Enlaces accesibilidad
Deborah Ciencia

Los diferentes tipos de test para detectar el coronavirus: la guía definitiva

 Ciencia   La hora de la 1  

  • ¿Cuáles son los test más eficaces para la detección del virus?
  • La PCR es el test que más se utiliza por las autoridades para detectarlo… ¿por qué?
  • Te lo contamos en La Hora de La 1

Por
Deborah Ciencia te las claves para saber qué test hacerte

Test de antígenos, PCR, test de anticuerpos… Las diferentes maneras para detectar el coronavirus han llegado a nuestra vida de forma improvisada, y muchos de nosotros aún no tenemos claro para qué sirve cada uno de ellos. Hoy en La Hora de La 1, Deborah García Bello, química y divulgadora científica, ha explicado los tres test que nos podemos hacer, de una forma entendible para todos.

Primero tenemos que aclarar una serie de conceptos clave. Por ejemplo, los antígenos que son “la llave que tiene el virus para entrar en nuestras células”, ha dicho Deborah. Cuando los anticuerpos entran en nuestras células tienen la capacidad de duplicarse. Y aquí comienza el proceso que realiza el cuerpo en el que envía señales para detener al virus.

¿Qué miden los diferentes tipos de test? 

  1. Los test de anticuerpos (serológicos): miden anticuerpos. Deborah además explica que  “a medida que evoluciona la enfermedad, se desarrollan diferentes tipos de anticuerpos, por eso nos puede dar una medida de cuándo hemos pasado la enfermedad, o en qué fase estamos de la misma”.
  2. La prueba PCR: es la prueba que detecta el material genético de la enfermedad. “Es la mejor prueba para detectar el virus, por eso es la que utilizan todas las autoridades a nivel masivo”, ha afirmado la divulgadora científica. Los test PRC tienen la capacidad de detectar la enfermedad sin haber desarrollado síntomas, por tanto “también manifiesta a los asintomáticos”.
  3. Los test de antígenos: Deborah ha explicado que funcionan muy bien para cuando tenemos síntomas. “De esta forma, podemos ver si los síntomas que tenemos son de COVID-19” afirma la experta. El problema llega cuando somos asintomáticos. “La carga vírica en este caso, es muy baja, por lo que no sabemos si lo estamos pasando o no”.