Enlaces accesibilidad
Día del Orgullo

Cine con Orgullo: Las mejores películas de temática LGTBIQ+

Noticias Somos Cine  

Por
Las mejores películas del cine LGTBIQ+
En RTVE dispones de un catálogo de películas de temática LGTBIQ+.

RTVE celebra el mes del Orgullo LGTBIQ+ con contenidos que muestran la diversidad de género la libertad sexual. Películas como las aclamadas La vida de Adèle, Azul y no tan rosa o Todo sobre mi madre cuyas historias abordan los conflictos internos de sus protagonistas o situaciones dramáticas a las que se enfrentan provocados por una sociedad retrógrada.

Personajes inspirados en personas de carne y hueso que fueron y siguen siendo estigmatizadas por ser diferentes a la mayoría. Por eso, por la libertad de amar y reivindicar la identidad personal, cada 28 de junio se festeja el Día Internacional de Orgullo.

Disfruta en el portal de Somos Cine de algunas de estas historias, con contenidos de calidad, gratis y online, en el mes del amor con mayúsculas.

La vida de Adèle (2013)

Reparto: Léa Seydoux, Adèle Exarchopoulos

Somos Cine - La vida de Adèle - Ver ahora

A sus 15 años, Adele (Adèle Exarchopoulos) no tiene dudas de que una chica debe salir con chicos. Su vida cambiará para siempre cuando conozca a Emma (Léa Seydoux), una joven de pelo azul, que le descubrirá lo que es el deseo, y el camino hacia la madurez. Así, Adele crecerá, se buscará a sí misma, se perderá y se reencontrará… y todo ello bajo la atenta mirada de los que le rodean.

El franco-tunecino Abdellatif Kechiche dirige este drama lésbico, inspirado en el cómic El azul es un color cálido, de Julie Maroh. La cinta se ha convertido en uno de los referentes más deslumbrantes del cine LGTBI+ y fue todo un fenómeno cultural en Francia. . Aclamada tanto por el público y la crítica, cuenta con 23 nominaciones y 13 premios, entre ellos la Palma de Oro en el Festival de Cannes, el Goya Mejor película europea y el premio de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica.

Azul y no tan rosa (2012)

Reparto: Guillermo García, Ignacio Montes, Hilda Abrahamz, Arlette Torres

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Azul y no tan rosa - Ver ahora
Transcripción completa

(Piano)

(Música de tango)

(RESPIRA AGITADA)

(RESPIRA AGITADA)

(JADEA)

(Gritos)

(Llanto de bebé)

Descansen, muchachos.

Darwin.

Corrígeme el cenital central.

Muy bien, muchachos. Muy bien.

Pero necesito más fuerza.

Más pasión. Más dinamismo.

Descansen por ahora.

Dieguito.

¿Qué tal las fotos?

Bien.

Te llamo cuando las haya revelado.

¿Cuándo estrenan?

El viernes.

¿Y? ¿Qué te pareció?

¿La verdad?

Más fino.

Coño, "marico", me asustaste. Pensé que no te había gustado.

Esta semana actúo en el Sixty Nine.

¿Y eso?

Pues yo pensé que habías dejado los shows travestis.

Hace años, cuando me operé. Pero ¿qué hago?

Tengo un montón de deudas y los bailarines no han cobrado.

¿Vas a ir?

¿Cuándo te he fallado?

(RÍE) ¡Eso! (RÍE)

Mira.

Dile a Perla Marina y a Fabrizio...

(Vibración)

(TELÉFONO) "¿Aló?".

¿Qué pasó, carajito?

"Bien, ¿y tú qué?".

Bien. Saliendo de un parto.

¿Y tú? ¿Ya terminaste?

"Hace cinco minutos".

¿Cenamos en La Barraca?

"Coño... La Barraca".

¿Y qué estamos celebrando?

"Te tengo una sorpresa".

Pues una vaina, Fabrizio, que tú inventas mucho.

La última vez que tenías una sorpresa,

terminamos en Choroní.

(Música jazz)

¿El señor desea ordenar ya o está esperando a alguien?

No, la persona que estaba esperando acaba de llegar.

Y la estoy mirando en este momento.

Disculpe, usted me está mirando a mí.

(RÍE) ¿Y a quién más?

Anda, siéntate.

Deja las payasadas.

Qué tráfico, pana. Pensé que no iba a llegar nunca.

Bueno, tranquilo.

Gracias.

¿Qué tal lo de Delirio?

Bien. Genial.

¿Sí? Sí.

¿Y tú qué? Yo no sabía que tú tenías parto hoy.

No, se le adelantó a una paciente.

¿Será que pedimos lo de la última vez?

Sí. Sí.

-Por favor, cuando pueda. -Sí, señores, ya los atiendo.

-Un segundo, por favor. -Gracias.

Ajá. ¿Y la sorpresa?

Bueno, más que una sorpresa es...

es una propuesta.

Quieres montar un negocio de pinos para venderlos en Navidad.

(RÍE) No, dale.

Este pino me lo regaló una paciente

que averiguó mi fecha de cumpleaños.

Y me dijo que, en la astrología celta,

mi árbol es el pino.

¿Qué tal?

Guau...

Ajá. ¿Y qué hay con eso?

Nada, que...

pensé que podíamos ir a Mérida

y plantarlo allí.

Fabrizio, no me digas que ahora

te ha dado por reforestar el planeta, mi pana.

Pero ¿contigo no se puede hablar en serio?

Salud.

Salud.

(Música jazz)

¿Y a ella qué le pasa?

Yo no sé.

Pero, desde que llegué, no ha dejado de mirarme.

¿Y no será que cree que le estás levantando al marido?

(RÍE)

-Ahora sí. ¿Los señores qué desean ordenar?

(Pitido)

(CONTESTADOR) -"Diego, soy Valentina".

"Necesito hablar contigo y es urgente".

"Llámame, por favor".

-¿Lo dejo aquí?

(Pitido)

El pino, que si lo dejo aquí.

Sí. Ahí está bien.

De todas maneras, te lo vas a llevar a tu casa, ¿no?

No.

Mejor que se quede aquí hasta que nos lo llevemos a Mérida.

Pero bueno, Fabrizio...

Tú sabes que yo soy un desastre. A mí las plantas no me duran nada.

Tranquilo.

Yo voy a estar pendiente.

¿Qué vas a hacer mañana?

Tengo sesión aquí con una modelo.

¿Por qué no te vienes a vivir conmigo y dejas esto solo como estudio?

A mí me gustaría que fuéramos una pareja como cualquier otra.

¿Qué?

(RÍE) ¿Qué?

No, no, mi pana, no.

¿Sabes qué pasa?

Que a tu papá le puede dar algo.

Y...

Y que eso del compromiso no va conmigo.

¿Ah, no?

¿Y si no funciona?

¿Y si funciona?

Piénsatelo.

Y cuando me digas que sí,

nos llevamos el pinito

y lo plantamos juntos.

Eso.

Aquí.

A ver.

Aquí.

Eso.

Bien, Paula.

Listo, ya.

Cambio de ropa.

Elvys.

Por favor, ayúdame con estos botones.

(RÍE) -Estupenda.

Ven, vamos.

(Timbre)

Diego.

Ya era hora.

Diego, qué desesperación.

Se accidentó el autobús y tuve que agarrar un taxi.

¿No será que te fuiste de rumba anoche

y te quedaste dormida?

¿No te estoy diciendo que se accidentó el taxi?

¿El taxi o el autobús?

Ey.

¿Y eso?

No. Ya sé.

Mientras estabas esperando el otro taxi,

te atracaron.

Qué bolas.

Yo no entiendo por qué sigues con ese tipo.

Iván siempre me dice que va a cambiar

y yo no sé cómo dejarlo.

Dejándolo, coño. Dejándolo.

Termina de llegar y arregla las cosas.

¿Hago café?

No, ya está recién hecho, en la cocina.

Ofrécele a Elvys y a Paula.

Ay, qué horror.

Esa niña se está quedando en el chasis.

Paula está...

Lista, Diego.

Bellísima, Paula.

Qué bella.

Perla Marina, ¿cómo estás? Acontecida.

Hola, Elvys, ¿cómo estás?

Estupendo.

Ya te veo.

Mi amor, ¿quieres café?

Sí, sí, por favor.

Sin azúcar, me imagino.

Sí, sin azúcar.

-Ay, yo también quiero.

Con azúcar claro.

¿Cómo sabes?

Ay, porque yo tengo facultades mentales, Elvys.

Ven, acompáñame.

Ven.

Manito...

¿tú tienes algo para taparme esto?

¿Qué te pasó?

Fue horrible. Me atracaron.

Ay. ¿Te duele?

-Come, Paquito.

Gracias, hijo.

-Patricia,

te veo un poco más gorda.

-¿Cómo así, don Paco? Que he estado haciendo dieta.

Estoy más flaquitica, ¿verdad?

-Pues no lo parece, chica. ¿Qué quieres que te diga?

-Papá, por favor.

-Pero si es la verdad.

-¡Ya, Paco!

Y tú, no le hagas caso a tu suegro. ¿No sabes que es un bestia?

Toma.

-Vuestra madre no hace otra cosa más que quejarse

desde que se levanta hasta que se acuesta, coño.

-Y tú, que no paras de hablar ni siquiera cuando estás dormido...

Me tienes estresada, Paco.

-Bueno, ¿podemos comer sin discutir?

-Y hablando de estrés.

Dieguito, ¿cómo es eso que tú tienes ese celular todo el tiempo apagado?

Mamá, tú sabes que, cuando estoy trabajando,

siempre lo tengo apagado.

Ajá, pero Valentina te ha estado llamando de Madrid.

Con un apuro que ni siquiera le pude preguntar por el niño.

Que necesita hablar contigo y no le atiendes.

-A ver cuándo maduras.

Que ya no eres un chaval, joder.

Papá, no empecemos.

En serio, Dieguito, llama a Valentina que estoy angustiada.

Llámala. Luego la llamo, mamá.

Coño, el programa de Estrellita. Venga, sube el volumen.

-¿Tú te vas a poner eso ahora? -Sí.

-Me encanta ese programa. Me parece fabuloso.

-Ese programa es una basura.

Chico, ¿cómo vas a decir eso?

Si esa señora es una profesional muy seria.

-¿Quieren callarse, coño?

(TELEVISIÓN) -"Recientemente, algunos países

han aprobado una ley que contempla el matrimonio

entre personas del mismo sexo".

"Nuestro programa de hoy:

'El matrimonio de gais y lesbianas'".

"¿Se acerca el fin del mundo?".

"Recibamos a nuestro primer invitado".

-Abuelo, ¿qué es "gay"?

-¿Qué?

-¿Qué es "gay"?

-Un maricón.

-No le enseñes palabrotas al niño, Paco.

(TELEVISIÓN) -"Buenas tardes".

-¿Y "lesbiana"?

-Una puta camionera.

-¡Paco!

-Coño, si me pregunta, tendré que responder, ¿no?

-"Cuéntame, ¿tú tienes pareja?".

-"Sí, desde hace siete años".

-"Ah".

"¿Hombre o mujer?".

-"Hombre".

(Abucheos)

-Pero, dime...

dime sinceramente,

Kevin, ¿a ti te parece normal que se casen dos hombres

o dos mujeres?

-Sí.

¿Por qué no voy a tener yo derecho a casarme con quien yo quiera?

Como todo el mundo.

(Abucheos y ovaciones)

-Un matrimonio de verdad es el mío con vuestra madre

y no el de estos modernos de ahora.

Papá, para ser un progresista, te siento algo conservador.

A ver, no es por nada, pero yo prefiero que mi hijo

sea un delincuente a que sea un maricón.

-Patricia, no seas bruta.

-"La iglesia está en contra de esas uniones".

"Recibamos al padre Jacinto Yepes".

-Lo que faltaba, un cura.

Bueno, esto es el colmo.

Coño, ¿pero qué saben ellos de matrimonios? ¿Eh?

-Paco, por favor.

-"Buenas tardes".

-Buenas tardes, Estrellita.

-¿Está de acuerdo la iglesia católica con el matrimonio homosexual?

-No, en absoluto.

Este es el resultado de la depravación

el libertinaje y la degradación

con la que se vive actualmente en la sociedad.

-Pero, padre...

¿Usted está diciendo entonces que nuestro invitado

es un depravado y un libertino?

-Indudablemente, necesita ayuda espiritual.

-Este cura es un huevón, hombre.

-Ya está, se acabó.

Terminemos la comida en paz.

-Mira, Diego, eh...

Este amigo tuyo,

el... el médico, ¿cómo es que se llama?

Fabrizio.

¿Cómo está?

Bien. Bien.

Qué raro que él con esa edad no se haya casado, ¿verdad?

Precisamente se va a casar.

¿Ay, sí? ¿Con quién?

Conmigo.

Tío...

¿Tú eres maricón?

-Aquí está el postre, ¿alguien quiere?

(Teléfono)

-¿Aló? Sí, buenas tardes. Joyería Platini.

¿Cómo está, señora? ¿Cómo le va?

Sí, sí, claro que la recuerdo.

Usted vino con su esposo la semana pasada.

(Pitido)

(CONTESTADOR) "Diego, aquí estoy enredada con el estreno".

"Necesito las fotos".

"Mañana al mediodía paso por tu casa para recogerlas".

"Un beso".

(Pitido)

(Vibración)

¿Aló?

"Diego".

Soy Valentina.

"Te iba a llamar ahora".

Ya.

Llevo llamándote todos estos días y tú nada que respondes.

En fin, mira, no puedo hablar mucho ahora.

Escúchame una cosa.

La semana que viene me voy para Londres

para lo del máster que te comenté.

"Qué bien".

No, "qué bien" nada.

Todo se complicó y no me puedo llevar a Armandito,

así que...

se tiene que ir para allá.

¿Qué?

Pero...

No, ¿cómo es eso?

¿Y no se puede quedar con alguien en Madrid?

"Diego, tú eres su papá".

Ya no eres el carajito de 15 años

que dejó preñada a una compañera en el colegio.

"Sabes que el niño está acostumbrado a vivir allá".

Además, este país es un pedo.

"Pues se tendrá que acostumbrar porque no queda otra".

Yo ahora no tengo tiempo para nada,

y menos para estar criando a un chamo.

Diego, por favor...

Esto es una oportunidad muy importante para mí.

(HABLA EN JAPONÉS)

-Mira, además, a Armandito le va a venir muy bien

pasar este tiempo contigo.

(HABLA EN JAPONÉS)

-Ya va.

(HABLAN EN JAPONÉS)

(HABLAN EN JAPONÉS)

Valentina, dile a esos chinos que se esperen un momento, coño.

"No son chinos, son japoneses".

Es la misma vaina.

(HABLAN JAPONÉS)

-Mira, Diego, te tengo que dejar.

No te puedo seguir hablando. Escúchame una cosa.

"A ver, tu mamá ya lo sabe,

pero espero que seas tú quien lo va a ir a buscar".

"Armandito ya está montado en el avión

y llega a las siete de la mañana".

¿Qué?

¿Los pasajeros que vienen de Madrid también salen por aquí?

De Madrid, de México, de Colombia, de todas partes.

Por aquí salen todos.

Los de Madrid ya han salido, ¿eh?

¿Armandito?

Armando, que ya no soy un crío.

¡Si has crecido, mi pana!

¿Cómo estás?

¡Papá, papá!

Deja, deja, que yo puedo.

Este salón también lo utilizo como estudio fotográfico.

Aquí está la cocina.

Más atrás el cuarto del laboratorio.

En esta área se retocan las fotos.

Ese lugar tiene una luz para las fotos...

No sabes lo que me ayuda.

En el fondo, mi habitación.

Esta habitación es para ti.

El baño de visitas...

Es un poco pequeño. Si quieres compartimos el mío.

Prefiero el de visitas.

Esa foto te la hice en Madrid hace...

cuatro años.

Cinco.

No me he vuelto a sacar fotos desde entonces

porque como nunca salgo bien.

Entonces te voy a hacer unas bien finas.

No quiero fotos.

¿Vale?

Vale.

(TELÉFONO) "No, mira".

"Él parecerá que está molesto todo el rato,

pero... la cosa es que es muy tímido".

"Pásamelo un momento".

Se está bañando.

"Vale, bueno, dile que lo llamo luego".

"Por favor, hay que estar pendiente de que coma,

si es por él no come nunca, se la pasa haciendo dietas".

Que sí, Valentina, quédate tranquila.

Ahora mismo le estoy preparando una pasta.

"¿Qué dices, tú cocinando?".

(Timbre)

Sí. Te dejo que está sonando el timbre.

Vale.

Niño,

ayer te mandé hasta señales de humo, y nada que ver.

Estuve toda la tarde fuera y me quedé sin batería.

Toma.

Las fotos.

¿Qué te pasa?

Nada, es que...

Vas a venir a verme esta noche. Me lo prometiste.

Discúlpame. No sabía que estabas acompañado.

Él es Armando, mi hijo.

Ella es Delirio, una amiga.

Ah, sí, bueno...

En realidad, mi nombre es Alejandra.

Mi nombre artístico es Delirio, Delirio del Río.

Como Dolores, pero Delirio.

Claro, que antes de llamarme Alejandra,

me llamaba Alejo,

pero luego me operé y me cambié el nombre.

¿En qué quedamos entonces?

¿En Delirio, Alejandra o Alejo? Delirio.

Es que yo era bailarín, pero luego quise ser bailarina,

y mientras estaba en el cambio y no era ni una cosa ni la otra,

me llamaban Delirio y así me quedé.

Ahora soy coreógrafa

porque como bailarina soy tan alta que no tengo posibilidades.

Es una historia un poquito larga.

Demasiado larga, diría yo.

¿Y tú cómo te llamas?

¿Yo? Armando Martínez. Y ya.

¡Ay, Martínez! ¡Igual que Diego!

Ay, claro... Qué pendeja soy.

Armando, vístete, que vamos a comer.

No tengo hambre.

¿Tenías que soltarle toda esa parafernalia al chamo?

Huele como a tomate chamuscado.

¡Coño, los espaguetis!

¿Aló, mamá?

Sí, ya estoy con Armandito en casa.

Vamos para allá.

¡Mi pana!

Esas son las llaves de la casa. Son para ti.

Esta noche, después de que el abuelo te lleve a casa,

me llamas al celular para saber que llegaste bien.

Tengo un compromiso y creo que voy a llegar un poco tarde.

Por mí puedes llegar a la hora que quieras,

que ya eres mayorcito.

Y no me digas: "Mi pana",

que no soy tu pana, soy tu hijo, por si no te acuerdas.

(Puerta)

¡Abuela!

¡Armandito!

¡Pero si ya está más alto que el padre!

Qué guapa. Ay, qué bello.

-¡Pero si estás hecho todo un hombre, tío!

¡Venga, un abrazo, coño!

(RÍE)

-Es normal que esté molesto.

Si lo oyeras...

Es como si fuera otro chamo.

Pero habla con él.

Ya es hora de que tengas

esa conversación que has estado evitando.

Mira.

Y a ti también te llegó la hora.

(RÍE) -Gracias a Dios.

(RÍE)

Todo es mucho más fácil cuando son pequeños.

Vamos a ver.

Ajá. ¿Lista?

-Sí, lista. -¿Sí? Ok.

Yo sé que eso del compromiso no va contigo,

pero, cuando se trata de un hijo, no queda otra.

-Háblele a su hijo.

No le tenga miedo.

Mire, este es ya mi tercer bebé.

Cuando hay amor, no hay diferencias que no se puedan arreglar.

Háblele.

Gracias. De nada.

Eh, doctor.

Dígame.

He estado pensando en lo que me dijiste.

Ajá. En lo de Mérida.

Ah, ¿sí? Sí.

No...

Esta noche te digo.

(Música techno)

(Grifo)

¡Por fin!

La cola del baño está larguísima.

Creo que me levanté el tipo ese que está ahí.

Está buenísimo.

¡Cristóbal!

¿Cómo va todo? Bien, ¿y tú?

Bien.

¿Y Fabrizio?

Ya está por llegar.

Bueno, nos vemos luego. Seguro.

Qué lástima...

Si crees que vas a conseguir aquí al hombre de tu vida,

estás perdiendo tu tiempo.

Además, ¿tú no tienes novio?

¿Iván?

Terminamos.

Y ahora sí es definitivo.

Sí, claro.

(Vítores)

(Silbidos)

¡Delirio!

# La herida de un hombre

# no es una novedad.

# La gente juzgará cruzando piñones.

# Empiezo otro día.

# Un par de kilómetros más.

# Sin horizonte,

# sin nadie que le importe.

# Dejando mis sueños

# en el cuarto de cualquier motel,

# con la cara cubierta, # con la vida revuelta.

# Marcaste mi vida.

¡¿Qué pasa?!

(GRITA)

# Sacrificio absurdo.

# ¿Y cómo recordarte ahora?

# No soy una señora

(GRITA)

# de una conducta intachable en la vida.

# No soy una señora

# luchando y perdiendo una guerra # que se hace mi vida.

# Oh, no.

# Oh, no.

# Yo creía en tus sentimientos # y vivía solo para ti.

# Preferiste seguir al viento # sin pensar en mí.

(Quejidos)

# Y qué triste se sentía.

# Me usaste como un maniquí.

# Una horrible aventura.

# Una historia absurda.

# Dejé de ser tuya.

# Fui de otro como fui de ti.

# Y olvidé cómo amarte.

# No quiero recordarte ahora.

# No soy una señora.

¿Aló? ¿Qué pasa?

Es Fabrizio, pero no se oye nada.

Espérame, que voy a salir.

# No soy una señora

# luchando y perdiendo una guerra # que se hace mi vida.

# No soy una señora.

(Quejidos)

Déjalo ya. Vámonos.

# Oh, no.

¿Aló?

¿Fabrizio?

# Oh, no.

(CONTESTADOR) "Hola, soy Fabrizio..."

Coño, Pradilla.

# No soy una señora

# de una conducta intachable # en la vida. #

(Música tensa)

(Música tensa)

100 miligramos de furosemida.

¿Sí?

Dale, César, dale.

Señor, no puede pasar. Espérese aquí.

César. Diego.

Logramos estabilizarlo.

Lo que me preocupa son las lesiones internas

por los tremendos golpes que recibió.

¿Y se le puede ver? No, mejor que no.

Está en terapia intensiva con respiración asistida,

inconsciente.

(SUSPIRA)

Tranquilo.

¿Avisaste a su familia?

Sí, ya los llamé.

Bueno, yo voy a estar todo el tiempo con él,

así que no te preocupes.

Y cualquier cosa que necesites, me llamas, ¿sí?

Vamos.

(SUSPIRA)

¡Ay!

(LLORA)

¡Diego!

¿Dónde está?

En terapia intensiva.

¿Pero qué fue lo que pasó? No lo sé.

Lo encontré inconsciente al lado de su carro.

¿Dónde carajo estaban ustedes metidos?

Diego, ¿qué pasó?

¿Y Fabrizio?

(Música triste)

(SUSPIRA)

(Música triste)

Mientras más lo pienso,

menos entiendo por qué le hicieron esto.

Lo importante ahora es que Fabrizio se recupere.

¿Usted ya lo vio? Sí.

Todavía sigue inconsciente.

Voy a verlo. Lo siento, Diego.

Mi marido no quiere que entre nadie. Solo él y yo.

¿Qué? ¿Cómo?

Que no quiero que lo vean ni tú ni los depravados con los que andas.

Yo no ando con depravados

y yo lo voy a ver aunque usted no quiera.

Tú no eres nada de mi hijo.

Tú tienes la culpa de todo lo que pasó.

-Por favor, no discutan.

Fabrizio y yo somos pareja

y apenas salga de aquí, nos vamos a ir a vivir juntos.

Antes prefiero que se muera.

Usted es igual que los hijos de puta que jodieron a Fabrizio.

Igual.

(SUSPIRA)

¡Hombre!

No paras por casa, ¿eh, papá?

¿Siempre es así o porque estoy yo aquí?

No, lo siento, la verdad es que... No pasa nada.

Estoy acostumbrado.

¿Tienes hambre? No.

Ya me he comido un bocadillo.

¿Y qué tal estás?

¿Qué has hecho hoy?

Nada.

Bueno, sí.

Sí que he hecho, sí.

Estaba tratando de averiguar si eso tan importante

que te ha mantenido tan ocupado durante estos cinco años...

Apaga eso. ¿Qué pasa?

¿Te avergüenza que sepa que eres maricón?

¡Apaga eso! Porque eres maricón, ¿no?

Escúchame, hijo.

Escúchame. Sí soy maricón.

Y también soy tu papá.

Y me he mostrado tal cual soy, sin estar escondiendo nada.

No me importa lo que hagas con tu vida,

no me importa, ¿te enteras?

A mí sí me importa porque...

porque te quiero, coño.

Y tengo miedo.

Tengo miedo a que no lo entiendas. ¿Qué tengo que entender, papá?

¿Qué tengo que entender? ¿Que pasas de mí?

¿Eso es lo que tengo que entender? ¿Eh?

¡Cinco años!

Cinco años han pasado

y me has llamado unas cuantas putas veces.

Y ahora dime qué has hecho.

¡Dime qué has hecho!

Dejarme tirado como un perro

y restregarme que te gustan los tíos.

¿Por eso dejaste que nos fuéramos?

¿Fue por eso?

¡Joder! No, no, no.

Escúchame.

Tu mamá se quiso ir para allá porque allá tenía más oportunidades.

A mí me pareció bien porque tú tendrías un futuro mejor

Hijo mío, ¿me entiendes?

Tienes un futuro mejor.

Yo he estado buscando el mío,

pero es como las fotos, ¿sabes?

Lo que tú crees que va a salir, a veces no sale.

Yo no tengo la culpa.

¿Y yo?

¿Y yo qué culpa tengo, papá?

(LLORA)

¿Nunca te diste cuenta de que tu hijo te echaba de menos?

¿De que te necesitaba?

¡Joder!

(SUSPIRA)

(Música)

Ahí, eso es, eso es, del otro lado.

Bien.

Eso es, Toni, sonriendo, sonriendo mucho.

Del otro lado.

Perfecto.

Ahora... ahora soy malo.

Cara de malo.

Bien, Toni. Listo.

Cambiamos. Ahora voy contigo.

Eso es.

A ver, Ana.

Eso, moviendo la cintura.

Del otro lado, sí.

Listo, descansen.

(Para la música)

(Timbre)

Armando, ¿puedes abrir la puerta?

No puede ser, ¿tú eres Armandito? Armando.

Yo soy Perla Marina. ¿Perla qué?

Perla Marina.

Ah, nombre artístico.

No, ¿por qué?

Suena a culebrón.

Ah, pues con mi vida podría hacerse, no un culebrón,

sino una boa constrictor de mil capítulos.

Dame un abrazo.

Ay, qué bello eres. Eres igualito a tu papá, igualito.

Ay, por cierto, menos mal que estás aquí,

para darle apoyo.

Lo que le hicieron a su pareja fueron cosas horribles.

Una desgracia, una tragedia.

Ok, chicos, ¿retomamos?

Tengo que ponerme las pilas.

Buenos días. Ya son buenas tardes.

Ay, Dieguito... No me digas nada.

(Música melancólica)

Yo sé que el papá no quiere, pero necesito decirle algo.

Total, no te va a escuchar.

Me da igual. Dame cinco minutos. Lo siento, no puedo.

Pero si sabes que voy a entrar igual.

Coño, Diego, me vas a meter... ¡César, no me jodas, mi pana!

Mira...

Si Fabrizio estuviera consciente, ¿qué diría?

(Respirador)

¿Cómo está la cosa?

No te preocupes porque esto va a salir bien.

Te queda más fin este corte de pelo.

Cuánto te extraño.

(SOLLOZA)

Las cosas con Armando... no van.

Yo sé que la cagué, pero...

me gustaría tanto recuperar su cariño...

Nos llevábamos tan bien...

Bueno...

Me tengo que ir ya.

Solo quería decirte que...

lo de Mérida sí va.

Así que levántate de ahí antes de que me eche para atrás.

Que no, mi pana, que es broma.

Yo por ti espero todo el tiempo que haga falta.

Te traje esto,

para que no se te olvide.

Te lo iba a dar aquella noche, pero... tú no llegaste.

Estamos tomando declaración a algunos jóvenes

con la descripción que usted nos dio.

Es él, él es el tipo.

¡Hijo de puta!

¡Eh! ¡Eh!

¡Suéltame! ¡Suéltame!

¡Es él! Señor Martínez, por favor.

¡Es él!

Pase acá, señor.

Yo mismo.

Es el mejor idioma...

que existe.

¡Hola!

¿Tienes cámara?

Ah, qué lástima...

¿Te gusta la música?

Sí.

¿Y bailas?

Ah, está bien.

¿Y bailas tango?

Claro.

¿En serio?

¡Yo amo bailar tango!

(Teléfono)

Ok.

¿Sí?

Armando, ¿estás ahí?

Sí, está aquí.

Te lo pongo, ¿vale?

(SUSURRA) Mi madre. Ah.

¿Aló, Valentina?

Un momento.

Traje pizza. Vale.

Sí, cuéntame, ¿cuándo te vas para London?

Hola.

Eres muy lindo.

Gracias.

¿Y tu pareja, papá?

No hace falta ser adivino.

Está hospitalizado, en coma.

Unos tipos le dieron una paliza.

¿Por qué?

No sé.

Quizás odian todo lo que les recuerda lo que son.

Papá.

¿Desde cuándo te gustan los chicos?

Desde siempre, tu mamá fue alguien especial

y sigue siéndolo.

Tus abuelos dicen que nos parecemos mucho.

Yo no veo el parecido, ¿tú?

¿Qué crees?

Armando, ayúdame con esto.

De estas dos, ¿cuál te gusta más?

¿Esta o esta?

Esa. Bien.

¿Y de estas dos?

Esa.

Qué raro, ¿entonces por qué pusiste esta en tu perfil?

Joder, papá, eres un cotilla, coño. ¿Cotilla yo?

Ay... ¿Y quién estuvo revisando todas mis cosas ayer? ¿No fuiste tú?

Quizás tus abuelos tienen razón,

tú y yo nos parecemos más de lo que creemos.

Entre ella y él, ¿con quién te quedarías?

Lamento desilusionarte, lo lamento, de verdad,

pero no nos parecemos porque a mí solo me gustan las chicas.

Ok, y ahora que sabemos lo que nos gusta a los dos

deja de marear la pizza y cómetela de una puta vez.

(SUSPIRA)

¿Y ese anillo?

Yo no se lo había visto antes.

-Quítaselo.

Se lo das al papá cuando venga para que se lo guarde.

"Quien tuvo la suerte de asistir, presenció una hora estelar".

"La impecable fuerza interpretativa de los bailarines

junto a la genialidad coreográfica

le dan al espectáculo una audaz y vibrante composición".

Ya está.

¿Eso es todo?

Tantos meses de trabajo para que venga un huevón

a escribir cinco líneas que ni su madre entiende.

Definitivamente, voy a cerrar la compañía de danza

y me voy a dedicar a otra cosa.

La crítica me parece buena. Me da igual.

Yo no hago esto para que escriban cosas bonitas

sino para remover a la gente.

Como Estrellita Mata, que dice cosas tan interesantes en su show.

Esa bruja es capaz de ridiculizar los problemas de la gente

con tal de ganar audiencia.

Yo conduciría ese programa mil veces mejor que ella.

Delirio.

¿Tú podrías enseñarle a Armando algunos pasos de tango?

¿Y eso? Mira, papá, déjame en paz, ¿vale?

Es que conoció a una chica por internet que baila tango.

¡Ay, qué bello!

El primer amor.

Yo también me enamoré en San Felipe cuando era una niña.

¡Eh! Bueno, un niño, tú me entiendes.

Me enamoré de Luis Fernando y él también estaba enamorado de mí,

aunque no lo quería reconocer.

Un día nos dimos un beso y el me apartó asustado

y me dijo que solo podríamos tener algo si yo era una mujer.

Luego me vine a Caracas porque quería ser bailarina,

claro, que primero fui bailarín y luego bailarina,

pero como era tan alta...

Sí, ese punto ya lo sabemos.

¿Qué pasó con Luis Fernando? No lo sé, le perdí la pista.

Ay, no puede ser, Delirio.

Ahora que sí podría hacerse realidad ese amor...

Vaya culebrón.

Bueno, ¿qué? ¿Le enseñas sí o no?

Papá, que no quiero y punto, déjalo ya.

Tú, cuento tres y llevo dos.

(Música de tango)

Abraza a la chica a la altura del sostén.

Es importante que tu cuerpo esté hacia allá.

Dame tu mano.

Ofrécele a la chica...

El codo tiene que estar así, formando un triángulo,

y cierras tus dedos y este también,

y ahora...

la abrazas, cambias el peso,

y ya cuando quieras.

¡Muy bien!

¡Si este es un dios!

Dos, tres, cuatro, cinco, seis,

siete, ocho, nueve, diez, para atrás.

Y un, dos, tres, cuatro, cinco, seis,

siete, ocho, nueve, diez.

Ay, ay, ay.

Sigue inconsciente.

Partida de sinvergüenzas, eso es lo que son.

Hacerle eso a Fabrizio, ese pobre muchacho

que lo único que ha hecho es ayudar a traer vidas a este mundo.

Es que no hay derecho, Diego, no hay derecho.

¡Venga, coño, venga! ¡Vamos, Vinotinto!

Mi amor, tú sabes que tu papá es un bruto

que no sabe decir las cosas, pero él te adora.

Él te adora y va a estar contigo en lo que sea.

Yo también, mi amor, los dos.

¡Gol! ¡Gol!

¡Abuelo! ¡Me cago en los muertos, abuelo!

¡Ay, ay!

-¡Paco, Paco! -¿Qué?

-¡Deja el sobresalto! ¡Que te va a dar una broma, viste!

¡Vamos, Vinotinto!

Cóncholes, desde que llegó Armandito esto es un desastre.

¡Ándale tú a tú a Armandito! Como si fuera un chaval también.

-¡Venga, árbitro, pita el final, que empieza Estrellita!

-¡Eh, eh, Paco! -¿Qué?

-¡Coño! ¡Ya! -¿Qué?

-Joder.

Mi muchacho no quiere salir con los amigos,

no quiere ir a fiestas como cualquier muchacho de su edad.

Ay, ya yo no sé qué hacer, Estrellita, estoy desesperada.

Se la pasa todo el día metido en su cuarto

frente a la computadora jugando a la PlayStation.

-Chico, ¿pero a ti no te gustaría conocer a una muchacha?

¿Tener una novia?

Mi amor, tienes que ponerte las pilas.

-Es que las muchachas no se fijan en mí.

-¿Y cómo se van a fijar en ti si tú no sales de tu madriguera?

"Nuestro programa de hoy:

'Me veo en el espejo y me siento horrible'".

"José Manuel, nuestro invitado,

dice que no sale a la calle porque es feo".

"También tenemos a Choni, su desesperada madre".

"Doctor Blanco, ¿qué nos puede decir?".

-"Estrellita, estamos ante un caso de trastorno dismórfico corporal".

-Pues sí que está jodido el chaval.

(SISEAN)

-"Baja autoestima, que se encuentran aisladas y deprimidas,

porque no se consideran atractivas".

"Esto está ocurriendo con mucha frecuencia

entre los adolescentes de hoy".

-"Mi amor, ¡pero con lo bello que eres!".

-"Precisamente".

"Los jóvenes que sufren este trastorno

poseen una percepción equivocada de su imagen real".

-"¡Qué horror!".

"¿Como la anorexia?".

(SORPRENDIDA) -"¡Ay!".

-"De hecho, anteriormente, se trataba como la anorexia,

pero desde hace muy pocos años

ya se trata como una patología independiente".

Déjate de chorradas, ¿vale?

No me vengas con que tengo el trastorno ese porque no.

¿Y por qué tienes puesto en tu perfil la foto del modelo?

¡Que no te metas en mis cosas, papá! ¡Respóndeme!

¡No lo sé! No lo sé, tío.

Para gustarle a la chica, supongo.

Escúchame.

Yo no sé lo que piensas de ti mismo,

pero te aseguro que eres un chico muy guapo, mi pana.

¡Que no soy tu pana! ¡Ni yo tu tío!

¿Por qué te escondes?

Puede que no seas un modelo,

pero tienes atractivo e inteligencia suficiente

como para gustarle a cualquier chica.

Así que quítate esa pendejada de la cabeza.

(CANTA ÓPERA)

Uno, me alejo, dos, se alejan, tres, nos alejamos, voy.

Disparo.

(CANTA ÓPERA)

(CANTA ÓPERA)

(Teléfono)

¿Aló?

(GRITA)

"Hacemos contacto con Sergio López".

"Él está en la fiscalía, con una noticia de última hora".

"Sergio, adelante".

-"A un mes del fallecimiento del médico Fabrizio di Giacomo,

su presunto asesino fue absuelto

porque el testimonio del testigo no es concluyente".

"Hablemos con la abogada de defensa". "Abogada".

-"La fiscalía considera que no hay elementos del juicio

para procesar a mi defendido, ya que el testigo...".

-No presenció el hecho en sí,

sino que presume que fueron estos muchachos

por estar cerca del lugar donde se encontró a su... amigo.

Fueron ellos.

Tiene que haber alguna manera de probarlo.

No pierda su tiempo, no va a encontrar nada.

Eso está por verse.

Señor Martínez.

¡Señor Martínez!

(Teléfono)

¿Sí?

Espere un momento, por favor.

Papá, son de la agencia otra vez.

¿Oiga?

Que no se puede poner en este momento.

Sí, yo se lo digo.

Gracias.

Papá, esta gente lleva ya semanas llamándote por lo de las fotos.

Soltaron a los tipos que mataron a Fabrizio.

Mira, papá, esta gente, tarde o temprano,

van a acabar en la cárcel, ¿vale?

Déjalo ya, no merece la pena. Claro que merece la pena.

(Música dramática)

"Que lástima, me gustaría verte".

(Golpe)

(Teléfono)

¿Aló?

"Perla Marina, soy Armando". Armando, ¿qué pasa?

"Es mi padre, que ha salido hace un rato de casa

y no sé nada de él, ¿sabes algo?".

"No, no sé nada".

El bar donde actúa Delirio, ¿dónde queda?

"En la calle Las Palmas, ¿por qué?".

¿Armando?

¿Armando?

¿Quién carajo es Armando?

(Música de fiesta)

Hola, Diego, ¿qué te pongo?

Lo de siempre.

Sí, va.

Ves esta calle que está aquí, ¿no? (ASIENTE)

Te vas hasta el final, final y ahí está el bar ese.

¿Por qué no me lleva hasta allí?

No, "man". ¿No ves que esta calle es flecha?

¿Qué quieres, que dé ese vueltón? Sí.

No, "man", no. Yo estoy apurado.

Además está ahí mismito.

Venga, vale, ¿cuánto es? 50.

¿Bolívares? No, no, no, "man". Son 50 euros.

Mira, ¿qué pasa, "man"?

¿Te crees que soy gilipollas o qué?

Marica es lo que eres tú, gallego de mierda.

Güisqui en las rocas.

-Ponme uno igual.

-Yo invito. -Sí, va.

Gracias.

¿Qué tal estás?

Bien.

Supe lo de Fabrizio.

Lo siento mucho.

¿Cómo va la fotografía?

-Otro güisqui en las rocas.

-Gracias.

Salud.

Perdón.

¿Alguno de vosotros sabe dónde está el Sixty Nine?

Me voy, pana.

No, espéreme.

Termino el trago y te acompaño al carro.

(RÍE) Vale, miren al pana.

Tan seriecito que se ve y es tremendo maluco.

Tranquilízate que yo no te he dicho nada, ¿eh?

-Tío... -Coño.

-Qué cantidad de maricos hay en tu puto país, españolito.

Déjalo ya, ¿no?

Te voy a descoñetar.

Pero primero te voy a arrancar el culo,

a ver si te sigue gustando la mariquera.

¡Suéltame, joder!

¡Suelta, suelta, joder!

¡Déjalo!

Llegó la otra mariquita.

Déjale en paz, hijo de puta.

¡Quieto, hijo de puta!

Así te quería ver.

¿Por qué lo hiciste?

Respóndeme, ¿por qué?

¿Qué pasa, machote? ¿Te has cagado?

¿Cagado? Cagado estaba el marido tuyo.

Parecía una carajita.

Arrodíllate, hijo de tu madre.

Arrodíllate y me ruegas porque no te mate aquí mismo.

Por favor, papá. ¡Arrodíllate!

Quién está cagado ahora, ¿eh? Maricón de mierda.

(Disparo)

Se acabó.

Tú, tú y tú.

Si los vuelvo a ver por aquí me los voy a raspar,

uno a uno.

¡Muévanse!

¿Cuál fue la parte que no entendieron?

¡Váyanse de aquí, mamahuevos!

(Disparo)

Estamos pendientes, transformista.

Ay...

¿Qué te pasa?

Yo a los tipos como tú los conozco muy bien.

No te hagas el pendejo.

Tú de hombre tienes bien poquito.

Ni esto.

Y apúrate.

Si no quieres que te vuele la cotufa esa

que tienes entre las piernas.

Y te advierto...

que si hay algo que tengo,

es buena puntería.

¡Váyanse de aquí!

¿Qué están esperando?

¡Muévanse!

¡Cuidado!

Pues ahora te aguantas, pendejo.

Menos mal que hace tiempo hice un curso de belleza

y reconstrucción facial.

Pues qué quieres que te diga, yo muy reconstruido no me veo.

Tú eres un inconsciente, tu papá un inmaduro y tú...

un encanto.

Gracias.

Bueno, se me van los tres.

Me tengo que cambiar, vamos.

Por mí no te preocupes, ¿eh?

Salen los tres, yo soy una dama.

Sí, pero allí afuera se te salió la clase.

¡Fuera!

# Él es la ley

# en tierra de ciegos,

# el tuerto es el rey

# y piensas que no

# que cuando te mira

# te hace un favor.

# Vacua tus manos

# si de esa manera

# cansa el poder

# mas no pide manos

# porque a él no le atrapa # ninguna mujer.

# Tú las tienes

# a punto de caramelo.

# Jura que es

# la última gota de agua

# en el desierto.

# Que está con él

# en la sucursal del cielo

# y ni si quiera es infeliz por él,

# es solo un pobre infeliz. #

Yo no tengo mucha hambre.

Además, las arepas engordan.

Qué vas a estar engordando, si todavía estás creciendo.

Tú vas a desayunar y punto.

(Timbre)

¿Quién será?

Dieguito.

¿Tú crees que me pueda quedar en tu casa por unos días?

Me siento como en una película del lejano Oeste,

John Wayne, Clint Eastwood y Frances Fisher.

¿Y tú? ¿La doctora Quinn?

Sí, ríanse, no los vuelvo a curar.

¿Y a ustedes qué les pasó? ¿Qué les va a pasar?

Que estos locos se cayeron a golpes con los tipos estos que...

No te preocupes, ya tienes suficiente con lo tuyo.

Armando.

¿Sigues chateando con la muchacha esa?

¿Cómo es que se llama?

Laura.

Chateamos todos los días.

¿Y dónde vive? En Mérida.

¿Mérida, España?

Mérida, Venezuela.

¿No hay Mérida en España? Pero qué inculta eres.

Deberías leer menos revistas de chismes y más libros.

Sí, lo que usted diga, doctora Quinn.

Laura me ha invitado a una milonga esta noche.

¿Qué se hace allí?

Bailar tango.

¿Qué día es hoy?

Sábado 25.

¿Vas a ir?

A la milonga no.

¿Por qué?

No soy lo que ella cree.

Nos vamos a Mérida.

"Chica, pero ¿cómo es posible que tu marido te dé tremenda paliza

y tú te quedes tan tranquila?". Buenas.

"Caballero, pero qué cosa más grande".

-"Él después se arrepiente y me suplica que lo perdone".

"Dime qué hago yo con ese hombre, Estrellita".

-"Pégale tú también, 'mijita'".

Qué buena es Estrellita.

Permiso, disculpen.

"El programa de hoy...".

-Díganme.

¿Tienen habitaciones?

En 30 minutos, se desocupa una habitación.

¿Damos un paseo?

Vamos.

Que noche tan hermosa.

Nunca había visto tantas estrellas.

Si ven una estrella fugaz, no olviden pedir un deseo.

¿Y si vemos un ovni? También.

Lo importante es pedirle al universo, a los marcianos...

o a quien sea que esté allí arriba.

Acabo de ver una.

¿Un qué?

Una estrella fugaz. ¿Dónde?

Ah no, es Delirio, me confundí.

Mamahuevo.

# Yo vi de una garza mora

# dándole combate a un río.

# Así es como se enamora # tu corazón con el mío.

# Yo vi de una garza mora

# dándole combate a un río.

(TODOS) # Así es como se enamora...

# Así es como se enamora # tu corazón con el mío.

# Tu corazón con el mío.

# Luna,

# luna llena y menguante.

# Luna, luna,

# luna llena

# y menguante. #

Bellísimo.

No está mal.

Pues hace mucho tiempo que no toco.

El día que Valentina me dijo que estaba embarazada,

me asusté.

Tanto que me meé encima.

En serio.

El día que naciste fue el mejor día de mi vida.

Eras tan...

tan pequeñito que me daba cosa cargarte.

Pero lo hice, te cargué.

Tú te measte.

Debe ser algo de familia.

Feliz cumpleaños.

Muchas gracias.

¿Qué? ¿Hoy es tu cumpleaños?

Hoy es 25.

¡Ay, qué emoción!

Feliz cumpleaños, dame un beso. Muchas gracias.

Estoy embarazada. ¿Qué?

¿Ustedes me quieren matar de un susto?

Niña, qué horror.

Bueno, qué horror no, es que ya ni sé lo que digo.

Sí, un horror.

Precisamente ahora que decidí dejar a Iván.

¿Cómo estoy?

Más bueno que comer con los dedos. No seas ordinaria.

No habrá chica que se te resista.

Sé tú mismo.

Estoy seguro de que le gustarás.

(Música de tango)

Lo siento.

Está todo lleno.

Disculpe, gentil caballero.

Hemos venido especialmente desde Caracas para este encuentro.

¿Existe alguna posibilidad, por pequeña que sea,

de que esto se arregle?

(SE CRUJE LOS DEDOS)

¿Qué desean tomar?

Champán para comenzar.

El mejor. Ya se lo mando.

No te vayas a rascar.

¿Cuándo me has visto tú borracha?

No me respondas, por favor.

Papá, está allí.

Invítala a bailar.

No puedo, estoy acojonado.

Sí puedes. Acércate.

Cuando estés conversando con ella, mírale los labios en algún momento,

como quien no quiere la cosa.

¿Qué sabrás tú ligar con una tía?

Créeme, funciona con las tías y con los tíos.

Dale pues.

¡Eh!

No te vayas a mear encima.

¡Papá!

Buenas noches. Hola.

¿Bailamos?

Lo siento, es que estoy esperando a alguien.

¿A tu novio? No, a un amigo.

Mientras lo esperas, podrías bailar conmigo.

Es que... no sé. No creo que a ese amigo le importe.

Además, hoy es mi cumpleaños.

Felicidades.

Veo que lo has celebrado con ganas.

Es largo de explicar.

¿Qué me dices?

Lo siento, pero no.

Gracias.

(Música de tango)

Disculpa que insista,

pero este es mi tango favorito y me gustaría bailarlo contigo.

¿En serio? El mío también.

Qué casualidad, ¿no?

¿Podrías regalarme este baile?

Claro, ¿por qué no?

¿Qué fue, "mijita"?

Nada de lágrimas, vamos a bailar.

Qué bien, tengo sed.

Permiso.

Tengo...

la sensación de que la conozco de algún sitio.

Ah, ¿sí?

A mí también me parece cara conocida.

Mucho gusto.

Luis Fernando Rivas.

Encantada.

Delirio del Río.

¿Del Río?

Como Dolores, pero Delirio.

Yo soy de San Felipe. ¿De San Felipe? Igual que yo.

Seguramente, de ahí nos conocemos.

A lo mejor.

Aunque yo me fui desde muy pequeña para Caracas.

Yo me vine hace como 15 años a Mérida.

Porque mi pareja es de aquí, por eso me vine.

Ah, claro. El amor.

Sí.

Precisamente ahí viene.

-Hola, por fin te encuentro.

-Aquí, conversando con una paisana.

Ella es Delirio, él es Víctor, mi pareja.

-Un placer.

Mucho gusto.

Nada, quería pedirte las llaves porque dejé el teléfono en el carro.

Dale, nos vemos ahora.

Encantado. Igual.

Qué sorpresa, no sabía que eras... Ya, ya.

Ya sé por qué creo que te conozco.

Porque te pareces muchísimo a un amigo mío de la infancia.

Alejo Duarte.

Claro, es que yo soy...

su hermana.

¿Sí?

Pero qué coincidencia.

¿Y qué es de su vida?

Murió.

Hace mucho tiempo.

Un ron seco.

¿Un ron?

No tomes más, eso no le hace bien al bebé.

No lo voy a tener.

¿Por qué no?

Porque no quiero volver con Iván.

Ese niño sería una excusa para no terminar.

La única que está poniendo excusas eres tú, no él.

Piensa bien lo que vas a hacer.

No hay nada que pensar, ya lo tengo decidido.

Mi amigo debe estar por llegar.

Quizás ya no venga.

Vendrá, estoy segura.

Y espero que baile tan bien como tú.

¿Yo bailar bien?

Para nada.

El tango es superdifícil.

Lo que pasa es que tú haces que parezca fácil.

Gracias.

Y... ¿de qué parte de España eres?

Yo nací en Caracas.

Pero cuando era muy pequeño me fui a Madrid.

Ah...

Bueno, yo soy... De aquí de Mérida, lo sé.

Claro, debe ser que tengo el acento.

Tienes...

todo lo que a mí me gusta en una chica.

Besas tan bien como bailas.

La verdad es que...

quería conocerte, Armando.

Y ver la verdadera cara de la mentira.

Me gustas más que el chico ese.

Lástima que no te mostraste tal como eres porque además me caes bien.

Mira, Laura, pensarás que soy un tonto,

pero puse la foto de ese chico en mi perfil porque tenía miedo.

Tenía miedo de que me rechazaras.

Lo siento, es tarde, me voy. Te acompaño.

No, mejor no.

¡Laura!

Por favor, Laura.

Laura.

Mira, hay algo dentro de mí que no puedo controlar,

pero que me hace sentir inseguro.

Y entiendo que estés molesta conmigo,

pero perdóname, por favor.

Es que yo no tengo nada que perdonarte.

Y de verdad espero que soluciones tu problema.

Laura, lo estamos pasando superbién, vamos a olvidar esto, ¿quieres?

Permíteme que sigamos conociéndonos.

Por favor, déjame arreglar este enredo.

Por favor.

Adiós. Laura.

¡Laura!

¡Laura!

(Música triste)

Te voy a extrañar mucho, hijo.

Y recuerda siempre que te quiero.

Yo también te quiero mucho, mi pana.

Abuelo.

No discutas tanto con la abuela, ¿vale?

Armandito... es la única distracción que tengo.

Abuela.

Ay, mi niño, mi niño...

Cuídate mucho.

Mira que ahí hay mucho golfo y mucha lagarta, ¿eh?

Tranquila, abuela, que yo sé cuidarme, ¿vale?

Cuídate, te amo, te amo. Y yo.

Venga, venga.

Deja la lloradera, mamá.

Deja que me desahogue, Dieguito, que estoy muy estresada.

Ha sido un verdadero placer conocerte, Perla Marina.

Bueno, conoceros.

De verdad.

Cuídate mucho, ¿vale? Tú también.

Y no nos olvides.

Nunca.

Bueno...

Te llamo.

No llores más, coño.

Que estás haciendo que llore la pobre Alga Marina.

-Paco, déjame ser, coño.

¿Delirio dónde estará metida?

Suelta esa hoja por ahí, por favor.

Delirio, cuéntanos algo, no sé.

Lo que tú quieras, lo que te dé la gana.

Me llamo Delirio del Río.

Como Dolores, pero Delirio.

Hace muchos años me llamaba Alejo y me enamoré de Luis Fernando,

pero a él le gustaban las chicas.

Después, me operé, me cambié el nombre

porque una mujer que se llame Alejo suena como raro.

Ahora soy una chica,

pero a Luis Fernando le gustan los chicos.

Es una historia un poquito larga, pero tranquilos, no estoy apurada.

(Música disco)

Listo.

Me costó convencerlo.

Cristóbal, tú estás seguro de que no te está jodiendo, ¿verdad?

Confía en mí.

Llevo tiempo detrás de él.

-Tráele un güisqui doble a Diego. -Ok.

-Lo vas a necesitar.

Esa noche yo venía del trabajo,

vi que era una pelea entre ellos y no quise meterme.

Se me ocurrió grabar el vídeo porque bueno...

uno nunca sabe.

(Gritos y golpes)

No quiero problemas con esa gente ni con la policía...

¿Cuánto quieres?

Cinco palos.

Señor Martínez, no puede entrar sin avisar.

Déjalo ahí.

¿Cómo te sientes, mi amor?

Iván, espero que te haya quedado claro

que yo no pienso volver contigo.

Perdóname ya, chica.

Yo cambié ya.

¿Qué pasa?

Perla, yo no puedo vivir sin ti.

Créeme, por favor.

Pues tendrás que hacerlo.

Podrás ver al niño.

Eres su padre y lo serás siempre, pero tú y yo hemos terminado.

¡Ni se te ocurra ponerme un solo dedo encima!

Disculpen, disculpen.

Acompáñale a la puerta que ya se va.

No, no hace falta, Margarita, no hace falta.

Bueno, me avisas cuando nazca el niño.

¿Y esos escarpines rosados?

¿Qué pasa? ¿No te gustan? No es eso, mi amor.

Son lindos, pero si resulta que tienes un varón,

no le vas a poner escarpines rosados.

No sé quién inventó eso

de que el azul es para los varones y el rosa para las hembras.

Me gustan los dos.

Hubiera sido más fácil si el doctor te dice el sexo del bebé.

Tú estás empeñada en no querer saber

No importa, yo lo voy a querer igual sea hembra o varón.

¿Cuál es la diferencia?

Claro que es diferente, porque si es una hembrita

yo le compro unos zarcillitos de oro bien bonitos,

como cuando tú naciste. ¡Ay, mamá!

¿Qué, qué?

Creo que ya. ¿Qué?

¡Ya! ¡Ay, Dios mío!

¡Ay! El moisés sin terminar.

(Teléfono)

¿Aló?

Ajá.

¿Aló?

¿Quién es?

Ah, hola, señora, ¿cómo está?

¿Cómo está ella?

¿Qué? ¿Ya?

Tranquila, ya viene.

Todo va a salir bien.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Todo va a estar bien.

(GRITA)

(Llanto de bebé)

Felicidades, es un niño.

¿Cómo lo van a llamar?

Fabrizio.

Se va a llamar Fabrizio.

Sí.

Dale un beso muy muy fuerte de mi parte, ¿vale?

Sí.

El que se tiene que portar bien eres tú.

A ver si encuentras un chico que te quiera y sientas cabeza,

¿oíste?

Vale, yo se lo doy.

Venga, sí.

Chao.

Hola, mamá. Papá te manda saludos.

¿Ah, sí? ¿Y cómo está? Bien.

¿Sabes que Perla Marina ha tenido un niño?

Perla Marina.

Madre mía, es nombre de culebrón.

Más bien de boa constrictora.

¿Qué vas a hacer hoy?

Pues esta tarde he quedado con una chica.

Ah, bueno...

Mamá, ¿por qué no comemos algo que me ha entrado hambre?

Ok.

¿Y qué quieres comer?

"Por motivos personales, Estrellita Mata

no podrá seguir conduciendo su programa".

¡Coño!

"A partir de hoy, comienza un nuevo espacio".

"Muy buenas noches, esto es 'Noches de Delirio'".

(Música melancólica)

(Teléfono)

¿Aló?

"Dieguito, hijo".

¿Qué pasó, mamá?

Tranquilízate.

Mira, hijo, Delirio, tu amiga que está en el...

-Tu amiga la transformista

está presentando el programa de Estrellita.

Joder, papá, que no es transformista.

"Que sí, que es ella, coño".

Está bien, luego los llamo. "Pon la tele".

"¿Cuántas veces señalamos a otras personas

porque son diferentes?".

(Timbre)

"Diferentes en su forma de pensar,

en su forma de caminar,

en su forma de vestir,

de hablar o de amar".

"Maltratamos a otras personas porque las consideramos inferiores,

o menos inteligentes,

o porque tienen un color de piel diferente".

Fabrizio, te presento a tu tía Delirio.

Una mujer con un par de tacones.

"Hacemos chistes pesados de algunos

porque pertenecen a otras culturas

y tienen otras costumbres y creencias".

"Nos sentimos con derecho a juzgar a otros

solo porque tienen una opción diferente a la nuestra".

"Y nos olvidamos que vivimos en una sociedad plural,

donde todos tenemos cabida

y donde todos debemos ser escuchados".

Y más aún las minorías que han sido marginadas

y que hoy sufren una silenciosa discriminación.

"Hoy, en 'Noches de Delirio',

un programa sobre la diversidad:

'Soy como soy, ¿y qué?'".

Recibamos a nuestro primer invitado.

Somos cine - Azul y no tan rosa - Ver ahora

Diego (Guillermo García), decide formalizar su relación de pareja con Fabrizio (Sócrates Serrano) yéndose a vivir con él. Pero de manera inesperada, se ve obligado a hacerse cargo de su hijo Armando (Ignacio Montes), joven adolescente que vive en España y al que no ha visto desde hace años. El chico llega con una maleta cargada de reproches, lo cual hace que no resulte fácil restablecer la relación parternofilial. A tensa situación se suma una tragedia familiar: un grupo de radicales homófobos dejan en coma a Fabrizio, tras una brutal paliza.

La historia retrata desde el optimismo y escenas hilarantes algunas situaciones dramáticas de Venezuela, como la homofobia o la violencia machista. El espectador experimentará diferentes sentimientos a través de emotivos diálogos y el humor negro de sus personajes. Miguel Ferrari firma la cinta, que rompió tabúes y fue la primera película venezolana que mostró a dos hombres besándose. Un film transgresor que, sin embargo, recibió una gran acogida por parte del público: más de 600 mil espectadores acudieron a las salas durante las once semanas que se mantuvo en la cartelera.

En 2014 recibió diversos reconocimientos internacionales, como Premio Goya a Mejor película iberoamericana o los galardones del público en sendos festivales de cine LGTB: Pink Apple (Suiza) y Face à Face (Saint-Etienne, Francia).

La ley del deseo (1987)

Reparto: Eusebio Poncela, Miguel Molina, Antonio Banderas y Carmen Maura

Pablo (Eusebio Poncela), conocido director de cine, está locamente enamorado de Juan (Miguel Molina), pero no es correspondido. Para olvidarse de él, el cineasta intenta conocer a otros hombres y comienza a salir con Antonio (Antonio Banderas). Éste está obsesionado con el director y lleva tiempo entrar en su vida. Pablo encontrará en su hermana Tina (Carmen Maura) la mejor consejera en su complicada vida amoroso. Ella, una chica trans que también se dedica al mundo del espectáculo, oculta un oscuro secreto.

La ley del deseo, una película con la que Pedro Almodóvar rompió las fronteras de género a finales de los 80 y llevó a la gran pantalla realidades que en aquellos años seguían siendo tabúes. El director aborda la homosexualidad y la identidad de género de una manera honesta y natural en una época en la que la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) las consideraba enfermedades y problemas de salud. Una cinta transgresora cuya revolución abrió un camino por el que seguimos transitando. Almodóvar fue uno de los primeros directores en dar papeles femeninos a mujeres trans, como es el caso de Bibiana Fernández en La ley del deseo. Éste es el sexto largometraje del manchego y obra indispensable de su colección, protagonizada por personajes con personalidades complejas y giros en las tramas que sorprenderán al espectador. 

Diferente (1961)

Reparto: Alfredo Alaria, Manuel Monroy, Julia Gutiérrez Caba, Gracita Morales, Jesús Puente, Quique San Francisco

No recomendado para menores de 16 años Historia de nuestro cine - Diferente - Ver ahora
Transcripción completa

Hola, pensé que tendría que sustituirte.

Me entretuve, no sé cómo.

Si tardas un poco más, no llegas.

Pero llegó, ¿verdad?

¿Necesitas ayuda?

No, gracias.

¿Estuviste en el teatro?

Sí.

Estuve soñando con el espectáculo que haremos algún día.

Si vieras con qué poco se pueden lograr efectos extraordinarios...

Lo veo todo claro, ¿sabes?

¿qué haces? Te estoy hablando. Me voy.

¿Se puede saber qué te pasa?

Que eres un estúpido y me aburres.

(Música)

(Aplausos)

(Piano)

(RECITA) El pobre sexo débil

no deja de estudiar

la forma de podernos atrapar.

# Cambiando de peinado, estilo, de disfraz

# y al cabo te consigue dominar.

# Eva fue siempre fantástica

# poética, romántica.

# Pero en amor es muy práctica,

# tiránica, fatal.

# Les voy a presentar,

# la técnica que usó

# el año en que nació

"La Madelon".

(Aplausos)

# Los dulces años 20

# enturbiar su razón

# pues Eva solo quiere charlestón.

(Música acelerada)

(Música)

¡Hello!

(Música acelerada)

Come here! -No, no!

No, no, no, no,...

(Aplausos)

(RECITA) Luego el cine mudo,

nos puso en primer plano.

(Música)

(Risas)

(Risas)

(Música)

(Risas)

(Risas)

(Aplausos)

# Hoy día la mujeres es ritmo y seducción.

# Pero si te descuidas, te atrapó.#

(CANTAN EN INGLÉS)

(Música)

(Marcha nupcial)

¿Qué voy a hacer?

(Aplausos)

(Aplausos)

Sandra. Un momento.

¿Se puede saber por qué me llamaste estúpido en el camerino?

Porque lo eres. ¿Ah, sí?

Te crees inteligente y te dejas engañar y embaucar por cualquiera.

Vaya. Otra vez vuelves a lo mismo.

La amistad de Luis es sincera.

Luis ignora las dos cosas.

La sinceridad y también la amistad.

Le encantaría poder superarte en cualquier cosa.

No duraría ni por un momento en salir conmigo.

Te equivocas. Estoy seguro de que nunca haría eso.

¿No? ¿Crees que no sé lo que digo?

¿Es que acaso te ha dicho algo?

No necesito que me diga nada.

Pues tened cuidado, cuando se ríen de mí no lo olvido.

Me haces daño, suéltame.

Ya estás dudando. Ya no pareces tan seguro.

Lo estoy.

Bien, probaremos quién tiene razón.

Después que me cambié estaré en el bar.

Tal vez sola, lo cual sería tu triunfo.

Pero podría estar acompañada.

Y entonces veremos quién tiene razón.

Bueno, después hablaremos.

(BAILARINAS) No le conté nada y preferí hacerme la tonta.

-No te habrá costado mucho, querida. -Qué graciosa y qué ingeniosa eres.

-Cada día tengo el pelo más feo. -¿Quien te hizo el vestido?

Mabel, por favor.

(BAILARINAS) Yo preferiría que cosiera menos

y que no hablara tanto. -Bueno, querida.

Es que las madres hay que educarlas.

(Grito)

¿Qué te pasa? -Me asustaste, Mabel.

(RÍE) -Cada día estas más loca. -¿Por qué me llamas loca?

Ni que siempre me estuviera asustando.

-Dame tu lima.

(Grito)

¡Qué noche tengo!

Me va a dar algo.

Déjame.

¿Cómo estamos de público? Ni siquiera me fijé en la gente.

-Y esta tampoco corta nada.

(Risas)

-¿De qué te ríes?

De lo que estoy pensando.

¿Y en qué piensas?

Eso es lo que tú quisieras saber.

-Cada día estoy más fea.

-Oye, Sandra, esta noche vamos al Sótano, ¿vienes?

Sí, pero no con vosotras. ¿Con quién vas?

Con Luis. -No juegues con fuego.

Si lo dices por Alfredo, no me preocupa.

-Tal vez no te preocupe, pero estás loca por él.

Te equivocas otra vez, Mabelita.

No me importa en absoluto.

-En cambio, a mi me chifla.

-Es que es simpatiquísimo. -Y es el único que tiene dinero.

-Es que está... Ummm.

Imponente.

(Música)

Músico, maestro.

# La cuadrilla a formar, vengan todos a bailar.#

(Palmadas)

(Música)

(JALEAN)

(Música)

(JALEAN) -¡Yuju!

(JALEAN) -¡Yuju!

(JALEAN) -¡Yuju!

(JALEAN) -¡Yuju!

(Música)

(JALEAN) -¡Ey!

(JALEAN)

(Aplausos)

(Golpes en la puerta)

Sandra no está. ¿Que no está?

Pero estoy yo.

-Cierra la puerta, que hay corriente.

(Risas)

(RÍE)

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(JALEAN)

(Música)

(Gritos)

(Música)

(Jaleo)

(Jaleo)

(Música instrumental)

Alfredo.

¡Alfredo!

Tengo que hablarte.

Quiero que me escuches.

Sé lo que vas a decirme.

Que soy un loco, un insensato.

La oveja negra de la familia.

Pero no hay que preocuparse, tú, mi hermanito mayor,

salvará los estragos que haga yo.

Tú siempre fuiste el orgullo de la familia.

El hombre perfecto, recto, respetable.

Yo, en cambio quiero vivir intensamente,

cada día, cada momento.

Tú no lo entenderías.

Lo que entiendo es que después del escándalo de anoche

has demostrado que ya no te queda ni vergüenza.

Que no te importa ni tu familia ni nuestro nombre.

Mira cómo vistes, cómo vives.

¿Lo crees normal en una persona decente?

Cualquiera en su posición, aparte de ser algo más que tú

se comportaría de una manera muy distinta, Alfredo.

Lo que te ocurre aquí es otra cosa.

Simplemente miedo a la sociedad.

Tú no has hecho más que esconderte en la mentira del teatro

para justificarte en casa.

¿Terminaste?

Baja, papá quiere hablarte.

No sé por qué os empeñáis en lo que no puede ser.

Tú no debías contradecirle sino alentarle.

Así se marcharía definitivamente.

Él sería más feliz

y tú tendrías todo lo que por derecho te corresponde.

¿Pero qué estás diciendo?

Es mi hermano y tengo que protegerle de todo cuanto le pueda perjudicar.

A pesar de aparentar un carácter tan fuerte, eres débil.

Así me conociste y no cambiaré.

Desde hoy harás lo que yo te diga.

Todo tiene un límite y tú lo has rebasado.

Indemnizaré al empresario pero tú al teatro no vuelves.

Tengo la obligación de velar por ti incluso contra tu voluntad.

Desde pequeño sentí todo lo que había en ti.

Que eras diferente, que tu ilusión, que tu arte triunfaría.

Pero así no puedes seguir.

Te has vuelto un extraño entre nosotros.

Y no quiero verte triunfar a ese precio.

¿Por qué vas con esa gente?

¿Por qué huyes de los de tu clase?

Contéstame.

A veces pienso que la culpa es mía.

No, papá.

Tú siempre has sido muy bueno conmigo.

Y eres lo único que tengo.

Daría cualquier cosa porque estuvieras orgulloso de mí, pero...

¿Pero qué?

Nada, no sabría explicártelo.

Nunca seré como tú quieres.

Inténtalo, yo te ayudaré.

Está bien.

Te prometo que cambiaré.

Señoritas,

¿pero cómo pueden trabajar tantas horas

en artefactos tan incómodos? Esto hay que cambiarlo.

¿Será usted tan gentil? -¡Qué amable!

No tiene importancia.

Don Alfredo, ¿Ha dejado usted para siempre el teatro?

Le hemos visto bailar. Es una maravilla.

Tan interesante, tan atrayente.

-¿No le volveremos a ver?

Puede que algún día baile en privado para vosotras.

(SUSPIRAN) ¡Qué bien!

Tengo una idea.

Chicas, ¿qué os parecería si fundamos un club musical?

(Teclas mecanografiando)

Para.

¿Cuánto hemos ganado ahora?

10 segundos.

No es suficiente.

Probemos con jazz. Dale.

(Teclas)

(TARAREA)

¡Ritmo, ritmo, ritmo!

¡Ritmo, ritmo, para! ¿Cuánto?

Con este último ritmo, señor,

hemos ganado un 30% de la velocidad normal.

¡Lo he logrado, lo he logrado!

¡Lo he logrado!

Ha logrado que esta oficina se convierta en un verdadero caos.

En unos cuantos meses ha cambiado las luces,

el color de las paredes,

ofrece refrigerios en nombre de la empresa

y hasta ha querido cambiar el horario

y fundar un teatro experimental.

Pero, papá, ¿es qué piensas dejar que siga con sus locuras

aquí dentro también? Lo hace con buena intención.

(Teléfono)

¿Diga? ¿Papá oyes?

¿Oyes, papá? Lo oigo.

Con este ritmo aumenta la producción casi el doble.

Aparte de eso, toda la oficina tendrá música.

¿No es fantástico, papá?

Tuve que probar tres ritmos. ¿Lo oyes?

Sí, en efecto.

Primero probé un "behind", después probé un vals

y con el jazz tenías que ver la rapidez de las mecanógrafas.

Va a ser bárbaro. ¿Te gusta, papá, la idea?

No creas que se pierden horas, sino muy al contrario.

Ayer mismo hubo quien se quedó conmigo

haciendo horas extraordinarias y encantado...

(Teclas mecanografiando)

(Silbido)

(Silbido)

(Teclas mecanografiando)

(Música)

(Música)

(SUSURRA) Cha, cha chá.

(Música)

(SUSURRA) Cha, cha chá.

(Música)

(Silbido)

¿Qué haces? Nada.

Descansaba. Ha trabajado tanto mi cabeza hoy...

Hoy y siempre.

¿Sabes que he tenido una idea magnífica?

Alfredo, ¿no crees que debes ir más lento con tus ideas?

¡Qué va! Todos los días se me ocurren cosas nuevas.

Por ejemplo, ¿qué sabes tú de la gente que trabaja para ti?

Tira eso.

Cómo son, cómo viven, cuáles son sus inquietudes, sus problemas.

¿No pretendrás que conozca la vida de todos mis empleados?

Es importantísimo, si ellos se sienten atendidos por ti,

te rendirán el doble. ¿Tú crees?

Mira, mañana empiezo con ello.

A conocerles, ayudarles.

Será una experiencia magnífica.

¿El señor Moreno, por favor?

En este momento no está.

Entonces, perdone. ¿Es usted Alfredo?

Sí.

No tardará, pase, por favor.

Gracias.

¿Se lo quita? Sí, gracias.

¡Qué bien huele!

Siéntese.

Lo único que puedo ofrecerle es coñac.

No, gracias, no se moleste.

¿Fuma?

Gracias.

Siéntese aquí. Estará más cómodo.

Hace frío, ¿eh?

Somos dos temperamentos distintos. Yo siempre tengo calor.

¿Tardará mucho?

No se preocupe por eso.

Creo que voy a tomar esa copita de coñac que me ofreció antes.

Claro, beberemos juntos.

(Puerta)

Se lo agradezco porque para mí es una preocupación.

Mi hija no tiene invitaciones ni amistades.

Es joven y agradable. No entiendo.

Tal vez sea porque su mentalidad es superior a la de la gente

de su edad. No se preocupe.

Mañana estaré encantado de conocerla y de llevarla conmigo.

Estoy seguro de que se divertirá. Muchas gracias.

De nada, adiós. Muy amable. Gracias, señor.

-La preocupación que ejercite su cerebro.

Las artes, la política, la escritura.

El cerebro es como un músculo, se desarrolla si lo ejercitamos.

¿Conoces la teoría del desarrollo mental?

No.

Pues es interesantísima.

Esto está riquísimo. ¿Quieres probarlo?

No, gracias. Un poquito nada más.

Está riquísimo.

Toma un poquito, verás qué rico. No, no, no.

¡Ay, Dios mío! ¿Qué he hecho?

A ver...

Esto, con un poquito de limón desaparece.

Ejercitando el cerebro se puede llegar a pensar

cinco cosas en un tiempo.

¿Me perdonas un momento? Sí, sí, no faltaba más.

Hola.

Esto sí que no lo esperaba.

¿Guerra o paz? Paz.

¿Tomamos una copa?

¿Lo de siempre? Sí.

¿Quieres? No.

Dos whiskies, por favor.

¿Qué haces tú aquí? He venido con unos amigos.

¿Cómo están todos?

¿Te respondo a eso o a lo que realmente quieres saber?

A Luis le va mal.

Creyó que podría sustituirte y fue un fracaso.

La compañía ha tenido que disolverse

y como cada uno está por su lado, no volveremos a actuar juntos.

Pero eso, para mí ya sabes que no es un problema.

Arría velas.

Me parece que quieres engañarte a ti mismo.

Tarde o temprano volverás.

A veces es preferible engañarse.

¿Con qué finalidad?

Con una sola, la de no sufrir.

Posiblemente, pero también se te puede escapar la felicidad.

Es mejor desconocer ciertos sentimientos que nacen,

que nacen no se sabe cómo.

¿De qué hablas?

¿Por qué dices eso?

¿Creíste que mi reacción de aquella noche

era por mi amor propio herido?

No, Sandra.

Fue porque sentí algo dentro de mí que nunca había sentido.

Creí que pasaría.

Pero sigue y sigue

y sé que es imposible.

Cuando se quiere, no hay nada imposible.

Sandra, tú eres magnífica.

Pero no la mujer que puede unirse a un hombre para siempre.

Te equivocas.

Te quiero, te quise siempre, desde que te vi y me hablaste.

Si supieras cómo

cómo me han atormentado los celos de que no te veo.

Alfredo, te querré siempre.

(RÍE)

La mujer que no creía en el amor ni en nada.

Pero, Sandra,

¿Cómo pudiste pensar que yo... ¡Y contigo!

(RÍE)

Recuerda lo que te dije, cuando se ríen de mí, no lo olvido.

Te odio.

Te odio más que nadie pueda odiar.

Para mí todavía hay esperanza.

Yo tengo un futuro pero tú no.

Estarás siempre solo, como un leproso, como un monstruo.

Como un condenado. Solo. ¿Me oyes?

Solo.

(Máquinas)

De verdad, papá, que no esperaba que esto estuviera tan adelantado.

¿Te gusta?

Claro que he visto por ahí un material

que no está en el presupuesto.

Exactamente. No quiero escatimar nada.

No habrá otro edificio igual en la ciudad.

(Máquina)

(Taladradora)

(Timbre)

Cuidado con la puerta que todo esto se puede caer.

Vaya, vaya, formidable. ¿Te ayudo?

Bueno...

Está precioso.

Gracias.

Pero ¿no crees que has corrido demasiado?

No quería improvisar a última hora.

¿Sabes que ya tengo los regalos de Navidad?

Es la primera vez que no cuentas conmigo para elegirlos.

Es que no había duda, no he podido equivocarme.

Y me vas a tener hasta el sábado con la curiosidad de saberlo.

Yo nunca te he traicionado.

Te lo diré, necesito contártelo por egoísmo.

Si me das tu palabra de callar.

Ya me conoces, pero de todos modos, te lo prometo.

Estoy seguro que les gustará.

La mayoría de la gente

espera morir para dejar a sus hijos lo que representa

siempre su felicidad.

Yo pienso de otro modo.

En Navidad Manuel sabrá que es dueño de mis negocios.

¡Oh!

Respecto a Alfredo, su futuro está claro.

El viejo teatro y los solares que lo rodean serán suyos.

Eres maravilloso. No sé qué decir.

Justamente, no debes decir una palabra.

Cumplirás tu promesa, ¿no?

Será la Navidad más estupenda que pasaremos.

(RÍEN)

(Risas)

-La situación es para preocupar a cualquiera.

Un error de cálculo, un piloto que enloquece

y el mundo se precipitaría en una guerra atómica.

Sería la destrucción total.

-Justo ahora, que hemos hecho la casa en el campo.

-Lo que le faltaba, con la nueva nariz ha perdido

toda su personalidad. -Pues entonces ha tenido suerte.

-Bueno, yo creo que la cirugía estética

solo debe emplearse cuando sea absolutamente necesaria.

-Esta vajilla es preciosa. -Sí, es muy bonita.

La trajo Manuel de Londres.

-Londres, me encanta Londres. Es una ciudad muy conservadora.

-No, gracias, el agua engorda en las comidas.

Londres es una ciudad magnífica,

lástima que los ingleses sean tan ingleses.

(PIENSA) Y las cenas de familia tan largas.

Cómo hablan y cómo comen.

Si hasta se le podría poner música. A ver...

(Imagina notas a trombón)

(Imagina notas a violín)

(Imagina notas al piano)

(Imagina orquesta)

(RÍE)

¡Ya hemos terminado, mamá!

-Perdone, señora, se me han escapado.

-No se preocupe, que jueguen en el salón.

-Son preciosos. -Vamos, niños.

-Que no toquen nada. -Vamos.

-Por eso me gustan.

Tienes que contarme cosas de la gente de teatro.

Siento que voy a desilusionarte porque son como todo el mundo.

Son gente que vive para divertirse.

¿Divertirse?

Son gente que trabaja.

Si a eso se le puede llamar trabajo. ¡Pero tú qué sabes!

Crees que el trabajo de un artista

comienza cuando se levanta el telón y termina cuando cae.

¿Qué sabes tú de la lucha día tras día sin derecho a enfermar,

ni tan solo a cansarse? Y todo para divertir

a individuos como tú, que ni siquiera lo aprecian.

Gente de tu clase.

A la que creo que tú también perteneces.

¡Te equivocas! Yo tengo imaginación. Tengo sensibilidad.

Haga lo que haga siempre será por buscar sensaciones nuevas.

Si en esas sensaciones no anduviera mezclado el nombre nuestro.

¡Ya está bien! ¿Nuestro nombre?

Lo único que me importa es papá,

y por él he triunfado en mi nueva vida. A pesar tuyo.

Perdona, papá.

El postre está riquísimo. Tenéis un cocinero excelente.

¿Qué haces?

¿Y tú qué haces aquí?

La tata es muy pesada y he venido esconderme aquí.

No le dirás nada, ¿no?

No. No le diré nada.

¿Qué es esto?

Esto es un libro, pero hombre, lo estás mirando al revés.

¿Todas las tías son gordas?

¿Por qué me haces esa pregunta?

Porque todas mis tías lo son.

¿Qué es esto?

Es el Perú. ¿Y por qué van vestidos así?

Pues porque son indios.

¿Has estado alguna vez allí? No.

No he estado nunca, y sin embargo, muchas veces.

Cuéntame algo. Cuéntame algo, anda, cuéntame algo.

Ven, siéntate aquí.

Vamos a ver, ¿qué quieres que te cuente?

Bueno, una vez un príncipe gitano

caminando, caminando,

llegó a un país lejano, desconocido. Era el Perú.

Había unas grandes montañas y los indios tocaban sus instrumentos.

Bajaban de la Sierra con una enorme tristeza

y uno de ellos, que era el más gallardo...

(Música peruana)

(Música peruana)

(Guitarra)

# He dado a mis rondadores las flores de mi balcón

# y para ti tengo escondida la rosa del corazón.

# para ti tengo escondida la rosa del corazón.

# Del sol español y el ritmo peruano

# Del sol español y el ritmo peruano

# Yo traigo un carnavalito carnavalito gitano.

# Él trae un carnavalito, carnavalito gitano.

# carnavalito gitano

# carnavalito gitano

# carnavalito gitano.

(Guitarra)

(Palillos)

(Taconeo)

(Palmas)

(Taconeo)

# Dame calor con besos como prenda de tu amor.

# Dame calor con besos como prenda de tu amor.

# Dame calor con besos como prenda de tu amor.

# Dame calor con besos como prenda de tu amor.

# Dame calor con besos como prenda de tu amor.

# Dame calor con besos como prenda de tu amor.

# Dame calor con besos como prenda de tu amor.

¡Eh!

¡Eh!

(Palmas)

# Yo traigo un carnavalito carnavalito gitano.

# Yo traigo un carnavalito carnavalito gitano.

(Taconeo)

(Guitarra)

(Cascabeles)

(Música peruana)

Es inútil, no cambiará.

Os habéis puesto nerviosos los dos.

¿Pero tú crees que puedo seguir aguantándole?

He intentado ayudarle, aconsejarle, y ya ves.

Exageras, debes tratar de comprenderle.

Porque le comprendo ya no le disculpo.

Él ha hecho lo posible por cambiar

pero la verdad es que ha sido un fracaso.

Ya sabes que es muy sensible.

Volverá al teatro que es lo suyo pero que jamás pueda pensar

que queremos alejarle de nosotros.

Que se vaya, este no es un mundo.

¿Pero qué dices?

Estás hablando de tu hermano y debemos ayudarle.

Está bien. Ayúdale.

Que se vaya al teatro, pero si vuelve a darte otro disgusto,

te aseguro que... Los invitados se marchan ya.

¿Queréis hacer el favor de venir a salón?

Habrá que despedirlos, ¿no?

Lo de esta noche ha sido una estupidez sin importancia.

Lo terrible es ese antagonismo que existirá siempre entre ellos.

Manuel quiere que todos piensen como él.

Y Alfredo, a su vez, con sus ideas absurdas le provoca.

Pero no te preocupes.

Me voy a la cama, estoy muy cansada.

Buenas noches.

Buenas noches, Beatriz.

¿Sabes dónde está Alfredo?

No tengo ni idea.

Sí, esa inquietud es que tienes malos espíritus.

Tienes que quitártelos de encima.

Los estoy ahogando en alcohol.

Este tío está loco pero es divertidísimo.

-Tiene razón.

¿Qué queréis? ¿Hacerme macumba?

¿Qué es macumba?

Pues macumba es conseguir algo por medio de brujería.

¡Qué bien!

¡Hacedme macumba a mí, que necesito un abrigo nuevo!

(Risas)

-Un deseo tiene vuelta propia.

-Si un deseo toma la energía del ritmo, se hace real.

Macumba es sangre, es muerte.

-Este imbécil me sugestiona.

Es bárbaro.

Por ejemplo, entre las tribus salvajes,

cuando una mujer quería un hombre que no podía conseguir,

en medio de un rito de brujos y danzas,

traspasaba el pecho de una figurilla semejante al hombre en cuestión.

¿Para qué? Con el objeto de dejarle sin alma,

apoderándose de esta forma de su voluntad.

-¿Qué os parece? Esta noche me pongo a hacer muñequitos.

(Risas)

-¡No he visto a hombres convertidos en muñecos inertes!

-¡Es bárbaro! -¡Qué horror!

Muy bien, Jimmy.

Aquí tienes todos los ingredientes para tus bromas.

Hay espíritus simples, casi primitivos.

Espíritus inferiores, seres despechados,

gentes capaces de creer en todo y otros en nada.

Yo estoy dispuesto a secundarte en tu juego pero con una condición.

¿Cuál?

Tienes que adivinar cuál es el acto más importante de mi vida.

Muy bien, tú sangre me revelará tu futuro.

-¡Os prohíbo que hagáis eso!

-No te preocupes, lo mejor que podemos hacer

es prenderle fuego al local.

(Risas)

(Tambores)

El abrigo. Enseguida, señor.

¿Qué sucede?

Alfredo. Ya me lo imaginaba.

¿Qué pasa?

Nada, pero puede pasar.

Está en ese sótano completamente borracho.

¿Y qué vas a hacer?

Ir a buscarle.

¿Ir tú a un sitio así?

Tengo que hacerlo.

¡Papá, no vayas! ¡Yo iré! ¡Deja que vaya yo!

Esperad un momento. Ya veréis cómo va a ser divertido.

(Risas)

No, así no es posible.

Tienes que ayudar, tienes que abandonarte,

estar en otro mundo, volver a ser primitivo.

Ya estoy listo.

Pensaré en la leyenda que me acaban de contar.

Eso, eso.

Bueno, vamos.

Podéis empezar.

Ya está.

(Tambores)

Piensa.

Concéntrate.

Estás en un país lejano, lejano y salvaje,

donde hay mucha gente.

También hay una mujer, una mujer que tú no quieres.

Por eso está despechada.

Ten cuidado.

También hay un hombre sin escrúpulos.

Quieren hacerte macumba.

¿No oyes las voces, los tambores?

(Tambores) (Cantos)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Jalean)

(Música)

(Jalean)

(Aplausos) (Risas)

(Jalean)

(Música)

(Música)

(Música)

(Sonidos jungla)

(Música)

(Risas)

(Música)

(Gritos)

(Risas) (Gritos)

(Música)

(Risas) (Gritos)

¿Tienes miedo, eh?

Deja que los ritmos primitivos vuelvan a ti.

(Tambores)

No resistas.

¡Abandónate! ¡Abandónate!

Vamos, vamos.

(Griterío)

Dance, dance.

Venga, venga.

(Tambores) (Cantos)

(Tambores) (Cantos)

(Tambores) (Cantos)

(Tambores) (Cantos)

(Griterío)

(Tambores) (Cantos)

(Gritos)

(Tambores) (Cantos)

(Gritos)

(Gritos) (Tambores)

(Gritos)

(Tambores) (Gritos)

(Risas)

(CHISTA)

Ahora tu sangre hablará.

(GIME)

¡Qué extraño!

Tú tienes vida, ritmo y energía y tienes también muerte.

Al final concilias el triunfo pero te quedarás siempre solo

y destruirás todo lo que más quieres.

Sí, te quedarás solo.

¿Qué dices? ¡Basta ya! Está escrito.

¿Con qué soy muerte, eh?

Destruiré lo que más quiero.

Soy muerte.

(GRITA)

(GRITA)

(Música suspense)

Papá. Calla,

si no fuera por ti aún viviría.

¡Quieto!

No le verás más. Ha muerto.

Le hemos perdido para siempre.

Y ha sido por tu culpa.

Y ahora recuerda esto cada hora,

cada instante de tu vida. Será tu tortura, tu castigo.

No te quiero ver más. ¿Me oyes?

¡Fuera!

¡Vete de esta casa!

¡Fuera, fuera!

¡Padre!

¡Padre! (LLORA)

¡Dios mío! ¡Perdóname! (LLORA)

Perdona mi culpa, señor, ayúdame.

¡Ayúdame!

Historia de nuestro cine - Diferente - Ver ahora

Alfredo (Alaria), un joven perteneciente a la alta burguesía, rechaza todos los valores que le han sido impuestos por su familia, que no acepta su forma de vida. Amante del teatro, la música y estar con sus amigos, se esfuerza en agradar a su padre trabajando en el negocio familiar, donde también proyecta su sensibilidad artística. Su hermano le tacha de inútil y afeminado

Luis María Delgado rodó el film e plena dictadura Franquista con guion - y papel principal- del bailarín argentino Alfredo Alaria. Para sorpresa de ambos, la cinta logró burlar a la censura de la época: "Diferente" es la primera película del cine español con un protagonista gay e incluye escenas que muestran explícitamente su orientación sexual. Además, también fue un musical pionero en España, con una banda sonora que se aleja de las canciones tradicionales de nuestro folclore. La música de Adolfo Waitzman se basa en la de los musicales de la época dorada de Hollywood

Todo sobre mi madre (1999)

Reparto: Penélope Cruz, Cecilia Roth, Marisa Paredes, Candela Peña, Antonia San Juan, Rosa María Sardà, Fernando Fernán Gómez y Cayetana Guillén Cuervo.

No recomendado para menores de 18 años Historia de nuestro cine - Todo sobre mi madre - Ver ahora
Transcripción completa

(Pitido de constantes vitales)

Voy a llamar.

Organización Nacional de Trasplantes, ¿dígame?

Soy Manuela del Ramón y Cajal. Dime, Manuela.

Tenemos un posible donante,

se le ha hecho el primer electroencefalograma

y hay consentimiento familiar. Dame los datos.

Es un varón de 35 años. ¿Grupo sanguíneo?

Cero positivo, pesa alrededor de 70 kilos.

(TV) "Ni gota, ni gota, con Dodotis, Dodotis, Dodotis,

no notas ni gota".

¡Mamá, la película va a empezar!

Voy.

(TV) "Eva al desnudo".

Qué manía de cambiar el título,

"All about Eve", significa todo sobre Eva.

Todo sobre Eva suena raro.

¿Qué escribes? Nada,

futuros premios Poulizter.

Venga, come, que tienes que hacer unos kilitos.

Por si tienes que hacer la carrera para mantenerme.

Para hacer la carrera no hacen falta kilos, sino un buen rabo.

¿Quién te ha enseñado a hablar así?

Tú preguntaste.

Era una broma.

¿Y tú? Yo, ¿qué?

¿Serías capaz de prostituirte por mí?

Ya he sido capaz de hacer cualquier cosa por ti.

Come.

(TV) "Cazadores de autógrafos no son personas,

son animalillos que acuden en tropel como los coyotes".

"Son tu público, tus admiradores".

"Qué van a admirar esos, son delincuentes juveniles,

retrasados mentales, nunca vieron una comedia,

ni han pasado las puertas de un local".

"Bueno, ahí hay una que sí lo ha hecho,

la he traído para que te vea. Adelante, Eva".

"Creí que se había olvidado de mí".

"Margot es Eva Harris".

"¿Cómo está querida?"

¿No te gustaría ser actriz?

Bastante me ha costado ser enfermera.

Si fueras actriz, yo escribiría papeles para ti.

De jovencitas estuve en un grupo de aficionados,

no lo hacía nada mal. Debo tener alguna foto por ahí.

Me encantaría verla.

Luego la busco.

Mira, Esteban, he encontrado una foto.

Hacíamos un espectáculo sobre textos de Boris Vian,

cabaret para intelectuales.

(Llaman a la puerta)

¿Sí?

Feliz cumpleaños. ¿Ya?

Son las 12 mi vida.

"Música para camaleones".

¿Cómo sabes que lo quería?

Porque sé que te gusta Capote.

Léeme algo, como cuando era pequeño.

Prefacio, empecé a escribir cuando tenía ocho años.

¿Lo ves? No soy el único.

Entonces no sabía que me había encadenado de por vida

a un noble pero implacable amo.

Cuando Dios le entrega uno un don, también le da un látigo.

Y el látigo es solo para autoflagelarse,

es como para que se te quiten las ganas de escribir.

No seas bruta, es un prefacio maravilloso.

¿Qué quieres hacer mañana para festejar tu cumpleaños?

Me gustaría ver uno de los seminarios que haces.

¿Para qué?

Estoy escribiendo un relato sobre ti para un concurso.

Quisiera verte en las dramatizaciones esas

que hacéis en los cursillos de donación de órganos.

Tengo que consultarlo con Mamen,

ella es la psicóloga que lleva el seminario.

Muy bien, consúltalo.

Creo que no me gusta nada que escribas sobre mí.

Su marido ha muerto, señora.

No puede ser.

Acabamos de verle en la UVI parecía que respiraba.

Ya se lo hemos explicado señora, son las máquinas

que le están oxigenando.

¿Quiere que avisemos a algún familiar?

No tengo familia, solo mi hijo.

Ay, Dios mío, ¿cómo voy a decírselo?

¿En vida su marido le dijo algo en torno a la donación de órganos?

En vida a mi marido solo le preocupaba vivir.

Pero supongo que su marido era solidario con la vida de los demás.

No le entiendo.

Lo que mi compañero quiere decir es que los órganos de su marido pueden

salvar la vida de algunos enfermos, pero para ello necesitamos

su autorización.

O sea, que le pueden hacer un trasplante.

No exactamente, más bien lo contrario.

Y ahora vamos a comentar los incidentes de la simulación.

(GRITA) ¡Ah!

Mira por donde vas cuando cruzas la calle.

¿En qué pensabas? En nada, es que había

tenido una idea.

¿Por qué me miras así? Estoy horrenda.

No, no. Estas más guapa que nunca.

Mira, debe ser el caballero que viene a buscarte.

Usted no es el señor Hanley, ni usted tampoco.

¡No!

¡No!

¡No!

Habrá que cortarle las uñas.

La camisa, doctor.

Dígale que me suelte, por favor.

Suéltela.

Vamos, levántese.

Apóyese en mi brazo.

Señorita Dubois.

Gracias, quien quiera que sea, siempre he confiado en la bondad

de los desconocidos.

Vamos, nena, ya pasó lo peor.

No me toques, no vuelvas a tocarme, hijo de puta.

Cuidado con lo que dices.

Stella, ven aquí.

No volveré nunca más a esta casa.

Nunca.

Stella.

¡Stella!

Me gustaría pedirle un autógrafo a Huma Rojo.

¿Un autógrafo? ¿Con este tiempo?

Pero, ¿qué tiene que ver?

Oye, y si no sale nadie. Espérate un poquito, es mi cumple.

Mira, pues ya está aquí el otoño.

Adiós. -Hasta mañana.

Te ha emocionado mucho Nina Cruz, ¿verdad?

No, ella no, Stella.

Hace 20 años con el grupo de mi pueblo hacíamos una versión

del Tranvía.

Yo hacía de Stella, tu padre de Kovalski.

Algún día tendrás que contármelo todo sobre mi padre.

No basta que me digas que murió antes de que naciera.

No es un asunto fácil de contar.

Me imagino, sino ya me lo habrías contado.

Estuve a punto de pedírtelo como regalo de cumpleaños.

No estoy segura de que sea un buen regalo.

Te equivocas, para mí no hay regalo mejor.

Entonces te lo contaré todo cuando lleguemos a casa.

Lo del teatro es peor que ser monja de clausura.

¡Taxi!

Para ti todo lo que no sea salir y ponerte hasta el culo de todo

es ser monja de clausura. Pues sí.

Alfonso, M30.

Vámonos, déjalo ya.

¡Esteban, Esteban!

¡No!

¡No!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío, por favor!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío!

(GRITA) ¡Hijo mío!

(LEE) "Mañana cumplo 17 años, pero parezco mayor.

A los chicos que vivimos solos con nuestra madre se nos pone

una cara especial, más seria de lo normal, como de intelectual

o escritor, en mi caso es normal, porque además yo soy escritor".

Soy Lola del Ramón y Cajal. -"Sí, dime, Lola".

Tenemos un posible donante, está en la UCI,

le acaban de hacer el primer encefalograma,

pero la madre todavía no ha dado el consentimiento.

¿Me das los datos? No los tengo, es el hijo de Manuela.

¿Manuela? ¿La que yo conozco? ¿La coordinadora?

Sí. Se ha muerto, es horrible.

Manuela,

desgraciadamente.

(LLORA)

El resultado del encefalograma es el que nos temíamos.

Hay que tomar una decisión, no tenemos tiempo.

(Teléfono)

Del hospital, hay que ir para allá.

Hay que llamar.

Tú tranquilo.

Toma.

Ya estamos en la calle, cariño.

Ya hemos salido. -Qué bien está, parece mentira.

No se lo creía.

(LEE) "Anoche mamá me enseñó una foto de cuando era joven,

le faltaba la mitad.

No quise decírselo pero mi vida también le falta ese mismo trozo".

(Timbre)

(Timbre)

Manuela, estaba preocupada.

Creí que no me ibas a llamar nunca.

Te llamé en cuanto volví a Madrid.

Te he llamado un montón de veces. Debí anotar mal el número de tu tía.

No estaba en Argentina, Mamen, e ido a La Coruña.

¿Y para qué has ido a La Coruña?

He ido tras el corazón de mi hijo.

¿Quién te ha dicho? ¿Cómo sabes tú...?

Yo misma busqué en los archivos hasta encontrar el nombre

y la dirección del receptor del trasplante.

No debías haberlo hecho.

Además de un abuso, es el mejor modo de volverte loca.

¡Mírame coño! Ya lo sé.

Lo es mejor es que deje de trabajar en la ONT, y me vaya a Madrid.

Yo no he dicho eso. Pero lo piensas y tienes razón.

Creo que ni siquiera voy a deshacer el bolso.

Manuela, no estás para viajar sola, estás enferma.

Tienes que descansar,

y recuperarte, me quedo contigo esta noche.

Pues vente a casa.

Quiero estar sola.

Se un poco razonable. ¡Cómo!

(PIENSA) Hace 17 años, hice el mismo trayecto,

pero al revés.

De Barcelona a Madrid.

También venía huyendo, no estaba sola.

Traía a Esteban dentro de mí.

Entonces huía de su padre.

Y ahora,

voy en su busca.

¿Seguimos por aquí? Sí, sigue.

¡Pare, pare!

(Grita) ¡Hijo puta! -¡Cállate!

(Grita) ¡Tú estás loco, maricón!

¡Canalla!

¡Hijo puta!

Tía, ¿qué has hecho?

Le he dado con una piedra.

Ayúdame a levantarlo, maricón.

Levántate, venga.

Venga, Juan levántate.

¿Estás bien?

Ponte de pie.

Vamos ligero.

Menudo psicópata de mierda estás hecho tú, maricón.

Mira.

¿Ves aquella vera donde están las dos?

Resulta por la Úrsula,

dile que te manda la Agrado.

Ella se cuidarán, anda. ¿Agrado?

¿Eres tú?

Manuelita.

¿Estás herida?

No, no, me has manchado tú.

No es porque me hayas salvado la vida,

pero cuanto te he echado de menos.

Llevas 18 años sin decir ni mu,

ni una carta, ni una mala llamada.

Creía que te habías muerto hija puta.

Anda, vamos para la casa y me lo cuentas todo.

Primero vamos a una farmacia que estás hecho un Cristo.

¿Dónde cogéis un taxi? Por allí.

A ver si tenemos suerte y no nos atacan por el camino,

lleva la navaja.

Sí, y una piedra gordísima en el bolso.

Oye, bona nit.

Mira, perdona que te haya despertado.

Oye, ven acá pacá. No, ¿qué queréis?

Venga hombre, que no te vamos a comer.

¿Qué queréis?

Déjame que le explique.

Povidona yodada, puntos de aproximación,

Trombocid, gasas esterilizadas y...

¿Tienes alcohol en casa?

No, anoche estaba fatal y me lo bebí.

Digo de desinfectar.

No, tengo vaselina, condones y mucho esparadrapo.

¿Algo más?

Alcohol, por favor.

¡Ay!

Manolita, "La Barceloneta", qué tiempos, ¿te acuerdas?

Sí.

Ahora no muevas la cara, por favor.

¡Ay! ¡Shh!

¿Sabes algo de ella? ¿De quién, de Lola?

Sí, por desgracia.

¿Qué ha pasado?

La recogí porque estaba mala, bueno como siempre,

con todo lo que se mete.

Una mañana, cuando volví del campo,

harta de trabajar, descubro, que me había desvalijado la casa.

Relojes, joyas, revistas de los 70

donde yo me inspiro, 300.000 pesetas.

Lo que más me duele, es que se llevará una talla

de la Virgen del Piro, que mi madre me había regalado.

Para que coño la querrá ella, si no cree en nada.

A no ser que esté metida en una secta satánica

y la quieran para una ceremonia de esas.

Ya veo que no ha cambiado.

Hacerme eso a mí, con todo lo que...

Desde que nos conocimos desde hace 20 años,

me he portado con ellas como una hermana.

Nos pusimos las tetas juntas. Tú lo sabes mejor que nadie.

¿No has vuelto a ver la?

No, ni quiero.

¿Qué pasa, la estás buscando?

Sí.

Tenemos algo pendiente.

Manuela, ¿por qué te fuiste de ese modo?

No me vas a contar nada.

No puedo.

Otro día.

Bueno.

Pero no vuelvas a desaparecer así.

A mí me gusta despedirme de la gente que quiero,

aunque sólo sea para hincharme de llorar.

No puede ser.

Si parezco el hombre elefante.

Qué exagerada. Estás un poco hinchadita nada más.

Un poco hinchada, ¿dónde voy con este careto?

Venga, a comer.

Mujer, ¿por qué te has molestado?

Hay ensalada, qué rica.

Cómo me duele al masticar.

No podré ni mamarla.

Hoy no debes ir a trabajar.

¿Y qué hago?

Lola me ha dejado sin un puto duro, tengo que trabajar.

Un vaso de leche, la ensalada, ¡ay! mi provoleta.

Yo también tengo que trabajar, si quieres,

buscamos trabajo juntas. Ay, sí.

Desde que te fuiste, no vuelto a comer como Dios manda.

Bueno, también porque claro, al ser modelo tengo que cuidarme.

Lo malo de esta profesión,

que tienes que estar de mona por cojones

y siempre al loro en los últimos avances tecnológicos

en cirugía y cosmética.

¡Ay!

Estás estupenda.

No hay nada como un Chanel, para resentirse respetable.

Estás respetable.

Y yo, ¿no estoy un poco putón con este traje?

Mejor, porque estamos hartas de lleva a putas y travestis.

El Chanel este, ¿es auténtico?

No mujer, ¿cómo voy a gastar yo medio millón en un Chanel auténtico?

con la de hambre que hay en el mundo.

Yo lo único que tengo de verdad son los sentimientos

y los litros de silicona que me pesan como quintales.

Que mayor estoy, Manolita.

No, es por la paliza.

Por la paliza que me he metido los últimos 40 años.

Adelante. Buenas.

¿Buscáis a alguien o puedo ayudaros yo?

Venimos a ver a esta que va al campo, a esta tan mona.

La hermana Rosa, está en el taller, pasad.

Gracias.

Rosa, mira, visita.

-Sagrado.

¿Qué te han hecho en la cara?

Nada, un palizón, gajes del oficio.

¿Podemos hablar? Claro.

Vamos al vestíbulo que estaremos más tranquilas.

Mi amiga y yo queremos dejar la calle,

pero tenemos que trabajar, ¿verdad Manolita?

De lo que sea, aunque sea limpiando escaleras, da igual.

Es que no hay mucho más, bueno, basureras

o atender aquí en el taller para hacer artesanía.

Manteles de petit fua, centros de flores secas.

Sentaros. Pues yo casi prefiero de basurera.

¿Y tú qué sabes hacer, además de la calle?

Yo he trabajado de cocinera en un restaurante.

Y es medio cirujana, mira qué cara.

Me lo ha hecho ella.

Es paisana de Lola.

Ah, sí, ¿sabes algo de ella?

Hace más de 18 años que no la veo.

A mí me desvalijó la casa.

Pues estuvo aquí.

Hará unos cuatro meses, le ayudamos a desintoxicarse.

La cuidé yo, pero ya sabes cómo es,

desapareció de la noche a la mañana.

Si la veis, decirle que me gustaría despedirme de ella

antes de irme al Salvador. ¿Te vas al Salvador?

Pues no sé si apuntarme, porque yo siempre he pensado

que en el tercer mundo, yo podría dar el pego.

Pues vente mujer, así no voy sola.

Aquí la calle, está cada día peor, hermana.

Y si tenemos poca competencia con las putas,

las Drag nos están barriendo, no puedo con las Drag,

son unas mamarachas, han confundido circo con travestismo.

Que digo circo, mimo.

Una mujer, un pelo, una uña, una buena lengua

para mamarla o criticar.

¿Dónde se ha visto a una mujer calva?

No puedo con ellas, son unas mamarrachas.

En El Salvador no creo que haya muchas Drag,

pero están en plena guerrilla.

¿Ah, sí, no lo sabía?

Voy a sustituir a unas monjas que asesinaron.

Pues no sé, si lo que mejor me viene ahora

en este momento, es una guerrilla.

Qué bruta eres Sagrado.

¿Tú has sido cocinera?

Sí.

Esto, lo mejor.

Qué sorpresa.

-Hola, mamá.

¿Interrumpimos?

No importa, para una vez que vienes a vernos.

Mira mamá, esta es Manuela.

Entrad, no os quedéis en la puerta.

Mamá, Manuela es cocinera y cómo se os ha ido Florinda,

he pensado, que...

-Gracias tesoro, entre Vicenta y yo nos apañamos.

-No sé cómo, solo papá necesita a dos personas.

Por cierto, ¿dónde está?

-En la calle con el perro. -¿Solo?

-Sí, claro.

-¿Y si se pierde?

-Pero sabe volver, no te preocupes.

-Qué pena, tenía muchas ganas de verle.

-Luego salimos a buscarle, pero antes tenemos que hablar,

acompáñame al estudio.

Siento que mi hija le haya hecho venir para nada.

No pasa nada. -Mamá, ponla unos días a prueba.

No tendrías que preocuparte por papá.

Manuela, es enfermera.

-¿Además de cocinera? -Sí.

-No necesito a nadie para cuidar de tu padre, me gusta hacerlo yo.

Me parece muy bien, muchas gracias de todos modos.

Me voy. Adiós.

-Adiós. -Manuela.

Espérame aquí, no tardó nada.

-¿Cómo te atreves a traer una puta a casa?

-No es fácil encontraros servicio, mamá, nadie os aguanta.

-Pero una puta.

-Eso no justifica, que seas una grosera con ella.

-No me gusta, que una extraña me vea falsificando Chagales.

Tan difícil es eso de entender.

-De todas formas, Manuela ya no es puta, lo ha dejado.

-¿Desde cuándo la conoces?

-Desde esta mañana.

-Esta mañana, eres increíble Rosa.

-Mamá, mi trabajo es ayudar a la gente,

aunque acabe de conocerla. -El mío no.

Y no pongas esa cara,

eso no significa que sea intolerante.

Rosa, voy a proponer que un trato.

-¿Un trato?

-Estoy dispuesto a darle una oportunidad a esa mujer,

si tú no te vas al Salvador.

-Mamá, no me crees más dudas, que ya tengo bastante.

-¿Cómo no vas a tener dudas?,

Ese viaje es un suicidio, mejor dicho, un parricidio.

-Bueno, te dejo.

Que Manuela, está esperando.

-Eso es, cualquier puta o salvadoreño

son más importante que tu madre y tu padre.

-No empieces mamá. -En vez de ir al Salvador,

debería ir a un psiquiatra. -Sí.

No nos vendría mal a ninguna de las dos.

-¿No querías ver a tu padre y al perro?

-Otro día.

-¿Estás bien?

-Adiós, mamá.

Hola, Vicenta.

-Rosa, cariño.

Qué delgada estás, ¿es que no comes?

-Sí, sí como, ¿has visto una rubia abajo?

-No.

-Adiós.

-Cuídate y come.

Siento mucho lo de mi madre, Manuela, lo siento.

¿Nos vamos?

No puedo con mi madre, me pone mala, ¿tú tienes padres?

Murieron.

¿Estás sola? Supongo que sí.

Tienes muy mala cara.

No me encuentro muy bien, tengo unas ganas de vomitar.

Yo te ayudo.

A ver, ¿has sido el médico?

No. Pues tendrías que ir,

puede ser una simple gastritis.

¿Te importa que vayamos a tu casa hasta que se me pase?

Pues... ¿Tienes casa?

Sí, acabo de alquilar una, pero está casi sin amueblar.

Está todo un poco manga por hombro.

Me instalé hace cuatro días, ¿quieres echarte en mi cama un rato?

No, me voy a sentar aquí.

Hasta que se me pase. Me voy a quitar esto.

¿Quién es este chico tan guapo?

Esteban, mi hijo.

Esteban.

Creí que estabas sola.

Murió en un accidente.

Lo siento, Manuela.

No cojas el cuaderno, por favor.

Vamos, Stella, ya pasó lo peor.

No vuelvas a tocarme, hijo de puta. Cuidado con lo que dices.

Stella, ven aquí.

No volveré a esta casa nunca más, nunca.

Stella.

¡Stella!

Pasa, Nina.

No soy Nina, soy Manuela.

¿Manuela? Usted no puede estar aquí.

Nina se ha ido.

¿Qué?

¿Dónde está Nina?

No lo sé, solo la vi salir corriendo.

Si me dijo que me esperaba en su camerino.

No puede ser.

Llevamos solo dos semanas, no puede hacerme esto.

¿Tienes coche? No.

¿Dónde quiere ir?

No lo sé, ¿sabes conducir? Sí.

No lo comentes, pero Nina tiene problemas con el caballo.

No conozco Barcelona, ¿sabes dónde ha podido ir

a pillar a estas horas? No, pero es fácil enterarse.

Gracias, quien quiera que seas,

siempre he confiado en la bondad de los desconocidos.

Yo no sé conducir, Nina es quien conduce.

¿Quieres? No, gracias.

Empecé a fumar por culpa de Bette Davis, por imitarla.

A los 18 años fumaba como un carretero, por eso me puse Huma.

Es un nombre muy bonito.

Es lo único que ha habido en mi vida.

También ha tenido éxito.

El éxito no tiene sabor, ni olor.

Cuando te acostumbras es como si no existiera.

Dios mío, ¿dónde habrá ido esta chica?

Me parece que está allí.

Quédate aquí, voy yo.

Es un hijo de puta, le está haciendo la pirula a todo el mundo.

No me toques.

Oye, Nina, Huma te está esperando.

¿Quién coño eres?

Está en el coche.

Tengo de todo.

Joder, el bolso.

Tengo el bolso, éxtasis, farlopa.

(Timbre)

(Timbre)

(Timbre)

¿Quién es? Soy Rosa.

¿Rosa?

¿Estás sola? Sí, acabo de levantarme.

¿Tan tarde? Anoche salí, me acosté a las tantas.

¿Quieres desayunar? No, gracias.

¿Así que has vuelto a la calle?

Te quería proponer una forma de ganarte la vida sin salir de casa.

Propónmela. No soy puta. Me han puteado mucho en la vida.

Pero nunca he sido puta.

¿Y por qué me mentistéis? Cosas de Agrado.

Bueno, cuéntame, ¿cómo puedo conseguir dinero

sin moverme de aquí? Me muero de curiosidad.

¿Cuánto me cobrarías por el alquiler de una habitación?

¿Alquilarte una habitación para qué?

Voy a dejar a mis compañeras unos meses.

¿Y el viaje a El Salvador?

No me encuentro bien, Manuela, no puedo viajar así.

¿Para qué quieres instalarte aquí es si estás enferma?

Estoy embarazada.

Embarazada, ¿y qué piensas hacer?

Pues tenerlo, ¿qué quieres que haga?

Pensé que aquí en tu casa sería menos escandaloso.

El padre puede echarte una mano, ¿no?

¿El padre? Dios sabe dónde estará el padre.

Pero tú sabrás quién es, supongo.

Pues claro, Manuela, ¿por quién me tomas?

Perdón.

Fue tu paisana Lola.

¿Lola? ¿Lola?

Hija de la gran puta, Lola.

¿Por qué te pones así Manuela?

Que porqué me pongo así. ¿De cuánto estás?

De tres meses, creo, estoy muy preocupada.

¿Preocupada? No me extraña.

Hoy he manchado, esta mañana. ¿Has ido el médico?

Voy a ir mañana al hospital del Mar,

quería saber si me podrías acompañar.

Sí, claro.

Gracias.

¿Y lo del alquiler?

Lo siento, no te puedes quedar aquí.

¿Sí?

Buenas tardes, ¿molesto?

Te estaba esperando, no sabía dónde mandarte el bolso.

Aquí lo tienes.

Gracias.

¿Está todo? Sí, está todo.

Gracias por lo de anoche, me encantaría quedarme

hablando contigo pero voy fatal de tiempo.

¿Quieres que te ayude? Por favor, abróchame.

¿Cómo te llamabas? Manuela.

¿Te gustaría trabajar conmigo? ¿Haciendo qué?

De todo.

De todo, menos acostarnos juntas, tengo bastante con Nina.

Estaba buscando trabajo. Necesito un asistente personal.

Alguien en quien pueda confiar. No me conoces.

Me basta con la exhibición de noche.

Pero Nina me odia. Nina odia a todo el mundo.

Bueno, ¿cuándo empiezo?

Ahora mismo, si puedes. De acuerdo.

Pregunta a Nina lo que quiere para cenar.

Para mí solo una esqueisada de carpincho.

¿Algo más? Si pudieras conseguir

un ansiolítico para Nina. Hoy estaba muy nerviosa.

Yo tengo Lexatín. Estupendo.

No digas nada del padre.

¿Por qué te cae tan mal Lola?

Tiene lo peor de un hombre y lo peor de una mujer.

Te contaré una historia,

yo tenía una amiga que se casó muy joven,

al año su marido se fue a trabajar a París,

le dijo que la llamaría cuando estuviera situado,

pasaron dos años, el marido reunió un dinerito

y vino a Barcelona para montar un bar.

Ella se reunió aquí con él.

Dos años no es mucho tiempo, pero el marido había cambiado.

Ya no la quería.

El cambio era más bien físico,

se había puesto un par de tetas más grandes que las de ella.

Ahm, ya.

Mi amiga era muy joven.

Estaba en un país extranjero.

No tenía nadie.

Exceptuando el par de tetas su marido no había cambiado tanto,

así que terminó aceptándole.

Las mujeres hacemos cualquier cosa con tal de no estar solas.

Las mujeres somos más tolerantes, pero eso es bueno.

Somos gilipollas y un poco bolleras.

Escucha el final de la historia.

Mi amiga y su marido con tetas se montaron un chiringuito

aquí mismo, en la Barceloneta.

Se pasaba todo el día embutido en un bikini microscópico tirándose

todo lo que pillaba.

Ella le montaba un numerazo si andaba con bikini.

Como se puede ser machista con semejante par de tetas.

María Rosa Sanz.

Siéntense. ¿Quién es la paciente?

Ella.

¿Y?

Mi hermana está embarazada,

según nuestros cálculos debe estar de tres meses,

esta es la primera revisión que se hace.

Ayer y hoy he manchado un poco.

Échese en la camilla, descúbrase la parte de abajo.

Tranquila.

Póngase esto. -Gracias.

En principio, según la ecografía el feto está bien.

¿Viven juntas? No.

Sí. -¿En qué quedamos?

Ella vive con nuestra madre pero todavía no le ha contado nada.

¿Suele tener tensión alta? -Sí, soy hipertensa.

Tiene una amenaza de aborto.

Debe moverse lo menos posible.

Pero yo no puedo dejar de trabajar.

Su único trabajo es quedarse quieta y no hacer más tonterías.

Dígale a su madre que le vigile la tensión, tiene que hacer dieta

sin sal y reposar.

Se lo diré.

Doctor, yo trabajo con gente de alto riesgo,

me gustaría que en los análisis me hiciera la prueba del sida.

¿En qué trabaja? Es asistente social.

¿Cuándo podemos recoger los análisis?

Dentro de 15 días.

Tienes que decírselo a tu madre, Rosa.

Necesitas que te cuide.

He conseguido trabajo, voy a estar ocupada todo el día.

Oye, Rosa, me estás pidiendo que sea tu madre, no tienes derecho.

Tú tienes una madre aunque no te guste.

A los padres no se les elige.

No me hagas chantaje, por favor.

No sé si he hecho bien llamando a la clínica.

Has hecho lo que tenías que hacer, cariño.

Es que si la creo a ella no podría seguir.

Entonces no la creas. Lo importante eres tú y tu niño.

¿Pero y si mi hermana me ha dicho la verdad?

¿Blanche?

Blanche no está en condiciones de decir la verdad

ni aunque quisiera.

¿Dónde está mi corazón?

Se refiere a su joyero, que tiene forma de corazón.

Creo que está por aquí. Mira, aquí está.

Necesito un collar. Vamos a buscarlo.

¿Cómo se llama el caballero ese con el que has quedado?

¿Me ha llamado mientras estaba en el baño?

No.

¡Qué raro!

¿Por qué me miras así?

¿Estoy horrenda?

No, no. Estás más guapa que nunca.

Con este collar estaré mucho mejor.

¿Te ayudo? Sí.

Así que te vas de vacaciones, qué suerte, chica.

¡Me das una envidia!

Ahí lo tienes.

Debe ser el caballero ese que viene a buscarte.

(Llaman a la puerta) -Segunda, faltan 15 minutos.

Entra.

¿Todavía no han llegado? No sé dónde estarán.

Yo me he pasado todo el día en televisión, no las he visto.

¿Y Nina? ¿No estaba contigo?

Acabo de dejarla en casa acostada.

¿Acostada? ¿Qué le pasa?

Le debe haberle sentado mal la cena. Esta mañana estaba fatal.

¿Por qué no me dijiste nada cuando te llamé desde televisión?

No queríamos que estuvieras nerviosa en la grabación.

¿La ha visto un médico? Claro, tiene gastroenteritis

y le he dado limonada alcalina como dijo el médico,

mañana estará mejor. Entonces suspendemos.

Me gustaría hablar con Huma, por favor.

Sí, espera fuera.

Cinco minutos. ¡Que sí!

Dime la verdad. Se ha puesto hasta las trancas.

No puede ni hablar.

Salió nada más irte tú a televisión,

no sabía que yo iría a vuestra casa esta mañana.

Pensó que me quedaría contigo.

¿Y qué hacemos ahora?

Si no quieres que te de un infarto yo podría sustituirla.

¿Qué? Conozco su papel de memoria

de oírlo por los altavoces.

¿Pero tú sabes actuar?

Sé mentir muy bien y estoy acostumbrada a improvisar.

Esto es inaudito.

Mi hijo decía que era muy buena actriz.

Ni siquiera sabía que tuvieras un hijo.

(Llaman a la puerta) Tercera, cinco minutos.

Huma, ¿qué hacemos? No podemos esperar más.

-Felicidades, Blanche.

Tu regalo de cumpleaños.

Gracias.

¿Por qué te has molestado? Espero que te guste.

Pero si es... Un billete de autobús.

Un billete de vuelta para el martes.

¿Estás insinuando que me marche? ¿Tú qué crees?

Blanche, Blanche, ...

¿Pero por qué le has hecho esto? ¿Por qué?

Estoy harto de que me insulten. Estoy hasta los cojones

de veros a las dos cuchicheando delante de mis narices.

No te vayas, por favor. No te vayas. Suelta, joder,

me has roto la camisa. ¡Ay, que bruto!

¿Bruto? Ya lo era cuando nos conocimos

pero te recuerdo que mi brutalidad nunca fue un problema para ti.

Un día me enseñaste la foto de vuestra casa,

una maravillosa mansión llena de columnas.

Yo te saqué de entre esas columnas, te enseñé a ser feliz y nos reímos.

Y fuimos felices juntos.

Hasta que apareció tu hermana Blanche.

(LLORA)

¿Stella, qué te pasa?

Llévame al hospital, por favor. ¡Stella!

(LLORA Y GRITA)

(Aplausos)

(Timbre)

Rosa... Hola, Manuela.

Enhorabuena por lo de anoche.

Me han dicho que estuviste muy bien. ¡No sabes cómo fue!

Lástima que no vinieras.

Me encontraba fatal.

Me llamó la Agrado para decírmelo.

Debe haber llamado a medio Barcelona.

¿Y tú? ¿Estás haciendo todo lo que te dijo el médico?

Vengo de verlo. ¿Sí?

He ido a por los análisis.

Soy seropositiva.

Repetiremos los análisis.

¿Pero cómo se te ocurrió follar con Lola?

¿No sabes que se pincha desde hace 15 años?

¿En qué mundo crees que vive, Rosa? ¿En qué mundo?

No lo sé.

¿Has hablado con tu madre?

No.

¿Con sus compañeras?

Tampoco.

(LLORA)

Vamos a por tus cosas y te instalas aquí.

(LLORAN)

Hola, Manuela. Hola, ¿qué hay?

Estuviste maravillosa anoche, maravillosa.

Gracias.

Hola, buenas tardes.

Aquí llega la mosquita muerta.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

Si lo tenías todo planeado, hija de puta.

Nina, no insultes.

Tú eres igualita que Eva Harrington

y te aprendiste el texto de memoria a propósito.

Coño, que es imposible aprendérselo oyéndolo por los altavoces.

¿Por quién me has tomado? ¿Por gilipollas?

Los altavoces me ayudaron a recordarlo.

El papel de Stella me lo sé desde hace años.

A sí, qué casualidad.

No te lo puedes imaginar.

¿Qué te dije?

¿Qué buscabas la primera noche en este camerino?

¿O vas a decir que llegaste aquí también por casualidad?

No, no fue casualidad.

Bueno, no os molesto más.

Recojo mis cosas y me voy.

Manuela, creo que deberías darnos una explicación.

"Un tranvía llamado deseo" ha marcado mi vida.

Hace 20 años hice de Stella con un grupo de aficionados.

Allí conocí a mi marido.

Él hacía de Kowalski.

Hace dos meses vi vuestra versión en Madrid.

Fui con mi hijo.

Era la noche de su cumpleaños y, a pesar de que llovía a mares,

nos esperamos en la calle porque él quería un autógrafo tuyo,

Huma.

¡Huma, Huma!

Era una locura esperar bajo la lluvia,

pero como era su cumpleaños no me atreví a decirle que no.

Vosotras cogistéis un taxi y él corrió detrás

y un coche que venía por el canal lo atropelló.

Y lo mató.

Esa es la explicación.

Esa es la explicación, Huma.

Muévete, Rosa, que no puedo pasar.

Huma, ¿qué haces aquí?

Hola, he venido a pagarte.

Ayer te viniste sin cobrar.

Ella es mi hermana Rosa.

Hola. ¿Qué tal?

¿Dejas que te ayude?

Vamos, vamos dentro.

¿Y Nina?

La he dejado con Mario, te manda saludos.

Deja las bolsas aquí, Huma.

Tú vete a descansar un rato, Rosa.

No estoy cansada. No me discutas.

Siéntate, Huma.

¿Quieres tomar algo?

No, gracias.

Es como una niña pequeña.

No he podido dormir en toda la noche pensando en tu hijo.

Recuerdo perfectamente su rostro bajo la lluvia,

con el cuaderno la mano.

Me parece estar viéndolo.

No quiero hablar de mi hijo, Huma.

No puedo.

Ya.

Además de pedirte perdón, Nina y yo querríamos que volvieras

con nosotros.

Rosa está enferma.

Necesita alguien que se ocupe de ella todo el día.

No puedo dejarla, ¿sabes?

Lo siento.

No sé por dónde tirar, Manuela.

¿Por qué no ingresas a Nina en una clínica?

Si no terminamos el contrato la compañía me denunciará

en Magistratura.

Búscale una sustituta y termina tus compromisos

con la compañía. Sin Nina no puedo hacer la función.

Ella está enganchada al caballo pero yo estoy enganchada a ella.

(Timbre)

¿Si?

Sí, sí.

¿Quién era?

La Agrado.

¿Y le has abierto?

Sí.

Tenías que haberle dicho que estamos ocupadas.

Lo digo sobre todo por ti. Ven, échate en el sofá

y deja de moverte.

¿Qué le pasa exactamente?

Un accidente.

Ah, ¿de qué tipo?

¡Uy!, ¿cómo no se me había ocurrido antes?

Agrado podría ocupar mi puesto. ¡Claro!

¿Agrado es a la que no queríais abrir la puerta?

(RÍE) Eso son cosas nuestras pero para ti es ideal.

¿Qué edad tiene Agrado?

Mayorcita, entre 30 y 50.

¿Y Agrado es su nombre real?

No, su nombre artístico, como Huma.

¿Sabes por qué me puse Huma?

Sí, me lo ha contado Manuela.

Ajá. ¿Y qué más te ha contado?

Pues todo, me lo ha contado todo.

Lo tuyo con Nina, lo del caballo ...

y que lo vuestro tiene muy mal final.

¿A sí?

¿Y qué más te ha dicho?

Es que soy muy curiosa.

Y que tú como actriz es maravillosa,

pero que como persona estás muy equivocada.

¿Y qué más?

Y que no dijera nada.

¿Qué llevas en esa bolsa? Ven, entra.

Cava y helado. ¿Y eso?

Para celebrar tu éxito anoche en el teatro, cabrona.

Gracias. Venga, entra.

(LADRA) (RÍE)

¡Pero bueno, qué sorpresa!

Tres chicas solas en una casa, con pocos muebles

pero buenas siempre para casarse con un millonario.

¿Qué tal, Rosa? Hola, Agrado.

Huma, ella es Agrado. Encantada, soy fan.

¿Qué tal?

Huma, tú eres una diosa, una leyenda viva.

Yo te digo que soy fans, así, en plural.

¡Cómo actúo mi Manuela la otra noche!

No sé cómo salióa por la tarde pero, por la noche, lo que pude llorar.

¿Y tú no tenías que estar en El Salvador?

Sí, pero ya no voy, me quedo aquí.

Agrado, ya no trabajo con Huma y antes de que llegaras

estábamos comentando que tú podrías ocupar mi puesto.

¿Yo haciendo de Stella?

Pues me veo más haciendo de Blanche, no sé.

Sustituirme a mí, no a Nina y mucho menos a Huma.

Gracias, Manuela, pero no creo que...

Ponla a prueba unos días. No es tan bruta como parece.

Sí que lo soy, Huma, y mucho.

Ahora, por ejemplo no me estoy enterando de nada.

Así que te voy a dar la botella, para agarrárnosla un poco.

Estás helada.

Venga, vamos a beber y así aflojamos un poquito.

Voy a por los vasos.

Solo voy a tomar un poco de helado porque no puedo beber alcohol.

Yo me apunto al trago.

¿Qué le pasa a Manuela que la noto tan rara?

¿No se le habrá subido el éxito a la cabeza tan pronto, verdad?

Es que quiere encasquetarte a Huma.

(Risas)

A mí, Prada me parece ideal para monja.

Mi problema es que como me sienta todo bien

soy muy ecléctica.

¿Quieres que vaya a por más?

Me encantaría pero no.

¿Dónde está el baño? Ahí, recto.

Perdonad.

Me vas a tener que poner al día de lo que está pasando en esta casa.

Mañana te lo cuento.

No le digas nada, esta no es capaz de tener la boca cerrada.

Yo sé muy bien cómo tener la boca cerrada.

¿No os he seguido la corriente para que ella no se coscará de nada?

Pero si soy un modelo de discreción.

Hasta cuando me estoy comiendo una polla se ser discreta,

la cantidad de pollas que me he comido en lugares públicos

sin que nadie, excepto el interesado,

se diera cuenta.

El tiempo que hace que no me como yo una polla.

(RÍEN)

Pues a mí me encanta la palabra polla...

¡y pollón!

Me tengo que ir. ¿Estás bien?

Mejor que nunca.

Anda, Agrado, ¿por qué no la acompañas a coger un taxi?

Ah, me olvidaba.

Esto es para ti.

Gracias.

Bueno, niñas, adiós. Hasta luego.

(LADRA)

Me he pasado un poquito ordinaria con Huma porque le ha dicho de todo.

No pasa nada.

Qué dos hermanas tan distintas, ¿verdad?

¿Ah, pero son hermanas? Eso me ha dicho Manuela.

Si ella lo dice...

Me parece que sois un poquito liantas.

Hay que cogernos el punto.

Oye, Agrado, ¿tú sabes conducir? Sí. De joven fui camionera.

¿Ah sí?

En París, justo antes de ponerme las tetas.

Luego dejé el camión y me hice puta. Qué interesante.

Mucho.

Un cheque.

150.000. Qué generosa.

¿Qué es?

Un autógrafo de Huma para Esteban.

(LEE) "Querido Esteban,

este es el autógrafo que nunca llegué a escribir,

y no porque tú no lo intentaras".

(GRABACIÓN) -He sido una estúpida echándole margaritas a los cerdos.

-¿Lo dices por mí? -Por ti y por tu amigo, el Sr Michel

Vino a verme y me recogió las cartas, así que le eché.

-¿Que tú lo echaste? -Sí.

Y volvió a ... pedirme perdón. ...pedirme perdón.

Con un ramo de rosas. Perdón, decía,

pero hay cosas que son imperdonables,

la crueldad no merece perdón,

es lo único que no se puede perdonar.

Y algo de lo que jamás... ¿Qué?

¿Aprendiéndote el papel tú también? Yo no, mujer.

Pues deberías hacerlo, por si acaso. ¿Tú crees?

¿Te importa dejarme sola?

¿Para qué, para fumarte un chino, ya no te puedes esperar al final?

Si lo sabes, ¿por qué me lo preguntas?

Si no quieres que le diga nada a Huma,

fúmatelo en el cuarto de baño donde yo no te vea.

No tengo por qué ver tus espectáculos.

Bueno, al loro con la puerta.

Ya sé que cuando se es joven, bueno, tampoco eres una niñata,

esas cosas no tienen valor.

Pero eres mona, "proporcionaíta", chiquitina, pero mona.

Has adelgazado, bueno, con todo lo que te metes...

Pero, bueno, lo importante es que has adelgazado.

Tienes talento, "limitaíto", pero tienes tu talento

y, sobre todo, una mujer que te quiere

y tú lo cambias todo por el caballo.

¿Tú crees que te compensa o no te compensa?

No te compensa.

Lo cambio por un poquito de paz.

Anda, ayúdame.

Te estás quedando escurría, ¿eh?

Comparada contigo, desde luego.

¡Qué vicio tan feo tienes!

Agrado, ¿nunca has pensado en operarte del todo?

Las operadas no tienen trabajo.

A los clientes le gustan neumáticas y bien dotadas.

¿Reumáticas? Qué raros sois.

Reumáticas no, neumáticas.

Un par de tetas duras como ruedas recién infladas

y además un buen rabo. Agrado, enséñame la polla.

A ti te ha sentado fatal ese chino. A lo mejor a mí también me molas.

Gustándote lo que te gusta, ya tienes bastantes problemas

y no necesitas más complicaciones, venga, que tienes que salir

y cuidado no le vomites a nadie encima.

Al público le encanta, ¿no ves que hago de preñada?

Se creen que es por el papel y flipan.

Pero en la próxima escena no estás preñada. Ya has parido al muñeco.

Es verdad.

Me voy, pero luego ¿me enseñas la polla?

Después te enseño la polla y comes un pisco.

Esta juventud no le hace ascos a nada.

Le voy a poner Esteban. ¿A tu hijo?

¿Eso por qué? Por el tuyo.

Este niño va a ser de las dos.

Ojalá.

Ojalá estuviéramos solas en el mundo.

Sin ningún compromiso.

Tú y tu hijo para mí sola.

Pero tienes familia, Rosa.

Voy a peinarte y maquillarte un poco.

¿Para qué? Me gusta verte guapa.

Además, he llamado a tu madre. Vendrá a verte esta tarde.

¿Mi madre? Tienes una madre, ¿no te acuerdas?

¿Qué le digo? Pues que la quieres.

(Puerta)

Pasa, Huma.

No, no soy Huma, ¿puedo pasar? Claro, Mario, pasa.

¡Qué pronto llegas hoy! Sí.

¿Qué haces? Nada, planchar un poquito.

¿Te pasa algo? No, nada, anoche no dormí bien.

Llevo todo el día nervioso. ¿Tú no me harías una mamada?

¿Oye, aquí no os entra en la cabeza que yo estoy jubilada?

No quiero que pienses eso,

lo que pasa es que como llevo todo el día nervioso...

Creo que una mamada me relajaría.

Mámamela tú a mí, que yo también estoy nerviosa.

Bueno, pues sería la primera vez que le como la polla a una mujer,

pero si es necesario...

Qué obsesionada toda la compañía con mi polla. Ni que fuera la única.

¿Tú no tienes polla? Sí.

¿Y te va la gente pidiendo por la calle que le comas la polla

porque tú tengas polla? ¿A qué no? No.

¿Entonces?

(Teléfono) Pues mira, te voy a comer la polla,

para que tú veas lo abierta que soy

y lo sensible que soy yo a tantas cosas.

(Teléfono) El puto teléfono dónde está.

¿Sí?

Vale, no te preocupes, ya me ocupo yo de todo.

¿Vamos a mi camerino?

Lo digo por si viene Huma, no vaya a ser que...

Huma no puede venir, está en el hospital con Nina.

¿En el hospital? ¿Qué ha pasado?

Han estado a punto de matarse la una a la otra.

Joder.

Toma.

Entonces hoy sí que habrá que suspender.

No digas nada. Algo habrá que decir.

Sí, pero no hace falta decir la verdad.

Ya me inventaré yo algo.

¿Y...?

Hola, qué tal. Hola.

(Puerta)

Pase.

¿Dónde está? Ahí, en la habitación.

Y yo preocupada creyendo que estabas en El Salvador.

Ya veo que has aprendido a mentir.

-No sabía cómo decírtelo. -¿Y ahora qué vas a hacer?

-¿Vas a dejar la orden, te vas a casar?

-¡Mamá, qué cosas preguntas!

-Contigo nunca se sabe. Por lo menos, yo.

Hasta de esto he tenido que enterarme por tu amiga.

-Manuela. No sé qué hubiera hecho sin ella.

¿Cómo está papá? -Como siempre, no sé. Peor.

Si no te importa, prefiero no decirle nada.

De todos modos, tampoco se enteraría.

-¿Y Sapic? -Bien.

Rosa, no sé qué hacer. ¿Qué esperas tú que haga?

-Nada, mamá.

-¿No esperas nada de mí?

-No es eso.

Lo que quiero decir es que no me lo pongas más difícil.

¿Bien?

(Puerta)

¿Quiere tomar algo? Me estoy preparando un té.

No, gracias. ¿Qué tiene exactamente?

¿Por teléfono no me he enterado muy bien?

Según la ecografía tiene placenta previa.

Cuando llegue el momento habrá que practicarle una cesárea programada.

Mientras tanto, tiene que hacer reposo absoluto.

¿Crees que debería llevarme la casa? Ya sabe cómo está el padre.

Tengo que estar pendiente de él como si fuera un niño.

Ya... Usted es su madre pero creo que Rosa estará mejor aquí.

Esa es la impresión que me ha dado.

Si necesitáis dinero, me lo pides y, por favor,

tenme informada.

Sí, descuide. Muchas gracias.

Le acompaño. No te molestes.

Por favor.

No sé. ¿Qué he hecho mal con Rosa?

Desde que nació fue como una extraterrestre.

¿Tú tienes hijos? Sí, uno.

¿Y te entiendes bien con él?

Murió.

Lo siento.

(LLORA)

Por causas ajenas a su voluntad,

dos de las actrices que diariamente triunfan sobre este escenario

hoy no pueden estar aquí, pobrecillas.

Así que se suspende la función.

A los que quieran, se les devolverá el dinero de la entrada.

A los que no tengan nada mejor que hacer

y para una vez que venís al teatro, es una pena que os vayáis.

Si os quedáis, yo prometo entreteneros

contando la historia de mi vida.

Adiós, lo siento.

Si les aburro, hagan como que roncan. Así... (RONCA)

(Risas) Yo me cosco enseguida,

y para nada herís mi sensibilidad. De verdad.

(Risas)

Me llaman la Agrado

porque toda mi vida

solo he pretendido hacerle la vida agradable a los demás.

Además de agradable soy muy auténtica.

Miren qué cuerpo.

(Risas) Todo hecho a medida.

Rasgado de ojos, 80.000.

Nariz, 200, tiradas a la basura porque un año después

me la pusieron así de otro palizón.

Ya sé que me da mucha personalidad, pero si llego a saberlo

no me la toco.

Continúo. Tetas. Dos, porque no soy ningún monstruo.

70 cada una.

Pero estas las tengo ya superamortizadas.

Silicona en... ¿Dónde?

Labios, frente, pómulos, caderas y culo.

El litro cuesta unas 100.000, así que echa las cuentas

porque yo, ya las he perdido.

Limadura de mandíbula, 75.000. Depilación definitiva láser,

porque la mujer también viene del mono, tanto o más que el hombre.

60.000 por sesión. Depende de lo "barbúa" que una sea,

lo normal es de dos a cuatro sesiones.

Pero si eres folklórica, necesitas más, claro.

(Risas)

Bueno, lo que les estaba diciendo,

que cuesta mucho ser auténtica, señora.

Y en estas cosas, no hay que ser rácanas

porque una es más auténtica cuanto más se parece

a lo que ha soñado de sí misma.

(Aplausos)

Sí, con cuidado, por favor. No se preocupe.

Vamos a subir un poquito. Muy bien.

¿Estás bien? Sí.

Póngamela ahí, así yo la bajo. Muy bien.

Ya me encargo yo. Gracias.

¿Puedes?

Al Hospital del Mar, por favor.

¿Podemos pasar por la plaza de Medinacelli?

¿Pero no habíamos quedado con tu madre en el hospital?

Sí. Solo quiero ver la plaza de pasada.

Bueno.

Pare, pare aquí.

Aquí solía jugar y yo de niña.

¡Sapic!

(Silbido)

¡Sapic!

Bien aquí. Ven aquí, chiquitín.

Ven aquí.

Hola, Sapic.

Hola. Hola, chiquitín.

-Este perro se va con cualquiera.

¿Tiene usted perro?

-No, pero me gustan mucho.

-¿Qué edad tiene usted? -26 años.

-¿Y cuánto mide? -No mucho, 1,68.

-¡Sapic! Venga.

-Hale, vuelve con papá.

-Venga. -Adiós, papá.

-¿No tienes dolores? -No.

-Qué bien. Parir sin dolor.

¿A qué hora ha dicho el médico que entrará en el quirófano?

Dentro de hora y media.

Pues casi me da tiempo de darle una vuelta a tu padre y volver.

-No hace falta que vengas, mamá. -Estaré aquí contigo.

-Dale un beso a papá. -Este me lo quedo yo.

-Hasta luego, Manuela. Adiós.

Espero que el tercer Esteban sea para ti el definitivo.

¿El tercer Esteban?

Lola fue el primero y tu hijo el segundo.

O sea, que sabías que Lola también fue el padre de mi hijo.

Claro. No hay que ser muy listo.

Lola no sabe que tuvimos un hijo. Nunca se lo dije.

¿Y tu hijo lo sabía? Tampoco.

Pero no hablemos de cosas tristes, que hoy es un gran día.

Han metido en la cárcel a Videla. Y va a nacer tu hijo.

Prométeme una cosa. Dime.

Si pasara algo... ¿Pero qué va a pasar?

Prométeme que no le ocultarás nada al niño.

Es que no tengo que prometerte nada. Le podrás decir todo

lo que tú quieras tú misma.

Prométemelo. Si te quedas más tranquila...

Bueno, te lo prometo.

Estamos hoy aquí para despedir a nuestra hermana Rosa.

Cada uno de los aquí presentes...

Y aun a pesar de todo ello, nunca desfalleció en su empeño...

Manuela, cuánto me alegra verte. Lástima que sea aquí.

No podía ser en otro sitio.

No eres un ser humano, Lola. Eres una epidemia.

(LLORA)

Siempre fui excesiva. Y estoy muy cansada.

Manuela, me estoy muriendo.

Ven.

Estoy despidiéndome de todos.

Le rogué a la Agrado para pagarme el viaje a Argentina.

Quería ver por última vez el pueblo.

El río, nuestra calle.

Y me alegra poder despedirme también de ti.

Solo me queda conocer al hijo de la hermana Rosa.

A mi hijo...

Siempre soñé tener un hijo, tú lo sabes.

Cuando me fui de Barcelona, iba embarazada de ti.

¿Qué?

¿Quieres decir que tú también? Sí.

¿Lo tuviste?

(LLORANDO) Un niño precioso.

Quiero verle. ¿Lo has traído contigo?

Está en Madrid, pero no puedes verle.

Aunque sea de lejos, Manuela,

te prometo que él ni siquiera me verá.

Es lo último que te pido. No puedes verle.

Manuela.

(LLORA) Por favor.

Ha... (LLORA) Hace seis meses lo atropelló un coche.

Y lo mató.

(LLORA)

Vine a Barcelona solo para decírtelo.

Lo siento. Lo siento.

(LLORA)

(Llanto de bebé)

El niño.

¿De dónde vienes a estas horas? -¿No has sacado a Sapic todavía?

-Como no estabas... -Ya estoy aquí.

Tiene hambre. El biberón se está calentando.

¿Me lo traería, por favor?

(Llanto de bebé)

-Vicenta, ocúpate del señor, que no entre aquí, por favor.

-Está imposible, qué perra tiene con que el niño es de usted.

-Ya lo sé. Es muy celoso.

Le he dicho que el niño es tuyo.

No me atrevo a decirle la verdad. Tampoco lo entendería.

Ojalá fuera mío.

-Rosa. -¿Qué quieres?

-¿Quién es esa mujer? -Es Manuela, la nueva cocinera.

Lleva cuatro días con nosotros.

Le hemos preparado esta habitación para que se quede aquí con su hijo.

¿Recuerdas que te lo dije?

-¿Cuántos años tiene? 38.

¿Y cuánto mide? 1,70.

-Bueno. Ahora vas a dar un paseo. Sapic.

Ven, ven.

Ya está.

-El biberón, señora. -Gracias.

No, no... Ahora vamos a comer, ahora.

(Llanto de bebé)

Manuela. Sí.

No le digas a nadie lo de los anticuerpos.

¿Lo saben las monjas? No.

Bueno...

Hola, Lola.

Cógelo.

¿Qué te ha dicho el médico?

Que está muy bien, ya le ves. Normal.

Estás con papá.

¿Puedo darle un beso? Claro, mujer.

Hijo mío. Siento dejarte una herencia tan mala.

No digas eso. El niño está muy bien,

no tiene por qué desarrollar la enfermedad.

Este es nuestro Esteban.

¿Le pusiste también Esteban? Sí.

Gracias.

Quería ser escritor. Este es su cuaderno de notas.

Lo llevaba consigo a todas partes.

Esto lo escribió la mañana en que murió.

Léelo.

(LEE) "Anoche mamá me enseñó una foto. Faltaba la mitad.

No quise decírselo pero a mi vida le falta ese mismo trozo".

Sigue, sigue leyendo.

(LEE) "Esta mañana he revuelto en sus cajones

y he descubierto un fajo de fotos. A todas les faltaba la mitad.

Mi padre, supongo.

Quiero conocerle. Tengo que hacerle comprender a mamá

que no me importa quién sea ni cómo sea.

Ni cómo se portó con ella. No puede quitarme ese derecho".

Quédate con la foto.

Gracias, Manuela.

(Puerta)

Hola, Rosa.

No me gusta que cualquiera bese al niño.

¿Quién es esa mujer con la que estabas en el bar?

Esa mujer es su padre. ¿Qué has dicho?

Que es su padre y está muy enfermo.

Ese hombre es el que ha matado a mi hija.

No piense en eso, Rosa.

(Campanada)

Hay gente que piensa que los hijos son cosa de un día.

(Campanada)

Pero se tarda mucho, mucho.

Por eso es tan terrible ver la sangre de un hijo

derramada por el suelo.

Una fuente que corre durante un minuto

y a nosotras nos ha costado años.

(Campanada)

Cuando yo descubrí a mi hijo, estaba tumbado en mitad de la calle.

Me mojé las manos de sangre y las lamí con la lengua.

Porque era mía.

Los animales la lamen, ¿verdad?

A mí no me da asco de mi hijo.

Tú no sabes lo que es eso.

Una custodia de cristal y topacios.

Pondría yo la tierra empapada por su sangre.

Ahí, mi vida. Ahí.

Amasando, tú sigue amasando.

Que la tristeza se vaya a las manos.

Relájate.

Así hay que trabajar.

Oye, ¿no se me nota mucho el catarro?

No, está muy bien.

Venga, venga, no se puede estar aquí.

Hola. Traigo un ramo para la Agrado. ¿Ah, sí?

Sí, ¿me firma aquí, por favor?

¿Está seguro de que es para la Agrado?

Sí, ahí lo pone.

Tome.

¿Sabe por qué me llaman la Agrado?

Porque toda mi vida solo he pretendido

hacerle la vida agradable a los demás.

Vale.

(LEE) "Queridas Agrado y Huma. Otra vez huyendo y sin despedirme,

con lo que te gustan las despedidas, Agrado.

La situación con los padres de Rosa se ha vuelto insoportable.

La abuela teme que el niño le infecte solo con arañarla.

Me llevo a Esteban a un lugar donde no tenga que soportar

tanta hostilidad. Agrado, tú sabes cómo te quiero.

Cuídate mucho y cuida de Huma. Siento no estar para el estreno,

pero seguro que tendréis mucho éxito con el homenaje a Lorca.

Ya os escribiré, pero de momento, mejor que no sepáis más.

Ah, y rompe la carta. Vuestra Manuela".

"Vuelvo a Barcelona después de dos años.

Pero esta vez no vengo huyendo.

Voy un congreso sobre el sida organizado por Canrruti.

Mi Esteban ha negativizado el virus en un tiempo récord

y quieren investigarlo.

Estoy tan contenta..."

¿Molesto? ¡Manuela! ¡Mi Manolita! Madre mía...

Pero bueno, que es mía también. Hola.

Qué guapa estás. ¡Cómo te ha crecido el pelo!

Y a ti también, muchísimo. No, esto es peluca. Para la obra.

Oye, que tienes abierto el pendiente,

un momento que te lo ponga bien. ¡Aprende, bruta!

Muy bruta, pero a ver quién te cuida mejor que yo.

Qué maravilla lo de tu hijo.

O sea, que han enfatizado el virus. Así, de la noche a la mañana.

Así es, el caso de Esteban demuestra que el virus puede desaparecer.

Todavía no se sabe cómo.

Lo están investigando pero es un milagro.

Yo lo sabía, lo que he podido yo rezar por ese niño...

¿Dónde vais a vivir en Barcelona? ¿Por qué no os venís con nosotras?

Claro, mujer.

Vamos a quedarnos en casa de los abuelos.

No sabes la ilusión que le hace a la madre de Rosa.

Ha cambiado tanto esa mujer, tanto...

¡Tercera, cinco minutos!

Me tengo que ir.

Tienes la foto de Esteban.

Lola me la dio antes de morir.

La tengo en depósito hasta que aparecieras tú.

Quédatela.. Gracias.

¿Nina? Me voy.

Nina se casó y se fue a su pueblo.

También tiene niño, gordo y horroroso. Feísmo.

Te veo luego.

Historia de nuestro cine - Todo sobre mi madre - Ver ahora

¿Quién no recuerda a Penélope Cruz gritando "Pedrooooooooo" en la 72ª ceremonia de los Oscar? Era el año 2000 y Todo sobre mi madre se convertía en la tercera película española en conseguir el máximo galardón de cine. La obra maestra de Pedro Almodóvar, en la que reunió a un elenco único encabezado por Cecilia Roth, Marisa Paredes, Penélope Cruz, Candela Peña, Fernando Fernán Gómez Rosa María Sardá.¿

Un Oscar, un salto, un grito y un discurso que hicieron historia

La trama arranca en Madrid. Manuela (Cecilia Roth) pierde a su hijo Esteban (Eloy Azorín) el día en que cumple 17 años, por echarse a correr para conseguir el autógrafo de Huma Rojo (Marisa Paredes), su actriz favorita. Destrozada por tan irreparable pérdida, huye del presente refugiándose en el pasado. Viaja hasta Barcelona, ciudad en la que decidió empezar su vida tras quedarse embarazada hace dieciocho años. Va en busca del padre de su hijo.

La película consagró al director manchego a nivel nacional e internacional, acumulando 27 galardones. Además del Oscar, se llevó los premios nacionales de cine más importantes de diferentes países: siete Goyas (España), el Globo de Oro (EE UU), el Premio César (Francia), el BAFTA (Reino Unido) o el David de Donatello (Italia), entre otros. También triunfó en los Festivales de Cannes, San Sebastián y Palm Springs.

Nosotrxs Somos (2018)

Dirigida por: César Vallejo

No recomendado para menores de 16 años Nosotrxs Somos - Episodio 1: Amarillo. Peligrosos y enfermos - Ver ahora
Transcripción completa

Yo vine de la homosexualidad.

¿Por qué a una persona si es homosexual

le puedan meter en la cárcel cinco años?

De ninguna manera.

-Gracias. -De nada.

Para el Estado éramos unos peligrosos sociales

y por definición, unos corruptores de menores.

Esta ley de peligrosidad social en toda España

se la aplicaban a gays, a transexuales.

Y no recogía a las lesbianas como sujeto a perseguir.

¿Tú estás de acuerdo en la derogación?

Sí, en principio sí.

#Libre como el viento.#

Soy un chico de Barcelona, tengo 20 años.

A los 16 años me di cuenta que era un chico,

así que se lo conté a toda mi familia.

Me apoyaron totalmente y a día de hoy soy Alejandro.

#Te quiero libre.#

#Como el viento.#

En 1976 me declaré homosexual a mi familia,

la cual se lo tomó muy mal, se lo comunicó a una monja,

Esta monja me denunció a la brigada criminal,

y finalmente pasé a la prisión de Badajoz.

¡Hola! ¿Qué tal?

¿Dónde estamos?

Nos encontramos en la antigua prisión de Badajoz.

Hoy en día un museo,

donde normalmente traían a los homosexuales,

para su reeducación,

en aplicación de la ley de peligrosidad social.

Yo entré aquí con 17 años.

Una consecuencia de la ley de peligrosidad social,

fue que se crearan en Badajoz y en Huelva,

dos centros de rehabilitación de homosexuales.

Para curarnos.

En uno había el de los homosexuales de nacimiento

y el otro el de por vicio.

Y se crea de hecho un equipo de investigación que trate de averiguar

una fórmula de identificación de pasivos

y de identificación de activos

para poder después separarlos convenientemente.

Es un equipo de investigación formado por tres psiquiatras,

que trabaja durante tres años en la prisión de Carabanchel

que ya no existe,

y resulta que los pobres les salen todos mixtos.

Tan absurdo todas estas cosas,

claro, las que tenían pluma y más así,

consideraban que eran los de nacimiento.

Y los que no se nos notaba, eran los de por vicio.

¿Y tu familia cómo se lo tomó todo?

Mi familia pidió ayuda a una monja

y esta monja me denunció a la brigada criminal

la cual se presentó en mi domicilio,

me metieron en un coche al juzgado de Violencia Social de Valencia

y en el cual se ordenó mi ingreso en prisión,

primero a la Modelo de Valencia, posteriormente a la de Carabanchel

y vine de nuevo a parar en la que estamos hoy en día.

¿Eso cómo lo hace la Policía?

Te viene y te dice: "oiga, te llevo porque eres gay".

Ya está. Te vas conmigo.

La Policía podía hacer lo que le daba la gana

en el momento que tuvieras un amaneramiento,

te aplicaban la ley de peligrosidad social,

según que artículo,

a mí me aplicaron el 2 que era supuesto de homosexualidad.

¿Cómo los rehabilitaban? ¿Cómo los curaban?

Pues a base de pláticas con curas, con psiquiatras,

pasaban en la pantalla fotografías de mujeres desnudas,

y no pasaba nada.

Fotografías de hombres desnudos y una corriente farádica por aquí

para que así te curaras, ¿no?

Y sobre todo, con el trabajo.

Nuestra vida era la reeducación para hacernos más hombres,

pues era coser balones de fútbol,

-¿De fútbol?

-De fútbol, sí, para la primera división.

Y ese era el tipo de reeducación

que según la ley pues señalaba.

¿Dónde estaban las mujeres lesbianas en plena dictadura?

La respuesta así directa es donde podían estar.

Nadie sabe qué pasaba con las lesbianas,

porque las lesbianas directamente no existían.

Y yo les preguntaba a los travestis que estaban al lado mío,

les decía yo: "y con las chicas estas de aquí ¿qué hacen?".

¿No sabes lo que hacen, Silvia?, me dijo una.

No las llevan, cuando las llevan a presencia del juzgado,

no las ingresan ni en la prisión de mujeres,

ni con los travestis.

Yo digo, "¿pues entonces, dónde las llevan?".

Al hospital psiquiátrico.

Ahí sí que me entró escalofríos.

Muchas veces eran las propias familias las que las denunciaban,

y cuando no, pues vecinos, gente cercana,

y muchos acabaron en conventos, de eso tenemos constancia.

Eran castigadas mayoritariamente a través de clínicas psiquiátricas,

recluidas, que es otra manera de prisión,

otra manera de aplicar la ley de peligrosidad social.

Hubiera preferido el castigo,

la prisión, la represión directa, que la no existencia.

Estás cuestionando cuál es el rol de la mujer,

cuál es el deseo de la mujer,

cuál es el papel que una mujer tiene que tener

en un contexto social determinado, entonces, eres una enferma.

La ley de peligrosidad y rehabilitación social

no recogía a las lesbianas como sujeto a perseguir,

pero eso más que ser una ventaja entre comillas,

yo creo que es una evidencia de hasta qué punto

hasta los legisladores no las consideraron

algo a perseguir,

porque directamente, ni las pensaron.

La Secreta nos veía con las tetas,

con las minifaldas, con los tacones,

"¡vosotras a jefatura"!

El peaje que había que pagar de la dictadura franquista

que era capaz de no distinguir orientación de identidad.

Para el franquismo todos eran homosexuales,

eso era un cajón de sastre

donde cabían las personas trans,

las travestis, etc., eran homosexuales.

Estuve como 40 veces

en Jefatura Superior de Policía, detenida.

La España de la dictadura

no recibía ninguna información del exterior

en el campo de la reivindicación LGTB.

Pero a través de la revista Arcadie que era francesa,

Armand de Fluvià y Francesc Francino conocen la revuelta de Stonewall.

Y ese sentimiento de que el mundo había empezado a cambiar,

que había otra manera de hacer las cosas,

les permitirá sentirse respaldados para muy pronto

organizar todo un movimiento en España.

Cuando se presenta en 1970 el anteproyecto de ley

de peligrosidad y rehabilitación social,

en las Cortes españolas,

lo que decía era que los homosexuales por el simple hecho de serlo,

éramos un peligro social.

No podemos quedarnos callados, hay que hacer algo.

Conseguimos lo que para nosotros fue la primera victoria.

Conseguimos que por el hecho de serlo,

cambiara a: "quienes cometan actos de homosexualidad".

Después de la victoria que supuso conseguir cambiar un aspecto

de la ley de peligrosidad,

Armand y Francesc se dan cuenta de que pueden aprovechar

todo el trabajo realizado

para seguir trabajando por los derechos.

Y en ese momento,

es cuando poco a poco organizan una serie de reuniones clandestinas.

Se reunían cada semana en distintos pisos, de noche.

Entrando y saliendo de uno en uno,

porque el vigilante o el sereno no se chivaran a la Policía.

En esas plataformas se suman las lesbianas

sobre todo, con la idea de batallar codo con codo

con los compañeros gais

para derogar la ley de peligrosidad y rehabilitación social.

Están ahí y están problematizando también

la forma en que se entienden

los propios maricas su identidad sexual.

Llegó la primera lesbiana que se unió al movimiento,

entonces dijo, "todo esto que estáis discutiendo, hablando,

no sirve para nada".

"Tenéis que saber que en el mundo hay una ideología dominante,

es una ideología que tiene tres características.

Es una ideología sexista

porque divide los seres humanos por su sexo,

en hombres y mujeres.

Es una ideología machista

porque atribuye al hombre todo lo que es al revés de la mujer.

El hombre es valiente, emprendedor, etc.

y la mujer todo lo contrario.

Y es una ideología heterosexista

porque declara norma la heterosexualidad

y margen la homosexualidad".

Sin el movimiento feminista en sus orígenes,

y desde fuera de España,

el movimiento gay no hubiera existido tal como lo conocemos.

En su origen bebe del movimiento feminista,

son frentes de liberación de inspiración marxista,

por eso se llamaban frentes,

frentes de masas que pretendían aglutinar

y que además tenían un ideario, bueno, querían hacer la revolución.

La revolución social, la revolución sexual,

y un ideario pues que hay contra el machismo

y contra todas las instituciones

que realmente estaban coartando o limitando la libertad de la gente,

por ejemplo, la Iglesia o la familia.

Publicábamos un fanzine que se llamaba AGHOIS.

Empieza a mandarla a un montón de gente,

para intentar crear una conciencia colectiva.

Creo que ese momento fue muy importante

porque de alguna manera se empiezan a ubicar

en todo el territorio algunas personas

que empiezan a estar concienciadas

y que años después empezarán a hacer algo.

Fuimos con Francesc este amigo mío,

a una tienda de multicopistas de segunda mano,

la compramos con nombre falso,

y toda la vida recordaré que la primera vuelta de manivela,

le dije a Francesc:

"¿te das cuenta de que a partir de ahora somos delincuentes?".

Y tengo que decirlo,

me temblaban las manos, las piernas y todo.

Porque claro, me daba cuenta de lo que representaba aquello.

Creo que es un giro muy sencillo

que cambió la vida para muchas personas.

Españoles,

Franco,...ha muerto.

(Música)

Creíamos ya que no se moriría nunca

porque llevaba meses allí entre tubos y estas cosas, ¿no?

Es el quinquenio mejor de mi vida

porque no hubo ni leyes era todo una euforia,

una....¡increíble!

La rambla era la movida era entonces

y con Nazario Cañas.

No quiero hablar ya de homosexuales

porque ya es una cosa que está muy pesada,

porque como se ha puesto de moda

todo el mundo habla de los homosexuales.

#Me llevó a su habitación#.

#Me propuso hacer el amor#.

#Un, dos, tres, cuatro#.

(Música)

Con la muerte del dictador,

las leyes empiezan a cambiar y avanzan hacia la democracia.

Eso incluye las primeras leyes de amnistía del 76, 77,

que reconocen,

liberan a los presos políticos pero no a los presos sociales

entre los que se encontraban muchas personas homosexuales

y transexuales que habían sido represaliadas.

En Valencia, las Islas Baleares y Cataluña,

han surgido distintos grupos de liberación gay.

En 1976 nace el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria.

Y otros grupos semejantes

hacen su aparición en Málaga, el País Vasco y Navarra.

Entonces en enero, febrero del 76,

vino ya aquí Antonio Quintana de Euskadi

preguntando cómo habíamos hecho todo eso y tal,

le informamos y es el que fundó EHGAM en Euskadi.

Luego vino también un poco después que lo alojé en casa,

Paco Cambrollé, de Sevilla,

también por lo mismo, y es el que fundó el MAR en Andalucía.

Paco Cambrollé ahora es Mark Cambrollé.

Y esa relación de tres o cuatro días en su casa fue como un máster,

como un máster que duro tres o cuatro días,

y ya iba yo superpreparada,

para montar en Andalucía la primera organización.

Fíjate que los frentes pedían la amnistía,

también que acabaran las redadas policiales,

en los bares, por la calle,

que se legalizaran los colectivos.

¿Cómo lo hiciste para encontrar referentes, porque en ese momento...?

En el 76 en aquella época no había ningún tipo de referente

me dediqué a andar un poco por Valencia,

a fijarme y ver a gente que más o menos

pudiera coincidir con mis gustos sexuales, ¿no?

¿Cómo encontraste tu referente de transexualidad?

Bueno, yo lo he tenido un poco más fácil,

por el tema de Internet.

Yo estaba un día en youtube mirando vídeos

y de repente me salió como una imagen

que ponía "FTM MICHEL", de un chico y yo le di.

Dije, ¿qué debe ser esto de FTM?

Y empezó el chico a hablar y en uno de esos momentos dice:

"no, es que yo fui una chica".

Entonces dije: "cómo puede ser si tiene barba este hombre".

¿Y cómo ha podido ser una chica?

Empecé a investigar, FTM lo que significaba.

Y dije: "esto es lo que necesito".

Empecé a investigar, cómo se podía hacer en Barcelona,

recopilé toda la información

aunque en ese momento no era fácil conseguir hormonas,

y fui a un psicólogo.

Se lo dije a mi tía, a mi madre a mi padre y a mis abuelas,

y bueno, cuando se lo dije a mi madre me dijo:

"estaba esperando a que me lo dijeras".

Yo ya sabía que tú eras un chico.

Yo tenía mucho miedo con mi abuela

tengo las dos abuelas vivas, pero bueno,

una de ellas nació en Marruecos y tenía 84 años en ese momento.

Y siempre hacía comentarios un poco homófobos.

Pero no porque ella lo sintiera

sino porque es lo que había oído de toda la vida.

Y en cuanto le dije que yo era un chico trans, me dijo:

"ah, vale pues ahora te quiero más".

Y yo pensando: "madre mía, todo lo que he sufrido para decírtelo

y ahora me dices que me quieres más".

Así que toda mi familia genial.

Ojala me hubiera dicho eso a mí en vez de haberme traído aquí.

Son cosas muy distintas.

Teníamos la misma edad cuando nos pasó

y a ti te pasó totalmente lo contrario.

La dictadura seguía, siguió, durante muchísimo tiempo.

La primera campaña por la que hubo la manifestación del 77

era para la abolición de la ley de peligrosidad social.

Me enteré de que hacían esta manifestación

porque justo acabamos de entrar en el FAGC.

No pedíamos que sacaran los actos de homosexualidad

pedíamos la abolición completa de la ley

y de la ley del código de honor del código militar.

A tal hora en Colón se empieza la manifestación.

Entonces a mí me dijeron mucha gente del partido comunista

que no fuese.

Tenía una amiga: "ten cuidado, no vayas

porque va a haber una carga tremenda".

Dijimos: "es que si no salimos ahora no vamos a salir nunca".

¡Libertad sexual!

¡Libertad sexual!

¡Libertad sexual!

Pasó lo siguiente, yo llevaba la cámara

llevaba tres carretes en blanco y negro

y otros en color.

Seguí la manifestación a la gente que estaba allí.

Llegó un momento que no sabíamos qué hacer,

porque cuando salieron todos los travestis y demás,

los seguimos con la cámara.

Y nos poníamos en primera plana.

Con los tacones,

maquilladísimas pues como las puertas.

Cuando llegábamos ya

por toda La Rambla subíamos...

Había siete coches de los grises,

bajaban todos con palos,

y nos mataban a palos,

nosotras nos dispersábamos que íbamos en primera fila,

con botes de humo, a porrazos,

todo el mundo salió corriendo.

Fue un momento un poco de pánico,

las fichas tiradas por el suelo de La Rambla.

Las lesbianas estaban ahí preparando la manifestación,

y fueron muy valientes.

Fue muy emocionante porque había absolutamente de todo,

es decir, no había solamente gais o lesbianas,

había gente trabajadora, gente obrera,

y yo creo que pocas veces

ha habido una manifestación tan transversal como esta.

Gente que se iba sumando en la calle,

y que íbamos recibiendo los apoyos de todo el mundo.

Las personas sobre todo gais que habían montado la manifestación,

ocuparon un segundo espacio

porque muchas personas trans se pusieron en primera línea.

Tanto travestís como transexuales siempre han dado la cara

y ha servido para empujar a la gente del colectivo.

La foto más conocida es la que hizo Polita

aparece una fila entera de mujeres transexuales,

y tras ellas un mensaje importante en ese momento, en esa manifestación,

"nosotros no tenemos miedo, nosotros somos".

¿Y ahora qué hacemos? Digo: "vamos a hacer unas encuestas"

Pregunté a la gente a ver qué opina.

Y nos llevamos una gran sorpresa.

Porque la mayoría de la gente contestó muy bien las encuestas.

Salvo dos personas,

el resto estaba de acuerdo,

que fuese derogada la ley de peligrosidad social.

Estaba de acuerdo

de que no se tenía que atacar a una persona por ser gay.

Cuando vimos que la gente del pueblo llano, no los políticos,

estaban de acuerdo con esto, dijimos:

"tenemos ganado ya una parte".

Al día siguiente en Nueva York los periódicos hablaban de esto.

Claro la católica España, etc, etc

pues una primera manifestación de eso

pues causó sensación en aquella época.

Y esta fue la primera campaña.

Las siguientes manifestaciones son en el 78

se organizan bien para que el 25 de junio del 78

en diferentes capitales españolas haya una manifestación.

Vuelve a repetirse en Barcelona,

no consiguen el permiso, un problema,

se hace en Madrid que fue la mayor,

y se consiguió reunir a diez mil personas

que recorrieron desde O'Donnell hasta Mariano de Cavia.

Se hace también en Sevilla.

Se tiró una pancarta desde la Giralda

donde ponía "libertad sexual" y nosotros pedíamos amnistía,

porque la amnistía del 76 no tocó a los maricones

nosotros ya gritábamos allí:

"presos a las calles maricones también".

Era un grito de esa manifestación.

Y consiguen de alguna manera

empezar a visibilizar en ese momento la demanda fundamental

que era la abolición de la ley de peligrosidad social.

Yo salí de prisión de aquí me desterraron un año.

Era uno de los castigos que implicaba la ley.

Cuando se acabó aquel periodo volví a Valencia

y en el 79 empecé mi activismo con la primera manifestación

que se celebró en Valencia.

-¿Cómo fue? -Muy bonita

porque empezábamos a sentir un poco lo que era la libertad.

Ahí empezó el camino de liberarnos de toda esta presión

que teníamos de la sociedad

y de la la ley de peligrosidad social.

Imagino que esas manifestaciones eran distintas al orgullo gay

que por lo menos estoy viviendo yo.

No había tanta fiesta,

la mayoría éramos personas que habíamos pasado por las prisiones

por ser homosexuales.

Y los que no habían pasado por prisiones,

tenían la presión y la represión de la sociedad.

Tanto es así

que los marginados y los homosexuales,

también piden la palabra.

José Almonta de Ávila, de Sevilla, dice esto:

Quisiera preguntarle a los señores diputados

que en un artículo recoge la rehabilitación

de todos los marginados y en particular

si recoge la rehabilitación de los homosexuales.

Yo creo que se debe responder a esta pregunta, ¿no?

En aquel momento hubo varios diputados

de diversos partidos progresistas,

que hicieron de puente con Adolfo Suárez,

y por fin, en el Consejo de Ministros de 26 de diciembre de 1978

nos excluyen de la ley de peligrosidad social.

El resultado de la votación es el siguiente,

votos emitidos 285

favorables a la toma en consideración 261

contrarios 15, abstenciones 9.

Queda tomada en consideración

la proposición de ley sobre peligrosidad social.

Es cuando se deja de perseguir a los homosexuales

con la ley en la mano.

Pero estuvieron entrando homosexuales por escándalo público

en las prisiones.

O sea, que los querían seguir metiendo.

Este es un reportaje sobre escándalo público.

Todas las imágenes, que no son muchas tampoco,

que van ustedes a ver han sido emitidas por televisión.

Nosotros lo que hemos hecho ha sido juntarlas.

Hago la advertencia,

porque a lo mejor alguien se siente un poco molesto.

El delito de escándalo público perdura hasta el año 88.

Y era lo que se utilizaba para poner una multa

y detener también a la gente

por simplemente mostrar afectividad, algún gesto,

algo en público, ¿no?

Sabes qué le pasaba a una amiga mía en un mismo día,

como si fuera en una aduana,

se vio ahí un puente que se llama Triana,

ocho o diez veces la paró la policía,

la mandó para atrás de su casa, porque venía pintada.

Pues que un transexual o un gay

iba por la calle demostrando lo que era,

pues lo detenían y lo tenían en jefatura.

Sacaban los actos de homosexualidad

se despenaliza la homosexualidad,

teníamos vigente la ley de escándalo público,

y en el ejército la ley del código de honor,

que hasta el 86 estuvo vigente.

Y esto en principio era para todo el mundo,

para heterosexuales y no heterosexuales.

Lo que pasa es que se utilizó especialmente

para reprimir a personas no heterosexuales.

Curiosamente se deroga la figura del escándalo público

no por el hecho del LGTBI

se deroga por una alarma social que se creó

que se le aplicó esa figura

a una pareja de novios en Extremadura.

El muchacho que fue procesado y luego encarcelado

acusado de provocar escándalo público, cuando se dijo:

"realizaba actos efusivos de amor con su novia en un bar".

El periodo de prisión le provocó profundas depresiones

y acabó quitándose la vida en febrero de este año.

La transición pacífica en lo político supuestamente

no lo fue tanto en lo social.

Si no debe estar prohibida si tampoco debía estar permitida

en el sentido de que se haga propaganda de la homosexualidad.

Una enfermedad más.

Que no perjudique a la gente que no lo es

y les de malos ejemplos.

Si en privado no tienen más remedio, pues mira, peor para ellos.

Nosotros gastábamos antiguamente

la cuestión de si eras lesbiana se preguntaba si era librera, ¿no?

para conseguir pareja.

O si eras gay preguntabas: "¿oye, tú entiendes?"

Y vosotros, ¿cómo lleváis eso, cómo lo hacéis?

Yo la verdad que eso de entiendes y todo eso,

yo nunca lo había oído.

Nunca he tenido que utilizar ninguna terminología de este tipo.

Y con mi novia actual, nada.

Un compañero de su clase le dijo que yo era trans

entonces dijo: "ese chico es trans" y dijo, "ah, vale".

Pero no tuve que decirle yo ni para conseguir...

Es que todo eso yo no lo he vivido. Nada de eso.

Nosotros para protegernos teníamos que decir

si entiendes, si eras hombre, o si eras librera, si eras lesbiana.

Dentro de la segunda campaña que hizo el FAGC

fue para la legalización

de los colectivos de gais y lesbianas de toda España.

No nos lo daban,

pusimos un contencioso administrativo ante el Ministerio de Gobernación,

fuimos a Madrid a entrevistarnos con el ministro,

y conseguimos legalizarlo.

Y en el caso de las lesbianas

es que la gran mayoría ahí tuvieron dos opciones,

una vez que se deroga la ley,

una opción era la corriente autónoma,

y hay algunas lesbianas que deciden organizarse ellas por su cuenta.

Era complicado conseguir que nos dieran voz.

Nosotras éramos la minoría de la minoría.

Recuerdo que Gretel Ammann, una activista feminista radical

nos decía cuando nos encontrábamos en los bares:

"ya vendréis, ya vendréis".

Y nosotras, "no, no, la lucha es la misma",

homosexuales hombres, homosexuales mujeres,

la lucha es la misma.

Y ella apoyada en la barra con sorna diciendo:

"sí, sí, ya vendréis, ya vendréis".

Y efectivamente, al cabo de unos meses,

salimos el FAGC.

Y la otra corriente que fue la mayoritaria,

son todas las lesbianas que bueno,

critican bastante el sexismo que habían vivido,

la misoginia, en ocasiones en los frentes,

y huyen al movimiento feminista.

Para conseguir demandas urgentes además, como por ejemplo,

la ley de despenalización del aborto, que se consiguen en el año 83.

Antes había sido la del divorcio, en el año 81,

y antes a su vez, la despenalización de los anticonceptivos,

toda la cuestión de la violencia,

que también empieza a analizarse en los feminismos lesbianos de los 80

es decir, que hay trabajo por hacer.

Entonces, ellas no entran en una fase de desmovilización,

como sí sucedió con los activistas gais.

Que tienen un momento de disfrute

de lo que se llamaba el gueto dorado,

empiezan a salir a espacios de ambiente,

que empiezan en aquel momento.

Y empiezan a abrirse más locales de los que había,

porque los había semiclandestinos, y bueno, ¿qué pasó?

pues que los frentes de liberación gay se vaciaron,

y se llenaron las pistas de baile de las discotecas.

Y bueno, pues los grupos se quedaron vacíos prácticamente.

Usted imagine que llega a enterarse

que algún familiar, un hijo suyo es homosexual,

¿cuál sería su reacción? -Sería una desgracia horrible.

La ley de peligrosidad supone una herencia,

en el sentido de que supone un problema de salud pública.

¿Por qué? Porque somos contagiosos.

Esa idea del contagio, del proselitismo, perdura.

Es un prejuicio esencialmente franquista

y de las leyes de peligrosidad. Son las más reaccionarias.

Dicen: "sí, sí, todos los derechos que quiera,

pero lo que no quiero es que mi hijo les vea,

porque se puede contagiar".

La aprobación del código penal y con esto cambiamos de tema.

Para los homosexuales,

el texto aprobado ayer supone un avance histórico.

1995, cuando yo iba por la calle,

me paró una pareja de municipales,

yo les di mis datos, se meten en la radio en el coche,

y uno de ellos sale hecho un basilisco,

y le dice al otro: "oye, ten cuidado que este es maricón".

Yo le pregunté: "oiga, como puede usted decir que yo soy maricón".

Y me contestaron:

"si quieres saber algo más búsquese un abogado".

Empecé a averiguar, a buscar un abogado,

que me pudiera explicar

el tema de los expedientes de peligrosidad social,

y en el 2000, el poder judicial nos dio la razón

y tuvimos la suerte de que nos liberamos los homosexuales

de esos documentos.

Luché porque lo consideraban lógico

que después de que les hubieran destrozado la vida,

durante toda su vida,

porque ni podían trabajar, les pedían antecedentes penales,

mucha gente se tuvo que ir a ejercer la prostitución,

pues lo consideré lógico que el Gobierno español

los indemnizara.

Cosa que sucedió en 2009.

Se puso una partida de cuatro millones de euros

y en 2010 se empezaron a indemnizar.

Nos dieron una indemnización

a todas las personas que estuvimos en las prisiones,

pero los políticos no nos han pedido ninguno perdón,

que yo sepa.

Que conste que me parece muy bien que los dejen vivir y tal,

siempre que no corrompan la juventud, pero claro, ya tanto el orgullo,

pues vamos a hacer el orgullo

de las mujeres que les gustan los tíos,

el orgullo de la gente corriente también.

Yo propongo la jornada del orgullo machote.

En 40 años el activismo ha cambiado radicalmente

los frentes de liberación tenían un discurso mucho más crítico,

mucho más agresivo,

hacia las personas no LGTBI o como queramos llamarlas.

Por mucho que hallamos avanzado legalmente,

socialmente no hemos avanzado.

Y que incluso hay gente que ahora tiene un poco más de miedo

que hace ocho o diez años donde había menos miedo.

No pienso que esté todo conseguido, ni de lejos.

Es una cosa

con la que suelo tener bastantes discusiones

con compañeros de trabajo,

o con personas con las que me relaciono en el día a día.

Mientras siga habiendo rechazo,

hay que seguir luchando, ¿no?

Son personas que claro,

tienen sus dos o tres amigos gais, o amigas lesbianas,

o tiene una amiga que tiene un hijo transgénero

y lo ha aceptado genial y dice: "¿de qué se quejan? lo tienen todo".

Esto viene del desconocimiento.

Una persona que no es trans y es heterosexual

no vive en nuestra piel, no sabe los miles de momentos

en los que sufrimos opresión, en los que sufrimos LGTB fobia.

Porque son cosas pequeñas en el día a día,

que te van mermando.

Que no te hagan comentarios en una comida familiar,

que tus amigas, por ejemplo, no te digan,

¿pero no estarías mejor con un chico?

¿No disfrutarías más?

Yo he podido vivir en cierta paz y armonía,

con mi orientación sexual, con mis padres,

es gracias a que muchos de los activistas

han luchado por eso, ¿no?

Si no escuchamos a toda esta gente,

si no les agradecemos también lo que han hecho,

es que estamos totalmente perdidos.

#Te quiero libre como el viento

como la fe del hombre

y como el canto.

Al viento#

Primero fue la urgencia

de combatir la ley de peligrosidad social.

La conseguimos.

Después la urgencia

de la legalización de las asociaciones,

vale, lo conseguimos.

Después fue la urgencia de vencer al SIDA,

superamos simplemente

superamos aquel espantoso bache.

Lo superamos.

Después fue la urgencia de las leyes de parejas,

luego del matrimonio igualitario,

ahora la urgencia

de la necesidad de la igualdad real.

Pero, es como que nos faltara pararnos y pensar.

Hemos dejado atrás muchos aspectos de la reivindicación LGTB

por culpa del discurso de las urgencias.

Entre todos ellos,

uno de los que más posiblemente sea urgente ahora mismo,

es la cuestión de los mayores LGTB.

Esa gente que estuvo en su día

reivindicando y empezando la revolución sexual,

a día de hoy tiene una problemática específica

que hay que empezar a responder adecuadamente.

Los mayores no están en el movimiento.

Eso nos tiene que hacer reflexionar a todo el colectivo,

de qué es lo que queremos para el futuro, ¿no?

Porque si no hemos sido capaces de reconocer nuestro pasado,

¿cómo vamos a construir nuestro futuro?

Tenemos una deuda pendiente con ellos y con ellas, sí,

y un trabajo por hacer.

Nosotras también nos vamos a hacer mayores.

Es terrible la situación de los mayores LGTB

porque tienes una pareja, y quieres ir a una residencia,

básicamente tendrás que meterte en el armario.

Entras a convivir con esas personas

que de pequeño, de joven, de adulto,

se han estado metiendo contigo.

Son tus agresores.

Les separan y les dicen: a ti te ponemos en esta habitación

la otra persona tiene que ir a otro edificio,

y dice, "no, no, si es mi pareja"

o es que yo quiero estar con ella, o con él, ¿no?

Decía una amiga mayor nos comentaba un día

que se está admitiendo la lesbofobia,

ahora como mujeres mayores

que hacía años que no habían vuelto a vivir.

Tenemos derechos a ser cuidados,

y a vivir felices.

Porque no nos ha tocado,

ha sido un momento de la historia que nos ha tocado la parte peor,

bueno, pues la última, que nos toque una parte más aceptable.

Tú desde tu posición en tu canal del youtube

yo desde la Asociación de Expresos Sociales,

si divulgamos y damos a conocer nuestras situaciones,

seguro que la sociedad lo asumirá

y lo aceptará muchísimo más de lo que hoy lo acepta.

Contestación al artículo del señor Vila:

"Estas señoritas y señoritos que usted dice

vio dificultosamente corriendo Ramblas abajo,

sufrieron una de las más fuertes represiones policiales

de los últimos tiempos.

Estas miles de señoritas y señoritos,

tuvieron la suficiente voluntad formas, orgullo y pares de huevos

como para enfrentarse a todas las verdades oficiales

de enfrentarse a su propio miedo.

Ese es el sentido profundo de la manifestación del domingo,

ganar la libertad.

La del homosexual y la de todos.

Incluida la suya, señor Vila.

Pero también hay muchos cada día

más que irán comprendiendo que la libertad

es una y para todos, o no es".

Yo fui con cuatro amigos que eran muy normativos físicamente,

eran muy guapos,

eran socialmente masculinos, etc.

Y yo simplemente llevaba una gorra, mi pintalabios y mis aros,

y, por ejemplo, en un bar que era de hombres, solo para hombres,

no me dejaron entrar porque llevaba pintalabios y llevaba pendientes.

Yo no quiero que me discriminen por llevar unos pendientes.

Nosotrxs Somos - Episodio 1: Amarillo. Peligrosos y enfermos - Ver ahora

Nosotrxs somos es una serie documental imprescindible para entender el movimiento LGTBIQ+ en España a largo cuatro décadas. A través de siete capítulos, recorre la historia del colectivo en España, desde principios de la década de los 70 hasta la actualidad. Dos generaciones, una conversación, seis colores y una bandera para documentar una lucha por la igualdad.

El título de la serie hace referencia a la frase ‘Nosotros/as no tenemos miedo, nosotros/as somos’, el lema utilizado en la primera manifestación del colectivo LGTB de España, en 1977. Un viaje de la mano de los protagonistas de esa historia: desde históricos del colectivo como Armand de Fluvià y Jordi Petit, hasta el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, Javier Ambrossi y Javier Calvo, así como jóvenes youtubers e influencers como Jedet, The Tripletz, Gominuke Tigrillo, entre otros.

Selfie de José Luis R. Zapatero y Los Javis tve

En la serie han colaborado muchas de las asociaciones y colectivos LGTBI de España, como Cogam, FELGTB, Casal Lamba, Lamba Valencia, Arcopolis o Fundación Triángulo.

Nosotrxs Somos - Así fue la primera manifestación LGTBI en España en 1977

Es un formato de producción propia de RTVE Digital para Playz, dirigido por César Vallejo, con realización de Bárbara Mateos, guion de Paco Tomás y Rafael Lobo, y asesoría de los historiadores Ramón Martínez Gracia Trujillo.

Tierra firme (2017)

Reparto: Oona Chaplin, Oona Chaplin, David Verdaguer y Geraldine Chaplin.

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - Tierra firme - Ver ahora
Transcripción completa

("Dirty Old Town")

# I found my love

# by the gas works wall,

# dreamed a dream

# by the old canal,

# I kissed my girl

# by the factory wall,

# dirty old town,

# dirty old town.

# I heard a siren

# from the docks,

# saw a train set the night on fire,

# I smelled the spring on the smoky wind.

# Dirty old town,

# dirty old town.

# Clouds are drifting # across the moon,

# cats are prowling

# on their beat,

# spring's a girl

# in a street at night.

# Dirty old town,

# dirty old town... #

(Silbido de "Dirty Old Town")

("Dirty Old Town")

(Fin de música)

Ya está, amor. Ya es bastante profundo.

Esperad, esperad.

No lo hemos despedido como tocaba.

No me mires así, Kat.

Enciende tú las velas.

Así el pequeño Chorizo tendrá una buena reencarnación.

Om...

Om...

(CARRASPEA) Om...

Om... Om...

# Proteged y guiad al pequeño Chorizo

# en su viaje. #

Mantenedlo apartado del miedo

y liberadlo para que no se aferre a esta vida.

# "Namasté". #

(CANTA EN OTRO IDIOMA) Por favor...

Su espíritu...

se ha elevado.

¡Chorizo!

(EMOCIONADA) ¡Qué bonito!

Está aquí.

Amor mío.

Ah, no llores. Dame un beso.

Beso.

Beso. Beso. Cállate.

Beso.

(RÍE)

¿Qué, qué vas a hacer?

¿Qué haces?

¿Ahora quién es la que...? ¿Qué vas a hacer?

Ya sabes lo que voy a hacer.

Pero tu madre... Estamos en su jardín.

Sí.

Al lado de un gato muerto.

Sigue hablando.

Ya no eres tan valiente, ¿eh? No.

Joder. Joder. Joder.

Joder...

Amor, solo una noche. Una noche.

Una noche y luego, si quieres que se vaya,

podemos llamar, a ver si...

Vaya. No sé quién lo querría, pero es un invitado interesante.

Mujeres "heteros", descartado. ¡Qué tío!

¿Recuerdas lo que le hizo a Matilda? La madre que lo parió.

El problema es que, si se queda una noche, se va a quedar

las dos semanas y eso sería...

Eh, eh, eh.

¿Chorizo? ¿Estás bien? Ajá.

Será triste no verlo cuando lleguemos al barco,

pero podemos tener otro gato.

Vale. Pasamos de gato.

¿Para qué tener otro gato, no?

¿Un perro? Me encantan.

¿Una cabra? La podemos ordeñar. Hecho. ¿Gallinas?

¿Qué?

Otra vez esa mirada. ¿Lo ves?

Esa mirada de “se supone que tengo que saber lo que piensas,

pero no sé qué es”. ¿Qué? Dime. Por favor.

¿De verdad?

Bueno, quizá no estoy muy lúcida. No lo sé. Es sobre lo que...

No. Sé que sabes exactamente lo que pienso.

Vale, no hace falta que compremos otro animal.

Oh, no, no quiero comprar nada.

No es eso. ¿Has visto lo que ha hecho mi madre por nuestro gato?

No veas. Sí. Ha sido...

¿Has visto hasta qué punto llega la locura de esta mujer?

Es un genio. Hacerte decir “om”.

Conseguir que tú dijeras “om”.

Dilo.

No.

Es única, una mujer increíble. Una fuera de serie.

Y la cuestión es que yo...

Quiero que mis hijos conozcan a esta mujer.

Quiero que mis hijos la conozcan y que cuando les hable de ella

sepan cómo es esta “loca maravillosa”.

¿Y...?

Eo... ¿Qué...?

Ya hemos tenido esta conversación muchas veces.

Sí.

Joder.

(Tren pasando)

(RÍE Y CHILLA) ¡Ah!

Eres gilipollas.

Gilipollas.

(RÍE)

Dile a Ian que eso va al revés.

Se pone así. Con plantas dentro, se pone.

Es que se está volviendo más hípster

y la idea, ¿no?, para atraer más clientes.

Pero esto ¿qué mierda es? Un cenicero.

Bueno, pero también funciona de cenicero

si lo pones con una planta y lo apagas. Yo en casa lo hago.

No. Les hablo a las plantas,

pero se mueren porque apago los cigarros.

Creo que funciona. Queda como rústico.

Sí. London Rustique.

También funciona un niño con la boca abierta,

pero no es un cenicero.

No... Joder, te he echado de menos. (RÍE)

Pero esto, tío, es muy feo.

O sea, te lo tengo que decir. Es muy feo.

Es como... ¿Qué es? ¿Cómo? ¿Por qué?

Muy bien. Es como un "parking" de un coño, ¿no?

Como... ahí. “Por favor, por favor, pónmelo ahí”.

Pero ¿ligas con esto? Claro, evidentemente.

Ah. Con gente invidente.

(RÍE)

Pero es que ¿de dónde sacas a estas mujeres?

Pues de la ONCE. A ver, va, siete de...

¿Son ciegas? Claro.

Perfecto. Evidentemente.

Esto es braille.

Braille para todo.

Yo también te echaba de menos. Te echaba de menos.

Ah, ¿qué es más gracioso que un niño muerto?

¿Qué? Un niño muerto vestido de payaso.

(RÍEN) ¡Joder!

(RÍE) Es bueno. (RÍE) Es muy...

Joder. (RÍE)

Joder. Joder. (RÍE)

¿Te gusta mi sombrero? ¡Ta!

Y este, ¿te gusta?

¡Eh!

¿Eh? ¿Qué? ¿Eh?

Hola, Roger.

¡Ah! (RÍE)

Mucho mejor.

¡Joder, qué guapa estás!

Pelota.

¿Qué es esto?

A ver.

Es... Es un bigote. (RÍE)

Ah. ¿No te gusta?

No entiendo lo que es. Venga.

¿Es un bigote o una barba? Es raro. ¿Qué es eso?

Es horrible. Cállate.

Ven aquí. Di que te gusta. ¡Dilo! Suéltame.

¡Sí, sí, me gusta! ¡Que me doy con la cabeza!

Ah, perdona. Uf.

No puedo imaginar qué seria ser tu novia.

Ni tú ni nadie. Yo te mato.

¿Quieres comer algo? ¿Comida inglesa? No, gracias.

(RÍE)

¿Y qué? ¿No vas a comer durante dos semanas?

Es posible.

¿Y unos huevos escoceses? Te gustan, lo sé.

Porque son escoceses, no ingleses.

Vas a ser un invitado muy difícil. (RÍE)

No os preocupéis por mí. Eh...

mañana buscaré un albergue.

¿Pero qué dices? Tú te quedas aquí con nosotras.

Vale, vale.

Tranquila. Ya veremos.

Te he traído un regalo de cumpleaños.

Oh, qué detalle. Abro una, ¿vale?

Sí. Sí, bébete mi regalo de cumpleaños.

(RÍE) Ya te compraré otro regalo.

¿Dónde está el...? Tranquilo. No hace falta. Tengo...

Estoy cansada.

Para brindar. Un poco. Es muy bueno.

Cariño, es buenísimo. Es muy bueno, este vino.

Sí. Amor, es muy bueno.

Es de "duty free". De “dutifrí”. ¿Lo conoces?

Es una región, un pueblecito del norte de España.

(RÍE A CARCAJADAS)

(CANTA EBRIA A VOZ EN GRITO)

(Canción de Chavela Vargas)

Venga, hombre.

(Risas)

Cariño, cariño. ¿Qué?

(AMBOS RÍEN)

¿Qué estáis bebiendo?

Ven, amor mío. ¿Qué canción estabas cantando?

¿Qué es? Buenas noches, amor mío.

Whisky.

Pero ¿en qué canta? Porque no se entendía nada.

No se entiende. No se entiende.

Es otra lengua. Lengua etílica. No hablo en otra lengua.

Yo debería entenderla. Estoy hablando...

No sé por qué no me entiendes si estoy hablando...

Di “verde”. Di “azul”. ¡Duende!

Di... No... Lo he dicho.

(Inner Circle, "Sweat")

¡Sí! ¡Sí!

¡Sí! Sí...

Me lo temía.

# Standing across the room I saw you smile.

# Said I wanna talk to you for a little while.

# But before I make my move, my emotions start running wild.

# My tongue gets tired and that's no lie.

# I'm looking in your eyes.

# I'm looking in your big brown eyes.

# And I've got this to say to you. # ¡Hey!

# Girl, I wanna make you sweat.

# Sweat till you can't sweat no more.

# And if you cry out,

# I'm gonna push it some more.

# Girl, I want to make you sweat.

# Sweat till you can't sweat no more.

# And if you cry out,

# I'm gonna push it, push it, push it some more. #

¡Por todas partes! ¡Mariposas!

Oh... Voy a por agua.

Tranquila. Estoy aquí, estoy aquí. Ya está.

Este pelo, este pelo tan bonito. Este pelo.

Así.

¿Estás bien? ¿Sí? Agua.

¡Lo has metido todo dentro del cubo! Bien...

Qué asco. Sí.

Toma, el agua.

(HACE GÁRGARAS)

Sí, así. Muy bien.

Sí.

Demasiado tequila.

Ahora huele a tequila.

(LE DA BESOS)

Amor mío, ¿estás bien?

¿Sí?

Embarazada estaría supersexi.

(RÍE A CARCAJADAS) Seguro.

Tendría unas tetas enormes.

Amor mío, me encantan las tetas que tienes.

Tienen el tamaño perfecto. Mira cómo encajan en mi mano.

No, pero ¿sabes qué haría? ¿Qué?

Te dejaría que chuparas la leche.

Claro. (SE RELAME)

¿No? (SE RELAME) Ah...

No lo entiendo. Ah...

¿No eras una pervertida? No lo entiendo.

Ya, y lo soy. Pero, no, a mí las embarazadas

es que no me ponen. Cero. Cero. ¿No? ¿Para ti son sexis?

No lo sé. Nunca me he tirado a una embarazada,

pero... eh... No lo sé. Pero te la tirarías.

Sí, claro, sí. ¡Vaya! ¿A este se lo preguntas?

El hombre que se follaría a cualquier cosa viva con un agujero

aunque fuese u...

Déjame. ¡Déjame! ¡Ah! ¡Ah! (GRITA) ¡Ah!

(RÍE)

No estoy bromeando. Quiero un hijo. Amor, vivimos en un barco.

Ya lo sé. Hay muchos niños que viven en barcos.

¿Sí? ¿Los has visto? No, quédate.

No te vayas. ¿Hablas del tío que tiene

dos hijos, un perro y un loro? Sí.

¿Dónde lo metemos? Ah, mira, en el lavabo.

Dime, ¿dónde lo meterías? Aquí.

Aquí. Pero los niños crecen.

No paran de crecer. No se quedan pequeños como un cerdito.

Van, van creciendo. Sí.

Pues... ¿Qué?

Haríamos que se quedara pequeño.

Crecen, tienen que ir al colegio, estudiar mates...

¿Y un niño bonsái? Crecen.

Creo que tener un hijo es narcisista.

Es como querer mini-mini versiones de tu careto corriendo por ahí.

Es muy narcisista. Es verdad.

¿Es narcisista anteponer les necesidades de otra persona

a las tuyas? Tener un hijo es egoísta.

Hay un cierto narcisismo. Estoy de acuerdo.

Es egoísta a tope, sí. Esto no se aguanta.

Tenemos que, joder...

Tenemos que procrear por el bien de la humanidad.

La humanidad ya va tirando.

No hace falta que tu vagina lo empeore todo.

No. Te lo aseguro.

No. Sí.

Porque los putos fundamentalistas y los homófobos

también tienen hijos. Es verdad.

Ya. Pero ¿por qué lo dices?

Y por eso tenemos que parir personas tolerantes

y maravillosas como nosotras que puedan,

con mi vagina, para poderlo...

Eso es verdad. ...equilibrar.

¿Qué coño? Estáis fatal.

No. Pero ¿por qué te da tanto miedo? Ven. Todo irá bien.

Claro.

Oye, ahora no puedo hablar de esto.

Nunca quieres hablar de esto. No. Tienes razón. No quiero.

No. Pues yo sí quiero hablar. No quiero hablar.

Yo sí quiero hablar de esto.

Quieres que nos peleemos. ¡No, no quiero que nos peleemos!

¿Vale?

Aquí el tema es...

¿Sí? ...si quieres

que lo probemos.

¿Te imaginas que lo hacemos, amor?

Ah... ¿Lo hacemos?

(RÍE IRÓNICA) Me enc... me encantaría verlo.

Sería de puta madre. Ya.

Sí. Amor mío.

Amor mío. Amor mío.

¿Lo harías con él? Nos podría dar sus pececitos.

Es magnífico. ¿Por qué no se me había ocurrido? Nunca. Qué fuerte.

A mí, tampoco. Así... ¿Lo harías? ¿Lo harías?

Sí. ¡Sí! ¡Oh, Dios mío!

(Campanilla)

(Campanilla)

Hola. Este es tu despertar espiritual.

Buen... día.

Buen... Buen...

Ding, ding, ding, ding, ding, ding, ding...

Te has curado de todos tus traumas de vidas pasadas.

Tren con destino a Mordor, salida inmediata.

(RÍE) No, por favor. Para. Para, amor mío.

Encomiendo a Vishnu y a Ganesha y a Shakti y a Shiva...

A la mierda Vishnu, Ganesha. Que te ayuden a superar la resaca...

Que te llenen de felicidad en esta preciosa mañana.

Esta mañana preciosa.

(RÍE A CARCAJADAS) Hostia.

Joder.

¡Para! ¡Parad! ¡Parad, por favor, tíos!

¡Hostia! No, no, no!

¿Dónde está el ibuprofeno?

En el botiquín, amor.

En el sitio donde se guardan todas las medicinas.

En el botiquín, amor. Allí. Ibuprofen-om.

Allí. Vale. Vale, vale, vale.

Vaya mierda, joder. Om...

(CANTURREA) Lesbiana cabreada a bordo.

Todos en alerta roja. (RÍE)

A ver, ¿tienes algún psicópata en la familia?

Sí, mi madre.

Vale.

¿Y también alguna enfermedad, como diabetes?

No. ¿Tener un herpes cuenta? Me salió un herpes “de la polla."

Amor, ¿esto es para mí? Sí, amor mío.

Será “en la polla”.

Sí, ya. Más preguntas.

Eh...

Ah, ¿cáncer?

Ah...

No. Aún no, aún no.

Muy bien.

¿Qué más? A ver, ¿gemelos?

¿Gemelos? ¿Cómo gemelos? Gemelos.

Que si habéis tenido gemelos en la familia.

Ah, sí.

Eh. (CARRASPEA)

Ayer íbamos borrachos, ¿no?

Sí, íbamos borrachos. Yo iba borracha.

Iba borracha.

¿No? (RÍE) ¿Pues qué pasa aquí?

Pues pasa lo que pasa cuando dices que sí a algo.

No sé lo que me digo cuando me emborracho.

Eh, ahora no me jodas con esto.

Que yo... ¡No me digas que la estoy jodiendo!

Pero es que...

Es que es un salto muy bestia de repente.

Joder, tío, fue un sí de borrachera.

Me emborracho,

una resaca de puta madre cuando me despierto

y estáis hablando de cáncer y gemelos.

¿Quién quiere despertarse con cáncer y gemelos? Nadie.

Buen nombre para un pub: “Cáncer y gemelos”.

Es un nombre horrible para un pub.

Fue un sí de borrachera, pero fue un sí.

La gente dice que sí a todo cuando se emborracha,

por eso se arrepienten al día siguiente.

Una vez dejé que un tío me la metiera en la boca.

¿Fue una buena idea? Creo que no.

Vaya. No, no lo fue. En absoluto.

Oye.

Es de locos.

No, pero espera.

¿Quieres hablar?

(JADEA)

Júrame que no habíais hablado de esto antes.

Te lo juro. ¿Nunca?

Nunca. Pues, ¿para qué le sigues el juego?

Me ha parecido un buen juego.

No es un juego. Es para el resto de tu puta vida.

Para una vida juntos, como cuando estábamos en Barcelona.

Sabía que lo teníais planeado, joder.

¡Pero que esto no estaba planeado, imbécil!

¡Que esto no va de ti!

Gilipollas.

Gilipollas.

¿Eva?

¿Eva?

(LLORA)

Eh, eh, eh.

Eh, eh.

Eh, eh.

Vale.

¿Pararás de llorar...

si lo intentamos?

¿Me lo prometes? Basta de llorar.

Ni con las pelis.

¿Me lo prometes? Me dejas muy triste.

Nunca te había visto así, amor mío.

¿En serio?

¿Lo dices en serio? Sí.

Vale. ¿Me dejas llorar? No.

¿Un poco? ¿Llorar de alegría? No, no, por favor. No llores.

Sí. Lo siento. No mires. Para, amor, por favor.

No mires. (LLORA DESCONSOLADA)

¿Quieres un té? No. Sí.

¿Te traigo un té? No, espera.

¿Lo dices en serio?

¿En serio?

Sí.

Sí.

Para de llorar. Amor mío, tengo mocos.

Para, por favor, de llorar. Vale.

Para de llorar, amor.

Ya paro. Ya paro. ¿Sí?

Te lo pido por favor. Sí, ya paro.

(RÍE)

¿Me... me dejas tu móvil, por favor?

Claro. ¿Qué pasa? ¿Quieres pedirle consejo al Chacho?

Vale.

¿Para qué querrá mi móvil?

(Gemidos)

Mierda...

(Golpes en lavabo)

Este nos deja el lavabo hecho polvo. Estará haciendo el pino.

Puta mierda.

(JADEA)

Un poco más. Una gotita más.

Ya está.

Dale un golpecito.

Así.

Es raro.

Ya está.

¿Preparada? Sí.

Preparado.

Bueno, vamos.

¿Adónde vas tú? ¿Adónde vas? Tengo curiosidad.

¿Curiosidad? ¡Sí, hombre! Tú te quedas aquí, tío.

Por favor... ¡Que no, joder!

Solo quiero ver “la cosa” cuando pasa.

¡No me toques los ovarios, joder! Vete ahora mismo, por favor.

Vale, me voy. Vete al supermercado.

Hola.

¿Me ayudas a quitarme las bragas?

Siempre.

¿Preparada? Ajá.

Oh. No. Va bien. Va bien. Va bien.

¿Bien? ¿Sí? Vale. Sí.

Vale.

(GIME)

(RÍE) Me da una cosa...

Sí.

Ya está.

"¿Ya está dentro?". Oh...

¿Kat?

¡Sí, está dentro!

¿Y ahora qué pasa?

Ahora, mamá quiere un orgasmo.

Porque ayuda a que...

Ayuda a que el cérvix absorba el...

el... Eso.

Para que llegue a su destino.

Venga, amor.

Que se joda. Sí, que se joda.

Que se joda.

Que se joda. Vale.

Hazme correr.

Hazme correr, amor.

(Jadeos, gemidos)

(Gemidos)

No hace falta que envíes dinero para el niño.

Pero quiero hacerlo.

¿Cómo pagarás el barco?

Venderé la casa de mis abuelos y montaré...

Montaré algo por aquí.

¿Hay algún problema para que me quede o...?

Oh. ¿Algún problema? Sí.

No. A ver, no serás el padre legal, o sea que no...

Ya, ya. No. Ya, ya, ya, ya.

Bueno, no era parte del plan. Ya, ya.

Eh, ¿sabías que si no mueves el barco durante dos semanas,

se lo llevan? Te dejan sin casa. ¿Lo sabías?

¿Y cómo se enteran? Hay agentes que lo controlan.

Pero, amor, primero te envían una notificación. Te avisan.

Sí. Sí.

Lo que quiero decir es que no será fácil. Es un gran paso.

Eva. Yo no quiero, no quiero... ¿Cómo lo diría?

Molestar. No quiero molestaros.

Lo entiendo. Es...

Es importante para mí

que estés de acuerdo con... con lo que he decidido.

Claro.

¿Qué me parece que compres un barco?

No te pases, amor.

Sí, me parece bien.

Vale.

Amor, el cabo. Ah, sí.

¿Subo por el otro lado?

¡Venga, esmirriao'!

¡Tira! ¡Que tú puedes! Si lo puede hacer ella,

lo puedes hacer tú. Pero puede ella.

Es que es muy fuerte y muy sexi.

Mírala. Tienes que ayudarlo. No sabe.

Suavemente, como si fuera una mujer.

¿Quieres hacer el otro? Muchísimas gracias.

Escuchad, tendríamos que hacer...

como una ceremonia de iniciación.

Propongo que hoy vacíes tú la mierda.

Tía, siempre te escaqueas, amor mío.

Tú calla. ¿Y cómo se hace?

Yo te enseño.

Esto te va a encantar. (RÍE)

¡Cómo pesa la mierda, tío! ¿Todo esto es mierda?

¡Tatán!

Va. Mira. A ver.

Haces así.

Sí.

Abres esto. Abres esto. Sí.

Vale.

Ahí.

¡Oh! ¡Qué aroma, la mierda de Eva!

¡Qué bueno! ¡Me encanta, amor mío! ¡Huele a flores!

Mmmm. Huele a lavanda y pachulí.

Y tiene una nota de quínoa.

Nuestra patata es vuestra patata. ¿Quiere una?

Eh, no, gracias. ¿No?

Nuestra patata es vuestra patata.

Ah, qué bien. Sí, para usted.

¿Gratis? Sí.

Gracias. De nada. Toda tuya.

Que tengan un buen día.

Creo que te conozco.

¡Qué truco más viejo! Ya.

La gracia de los trucos es que aunque sean trucos, funcionan.

Estás muy seguro de ti mismo. Bueno.

Creo en la magia, ¿sabes?

Ya. Pues buena suerte.

¡Joder! ¿Te has hecho daño?

(CHICO) ¿Estás bien? ¿Te ayudo?

Estoy bien. Estoy bien.

Muy gracioso. ¿Sí?

Hueles a coño. Es que no había jabón.

Guau. Felicidades, preciosa.

Gracias. Te presento a mi madre, Germaine. Este es Roger.

Ah, oh, vaya. Hola.

Oh, eres preciosa. Oh.

Sí. Eres como una versión en mayor de Eva.

Pero guapa. Quiero decir,

las dos sois muy guapas. La madre y la hija.

Preciosas.

Muy bien. A cenar. Tío, te dije a las 19:00.

Ya estoy cenando, o sea que tranqui.

Qué hambre tengo. ¿Te pongo vino?

¡No! ¡Oh!

¡No, en la vela, no! Necesito gafas.

Salud. Ah, no... Eh, ¿dónde...?

Qué gracioso. Feliz cumpleaños, hija.

Salud. Pachamama.

¡Oh!

Salud. Salud.

Y... y... y por el nuevo miembro de nuestra familia.

Sí.

Por un hombre joven y guapo.

Bueno... Y español.

Aún no sabemos si será chico. A mí me gustaría una chica.

¡Ay!

Ah, vale.

Vale, lo siento.

Lo siento, creía que sabía la noticia.

¿Te gustan las chicas? Me gustan las chicas.

Pero, perdón. No tendría que haberlo dicho.

¿La noticia? ¿Qué... qué noticia? Sí, claro, claro. Díselo, díselo.

Una buena noticia.

Mamá,

vamos a...

tener un hijo.

Digamos que lo estamos intentando.

¡Bien! (RÍE)

Madre mía. Madre mía. Ponme más vino, tío.

No paras de beber.

Oh, nena. Oh, oh, mamá.

Oh, nena. Kat. Oh, qué alegría. Sí.

Oh.

¿Y quién, quién lo va a tener?

Yo. Ah.

Mi pequeña...

Tú, no. Tú, también. A las dos. A las dos.

A mí me gusta mi vagina. Perdón. Tengo semen para las dos.

Y felicítalo también a él. Porque será el padre, es el...

donante. ¿Donante?

Ajá. Sí, nos está ayudando. Sí. ¿De qué? ¿De semen?

Ajá. Ajá.

¿Qué? Soy un semental.

(KAT Y EVA RÍEN) Sí. Soy el... Sí. Sí.

¿Tú serás el padre? Sí.

Espero. Bueno, Roger no vivirá con nosotros.

No, estoy aquí para poner mis pececitos.

Para poner tus... ¿qué?

Mi... mi semen. ¡Ah! Sí, claro, sí.

Sí. Nosotras criaremos al niño.

Ajá. Tenemos...

un contrato.

¿Un contrato? Sí, así todo es legal.

Todo está claro. ¿Me entiendes?

¿Qué es lo que está claro?

Eh, el tipo de...

Mejor explícaselo tú. Es, sí, es un...

Dice que nosotras tendremos la custodia del niño

y que él tendrá derecho a verlo y todo eso.

Ya. Pero me gustaría saber cómo te sientes

dando vida a un hijo que no criarás tú.

Espera, mamá, no se trata de... No, calla.

Es una buena pregunta.

Bueno, eh...

Me alegro de poder ayudarlas y...

me alegro de hacerlo.

Sí, pero ¿cómo te sientes?

Sí. Me quedaré aquí por el niño.

Y formaré parte de su vida. Me adaptaré.

¿Y nuestros sentimientos?

¿Y no sería más fácil buscar un donante anónimo?

Para el niño, no. Os puedo pagar la clínica.

Ni hablar. Sí. Os la pago yo. No hay...

De verdad, no hace falta.

No, no. Págame a mí. No, que no.

De acuerdo. No os diré lo que tenéis que hacer.

Lo has dicho. Estoy preocupada.

No... Vosotras no tenéis un trabajo estable.

Ah, Kat tiene dos trabajos.

Cada vez más barcos por restaurar. Yo trabajo y...

No me malinterpretéis. Creo que tener hijos es maravilloso,

que todo el mundo debería tenerlos. Y me encantará ser abuela.

Pero es que todo esto es tan complicado.

Ya os he explicado alguna vez que vivíamos en comunas,

en los años 70. Guau.

Y os aseguro que no era todo llevar flores en el pelo y...

Quien más quien menos,

todos tenían piojos púbicos.

Ladillas. ¿Sabéis qué son? Ladillas. Todo el mundo tenía.

Era tan asqueroso...

Iban saltando de unos genitales a los otros.

Y todos se rascaban y tenían todo de costras...

Era horrible. Pero lo que decía, lo que quería decir es...

que lo intentamos. Intentamos cambiar las cosas.

Nos esforzamos tanto...

Pero ¿sabéis? Al final, la vida es como es por una razón.

Y las familias son como son por una razón.

Con una persona es complicado. Con dos, también.

Pero ¿con tres personas? Os dirigís al desastre.

Sois una generación de hipócritas de mierda.

Siempre lo mismo, recordando cómo era intentar hacer cosas,

intentar cambiar las cosas. Pero, en realidad,

os disteis cuenta de que no podíais cambiar nada

y acabasteis siendo unos putos directores de museo

o militando en algún partido reformista

y, claro, os encanta explicar cómo era París en el 68,

Pero me cago en la puta, ¿sabes cuál es la verdad?

Os gustaba ser rebeldes,

pero siempre supisteis que al final os conformaríais.

Total, ahora, dos mujeres pueden formar una familia,

pero siempre, siempre que nos reproduzcamos

exactamente como han hecho siempre los heteros.

Eso es lo que has dicho, ¿no?

¿No? Formad una buena familia que gane pasta

porque lo más importante es la puta pasta en una familia.

Para que este absurdo sistema genere mucha más pasta.

Mira ¿sabes qué? A la mierda, Germaine.

Lo siento, amor. Te quiero. Te quiero mucho.

Eres una mujer increíble. Eres como una madre para mí.

Y ojalá hubiera tenido una madre así.

Pero francamente, esto es pura hipocresía.

Kat,

te quiero.

Kat, te quiero.

Kat.

Amor mío. Te quiero, mamá.

Pachamama.

No, no, no. No lo tires. Bueno.

Ya lo limpiaremos. Da igual. Pachamama.

¿Pachamama? Sí. Por la Tierra. Todos.

Te quiero. Kat, Pachamama.

¿Traes barniz? Es mi habitación.

Y las figuras.

Ajá.

Ajá.

Ajá.

Ajá.

¡Eh!

¡Sí! ¡Ya lo tenéis! ¡Sí!

Lo habéis conseguido.

Una cosa, y esto es importante: no la puedes soltar.

No, ya. No la sueltes.

Se me escapa de las manos. Se me resbala.

Ahora no te suelto.

No me sueltes. -No.

¿Lo intentamos? Otra vez.

Sí. ¿Qué paso? -Básico. ¿No?

Básico. -Sí. Ya.

Eh, continuad ensayando.

Yo voy a... Vuelvo enseguida, ¿de acuerdo?

Gracias. (MUJER) De nada.

¡Fuera! ¡No, no, no!

¡Fuera! (RÍE)

Tengo que hacer la cama para mi amante de los martes.

Tienes que irte.

Oh... ¡Vaya!

Alguien se ha despertado.

La tienes dura. Sí, lo siento.

Mientras te estaba ahogando. Puto pervertido.

Y te gusta.

No. No me va el rollo S&M, gracias.

¿M&M?

Oye, ¿sabes qué? Tu coño sabe a chocolate.

¿Que mi coño sabe a chocolate? Ajá.

Un poco, sí. Ah, déjame pensar.

¿De dónde habrás sacado esa idea?

¿Qué? De tu coño.

¿De mi coño? Sí.

O sea, que sepa a chocolate, ¿no será porque soy un poco negra?

¡No! ¡Sí!

¡No! ¡Eres un racista de mierda!

¡Como el cabrón de Hitler! Tengo un Hitler en la cama.

No. Será mejor que te largues.

Ha sido un malentendido. Fuera, venga.

Has perdido todos los privilegios. Fuera, fuera.

No, no, no. No compartiré cama con un niño.

Vaya pervertida.

¿Yo, pervertida? Sí.

Suéltame, koala. ¡Suéltame! ¡Ah!

Escucha, ¿qué prefieres? ¿Tirarte pedos?

Pedos, tirarte pedos, ¿no? Todo el día.

Pero no hueles la peste. Los demás, sí. Pero tú, no. ¿Vale?

O, eh, no tirarte pedos, pero oler a pedo todo el puto día.

¡Qué fácil! ¿Sí?

Claro. Creo que sí.

Creo que tú escogerías oler a mierda todo el día.

¡Ay! (RÍE) ¡Oh! ¿Estás bien?

Sí. Pobre.

Estoy bien. Oh. (RÍE)

Cuidado, cuidado. Ya voy con cuidado. ¡Hola!

Hola. Eh... ¿Qué tal?

¿Os acordáis? Jinx. Hola.

Nos conocimos el otro día. ¿Qué?

¿Qué?

Mierda.

Mierda, lo olvidé. Perdón. Eh...

Ya voy. Voy ahora mismo.

Yo... Joder. Disculpad.

¿Quieres que me vaya? Si...

(Puerta abriéndose)

¿Quieres ayudarle? Ayudar ¿a qué?

¿No te lo ha dicho?

No.

¿Qué pasa? Queremos quedarnos embarazadas.

Con...

¡Qué fuerte!

(JADEA, GIME)

(JADEA, GIME)

El tío, cómo se corre. Qué fuerte.

Nos hemos acostumbrado.

(RESPIRA AGITADO, JADEA)

Ah...

(Puerta abriéndose)

Lo siento.

Eh. Yo... no sabía que lo tenía reservado.

Eh, me podrías haber avisado.

Sí.

Aún quedan dos días del ciclo. Lo siento, no, no...

Sí, no te disculpes.

Lo siento. Déjalo. Me siento estúpida.

Yo me voy.

¿Nos vemos luego?

Ah, bueno, tendrías que reservar el material para este proyecto

que tenéis entre manos. Sí, pero ¿y si vamos a...

cenar o a comer, un helado o...? No me gustan los helados.

Pues ¿chocolate? (RÍE)

¿Te ha molestado todo esto?

No.

No, es guay.

Disfruta.

Buena suerte. Adiós.

Adiós.

(Molly Drake, "Happiness")

# Happiness is like a bird with twenty wings,

# try to catch him as he flies.

# Happiness is like a bird that only sings

# when his head is in the skies.

# You can try to make him walk beside you,

# you can say the door is open wide

# if you grab at him,

# woe betide you... #

(Ruido del motor)

(Tren pasando)

(NIÑO) Mamá, has tardado mucho. (MADRE) Venga, vámonos a casa.

Toma. Gracias, guapa.

De nada. Los piropos para la señora, ¿eh?

Ella no me trata tan bien como tú. Me pregunto por qué.

Me gustan las mujeres fuertes. ¿No tenéis casa o qué?

Eh... No. -No. La verdad.

Eh.

¿Hoy no tenías que marcharte temprano?

No, tranquilo. Déjalo, ya lo hago yo, si quieres.

No. Sandra está mirando la tele.

Uno de sus programas favoritos. Ve con ella.

No es que me apetezca mucho. Hasta mañana.

Buenas noches. Buenas noches.

¡Eh!

(GRITA) ¡Eh!

Santa Claus, venga, despierta y lárgate.

Que los renos están cansados de esperarte. ¡Venga, ábrete!

Ah...

Ah...

(HOMBRE) ¿Eva Carrington? Sí.

Por fin. Acompáñeme, por favor.

Vamos.

No. Solo dos personas, por favor.

Vengan conmigo.

(DOCTORA) Esto está un poco frío.

Oh.

Lo siento. Tranquila. Ya está.

¿Es la eco de las ocho semanas? Nueve semanas.

De acuerdo. Creemos.

Enseguida le veremos.

A veces, cuando es tan reciente

hay que hacer una eco vaginal para verlo con detalle.

Mira.

Aquí está.

Parece una judía.

¿Le quieres oír el corazón?

De acuerdo.

(Latido muy rápido)

(Latido muy rápido)

(Latido muy rápido)

(Latido muy rápido)

¿Eso es la cara?

Tiene cara. (RÍE)

Tiene cara.

(Latido muy rápido)

Hola.

(Latido muy rápido)

¿Qué? ¿Qué?

A ver.

(NIÑO) Le va a explotar.

(Griterío de niños)

María, Eric, ¿jugamos al escondite? -¡Vienen los piratas!

-¡Soy un pirata! -¡Corre, corre!

(Griterío y risas)

Oh, Hala. Eh, ¿dónde estabas?

Que Dios os bendiga. Gracias.

Sálveme, hermana. Todos bien bendecidos.

Por favor. He pecado.

Oh, pecador, pecador, pecador. Perdonado.

¿Dónde está Farid? ¿Está por aquí?

-Hola. "C’est moi".

Genial.

Creí que había concurso de monjas.

Voy de musulmana. Mua.

Vaya, una musulmana que bebe vino. Muy bien.

Ah. ¿Esto es la antena del wifi?

Ja, ja. Soy un unicornio. ¡Ah!

Imbécil. ¿Me lo llenas, cariño?

Sí. A ver...

¿Y la protagonista?

¿Ves al monstruo? ¿La del disfraz de dinosaurio?

Allí. Ven. No puede ser.

Sí.

(A LA VEZ)

Ya me lo había dicho Eva. Amor mío.

¿Sí? ¿Vienes conmigo?

Eh, voy a mear. Vuelvo enseguida.

Después del pastel cogemos y nos vamos.

No quiero quedarme. ¿Vale? -Que sí. Vale. Tranquilo.

¿Me pones más, por favor?

Sí. A ver. Así.

Mucho mejor.

¿No ibas a mear?

¿Sabes? Es como que me necesita para todo.

(RÍE) ¿Me lo dices o me lo cuentas?

Martin ni siquiera se cepilla los dientes sin mí.

No te pases, joder, estoy aquí detrás.

Ya sé dónde estás. -No te pases.

-No te lo tomes así.

Oh, un juego de construcción.

(Griterío)

¿Te ayudo a construir algo?

¿Quieres ir con los otros niños?

Ve.

No te preocupes, guapa.

A esta edad no tienen manías. Son absolutamente claros.

Es bonito, ¿eh? Es un buen regalo.

Eh, lo llevaré dentro, ¿eh?

¡Eva!

Ven, ven.

¡Niños! Venid. Venid conmigo.

A ver, a ver.

Somos animales de la selva, ¿de acuerdo?

Ah, ¿quién es el mono?

¿Quién es el mono? ¡Yo!

¿Tú? A ver, haz el mono. ¡Uh, uh, uh!

Cómete un plátano.

Como un mono, ¿eh?

Uh, uh, uh, uh.

¡Increíble! Y raro. Y ahora... (NIÑA) ¡Yo! ¡Una rana!

¡Una rana! ¡Me encantan las ranas! Venga, hazlo.

Croac, croac, croac.

Eva hará el león, me sustituye a mí.

A ver cómo haces el león.

(NIÑO) No parece un león. (RONCA)

(NIÑA) Parece un cerdito.

Animales, ¿parece un león?

(NIÑOS) No, no. Qué va. No.

Hazlo tú. Hazlo tú.

(RUGE A PLENO PULMÓN) ¡Qué miedo!

(JADEA)

Mira. Este es más barato. Mira. Ya, 800 libras.

Sí, pero es más barato. Muy bien.

Y mira, se transforma. Es modular.

Sigues utilizándolo a medida que el niño crece.

¿Y acaba transformándose en un Prius?

Sí, es caro, sí.

Hola, ¿puedo ayudarlos en algo? Hola.

Hola. No.

Solo estamos mirando. Sí.

Sí. Están mirando.

Sí, mirando. Puede que nos guste más algo estilo vintage.

¿Vintage? Ajá.

Ya. ¿Es la primera vez que vienen? Ajá.

Ya. Sí. Sé que es un poco agobiante para las parejas

la primera vez que ven unos precios tan caros, pero...

No, pero... Para eso estamos aquí.

Nosotros... Para hacerlo un poco más fácil.

No somos... No hay más secreto

que planificar y querer lo mejor para su hijo.

(EVA Y ROGER) Ajá. -¿Su esposa lo habrá planificado?

Oh, mi marido

es el planificador de la familia.

Fantástico. Es el secretario del Ministerio

de Infraestructuras de España.

Sí.

Soy un planificador extraordinario.

No se me escapa nada.

Perfecto. Bien, yo les aconsejaría empezar

por un modelo un poco más pequeño. Genial.

Tenemos todo lo que necesitan.

Y... para... para cambiarle... para cambiarle el pañal...

¿Sí? Eh...

le podemos hacer como...

como una... mesa, pero colgarla fija en la pared

y como una barra, que se mueva. ¿Como una mesa plegable?

Exacto. Y así tendréis más espacio. Es cierto.

Sí, y... Buena idea.

Y aquí... ¿No? Pero esto...

O lo podemos poner aquí encima. Eso no lo necesitamos.

Lo ponemos aquí. No, yo... No.

Sí, quitamos toda esta mierda.

Vale. Y... ¡Oh!

Podemos vender todo esto.

Sí. Lo venderemos

y ganaremos algo. Exacto, sí.

Nueva vida. Espacio.

El piano. Podemos quitar el piano.

Fuera. No lo necesitamos. No.

Lo necesitáis porque tenéis...

tenéis que enseñar a... al niño a tocar el piano, que toque.

No... Sí, bueno, cuando sea... Sí, claro, por favor.

Espero que entonces ya vivamos en un...

Toca.

Vale, sí, sí, sí, sí, sí. Toca.

Dicen que es bueno para... para el niño.

A ver.

¿Sí?

No sé...

Tocaré la canción que más me gusta del mundo.

Guau. Bien.

¿Sí? Sí.

(Piano, "Oh, Susannah")

No está mal.

# No llores más por mí...

# Con mi banjo para ti. #

Muy bien. Sí.

Ahora toca tú. No.

Sí, toca y yo te sigo. No. No sé tocar. No sé.

Podemos tocar... eh...

Toca y yo te acompaño. Lo pillo.

Melodía intuitiva. Tú conmigo.

De acuerdo. A cuatro manos.

Cuatro manos, dos cabezas... Sí. Vale.

Cuatro pies. (RÍE)

Y una copa.

Vale. Venga.

(Nota de piano)

(Acorde de piano)

(Acordes de piano a cuatro manos)

(Acordes de piano)

(Notas de piano)

(Música de piano)

(Se detiene la música)

(Acordes de piano)

Creo que deberías irte.

¿Adónde?

A tu casa, a Barcelona.

No.

No.

Pero... ¿por qué?

Eh...

Roger, hoy ha sido perfecto. Sí.

Ha sido maravilloso. Sí, y divertido.

Muy divertido. Es exactamente lo que quiero.

¿Entonces...? Lo quiero con Kat.

Pero ella no lo quiere.

Lo siento, pero...

ella no lo quiere.

Ya, pero si tú estás aquí, no tiene que esforzarse.

(Nota grave de piano)

No es justo. No, ya lo sé, pero...

Es complicado, ¿sabes? No.

Es muy... Es... No lo es.

No es complicado. Sí que lo es.

Es una batalla, es una larga batalla que dura desde hace años.

Y me falta tan poco, tan poco, Roger. Casi casi estoy allí.

Ya. Tengo la sensación

de que Kat podría... Ajá.

...evolucionar. Sí, sí. Claro, claro.

Pero si estás aquí... Claro.

...no necesita ser responsable. Está claro.

Me necesitabas por las pajas,

y ahora: "Estoy embarazada. Tú vete, por favor".

Ya no pinto nada. Es así, ¿no? No.

No es eso lo que digo. Sí.

Es así. No.

No, no es eso lo que digo, de verdad.

Mira. Yo... Yo... Yo quiero tener a este niño.

Es... Es mi hijo también, y, joder, quiero tenerlo.

No, pero tú no eres el padre.

No se trataba de que lo fueras.

Ya.

Me necesitabas para convencer a Kat, ¿no?, y ahora está aquí.

Perdona.

(SUSURRA) ¿Estás despierta?

No, estoy durmiendo.

Tenía mucho trabajo.

¿Has visto el mensaje? Ajá.

Ian no se encontraba bien.

El muy capullo...

Me alegro mucho de que te preocupes tanto

por los sentimientos y la salud de tu jefe.

¿A qué viene esto?

¿Dónde has estado?

Por ahí.

Podrías haber avisado, ¿no?

¿Qué te pasa?

Que me voy Barcelona.

¿Cómo que te vas a Barcelona?

Pero... ¿por qué?

O sea, ¿que te vas a ir y me dejas con el marrón?

¿El marrón o el niño?

¿El marrón o el niño?

¿O le pondrás de nombre Marrón?

Vas a ser madre, ¿entiendes? Y eso lo vas a...

¿Lo entiendes eso o no?

Serás madre.

¿Me estás escuchando? ¿Lo entiendes o no?

No lo entiendes.

No te lo mereces, no te mereces ser madre, ¿lo sabes?

Mírame a la cara, te estoy hablando.

¡Que me mires a la puta cara!

¡Que me mires a la puta cara y dejes la madera esta de mierda, joder!

¿Qué haces? ¡Eh! Pero ¿qué haces?

¡Llevo todo el puto día trabajando! ¡Que pares!

¡Al agua a buscarlo! ¡Para!

Te tiras. ¡Hostia! ¡Suéltame!

(Pasos acercándose)

(JADEA) Oh, amor.

Amor. Amor, amor.

Oh.

¿Estás bien?

¿Estás bien?

(JADEA)

¿Cómo ha sido?

He tenido pérdidas.

Lo siento.

Siento no haber estado aquí.

Oh.

¿Cuándo podrás salir? Te llevaré a casa.

Quiero llevarte a... Faltan resultados

para saber si tengo bien el útero y podré irme.

¿Te han dicho si todo está bien? ¿Te han dicho algo?

¿Por qué no lo preguntas tú?

De acuerdo.

¿Necesitas algo más? ¿Un té?

¿No? Vale.

¿Puedo quedarme aquí contigo?

Venga, amor, entra. Hace frío.

(Puerta abriéndose)

(VOZ AGUDA) Hola, me llamo Harry.

Soy el hijo egoísta.

Eh... No te sientas responsable.

No es culpa tuya, ¿oyes? No es culpa tuya.

Es... culpa suya.

¿Cómo? (VOZ AGUDA) Es culpa tuya.

¿Mía? (VOZ AGUDA) ¡Sí!

Puto capullo de mierda, puto capullo integral, ¡sí!

(GRUÑE) ¿Tú le has visto?

Es horrible.

¿Te imaginas si fuera... niña?

¡Pobre niña! Con sus cejas peludas.

¡Oh! No, gracias.

No quiero tener este padre ridículo.

O tío.

O lo que sea.

Más vale no haber nacido.

La verdad,

quiero fundar...

la Asociación Internacional de Bebés Nonatos. ¡Bebés!

Tiene un punto gracioso.

¿Quieres un whisky?

¿Te traigo algo?

¿Te preparo un té o...?

No sé qué hacer.

Por favor, di algo, lo que sea, por favor.

¿Amor mío?

Yo... Queremos ayudarte.

Dinos lo que sea que quieras. ¿Qué quieres, amor?

Quiero que estés triste.

Estoy triste.

Estoy bebiendo whisky a mediodía. Estoy triste.

Siento que te haya pasado esto, amor, lo siento mucho.

Ahí está, no me ha pasado a mí...

sino a nosotras.

No quería decir eso.

Por favor, no lo tergiverses. No quería decirlo así. Quería...

Podemos intentarlo otra vez.

Pobre Roger.

Eh, eh, eh, no seas así, por favor. Quiero ayudarte, o sea que...

Cualquier cosa que necesites,

tú... me lo dices, y yo voy y lo hago, ¿vale?

¿Qué quieres?

Dime. ¿Qué, amor?

¿Qué necesitas?

Eh.

¿Qué? Necesito cortar contigo.

¿Qué?

¿Con qué coño me sales? ¿Qué dices? No podemos separarnos.

La has cagado.

No, no. Pero... Pero... ¿qué dices?

Joder, es nuestra vida, y estas cosas pasan, pero...

Te ayudaré. Queremos cosas distintas,

y tú no lo entiendes.

Tú no lo entiendes. Sí, sí.

Y lo siento mucho.

Podemos solucionarlo, lo que sea, de verdad. Eh.

Tú dime lo qué tengo que hacer.

Dime lo que tengo que hacer, y yo lo haré.

Y lo haré. Estoy...

harta de decírtelo.

Pero ¿qué dices? ¿Te irás de casa?

Nunca me había sentido tan sola como en los últimos meses.

Siento mucho que te hayas sentido tan sola.

Te ayudaré. Lo arreglaré. Arreglaré lo que haga falta, y...

Déjame ir.

Espera, amor. ¿Adónde vas? Pero ¿qué pasa?

No dejaré que te vayas.

No te irás. ¿Me oyes?

¿Me oyes?

Es una locura. Es... una locura.

Estás hecha polvo y... Debes dejarme ir.

Estás muy sensible... Debes dejarme ir.

No piensas con claridad.

¡Cállate! ¡Déjame, joder!

Vale. No quería decir eso.

Perdona, perdona. Perdona.

Amor mío...

Quiero pedirte que seas sincera contigo misma.

Sí, de acuerdo.

Tremendamente sincera. Sí.

Y que me digas si en el fondo...

no querías que pasara lo que ha pasado.

No hay nada más que decir. No te vayas, amor, por favor.

Amor, no te vayas, por favor.

Amor mío.

(Llaman a la puerta)

(Puerta abriéndose)

¿Todo bien, preciosa?

Sí. Se me hace raro...

volver a mi habitación con todas mis cosas.

He pensado que podría pintarla.

¿Pintarla? Sí.

Toda la casa necesita una mano de pintura.

¿Cuánto hace que no pintas?

He visto un montón de cosas que hay que arreglar.

Hay pomos que están a punto de caerse y...

el jardín está...

Yo podría...

¿Tú?

Escogeremos los colores juntas.

Perdona.

Y por las tardes, podemos... no sé,

ir a exposiciones de arte o al teatro.

Hace siglos que no voy al teatro.

Hija mía.

Puedes quedarte todo el tiempo que quieras,

pero no te puedes quedar a vivir. No me quedo a vivir.

Claro que no te quedas.

Es lo que he dicho,

y por eso... te ayudaré a volver a meter los libros en las cajas,

donde tienen que estar.

Y la habitación, libre de libros.

"Libre de libros". Eso suena muy mal. (RÍE)

Ahí. O sea...

que me estás echando.

No, no te estoy echando. Pero creo que es un poco deprimente

que una chica de tu edad viva en casa de su madre.

Deprimente para ti.

Bueno, sí, las cosas no han salido como esperaba.

No, las cosas no han salido como yo esperaba.

No esperaba tenerte aquí. (RÍE)

El problema inherente a las expectativas.

Tú me lo enseñaste. ¿Te acuerdas?

# Yo tengo unos ojos negros.

# ¿Quién me los quiere comprar?

# Los vendo por hechiceros,

# porque me han pagado mal.

# Ojos negros, traicioneros,

# ¿por qué me miráis así?

# Tan alegres para otros

# y tan tristes para mí.

# Más te quisiera,

# más te amo yo,

# que todas las noches las paso

# suspirando por tu amor.

# Más te quisiera,

# más te amo yo,

# que todas las noches las paso... #

¿Qué te pasa? # ...suspirando por tu amor. #

Es que... echo de menos a Chorizo.

(RÍE)

No te rías, tío.

¿A Chorizo echas de menos?

Sí. ¿Sí?

Es que cuando compramos el piano nuevo...

¿Sí? To...

Es que tocaba conmigo, tío.

Se levantaba y...

Ya. ...y salía por la ventana.

Pero no llores. ¿Era un gato pianista?

¿Sí? Pensaba que era retrasado. Era muy...

Sí, pero por eso le quería, tío.

(BURLÓN) "Porque era como yo, tío". ¡Chorizo!

A ver. Tocaba tan bien... Así.

Se subía conmigo.

# Yo tenía un gatito

# que no sabía nadar.

# Pero como era retrasado,

# se tiraba en el canal.

# Ay...

# mi Chorizo.

# Chorizo subnormal.

# Que todas las noches meaba...

# detrás del sofá.

# Ay, mi Chorizo. #

Va, ya está. Basta.

# Chorizo subnormal. # Ya está.

Ya está, ya está. Ya está, ya está. Ya está.

Ya está, ya está. Ya está. Ya está, ya está.

Ya está, basta.

Ahora vamos salir de casa,

o nos moriremos de asco. No quiero.

Escúchame. No.

Y nos vamos... Escúchame.

Vamos a una discoteca de salsa. No, ¿de salsa? Salsa, no, tío.

Ay, no, no. Salsa, no. Salsa, no.

Sin salsa. No te rías.

Perdóname.

A Chorizo le gustaba mucho la salsa. Es verdad. Perdona.

Se me va la olla. Ya está. Salgamos. Le gustaba toda la música.

Toda la música. Pero escúchame, nos vamos.

Salimos de aquí y nos vamos a ligar.

Que llevas siglos sin salir del barco, ¿eh?

Quieres decir "follar". Sí, exacto, follar.

¿Quieres que te robe a todas las chicas otra vez?

Huy, menos, menos, que te falta práctica.

Venga. ¿Sí?

Ponte bien masculina y nos vamos.

¿En el sofá? (CHICA) No lo tengo claro.

(CHICA) Yo sí. Es muy gracioso.

-No lo sé... -Decídete.

Yo la morena y tú con la simpática. No.

Sí. -Esperemos a ver cómo va.

Perdona, a mí sí que me quieres excluir.

Es que no... no quiero.

Oh. ¿Vivís aquí? -Qué fuerte.

¿Qué pasa, sois muy pobres o qué?

(ROGER Y KAT) (RÍEN) -¡Increíble!

Vamos, ¿no?

Para ti.

¿Güisqui para las señoritas? (AMBAS) ¡Sí!

-Perfecto.

Oh, gracias. Oh, de nada.

Oh.

Por favor.

No necesita tanto sitio. Tiene el culo pequeño.

¿Lo tiene pequeño? Diminuto.

No, no es tan diminuto. Pero pequeño, ¿cómo?

Es... plano. No lo sé. No existe.

Venga. Levanta. Quiero verlo.

Enséñalo. No.

Venga. -Quiero verte el culo.

Enséñaselo. Vale.

A ver si es verdad. Vale.

¿Lo veis? Diminuto. No existe.

No se aprecia con vaqueros. No hay nada.

Que se los quite.

-Oh, es como una pequeña extensión de la espalda. (RÍE)

-Está bien. -Capitán Culo Plano.

Yo sí tengo un buen culo.

Creo que el culo de los hombres es ridículo.

¿Por qué? Porque no tiene lógica

en un físico masculino, ¿sabes? No sé...

En las mujeres, el culo tiene lógica.

Somos todo curvas, es una más, pero...

No se me había ocurrido nunca. ...los hombres...

son completamente planos, y... ¡plup!

Qué teoría más absurda. Sí. Es como un grano gigante.

No me lo había planteado nunca, pero tienes razón.

(CHICAS) (RÍEN)

(RUBIA) Tú tienes un buen culo. Gracias.

Y no me da miedo decirlo. Gracias. (RÍE)

Gracias. No hay de qué.

Qué risa... Tú también tienes un culo precioso.

¿Estás bien? Sí.

No eres el primero que me lo dice. ¡Sí!

Todos tenemos buenos...

Guau. ...culos, sí.

Sí. Hola.

¿Cómo te llamabas? Christine.

Sí, ya lo sé, ya lo sé. ¿Y tú...?

Preguntaba el apellido, perdona. Ven.

Ah. Christine Smith. ¿Smith?

Sí. Chris...

Oh. Suzy...

No, eh... Quédate aquí.

Sí, relájate. Vale.

Vale. ¿Te gusta?

Sí, me gusta. ¿Te gusta el cuello?

Me gusta. ¿Es de verdad? ¡No, por favor!

No. No, soy una gran amante

de los animales. Yo también.

¿Sí? Me encantan los animales.

¿En serio? ¿Eres vegetariano? ¿Vegano?

Por supuesto. ¿Sí?

Tengo que ir al lavabo.

Me siento... Yo también.

Eres... una secretaria muy sexi.

Tienes una cara preciosa para pintar...

para pintarla. Ah, ¿sí? Gracias.

Sí. ¿También eres artista o...?

No. Soy, soy... soy...

dibujante profesional.

¿De verdad? Y bombero.

Guau. Sí.

¿O sea, que rescatas a personas

de edificios en llamas? Sí.

Y dibujo a la gente que rescato, ¿sabes?

¿Cómo? ¿Dibujas a los que...? ¡Qué fuerte!

¿Dibujas a personas quemadas?

No, no, no, no.

Salgo enseguida. Vale. Muy bien.

Puedes ir a ver el resto del barco.

Guau.

Hola. Hola.

Ven. Eh...

Eres preciosa.

En el lavabo...

Eh...

¿Has...?

Ah. Solo quería mear, pero me han venido ganas.

Ya lo sé. Eh... Es que... ¿Qué?

Pues, nada, nada. Eh... ¿Olía mal?

No, no. Eh...

Es que...

Es algo muy íntimo y... Ah.

Estamos a punto de follar,

¿y sales... con que cagar en tu lavabo es muy íntimo?

Ven. Ven aquí. Lo siento, es que...

no estoy acostumbrada.

(Música suave)

¿Qué haces, aquí?

Hola.

¿Cómo sabes dónde vivo?

Ah. Creía que estarías con tu madre.

Y...

¿Por qué no contestas a mis mensajes?

Eh...

Te pedí que me dieras tiempo.

Han... pasado seis meses.

Te dije que te llamaría cuando pudiera.

De acuerdo.

Ya me voy.

No, ya que estás aquí...

sube.

¿Quieres beber algo?

No, no. No hace falta. Gracias.

(Grifo abierto)

(Grifo cerrado)

Está muy bien.

¿Cuándo te instalaste?

Hace unas semanas.

¿Qué quieres?

Ah... Pues Roger se va.

A Barcelona. Vaya.

Sí, y tiene muchas ganas de verte antes de irse.

Ah.

Ya.

No me imaginaba que lo echaría tanto de menos.

Podrías ir... al barco mañana.

Mira, estamos... estamos aquí mismo, en Homerton,

el sitio de antes, y podríamos ir al mercado de Chatsworth...

Eh... Creo que... le llamaré.

Para tomar un café antes de que se vaya.

Eh.

¿Lo notas?

¿El qué?

No se mueve.

Es sólido.

Es un piso con cimientos sólidos.

Estamos en... ¿Cómo se dice? ¿Cómo era?

En tierra seca.

Tierra...

Tierra firme. (RÍE)

Tierra firme. Tierra firme.

Sí.

No te gustaba vivir en un barco, ¿verdad?

Sí.

Sí.

No... No para siempre, pero...

Ya es tarde. He cambiado de opinión.

He pensado mucho.

He pensado mucho y necesito explicártelo todo.

Me he equivocado muchas veces... Es que...

...y quería explicarte que es porque...

¿Sabes? No había querido ser madre.

No tenía este deseo, el deseo de ser madre,

y, claro, entonces, ¿qué significa ser madre exactamente?

¿Sabes? Es que no lo sé.

Yo no quería dejar de ser la mujer que quería ser, solo por ser madre.

Pero ahora, no sé, es como...

No lo sé, es que...

Me encantaba vivir contigo, y me...

Por eso no quería tener un hijo. Es por eso.

Y... te quería para mí sola.

Quería vivir la vida solo contigo.

Y ahora me doy cuenta de que es tan egoísta...

Y ahora que ya no vivimos juntas es...

No tiene sentido. Ya nada tiene sentido.

Lo tenía vivir contigo, y ahora es...

Te echo de menos, echo muchísimo de menos todo lo que teníamos,

como... tu olor,

y también las aventuras que vivíamos.

Y creo que eso sería una aventura increíble.

Las dos juntas... o los tres o los cuatro, si Roger nos ayudara.

Sé que al principio me ayudará, porque yo no sabré hacerlo, pero...

Eh... Perdona, sé que... no es un hijo para satisfacerte.

Yo quiero tenerlo porque quiero

compartir contigo esta experiencia,

y...

Supongo que pensarás que estoy totalmente loca.

Eh... Pero... Pero sé que no me arrepentiré.

Nunca.

Y no sé si seré buena madre, al principio,

pero aprenderé, aprenderé.

Aprenderemos juntas.

Y ya verás, lo conseguiremos.

¿De acuerdo?

Ven.

¿Estás embarazada?

¿Tú sola?

Sí, como la Virgen María.

No, fui a una clínica.

Has ido rápido.

Sí.

¿Y qué esperabas?

Ya...

Las dos nos hemos vuelto egoístas, ¿no?

No lo sé.

Yo tengo mi barco y tú, tu hijo.

Tengo que irme. Me voy.

(Graznido)

Calla.

¿Qué haces?

No lo sé.

¿Quieres... subir a bordo?

Eh...

No lo sé.

¿Qué quieres hacer?

(RÍE)

(RÍEN)

Bueno...

(Molly Drake "Love Isn't A Right")

Somos Cine - Tierra firme - Ver ahora

A sus 38 años, Eva (Oona Chaplin) teme que su reloj biológico esté a punto de pararse para siempre y plantea un ultimátum a su novia Kat (Oona Chaplin): quiere tener un hijo. Ella, en cambio, cree que esa decisión puede cambiar su forma de vida, despreocupada y bohemia. En medio de este dilema aparece Roger (David Verdaguer), el mejor amigo de Kat que viaja a Londres desde Barcelona. La protagonista ve en él un potencial donante para lograr su propósito y, sorprendentemente, al joven le atrae la idea de ser padre. Los tres comparten un viaje en barco por los canales de Londres y una pregunta: ¿Es posible vivir el amor, la familia, y la vida de formas tan distintas y aún así permanecer unidos?

Tierra firme es una comedia romántica hispano-británica dirigida por Carlos Marqués-Marcet, con guion inspirado en el libro político Maternidades subversivas (2015) de María Llopis. Tuvo una gran acogida en su estreno en el Festival de Cine de Londres y fue nombrada Mejor película queer de 2018 por IndieWire.

Barcelona, noche de verano (2013)

Reparto: Miki Esparbé, Bárbara Santa-Cruz y Àlex Monner.

Para todos los públicos Somos Cine - Barcelona, noche de verano - Ver ahora
Transcripción completa

(Música suave de piano)

(OFF) "Hace millones de años que el ser humano es humano".

"Los mayas ya decían

que una piedra gigante se acercaría a la Tierra".

"El fin del mundo, el apocalipsis...".

"Los sacerdotes anunciaban

el trágico desenlace de la existencia,

que todo llegaría a su fin,

y que el agua

sería el único elemento que nos protegería".

Ey, Albert. ¿Qué tal?

¿Qué te ha pasado?

¿Quién va...?

Vale.

Escucha, escucha. Bien todos, ¿no?

Judit también viene.

Vale.

Muy bien. Venga, hasta ahora.

"Siglos más tarde

un joven astrónomo descubrió que efectivamente

aquella piedra existía y que pasaría muy cerca nuestro".

"Pero nada más, solo era un cometa".

"La bautizó Cometa Rose".

"Rose era el nombre de la chica de la que estaba enamorado,

pero estaba casada con un amigo suyo".

"Nunca se atrevió a decirle nada".

(Continúa la música)

"Es curioso como al fin y al cabo algo tan lejano como un cometa

acaba unido con algo tan cercano como el amor".

"Sentimos amor, nos movemos, lloramos por amor".

"Podríamos decir que la mayoría de cosas que hacemos

están relacionadas con el amor".

"¿No estaremos obsesionados?".

Ahora vamos a hacer prácticas.

Plou poq.

Plou poq.

Procalpoca plou.

Procalpoca plou.

Prou prou. Prou prou.

Todo junto.

Plou poq procalpoca plou.

Plou poq. Prou prou.

¡Venga! Plou poq.

Ploca ploca plou.

¿Qué hablas? ¿Checo? Muy bien. Muy bien.

"No será el fin del mundo,

pero el Cometa Rose pasará por encima nuestro

justo al empezar el día".

"Y aquí en Barcelona seremos muchos los que esperaremos despiertos

para verlo cruzar el cielo".

Uy, perdón.

¿Roser?

Albert.

¿Cómo está? -¿Qué tal?

Bien.

Se me desabrocha.

¿Te vas de vacaciones?

Me voy a vivir a Nueva York.

Me han dado una beca.

Ricart, Albert.

Albert, Ricart.

Encantado. -Encantado.

Soy su novio. -Él es abogado.

Bueno, acaba de acabar la carrera y...

es DJ. -Bah, lo intento.

Bueno, escucha, me voy.

Que vaya muy bien.

Encantado. -Encantado.

Y perdona por... -No pasa nada, no pasa nada.

Venga.

Hasta luego. -Adiós.

¡Para allá, para la banda! ¡Así, así, así!

¡Marca!

-¡Venga, Cardi! ¡Chuta, chuta!

-¡Corre, corre, chuta!

-¡Vamos, vamos!

¡Va!

¡Joder, quítasela!

-¡Venga, arriba!

¡Gol!

¡Buena, buena! ¡Venga!

Mira este césped.

Este gran estadio te ha visto crecer como jugador.

Y ahora lo dejarás atrás para siempre.

¿Y si no?

¿Y si me quedo qué? -¿Te has vuelto loco o qué?

A ver quién querría quedarse en esta mierda de césped.

Las gradas son de plástico.

Y nunca viene nadie a vernos.

Pues me lo estoy pensando. -¿Qué te tienes que pensar?

¿Y qué hago con Arquitectura? ¿La tiro por la borda?

Qué más da. -Hombre...

Después de tantísimo esfuerzo...

Creo que tengo futuro además.

Podríamos perder al nuevo Gaudí? -¿Gaudí?

Al nuevo Gaudí.

Llevas un año y te han quedado cuatro.

Einstein suspendía matemáticas y mira cómo acabó.

¿Einstein? -Einstein.

¿De qué coño estás hablando?

No es tan fácil, Marc.

A ver, Jordi. Jordi.

Te ha fichado el Barça. Dime qué es lo que te falla.

¿Y si la cago? ¿Y si no lo hago bien?

No, no, no, no.

Lo vas a hacer de puta madre, yo lo sé.

No sé. -Eh.

(Risas)

¿A ti quién te quiere, coño?

Anda, tira pallá, maricón.

¿Qué pasa?

No lo sé.

¡Lo que pasa es que te ha fichao el Barça!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh!

Acuérdate de nosotros, ¿eh, cabrón? -Hombre, tú dirás.

(Música dramática)

(Aplausos)

¡Ey! -Hostia.

¿Qué haces aquí? -Que esta noche voy al Apolo.

Que Ricart pincha.

Y había pensado que igual podía venir.

Ya, ya. No, es que tengo que coger el bus para el aeropuerto.

¿A qué hora lo coges?

Mañana por la mañana, pero... -Pues ya está.

No puedo. -Perfecto.

No, había pensado visitar a unos colegas

que dan una fiesta y no... no... -Ricart es muy majo.

En serio, te caerá superbién.

Me hace ilusión.

Venga, un rato.

Solo un rato.

Mamá, te tengo que dejar, que estamos acabando la mudanza.

Sí, un besito. Mua.

Eres muy empalagoso con tu madre, ¿eh?

¿Qué haces con la tele?

Esto no tira, tío.

Adri, te he dicho mil veces que le des con más gracia.

Mano abierta.

Y ¡pum! Ya está.

Vale, vale, vale.

Ahora sí que la has jodío.

Ahora compras una por listo, claro.

Si esta es mía, tío.

Por eso digo, tú te ocupas de las teles, ¿no?

Yo qué sé, si quieres la compramos a medias, ¿no?

Guillem.

Hermanastro.

Quiero acabar esto. ¿Qué?

La hermana de Sara da una fiesta.

¿Y cómo lo sabes? Facebook.

Es de disfraces, ¿no?

Eso dice el evento.

¿Irás?

Sara estará allí.

No.

Guillem, tienes posibilidades con esa chica.

No es verdad.

Además, nunca me ha dicho nada.

¿Nada de nada? ¿O nada del tema "uy, cómo te quiero"?

Nada del tema. Claro, no es una guarra.

Por las pintas que tiene, yo diría que lo será,

pero todavía no.

Y para darse el primer beso, ¿qué quieres que te diga?

El primero es difícil.

¿Y tú cómo lo sabes?

Con esta actitud llegarás virgen a los 19.

No iré.

No me han invitado.

Es la fiesta de su hermana.

Nadie te invitará.

Hostia, qué casa que tienes, Joan, cabrón.

Huele un poco a cerrado eso sí.

Gracias. Encima que os invito.

¿Qué? ¿Preparados para ver el cometa?

Y tanto.

¿En serio quedasteis para verlo hace 6 años?

¡Ja! Díselo tú que no se lo cree. -No.

¿Cómo fue?

Vimos un artículo que hablaba del cometa

y decidimos que quedábamos... Íbamos borrachos, ¿no?

29 de julio de 2013.

Casa de Joan.

Ese fue un gran acto de fe. ¿Por qué?

Joan todavía vive con su abuela.

Anda...

Al final aquí estamos, ¿eh? -Sí.

¿Quién nos lo iba a decir?

Agua. ¿Dónde está el agua? -En la cocina.

Sobre el mármol. -En la cocina, ya.

Escucha, somos seis al final. -No.

No, no, nosotros cinco en principio.

¿No venía...? -Judit.

Me ha enviado un mensaje que no contásemos con ella.

Se nos ha escaqueado. -Ya.

Pues vaya.

Oye, ¿y sabes si... cerca de casa de tu hermana hay una farmacia...?

Sí, alguna va a haber.

Pero vamos, que si quieres ibuprofeno o algo

yo la llamo y se lo pido.

No, es que quería comprar una movida.

¿Una movida?

¿De qué? Vamos a ver...

No es que tampoco... tampoco quiero que te rayes, pero...

(CARRASPEA)

Bueno, que he tenido un retraso... Hostia, Laura.

¿De cuánto?

Pues como un mes...

y medio o dos meses, o así.

¿Y así...? ¿Dos?

Eso no es un retraso, Laura. Ya sabes que soy superinsegura.

Ya me conoces. Que esto no...

El caso es que me gustaría...

comprar una prueba para...

Si no voy a estar en Barcelona rayada...

Es lo típico que te lo haces,

te sale que no y te baja la regla,

porque son todo paranoias. ¿Te sale que no?

Claro que te sale que no. Si no...

Es la pescadilla que se muerde la cola.

Como te rayas no te baja y como no te baja...

Yo qué sé.

Me lo hago y ya está.

Vale.

Bueno... Ah...

Aparcamos el coche ahí cerca de la casa de mi hermana...

buscamos farmacia, compramos el bicho este

y ya. ¿Predictor?

El Predictor y ya.

Gracias.

A res. Molt, molt gracias.

Molte gracias.

No.

¿Qué pasa, guapos? Oriol, te he dicho mil veces

que no quiero bolleras y menos del Barça.

Oriol, dile al idiota de tu amigo que yo con idiotas charnegos

no quiero nada que ver.

Mallorquina, ¿qué pasa?

¿Te apetece algo? ¿Un Nestea? Sí, vale.

Venga.

¿Y qué?

¿Cómo os va la convivencia? ¿Eh, parejita?

Bien.

¿No me digas que no han comenzado las primeras disputas?

¿Y por qué tendría que salir?

Porque todos son superamigos hasta que comparten piso.

Ah, no, eso las mujeres que sois puro veneno.

Perdón, repite eso.

Que las mujeres vais de superamigas por delante

y por la espalda puñalote que te crió.

Vamos, para eso van al lavabo juntas,

para que no la critique cuando no está.

¿Cómo puedes admitir que me diga eso?

Bueno... Bueno, ¿qué?

Que los tíos somos distintos con esto de la amistad.

Bueno, bueno, me gustará veros de aquí a unos meses.

¿Ah? Bueno, ¿vamos o qué?

Recordad que tenemos que buscar a mi amiga de Erasmus.

Una cosa. ¿Tu amiga es cómo tú? ¿Es de las tuyas?

¿Como yo?

O sea, que si es bollo.

¿Perdón? Coño, Anna, bollo.

Comefelpudos, tijeritas, camionera, desviada, cachapera.

Pata, bucha, macha, marimacha, torti,

pechito con pechito...

¿Que quieres más? Te tocaré el trombón

o le gusta más la armónica.

Si le gusta más la carne o el pescao, como a ti, reina.

# Tota la ciutat

# sembla haver mudat la pell.

# El nom dels carrers

# fan que em senti un estranger.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# el món se'ns fon.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Només tu i jo...

# Sense guió... #

(Griterío)

Mireia, nadie va disfrazado.

Lo estoy viendo. No hay problema.

Voy disfrazado de esqueleto.

Tranqui, a las tías les molan los tíos así.

Diferentes, con carácter.

¿Te piensas que soy gilipollas?

Estoy haciendo el ridículo, vámonos.

Ha sido un giro que no esperaba, pero lo peor es irnos.

Irnos será la mejor idea esta noche.

Irnos reafirmará lo que realmente eres, un cobarde.

Ten cojones y deja que el amor te ahostie.

¿Qué? Val.

Tira, Jack Eskeleton. -Guillem.

¿Qué tal?

Ah, Sa...

Sara.

Perdona.

Me encanta el disfraz.

Gracias. Pero...

Nadie...

Ya, era una propuesta mía, pero a mi hermana no le moló.

Ya sabes, su fiesta y que todo perfecto.

Pero está bien que haya algún valiente.

Gracias. ¡Sara!

Mi hermana no quiere disfraces y me llama.

Ahora vengo.

Vale.

Little Baby tiene más pechos de lo que pensaba.

Y un buen culo. Mireia...

Va, el primer paso ha estado bien, ha habido...

¿Qué? Ya sabes, contacto visual.

Te miraba directamente a los ojos. ¿Dónde quieres que me mire?

Segundo paso el alcohol. Prepara un cubata y para ella otro.

No, es demasiado... Es un ron-cola.

Coges el ron, hielas el vaso y le echas cola.

No sabes la cantidad de gente que se enamora con alcohol.

Que no, que no. Que no se lo diré a tu madre.

Va. Están fuera las bebidas.

(Música animada)

Mi hermana me pregunta por qué vas disfrazado de esqueleto.

¿Y qué le has dicho?

Porque sí.

¿Qué tal este vodka?

Es ginebra.

No hace falta que bebas nada si no quieres, ¿eh?

Puedes ponerte una Fanta.

¿Sabes lo de los incas?

¿Lo del deseo? Es un cometa.

No se le puede pedir deseos.

No es una estrella fugaz.

Es una estrella fugaz, pero gigante.

Y concede deseos gigantes, ¿no?

Exacto. Chorradas.

¿Sabes lo de los incas o no?

Predijeron el paso del cometa y... el fin del mundo.

Decían que el agua

sería el único elemento que nos protegería.

¿De qué nos protegerá el agua? De las cosas malas.

No sé...

A mí me gusta más la teoría de estrella fugaz gigante.

Es una teoría para idiotas.

¿Has... has visto a... a mi hermanastra?

No.

Pues...

la... la iré a buscar. Vale.

(SUSPIRA)

Cariño. Carles.

A ver...

Que no, Laura,

noventa y cuatro por ciento de fiabilidad.

Es pro. Parece una eco con la pantallita.

¿Has venido a comprar un Iphone? No.

Mira este, noventa y nueve por ciento. ¿Qué?

No.

Ay, no sé.

A ver... No, Laura, no.

Digital, no.

Digital, digital es bien. No es bien.

La electrónica a veces falla. Va a fallar la electrónica.

Mira este, analógico de toda la vida.

Las dos líneas. Noventa y nueve por ciento de fiabilidad.

Uso fácil y claro. Predictor.

Cuando compras un bicho de estos ¿compras un...?

Predictor. Pues ya está.

Avanzado además. Seguro que nos da el resultado antes.

Te gusta este.

A ver, bonitos, bonitos no son. Da igual. Trae.

Hola. -Hola, buenas.

Muy bien. El mejor, sin duda.

El mejor.

¿Qué te debo?

¿Y qué? ¿Lo llevas todo?

¿El pasaporte, la cartera...? -Ahora te sorprenderé. Ya verás.

Ya nos conocemos tú y yo.

¿Qué te parece?

Vaya jeto.

Señor Albert Ramón.

¿Qué pasa? No todos tenemos la suerte de llamarnos

como el cometa más bello y maravilloso

que pasará sobre el cielo de Barcelona.

¿Eh, Cometa Rose?

¿Te llaman mucho así o qué? -Todo el rato.

Tengo la cabeza como un bombo con las coñitas.

¿Y vais a verlo?

Sí. -Qué va.

Sí. Sí, sí.

La verdad que preferiría que se llamase Llurafina

o Montserrat.

Monserrat...

Heladería Monserrat.

¿Te acuerdas? -Joder, que me acuerdo.

Abierta hasta las mil ofreciendo mil y un sabores.

Es una heladería que está por aquí, por el centro,

y abre las 24 horas del día.

Los mejores helados del mundo. -Exagera un poco. Ya sabes como es.

Para mí donde haya un buen Calipo.

Igual. Y barato, tú.

¿Qué? Voy al baño y vamos.

Escucha, qué fuerte, ¿no?

Esto de que te dediques a la abogacía

y a la música al mismo tiempo.

¿Tú y Roser hace cuánto que os conocéis?

No sé, la conozco desde hace mucho tiempo.

Ahora hacía mucho tiempo que no nos veíamos.

¿De la escuela? ¿De dónde? ¿Del instituto?

Del instituto. -Del instituto, sí. Gracias.

Tú eres Albert.

No eres un Alberto... No, eres el Albert.

¿Cómo?

Perdón, no, no, no... -No acabo de...

Te imaginaba diferente, tío. No sé, es que...

Te imaginaba más alto.

Pues soy yo.

-No, no, no, no. Está bien, está bien.

Todo bien.

¿Y así qué, Joan, alguna mujer en tu vida?

Hostia, como sea tan alta como la última

igual está debajo de la mesa.

¡Hostia, Marta!

Perdona, ¿eh?

Pero bueno, que no has contestao a la pregunta.

¿Alguna chica en tu vida?

Pues la verdad es que últimamente no estoy muy por el tema.

A ver, Joan, ¿no estás por el tema o el tema no está por ti?

Hostia, está fuerte con el chaval.

(Timbre)

Va, ya voy yo. -¿Vas tú?

La policía.

Tranquilos, llevo el DNI.

Esta ha sido buena.

Voy, voy.

Cojo la gamba y voy para allá.

¡Judit! -Hola.

Qué guapa, niña.

Pensaba que no venías. -Al final me animé.

¿Habéis cenado? -Hay gambas, gambas.

Judit, guapa. -Hola.

Qué ilusión. -¿Cómo está?

Bien. ¿Y tú?

¡Hola!

¿Qué tal?

¿Qué tal?

Judit, te presento a Anna.

Sí, tiene 19 años, pero lo superamos antes de que llegaras.

No he dicho nada, ¿eh? -Hola.

Encantada.

Venga... Ya voy.

Hola. ¿Qué tal? -¿Qué tal?

Qué guapa estás. Gracias.

¿Y tú, esa barba?

Culpa suya, que le gusta...

Estás muy guapo.

¿Qué? ¿Cómo ha ido el viaje? ¿Bien? -Bueno, un poco largo.

Durillo, sí. Claro, con el coche y todo.

¿El cunyat y el peque dónde están?

El peque de colonias.

Se marchó ayer.

Estoy de un tonto... ¿Y el cunyat?

Arriba, en la azotea.

¿Queréis subir ya? ¿Vamos? -Sí. Bueno, trajimos un postre.

Gracias. Qué mona.

Y yo quería ir al baño...

Vale. Ya la acompaño yo.

Está aquí.

De acuerdo.

Yo voy subiendo, ¿vale?

Coge las llaves, por favor. -Vale.

Venga, hasta ahora. Va.

Va, fica...

¿Cómo que va ficatel? Ah, ¿no se tiene que meter?

Hostia, Carles, ¿en serio? No sé, yo qué sé.

Anda, toma. Una miqueta. ¿Uh?

Importante, leo aquí.

La línea de control siempre debe aparecer.

Si no hay línea de control

el test no ha funcionado adecuadamente

y el test no es válido.

Dacord.

A los 30 minutos de haber realizado el test

puede aparecer una línea muy pálida en la ventana de resultado.

Esta línea rosa púrpura pálido

no indica un resultado positivo.

¿Vale? ¿Me entens o no?

Te oigo, te oigo...

No es según tus descubrimientos, ¿eh?

¡Ay!

¿Y qué?

¿Qué pone ahí?

Máximo cinco minutos.

Mira qué leo aquí.

Predictor detecta HCG en su orina

con un noventa y nuevepor ciento de precisión

a partir del primer día de la falta de la menstruación.

¿Qué me quieres decir con eso?

Bueno, pues que igual no hacía falta esperar tanto, Laura.

¿Estabas esperando? Yo no estaba esperando.

No. Que si te hubieras enterao que no te veía la regla,

pues ya sabes, antes de dos meses...

¿Hace falta que recuerde que desinstalaste de mi móvil

mi calendario para instalar el Angles in the Space?

Ya, pero lo hablamos mil veces.

Cuando tienes el juego instalado puedes moverlo a la tarjeta SD,

y entonces...

Eras una bestia tántrica que no necesitaba condones, ¿no?

Bueno...

Sea como sea,

dijimos que si pasaba cualquier cosa como pareja

asumíamos las consecuencias.

Como pareja es bien.

¿Y?

Acabo de ver a un tío que me ha recordado un montón a...

a la exnovia esta que tuviste... ¿Cuál?

La Chewbacca aquella.

¿Laura? -Ah, la Lara.

Esa. Sí, hombre...

No, si era supersimpática.

No va a ser simpática, si donde hay pelo hay alegría.

How are you?

Yes. Near the fountain.

¡Katie! ¡Here!

How are you?

Ey, tíos, os presento a Katherine, mi amiga de Erasmus.

How are you?

Hi.

Nice to meet you.

Claro que sí, muy nice, hostias.

Unwellcome. -Thank. Thank.

¿Anem?

Sí, vamos.

(Música animada)

¡Para ti, Katherine!

# Haces muy mal en elevar mi tensión.

# En aplastar mi ambición.

# Tú sigue así y ya verás.

# Dónde está nuestro error sin solución.

# ¿Fuiste tú el culpable o lo fui yo?

# Ni tú ni nadie, nadie puede cambiarme. #

¿Qué dice ahora? -Que van tajas, como siempre.

Putos guiris, les gusta una copa... -Katherine.

¿Qué?

Hazme un parte, no me entero. -No puedo hacer de traductor

que me cortas el rollo.

¡Sing! ¡Sing!

Creo que le voy a entrar. -¿Qué?

Que le voy a entrar.

¿Cómo? Si no sabes ni hablar con ella.

¿Desde cuándo me ha hecho falta?

¿Te acuerdas de la rusa? -Sí.

¿Tengo cara de hablar ruso? -No.

Ni puta idea, pero ¿cayó? -Cayó, cayó.

Hay clase.

Pues no, me la estoy trabajando yo.

Por eso te digo, Oriol, no quiero malos rollos.

Cuando voy, voy a tiro hecho. -¿Por qué tú?

Me vendría bien por olvidar a Marta.

Llevas tres meses en mi casa y te he visto con seis diferentes.

Qué feo que me digas eso.

Tengo una espinita clavada que no me deja.

A mí me mola, de verdad, joder.

¿Cómo te va a gustar si la acabas de conocer?

Hace seis meses que no follo.

Y está muy bien que hayas tomado esa decisión, te honra.

Qué más te da un mes arriba que un mes abajo.

Serás cabrón. Venga va, hombre. -No me jodas.

Qué pavo...

Va, tío, ¿qué estamos haciendo?

¿Nos vamos a pelear por una tía en serio?

Mira, ¿sabes una cosa?

Éntrale tú que yo paso. -No, no, no, ninguno de los dos.

Que las tías vienen y van y los colegas son para toda la vida.

Para toda la vida. -Ninguno de los dos.

Ninguno de los dos.

No le entra ni Cristo. -Ni Cristo.

Tampoco está tan buena.

-No está, no está tan buena.

¡Bravo, Anna!

Básicamente lo que dice este documento es que se quedan

con el cincuenta por ciento de los derechos de imagen.

¿Cómo lo ves?

No sé.

Que ni de coña, se pueden ir a tomar por culo.

¿De verdad que no queréis nada? -No, merci.

No, merci.

Les diremos que no lo aceptas.

Que por menos del noventa por ciento no firmarás nada.

No sé, Marc, ¿tú... tú qué piensas?

Yo confío en ti.

¿Yo?

Yo creo que debes aceptar. Es un contrato de puta madre.

Es mucho más dinero del que habías soñado y...

Bueno, no entiendo, pero no creo

que sean tan importantes los derechos de imagen.

Bueno, pues sí, sí, acepto.

De acuerdo. De acuerdo.

Pues ya está hecho.

Con ese rollete que os traéis entre vosotros,

¿qué pensáis hacer?

¿Qué rollete?

Seguramente los jugadores de vuestro equipo de mierda

son ciegos y no se dan cuenta,

pero yo sé ver cuando tengo una pareja gay delante.

Y también sé ver un problema cuando se presenta.

Nosotros no somos gais. -No, no, no, no, no.

Si el Barça se da cuenta,

ya te puedes olvidar de los contratos,

de los derechos de imagen y de hostias.

Porque romperán este acuerdo más rápido

que yo en acabarme este postre.

¿Me dices que el Barça no aceptará a un jugador en pleno 2013

por... por... por ser gay?

A mí me parece muy bien que pienses

que ahora todo el mundo es superenrollado,

superprogre, liberal...

Pero tengo una noticia para ti, te equivocas.

Tienen un patrocinador de Oriente Medio.

A mí me da igual donde metes la polla

cuando se acaba el entrenamiento,

pero allí ellos te lapidan si no te follas a una tía.

Yo estoy flipando.

Me dan ganas de levantarme y pirarme.

Pues lárgate. -Arthur...

No, Jordi. El himno dice: "Tant se val d’on venim".

Eso sí, mientras no seas maricón.

Solo os estoy pidiendo que seáis discretos.

¿Entendido?

¿Entendido?

Muy bien.

Cuando acabéis subiréis un rato a la fiesta, ¿no?

Que te vean. Siempre irá bien para las negociaciones.

Sí, ahora... ahora subimos.

Venga, hasta ahora.

Y... tú también puedes venir, tío.

Visca el Barça.

Ya pago yo.

Ya pago yo... Me cago en la puta.

Bonito, ¿eh?

Parece un poco Mordor con el ojo ahí...

¿Mordor? Que es Gaudí.

¿Cómo estás?

Normal. ¿Normal?

Bueno, normal bien.

(SUSPIRA)

Oye, no nos vamos a quedar mucho rato aquí, ¿no?

No, un ratito y ya está. Vale.

Venga, va, chicos, ya lo tenemos todo a punto.

Vamos.

Qué bonita, ¿eh? -Sí, sí.

¿A que sí? Siéntate por aquí.

Y tú aquí, delante mío. Sí.

No le digas al papa que comemos palomitas en el cine.

¿Pero que habéis rodao una peli o qué?

(RÍE)

¿Preparados? Sí, sí.

Mira, ahí una cabra, ¿ves?

Algún día tendremos un accidente, ¿eh?

Joer, que solo miro un momento, Berta.

Y... eso de viajar con niños, ¿qué tal?

Bien... A ver, tiene momentos y momentos.

Tienes que estar muy pendiente porque cuando se cansan, se cansan.

Pero, es muy bonito, ¿a que sí? -Sí.

Esta nos la hizo un chino.

Que foto más bonita. Sois guapísimos.

¿Sí?

No te preocupes, tengo más.

¿Quién quiere café? -Yo.

Está bueno esto, ¿eh? -¿Lo ves, Albert?

A Anna le gusta. -Sí, no, no.

Sigo pensando que comprar un pastel de cumpleaños

cuando no es cumpleaños, es raro.

Celebremos un cumpleaños y te quedas más tranquilo.

¿Quién es el último que cumplió? Tú, Joan.

¿No es el 22 de junio? -Las velas.

Tío...

Id en silencio, tíos.

Oye, y el cometa este ¿a qué hora pasa?

De 6 a 7. ¿Qué quieres decir?

¿No hay hora concreta?

No, de las 6 a las 7.

No, siempre hay una hora concreta a la que pasa.

A las 6:37.

¿Y por qué te enfadas? No me he enfadado.

Lo he dicho normal. -Un poco sí.

¡No! -Las velas del homenajeado.

Venga, va, un discursito. -Qué va.

Que no, que no doy un discurso. Ojete meneado,

di unas palabras, va. ¡Va!

Unas palabras, a ver...

Vale.

Estoy muy contento...

por esta fiesta sorpresa que me habéis preparado

que no me esperaba, y me encanta este pastel.

Sí...

No, ahora en serio.

Eh...

Os echo en falta y...

nos vemos demasiado poco.

Es verdad. -Venga, va, sopla.

¡Bravo!

¡Hostia!

Ahora que es cava...

(Timbre)

Uy, ¿habéis preparado una sorpresa?

Sí, ahora vienen las mujeres.

Ey, Joan. ¿Qué tal, Joan? ¿Bien?

¿Todo bien? ¿Sí, sí?

¿Qué haces tú aquí? ¿No estabas en Alicante?

He vuelto antes de lo previsto. -¿Has cenado?

Sí. -¿Sí?

Hola. -Hola.

¿Qué tal? -Muy bien.

(Música suave de piano)

You like poco, ¿eh?

¡Ay, que te doy!

Cómo te pillo a ti.

¿Qué?

Habéis decidido que se la ligue Adrián, ¿no?

¿Qué te crees, que nos pasamos las tías como cromos?

Hemos decidido que para nadie.

Que... que... que... que ni Cristo.

Eso te lo ha dicho Adrián, ¿no?

Sí, ¿por qué?

Haz el favor de mirarlo.

Your hair is...

Is blonde?

Te ha dejado fuera de juego.

Qué clase.

Well. Katherine. Katherine. "Dont you do you".

Hi. -Échame una mano, que no hay manera.

Pregúntale qué tipo de música le gusta o algo.

Sí, claro.

Electrónica, ¿no?

No, no, electronic fatal.

Le gusta rollo romántico. Rollo Adele.

Adele.

# That I fire... I trouble in my heart...

# The see... the ticket are de door. #

¿No? ¿Esta no?

No, no.

Eh...

Pregúntale qué otras cosas le gustan, para que se integre.

Tiene una acento muy cerrado, ¿no? -Supercerrao.

No es fácil.

Le gusta el submarinismo, el buceo.

You and me one day...

¿Together es juntos?

Enever.

Go to he beach and the sun...

Enever.

Sí. Yeah.

Do you really? -Total sirius.

You and me, total sirius.

Okey, thanks.

Esa es la mañana del tercer día.

Nos levantamos y vimos

que nuestros víveres habían sido ultrajados.

Sospechamos que había sido algún tipo de roedor o mapache.

Faltaban dos Huesitos.

Hostia puta.

Perdonad, pero me voy a cagar.

Josep, por favor. -¿No estamos en familia.

¿Y qué? ¿Veréis el cometa más tarde?

Ah... No crec.

Es que a mí no me interesa. No le interesa a él.

Ya está.

Un momento, ¿eh? Sí, sí, tranqui, tranqui.

Me quería morir... Que venimos de viaje...

Es normal, no se enfadarán... Lo que tú quieras.

Hace tiempo que no los veo

y te pido que nos quedemos un ratito nada más.

¿Un ratito? Llevo 18 ratitos ya.

¿Era broma esto?

A mí no me hace gracia.

Yo no tengo paciencia. ¿Es eso?

Ahora no tengo paciencia.

Coño... Yo lo quiero mucho...

Es un cabroncete pero lo quiero mucho.

¿Qué hace eso ahí? No sé,

lo tiré en la papelera del baño. ¿En la papelera?

¿Eres gilipollas? ¿Con papel encima?

Si salimos cagando leches, qué voy a poner encima.

Te digo que no sé de dónde sale. -¿Por eso vas tanto al baño?

Coño...

No, no, no, no. Es mío.

Vamos.

Bueno, nuestro, en realidad.

¿Y?

Pues ha salido que sí.

Ay, hermanito, qué ilusión.

¡Felicidades! -Gracias.

Gracias. Perdona, ¿eh?

No, tranquila.

¡Felicidades!

¿Y cómo ha sido? O sea, ¿lo habíais hablado?

Bueno, es una cosa que ya habíamos hablado, ¿no?

Que tarde o temprano...

Sí...

Sí, que... que... esto llega, ¿no?

Sí.

Bueno, en realidad nos ha pillado un poquito por sorpresa, pero...

(Música suave de guitarra)

Ah. ¿Y entonces lo tendréis o...?

Sí.

Sí, claro. Claro.

Claro. ¡Ay!

Claro que lo tendremos.

¡Ay, Josep, que seremos tíos!

No os preocupéis, ¿eh?

Tenemos muchas cosas que si queréis os las pasamos.

Claro. Mira qué bien.

Sí, baja conmigo y te doy cosas.

¿Sí? -¡Ay!

Ay, dame, dame eso.

Pues nada, empiezo en diez minutos, así que...

nos vemos fuera. -Vale.

Que vaya bien.

Merci.

Tú, te quiero ver bailar. -Vale.

(Música tecno)

Esto de ti sí que no me lo esperaba, ¿eh, Adrián?

¿El qué?

Que dejarías que Oriol te robara a una tía.

Que no, que no, que hemos decidido que ninguno le va a entrar.

Ya, que ni Cristo.

Pero Oriol... como un idiota.

¿Qué dices, Anna, que no te entiendo?

Que te está traduciendo mal.

Antes le ha dicho

que te la querías follar y que te parecía una tía fácil.

Anna. ¿Qué?

Dime que no es broma de las tuyas, de bollera resentida, ¿eh?

Te lo juro que no.

Joder, lo he visto y me ha sabido mal,

porque no eres ningún idiota y no deberías ser tratado como tal.

¿No? Hijo puta.

Ese se va cagar.

Creo que voy taja.

Si ni te lo has tragao.

Estaba asqueroso.

Guillem, tienes que espabilar,

si no nunca llegarás al vínculo.

¿Al vínculo? Sí, el vínculo.

Una conversación que lleve a otra,

que desemboque en otra hasta que ¡pum!, eso.

Va, dale caña.

¡Sara!

¿Qué haces?

¿Nos presentas?

Sara, ella es Mireia, mi hermanastra.

Hola, ¿qué tal? Y, Mireia, ella es Sara.

Muy guay la fiesta, ¿eh?

Gracias, es de mi hermana. -Ya.

Escucha, ¿eres tú la que dice que hoy es el fin del mundo?

Sí.

Nosotros preferimos la teoría clásica, la del deseo.

Ya sabes, mejor que la de los azteca.

Incas.

¿Qué? -Que eran los incas no los aztecas.

Bueno, incas, aztecas...

Tanta pirámide que ya no...

Pero igualmente, pedirás un deseo, ¿no?

Es que yo no creo en esas cosas.

Pero sí en los incas y en el fin del mundo.

Tiene cojones la cosa.

Si tuvieras que pedir un deseo, solo por esta noche...

¿Cuál sería?

No lo sé.

¿Y tú?

Yo tampoco creo en esas cosas.

Pero si creyeses...

El vínculo. El vínculo. Vínculo.

Pero si creyeses, ¿cuál sería?

Pues, bueno...

A mí... a mí me gustaría poderme...

Yo pediría poderme chupar el codo.

No, no, es que no se puede.

Tu hermana va muy guay, ¿eh?

Parece la de la peli esta... ¿Cómo se llama.

Sí. "Pulp Fiction".

A ella le gusta mucho, sí.

(SILBA BSO "PULP FICTION") (TARAREA BSO "PULP FICTION")

Eso.

Anda, hazme el nudo de la corbata, Marc.

El nudo de la corbata...

Ya podrías saber hacerlo.

En la boda de tu hermana ya te enseñé.

Lo pasamos bien, ¿eh?

Ese día fue muy guay, tío. Es verdad.

Lo que no entiendo muy bien es por qué tenemos que ir a la fiesta.

Pensaba que íbamos a ir juntos a ver el cometa.

¿A qué hora pasaba el cometa? ¿No era a las 7 o así?

La fiesta ya habrá acabado, ¿no?

No lo tengo yo tan claro.

Si lo dices por el cometa, no te preocupes que a las 7

estaremos en los bunkers viendo el cometa, tío. Tranquilo.

Bien. Bien.

Bueno...

Ven aquí.

Mirándolo por el lado bueno, ¿sabes qué?

¿Qué?

Que así de traje... que...

estás muy bueno.

¿Qué haces, gordo?

No sé, si nos tenemos que esconder un tiempo,

tampoco pasa nada, ¿no?

No me puedo creer que vayas a hacer caso al gilipollas este.

No sé, tío...

Creo que le tienes que mandar a tomar por culo, joder.

Tú eres tonto o qué, tío.

Me acaban de ofrecer el contrato millonario de mi vida

para jugar en el equipo de mis sueños,

¿y los mando a tomar por culo? -Sí.

¿Cómo pues sí? -Sí.

Si fuiste el primero que dijiste que cogiera el fichaje.

Ahora te digo que lo rechaces.

Que lo rechace ahora. -Sí.

A lo mejor la...

A lo mejor la arquitectura es una opción más viable.

Sí, claro que sí.

A lo mejor pierden al nuevo Gaudí. -Sí. Sí, sí, seguro.

Y no me hagas escoger entre el Barça y tú

que puede ser que pierdas.

¿Y si te hago elegir?

¡Ay!

Nos vemos arriba.

(Música animada)

# Bite your lip and keep it bottled up inside.

# 'Cause when you open your mouth.

# I find it hard to tell the Jekyll from the Hyde. #

Voy al baño.

¡No!

# I could try, if you wanted me to.

# Try to think like you.

# Like you do. #

Tampoco es para tanto con la guiri, ¿eh?

Tías guapas con esa cara y ese culo hay a patadas.

¿Vamos a hacer un cubata o qué?

No, todavía me queda.

¡Yo sí que me apunto!

Hi.

¡Madre mía...!

A ver cómo te digo yo esto.

Eh...

One I say...

Eh...

Adrián. -Adrian.

Eso, Adrián.

(Continúa la música)

¿Y qué? ¿Cómo estás?

Normal. ¿Normal?

No, normal de bien.

Ser padre es una experiencia maravillosa.

Duermes poco.

Y las caquitas...

El biberón cada tres horas.

¿Conoces "Dora, la exploradora"? No.

¿"Thomas el tren"? No, hoy no...

¿Doraemon? Este sí.

¿Pokémon? También, un poco.

Pocoyó. No.

Pocoyó.

Poco tú, mucho ellas.

Mira, toca aquí.

Sí.

Sí.

Un chichó de una pistola de balines.

Le das la vida y enseguida te la quieren quitar.

Papa, papa, papa, ¡pum!

Pocoyó.

Pocoyó, pero es bonito, ¿no?

Sí, sí, mucho, mucho, mucho.

Vamos que doy el cochecito del niño. ¡Vale una pasta!

A ver...

Estas tan bonitas nos la regaló la mama.

Mi madre para estas cosas es la leche.

De verdad no hacía falta, ¿eh? -No.

Si nosotros no la vamos a usar. Es una tontería.

Gracias. Os habéis pasao.

El Pocoyó. Ah, el Pocoyó.

Bueno, felicidades por el montaje, Josep.

Estaba muy bien. Gracias.

Te lo envío. Ah, vale, vale. Vale.

Oye, ¿qué haréis al final? ¿Barcelona? ¿Madrid?

Bueno, ya nos diréis.

Vale.

Adeu. -Adeu.

Es caro todo esto, ¿eh?

Joder, con los catalans.

Caro esto, caro lo otro.

¿Te ayudo? No.

Laura, que no tira.

¿Cómo que no tira?

Pues que no tira, que no arranca.

¿Qué hacemos? ¿Llamamos?

¿A la grúa ahora?

Pues no, porque va tardar mil años.

¿Pues? Vamos al hotel.

Espera, espera, espera. Lo metemos dentro, ¿no?

Joder, Laura. Joder, Laura, ¿qué?

Busca la palanquita... Es facilísimo. Vas a ver.

Ya está. Está bien.

Animal.

Vamos al hotel, va.

(Música animada)

Tú no te preocupes por nada.

Si empieza el rumor,

te liamos con una cantante famosa.

La Hana Montana.

O alguna de estas.

Mira, mira, Marc.

Un momento, ahora vengo.

¿Qué pasa, Marc?

¿Qué haces, tío?

Al final has subido. Mira que eres tozudo, tronco.

Sí.

¿Qué vas, muy borracho?

No. -¿No?

Hombre.

Gracies.

No. No lo suficiente.

De momento, Jordi.

Ya se le pasará. No te preocupes.

Está resentido.

Ya verás como de aquí a un par de meses

te suplicará que vuelvas y tú le enviarás a la mierda.

Va, ven, que te presentaré a Sancho.

Perdona.

Oye, muy bien el grupo, ¿eh?

Probando...

(Pitido)

Bona nit.

Menuda fiesta que nos estamos montando aquí en la piscina.

Todo pijos.

Se nota que aquí no hay crisis.

Bueno, os preguntaréis quién coño soy

y qué coño hago aquí.

Venía a hablaros del nuevo fichaje del Barça, Jordi Mestres,

que es un chaval...

Afició... Afició...

Bueno, aquí está Jordi.

Me ha dicho que no dijera nada

porque se puede meter en algún problema,

pero le he dicho: "¿Qué es lo más importante en la vida?".

"Lo más importante en la vida es decir la verdad".

¿Qué coño dices, tío?

Lo que deberías hace tú, decir la verdad,

y dejar de ser un hipócrita.

Jordi, ¿quieres hacerlo tú? Todavía estás a tiempo.

(Pitido)

(Acorde de guitarra)

Bueno... -¿Qué coño haces? Por favor, joder.

Jordi... Discreción, cariño.

Bueno, lo que quería decir es que Jordi, el nuevo fichaje...

(Pitido)

(Acorde de guitarra)

(Música dramática)

¿Dónde era? -Por aquí.

Tú confía en mí.

Oye, ¿y... y cómo estás?

(Música animada de guitarra)

¿Derecha o izquierda? -Izquierda.

Sí. -¿Aquí?

Princesa, 22.

No, no era aquí.

Yo diría que sí, ¿eh?

Pues ahora han puesto un puto paki.

Albert,

digámosle adiós a la heladería Monserrat.

Dónde estás, vieja amiga, dónde.

¿Y ahora qué, Rose?

Debe estar en el cielo de las heladerías.

¿No querías un helado? Va.

Cómo se ha quedado Josep

cuando se pensaba que tendría al crío.

Solo lo comentaba.

Carles, ¿quieres hablar o no?

(Risas)

Qué, ahora sí, ¿no? ¿El qué?

Le has visto la gracia a ser padre. ¡Va!

A lo mejor a alguna la podrías meter en el cochecito con el chupete.

Solo era una broma, mujer.

Humor del bueno.

Oye, si algo hago bien, dímelo, por favor.

¿Te vas a hacer la víctima ahora? No, pero...

Lo que me faltaba.

Ahora es mi culpa. Esta movida es mi culpa.

No te pongas así. Laura, no te pongas así.

¿Tú estás bien?

Pues no. ¿Por?

Llevas toda la noche diciendo tonterías,

diciendo gilipolleces

y no te das cuenta que necesito hablar con un adulto.

Coño.

Laura. Laura.

Solo digo que creo que...

que es una cosa que deberíamos haber hablao un poquito más.

(Música dramática de piano)

Espérate.

Laura, espérate.

Laura, joder, espérate un segundo. ¡Laura!

(Continúa la música)

(Truenos)

Adiós a la fiesta de modernos.

Ni cometa ni nada veremos.

Guillem, ¿qué ha pasado antes?

Lo tenías todo. La has hecho reír.

Da igual, Mireia.

No, no es igual.

Dime. Pues que me he rajado.

He visto el tema tan cerca que me he rajado.

Eso está bien. ¿Qué ha pasado?

Me he imaginado que le daba un morreo y...

y lo hacía fatal.

Guillem, por favor...

Ten, apunta.

Primero acercas los labios, poco a poco, con los ojos cerrados.

Después le coges la mano y con la otra la cintura.

Nada de culo. Apunta que los tíos os motiváis deprisa.

Culo no.

Entonces os tocáis los labios sutilmente.

Un pico, después otro.

Después os juntáis más.

Si no te ha hecho una cobra, que no creo,

metes la lengua.

Apunta, la lengua no es el objetivo, nunca jamás.

Debes gozar el proceso. ¿Sí?

Gozar.

El primero es el más difícil, ya se sabe.

(Risas)

¿Qué hacéis aquí?

Estamos esperando a que pare de llover para irnos.

No estoy para hacer de canguro yo.

¿Y Sara?

¡Sara!

¡Estoy arriba, ahora bajo!

Ahora baja y os piráis.

¡Adeu!

¿Ves? Uno que ha pillao.

¿Y ahora qué? Jugaremos a un juego.

Una palabra.

Una bola gigante.

La Tierra. El espacio.

La Luna.

El tiempo pasa... La Luna contra la Tierra.

Meteoritos.

¿Cohetes?

Caminar a cámara lenta.

¡"Armagedón"! -¡Sí, correcto!

¡Va!

Esta la tienes que hacer fuera.

Va, vamos.

¿Tú?

Yo me quedo, que llueve.

Si tienes que adivinar la película.

¿Y tú?

Yo no.

Pues yo tampoco.

¿Quieres salir fuera y dejar que el amor te ahostie?

¿Venís o qué?

¡Tira!

Cuatro palabras.

(TARAREA)

(TARAREA)

(TARAREA)

¿La sabes?

(TARAREA BSO "CANTANDO BAJO LA LLUVIA")

(Música suave de guitarra)

¿La sabes?

"Cantando bajo la lluvia".

¿Ves como era fácil?

(Música animada)

Va.

Mierda.

Joan, ¿tienes un trapo?

Ten.

¿Qué?

Es que he tirado tres vasos.

Me gustaría que nos viéramos un poco más.

A mí también.

Pero, desde que te fuiste a Sant Cugat con Toni...

Chicos, va, ¿qué hacéis?

Jugamos al "yo nunca, nunca". -¿Nos tenemos que poner a jugar?

"¿Ahora vamos a jugar?". -Yo no hablo así.

Sí. -No.

Que sí. -No.

Va, no te enfades. -No me enfado.

Va, ten, lleva limón.

Y tira.

Hola.

¿Los helados?

¿Ice cream?

¿Tienes de esos que tienen bola?

Creo que tendríamos que comprar algo.

Barato, que soy muy catalán. -Lo más barato.

Bocaditos. -Chocolate.

Uno con cincuenta. -Dos euros.

¿Vais mucho a las librerías a meteros mano?

¿Perdona?

¿Que si vais mucho? Príncipe, un euro.

Pues, bastante.

Melocotón en almíbar.

Noventa céntimos.

Kinstens, cero noventa y nueve.

¿Qué es kinstens?

No sé.

Albert, Albert, lo tengo.

Ey, yo también, tomate Solís.

Cero sesenta.

Helado, diez céntimos.

Invita el varón.

Hostia, la cartera.

(Truenos)

¡Mierda!

Se corre muy rápido. -Roser, por favor.

He visto que te interesa mi vida sexual con Ricart.

¡Me importa una mierda!

¿Llevabas mucha pasta? -Era el pasaporte.

(Truenos)

(Risas)

¡A mí no me hace ni puta gracia!

¿Sabes qué quiere decir esto?

Que estamos bajo la lluvia y nos estamos mojando.

El día de la matrícula es el jueves.

¡Hostia puta, que no llego!

¡La puta mierda!

(Truenos)

Eres una cabrona.

No soy yo quien se va dejando la cartera por ahí.

Eso no es verdad.

Dámela.

Toma.

¡Va!

(Música suave de guitarra)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

Dime.

Vale.

Pues espéranos fuera.

Es Ricart.

¿Vamos?

(Truenos)

(Continúa la música)

Hola.

¿Por qué no empiezas, Joan, que es tu aniversario?

Sabéis jugar, ¿no?

Sí, más o menos.

Vale, hay que beber si sí lo habéis hecho.

Vale, o sea que si no lo he hecho no bebo.

Exacte. -Venga.

Eh... Yo nunca, nunca...

he entrado en la sala de profesores para robar un examen.

Hostia...

Yo nunca tuve que ver con eso, ¿eh?

No te lo creas. Él lo organizó todo

y nos dejó el trabajo sucio a nosotros.

Así que bebe, cabrón.

Y él suspendió.

Qué injusto.

Vale, yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca he roto nada de casa expresamente.

¿Uh?

Cabrón.

Lo sabía.

La figurita que me regaló mi madre.

No la figura, unas putas figuras de unos perros medio retrasaos

que están en la entrada.

Te hice un favor.

Eh... Me toca, ¿no?

Yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca he deseado

darle un beso a...

Judit.

Ah.

Las cosas como son.

¡No! Tía, lo tienes que aprovechar.

Sí, pero bebe tú, capullo.

Venga, va.

Qué éxito.

(D. BSO "Barcelona Noche de Verano")

¡Pastel!

¿Qué pasa?

Me toca a mí. Me toca a mí.

Yo... Yo... nunca, nunca...

Venga, Héctor.

Tranquilo.

Yo nunca, nunca he deseado...

¿Qué?

...que Judit...

dejara a su marido.

Encima rima.

Sí que rima, sí.

Héctor...

(Música suave de piano)

Ey, Toni.

¿Queréis pastel?

Me toca. Me toca.

Yo nunca, nunca...

he metido la mano en el culo de una vaca.

Ey, ¿qué hacemos? ¿Nos vamos?

¿Sí, ya?

Es que estoy reventado ya.

Me sabe mal, por un día que vengo.

Venga, quédate un rato.

Vale.

Tenía ganas de estar contigo.

Bueno, mañana, ¿no?

Vale.

Chicos, yo me voy, estoy reventado.

Si te queda medio cubata ahí. -Alguien se lo acabará.

Venga, cuídate. -Venga.

No has dicho "nunca, nunca". -Te lo envío por whatsapp.

Adeu.

(Truenos)

Me has dejao tirao.

Ahora ya sabes lo que se siente.

Laura, ya, basta, de verdad,

vamos a tener el niño.

¿Esto que me estás diciendo lo has pensao,

o lo dices porque estoy cabreada?

Porque vamos, a mí no me parece razón para tener un hijo.

Joder, ya no sé lo que quieres lo que te diga.

No quiero que me digas nada, Carles.

Joder, yo lo único que necesito saber es

si esta relación va a alguna parte o estamos haciendo el imbécil.

Espera, espera.

¿Qué insinúas? ¿No te das cuenta?

No sabemos dónde vivir.

No tienes trabajo en Madrid, yo no tengo en Barcelona.

Joder, que no tenemos 15 años.

Lo que no quiero es perder el tiempo. Te lo digo ya.

¿Te da la sensación que conmigo pierdes el tiempo?

No me entiendes.

Igual lo que te conviene es estar sola, no me jodas.

A lo mejor me conviene estar sola.

(Música dramática)

Eh.

¿Entras o qué? Sí.

Y vomitó, vomitó dentro del...

Estábamos en... En Mallorca era.

En Mallorca en fin de curso.

Y apareció el segurata.

Y se las piró corriendo.

Estaba sobado.

Yo me acuerdo porque me lo hacéis recordar, pero...

¡Te quiero mucho!

Yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca...

Yo nunca, nunca he pensado que sería más feliz a tu lado.

(Música romántica)

Cojo un poco, ¿vale?

(Truenos)

Hostia...

(Llanto de bebé)

La niña. ¿Vas tú?

Sí, ya voy yo.

¿Tú me quieres a mí?

Yo me voy a mear.

Venga, me toca.

Yo creo que me iré. -¿Ya?

¿Ya te vas? -Sí.

Toni no se encuentra bien y prefiero ir a casa.

¿Y el cometa...? -Ya me contaréis qué tal.

Adiós, guapa.

Escucha, coge un taxi, ¿eh?

Sí, no sufras.

Bueno, Judit, encantada. -Igualmente.

Buenas noches, guapa. -Buenas noches. Buenos días, casi.

Adiós.

Eres un gilipollas, tío.

¿Qué quieres que haga?

No sé, lo que tú quieras hacer.

(D. BSO "Barcelona Noche de Verano")

(Truenos)

Te lo juro...

desde el escenario se oía que petaba.

Me hace mucha gracia porque tú sabes...

(Continúa la música)

¡Eh!

¿Mami? No te he despertado, ¿no?

Ah, como pensaba que ibais a ver lo del cometa.

Sí, yo estoy esperando también para verlo.

No, no, no, no me pasa nada. Estoy cansada del viaje y eso.

(Continúa la música)

¡Taxi!

(Continúa la música)

¿Vamos?

(Puerta)

(Puerta)

Hola.

Hola.

Mira... ¿Qué?

Di, di. Di, di.

Pues que lo siento, Laura.

Que me he portao como un gilipollas y que...

que ya sé que no te he escuchao,

ni he estao por ti durante todo el día,

ni he visto el Predictor,

ni lo de mi hermana, ni lo del carrito y...

Y que quiero que sepas que me da igual que sea aquí

o allí o donde sea, pero yo quiero estar contigo.

Tú...

Tú no quieres estar sola, ¿no?

No.

¿Seguro?

Lo digo básicamente porque te traigo una sorpresa

y si no es que no sirve para nada.

Cierra los ojos.

Ciérralos.

Vale.

Ojos cerrados.

Ya los puedes abrir.

¡Tachán!

Pero ¿qué...?

¿Qué es esto?

Bueno, el carrito, el carrito.

Han sobrao algunas piezas que no sé dónde van,

pero aquí está. No está tan mal, ¿no?

Ven aquí.

Solo quiero que sepas que...

¿Qué?

Pues que si algún día atropella a nuestro hijo

voy a estar supercerca para pegar todos los trozos.

Ostras, tío, pero es lo más macu que me has dicho nunca, ¿eh?

Implica a una criatura muriendo en un accidente de tráfico.

No deberías tener el listón demasiado alto, ¿no?

(Música romántica)

¿Ves eso, tío?

Pues no.

La verdad es que voy un poco ciego como para...

Habíamos quedado aquí en los cubos, ¿no?

¡Ay!

(Móvil "música tecno")

¿Qué pasa? ¿Quién es?

Eh, no, nada.

Un momento, ¿eh?

Eh...

Hello.

Eh...

In the beach.

Yeah...

We beach.

Eh...

Right towers.

Okey? Bye. Bye.

¿Quién era, Katherine?

Sí. Sí, sí.

Creo que vienen, pero... no lo tengo muy claro.

Sabes que yo el inglés no... No lo domino.

¿Le has dao tu teléfono?

Sí, antes.

Tío, pensaba que habíamos hecho un pacto, siempre igual.

Siempre igual, ¿el qué?

No se puede confiar en ti para nada. -¿Ah, sí?

¿Y tú qué, señor traductor?

No sé de qué me hablas. -Ahora no sé de qué me hablas.

Va, corta el rollo.

Le traducías lo que te daba la gana para dejarme mal.

Si llego a saber que era tan importante para ti,

te hubiera dejado que te la ligaras.

Traicionar a un amigo no, no se hace.

¿Me la habrías dejado? ¿No tengo posibilidad contra ti?

No insinúo nada, afirmo. Ey, tíos.

¿Se puede saber qué pasa?

Que este tío es un traidor, imbécil y sobrao.

Si soy sobrao es porque puedo, no como otros.

Nada, que me tiene envidia. -¿Perdona?

Me tienes que pedir que no me ligue a las tías para tener posibilidad.

Me tienes envidia.

No lo puedes soportar. Te corroe, te consume.

¿Envidia de qué?

Me he follao a más en el último mes que tú en tu vida. De eso.

Acéptalo de una vez,

Marta te dejó, ¿vale? Te dejó.

Calla que te pego un guantazo que te giro la cara.

Te dejó por alguien que al menos fue capaz de acabar la ESO.

Oriol, por favor. Lo que te pasa, ¿eh?

Es que si Marta te dejó es porque eres tonto.

Tienes a las que quieres una noche.

Al día siguiente se van corriendo cuando ven que el guaperas

es más tonto que un zapato.

¡Pero qué haces!

¿Eres idiota o qué pasa?

¡Basta, basta, basta, basta, por favor!

Basta, por favor. Me sabe mal. Ha sido todo culpa mía

Lo siento, de verdad.

¡Katherine es meva al-lota!

¿Qué al-lota? ¿Qué dices, mallorquina, que no te entiendo?

(Música animada de guitarra)

Que es mi novia.

Pensaba que habíais dicho antes que... que...

Ya sé lo que os he dicho, pero ha sido un juego y...

Se me ha ido de las manos claramente,

un poco.

Pero Katherine, tú y yo never.

Joder, antes nos has comentado que...

Vale, tío, la he liado.

Pero bueno, que aquí lo verdaderamente importante

es que vosotros arregléis lo vuestro.

Y después... nos llamáis. No, no, no.

Desayunamos juntos o lo que sea.

¿Dónde vas? ¿Dónde vas?

Nos llamamos, ¿eh?

¿Qué... qué... qué...?

Al-lota...

Hija de puta... -Joder, ya ves, tío.

(Música suave de guitarra)

Bueno...

Te espero ahí, ¿vale? -Vale.

Ahora voy.

Si estuviese frío ya sería la hostia.

Bueno...

Me voy.

Llevas diciendo lo mismo toda la noche.

Ahora va en serio.

Va.

Piensa en mí de vez en cuando.

Tú también.

(Música dramática)

(Continúa la música)

(Continúa la música)

Hola.

Hola.

¿A qué hora pasaba el cometa ese?

A las 7 o así.

Las 7 es buena hora, ¿no?

Bueno, una mica tard.

Pensaba que... que no ibas a venir.

Pues aquí estoy.

Quería pedirte disculpas por todo lo que ha pasado.

¿No piensas decir nada?

Bueno, no que creo que...

No creo que tenga yo toda la culpa, ¿no?

Bueno, a ver, he sido un poquito gilipollas.

¿Un poquito?

Bueno, un poquito bastante. -Un poquito bastante, ya.

Bastante mucho.

Mucho, mucho. Bastante, mucho.

Tampoco te castigues.

Sabes que nunca me han sentado bien los gintónics.

De hecho, mira en fiesta de la Bego

me sacaron del Apolo por escupir al DJ.

Porque te pusiste histérico porque no pinchaban la de...

Womanizer. -Womanizer.

Es que es un temazo.

Un temazo y tú una maricona hortera, tío.

No sé por qué, tío...

me pensaba que iba a estar toda la vida contigo.

Venga, no flipes, si te saco siete años y...

y de aquí a diez me habrías dejado por cualquiera de dieciocho.

Solo prométeme una cosa, ¿vale?

Prométeme que te vigilarás del manager que tienes porque...

Hostia, pensaba que era una alucinación mía.

Qué va, qué va, si se le nota a la legua, y además...

seguro que es de las malas.

Ancho de espalda, estrecho de culo...

maricón... seguro. -Seguro.

Esto es una mierda, tío.

Ya lo sé.

No, de verdad, esto es una puta mierda.

Marc, yo esto no es lo que quiero, tío.

Ni yo.

A la puta mierda, ¿vale?

Si tengo que esconderme...

No, te digo que a tomar por culo. -No, escúchame.

Está pensado, nos vamos a las afueras,

compramos una casa con una finca gigante, con verjas...

(Música suave de piano)

Si me cogen que sea por lo bueno que soy, con todas las consecuencia.

Yo paso de esconderme, tío.

Estoy hasta la polla.

(Continúa la música)

(Risas)

(Música animada)

(OFF) "Definitivamente el cometa y el amor están muy cerca".

"El cometa pasa y todos miramos arriba".

"Y pronto se irá, se alejará de la Tierra,

y tendrán que pasar muchas noches de verano

antes que nuestra órbita vuelva a coincidir".

"Creo que no es el cometa lo que ha hecho especial esta noche,

es lo que has vivido mientras lo esperabas".

(D. BSO "Barcelona Noche de Verano")

"Quizá los incas se referían a esto cuando se referían al final".

"El desenlace llega cuando el cometa pasa,

cuando ha cruzado el cielo,

dejas de mirar arriba

y compruebas quién tienes al lado".

(Continúa la música)

"Sea como sea, el amor seguirá dándonos de hostias,

ahora, y siempre".

(Joan Dausá "Jo Mai Mai")

Queda con la guiri, ¿eh?

¿Era polaca la chavala o...?

No sé, pero tenía un inglés un poco raro, ¿no?

Yo creo que se hacía la sueca un poco.

Ahora con la mallorquina se va a casa y...

Ahora qué, ¿no?

Ya fuera de todo, molaría verlo también, ¿no?

# Em dóna el cava i el poso en fred.

# I arriben l'Hèctor i la Clara

# porten la nena dormida en el cotxet.

# I obro la porta a la Judit

# "Avui véns sola...". #

Yo no sé por qué el mundo del fútbol tiene problemas con nosotros.

Si está lleno de gais. -Claro que sí.

Sí, sí. Esos abrazos tan cariñosos. antes de salir al campo.

Y el míster cuando salimos... todo son palmaditas en el culo.

Se sobrepasó, ¿eh? -¿Qué dices?

Sí, más de una vez.

Y las clases estas típicas de... "mira cómo la chupa, tal".

¡Pásala, chupón, chupón!

Yo de pequeño era chupón.

Y lo sigues siendo.

Hijo puta.

# I l'Hèctor diu:

# "Jo mai mai he desitjat fer un petó a la Judit".

# I afegeix: "Jo mai mai he desitjat

# que deixés el seu marit".

# Tothom em mira i ningú beu...

# I aquell dard emmetzinat se m'ha clavat al cor.

# I ho reconec, i faig un glop.

# I veig que tots riuen de cop,

# però la Judit aixeca el got,

# em mira i diu:

# "Jo mai mai no he pensat

# que seria més feliç al teu costat".

# "Jo mai mai no he pensat

# que seria més feliç al teu costat".

# I jo em congelo i ella beu. #

(Dausá "Quan tothom dorm")

# Tota la ciutat.

# sembla haver mudat la pell.

# El nom dels carrers

# fan que em senti un estranger.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# el món se'ns fon.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Un altre cop...

# Un altre cop.

# Només tu i jo...

# Trobo el meu portal,

# però algú n'ha canviat el pany.

# Hi ha un llum encès,

# que s'apaga quan el veig.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# el món se'ns fon.

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Un altre cop...

# Un altre cop.

# Només tu i jo...

# I de cop,

# quan tothom dorm,

# ens quedem sols...

# Un altre cop...

# Només tu i jo...

# Sense guió... #

Somos Cine - Barcelona, noche de verano - Ver ahora

Cuando el cometa Rose cruzó el cielo de Barcelona, comenzaron 567 historias de amor. Esta película cuenta seis de ellas: un deseo, un miedo, una cena de amigos, un reencuentro inesperado, una fiesta de disfraces y una reunión familiar, todas ellas unidas por un sentimiento y una ciudad. Historias de amor distintas y diversas con representación homosexual: Marc y Jordi son dos futbolistas gays que mantienen una relación secreta.

Dirigida por Dani de la Orden, la película obtuvo el Premio Gaudí a Mejor música, gracias al trabajo del compositor catalán Joan Dausà.

Barcelona, noche de invierno (2015)

Reparto: Àlex Maruny, Vicky Luengo y Alexandra Jiménez

No recomendado para menores de 7 años Somos Cine - Barcelona, noche de invierno - Ver ahora
Transcripción completa

(Música animada de guitarra)

(OFF) "En el 2013 dirigí una película,

'Barcelona, noche de verano',

nominada a tres Gaudís, entre ellos mejor película".

"Fue un año de alegrías".

"Algunos dijeron que el éxito se me subía a la cabeza".

"Soy Dani de la Orden, director de 'Barcelona, noche de verano'".

"Definirse en una palabra sería difícil".

"Guapo, genio, leyenda viva".

"Si tuviera que elegir una, sería humilde, sin duda".

-"Perdone, le pedí el nombre para ponerlo en el vaso".

-"Y la fama, tarde o temprano, pasa factura".

-"Dani, tenemos que hablar".

"Te lo digo porque te quiero, Dani,

creo que esto del mundo del cine te está cambiando".

"Ya no eres la persona de la que me enamoré".

-"No es que me esté cambiando, yo cambio el mundo del cine, nena".

-"Mira, lo siento, Dani, ya no te quiero".

-"Cuando te deja una chica se lleva con dignidad,

con la cabeza alta".

(LLORANDO) "¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¡Pero si tengo un Gaudí!".

"En esa época recibí mucha ayuda de mi amigo Bernat".

"Ahora pasarás

por las cuatro clásicas fases de la ruptura".

-"Ni hablar" -Exacto, la primera es la negación.

"Primera fase, la negación de la pérdida".

"Sé que te precipitaste. Dijiste cosas que no pensabas".

"Sé que quieres volver y si me lo pides de buenas maneras

podría darte una segunda oportunidad".

-"Dani, no pienso volver contigo, ya estoy saliendo con otra persona".

"Lo siento".

-"No, no, si yo tampoco quiero volver".

"Era broma, era broma. Era broma".

"Era broma".

"Lo que necesitaba antes de la segunda fase

era animarme viendo alguna comedia, alguna cosa entretenida".

-"¿Qué película? -'Los Puentes de Madison'".

"Solo tenía una cosa clara,

y es que sin ella nunca conseguiría ser feliz".

"Me siento tan identificado".

"Y después vino la segunda fase, la desesperación".

"¡Sal ya! ¡Dime quién es ese tío con el que vas!".

"¡Él nunca te va a querer como yo!".

-"¡Tu ex no vive aquí, vive en la calle de al lado!".

"¡Es la tercera vez que te equivocas!".

-"Mierda, todas las calles del Eixample son iguales".

-"¿Para qué película?".

"Ah... 'Lo que queda del día'".

"Decidí que prefería la soledad y la tristeza,

antes que vivir queriendo a alguien que no fuera ella".

"Es como si alguien hubiera hecho una peli de mi vida".

"Después vino la tercera fase, la falsa recuperación".

"Una de las etapas más difíciles, en la que crees haberlo superado,

pero vuelves a caer en el pozo".

"¿Sabéis quién soy? El director de 'Barcelona, noche de verano'".

"¿Estáis solteras? -¿De qué peli?".

"¿'Barcelona con Mecano'? No la he visto".

"Si fuera 'Ocho apellidos vascos'".

-"Qué mono es Dani Rovira. ¿Lo conoces?".

(Gong)

"Gracias a Dios después llegó la aceptación".

"En esa fase decidí estar preparado para salir del pozo

haciendo lo que más me gustaba, cine".

"Decidí volver al cine, pero esta vez no a llorar,

sino en busca de inspiración, de las musas".

-"¿Para qué peli? -'Terminator'".

"¿'Terminator'? No sabía

que te gustaban esas pelis tan violentas".

-"Lo que no pensé es que la musa no la encontraría en la pantalla,

sino en la taquilla".

"Quería decir 'Pretty woman', como tú".

"¿Te gustan las comedias románticas? A mí me encantan".

-"En ese momento lo tuve claro".

"Me reuní con los guionistas

y escribimos la segunda parte de 'Noche de verano',

'Barcelona, noche de invierno'".

"Una vez escrita me reuní con el equipo decidido a rodar".

"Esta vez rodaje de calidad".

-"¿Cobrando de verdad

o con bocadillos como la última vez?".

-"¿No os gustan los bocadillos? Son de lomo queso".

"Finalmente la conseguimos rodar".

"Hice lo que siempre había querido hacer".

-"¿Una entrada para qué peli?".

"Barcelona, noche de invierno".

"Y ponme dos entradas. Una para mí y otra para... ti".

-"¿Sí?".

"Que quiere cortar conmigo".

"Que todas me dejan".

"No sé lo que hago mal. ¿Qué hago mal?".

"Qué emocionante es".

"Me ha encantado la película, Dani".

"¿Ah, sí? ¿Pues sabes qué? Yo soy el director".

-"¿De verdad? Tienes que tener

el número de Miki Esparbé, ¿verdad?".

"Estoy tan enamorada de él. Es tan guapo...".

(Gong)

"Quizá esta vez no me llevé a la chica,

pero las cosas no salen como uno quiere".

"Eso sí, mi madre dice que la peli quedó muy bien".

-"Es muy buena, ¿eh?".

-"Y espero que disfrutéis tanto

como nosotros hemos disfrutado haciéndola".

-"¡Venid y disfrutadla!".

# Juren que sempre... #

(CHISTA)

(Música suave de guitarra)

Si esperas una historia de estas de película de amor,

de película romántica,

te advierto que te llevarás una decepción.

-Eso ya lo veremos. ¿Y después qué?

Bueno, pues que... tuve una cita.

¿Una cita? Una cita, pero una cita, cita.

Con sus mensajitos de "yo mañana no puedo, pues yo pasado tampoco".

"Pues entonces yo tendré que mirar a ver...".

En fin, dejándole claro desde el principio

que yo no soy un tío precisamente facilón".

Muy bien, muy bien. ¿Qué tal fue? Fue... que no fue.

Pero no fue culpa mía, yo lo tenía todo controlado.

Primero la llevé al cine, a cenar, la acompañé al portal.

Y luego, bueno, subimos a su casa. Ah...

Y allí un poco de todo. ¿Todo?

Es que me pides que te cuente unas cosas, Antonia, que...

Y estuvimos saliendo unos días, unas semanas...

Y ahí no sé qué me pasó que...

se me quitaron las ganas de saber para dónde iba el asunto.

Yo qué sé. Aquí estamos. Siempre es igual.

Sí, siempre igual.

Yo qué sé, el amor supongo que no es para mí.

Te digo una cosa, Antonia,

es posible que el amor no exista.

(OFF) "Es un engaño de la naturaleza. Sí, sí".

"Para que nos juntemos,

tengamos hijos para que la especie sobreviva".

Sensitive activo... básico. Básico, como siempre, Carles.

Como tú.

Carles ¿cómo va a pesar la niña de 11 a 16 kilos?

El otro día la cogí de la cuna...

Anda que no. No la coges mucho, parece ser.

¿Que no...? Cuando la cojo en casa la subo así...

Se me pone brazo.

Serotonina, feniletilamina, dopamina, feromonas...

Elementos químicos que conforman un plan de la naturaleza.

Alfeñique.

Tío, esto no es un insulto.

Si ni es una palabra. Claro que lo es.

¿Qué es un alfeñique?

Tú eres un alfeñique.

Alfeñique tu puta madre.

¿Ves como existe? Incluso tú la utilizas.

Esto es para gente joven que cree en eso.

No digas esas cosas, Miguel. Es la verdad.

Y la tía se viene y me dice que...

que quiere cortar conmigo.

"Si es que siempre me pasa lo mismo".

Que todas me dejan.

Que no sé lo que hago mal. ¿Qué hago mal?

La verdad es que no... No sé.

Pura química, Antonia. Pura química.

Ay, Miguel, Miguel.

No lo digo solo yo, hay un montón de autores que he leído

que dicen esto. ¿Quieres que te apunte

a una página web de esas que yo utilizo?

Por favor, Antonia...

¿Llegas y no me saludas? -Pero si acabo de entrar.

Dame un beso. -Claro que sí.

Vale ya que me llenas de babas.

Estás más guapo desde que estás soltero.

Ay, Miguel, ¿qué vamos a hacer contigo?

Yo qué sé, Antonia.

A mí ya se me ha pasado el...

Oye, ¿verdad que puedes arreglártelas tú solo ya?

Sí. Muchas gracias.

Que vaya bien la cabalgata. Gracias, Antoñita.

(Música dramática)

Tiene que ser hoy.

¿Hoy el qué?

Ah, no, no, ya lo hemos hablado.

Oye, Julia... -Hoy es el día.

¿Por qué tiene que ser hoy? Hoy no me encuentro muy bien.

¿No podría ser mañana? ¿U otro año?

Total ¿para qué?

Porque no puede ser. -Claro que puede ser.

Ha sido así toda la vida. -Pues dejará de serlo.

La rebelión a los 20,

no a los 80, Carme.

Todo irá bien.

(Música suave de guitarra)

-A la salita, por favor. -De acuerdo.

Ey, Julia.

Sí, sí, se fue. Se fue sin mirar atrás.

No había visto a nadie correr tanto en mi vida.

¿A quién se lo cuenta ahora? -Yo qué sé.

Tú sí que me entiendes, Sara. Eres una chica increíble.

Eres atenta, comprensiva, bonita.

Disculpe, mire, tengo que colgar que tengo trabajo en recepción.

Bueno, basta.

Escuchadme los dos. -¿Qué llevas ahí, tío?

Típico de Cataluña, lo compré en Las Rambles.

Lo raro es no llevarlo.

No se lo vi a nadie. -Lo llevan.

¿Me dejas hablar? Gracias.

Tengo flyers para esta noche. Lo tengo todo preparado.

Toma.

Guárdate esto. Que no te pille los mossos que te hostian rápido.

Es marihuana. Claro. ¿Qué parte no entendéis?

Que no salgo. Ceno en el hotel y después veo una peli.

¿Peli? Peli mola también.

Una guapa, no cualquier mierda.

Una comedia romántica para todos.

"Love actually", por ejemplo.

Esa es de puta madre.

Y luego velas.

Velas necesitaremos también para la bañera en pelotas

y nos comamos todos la polla.

Me prometisteis que saldríamos.

Hoy no cenamos.

Tío, mañana sale el avión a primera hora.

Estamos en Barcelona,

capital mundial del libertinaje sexual.

¿Aquí sabéis que es de mala educación

si le pedís follar a una tía que te diga que no?

Después de lo que me pasó no estoy para fiestas.

Y dale.

Me has hinchao los cojones.

Te lo digo clarito. -Curro.

¿Sabes por qué te ha dejado Bárbara y todas con las que has estado?

Tranquilo. -Estoy tranquilo. Se lo diré bien.

Porque eres un puto coñazo. -Claro que sí, con suavidad.

Parece tonto. A la mínima se enamora.

Empiezas a agobiarlas y se asustan. No es verdad.

¿Cuánto estuviste con Bárbara antes de salir?

Dos días. ¿Con Ana, la anterior?

El mismo día empezamos a salir.

Y Sara, la de recepción, ¿qué? Una chica simpatiquísima.

Parece que le pedirás matrimonio en la primera cita.

Eso solo pasó una vez.

¿No puedo liarme con una tía y enamorarme de ella?

Necesitas encontrar el punto intermedio.

Para eso tienes que haber vivido en los extremos del amor.

El del pringao que se enamora el primer día

y quiere casarse y el follador.

Que te la follas una noche y paćasa.

Yo te voy a enseñar a ser ese follador.

Lo primero es que te vienes esta noche y haces lo que te diga.

No me apetece salir de fiesta, yo qué sé.

¿Y qué te apetece, Óscar?

¿Seguir amargándote en camas de hotel?

No. Claro que no. Vamos a salir.

Le vamos a dar a las catalanas lo suyo.

Vale.

Vale no, más alto. Vale.

¿Vale qué?

Que me voy a liar con una tía.

¿Y qué más?

Me voy a ligar a una tía, me la follo y ya.

Claro que sí, a follar.

¿Quién es mi tigre?

Hasta luego.

Eh, ¿dónde vas, Casanova? ¿Ya no te quedas?

Tequila y juegos de mesa, ¿eh? Tentador, pero tengo una cita.

Venga, qué traviesillo, ¿eh?

Hala, que viva el amor, ¿eh? Hala...

Es maricón y no lo sabe.

¿Qué has pedido para cenar? Unas veggies paprikas.

¿No jodas? ¿Otra vez del vegetariano?

¿Qué? ¿No te gusta? ¿A ti desde cuándo?

Voy yo. Hijo de puta, ya sé lo que te pasa.

¿Qué repartidora te mola? ¿La rubia o la morena?

Si la morena tiene casi 60 años.

Bueno, olla vieja hace buen caldo.

Bueno, llevo un mes trabajándomela, no me lo jodas.

Eh, eh, eh.

También me la he trabajado.

Cada vez que paso delante

me la quedo mirando rollo: "¿Sí o no?".

"¿Sí o no?". Vaya gilipollez.

Llevo un mes pidiendo comida en el restaurante.

Llamo dos días sí, uno no. Un día no, dos sí.

Luego uno no, uno sí, y tres no.

Y vuelvo a empezar para no llamar cada día...

Vale, vale, vale.

Si significa tanto para ti te la dejo.

¿Cómo que me la dejas?

¿Insinúas que si quisieras no tendría posibilidades?

Se me dan bien las tías y a ti se te da bien...

las palabras, ¿eh?

Para mí el scrabble y para ti las tías.

Mira, que te jodan.

Adelante, guapa.

Vaya, qué piso más chulo, ¿no? -Sí, ¿eh?

Si llamas tanto al final pensaré que llamas porque quieres verme.

Sí, claro, chicas a domicilio.

Estaría bien que existieran.

Sí, existen, se llaman prostitutas.

Ten, Álvaro, que aproveche. Hasta la próxima.

Ángel. -Ángel. Ángel.

Hasta la próxima.

Yo a ti te conozco, ¿no? Vosotros sois...

Compañeros. -¿Sois compañeros?

Cada uno en su habitación. No te líes. Nada de...

Compañeros de piso. Ah, no, no...

Separaditos y tal. -Ah, claro, muy bien.

Encantada. Soy Adrián.

Ah, Silvia.

Pues nada...

Gracias por la comida. -Ah, claro.

¡Ay!

Pues muy bien, nada... Una cosa, eh...

¿Haces algo esta noche?

No... Dentro de un par de horas termino el reparto

y después ya nada.

Ah, bueno, ¿si te apetece tomar aquí algo con nosotros?

Ah, sí, sí, ¿por qué no?

Sí, claro, cuando acabe puedo venir a tomar una copa.

Perfecto.

Aquí estaremos. Pues, muy bien, que aproveche.

Hala, adiós. -Hasta luego.

Adiós. Adiós.

Pasa.

¿Ves ese montón de papeles de ahí?

Son currículums.

"Estoy deseando esforzarme mucho para aprender el oficio...".

Bla, bla, bla... ¿Qué te parece?

¿Será buen fotógrafo? -No sé.

Creo que será una mierda de fotógrafo.

Como todos los jóvenes que no habéis revelado un carrete.

Pero parece que por lo menos intentará hacer bien su trabajo.

¿Has visto lo que me enviaste la semana pasada?

Te pedí fotos de un tipo saliendo de un hospital y mira.

Aquí está de espaldas.

Esto artístico pero no lo entiendo.

Aquí la cara tapada por una cinta. Por el amor de Dios, Anna.

Es que con este tipo de reportajes no me acabo de sentir cómoda.

En esta agencia hacemos de todo.

Si para ti hacer prensa rosa no es suficiente,

quizá sea que no vales para este trabajo.

A mí a tu edad no me importaba ensuciarme las manos.

Tienes que hacer lo que sea, lo necesario, lo que haga falta.

Pero no esta mierda, por favor.

En blanco y negro... ¡Mierda!

¡Remierda!

Si no se ve una mierda.

Te prometo que la próxima vez... -Ya veremos si hay próxima vez.

De momento tienes que salir ahora.

Uno de tus compañeros dice que está enfermo

y tienes que cubrir la cabalgata.

Niños sonrientes, espíritu de Navidad.

Gente cogiendo caramelos... -Sí, jefe.

No la vuelvas a cagar, Anna.

Venga.

(Llanto de bebé)

(Llanto)

Mira qué tiene el papa. Mira.

Ya está.

"Lamentablemente debemos informarle

que no podemos contratarla en este momento".

Operación completada. Stop.

"Listos para salir".

Venga.

¿Qué? ¿Vamos?

¿A Madrid? No, a la cabalgada, digo.

¿A la cabalgata ahora? (ASIENTE)

Bueno, es muy justo, Carles.

Luego tendríamos que pasar antes de irnos.

La niña es pequeña. No se enterará de nada.

Si solo es un momento.

De verdad, me parece un jaleo.

Vamos a hacer una cosa, a votar.

La niña lo está pidiendo.

Yo. Te lo está pidiendo a gritos.

Pues nada, todos a la cabalgata.

¿Lo tienes todo listo? Sí, sí.

¿A que sí?

Te estabas dejando el abrigo. Lo iba a coger ahora, sí.

Los guantes, el gorrito...

Iba ahora. Si... claro.

El otro chupete. Se lo iba a poner.

Dalsy. Hostia el Dalsy. Sí.

Toallitas, pañales... Oye, Laura,

para venir con este rollo te puedes quedar en casa.

Que no, que no, vamos. Está bien.

Parece que no quieras que salga solo con la niña.

No quiero discutir, Laura, de verdad.

Al final pensaré que solo decides tú las cosas aquí.

¿Sabes lo que pasa? Si no tomo las decisiones no las toma nadie.

Ah. ¿Cómo se lleva eso de mandar tú

y a la vez ser la única puteada? No se entiende.

No sé si te das cuenta. No he dicho de mandar.

Estoy hablando de responsabilidad. Muy bien.

Tampoco quiero discutir.

Si la cosa fuera mandar y se hiciera lo que me conviene

ya me dirá qué hago viviendo en Barcelona lejos de mi familia

habiendo dejado mi trabajo...

Oye, yo también hago esfuerzos, hoy voy a Madrid...

Ah.

No... No te... No.

Anda, ven. Está bien. Está bien conmigo.

Sí, lo sé. Vamos.

Hala, vamos, chiquitita.

Vamos, chiquitita.

Oye, Laura, lo de Barcelona lo hablamos

y decidimos juntos que era la mejor opción.

¿Al final quién ha pringao? Hemos pringao los dos.

Por eso somos pareja.

¿O no pago el alquiler y no pasa nada?

Muy generoso tú, ¿eh?

Te encargas de recordármelo por si se olvida.

No, no, no...

Te pido que me apoyes un poquito más.

Ahora no te apoyo. No te apoyo, vamos.

Dos semanas estuvo la niña mala y no tuve un minuto de descanso.

Igual podrías pedir ayuda.

¿Yo te tengo que pedir ayuda a ti? No. No, no, no...

Vale, vale, vale. Es igual.

¿Cómo se llama su pediatra?

¿A qué estamos jugando ahora?

Pues... ¿Lo ves o no lo ves?

No me viene ahora. ¿Qué importancia tiene eso? No tiene.

Ya.

Laura...

Para la hora que es vamos tirando para el AVE.

Ah, muy bien.

¿Y por "vamos"? ¿A quién te refieres exactamente?

Si te apetece te vienes y si no, te quedas.

Fantástico, vamos. Sí que tomas decisiones, sí.

Me dejas una libertad...

Oye, Laura... ¡Laura!

¿Qué?

Ay, mira, Carles, haz lo que te dé la gana, ¿eh?

No te equivoques, ¿eh?

No soy el que hace lo que le da la puta gana.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Doctor González.

Doctor González.

(Música clásica)

(Megafonía)

"¡El rey Melchor!".

¡Hola, niños!

¡Andrea!

¡Andrea!

¡Andrea!

(Silencio)

(Música dramática)

¡Quieto!

(Grito)

¡Andrea!

Perdón. Perdón. Perdón.

¡Andrea!

¡Mamá!

¡Perdón!

¡Perdón!

Perdón.

¡Una foto! Así, muy bien, sonreíd.

Mira.

Cuélgalo en el facebook. -Ey, ey, ey, ey, ¿qué pasa?

El Rey Mago saltó de la carroza. -¿Qué?

(Timbre)

(Ladridos)

¿Jaume Armengol Fons?

Soy yo.

Tengo que hablar con usted.

Pase.

¿Qué?

¿Ha venido aquí a pasearse?

No. Perdón.

Busco información sobre una persona que conoció hace más de 50 años.

Una chica que se llamaba Cécile.

¿Cécile?

¿Cécile?

¿Cécile está...?

(Música suave de piano)

He venido porque usted tiene una hija.

Yo no tengo ninguna hija.

Esta es su hija.

Hasta hace tres meses nosotros tampoco sabíamos

que usted era su padre.

¿Es mi hija?

Buenas noches.

Majestad.

¿Le apetece tomar algo?

Tenemos churros con o sin chocolate.

Rellenos de crema, caramelo, nata.

Tenemos porras.

Tenemos... Una de churros normales, por favor.

Un clásico entre los clásicos.

Ha hecho una gran elección.

Aquí tiene, majestad.

Gracias.

¡Hostia! Disculpe.

¿Las fotos? No las tengo, pero le juro que no volverá a pasar.

La próxima vez... "¡Adiós!".

¿Hola?

No, no, no, no.

¿Hola?

Hola.

Yo soy Ana, ¿y tú? No tengo ganas de hablar.

Es que yo trabajo para una agencia

y creo que me van a echar por tu culpa.

Bueno, por tu culpa no,

pero el caso es que estaba en la cabalgata

y no pude captar tu proeza.

Había unos mellizos muy guapos

y pensaba que tenía que hacer fotos...

¿Jerséis iguales?

¿Como con arbolitos navideños? Sí, sí, esos.

¿Me enseñas la foto? Ah, sí, sí.

De hecho, quería pedirte si te parece bien

si podía hacerte una foto... Cállate un poco, por favor.

Es que es esta. Mírala.

¿Ves la mujer que tiene una bolsa en la mano?

Ajá. ¿Te suena? ¿La has visto?

No, había mucha gente allí y yo... ¿Y la bolsa de qué es?

Perdona. La mujer que aparece con una bolsa en la mano.

Sí. ¿Esa bolsa no te suena?

¿De qué es? De una cadena de hoteles.

Mi suegra vive al lado.

¿Cómo se llama? Mercè. Bueno, Mercedes.

Cuando me casé no sabía que la llamaban Mercedes.

Mercè, Mercè, Mercè... Tu suegra no, los hoteles.

Ah... Silken.

Gracias. Gracias.

Espera.

Majestad.

Me ha robado. El de la barba. Me ha robado la cartera.

Cago en la mar.

No tengo un duro.

Ah... Yo te puedo ayudar.

No tengo pasta,

pero tengo un camello que te llevará donde quieras.

¿Qué dices tú ahora de camello?

¡Tará!

Pero quiero algo a cambio.

Hoy todos los fotógrafos

tendrán una foto tuya

saltando de la carroza, y yo no.

Por eso necesito que tú también me ayudes a mí.

¿Qué quieres?

Quiero que me cuentes qué estás haciendo

y acompañarte para unas fotos para un reportaje.

De acuerdo. Eh...

Busco una mujer que hace 20 años que no veo.

La vi desde la carroza, salté... Espera.

Corrí entre el público... Espera.

No... ¿20 años?

20 años, sí.

¿Después de tanto tiempo...? No voy a entrar en ese tema.

Vámonos.

Espera, tienes que llevar la barba puesta.

Para las fotos.

También es parte del trato.

Vamos.

(D. BSO "Barcelona, noche invierno")

Hola. -Hola. ¡Claudia!

¡Oh!

¡Ay!

¿Qué tal? ¿Cómo lo llevas?

Mírame, gorda.

Ay. -A punto de explotar.

Laurita, mi vida.

Uy, mira qué grande está.

¿Y a Carles qué le ha pasado?

-Nada, una gastroenteritis de estas...

Hija. -Papá.

Ay, cariño... -¿Qué tal?

Ay... Ay...

"Tengo problemas con la bebida".

¿Cómo le pones esta camiseta a la niña?

Ay, Dios.

"Ya hemos llegao".

¿Y? "Ya hemos llegao".

Punto.

¡Allá, papá!

Hostia.

En su corazón encontrará el camino correcto.

Gracias. Gracias, ¿eh?

Gracias.

¿Qué?

Berta...

Sí, hola.

Me gustaría reservar una plaza en el AVE Barcelona Madrid.

A nombre de Carles.

Mire, ¿sabe qué?

Póngame dos.

Sí, a nombre de Josep.

Con pe, con pe.

Sí, pe, pe, de Puigcerdá.

(Música animada de guitarra)

He fundido el 3-G, pero te bajé todas las aplicaciones para ligar.

Adopta a un tío, Happen, Badoo,

Meetec, Tinder, Wanted,

Poof, Lovoo, Grupifive, Grindr y Siri.

Grindr es de gais.

¿Y tú cómo lo sabes? -Lo sé y punto. Quiero ayudar.

¿Lo hemos traído por descuento?

Solo quiere ayudar. Que se calle la puta boca.

Toma. Lo importante es encontrar a la chica adecuada.

Vamos a hacer ronda de reconocimiento.

Quédate, vigila que no me echen burundanga.

Es muy importante que sea guapa.

Pero no demasiado guapa.

Una mala elección te puede joder toda la noche.

Vale.

(Música animada)

¿Qué tal esa? Esa está muy bien.

Muy bien. Muy guapa de cara, buenas tetas.

Está sola en un bar...

Triste, acaba de llorar. La acaban de dejar.

No, no, eso no está bien.

No puedo dejarte que vayas. Ya.

Está mal aprovecharse. Que voy a ir yo.

No me jodas, me mira a mí.

Óscar, espero que me perdones. ¿Y si voy primero qué pasa?

¿Cómo vas a ir con los pantalones así

que parece que te acabas de mear? ¿Qué les pasa a mis pantalones?

¡Hijo de la gran... puta!

Mamón.

Eres un pringao.

¿Qué?

Que eres un pringao.

Y tu amigo un cabrón.

Se ha quedado contigo. Me he dado cuenta. Gracias.

Uh, no te preocupes, porque creo que no llegará a buen puerto.

Vale, creo que ahora me siento mejor.

Me alegro. Muchísimas gracias.

No nos hemos presentado, ¿verdad? Yo soy Óscar.

¡No! No ¿qué?

No, no, no, no.

¿Ahora intentas ligar conmigo? No.

Que no, que no.

Perdona. Perdona, lo siento.

Espera. Nadie ha dicho que no me gusta que lo hagas.

¿Y estás sola? Buen intento.

Con una amiga. Está en el baño.

Querréis hablar de vuestras cosas...

Eso pensaba yo también.

No se calla ni un momento.

Yo, yo, yo, yo y yo.

Que si diseño mi propia ropa, que soy mi propia jefa...

Que si soy emprendedora. Cállate ya, joder.

Eh, pues...

Pues por qué no la dejas aquí ¿y... te vienes conmigo?

¿Qué? Sí.

¿Estás loco? ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

¿Que sea tan o más pesado que ella? No.

Eso no va a pasar.

Y yo te invito a una cerveza, nos vamos por Barcelona,

me enseñas la ciudad y ya está. Yo me voy mañana.

Va.

Vale.

¿Sí? Sí.

¿Seguro? Que sí.

Joder, ¿ya? Que sí.

Oye, ¿no serás un psicópata, no?

Si lo soy será una historia que contar a tus hijos.

Corre. Vale.

Estoy flipando.

¿Ya? Joder con las catalanas, vaya guarras.

No me la robes, por favor. Tranquilo. Pero no la cagues.

No te enamores, Óscar. No la cagues.

¿Y cómo hago para no cagarla?

Hay tres normas básicas como buen follador.

La primera, nada de dormir juntos.

Ni caricias ni mariconadas.

Te la follas y pa casa.

Para un follador hay pre y durante.

Nada de post. No hay pros, perfecto.

Post, céntrate.

Segunda, nada de comer juntos.

Si te entra hambre te pillas un kebab.

Te lo comes solo, como los machos. Los machos comen Kebab.

Comen solos. No te enteras.

Tercera, y más importante, nada de contacto con sus amigos.

Ni amigos, ni compañeros de piso, ni familiares.

Cuanto menos te echen de menos, mejor. No me falles, follador.

¿Qué? ¿Crees que se la follará o qué?

¿A una catalana? Ni de coña.

Vale, vale, pero ¿le pilló haciendo qué?

Ah, bueno, a muchos les pillan sus padres haciendo...

No pasa nada. Con todo el mondongo ahí.

A mí mi madre me pilló una vez también.

-¿Tocándote? -No, qué va, con dos tíos.

¿Con dos tíos? Sí.

¿A la vez? -Sí, ¿qué pasa?

Ah, no, nada, nada, nada.

Nada, nada... Un trío. ¿No habéis hecho un trío?

Ah...

No, yo no.

Yo sí.

¿Y lo haríais?

¿Ahora? -No, tío, ahora no.

Eres un flipao... -Sí, venga, ahora...

Se lo cree todo. Cómo es.

Pero es guay, mola.

Te falta menta, ¿no?

Sí, sí te falta.

Acompáñame un momento a por menta.

Vale, sí. Ven.

¿El lavabo? -Allí detrás.

¿Te has fijao en lo que acaba de pasar?

Joder, sí.

¿Crees que lo dice en serio?

No lo sé...

Probablemente no, ¿no?

Vale, vale, ya decía yo.

¿Tú crees que sí? Yo creo que sí.

Pero no estoy seguro.

Porque en el caso hipotético de que ella quisiera, ¿tú?

No, claro que no.

¿Qué pasa? Pensaba que esto era una fiesta de tres, ¿no?

Ya vamos. Ya vamos.

Es como la lotería sin comprar número.

Que no quiero y punto.

Yo no soy el tipo de persona que hace orgías.

¿Pero qué orgía ni qué niño muerto?

¿Sabes lo que significaría convertirme en uno que hace tríos?

Tendría que cambiar personalidad, ir al gimnasio,

hacerme tatus, ir a "Mujeres, hombres y viceversa".

Que no quiero ser ese tío.

No estoy preparado, lo siento.

Tú estás como una cabra, ¿eh?

Además no tengo muy claro que ella quiera.

Esta tía es como una montaña rusa. Parece que sube, que sube,

y antes de llegar arriba ya vuelve a bajar.

Me aturde. No sé de qué hablas.

¿No te has dado cuenta? No.

Mira, ya verás.

Ey. -Ey.

¿Está rico el mojito? -Está buenísimo, me encanta.

Además, el mojito me recuerda

a la primera vez que tomé de campamentos...

Era de noche, había un lago

y fui a bañarme yo sola con todos los monitores, ¿vale?

Todo tíos.

Empezamos a tomar mojitos sin parar, a bañarnos.

A jugar a ahogarnos...

Empezaron a arrancarme la parte superior del biquini

y me quedé ahí sin nada bañándome en pelotas.

Y al final... -¿Qué?

Nos quedamos todos dormidos.

¿Y no pasó nada más?

No. ¿Por? No, por nada.

¡Ay!

¿Puedo ducharme?

¿No te importa? -No, ve, ve.

Es que llevo todo el día para arriba y para abajo

y tengo la manía que hago tufo.

¿Sí?

Y después una vez limpia, ¿hacemos el trío?

Madre mía, no me puedo creer que vayamos a decir que no a esto.

Vamos. ¿De verdad?

Si tantas ganas tienes, vamos. Vamos.

(Música suave de guitarra)

¿Te sirvo más vino? -Sí, ponme un poco.

-¿Está bueno? -Sí, lo ha traído Enric.

Sí, es un charelo de garnacha blanca. Está bien.

¿Cómo se llama? -Hábitat.

Ya basta.

¿Cuándo llegará papá? -Llamó y dice que viene.

Mamá, ¿qué tal el tobillo? -Mejor. Mucho mejor, sí.

¿Qué tal, Enric?

Bien. -No estás bien, ¿eh?

Estás más gordo. -No, no estoy más gordo.

Está como siempre.

No parece que rompiera con Rosa, parece que se la tragó.

Manel, no estoy más gordo. Estoy un poco hinchado. Ya está.

Bueno, hinchado de gordo.

¿Qué sabemos de Rosa?

Montse se la encontró por la calle.

Dice que estaba guapísima. Se ha hecho no sé qué en el pelo.

Y que está más joven que...

Mamá, mira qué me hace. -Nena.

¿Quieres que los Reyes te traigan carbón o qué?

Deja respirar a tu hermana.

Clara, ¿qué pediste a los Reyes? -Una bici.

No, has pedido unos patines. -No, una bici.

¿Qué dices de una bici?

Están pasadas de moda. No sabes ir en bici.

Una bici, pero con ruedecitas.

Barcelona no está preparada para ir en bici.

No hay suficiente carril bici, te la roban.

Los conductores no están habituados y te aplastarán el cerebrito.

Manel...

Eres tú quien ha pedido los patines.

Yo una PlayStation.

¿Qué me estáis contando?

En la carta no pone nada

ni de bici, ni de PlayStation, ni de nada.

Ey, ey, Manel...

Que esta no es la auténtica.

Que hago una fotocopia, para mí, para que yo sepa qué traen los...

Mira, los patines Pinky Doggie y la casita de muñecas Planet.

Esta carta no es. La envió mamá.

Montse, no te imaginas el curro que ha tenido el Rey

para encontrar la casita Pinky Ponke

y los patines de los Doggies.

Manel, los Reyes son mágicos y seguro que lo solucionan.

-Claro que sí, seguro.

-Manel, lo tienes bastante jodido esto.

Quisiera decir unas palabras.

Espero que pidas unos patines. -Manel...

Hace tiempo que quería hablar con vosotros, meses.

Quisiera deciros que os quiero mucho

y que sois lo más importante de mi vida.

Por eso, Julia y yo

tenemos la necesidad de deciros que...

El rey Melchor se ha dado a la fuga.

Aún estamos a tiempo de pedir casita y patines.

Manel, no seas pesado. -Julia y yo...

queremos deciros la verdad. -Mamá.

¿Qué estás diciendo?

¿Qué es Julia? -Julia, la tita.

En realidad no es la tía ni la hermana de nadie.

Si dejáis de llamarla tita será más fácil.

Mamá, ¿quieres que llamemos Julia a la tita?

No le vamos a cambiar el nombre ahora.

Es imposible.

Pasar a llamarla Julia a la tita... -Un momento.

Di, yaya, va.

Julia y yo...

tenemos una relación sentimental.

Guau.

Niñas, iros a jugar un ratito, anda.

(Timbre)

¿Abro yo? -Sí.

Voy.

-Niño, ¿cómo estás?

Campeón. -¿Cómo estás?

Muy bien, muy bien, muy bien. -¿Sí?

Buenas noches, familia. Ya estoy aquí.

Hola. -Cuñado, ¿cómo estás?

Chaval. -Hola.

Carme. Julia.

Hola, cariño. ¿Qué tal?

Perdonad, el retraso, pero no llegaba un palé.

Ya os imagináis. El berenjenal de siempre, lo típico.

Ya está, ya está, ya pasó todo.

¿Y qué? ¿Qué tal?

(Música suave de guitarra)

¿Pasa algo? -No.

Tenemos un rey que se ha escapado de la carroza,

no sabemos quién ha pedido los patines y la casita y...

mamá, que se ha hecho lesbiana. -¿Eh?

(Música animada)

Buenas noches. Buenas noches.

Creo que tengo una amiga alojada aquí. Se llama Andrea.

Si puede, por favor, ponerme en contacto.

Pero vaya jeta.

¿Sabe el disgusto que le ha dado a mi hijo?

Por favor...

Pues no, no hay nadie registrado con ese nombre.

(Continúa la música animada)

No... ¿Seguro? ¿Seguro?

¿Le puedo hacer una fotografía?

Vamos.

¿Qué haces? Esta exclusiva es mía. -¿Qué haces?

(Continúa la música)

No, lo siento.

Visca el Barça.

(Continúa la música)

No, lo siento.

No, lo siento.

No, lo siento.

Pues sí, tenemos una Andrea.

Eh...

Perdón.

¿Puede llamarla por teléfono y pasármelo después?

Lo lamento, pero a estas horas no nos está permitido.

Vamos a ver.

Si lo desea puede dejarle una nota y mañana se la entregamos.

Sí. No. O sea, déjeme que le explique.

Llevo 20 años buscando a esta mujer.

La he encontrado... Que no.

Que no puede ser. A mí qué me cuenta.

Qué pasa con la gente que todos me dan la lata, por Dios.

Oye, ¿qué es eso?

(Teléfono)

¿Qué?

Perdona, ya volveremos mañana. Buenas noches.

He visto la habitación.

Trescientos trece.

Corre.

Corre.

(Continúa la música)

No puedo llamar así. Ah, sí, dame.

¡La peluca!

Espera.

Bien. ¿Qué le vas a decir?

No lo sé.

¿Sí?

Eh... Perdone, ¿usted se llama Andrea?

Sí, soy yo misma.

¿Pasa algo?

Nada. Perdón, me he equivocado.

Buenas noches. Buenas noches.

Buenas noches.

(Música dramática de guitarra)

Va.

Jo...

Mi madre ya está mayor y la verdad es que...

no quiere saber nada de todo esto.

No puso muy buena cara cuando le dije

que iba a intentar encontrar a mi abuelo.

Después del funeral de mi abuela,

vaciando su habitación, encontramos una carta,

que hacía referencia a usted.

Y empecé a investigar.

No sabía su segundo apellido.

Así que...

Antes de venir aquí ya casi me había dado por vencida.

Habla muy bien castellano.

Decía que era el suvenir que había traído para nosotras.

Su abuela y yo fuimos pareja durante un año y medio.

Ella me enseñó a conducir.

En aquella época vivía en un pueblo pequeño.

Y ella alta, francesa...

Se había ido unas semanas a Francia.

Y yo solo esperaba los días esperando su vuelta.

Entonces en una carta me confesaba la verdad.

Estaba prometida con otro hombre.

No hubiese imaginado nunca...

que cuando se marchó estuviera...

Mi madre no entiende por qué Cécile mintió todo aquel tiempo.

El mundo no era como el de ahora.

No podías dejarlo todo por alguien tan fácilmente.

Continuamos escribiéndonos

y ella cada vez tenía más decidido dejarlo todo por mí.

Pero un día las cartas ya no llegaron.

A veces tengo la sensación que...

desde que Cécile desapareció,

no sé, he vivido como...

como suspendido en el tiempo.

Me alegro

que ella tuviera fuerzas

para seguir adelante con su nueva vida.

Quizá yo hubiera debido tener más.

¿Podría darme una foto de usted?

Se la cambio por las suyas.

Es un cambio justo.

Bueno...

# I el sol se'n va a un racó.

# I és fa de nit a l'escenari.

# Dos actors sota un balcó.

# Tothom a lloc...

# I que plogui amb tanta força.

# ...avall la història.

# Que ressoni aquella nota.

# No pareu,

# fins que s'ofeguin els records. #

¿Y de verdad, hija, le sigues dando de mamar?

Sí, papá, sí.

¿Qué necesidad tienes, hija?

Hablando de mamar a edades que no tocan.

No sé de qué hablas. -No, ni yo.

¿Qué te digo siempre? -A papá ni caso.

¿Y al niño qué le vas a decir, que su padre ha muerto?

No, pero a lo mejor le explico cómo maté a su abuelo.

Pero hija sin un hombre a tu lado que...

No te preocupes por eso, contigo tenemos de sobra.

(Timbre)

No, hija, quieta, tú no te levantes.

Anda, ve tú, Mari. -No te fastidia.

Voy yo.

¡Ah!

¡Carles! Hola.

¿Qué tal estás? ¿Qué tal?

Qué sorpresa.

Qué guapa estás y qué enorme.

¿Esto qué es? ¿Has visto?

No te esperábamos. Ya.

¿Estás bien? Sí. Sí, bien, bien.

Dadme los abrigos y ya... ya los dejo.

Vale. Te ayudo.

Sí, muy bien.

¿Carles? Hola, Laura.

Veo que al final te has... Sí, al final...

O sea, Josep... O sea, yo...

Que, bueno, aquí estoy.

Mira, Laura, que me sabe muy mal todo esto, que...

lo siento, y...

y ya está.

¿Ya está?

Qué guapa estás.

Carles. ¿Qué tal?

Tú sí que eres guapo. ¿Y tu tripita? Eh...

Mamá, no te acerques mucho no te vaya a contagiar.

Anda, ven conmigo.

Oye, ¿qué tal la niña? Dormida, bien.

¿Qué tal el viaje? ¿Bien? Bien, bien. ¿Tú?

Bien, la tripita mucho mejor.

Sí, sí. Ah.

Jefe, ¿qué tal? ¿Qué tal la gastroenteritis?

Bien, mejor.

# I si et despertes

# i és de nit... #

Te voy a hacer una pregunta importante.

A ver.

Me entiendes cuando hablo catalán. Te entiendo perfectamente.

¿Y eso? Yo tuve una novia catalana.

¿Qué es esto? Es la iglesia de Sant Felip Neri.

La plaza tiene el mismo nombre.

¿Por qué está así? Está hecha un Cristo.

No, son los restos del bombardeo aéreo

que sufrió Barcelona en el 1938.

Se ha querido conservar así como...

testimonio de las 42 personas que murieron aquel día.

Te lo sabes de puta madre. Sí.

(Música suave de guitarra)

Yepa...

Óscar, lo siento.

Es... Es que...

Prefiero que no pase nada entre nosotros esta noche.

No pasa nada.

No me gusta enrollarme la primera noche, ¿sabes?

Y menos si el tío se va al día siguiente.

Que no pasa nada, que yo tampoco quiero nada.

Me ibas a besar. No.

Venga, tío, me ibas a besar. Que no, que no, que no.

Quiero ver Barcelona y ya está.

Y que nos vamos por ahí...

Ahí va.

¿Dónde está tu hotel? Poble Nou.

¿Está lejos de aquí o qué? En el quinto coño.

Pero no te preocupes, vamos a mi casa.

Vale.

Espera, espera.

¿Dónde está el baño? Allí.

Vamos.

Puedes hacerlo. Como los perros en el parque.

Te la follas y luego sigues como si nada.

Y ya está.

Hola.

Hola.

Perdón.

(Música animada de guitarra)

Ey, ¿tenéis zumo de naranja natural?

Sí. Ahora te preparo uno. -Eh, campeón.

Me voy a la ducha.

Ahora en serio. Es una broma vuestra, ¿no?

No. No es broma, no. -Venga. ¿Quién quiere café?

¿Es broma o no? -No.

Como presidenta

de la Asociación de Deportistas de Élite Homosexuales,

os felicito.

Fina, que no estamos en el Palau de la Generalitat, cariño.

Pero ¿qué significa exactamente relación sentimental?

Una relación perfectamente normalizada.

Una relación que la sociedad asume como perfectamente normal.

Ya, pero...

¿Os tocáis? -Joder, Manel.

A ver, sesenta años de amistad

ya son una relación sentimental de por sí, ¿no?

Se quieren y ya está. -La yaya no intenta decir eso.

Habéis tenido que vivir con eso en silencio,

ahora ya está, se acabó.

Estoy superorgulloso de ti.

Os grabaremos en vídeo, el que hacemos para la asociación.

¿Lo tendremos en vídeo? Para verlo cuando lo necesitemos.

No lo veo muy claro yo.

¿Qué no ves claro? ¿Qué no ves claro?

¿Que haya 76 países donde la homosexualidad es ilegal?

¿O que el 62 por ciento de los homosexuales en Europa

todavía vivan dentro del armario?

¿Qué no ves claro? -¿Los he metido yo?

Te aporto datos para que veas de qué estamos hablando.

Tienes un hijo gay, para ti es más fácil de asumir.

No hay que asumir nada. -Ya lo sabías, ¿no?

Con el radar que tenéis para detectaros entre vosotros.

Como encendamos el radar de la tontería pasas el límite ya.

Lo han hecho público y está muy bien.

Venga, Fina, no animes a mamá.

¿Qué quieres que te diga? Se me hace raro que mi madre...

Asúmelo, Manel. Asúmelo.

¿Podemos dejar el tema aquí?

Amo a Julia.

Sí, ya, como amabas a Greta

y nunca decías que tenías

una relación sentimental con la gata. ¿A que no?

Eso es. -Por favor, hagamos un brindis.

Por favor, levántate. -Es que...

Hagamos un brindis, por favor.

Hagamos un brindis por el amor en la tercera edad.

Ya vale. ¿Quién quiere café?

Os haremos miembros de honor... -No son deportistas de élite.

Que son dos yayas.

Mamá nos está diciendo que es lesbiana, ¿os parece normal?

Me parece que hay un homófobo en la sala, señoras y señores.

Que no, Fina, que no soy homófobo.

Fui el primero en felicitar a tu hijo.

Bueno, ya está, ya hemos cubierto el cupo de gais en la familia.

Sí, el cupo de chorradas parece

que no están cubiertas en la familia.

Mamá nos dice que es bollera, ¿te da igual?

¿Te suena el concepto papá?

Quizá mamá quiere a la tita Julia ahora.

¿De qué lado estás? -No es un partido de fútbol.

Lo que digo es que de papá casi ni me acuerdo.

En cambio tita Julia lleva toda la vida.

Muy bien, 20 años bastan para olvidarse de papá.

No es eso. -Va, hombre. Va, hombre. Va.

Por favor, es un insulto a su memoria.

Perdona, pero papá era... un imbécil.

¿Qué has dicho?

He dicho que era un imbécil. ¿Quieres que lo diga más claro?

Papá era un imbécil.

Retira eso ahora mismo. -Mamá, no...

Quise mucho a vuestro padre. No era muy afable,

pero ni mucho menos era un imbécil, ¿entendido?

Sí, sí, lo querías mucho.

No tienes derecho a opinar.

Era mi padre. -Y mi marido.

No me encuentro muy bien.

Me voy.

Espera, Julia, que te acompaño. Espera un momento.

¿Ah, sí, se ha fugado un rey?

¿No tenéis ojos en la cara?

¿Tú te has visto, mamá?

¿Sabes cuántos años tienes? -Olvídalo, Enric. Déjalo ya...

Deja el vino también.

Brindemos. Así disimularás las no sé cuántas copas

que te has tomado. -Eh, eh, eh. No pienso tolerar...

Calla, calla, por favor.

Hago lo que me da la gana, homófobo de mierda.

¡Ese es tu problema! -¡Parad ya, joder!

¡Déjame! -Cálmate, Enric.

Solo decimos que mamá hace cunnilingus.

También se los hago a Montse y no pasa nada.

No razona, Manel. No razona y ya está.

Están engañando a mamá.

Le venden mierdas de amor a los 80 años, ¿entendéis?

Que Rosa te haya abandonado

no significa que los demás no podamos amar y ser amados.

¿Lo entiendes eso?

No os pido que aprobéis lo que hay entre Julia y yo.

Solo quería compartirlo con mi familia, mi familia.

No con la presidenta de ninguna asociación,

ni con el estudiante graciosillo,

ni con el hombre de hielo.

¿Lo entendéis?

Mamá, perdona.

(Ruido)

Julia. ¡Julia!

Avisad a una ambulancia.

# Si me'n vaig abans

# que ho facis tu, no feu gaire dol.

# I prepareu-vos un sopar espectacular,

# com si fos Cap d'Any.

# I que soni aquella cançó

# que ens feia sentir, malgrat tot. #

Ha sido todo una estupidez.

Deberías ver la parte positiva.

Al menos lo has intentado.

Ella tiene uno igual.

Ella me compró uno a mí y yo le compré uno a ella.

¿Cómo os conocisteis?

Durante un verano,

en el pueblo de mi madre.

Yo iba todos los veranos allí.

Y pasaba los días con los mismos amigos

haciendo las mismas cosas.

Y aquel verano...

la vi.

Y pasé el resto del día

averiguando quién era,

de dónde había salido, dónde vivía.

Y todavía no sé cómo reuní el valor

para ir a su apartamento, llamar a la puerta,

y presentarme.

Si me hubieras conocido en esa época

sabrías que fue todo un logro para mí.

Y... ya no nos separamos el resto del verano.

Mis amigos del pueblo se reían. Decían que me había poseído.

Envidia.

Fueron solo tres semanas, pero...

maravillosas.

Supongo que te parece ridículo.

Pero después de ella nunca...

he sentido...

Nunca he vuelto a sentir...

Nunca.

¿Pero no os disteis el teléfono o algo?

Bueno, en esa época no había teléfonos móviles.

Nos dimos las direcciones.

Y estuvimos escribiéndonos durante meses unas cartas...

Yo quise ir a verla, pero mis padres me...

Yo qué sé, me acobardé, no fui.

¿Y qué pasó?

Nos mudamos mi familia y yo. Yo le escribí...

una carta diciéndole mi nueva dirección,

pero no sé si se mudó también. El caso es que nunca más...

Y tampoco en ese momento me animé a ir a buscarla.

Luego traté de olvidarla, pero...

Como dice un autor que yo he leído,

tratar de olvidar a alguien es recordarlo para siempre.

Por eso cuando la he visto esta noche desde la carroza...

Yo qué sé, no han salido las cosas bien.

El amor no existe.

Ni los Reyes Magos.

Ostras, qué casualidad, hoy he visto uno igual.

¿Perdón? El amuleto.

Justamente hoy he visto una clienta que llevaba el mismo.

¿El mismo? ¿Seguro?

Sí, juraría que sí. Una clienta del hotel.

Me dijo que cogía un avión a primera hora de la mañana.

Creo que pasaba la noche en el aeropuerto.

Vamos. Sí.

Muchas gracias.

¡Gracias!

Por fin se durmió. -Bueno, hija, Laura,

descansa un poquito ya.

¿Ya tenéis su primer regalo? -Sí, un body, un peluche.

Anda que le hará ilusión con esa edad.

Ya nos hará ilusión a los demás.

Al mío le pienso hacer un montón de regalos.

El mejor regalo para un niño, hija, es despertarse el Día de Reyes

con una mamá y un papá.

Ay, por favor...

¿Por qué no te callas ya?

¿Qué pasa? ¿No puedo decir lo que quiera en mi casa?

Tú te volcabas muchísimo con nosotras dos.

¿Verdad, mamá? Él se volcaba muchísimo.

Hija, no creo que seas capaz.

Capaz o no es lo que hay, porque es lo que yo quiero.

Esperaba otra cosa de ti. -Yo esperaba exactamente esto,

que te comportaras como un imbécil. -Alba...

Que a papá ni caso.

Hija, cuidado. -No, no, bien. Estoy bien.

Voy... voy al baño.

¿Y qué tal, hija, esa búsqueda de trabajo por Barcelona?

Bueno, estamos en ello.

Te digo esto porque ahora que tienes tiempo

por qué no aprovechas y... -Papá, por favor.

Me paso el día cuidando a la niña que es muy pequeña

y necesita mucha atención.

Igual, Laura, si me la dejaras cuidar un poquito a mí.

¿Quieres sacar la cabalgata?

Usted perdone, ya me callo.

No se te puede decir nada. ¿Te lo hace en casa?

Cada dos por tres. Deberías ver.

¿Qué?

Mira, Carles, vamos a dejarnos de gilipolleces.

Nena, habla bien.

Joder.

Perdonad, familia, nos vamos a ir porque es que hoy no...

Gracias por todo, de verdad.

Muy bueno el turrón.

Feliz Día de Reyes.

¿Estás bien? -Sí, no es nada.

"¿Qué pasa?".

-"Pues que no estoy bien".

"Me han vuelto a mandar otra carta de rechazo".

"Es que me siento inútil".

"No puedo estar 24 horas en casa. Yo necesito trabajar".

Yo estoy todo el día en casa, con la niña...

Y siento que tengo que hacerlo yo todo.

Que si no lo hago yo no lo hace nadie.

Y es que no doy abasto.

Y él, él está en su ciudad con su familia, con sus amigos...

Que muy bien, que me gustan, pero es que me siento sola.

"Y lo peor es que hay algo que entre nosotros no funciona".

Discutimos todo el rato, no llegamos a ningún acuerdo y...

"No me fío de dejarlo solo con la niña".

"Y hay algo entre nosotros que no...".

"No sé, estoy empezando a pensar que...".

A lo mejor me he equivocado.

(Cristales)

(Llanto de mujer)

(Música suave de piano)

¿Qué ha pasao?

No, no, no, él no es. Es Salva.

Joder, Josep.

Vale. Ah... Una ambulancia.

Alba, ven aquí.

(HABLA CATALÁN)

(HABLA CATALÁN)

(HABLA CATALÁN)

No. ¿No?

Es que no te entiendo.

Claro, claro. Joder...

Alba, que te vamos a llevar a la cama ahora

y la ambulancia llegará en nada.

Otra cosita. Dime.

Me estás haciendo mucho daño. Perdona.

No pasa nada. Vamos. Va, va, va.

Agárrate aquí. -Tengo mucho calor.

Eso, ventilamos aquí, va.

Una ambulancia para parto.

No, no soy el padre, soy...

el marido de la hermana del marido de la hermana.

Estoy sola.

No. -No va a tener padre.

Josep. Con "p" de Puigcerdá.

O de Pamplona, sí.

Vas a tener un nieto que no te lo mereces. Calla.

Para parto y desmayo.

Venga. Cojines aquí.

Todo va ir bien, cariño.

(GRITA) ¿Qué pasa?

Contracción.

Hasta ahora no me habían dado.

Alba, por lo que sé las contracciones pueden ser leves

y piensas que no son de parto, pero si ha pasado un minuto

es que la cosa es inminente.

Lo leí en "El milagro de la vida".

"Mi primer embarazo", "Comer, amar, mamar".

¿Cómo sabes todo esto? Los leí todos, Laura.

Por favor... Laura, te pones detrás suyo,

te vamos a girar un poquito. Venga.

Y ahora respira, ¿eh?

¿Dónde estás? -Contigo aquí, mi amor.

Está aquí.

Buenas noches. Buscamos a Julia Guerrero.

La acaban de traer. -Eh... Sí. ¿Son familiares?

No. -Sí.

Bueno, no está claro aún. -Claro que somos familia.

Esperen allí, por favor.

Enseguida os llamarán.

(Música suave de piano)

Duc...

Tranquila, cariño, que todo va a ir bien. Vas a ver.

Voy a morir. Lo que vas a hacer es parir.

Lo vas a hacer muy bien. Me pongo abajo.

No te vayas. No me voy.

Me pongo aquí. Girémosla un poquito.

Muy bien. Poquito a poquito.

Muy bien. Si lo estás haciendo bien.

¿Qué dice este del dallonse?

La cabeza que ya sale de lo tuyo.

¿Que la cabeza ya...? ¡Josep, por favor!

Escúchame, Alba. Escúchame.

Si va rápido, mejor.

Ya verás, no te das ni cuenta, y habrás parido.

Cuando lo cuentes en la guardería serás la envidia.

Venga, va.

¡Está ahí! ¡Ahí está!

¿Dónde está la ambulancia?

Estamos contigo, linda. Si sale, sale.

Eso que avanzas.

¿Verdad, Laura? Sí.

Va, va, va, va.

Vas muy bien. Enrique, ¿verdad?

Venga, va, Enrique, que soy tu tío.

Tú y yo vamos a ser muy colegas, ¿eh?

Alba, déjalo salir solo que ya tiene una edad.

Vale.

Va, va, va, va.

Vas perfecto. Vas perfecto, mi vida.

Vas a poner esto aquí. Lo haces muy bien.

Ay, ay, ay.

Ay, ay, ay, ay, ay.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa? Vale.

Ahora vamos... Vamos a empujar juntos en cada contracción.

Vale, tú le empujas la espalda, ¿sí?

Venga.

Joder. ¿Está ahí?

Vale, vale, vale.

Eso es, eso es, eso...

Va, va, va, va.

La cabeza, la cabeza...

La cabeza.

Ya sale.

Una más, una más, una más.

(Llanto de bebé)

Está aquí.

(Llanto)

(Música suave de piano)

No, no, no, no, no.

Mierda.

(Música dramática de piano)

¿Qué haces?

Nada.

¿Ibas a irte sin decir nada? No, no, no. No. Eh...

No serás tan hijo de puta, ¿no? Joder, que...

que iba a comprar. ¿Algo de comer?

Sí. No, no, no, no hace falta.

Tengo la nevera llena. Haberlo dicho antes.

¿Qué quieres? Eh...

No era para mí, era para ti.

Oh, qué mono.

Pues... me preparas

unos huevos fritos con una tostada untada con tomate y bacon

cortadito así pequeñito.

Perfecto.

Gracias.

Joder.

Qué rico.

No me puedo creer que no hubiéramos cenado aún.

¿Seguro que no quieres? No.

No, no, gracias.

No tengo hambre. Vale.

Uh...

¿Trabajas a las 7 o qué?

Ayudo a mi tía a vender roscón de reyes.