lo que se utilizaba para poner una multa

y detener también a la gente

por simplemente mostrar afectividad, algún gesto,

algo en público, ¿no?

Sabes qué le pasaba a una amiga mía en un mismo día,

como si fuera en una aduana,

se vio ahí un puente que se llama Triana,

ocho o diez veces la paró la policía,

la mandó para atrás de su casa, porque venía pintada.

Pues que un transexual o un gay

iba por la calle demostrando lo que era,

pues lo detenían y lo tenían en jefatura.

Sacaban los actos de homosexualidad

se despenaliza la homosexualidad,

teníamos vigente la ley de escándalo público,

y en el ejército la ley del código de honor,

que hasta el 86 estuvo vigente.

Y esto en principio era para todo el mundo,

para heterosexuales y no heterosexuales.

Lo que pasa es que se utilizó especialmente

para reprimir a personas no heterosexuales.

Curiosamente se deroga la figura del escándalo público

no por el hecho del LGTBI

se deroga por una alarma social que se creó

que se le aplicó esa figura

a una pareja de novios en Extremadura.

El muchacho que fue procesado y luego encarcelado

acusado de provocar escándalo público, cuando se dijo:

"realizaba actos efusivos de amor con su novia en un bar".

El periodo de prisión le provocó profundas depresiones

y acabó quitándose la vida en febrero de este año.

La transición pacífica en lo político supuestamente

no lo fue tanto en lo social.

Si no debe estar prohibida si tampoco debía estar permitida

en el sentido de que se haga propaganda de la homosexualidad.

Una enfermedad más.

Que no perjudique a la gente que no lo es

y les de malos ejemplos.

Si en privado no tienen más remedio, pues mira, peor para ellos.

Nosotros gastábamos antiguamente

la cuestión de si eras lesbiana se preguntaba si era librera, ¿no?

para conseguir pareja.

O si eras gay preguntabas: "¿oye, tú entiendes?"

Y vosotros, ¿cómo lleváis eso, cómo lo hacéis?

Yo la verdad que eso de entiendes y todo eso,

yo nunca lo había oído.

Nunca he tenido que utilizar ninguna terminología de este tipo.

Y con mi novia actual, nada.

Un compañero de su clase le dijo que yo era trans

entonces dijo: "ese chico es trans" y dijo, "ah, vale".

Pero no tuve que decirle yo ni para conseguir...

Es que todo eso yo no lo he vivido. Nada de eso.

Nosotros para protegernos teníamos que decir

si entiendes, si eras hombre, o si eras librera, si eras lesbiana.

Dentro de la segunda campaña que hizo el FAGC

fue para la legalización

de los colectivos de gais y lesbianas de toda España.

No nos lo daban,

pusimos un contencioso administrativo ante el Ministerio de Gobernación,

fuimos a Madrid a entrevistarnos con el ministro,

y conseguimos legalizarlo.

Y en el caso de las lesbianas

es que la gran mayoría ahí tuvieron dos opciones,

una vez que se deroga la ley,

una opción era la corriente autónoma,

y hay algunas lesbianas que deciden organizarse ellas por su cuenta.

Era complicado conseguir que nos dieran voz.

Nosotras éramos la minoría de la minoría.

Recuerdo que Gretel Ammann, una activista feminista radical

nos decía cuando nos encontrábamos en los bares:

"ya vendréis, ya vendréis".

Y nosotras, "no, no, la lucha es la misma",

homosexuales hombres, homosexuales mujeres,

la lucha es la misma.

Y ella apoyada en la barra con sorna diciendo:

"sí, sí, ya vendréis, ya vendréis".

Y efectivamente, al cabo de unos meses,

salimos el FAGC.

Y la otra corriente que fue la mayoritaria,

son todas las lesbianas que bueno,

critican bastante el sexismo que habían vivido,

la misoginia, en ocasiones en los frentes,

y huyen al movimiento feminista.

Para conseguir demandas urgentes además, como por ejemplo,

la ley de despenalización del aborto, que se consiguen en el año 83.

Antes había sido la del divorcio, en el año 81,

y antes a su vez, la despenalización de los anticonceptivos,

toda la cuestión de la violencia,

que también empieza a analizarse en los feminismos lesbianos de los 80

es decir, que hay trabajo por hacer.

Entonces, ellas no entran en una fase de desmovilización,

como sí sucedió con los activistas gais.

Que tienen un momento de disfrute

de lo que se llamaba el gueto dorado,

empiezan a salir a espacios de ambiente,

que empiezan en aquel momento.

Y empiezan a abrirse más locales de los que había,

porque los había semiclandestinos, y bueno, ¿qué pasó?

pues que los frentes de liberación gay se vaciaron,

y se llenaron las pistas de baile de las discotecas.

Y bueno, pues los grupos se quedaron vacíos prácticamente.

Usted imagine que llega a enterarse

que algún familiar, un hijo suyo es homosexual,

¿cuál sería su reacción? -Sería una desgracia horrible.

La ley de peligrosidad supone una herencia,

en el sentido de que supone un problema de salud pública.

¿Por qué? Porque somos contagiosos.

Esa idea del contagio, del proselitismo, perdura.

Es un prejuicio esencialmente franquista

y de las leyes de peligrosidad. Son las más reaccionarias.

Dicen: "sí, sí, todos los derechos que quiera,

pero lo que no quiero es que mi hijo les vea,

porque se puede contagiar".

La aprobación del código penal y con esto cambiamos de tema.

Para los homosexuales,

el texto aprobado ayer supone un avance histórico.

1995, cuando yo iba por la calle,

me paró una pareja de municipales,

yo les di mis datos, se meten en la radio en el coche,

y uno de ellos sale hecho un basilisco,

y le dice al otro: "oye, ten cuidado que este es maricón".

Yo le pregunté: "oiga, como puede usted decir que yo soy maricón".

Y me contestaron:

"si quieres saber algo más búsquese un abogado".

Empecé a averiguar, a buscar un abogado,

que me pudiera explicar

el tema de los expedientes de peligrosidad social,

y en el 2000, el poder judicial nos dio la razón

y tuvimos la suerte de que nos liberamos los homosexuales

de esos documentos.

Luché porque lo consideraban lógico

que después de que les hubieran destrozado la vida,

durante toda su vida,

porque ni podían trabajar, les pedían antecedentes penales,

mucha gente se tuvo que ir a ejercer la prostitución,

pues lo consideré lógico que el Gobierno español

los indemnizara.

Cosa que sucedió en 2009.

Se puso una partida de cuatro millones de euros

y en 2010 se empezaron a indemnizar.

Nos dieron una indemnización

a todas las personas que estuvimos en las prisiones,

pero los políticos no nos han pedido ninguno perdón,

que yo sepa.

Que conste que me parece muy bien que los dejen vivir y tal,

siempre que no corrompan la juventud, pero claro, ya tanto el orgullo,

pues vamos a hacer el orgullo

de las mujeres que les gustan los tíos,

el orgullo de la gente corriente también.

Yo propongo la jornada del orgullo machote.

En 40 años el activismo ha cambiado radicalmente

los frentes de liberación tenían un discurso mucho más crítico,

mucho más agresivo,

hacia las personas no LGTBI o como queramos llamarlas.

Por mucho que hallamos avanzado legalmente,

socialmente no hemos avanzado.

Y que incluso hay gente que ahora tiene un poco más de miedo

que hace ocho o diez años donde había menos miedo.

No pienso que esté todo conseguido, ni de lejos.

Es una cosa

con la que suelo tener bastantes discusiones

con compañeros de trabajo,

o con personas con las que me relaciono en el día a día.

Mientras siga habiendo rechazo,

hay que seguir luchando, ¿no?

Son personas que claro,

tienen sus dos o tres amigos gais, o amigas lesbianas,

o tiene una amiga que tiene un hijo transgénero

y lo ha aceptado genial y dice: "¿de qué se quejan? lo tienen todo".

Esto viene del desconocimiento.

Una persona que no es trans y es heterosexual

no vive en nuestra piel, no sabe los miles de momentos

en los que sufrimos opresión, en los que sufrimos LGTB fobia.

Porque son cosas pequeñas en el día a día,

que te van mermando.

Que no te hagan comentarios en una comida familiar,

que tus amigas, por ejemplo, no te digan,

¿pero no estarías mejor con un chico?

¿No disfrutarías más?

Yo he podido vivir en cierta paz y armonía,

con mi orientación sexual, con mis padres,

es gracias a que muchos de los activistas

han luchado por eso, ¿no?

Si no escuchamos a toda esta gente,

si no les agradecemos también lo que han hecho,

es que estamos totalmente perdidos.

#Te quiero libre como el viento

como la fe del hombre

y como el canto.

Al viento#

Primero fue la urgencia

de combatir la ley de peligrosidad social.

La conseguimos.

Después la urgencia

de la legalización de las asociaciones,

vale, lo conseguimos.

Después fue la urgencia de vencer al SIDA,

superamos simplemente

superamos aquel espantoso bache.

Lo superamos.

Después fue la urgencia de las leyes de parejas,

luego del matrimonio igualitario,

ahora la urgencia

de la necesidad de la igualdad real.

Pero, es como que nos faltara pararnos y pensar.

Hemos dejado atrás muchos aspectos de la reivindicación LGTB

por culpa del discurso de las urgencias.

Entre todos ellos,

uno de los que más posiblemente sea urgente ahora mismo,

es la cuestión de los mayores LGTB.

Esa gente que estuvo en su día

reivindicando y empezando la revolución sexual,

a día de hoy tiene una problemática específica

que hay que empezar a responder adecuadamente.

Los mayores no están en el movimiento.

Eso nos tiene que hacer reflexionar a todo el colectivo,

de qué es lo que queremos para el futuro, ¿no?

Porque si no hemos sido capaces de reconocer nuestro pasado,

¿cómo vamos a construir nuestro futuro?

Tenemos una deuda pendiente con ellos y con ellas, sí,

y un trabajo por hacer.

Nosotras también nos vamos a hacer mayores.

Es terrible la situación de los mayores LGTB

porque tienes una pareja, y quieres ir a una residencia,

básicamente tendrás que meterte en el armario.

Entras a convivir con esas personas

que de pequeño, de joven, de adulto,

se han estado metiendo contigo.

Son tus agresores.

Les separan y les dicen: a ti te ponemos en esta habitación

la otra persona tiene que ir a otro edificio,

y dice, "no, no, si es mi pareja"

o es que yo quiero estar con ella, o con él, ¿no?

Decía una amiga mayor nos comentaba un día

que se está admitiendo la lesbofobia,

ahora como mujeres mayores

que hacía años que no habían vuelto a vivir.

Tenemos derechos a ser cuidados,

y a vivir felices.

Porque no nos ha tocado,

ha sido un momento de la historia que nos ha tocado la parte peor,

bueno, pues la última, que nos toque una parte más aceptable.

Tú desde tu posición en tu canal del youtube

yo desde la Asociación de Expresos Sociales,

si divulgamos y damos a conocer nuestras situaciones,

seguro que la sociedad lo asumirá

y lo aceptará muchísimo más de lo que hoy lo acepta.

Contestación al artículo del señor Vila:

"Estas señoritas y señoritos que usted dice

vio dificultosamente corriendo Ramblas abajo,

sufrieron una de las más fuertes represiones policiales

de los últimos tiempos.

Estas miles de señoritas y señoritos,

tuvieron la suficiente voluntad formas, orgullo y pares de huevos

como para enfrentarse a todas las verdades oficiales

de enfrentarse a su propio miedo.

Ese es el sentido profundo de la manifestación del domingo,

ganar la libertad.

La del homosexual y la de todos.

Incluida la suya, señor Vila.

Pero también hay muchos cada día

más que irán comprendiendo que la libertad

es una y para todos, o no es".

Yo fui con cuatro amigos que eran muy normativos físicamente,

eran muy guapos,

eran socialmente masculinos, etc.

Y yo simplemente llevaba una gorra, mi pintalabios y mis aros,

y, por ejemplo, en un bar que era de hombres, solo para hombres,

no me dejaron entrar porque llevaba pintalabios y llevaba pendientes.

Yo no quiero que me discriminen por llevar unos pendientes.

Nosotrxs Somos - Episodio 1: Amarillo. Peligrosos y enfermos - Ver ahora

Es un formato de producción propia de RTVE Digital para Playz, dirigido por César Vallejo, recibió Premio Rey de España (2020) concedido por la Agencia EFE en la categoría de Periodismo cultural y desarrollo social. Puedes ver la serie documental Nosotrxs somos completa aquí.

Deuda con el colectivo Trans

Este año, la reivindicación del Orgullo en Madrid se centra en las personas trans bajo el lema "Los derechos humanos no se negocian, se legislan: Ley Integral Trans Ya". Las asociaciones, colectivos y manifestantes exigen una legislación que garantice el derecho a la libre autodeterminación de género. Esta ley estaría a punto de tramitarse tras meses de polémicas, negociaciones y varios intentos por conseguir acuerdos en el Congreso. El Gobierno de coalición espera que se apruebe el texto definitivo de la Ley trans en las próximas semanas.

La comunidad LGTBIQ+ está en deuda con las personas trans. Ellas encabezaron las protestas en los inicios del movimiento, arriesgando su vida en la mayoría de ocasiones debido a la violencia policial de la época. Sin embargo, y mientras otros colectivos iban alcanzando sus objetivos, las personas transexuales y transgéneros se quedaban solas en su lucha. Ahora, todos cierran filas en torno a ellas y demandan una ley estatal que proteja sus derechos.

Para todos los públicos Crónicas - Vida en trans - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Los genitales, y esto es importante.

Condicionan siempre el sexo que se nos asigna al nacer,

pero en ningún caso, nunca, determinan nuestra identidad sexual.

La transexualidad es simplemente,

la situación que se da cuando la identidad sexual

no coincide con el sexo registral.

-Hay que recordar que en este país ha habido campos de concentración

para las personas homosexuales y para las personas

con identidad de género diversa, que se nos mantenía apartados

de los demás presos porque se nos consideraba especialmente perversos

o especialmente peligrosos.

Yo con mi familia siempre me he sentido muy feliz,

a pesar de que había algo que ellos no entendían

porque yo tampoco lo entendía.

―Toda transexualidad...

es tan legítima como cualquier otra,

si la gente se hormona por siempre, si se hormona un tiempo,

si no se hormona nunca y decide...

hacer de su identidad algo público, es igual de respetable.

Todavía hay mucha hostilidad,

hay muchas situaciones de la vida cotidiana, muchas conversaciones

que no incluyen a las personas trans.

―Una persona no binaria sería una persona que no es ni hombre ni mujer.

―Mañana nos cortamos el pelo. Hoy es 4 de abril de 2013

y de alguna manera pues queremos despedirnos”.

―Recuerdo el día exacto el día exacto en el que nos dieron el DNI,

aquello fue como... “¡ya lo he conseguido!”

Era como, todo lo que he tenido siempre en mente, que necesitaba,

ahora lo podía ver. Eso fue muy importante.

Parece absurdo, porque al final es solo un trocito de plástico.

Soy Olivia, tengo 11 años;

estoy en sexto de primaria.

Me veo como una persona muy guapa;

me gusta mucho leer.

―Nosotros somos una familia de Madrid,

somos cuatro personas, tenemos un hijo de 14 años

y una hija de 11... que se llama Olivia

y, es una persona transexual.

Olivia, desde que empezó a hablar

siempre se refería a ella en femenino,

como una niña.

En aquel entonces, tendría ella como tres años,

tres años y algo, no sabíamos qué pasaba

y siempre la intentábamos corregir.

Muy definitorio para nosotros fue...

que cuando la preguntábamos

“¿tú de mayor qué quieres ser?”,

y ella directamente te decía: “yo de mayor quiero ser una chica”.

Yo estuve un año buscando información.

Llegué a la Asociación de Familias de Menores Trasexuales,

llegué a Chrysallis, allí hablé con la presidenta de Madrid,

que fue nuestra madrina; y ella nos dio información y entonces

cuando Olivia tenía... ocho años

fue cuando lo hablamos su padre y yo y decidimos que algo había que hacer,

porque era inútil que una persona...

no fuera quien de verdad era. El estar como viviendo en un disfraz,

y ahí fue cuando hicimos el tránsito social.

Cambió su nombre, cambió su vestimenta...

Cosas que ella demandaba, porque cada persona es un mundo

y, cada persona tiene unas necesidades.

―Todo me va bien. Es que yo no sé por qué...

la gente le ve tantos problemas a la vida.

―Buenos días. Soy Saida García, presidenta de Chrysallis Madrid

y vicepresidenta de Chrysallis a nivel estatal.

Chrysallis es una asociación de familias de menores trans.

Tenemos unos seis años aproximadamente de trayectoria,

Empezamos seis familias repartidas por todo el estado

y ahora mismo tenemos más de 1050 familias asociadas.

Entre las labores de Chrysallis la principal diríamos que es

el acompañamiento a familias con menores trans,

desde el primer momento, de solventar las dudas,

más luego el acompañamiento para los procesos escolares,

para el cambio de nombre, etcétera.

Otra de nuestras patas es la reivindicación.

Trabajamos para conseguir mejores leyes, etcétera.

Y otra pata muy, muy importante es la pedagogía.

Nosotras dedicamos... mucho tiempo

a dar charlas, formaciones...

―Cuando hablamos de identidad sexual

hablamos del sentimiento íntimo de ser hombre,

de ser mujer, o de ser ninguna de las dos cosas,

o de ser las dos cosas a la vez.

Esto es importante; ¿quién soy yo?

Luego estaría la orientación sexual. Es ¿por quién siento atracción?

El uso adecuado del leguaje es imprescindible.

Nosotros siempre decimos que lo que no se nombra no existe.

Dentro del aspecto de la identidad sexual

habría que diferenciar entre dos grupos de personas.

Estaríamos por un lado las personas cisexuales o cis

y, las personas transexuales o trans.

Las personas cisexuales son la que se identifican con el sexo registrado,

el sexo que les ha sido asignado en el momento del nacimiento.

Y las personas trans o transexuales serían

las que no se sienten identificadas con esa inscripción registral.

La expresión de género sería nuestra forma de manifestar

nuestra identidad sexual al entorno.

Yo, como todas las de mi generación,

he vivido pues... sencillamente reprimiendo,

ocultando o desconociendo algún sentimiento.

Hemos vivido una infancia, una juventud, una adolescencia

pues con represión, es la única forma de decirlo.

Lo que eras estaba mal visto, estaba prohibido o estaba perseguido,

y además había una violencia bastante considerable.

Era muy difícil saber lo que te pasaba,

porque no había ningún referente; de esto no se hablaba;

había dos canales en blanco y negro; nunca veías absolutamente

ningún referente ni ninguna información

sobre diversidad sexual.

La primera vez que yo vi a una mujer transexual por la calle

fue como si me hubiera caído un rayo, porque de repente me impresionó,

me puso el corazón a cien y, de repente

pues empecé a comprender lo que me estaba pasando.

Pero,... años hasta que una se ubica a sí misma, sí.

Yo pensé que podía intentar hacer mi tránsito cuando tenía veinti pocos

y, descubrí que no,

que sencillamente suponía perder toda mi vida,

todos mis estudios, mis relaciones familiares, amistades...

En aquel entonces el precio social de manifestarte como mujer transexual

era sencillamente una vida marginal.

Con lo cual, reprimí nuevamente los sentimientos que podía tener

y, cuando ya hago el cambio

ya era profesora de la Universidad y ya tenía una vida hecha.

Sencillamente, llega un momento en que tienes que ser tú,

porque todos los logros que tienes no los terminas de sentir o de vivir

no identificándote a ti misma; o sea,...

hay un precio impagable por no ser lo que una es;

y no se tiene que pagar ese precio.

Yo soy profesora de Derecho en la Facultad...

de derecho de Valladolid, que es una universidad con mucha tradición,

evidentemente.

Soy... profesora hace ya décadas.

Estoy contenta de la reacción que hubo en mi entorno;

fue bastante mejor de lo que yo podía pensar,

de los miedos que una tenía; la mayor parte de mis compañeros

fueron respetuosos.

Yo tenía miedo un poco de... un desmoronamiento social;

y afortunadamente no ha sido así.

Soy Leo, soy un hombre trans de 26 años,

y soy psicólogo y activista trans.

Ser trans de pequeño ha sido difícil para mí.

A mí lo que se me repetía, lo que yo veía en todas partes

era que yo no podía ser eso que yo sentía era.

Y desde muy pequeño tomé esa decisión,

que era mejor mirar para otro lado, porque realmente yo no... pensaba

que pudiese ser un chico, pensaba que eso era imposible.

Estaba en la universidad en segundo de carrera,

cuando por fin me atreví a enfrentar este tema.

No pasaba un día un día o unas horas en las que este tema

no me viniese a la cabeza.

Estaba harto ya de intentar evitarlo, de intentar no pasarlo mal por esto,

no darle vueltas; y me senté, ya me decidí a enfrentarlo,

a buscar información, a ver qué era esto que me pasaba,

qué era lo que sentía... Para mí fue fundamental Youtube

y el conocer otras historias. Fue en este punto cuando también...

cuando yo fui teniendo las cosas un poco más claras me decidí a...

a contribuir también y a crear yo mis propios videos en Youtube

en los que contaba un poco mis reflexiones, mi proceso...

Y estoy a punto de pincharme por primera vez testosterona.

Lo que más me importa ahora es el pecho...

para tenerlo lo mejor posible para la operación.

Hola chicos. Bueno, ya... estoy de vuelta.

Tenía ganas de tener los resultados para que veáis cómo me ha quedado.

Y bueno, decir que... Bueno, me voy ir quitando la camiseta

Estoy muy...

estoy muy contento... con los resultados.

Bueno, han sido importantes los cambios físicos,

pero creo que los momentos más importantes y que más recuerdo

son el sentirme reconocido en el lenguaje,

el que por fin me hablasen en masculino, el usar el nombre Leo..

Esos eran los momentos en los que yo por fin me sentía yo,

me sentía además que desde fuera se me estaba reconociendo

quien yo siempre había sido. Y que quitaba un velo

que siempre había sentido que estaba ahí entre las otras personas y yo

y, que por fin pues estaba yo y ya está, ¿no?

(Llaman al timbre)

¡Cuánto tiempo!

¿Qué tal? ―Muy bien. ¿Cómo estás?

Muy bien. -Te veo bien.

Igualmente. Vamos para allá.

¿Qué tal todo? -Muy bien.

Cuando empecé mi transición acudí a asociaciones,

empecé a informarme sobre este tema, y...

a través de este contacto con el activismo me llegó esta opción

esta invitación a participar en un documental...

para "Documentos TV", en ese momento,

todavía era 2013.

La verdad es que fue una experiencia fantástica,

porque sí que ha supuesto algo muy importante a nivel de...

de visibilidad en los medios de comunicación;

ha abierto un poco esa puerta.

Los pechos... me hacen sentir súper incómodo,

hay muchas situaciones en las que no puedo estar a gusto

porque no me siento identificado, y es que aunque esté solo,

ya no por la gente, de quitarme la camiseta si es estando solo.

No me pertenece igualmente ¿no?, esta apariencia.

―El documental, en cuanto al lenguaje que utilizábamos,

incluidos nosotros, la forma en que se hablaba...

ha evolucionado muchísimo. También algo que ha cambiado... mucho

es esa mirada desde lo médico,

desde las hormonas, los bloqueadores, como tanta...

preocupación por el tema físico, que ahora...

Mucha parte que hacemos desde el activismo también es eso,

es el decir: “oye que esto no tiene que ver

con que haya un problema con nuestros cuerpos, que el problema es otro.

-La realidad de chicos transexuales en la infancia y la adolescencia

no está tan a la vista porque pueden pasar...

o por chicas lesbianas o por...

chicas... masculinas, lo que dicen marimacho.

―Desde el punto de vista... médico creo que también...

en estos cinco años ha habido una evolución

en la que los propios pediatras y las pediatras se han dado cuenta

de que su papel es realmente un papel de acompañamiento.

-Hablar con asociaciones y ver que la infancia trans no es...

un problema médico, que no tiene absolutamente nada que ver con eso.

Pero también en otros ámbitos poco a poco vamos dando pasos

para que pues en los colegios o en los institutos no

haga falta presentar un megainforme, sino que “me llamo así,

este es mi género, pues respétalo”. ―O sea es entender que...

lo que yo pido no es un privilegio por encima del tuyo,

es un derecho al mismo nivel.

-Antes de descubrirme como persona trans, antes de...

por así decir, entender qué era la transexualidad,

yo me había visto en un limbo. Como me gustaban las mujeres

y se me leía como mujer pues... me identificaba...

en cierta manera con... pues eso, con una mujer lesbiana;

pero por otra parte, dentro de mí había un conflicto porque...

yo entendía que eso realmente no era lo que me pasaba.

(Habla en inglés)

Yo soy un profesor de inglés.

Tengo 30 años, casi recién cumplidos.

Soy una persona creo que bastante optimista en cuanto a la vida

y,...

bastante dedicado y trabajador.

Como la sociedad presupone que todos somos CIS,

nadie se ve nunca en la necesidad de decir si es CIS;

pero en el caso de las personas trans,

cuando yo lo comparto, cuando yo lo digo, suele ser...

o porque creo que es necesario para mi interlocutor oírlo,

y poner cara a una persona trans;

y también porque es necesario...

dar referentes a la sociedad. No es que yo considere que yo soy...

un buen referente, pero por lo menos soy uno.

Que mis alumnos sepan que yo soy un hombre trans,

en su vida ya... saben que hay una persona trans en su entorno

que es profesor, y que es su profesor.

Cuando me ven a simple vista

ya nadie duda de que yo sea un hombre, con lo cual...

no tengo ese miedo de entrar en un cuarto de baño de hombres.

Ahora mis preguntas son otras, como ¿por qué es necesario tener

cuartos de baño... separados?

Qué pasa dentro de un cuarto de baño que tenga que hacer

que nos segreguen por sexos.

Mi idea ahora es que la sociedad evolucione de tal forma

que no sintamos... que es algo normal

segregar por sexos en cualquier sitio.

Hay un pensamiento generalizado de que las personas trans

no estamos discriminadas; de que yo no te estoy discriminando,

no te he tratado mal o no ejerzo violencia directa contra ti.

Pero, el simple hecho de... de unas miradas,

de ver cómo alguien te está analizando para ver

si eres un hombre, si eres una mujer, dónde te coloco,

eso ya es discriminatorio.

También habría que pensar si todas las personas,

a la hora de contratar a gente en sus empresas,

o a la hora de... aceptar a gente en su familia,

si realmente de verdad están dispuestos a entender

que las personas trans somos personas.

Hay que educar a... los más peques

y a sus familias;

no solo no solo en entender

qué es la transexualidad; a lo mejor eso no es tan necesario...

como educar en el respeto y la celebración de la diversidad.

“Ya estamos otro lunes más aquí así que...

Los dos:¡Intro!

El canal de YouTube es relativamente reciente.

Comenzamos a primeros del 2018. Nos grabamos semanalmente,

y básicamente está orientado al tema de la transexualidad.

Nosotros decidimos lo del canal de Youtube porque de alguna manera

nosotros habíamos tenido la suerte de tener un apoyo familiar,

el contar el uno con el otro y, nos había resultado

relativamente sencillo. Entonces era una manera también

de aportar nosotros la ayuda que teníamos,

digamos de devolver la ayuda que habíamos tenido haciendo algo,

aportando un poquito, con el canal, que nos vieses,

que viesen que esto no era tan complicado ni tan traumático.

Para nosotros ser gemelos, por supuesto que ha sido un apoyo,

porque al final para todo en la vida, estar acompañado...

siempre es más sencillo. Si no hubiésemos sido dos,

probablemente no sé cómo habría sido esta historia;

igual no habría sido igual, o sí. -V-Mañana nos cortamos el pelo.

Hoy es 4 de abril del 2013...

y de alguna manera pues queremos despedirnos.

-Nosotros, antes de empezar con el tratamiento,

decidimos hacer un vídeo, un vídeo que nunca habíamos pensado

que iba a ser difundido, sino que era para nosotros,

para el futuro, para poder mostrarlo y poder despedirnos, entre comillas;

y luego decidimos utilizarlo porque era forma visual

de ver realmente, el cambio que había supuesto...

el pasar por un tratamiento de este tipo.

-“Aquí termina la historia de Lucía y Natalia

y, comienza la de Lucas y Mateo. Ya ha llegado el día

en el que digamos abiertamente que somos personas transexuales,

por lo que nos queremos sumar a su visibilidad,

para que algún día esta sociedad sea más libre y justa,

que las etiquetas no nos separen sino que nos ayuden a expresarnos

y a entendernos. Y por supuesto, no olvidar...

que existe un punto de encuentro entre dos personas

que no comparten una misma opinión; y ese es y será siempre el respeto.”

―El sueño de mi vida creo que ha sido el...

tener a lo mejor ahora esta apariencia; creo que siempre

he necesitado, y que y que hemos conseguido.

―Pero mi planteamiento...

-Mi plan de vida es ser feliz. Sí, ser feliz.

-Tener trabajo, tener pareja; me encantaría tener hijos algún día,

aunque bueno, voy un poco tarde pero,... me encantaría.

-En fin, una vida común y, nada más.

-Que la gente ya empieza a oír qué es la transexualidad

o el no binario... Es decir, es cierto que ya a pie de calle...

sí se percibe. Pero ¿qué se puede cambiar?

Pues posiblemente...

el hecho de que una persona pueda elegir de forma voluntaria

mostrar quien es y que no haya ningún impedimento a nivel administrativo

como puede suceder y, como sucede.

En 67 países se nos puede meter en la cárcel,

en ocho países se nos puede aplicar la pena de muerte, solo por ser,

y en muchos países, aunque se han firmado

todas las cartas de derechos humanos habidas y por haber,

existe un grado de violencia tremendo hacia las personas transexuales

y, además en situación de impunidad.

La mayor parte de las mujeres trans y, no digo las de mi edad,

que eso ya es para llorar, viven en condiciones...

bastante humildes o de pobreza o de dependencia familiar

o de dependencia de ayudas sociales.

Esta es una de las demostraciones de que aunque este país

ha hecho muchas labores, todavía queda mucho por hacer.

No se nos da la misma...

integración laboral, inclusión social que a otras personas.

La primera vez que el Tribunal Supremo reconoce

un cambio de sexo registral es en el año 87; pero es...

un cambio de sexo condicionado a operaciones de reasignación genital

―Desde el año 2007 ya no es obligatorio someterse

a esa cirugía genital, pero sí sigue siendo necesario

para la modificación del sexo registral

tener un diagnóstico de disforia de género, ser mayor de 18 años,

tener la nacionalidad española y tener a menos

dos años de tratamiento. En algunas comunidades autónomas

ya no es así, ya no hace falta pasar por ese diagnóstico

de disforia de género para acceder a.. bueno a los centros sanitarios,

para que veas tu nombre reconocido en tus notas, etcétera.

―No porque seas una persona transexual tiene que haber inherente

una consulta con un psiquiatra o un psicólogo.

Mi hija por ejemplo no tiene ningún problema;

está encantadísima de conocerse.

No tienes los mismos derechos según en qué comunidad vives.

Y eso es algo que no es deseable. Y luego, evidentemente,

nos interesaría que hubiera una ley estatal que fijara los mínimos...

comunes para todo el territorio;

y que fijara una serie de derechos mínimos para personas transexuales

en todo el territorio. ―En Madrid, por ejemplo,

tenemos una ley...

por la cual toda persona transexual

y cualquier menor,

puede hacer cualquier tratamiento por la sanidad pública.

―Olivia... empezó ya su pubertad,

su desarrollo puberal el año pasado.

―Entonces fuimos a ver al endocrino

y él le explicó, le dio toda la información,

porque ella es la persona que tiene que decidir.

-Ella ahora mismo está ya tomando...

bloqueadores de la pubertad, que lo que hacen es un poquito...

retrasar el momento en el que ella pueda decidir

si ella en algún momento quiere hormonarse

o no quiere hormonarse o qué quiere hacer con su cuerpo.

―Nosotres, no es que seamos... asturianes,

como mucha gente nos dice,

es que hablamos en lenguaje inclusivo.

El lenguaje inclusivo se hace un poco para...

visibilizar a las personas no binarias.

Las personas binarias serían aquellas que se identifican

con alguno de los dos sexos reconocidos socialmente,

y legalmente incluso en este momento, que serían hombres o mujeres.

Y luego estarían las persona no binarias,

que son aquellas que no se identifican de una forma estanca

con el binarismo; son personas agénero,

son personas bigénero, de género fluido, que no quiere decir

que no tengan clara su identidad sexual,

lo que quiere decir es que su identidad sexual

no está contemplada por el sistema tal y como lo conocemos ahora.

―El lenguaje neutro es una forma alternativa al uso del masculino

o el femenino y, se utiliza cambiando

la “o” o la “a” de las palabras con género

para referirte a las personas, por una “e”.

Y aparte es la forma que utilizamos muchas personas no binarias

para referirnos a nosotres mismes.

Para mí tiene especial importancia

porque creo que al final lo que no se nombra no existe.

Muchas veces me suelen preguntar...

que cómo me siento como persona no binaria,

o cómo se sienten las personas no binarias en general,

y yo siempre respondo con una pregunta:

“¿y cómo te sientes tú siendo un hombre o una mujer?”,

porque al final es algo que no se puede explicar con palabras,

que simplemente tú sabes que eres un hombre, una mujer

o una persona no binaria y ya está.

Llegué a reconocerme como persona no binaria

hace más o menos cinco años. La verdad que era una realidad

completamente desconocida para mí.

Y claro, al no tener referentes

y no saber que podía ser otra cosa diferente

a lo que me habían dicho que era, que en mi caso era que era una niña,

o que era una chica, una mujer, pues...

nunca tuve como esa sensación

de poder definirme de otra manera.

Y entonces es a partir que conozco a personas trans,

y más tarde a personas no binarias, cuando empiezo a definirme como tal.

Para mí supuso un antes y un después el encontrar a otras personas

que yo entendía que...

que se definían como yo y con las que compartía muchas cosas.

―Trabajo en Transdiversa con mis compis Ana y Leo.

Yo soy trabajadore social y fundamentalmente nos dedicamos

a dar formación en diversidad sexual y de género.

Concretamente visibilizamos las realidades trans

y, aparte también hacemos acompañamiento psicosocial

a aquellas personas trans que lo necesiten,

o a familias o al entorno.

―Los mayores obstáculos que nos encontramos las personas no binarias,

creo que el más grande o el mayor de ellos

es el hecho de no existir socialmente

La invisibilidad con que continuamente nos encontramos

El resto del mundo siempre te va a identificar como un hombre

o como una mujer, no como una persona no binaria,

y el hecho de que continuamente tengamos que estar eligiendo

entre dos opciones que no te hacen sentir cómodes

y que no nos definen tampoco del todo Incluso para entrar al baño,

al final siempre tienes que estar eligiendo uno u otro,

o el hecho de tampoco podamos tener una documentación

que refleje realmente cuál es nuestra identidad.

Muchas veces me preguntan que porqué es tan importante

ponernos la etiqueta de no binaria.

Y yo siempre digo que justamente porque lo que no se nombra no existe;

porque yo durante toda mi vida me he sentido vacíe;

que no encajaba en ningún sitio; y el encontrar esta etiqueta

para mí ha supuesto poder encontrarme y el poder definirme también

desde una posición con la que yo realmente, me siento cómode.

Alrededor de los ocho años,

su comportamiento empezó a cambiar y, pasó de ser una persona...

muy abierta y... muy risueña

a ser una persona mucho más callada.

Su autoestima... descendió;

y... como no sabía muy bien...

qué pasaba... empezamos a ir a un psicólogo.

Y...

el psicólogo nos iba dando unas... pautas,

pero no funcionaba ninguna, hasta que un día me habló...

de la existencia de...

de niñas trans.

―Yo... al principio

como que veía que no encajaba del todo en la sociedad,

porque me veía diferente.

―Al principio no le di mucha importancia...

hasta un momento en el que ya... me lo empecé a cuestionar.

Empezamos a conocer a más personas, a más familias

y, Riley... decía que... que sí, que bien,

pero que... no sabía,

que una parte sí pero que una parte no.

―Para mí lo fundamental para darme cuenta...

de que era una persona no binaria,

pues fue conocer a otra persona no binaria;

esta persona fue Pau,

que la verdad es que me ayudó mucho porque...

hizo... de espejo para mí,

para darme cuenta... y, luego también le...

le he visto un poco como...

de mentor.

-En el colegio, antes de contar que...

que era una persona no binaria

y todo esto pues... me sentí mal por...

porque no me traban muy bien.

-Y luego ya, cuando lo dije,

yo creo que medio entendieron y pues...

estuve un poco mejor; y luego...

los profesores sí que lo aceptaron pero...

tampoco me hablaban en neutro. -Cuando...

hice el cambio de primaria a secundaria y fui al instituto

la verdad es que estuvo bastante mejor porque...

desde un principio se me trató... con mi nombre.

Es necesario que a nivel educativo y sanitario

se pongan las pilas y... aprendan de esto

y traten a cada une como... como se siente;

porque es fundamental para que se desarrollen...

social y emocionalmente,

de una manera adecuada. ―Es muy importante...

para mí visibilizarse, por eso yo lo hago.

-Porque comprendo que...

que yo, para mí, perdí... años de mi vida buscándome

y pues...

que a lo mejor de esta manera puedo ayudar a otra persona

a encontrarse antes. Ahora ya por fin, Riley tiene...

su nombre sentido y, su nombre registral...

es el mismo, pero hasta hace muy poquitos... meses

pues... no concordaba,

entonces, cada vez que íbamos al médico,

y salían a nombrarnos a la sala de espera,

pues vociferaban otro nombre que no representaba a Riley y,...

las miradas de los demás duelen,

pero sobre todo duele el que no... te represente a ti;

y causa causa daño. ―Parece ser que para la sociedad

tienes que decidirte...

qué género eres; como que...

no puedes ser una persona no binaria; es una etapa.

-Yo no lo veo como una etapa,

aunque haya gente que sí, como que me ha dicho que...

que lo que me pasa es una etapa...

y, que... que se me acabará pasando.

O se nos patologiza de más

porque se piensa que tenemos problemas de salud mental

por el hecho de ser personas no binarias;porque se considera

que estamos en una fase o que realmente estamos mintiendo

sobre nuestra identidad; y por otro lado porque...

se considera que...

que no somos suficientemente trans, o que...

en algún momento elegiremos el ser hombres o ser mujeres;

como si ser una persona no binaria fuese una elección.

Acostumbro a definirme como una persona marciana,

que es algo como un antagónico; porque mucha gente piensa

que las personas trans somos como de otro planeta.

#Maldita la diferencia que nos balancea.

Mundo finalista de guapas y feas, de gordas estatuas.#

#Ganar y perder.#

―En el momento de mi nacimiento me diagnosticaron mujer,

me gusta llamarlo así, y la verdad es que pasó un montón de tiempo,

hasta los 35 años, hasta que tomé la decisión de realizar

cualquier tipo de tránsito, de huida del sujeto femenino;

y de camino, en este camino y en esta transición,

descubrí que el masculino tampoco me representaba,

aunque mi imagen es razonablemente masculina.

No quería que todas esas cosas de hombre, entre comillas,

tuvieran que formar parte inevitable de mi vida.

Entonces fue como descubrí las identidades no binarias.

A mí visibilizar mi pasado y enseñar fotos de mi pasado,

contar cómo era mi vida o cual era mi nombre anterior,

no solo no me molesta sino que me parece...

parte fundamental de mi activismo presente.

Este es mi carnet de identidad, que me lo cambié en 2014;

una foto más actual; en un momento dado tuve que tener pasaporte

y esta fotografía con pinta ya de muchacho,

compartió nombre con nombre de chica en el pasaporte;

y viajé a Ecuador con el pasaporte con nombre de chica y cara de chico.

En las aduanas miraban y decía: bueno, qué curioso.

No me gusta decir estrictamente que soy cantautor

porque, si bien antes me gustaba la música de autor y hacía...

canciones lánguidas de guitarra y voz;

a partir de transitar mis canciones, aparte de volverse más verbeneras

y de cambiar de estilo y de género, como en la vida,

se han vuelto como muy de contenido, muy queriendo explicar

mis realidades nuevas.

Mi condición de trans no solo no ha sido un obstáculo

para mi carrera profesional o para el desarrollo de mi música,

sino que ha sido un incentivo, ha sido un ítem positivo

para darle continuidad a mi música.

Esta canción se llama "Peras y manzanas" y, es la...

la balada del disco, que es mi disco.

A una novia muy feminista.

Y entonces, claro, tenía que huir de todo tópicos del amor romántico;

tenía que huir de... tipología sobre su anatomía.

#Tú de abril, yo de agosto; tú perra, yo gato;

tú hierba, yo costo; tú vives, yo mato;

yo whisky con cola, tú zumo de piña.

Yo siempre a mi bola. Yo niño...

tú niña?#

A los hombres no trans

se les produce un cambio de voz de unos dos años, en los 17 años;

con la pubertad; con administración de testosterona exógena

te cambia la voz aproximadamente en tres meses y de manera artificial

y muy rocambolesca. Entonces no sabía si me iba

a poder hacer con esta voz nueva, porque era difícil de domesticar;

todo lo que salía de mi boca me sonaba mal, me sonaba rarísimo

e incluso llegue a plantearme abandonar la idea de cantar.

Afortunadamente, en la actualidad se me ha estabilizado bastante.

#No me gustan los deportes. No quise ser peluquera.#

Yo en ningún momento he pensado que mi cuerpo estuviera equivocado,

sino que el ojo de la gente era lo que estaba equivocado.

El hecho de que yo quisiera huir de una identidad femenina

y que no me leyera gente en femenino

no tenía que ver con que yo quisiera mutilar partes de mi cuerpo.

Yo probablemente, hubiera conservado mis pechos

si no hubiera sido tan hostil la sociedad

en torno a nuestros cuerpos trans. De alguna manera, por seguridad

y algo de miedo, yo al final decidí operarme

y quitarme el pecho. ―No hay una forma de nacer

en un cuerpo que no es tu cuerpo, lo único que sí que es cierto

que hay una presión social; nuestro sistema no te reconoce,

no reconoce tu identidad si no adaptas tu cuerpo

a las normas de ese sistema.

―No hay que aceptar a una mujer trans porque es una mujer

como tú piensas que tiene que ser, sino aceptar...

a las personas trans como sean.

Si se han operado o si no, si se hormonan o si no,

si se han cambiado la documentación o si no.

A nivel de pareja no ha supuesto una dificultad,

pero sí ha habido claros que he tenido la inseguridad

o el miedo de si eso iba a suponer algún tipo de dificultad.

La realidad al final luego me ha devuelto que no,

que es muchas veces más lo que nos cortamos que luego lo que pasa.

A las relaciones afectivas siempre me enfrento con...

con bastante valentía y en positivo, porque casi todas las gentes

que vienen a parar a mi mundo, acceden a...

a mi interior y a mi cuerpo ya saben que soy una persona trans;

yo me encargo de hacérselo saber enseguida; si me quieres

me quieres con lo puesto.

―Para mí el activismo...

al final es algo que no puedo separar de mí.

Ya el solo hecho de existir y de visibilizarte

como persona no binaria, ya hace de tu existencia

un acto reivindicativo. -Seguimos sufriendo discriminación;

seguimos sufriendo muchas dificultades de acceso al trabajo,

seguimos teniendo un índice de abandono escolar alto,

un índice de suicidios de adolescentes y en la vejez

excesivamente alto. Hay indicios de que la inclusión social

no es a correcta, no es la adecuada.

Si no cambiamos la educación, si no transformamos la sociedad

desde abajo también, no van a cambiar nada.

Yo creo que se tiene que hacer trabajo a dos niveles en paralelo,

a nivel legislativo y nivel social de intervención de formación.

No me considero una persona más valiente que la media,

porque creo que... vivir en el mundo

es muy difícil para todos. ―Sí que me considero más libre y,...

no que todo el mundo obviamente, pero sí me considero más libre

que gente que todavía está muy anclada en el pensar que...

pues eso, que el género es muy rígido; que...

que si esa mujer no se ha depilado para ir a la piscina, qué mal...

Para mí esas personas son mucho menos libres que yo y son menos felices.

Muchas veces, cuando tengo...

alguna persona embarazada a mi alrededor, y me dice,

“va a ser un niño o va a ser una niña”,

y yo siempre les hago la broma, por decirlo de alguna manera,

les digo: “bueno, eso es lo que te han dicho,

hasta que la persona no hable”... ―Y diga su identidad sexual.

No sabes lo que tienes.

Familiares de personas trans también tienen ese miedo

de qué va a ser de su futuro, cómo se van a sentir,

cómo le va a acoger este mundo; y en la actualidad estoy viendo

tantas maravillas, tanta gente contundente,

tanta gente muy segura y muy feliz, que he dejado de temer al futuro.

La sociedad española no se ha portado tan mal con nosotras,

pero... sigue teniendo una deuda...

de dignidad con nosotras. Han sido muchas décadas de discriminación,

de violencia, de burlas;

han sido muchas décadas de incomprensión

y son muchas décadas ed no tener una auténtica paridad de derecho

y, de alguna manera yo quiero que esta sociedad pague esa deuda.

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Crónicas - Vida en trans - ver ahora

Durante años la transexualidad ha sido un estigma marcado a fuego en una sociedad desarrollada en la dualidad macho/hembra. Las personas transexuales y transgénero han padecido una discriminación social que las abocaba, en muchos casos, a la marginalidad y a la pobreza. El programa Crónicas ha puesto rostro y voz a historias en el documental "Vidas trans", cuyos protagonistas decidieron enfrentar la vida afirmando su verdadera identidad.

No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - El sexo sentido - Ver ahora
Transcripción completa

Cuando empezó a decirme:

Mamá, yo es que soy una niña.

Y yo decía: ¿Esto como va a ser?

¿Esto como lo dice un niño tan pequeño?

O cuando me decía:

Mamá, me la voy a cortar.

-Decía: Pero si tengo pelo de niña, tengo cara de niña,

tengo... boca de niña, soy una niña.

Y claro, yo la corregía.

La decía que su cuerpo era de un niño.

-Los primeros signos pueden aparecer muy pronto,

porque hay que tener en cuenta que de los 2 a los 3 años

ya el niño es capaz de saber si es niño o niña.

-¿Qué me pasaba?

Me sentía rara..., pero tampoco sabía...

Pensaba que me gustaban los chicos y que era gay,

pero luego con el tiempo, pues no.

La sociedad ha cambiado

y las familias de los menores transexuales escuchan a sus hijos.

La mayoría los apoya e intenta que su vida no sea un infierno.

Nunca te esperas que te pase eso.

Pero una vez que te pasa, lo aceptas o lo aceptas.

No hay que coger y avergonzarse del niño porque sea transexual.

-Lo que tengo muy claro es que Patri va a ser transexual toda su vida.

Entonces, no es una cosa que pueda apartar,

no es una cosa que nosotros vayamos a poder apartar.

Pero el camino no es fácil. Hay muchos obstáculos que salvar,

porque los protocolos existentes van dirigidos

sólo a los transexuales ya adultos.

A día de hoy, no existe una legislación específica

que regule la situación de los menores transexuales.

-Es un sufrimiento

que los sufren ellos,

pero que la enfermedad la tienen los demás,

que se llama intolerancia.

-El índice, por ejemplo, de suicidios en estos pacientes es muy elevado,

mucho más elevado que la población,

20 o 30 veces más elevado que la población.

-Por eso salimos, para decir aquello de:

Oye, si te pasa, no es el fin del mundo.

"El sexo sentido", a continuación en Documentos TV.

Me llamo Gloria,

tengo 32 años,

me dedico a la informática

y soy una mujer transexual.

Me di cuenta de ello a los 3 años y no lo dije hasta los 24.

Ahora están saliendo muchos casos de niños y niñas transexuales

y no es porque ahora haya niños y niñas transexuales y antes no,

sino porque antes no nos atrevíamos a expresar lo que nos pasaba

a unas edades tempranas en general,

y entonces, dábamos el paso, ya a una edad adulta,

o incluso muy adulta, en algunos casos.

Ahora..., los niños y las niñas mas jovencitos

sí que se están atreviendo a contar a sus familias lo que les ocurre.

Pienso que porque la sociedad ha cambiado.

Está más abierta a entender a estos menores,

lo que les ocurre, a ayudarles y a acompañarles en el proceso.

Creo que los niños, de alguna manera, perciben el entorno que les rodea

y saben si es seguro hablar de ciertas cosas o no lo es.

Yo tengo el recuerdo de cuando tenía 3 ó 4 años,

que era algo que no podía contar porque tenía la vaga sensación

de que iba a ser algo muy malo si se hablaba de ello.

Creo que esto a los niños de hoy en día no les ocurre.

-José y yo tenemos 3 niños.

El mayor tiene 8 años, se llama Ángel.

El segundo se llama Aarón, tiene 7,

y Ariel que tiene 5.

Ariel, antes Uriel,

siempre estaba llorando,

era muy tímido,

siempre estaba callado, no se relacionaba con nadie

y siempre estaba con nosotros, no quería salir a la calle,

empezó a vestirse...

con las ropas que, a lo mejor, las primas le dejaban,

en mi casa.

Y de ahí fue ya a más.

Empezaba a decirme que qué guapa era yo,

que quería ser igual que yo.

Quería pintarse.

A veces me decía que por qué ella tenía una pilila

porque ella era una niña,

y todo eso fue a más, a más,

hasta que ya me dijo que por qué no la llevaba al médico

para que le cortara la pilila y le pusieran un "toto".

Yo las primeras reacciones,

yo me quedaba como un poco "anda ya, esto será gay",

pero cuando ya empezó a decirme:

"mamá, es que yo soy una niña".

Y yo decía: "¿Esto como va a ser?,

¿esto como lo dice un niño tan pequeño?".

O cuando me decía: "Mamá, me la voy a cortar".

Y ya te asustabas.

Cuando la psicóloga nos dio el diagnóstico

nos dijo que eso puede ser algo pasajero,

que por ahora no se puede hacer nada

y que en mi casa podía hacer todo lo que ella quisiera,

pero fuera de casa tenía que ser un niño y se tenía que llamar Uriel.

-La disforia de género o transexualidad se define

como un malestar extremo y persistente,

con el sexo con el que se ha asignado al nacer.

Se caracteriza porque la persona tiene una incongruencia

entre lo que siente, de sentirse hombre o mujer,

y lo que corporalmente ve que es.

Los primeros signos pueden aparecer muy pronto,

porque hay que tener en cuenta que de los 2 a los 3 años

ya el niño es capaz de saber si es niño o niña.

-Yo conocía algo,

pero nunca te esperas que te pase eso.

Pero una vez que te pase, lo aceptas y lo aceptas,

no hay que coger y avergonzarse del niño porque sea transexual.

Me pintaba la uñas,

me pintaba los labios,

me echaba colorete,

yo iba con ella a la calle así,

para demostrarle a ella que no era malo

que un hombre fuera pintado a la calle,

que no le tiene que importar todo lo que le dijeran los demás,

que si su padre que era yo, lo aceptaba,

todo lo demás le tenía que dar sin cuidado.

Yo le dije a ella:

"¿Tú estás segura de lo que tú quieres?

¿Tú quieres ser una niña y tú quieres salir de niña a la calle?".

Y ella me dijo: "Sí, mama".

Y le digo: "Pues bueno, aquí están tu padre y tu madre,

que te van a apoyar para siempre,

y siempre van a estar contigo

y no van a permitir que nadie se burle de ti

y siempre vamos a estar contigo.

Entonces ella dijo: "Pues bueno mamá, vamos a ir al chino

y me vas a comprar las cosas que me hacen falta".

Entonces, fuimos al chino, que fue el primer día de feria,

se compró un conjunto, se cogió unos zapatos,

se cogió unas pinzas,

todo esto para preparase por la noche para ir a la feria vestida de niña.

Y fue el día más feliz de su vida.

-Hoy la neurociencia nos está enseñando

que ya nacemos con un cerebro masculino o femenino

y que, por mucha cultura, por mucha cirugía

o por mucha presión que sometas, jamás cambiarás esa orientación.

-Lo mismo que el organismo y todo nuestro cuerpo se desarrolla

en una dirección hacia hombre o hacia mujer,

también sucede con nuestro cerebro,

y eso es lo que nosotros estamos estudiando

en las personas transexuales.

-Nosotros fuimos al colegio el día 1 de septiembre

que venían los maestros y estaba el director,

y le planteamos el tema.

Pues mira, yo te traigo una carta de la asociación nuestra

para que sepas que Uriel ya no existe,

que existe Ariel y que yo quiero que venga vestida de niña

y que utilice los baños de niña.

Cuando yo le llevé la carta

y me dijo que ningún tipo de problema,

que no nos preocupáramos y que se alegra muchísimo

porque muchos padres no afrontarían este tema así.

-Desde que ya es oficialmente, digamos o exteriormente Ariel,

está muy feliz,

ha cambiado su actitud en la clase, está mucho más contenta,

mucho más extrovertida, se muestra tal y como es,

que incluso, el año pasado le costaba.

-No creo que exista ningún criterio pedagógico, ni religioso,

ni cultural ni artístico, que prohíba

permitir que cada uno se sienta con el género que desea identificarse

-Cualquier padre, supongo yo, que ya sea gitano o judío,

supongo que da la vida por sus hijos, ¿no?

Que es lo que tú más quieres en esta vida, por lo menos yo.

Yo lo haría y mi familia lo hacen igual.

Lo que a mí no me entra en la cabeza es porque tú seas gitano

y tengas tu niño transexual o gay lo tengas que despreciar

porque te lo digan las ordenanzas gitanas, eso no.

Soy Natalia, vivo en Benasque con mi pareja Martin, irlandés.

Nos conocimos hace 16 años aquí en Benasque,

nos juntamos y ahora tenemos una familia

formada por nosotros dos y dos hijos:

Martina que tiene 14 años

y Patri que tiene 11, va a cumplir 12.

Cuando era pequeño, pero muy pequeñito, en infantil,

les decía a los otros chavales que él era un chico de cabeza

cuando le preguntaban.

Entonces, pues a lo mejor,

los compañeros les decían a las mamás:

"Es que vosotros no lo entendéis, porque Patri en realidad es un chico,

en su cabeza es un chico".

Lo explicaban los compañeros porque él se lo había explicado muy bien.

Entonces, los compañeros eran los que lo trasmitían en casa.

-Ahora os voy a enseñar al que está cuidando mis cosas,

mis pistas y mis cosas.

Mi Scalextric y mis cosas.

Pero, ¿sabes qué?.

-Díselo a la televisión, venga.

-Chicos, ¿sabéis qué?

Hoy se los estoy cuidando

porque ella...

-Tiene que grabarle en la tele.

-Me tiene que grabar en la tele.

Bueno, hasta luego, habla ella.

-Y ahora... que yo no soy ella, soy él.

-No, yo soy chico, yo soy chico.

-Y yo también.

-Pues eso.

-Un poco lo que te dicen es casi que los escondas,

un poco lo que te están fomentando es que si no se entera nadie,

pues mejor, así pasan desapercibidos,

pero yo lo que tengo muy claro

es que Patri va a ser transexual toda su vida,

entonces, no es una cosa que pueda apartar,

no es una cosa que nosotros vayamos a poder apartar,

va a ser algo que tengamos que enfrentar.

Cuanto antes se visualice

y cuanto antes la sociedad entienda que existe,

porque además yo creo que no son pocos los casos que hay,

cuanto antes se entienda eso,

mejor calidad de vida pueden tener todos ellos y las familias.

-A día de hoy, no existe una legislación específica

que regule la situación de los menores transexuales.

Pero, no obstante, se está trabajando, es un tema reciente,

es un tema novedoso y se está trabajando

para desarrollar iniciativas que consigan este objetivo.

-Según los datos más recientes

que se han hecho en población holandesa

calculan que 1 de cada 10.000 hombres y 1 de cada 40.000 mujeres

se sienten del otro sexo.

La prevalencia en la infancia es desconocida.

Solamente hay estudios holandeses y canadienses

que están aportando datos

de atención a niños en estos países.

-Mi relación con Patri, al principio,

supongo que era como de padre e hija.

Después de 1 ó 2 años,

notamos que se tiraba mucho a lo masculino.

Entonces éramos como dos chicos,

un niño grande y un niño pequeño.

Tuvimos una conversación con Patri hace cosa de 1 mes o 2, dos meses ya,

que estaba ya el tema muy claro,

que Patri quería ser hombre.

Entonces le sentamos aquí y le preguntamos directos a la cara:

"Patri, ¿qué te sientes, hombre o chica?"

Y la respuesta rápidamente era: "Chico".

Y entonces, para nosotros es una cosa nueva,

debe ser el primer transexual que conozco.

Para ser honesto, no conozco otro.

Patri ha dejado claro que quiere ser hombre,

pues oye, tendremos que apoyarle en lo que podamos

y esperemos que lo hagamos bien,

porque nunca se sabe.

-Yo creo que ha empezado a ser consciente

a partir de la pubertad o de que ha iniciado la pubertad.

Yo creo que hasta ahora era un niño que era él y ya está.

Yo creo que Patri, en su fuero interno,

nunca ha pensado que su cuerpo se fuera a desarrollar

como el de una chica.

Entonces, el que ahora está viendo esos cambios,

le está produciendo unas tensiones y unos miedos

que incluso ha tenido algún día de ansiedad,

de no querer ir al cole,

porque le dolía el estomago.

Entonces, intentamos gestionarlo,

tampoco presionándole mucho,

intentando apoyarle, intentando hablar.

Es difícil.

Sabiendo que hay una solución,

me parece absurdo que acabemos dándole ansiolíticos.

Sí es verdad que, en algún momento,

en esas conversaciones que hay cruzadas con profesionales,

alguien dijo: "Bueno, y si no cuando sea mayor,

se hace una mastectomía y ya está".

Y claro, dices: "Ahora le doy ansiolíticos

y luego le hago la mastectomía".

Eso me parece absurdo.

-Hoy en día tenemos elementos muy potentes, sustancias,

fármacos muy potentes,

que nos permiten bloquear la pubertad;

porque al final, la pubertad no es más que el cerebro se activa

y una hormona en el cerebro empieza a fluir por la sangre

y va a ir dando las órdenes

de que se empiecen a generar

nuestras hormonas masculinas y femeninas.

Y a partir de ahí, empieza el desarrollo.

Bien, los inhibidores básicamente lo que hacen

es evitar que esa hormona cerebral pueda hacer su función,

es eso simplemente,

y retrasar hasta que lo tengamos claro

que esa hormona haga su función.

-No hay un criterio unificado en este sentido,

no todos los especialistas están de acuerdo

y los protocolos que hay establecidos

no permiten que estos inhibidores se apliquen a los menores de edad.

-En el tratamiento de los adolescentes,

quizá el punto clave

para entender por qué hay controversia

y por qué no hay una postura única sobre lo que hay que hacer,

es que hay poca experiencia.

En este momento, en el centro,

tenemos en tratamiento de inhibición de la pubertad,

si no me equivoco, a tres personas.

Yo pienso que la interrupción de la pubertad

es una herramienta muy positiva

en el tratamiento de la transexualidad en adolescentes.

-Están dudando,

porque no saben muy bien, a nivel legal, cómo se hace.

En realidad,

lo que está legislado en Aragón

son unas instrucciones para los adultos,

no hay nada para los niños,

entonces es un poco discrecional.

Lo único que falta es la decisión de los especialistas en ponérselo.

-Los bloqueadores no es una cosa final,

es reversible,

entonces si nos equivocamos,

se puede rectificar.

Hay otros tratamientos que son finales, bloqueadores no.

Si toma bloqueadores, si nos hemos equivocado,

si nos ha engañado, si le ha pasado algo extraño,

es reversible.

Entonces...,

yo veo que es un tratamiento

que antes de tomar una decisión final es muy bueno.

-Hola.

-¿Te vienes conmigo aquí a mi cuarto?

-Sí, a hablar un ratito.

Quítate la máscara que no te entiendo bien.

¿Tienes ganas de que sea el verano ya?

-Sí.

¿Para ir a la piscina y eso? -Bueno...,

Me gustaría que ya no me pusieran los bloqueadores,

para ir a la piscina. -¿Y eso?

-Que te crecen las tetas...

-Y la regla también, ¿no?

¿Cómo te sentirías si te bajara la regla?

-Pues mal.

-¿Mal, por qué?

-Porque a los chicos no les sale la regla.

-¿Quieres que te pongan los bloqueadores?

-Sí.

Creo que me los pondrán a principios de marzo.

Bueno, me dirán si me los ponen.

-¿Y si no te los ponen?

-Pues..., no sé.

Estaré triste.

-A estos niños, por lo menos, hay que darles una esperanza.

Si no se les sigue,

el índice, por ejemplo, de suicidios

en estos pacientes es muy elevado,

mucho más elevado que la población,

20 o 30 veces más elevado que la población,

en estos niños y adolescentes.

-Yo creo que como familia nos ha unido el tema de...

¡ostras!, tienes un objetivo de todos y para todos, es un equipo,

hay que ayudar y hay que apoyar a Patri,

que es el que lo está pasando mal ahora.

Entonces, yo creo que eso te ayuda también a estrechar lazos,

es un tema muy íntimo que normalmente a esas edades no tratas con los hijos

Es una edad que, al revés, se distancian.

Al tener esto, este tema muy presente,

yo creo que hemos hecho más piña.

-Yo trabajo en el Museo del Prado, en seguridad en salas,

y lógicamente, al trabajar allí,

he recibido la visita de mis 3 hijos y de mi mujer varias veces.

Eli, aparte de que le llama la atención en general todo

y pregunta mucho,

hay ciertas cosas, como por ejemplo,

"El jardín de las delicias", de El Bosco,

que lo que le llama la atención de ese cuadro

es la diversidad que representa,

como que no hay un estereotipo de hombre, de mujer,

sino que hay hombres con cuerpo de pez,

cabeza de hombre con pies de caballo;

como que no hay una cosa fijada

y en lo que a lo mejor ella se puede encasillar,

como algo que se sale de la normalidad entre comillas, ¿no?

Luego aparecen mucho tipo sirenas,

que de siempre le han llamado mucho la atención,

yo pienso que por la falta de genitales,

que sean sirenos o sean sirenas, ninguno tiene genitales,

entonces los dos pueden serlo,

y ella se siente como un poco parte de eso.

Decía: "Pues si tengo pelo de niña, tengo cara de niña,

tengo... boca de niña,

soy una niña".

Y claro, yo la corregía, le decía que su cuerpo era de un niño,

que se tenía que dar cuenta.

-Cómo disfrutaba cuando la confundían,

entre comillas, con una niña.

Gente que nos encontrábamos por la calle:

"Ah, la niña, que guapa...", o esto o lo otro.

Como se callaba,

nunca rectificaba a nadie y decía: "es que no soy una niña",

nunca, al revés.

Sonreía cuando la confundían con una niña.

Pero todo eso desde los dos años.

-Y a los cuatro años, aproximadamente,

pues ya hablamos con médicos,

y entonces ya nos dijeron, nos mandaron a salud mental.

Empezamos a ir allí y ahí nos dijeron claramente que era una niña.

-La detección de la transexualidad puede ser variable,

sobre todo porque la intensidad de la disforia o malestar

también es variable entre los sujetos.

Hay niños que ya lo expresan a muy temprana edad

y con una intensidad muy marcada

y son los típicos casos que ya los padres lo ven clarísimo

y ven que no pueden hacer nada por evitarlo

y lo traen a la consulta.

Hay otros casos que,

bien porque el niño sea más normativo,

o sea más tímido, intenta ocultarlo

y entonces lo expresa en la adolescencia,

y hay incluso casos

que lo han expresado en la edad adulta

porque han presentado mucho temor a hacer daño a su familia

o al qué dirán, mucha vergüenza social

y han intentado aguantar

hasta que ya no han podido y han tenido que buscar una solución.

-Ya te vas informando, vas yendo a los sitios

y ves a transexuales adultos o adolescentes o jóvenes,

y ves la cantidad de problemas que tienen

por no haber sido aceptados de niños.

Y entonces claro, ya es la primera alarma que te salta,

tú no quieres que tu hija llegue a eso.

-Aparte de que sabemos de varios casos de suicidios,

que eso ya es lo que te hace darte mucha cuenta.

Sobre todo, ahí es donde reaccionas y dices:

"Madre mía, que es que se puede morir".

-Es un sufrimiento gratuito totalmente,

que es lo que más te da qué pensar.

Pensar que es un sufrimiento,

que lo sufren ellos,

pero que la enfermedad la tienen los demás,

que se llama intolerancia.

-¿Dónde está la solución?

En la información,

en la información de la gente

y eso va a hacer, no que salgan más, que salgan todos,

y eso va a ser lo mejor para ellos

y lo mejor para una sociedad más moderna y más libre.

-Eli empezó el cambio,

lo que llamamos el tránsito, sobre los 6 años,

aunque en casa ya llevaba tiempo

porque ella siempre vestía como quería y todo,

pero con 6 años ya fue oficial, de cara a la sociedad.

De cara al colegio y a todo el mundo.

Y ahora mismo tiene 9 años para hacer 10.

Su hermano mayor con 11 años ya está en la pubertad.

Todos los adolescentes tienen que pasar una etapa mala,

de unos cambios hormonales en su cuerpo,

pero los de mi hija van a ser brutales para ella

porque va a ser convertirse en algo que no es, ni se siente.

Más o menos, desde los 5 ó 6 años,

siempre ha estado preguntando que cuándo le va a salir la barba,

qué a que edad,

que si me sale con 12 o 13 años ya estoy en el instituto

y si estoy en el instituto, van a saber que soy un chico.

-Yo daba por hecho que iba a ser gay,

eso lo tuve claro...

desde que era bastante pequeñita.

Lo que pasa que a medida que fue pasando un poquito el tiempo,

sí que fue haciéndome preguntas un poquito extrañas,

pero yo no pensé nunca que era transexual, nunca.

Yo para nada, ¿no ves que grupo tan abierto tengo?

Mira, una lesbiana, un gay, otra lesbiana...

Y eteros por esta parte y aquí una transexual.

¿Quién me iba a decir.

¿Qué me pasaba?

Me sentía rara, pero tampoco sabía,

pensaba que me gustaban los chicos y que era gay,

pero luego con el tiempo, pues no.

-No se sabía explicar bien y me decía:

"A ver mama, un chico que quiere a un chico es gay, ¿no?

Y yo: "Sí, cariño".

Claro, ella me pedía muchas explicaciones

y yo no sabía si era correcto

darle tanta información con lo pequeña que era.

Entonces, "una chica que le gustan las chicas, es lesbiana, ¿no?".

Y yo: "Sí, cariño". "Entonces, mamá, yo soy un chico,

y yo no quiero ser un chico, ¿eso existe?

Claro, yo me quedé...

Entonces, ahí le dije: "Sí, cariño, transexual".

Y recuerdo que me dijo:

"Pues yo, mamá, de mayor quiero ser transexual".

-Yo fui la primera en tomarme inhibidores.

Estuve desde los 12 a los 16 pinchándome en el culo cada 3 meses.

Y, los cambios, pues no me salía barba,

no me salía bello...;

me salía menos bello, me pararon la pubertad,

los genitales me disminuyeron.

No sé qué más.

-El tratamiento consiste en una inyección cada 3 meses

que lo costeaba la Seguridad Social.

Me parece que pagábamos 50 céntimos por la inyección,

pero el coste de la inyección son 400 y pico euros.

En el caso de Edurne, han sido 4 años,

pero igual en otro caso, tiene que ser antes,

porque esta medicación empiezas a tomarla

cuando empiezas a...

-A desarrollar la pubertad. -Claro.

...cuando empiezas a desarrollarte es cuando tienes que empezar

para cortarlo todo.

-Yo no estaba asustada

porque como ya estaba en el Clínico, me calmaban,

me decían que pronto pasaría de los inhibidores...

Entonces me lo dijeron y al poco tiempo lo empecé.

Sí, al mes o dos meses.

-Es que no tuvo tiempo tampoco de... -De preocuparme.

-Porque no hizo ningún cambio.

Su cuerpo no llegó a hacer ningún cambio a chico.

-Empecé a hormonarme para femenino con 16, porque antes no puedes.

Me operé el pecho hace 4 meses,

porque con las hormonas no me creció nada

y la endocrina me dijo que no creía que me creciera más.

Si yo estudio y luego me tengo que operar,

son meses de recuperación, entonces esos meses los pierdo.

En lo laboral, también me condiciona porque...

-Porque tienes el DNI de chico, tienes la tarjeta sanitaria de chico.

Lo tiene todo de chico.

El currículum lo tiene de chica,

o sea que no nos queda más remedio que esperarnos y este año solicitarlo

porque si no ella como persona es imposible que avance.

Va a un trabajo, no la pueden coger,

va a un curso para hacer unas prácticas,

tiene que estar dando explicaciones de la condición de mi hija,

¿por qué se tiene que enterar todo el mundo

que mi hija en el DNI es un chico y es una chica?

-Para poder acceder al cambio de nombre y sexo

se requieren dos documentos principales,

uno es un diagnostico de disforia de género o transexualidad,

que debe estar firmado por un psicólogo o un psiquiatra,

y otro es un documento, un certificado médico

que acredite que la persona lleva en tratamiento un mínimo de 2 años.

-Cuando Edurne tenía unos 6 años,

que fue cuando empezó a no querer ir con calzoncillos,

solamente con braguitas, pedirme ropa de niña

y a tener una actitud un poco desafiante conmigo

con la ropa y demás,

me puse en contacto con una psicóloga

para saber si lo que estaba haciendo con ella era correcto o no.

Ha sido la mejor persona que yo he conocido

cuando mi niña era pequeña,

porque fue la única persona con la que tuve apoyo,

es que me da por llorar. -¡Ay, mamá, hija!

¿Pero por qué lloras?

-Porque me acuerdo de cosas.

-Hola. -Hola, guapa.

-Hola, ¿qué tal, amor? -Muy bien.

Me falta la operación de cambio de sexo,

para mí que es lo más importante.

Estoy esperando a hacer 18 años para poderme operar,

porque no puedo operarme antes de los 18,

y nada, ya me quedan 10 meses, me queda menos.

-¿Y sabes fecha de operación? -Pues aún no.

Cuando haga los 18,

se supone que tengo que pasar a lista de espera y operarme.

-¿Estás nerviosa?

-Sí, un poco, pero tengo más ganas que nervios, ¿sabes?

-Claro, eso es normal. -Y eso, tía.

-Ya te va quedando menos. -Pues sí, a ver si ya viene.

La última recta ya.

-Y se acabó ya, ¿no? -Pues sí.

-En mi trabajo, con mis alumnos, yo me presente como Justin

y básicamente decidí

que cada uno entendiese lo que quisiera.

Si tengo que definirme,

yo me defino...

no sé, como una persona muy alegre.

La verdad es que he estado muchos años evitando definirme

en el termino binario de hombre mujer,

sabiendo que yo no era una mujer

y que no se me iba a aceptar, tal cual,

llamándome hombre,

con lo cual he empezado a definirme como una persona

y definiéndome de esa manera,

la verdad, creo que me he desarrollado bastante bien.

Durante toda mi vida,

he vivido sin expresar el hecho de que soy transexual, para empezar,

porque yo tampoco lo sabía.

La realidad de los chicos transexuales

en lo que es la infancia a la adolescencia

no está tan a la vista

porque pueden pasar o por chicas lesbianas

o por chicas masculinas, lo que dicen marimacho.

Bueno, está como más aceptado.

A la hora de hablar de mí,

yo no hablo en femenino, nunca,

y a lo mejor, en mi infancia,

utilizaba el femenino porque no tenía otros recursos,

pero desde hace mucho tiempo,

creé un discurso

en el que no tenía que utilizar adjetivos.

Utilizaba otro tipo de expresiones para no caer en eso,

porque yo no me sentía así.

Y yo, en realidad, nunca lo explicaba,

pero lo que me pasaba,

era que yo de mayor no quería ser profesor,

no quería ser bombero, no quería ser conductor de autobús,

de mayor yo quería ser un hombre,

entonces, mientras no tuviera eso, todo lo demás me daba igual.

Es cierto, que a partir de mi adolescencia,

empecé a salir con chicas, porque a mí me atraen las chicas,

y entonces, se creó una especie de identidad de mujer homosexual.

Pero, no era suficiente,

yo sabía que yo no era una mujer homosexual,

yo sabía que no era igual que otras chicas lesbianas que yo conocía,

yo sabía que no podía identificarme, eso no era lo que yo era.

-Para nosotros, era la bollera de clase en el máster,

porque iba como la típica moderna guay

y entonces es lo que más conocíamos y con lo que lo asociamos.

Ya, más tarde, cuando empezamos a salir,

me lo contó muy al principio.

Entonces todos los conceptos cambiaron

y, poco a poco, a todas las personas que sabían lo que le pasaba,

a todo el mundo dijo, inmediatamente, que todo encajaba,

que lo entendían todo.

Una de las cosas que más llama la atención

es lo entrenado que estaba para ocultarlo.

En el gimnasio, lo que suelo hacer es:

Al principio, hago media hora de "cardio",

que es para quemar calorías y no ganar peso,

y luego hago una segunda media hora de pesas y de máquinas.

Eso yo lo empecé a hacer, básicamente para desarrollar músculo,

para intentar, naturalmente,

que mi cuerpo fuese lo más parecido a un cuerpo masculino.

Lo que pasa que cuando llevas dos, tres años de entrenamiento,

y ves que lo que has conseguido, no va a avanzar de allí,

pues ya dices:

"Yo creo que por estos medios, he llegado a donde podía".

Yo estoy en la primera, primera fase de todo el proceso,

que es la fase del psicólogo y psiquiatra

que tienen que evaluar

que no tienes ningún trastorno mental.

Una vez tenga esos documentos,

el siguiente paso sería ir a un endocrino,

que el endocrino me estudie,

estudie qué cantidad de testosterona necesito

y, a partir de ahí, uno empieza a hormonarse

y luego ya vendría el momento de la cirugía

que, en mi caso, yo si querría operarme el pecho, quitarme el pecho,

y con eso yo ya sería feliz.

Con eso y la hormonación.

No sé qué voy a hacer en el futuro con el vestuario del gimnasio.

No sé hasta qué punto de la hormonación

yo puedo seguir yendo a un vestuario femenino.

Yo no sé en qué punto debería ir a un vestuario masculino.

Creo que no hay ninguna norma para eso.

Entonces, tengo la fortuna de vivir muy cerca del gimnasio.

Probablemente, acabe yendo a casa a ducharme.

Nos conocimos una noche

en la barra de algún bar.

Le pregunté: ¿De dónde vienes?

Vas muy rápido, chaval.

Yo empecé a salir con un grupo de gente

en el que luego conocí a Alexandra, mi novia.

Cuando empecé el proceso,

yo lo empecé también gracias a ella,

gracias a que ella me animó muchísimo,

me empujó muchísimo.

Entonces, cuando yo ya estaba en mitad de todo, de decir:

¡Guau, voy a cambiar mi vida!

Creo que me planté a reflexionar y dije:

"Ella ha empezado una relación conmigo,

con la persona que yo soy ahora, y ahora mismo estoy forzándola,

por así decir, a que le guste una persona

que, yo sé que yo voy a ser yo, pero mi físico va a cambiar,

entonces me empecé a preocupar muchísimo de pensar

que, claro, estoy poniendo en riesgo algo muy bueno que tengo ahora.

Por así decir,

estoy arrastrando a alguien a algo que es propiamente mío

y me parecía muy injusto y muy egoísta.

-La cuestión es que no estás arrastrando a nadie.

Si no lo hicieras, sería como mentirme...,

en cierto modo.

Tampoco me estás poniendo una pistola en la cabeza.

Sabemos que si cuando pase, la cosa no sigue igual,

pues lo hablaremos en su momento.

Es inevitable pensarlo, pero pararte por el que pasará o el "y si...",

es un poco pérdida de tiempo.

-Claro, eso se puede aplicar a todas las relaciones.

Entonces, en la nuestra, tenemos esta circunstancia,

en otra relación, tendrán otra,

a lo mejor, ella tiene cosas con las que yo vivo

y me gustan más o menos.

O sea, yo creo que mucho, me gusta mucho.

-Yo soy un chico transexual de 21 años.

Me llamo Leo.

Todo el mundo me conoce ya como Leo, en la vida diaria vivo como Leo,

todo el mundo me trata en masculino y he empezado mi proceso hormonal,

para el comienzo de este proceso.

La parte médica digamos,

aunque el proceso personal empezó mucho antes.

En muchos casos de cuando se sabe, a cuando se cuenta, pasa mucho tiempo

y mi caso es uno de ellos.

Yo saberlo lo he sabido de siempre, es algo que siempre tienes ahí,

que siempre llevas dentro,

que todos los día sucede alguna situación que dices:

"Esto no encaja conmigo,

la gente no me está percibiendo como yo me siento,

no me está tratando como yo creo que debería tratarme".

Hay muchas situaciones en la vida cotidiana

en la que sientes que eso no va contigo,

que tú, en mi caso no eres mujer, y tal.

Pero yo creo que mi estrategia después de analizarlo mucho,

creo que ha sido de evitación total de estos pensamientos.

Yo recuerdo rezar por la noche

porque al día siguiente apareciera con otro cuerpo

y me cambiara el cuerpo mágicamente de Jesús.

No rezaba nunca, rezaba solo para esto.

O en la ducha pensando no quiero esto, que mal,...

Mi madre, mi pareja y mi hermana,

que eran las personas más importantes en mi vida en ese momento,

quise hacerles partícipes de mi descubrimiento, de quien era.

No de llegar un día y decirles:

"Sabéis que me llamo tal

y pensáis que soy una mujer, pero no, en realidad no".

No quería eso,

también porque yo no lo tenía así de claro.

Yo no hice todo el proceso solo y luego dije "voy a hablarlo",

sino que dije que empecé a comentar

que estaba planteándome muchas cosas sobre mi género,

que había muchas cosas que nunca había tenido claras

y que había estado evitando,

pero que estaba afrontando aspectos de mi vida que necesitaba aceptar,

sobre los que necesitaba pensar

y entonces, ellas fueron ayudándome, ¿no?

-Como madre, el afrontar la transexualidad de un hijo

a mí personalmente me...

es algo muy complejo

que una persona que no es transexual no podemos llegar a entender,

sentirse algo cuando te miras al espejo

ver que no corresponde con lo que tú te sientes,

¿cómo te puedes imaginar eso?

Es una pesadilla, me parece de una crueldad brutal.

-Una vez lo tuve más aceptado y elegí el nombre,

ya se lo fui comentando a familiares más lejanos,

a amigos también, y me fue muy bien.

Con todo el mundo, excepto con parte de la familia,

que es mi padre en concreto,

que, como este tema ya imaginábamos que iba a ser delicado,

porque antes de este tema, vino el tema de "me gustan las mujeres",

que ya había sido complicado en su momento,

pues ya sabíamos que cualquier cosa de este tipo iba a ser complicada.

Y dijo que se iba de casa, que no quería ver estos cambios,...

Bueno, ni siquiera había empezado la hormonación,

pero que él no me iba a llamar Leo

porque no apoyaba lo que estaba haciendo.

Como él creía que esto no me iba a traer nada bueno,

pues que no quería participar de algo que no creía positivo.

-Es verdad que para mi marido ha sido más difícil.

Ellos tienen una relación y una forma de ser bastante parecida

y ha sido complicado.

-Mi madre sufre mucho y yo sufro por ella también,

de ver que está en la tesitura de ¿qué hago?

Le insiste "para Luis, por favor, cambia, Luis cambia, acéptale,

Leo, es tu hijo o quiérele, ¿qué más da? no sé qué",

que la veo que sufre muchísimo,

porque es ver al hombre que quiere que está rechazando a su hijo.

lo veo como algo también muy doloroso.

-En las condiciones más ideales

de comprensión en el entorno familiar,

de buena disposición por parte de las instituciones escolares

y de todas las instituciones, de buen acceso a la sanidad,

de tratamientos bien llevados,

aun así, tenemos que tener muy claro

que es un proceso de una enorme dureza

y que representa para la persona que lo hace

una exigencia personal muy grande.

Por eso, siempre insistimos que es un proceso

que necesita mucho acompañamiento y mucho apoyo.

-Y estoy a punto de pincharme por primera vez testosterona.

¿Ya está? -Ya está.

-Luego, de sensaciones y tal, pues no noto absolutamente nada.

Obviamente, cambios no noto,

pero tampoco he tenido ningún efecto secundario,

ni ningún mareo,

como me habían dicho, que a lo mejor tendría,

ni insomnio, ni nada.

Hoy es un día importante, porque cumplo dos meses con testosterona

y porque hoy me siento muy bien, la verdad.

Estoy especialmente contento con todo esto,

sobre todo al venir del gimnasio.

Sigo yendo al gimnasio y ya empiezo a ir cogiendo un poco de músculo.

Con el tema de la voz,

no se si se habrá cambiado, la verdad,

ahora lo compararé.

Gente con la que hablo, me dice que sí,

que me la nota más cambiada,

pero yo ya no me noto nada,

así que tendré que ir comparando y tal.

Lo que más me importa ahora mismo es el pecho

para tenerlo lo mejor posible para la operación

y que a la hora de las cicatrices

dicen que te quedan mejor si tienes el pectoral más definido.

Te pueden hacer la cicatriz más precisa,

justo alrededor del pectoral

para que luego se pueda esconder mejor y se vea menos.

Para mí youtube fue una gran ayuda

y por eso veo tan importante colaborar yo haciendo vídeos.

Por eso, empecé a hacer vídeos antes,

desde que empecé a plantearme este tema de mis dudas.

Toda mi adolescencia

y la parte de mi infancia que recuerdo

es en Altea.

Tengo muy buenos recuerdos del pueblo cada vez que voy,

es un sitio súper familiar para mi, estoy súper a gusto,

mantengo mis amistades de siempre.

-Leo, estamos a tres semanas de irnos para la operación.

-Ya. -¿Qué tal? ¿Te entra canguis o no?

No, le he dado vueltas, lo tengo tan mirado que no se...

-Yo sí que estoy preocupada, ¿eh?

A mí estar tan lejos, a tantos km de casa,...

Pasa cualquier cosa...

Menos mal que vamos con otra persona también,

pero me impone bastante.

Bueno, ya hemos pagado muchas cosas,

¿pero no te echas atrás de ninguna manera?

-Que no mami, madre mía, si es que no pienso en otra cosa.

El pecho me hace sentirme súper incomodo,

hay muchas situaciones en las que no puedo estar a gusto,

no me siento identificado, aunque esté solo, no ya por la gente,

de poder ir a la playa y quitarme la camiseta,

sino estando solo es como "no me pertenece igualmente esa apariencia".

La decisión la tomé y estaba pendiente de buscar un cirujano

y va a ser un cambio increíble.

Llevo una camiseta compresora,

es como una camiseta interior,

que me aprieta sobre todo la zona del pecho.

Es de tirantes y me disimula más el pecho.

Pero yo en cuanto hay viento, soy consciente de que hay viento

y se me está marcando el pecho.

Haciendo deporte o andando por la calle, cuando hay viento.

El concepto de invierno es como ¡uf!

Llevo más ropa, me despreocupo un poco del tema

porque no se va a ver.

Y verano es como "me gusta el calor, me gusta la playa, pero ¡pun!

Bajón de incomodidad".

-Ya te ha salido barbita y todo, ¿eh? -¿A ver esa patilla?

-Pues fuera de coña, probé lo que me dijisteis de la maquinilla esta

del pelo al mínimo y viene bien, ¿eh?, y tira.

Al final, ¿te vas a Florida a operarte?

Ya ves, estoy ya con el gym poniéndome a tono.

El gimnasio. A ver.

Voy a quitarme la chaqueta para enseñaros.

-¿Estás yendo todas las semanas o qué?

-Estoy yendo, sobre todo para la operación,

quiero mantenerlo y hacer sobre todo pectoral

para que me quede lo mejor posible la operación, los resultados.

-¿Cuánto tiempo tendrás que estar parado luego?

-Pues no lo sé, la verdad.

Supongo que un mes seguro,

y luego ya no sé cuanto tiempo más, si otro mes,...

-Brindis por la operación, que todo salga bien.

Y que se cumplan... -Pectorales tonificados.

-Muy bien.

La sociedad tiene que ver que esto es normal, que los hay,

que no pasa nada, que esto hay que normalizarlo,

que no tiene por qué...

"son transexuales: un bicho raro",

no es un bicho raro, es un niño.

Son niños muy pequeños y que sufren muchísimo.

Que no siempre son problemas, lo aceptas y punto, como familia,

como tu hijo que es o tu hija...

y se acabó.

-Ahora la veo y pienso:

"Todo lo que he hecho, madre mía, me ha merecido la pena".

Eso y más, que estoy orgullosísima de la hija que tengo,

pero me ha costado muchísimo.

-Claro que me hubiera gustado nacer ya chica,

sin tener ningún problema,

ni que mi madre lo pasara mal, ni se hubiera tenido que mover tanto,

ir a tantos médicos, psicólogos y todo.

Tampoco es malo ser transexual,

pero es mejor ser una persona normal.

Ser lo que tú quieras ser.

-La imagen que tienen que dar es que son personas normales,

que viven en familias normales y que no todas son prostitutas,

ni todas vienen de una familia desestructurada,

ni de que tienen problemas, ni de que no pueden,

porque no es así.

-Patri, ahora,

yo tengo bastante preocupación,

porque el camino que ha elegido supongo que no va a ser fácil.

Aquí está muy protegido

porque es un pueblo pequeño

y todo el mundo le conoce,

pero el mundo es muy grande fuera de aquí

y no sé qué pasará.

Me da algo de miedo, no por mí, porque no me pasa nada a mí,

por él.

-También creo que es un crío muy constante, muy valiente,

es una persona muy inteligente.

Entonces, yo espero, aparte de que tenga miedo

y creo que no me lo podré quitar,

el no trasmitirle ese miedo para no coartarle en que haga cosas,

porque yo creo

que tiene el mismo derecho que cualquier otro crío

en hacer cualquier cosa.

-Yo, si hubieran preguntado hace 15 años,

yo estaba lleno de prejuicios.

Si hubieran dicho:

¿te gustaría tener un hijo transexual?

Hubiera dicho que no.

Ahora que tengo a Patri,

cambio mi opinión y diría que sí.

Por eso salimos, para decir:

"Si te pasa, no es el fin del mundo".

-Hay mucha gente que eso, que lo ve como un capricho,

que dice:

"Para que te metes en eso, si total es una tontería,

y al final vas a acabar medio que sí, medio que no".

Pues no sé,

porque es lo que necesito para ser feliz,

que yo salga a la calle y la gente me vea como yo me veo a mí,

Como Alejandro, como un chico.

-Ahora mismo nuestra idea es, probablemente,

cuando se haya operado y empiece a hormonarse

y vaya todo el proceso más adelantado y sepamos cómo va la cuestión médica,

pues buscar un trabajo fuera, irnos a vivir juntos,

pensaremos lo de los niños y todo eso.

Así que, de momento, el futuro lo planeamos juntos.

-Hola, Eli, felicidades.

¿Qué tal? -Bien.

-Muy poquito a poco, pero sí, que creo que si está cambiando

el concepto que tiene la sociedad sobre la transexualidad.

Durante muchos años, desde siempre,

ha sido una palabra con mucho estigma

y asociado a situaciones muy negativas

y pienso que esto está cambiando y que va a cambiar más en el futuro.

Se acabará entendiendo como una circunstancia más

que pueda tener un ser humano, que hay que afrontar y nada más.

Cuando veo a Eli y veo lo feliz que está

y cómo la apoya toda su familia,

como está haciendo ya cambios, con 10 años,

todas sus expectativas de futuro...,

me siento muy bien.

Sentir esperanza de que lo va a tener mucho más fácil,

tanto ella, como otros niños y niñas que están en su situación.

(Bienvenido a España).

-No puedo abrazaros, pero me podéis abrazar vosotros.

Abrázame, me dejo abrazar.

-Qué bien que hayas venido.

Hola chicos.

Bueno, ya estoy de vuelta.

Quería enseñaros los resultados para que veáis cómo ha quedado,

y bueno, decir que...,

bueno, me voy a ir quitando la camiseta,

que estoy muy contento con los resultados.

Aquí me veis,

así que, bueno,

ya os iré contando si hay alguna novedad,

aunque en principio, ya con esto,

acaban mis cambios físicos más importantes

y bueno... ya contaré como avanza todo.

Venga chicos, hasta luego.

Bendita la diferencia que nos balancea,

el mundo binarista de guapas de feas,

de gordas de flacas,

ganar y perder.

Quiero destrozar los mitos de inventar manías

y que seas siempre más tuya que mía,

porque así me gustas y te quiero ver.

Quiero comerme la vida, pero a mi manera,

mi media naranja, que es naranja entera,

fruta de verano, vitamina C...

Pero, ni yo soy tu dueño, ni te quiero atada,

ni boda de sueño, ni vida de esclava,

ni yo soy tu papa, ni tú eres mi nena,

yo hago de chulapa si hay una verbena.

Mmm, mmm...

Prefiero a la dama fuerte que a la desvalida

y aprender del mundo con cada caída,

navegando juntos en horizontal.

Y ahora que yo soy de Venus y también de Marte,

peras y manzanas para regalarte,

aunque no eres Eva, ni tampoco Adán.

Quiero ser fuego que encienda tu noche de Fallas,

el último beso de cuando te vayas y el primer abrazo de tu amanecer.

Y es que ni tu eres mi esposa ni yo tu marido,

mis mil y una cosas, mi sexo sentido,

yo whisky con cola, tu zumo de piña,

yo siempre a mi bola, yo niño, tú niña...

o al revés.

Mmm...

¿Cómo influye la dieta en nuestra salud?

¿Cómo debemos alimentarnos

para tener una calidad de vida mejor?

Si nosotros sabemos

qué tipo de alimentación es la más apropiada

para nuestras células,

naturalmente que podemos modificar nuestro destino.

Nutrición, genética y hábitos de vida,

condicionan nuestra salud.

La nutrigenética y la nutrigenómica

son la base de la nueva medicina preventiva.

¿Podremos escoger, en el futuro,

los alimentos que mejor se adapten a nuestro perfil genético?

Conocemos tu genoma

y esto es lo que te va a tocar dentro de 30, 40 ó 50 años.

Precisamente, ahí es donde viene la nutrición,

donde vienen los estilos de vida, en realidad.

Y es que, sabiendo las características de tu genoma,

ese riesgo de la enfermedad del que hablamos,

no es como una condena de muerte;

no es como la guillotina.

-Tienes esta predisposición genética y eso no significa

que vayas a tener este infarto cerebral.

Lo puedes neutralizar, pues... comiendo bien.

Tómatelo en serio, porque además, esto va en serio.

-Intentamos evitar que se comentan en diabéticos,

solamente con dieta y con el ejercicio.

Entendemos que esto es el futuro.

Es verdad que la nutrición personalizada,

basada en criterios genéticos,

ya se puede aplicar en algunas personas concretas.

Cada día hay una sensibilidad social mayor

sobre los beneficios y perjuicios que pueden ocasionar los alimentos.

¿Cuales son sus propiedades,

qué pautas se deben seguir para una dieta saludable?

Nosotros hemos hecho estudios en que, entre horas,

sacamos células, damos un desayuno,

varios desayunos.

A las tres horas, volvemos a sacar esas células,

y las células, cuando el desayuno ha sido sano,

esas células tienen menos oscilación, menos inflamación, etc.

Eso quiere decir que para mejorar y corregir nuestro organismo,

cualquier momento es bueno.

"La alimentación del futuro",

la próxima semana, en "Documentos TV".

Subtítulos realizados Chus Suárez Liaño.

Documentos TV - El sexo sentido - Ver ahora

El programa "El sexo sentido", de Documentos TV, aborda la realidad más dura de este colectivo: la transexualidad en la infancia. A través de testimonios, evidencia que la identidad de género no es una circunstancia que aparece en la adolescencia o la madurez, sino que comienza a desarrollarse a una edad muy temprana. A veces, los niños y niñas trans tardan en verbalizar sus sentimientos debido a la represión que sufren por parte de su entorno. 

 

Cuerpos desobedientes

Travestismo transexualidad son dos conceptos completamente distintos. Algo básico para el colectivo LGTBIQ+ que, sin embargo, todavía es confundido por gran parte de la sociedad. Las personas trans se sienten identificadas con un género que difiere del sexo que se les asignó al nacer.​​​ En el caso de los travestis, en cambio, la identidad de género y sexo biológico coinciden. Y, en la mayoría de casos tal y como acredita el documental "Cuerpos desobedientes", los transformistas suelen ser personas heterosexuales que se visten con ropa del sexo opuesto -según el código de imagen establecido- por placer o trabajo. "Cuando me trasvisto me siento muy diferente, es una personalidad distinta porque es un personaje", dice el actor detrás de la popular travesti Nacha la Macha

Esta pieza creada por la Universidad de Educación a Distancia con medios de RTVE expone que la transexualidad es una característica del ser humano, en todas las culturas del mundo y en cualquier época. Se trata de una cuestión de identidad, un sentimiento interno, individual, sobre el género que uno posee y que no depende de categorizaciones externas o asignaciones que los demás realicen sobre uno mismo. Ejemplo de ello son los textos, imágenes y otras expresiones artísticas de cualquier continente que transgredieron el ideario colectivo hace cientos de años.

Historias de discriminación y humillación

El reportaje de Ochéntame otra vez recorre el dolor y la marginación que sufrieron miles de personas por su condición sexual y las luchas que protagonizaron para lograr ser ciudadanos de pleno derecho. Un viaje que se inicia con las penalidades sufridas durante la dictadura y la transición democrática hasta las manifestaciones del Orgullo LGTB. Bajo el título "Mamá, soy Gay" cuenta con el testimonio de Fernando Grande-Marlaska, Nazario, Jordi Petit, Isabel Franc, María Giralt, Luisgé Martín y Carla Antonelli, sobre sus experiencias personales y su lucha contra unas leyes y unos prejuicios sociales y familiares que les marcaron la vida.

No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Mamá, soy gay - ver ahora
Transcripción completa

Usted imagine que por casualidad llega a enterarse

que algún familiar, hijo suyo es homosexual.

¿Cuál cree que sería su reacción?

Sería una desgracia horrible.

No sé, supongo que si le gustan los hombres

pues lo mismo que a mí me gustan las mujeres.

Si le gustan los hombres, vale, estupendo.

Si sale homosexual tampoco le voy a matar.

No me gustaría pensar que tuviera yo eso en la familia.

En fin, tengo un niño deficiente,

prefiero el deficiente que tener ese problema en la casa.

(Música)

Para la mayoría de la gente, un homosexual

era un afeminado que bailaba sevillanas,

que se disfrazaba de mujer,

y bueno, no era mi caso.

Mi problema es que me considero a una mierda.

Me considero a mí mismo un escarabajo.

Me considero a mí mismo un ser enfermo.

Es verdad que estamos ahí siempre para recibir las primeras hostias,

y vamos a pecho descubierto y a campo abierto.

Tras las elecciones democráticas,

todavía se estaba ingresando en centros cerrados

a homosexuales sometiéndoles a terapias contra su voluntad.

(CANTA) Detrás de las persianas hay lesbianas,

detrás de los balcones hay maricones.

Cada cual ha de poder ser como quiera.

El amor es un derecho humano.

(Continúa la música)

Bueno, yo a los 14 años,

nos enamoramos una compañera de colegio y yo.

Nos enamoramos locamente.

Y lo vivimos todo en la clandestinidad.

Pero bueno, éramos muy felices.

La primera vez que lo cuento es en el 88.

Y a mi madre diez años después, y fue un desgarro.

La reacción fue un desgarro.

Como si la has matado, es decir, el daño más profundo

que hayas podido causarle.

Es tremendo.

Como responsabilizarte totalmente.

Retomar la relación fue después de cuatro o cinco años.

Durante esos años, yo no lo vi.

Yo en mi casa eso no lo podía contar.

Pasé, como muchísimos de mi generación,

esa confusión tremenda,

que traspasando el confesionario,

acabó con una automortificación con silicio

para educar mi voluntad.

Uno de los recuerdos que tengo, es de ya adolescente,

es buscar manuales de sexualidad

para saber qué era aquel sentimiento

que tenías y tal.

Venía un capítulo, un apartado,

en el que el título era "Aberraciones sexuales".

Y ahí entraba la pedofilia, el voyerismo,

el sadomasoquismo, todos los "ismos",

la homosexualidad y el lesbianismo.

Lo duro era el no saber que había alguien más

de tu misma condición.

Yo tengo la sensación de ser un enfermo,

de ser alguien que tiene alguna tara,

algún tipo de malformación emocional.

Y por lo tanto, me juro a mí mismo,

permanecer silencioso

y oculto.

Mi problema es que yo me considero a mí mismo una mierda.

Me considero a mí mismo un escarabajo.

Mi identidad es de mujer.

Mi naturaleza, he nacido hombre.

Hay una expresión canaria:

"El chico salió pájaro".

Que venía a decir que el chico salió,

como se entendía aquella época, marica, maricón.

Se puede jugar con la jaula, con el pájaro canario.

Está encerrado y de pronto, un día vuela.

Un día vuela y un día decide vivir la vida.

Yo a mi madre no la escuché hasta los 90 años

hablarme como Carla.

Doce maestros dan enseñanzas diversas

a muchachos que cursan estudios primarios.

Hay quien aprende por partida doble.

En el dormitorio, encontrará en seguida un amigo y camarada

que le servirá de cordial mentor en la nueva vida.

Viví bastante mal mi adolescencia

porque mi madre era muy religiosa,

y ahí es donde entraba la represión pura y dura.

Sentimiento de culpa.

Después, cuando estuve en el Colegio Salesiano lo mismo,

hasta que ya empecé a mantener relaciones con hombres,

ya con 18 años o algo así.

Entonces vi realmente qué era ser homosexual,

porque yo los primeros contactos que tuve con hombres fue en cines.

Por lo cual, eran relaciones bastante aberrantes.

Yo quería pedirte que nos contaras un poco

cómo era la vida de un homosexual en la época de Franco.

Hay una cosa curiosa, como la sociedad en el franquismo,

como todas sociedad represora, tenía una parte hipócrita.

Resulta que la vida homosexual

se desarrollaba en gloria y esplendor

en infinidad de bares, mientras que estaba prohibida

e incluso perseguida.

Lo que pasa que la policía no entraba porque estaba pagada.

El día que no la pagaban, pues entraba.

Entonces pues funcionaba

de acuerdo a una historia represiva y encima hipócrita.

En aquella época, se ingresaba

a los homosexuales en prisión para rehabilitarnos

y para reeducarnos.

Recuerdo eso con horror.

Cómo se señalaba al homosexual,

al maricón, al sarasa

Recuerdo la palabra "invertido".

(Música)

La Asociación de Expresos Sociales

calcula que más de 4.000 homosexuales

fueron sometidos a torturas y vejaciones

en las prisiones españolas durante el franquismo.

Cuando entré en Carabanchel, miedo,

porque a los dos días me escapé de una violación.

Organizada por los propios presos.

Fue terrorífico.

Si me hubieran asignado esa prisión para cumplir

aquello que me pusieron de tres meses,

la verdad es que no habría salido vivo de allí.

Permaneció tres meses recluido

de forma preventiva en una cárcel de Badajoz.

Muy lejos de su casa, en Chirivella.

Durante ese tiempo no se le reconoció ningún derecho.

Si quiera contó con la defensa de un abogado.

Nosotros éramos la última escoria,

es decir, tenían muchos más privilegios

los presos comunes, como una persona que había asesinado

o una persona que había hecho un robo con violencia

que un homosexual o un transexual.

¿Cómo se rehabilitaban estos homosexuales?

Podían ser de seis meses a seis años.

Rehabilitar a un homosexual era convertirlo en heterosexual.

¿Cómo se convertía un homosexual en heterosexual?

Pues muy fácil, con las pláticas de un cura,

entrevistas con psiquiatras o psicólogos,

porque éramos unos enfermos mentales,

y principalmente, por el trabajo.

Como en los campos de concentración nazis,

había un cartel que decía:

"Arbeit macht frei", el trabajo hace libre.

Pues el trabajo hace heterosexuales a los homosexuales.

Armand fue el iniciador del Movimiento Español

de Liberación Homosexual en el año 70.

Una organización muy clandestina,

con dos núcleos más en Madrid y Bilbao.

que se convirtieron en frentes de liberación en el año 75.

Por tanto, le debemos el hecho de haber empezado un camino

que ha dado muchos frutos.

Cuando Armand de Fluvià forma el primer grupo clandestino,

te detenían aunque no hubiera un hecho concreto.

Los presos homosexuales, fueron los últimos

en salir de las cárceles

hasta que la homosexualidad no fue erradicada

de la ley de Peligrosidad Social.

Los marginados sociales, luchan por salir de sus guetos

y aspiran a la desaparición de la Ley de Peligrosidad Social

que, cual cajón desastre, engloba a conductas tan distintas

como las de un toxicómano, una prostituta,

un homosexual o un vagabundo.

Mira la tele, mírala, ¡anda por ahí!

-¡Vete ya, vete ya! -¡Mira la tele!

¡Voy a romper la cámara!

Después de la Ley de Amnistía del 77,

todavía se estaba ingresando

en centros cerrados a homosexuales

sometiéndoles a terapias contra su voluntad.

-(SE QUEJA) -Ponle fuerte.

Se practicaron unas operaciones de lobotomía.

Ya se conocía el lugar del cerebro donde residía el deseo sexual,

la lobotomía consistía en perforar el cráneo

y extraer esa parte del cerebro.

Quedaron ciegas, murieron, quedaron parapléjicas,

pero algunos sobrevivieron y se quedaron sin sexualidad.

Se quedaron como una planta.

No los convirtieron en heterosexuales.

Las medidas de seguridad y rehabilitación

contra los peligrosos sociales,

suponen el internamiento en un establecimiento

de preservación hasta su curación

o hasta que cese el estado de peligrosidad social.

Estas medidas pueden ir acompañadas

de la prohibición de residir en el lugar o territorio

que se designe o de visitar ciertos lugares

o establecimientos públicos

y la sumisión a la vigilancia de los delegados.

Había dos cárceles, Badajoz y Huelva,

donde éramos enviados los peligrosos sociales,

porque así como la antigua Ley de Vagos y Maleantes

era una ley que castigaba hechos,

la Ley de Peligrosidad Social del año 70,

te detenían por ser, aunque no hubiera un hecho concreto.

(Música)

Sitges es un trozo de paraíso a pocos kilómetros de Barcelona.

Y la iglesia, atalayada sobre el viejo mar, vigila.

Sitges, como todo paraíso que se tenga en estima,

despliega un abanico de gozosas y atractivas tentaciones.

(Música)

Pacifistas que huyeron de la Primera Guerra Mundial

y de la Segunda, coincidieron en Sitges

en un ambiente artístico y ese clima facilitó mayor tolerancia.

Y eso fue creciendo poco a poco

hasta que empezaron a abrir locales de copas.

Cuando llega la noche, la vida estival prosigue.

Las calles tientan a todos

con una bizarra algarabía de colores.

Hay en cada manzana, en cada edificio, y en cada esquina

invitaciones luminosas para el esparcimiento.

Durante muchos años, ahora no, tenía dos caras.

Y de hecho, había dos carnavales.

El carnaval popular y el carnaval gay.

Y si llegaba la Guardia Civil, solo quedaba el carnaval popular.

Porque a los otros los perseguían y los metían en el cuartelillo.

(Música)

En plena dictadura, el Bar Comodín,

era un bar que tenía unas mesitas y en cada mesita había un cliente.

Y entonces Julia, la camarera,

iba de una mesa a otra como sirviendo las bebidas,

pero con un mensaje de un señor al otro.

Para facilitar el contacto.

Un día, apareció un señor muy trajeado.

Hubo pánico, por si era un policía secreto.

Y el dueño del bar fue y se sentó a su lado.

Y dijo: "Bueno, de perdidos al río".

Le puso la mano en la rodilla,

y aún están juntos.

(Continúa la música)

Luego, en el año 80 ya se podía acudir

a bares, discotecas, etc.

¿Qué sucede? En medio de la fiesta,

en medio de poder celebrar muchas personas una libertad

que hacía cinco o seis años no era imaginable,

en medio de la fiesta vino el sida.

En 1981, no sucedía lo mismo en el hemisferio

de la llamada opulencia,

donde ni conferencias ni congresos contribuyeron a encontrar

el origen y causas del síndrome de la inmunodeficiencia.

Sí se comprobó quiénes podían ser los grupos poblacionales

más propensos a desarrollar la enfermedad.

Los homosexuales, heroinómanos, hemofílicos y haitianos.

Bueno, yo creo que es un comedero de tarro, porque te dicen

que te viene por los homosexuales, por las prostitutas, las mujeres.

Yo creo que es, no sé, algo extraño.

Todavía no saben lo que es.

Sí te puede preocupar en un momento.

"Hostia, tengo el sida, no me acostaré con nadie".

Y a mí me mola mucho acostarme con la gente.

Pero no sé, que tengas el sida, se te caiga la piel a cachos,

que estés hecha polvo en la cama, a mí no me va para nada.

Eso quebró realmente, aquella explosión

de libertad que habíamos conseguido.

# Sida, sida, sida.

# Sida, sida, sida.

# Sida, sida, sida. #

Queríamos saber su opinión sobre la transexualidad.

Yo con eso no comulgo porque me siento un poco antiguo.

Yo comulgo con la ideología anterior.

Ajá.

¿Y qué pensaría si en este momento le dijera que yo soy transexual?

La opinión me la reservaría.

Yo creo que todo ser humano tiene derecho a escoger su sexo.

En cuanto a gustos no hay nada escrito.

Cada uno hace lo que le apetece.

Yo soy un hombre anciano y no tengo que opinar sobre eso.

Me gusta eso.

Me gusta.

Cuando se producen las primeras elecciones democráticas

la policía nos recibió de:

"Ya estaréis contentos, maricones, ya tenéis democracia".

A hostia limpia, claro, recibimos la democracia.

Y te tropiezas con esa bruta realidad.

Que por más que lo intentas, no puedes conseguir un trabajo.

Y que al final, estás predestinada a ser

decorado de la esquina de un parque

a ofrecerte al mejor postor.

# Soy ese beso que se da,

# sin que se pueda comentar.

# Soy ese nombre que jamás

# fuera de aquí pronunciarás.

# Soy ese amor que le darás

# para salvar tu dignidad.

Para mí fue un referente.

Un absoluto referente "deluxe".

Y ha abierto puertas y caminos.

Pero que, al final, no somos más

todas y todos granos de arena que conformamos montañas.

Espejos donde mirarse.

# Soy

# lo prohibido. #

En los años 79, 80,

todavía incluso podía haber condenas penales

por conductas homosexuales.

No en el ámbito privado, pero sí en ese ámbito semipúblico.

Por el delito de escándalo público.

Cuando se habla de homosexualidad, surgen

sucesivamente el chiste, la media sonrisa,

el desconcierto y el rechazo.

Eso no me gusta, a mí me gusta que el hombre sea macho.

Que le gusten las mujeres.

Y hay mucha gente parada que está sin hacer nada

y claro, les da por hacer cualquier cosa.

La hembra se hizo para el macho

y el macho para la hembra.

Si es de nacimiento, estoy de acuerdo con ello.

Pero si es por vicio, en desacuerdo por completo.

Cada uno es muy libre de hacer lo que quiera

sobre el asunto de la homosexualidad.

Mientras no vaya haciendo daño a nadie.

Yo soy homosexual.

-Eh, señor. -A mí no me importa.

Yo vivo de mi trabajo, hago mi trabajo.

Convivo con una persona hace 23 años.

Y yo tiro tranquilamente.

Mi salida del armario, en relación a la familia,

nunca he verbalizado que yo fuera lesbiana.

Nunca, era un tema tabú.

Y con lo cual, no se hablaba.

Porque de lo que no se habla, no existe.

Ahora, Lluís, voy a encender la luz.

Y no te preocupes.

Acércate, Lluís.

Ven aquí.

Un chico de 18 años, en mi casa, en la capital,

en una capital pequeña y mediana, Bilbao.

Quiero decir, en ese aspecto, primero tienes

que saber si hay, dónde hay, cómo hay.

Tú bastantes problemas tienes muchas veces en la cabeza

con 17, 18 años en asumirte, en admitirte.

La familia, la sociedad pesa mucho, no son nada fáciles.

Todo eso, evidentemente, era clandestino

Yo por mi cáracter,

para mí era dificilísimo, imposible dar ese paso.

En mi casa, cuando aparecían determinados cantantes,

o grupos de "rock" con el pelo muy largo,

pues se oían expresiones despectivas.

Yo busco un gabinete de terapia conductual,

ocultando a mis padres cuál es el objetivo final de todo eso,

y el primer día los psicólogos, que eran muy modernos, me dicen

que no hay ninguna razón para dejar de ser homosexual.

Que la homosexualidad no es una enfermedad

Si para ti es un problema de adaptación social,

pues nosotros podemos ayudarte,

no a ser heterosexual, pero a ser bisexual.

Entonces se inicia una terapia, que dura relativamente poco,

de refuerzos y castigos.

A todos los estímulos homosexuales

había que asociar estímulos sensoriales desagradables.

Como yo era alguien que estaba en el borde

de la debilidad mental,

por las situaciones a las que estaba sometido,

yo llego a creer que ya soy heterosexual.

# No me importa en qué forma

# ni cómo ni dónde,

# pero junto a ti. #

Barcelona ha visto florecer durante la pasada década

una buena cantera de dibujantes de cómics

empeñados en dar fe de la cultura urbana juvenil

y "roquera" de la que nacían.

Conocía la ciudad y había visto un ambiente que me gustaba,

muy parecido al ambiente este de los "hippies" de Sevilla.

Las editoriales estaban en Barcelona.

Estamos hablando de principios de los 70.

Cuando soy maestro, era un maestro muy atípico.

Yo iba con unas "taconetas", tenía el pelo largo

por los hombros, pintado de rojo.

Iba con las uñas pintadas de colores.

Y cuando se muere Franco, hay como una efervescencia.

Se empiezan a crear los movimientos de liberación homosexual

y empezamos las primeras manifestaciones gais

en las Jornadas Libertarias.

Fue todo una eclosión de libertad

y de autogestión en el teatro

y esto que nos enriqueció bastante a todos.

# En los carteles han puesto # un nombre que no lo quiero mirar,

# Francisco alegre y olé, # Francisco alegre y olá.

# La gente dice: "Vivan # los hombres" cuando lo ven torear,

# yo estoy rezando por él # con la boquita "cerrá".

Ocaña fue un personaje importantísimo.

Mucha gente se escandalizaba.

Provocaba una catarsis en el movimiento.

# Dame tu risa, mujer... #

Creo que es importantísimo porque representaba la libertad.

Absoluta.

A mí me gustaría saber por qué la gente lleva ropa.

Lo mismo que llevo ropa, yo me la quito.

Yo pienso que por qué no ir por la calle desnudo.

Es como romper algo.

Entonces a mí me gusta romperlo.

Un día me fui a confesar y le dije al cura que había hecho el amor

con chavales, siempre lo hacía con chavales, era lo que me gustaba.

Pues nada, eso no era normal.

Lo normal era ser macho.

Pues a mí me parecía igual ser macho que ser homosexual.

Eso eran cuentos y rollos, yo nunca supe

la palabra homosexual hasta que no llegué aquí.

Lo mismo cantaba una copla,

o recitaba un poema.

Ocaña me vestía mona para acompañarlo

y yo seguía con mi bigote y sin pintar.

Lo pasábamos bien cada vez que íbamos

y montábamos nuestros números.

Iban mediotravestidos en una verbena de San Jaime,

que ahora ya no se celebra.

Y los detuvieron.

Empezó a cantar y a recitar

y vinieron de pronto unos guardias urbanos.

Lo arrastraron por los suelos,

lo esposaron, y lo llevaron al coche.

En 15 minutos, corrió la voz en toda Las Ramblas

de que habían detenido a Ocaña y a Nazario.

Se montó como una especie de motín con amigos que habían allí.

Pero ya a nosotros nos llevaron al Buen Suceso,

una comisaría que estaba allí cerca.

# Tus caderas...

Dijimos: 'Vamos a arrancar una "mani"'.

Y nos cogimos del brazo, "Ocaña, libertad".

Y a los cinco minutos teníamos centenares de personas.

Habíamos cuatro o cinco allí detenidos

y entró la Guardia Urbana con unos guantes

y empezaron a darnos puñetazos y patadas.

Ocaña tenía toda la espalda magullada.

# La luna... #

Fue llegar a la cárcel, y oímos:

"¡Ocaña! ¿Qué haces aquí?"

Y era un chulo que había tenido en alguna ocasión en su cama.

Se puso a cantar fandangos y se hizo la dueña.

Y no perdía el tiempo en la cárcel.

Te digo que en la cárcel no se está a gusto en absoluto.

Ocaña y Nazario simbolizan un momento muy especial

de la transición en Barcelona.

Añadía a esa transgresión otra manera

de completar que no hace falta ni es necesario ni posible

un solo modelo de conducta.

La represión me ha puesto estos cuatro trapos sucios.

¡Que yo no quiero la ropa!

¡Que se la doy a mi público!

¡Y aquí la tienen, señores!

¡Miren, estoy desnudo!

(Música)

Con todo ese "look" y atrevimiento, ayudaron muchísimo.

Y ojalá hubiera habido mujeres

que se les hubiera permitido, porque también había.

Ayudó muchísimo.

Igual que las "trans", transexuales, o travestis, mejor dicho,

que iban delante de la pancarta

en la primera manifestación gay en el 77.

Eran las que daban la cara.

Todos los demás estaban detrás de la pancarta.

Pero ellas dieron la cara y se enfrentaron a los grises.

(TODOS) ¡Libertad sexual!

Todo comenzó en Barcelona, el 28 de junio de 1977.

El Frente de Liberación Gay de Cataluña

sacó por primera vez a la calle a homosexuales, lesbianas...

(Música)

Gente que no eran siquiera gais,

ni lesbianas, ni transexuales, pero que estaban apoyando

contra la Ley de Peligrosidad Social y por los derechos de homosexuales.

Yo lo viví como la primera demostración

de que la lucha es transversal.

Por eso yo siempre defiendo las luchas compartidas.

Esta fue para mí una lucha compartida.

Ocala se cabreó mucho porque iba vestida como a él le gustaba,

ya se iba a poner delante de la pancarta,

exhibicionista que era,

y le dijeron que no, que mejor se fuera para adentro,

para el mogollón,

porque querían dar la imagen de homosexual

más como yo voy ahora.

De cuero y de bigote.

Eso creó un debate sobre el tema de la pluma.

Sobre el tema de cuál ha de ser la imagen de un gay.

Resolvimos que si estamos por el derecho a la diferencia,

para nada hay que censurar el que uno se comporte de una forma

más masculina o más femenina.

Siento todavía un poquito de vergüenza retrospectiva.

Me acuerdo de las primeras veces que a mí me arrastraron

a una manifestación del Orgullo,

que era cuando todavía iban cuatro gatos.

y de esos cuatros gatos, tres iban vestidos de tía.

Yo decía las cosas que me parecen detestables que se digan.

La Marcha del Orgullo tiene que ser exactamente lo que es.

Tiene que ser una Marcha provocadora,

tiene que ser una Marcha absolutamente libre

en la que cada uno vaya como quiera ir,

que su gracia está justamente en eso.

(CANTA) Detrás de las persianas hay lesbianas,

detrás de los balcones hay maricones.

La manifestación fue comunicada al Gobierno Civil pocos días después

de las primeras elecciones.

Y bien.

Prácticamente empezó y fue arrasada por los policías.

Ahí vemos esas fotos míticas.

Y vemos perfectamente quién está en esa pancarta.

Un altísimo porcentaje son personas "trans".

Es verdad que estamos ahí siempre para recibir las primeras hostias,

y vamos a pecho descubierto y a campo abierto.

Las personas transexuales fueron las más guerreras,

incluso contestaban a la policía atacándoles

con el tacón de un zapato.

¿Por qué? Porque eran las personas que no pueden volver al armario.

Y realmente las personas más perseguidas

y discriminadas eran travestis.

No encontraban trabajo, y tenían que vivir a costa de prostitución.

O del espectáculo.

A las personas transexuales,

el mundo LGTBI les debe muchísimo.

Porque es la gente que realmente lo tuvo difícil

y peleó en unos momentos nada fáciles.

No se puede nunca imaginar el sufrimiento que hay detrás

de una persona transexual.

Un miedo al rechazo.

Un miedo a decírselo a tu familia.

Un miedo a no ser aceptada.

Vicio, defecto y degeneración, no es lo natural.

El ser humano tiene ya su sexo.

Y el cambiarlo o tratar de cambiarlo es contraproducente.

No sé si es un defecto o una degeneración.

Son cosas que no son agradables en la familia.

Eso lo manda Dios y nada más.

Yo no lo considero ninguna desgracia.

Pero a mí no me gustaría.

En 1977, cuando recibo una brutal paliza en comisaria,

digo: "No puede ser esto, tengo que buscar otro enfoque".

Y terminé trabajando en una serie de documentales de la Segunda Cadena

que era muy trasgresor.

¿Tu opinión sobre ser transexual?

-¿Eh? -Sobre el transexual.

No sé qué es.

Transexual es una persona que ha nacido hombre,

pero a medida que ha pasado el tiempo,

se ha transformado en mujer.

Ya.

(RESOPLA)

Pues mira, no lo tengo muy claro.

Pero ¿qué piensa usted sobre este tipo de gente?

Pues no sé, ¿qué quiere que le diga?

¿Y qué pensaría si yo le dijera que soy transexual?

Pues muy bien, no me parece mal.

¿Y esto va con su moral?

Pues sí.

¿Qué piensas tú si yo te digo que soy transexual?

Pues nada, me parece muy bien, es un problema tuyo.

Y que debes afrontarlo tú.

En cualquier caso, yo soy muy machista

a mí me gustan mucho las mujeres.

¿Te llegas a creer que yo lo pueda ser?

Sí lo eres.

Estoy convencido, a pesar de lo buena que estás.

Vale, muchas gracias.

¿Llegarías a aceptar algún tipo de relación con esta gente?

Pues no sé, nunca me lo he propuesto.

Creo que no.

¿Y si cayeras?

Qué remedio.

Era una cuestión de convertir lo negativo en positivo.

Porque si no, no estaríamos allí, evidentemente.

Yo no estaría hablando contigo.

Son muchos los amigos y amigas que se han quedado por el camino.

Producto del odio, del desarraigo familiar,

producto del desprecio.

Que terminaron suicidándose,

como desgraciadamente se siguen suicidando hoy en día,

producto de ese rechazo social.

¿Tú vas a ir al cielo o vas a purgar algo en el Purgatorio?

Esta vida que llevo ahora es mi Purgatorio,

entonces ya tengo que ir directamente al cielo.

La revolución siempre pensé que había que empezar por uno mismo,

y yo procuré siempre llevar mi vida de forma pública.

Yo tenía una entrevista en la televisión, en la radio,

y no ocultaba mi homosexualidad,

si no que hacía alarde de ella.

Y en mis cómics, pues empecé

también a hacer hincapié en la homosexualidad.

Intenté retratar el mundo homosexual

donde yo vivía en Barcelona, todos los amigos.

Y con Anarcoma, una travesti detective.

Y bueno, unas pollas, unas relaciones explícitas.

Con una naturalidad y una normalidad como cualquier heterosexual

puede retratar el mundo heterosexual

con sus películas y sus historietas,

pues se sentían bastante identificados

y se sentían mucho más valorados

como homosexuales cuando viven en la sociedad

totalmente oprimidos.

Yo creo que esta sociedad que es tan tremendamente machista,

tan tremendamente todavía,

yo creo que no acepta que dos mujeres

puedan tener relaciones eróticas, relaciones amorosas,

relaciones sexuales satisfactorias si no hay un hombre de por medio.

Esta sociedad considera al hombre como un ser sexual.

En cambio, a todas las mujeres, todavía hoy día, esta sociedad

no nos considera como seres sexuales plenos.

Los gais estaban reconocidos, o sea, eran "los maricones".

Pero existían, estaban ahí.

Y si dos hombres iban cogidos de la mano por la calle,

les podía caer una paliza tremenda.

¿Vale?

Las mujeres, no.

Las mujeres no existíamos.

Y eso que en aquella época podía ser

una ventaja entre comillas porque sí, efectivamente,

podías ir de la mano con tu compañera por la calle,

podías vivir con otra mujer y en el barrio no se escandalizaban.

Eso, a la larga, ha sido un grave perjuicio.

Era la doble discriminación.

Es decir, es la discriminación de ser mujer,

y la discriminación de ser homosexual lesbiana.

Al final, estamos luchando contra el machismo.

Ellas luchaban contra machismo más machismo.

O sea, que era una lucha más complicada.

Las compañeras, querían hacer fiestas ellas solas, y decían:

"No os queremos porque seáis gais, sino porque sois hombres".

En esa medida, los hombres, por vuestra educación,

pues acabáis tomando decisiones.

Acabáis poniendo los discos que os gustan.

En fin, acabáis dirigiendo el cotarro,

y no queremos, queremos estar solas.

Por eso, hubo en Barcelona,

creo que fue el primer bar lésbico, "Daniels".

Allá no entraba ningún varón.

Y en el tardofranquismo, la policía iba a hacer una investigación,

y como no entendían mucho que solo hubiera mujeres,

decían que era un bar de prostitutas.

Era como una familia.

Yo tuve la suerte de trabajar ahí durante diez meses,

y era donde se reunían todas las lesbianas

del mundo de la farándula.

Cuando terminaban la función en el Molino,

se venían al "Daniel's".

Aparte de los boleros, que esto es algo como muy lésbico,

pero estaba "La vie en rose" de Grace Jones.

Habían muchos menos locales de mujeres que de hombres.

Y algunos mixtos que tampoco eran los favoritos

porque siempre había la invasión

del masculino sobre el femenino.

Locales muy pequeños y llenos de humo.

Pero bueno, estaba bien.

Estaba bien.

Yo tenía miedo de encontrarme con gente

y estaba profundamente en estado de pánico siempre.

Encontrarme con gente, que me vieran entrar o salir.

Con lo cual, era algo que tenía desterrado.

Me acuerdo un poquito más mayor,

casi saliendo y yendo a Nueva York y alguna zona de ambiente,

cuando entrabas en un "pub" gay,

como que mirabas, y estabas en Nueva York.

A ver si había alguien conocido detrás.

Una pareja homosexual y demás, ¿es feliz?

¿Una pareja heterosexual de hombre y mujer es feliz?

Muchísimas lo son.

Muchísimas parejas gais también.

-¿Seguro? -Evidentemente.

Recuerdo que la primera persona que yo creo que vi en televisión,

pero si no lo vi en televisión, lo leí en prensa y en periódicos,

hacer una confesión orgullosa, normalizada,

de la homosexualidad, fue a Jordi Petit.

Aquello a mí me descolocó.

¿Cómo hay alguien que dice que está feliz siendo homosexual?

Si estamos enfermos, somos unas cucarachas.

Hubo suicidios, de los que la familia

nunca entendió el suicidio,

hasta que un día debajo de un colchón encontraban

una revista gay o una carta

que explicaba el motivo del suicidio,

que era el no poder soportar esa presión en la escuela.

Por 262 votos a favor y 11 abstenciones

el pleno del Congreso aprobó una proposición de Ley

de Izquierda Unida por la que se derogan los artículos

del Código Penal que hacen referencia al escándalo público.

En España se siguió penando la homosexualidad,

y la transexualidad hasta el año 1988,

que se deroga la figura del escándalo público.

A mí me encarcelaron bajo la figura

del escándalo público en 1987.

Y se deroga, porque yo ya me metí a investigar a fondo,

por unos hechos acaecidos en Extremadura,

y no fue con población LGTBI concretamente.

Manifestación en la localidad extremeña de Azuaga

por la condena de cinco meses de cárcel

impuesta por deshonesto a un joven de 21 años

que días después se suicidó.

Lo mejor es mostrar.

Mostrar el amor que hay entre dos personas.

Del mismo sexo, de distinto sexo, no importa.

Se dan un beso, van cogidos de la mano,

o simplemente se hacen un cariño.

Pero por desgracia hay zonas en las que todavía...

En los pueblos, por ejemplo.

En los pueblos es muy difícil que esto ocurra.

La primera vez que empezamos a salir esta chica y yo,

no veíamos problema ninguno.

Hasta que el pueblo empezó a sospechar

y a señalarnos y a criticar.

Y bueno, hasta que se enteró mi madre.

Yo la quiero como mi hija.

La apoyaré en todo lo que pueda, antes de verla tirada en una cuneta

prefiero verla con una mujer.

Si da la casualidad de que pone la televisión

y alguna madre nos escucha,

yo les doy este consejo y este ánimo:

Si encuentran un problema en sus hijos o hijas,

da lo mismo que sea varón o hembra, que lo acepten tan y como son.

Porque si no, ellos cogen otras cosas,

y a lo mejor pueden tirarse a la droga, que es aún peor.

Yo antes de que esté con la droga prefiero verla así.

Antes había mucha agresividad en las calles.

Por ejemplo, pegaban a las mujeres por el hecho de ser lesbianas.

Y yo he vivido peleas en la calle.

Peleas y puñetazos y demás.

Insultos por el hecho de ser lesbianas.

El insulto lo neutralizas diciéndote a ti misma:

"Es que yo soy un poco tortillera".

"No mucho, un poco, hago tortillas".

Lo neutralizas así.

Con la tensión de decir: "Me pueden pegar",

pero al mismo tiempo te reafirmas

y coges de la mano a la persona que quieres y a tu pareja.

Y te expones.

Te expones pero esta exposición

también es buena para la gente que ve

cómo vas cogida de la mano.

Porque también aprenden.

Aquí está mi hijo, y no me gustaría que fuera homosexual.

Pero lo que no voy a hacer es echarle de casa,

ni matarle ni ningún disparate.

Trataría de entenderle y trataría de arrimarme a él lo que pudiera.

¡Uf!

Eso sería para mí un trauma, una cosa mala.

No me gustaría pero lo aceptaría

porque sería mi hijo o mi hija.

Probablemente los pondría en tratamiento médico.

Me parece muy bien que los dejen vivir y tal,

siempre que no corrompan la juventud, pero ya el Orgullo,

hagamos el Orgullo de mujeres que les gustan los tíos,

de la gente corriente, propongo la Jornada del Orgullo Machote.

Creo que las cosas empezaron a cambiar

cuando la famosa visibilidad se puso en marcha.

Es decir, cuando gentes de todos los órdenes

dijeron: "Soy homosexual, ¿y qué?

No tengo tridente ni huelo a azufre".

En ese momento es cuando empieza todo a normalizarse.

La discreción ahí no es buena.

La discreción no es buena.

Toma uno, plano uno.

Reportaje "Homosexualidad".

-Este es un tema... -Perdona un momento.

¿Pensáis sacarme así en penumbras?

Sí, en principio sí.

Ah, no, yo no tengo nada que ocultar.

Me llamo Eduardo y soy homosexual.

El problema no es que vayamos a bailar

o a ligar a un sitio.

El problema está en la calle.

El problema está en que tú puedas en la calle

ir de la mano de tu pareja.

La convivencia homosexual, heterosexual,

resulta difícil en una sociedad que no les acepta.

Se ven obligados a aislarse.

Solo pueden expresarse en lugares concretos.

Simplemente tolerados y constantemente vigilados.

Chueca se podría comprar

a los barrios del Village, en Nueva York o del Castro.

Barrios donde hay una gran presencia

de gais, lesbianas y transexuales, mezclados con otras personas.

Espacios de libertad que proyectan hacia el resto de la ciudad,

una creciente normalización de la visibilidad.

Había un espacio que yo no quise utilizar.

Los bares gais, los bares de ambiente.

En Chueca ya había un núcleo de bares.

Y aquello que yo mismo decía que era un gueto,

realmente no era un gueto, era un espacio

de absoluta libertad, al que uno entraba

al que uno entraba para poder ser feliz.

La visibilidad es importantísima en toda la historia del movimiento.

Y hemos de seguir siendo visibles hasta llegar a ser indiferentes.

Yo no había hecho determinadas cosas

a la edad a las que hay que hacerlas, en la adolescencia,

a las 17, a los 18.

Lo estaba haciendo a los 26, a los 27.

Era muy gozoso, esa sensación

de irresponsabilidad, de transgresión.

Esa sensación de libertad.

Esa sensación de que no estabas como habías estado

durante muchos años, en los márgenes de la vida,

apartado de la vida, si no que estabas dentro.

Y que esa forma de vivir con intensidad era jubilosa.

El brasileño Luis Enrique Da Silva,

más conocido por "Valquiria", y Mercedes Estrada,

se casaron a finales del 89 en el Palacio de Justicia de Gijón.

El primer matrimonio celebrado en España

entre un travestido con apariencia de mujer y una chica.

Al final, no hay peor discriminación

que las propias discriminaciones que nos creemos

y que tenemos interiorizadas.

Y que asumimos que no tenemos derecho

a tantos y tantos derechos que tiene el resto de la población.

Oye, Carla, así físicamente tú das el pego,

nadie pensaría que has sido varón.

Cuéntanos el proceso de cómo has ido transformando tu cuerpo.

Soy consciente de cómo soy después de salir de la ducha.

Tampoco me voy a poner una venda en los ojos .

¿Para qué voy a tratar de crear un problema psicológico

yo misma y terminar suicidándome como puedo hacer gente? No.

Soy consciente de mi problema.

¿Por qué voy a rechazar mi problema?

Es un problema que tiene solución.

Lo mío se puede solucionar con una operación.

Hay mucha gente que ni con un milagro.

La persona a quien más he odiado y repudiado

ha sido a mí misma.

No soportaba el vello.

El pene, su funcionamiento.

Incluso hasta granos, imperfecciones.

Sí.

Rasgos masculinos, no me gustaban.

Me causaba un horror horrible.

Hay un proceso de que puedes modificar tu cuerpo.

Y se pueden tomar estrógenos.

Lo puedes adecuar a lo que verdaderamente sientes.

Y tomé mi primera inyección de estrógeno,

que me acuerdo perfectamente, en el Parque Santa Catalina,

lo llevaban unos chicos de la Cruz Roja.

"Vienen los de la Cruz Roja".

Y allí nos ponían las inyecciones.

Hay que tener un par de pelotas muy grandes, para hoy en día,

casarse con una transexual, en España te hablo,

y dar la cara cuatro años, como la lleva dando

por mí públicamente.

Sin importarle absolutamente nada.

Ni familia, ni amigos, ni sociedad.

Absolutamente nada.

Yo no veo nada de transexual, yo veo una señora y punto.

-De pies a cabeza. -Lo ves tú, pero no lo ve

el resto del mundo.

-Que se quiten la venda que tienen. -Ahí está tu valentía.

-Que no te importa nada. -Esa es la pena que tienen

muchos españoles, los pobres.

(Música)

El Congreso aprobó la Ley que permite el matrimonio

entre homosexuales y que pueden adoptar niños.

Con el apoyo de la mayoría de la Cámara,

han votado en contra los cuatro diputados

de "Unió Democràtica" y todo el PP, excepto Celia Villalobos,

que ha votado sí a la nueva Ley.

Un grupo de homosexuales ha seguido el debate en el Congreso

y allí lo han celebrado.

(Música)

(HABLAN A LA VEZ)

Fue un momento de aquellos que uno no olvidará en su vida.

Un gran momento.

Un gran momento para el colectivo y la sociedad.

La sociedad respondió de una forma más que razonable.

Muy positiva en aquel momento.

No estamos legislando, señorías, para gentes remotas y extrañas.

Estamos ampliando las oportunidades de felicidad para nuestros vecinos.

Para nuestros compañeros de trabajo.

Para nuestros amigos.

Para nuestros familiares.

Y a la vez, estamos construyendo un país más decente.

Porque una sociedad decente, es la que no humilla a sus miembros.

Fue el punto en el que todo aquello se disparó.

Son cuestiones de dignidad humana.

Todo lo que es cuestión de dignidad humana, es cuestión

de derechos humanos.

Hay que dar las gracias al movimiento de Madrid.

Porque en los ocho años de los dos mandatos de Aznar,

así como en Barcelona las manifestaciones por disenso

entre las asociaciones no fueron inclusivas,

aquí en Madrid, al calor de Chueca, fueron inmensas.

Y esos ocho años, esas grandes manifestaciones,

fueron como un muro de contención.

Esos ocho años fueron de combate,

gracias a Chueca, gracias a personas...

Algunas ya se han ido, como Pedro Zerolo,

que encabezaron un movimiento,

que hay que agradecer a Madrid y a Chueca,

que fueran la bandera para todo el Estado.

El legado de Pedro Zerolo es nuestro propio futuro.

Se unificó a todos los colectivos.

Porque el movimiento, los activistas, la lucha

venía de toda la vida, evidentemente.

Pero digamos, el que armó todo eso,

para decirles a los gobiernos y gobernantes,

y a los partidos políticos,

que éramos millones de personas

y que nuestros votos iban a contabilizar

si iban a defender nuestros derechos.

# Cuando pierda todas las partidas.

# Cuando duerma con la soledad.

Me quedo con las ganas de vivir.

Y con la sensación de aferrarte a la vida.

De resistir, de decir: "Yo sigo".

# Cuando sienta miedo del silencio.

# Cuando cueste mantenerse en pie.

# Cuando se revelen...

Aquel niño cucaracha de 15 años

jamás imaginó desde luego que se iba a casar,

que iba a tener una vida normal, como la que yo tengo.

Y jamás imaginó, desde luego,

que la fiesta de Madrid, iba a ser una fiesta

en la que se celebraba la diversidad

y que tenía como punto aglutinante

la conmemoración del Orgullo Gay.

# Soy como el junco que se dobla

# pero siempre sigue en pie.

# Resistiré para seguir viviendo.

# Soportaré.

En el momento en el que a nadie le importe

que dos chicos o dos chicas o una persona transexual

esté sentado al lado en el metro,

en ese momento, cuando sea indiferente,

habrá terminado la historia del movimiento LGTB.

# Cuando el mundo pierda toda magia.

Cuando nosotros luchamos como movimiento,

estamos luchando para que la sociedad evolucione.

Y sea una sociedad con más calidad.

Calidad humana y calidad en derechos.

# Cuando en mi moneda salga cruz.

# Cuando el diablo pase...

Sigue habiendo gente que quieren que estemos debajo de las piedras.

Pero la verdad es que hemos salido y le hemos cogido un gustito al sol,

que debajo de la piedra y en cueva no nos vuelven a meter.

# Frente a todo.

# Me volveré de hierro

# para endurecer la piel.

# Y aunque los vientos # de la vida soplen fuerte.

Yo no quiero ser normal.

Yo quiero ser como me dé la gana

y que nadie me toque las narices.

Ni siquiera que se acepte.

Nadie tiene que aceptar mi opción.

Simplemente con que no me toquen las narices,

y que me dejen hacer y ser y existir tan como yo soy,

tengo suficiente.

# Resistiré. #

# Paisajes lindos.

El turismo facilitó que dos generaciones,

pasásemos de la Edad Media al siglo XXI.

Ha venido gente famosa.

Pero el pepinazo lo pegó el rey.

Yo creo que la isla ha comprendido

que el fenómeno del turismo es un fenómeno inevitable

y es un fenómeno que enriquece los bolsillos.

Yo me propuse integrarme.

Y así obviamente, acabé casándome con un mallorquín.

Aquí lo que hay es una cantidad,

la palabra es un poco fuerte, pero yo diría buitres.

Están dando vueltas continuamente por si uno vende.

Éramos una isla dentro de una isla,

porque vivíamos en un gueto.

El mundo que había fuera del barrio no nos interesaba

salvo para cometer algún delito.

# Solo yo a ella la añoro # dejándole mi corazón.

# Con alegría...

Lady Di fue para mí el personaje más mediático

que ha pasado por Mallorca.

# Tan lejos de ti.

Es difícil encontrar paisajes naturales

tan potentes como los que hay en la isla de Mallorca.

# Cual divino tesoro # yo a ella la añoro

# dejándole mi corazón. #

Ochéntame otra vez - Mamá, soy gay - ver ahora

"Homofobia: diario de las víctimas" se acerca a la vida de un grupo de personas que dan voz a miles de gais, lesbianas, transexuales, bisexuales o intersexuales. Personas que siguen siendo humilladas, vejadas o discriminadas por su condición sexual.

No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - Homofobia. Diario de las víctimas
Transcripción completa

Era un día, tras otro, tras otro, tras otro...

sin poder relacionarme con nadie,

sin poder hablar con nadie.

El hecho de salir, ya te estaban diciendo cosas,

de escuchar cómo la gente cuchicheaba por detrás tuya cosas,

alguien que pasaba y te pegaba una hostia y no saber qué hacer.

Los profesores, se lo decía y no hacían nada.

Me sentía tan impotente que se me juntó todo.

Y ese día ya exploté.

-Pero es muy complicado llevar una doble vida

y pretender ser alguien que no eres.

Por una parte de la balanza, estaba contenta

porque había conseguido mi sueño de ser piloto militar,

pero por la otra, tenía esa angustia dentro de mí

de ser alguien que realmente no era.

-Pues me decían en un partido de fútbol

que si me gustaba comer la polla,

o que me la metieran, que me iban a reventar la cabeza...

así todos los partidos.

Por eso dije yo: aquí se acaba, aquí empiezo yo a denunciar

y si las autoridades competentes no ponen límites,

los tendré que poner yo.

-El rechazo que hay es por eso,

por falta de información, ¿me entiendes?

Porque una persona como yo, piensan que es por capricho,

pero no entienden que es un sentimiento.

Yo nací así, yo nací mujer.

Mi cuerpo no es el que corresponde a lo que yo siento.

Eso es lo que no entiende la gente.

-El miedo está ahí,

cualquiera, por ser así, te puede hacer cualquier cosa,

te puede matar.

Sigue habiendo gente fanática.

Cuando vives en una sociedad así, te puede pasar lo que sea.

Cualquiera, para ganar una recompensa divina,

puede matar a un gay.

Muchos de los homófobos que salen, hacen comentarios,

sobre todo en redes sociales y cosas de esas,

yo creo que son homosexuales reprimidos

y algunas veces se nota en su comportamiento

y en su lenguaje,

que le gustaría ser él el que se pone la peluca,

le gustaría ser él, manifestarse, el decir yo soy gay,

y como no pueden hacerlo, están tan reprimidos,

que lo que hacen es extrapolarlo a castigar al homosexual.

-Alguna vez me preguntan:

y ¿por qué razón has puesto en marcha este taller?

Yo creo que es importante

ser conscientes de que tenemos un problema,

desde el punto de vista social

y que tenemos que intentar poner en marcha medidas educativas

que traten precisamente de evitar el sufrimiento que todavía hoy,

lamentablemente, los adolescentes LGTBI tienen en el entorno escolar.

Porque lo que está claro que para combatir la homofobia,

lo más importante es siempre la información,

porque la información es siempre una vacuna contra todo,

también contra la homofobia.

Lo cierto es que al poco de llegar al instituto,

para hacer 1 de Bachillerato,

empecé a notar que...,

progresivamente, cada vez tenía menos compañeros de clase.

Todo el mundo me insultaba.

Todo el mundo me llamaba maricón, bujarrón...

Quiero que..., piensen en esta imagen, ¿no?

de un chico aislado,

sufriendo acoso continuado en el entorno escolar,

sin apoyo de la familia, sin apoyo de los profesores...,

suspendiéndolo todo...

La traducción de todo es una bajísima autoestima.

Yo no me quería nada.

Y hubo un momento en que pensé:

bueno, si estás sufriendo acoso de tus compañeros

y no te quiere nadie y suspendes todo

y te has coinvertido en el alumno más mediocre de la clase

¿cómo puedes salir de esa situación?

Y pensé: bueno, por una razón de supervivencia,

si me dedico a estudiar,

y ayudo puntualmente...

a un compañero,

a un chico de la clase,

pues a lo mejor...,

dejan de insultarme.

-Yo era el típico niño que le gustaba estudiar,

que no le gustaban los deportes

y eso era muy raro en la escuela y además me lo decían:

me llamaban "el rarito de la escuela".

Pero luego, cuando entré en 1 de la ESO,

ya fui asimilando un poco más mi sexualidad

y se metieron conmigo, básicamente por eso.

Yo no la expresaba.

Pero, empezaban a meterse, básicamente llamándome maricón,

estaba ya también rechoncho, con el pelo largo,

como lo tengo ahora, pero mucho más largo.

Por eso, básicamente...

Ya nadie se quería juntar conmigo.

Las duchas de los institutos,

nadie, obviamente, se quería poner conmigo.

También, empezaron a meterse de todo,

pero en especial diciéndome maricón,

todos me llamaban gay, me llamaban la marica del instituto.

Cuando mi madre ya tomó conciencia de lo que estaba pasando,

porque yo no se lo contaba, para no hacerla daño,

pero ella tomó conciencia

por un cardenal muy grande que me vio en la espalda,

porque me habían pegado y fue al instituto a hablar.

Iba bastante continuado porque en el instituto no le hacían caso.

Y ya, viendo que ella intentaba apoyarme,

la decían gorda, la decían hija de puta...,

la decían absolutamente de todo para ofenderme a mí.

-Que tenemos que trabajar el tema de las minorías sexuales,

que tenemos que atender a los adolescentes homosexuales

que lo siguen pasando hoy tan mal,

casi, casi, tan mal como yo entonces.

Hay unos datos que son demoledores:

¿ustedes sabían que el suicido,

en adolescentes homosexuales y transexuales,

es tres veces superior hoy que entre adolescentes heterosexuales?

Una de las cosas más graves que tenemos en los centros

es el acoso homofóbico.

-Allí en Las Cumbres,

hablar con un profesor es como hablar a la pared, literalmente.

Me pegaban, me perseguían, me difamaban.

-Le rompieron la ropa,

el material escolar se lo rompían también.

Todo Ubrique me conocía por "el maricón del pueblo",

por conocerme de alguna forma.

Porque, desde que éramos pequeños, desde que estábamos en 4 de Primaria

empezaban a pegarme,

después empezaron a insultarme y luego a difamarme.

Es más, estaba en la escuela de música,

toco el piano desde que tenía unos 4, 5 añitos, y me perseguían.

Todo lo que es el camino de la escuela de música.

-Tenía que acompañarlo yo.

Dejé la escuela de música justo por eso,

era una presión tal que no podía, me sentía súper agobiado.

Fíjense, yo estaba hablando de una cifra: el 10 %.

En este instituto,

el 10% tiene que ser un apreciable número de alumnos y alumnas

y ¿donde están los alumnos gais o las alumnas lesbianas

o las personas bisexuales en este instituto?

Lamentablemente están ¿dónde?

En... el... -Armario.

Y están en el armario

porque no se dan todavía las condiciones

para que las personas puedan exteriorizar algo tan maravilloso

como puede ser amar.

Un día llega una compañera suya a casa y me comenta:

Toñy ¿no te ha contado José lo que le ha pasado hoy?

Se pone a llorar y entonces es cuando ya le digo: tenemos que hablar,

que yo, aparte de tu mamá, soy tu mejor amiga,

que puedes contar conmigo para todo.

Entonces, él me cuenta algo, me cuanta una pincelada,

que los niños se meten con él y todas estas cositas que le hacían.

Yo le dije que no se preocupara,

que nosotros estábamos ahí para apoyarle.

Y pasado un tiempo, sí le hago una pregunta.

Le pregunto... porque siempre estaba con un cantante, escuchándolo,

y llega un día que estábamos los dos solos y le pregunto:

¿Qué te gusta, la música del cantante o te gusta el cantante?

Tú te lo piensas y cuando tú veas conveniente,lo hablas conmigo.

-Me puse rojo... -Y entonces, él decide:

en vez de hablar conmigo, decide escribirme una carta,

que siempre va conmigo, la llevo en la cartera siempre.

En aquel momento, estaba yo estudiando

y él me la metió en la libreta y al abrir la libreta leo la carta:

Se sincera conmigo.

Y él lo único que me pide que no cuente nada,

y que no me avergüence de él.

En aquella época,

yo estudiaba por la mañana y trabajaba por la tarde.

Yo decido, en un momento, dejarlo todo,

porque él me dice, en la habitación, llorando,

que para vivir como vive, no quiere vivir.

En aquel momento me paro y digo:

¿qué hago?

Pues lo dejé todo para centrarme en él.

Dejé mi trabajo y dejé los estudios que estaba haciendo.

-Que haya un alumno homosexual en el aula no puede ser un problema,

el problema es que haya alumnos homófobos.

La orientación sexual, como la identidad de género,

no es una opción, es una condición inherente a nuestra personalidad.

Pues a pesar de que tenemos estos planes de lucha

contra la discriminación homófoba

y en favor de la dignidad y libertad humanas,

tenemos que pensar que aquí, todos los días,

se producen actos homófobos.

En el recreo oímos a los chicos y chicas,

sobre todo de 2 y 1, ¿eh? cómo llaman ¡maricón!

constantemente a otro para denigrarle.

-Ese niño me ha hecho absolutamente de todo.

-Desde quemarle un brazo...

-Desde quemarme un brazo, cortarme, vejarme...

Decir a todo un grupo entero que se fueran hacia mí,

sin ningún motivo.

Me lo hizo pasar bastante, bastante mal.

Sobre todo en los dos últimos años.

Una barbaridad, todo por culpa de ese niño.

A ver, también había más

y culpa tienen también los demás por seguirlo, pero vamos...

él era el principal, digamos el cabecilla.

Es como que en todo lo largo, desde que empezó a meterse conmigo,

parece que... como me persigue.

Y cuando decidí cambiarme,

pasé a otro instituto y ahí todo cambió un poco.

Cambié de aires, empecé con otras amistades.

Tenía el recelo de que se volvieran metieran conmigo

y otra vez la pesadilla.

Pero no, ahí fue más relajado,

empecé a conocer más gente...

y, justamente, a mitad de curso,

lo expulsan, literalmente, de allí y lo mandan al otro centro.

Entonces, vuelve otra vez, no tan fuerte como en el otro centro,

pero vuelve otra vez la pesadilla de está ahí el niño,

está ahí el niño...

Cuando vino, tras su primera reunión,

para ver la clase que le toca y el profesorado,

él llega a casa bastante aburrido.

Y entonces yo le pregunto que qué le pasa.

Me dice que "funalito de tal" ha entrado al nocturno.

Yo me estuve callada y no le dije nada.

Al día siguiente, hablo con su padre,

voy al centro y me matriculo.

Y pido que quiero estar en ese aula,

sin decir para lo que era, en principio.

El pensó que yo me matriculaba porque quería estudiar.

No, yo no quería estudiar,

yo lo que quería era estar ahí y decirle a esa persona:

"ahora estoy yo aquí, ahora te metes conmigo".

Y le digo: ¿Tú sabes quién soy yo, no?

Y me dice: ¿La mamá de José?

Le digo: pues yo perdono, pero no olvido.

Y tiene la desfachatez de decirme

que ya él ni se acordaba de las cosas que le había hecho a José.

Y le digo: pues yo ahora te voy a tratar en el aula

como tú no supiste tratar a mi hijo: con educación y con respeto.

-Yo quería saber si han, dedicándose a la Educación,

han tenido algún caso de algún chaval

que fuera intolerante con el colectivo homosexual

y haya conseguido, usted u otra persona,

un poco, hacerle entrar en razón...

-Sí que me he encontrado, en muchas ocasiones,

con adolescentes que me han explicado

que su criterio era totalmente distinto al mío

y yo no los voy a demonizar por esto.

Creo que, en principio, todos somos homófobos.

También yo, ¿eh? y entonces, tengo que tratar de luchar

contra la propia homofobia que he recibido.

Por la misma razón digo:

La homofobia, no solo nos afecta a las personas homosexuales,

sino también a las personas heterosexuales

que nos hacen creer que las cosas son de una única manera.

Excluyente, rígida.

Entonces, Goya tenía una frase que a mí me encanta y decía:

"El sueño de la razón produce monstruos".

¡Hola, Esperanza! -Buenas...

-¿Aquí estás tú, José?

-¿Te acuerdas de aquella noche que me contaste...?

Empecé yo a relacionar

que lo que me contaste de lo del intestino irritable

estaba relacionado con el bullying.

Yo también sufrí bullying en el instituto y en el colegio

y yo, hasta ese día, no caí

que el intestino irritable me vino provocado por eso.

-Por estrés psicológico.

-Yo viví aquí también, hace 20 años,

en el instituto donde él va también.

Yo lo viví de esa manera también, además muy cruel.

En aquel momento, no era solo la condición sexual,

era además que venías de un pueblo pequeño,

que venías a un pueblo que era más grande...

-Los miedos nos bloquean, a hombres y mujeres,

nos bloquean a todos los seres humanos.

Con el miedo no avanzas, fuera los miedos.

-A partir de ahora ya no vas a estar más sola.

Nos tiene a toda la gente de la asociación,

que estamos todos unidos.

Que cada vez que ocurra algo en algún pueblecito de la asociación,

vamos a estar nosotros ahí, dando la cara.

-Enfermé por culpa de todo el estrés que tenía.

Tengo un problema de colon irritable y un problema de estrés.

-Debido al estrés psicológico, tiene colon irritable.

-Y tengo también la espalda...

-Una rectificación de columna, debido al tiempo que ha estado tenso.

-De tanta tensión, los músculos han contraído mi columna

en la formación de la adolescencia y se me ha quedado totalmente recta.

Yo siempre he querido irme de este pueblo.

El pueblo, literalmente, no me gusta.

Todas las calles me traen malos recuerdos.

Todas, absolutamente todas.

Cada uno de los centímetros de las calles de Ubrique

me traen malos recuerdos.

Yo quería preguntarte:

¿de que manera piensas que se puede cambiar, aquí en España,

para hacer desaparece la homofobia, el sexismo, el machismo,

qué se debería hacer?

-El sexismo y la homofobia son dos caras de una misma moneda

que representan al machismo.

Y que hacen un daño atroz.

El sexismo a las mujeres,

que las hace sentirse como de segunda división

y la homofobia a un 10% de la población

que no hemos decidido sobre nuestra orientación sexual,

ha sido el azar el que ha determinado que yo sea gay.

Decidí, lamentablemente, dejar de ser piloto militar,

aunque yo me consideraré piloto militar toda mi vida,

eternamente, mi corazón...

Pero, por la parte que me corresponde como mujer y como lesbiana,

la balanza me dice que no debo volver a las Fuerzas Armadas.

Digerí todo lo que había vivido,

lo pensé y dije que tenía que ser yo la que escribiera este libro,

porque sino soy yo, ¿quien?

Yo soy la única piloto reactor de la Armada.

Y tenía la responsabilidad de hacer este libro

y que la sociedad viera en el 2016 como están las cosas,

cómo se nos trata a las mujeres y a los homosexuales.

Pero si es que,

cuando hice las pruebas para entrar en el Ejército,

ya me tenía que haber dado cuenta que ese sitio no era para las mujeres

ni para los homosexuales.

En las pruebas físicas de Madrid ya viví el acoso de otro compañero.

Solo era entrar, o sea, aún no estaba dentro,

estaba haciendo la oposición.

Y luego, a medida que van pasando los días,

los meses y los años dices: pero, ¿qué hago yo aquí?

¡Este no es mi mundo!

Yo no estoy cómoda con esta situación

que no me representa a mí ni a mi realidad.

Me encontré con situaciones de chistes, comentarios,

comportamientos machistas, que yo no estaba acostumbrada a vivir

y fíjate que vengo de un mundo

que llevo desde los 15 años trabajando para pagarme los estudios

y he estado en diferentes grupos sociales

con los que podría haberme encontrado este tipo de situaciones.

Tienes miedo porque tú estás sola, completamente sola.

Ahora que estoy fuera,

se puede ver como algo de cobardía de no haberlo hecho dentro,

pero, ahora me siento fuerte y me siento preparada

para contarlo, para contar en "Tierra, mar y aire"

todo lo que yo viví allí.

Lo tenía dentro de mí,

yo quería sacarlo, de alguna manera, porque pienso que si no lo hacía

sería egoísta para el resto de las personas que están dentro

o que quieran entrar y formar parte de las Fuerzas Armadas.

Lo que está claro es que cuando tu eres la diferente,

es normal, sea porque eres mujer o porque tengas otro color,

tu eres la diferente y tienes que demostrar tu profesionalidad,

día a día, más que otras personas, por el hecho de ser diferente,

en este caso, era mujer.

Yo entendí que si hubiera dicho que era lesbiana,

pues a lo mejor las bromas o el acoso que yo sentí que recibía,

hubiera sido más grande.

Me envían constantemente mensajes en Facebook:

yo me siento como tú,

te agradezco muchísimo que des visibilidad a todos los homosexuales,

personas como tu hacen falta

para que la sociedad vea, claramente, en qué situación estamos.

y ojalá fuera diferente, pero bueno, hay que estar allí,

es un sueldo que tienes que vivir,

pero lo estamos pasando realmente mal.

Pero, no es un libro vendetta,

es un libro donde yo explico cómo me he sentido

y de la misma forma que yo me he sentido,

seguramente hay más hombres, mujeres, homosexuales...

que se hayan sentido así.

Y me gustaría que las cosas se hicieran mejor,

para los que están dentro y los que vayan a entrar,

tanto en el Ejército como en la sociedad.

Hay muchas cosas que cambiar.

-¿La sociedad LGTBI os apoyáis en la sociedad feminista?

-Pedro Zerolo siempre hablaba del movimiento LGTB

y siempre decía que bebía de las fuentes feministas.

Además, él se calificaba como feminista.

Yo, en la parte que me toca, también me califico como feminista.

Porque el feminismo es

luchar por la plena igualdad de hombres y mujeres.

El feminismo, en realidad lo que hace es, precisamente,

poner en una situación de dignificación a las personas,

más allá de que sean hombres o mujeres,

más allá de que sean heterosexuales, bisexuales, transexuales,

homosexuales...

-Yo pienso que en España somos una sociedad muy permisiva,

en cuanto al acoso sexual,

tipo comentarios sexistas y otras cosas.

Estamos acostumbrados y no debería ser así.

Lamentablemente, nos reímos las gracias

y yo pienso que eso es un error

porque estamos fomentando el machismo y la homofobia.

Respecto a mí, yo sabía que se decían cosas de mi,

pero a mi, directamente, nunca me dijeron nada,

porque yo, supuestamente, no era homosexual.

-Las mujeres lesbianas yo creo que se invisibilizan,

porque se sienten amenazadas,

pero cada vez más, afortunadamente, hay mayor grado de visibilidad.

Yo quiero que nuestra lucha sea LGBTI+H de heterosexual.

Incorporar a las personas heterosexuales

y que digan: "oye mira, yo soy heterosexual,

pero entiendo perfectamente las demandas de este colectivo

y es absolutamente inaceptable que una semana si y otra también

las noticias del periódico o de los medios,

hagan referencia a situaciones de acoso, violencia, de homofobia".

-Yo ahora, por ejemplo, en 2016, siendo públicamente lesbiana,

yo tampoco iría 100% segura por la calle,

con mi pareja de la mano,

porque no sé quien me puede venir de cara

y me puede agredir o me puede insultar.

Ya no es solo dentro del Ejército.

En la sociedad civil normal de ahora mismo, saliendo por la calle,

no estoy segura al 100% de darle la mano a mi novia,

y mucho menos ni de darle un beso,

porque no tengo la confianza plena y segura

de que no me va a pasar nada

y es triste que una mujer o un homosexual se sienta así.

Es triste que el acosado,

en nuestro caso, las mujeres o los homosexuales,

somos los que nos tenemos que largar

y los acosadores son los que se quedan.

Es como los niños de los colegios:

el niño se tiene que ir, el acosado;

y el que hace bullying se queda en el colegio.

Es triste.

-¿Que opinas de la homosexualidad dentro del deporte?

y que haya tan poca gente que lo admita abiertamente,

y que esa gente que lo admite

haya un estadio entero que le insulte o que le denigre?

-Es tristísimo que, efectivamente, un árbitro de fútbol,

como hemos visto en La Línea de la Concepción,

pues haya tenido que abandonar su profesión

por lo insultos homófobos.

Creo que tenemos que ser conscientes

que no solamente somos responsables por acción,

también ,muchas veces, por omisión.

-Fue todo a raíz de un fuera de juego que señalé mal juego,

y que, desde mi punto de vista como árbitro no lo pité.

Entonces, el encargado del material estaba ya alterado

y tuve que expulsarlo.

Cuando lo expulsé, empezó a decirme en la grada que era un maricón,

que me gustaba que me partieran el culo y que era un "come pollas"

y que me iba a reventar la cabeza.

Le dije al delegado que llamara a la Policía y se negó.

Dijo que para qué llamar a la Policía y que para qué quería liarla más.

Le dije al delegado que no quería liarla,

sino que mi integridad física no corriera peligro.

No quiso llamar a la Policía

y me vi en la obligación de continuar el partido.

Pero, ahí no terminó todo.

Después, un niño me dijo:

"no, árbitro, vamos a llamar a los bomberos que eres muy malo".

Lo expulso y me dice: "anda, que te gusta mucho comer la polla".

Una vez que terminó el partido, llegaba al vestuario,

empezaron a tirarme piedras.

Tuve que salir por otra puerta, la que no es,

porque estaban fuera, esperándome para pegarme.

El árbitro, en ese aspecto, está muy solo en el campo

y que vayan a por ti...es muy difícil tomar una decisión en el partido,

porque tú, en ese momento, no estás pesando en lo que te están diciendo,

y lo que te está llegando.

No puedes pensar en el partido porque te está doliendo

y te están diciendo cosas que están llegando a mí.

Subí una foto en las redes sociales,

como hace cualquier persona con su pareja.

Puse una foto con mi pareja

y no pensaba que iba a tener la repercusión tan grande que ha tenido.

Estuvieron 70 minutos insultándome.

70 minutos, para mí, muy lamentables, muy dolorosos,

porque yo creo que cualquier persona no puede aguantar eso.

La gente incluso le aplaudían.

Sí que te duele.

Cuando llego a casa, me siento mal, incluso puedo llorar.

Son insultos muy similares, casi siempre las mismas personas,

que es lo que más me jode y lo que más me molesta.

Por eso tomé la decisión que he tomado

de poner cartas en el asunto

y denunciarlo a las autoridades competentes.

Un espectador me conoció, ya que salí en la televisión,

en ese momento, reivindicando lo que me había sucedido y dijo:

"mira ese es el maricón de mierda que sale en la televisión".

O incluso "maricón de mierda, qué has pitado,

¿no te da vergüenza de lo que has pitado, maricón?"

En este aspecto, pité un penalti y a raiz del penalti,

dijo que "el gol me lo iban a meter por el culo, maricón".

Y todo el mundo empezó a reírse y a tocar las palmas.

Es algo humillante,

es algo que yo ya llegué al vestuario y empecé a llorar,

no aguantaba de impotencia.

Incluso, mis asistentes me decían:

"tranquilízate, tú eres más fuerte que ellos".

Esa persona siguió insultándome,

pero la policía lo cogió y se lo llevó detenido.

¿Sabes lo que me pasó?

Y estaba arbitrando un partido y empezaron a decirme maricón.

-Salió en la tele, yo te vi.

-Pues, he tenido que ir hasta Europa ahora.

Para defender los derechos, mira con todos los parlamentarios.

Mi vida no ha sido nada fácil,

ya que mi padre murió cuando yo tenía tres años.

Mi madre me abandonó

a mi y a mi hermano, en un centro de menores,

al fallecer mi padre, nos dejó en un centro de menores.

Mi vida no ha sido nada fácil

y me he refugiado mucho en el ámbito deportivo.

Yo, en el barrio que me he criado,

no es normal que tu vayas con un chico agarrado de la mano.

Te tachan de maricón, te tachan de todo lo que tú no eres.

Incluso te insultan o te pueden tirar piedras.

Pienso que esas personas no aceptan como eres o lo que eres.

Incluso en España, en pleno siglo XXI,

en el mundo que estamos, si tu vas por Madrid o Chueca,

sí está bien visto,

pero si vas por otros sitios no está bien visto..

Sí está bien visto que un hombre y una mujer vayan cogidos de la mano,

¿y por qué con un hombre no? Si es lo mismo.

-Aquí cumpliendo los 18 meses -¿Ya? Pasa el tiempo rápido.

-No lo sabes bien.

Yo con mi pareja si voy agarrado de la mano,

según el sitio que sea.

Me da miedo ir agarrado

porque quién sabe por dónde te van a salir o lo que pueden decir.

Creo que ese es el miedo que tenemos

las personas que hemos optado por otra orientación sexual,

ese es el miedo que tenemos:

la percepción que tengan las personas de nosotros.

Tenemos que ser valientes, tenemos que decirlo,

tenemos que hacer lo que queremos,

que da igual que yo ame a mi novio o que ame a una chica.

Creo que en pleno siglo XXI que estamos,

estas cosas no tienen que pasar,

estas cosas no tienen que ser noticia.

¿O me tienen que matar para que tomen medidas en ese asunto?

-Lamentablemente, hoy creo que el hecho homosexual y transexual

es como un iceberg que nada más que muestra una de las nueve partes.

-Pues sí, en el momento que decidí y dije: hasta aquí se acabó.

Voy a tener que cambiar mi vida porque esto es un desastre.

Esto no es vivir.

Fue a raíz de separarme con la madre de mi hijo.

Una vez que decidí hacer el cambio y decidí ser quien soy.

Fue un cambio... grandísimo.

Yo me sentí más liberada, me sentí..., incluso soy feliz,

aunque tenga muchas dificultades en la vida,

pero, soy feliz, soy feliz de ser ya quien soy.

Y eso no me lo quita nadie ya.

Para mí, eso es una alegría

y también es una alegría

que mi hijo me acepte tal y como soy.

Yo empiezo a hacer el proceso,

a buscar información sobre lo que es la persona trans,

decido hacer el cambio, me meto en el proceso del cambio,

y decido decírselo a la madre del niño, lo tiene que saber claro,

hay que adaptar al niño, a la nueva vida que se va a enfrenar:

que su padre es una mujer, realmente.

Y eso lleva un proceso,

un camino que tiene que seguir el niño.

Y hay que contárselo a la madre, para que colabore.

Pues le sentó mal, naturalmente.

-Desde aquí sí que se está intentando

lo sabes, que las personas podáis estar en los colegios,

ser activas,

poder colaborar para que los menores lo vean de forma natural.

-Somos personas que hacemos el cambio...

Se cree que una persona trans no está capacitado para tener un hijo,

para educar un hijo.

La gente piensa como si fuera una enfermedad,

te tratan como si tuvieras una enfermedad.

Aún así, necesitamos ese documento para hacernos el cambio de DNI,

por lo tanto, ante la sociedad somos personas que estamos locas.

Te pueden insultar, porque no conciben que eso sea algo normal.

Con profesionales...,

he tenido enfrentamientos con abogados

porque me han rechazado por mi tránsito,

por ser la persona que soy.

Con el colegio, ponen muchas pegas.

Con las reuniones del colegio, nadie dice nada, en ese aspecto.

Hay gente que pone mala cara y otra gente pone buena.

Ni mala ni buena.

Tampoco te lo dicen abiertamente, el rechazo.

Hola peque...,

hola corazón, hola corazón...

Aparte de que te echo de menos, te tengo que consultar una cosa.

El niño es el que más lo ha entendido y el que más lo lleva...

y el que más lo tolera.

Un niño de 5 años no tiene prejuicios.

Su mente es abierta.

Dijo: "¿quieres ser mujer?, pues se mujer,

y que...¿qué tiene de malo?

Nada tiene de malo.

Siempre me llama papá, naturalmente.

¿Sí?

¿Qué tal, has aprendido cosas nuevas?

Venga, adiós corazón.

Te quiero muchísimo.

Te quiero mucho, campeón.

Adiós cielo... Adiós, adiós.

A la hora de buscar un trabajo,

siempre te encuentras que te dicen:

"no eres la persona indicada para este puesto,

no queremos personas como tu en esta empresa,

tu imagen no es la adecuada".

Vayas por donde vayas.

En un restaurante hay gente que te puede tratar bien

y en otros restaurantes te pueden tratar fatal.

Como me ha pasado.

Me sirve el plato mal, y ni me dicen ni buenas tardes.

Todo eso se nota,

y esa discriminación que hay... te la tienes que callar,

te la tienes que guardar, no puedes denunciarlo,

no puedes decir nada.

Tampoco es agradable ir a un sitio que estén todo el rato mirando.

Pero, vas andando por la calle

y siempre te vas a encontrar una mirada de aceptación,

una mirada indiferente y una mirada con odio.

Vayas por donde vayas.

Por la calle nadie te a va a...

a no ser que se le crucen un poco los cables

y vayan por lo que van, porque lo hay, ¿no?

Y hay gente así.

Pero, nadie te va a parar por la calle y te va decir:

"oye" o "toma, esto..."

O toma, un castañazo, ¿no?

De momento,

yo me he cruzado con personas en donde ha habido agresión, sí,

me han empujado... me han empujado por ser tal como soy.

Yo he seguido por mi camino,

ni me he dado la vuelta, ni he ido buscando confrontación.

Porque sé que si me doy la vuelta y digo algo, se enzarzan conmigo.

Lo mejor es huir.

Si hay una mirada de odio,

agachar la cabeza, mirar hacia otro lado

y no incitarle a que te miren, para evitar una agresión.

Una persona trans lo que pretende es..., vivir.

Yo no quiero favores de nadie,

yo no quiero que me den un trato especial por ser lo que soy.

Lo que quiero es tener un trabajo, lo que quiero es tener una vida

y que pueda salir por la calle

sin tener el temor a que haya una agresión,

de que haya un insulto, una mirada.

Que yo pueda ir por el metro o por el autobús

y no todo el autobús esté mirándome

o el metro todo el vagón mirándome.

Porque eso... bueno... ¡incomoda!

aunque no haya ningún tipo de agresión, eso incomoda.

Que seas tú el centro de atención por ser algo.

Quiero ir por la calle y ser una persona más.

-Yo, cuando me hablaban del distrito de Carabanchel,

pues pensaba: es un distrito en el que hay mucha población

proveniente de lugares muy diversos del mundo,

donde se dan elevados niveles de homofobia.

Esto es un hecho cierto, ¿eh?

Tenemos que ser conscientes de que la homofobia,

en determinados lugares del mundo,

adquiere unos niveles muy crudos

respecto a la estigmatización,

el rechazo que sufren las personas homosexuales.

A este señor le condenaron por ser homosexual

y en la propia prisión sufrió violación.

Por tanto es una contradicción en sí misma.

El 9 de octubre de 2010 el periódico sensacionalista Rolling Stone,

de Uganda,

que no tiene nada que ver con el grupo musical,

publicó fotografía, direcciones y datos personales.

Lo que pedía era que se les ahorcara.

Esas personas fueron agredidas, expulsadas,

sometidas a todo tipo de vejaciones.

Yo creo que tenemos que ser conscientes

que no solamente hay que defender

aquello en lo que creemos,

sino ponernos, también, a través de la empatía,

en el lugar de aquellas personas que sufren secuestro emocional.

En el mundo hay personas que se sienten amenazados

en su entorno más inmediato,

por las familias, por la sociedad, por los gobiernos,

que no los respetan.

En 75 países, la homosexualidad se condena en mayor o menor grado.

Existen 7 países donde se aplica la pena de muerte directamente

por expresarse afectivamente y sexualmente

de acuerdo con su hecho identitario.

-Hemos registrado más de 186 muertes en la comunidad LGTB

y lastimosamente, cada vez somos más vulnerables.

Por esa razón fue por la que llegué a España.

No he querido dejar el activismo.

Estamos trabajando también en otros países de América Latina

y por tanto, nos daremos cuenta de que no es un problema

que pase solamente en África o Rusia, que es lo más sonado,

que es lo que más nos suena, aquí en España,

sino que también en América está pasando.

-Tú, estando en Honduras, te sentías especialmente vulnerable.

¿Que ha supuesto, para ti, llegar a un país como España,

donde hoy, afortunadamente,

gays, lesbianas, bisexuales y transexuales

tenemos igualdad jurídica plena?

-Piensas, porque te da una pena dejar aquello,

pero luego, cuando te das cuenta que es tu vida la que está en peligro

y que aquí hay una libertad social que, garantizada no está,

porque últimamente en Madrid se está viviendo mucha persecución

y estamos viendo hechos

que no se esperaba ver, por lo menos en el último año.

Pero claro, cuando comparas esto con aquello,

pues te das cuenta que esta es la vida

que todas las persona deberíamos tener, en cualquier parte del mundo.

-La situación que yo vivía en Argelia era insoportable.

Desde que eres pequeño, todo el mundo te presiona:

la sociedad, la familia, el Estado no te protege.

Llegas a pensar en suicidarte

porque todas las puertas están cerradas

y es muy difícil vivir con tu condición.

Así no se puede vivir,

en una sociedad con una mentalidad tan atrasada.

Incluso a mi abogado,

admitirle que era homosexual era muy difícil.

Pero decidí traspasar las líneas rojas

que marcaba el Estado, la sociedad, la familia, la tradición.

Y lo hice porque se trataba de mi vida,

pero el final puede ser la muerte.

Muero, pero vivo mi vida.

-En mi casa lo sabían,

porque no se podía ocultar durante tanto tiempo.

Mi padre me dijo un día que como no era hombre,

más bien mujer, que no volviera a la casa.

En Marruecos, además de darte palizas,

te llevan a la cárcel entre tres a seis meses.

Así que siempre vives con miedo.

Hace cinco años, me fui de la casa

y pasé mucho tiempo sin saber dónde comer, donde vivir

y con el temor de no encontrar un lugar donde quedarme.

Me fui a Tánger a trabajar...

pero todo el mundo me rechazaba.

Lo mismo me pasaba en Nador.

No me daban trabajo y me echaban de los sitios

porque decían que a mí me gustaban los hombres.

-Te quería preguntar

si la homosexualidad y la religión sería algo compatible,

porque como hay muchas religiones

en las que la homosexualidad es algo que no se puede tocar,

por ejemplo en el Islam, esta súper mal.

-Claro...

Tradicionalmente se nos traslada la idea

de que, efectivamente, homosexualidad y religión son incompatibles.

Tenemos que poner nuestra atención en los cristianos de base,

en los musulmanes de base,

en las personas que están en el día a día

y que no tienen intereses concretos, económicos o de autoridad.

-Lo más grave era la mala reputación que le causaba a la familia.

El que reaccionó peor fue mi hermano mayor,

un fanático religioso,

cuando además les informé

que me había convertido del Islam al cristianismo.

Una noche me amenazó con las armas

y tuvieron que intervenir mi padre y mi madre.

Mi madre me dijo: "piénsatelo bien".

"Vete, lárgate porque si no, tu hermano te va a matar".

A las dos de la madrugada me fui.

-Nos conocimos por Facebook, chateando.

Me envió una solicitud de amistad y así empezó todo.

Me dijo que era de Argelia y yo le dije que de Marruecos.

Empezamos a hablar,

me contó sus problemas y yo le conté los míos.

El me comentó si podía hacerme una pregunta,

pero que... no me enfadara.

Le dije que sí.

Me preguntó si yo era homosexual.

Le dije: "¿por qué me haces esta pregunta?".

Me dijo: "porque yo tengo problemas por eso".

Le contesté: "yo también".

Me preguntó si podíamos ser amigos.

Hasta que llegó aquí, donde quedamos en vernos.

Vino a Melilla en mi busca.

Y me dijo: "vamos a pedir asilo".

-Yo, cuando presenté la solicitud de asilo,

no lo hice por cuestiones sexuales, sino por cuestión religiosa.

Tenía pruebas que me había convertido en Argelia.

Allí, todos sabían que yo era homosexual

y que me había convertido, por eso me querían hacer daño.

Pero, después de llegar a Melilla,

sí que pedí asilo por lo de mi homosexualidad.

Recibí el apoyo de mucha gente y de las asociaciones.

-Yo todavía no estoy muy tranquilo porque tengo familia aquí al lado,

en Nador... y también en el barrio chino de aquí.

No salgo mucho del centro de acogida, del CETI,

porque me puedo encontrar con alguien de la familia o con gente conocida.

Son musulmanes y no lo ven bien.

-La gente sabe lo nuestro y no quieren saber de nosotros

y algunos dicen que cómo nos vamos a casar.

Que quiénes somos para casarnos.

No admiten este tipo de matrimonio,

para ellos hemos atravesado algo más que las líneas rojas.

Si pudieran hacernos reventar, nos reventaban.

No lo aceptan.

En el CETI, otros argelinos están en mi contra, por ser homosexual.

En una ocasión, me agredieron, me rompieron los dientes,

por el simple hecho de comer en el Ramadán.

Me decían que cómo un argelino,

además de querer casarme con otro hombre,

encima comía en el Ramadán.

Preferimos vivir aquí, pero en libertad.

Pero muchas pandillas de marroquíes, adolescentes,

cuando sales del centro de acogida, te insultan, te escupen, te pegan...

A él le pegaron, con una botella. -Si me pegaron con una botella.

Venimos a vivir bien para escaparnos de un infierno,

pero nos hemos encontrado con otro infierno.

He entrado en Melilla,

porque España ha aceptado el matrimonio homosexual,

como Holanda.

Un país democrático, de libertades,

un país que respeta a sus ciudadanos,

les hace sentir seres humanos y no súbditos ni esclavos.

He elegido Europa, por la libertad que me da.

Yo aquí puedo vivir como quiera.

Puedo darle un beso en el metro,

cogerle de la mano sin que nadie abra la boca,

sin que nos miren, respetándonos.

Queremos ser lo que somos,

no queremos que los chicos homosexuales

se vean obligados a salir de sus países, Libia, Marruecos...

Deben quedarse para defender sus derechos.

Pienso volver a Argelia, cuando este fuerte

y no haya una autoridad que oprima a los homosexuales.

Yo no quiero que ningún homosexual, árabe o argelino,

viva lo que he vivido yo.

-Quiero regresar con la cabeza bien alta, como Anouar.

La gente debe vivir en libertad.

Cuando llegue a la Península,

lo que quiero es vivir bajo el mismo techo,

buscar un trabajo y vivir en libertad.

Mi familia son musulmanes, practicantes y tal,

pero no he tenido ningún problema, a pesar de ser homosexual y activista

y luchar por los derechos del colectivo LGTB.

Nunca he tenido ningún problema con mi familia,

mas bien lo contrario.

Siempre he recibido apoyo de mi madre y mi hermana,

que son mi verdadera familia.

Siendo de Melilla, te puedo decir

cómo se vive la homosexualidad en Melilla.

Todo se hace un poquito a escondidas,

que la gente no sepa lo que realmente uno es,

lo que realmente a uno le gusta.

Quizá, en los últimos años,

sí veo que se ha radicalizado mucho las posturas,

sobre todo por razones religiosas.

Y digo todas las posturas, tanto la judía,

que quizá antes pasaban desapercibidos

y ahora, por la forma de vestir, ya son más evidente.

La comunidad cristiana quizá, con la ley de matrimonio,

se radicalizó muchísimo y se hacían manifestaciones

y la mayoría de las manifestaciones que hacían eran,

ya no en contra del matrimonio gay,

y en contra de la homosexualidad.

Y ya..., qué decirte de los musulmanes.

Gente que hace unos cuantos años te saludaban por la calle,

te abrazaban, te saludaban como uno más,

ahora, por el hecho de ser homosexual no lo hacen.

No lo hacen, porque su nueva religión,

por decirlo de alguna manera, les impide que así lo haga.

Y algunos se permiten el lujo de insultarnos, de amenazarnos...

y advertirnos que vamos a ir al infierno.

Los comentarios homófobos me dan igual.

Aquí en Melilla, sobre todo,

me pueden llamar por la calle, como 5000 veces "maricón" al día,

y a mí, ahora no me preocupa ni nada.

Hoy, niños, además adolescentes de 13, 14 años, por desgracia,

la mayoría musulmanes,

son los primeros que cuando ven un homosexual se paran

y le dicen "¡maricón!",

como si fuera lo que están haciendo es maravilloso diciendo:

"¡mira, mira, ese es maricón, ¿lo sabéis todo el mundo?!".

Y lo hacen, creyendo que lo hacen bien.

Si tu intentas hablar con ellos o mantener un diálogo educado,

para nada..., se ponen además violentos contigo...

Puedes sufrir agresiones.

Si intentas plantearles o hacerles ver cual es tu forma de vida,

que yo ni molesto, ni les voy a dañar,

ni les voy a hacer nada, que simplemente yo vivo mi vida,

que soy homosexual y punto...

No te dan ni siquiera la oportunidad.

Persecuciones con motos, niños, un grupo de seis o siete motos.

Ir al parque Hernández, que es la zona más gay de Melilla,

donde nos juntábamos para hablar de nuestras cosas,

persecución con motos, navajazos incluso.

Sufrí una apuñalada en el muslo, que me pudo haber costado la vida.

Una de las peores agresiones que sufrí

fue una doble fractura de mandíbula,

que entre 5 individuos me partieron la mandíbula en dos trozos

y me tuvieron que evacuar a Málaga.

Fue una de las peores experiencias...

Pero, destaco el navajazo,

porque fue, quizá donde estuve más cerca de la muerte, ¿no?

por la pérdida de sangre,

porque me tuvieron que operar, realmente de urgencia, urgencia...

Esto fue relativamente hace poco, en 2015,

la agresión con un cuchillo,

y sobre todo por la zona donde me la dieron,

en la ingle de la pierna derecha,

que si hubiera sido en la izquierda o un poco más alto,

ahora mismo, no estaría aquí con vosotros, ni preparándome,

ni maquillándome para el Orgullo de Melilla.

Pero bueno, la vida tiene que continuar

y lo que no tenemos que permitir es que cuatro o cinco personas,

porque no les guste nuestra manera de ser,

que dejemos de vivir.

(Canta: "Vivo en libertad".).

-Este tipo de agresiones,

suele ser hechas por gente de Marruecos, principalmente.

Es muy raro que... gente de Melilla,

además, como nos conocemos todos, es una ciudad muy pequeña...

Es raro que puedan agredir de esa manera.

Una cosa que te pueda costar la vida es muy raro...

Gente de Melilla es muy, muy extraño.

En mi caso, fueron marroquíes, en todas las agresiones,

además, los que me rompieron la mandíbula

fueron condenados a prisión porque los pude retener.

Eran 5, tres huyeron y yo pude retener a dos,

después de estar sangrando, con la boca rota y todo...,

puede capturar a dos de ellos.

Con la ayuda de un policía local que estaba paseando un perro.

Tuve muchísima suerte y los detuvieron

y fueron condenados a tres años de prisión.

Estuvieron en prisión y bueno... me tuvieron que indemnizar.

La otra la agresión con navaja, tanto de lo mismo,

condenados también a tres años de prisión.

Los transexuales y los drag queen quizá sufren más homofobia

porque somos lo más visible, somos lo primero que se ve,

cuando tú ves a un homosexual, quizá no lo sepas,

si no te lo dice o si no tiene cierto amaneramiento.

Sí, aquí la gente se la pilla además con papel de fumar,

porque se escandaliza

porque un tío se vista de tía, o una tía se vista de tío,

pero, sin embargo, que le partan la cara a un tío por ser homosexual,

por no haber hecho nada,

nada más que darse un beso con una persona a la que ama,

que ni le está obligando a hacerlo, ni nada,

la gente se escandaliza más por eso,

porque un tío vaya en pelota el día del Orgullo,

que además es el día para ir en pelotas.

Afortunadamente,

hay mucho heterosexual que nos apoya y que va a las manifestaciones

y que se disfraza y se travesti, también un poco para decir:

"pues mira, yo también lo hago y lo hago porque les apoyo".

Y es verdad, la gente se escandaliza

por ver un tío en pelota en la Gran Vía

y no se escandaliza porque le rompan la cara cinco tíos a un tío

por ser homosexual en la Gran Vía.

Que eso me parece maravilloso, ¡la gente que tiene doble moral!

Yo voy a seguir siendo como soy,

y si pierdo la vida por ser libre, pues bendita sea esa muerte.

Prefiero morir siendo libre,

que morir encadenado por una sociedad.

De verdad que yo sí creo, honestamente,

que resistir es la clave para todo.

Así que yo les invito a que no tiren la toalla,

si tienen en sus familias circunstancias personales difíciles,

díganse a sí mismos:

"voy a resistir", porque el que resiste, gana.

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

Es lunes,

el hombre que voy a enterrar el viernes,

todavía no ha fallecido.

-Cuando una persona acaba de morir,

no tiene, necesariamente, un aspecto agradable a la vista,

y transformar a esa persona, embalsamarla, vestirla...,

maquillarla..., hacer que esté presentable

para que la familia guarde un buen recuerdo,

eso sí es gratificante.

-Me ocupo de la familia,

de la iglesia, del cementerio, de las firmas...,

presento a las personas...

Es una especie de trabajo de relaciones públicas,

más o menos.

Trabajan a diario con la muerte.

Son embalsamadores, directores de funeraria,

o tanatoprácticos;

profesiones tabúes tan extrañas como necesarias

y no exentas de prejuicios,

ante una sociedad que abraza el ideal de la eterna juventud.

La muerte es un tabú, lo comprobamos todos los días.

Simplemente, dices que eres embalsamadora

y la gente se muestra reticente.

Somos personas como las demás.

Tengo una familia, tengo hijos, amigos, padres,

no soy una extraterrestre, soy una embalsamadora.

Su vocación les conduce

a hacer de la muerte su modo de vida

y lo consiguen a base de conocimientos, entrega

y mucho respeto por la persona con la que trabajan.

La gente siempre me pregunta:

"¿Y hablas con ellos?".

¿Y por qué no?

No dan ningún problema y jamás discuten,

así que cuando me disculpo y les digo:

"lo siento, te he dado un golpe sin querer",

tampoco se quejan.

Son los mejores clientes que se puede tener,

y lo digo con todo respeto.

Un documental, en clave de humor negro,

que nos presenta a algunos de estos profesionales

que aman su trabajo

y que embellecen hasta el último de nuestros días.

Si yo me voy al más allá,

cuando me muera, seguramente encontraré allí gente que me dirá:

"oye, yo te conozco" o "fuiste tú quien me embalsamó",

"lo hiciste genial, gracias, es fantástico".

Vivo o muerto,

la próxima semana en "Documentos TV".

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

Documentos TV - Homofobia. Diario de las víctimas

Mientras yo sea presidente, seguirá habiendo papá y mamá

En Portada analiza en el documental "El armario ruso" la realidad del colectivo LGTBIQ+ desde la aprobación de Ley rusa contra la propaganda homosexual en junio de 2013. El texto prohíbe la difusión de la información destinada a fomentar "comportamientos sexuales no convencionales" con penas de prisión y multas que van desde los 125 euros para particulares a los 22.000 en caso de organizaciones. "Mientras yo sea presidente, seguirá habiendo papá y mamá", declaró el presidente ruso, Vladímir Putin, en un debate sobre la familia en 2020. El líder ruso dejó claro que no legalizará los matrimonios entre personas del mismo sexo ni la adopción por parte de homosexuales. La ley rusa de 2013 ha inspirado a otros países como Hungría, que ha aprobado hace tan sólo unas semanas un paquete legislativo similar que prohíbe la "promoción" de la homosexualidad. El país a orillas del Danubio tampoco permite el matrimonio igualitario o la adopción de parejas homoparentales.  

En portada - El armario ruso - ver ahora

Pedagogía y reivindicación: el camino hacia la igualdad

Paco Tomás, guionista de la serie documental "Nosotrxs somos", desmonta mitos y estereotipos en la charla sobre diversidad afectivo sexual que impartió en la Academia de Operación Triunfo. ¿Puede un hombre vestir falda?, ¿el abanico es un objeto de mujer?, ¿cómo nos tenemos que comportar en función de nuestro sexo? El escritor explica que roles de género y la forma de expresarnos en público son una construcción social que fomenta prejuicios y es importante derribarlos para avanzar a una sociedad más justa. Tomás aporta un dato dramático: el 60% de los jóvenes LGTB sufren acoso en el colegio por su orientación sexual. De ellos, el 43% piensa en suicidarse y un 17% lo intenta. Una situación que puede revertirse y que requiere de la colaboración de todos los ciudadanos sin importar su géneros, orientación o identidad sexual. 

OT 2020

El colectivo LGTBI también ha reivindicado sus derechos a través de diferentes disciplinas, como el deporte, la música o el baile. Es el caso del voguingun estilo de danza urbana mediante el que las personas transexuales y homosexuales mostraban orgullosos su feminidad y 'gritaban' al mundo que podrían ser lo que se propusieran. Su origen se sitúa en los años 60 en Nueva York (EE UU), donde drag queen afroamericanas se reunían en antros, se ponían sus mejores galas e imitaban las poses de las modelos que aparecían en las revistas de moda. Madonna popularizó este baile en 1990 con el videoclip de "Vogue", en el que ella y los bailarines realizan algunos pasos de voguing. La serie Danz, de Playz, ahonda más en es baile urbano. 

Danz - Voguing - Ver ahora

La soledad de los ancianos LGTB

Para todos los públicos Crónicas - El tiempo del arco iris - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por ACCESIBILIDAD TVE

(Gritos manifestación)

Usted imagine que por casualidad, o sea, usted llega a enterarse

pues de que algún familiar, un hijo suyo, es homosexual...

¿cuál cree que sería su reacción? -Uy...sería una desgracia horrible.

-Hay mucha gente parada que están sin hacer nada y claro...

y les da por hacer cualquier cosa...

-Si no debe estar prohibida, si tampoco debía estar permitida

en el sentido de que se haga propaganda de la homosexualidad.

-Una enfermedad más.

-Que no perjudiquen a la gente que no lo es ni les den malos ejemplos.

Ahora, si en privado no tienen más remedio, pues mira, peor para ellos.

-Que conste que me parece muy bien que los dejen vivir y tal,

siempre que no corrompan a la juventud, etc...

Pero ya tanto el orgullo...

Pues vamos a hacer el Orgullo de las mujeres que les gustan los tíos,

el Orgullo de la gente corriente tambien...

Yo propongo la jornada del Orgullo machote.

-Esta es una imagen que yo desconocía y rebela la brutalidad de la policía,

de los grises, en aquella primera manifestación,

y la actitud defensiva de no escapar...

mientras que mucha gente entró en la iglesia de Belén a refugiarse

ante la llegada de los grises.

...Aquí tenemos el frontal de la manifestación del 26 de junio,

donde las protagonistas, las más luchadoras,

las que se enfrentaron a la policía porque eran las más discriminadas,

fueron las travestís...

(OFF) Aquel fue un paso importantísimo

para luego seguir adelante, es decir, aceptarse a uno o a una misma.

Para mi esa fue la gran, el gran impacto de aquella manifestación,

que tuvo gran repercusión en todo el estado,

fue portada de Le Monde,

y nos permitió pues eso, reconciliarnos con uno mismo.

Porque el movimiento homosexual, a diferencia de otros,

parte de una premisa distinta,

que es que te aceptes a ti mismo o a ti misma.

Las mujeres, los trabajadores, (OFF) esa premisa...

porque son mujeres, son trabajadores

en nuestro caso, hemos de superar la auto homofobia.

(OFF) La primera campaña era para la abolición

de la Ley de Peligrosidad Social.

No nos dieron el permiso, pero la hicimos.

Salimos de Colón hacia Rambla arriba. Unas cuatro mil personas...

porque, no solo había los gais y lesbianas,

sino que había pues también feministas, ecologistas,

gente de partidos de izquierda, de todos los partidos..

porque el FAGC estaba formado tambien por militantes de otros partidos.

Había, anarquistas, comunistas, socialistas, independentistas,

y liberales de centro izquierda o asi, noo.

Y eso hizo que de entrada también nos apoyaran todos estos partidos.

(OFF) Todas estas personas que salieron en la primera manifestación

se arriesgaron mucho.

Y seguramente que muchas de aquellas personas quedaron señaladas

por el régimen para probablemente o perseguirlas

o hacerles la vida un poco más difícil de lo que ya la tenían.

O sea que, mi contribución, y mi reconocimiento sería,

a la valentía y al riesgo que estas personas vivieron

en aquella primera manifestación y que,

para todo el resto del colectivo, y no solo el colectivo,

sino para la sociedad en general, fue la primera piedra

para construir un gran edificio

que más tarde sería el edificio de la democracia.

Manifestarse aquel 26 de junio de 1977 por las Ramblas de Barcelona

podía suponer, para algunos, terminar en prisión

con una condena de hasta cinco años o en un centro de rehabilitación.

Así se aplicaba la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social

junto al artículo del Código Penal sobre escándalo público.

Una legislación que atacó duramente a homosexuales y travestidos

durante los últimos años de franquismo.

Armand de Fluvià ya era entonces, en la clandestinidad,

un destacado activista por los derechos de los homosexuales.

De familia de la alta burguesía catalana, conocía

y participaba con movimientos de liberación homosexual

en Estados Unidos y otros países.

Su primer logro, en 1970, fueconseguir,

junto a su amigo Francesc Francino, que las Cortes franquistas,

que debatían el Anteproyecto de Ley de Peligrosidad

y Rehabilitación Social, hicieran una modificación en su redacción

de condenar a los homosexuales “por el mero hecho de serlo”,

a “los que realizaran más de un acto de homosexualidad...”.

En 1970 ya había fundado en Barcelona, junto a Francino,

el Movimiento Español de Liberación Homosexual,

la primera organización de este tipo en España.

En 1975, después de la muerte de Franco, también fundará

el Front d’Alliberament Gai de Catalunya, el FAGC.

Y poco después, impulsó la creación del primer centro cultural

y de servicios para homosexuales de España, el Institut Lambda,

hoy Casal Lambda.

(OFF) A partir del 72, publicábamos un fancine que se llamaba Agois,

y con un nombre falso compramos una multicopista.

Y los textos, qué hacíamos.

Pues íbamos en tren a Rubí, a la fábrica del padre de Francesc,

en una máquina de escribir antigua, con un carro muy largo,

que también la policía no la conociera o algo así,

allí hacíamos los textos.

Y entonces veníamos con el texto y aquí lo imprimíamos

en la multicopista.

Siempre cuento que toda la vida recordaré

la primera vuelta de manivela que di,

me temblaban las manos y los pies...

Y le dije a Francesc, ¿te das cuenta de que a partir de ahora

ya somos delincuentes?.

Salieron 18 números, cada número teníamos que ir a Perpignan,

a correos, y enviarlos a París,

Porque en París, Arcadíe, André Morín, lo enviaba a los héroes

que quisieron suscribirse

y a las personas que considerábamos que les podría interesar:

gente progre, catedráticos, intelectuales, artistas, etc, noooo...

Era una cosa terrible ser homosexual en aquella época.

Porque para el Estado éramos un peligro social y, por definición,

unos corruptores de menores.

Todos los gais íbamos detrás de niños para violarlos.

Eso es la gente lo que creía, noo.

Para la ciencia éramos unos enfermos mentales hasta el 90 o 93,

que salimos de la esta lista de enfermedades...

... enfermedades mentales, perdón.

Para la Iglesia, los peores de los pecadores.

Los jóvenes de entonces, hoy día, ya somos viejos,

ancianos o como quieras llamarlo.

O gente mayor, o Tercera Edad...que no me gusta nada lo de Tercera Edad,

porque yo estoy en la Cuarta ya, pero bueno...

Claro, vivieron aquellos y hoy ¿qué hacen?

Bueno, muchos están con sus parejas, viven tranquilos en su casa.

Pero hay hoy día también una discriminación hacia estas personas,

ya mayores, de más de sesenta, setenta y ochenta años, noo.

En Madrid, en pleno barrio de Lavapiés,

se encuentra una de las dos únicas instituciones específicas

para mayores LGTB del Estado: la Fundación 26 de diciembre.

En esa fecha, del año 1978, el gobierno de Adolfo Suárez puso fin

a la ilegalidad de la homosexualidad en España.

Algunos lucharon por defender sus derechos

y sufrieron detenciones, abusos, e incluso penas de cárcel.

Otros, vivieron su condición escondiéndose;

en el miedo y la soledad.

Hoy ya no son jóvenes,

y en algunos casos sufren otro tipo de discriminación,

especialmente el olvido.

(OFF) La Fundación en general da respuestas

primero de un sitio para que la gente pueda venir

y pueda encontrarse pues en su sitio... un espacio pensado, ideado

y construidopara ellos y para ellas...

para que las personas mayores entren porque se sienten acogidos.

Porque un centro de mayores, por ejemplo, cuando entramos,

vemos que no nos acogen.

Entonces, este centro desde que abren la puerta, es un centro de acogida.

-Antes de ayer fui a Valencia, con la Asociación Lambda,

que ha sido la que nos ha dado el Premio Margarida Borrás.

Y es el primer acto documentado de que quemaron a una persona transexual

en la Plaza del mercado de Valencia en el mil cuatrocientos y pico.

Además, está documentado por un notario, que,

como se vestía de mujer, la cogieron y la llevaron a quemar.

Y la quemaron enseñando todas sus vergüenzas.

Yo soy una persona muy social y siempre lo he sido.

Crecí en una familia grande,

irlandesa, católica, alcohólica, disfuncional.

Estoy acostumbrado a estar rodeado de gente y es importante para mí.

Fue muy duro para mí vivir solo y aislado en el campo de Irlanda.

Irlanda era bonita y la gente era amable.

El clima era horrible.

Pero yo sabía que no era el lugar para mí.

Aislado de esa manera.

Mi alma se alimenta de otras personas,

con la implicación de otras personas.

Era importante para mí encontrar una familia arcoíris

y eso es lo que he encontrado aquí en la Fundación.

(OFF) Hemos visto que somos un colectivo que, por circunstancias,

pues estamos en una situación de bastante vulnerabilidad

en el tema del alojamiento.

O porque te ha dejado o porque has enviudado

y te han quitado el domicilio.

Porque tu pareja ha rehecho su vida y a ti te ha tocado estar en la calle...

Porque muchos hemos cuidado o han cuidado a los padres

y a las madres y cuando han muerto estos,

los hermanos han vendido la casa donde tu has vivido toda la vida

y te has encontrado en la calle.

Porque esta crisis ha dejado a mucha gente en la calle...

Y porque muchas personas están solas y tienen muchísimo miedo.

Entonces bueno, vemos que el problema de la habitabilidad,

de estar en un sitio protegido,

era lo que es un poco la fuerza que tiene la Fundación.

Porque nosotros, como objetivo final es generar recursos residenciales

para personas mayores lesbianas, gais, bisexuales, transexuales

y heterosexuales que nosotros no preguntamos con quién te acuestas

Si quieres venir con nosotros y te parece que es una idea buena

no te vamos a preguntar nada más.

Cuando llegue a comprarla dije: ¿cuál es la más barata?

Pero no, no es que sea mala la cafetera...

Siiii... todo de plástico....”

La Fundación 26 de diciembre quiere visibilizar a las personas mayores

del colectivo y sus necesidades.

Tal vez, la más importante sea la de socializar,

unirse y salir del aislamiento.

Si se cuenta con un lugar digno para vivir y compartir con otros...

la vida puede ser un poco menos complicada.

Con la cesión por parte del Ayuntamiento de unos pocos pisos

en el barrio, la Fundación ha iniciado un programa

de vivienda compartida.

En estos pisos, y pagando una renta no muy alta,

se intenta poner en práctica el concepto de “envejecimiento activo”,

de compartir recursos con otras personas.

La gente que habíamos entrado aquí no teníamos un problema,

teníamos un tejido de problemas, que había llegado.

Empiezan a pasar los años, no tienes trabajo,

se acaban los ahorros, la gente va viendo que ya no tienes dinero,

va desapareciendo.

-Yo desde muy joven tuve problemas en la escuela para aprender.

Por el tipo de escuela que era, porque estaba en un colegio de curas,

con maltrato físico, que era una cosa común, no era solo a mí.

Era una cosa común.

Yo he tenido un carácter muy rebelde

y lo único que me salvaba era dibujar religión...Cosas de ensoñaciones.

-Yo había planificado tan minuciosamente mi vida...

Pero yo tenía un problemejo: no puedo hacerle la pelota a nadie.

Por lo tanto, nunca tuve padrinos.

Yo creía que mi vida la podía llevar con méritos propios. Craso error.

Había quedado sin norte.

Las soluciones que me ofrecían a través de Cáritas y el ayuntamiento

era romper aún más mi vida.

Las mascotas eran fundamentales.

Lo que tiene la mascota no es de gay idiota que tiene un hijo. No, no, no.

(OFF) Ellas te obligan a volver a tener responsabilidad.

Volver a tener una responsabilidad, volver a tener una rutina.

De vacunas, de salidas, por lo tanto, el animal organiza mucho.

Por lo tanto, en el lugar donde yo estuviese ellas tenían que estar.

Fundamentalmente, para ir reorganizando esta vida

que se había desarmado, por segunda vez.

Es decir, yo perdí todos mis bienes por segunda vez.

Cinco mil películas, como dos mil libros,

cada programa de teatro desde mi infancia hasta ahora,

que había ido guardando de cada ciudad en la que había ido al teatro.

Cuando tú eres desahuciado y no tienes forma de conservar las cosas,

(OFF) es como si desapareciera tu vida,

como si se volatilizara tu vida.

-Eduardo. Mira, que en cuanto cuelgue este cuadro nos vamos a comer.

-Muy bien.

(OFF) Yo he podido hacer, hasta día de hoy, lo que he querido

― más o menos, dentro de lo que se puede hacer― que es pintar.

Ha sido gracias a que tengo ese don,

que no sé si es más importante que la pintura,

que es que la gente me abra su puerta.

Porque yo siempre he vivido en casa de los demás.

Gracias a eso, claro, eso me ha exonerado de un trabajo

que no me hubiera permitido llevar una vida como a mí me gustaba.

Con lo cual, tengo muchas familias.

No ha sido una cuestión de sentirme desvertebrado de la sociedad,

como Eduardo en este sentido.

Una persona que había estudiado mucho, lo mío ha sido lo opuesto.

Yo había estudiado muy poco,

me había preparado muy poco en ciertos ámbitos.

Yo, además, a diferencia de él,

tengo un carácter que no sé si es...

Él dice que no sabe hacer la pelota. Y esto me parece precioso.

Yo no sé si sé hacer la pelota,

pero yo lo que sí sé es meterme dentro de la casa

y sentirme a gusto en esa casa.

Todo el mundo temía de mí,

como que Ricardo siempre ha vivido de una manera

y ahora por razones obvias (OFF) tiene que ir a esta situación

y ahora que me ven tan feliz y que estoy bien me dicen

“cómo te adaptas a gente tan distinta”,

“tú tienes unos horarios muy establecidos”.

Y yo digo pues porque siempre se está aprendiendo.

De los demás no solo aprendes, aprendes tus límites con los demás.

-(OFF) Si tú vas como persona mayor LGTB a una residencia,

allí, en la residencia, está reproducido la España

de las últimas décadas.

Allí no ha habido modificación ninguna.

El hombre es hombre. La mujer es mujer.

Y los maricones, unos desviados que deben tener el castigo de Dios.

En las residencias se reproduce las últimas décadas en España.

Como tampoco el Estado se ha preocupado de

(salvo en acciones electorales), no se ha preocupado de preparar gente

para este tipo de situaciones.

Hay como una dicotomía.

Fíjate vos, después de todo lo que se ha hablado de la diversidad,

de todo lo que se ha hablado de la libertad sexual,

de todo lo que se ha hablado, hay de nuevo ataques a gente.

Así que no hemos aprendido nada. Ahí falla algo.

-Es que salen brillitos...Ya está... -Es que esto del brillito...

-Es que hace calor... -Pues no lo puedo remediar...

-Estos gais... son terribles... -¡Estos gais!

Para que los maquillen hacen cualquier cosa.

Bueno, lo que él aprende de mí, a parte de mí brillante mente...

Hablando en serio, soy un tipo que siempre me he adaptado.

Nunca ni en mis mejores momentos económicos intenté ser

más arriba que nadie.

Lo que yo aprendí de ti debería decirlo yo.

-Lo que yo aprendí de ti debería decirlo yo......

Pero además de las necesidades residenciales,

el colectivo de mayores LGTB y su diversidad plantea

muchos otros problemas, desde los específicos de atención hospitalaria,

acompañamiento, o ayuda a domicilio, hasta los más habituales,

que se ofrecen en cualquier centro de mayores al uso.

La Fundación trabaja a través de un equipo interdisciplinar,

dos aspectos principales:

la atención psicológica y la socioeducativa.

Es un espacio de capacitación, de relación, con lo que las personas

(hombres, mujeres o transexuales o, incluso, heterosexuales)

que quieren venir a participar en la Fundación, entran en contacto,

llaman y solemos invitarle al café de los jueves, decimos.

Un primer cafelito que les decimos gratuito...

Y a partir de ahí les conocemos.

Sabemos lo que quieren hacer, si quieren participar en algo

o si traen alguna propuesta.

Tratamos un poco de que sean ellos y ellas

los que se vayan empoderando y diseñando.

Porque la problemática de las personas mayores LGTBI

que están participando en otros espacios de personas mayores, es

que no suelen ir con su identidad por delante.

Suelen ir con una identidad todavía “armarizada”.

Aquí sí les decimos quién son desde el primer momento,

con lo que participar desde la propuesta

pues es una alegría y una fiesta.

Si lo que quieren es demandar algún otro tipo de programas

(voluntariado, vivienda compartida, servicio de ayuda a domicilio

o incluso tienen problemas de salud asociado a mil cosas

que le pueden estar ocurriendo), pasan por el área de trabajo social.

-(OFF) Nuestra idea es trabajar hacia una inclusión.

Entonces bueno, pues nosotros vamos y hacemos trabajos de talleres

con centros de mayores.

Entonces vamos y nos presentamos para que nos conozcan.

Porque hablamos un lenguaje común.

Porque si que ellos entienden la Ley de Peligrosidad social.

Porque lo sabían.

Entienden la de vagos y maleantes, porque ellos también lo entendían.

Entienden como nos machacaban en el colegio,

entienden como nos han machacado en clase,

entienden como nos han machacado en el trabajo.

Entonces bueno, les quitamos un poco, también,

que era una sociedad homófoba

y tanto os educaba a vosotros como nos educaba a nosotros

a las dos partes.

(OFF) y nos han construido un muro en el medio,

donde no ha habido entendimiento ni conocimiento.

En el momento que rompes el muro, que nos conocemos,

no hay ningún tipo de problema.

-Y aquí no hay verdades, ni cosas que estén bien, ni cosas que estén mal.

Así que yo os animo a que digáis. Igual a mis compañeros y compañeras.

A que digáis sin ningún tipo de miedo.

-A mi me da risa cuando yo voy a veces a sacar empadronamientos

o cosas, ven mi nombre y llama a otro,

y llama a otro y este a otro... para que me miren...

-Nací en un matrimonio que me dio enorme libertad personal.

Cuando se enteraron de que a mí me gustaban los tíos,

y que desde muy jovencito yo salí con tíos, ya se sintieron perturbados.

Pero como me habían dado libertad, ellos tenían que cumplir

lo que me habían enseñado...

Yo no miro que seas hombre, que seas mujer, que seas trans...

Simplemente, que seas buena persona

y sepas transmitirme eso que sientes, noo.

-No todos somos heteros.

Hay unos cuantos mayores, en Madrid 160.000, que son LGTBIQ+.

¿Cómo se ha quedado el cuerpo? ¿Lo pongo aquí?

Esto es lo que luego todo junto llamamos diversidad.

Y decimos: “afectivo-sexual”.

¿cuándo una persona es homosexual, por qué creéis que lo es?

-A lo mejor tiene su apariencia de mujer

y luego tiene más hormonas masculinas.

-Yo pienso que es un sentir.

-Yo pienso que es una elección.

-No, no se elige.

-Bueno, todo está bien, Eduardo. Cada uno pensamos lo que pensamos.

-El típico que conoces son gente que está vivita y coleando,

pero así ya mayores, mayores... Pues no conoces a nadie.

Yo no conozco a nadie.

-Que no conoces a nadie que haya sido mayor y que haya llegado siendo gay.

-Pienso yo que la gente de nuestra edad y eso,

en aquella época se casaban con normalidad y no lo decían.

Entonces, habrá mucha gente que lo sea, pero nunca se ha sabido.

-En el armario... -Aquí todos somos decentes.

(OFF) Las personas transexuales tanto hombres como mujeres,

tienen más problemas y se esconden más.

Es más, las que son mujeres a hombres, que ahora son perfectos,

se esconden más, no quieren ser visibles para nada.

Es más, creo que piensan... Tratan de ocultar su pasado,

a pesar de que son jóvenes.

Y ponerse como hombres, machitos...

Y las trans que son mujeres tienen un problema...

Tenemos que tener la suerte de parecer chicas

de los pies a la cabeza para poder integrarte a un grupo.

Yo particularmente he tenido la suerte

que desde joven no he sentido ningún rechazo, ninguna transfobia,

Como se llama ahora, antes eran travestis.

Cuando yo empecé, tenía 15 años, me fui de mi casa por problemas.

Mi padre era militar y me quería meter al ejército

y ponerme hormonas masculinas.

Me fui con un hombre mayor que me llevaría veintitantos años...

Y esa fue mi salvación.

Bajo mi punto de vista,

el colectivo LGTB mayor de 50 años tiene el mismo problema

que el resto de los colectivos: no hay trabajo.

Si añades que no das el perfil porque es la palabra mágica.

“Ay, es que no me das el perfil”.

Y te miran de arriba abajo.

No te doy el perfil o no te gusta mi aspecto.

Porque piensas y te estás preguntando

con quién me acuesto o con quien me levanto

¿Me has preguntado si soy profesional o no soy profesional?

¿Me has hecho una entrevista? No, no das opción.

¿Por qué? Porque lo visible es, primero, la edad.

Las arrugas, el aspecto.

No tenemos facilidades para conseguir pisos, ¡ojo!.

Tú te presentas a cualquier sitio y dices que eres trans

o ven tu documento, no te alquilan fácilmente.

Tienes que irte a vivir a un sitio donde sean al menos algo amigas

o recomendación de amigos o amigas para que vayas a vivir allí.

Si no, no encuentras. En alquiler sí.

Poderoso caballero don dinero, dijo Quevedo.

Si tienes dinero, puedes permitirte el lujo de ser un gran trans,

una gran trans, un gran gay y una gran lesbi, pero si no... no.

-Creo yo Cecilia que el problema que tenemos todos los colectivos LGTB

no es porque eres trans o porque eres lesbiana.

Es el machismo que impera en los mismos gays.

No hay otra cosa: machismo.

Y ese machismo a ellos no hace ayudar a todos los colectivos por igual.

Lo digo porque los gays tienen más derechos. Todos.

Porque encima pueden disimular y decir que son hombres.

-Yo eso de las residencias, de verdad, no me gusta.

Porque una residencia para mí es como una cárcel.

Por qué tenemos que ir a una residencia.

Por qué no podemos estar en pisos de acogida,

de dos en dos, de tres en tres.

(OFF) A mí me pasa algo, me ponen ahí

y me presentan con mi nombre que nací y todos se enteran,

¿tú crees que me van a tratar bien?

No, porque todos están con la mente muy cerrada,

a lo que les han acostumbrado,

a lo que siempre nos han acostumbrado, en general, a todos.

Tú eres niño y tú eres niña, no hay nada más.

La Iglesia además ahí ha jugado un papel fundamental y terrorífico.

Es pecado y vas a condenarte. Estás enfermo, es lujuria.

-Yo pienso que no vas a cambiar.

De repente, de acá a treinta o cuarenta años sí cambie.

Cuando la gente más joven... cuando nosotras ya no estemos acá.

-En 2050, que ya no estamos. Ya será la siguiente generación.

En teoría cualquier residencia de ancianos o mayores

tendría que estar preparada para acoger la diversidad.

Pero, en la práctica, no lo están.

Salvando algunos proyectos que parten de la iniciativa privada,

el colectivo LGTB, o no existe o se esconde.

Sitges, en la costa catalana,

pasa por ser uno de los llamados paraísos” gais.

Y por esta razón, hace ya unos años, se proyectó una residencia que,

en un principio, iba a ser exclusiva;

destinada al colectivo de gais y lesbianas del entorno.

Después, para evitar la creación de un guetto diferencial

con el resto de la población,

se decidió abrirla a todo tipo de personas.

- Salí del armario hace 84 años y continúo en ello.

No ha sido ningún problema porque no he fingido.

La gente me ha tenido... he estado 29 años de auxiliar de vuelo

y me gustó el trabajo, me gustó.

Y no me he escondido nunca.

Tampoco voy por ahí queriendo ser la Raquel Meyer o la Mari Sampere...

O sea, procuro ser yo,

pero tampoco voy hablando diciendo yo soy lo que soy.

Tampoco es elegante.

Las otras residencias que estaba, era un pecado original...

o sea, aquí si veo comprensión.

Pero tampoco he dado la ocasión para que dijeran, mi conducta,

pues mira ese, es marica, o mariquita, como dicen vulgarmente.

No, todo el mundo me ha respetado.

Yo he respetado a todo el mundo...

(OFF) Yo creo que es, si no fundamental, es muy importante,

que las personas en cualquier sitio puedan expresar sus sentimientos,

sus ideales, sus tendencias sexuales, cualquier cosa...

Y bueno, yo por lo menos, como trabajador... también tengo 25 años...

He tenido quizá la suerte de que soy de otra generación...

Y por ejemplo aquí, cuando se abrió esta residencia,

si que se hizo un cursillo, de cara a los trabajadores,

de cómo tratar a las personas.

Quizá no tanto por nosotros sino por ellos,

porque tienen unos sentimientos, tienen una manera de vivirlo todo...

Muchos han empezado a salir del armario con el tiempo.

Entonces claro, quizás, llevan fuera del armario poco tiempo.

Entonces, aprender a tratar, a tener una prudencia,

a tener un respeto, a respetar su intimidad,

a querer estar apoyándoles nooo,

y hacerles ver que nuestra generación es una generación más abierta

en la que los respetamos, en la que es una cosa cotidiana,

que nos podemos encontrar aquí o en el supermercado,

en casa, donde sea.

-Tanto el residente como el trabajador no tienen ningún perjuicio

en definirse y en decirlo desde el primer día,

explicar cuál es su condición.

Porque, aparte de que Sitges es una población

en la que está ya muy asumido esta situación,

nosotros ya con los propios trabajadores,

desde el momento en el que entran, intentamos formarlos

para que sus compañeros y ellos formen un equipo....

A la hora de la convivencia, entre los residentes heteros

y los residentes gays, tampoco implica ningún tipo de problema.

Entre ellos se comunican perfectamente.

Y establecen pues una amistad,

porque ellos mismos saben que van a ser sus últimos compañeros

en este trayecto, noo.

La Fundación Enllaç, Enlace, se creó en Barcelona en 2008

por viejos Militantes del Frente de Liberación Gai de Cataluña

y socios del Casal Lambda.

Aquí se trabaja por defender la dignidad de las personas LGTBI,

sea la que sea su edad.

Pretendemos informar, pretendemos que cada uno se sitúe

en relación a su propia vida y se busque la vida...

Nosotros podemos acompañar.

Pero no es beneficencia ni damos de comer...

Pagamos impuestos y nosotros, lo que si es que defendemos

que la administración pública ejerza de administración pública,

sobre todo a la hora de dar garantías de protección a las personas LGTBi

con independencia de su nivel económico.

Hay un motivo político de primer orden.

Hay una necesidad de reparar políticamente

todo el daño que se ha hecho a las personas LGTBi

desde una legislación injusta y opresora.

Estamos intentando que la administración,

los partidos políticos se interesen por la creación de apartamentos

con servicios LGTBi.

No es forzoso que sean exclusivamente LGTB.

Lo que si que ponemos sobre la mesa es

de que la proporción debe facilitar que haya una masa crítica importante

de LGTB para que no se sientan solos.

Porque no es lo mismo un LGTB que no renuncia a su estilo de vida

y aterriza en una (OFF) residencia donde es el único,

o el único declarado...

Con lo cual, tiene una presión de la mayoría que le envuelve...

desde el estilo de vida a prejuicios morales.

Formar a todos aquellos profesionales que se dedican

a atender a personas mayores y sensibilizar,

son dos de los principales objetivos de la Fundación catalana.

-Las mujeres y los hombres que trabajan atendiendo a gente mayor

saben mejor que nadie como deben tratarlos, noo.

Pero, lo que a veces olvidan o desconocen es... esta posibilidad

de que la persona que tienen delante sea LGTB.

Y lo que les vamos a contar nosotros es qué es eso, a clarificar conceptos

qué es una persona trans, transgénero, qué es la bisexualidad,

que es la intersexualidad o qué es la orientación sexual,

clarificar este mapa.

Y también es importante no solo hacer un discurso sino ofrecer estrategias.

Y una estrategia básica es la visibilidad.

Esta es principal, noo.

El hecho de, cuando tú entras en un despacho

y hay una pequeña banderita gai en un rincón, si tu eres lesbiana,

gai o trans, seguramente que lo detectarás inmediatamente.

Esto te dará una señal...

Hombre, este es un espacio que en principio,

pues seguramente yo puedo contar que...

Pues, crear este clima de confianza.

Paulina y su pareja, Encarnita, se quieren

desde que eran muy jóvenes.

Durante mucho tiempo perdieron su identidad,

y se refugiaron del miedo y el rechazo en una gran ciudad,

donde es más fácil esconderse...

Después de 40 años sin ir a su pueblo, en Cáceres,

Paulina volvió en 2008.

Y lo hizo con su mujer, Encarnita, coincidiendo con el Año

de la Visibilidad Lésbica.

- El primer problema y el principal de las personas mayores LGTB,

que así es como a mí me gusta decirlo, es la invisibilidad.

¿Por qué?. Pues porque parecería que solamente hay gais y lesbianas

personas trans: jóvenes, sanas, fuertes, guapas, ricas, blancas,

europeas o americanas...Y no es así.

Patrona de la Fundación Enllaç,

fundadora y miembro de su primer Patronato,

Paulina recuerda muy bien cómo fue su adolescencia sin referentes

en los años 60.

-(OFF) Yo creía que me estaba pasando algo muy, muy extraño,

porque a ninguna de mis compañeras les oía hablar de nada semejante.

Ellas más bien hablaban de que salían con chicos,

o les gustaba ir con amigos que tenían.

Pero a mi eso no me hacía ninguna gracia.

Para mí eso no tenía ningún sentido.

Así que, así fue como crecimos la gente de mi generación.

Y hoy nos hemos convertido en personas mayores.

Claro, la suerte, es que la vida te depara muchas sorpresas.

Y una de ellas fue, la aprobación de la ley

(OFF) de modificación del Código civil para el matrimonio,

en el año 2005 todo cambió.

En el año 77 yo era joven...éramos personas no gratas

para algunas de nuestras amistades.

Laboralmente, nunca me pude definir en mi trabajo como lesbiana...

¿qué habría sido de mí si en una escuela,

con estudiantes de cuatro a catorce o dieciséis años,

durante el franquismo,

yo hubiera dicho que era lesbiana?

¿qué habría sido de mí?

-Hoy día los jóvenes no pueden darse cuenta,

o no pueden imaginar lo que era aquello.

(OFF) No pueden porque es un cambio tan radical...

Es que piensa que, luchando, como lucharon las mujeres,

como lucharon los negros y eso, luchando, conseguimos todo eso,

porque si no hubiéramos luchado estaríamos igual.

Hoy día, ya no tenemos ninguna discriminación de tipo legal.

Hemos conseguido cambiar el Código Penal, el Código Civil,

el Código de Justicia Militar, y mucho.

Es lo que yo digo... que hoy, los colectivos de gais y lesbianas,

sobre todo, la lucha es contra la homofobia.

(Pequeño vals vienés, interpretado por Enrique Morente)

- Y además con unos colores... Nunca lo había visto con esos colores

-Y doble, tan ancho, tan ancho. ¡Ohhh...!

Crónicas - El tiempo del arco iris - ver ahora

Dentro del colectivo LGTB, los "mayores" son los grandes olvidados. A veces no se les ve y otras se les ignora. La realidad es que, como el resto de las personas de la llamada "tercera edad", tienen necesidades especiales. Y en su caso, arrastran una historia de ocultación, miedos y rechazo, que aún a muchos les cuesta olvidar. En el cuarenta aniversario de la primera manifestación por los derechos de los homosexuales en nuestro país, Crónicas dedicó un reportaje a los ancianos homosexuales: "El tiempo del arco iris"

Salir del armario a los 60

"Salir del armario a los 60" es un retrato sincero y emotivo de personas mayores que fueron silenciadas durante muchos años. En su juventud sufrieron represión por parte de las autoridades franquistas, la sociedad e, incluso, de sus familias por el simple hecho de amar a personas del mismo sexo. Ahora, se atreven a alzar la voz: denuncian los castigos a los que fueron sometidos, el calvario que pasaron al vivir obligador "en del armario" y cómo afrontan los últimos años de vida en soledad

'Mujer quiere a mujer. Madres invisibles'

El reportaje "Mujer quiere a mujer. Madres invisibles" muestra la vida de cinco mujeres lesbianas que, solas o en pareja, no han querido renunciar a su deseo de maternidad. A pesar de que la legislación actual permite la adopción entre parejas del mismo sexo, el documental de 2004 analiza en profundidad una realidad que aún se da en familias homoparentales: viven visibles para su entorno más cercano pero son invisibles para el resto de la sociedad.

Mujer quiere a mujer. Madres invisibles

España, destino del turismo gay

España es el país europeo que más turismo gay recibe. Aparte de los tópicos de sol, playa y fiesta garantizada, en nuestro país encuentran mucha tolerancia y receptividad. La cámara de Repor visita Maspalomas (Gran Canaria), un auténtico paraíso arcoíris para la comunidad homosexual. Bares, restaurantes, hoteles y todo tipo de negocios de esta parte de la isla aprovechan el filón del turismo homosexual: se ofrecen cruceros sólo para chicos, boutiques especializadas en moda gay e incluso en la propia playa se levantan lugares como el 'chiringay'. Según el Instituto de Turismo de España, el turismo gay gasta mucho dinero, hasta un 30% más que el resto.

Repor - Paraíso arcoíris - Ver ahora

Tribus viajeras nos presenta, de la mano de Francine Gálvez, el Winter Pride, un orgullo de invierno celebrado en Maspalomas (Gran Canaria). En 2021, el Winter Pride festeja su séptima edición del 5 al 14 de noviembre, que estará presentada por el periodista de RTVE Roberto Herrera.

No recomendado para menores de 7 años Tribus viajeras - Maspalomas, gay-friendly - ver ahora
Transcripción completa

Qué lanudo, me haría una manta.

No es "gay friendly", es "hetero friendly".

Ballenas, venid a mí.

Estoy alucinando.

-"Espana, I love you".

Aquí está

el epicentro de la fiesta, en las playas de Maspalomas,

en la isla de Gran Canaria.

Aquí nos hemos venido con nuestra tribu más marchosa:

la tribu LGTB que viene a celebrar el Winter Pride.

Este es un evento multitudinario e internacional

que tiene un lema: "Celebrar la libertad".

Eso es lo que hemos venido a hacer,

bienvenidos a lo nuevo de "Tribus viajeras".

Hola, chicos.

Hablábamos tan entusiasmados

que nos hemos olvidado de que habíamos quedado aquí.

David. -Hola, Iván.

-Encantado de conocerte.

-Nacho.

Hola, ¿qué tal?

Bueno, pues nada, luego nos vemos en la próxima fiesta, ¿vale?

Nosotros hacemos turismo. Hay mucho que visitar.

Qué pueblo más bonito, ¿lo conocíais alguno?

No había estado nunca.

Lo que he podido ver, muy bien.

Cambia bastante la idea que tienes cuando vienes a un isla

como de sol, playa y fiesta ¿no?

La isla ofrece muchos matices diferentes.

Predomina una imagen estereotipada

de lo que nos gusta hacer

cuando, bueno, no es contradictorio que te guste ir a un Pride

con hacer una ruta gastronómica.

Parece que hay como un cierto folclore

de que nos reducimos a la idea de actividades con poca ropa, ¿no?

Evidentemente hacemos muchas cosas vestidos también.

-Al final nos juntamos, nos dispersamos.

A unos les gustan unas cosas, a otros otras,

y al final cada uno busca un poquito lo que le llama la atención.

Me preguntan: "Nacho, ¿cuándo saliste del armario?".

Digo: "Nunca, porque no se puede salir de un sitio

en el que nunca has estado".

# -Cuando te pega fuerte, más profundo es el beat.

# Sigo escribiendo mis letras,

# sigo cantando con las puertas abiertas. #

-Soy un poco "viejoven", yo creo, depende también del momento.

He tenido que tomar decisiones desde muy joven.

He sido líder para muchas cosas

y me ha gustado tomar las riendas de situaciones.

# -Soy yo.

# Soy yo. #

-A mí me da igual ir con amigos que tengan pluma o no la tengan.

Es algo insignificante, es algo que hace esto muy superficial.

# -Sigo caminando, sigo riendo.

# Hago lo que quiero y muero en el intento.

# A nadie le importa lo que estoy haciendo, importa lo de dentro. #

-Salud. -Chicos, salud.

-Salud.

Los lobos somos como yo,

chicos velludos, pero de complexión más o menos normal,

no tan corpulentos como un oso.

-Hay momentos en que todos tenemos una marica, una pluma dentro

y hay que sacarla

porque es nuestro momento divertido, lúdico.

-Creo que hay muchas actividades complementarias

y la fiesta es una de las muchas cosas que puedes hacer.

-Hola, buenas.

Pues nada, listos, preparados.

La ropa en la mochila

y nos vamos de fiesta.

-Pues claro, aquí, en la playa. -Venga, chicos.

Quiere quedar.

No nos va a cobrar el chaval.

Pero, bueno, lo importante es disfrutar y pasárselo bien.

Básicamente, he venido buscando

el sol, el clima, este clima canario buenísimo.

Lo he encontrado

y con el Winter Pride ha sido ya el bombazo definitivo.

¡Chicos, a tope!

A mí lo que más me ha sorprendido de todo

es la diversidad

que hay de todo, pero de todo, de todo.

Chicos, creo que va a merecer la pena haber madrugado un poco

y cambiar el chip.

Y lo bueno es que el mar está calmadito.

Y no como anoche, ¿eh? No estabais nada calmaditos.

Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Veníamos a ver qué nos podías proponer

de actividades acuáticas.

Tenemos de todo un poquito. Sí.

Sí, mira, lo que más sale aquí es una salida de "parasailing",

sería un barco con paracaídas.

Ya verás que es supertranquilito y relajante.

(GRITA)

Vale. También tenemos la moto de agua

y tenemos bananas, muy divertido. -¿Cogemos todo?

Todo, ¿no?

Vamos a por todas. -Empezamos bien el día.

Ya toca el momento bañador.

# Momento bañador, momento bañador. #

¿Estamos sexys? Divinos.

De la muerte, de la muerte. Divinas.

(RÍEN)

-Como una silla, ¿vale?

Bastante cómodo.

¿Estás nerviosa?

-Pues sí, ¿se nota o qué?

(RÍEN)

Esto es como...

Como que te vas a tirar en paracaídas.

-Parece, sí, sí.

-Estás... -Sí, sí, sí.

(RÍEN)

¿Muy fuerte? -No, está bien.

-OK, debería bastar. -Debería.

(RÍEN)

-Me habían dicho que eras vasco, que ibas sin arnés.

Tendrán seguro de viaje, ¿no? -Hombre, aquí no falta de nada.

-"Avanti tutti".

Despegue y aterrizaje muy sencillo: desde la plataforma sentados así.

Pero ¿vamos a aterrizar en el barco?

Ah, sí, hay alguna sorpresita también.

(RÍEN)

Hasta ahí puedo leer. -Nos vamos.

Bienvenidos al océano Atlántico.

(AMBOS) Hasta luego.

-Hasta luego. Hasta siempre.

¿Creíais que el Winter Pride solo era juerga?

¡No! Hay que sufrir también.

Te esperas algo como más...

más acción y tal,

y es muy tranquilo, muy placentero.

Desde arriba tienes unas vistas impresionantes.

Superbién, superbién.

Hay que mojarse. (RÍE)

-Canarias. -Buah, qué guay, qué guay.

Os toca a vosotros.

¿Vamos?

¡Ay, ay, ay, ay!

¡Ay, ay!

No grito.

Adiós.

(GRITA)

La verdad que me ha parecido superrelajante

y una cosa muy agradable para hacer al sol, en calma.

Cuando estás arriba no se escucha nada, estás totalmente observando.

Bueno, solo escuchaba

los gritos de Francine de vez en cuando.

(GRITA)

(RÍE)

(GRITA)

Yo a Francine la he visto, la verdad, un poco nerviosa.

Yo me esperaba que fuera mucho más atrevida.

Muy bien.

¡Olé!

Chicos, dos cosas: no se queden agarrados, tienen que soltarse.

El que esté arriba tiene que ayudar a los demás, como en el Titanic.

Venga, "pa'lante".

No nos vamos a caer, no nos vamos a caer.

(RÍE)

Ayudadle a subir. Vamos a morir.

(RÍE)

La pierna, la pierna.

Deberíamos dar un fuerte aplauso a nuestro capitán,

todos han llegado sanos y salvos.

Ha sido genial, qué bueno.

¿Qué tal? Muy bien.

Cuando he cogido el truco, he dicho: "A esta la tiro al agua"

y he pegado unas derrapadas y la oía chillar.

"Espana, I love you".

-Te puedo asegurar que estoy alucinando.

No sé...

No sé esto...

O sea, es la primera vez que vengo

y es una pasada.

-Esto es un carnaval, estás en la tierra del carnaval,

estás en Canarias. -Sí.

-Aquí tenemos carnavales

durante la mitad del año.

Los visitantes alemanes vinieron aquí y decidieron hacer

su propio carnaval coincidiendo con el de Colonia.

Ha ido creciendo sin nadie, sin ningún promotor.

Ha sido espontáneo. -Sí, sí.

-Y ha llegado un momento

en que se ha convertido en lo que ves:

3000, 4000 personas

sobre la arena disfrutando de la alegría, de la diversidad,

de hacer lo que le da la gana a uno,

cuando le da la gana, cómo le da la agana y expresando su personalidad.

# -La gente me señala, me apunta con el dedo,

# susurra a mis espaldas y a mí me importa un bledo.

# ¿Qué más me da si soy distinta a ellos?

# No soy de nadie, no tengo dueño. #

-Un saludo de Tina Turner,

de la Suiza a Gran Canaria.

(AMBOS) "Bears".

-Esto.

Los "bears" son los osos. -Osos.

-Gais peludos.

Son los gais corpulentos, son muy populares

en esta fiesta, ¿vale?

La comunidad alemana que vino aquí

eran osos, los que vinieron,

y se ha organizado una fiesta así.

Hay gente joven, hay gente mayor...

Hay heteros alucinados

que dicen: "Yo no estaba preparado para esto".

-(RÍE) -Y es un ambiente...

inigualable, esto no lo vas a encontrar en ningún lugar.

-O sea, es superdivertido.

¿Habéis ligado? ¿Habéis ligado? -Bueno...

(RÍEN) -A ver, yo...

-Cariño, te quiero.

-También.

Os queremos.

-Tú también, ¿no?

# -¿A quién le importa lo que yo diga? #

-En menos de tres horas, que te plantes aquí, en Canarias,

en tu país,

con este clima, con esta diversidad de todo.

O sea, la verdad que es entusiasmante y apoteósico.

-Un saludo de Máxima Zorrieta para "Tribus viajeras".

Viajeros. -(BALBUCEA)

El ritmo de nuestra tribu es trepidante,

y eso que es solo el comienzo.

En este punto del Atlántico hay muchos encantos por descubrir

y para todo hay tiempo.

Así que nos vamos a conocer

las maravillas de este minicontinente que es Gran Canaria.

Importantísimo pasear por el barrio de Vegueta.

Esto es monumento nacional histórico-artístico.

Es una de las primeras islas de realengo.

Los Reyes Católicos aportan el dinero para la conquista de esta isla

y comienza la expansión de las Islas Canarias.

Aquí comienza todo.

Pasear por este barrio, este casco histórico,

es interesante porque te va a transportar

a muchos rincones de Sudamérica por el colorido.

El tema cromático de las casas nos recuerda...

esas alturas y esas formas

nos recuerdan a muchos lugares de Guayaquil, de Camagüey, en Cuba.

Nos encontramos en la plaza mayor con la catedral.

El aspecto que tiene dentro es gótico.

El aspecto que vemos ahora

es neoclásico

por las fases en la construcción.

Estos perros, hombre...

Representan el símbolo de Canarias.

Recuerden que el nombre de Canarias

viene del origen etimológico del latín "can, canis".

"Tierra de perros", "can", "arias".

Son ocho perros

que nos recuerdan que las Canarias son ocho.

No se olviden de La Graciosa, no se olviden.

-El barrio de Vegueta me parece

un sitio digno de visitar.

O sea, es sorprendente

lo bien cuidado que lo tienen

y que te puedas aproximar en dos o tres horas de avión

a un casco histórico colonial.

Me ha recordado a Sudamérica.

Bueno, Nacho, a mí me gustaría saber

quién hay detrás de esa persona tan divertida que estamos conociendo,

de esa persona que le gusta vestirse con taconazos,

pasárselo bomba en la Winter Pride.

Pues la verdad es que la persona que está ahí dentro

la habéis podido ver

desde el momento que empezamos hasta ahora mismo

sin trampa ni cartón, tal cual.

Sin nada, al natural, soy yo, soy así.

# -Soy yo la que sigue aquí, soy yo... #

Yo te imagino de pequeño siendo muy travieso

y muy mimado.

Todo lo contrario.

¡Anda! Era muy buen niño,

superestudiante, todo el día clavando codos.

No he sido el típico loco de salir, fiestas... Todo lo contrario.

Lo estoy haciendo ahora.

(GRITA)

¿Cómo es tu día a día?

¿Cómo es tu vida?

Me paso el día trabajando, trabajando en tienda.

Tengo un ratito libre, aprovecho para ir al gimnasio a cuidarme.

Este cuerpo hay que cuidarlo. (RÍE)

Un poco de marchita, la casa hay que cuidarla.

Soy un fanático de las cremas, de los cosméticos.

Es una manía... Hidratación sobre todo.

Recuerda: hoy sin grasa, mañana como una pasa.

(RÍE)

Nacho, ¿eres una persona enamoradiza o de pocos amores?

Eso es un secreto... No, te lo cuento.

La verdad que sí, hay esa parte...

que siempre está abierta al amor.

Lo que pasa que no lo suelo decir, intento ser...

El duro.

Como trabajo cara al público,

tengo esa parte que me hago como una protección,

pero luego en el fondo siempre hay un hueco

para que lo ocupe un príncipe azul.

# -Eres tú el príncipe azul que yo soñé. #

¿Cómo te gustaría que la gente te recordara, te definiese

o te... quisiese?

Tal como soy,

una persona extrovertida,

cariñoso

y, bueno, un poco loco.

(RÍE) Ya habéis visto.

¿Y quién no es loco en estos días?

La vida tiene que ser un poco de locura.

# Well, are you ready to go?

# -Tú, que decidiste que tu vida... #

-Es un cachondeo.

La gente viene, se mediodespelota,

se pone su peluca de tres pisos, su plataforma...

-Intentando poner siempre un poco lo que representa

la lucha de los derechos LGTBI.

# -Tú, que descubriste que tu amor ya no servía. #

(AMBOS) ¡"Tribus viajeras"!

Las piernas.

Con los tacones.

Haberte puesto plano.

No, hay que sufrirlo, esto hay que vivirlo.

Divinas hay por todas partes,

pero hay unas más escondidas y a otras se las ve más.

Yo creo que no hay que tener fobia ni manías

ni ataque a la pluma

porque la pluma forma parte de nuestro brillo y de nuestro encanto.

-Lo que celebramos en el mundo gay en este orgullo

que no se ha entendido.

¿En la televisión qué sale?

La purpurina, la pluma, porque es lo más visual.

Detrás de todo eso hay un trabajo muy importante,

hay un trabajo de integración, de celebración de la diversidad.

La bandera del arcoíris tiene un significado,

quiere decir, todos los colores,

también están los heterosexuales.

-Vengo del mundo carnavalero,

se celebra mucho el carnaval en mi pueblo,

no me lo podía perder.

-¡Hola, "Tribus viajeras"!

(HABLA EN INGLÉS)

(GRITAN)

Ya queda menos para llegar al camerino

de la estrella de la noche. Absoluta.

La cantante del himno de este Winter Pride.

¿Se puede?

Lo digo con la puerta abierta ya. (RÍE)

-Siempre bienvenida.

Cristina.

Fenomenal. Qué alegría.

Como musa del Winter Pride,

he venido con unos superfans tuyos.

¿Les dejamos entrar? Claro.

Chicos, entrad. -Hola, ¿qué tal, guapa?

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Es emocionante para un artista. -Imagínate.

El hecho de entonar un himno para que todo el mundo lo cante

y quede bien claro que somos como somos,

sentimos como sentimos

y nadie tiene que meterse ahí.

Libertad, libertad absoluta.

Siempre en el mundo gay

esa reivindicación a través de las canciones.

Las canciones suelen hablar de amor, de desamor, entonces...

Una manera muy bonita y una manera muy pacífica

de reivindicar algo.

-(GRITA)

-Mucha mierda. -Pásalo bien.

# -Cosas de dos.

# Conocernos en la tempestad. #

-Empezamos.

-Que viva el amor es lo único que cuenta, el amor.

Sea como sea, pero el amor legal.

Es una mujer que lo mezcla todo, mezcla el rock,

el funky,

el clásico, la ópera...

Es increíble

-(AMBAS) ¡Cristina Ramos!

Conocer a Cristina Ramos ha sido una oportunidad única,

supersimpática, cariñosa, amable, cercana...

Un gran persona, una gran persona, genial.

Ha sido una experiencia fenomenal.

-(CANTA "FEVER")

Yo no puedo más, no puedo más, me quiero ir a casa.

¡Vamos, vamos!

A casa, nos vamos ya para casa.

Vámonos para casa.

Yo me voy ya.

¿Estáis preparados, chicos, para subir...

Estamos más que preparados. ...a lo más alto de la isla?

No es el más alto, el más alto es el Pico de las Nieves.

De verdad...

Fallo. Qué listo eres.

Punto menos, un punto menos.

Pero sí es el más bonito de visitar.

¿Por dónde tenemos que ir? Para allá.

¿Seguro? ¿No nos iremos a perder? Seguro.

Qué maravilla de paisaje.

Es espectacular. Es el interior.

El corazón de la isla.

En el corazón de la isla. El centro de la isla.

-Sintamos cómo late.

Estás en forma, David.

Estás en forma, sí.

Señor, sí, señor.

Venga para allá.

# Follow the leader, leader, follow the leader. #

Aprovechas cualquier momento para una fiesta.

(RÍEN)

Que el ritmo no pare.

Venga, ya estamos casi arriba.

Sí, ya lo tenemos. Qué bonito.

Mira qué vistas.

Se debería ver el mar de nubes, ¿no?

-Estamos en el centro de la isla, Ajá.

en el corazón de Gran Canaria.

No es el punto más alto, el más alto es aquel.

Ese es el Pico de las Nieves o Pozo de las Nieves.

Esa bolita es un radar que controla el tráfico aéreo de la zona.

Se llama De las Nieves porque podemos estar en bolas en la playa

y estar nevando aquí.

-¡Anda ya! -Correcto.

En Canarias no nieva.

¿En Canarias no nieva? Tendrías que ver el Teide nevado.

Es el pico más alto de España. Y aquí también.

¿El público gay se viene por aquí

también a darse una vuelta a la zona más natural o más agreste?

No lo hace, francamente no lo hace.

Cuando lo hace, repite y lo recomienda.

De hecho lo que te llevas, te llevas la fiesta,

te llevas el Yumbo,

el mayor centro de ocio LGTB del mundo.

Tenemos el mayor programa de eventos LGTB del mundo,

tenemos una playa espectacular nudista fabulosa,

tenemos 17 complejos exclusivamente para público LGTB,

cosa que no existe en todo el mundo, ¿sabes?

Pero también tenemos esto.

Guau. Está precioso.

¡Hala!

Pero si es enorme.

Pero si parecía una cosa pequeñita. Hasta que subes.

¡Ostras!

Ves la gente en la base a escala.

Esto además es como Marte.

¿Quién es la persona que está detrás de este líder LGTB?

¿De este líder? Sí.

Tú llevas, lideras... Soy un líder.

Sí, sí.

Bueno, un chico de lo más normal

que se mueve en redes sociales, que tiene seguidores,

que le hacen entrevistas...

Pero realmente soy un chico que se dedica al marketing

y que vio una oportunidad y una necesidad

de que la gente conociera este destino, ¿no?

Parece mentira que tenemos cientos de miles de visitantes LGTB al año,

pero en la Península, por ejemplo, no se conoce.

De Sevilla... De Sevilla.

De Triana, que no es lo mismo.

Me vine para acá con mucha ilusión.

Yo lo que necesitaba era un ritmo de vida más pausado,

así que decidí hacer las maletas y venir a Canarias.

Canarias lo conocía de una semana.

Yo soy muy planificador.

Cuando te dedicas a comunicación y marketing,

todo tiene que ser con planes,

pero en lo personal no se puede planificar.

En lo personal te tienes que dejar llevar.

Cuando vives en una tierra como esta,

en la que todo es un "que pase lo que Dios quiera",

aquí no se planifica nada, se vive al día

y te contagia.

Trato de contagiarme como en aquel anuncio:

"Chacho, no te estreses". (RÍE)

"Me estás estresando".

Este del ron creo que era.

Esto de que todo sea "gay friendly"

y al final no se salga,

¿no crea un gueto en el mundo gay? Una pregunta importantísima.

Primero, "gay friendly".

Canaria era "gay friendly" 30 años antes de que se inventara la palabra.

Sí. O sea, esto es gay.

¿Qué significa? ¿Qué diferencia hay? No te vas a sentir excluido.

Claro. Vas a ir a un hotel con tu chico

y no te alzan una ceja por pedir una cama de matrimonio.

¿Eso existe todavía hoy?

Sí, existe, pero cada vez menos.

Gueto, tendrías que pasarte por alguno de los eventos.

En el propio Winter Pride,

¿a que has visto un espectro muy amplio de gente?

Un gueto es cuando se excluye a los demás.

En un evento de estas características como el Winter Pride o el Pride,

cualquiera de los eventos que hay aquí,

te encuentras

grupos de jubilados,

te encuentras pandillas de quinceañeros,

chicos, chicas...

O sea, se celebra la diversidad, Francine.

Esto no es "gay friendly", es "hetero friendly".

"Hetero friendly" quiere decir que todo el mundo es bienvenido.

Nadie se va a sentir excluido en un evento como el Winter Pride.

David, ¿cómo saliste del armario?

Primero tuve que salir del armario conmigo mismo.

Pero ¿por qué contigo mismo?

¿No lo tenías claro? Para nada.

Para nada, yo tuve novia y todo.

A mí... A ver cómo te explico.

Cuando era chico, era un niño muy peculiar.

Me daban mucha caña en el colegio.

Era un niño muy creativo, escribía, componía música.

¿Caña en qué sentido? Era el maricón del colegio, claro.

¿Crees que sigue existiendo? Parece que sí.

Parece que sí, según lo que vamos viendo

en los medios de comunicación,

el acoso escolar a los chicos homosexuales

o simplemente chicos diferentes,

simplemente diferentes,

sigue existiendo.

No tienes por qué ser como los demás para encajar.

No quise pasar por el armario.

Tenía claro que lo del armario

era para otras personas que tienen algo que ocultar.

No tengo nada que ocultar.

Ese es un muy buen mensaje para los chavales de hoy

que se sientan diferentes, que no oculten nada.

A gusto contigo mismo.

Hay un lugar en la isla

que no se inmuta ni con el ruido ni el jolgorio

de la Winter Pride.

Estamos en la maravillosa reserva natural de las Dunas de Maspalomas.

Un momento para recuperar fuerzas para lo que queda por venir,

que es más jolgorio.

Vamos a darnos un respiro

y a sumergirnos en este mar de arena.

Qué bonito el blanco.

Yo me quedo..., yo me monto en este.

Qué lanudo.

Me haría una manta.

¿Entre ellos se comunican?

¿Y los contrapesos para qué son?

-Su propio nombre lo indica.

-Yo peso más. -Ah... ¿Que yo?

¡Ay!

(RÍE)

-No la rocéis, señores.

-¿Qué tal, Francine?

¿Cómo lo llevas?

Divinamente.

Como si fuéramos a trabajar, ¿no? Claro.

Ay...

Es que no me lo puedo creer.

Esto ya es lo último.

"¿Qué has hecho de vacaciones? Ir en camello".

Yo nunca me entero. ¿Cuál es el dromedario?

¿Cuál es el camello?

El dromedario es de una y el camello es de dos.

En realidad son dromedarios. Vamos sobre dromedarios.

Exacto.

-(GRUÑE) -(TODOS) ¡Uh!

-No le gusta.

-"He's tired".

Sí, sí, "songs like a lions".

Suena como un león, ¿eh?

Qué buena, Francine.

Toby.

Qué graciosos son y qué bichos.

Y qué pezuñas, ¿no?

Enormes.

Qué cejas tiene.

-Sí, tiene unas cejas. -Tiene unas cejas de pasmo.

Toby.

Es como un caballo, pero...

Con un cuello enorme, parece una uve.

Qué bonito el paisaje y las dunas...

Y la vegetación...

-Ahora se han recuperado. -¿Sí?

¿No había nada?

-Están en recuperación, se habían estropeado bastante.

-¿Sí?

¿Qué les darán de comer?

Cacahuetes.

-Hierbas.

-¿Cacahuetes y eso no pueden? ¿Fruta?

-Con los dientes que tiene... -No, fruta.

-Si le atizan al cacahuete, premio.

-Yo creo que les darán manzana o... -Hierba, son rumiantes.

-¿Sí?

Bueno, y zanahorias.

-Bueno, sí, si le das, pero la dieta principal es forraje.

Alfalfa.

-Hay escarabajos también, ¿no?

-Es un lagarto.

Ricardo, ¿por qué sabes tanto de animalitos?

-Increíble, es un guía. -Algún lagarto ya me ha salido.

Yo digo: "Igual ves mucho La 2, los documentales".

También, algún documental ya he visto.

¿Alguna vez os han querido cambiar por camellos?

Porque yo sé que a las chicas sí nos pasa.

(AMBOS) Oye...

-No me vendo, yo no me vendo.

No estoy a la venta.

Conversaciones en camello.

¿Los camellos estarían...?

Los camellos no creo que sean de aquí, los traerán, ¿no?

-Serán de importación.

-Con la música de "Lawrence de Arabia".

-Sí, le daría un punto.

Deberíamos haber venido con los turbantes

como vienen ellos.

Os digo una cosa, si tengo que ser reina maga

e ir en camello de Oriente a llevarle los regalos a los niños,

se quedaban sin regalos. (RÍEN)

Con esta lata. No lo digas.

-Hay un villancico que dice:

"Ya vienen los Reyes Magos caminito de Belén,

Holanda, Holanda ya se ve".

Pues ya vinieron lejos desde Holanda.

Ya dieron la vuelta desde Holanda.

# (VILLANCICO) Olé, Holanda ya se ve.

# Ya se ve, ya se ve. #

-Se ha perdido. -Yo creo que se ha perdido.

-Lleva calzoncillos.

-Está buscando el norte.

Entre la banana, las motos de agua, los tacones y ahora los camellos...

Francine, dame un seguro de vida.

El Winter Pride está hecho para luego...

ir al masajista. El Winter Pride es "too much".

Yo me esperaba ver a más gente de la Gay Pride aquí, de la Winter.

¿Están todos durmiendo?

Estarán... Ayer fue el colocón final.

Colofón quería decir, colofón, no colocón.

Ya estamos como volviendo.

Damos la vuelta ya, ¿no?

-Mira, ya saben que llegan a casa y aprietan el culo.

-Ya están...

Sí, deben de pensar: "Comida, comida".

Toby.

Jamás había subido a un camello, ni a un caballo.

O sea, que ha sido la locura.

Cuando de lo cuente a mis amigos, no se lo van a creer.

Todavía no estoy en el suelo, a ver si me voy a caer, ¿no?

Uh.

Una, dos y...

Tres.

Guau,

Qué cansado es esto.

La verdad que lo del camello, gracias, majo.

Mi relación con los demás chicos muy bien,

los tengo un poco perdidos.

Bueno, con el Winter Pride

salimos todos de noche, a veces nos desperdigamos un poco

y luego cuesta un poco localizarnos,

pero genial, muy bien.

Buenas tardes, somos Minerva y Manolo del barco Blue M.

Aquí tenemos un baño a bordo.

Cuando me vean a mí con el chaleco, se lo ponen ustedes.

Me da miedo.

Cuando te van a poner un chaleco, ¿no iremos a hacer un Titanic?

-Espero que no. (RÍEN)

-Hay que volver a casa. Claro, volver a casa.

-Para más preguntas, Minerva y Manolo.

Vamos a salir ya.

-Es una excursión de avistamiento de cetáceos.

Ballenas, venid a mí, hombre, venid a mamá.

Aquí nunca se sabe.

Nosotros siempre esperamos que sea una sorpresa.

-Ahora ese Titanic.

Ahora, ahora. Escena Titanic.

¿Tienes ganas? Claro.

¿Quién prefieres ser?

Yo prefiero ser Leonardo DiCaprio. Ah, no importa.

(TARAREAN "My heart will go on")

No habrá tiburones, ¿no? Eso, como salga el tiburón...

(Suena BSO "Tiburón")

(RADIO) "Suerte, Manolín, mucha suerte".

Bueno, Manolo, ¿ves algo?

Estamos en ello, estamos buscando.

¿Aquí qué tipo de ballena podemos avistar?

Eh...

Las más comunes son los rorcuales tropicales.

Ajá.

Tienen alrededor de entre 10 y 14 metros.

Después lo que más tenemos

son los..., los delfines moteados.

Ajá. Eso son

los más juguetones con el barco, los más curiosos.

¡Dime, Juan!

-"Están ahí,

justo para cuando arranquemos nosotros por fuera un poco".

-Vale, gracias, Juan, vamos para allá, suerte.

Es un barco de pesca que se llama Virgen del Pino

y nosotros le llamamos para pesca.

Las toninas son los delfines. Sí.

Ahora mismo él me acaba de avisar de que las tenía por fuera.

¡Ay!, qué nervios, por favor, qué ilusión.

Hola, prima Delfina.

No se molestan los cetáceos, ¿no?

-No. -Son los dueños de la situación.

Mira, los tres vienen uno detrás del otro.

Son los primos de Flipper.

Toda la semana de chunda-chunda, el cuerpo va pidiendo

un poco más de relax, pero, bueno, ha estado muy bien.

-Me quedo con la idea de la isla, de la isla y el mar.

Me quedo con el contraste de estar en una montaña

y a una hora puedes estar entrando por una carretera

a una vista preciosa al Atlántico.

(GRITA ASOMBRADA)

Estas son situaciones

por las que merece la pena venir a Gran Canaria,

moverse donde haga falta,

estar en el Winter Pride con nuestros amigos

y, al final, rematar la jornada con nuestros hermanos los delfines.

Qué cursi me ha quedado, pero es que es maravilloso.

La verdad que totalmente recomendable

estar en contacto con la naturaleza,

ver a los delfines en un espacio abierto. Genial.

Iván, ¿cómo te gustaría definirte?

Como una persona que intenta hacer lo que quiere en la vida.

Ah, ¿sí? ¿Y lo consigues? Normalmente lo he conseguido.

¿Dónde has estado en el extranjero?

He estado viviendo en Ecuador, en Colombia, en la India...

¿Con qué te quedas de las experiencias que has tenido?

Me quedo con lo mejor de cada lugar.

Ajá.

¿Tú te definirías como una persona feliz?

Cambiando de tema.

Yo soy una persona feliz.

Sí, lo que muchas veces se me cuestiona mi felicidad

porque muchas veces cuando hablo hablo desde la amputación.

Es muy difícil concebir amputación-felicidad

si te lo pones aquí.

Si me miro a día de hoy y miro mi recorrido vital,

sí me considero una persona feliz.

Otro de los temas que hemos tratado contigo es los distintos cuerpos.

A ti te falta una pierna, pero no sé si eso te puede afectar más

que el hecho de que sientas que al tener una opción sexual

que no es la mayoritaria... Nada que ver.

Al revés, yo creo que incluso

el mundo gay es un mundo más...

Puede llegar a ser incluso más integrador

a los cuerpos diferentes o a la diversidad funcional.

Tampoco quiero estigmatizar o reducir a un colectivo,

es una cuestión personal.

Mi vida ha sido siempre intentar...

O sea, aplicar los valores que defiendo a mi vida y mi entorno.

¿Tú te consideras una persona que ha estado dentro del armario?

Sí, claro, sí.

Sí, sí.

En algún momento de mi vida he estado dentro.

¿Y cómo se sale?

Se sale...

En mi época, con un par de cojones.

Y poder vivir con toda la tranquilidad

de que no tengo miedo de ser quien soy

y de amar a quien quiera amar.

¿Qué te queda por hacer en la vida?

Muchas cosas me quedan por hacer. ¿Por ejemplo?

Adoptar un perro.

Nunca he tenido...

No he tenido el tiempo ni el espacio.

Me queda cocinar mucho más, por ejemplo.

¿Eres muy cocinillas o qué? Muy cocinillas.

¿Cuál es tu mejor plato, el que presentarías a "Masterchef"?

Presentaría una tarta de calabaza.

Ah, ¿sí? Sí.

Eso es un poco normal, ¿no?

¿Sabes hacer una tarta de calabaza? No.

Pues entonces no es algo muy normal. Ah, vale.

Te quieres presentar a "Masterchef". Me he presentado.

¿Cuántas veces? Todas.

Todas, todas.

A mí me encantaría

que Pepe se comiera uno de mis platos como se pone él así.

(RÍE)

Eso sería decir: "Vuelvo satisfecho a casa".

Empieza la Gala Drag.

¿Qué mejor oportunidad que "La tribu" nos ha traído a Maspalomas

para conocer cómo se transforma una persona

en una gran drag, en Sethlas?

Hola, ¿qué tal? Buenas noches. Buenas noches.

¿Estás nerviosa? No, en absoluto.

Pues dentro de nada te vas a presentar

a un público que ya sabes cómo es. Entregadísimo, como siempre.

En Yumbo el público es brutal. Sethlas, eres una grandísima drag,

has ganado premios, eres internacionalmente conocida,

aparte de en España,

pero me sorprende que no te maquilles tú misma.

No, hay dotes y hay cualidades que uno debería ir aprendiendo,

y esta es una de mis tareas más pendientes.

Canarias es una comunidad autónoma

que mueve muchísimo talento artístico,

mucha gente que baila, que se dedica al teatro, actuaciones y demás.

Claro, nos hemos criado con las Gala Drag Queen

y desde chiquititos lo hemos visto.

Claro, eso ha sufrido una transformación,

un progreso

y nosotros nos hemos encargado de llevarlo a un punto más alto.

Esta es la primera parte, el maquillaje.

Y luego va...

Antes de empezar van el vestuario, las plataformas y todas esas cosas.

Yo me quiero transformar, quiero ser drag por una noche.

Vamos a dejar que te terminen

y luego te reto a ver quién es más drag de las dos.

Tú o yo, vale. (RÍE)

Hola, ¿yo me podría, por favor, probar este plumerío?

Claro que sí. Sí.

¿Se me romperá el cuello? ¿Cuánto pesa?

Un par de kilitos. A ver.

Unos pocos más que yo.

Uy, uy, uy.

Uy, uy, uy.

¿Está bien? A ver.

Espera. Madre mía.

Pero esto te aplasta, me voy a poner de rodillas.

Monísimo.

¿Sí?

A ver que me mire, ¿estoy mona?

Uy, pero si esto es dificilísimo, por favor, mira.

¡Ay, ay!

¡Qué bonito!

Para ser una drag me tengo que poner esto, ¿no?

Sí, más o menos.

Y aguantar esto con el maquillaje, ¿a ver?

Pero que no se vaya para los lados, lo estoy haciendo fatal.

¿Cómo hago para que no se me vaya para los lados?

Recta. Recta.

Como las muñecas de Famosa. Exacto.

# Las muñecas de Famosa se dirigen al portal. #

¿Y tú qué llevas?

Igual llevas una que pesa menos.

¿No? ¿A ver?

Tiene más estructura de alambre. ¿De verdad? ¿Todavía más?

Yo tengo un melón... Esta no me cabe.

Esa tiene plumas. Preciosa.

Preciosa.

Ya vamos viendo de qué vas a ir.

Como las novias, nos vas desvelando tu traje.

Sorpresa.

Vulcano, ya estás empezando tu transformación.

Sí, en ello estoy.

Entonces este es mi momento

para aprender a convertirme en una drag.

# No me mires, no me mires, no me, no me mires,

# no me mires, déjalo ya. #

¿Qué has puesto en las cejas? Como estoy haciendo yo.

Vale.

Yo creo que ya está.

¿O me doy más? ¿Tú cómo lo ves? Está bien.

Vale.

De momento, no me parece... Estoy quedando fatal.

(RÍE)

Yo no sé qué estoy haciendo, pero lo estoy haciendo fatal

porque cada vez te veo más ideal y yo cada vez estoy peor.

Esto es muy difícil.

Tiene su complicación, yo llevo muchos años ya en esto.

¿En quién te inspiras para buscar personajes?

Pues no suelo tener una línea fija, pero...

Tienen que ser personajes conocidos, obviamente,

para que la gente los reconozca.

¿Y se puede vivir de ser drag?

Sí, yo vivo de esto.

¿Hasta cuándo piensas que vas a vivir de esto?

Hasta que pueda, hasta que se cansen de mí.

# -Y tengo una cara que no puedes mirar

# porque te vas a horrorizar. #

Maestro, he seguido tus instrucciones,

pero mira cómo estoy.

¿Qué hago?

¿Qué hago? Polvos.

¿Los polvos? Lo van a arreglar.

Bueno, voy a ver si hacen los polvos algo porque es que...

Parece que te diste un susto.

Pues ya está hecha la transformación.

Yo he seguido paso a paso las instrucciones de Drag Vulcano.

Todavía no me he mirado y espero que esté estupenda y divina,

tanto como ella o todavía más.

¿A ver...?

Eh...

Sí, sí, separadas al nacer.

Separadas al nacer.

Dios mío, tú eres una maravilla

y yo parece que voy a ir a asustar al tren de la bruja.

Sí, de Halloween. Me disfracé de Halloween.

Lo he intentado, no hay manera.

Me acabas de demostrar que esto de ser una superdiva drag queen

es algo mucho más complicado

de lo que vosotros y yo misma podría creer.

# La banana es una fruta

# que es de las Islas Canarias.

# La banana para comerla

# hay que quitarle la piel. #

(Suena "I will survive")

Ay... Se acabó la fiesta, pero nos la llevamos puesta.

Nadie nos va a quitar lo bailado y lo reído

durante la Winter Pride de Maspalomas.

Vamos a seguir celebrando la libertad cada día del año

y lo vamos a hacer viajando por el mundo

con todos los que queréis conocerlo.

Lo haremos aquí, en "Tribus viajeras".

Hasta el próximo programa.

Empezamos a grabar.

¿Calamares? -Sí, no, eh... Mejor jamón.

-Nos encontramos en la plaza...

(Campanada)

Venga, ahora, chicos, cuando queráis.

¿Dices que sí a qué?

-Al amor. -Pues eso.

Tribus viajeras - Maspalomas, gay-friendly - ver ahora