Enlaces accesibilidad
María Resuelve

Los trucos de María Castro para customizar la ropa y que parezca nueva

Tutorial   #Tendencias  

Por
Los trucos de María Castro para customizar la ropa y que parezca nueva

María Castro tiene un nuevo reto en Corazón y tendencias: customizar la ropa que permitirá ahorrar un poquito y tener a los más pequeño contentos estrenando ropa. Ella ya tiene experiencia, pues es la pequeña de tres hermanos y nueve sobrinos. La idea de María es reutilizar con esa sensación de estreno que solo se tiene con las prendas nuevas. ¿Y cómo lo consigue? Utilizando diferentes técnicas, muy sencillas y que dan a la prensa su propia personalidad. Te lo contamos.

Cómo customizar una camiseta de manga corta

Para la primera técnica que nos explica María necesitamos:

  • Una camiseta usada,
  • Barritas de silicona de colores,
  • Unas tijeras
  • Una plancha.

Lo primero que tenemos que hacer es cortar las barritas de silicona en circuitos de 3 mm de grosor aproximadamente. Sobre la camiseta dispondremos los trocitos de silicona, según el dibujo que queramos realizar.

Customizar una camiseta: Paso 1

Customizar una camiseta: Paso 1

Cuando tenemos preparada la decoración de la camiseta, acercamos la plancha con vapor sin llegar a tocar la prenda. Al acercarla veremos como la silicona se derrite y se adhiere firmemente a la prenda.

Customizar una camiseta: Paso 2

Customizar una camiseta: Paso 2

Customizar una camiseta: Resultado final

Customizar una camiseta: Resultado final

Reutilizar una sudadera o camiseta de manda larga

María nos muestra una segunda técnica para decorar una sudadera o camiseta de manga larga. ¿Qué necesitamos?

  • Sudadera o camiseta de manga larga,
  • Pinturas blancas,
  • Sacapuntas,
  • Papel vegetal,
  • Cartulina,
  • Tijeras
  • Una plancha.

En primer lugar, dibujaremos en la cartulina la silueta que más nos apetezca. A continuación, la recortaremos para usar la cartulina a modo de plantilla. Después de afilar varias pinturas blancas, dispondremos la viruta por toda la plantilla.

 Customizar una sudadera: Paso 1

Customizar una sudadera: Paso 1

Con mucho cuidado, taparemos la pintura con un papel vegetal y lo planchamos durante un buen rato.

 Customizar una sudadera: Paso 2

Customizar una sudadera: Paso 2

Poco a poco iremos viendo la grasa de la pintura se va soltando. Cuando eso ocurra, levantaremos con mucho cuidado el papel vegetal, viendo como el dibujo blanco se ha quedado estampado en la camiseta. Vais a comprobar que la prenda parecerá una muy diferente.

 Customizar una sudadera: Resultado final

Customizar una sudadera: Resultado final

Cómo reestrenar unos vaqueros

Por último, María nos enseña cómo customizar unos vaqueros y parecerán completamente nuevos. Necesitamos:

  • Un vaquero usado, con o sin agujeros,
  • Dos bandanas o pañoletas de colores,
  • Imperdibles,
  • Aguja
  • Hilo

Lo primero que tenemos que hacer, es darle la vuelta a la prenda. Por el reverso y usando un trozo de la pañoleta, taparemos los agujeros. Al hacerlo, cuando le demos la vuelta al pantalón, veremos el estampado y evitaremos dejar las piernas al aire. En la parte baja de ambas piernas del pantalón colocaremos la bandana o pañoleta, dejando que sobresalga unos 10 centímetros. Después cosemos con unos pespuntes la pañoleta. Si no somos amigas de la aguja, siempre se pueden utilizar cintas que se adhieren a la prenda gracias al planchado.

 Customizar un pantalón: Paso 1

Customizar un pantalón: Paso 1

A continuación, doblaremos la pañoleta envolviendo la pierna. Cuando le damos la vuelta al pantalón, en ambas piernas quedará una franja de color. El efecto es muy chulo, casi ochentero, y podemos personalizar el vaquero con la pañoleta del color que queramos.

 Customizar un pantalón: Paso 2

Customizar un pantalón: Paso 2

 Customizar un pantalón: Resultado final

Customizar un pantalón: Resultado final

Ya estarían, tres prendas usadas con tres técnicas muy diferentes que las convierte en algo totalmente nuevo. En esencia es la misma, pero en personalidad parece otra. La moda siempre vuelve, ¿verdad? Pues eso.