Enlaces accesibilidad

El mejor cine español

Películas gratis y online: las más vistas de Somos Cine

Por
Somos Cine - Julieta

RTVE Digital  tiene el mejor cine español en streaming y gratis. En el  portal de Somos Cine, puedes disfrutar de las mejores películas online. Desde que se estrenara el pasado mes de abril, han sido muchas las ficciones que se han añadido a nuestro catálogo.

Cada sábado, La 1 apuesta por el cine español y emite una película que más tarde se incorpora a Somos Cine. Algunas de las últimas han sido El fotógrafo de Mathausen y 100 metros, pero tienes muchas más donde elegir. Aquí te dejamos las diez más vistas de RTVE Digital. 

Campeones

Si quieres emocionarte una y otra vez esta es tu película. La historia de superación de un grupo de chicos que en su momento robaron el corazón de todos con más de tres millones de espectadores en el cine. Protagonizada por Javier Gutiérrez, destaca la interpretación de Jesús Vidal, que ganó el Goya a Mejor Actor Revelación.

Marcos es un entrenador de baloncesto que es condenado a entrenar a un grupo de chicos discapacitados intelectuales. Lo que comienza siendo un trabajo forzado, acaba ayudándole a salir de su crisis existencial.

Para todos los públicos La película de la semana - Campeones - ver ahora
Transcripción completa

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¡Eh!

¡Eh!

¿Qué pasa?

¡Que ya voy! ¿Qué pasa?

Es que estaba sin ticket, por eso le he puesto la sanción.

Hombre, no me joda, han sido cinco minutos.

No, han sido 42 y el máximo son 10, por eso le he puesto la sanción.

¿Le pagan para joder a los demás?

No, por controlar el aparcamiento.

Estaba usted sin ticket.

42 minutos.

Que sí, que sí, que ya me lo ha dicho.

Lo decía porque me parecía

que se había quedado usted con alguna duda.

¿Con alguna duda?

Ya veo que contratan a los más espabilaos

para este trabajo, ¿eh?

Yo me voy al mío, que llego muy tarde.

(MEGAFONÍA) "¡Triple!".

"Oh, là, là, Edwin Jackson!".

"Yes!".

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Palmas)

(PÚBLICO) ¡Oh!

-¡El rebote! -¡Oh!

-¡Pasa, pasa!

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Cánticos)

(Palmas)

(Pitido)

(Aplausos)

¡Ruido!

# "Happy birthday to you". #

"¡Marcó triple!".

¿Tampoco ha venido hoy? No ha venido, no.

¿No estará enferma?

Me importa tres cojones. Eh... Quita.

"Yes!".

¡Jordi!

¡Pita, coño!

(Silbato)

Te estás equivocando.

¡Buscamos el "extra pass"!

(PÚBLICO) ¡Uh!

Así no vamos a ganar.

-¡Vamos, largo!

(Pitido)

(ACENTO ARGENTINO) Jugamos una posición larga

y finalizamos en un dos por dos con bloqueo directo para Jackson.

Si está haciendo una mierda de partido.

Posesión larga

y si no anotamos, defendemos.

Toma.

Primero, este ataque.

Agotamos posesión.

Jugamos largo...

y finalizamos en "pick and roll" para Jackson.

¿Está claro?

Bien, si no anotamos, defendemos.

Y cambiamos en cada bloqueo.

A ver, Fernández.

¿Cómo vamos a defender? Tendremos que hacer falta.

¿O ahora vamos a ser los únicos gilipollas

que defendamos esta situación?

Sabané, Wilson y Grimau,

para Jackson.

Está claro, ¿no?

Defendemos.

(Pitido)

¡Defendemos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

-¡Un, dos, tres! (TODOS) ¡Estu!

No escucha.

No escucha, se cree Dios.

Nos vamos a cubrir de mierda, ya verás.

Vete al vestuario ¿Cómo?

Que te vayas al vestuario.

¿Qué eres, el árbitro tú ahora o qué?

No, soy el primer entrenador y tú, mi segundo,

así que te guste o no, soy el que manda en este equipo.

Este equipo te importa una mierda. Sal de la cancha.

No tienes ni puta idea. ¡Que salgas!

¿Qué haces, coño? -¡Marco!

(TODOS) ¡Eh!

(Crescendo musical)

Ya está, ya está.

(Gritos y silbidos)

(Continúa música)

(Abucheos)

(PÚBLICO) ¡Fuera, fuera, fuera!

¡Fuera, fuera!

(Continúa música)

(Decrescendo musical)

"El baloncesto profesional nos ha dejado una imagen lamentable".

"En el encuentro de la Liga Endesa que el Movistar Estudiantes

y Tenerife Iberostar han disputado esta tarde,

el emblemático entrenador del equipo madrileño,

Francisco Carrascosa,

ha sido violentamente empujado por Marco Monte...,

Montes. ...el segundo entrenador".

Me llamo Marco Montes, cojones.

"Y esta es la sala Apolo de Barcelona,

que esta noche está ha sido testigo de un único concierto de Mermelada,

la mítica banda de "rhythm-and-blues" de los 80,

ha reunido a sus integrantes". Otro.

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren de las 3:10.

# ¡Contaminación!

# Esto es un follón.

# Coge las maletas. #

¡Coño!

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. #

¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!

(Sirena)

# ¡Sopla! #

¡Mierda!

(Para la música)

Pero bueno...

¡Ahí va, ahí va, ahí va!

Pero ¿cómo os paráis ahí?

¿No habíais visto que venía?

¡Oh!

Marco Montes.

(Puerta)

Fuera.

Ya era hora, llego tarde al trabajo.

Ya lo creo que va a llegar tarde, tiene el juicio ahora.

¿No se pone los zapatos?

No... ¿Qué juicio?

¿De qué juicio me habla? Vamos a tener un juicio rápido.

Si no lo estropea más, puede que tengamos suerte.

Yo me pondría la corbata. ¿Que tengamos suerte?

¿Usted quién es? Su abogado,

también estoy encantado de conocerle.

¿No entra? No.

No, no, yo prefiero subir caminando si no le importa.

Eh... ¡Señor Monte!

-Conducir con una tasa de alcohol que triplica lo permitido,

daños a un vehículo policial,

lesiones pendientes de determinar,

resistencia a la autoridad... No, no, no.

Yo no me resistí a nadie.

Le pedí a un agente su número de placa, nada más.

Cállese, por favor. Estoy diciendo la verdad.

¿Quiere que añada desacato a la lista?

Yo la veo ya cargadita. -No, nada que añadir.

Perdone, abogado, me está preguntando a mí.

Más repetidos insultos a los dos agentes referidos.

Aparte de pagar los daños

y de la retirada del permiso de conducir dos años...

¿Cómo, cómo, cómo?

-Está muy bien, podría ser más. Pero ¿cómo que más de dos años?

¿Cómo que más de dos años? Vamos a ver,

a mí me parece un poquito desmesurada la condena

por conducir con dos copitas.

La condena viene ahora, señor Monte.

Montes. Montes.

Se enfrenta a una pena de prisión no inferior a los 18 meses.

Pena que podrá ser conmutada por la realización de trabajos

en beneficio de la comunidad en un destino

y por un periodo que le serán comunicados

en los próximos días en este tribunal.

Se levanta la sesión.

Le dije que íbamos a tener suerte. Pero ¿cómo que suerte?

¿Cuándo voy a hacer ese trabajo si ya tengo el mío?

Lo siento mucho, no me dejas otra opción.

A ver, presidente.

Eh... Lo que pasó el otro día

no fue para sentirse orgulloso, pero...

todo lo hago por el bien del equipo.

¿Lanzaste al primer entrenador al banquillo por el equipo?

No lo lancé, fue él quien perdió el equilibrio.

Díselo, Paco.

Paco, por favor, díselo.

Llevo tiempo avisándote. ¿De qué?

Eres el mejor segundo que he tenido. ¿Entonces qué cojones hacemos?

No sé cuáles son tus problemas,

pero no le convienes al equipo.

Paco, no me jodas.

No, eso ya lo estás haciendo tú solito.

Me voy abajo.

-La decisión está tomada.

Ya no perteneces a este club.

Asociación Los Amigos.

Va a trabajar usted con personas con discapacidad intelectual.

¿Qué coño es eso? Cuide su lenguaje, señor Montes.

Bueno, perdone, señora jueza, pero...

Su señoría.

Perdone usted, su señoría, es que no entiendo a qué se refiere.

¿Está hablando usted de... subnormales?

-Le ha pedido que cuide su lenguaje. Ahora no he dicho "coño".

No, lo que ha dicho es peor.

Es ofensivo. ¿Lo de subnormal?

Pero si hace años existía lo del día del subnormal.

Que salían los mongólicos a la calle a pedir dinero con una hucha.

He dado dinero a los mongólicos, a los subnormales.

Así pues, deberá ponerse a disposición de dicha asociación

durante los próximos 90 días. ¿90 días?

Pero eso son 3 meses.

Enhorabuena, señor Montes. ¿Enhorabuena por qué?

Porque veo que sabe dividir.

¿Discapacitados intelectuales?

¿Y eso qué son, escritores en silla de ruedas?

No, mamá.

A ver, eso serían intelectuales discapacitados,

yo voy a trabajar con discapacitados intelectuales.

Ahora te vas a juntar con subnormales.

Walter, una copa de vino por favor. -Sí, señora Amparo.

Se les llama discapacitados intelectuales

porque lo de subnormal es ofensivo.

Toda la vida se ha celebrado el día del subnormal

y nunca ha pasado nada.

Como el día del cáncer o del sida. Sí.

Pues ahora no se puede decir eso.

No, no, no, Walter, al niño no le pongas.

¿Y eso por qué?

No sé, es como lo de los gais. ¿Y qué pasa con los gais?

Pues que ahora se les llama gais. ¿Y cómo se les llamaba antes?

¿Antes? Maricones.

Hala.

Pero ¿a ti quién te ha enseñado a hablar así en esta casa, eh?

Porque yo desde luego no.

(Móvil vibrando)

(Móvil vibrando)

¿Por qué no lo coges? Si es Sonia.

Porque no, mamá.

Pues déjame que lo coja yo.

A lo mejor es de la tienda y es urgente.

Mamá, ¿qué va a ser de la tienda? No quiero hablar con ella y ya está.

(Móvil vibrando)

Marquito, mira que le fastidias la vida a todo el mundo.

¿Que fastidio a todo el mundo?

No sabes lo mal que lo estoy pasando.

Lo que yo daría por que se arreglara lo vuestro.

Mamá...,

no te preocupes por mí. No, si es por mí,

para que te marches a tu casa, que aquí invades mi espacio.

Tanta prisa con este pedido y luego no pasan a recogerlo.

Luego dicen que la Policía acude cuando les llamas,

pues aquí llevan los uniformes 15 días.

Con las prisas no se va a ningún lado, hombre.

Se me pone el cuerpo a mí "rehiloso" de tanta prisa que le meten a uno,

hay que estar calmado.

Vamos a ver, ¿dónde lo pongo yo esto ahora?

Esto lo coloco aquí, pero ya le digo que...

-Alfonso. -...no me van a coger igual.

Que no, que no.

No y es que no.

-Nos está esperando papá.

¡Vamos, hijo!

¡Venga, vamos!

(Música suave)

¡Bueno, bueno, bueno, bueno!

Qué honor que un profesional como tú esté interesado

en trabajar con un equipo como el nuestro.

Interesado no sería la palabra.

Ni equipo tampoco.

Tenemos la sección de fútbol sala con la que hemos jugado campeonatos.

Ya veo. Impresionante.

Y nos gustaría aprovechar que vas a estar con nosotros

para que seas entrenador.

Ya, verá...

Es que no tengo ni idea de fútbol sala, sé de baloncesto.

Es que es eso lo que necesitamos, un entrenador de baloncesto.

¿Tienen sección de baloncesto? Sí, sí.

Pero nos hemos quedado sin entrenador.

¿Y cuántos días tengo que entrenar a la semana?

Bueno, eso depende de ti.

Ah, perfecto.

Pues con... un día está bien.

¿Un día solo? Un día es perfecto, sí.

Una horita, para no sobrecargarlos demasiado.

Bueno, lo que pasa es que estar aquí beneficia a los chicos, ¿sabes?

Para ellos, el deporte... es secundario.

Una manera de normalizar la situación.

Y cuanto más tiempo están aquí entrenando, más socializan,

más felices son.

Bueno, usted no se preocupe

que en esa horita van a socializar a tope.

¿Y todos estos trofeos son de fútbol sala?

No, no, son de ping-pong. Ah.

Y también alguno de bailes de salón.

El sobrino de Vicky ha ganado varios.

Vicky. Vicky.

Victoria, tu amiga.

¿Mi amiga Victoria?

Bueno, bueno, ya nos dijo que cuando te enteraste

de que necesitábamos un entrenador de baloncesto,

te ofreciste a ayudarnos.

¿Vicky, Victoria? No caigo.

Sí, hombre, Victoria.

La jueza.

Ah. Ah, sí, claro, Victoria.

Su sobrino lleva más de 10 años con nosotros.

Ah, que su sobrino está aquí. Sí, sí.

¿Y qué le pasa? Paquito tiene síndrome de Down.

¡No!

Tiene dificultad para expresarse, pero lo entiende todo.

Qué máquina.

Está emocionado con lo del nuevo entrenador.

Como todos.

¿Y este es el pabellón?

No es nuestro, es del Ayuntamiento.

Qué lujazo.

Además de cedernos el local, nos da 1000 euros.

Hemos tenido mucha suerte.

Ya te digo, 1000 euros al mes. ¿Qué al mes? ¡Al año!

¿Cuándo les digo a los chicos que empezamos?

El lunes.

El lunes estaría bien, así tienen tiempo durante la semana para...

¿Para?

¿Eh? ¿Para qué?

Bueno, para sus cosas.

(Móvil, tono de pasodoble)

Es Victoria.

Sí, Vicky.

¿Qué tal?

Sí, sí, está aquí conmigo.

Muy majo, muy majo el chico, sí.

Empiezan a entrenar el lunes.

Sí, solo el lunes.

Sí, y una hora, una hora solo.

Dice que es mejor.

Sí, espera que ahora mismo te paso. No, no.

Un momentito que no sé qué me hace con las manos.

Es Victoria.

Gracias.

Eh... ¿Sí, dígame?

¡Señoría!

Una broma que tenemos.

Sí, dígame, perdón.

No, se lo estaba diciendo aquí precisamente...

Claro, claro, claro, no, si es muy poco.

Muy poco, es...

Es poquísimo.

Sí, pero es que...

Eh... Ya, ya, ya, ya.

Bueno, pues...

Claro, sin problema, ¿eh?

Venga.

Adiós.

Sí, se lo paso.

¿Sí, Vicky?

¿Sí?

¡Ah!

¡Qué bien!

¡Qué bien, qué bien, qué bien! ¡Qué bien!

Bueno, un beso, Vicky.

Hasta pronto, guapísima.

Adiós, adiós.

Qué bueno, ¿no? Sí, sí.

Al final van a ser martes y jueves y dos horas cada día, sí, sí.

Qué bien. Qué contentos se van a poner.

No sabes la alegría que les vas a dar.

Es mejor así.

Claro, y luego, los sábados partido para que no te aburras.

También, también, también. Me ha comentado Vicky, muy bien.

Marco.

Estate tranquilo, nadie sabrá que estás aquí por una condena.

Bueno, y los chicos... te van a encantar.

Bueno, eh...

Mi nombre es Marco Montes.

y voy a ser vuestro entrenador durante los próximos tres meses.

Vamos a comenzar por algo muy sencillo.

Os colocáis en parejas, hacemos dos calles,

comenzamos con un trenzado de pases, fintas y tiros al aro.

Luego cambiamos de posición.

¿Lo habéis entendido?

Fantástico. Bueno, a ver cómo os movéis.

¡Perdón!

Bueno, elegid cada uno una pareja.

Yo tengo novia.

Es mentira, no tiene. -Sí tengo novia, tengo dos.

-No tienes dos, es la misma que se cambia el pelo.

Que no, que son dos. -No, que es la misma.

Bueno, que cada uno elija una pareja y ya está.

Es que yo tengo novia. -Si es puta.

¡Eh, eh! ¡Eh!

Es puta. -Bueno, es puta, pero es mi novia.

¿O las putas no pueden tener novio?

-Sí pueden, pero si la pago yo, es mi novia.

Bueno, pues págaselo.

Sí, hombre, voy a darle dinero a tu novia.

Yo juego de alero.

-Yo de...

(TARTAMUDEA) Yo de... Yo de pívot porque me aclaro más.

Bueno, muy bien.

Eh... Vamos a ir por partes, ¿vale?

Vosotros, los de las novias, venid aquí.

Coged una pelota.

No, solo una.

Madre mía.

El de rojo, coge una pelota.

¡Voy! ¡No, no! Tú no.

Estoy hablando con ellos, vosotros esperad ahí.

Coge una pelota.

¿Qué pasa? Que le ha dado una ausencia.

Se ha quedado ausente.

¿Cómo que ausente? Se ha quedado empanado.

Hay que esperar.

¿Hay que esperar a qué? A que vuelva.

¿De dónde? Del "empanamiento".

Mira, ya está.

Bueno, eh...

A ver, coged una pelota.

Avanzáis hacia canasta, pasándoos...

¿Adónde vas?

¿Adónde vas? ¿No has dicho que coja la pelota?

No, se lo he dicho...

(PITA)

¿Cómo te llamas? Jesús Lago Solís.

Muy bien.

Pero todos mis amigos me llaman Jesús, que es más corto.

Vale, Jesús, vas a... Jesús Lago Solís.

Que sí, ya lo he entendido, Jesús. ¿Tú cómo te llamas?

Yo me llamo Marco, Jesús.

Ah, como yo. Jesús.

No, Marco a secas.

Yo en realidad me llamo Jesús Lago Solís.

Vale, muy bien, pues yo me llamo Marco.

¿No has dicho que te llamabas Jesús?

No, te lo he dicho a ti. Te he llamado Jesús.

Si yo me llamo Jesús Lago Solís. Pues yo me llamo Marco, ¿vale?

Lo que vamos a hacer... Yo me llamo Sergio.

Vale, pues muy bien. Jesús y Sergio.

Vais a formar una pareja... Yo ya tengo.

Ya sé que tienes novia,

pero olvídate de ella un ratito. ¿Cómo me voy a olvidar?

Eso no está bien.

Ya jugarás luego con ella.

Yo con ella no juego, nosotros follamos.

¿Qué te dije? ¿Es puta o no es puta?

-Vamos a su casa, nos tomamos unos cubatas y hacemos de todo.

Vale.

Muy bien, eh...

Pues Jesús y Sergio. Costa, Costa. Sergio Costa.

Un poco fresca sí es. Di la verdad.

Jesús y Sergio Costa. Es Zorrilla.

Oye, olvídate de tu novia ya. Que no, que es mi apellido.

Sergio Costa Zorrilla.

Bueno, pues perdona. Perdóname.

Eh...

Jesús y... -Jesús Lago Solís.

Jesús Lago Solís y Sergio Costa Zorrilla,

vais a formar una pareja... Mira este.

¿Y esos zapatos?

-Van a juego con el protector.

Pues el próximo día traes zapatillas

y el protector tampoco te hace falta para entrenar.

Bueno, a ver...

¡Estoy emocionado, entrenador!

¡Dame un abrazo! ¡Ah!

Usted es una buena persona y lo estás haciendo muy bien.

Sí, pero yo le veo muy bajito para el baloncesto.

Es bajito.

No es bajito, lo que pasa es que aún no ha dado...

el estirón.

O sea, enano.

Lo veo imposible.

Antes de que te des cuenta, habrás rellenado todos.

No, si digo convertir a esta gente en un equipo.

Eso no es imposible. Es difícil, pero no imposible.

Pero si no saben ni pasarse la pelota.

Eres el entrenador, que aprendan. Ese es tu trabajo.

No, mi trabajo es entrenar a jugadores normales.

Estos ni son jugadores ni son normales.

¿Y quién es normal, Marco?

¿Tú y yo somos normales?

No sé...

Tampoco es necesario que los conviertas en los Lakers.

Ni siquiera que jueguen bien.

Solo que ellos se consideren un equipo.

Los entrenadores siempre estáis de paso,

pero para ellos, esto es su vida. Tampoco será para tanto.

El último nos dejó el mes pasado.

Justo cuando nos habíamos inscrito en la liga.

Vaya, a lo mejor la teníais ganada. O no.

Pero ellos estaban muy ilusionados.

¿Te imaginas cómo se quedaron cuando les dije

que no podíamos competir porque no teníamos entrenador?

Eh... No te prometo nada.

No te pido ninguna garantía.

Solo que no tires la toalla.

Ellos no la van a tirar.

Pero ¿cómo voy a enseñarles a encestar una canasta

si no saben ni correr?

Bueno, pues empieza por ahí.

Oye, ¿qué te iba a decir yo? Con tu mujer entonces, ¿qué pasa?

Hace días que no hablamos. (ASIENTE)

Mejor, no quiero que sepa lo que ha pasado.

Pero ¿os habéis separado o qué?

Eh...

Joder, qué pena, con lo buena que está.

¿Qué te ha puesto? Los cuernos, claro.

¿Qué coño dices tú de cuernos?

¿Se los has puesto tú entonces? Joder, ya te...

Que no, que no, no va de eso.

¿Entonces qué problema tenéis?

Que ella quiere unas cosas, yo quiero otras...

A lo mejor se merece un hombre mejor que yo.

Ya, es que está muy, pero que muy buena.

Oye, eh...

Perdóname, pero estás hablando de mi mujer.

Que lo digo para animarte, Montes, y te digo más, aprovecha.

¿Que aproveche qué? A desmadrarte.

Si mi cuñado también tuvo un juicio rápido

y lo mandaron al barco de Greenpeace con unas voluntarias noruegas

que te enseña las fotos y no te lo crees.

"Me seguís a mí".

En línea recta y sin desviaros.

¿De acuerdo?

Vamos a comenzar despacio y luego iremos apretando.

¿Apretando el qué?

Pues que luego iremos más deprisa. Ahora, siguiendo la línea.

¿Derechos?

Mejor yo...

(ININTELIGIBLE)

(ININTELIGIBLE)

¿Perdón?

(TARTAMUDEA) Lo que Paquito se refiere es...

que si seguimos en línea recta

o cambiamos de sentido.

(TARTAMUDEA) Me refiero al sentido de la izquierda que...

Que sí, que ya está. Venga, vamos.

(PITA)

Cogemos aire por la nariz, profundo, llegando a los pulmones...

y echamos ese aire despacito por la boca.

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¿Y tus compañeros? Se están duchando.

Ayer vieron cómo me duchaba

y ahora ellos...

(ININTELIGIBLE)

Un poquito...

y así. Voy para allá.

(ININTELIGIBLE)

¿Sabe?

Tú eres el sobrino de la jueza, ¿verdad?

Sobrino, sí.

Señora jueza, ¿podemos hablar...? No tengo tiempo, señor Montes.

Yo no puedo seguir entrenando a esas personas.

¿Prefiere la cárcel? No, no, no.

Lo pongo en marcha. No, claro que no.

¿No podría pagar una multa? Lo que quiera.

Ya le puse una cantidad, 90 días.

¡Señoría!

Señoría, perdone, ¿y no hay otra cosa que yo pueda hacer?

Claro que hay otras, pero esta es la que debe hacer.

Si me permite, tengo mucho trabajo.

Vaya casualidad que me haya destinado usted

a la asociación donde está su sobrino, ¿no?

Que digo yo que será una coincidencia

y no estará usted intentando aprovecharse de esta situación.

¿No?

Pues sí, es una coincidencia

porque yo no soy quien elige los destinos.

Ya.

Le habría enviado al hospital de tetrapléjicos.

Hay mucha gente en silla de ruedas

por culpa de personas que cogen el coche con dos copitas.

(CARRASPEA)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí, hola?

"¡Marco!".

¿Qué pasa?

"Marco, no sabes qué alegría. ¡Que nos han cogido!".

¿De qué hablas, Julio? "En el Campeonato Nacional

y como tenemos entrenador

y encima siendo tú,

pues que nos han dejado inscribirnos".

"¡Que nos hemos inscrito!".

Julio, son las... 6:30 de la mañana.

¿Tú crees que son horas de dar esta noticia?

"Perdóname que no te haya llamado antes,

pero es que pensaba que estabas durmiendo".

"¡El Campeonato Nacional, Marco!".

"¡El nacional! Qué alegría, ¿no?".

Una alegría tremenda, Julio.

Tremenda.

"¿Marco?".

Y una cosa le voy a decir, yo el puente me lo pienso coger.

Se ponga como se ponga quien se ponga

y si luego yo, con el puente, que son mis días libres,

me quiero ir al pueblo, pues me voy al pueblo.

Si me quiero quedar, pues me quedo

porque a lo mejor se me antoja quedarme,

pues ya veré yo lo que hago con esos días.

-Huy, perdón.

¡Sonia!

¡Qué sorpresa! ¿Cómo estás?

Bien. ¡Joder!

Cuando Marco me ha contado lo vuestro,

me he quedado de piedra.

Es que no caigo en quién eres.

Iván.

Iván Bajero. ¡Ah!

Compañero de Marco, nos hemos visto mil veces.

¡Del Estu! ¡Ah! ¿Qué tal?

Bien, muy bien.

Claro, es que así, sin chándal, no te reconocía.

Bueno, no pasa nada. Aunque bueno, ya excompañeros, como vosotros.

¿Ya no estás en el club?

Sí, el que ya no está es Marco.

¿No te lo había dicho?

Pues ya hace unos cuantos días.

Claro, si ya me había dicho que no os estabais viendo.

No te ha dicho tampoco lo de los subnormales.

¿Cómo?

Sí, la condena que le metieron por conducir...

¡Joder! Y que le quitaron también el carné.

Eso sí te lo habrá dicho, ¿no? Siento el disgusto,

pero él está bien, ¿eh?

Si yo te puedo ayudar en algo...

¡Eh! ¿Quieres que quedemos tú y yo un día a tomar una copa

y así te desahogas?

¿Tú sabes dónde está Marco ahora? Ni idea.

Pero ¿tú le ves, Julián?

Iván. ¡Ay!

Iván. Mira, te dejo mi tarjeta.

Habíamos quedado el sábado que viene.

¿Dónde? En el Kiss.

Vale, pues no le digas que voy a ir. No, no.

(Mensaje de móvil)

(Música melancólica)

¡Ah!

Bueno, pues al parecer, vais a competir en un campeonato

y competir significa ganar

y a mí me gusta ganar, me gusta ganar siempre,

así que para ganar os voy a exigir que me lo deis todo en la cancha.

Yo mi Play no te puedo dar, porque no he terminado el FIFA.

¿Qué Play? La PlayStation.

La PlayStation te la puedes quedar. Vale.

El resto, ¿lo ha entendido? A medias.

Suficiente.

¡Vamos a lo táctico!

Empezaremos por donde lo dejamos el otro día.

En parejas, dos calles y tiros al aro.

Chicos, venga, en parejas.

A ver, eh... Juanma y..., y Benito, ¿no?

¿Y nosotros qué?

Primero vamos a ver lo que hacen Juanma y Benito

y luego lo hacemos todos.

¿Qué hacéis? Estiramientos.

Yo estoy calentando.

¿Hacemos lo mismo que ellos?

No, no, esperad.

Ya hemos calentado, primero vamos a hacer lo que hicimos el otro día.

¡Juanma!

Ven aquí.

No, pero coge la pelota, hombre.

La botas dos veces avanzando hacia canasta, se la pasas a Benito,

él hace lo mismo... ¡Entrenador!

No, no me abraces, nos abrazamos luego.

Ponte a jugar. Vale.

¡Huy!

¿Era eso?

La idea no era esa, pero está bien. Joder.

Que cada uno coja una pelota y vaya practicando.

Tú conmigo, Manuel.

(PITA)

¿Tú qué haces?

Tirar a canasta.

¿Cómo vas a meterla desde ahí? ¿Que no?

¡Ay!

-¡Joe, qué puntería, macho!

Mira, Román...,

aquí el único que parece saber jugar un poquito a esto eres tú

y se nota que eres el más listo con diferencia.

Aunque eso tampoco es tan difícil.

Lo que está claro es

que con este equipo, no vamos a ganar un puto partido

así que a mí al menos me gustaría no hacer el ridículo,

por eso necesito que juegues con nosotros.

Entrenador, tengo un problema.

Bienvenido a mi mundo, Marín.

Ah, muchas gracias.

¿Qué te pasa, a ti?

¿A mí?

Ah, que tengo una discapacidad del 39 % por problemas en el parto.

¿Y?

¿No puedes jugar? Sí, sí que puedo.

¿Entonces?

Ah, es que como me ha preguntado que qué me pasa...

No, no, no. Tú me has dicho que te pasaba algo

y entonces sí, te he preguntado.

Sí, es que ayer fui al médico de la espalda

y me dijo que tengo una pequeña desviación de la columna.

¿Y no vas a poder jugar? Sí, sí que puedo.

Es muy poco.

De hecho, el médico me recomendó que jugara.

¿Entonces?

Es que tendré que ir al fisio, me harán masajes y es unos días.

Y te coincide con los entrenamientos.

No, es por las mañanas.

Entonces, ¿cuál es el problema?

¿Entonces qué?

¿Que cuál es el problema, Marín, cuál es el problema?

Es que estas zapatillas son nuevas

y me duelen mucho los pies.

Prueba a cambiarlas.

Es que no tengo el ticket.

No, no, que te las cambies de pie.

Es que de pie no puedo.

Siéntate. Hazlo sentado, haz el favor.

Vale. (SUSPIRA)

¡Anda, coño!

Mucho mejor.

¿Ves?

¡Muchísimo mejor!

Si es que soy un poco disléxico.

Lo digo para que usted no crea que soy tonto.

No, yo no he dicho eso.

Ya sé que usted me dijo que era listo

cuando le puse la multa,

pero es que algunos me llaman tonto y eso es porque no me conocen.

-Marquito.

(OLFATEA)

¿Qué haces? ¿Qué haces? Ver si has estado bebiendo.

Mamá, demasiados problemas tengo para que vengas...

¿Has ganado ya algún partido? Todavía no hemos jugado ninguno.

Pues ya ganaréis.

¿Tú crees que me importa algo? Pues debería, es tu equipo.

¿Te acuerdas de aquel entrenador que decía

que no podías ser jugador profesional porque no dabas la estatura?

No tenía ni idea.

Pues sí, sí tenía idea. Tenía toda la idea.

¡Ni idea, tenía! ¡Ni idea! Me acuerdo perfectamente de él.

Fui a verle y le di un bofetón.

¿Que tú hiciste qué?

Con razón me echaron del equipo. Que no, que no, que no fue por eso.

Fue por lo otro, porque eras bajito

y porque no supo ver todas tus virtudes.

¿Cómo lo sabes si nunca viniste a verme?

Nunca fuiste a un partido. El mundo está lleno de gente bajita

que consigue grandes metas sin que su madre vaya a verles.

Ah, ¿sí? ¿Como quién? Julio César por ejemplo.

¿Julio César era bajito?

No lo sabemos.

¿Y de los que sabemos?

Mira, Marco, duerme la mona

y no me vomites en las sábanas, quité la funda de cuando te meabas.

Mamá, si sigues animándome así, me voy a ir a dormir a un hotel.

Hijo, no me digas esas cosas...

que sabes que me ilusiono.

(Puerta cerrándose)

Esas piernas flexionadas, el culo hacia fuera.

Muy bien, Fabián, perfecto.

Marín, he dicho con la derecha.

Es que tengo una tendinitis.

Vale, pues tú con la izquierda.

Por eso lo digo.

Avanzad. Muy bien, Benito, muy bien.

Cambiándola de mano a medida que avanzamos

para luego ir practicando con los pases, ¿de acuerdo?

¿Y... y eso cómo es?

Bueno, pues tú me la tiras a mí y yo te la tiro a ti.

Fácil, ¿no? ¡Eh!

¡Oh!

¿Por qué me tiras la pelota?

¡Entrenador!

Ya, ya. Para tu sitio, venga.

Quizás le ha roto la nariz. No creo, Marín, que me la haya roto.

Yo me la he roto tres veces y tengo sinusitis.

Vaya por Dios.

Y asma.

¿Hay algo que no tengas?

Fibromialgia no me han detectado,

pero a veces me duele la cabeza y veo luces.

-Es que es un hipocondriaco.

-Eso me lo han recetado también. Hipocondriaco.

¿Alguien ha visto a Román?

No.

Ha dejado el equipo.

¿Que ha dejado el equipo? ¡Si es el único que sabe jugar!

Bueno, jugar jugar, juegan todos.

Hale, hasta el jueves.

Pero ¿qué van a saber jugar todos?

Si no saben botar la pelota sin hacer pasos, dobles

o cosas que te aseguro que son ilegales.

Ese chico, por ejemplo, tiene una falta de coordinación absoluta.

No es capaz de avanzar cuatro pasos seguidos con la pelota controlada.

¡Coño!

Pero ¿qué hace ese descerebrado?

Es que se puede matar o puede matar a alguien.

Benito nunca ha tenido un accidente. ¿Y tú?

¿Yo?

Bueno ya, pero es que este señor, Julio...

Este señor ahí donde le ves

(Despertador)

"se organiza la vida él solo".

"No tiene familia".

"Se levanta todos los días a las 4:00 de la mañana

para ir a trabajar a la cocina de un restaurante".

"Fabián no es tan independiente".

"Vive en una casa tutelada con otros tres compañeros".

"Por las mañanas va a un taller de jardinería

donde le ha dado por hablarle a las plantas,

pero no creas que les dice cosas cariñosas, no, no, las regaña".

A ver si estamos calladitas, que al final la tenemos

y tú cállate, que eres la peor.

¡Mira cómo la echo!

Tú lo sabes, ¿no?

Jesús trabaja en un centro ocupacional

"donde desarma motores

y los vuelve a armar una y otra vez".

"Es tan buen mecánico, que tiene aprendices

que van al centro solo para verle trabajar".

"Él les llama sus 'followers'".

También le gusta mucho la música.

Tiene un grupo con el que ensaya todos los domingos.

# ¡Hay que esperar! ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar! #

"Cada uno tiene su historia".

"Alguno se quedó anclado en la infancia".

"Alguno maduró mal en el vientre de su madre".

"Alguno sufrió al nacer".

Perdone. -¿Sí?

Que este tinte se sale.

-Mira, Sergio, como no te puedo pagar las horas extras,

quédatelo... y has salido ganando, hijo.

Ah, vale.

Por eso se pinta el pelo de colores.

Hasta luego. ¡Ey! ¿Qué tal?

¡Eh! ¡Bonito!

¡Bonito! Es una perra.

¡Ah! ¡Bonita!

Juanma trabaja en un centro

"de acogida de animales, le encantan".

"A cambio puede vivir allí".

Por eso huele como huele. No, no.

Es que de pequeño estuvo a punto de ahogarse

y le ha cogido tanto miedo al agua que ni se lava.

Yo le cogía y le metía en la ducha directamente, porque anda que...

No, eso no funciona así.

Tiene que meterse él solito.

Su problema es el miedo, no el olor.

Buenas tardes, Julio. Buenas tardes.

Buenas tardes, entrenador,

y muchísimas gracias por todo.

A ti, a ti, Marín, siempre.

Pero ¡bueno!

Esto es muy preocupante.

El Vueling de las 19:45 Madrid-Roma va con retraso.

Yo ya no sé. Esto es un caos aéreo.

Esto a ti también te parece normal. Bueno, hay quien se tira

días y días detrás de un matorral observando pájaros

y en vez de locos, les llaman ornitólogos.

Todo es muy relativo.

Oye, Julio, ¿y Román?

Román... Lo de Román es otra cosa.

Pídeme lo que quieras, pero la caravana no te la dejo.

No te pienso dejar la caravana.

Se ha molestado, pero es que está impoluta,

es que duerme en garaje.

Le echo yo gasolina 98, que es un poquinino más cara,

pero le viene muy bien al motor.

No, no le dejo yo la caravana a nadie.

¿Por qué no se la dejas a tu hermana?

Pero ¿cómo le voy a dejar la caravana?

Me rasca las marchas, me changa el motor...

La caravana la tengo como de colección.

Si es un trozo de hierro con cuatro ruedas.

Eso es como si le digo a usted que es un trozo de carne con patas.

Aun siendo verdad, seguro que le molestaría.

¿Y a mí me la dejarías, Antonio?

Se la dejaría porque sé que no me la va a pedir.

"A ver, chicos".

Escuchadme un segundo.

El sábado jugamos nuestro primer partido oficial

y lo hacemos en casa.

¿En casa de quién? -En la mía no, que no cabemos.

Es muy pequeña.

No hombre, no, lo hacemos aquí, en nuestro pabellón.

Así que el sábado antes del partido, diré el equipo titular,

pero vais a jugar todos.

Pero solo pueden jugar cinco, entrenador.

Ya lo sé, iremos cambiando durante el partido.

Saldrá uno que esté jugando por otro que no.

¿Y los otros?

¿Cómo que los otros?

Si sale uno y entra otro, solo jugarán seis.

No, eh... Jugaréis todos.

-Pero ¡si solo pueden jugar cinco!

¡Ay! Bueno, el sábado lo veremos, ¿vale?

Yo no sé si podré jugar de todas maneras, entrenador.

¿Por qué no?

Por un dolor repentino en el cuello. Creo que tengo contracciones.

Tranquilo que de aquí al sábado no las tendrás.

Ya, pero ¿y si las tengo?

Pues si las tienes, ya lo solucionaremos, Marín.

Si lo sé, pero el no saberlo me da ansiedad.

Ansiedad.

¿Eh? (SUSURRA) Ansiedad.

Además, Román ya no está. No me lo recuerdes.

Ah, perdón, perdón, perdón. Perdón.

A ver, Julio me ha dicho que os dieron dos equipaciones.

Una azul y otra roja.

Pues el sábado tenéis que venir con la azul.

La roja mola mucho más que la azul. Ya, pero el otro equipo va de rojo

y nuestra primera equipación es la azul

así que el sábado, todos de azul. ¿Y si viene mi novia a verme?

Si es puta, ¿qué más le da? -Pero le gusta el rojo.

Si viene tu novia a verte, dirá:

"Pero qué guapo está de azul".

Esas cursiladas no las piensa mi novia.

Ella es más de hacer guarrerías.

-Mejor todos iguales, ¿no?

Porque la...

Porque la roja mola más.

¿Qué pasa, también viene tu novia a verte?

No, viene mi madre, pero si me pongo la azul, no me va a reconocer.

Pues si viene tu madre, también te reconocerá de azul.

¿Van a venir tus padres?

Eso, diles a tus padres que vengan.

Eh...

De azul.

El sábado todos de azul.

(RESOPLA)

¡Hombre! ¿Qué tal? Encantado.

¿Yo no dije que teníamos que venir todos de azul?

Azul. -Dijiste de rojo.

¡No! No, dijo el azul.

¿Entonces por qué vienes de rojo?

Porque me queda mejor y tú lo sabes. Te he leído el pensamiento.

Yo, como soy daltónico, no sé cómo voy.

Además, camiseta azul es de maricones.

Lo del entrenador no es camiseta, es polo.

-Peor me lo pones. El polito es de maricones, maricones.

Bueno, eh...

Vamos a ver. Primero van a salir Manuel..,

Fabián, Paquito... ¡Bien!

¡Yo, yo, yo, yo! ¡Yo, yo, yo!

¿Dónde está Benito?

No ha podido venir, ha tenido que ir a trabajar.

Azul.

Si había pedido permiso al jefe.

El jefe es un capullo y se ríe de él. A mí me lo ha dicho.

Bueno, a ver, eh...

Vamos a centrarnos. Manuel, eh...

Sí. Fabián...

Estoy leyendo un libro.

Ah, ¿y qué tal?

Bien, pero me gustó más la película.

Muy bien.

Eh...

Y... Juanma..., ¡Bien!

...dale tu camiseta a Sergio. Yo no me pongo su camiseta ni loco.

Si no te la pones, no juegas, tú verás.

Azul.

Y... y Jesús.

¡Toma! Yo de rojo, para que me reconozca mi madre.

(Pitido)

¡Jesús!

¿Quién te ha puesto ese niqui? ¡Vas haciendo el ridículo!

¡No, que soy yo, mamá!

(PITA)

(Vítores)

(Aplausos)

¡Tiramos la pelota! Eso es. Muy bien. Jugamos con pases.

Pasamos y nos movemos.

(Pitido)

Bien, Paula.

Chicos, "timing" en el corte y en el bloqueo

y, Paquito, no forzamos el tiro. ¡Buscamos el "extra-pass"!

¡Venga, vamos!

¿Qué dice? No sé, serán cosas de baloncesto.

A ver, chicos, mantenemos la presión siempre en el jugador del balón.

No quiero que piense.

Jugamos en "pick and roll" para Sergio.

¿Rocanrol de qué? ¡En "pick and roll"!

(Música rock)

No es tan difícil.

El próximo día, quien no traiga la equipación correcta no juega.

¿Entendido? Completamente.

Si es que cuando usted habla claro, se le pilla todo.

Y tú prepárate, ahora te voy a sacar.

¿A mí? Ah, bueno, pues muchísimas gracias.

A ver, Nicky Lauda, ¿te vas a pasar toda la mañana con esa cacerola?

Que no hay que sacarle brillo, que hay que quitarle la mierda.

No te enteras de nada.

Luego sacas la basura y friegas el suelo

y no pongas esa cara.

Me dijo que podía ir al partido.

No me toques más los huevos con el baloncesto de los cojones.

Encima que te tengo aquí, solo piensas en escaquearte.

¡Venga, a currar todo el mundo! Y el que tenga alguna queja,

a la calle, que tengo cola para trabajar aquí.

(Canción "Stumblin' In")

¿Y tú?

¿Qué haces aquí?

No, eso tendría que preguntarlo yo. ¿No decías que no podías venir?

Pues sí, al final he podido.

No, ya veo que has podido, ya, ya.

¿Y tú por qué has venido?

Coño, yo he venido a tomarme una copa.

¿O es que no puedo salir solo? Puedes, puedes.

¿Y dónde vas tan emperifollado?

No me jodas, no me jodas. No...

Puta casualidad. Mira que no habrá bares.

Oye, yo os dejo que habléis de vuestras cosillas.

Hola, Marco.

Hola, Sonia, ¿qué haces aquí?

He venido a verte.

¿Y cómo sabías dónde estaba?

Porque me lo ha dicho tu amigo, el que se acaba de ir.

¿Iván?

¿Por qué no contestas mis llamadas?

Eh... ¿Qué llamadas? No he visto ninguna llamada.

Estaba preocupada.

Pensé que habías tenido un accidente.

Nada, no fue nada. ¿Cómo que nada?

Si me ha contado Iván lo de que te han echado del club

y que te han condenado a entrenar a unos discapacitados.

¿Qué os pongo?

Eh... A mí, un gin-tonic.

¿Por qué te escondes, Marco?

Yo no me escondo.

No me apetecía hablar antes ni tampoco ahora.

¿Y cómo quieres solucionar los problemas?

¿Problemas? ¿Qué problemas? No lo sé.

Dímelo tú que eres el que te has ido de casa.

He preferido irme antes de que me echases.

¿Qué?

Que he preferido irme antes de que me echases tú.

Ya está.

Pero ¿por qué dices eso?

Si a mí me encantas.

Cómo me gustaría tener un hijo con tus ojos.

Has venido a eso, ¿no, Sonia? A sacar el tema.

Oye, ¿me pones un gin-tonic?

Siempre huyes, tío.

Huyes de todo.

¿Qué? Como un niño.

Que eres un Peter Pan.

¿Eres psicóloga ahora o qué?

No hace falta serlo para ver

que así no vas a lograr nada en la vida.

Habló Penélope Cruz, la actriz que se iba a comer el mundo

y ha terminado de dependienta en la tienda de su suegra.

No ha sido buena idea venir a verte. Pues no, no ha sido una buena idea.

(Música triste)

(Móvil vibrando)

A ver, chicos, vamos a formar un círculo a mi alrededor.

Cuando yo diga un nombre, el que tenga la pelota,

se la pasará a quien yo haya dicho.

Y cuando yo diga "canasta",

el que tenga la pelota en ese momento,

lanzará a canasta. ¿Entendido?

¡Sí! -Sí.

¿Entendido? -Sí.

Muy bien.

Hay que esperar, ¿no?

No. Es que estaba mirando, que se ha colado un pájaro.

A mí me encantan los pájaros. -Y a mí. Yo como mucho pollo.

Eh... Fabián, venga.

Vamos, Jesús.

Sergio. Marín.

Manuel.

Fabián.

Muy bien.

Benito.

Paquito, Paquito.

Jesús.

¡Cuidado, hombre!

Venga, Sergio.

Oye, cuidado, un poco más de cuidado.

Marín.

Juanma.

¡Eso es!

¡Canasta!

Muy bien.

Un abrazo, entrenador. No, no, no, no.

Primero nos duchamos y luego nos abrazamos.

Venga, a la ducha, vamos.

(Trinos)

¿Le has dicho que el sábado teníamos partido en Cuenca?

Sí, claro. ¿Y qué te ha dicho?

Que..., que... Pues que no le toquen los cojones.

Ah, muy bien.

¡Juanma!

¿Sí?

A la ducha.

Yo no creo en las duchas.

¿Cómo que no crees? No cree.

(TARTAMUDEA) Yo creo que sí me deja

porque me apetece mucho,

pero tengo una duda. ¿Qué duda?

Esa.

Tranquilo, que todo va a salir bien.

Si tienes más dudas, me las preguntas.

-¡Oye, oye, oye!

Una rata.

Bueno, es un ratoncito.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

¡Sálvale!

Juanma, a ver.

¿Dónde está? A lo mejor se ha ido por el desagüe.

Si está ahí, se ahoga seguro. -Sí, porque es estrecho y no cabe.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

(Música épica)

Juanma, ¿y si le salvas tú, que tú entiendes de animales?

Eres quien mejor va a hacerlo, Juanma.

El ratón te necesita, que se va a ahogar.

¡Juanma, el ratón necesita a alguien como tú, Juanma!

Alguien que acuda a su llamada de auxilio,

el ratón está gritando tu nombre.

¡Juanma, Juanma, Juanma!

¡Solo tú puedes hacerlo, Juanma!

¡Venga, vamos, que se nos ahoga, vamos!

¡Eso es, chicos, eso es!

¡Trabajo en equipo, coordinación de la jugada!

Ayudándonos unos a otros.

¡Sacando a Juanma de la zona!

¡Vamos, venga, vamos, vamos!

¿Dónde está?

Hay que encontrarlo, Juanma, venga.

¿Dónde está, Juanma? ¡No lo encuentro!

¡Búscalo! ¡Búscalo, Juanma!

¡Vamos, loco, va!

(GRITA)

¡Vamos! ¡Entrenador!

¡Arriba, Juanma, arriba, arriba!

(GRITA)

¡No!

El ratón se ha escondido

porque quiere que todos estemos limpios.

¡Ah! ¡Ah! ¡Quiere que todos estemos limpios!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! A ver si va a coger hongos.

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

¡Ah! ¡Vamos, Juanma!

¡Ah! ¡Enjabónate!

Eso es.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

(GIME)

¡Uh!

¡Ah!

¡Ay!

¡Uf!

¡Ah!

¡Ah!

¡Oh!

¡Ay!

¿Lo veis, chicos?

Así se curan los miedos, de golpe.

¡Ah! ¡Ah!

¿A que ahora ya crees en las duchas? ¿Me das un abrazo, entrenador?

Tengo una duda.

¿Qué duda? ¿Cómo nos vamos a ir hasta Cuenca?

Vais a Méndez Álvaro, cogéis el autobús hasta Cuenca,

que os deja a 300 metros del polideportivo.

¿Vamos a ir en transporte público?

No, si te parece, vais en helicóptero.

No sé, hombre. ¿Y quién viene conmigo?

Los jugadores. Tú y los jugadores, ¿quién quieres que vaya?

¿Y quién va a cuidarlos?

No, los chicos se cuidan solos.

Lo único que puede pasar es que al sacarles de su ambiente,

se comporte alguno raro. ¿Que alguno se comporte raro?

Todos se comportan raro ya sin ir a ningún sitio.

En su ambiente no se comportan raro.

Mira, ahí está tu parada. Hale.

Hasta luego.

(Claxon)

Ya sabía yo que tenía que darte una buenísima noticia. Collantes.

¿Cómo que Collantes? Collantes, el nuevo fichaje.

Muy grande, para sustituir a Román.

Collantes.

(Sirena)

Estás hecho un pimpollo, ¿eh?

(TARTAMUDEA) Me he echado polvos de talco

en las dos axilas y en los pies.

¿Y el equipo? No llevarás todo el equipo en esa bolsa...

No, lo tengo aquí.

Juanma, ¿no he dicho la equipación roja?

¿No lo he dicho mil veces? La tengo aquí.

(TARTAMUDEA) Las dos por si acaso.

Vale, muy bien, perfecto.

¿Y qué llevas en la bolsa entonces? Polvos de talco, por si sudo más.

¿Y la muda para cuando te duches después del partido?

La tengo aquí. Anda, tápate, tápate.

(RÍE) Tápate.

Bueno, pues ya solo falta Collantes.

Espero que Julio le haya explicado bien cómo llegar.

El año pasado entrenó con nosotros.

Le llamamos mosca cojonera.

Ya me dijo Julio que era muy grande.

¿Grande? Si es muy pequeñaja. ¿Cómo que pequeñaja?

¡Collantes!

(Música electrónica)

(TODOS) ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

Manda huevos de quedar aquí, que vivo a tomar por saco.

Buenos días, Collantes.

¿Tú quién coño eres?

Bueno, yo soy Marco, tu entrenador, bienvenida al equipo.

A mí no me tutees. A mí me dices usted o señorita.

Ah, bueno, pues perdone usted.

¿Y esto qué es? Es mi tabla, ¿qué pasa?

Pues pasa que vamos a jugar al baloncesto, no a surfear.

Ya, pero me gusta llevarla

por si hay piscina con olas en el hotel.

-Yo traigo bolsas para el vómito,

que a veces me mareo en los autobuses.

-¡Ah!

¿Qué hotel? Si nos vamos a Cuenca y volvemos en el mismo día.

Joder, qué tío más negativo. ¿De dónde lo habéis sacado?

Ha venido él. -Eh, el autobús.

Una cosa, una cosa. ¿Qué día es hoy?

# Hoy es sábado.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# ¡Vivan los sábados! #

(Pitido)

Vamos, atacamos, Pedro.

¡Tira, Pedro!

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Cuidado con ese hombre!

¡Defensa en ayudas!

(Vítores)

¡Eso es, Pedro, arriba! ¡Muy bien, muy bien, Pedro!

Muy bien, eso es. ¡Muy bien, Pedro!

Pedro, Pedro...

-¡Bien! -¡Venga, vamos!

(Pitido)

(Aplausos)

¿Dónde está Collantes? No está.

No está.

-¡Con Pedro!

-¡Falta, falta!

¡Oye, marcaje individual!

¡Defensa en ayudas, chicos!

(Vítores)

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

-¡Vamos!

(Pitido)

Eh...

Vamos a ver, ¿qué pasa con el 7 de ellos?

¿Qué pasa con ese chico?

Ese chico no tiene nada, no tiene nada.

Las está metiendo todas.

Ese chico no...

(Aplausos)

-¡Sí, señor! -¡Otra! ¡Otra!

-¡Sí, señor! -¡Bien!

¡Por favor!

Collantes, ¿tú dónde coño te habías metido?

Fumando un pitillo.

Es que aquí dentro no..., no se puede.

No dejan.

¡Pasad el balón, chicos!

¡Marcadme a ese tío, por favor!

(Aplausos)

Yo lo puedo anular.

Pues sal y anúlalo.

¿Del todo o un poquito? Del todo.

Vuelvo enseguida.

(Música electrónica)

Pasadle a Pedro, chicos.

¡Fabián!

Ya sé por qué la llamáis la mosca.

¡Ah! ¡No, no!

Cojonera. La mosca cojonera.

¡Anulado!

# Hemos ganado.

# Qué bonito es ganar.

# Nos gustan los sábados.

# Hemos ganado. ¡Me gustan los sábados! #

(VOMITA)

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar! #

Collantes.

Yo ya tengo novio, te lo digo para que no te emociones.

Ah, qué suerte.

¿Y tú tienes novia o qué? No, yo no tengo.

Es normal.

¿Tan feo soy? Pues, hombre, Bertín Osborne no eres.

Ya, pues mira, no tengo novia porque estoy casado

y con una chica muy guapa, Sonia. Ah, ¿sí?

¿Y por qué no ha venido al partido? Qué casualidad, ¿no?

-Es que han regañado.

Hombre, Manuel, bienvenido al debate.

Muchas gracias.

-¿Y por qué habéis regañado?

Es que no hemos regañado, es que estamos...

-Peleados.

Estarán peleados.

A esta gente les pasa mucho.

Otro que se suma a la reunión. ¿Y tú qué sabes?

Lo sé porque si no, estarías contento de que hayamos ganado.

Es porque no han venido sus padres.

Adiós, Sergio. Hasta luego.

-No es porque no hayan querido, es porque estarán muertos.

No, no están muertos. -¿Y tu mujer por qué pasa de ti?

Es que no pasa de mí ni yo paso de ella.

¿Entonces? ¿Entonces qué?

Entonces, no es tan fácil.

Pues haz algo. Llévale unas galletas.

¿Cómo que unas galletas?

No vas a llevarle flores como si fueras un "pringao".

Además que las flores, ojo,

ojito con las flores, que las carga el diablo.

# Hemos ganado. Qué bonito es ganar.

# Hemos ganado. #

Déjale. -La madre que le parió.

¿Quieres?

-Ni le contestes. Vámonos de aquí, por favor.

# Me gustan los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos. # Ven aquí.

# Qué buenos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos. #

(ININTELIGIBLE)

¿Eh?

Que qué hay de comer, de cena.

(ININTELIGIBLE)

Pero ¿está por ahí vuestro monitor?

Sí, sí, está...

-El encargado. -El encargado.

-¿Se puede volver a su asiento ya, por favor?

No.

¡Que me haga el favor de volver!

-Ene, o, no.

(ININTELIGIBLE)

Parece un niño, mami.

¡Ni idea!

¡Paquito!

¡Ahí va!

¡Me cago en mi madre!

(Frenazo)

-¡Ostras!

-¿Qué ha pasado? ¡Ah!

¡Joder!

(VOMITA)

¿Estáis bien, chicos? De puta madre.

# Me gustan los sábados. #

Hijo. -Hasta aquí.

# Me gustan los sábados. #

A ver, tú, Bustamante,

o te callas de una puta vez o te bajas aquí mismo.

¡Oiga!

Cuidado con cómo habla al caballero. Está cantando porque está contento.

Ningún cartel prohíbe cantar. Es que no hay derecho.

Oye, que les pongan una furgoneta especial.

Porque es que no son normales, hombre. ¡Por Dios!

-Sí que somos normales.

Lo que pasa es que tenemos distintas capacidades.

Anda tú, "capacidades", cállate. A ver si vamos a tener aquí un lío.

Vamos a tranquilizarnos un poquito. Vamos a tranquilizarnos.

Disculpen, es que vienen de ganar un partido

y están alborotados, pero no quieren molestar.

Ah, ¿no? Pues le están tocando las pelotas al resto.

Y llevan droga, que le han ofrecido al niño.

Yo estoy limpio, entrenador.

O se sientan y se quedan calladitos

o se apean del autobús.

-Discúlpeme, señor, pero tengo una pregunta.

¿Usted está casado o no ha engañado todavía nadie a día de hoy?

Mira, bonita, no te doy una bofetada porque eres mongólica.

¡Ah!

¡A mí no me tutees!

¿Cómo iremos a los partidos? A tomar por culo los partidos.

¿Y el campeonato? A tomar por culo el campeonato.

Tomar... culo.

(Coque Malla "La señal")

# Tú deberías volver,

# deberías estar otra vez a mi lado. #

¿Sonia?

# Yo no debería haberte tratado tan mal.

# Sabes que pasan los días,

# pasan los años

# y sigo esperando. #

(JADEA)

# Yo no debería haberte dejado marchar. #

(JADEA)

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

¡Ah!

¡Ah!

(GRITA) ¡Ah!

¡Ah! ¡Perdón, cariño, lo siento!

Lo siento mucho, no te he visto.

Perdona. ¿Cómo que perdona?

¡Me has reventado la nariz! Me has asustado.

Ya te he dicho que lo siento.

Vengo a hacer las paces porque no me contestas

y me llevo una hostia.

¿Y esa nariz? ¿Cómo?

¿Has estado bebiendo?

Sonia, acabas de darme un golpe.

No, eso ya lo traías. ¿No decías que no me habías visto?

Te he visto un poquillo de refilón justo antes de darte.

O sea que me has dado un puñetazo aposta.

Y otro no te vendría mal,

que ahora voy a ser yo la que no contesta.

No hago bien las cosas, pero no es para ponerse así.

No, bien no las has hecho, como siempre.

Muchas gracias.

¿Qué tal te va con el equipo?

Muy bien.

Muy bien, ya hemos ganado un partido.

Qué guay. ¿Y cuándo jugáis el siguiente?

No vamos a jugar más. ¿Y eso?

Yo no puedo hacerme cargo

de un grupo de tíos de 30 años que se comportan como niños de 6.

Te da miedo ocuparte de ellos. ¿Qué miedo? No digas tonterías.

Mi condena es a entrenarlos, no a sacarlos a pasear,

que un día tenemos un disgusto.

Eres su entrenador, debes protegerlos y defenderlos.

Soy su entrenador, no su padre. Tú no quieres ser el papá de nadie.

Tú no tuviste y los demás tampoco. ¿Cómo?

Me voy, no sé muy bien qué he venido a hacer.

Sí que vais a jugar, Marco.

Pues ya me dirás cómo porque no pienso subirme con ellos

ni a un autobús ni a un tren. ¡Alquiláis una furgoneta!

El club no tiene dinero.

Yo sé quién tiene una y me la deja. No tengo carné.

¿Alguna excusa más? ¡No es ninguna excusa!

Conduce tú, que eres tan guay y te importa tanto mi equipo.

¡Mierda!

(Portazo)

Arrancas.

(Motor)

Ya está bien.

Es un motor divino, como la gloria.

Y embragas, con el pie bien pisado hasta abajo

y ahora vas buscando la marcha, muy suavecito, muy poquinino,

muy poquinino y ahí ya ha entrado.

Cuidado, que no rasque, que no rasque.

Y cuando el piñón, ya sueltas...

(Chirrido)

¡Vamos a ver, hombre!

¡Estaos ahí tranquilos, hombre, por favor!

¿Te lo explico otra vez? (AMBOS) No.

¿Seguro que te ha quedado claro? -Sí.

Antonio, confía.

# Me gustan las caravanas.

# Me gusta viajar. #

Qué suerte, cómo se lo van a pasar esos gamberros ahí dentro.

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gustan las caravanas!

# ¡Qué bonitas son las caravanas!

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gusta viajar! #

¿Has probado a pisar el embrague?

Collantes, que las mujeres nos tenemos que apoyar.

A mí no me tutees.

¿Y tú por qué no conduces? Que esta no tiene ni puta idea.

Eh... Porque no tengo carné.

¿Por qué no te lo sacas?

Tengo, pero me lo ha quitado una señora.

Qué "hijaputa".

¿Quieres que se lo diga Paquito a su tía, que es jueza?

Para que la meta en la cárcel a esa señora.

Sí, vale. No, no, no.

Déjalo, no le digas nada.

(Aplausos y vítores)

Fabián, he traído la merienda.

Así no me mareo.

(Música pop)

Mi gorrita.

# Esta vez solo quiero ganar. # ¡Muy bien!

¡Pásamela!

# Ganarle tiempo al tiempo.

(Vítores)

# Voy a salir a caminar.

# Me pongo en movimiento. #

¡Vamos, Sergio!

-¡A Marín, a Marín!

# Nos gustan las calles, nos gusta la ciudad. #

¿Ha entrado?

Bastante.

# Nos gusta el rocanrol.

# Nos gusta todo lo que venga

# porque este es el momento. #

¡Saca a mi chico o te monto el chocho!

# Este es el momento. #

(Ambiente estadio)

(Aplausos)

¡Dale, Sergio!

Vamos a hacerlo...

# Mira qué luz tan especial.

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¿Y tú qué? Mira para delante, anda.

# Nos gusta el silencio,

# nos gusta olvidar,

# nos gusta que te acerques.

# Nos gusta tu canción. # ¡Tiempo!

¡Muy bien, chavales, muy bien!

Estos tíos son muy buenos en ataque

así que vamos a seguir defendiendo fuerte, sin miedo al contacto...

Para nada. Hay que atacar. Lo están haciendo genial.

Genial.

El entrenador soy yo.

No tiene ni idea. Hay que atacar.

Robar el balón y atacar. Atacar.

¿A que os vais a la caravana? ¡Vale, vale, vale, vale!

¡Este!

¡Bien! ¡Eso es!

¡Sí!

¡Vamos!

-¡Bien!

(Vítores)

¡Vamos, entramos hasta el fondo! ¡Tira, tira!

¿Qué pasa?

"Elige una carta, la primera que se te ocurra".

El caballo de oros. El caballo de oros.

¿Eh?

¿Qué os ha parecido?

¡Qué bueno!

(Vítores)

Muy bien, muy bien.

Juanma, como sigas así, te vas a quedar como una pasa.

# Me gustan las duchas.

# Qué ricas son las duchas. #

# Este es el momento. #

(Vítores)

(RÍE)

Te tenía que ver aquí Carrascosa, en la caravana.

"Voy a explicaros la mecánica de tiro".

Eso es, el brazo en ángulo recto. La muñeca también.

Apoyamos la pelota en las yemas de los dedos.

¿Tú me quieres?

¿Que si yo te quiero? Sí.

Te quiero un huevo, Manuel.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento.

- # Este es el momento.

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento #.

A ver, chicos, venid aquí.

Esos tíos son muy malos.

Así que vamos a salir como sabemos y los vamos a machacar.

¿Estamos de acuerdo?

Yo no estoy de acuerdo. -No.

¿En qué no estamos de acuerdo? -En machacarles.

Si vamos a salir a ganar, no a humillar.

No.

¡Eso es!

¡Vamos, vamos!

(Ambiente cancha)

(Aplausos)

-¡Venga!

(Pitido)

¡Uh!

Con esta victoria, os colocáis terceros en la clasificación.

¿Qué supone para vosotros estar jugando el Campeonato Nacional?

Muy bien.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

# Este es el momento. #

¿Todavía estás con eso? Ponte a fregar, que pareces tonto.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento. # ¡Eso es! ¡Muy bien!

(Vítores)

Si ganamos el partido, estamos en la final, ¿qué te parece?

Que nunca lo hubiera creído.

Nos defendemos fuerte, ¿eh?

¡Fuertes en defensa, chicos!

¡Vamos, Fabián!

¡Eso es!

¡Va, va, va, va, va!

¡Venga, vamos, vamos, dando el pase!

¡Venga, ahí, a Juanma!

¡Muy bien, muy bien!

(Aplausos)

¡Tira desde ahí, Fabián!

¡Tira, tira, tira!

¡Eso es, muy bien! ¡Menudo partidazo, chicos!

¡Muy bien, muy bien!

¡Esos brazos, arriba! ¡Venga!

¡Román!

Hola, entrenador.

Hola, Román. ¿Cómo estás? Hace tiempo que no sé nada de ti.

Me gusta. Lo está haciendo bien.

Es que es muy bueno.

Montes es muy bueno.

Está aprendiendo.

(TARTAMUDEA) O sea, la discapacidad la va a tener siempre,

pero nosotros le estamos enseñando a manejarla.

# Este es el momento.

- # Este es el momento. # ¡Bajamos a defender!

# No hay otro momento.

- # Este es el momento. #

(Vítores)

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento. # (AMBAS) ¡Muy bien!

¡Somos la leche!

¡Toma!

# Este es el momento. # (TODOS) ¡Somos la caña!

¡Somos demasiado!

# Este es el momento.

# (EQUIPO) ¡Oe, oe!

# ¡Oe, oe, oe, oe, oe!

# ¡Oe! #

¡Román!

Vamos a jugarnos el título en el último partido.

Digo vamos porque me gustaría que jugases ese partido.

¿No quieres hacer el ridículo? No.

El ridículo ya lo hice la última vez que hablé contigo y lo siento.

¿Sabes qué? Yo te veo bajito, pero no para el baloncesto.

¿Y eso qué significa? ¿Que sí, que no?

Están como cabras.

Lo que están es felices.

Se sienten un equipo de verdad.

Y lo son.

Y gran parte del mérito es tuyo, Sonia.

Ya te digo.

¿Y tú y yo?

¿Tú y yo, qué?

Que podíamos volver a ser un equipo, tú y yo.

¿Tú y yo?

Sí.

¿Quieres?

Claro que sí, Marco.

Pero lo que a mí me gustaría es que fuéramos uno más.

Ya.

Quiero ser madre y no quiero esperar más.

Es que...

¿Me vas a poner excusas siempre?

Es que no es fácil.

Hay que pensarlo bien, Sonia.

Y tú sabes que después de los 40

y siendo tú además madre primeriza pues...

se multiplican las posibilidades. ¿De qué?

Pues...

De tener un hijo con síndrome de Down.

Con síndrome de Down o autismo o como cualquiera de estos chicos.

Sonia.

Sonia. Entrenador.

¿Qué pasa, Marín?

Bueno, a mí tampoco me gustaría tener un hijo como nosotros.

No, perdona, no quería decir eso.

Si puedo elegir, prefiero que estén bien, no soy tonto.

Lo que sí me gustaría es tener un padre como tú

y muchísimas gracias por todo.

No puede ser, Marco.

Pero si es la final.

¿Cómo no vamos a jugar la final?

Los finalistas son Los Enanos.

¿Y?

No nos vamos a reír de ellos.

Los Enanos son de Tenerife y se juega en su casa, en Canarias.

Pero eso es maravilloso, Julio.

¿No te das cuenta? Va a ser inolvidable para los chicos.

El club tiene que pagar los viajes.

El avión, los hoteles...

Está completamente fuera de nuestras posibilidades.

Vamos segundos y podemos ganar. Digo yo que alguna solución habrá.

¿Te das cuenta de que la mayoría no ha visto nunca el mar?

No te preocupes por los chicos.

Ya se lo he comentado y lo entienden.

(Música triste)

Venga, bonito.

Pero qué contento estás, Jesús.

No, estoy triste.

¿Cómo que estás triste? Pero si estás sonriendo.

Es que es por dentro.

Primera.

Abre.

Arriba.

Primera y cae.

Y primera.

Abre.

(Graznidos)

(Puerta abriéndose)

Hijo, me voy. No hagas tonterías y cuida bien de la casa, ¿eh?

Pero ¿y a dónde vas?

De ejercicios espirituales.

¿Y cuándo vuelves?

Pues no sé, en unos días, ya te avisaré.

Mamá.

¿Sí?

Diviértete mucho.

(Timbre)

Eh, Antonio, ¿qué tal?

"Regularcino", ando todavía con el disgusto.

Ya, claro. Oye, ¿está la jefa por ahí?

La jefa, por ahí detrás está. Por ahí.

¿Te puedo coger esto un segundo?

Cogedme lo que queráis ya, ¡quedaos con "to"!

¿Qué necesitas ahora, Marco?

Una actriz.

Ahora mismo.

¡Bombón!

Mira a ver si está tu jefe,

que tenemos que preguntarle unas cosillas.

Aquí se cumplen los horarios a rajatabla.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Sabe lo que hay aquí? No.

Vídeos, grabaciones y testimonios de trabajadores

que demuestran sus abusos

hacia la persona de Benito Recuenco Valdegómez.

Persona con una discapacidad intelectual

por la que obtiene

una bonificación fiscal nada despreciable.

Vamos a ver... No, no vamos a ver nada.

Le vamos a cerrar el chiringuito,

le vamos a poner una multa de 60 000 euros

y se chupará seis años en Alcalá-Meco.

Bueno, ¿y no hay alguna manera de...?

¿Perdón?

¿No nos estará usted proponiendo alguna cosa, verdad?

No, no. ¡Ah!

Pero seguro que hablando encontramos alguna solución, ¿no?

# Me gusta volar.

(TODOS) # Me gustan los aviones. Qué bonito es volar.

# Me gustan los aviones.

# Me gusta volar.

# Qué bonito es volar. # (TODOS) Me gustan los aviones. #

¡Vamos, chavales! # Qué bonito es volar. #

Nos ha pagado el viaje el jefe de este.

Es el nuevo patrocinador del equipo. -Qué buena gente hay en el mundo.

Dios bendiga a este señor. -Sí

y me ha dado 15 días de vacaciones.

-Demos gracias al Señor. -Desde luego.

A ese señor hay que darle las gracias, que se ha estirado.

Se ve el mar.

Todo el mar.

¿Por qué?

No sé..., pero es mucho más grande de lo que me imaginaba.

Me alegro de que hayas venido.

Es que desde que se ha hecho cargo del equipo tu mujer,

apetece todo volver a jugar.

Ya me ha dicho que quiere tener un hijo.

(Risas infantiles)

Pero ¿tú qué haces en el avión?

Con mis ojos.

Enfermera, dígale por favor al piloto que gire un poco a la izquierda,

no vaya a ser que nos demos

con el Ryanair Tenerife-Liverpool de las 5:45,

que va con retraso.

Pero ¿está usted bien? -No, si está bien.

Lo que pasa es que es alérgico a los accidentes aéreos.

Le hacen reacción.

(Silbido)

(Música tradicional canaria)

Muy bien, ya solo necesitaría una tarjea de crédito como garantía.

Así que nos quedamos en el hotel, ¿no? No me jodas.

Que me he traído los esquís. -¿Tenéis ping-pong?

Tenemos un gimnasio totalmente equipado.

¿Y cuerda? -Hay de todo.

-Guay. Estas son las llaves.

Tenemos habitaciones dobles, hay que compartir habitación.

Yo con Sonia. No, tú nada.

Lo siento.

-Lo dice en el buen sentido, está buenísima.

Lo siento. Tú con Jesús.

Yo con este no duermo en la misma cama.

Hay dos camas, Sergio.

Ah, pues me pido la litera de arriba,

que a veces me meo y prefiero la de arriba.

Yo comparto con Collantes. ¡Bien!

¡Mierda!

Hala, venga, seguidme. Vamos, chicos.

Voy un momento a ver el mar. Vale.

Luego nos vemos.

Hale, vais subiendo en dos grupos.

¿Adónde vais, adónde vais? ¡Que no cabéis todos!

Subid en dos grupos, por favor.

No sé si van a caber dos grupos, uno casi no cabe.

Primero un grupo y luego el otro.

Usted primero, entrenador.

No. No, no. Yo voy a subir por las escaleras. Sonia, ocúpate.

Si es en la planta 7.

Bueno, así hago ejercicio.

Ponte el chándal. (PAQUITO) No pone nada de chándal.

No pone. Mirad, chicos.

Yo es que le tengo pavor a los ascensores. Lo reconozco.

De pequeño me quedé encerrado en uno y es que no puedo ni acercarme.

A mí me pasaba con el agua y mira.

Venga, arriba.

¡Entrenador, una culebra!

¡Una culebra, entrenador! ¿Una culebra?

¡Una culebra! ¡Ven!

¡Venga! Voy.

¡Una culebrita! ¿Qué haces?

¡Eh, eh, eh! ¡Marco!

¡No, no, eh!

¡No! Dejadle salir. ¡Sonia!

¡Sonia! ¡Que le da algo! ¡Marco!

¡Dejadle salir!

Yo no he subido porque tengo claustrofobia...,

¡Marco! ...no te pienses que soy un cobarde.

¿No veis que no puede con todos?

¿No ves que sí? Si esto está preparado para grupos.

Pero si es sólo para cuatro personas. ¡Ah!

¡Mierda!

¿Veis lo que pasa? Que alguien le dé a la campana.

¿Dónde hay una campana? ¡Ahí, donde los botones!

¡No llego! ¡Que le dé alguien que llegue!

(Alarma)

Voy a pedir ayuda.

Voy a llamar al novio. Para despedirme.

¿Y si saltamos para que se ponga en marcha?

-Me has leído el pensamiento, macho. Así se arregló el de mi casa.

-¡Escuchadme una cosa! Tiene que ser todos a la vez.

¡Venga!

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh, eh! (GRITANDO) ¡Parad!

(Estruendo)

Qué raro.

¡Ah!

(Estruendo)

¡Por favor, por favor!

¡Por favor!

¿Estás bien? ¿Qué? Dime.

(Risas)

¿Qué tal ha ido todo, entrenador? No, no.

No, no, qué va, fenomenal, mamá.

Al llegar tuvimos un susto, pero no ha sido nada.

No, no, nada, nada, en serio.

Oye, que..., que me hace mucha ilusión que me llames.

¿Los chicos?

Bueno, los chicos se han ido a descansar temprano

porque mañana hay que estar a tope.

(Chillidos)

Espera un segundo.

(Chillidos)

(Música electrónica)

¡Uh!

¿Qué pasa, entrenador? ¡Venga! ¡Vamos!

¡Más fuerte!

¡Ah!

¡Ah!

¿Mamá?

(Gritos)

Eh... Sí, sí, estoy aquí, lo que pasa es que...

Bueno, ¿qué tal tus ejercicios espirituales?

Pues mira, están siendo muy provechosos, hijo.

Porque me paso el día,

excepto ese ratito que he dedicado para llamarte,

rezando y pidiendo por vosotros dos.

Pero ¿qué estás, en un convento o...?

Sí, bueno. Un sitio de esos muy retirado.

-Buenas noches, señor Marco.

Manuel.

¿Eh? ¿Qué?

¿Te puedo preguntar una cosa? Sí.

¿Por qué haces esto?

Porque el tiempo pasa más rápido.

¿Haciendo esto el tiempo pasa más rápido?

Sí, pero hay que esperar unos años.

Es campeón olímpico.

¿Cómo que campeón olímpico?

Ganó una medalla de oro en Sídney 2000.

¿En los Juegos Olímpicos?

Bueno, sí, en los nuestros, en los Juegos Paralímpicos.

Román era el capitán del equipo español.

¿En serio?

Sí, pero le quitaron la medalla.

Estuvo a punto de suicidarse.

¿Por qué?

Porque le afectó mucho. Que por qué le quitaron la medalla.

Pues porque los únicos que tenían discapacidad eran él y otro.

El resto no tenía discapacidad ninguna.

Había un ingeniero, un arquitecto, un periodista...

Que tampoco significa mucho

porque he visto a periodistas y juegan fatal.

¿Cómo hicieron eso? Es un fraude.

La Federación los llevó para eso,

para ganar y tratar de sacar más subvenciones.

Una vergüenza.

¿Y no se dio cuenta nadie?

Bueno, sí, después salió en la prensa

y les hicieron devolver las medallas a todos.

Incluso a Román.

Por eso no se fía de los entrenadores.

(Ambiente estadio)

(PÚBLICO) ¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos!

No son tan enanos.

Son más bien... grandotes.

¡Bah!

Entrenador, no es un amistoso, ¿no?

¿Amistoso? No. Esta es la final del Campeonato Nacional, Marín

y la vamos a ganar porque somos unos campeones.

Pero tú, de todos modos, ponte el protector, anda.

(Pitido)

(Vítores)

¿Salgo ya, entrenador?

No, saldrás en lugar de Sergio.

¿Voy calentando?

No, no.

¡Eh!

¡Vamos, corre, Benito!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Román!

¡Sí!

¡Vamos, chicos, atrás, atrás!

¡Rápido!

¡Tapona!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Vamos, Sergio!

¡Ay! ¡Oye!

(PITA)

¡Eh, eh, eh!

-Perdona, se me ha ido la olla.

Vas a salir tú. ¿Sin calentar?

Sin calentar. Venga, vamos.

¡Venga, Manuel!

¡Muy bien, venga, Manuel!

¡Pásamela, pásamela!

¡Venga, Juanma! ¡Tira!

¡Juanma!

¡Ah!

Hay que seleccionar mejor el tiro, ¿eh?

¡Defendemos en zona!

¡En zona!

¡Defendemos! ¡Vamos!

¡No!

¡No pasa nada, equipo!

¡Vamos, equipo!

¡No pasa nada, chicos!

¡Vamos, hay que defender, chicos!

(Pitido)

¡Venga, vamos!

¡Vamos!

(PÚBLICO) ¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

-¡Lanza!

¡Lanza! ¡Lanza!

(Pitido)

(Vítores)

¡Atacamos, chicos!

¡Venga, chicos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Muy bien! ¡Defendemos, chicos!

¡Defendemos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Vamos!

-¡Vamos, vamos!

-¡Uh!

¡Muy bien! ¡Venga, vamos!

¡Vamos!

¡Venga, chicos, vamos, vamos!

¡Bien!

¡Tenemos el rebote!

¡Vamos, Román!

(Pitido)

¡Vamos, nos colocamos en defensa!

¡Ese rebote, vamos, vamos!

¡Ábrete, Román, ábrete!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Muy bien! ¡Venga, Manuel!

¡Bien!

¡Eso es!

¡Muy bien!

¡Sí!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Manu, ábrete!

¡Collantes, juego para Román!

¡Venga, a Román, a Román!

¡Román!

¡Para Román!

-¡Román!

¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, chicos!

¡Bien!

¡Muy bien, venga!

(Pitido)

¡Vamos!

¡Muy bien, Sergio!

¡Bravo!

Pero ¡qué canasta, Dios mío!

(SIN AUDIO)

(Vítores)

(Aplausos)

(Pitido)

(Pitido)

-¡Oh! -¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos!

(Latidos de corazón)

¡Jugamos en equipo!

¡Eso es!

(Vítores)

¡Muy bien! ¡Muy bien!

¿Cuánto queda?

Un minuto, Manuel.

¡Chicos, robamos y atacamos!

¡Marín, bloqueo!

¡Que no pase, Marín, que no pase!

(TODOS) ¡Eh!

(PITA)

¡Árbitro!

Entrenador, se me ha torcido el dedo 90 grados.

No exageres, Marín.

¡Ah!

Vete a la enfermería, así no puedes jugar.

Es que quiero jugar.

Queda un minuto y perdemos de uno, el equipo me necesita.

Así no, no puedes jugar.

No puedes. Vete a la enfermería.

(Crujido)

Mucho mejor. De todas maneras, creo que iré a enfermería,

no vaya a ser que pierda la mano

y se me complique luego por todo el brazo.

Vete.

(Pitido)

¡Sí!

(Aplausos)

(Pitido)

(TODOS) ¡Eh!

¡Vamos! -¡Vamos!

¡Sí!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Aguantamos la posesión! ¡Jugamos en triple, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Chicos!

¡Nos defendemos!

¡Es nuestro!

(Vítores)

¡Atacamos!

¡Vamos!

¡10 segundos!

¡Tira, Benito, que empatamos!

¡Tira, Benito!

¡Tira!

¡Tira!

¡Hacia aquí!

¡Hacia aquí!

(Pitido)

¡Eh!

¡Yuju!

-Enhorabuena.

Muy bien, macho.

¡Ole!

¡Ole!

¡Eh, eh, eh!

(Risas)

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

-¡Uh!

¡Segundos!

¡Hemos quedado segundos!

¡Uh!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos! (COLLANTES) ¡Yuju!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

-¡Somos unos cracks, entrenador! Pero si hemos perdido, chicos.

Qué va, hemos quedado subcampeones.

Pues eso. Subcampeón es mejor que campeones.

Ah, ¿sí? ¿Tú crees?

-Hombre, pues claro.

¿Qué es mejor, un marino o un submarino?

-¡Te quiero mucho, entrenador!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Un abrazo, entrenador!

(RÍE)

(TODOS) # ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

Mamá.

(TODOS) # ¡Subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

¡Qué partidazo, hijo!

Gracias, pero siento que no hayamos ganado.

¿Ah? ¿Que habéis perdido? Bueno, eso a una madre le da igual.

Lo importante, hijo, es que tú estés bien.

Yo estoy bien, mamá.

Yo estoy muy bien.

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien.

Lo has hecho muy bien...

y lo mejor es que lo has hecho por tu equipo.

Mi equipo eres tú, Sonia.

Me encantaría que lo hiciésemos crecer,

que trajésemos otro jugador al equipo.

O jugadora.

Con tus ojos.

No, con los de Román, no te jode.

¡Sergio!

¿Estás tonto, Sergio?

(Graznidos)

¡Eh!

¡Vente a bañar!

Ahora voy.

Muy bien esa Muralla China, Benito.

Bien.

¿Qué tal, Román?

Estoy bien.

Me alegro.

¡Ah!

Has jugado como un campeón.

Usted tampoco lo ha hecho tan mal.

Muchas gracias, hombre.

Ha confiado en nosotros.

Sois unos campeones, como para no confiar.

Bueno, subcampeones.

No, tú ya no.

Tú ya eres un campeón.

Y eso no te lo va a quitar nunca nadie. ¿Me oyes? Nunca.

Bueno, el próximo campeonato tendremos que ganarlo.

Lo ganaremos.

Me gusta.

¿El qué?

Que digas "lo ganaremos" en vez de decir "lo ganaréis".

Ya.

¿Nunca nos vas a abandonar?

Tú no me necesitas, Román. Tú sabes de baloncesto más que yo.

Tengo ventaja. Jugué muchos años en el Getafe.

¿En el Getafe?

No sabía que el Getafe tenía equipo de personas de discapacidad.

No, en el primer equipo. Paco Carrascosa era mi entrenador.

Íbamos a subir a la división de honor cuando tuve el accidente.

¿Tuviste un accidente?

De moto. Me llevó por delante un tío que conducía borracho.

A él... A él no le pasó nada,

pero yo me golpeé en la cabeza y estuve en coma.

Cuando desperté y vieron que tenía afectada la cabeza, me dejó mi novia.

Tuve que abandonar la universidad también, quería ser arquitecto.

Lo siento mucho, Román.

No, si estoy contento.

Estoy contento porque estamos juntos y estando juntos vamos a ganar.

Mi padre se marchó de casa cuando tenía nueve años.

Ya me lo dijo Sonia.

Nosotros nunca te vamos a abandonar, entrenador, nunca.

(Graznidos)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Quién llama tan temprano?

¿Eh?

Es muy pronto.

(Móvil)

Cógelo.

Seguro que es Julio, ya verás.

A lo mejor es importante.

Qué va a ser importante.

(Móvil)

¿Hola?

(CARRASPEA)

¡Paco!

¿Y cómo lo sabías?

Sí, sí, sí. Subcampeones, sí.

¿Cómo?

¿Qué pasa, Marco?

"Los dos sabíamos que este momento"

iba a llegar.

Bueno, si no hubiera surgido esto...

Hace un mes que firmaste el último parte.

Nos has dado mucho más de lo que te correspondía

y no sabes lo agradecido que te está el club.

¿Entonces? Al Estudiantes, ¿no? Vuelves a casa.

No, no, a la Selección Española.

¡Coño! Entrenador de la Selección Española.

No, no.

Han fichado a Carrascosa, mi antiguo jefe

y me ha pedido que sea su segundo.

Pero sí es un sueño para mí.

Quieren que me incorpore enseguida, Julio.

No sabes cuánto me alegro por ti.

Y sabes que aquí dejas una pandilla de buenos amigos para siempre.

Te los has ganado.

Sé que no va a ser fácil despedirte de ellos,

pero verás como lo entienden.

Bueno, preferiría que lo hicieras tú.

Bueno, pero tendrás que decirles adiós

y ellos querrán decírtelo a ti.

Pues diles que me es imposible,

que volveré a verles en cuanto tenga tiempo.

¿Te vas sin despedirte, entrenador?

(COLLANTES) No dice nada. -Callado. No dice nada.

A ver, yo tengo que seguir mi camino.

Tengo una gran oportunidad y me tengo que ganar el pan.

-Claro que sí, entrenador, solo queríamos darte las gracias.

-Has sido muy, muy buena persona.

-Y nos has enseñado mucho.

Yo también he aprendido.

Sí. -Y nos has leído el pensamiento.

Y se te ha quitado el miedo a los ascensores.

Y además, de golpe. -De golpe.

-Y mi novia está orgullosa de mí porque nos ha visto por Internet.

Y eso que es puta.

-Es puta, pero está orgullosa.

-Nos has convertido... en equipo.

Y nos has tratado como un padre, como un padre bueno.

Vosotros sí que me habéis tratado bien.

El mérito es vuestro, chicos.

-Bueno, no hemos tenido mucho tiempo para encarrilarte del todo,

pero estamos contentos.

Estás llorando, entrenador. -Está llorando.

No, hombre, qué voy a estar llorando.

-Será alérgico. A mí me pasa a veces.

-No es por eso, es que Manuel le está apretando tan fuerte

que se le saltan las lágrimas. -Casi te lo cargas.

No.

-Es que nos has tratado como a personas.

Es que es lo que sois. A mí no me tutees.

(Risas)

(TODOS) ¡Eh!

(TODOS) ¡Somos la leche, somos el cacao!

¡Somos la caña, somos demasiado!

¡Naranjas, limones, Amigos campeones!

(Trinos)

La película de la semana - Campeones - ver ahora

La vida de Adele

A sus 15 años, Adele no tiene dudas de que una chica debe salir con chicos. Su vida cambiará para siempre cuando conozca a Emma, una joven de pelo azul, que le descubrirá lo que es el deseo, y el camino hacia la madurez. Así, Adele crecerá, se buscará a sí misma, se perderá y se reencontrará… y todo ello bajo la atenta mirada de los que le rodean… La película LGTBI+ que hizo historia en el Festival de Cannes de 2013.

Somos Cine - La vida de Adèle - Ver ahora

Julieta

Julieta trata de explicarle a su hija por escrito, todo lo que ha callado a lo largo de los últimos treinta años, cómo conoció a su padre y cómo eran las cosas cuando nació. Lamentablemente cuando termina de escribir no sabe dónde enviar su confesión.

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Julieta - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Timbre)

Hola, Lorenzo, te abro. Hola.

¿Cómo vas? Estoy hecha un lío.

¿Por qué? No sé qué libros llevarme.

No es imprescindible, si echas de menos alguno,

lo puedes comprar por Internet. No.

No me gusta comprarme libros que ya tengo.

Me hace sentirme mayor.

(RÍE)

En este momento pareces una niña.

Bueno, ¿además de los libros te falta mucho?

Todavía tengo que hacer algunas compras.

Julieta, nos vamos a Portugal, no al desierto.

Puedes volver a Madrid cuando quieras.

Me gustaría no volver a Madrid, si puedo evitarlo.

Muchas gracias. ¿Por qué?

Por no dejarme envejecer solo.

Eres tú el que no me deja sola a mí.

¿Julieta?

¡Bea!

No me lo puedo creer. ¿Julieta?

¡Madre mía! Qué sorpresa.

Hace justo una semana me encontré con tu hija en el lago Como.

¿Te encontraste con Antía? Sí, imagínate.

Nos quedamos mirando y yo la abordé porque ella no me reconocía.

Tú, sin embargo, estás igual, Julieta.

Mejor, incluso.

Y ¿qué te dijo?

Que había bajado a la ciudad a comprarle cosas a sus hijos.

Que tiene tres, dos chicos y una chica.

Sí, no sé cómo se las arregla.

¿Tú tienes hijos? No, ni siquiera me he casado.

Es una lástima, pero tengo mucha prisa.

No sabes cuánto me alegro de verte tan bien, Julieta.

¿Dónde vives?

En Milán y Nueva York.

Soy editora de complementos de "Vogue", viajo mucho.

Al lago Como fui a hacer una sesión de fotos.

Qué bien. Oye, saluda a tu madre. Bueno...

Mamá murió hace tres años. Lo siento.

Mi hermano vive aquí, hemos quedado con él y mis sobrinas,

pero ya llegamos tarde.

Y ¿qué más te dijo Antía?

Poco. Le pregunté por ti y me dijo que seguías viviendo aquí en Madrid.

Y mira qué casualidad. Sí, aquí sigo.

Y aquí seguiré.

Y ¿la encontraste bien a ella? Sí.

Y eso que iba a cara lavada. Muy delgada.

Pero guapa, ¿eh?

De verdad, me alegro mucho de verte tan bien, Julieta.

Adiós.

-Oye, ¿qué pasa? -Perdón.

(Móvil)

(Móvil)

(Timbre)

¿Sí? Soy yo, ábreme.

Hola.

¿Estás bien? Tengo el agua hirviendo.

Anoche te llamé y no me contestaste.

Necesitaba estar sola.

¿Has terminado ya con las maletas? ¿Con las cajas?

Lo he deshecho todo.

Me quedo en Madrid, Lorenzo.

¿Es una broma?

¿Qué tontería es esa?

No voy a poder acompañarte.

¿Por qué? ¿Qué pasó?

Sé que no te mereces esto,

pero te ruego que no me hagas preguntas.

No me voy contigo a Portugal.

Me quedo en Madrid.

¿Qué ocurre, Julieta?

Lo he pensado bien y...

¿No me digas que no lo habías pensado hasta ahora?

Llevamos casi un año planeándolo,

Ayer dijiste "No volveré a Madrid, si puedo evitarlo".

¿Qué fue lo que pasó de pronto?

No insistas, por favor.

¿Me das un vaso de agua?

No te reconozco, Julieta. Te estás comportando como una loca.

Lo sé.

No puedo creer que estemos hablando de esto.

Anoche me di cuenta de que me estaba engañando.

Que no quiero irme de Madrid.

Y que prefiero estar sola.

Siempre supe que había algo importante en tu vida.

Que nunca compartiste conmigo.

Nunca quisiste hablar sobre eso.

Y siempre te lo respeté.

Me gustaría que siguieras respetándolo.

Hola, Inocencio. Sí.

¡Señora Julieta!

¡Cuánto tiempo! Sí, mucho.

Por casualidad, ¿no llegó algo de correo para mí?

En todos estos años, no.

Acabo de volver a Madrid

y me gustaría alquilar mi piso de entonces.

¿Está libre? No.

Creí que se había ido fuera de España.

Sí, pero he vuelto.

Y echo de menos esta calle.

¿Hay algún otro libre?

El segundo izquierdo está vacío.

Qué maravilla.

¿Puedo verlo? Le faltan muebles y no está pintado.

No importa.

Voy a por la llave.

Está un poco sucio.

Me lo quedo, Inocencio.

Pero no está para mudarse, señora Julieta.

Si me da su teléfono, yo la aviso.

No hace falta, de verdad.

Con que funcione la cocina y el baño, yo me ocupo del resto.

La cocina y el baño están nuevos.

Estupendo.

"Antía,

dos hijos y una hija,

ha bajado al lago Como a comprar.

Tal vez vive en un pueblo suizo cercano y caro

y ha ido a comprar a Italia, que es mucho más barato.

Va sin maquillaje.

Y está delgada.

Piensa que sigo viviendo en Madrid".

¿A ti te ha gustado el cole? ¿Lo habéis pasado bien?

Y ¿tú?

(Aplausos)

"Querida Antía:

voy a contarte todo lo que no tuve ocasión de contarte.

Porque eras una niña.

Porque me resultaba demasiado doloroso

o por simple pudor.

Pero ya no eres una niña.

Beatriz me ha dicho que tienes tus propios hijos.

Tres, nada menos.

Eres una mujer adulta.

Y una madre.

¿Por dónde empezar?

Te hablaré de tu padre.

Cuando preguntaste cómo lo conocí, te dije que fue en un tren.

Pero no te lo conté todo.

(Tren)

Yo tenía 25 años.

Era una noche muy desapacible y hacía mucho viento".

(Rama)

¿Está libre el asiento?

Sí.

Qué impresionante esa rama, ¿verdad?

¿Le ha asustado?

Pues sí.

¿Viaja usted sola?

Sí.

Cuando la he visto sola, he pensado "Qué bien, así nos damos compañía

el uno al otro".

No tiene ganas de hablar.

Qué lástima.

Perdón, tengo que salir.

Espero que no se acerque mucho al tren.

No le tiene miedo al tren.

Va en busca de una hembra.

La huele en el aire.

¿Te apetece tomar algo?

"Xoan me dijo que se llamaba Xoan

y yo le dije que Julieta.

Me dijo que estaba casado

y que Ana, su mujer, estaba en coma desde hacía cinco años.

Yo le dije que daba clases de filología clásica

y que estaba sustituyendo a una profesora enferma.

Xoan me dijo que era pescador,

que tenía tres gamelas.

Iba a Madrid a comprar un motor para una de ellas.

También me dijo que toda su vida había vivido junto al mar.

En la casa que su abuelo compró cuando vino de Cuba".

(Claxon)

Diez minutos de parada.

Diez minutos de parada.

Diez minutos de parada. ¿Te apetece estirar las piernas?

No voy bien abrigada, gracias.

Hasta ahora.

(Claxon)

Por Dios, pero ¿qué pasa?

-El tren ha parado. -¿Por qué? ¿Así de golpe?

Sí, por favor, entren. No se preocupen, no es nada.

A mí me ha caído una bolsa en la cabeza y casi me mata.

Hemos chocado con algo.

He visto un ciervo corriendo junto al tren.

No, hombre, por Dios. Qué cosas dice.

Sí, yo también lo he visto.

Que no hemos chocado con nada.

Por favor, vuelvan a sus sitios y no tapen el pasillo,

que el tren se pondrá en marcha en seguida.

-Pues he visto un ciervo. -Y yo, y no me pongo tan pesada.

¿Han visto al hombre que iba ahí sentado?

¿El de las gafas y el jersey negro?

Sí, yo lo vi por el pasillo, estará por ahí.

En la parada bajó al andén, lo vi caminando por la nieve.

Iba sin abrigo, por eso me fijé.

Yo creo que iba "mamao".

¿Ese? Ese está dando vueltas todavía por la estación,

por eso hemos parado.

Cógelo.

¿Qué haces aquí? Vuelve al vagón. Vas a coger una pulmonía.

¿Qué lleváis en la camilla? ¿Eh?

¿Es el ciervo?

No. ¿Por qué dices eso?

¿Es un hombre?

Vamos, sube. ¿Es él?

¿Por eso hemos parado?

Un hombre con un jersey negro.

(TARTAMUDEA) Y que llevaba gafas.

Por favor, sube al tren. Vamos.

Él iba sentado donde vas tú ahora.

Quería hablar, pero...

A mí me molestaba cómo me miraba.

Por eso hui de aquí.

¿Cómo iba a suponer que estaba tan mal?

Cualquier chica habría hecho lo mismo.

Yo debería haberme dado cuenta.

No te tortures, se habría suicidado igual.

¿Por qué llevaba una maleta vacía?

No sé.

Supongo que no quería llamar la atención.

Pero lo tenía todo planeado antes de subirse al tren.

Nadie se suicida porque una chica,

aunque sea tan guapa como tú, no quiera hablar contigo.

No puedo dormir.

Yo tampoco.

"Thálasa, hals y póntos".

Las tres palabras significan "mar" en griego.

"Póntos" es "mar" y "alta mar" y se refiere al mar como camino.

El camino de la aventura.

Por eso, Ulises es el héroe marino por excelencia.

Por ejemplo,

cuando Ulises llega a la isla de Calipso,

agotado después de un naufragio,

la ninfa Calipso, que era guapa de no dar...

Marcos, ¿quién te parece la mujer más guapa?

-Tú. -(RÍEN)

Eso no vale porque soy la profesora y no está bien visto

que la profesora tenga sexo con sus alumnos. Dime otra.

Kim Basinger.

Monísima, mucho más guapa que yo, pelota.

Ángela Molina. También, preciosa.

Pues, como Kim Basinger y Ángela Molina juntas.

Así era la ninfa Calipso.

Y le ofreció a Ulises todo lo imaginable.

A ver, Diego, algo que le ofreciera realmente importante.

Su cuerpo.

Eso lo primero, pero además, algo con lo que todos hemos soñado.

¿La juventud eterna? Exacto.

Y la inmortalidad.

Sin embargo, Ulises lo rechazó.

Y se echó al mar enfrentándose a un sinfín de peligros.

¿Cuál de las tres acepciones

elegiríais para hablar del mar tan añorado por Ulises?

¿Thálasa? No.

¡Póntos! ¡Eso es!

Póntos, póntos, el mar.

El alta mar,

el camino de la aventura y lo desconocido.

(Puerta)

¡Pasa!

Hola. Hola, Julieta. Siéntate, por favor.

Gracias.

La profesora Martínez se reincorpora la próxima semana, así que...

Aquí termina tu periodo de suplencia.

Estamos muy contentos con tu trabajo.

Muy contentos, de verdad, Julieta.

Nunca ha habido tanta asistencia a las clases de literatura clásica.

Muchas gracias.

He disfrutado mucho estos seis meses.

Qué bien, me alegro.

Bueno... Espera.

Ha llegado esta carta, es para ti.

¿Es para ti, Julieta?

Sí, sí.

"Querida Julieta:

no sé si sigues trabajando en el colegio.

Ojalá porque es la única dirección tuya que tengo.

Me acuerdo mucho de ti.

No se me va de la cabeza la noche del tren.

Ana sigue igual o peor.

Aunque solo estuve dos días fuera, a la vuelta la encontré peor.

Cuando estás encima no te das cuenta de esas cosas.

Hoy no he salido a pescar.

La mar está muy picada y esta tarde habrá tormenta.

Me gustaría verte aparecer entre la lluvia.

Buscando un lugar donde guarecerte

y que ese lugar fuera mi casa".

(Ladrido)

Pero ¡bueno!

Canelo, no seas pesado.

Hola.

Me parece que llegas tarde, el entierro fue ayer.

Pero entra si quieres y te tomas un café.

Yo soy la que lleva la casa.

¡Ven, Canelo!

Déjala ahí.

Vamos a la cocina.

¿Cuándo conociste a Ana?

¿A Ana? No la conocía. Ya me parecía a mí.

Porque ella no se movió de aquí en los últimos seis años.

El mar...

Impresiona mucho la primera vez, ¿verdad?

Siéntate.

O sea, que has venido a ver a Xoan.

¿Quieres una pasta? No.

No creo que vuelva esta noche.

Está con Hada.

¿Conoces a Hada?

Hace cerámicas y esculturas.

Ana y Hada eran muy amigas,

cuando Ana todavía hablaba o podía escuchar.

La pobre estaba hecha un vegetal y un hombre necesita una mujer.

Pero yo no soy quién para criticar a Xoan.

¿Más café?

No. Pues dame la taza.

Bueno, ¿qué haces?

Te da tiempo a coger el autobús de las 20:00.

Pasa aquí mismo, en la plaza.

Vamos.

Si quieres puedes venir a casa y te acompaña mi marido.

No es molestia ninguna.

Estoy cansada.

Preferiría esperar aquí si a usted no le importa.

¿Dónde?

Ahí mismo, en el recibidor.

¿Sola?

Bueno...

Yo me quedaría contigo, pero no puedo.

Tengo a mi marido desatendido estos días.

Bueno...

Canelo se queda a hacerte compañía de todos modos.

Gracias.

Cuidado no te quedes dormida y pierdas el autobús.

¿Te llamo al teléfono por si acaso?

No hace falta.

Te llamo.

Canelo, ven aquí.

Hola, hola.

¿Qué?

Ven aquí, sube. ¡Sube!

¿Qué pasa?

(SUSURRA) No te despiertes.

Recibí tu carta y he venido.

No me pude imaginar que tu mujer...

No pienses en eso ahora.

Buenos días.

Qué ricas las pastas.

Son típicas de aquí.

Estoy haciendo el desayuno.

Es que tenía mucha hambre. ¿Hay algo para mí?

Abre la boca.

(RÍE)

(RÍE) ¡No!

Cuando recibí tu carta, lo tomé como una invitación

para venir a verte.

Esa era mi intención.

No podía imaginarme que tu mujer hubiera muerto.

Lo siento.

Ha sido lo mejor.

Esto no era vida.

Marian me llamó para decirme que te dejó aquí esperando el bus,

pero que no estaba segura de que te fueras.

Me dijo que estabas con una mujer.

Ava, creo.

Es una vieja amiga, ya la conocerás.

Es artista, como tú.

Yo no soy artista.

Doy clases de literatura clásica.

Y ahora ni eso.

Bueno, seguro que te cae bien, ya verás.

Yo creo que me voy a ir hoy.

No sé muy bien qué hago aquí.

Pescar, hoy hace buen día. Nos vamos a ir a pescar.

Marian, Julieta, creo que ya os conocéis.

Deja, ya lo hago yo.

¿Se queda hoy?

Sí.

Nos vamos de pesca.

Yo no tenía trabajo.

No tenía prisa.

Pensé quedarme solo unos días.

Tenía que decirle algo a Xoan,

pero lo iba aplazando.

Era una vida nueva,

extraña para una mujer que viene del sol,

pero acogedora.

Las noches se me pasaban volando entre los brazos de Xoan.

Me sentía atrapada

y, a la vez, libre.

¿Puedo tocarlo? Claro, cógelo si quieres.

¡Como pesa! 4 kg, así que ten cuidado.

Pensé que era terracota.

Es de bronce, pero al final es de una pátina de terracota,

del color de las rocas junto al faro.

¡Y qué fuerza tiene!

Intento que mis esculturas sean compactas,

que el viento no pueda tirarlas.

Como la gente de aquí.

La gente de aquí es muy dura.

Visitaba con frecuencia a Ava.

Me gustaba verla trabajar

y fumar.

Y a ella le gustaba que le contara historias mitológicas,

como a ti cuando eras pequeña.

Los dioses crearon al hombre y a otros seres

con ayuda de arcilla y fuego.

Les concedieron los atributos necesarios

para su supervivencia.

A unos les dieron pelaje

y a otros alas para volar.

Cuando le llegó el turno al hombre,

los dioses descubrieron que se les habían acabado los dones,

así que el hombre nació

desnudo,indefenso en medio de la naturaleza.

Estoy embarazada, Ava.

¿De quién?

De Xoan.

Ya venía embarazada de Madrid.

¿Y él lo sabe?

No.

No le quiero presionar.

Tienes que decírselo. Xoan adora los niños.

"A los pocos meses de nacer, te llevé donde tus abuelos

para que te conocieran y conocieran a Xoan.

Dos años después, volvimos a visitarles.

El abuelo Samuel se había prejubilado.

Era el maestro del pueblo y lo había dejado para convertirse

en labrador.

Había vendido la casa en la que yo había crecido

y se había comprado otra en el campo.

Mira, ahí están.

¿Necesitáis alguna cosita más? Nada más, muchas gracias.

Que lo paséis bien. Sí.

¡Eh! ¡Eh!

(RÍEN)

Hola, hija.

¡Oy! ¿Quién está aquí? ¡Mira!

¿Le das un besito al abuelo?

¿Qué tal el viaje? Largo, la verdad. Venimos muertas.

Mira, te voy a presentar.

-Ella es Sanáa. -Hola.

Julieta. Perdona.

Esta maravilla es Antía.

¿Traes alguna maleta?

Sí, una marrón. Tiene mi nombre escrito.

-¿Puedes traerla? -Sí.

Y un carro. Vale.

¿Mamá?

Bien, nos vamos apañando. Ahora la verás.

¿Y esta chica?

Esta es Sanáa, la chica de la que te hablé.

¿Esta es la mujer que os ayuda?

Se ocupa de mamá, me echa una mano con la tierra...

Ha sido suerte encontrarla. Nos ha cambiado la vida.

Venga, vamos al coche.

¿No echas de menos la escuela?

No tengo tiempo.

Entre tu madre y la tierra, se me pasan los días volando.

No te imaginaba jubilándote

y mucho menos prejubilándote. Estamos mejor así.

Tu madre y yo siempre soñamos

vivir en el campo.

¿Hablas español, Sanáa?

Un poco.

¿Un poco? Un poco.

Habla divinamente.

Es que es un poco tímida.

La conocimos hace ocho años, en el Festival

de Música Sacra de Fez.

Se hizo muy amiga de tu madre

y seguimos en contacto con ella.

Es una suerte que ahora esté viviendo con nosotros.

¡Qué bonita!

La casa no tiene lujos,

pero hemos ganado en calidad de vida.

¿Cuál es la habitación de mamá?

Esa ventana que da a la parra.

¿A ti te gusta la casa?

(ASIENTE) ¿Sí?

Después te enseño la casa. Sí.

Ahora quiero ver a mamá.

A ver si tienes suerte y está despierta.

Sara, ha llegado Julieta.

¿Julieta?

Sí, Julieta. Nuestra hija.

¿Nuestra hija?

Hola, mamá.

Ya estamos aquí.

¿No te alegras de vernos?

Esta es Antía.

No la reconoces porque está grandísima.

Os he preparado la habitación de enfrente.

Así estáis más cerca.

No, yo prefiero quedarme aquí.

Yo dormiré con mamá

y a la niña la pongo en la cama pequeña.

Le diré a Sanáa que cambie la ropa de la cama.

Ahí es donde duerme ella.

¿Julieta?

¿Mamá?

¿Qué haces aquí?

He venido a verte.

Me he traído a la niña.

¿Qué niña?

Antía.

Mi hija.

Mírala.

¡Qué hermosa está!

Tiene ya dos años.

Dos años.

Antía, ven, que te voy a dar unas fresas buenísimas.

No, ahora no, que está recién cambiada y se pone perdida.

¿No le dices nada a mamá?

Estás guapísima, Sara.

-Ya tengo todos los tarros. -Muy bien.

Papá, ¿puedo hablar contigo? Sí, claro.

-Sanáa, atiende a Sara y a la niña. -Muy bien.

Y que no se despierte la niña. Vale.

¿Cómo os arregláis con mamá cuando vais al mercado?

Siempre se queda uno de los dos con ella.

Cuando fuisteis a recogerme, la habíais dejado sola,

encerrada en su habitación.

No me gusta encerrarla, Julieta.

Lo hago para protegerla.

Esto no es vida para mamá.

Julieta, estamos todo lo bien que se puede estar.

¿Sabes lo que costaría meterla en una residencia?

Pensé que habías contratado a una mujer.

Sanáa la cuida.

Sanáa cuida de la tierra y de ti.

No sigas por ahí, Julieta.

Mamá necesita algo más que alguien que la asee y le haga la cama.

Tú tienes tu vida.

Desgraciadamente, lejos de aquí.

He intentado molestarte lo menos posible,

pero hemos pasado por muchas dificultades.

Y créeme si te digo que ahora estamos mejor que nunca.

Hija, sé más generosa y más comprensiva conmigo.

¡Ay! ¡Ya están aquí las andaluzas!

Pero, Antía, ¡qué grande!

(RÍEN)

Hola. Hola, cariño.

Pensaba que no volvíais. ¡Uy!

Llevamos un palizón... "Jartura" de viaje.

¿Tú te acuerdas de tu padre? Vengo para entregar mi alma a Dios.

¿Qué tal tu madre? Bueno, fatal. Ahora te cuento.

¡Venga! ¡Venga, mi gorda!

Mi padre se ha liado con la chica que cuida a mi madre.

¿Tu madre se da cuenta?

Mi madre se consume, pobre.

Encerrada en su habitación.

¿Y eso?

Un tatuaje.

¿Aj? (RÍE)

¿"A" significa Antía y "J" Julieta?

Sí.

Cuidado, todavía está tierno.

"Me pregunto si vives en el interior o en la costa.

Y si todavía te gusta pescar.

A los nueve años ya salías con tu padre en el barco.

Querías ser pescador, como él".

¿Cómo te voy a dejar ir al campamento como lo de los Addams?

Yo quiero ir así.

Bueno, pues la gente tiene que ver que tienes frente.

Que tienes unos ojos, nariz, una boca,

unas orejas... Ay, mamá, no digas chorradas.

Oye, Antía, de verdad, que te vas de vacaciones, vas a divertirte.

No quiero ir, yo quiero quedarme.

No se puede hacer siempre lo que una quiera.

¿Qué le pasa a mi niña?

Papá, no quiero irme.

Ahora que estoy de vacaciones, puedo ir a pescar contigo siempre.

(RÍE)

¿No decías que necesitabas ayuda? (ASIENTE)

¿Que estabas mayor? ¡Ay, la pescadora!

Prometo que cuando vuelvas, te contrato de marinero, ¿eh?

Te cojo la palabra, ¿eh?

Anda, venga, loba de mar.

Pásatelo bien.

¿Ya te vas, Antía?

(SUSPIRA)

Bueno, vendrás a visitarme a mi casa cuando vuelvas, ¿eh?

-¿Ya no estarás aquí? -No, cariño, ya no estaré,

pero prométeme que vendrás a verme. Vamos.

-Te lo prometo. -Cuídateme mucho.

Venga, vamos.

Hale, hale.

¿Por qué se va Marian?

Su marido está enfermo, se va para cuidarlo.

¿No la echas tú?

Pero ¿qué cosas dices? ¡Claro que no!

Si le pides que se quede, seguro que se queda.

Antía, la gente tiene derecho a jubilarse.

Hola, Mariela. Julieta.

¿Dejamos la mochila? No, no, la mochila se viene conmigo.

Mamá, perdóname si he estado borde.

No te preocupes. Antía.

Antía Feijoo. Antía Feijoo.

Te quiero. Yo te quiero mucho.

Aquí te tengo. Anda que no vas rápido, ¿eh?

¿Quieres que prepare algo para cenar antes de irme?

No hace falta. Inés debe estar al llegar.

Si no encuentras algo, llámame a casa.

Gracias.

Bueno.

Pues me voy.

¿Te llevas la sudadera de Xoan?

Xoan me la regaló hace tiempo.

No me llevo nada que no sea mío.

¿Va en serio lo de dar clases en un colegio?

Sí.

Creo que te estás equivocando.

Yo no quiero ser solo ama de casa, Marian.

Tengo una profesión que me gusta y hace tiempo que quiero volver.

La profesión de una mujer es su familia

y si quieres mantenerla unida,

lo mejor que puedes hacer es quedarte en casa.

Eso es asunto mío.

Si te vas, pasará lo de siempre.

¿Qué quieres decir?

¿Qué pasa siempre?

¿Se ha ido ya Marian? Sí.

La nueva estará al llegar.

Espero que sea más discreta.

¿Por qué lo dices?

Cuando vine hace 13 años, Marian me dijo que no te esperara,

que pasabas la noche con Ava.

Y ahora me ha dicho algo parecido.

Cuando fui a ver a mis padres con Antía, hace 10 años,

volviste a pasar las noches con Ava.

(Timbre)

Hola, soy Inés.

¿Te importaría venir mañana?

Marian lo dejó todo hecho.

Claro, por supuesto. Vengo mañana. Muy bien, gracias.

Venga, hasta luego. Hasta mañana.

A Ava la conozco desde los 15 años.

Nunca hemos estado liados,

pero follábamos de vez en cuando.

Pensaba decírtelo muchas veces,

pero no sabía cómo.

Yo no soy muy de hablar, de eso ya te habrás dado cuenta,

pero Antía y tú sois lo más importante de mi vida.

Eso lo sabes, ¿verdad?

¿No vas a decirme nada?

No.

¿Qué vas a hacer?

Voy a dar un paseo

y preparar las clases.

Yo creo que saldré a pescar.

(TELEVISIÓN) ...en la zona de la Ría de El Ferrol.

Este cambio está provocando una fuerte marejada con olas

de seis a ocho metros.

Se recomienda el cese de cualquier actividad pesquera

y navegación que se pueda estar realizando en la zona.

Con la expresa recomendación a todas las embarcaciones

de volver a sus respectivos puertos de amarre.

Japón lanzó ayer su primera sonda de observación de Marte,

un artefacto de 535 kilos denominado "Nozomi", esperanza,

que dentro de 15 meses se instalará en órbita marciana

para transmitir datos durante dos años.

El lanzamiento se hizo hacia las 3:12.

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

Ava, perdona que te llame.

Solo quería saber si Xoan está contigo.

¿Xoan? No.

¿Tienes idea de dónde puede estar?

¿Todavía no ha vuelto?

No.

Pues habrá salido a pescar.

Pues espero que no,

porque fíjate qué tormenta.

Dicen algo en la televisión. (TV) El naufragio de una gamela

a tres millas al norte de la desembocadura

de la ría de Ferrol.

Su ocupante no ha sido localizado aún

y se teme seriamente por su vida, debido al mal estado de la mar.

En la misma situación se encuentra

una embarcación de recreo con tres tripulantes.

La fuerte marejada, con olas que han superado los seis metros,

ha impedido que...

Soy el juez Vicente Louro.

Para poder levantar el cadáver, necesito que lo reconozca.

Siento hacerle pasar por esto.

Por la violencia del temporal, el cadáver no está íntegro.

(Teléfono)

Deja, ya voy yo.

¿Sí?

Es Antía.

¿Antía?

Es del campamento y quiere hablar contigo.

Venga, Julieta, tienes que hablar con ella.

Vamos.

Antía.

Mamá, soy yo.

Jo, ¿qué le pasa a tu móvil?

Te hemos llamado mazo de veces y no lo coges.

No lo sé, no lo habré oído, hija.

¿Cómo estás, tesoro?

Muy bien.

Mañana iremos Ava y yo a buscarte.

Vamos a salir pronto para no hacerte esperar.

No hace falta, mamá.

Estoy con mi amiga Bea, la he conocido aquí.

Nos hemos hecho mazo de amigas.

¿Puedo irme a pasar una semana con ellos a Madrid?

No te importa, ¿verdad?

Pero no los conocemos.

Es mi amiga, mamá.

Bueno, te paso con su madre y que ella te lo cuente.

Hola, ¿qué tal?

Mira, soy Claudia, la madre de Beatriz.

¿Cómo está mi hija?

Bien, fenomenal.

No la conocía de antes, pero creo que el campamento le ha sentado bien.

Mira, te quería pedir permiso para llevarla con nosotras a Madrid.

Antía y mi hija se ha hecho íntimas y están ambas muy pesadas, la verdad.

¿No es mañana cuando termina el campamento?

Sí, sí, lo que pasa es que yo me he adelantado

y bueno, pues me las quería llevar esta tarde, ¿qué te parece?

Bueno.

Si le hace ilusión.

Julieta, ¿qué tal? Soy Claudia.

Pasa, pasa, por favor.

Lo siento muchísimo, de verdad.

¿Qué tal el viaje?

Pasa.

Las niñas están jugando al fondo. No les he dicho nada.

¿A Antía no le ha parecido raro que venga a por ella hoy?

Está enfadada porque cree que vienes a llevártela

y ha llamado a Xoan, pero Xoan no le ha respondido, claro.

¿Dónde se lo digo?

Yo creo que ahí vais a estar más cómodas.

¿Quieres tomar algo, comer algo?

No sé.

Bueno, pues pasa.

Pasa mejor.

Voy a buscarla.

Hola, mamá.

Hola, cielo.

¿Qué tal?

Siéntate.

Oye, te dije que me dejaras unos días más.

Pero no pongas esa cara, que estamos de vacaciones.

¿Cómo está papá? Tiene un morro, pasa de mí.

Antía, tengo que decirte algo.

Dime.

A los dos días de irte hubo una tormenta.

El barco en el que iba papá y dos barcos más desaparecieron.

Ninguno se salvó.

¿Y papá?

Papá tampoco.

¿Papá ha muerto?

Sí.

Antía.

Pero ¿por qué se fue a pescar si había tormenta?

La tormenta estalló por la tarde

y tu padre salió por la mañana.

Siento hablarte de esto, pero mi marido y yo hemos organizado

un viaje a la Patagonia y Bea ahora no quiere venirse con nosotros.

Quiere quedarse con Antía, aquí en casa.

Ah, ¿sí?

Evidentemente, no pueden estar solas. No, claro.

He pensado que por qué no te instalas con ellas aquí.

El niño se viene con nosotros.

¿Aquí? Las dos niñas y tú.

Después de lo que ha ocurrido, te vendrá bien descansar

y Antía está más distraída en Madrid.

Pues...

La tata Rosa se encarga de todo.

Podéis salir a pasear, ir al cine, descansar.

No me he traído ropa.

Pero puedes usar la mía.

Yo tengo de todo, gabardinas,

camisas anchas que ahora me están estrechas y a ti te quedarán mejor.

Ahora te pruebas lo que quieras.

Toma, pásamela.

¡"Cuidao"! ¡Eh, eh! Una, dos.

Vamos, tía, venga.

"Las cosas sucedían sin mi participación,

premonizándose unas a otras".

Hola, buenos días. Hola.

Venimos a ver el piso que se alquila.

Sí, un segundito.

Síganme.

La cocina.

El papel es un poco agobiante. No, el papel mola.

Si nos aburrimos, se pinta.

Nos lo quedamos. Además, estamos muy cerca.

"Bea y tú encontrasteis un piso cerca de donde vivía ella.

Me hicisteis alquilarlo.

Para entonces, yo no podía con mi alma,

pero tú estabas fuerte como un roble.

Habías madurado de golpe.

Volviste a Redes con Ava para cerrar la casa y ponerla a la venta.

En Madrid, Bea cuidaba de mí.

No habría sobrevivido sin vosotras.

A tu vuelta, no hablamos mucho del viaje.

Tú no querías entristecerme

y yo no tenía fuerzas para preguntarte".

Venga, te vamos a poner de pie.

-Bea, ven aquí y ayúdame. -Voy.

Ponla aquí.

Ahí, no te resbales.

Venga, ponle la toalla.

Eh... cógeme esa toalla grande.

-¿Esta de aquí? -Sí, esa misma.

Ahí está, muy bien.

La otra.

Cuidado.

Frótale bien en la espalda.

Vas a entrar en calor.

No quiero que se me enfríe.

Ahora termina de secarte con el secador.

Hola, mamá.

Hola.

Si quieres que merendemos juntas, date prisa,

que he quedado después con Bea para estudiar.

¿Te gusta como está quedando?

Sí.

Creo que mañana me pondré con el salón.

No hace falta mamá, ya me he acostumbrado al empapelado,

y a Bea le encanta.

Bueno, Bea tiene una casa preciosa color vainilla,

y no tiene que vivir aquí.

¿Quieres que te prepare un sándwich?

Bueno, pero date prisita.

"Superé la depresión con tu ayuda

y encontré un trabajo que podía hacer en casa,

corregir pruebas de imprenta.

El resto del tiempo lo dedicaba a ti.

No necesitaba más.

Cuatro años más tarde, cuando Bea se fue a Estados Unidos,

tú elegiste un retiro espiritual en los Pirineos,

un retiro que duraría tres meses.

hasta que volvieras para entrar en la universidad.

Me horrorizaba separarme de ti.

pero habías salido muy poco en los últimos años.

Siempre pendiente de mí y de tus estudios.

No tenía derecho a negártelo.

Además.

(Timbre)

Ya eras mayor de edad".

¿Sí?

Sí, soy yo.

Ahora bajo.

Es el taxi, ya está abajo.

¿Te llevas la red? Sí.

Deja, mamá, ya puedo yo.

Bueno, cuídate mucho, y diviértete.

Cuídate tú también, mamá.

Y no te preocupes si llamo o te escribo poco.

¿Vas a estar incomunicada?

Mamá, que es un retiro. Lo importante es desconectar, ¿no?

¿Y si me pongo mala?

No me hagas chantaje, por favor.

Claro que no, tesoro.

Tengo trabajo, y además quiero ordenar mis apuntes.

A lo mejor les doy forma de libro.

Estaré entretenida.

Eso está muy bien.

Déjame acompañarte a la estación.

Recuerda que no te gustan las despedidas.

Bueno.

Adiós.

Hola. Hola.

Soy la madre de Antía Feijóo.

Quedé con ella en recogerla hoy.

Sígame.

¿Julieta Arcos? Sí.

Soy la madre de Antía. Yo soy Juana.

Qué lugar tan impresionante.

Le he pedido a Liliana que nos sirva un poco de té aquí fuera.

¿Sabe Antía que estoy aquí?

Sí. Estoy deseando verla.

Estos tres meses sin ella se me han hecho tan largos.

Claro.

Comprendo que tendrán sus razones,

pero la incomunicación este tiempo ha sido lo más duro.

¿Me va a hacer esperar mucho?

Julieta, la cuestión es que Antía no está.

¿No es esta la casa?

He seguido las indicaciones... Sí, la casa es esta.

Cuando Antía le escribió, pensaba que estaría aquí,

pero al final decidió irse.

Podía haberme avisado,

vengo conduciendo desde Madrid. Lo sé.

¿Y dónde se ha ido?

Espero que esté cerca.

No puedo decírselo.

¿Cómo?

Que no puedo decirle dónde está, lo siento.

¿Es que no lo sabe?

Usted es la responsable. Claro que lo sé,

pero Antía me pidió que no se lo dijera.

¿Insinúa que mi hija no quiere verme?

A ver, Julieta,

Antía ha elegido su propio camino y usted no forma parte de él.

Entiendo que para una madre debe de ser muy doloroso,

pero ella le ruega que lo acepte.

Creo que voy a llamar a la policía.

Haga lo que quiera.

Lo mejor es que empiece a aceptar la realidad.

Comprendo que no es fácil.

¿Qué le han hecho a mi hija estos tres meses?

La hemos ayudado, Julieta.

Su hija llegó en un estado de extrema necesidad.

¿Necesidad de qué?

A mi hija nunca le ha faltado nada.

Sin embargo se sentía sola, y muy desgraciada.

Su hija descubrió aquí que su vida carecía de una dimensión espiritual.

¿Qué quiere decir?

Entiendo que no se formó en un hogar basado en la fe.

La encontró aquí.

Que me lo diga ella misma.

¿Dónde está?

No puedo decírselo.

Lo importante es que Antía ahora está mejor que nunca y es muy feliz.

Si deja un momento de pensar en usted y piensa en su hija,

debería estar contenta.

No puede decirme esto.

No se desespere.

Tal vez decida ponerse en contacto con usted, pero dele tiempo.

"Denuncié tu desaparición a la policía.

Contraté a un detective privado.

Durante los primeros meses, no me dediqué a otra cosa

que a buscarte por todos los medios.

Lo único que descubrí fue lo poco que sabía de ti".

(Timbre)

¿Julieta Arcos? Sí, soy yo.

Le traigo una carta.

¿Me firma aquí, por favor?

Gracias.

Antía.

Hola papá. Hola, Julieta.

¿Has visto la foto que te he mandado?

Sí, la estoy viendo. ¿Ves qué guapo es tu hermano?

Sí.

Está muy guapo. ¿Cuándo vas a venir a conocerle?

Ahora no puedo, papá, ya te dije que estoy muy ocupada.

Lo siento, pero tengo que dejarte.

Te llamo yo, ¿eh?

No me castigues más, Julieta.

¿No tengo derecho a ser feliz tras la muerte de tu madre?

Prefiero no hablar de la muerte de mamá.

Recuerda que sigues siendo mi hija, y Antía mi nieta.

La última vez que la vi, todavía era una niña.

Dale muchos besos cuando la veas. Se los daré.

Besos para vosotros también.

"Durante los tres primeros años, compré una tarta en tu cumpleaños.

Me consolaba la idea de celebrar la llegada de una postal tuya

y al menos ver tu letra en la dirección.

No esperaba más,

pero era esperar demasiado.

Los tres primeros años, tirar una tarta al cubo de la basura

para celebrar tu cumpleaños se convirtió en una tradición".

Inocencio.

Dejo el piso, me voy fuera de España.

¿Y cuándo lo deja?

Cuanto antes, dentro de una semana.

Perdón.

Inocencio, siento el escándalo de anoche.

El inquilino de abajo se quejaba.

Ya no tendrá que soportarme.

Adiós.

"Busqué un barrio de Madrid que nunca hubieras pisado.

Quería vivir en un lugar donde no hubiera huellas tuyas,

que nada me recordara a ti".

Hola, cariño.

Hola.

No, no, no te levantes.

Sí. No, no, no.

Sí, sí me levanto.

¿Cómo estás, amor?

Bueno,

el último brote me ha dejado inmóvil toda la parte izquierda.

¿Tú qué tal en tu nueva casa?

Mejor.

Es como si viviera en otra ciudad.

Son preciosas.

Yo también te he traído un regalo.

Está ahí en la bolsa.

El hombre sentado.

Muchas gracias, Ava.

Antes de que te vayas, me gustaría contarte algo.

No explica nada, pero... No hace falta,

entre nosotras hace tiempo que está todo muy claro.

Es sobre Antía.

Cuando fuimos a recoger vuestra casa, a Redes, vino Marian.

Antía, mi niña.

Yo no pude evitar que viera a Antía y que hablara con ella.

Le contó todos los detalles sobre el último día de Xoan.

Vuestra discusión y que...

y que Xoan se echó a la mar

a pesar de que la mar estaba picada aquel día.

Pero si Marian no estaba allí.

Se había ido a su casa a las 23:00.

Por lo visto, Xoan la llamó para saber de qué habíais hablado.

Antía no me comentó nada,

ni me preguntó nunca nada.

A mí sí me preguntó.

Quería que le confirmara si habíais discutido por mi culpa,

si era cierto que la mar estaba picada.

Yo no tenía ni idea del estado de la mar.

El resto, le dije que eso no eran cosas para hablarlas con una niña.

Se puso hecha una fiera.

Me insultó, me dijo que era una puta.

Nos echaba la culpa a ti y a mí porque Xoan saliera a pescar.

No lo puedo entender.

Nunca me hizo el menor reproche.

No hablábamos mucho, es verdad,

pero las adolescentes son misteriosas,

y yo no quería agobiarla.

Dame.

El día que se fue de viaje, Antía me llamó.

Hola, Ava, ¿cómo estás?

Antía. Bueno, regular.

Hoy me han dado el diagnóstico, esclerosis múltiple,

pero no se lo digas a tu madre, ya la llamaré yo.

Ava, me gustaría hablar contigo,

pero no sé si es el momento.

Volvió a hacerme las mismas preguntas.

Solo había cambiado un detalle.

La culpa se extendía a las tres.

Ella se incluía también.

¿Y cuál era su culpa?

Haberse ausentado y haber sido feliz en el campamento.

Le dije que ninguna teníamos la culpa de lo que pasó

y que si fuéramos culpables, ya habíamos sufrido bastante castigo.

Entonces Antía me dijo

que cada una tiene lo que se merece.

"Te eduqué en la misma libertad que me educaron mis padres.

Cuando nos mudamos a Madrid y caí en aquella depresión,

no te dije nada,

pero me asfixiaba un tremendo sentimiento de culpa

por la muerte de tu padre y la del hombre del tren.

Siempre evité hablarte de ello.

Quería que crecieras libre de culpa,

pero tú la percibiste

y a pesar de mi silencio,

te la acabé contagiando como si fuera un virus".

Pidió que sedaran.

La realidad es... Fue duro.

Perdón, Lorenzo Gentile.

Nos vimos en el ascensor, en el hospital.

Hasta luego. Adiós.

Pensé para mí: "Qué mujer tan guapa

y tan abatida".

Seguramente debe haber venido a visitar a alguien muy grave.

No me imaginé que era nuestra querida Ava.

Por Ava. Por Ava.

Uy.

Ava me habló de ti.

¿Y qué te dijo?

Tengo una amiga que tienes que conocer.

"Ava me dejó en herencia a Lorenzo.

Nunca le hablé de ti.

No había una sola huella tuya en la casa.

No existías.

Empecé una nueva vida con él.

Los días se convirtieron en semanas y las semanas en meses y en años.

Había días que no pensaba en ti.

Cuando un exdrogadicto, por muchos años que lleve limpio,

recae una sola vez,

la recaída es fatal.

Me abstuve de ti durante años,

pero cometí el error de recaer en la esperanza de encontrarte,

o saber de ti.

Esa absurda esperanza ha devorado la débil base

sobre la que había construido mi nueva vida.

Ya no me queda nada.

Solo existes tú.

Tu ausencia llena mi vida por completo y la destruye".

Pasa, aquí, aquí.

Aquí, aquí.

No, aquí.

Pasa.

Uy.

¡Buena jugada!

No.

¡Toma, dale!

¿Julieta?

¡Julieta!

¡Julieta, soy yo, Bea!

¿Beatriz?

¿Eres tú de verdad?

Claro.

¿Estás bien, Julieta?

Vamos...

Con lo bien que estabas cuando te vi.

(LLORA) Esas dos niñas me han recordado a ti y a Antía.

Son mis sobrinas.

¿Qué te ha pasado?

(LLORA) La última vez estabas tan bien...

Cuando nos encontramos no te dije nada.

Pero no veo a Antía,

ni sé nada de ella desde hace 12 años.

¿12 años?

¿De verdad te la encontraste, como me dijiste?

Sí.

Sí me la encontré.

Y fue muy desagradable, eso no te lo dije.

¿Desagradable?

¿Por qué?

Antía no quería hablar conmigo.

Hizo lo posible por evitarme.

Decía que no me conocía,

que la había confundido con otra persona.

Pero yo sabía que era ella.

Al final no le quedó más remedio que hablar conmigo.

¿Y lo de los niños? ¿Es cierto?

Sí.

Tres. Cuando yo la vi iba con dos de ellos.

Pero ¿por qué no quería hablar contigo?

Eras su mejor amiga.

Éramos más que eso, Julieta.

Desde el campamento nos volvimos inseparables,

¿no te acuerdas?

Sí, claro.

Estabais siempre juntas. No podíamos vivir la una sin la otra.

Lástima que al final fuera un infierno.

¿Un infierno?

Ya veo que no sabes nada.

No.

No sé nada.

Me fui a estudiar diseño a Nueva York para huir de tu hija.

Entonces, un día la llamé,

y me dijo que se iba a un retiro a los Pirineos.

A mí me parecía bien con tal de que me dejara tranquila.

¿Y volvisteis a hablar? ¿Estuvisteis en contacto?

Bueno, me llamó una vez.

Pero ya era otra persona.

¿En qué sentido?

Me dijo que se avergonzaba de nuestra relación

y que no quería saber nada de mí.

Que ella era una nueva persona,

que por fin había encontrado su camino

y que yo ya no formaba parte de él.

Hablaba como una fanática, Julieta.

Me dio miedo.

¡Cuidado!

-¿Qué pasó? -¿Está bien?

Llama a una ambulancia.

Lorenzo.

¿Qué tal?

Tengo la boca seca.

Sí. A ver.

Qué casualidad que estuvieras allí

cuando el accidente.

Volví de Portugal hace cuatro días.

Fui a tu casa a ver si tenía suerte y te veía salir.

Pero me cambié de casa, Lorenzo.

Ya no vivo allí.

Ya lo sé.

¿Y cómo te has enterado?

Porque los primeros días te seguí para ver qué hacías.

¿Me seguiste?

Cualquiera menos distraída que tú se hubiera dado cuenta.

Y cuando comprendí que...

Me estaba convirtiendo en uno de esos

personajes obsesivos de Patricia Highsmith,

escondiéndome por las esquinas o...

Haciendo guardia alrededor de tu casa,

dejé de seguirte

y me fui a Portugal a escribir.

Volví hace unos días.

Perdona que me despidiera tan mal de ti, Lorenzo.

¿Los has leído?

No, no he tenido tiempo y tampoco me hubiera atrevido.

Léelos si quieres y, después, destrúyelos.

"Querida mamá:

no sé si vives en Madrid o si vives en la misma casa,

pero no tengo otra dirección donde escribirte.

Tengo tres hijos.

Xoan, el mayor de ellos,

con solo nueve años,

ha muerto ahogado en un río.

Y yo estoy loca de dolor.

En estos momentos,

los peores de toda mi vida,

pienso en ti.

Ahora entiendo lo que has debido sufrir

por mi desaparición.

No podía imaginármelo.

Nadie que no lo haya sufrido puede imaginárselo".

No pienso pedirle ninguna explicación.

Solo quiero acompañarla.

Pero no me invita a verla.

Después de 13 años no se atreve.

Pero te ha puesto el remite.

Si no te vas,

te voy a dar mi vida.

Si no te vas,

vas a saber quién soy.

Vas a tener

lo que muy pocas gentes.

Algo

muy tuyo,

mucho, mucho amor.

Ay,

cuánto diera yo

por verte una vez más,

amor de mi cariño.

Por Dios que si te vas

me vas a hacer llorar

como cuando era un niño.

Si tú te vas

se va a acabar

mi mundo.

El mundo donde solo

existes tú.

No te vayas,

no quiero que te vayas.

Porque si tú te vas,

en ese mismo instante

muero yo.

Somos Cine - Julieta - ver ahora

Relatos salvajes

El éxito, el vértigo, la competencia y la desigualdad del mundo en que vivimos, producen que muchas personas se estresen o depriman. Algunas explotan. Esta es una película sobre ellos. Vulnerables ante una realidad que súbitamente se altera y se torna impredecible.

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - Relatos salvajes - Ver ahora
Transcripción completa

(Bullicio aeropuerto)

Hola. ¿Llego? Hola. Documento, por favor.

Sí.

Te hago una consulta, el pasaje me lo pagó una empresa en realidad.

¿Sabés si puedo anotar las millas a mi nombre?

No, no tiene millas esta tarifa.

Ah, bueno. No pregunté nada entonces.

Están embarcando por la puerta tres.

Gracias.

(Motores de avión)

Te ayudo. Bueno.

¿Trabajo o placer?

Las dos cosas, espero.

¿Qué hacés?

Soy modelo.

Perdón, debí haberlo imaginado.

Gracias.

¿Desfile o publicidad?

Desfile, desfile.

¿Usted? ¿Qué hace?

Me mataste. ¿Por qué?

Ese "usted" me hundió

hasta el quinto círculo del infierno.

Tengo que hacerme un entretejido urgente.

(RÍE)

Soy crítico musical. Suena terrible, ya lo sé.

No... ¿Rock?

Ahora la querés arreglar. (RÍE)

Clásica.

Ya.

Mi primer novio era músico clásico.

En realidad, estudiaba música clásica.

¿Cómo se llama? No, no es conocido.

Nada, presentó unos trabajos

cuando estábamos juntos en aquella época,

pero que yo sepa nunca publicó.

O editó. No, ¿cómo se dice bien?

Vos elegí el término que quieras

y yo lo instalo en la comunidad artística.

Pasternak. Gabriel Pasternak.

Pasternak...

De haberlo sabido te decía que era sepulturero y no crítico.

Presentó su tesis en el concurso del conservatorio

cuando yo era presidente del jurado. Lo defenestré.

Sí, yo estaba con él en ese momento. Fue tremendo lo que le hicieron.

Estuvo una semana en cama después de leer la reseña.

Y a veces es así, tengo que dañar la autoestima de un pobre infeliz

para proteger los oídos de toda una población.

Eventualmente puedo equivocarme, pero en este caso esto era un...

(RESOPLA)

...un engendro impresentable.

¿Lo seguís viendo? No, no.

No terminamos muy bien que digamos.

Igual le tengo cariño. No era una mala persona.

Mala no sé, pero para presentar algo así en un concurso...

algún problema tenés que tener.

¡Gabriel Pasternak, cómo olvidarlo! (RÍE)

Nos reímos durante meses.

Discúlpenme que los interrumpa,

pero estaba escuchando la conversación.

No puedo creer tanta casualidad.

Yo fui profesora de Gabriel Pasternak

en la escuela número siete de El Palomar.

No...

Tuve la difícil tarea de comunicarle que repetía el año.

Doy fe de que ese chico tenía problemas.

En 30 años de docencia nunca vi nada igual.

Alaridos pegaba, lloraba como una criatura recién nacida.

(HOMBRE) ¿Profesora Leguizamón? Sí.

Soy lgnacio Fontana, ¿se acuerda?

¡Ignacio Fontana!

Pero esto es increíble. Acá hay una conexión cósmica.

Justamente, Pasternak, ¿no era compañero tuyo?

Sí. ¿Ustedes son amigos? Uh, sí, íntimos...

(RIENDO) Pobre flaco, cómo le dábamos...

(GERENTE) Esto es más que increíble.

Yo fui gerente de Casa Tía,

donde este enfermito del que ustedes hablan trabajó un tiempo.

Como siempre tenía algún problema con los clientes,

se lo tuvo que echar.

Cuando le digo... Perdón.

¿Alguien más conoce a Gabriel Pasternak aquí?

(MUJER) -Yo... (HOMBRE) -Sí, yo lo conozco.

(HOMBRE) Sí, ¿por?

¿Por qué están en este avión?

¿Ustedes sacaron los pasajes? (TODOS) No.

Trabajo en una inmobiliaria

y me lo mandaron para que fuera a ver unos campos.

(HOMBRE) Me citaron a una reunión con el Ministro de Turismo,

lo sacaron ellos.

Yo me lo gané en un sorteo.

No se podía cambiar la fecha. O viajaba hoy o nada...

(RESPIRA NERVIOSA)

Gabriel Pasternak es el comisario de a bordo de este vuelo.

Hicimos el "training" juntos, éramos amigos.

Después me invitó a salir

y cuando le dije que no se empezó a poner...

No, no importa eso ahora.

Apenas despegamos fui a llevar cafés a la cabina.

La puerta está cerrada con llave, los pilotos no contestan.

Estoy desesperada.

(GABRIEL MEGAFONÍA) "¡Para! Para o te pego una...".

Yo lo engañé con su único amigo...

Con él.

(Pitido)

(Motores)

(Gritos)

¡Gabriel! Gabriel, ¿estás ahí?

Soy Víctor, Víctor Jensen.

¡Hablá conmigo, por favor!

-¿Usted quién es? -Fui su psiquiatra durante años.

En algún momento aumenté demasiado la sesión, se ofendió y no vino más.

¡Abrí, Gabriel, escuchame!

¡Vos no tenés la culpa de nada!

¡Vos sos la víctima de esta situación!

Te lo digo lisa y llanamente.

¡Los que te arruinaron la vida fueron tus padres!

(Gritos)

¡Desde que naciste te exigen demasiado!

¡Depositaron en vos todas sus frustraciones!

¡Ellos son los responsables de tu sufrimiento!

¡Nosotros acá, Gabriel, no tenemos nada que ver!

(Gritos)

(Avión lejano)

(Avión acercándose)

(Música)

(Continúa la música)

(Truenos)

(Alarma coche activada)

Buenas noches. ¿Uno solo?

Veo que sos buena para las matemáticas.

Uno, sí.

Donde quiera.

De plato del día tenemos lentejas con arroz.

Hum, ¡qué rico!

(Cadena retrete)

(SUSPIRA)

¿Pidió?

¡Eh!

Ese tipo es de mi pueblo.

Usurero, un mafioso.

Nos remató la casa,

y por su culpa mi papá se terminó suicidando.

Dos semanas después del entierro,

se trató de levantar a mi mamá.

La acosó tanto que nos tuvimos que venir para acá.

¿Sabés cuántas veces soñé con tenerlo así?

Delante de mí.

Yo algo le voy a decir.

¿A decir?

¿Por culpa de ese tipo se suicidó tu papá,

y lo único que se te ocurre es insultarlo?

¿Por qué no le ponemos veneno para ratas en la comida?

En el depósito hay.

Una buena dosis y en cinco minutos le revienta el corazón.

(Truenos)

¿Mucho trabajo?

No, con esta lluvia...

No, porque hace un rato que te estoy llamando.

Tenés que mirar más al salón, bebé.

Perdón. ¿Ya sabe lo que va a pedir?

Traeme unas papas fritas a caballo.

Si me quedo con hambre te pido otra cosa.

¿Para tomar? Coca Light.

¿Coca Light?

Coca... Light.

Papas fritas... a caballo.

¿Querés que te lo anote?

Lo odio, lo odio.

Hacele unas papas fritas a caballo.

¿Vos estás loca? ¿Querés que vaya presa?

¿Presa?

¿Te creés que a este escuerzo

le van a hacer una autopsia los del FBI?

Papas fritas a caballo.

Van a pensar que fue el colesterol.

(CHASQUEA LA LENGUA)

Hacele las papas fritas, ¿querés?

¿Te pido una opinión?

Vos que parecés una chica despierta. Vení, acercate.

¿Qué te gusta más? ¿Esta...

...o esta? Me quedo con el rojo.

El rojo. ¡Esperá, esperá!

¿No estoy demasiado serio ahí? No, me parece bien.

Gracias.

Además, no es tan terrible la cárcel.

Tiene mala prensa, nomás.

Te dan de comer, no pagás el alquiler,

vivís sin preocupaciones...

Y si te toca un buen grupo hasta la pasás bien.

Jugás a las cartas...

¿Vos estuviste presa?

Un tiempo.

Y te aseguro que me sentía mucho más libre que acá.

Esto es una mierda.

¿Qué hiciste?

Nada de lo que me arrepienta.

Encima se va a presentar a intendente.

Ese hijo de puta. ¿Lo podés creer?

¿Pero cómo no lo voy a creer?

Si los hijos de puta gobiernan el mundo.

¡Despertate, nena!

¿Qué decís?

¿Le hacemos un favor a la comunidad?

¡Estupendo!

¿Se lo pusiste?

Hacete la mosquita muerta ahora. Decime que no te diste cuenta.

¿Qué? "¿Qué?".

Así está el país.

Todos quieren que alguien dé su merecido a estos personajes

pero nadie se atreve a mover un dedo.

Sentite orgullosa, nena.

Por una vez en tu miserable vida

estás haciendo algo que vale la pena.

No, yo no estoy haciendo nada, ¿eh? ¿Ah, no?

¿Te quedás acá discutiendo conmigo en lugar de ir a sacarle el plato?

Tranquila. Vos no te tenés que preocuparos por nada.

Si hay una investigación yo voy a decir

que eché veneno en la cocina porque estaba lleno de bichos,

que por otro lado es absolutamente cierto,

y que casualmente una piedrita cayó adentro de una olla.

¿Qué me van a decir?

Es una locura esto. (SUSPIRA)

Che, esta mierda no estará vencida, ¿no?

(RESPIRA NERVIOSA)

No dice la fecha.

¿Cómo es?

Cuando un veneno está vencido, ¿es más o menos dañino?

(Vehículo acercándose)

¿Y? ¿Todo bien? Sí.

Sentate.

(TOMA AIRE)

¿Qué tomás, Alexis?

Eh, no sé... ¿Una Fanta?

Se las voy a calentar un poquito. ¡No, dejá! ¡Dejá!

Si necesito que me las calientes, te lo pido.

¿Me traés una Fanta, por favor?

Me tiene podrido esta piba.

Tenemos que hacer algo, están comiendo los dos.

¿Ponerle más veneno?

¡Es un chico!

Pero va a crecer y de tal palo tal astilla.

¡Es mejor que terminemos con toda la estirpe ya!

Che, vos sabés que me estoy sintiendo...

¿Qué te pasa a vos?

¿Estás bien? Permiso, esto debe estar congelado.

¡No, dejá! ¡Dejá!

¿Pero quién carajo te enseñó a atender?

¿Podés dejar comer a la gente en paz?

(RESPIRA NERVIOSA)

¡Uy, pendeja! La concha de tu madre...

¡Pará, papá! ¡Pará!

¡Ahora las vas a juntar!

¡Ahora las vas a juntar! ¡Las vas a juntar!

¡Llamá a la ambulancia! ¡Juntalas! ¡Una por una!

(GRITA)

¡Toma! (GRITA)

¡Acá tenés! ¡Delincuente!

¡Te voy a sacar el hígado como a un pollo!

(LLORA)

(VOMITA)

(Radio policía)

(Sirena)

(Música)

(Continúa la música)

Dale, salame, movete.

¿Qué te pasa, hermano?

Qué pedazo de conchudo que sos, ¿eh?

¿Sabés que sos un negro resentido?

¡Forro!

Ay, madre mía de mi corazón...

Madre mía de mi corazón...

(Música)

(Música radio)

(Rueda pinchada)

No lo puedo creer.

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

(Teclas móvil)

¿Qué tal?

Estoy acá a la altura del kilómetro 60

de la ruta que une Salta capital...

Sí, perdón... UIA 719.

Diego Iturralde.

Muy bien. Mirá, te decía...

Pinché una goma, acá a la altura del kilómetro 60

de la ruta que une Salta capital con Cafayate, digamos...

Y quería saber cuánto tiempo tardarían en venir más o menos,

porque el coche es nuevo y la verdad que no me doy mucha maña con él.

(SE QUEJA)

¿Qué pasó?

¿Te asustaste?

Dale flaco, seguí.

¡Seguí! ¡Dale! ¡Dale!

(RESOPLA)

Oh, Dios...

En serio, ya fue, no tengo ganas de pelear.

(RÍE)

Si te ofendí, te pido disculpas.

Discúlpame si te ofendí.

Bueno...

¿Listo?

¿Ya está?

Cuidado con...

¿Qué hacés? ¡Pará!

¡Dale, hermano! No te hice nada...

¿Por qué no me gritás de nuevo lo que me gritaste antes?

¿Cómo era?

(RESOPLA)

(Claxon)

(Claxon)

(Claxon camión)

(Claxon)

(SUSPIRA) ¡Ay, Dios!

Dios santo...

¡Ya te pedí perdón! No sé qué más querés que haga.

Si me tengo que bajar me voy a bajar pero no me parece necesario.

¡Oh, la jod...! ¡Pará!

¡Puta que te parió!

(Teclas móvil)

(Golpe)

Buen día, oficial.

Estoy a la altura del kilómetro 60

de la ruta que une Salta capital con Cafayate

y hay un individuo que me está atacando.

(Golpe)

¡Está blindado! ¡No lo podrás romper!

¡Cagón!

La patente del hombre es...

No la llego a ver, ¿pero podría mandar una patrulla urgente?

(Móvil comunica)

Perfecto.

Apúrese que está fuera de sí.

(Móvil comunica)

Seguro que vienen enseguida.

¡Bueno, basta, loco, ya está!

Me destrozaste el auto. ¡Tomatelás!

(Teclas móvil)

¿Qué hacés?

La concha de su hermana puta...

La puta que lo parió.

¡Ay!

¡No! ¡La puta que lo parió!

¡La puta que te parió! ¡Hijo de puta!

¡No, la concha de tu hermana! ¡Hijo de puta!

¡Ah! Hijo de...

¡Pero por favor! ¡Por favor!

(Claxon)

(SUSPIRA)

¡Cagón!

(RESPIRA AGITADO)

(RESPIRA AGITADO)

(Música tensión)

(Motor arranca)

(Motor acelera)

¿Qué hacés?

¡Pará, hijo de puta!

(GRITA)

(Ovejas de fondo)

(Ruido metálico)

(Golpes)

(Ruido cristales)

¡Estás muerto!

¡Tengo tu patente, hijo de puta!

¿Escuchaste? ¡Tengo tu patente!

¡UIA! ¡Te voy a buscar y te voy a matar!

(RESPIRA AGITADO)

(RESPIRA AGITADO)

(Ruedas chirrían)

(Coche acelera)

(Música tensión)

(GRITA)

(GPS) "Recalculando...".

(Golpes)

(Golpes)

(Música radio)

(Claxon)

¡Ah!

(GRITA)

(Continúa la música)

(GRITA)

(TOSE)

(SE QUEJA)

(INTENTA RESPIRAR)

¿Eh?

(GRITA)

Atento, base. Acá Móvil 29.

¿Me confirma el kilómetro, por favor?

(Música)

(Explosión)

(Música radio continúa)

¡Atento base, atento base!

(Sirenas)

(Radio policía)

¿Qué hipótesis maneja, comisario?

¿Crimen pasional?

(Taladro)

¿Cómo estamos afuera?

(RADIO) "Todo listo, Simón".

(Música)

(HOMBRE) ¡Simón!

(Sirena)

Gracias.

Vamos.

(MEGAFONÍA) "Atentos, que vamos a detonar".

(MEGAFONÍA) "Cinco, cuatro, tres, dos...".

(Sirena)

(Explosiones)

(Aplausos)

(Sirena)

Buen trabajo.

Ahí, gracias.

Firmá.

(Móvil)

Sí, mi amor.

No, paso por la oficina a devolver un par de llamados y voy.

A las cinco voy a estar ahí con la torta, no te preocupés.

A las cinco estoy ahí con la torta, tranquila.

¿Cómo no voy a llegar?

Espero que le guste como quedó.

Sí, le va a encantar. Gracias.

Serían 360.

(SUSPIRA) ¿Qué, es importada?

(RÍE) Uno, dos... ¿Factura tenés?

Sí, tenemos croissants, vigilantes...

El ticket. Factura.

¡Ah! Sí, claro. Ahora se la traigo.

(Música)

(HOMBRE) ¡Manga de hijos de putas que son!

(MEGAFONÍA) "El que sigue".

¿Qué tal? Mirá, yo estacioné mi auto...

La cédula verde, por favor.

Sí.

Si podés, hablame bien. Le estoy hablando bien, señor.

Más o menos.

El servicio de acarreo son 490 pesos,

y la multa por infracción la va a recibir en su domicilio.

Sí, pero es que no me escuchás lo que yo te quiero explicar.

El cordón estaba absolutamente despintado,

o sea, no había ninguna forma de que yo me enterara

de que ahí no se podía estacionar. Hum, comprendo.

Ahora, si quiere retirar el vehículo de acá

tiene que abonar el servicio de acarreo, ¿sí?

Después puede hacer un descargo de lunes a viernes de 8 a 14

en la Dirección Nacional de Tránsito, Carlos Pellegrini 211, primer piso.

Eh... No, mirá. ¿Sabés que vamos a hacer?

Yo te voy a pedir que vayas a hablar con quien tengas que hablar.

Yo me quiero llevar mi auto de acá sin pagar un solo centavo,

que me devuelvan lo que gasté en el taxi hasta acá,

y que me pidan las correspondientes disculpas.

¿De qué te reís? Hablo en serio.

¿Dónde está la oficina donde te piden disculpas

cuando cometen un error?

Estamos todos en la misma, señor. ¡Apúrese, por favor!

Mire, el acta del oficial decía que su vehículo estaba en infracción.

Nosotros no necesitamos más que eso.

Le vuelvo a reiterar, si quiere su vehículo, debe abonar.

De lo contrario, retírese y déjeme seguir atendiendo.

¿Y si no tengo plata?

Puede cancelarlo con tarjeta de crédito, débito o venir otro día

pero se le va a cobrar el estacionamiento.

Sabés que sos un delincuente, ¿no?

Estoy haciendo mi trabajo. No.

Los que trabajan para delincuentes son otros delincuentes.

Bueno, es una manera de verlo.

Miserable servidor de este sistema corrupto.

(SUSPIRA)

Gracias, que tenga un buen día.

(Cláxones)

(Publicidad radio)

(Mensaje móvil)

(Música)

Que los cumplas feliz,

que los cumplas feliz,

que los cumplas, Camila,

que los cumplas feliz.

(SOPLA)

(Aplausos)

Feliz cumpleaños, hija hermosa.

¿Tú crees que sople otra vez?

Ni me hables, Simón, por favor. Oíme...

Hola, amor... Feliz cumpleaños.

Acá esta la torta.

Hola, chicos.

¿Qué tal, don Antonio? ¿Cómo anda? ¡Hola, querido!

¿Bien? Bien, todo bien, querido.

Hola. Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Ya nos íbamos.

Yo soy el padre.

Esperá que los acompaño.

¿No te podías tomar un taxi e ir después?

¡No! ¡No!

¡Te perdiste el cumpleaños de tu hija, Simón!

¡Pero qué fácil que es todo para vos!

¡Estoy harto de que me roben la plata!

El cordón estaba absolutamente despintado.

¿Vos tenés idea de la indignación que a mí me produce eso?

¿Vos tenés idea de la indignación que me produce

que siempre encuentres una excusa para todo?

¿Que culpes a la sociedad por todo?

Hoy fue la grúa, ayer había sido el tránsito,

mañana va a ser la manifestación,

la verdad es que vos perfectamente podrías haber salido con tiempo,

me podrías haber ayudado a organizar las cosas,

y hubieses estado para recibir a los amiguitos de tu hija.

Pero no, todo es prioritario menos tu familia.

No.

Y yo como una pelotuda pienso que vas a cambiar.

¿Y sabés qué? La sociedad no va a cambiar.

Vos no vas a cambiar.

Y yo estoy cansada.

¿Qué significa eso?

El ingeniero sos vos, calculalo.

El gobierno habilita una empresa privada

para que levante guita en pala, obviamente a cambio de una comisión

para los funcionarios que nosotros mismos elegimos.

Indignante, pero es así.

Tenés dos caminos:

O pagás y trabajás un poco, o te revienta el corazón del estrés.

(Pitido turno)

¿Y sabés, qué, flaco? Yo tengo muchas razones para vivir.

Quiero navegar, viajar por el mundo con mis nietos...

No te calentés.

"Take it easy". Hum.

(Pitido turno)

¿Qué tal? Buen día. Buen día.

Mirá, me hicieron esta multa.

Yo ya pagué el acarreo, pero hay un error,

porque el cordón estaba despintado.

¿Me permite? Sí.

Son 560 pesos.

Mirá...

Yo estoy un poco nervioso, te pido que por favor me escuches.

Sí.

El cordón estaba sin pintar.

Creo que deberías mandar a alguien donde me levantaron el auto,

para verificar que tengo razón.

Después, en nombre del gobierno, pedirme disculpas,

porque tengo razón, devolverme la plata del acarreo,

e indemnizarme por todo este tiempo que me están haciendo perder.

El acta de infracción dice que el auto estaba mal estacionado,

y eso se considera prueba suficiente.

La multa son 560 pesos que usted tiene que abonar sí o sí.

Si no paga, empiezan a correr los intereses.

¿Vos me estás escuchando?

Prueba suficiente, las pelotas.

¡Te estoy diciendo que el cordón estaba sin pintar!

Primero le voy a pedir que no me insulte, estoy trabajando.

Segundo, usted debería informarse sobre cómo funciona la ley.

Que desconozca las normas

no implica que esté exento de pagar las consecuencias por incumplirlas.

Usted mañana mata a alguien y dice: "No sabía que no se podía matar".

Va preso. Está bien, por ahí nadie se lo explicó, pero va preso igual.

¿Se entiende?

Este ejemplo que acabás de dar es bastante desacertado.

Con ese criterio yo tendría que saber de memoria

en qué calles se puede estacionar y en las que no,

independientemente de que estén bien o mal señalizadas.

Exacto.

La información está disponible

en la página del Departamento de Tránsito.

Bien... Necesito hablar con un superior tuyo, por favor.

No hay ningún superior.

¿Ah, no? Ajá.

¿Sos el presidente de la república, pelotudo?

Caballero, hay mucha gente.

Si usted no quiere pagar, por favor déjeme seguir atendiendo.

¿Qué se siente ser un chorro? Decime, contame.

¡Seguridad! Cabina siete.

¿Llamás a Seguridad? ¡Qué bien!

Estoy haciendo un reclamo, me defiendo como ciudadano

y soy un delincuente, llamás a Seguridad.

¿Querés llamar a Seguridad?

¡Llamá a Seguridad! ¡Llamala!

(Alboroto)

¡Llamá a Seguridad ahora! ¿Qué hacés? ¡Dejame!

Firme acá, por favor.

¡Querido! ¿Qué hacés?

¿No te violaron, no?

No se puede creer.

La verdad, no se puede creer.

¡Qué locura!

Seija mandó al abogado de la compañía y pidió que se hiciera cargo de todo.

Al fin un poco de buena onda, porque la verdad que últimamente...

Sí, buena onda más o menos.

Aparece tu nombre, tu apellido,

se menciona que sos ingeniero en la firma...

A los socios de Seija no les gustó un carajo lo que hiciste.

El gobierno de la ciudad es uno de nuestros principales clientes.

Te van a desvincular, Simón.

Ya lo tienen decidido.

(ABOGADA) Entiendo que ahora está sin trabajo, señor Fischer.

Sí, ¿por?

¿Eso es un crimen?

Yo no dije que fuera un crimen, no.

No, pero me pareció percibir cierto tono condenatorio.

No es un crimen pero bueno, sí un problema

a la hora de hacerse cargo de la mensualidad para su mujer, ¿no?

La doctora se refiere a la cuota alimentaria para Camila

que incluye vestimenta, colegio, obra social...

Discúlpeme...

De la anualidad de mi mujer me hago cargo desde que la conozco.

Y a mi hija no le va a faltar absolutamente nada.

Si yo tengo un problema, quédese tranquila que lo voy a resolver.

Bueno, por suerte la señora Malamud sí está trabajando en la actualidad,

así que no vemos ninguna necesidad

de otorgarle al señor Fischer la tenencia compartida.

Perdón, perdón.

Yo me vengo haciendo cargo de todo desde hace años,

y por un mes en el que ella tiene trabajo y yo no,

¿no tengo derecho a compartir la tenencia de mi hija?

Espero que el juez tome conciencia de la injusticia de esta situación.

Lo que no va a tomar a bien el juez seguro,

es la violencia hacia su mujer...

¿Qué violencia, a ver?

Yo estoy describiendo una realidad.

¿Dónde está la violencia? ¿Dónde la ve?

Veo violencia, señor Fischer, en muchas partes.

Veo violencia al salir a la calle,

veo violencia al prender la televisión.

Sin ir más lejos veo violencia, por ejemplo,

en un artículo en este periódico,

y estoy convencida que mientras menos contacto tenga

una criatura con episodios por el estilo,

mejor será para su integridad psicofísica.

Victoria, ¿vos me querés sacar a mi hija?

No, no es eso, no te quiero sacar a tu hija, no es eso.

Pero ¿qué pasa? ¿Te estás volviendo loca? ¿Todos?

Muy bien, mi clienta y yo damos por terminada

la instancia de mediación y optamos por el silencio

hasta volver a encontrarnos en Tribunales.

¿Vos no pensás decir nada? ¿Quién te contrató, ella?

(ABOGADA) Haga terapia, señor Fischer.

¿Cómo? Se lo digo de corazón.

(Música)

(RECEPCIONISTA HABLA POR TELÉFONO)

Bueno, pero después charlamos que tengo gente.

Un besito, chao.

¿Qué tal? Hola, buenas tardes.

Soy Simón Fischer, hablé hace unos días

con la secretaria del ingeniero Ederer.

Quedé en traerle mi material. Muy bien.

Déjeme todo a mí y yo se lo doy.

Ay, ¿sabés qué? Preferiría entregárselo en mano,

y si está el ingeniero, sería mejor,

porque me encantaría comentarle una cosa un segundo.

Yo trabajé más de diez años

en la empresa Seija, Raffo, Martínez y Asociados.

No soy un improvisado.

(RÍE) El ingeniero está en obra en este momento.

¿Y su secretaria? Salió a almorzar.

Son más de las cuatro de la tarde.

No manejo sus horarios yo.

¡Uy, no! ¿Sabés qué? Mejor no te dejo un carajo.

Por mí se pueden ir todos a la mierda.

Vos, Ederer y su secretaria.

¡Fundamentalmente su secretaria! ¡Todos a la mierda!

¿Almorzando a las 4 de la tarde? Se creen que uno es un pelotudo.

¿El Chevrolet azul?

(Campanas)

(Música)

(Cajero trabajando)

(Continúa la música)

Vos sos un maleducado, y esto es completamente fascista.

Vale.

-¿Pago primero y discuto después? -Exactamente.

Hasta que no pase una tragedia no van a parar.

(Explosión)

(Alarmas coches)

(Sirenas)

(Música)

Ay, gracias, muchas gracias.

Que los cumplas feliz. Gracias.

Que los cumplas feliz. Gracias.

Que los cumplas, "Bombita"...

Que los cumplas feliz.

(Aplausos y vítores)

(Música)

(Silbido)

(RESPIRA AGITADO)

Papá...

¡Papá! (GRUÑE)

¿Qué pasó?

(RESPIRA AGITADO)

¿Qué pasó, Santiago?

¡Hablá!

(LLORA)

¡Prometeme que no va a ir a la cárcel!

Vamos a hacer todo lo posible.

(TELEVISIÓN) "Sucedió hace instantes. En plena avenida del Libertador,

un conductor atropelló a una mujer embarazada

y se dio a la fuga, no se detuvo a auxiliar a la víctima...".

Santiago, ¡a mí decime la verdad!

¿Qué tomaste? ¿Fumaste marihuana?

¿Eh?

"...aunque no pudieron identificar ni modelo ni patente.

En este momento la policía se encuentra analizando las imágenes

de las cámaras de seguridad que cubren todo el corredor norte

para dar con los datos del propietario.

Atropelló y huyó, otro hecho lamentable de un asesino al volante,

otra vez en la zona norte del gran Buenos Aires".

¿A nombre de quién está el auto? Mío, personal.

¿Declaraste esta dirección? Sí.

(LLORANDO) ¿Qué hice...?

¿Qué hiciste? ¡Nos arruinaste la vida a todos, pelotudo!

¡Ayudalo, Mauricio, por favor te pido, ayudalo!

Santiago, escuchame.

Necesito que me respondas algunas preguntas.

Mirame, Santiago. Santiago...

¿Ibas acompañado en el auto?

¿Eh? (LLORA)

¿Le contaste a alguien lo que pasó?

No.

¿Vamos a ver el coche?

Tiene vidrios polarizados.

¿Te acordás si ibas con las ventanillas levantadas?

Creo que sí.

Hacé memoria.

Sí, sí.

¿Te bajaste del auto para ver lo que pasó

o seguiste de largo?

Seguí... ¿De dónde venías?

De un bar, en el centro.

¿Y alguien te vio llegar o irte con el auto?

No. ¿Tus amigos, alguna chica?

No sé, no me acuerdo. Te juro que no me acuerdo.

(TELEVISIÓN) "Lamentablemente nos acaban de informar

que tanto la mujer como la criatura en camino,

fallecieron en la ambulancia que los trasladaba al hospital".

(Ruido cristales)

"La policía sigue recabando información,

a través de las imágenes de las cámaras de seguridad

y también indagando a los diferentes testigos

que transitaban a primeras horas de esta mañana".

(Ladridos)

(Cortacésped)

Muchas gracias, señora. No, por favor.

Lo que te estoy proponiendo me avergüenza y mucho...

Pero nos conocemos desde hace años

y siento que tenemos esta confianza.

Además, sos padre, sé que también querés lo mejor para tus hijos.

Entonces, pienso que un arreglo como este

quizás te pueda servir.

Si vos decís que te llevaste el auto anoche,

mientras dormíamos, para dar un par de vueltas

y que manejabas en el momento del accidente,

yo te pongo al mejor abogado,

para que te reduzcan la condena lo máximo posible.

Con buena conducta,

en menos de un año y medio estás afuera.

¿Es así? Es así.

¿Es...? Bien.

Y por ese enorme favor yo te ofrezco 500.000 dólares.

Es una cifra que no podrías ganar en toda una vida de trabajo.

Y le asegurás vivienda y educación a tu familia de por vida.

Vos lo conocés a Santiago.

No podría sobrevivir en una cárcel.

No lo resistiría.

(SUSPIRA)

A ver, José...

Sentate un poquito en el auto. Sí.

Agarrá el volante con las dos manos.

Tocalo todo el volante.

Bien.

Habías tomado un poco de whisky. Los patrones estaban durmiendo.

Cuando le viniste a estacionar el auto como siempre

te dieron ganas de ir a manejar un rato.

Si te preguntaban, ¿qué ibas a decir?

Que fuiste a inflar las cubiertas porque las viste bajas.

De repente algo se te cruzó, sentiste un golpe,

y a partir de ahí no te acordás de nada más

hasta que te despertaste acá adentro. ¿OK?

Sí. Bien.

José, no tengo palabras para agradecerle.

No, no, no se toquen por favor, no.

(JOSÉ) Está bien señora.

(SUSPIRA)

Disculpen.

Estoy pensando que, no sé...

Me gustaría charlarlo con mi señora.

¡No!

Ella no puede saber nada, José. Al menos por ahora.

No podemos correr el riesgo de que hable.

¿Y si se quiebra? Pensá en eso.

Se cae el arreglo que hiciste,

y encima vas preso igual por falso testimonio.

Está bien.

(LLORA) Ay, mi amor...

A ver, ustedes dos agarran mi camioneta y se van al campo.

Cuando pasan por un peaje, miran para abajo.

No paran en ninguna estación de servicio.

Y si quieren comprar algo pagan en efectivo,

no usan la tarjeta en ningún lado.

Santiago, vamos.

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Vamos!

(Garaje abriéndose)

José, sentate otra vez en el auto, por favor.

Que vaya atrás él. Sí.

Adelantá el asiento.

(Sirenas lejanas)

Ustedes dos váyanse a la habitación y se acuestan a dormir.

No se enteraron de nada, ¿OK?

Vos, tranquilo y en silencio.

Yo me ocupo.

Está bien. Como diga, señor.

¿Mauricio Pereyra Hamilton?

Su abogado.

Estaba por llamar a la comisaría. Pase, por favor.

¡Qué tragedia espantosa!

Hace una hora mi cliente escuchó ruidos en la planta baja,

y pensó que le estaban entrando a robar.

Cuando va al garaje, descubre al casero,

sentado en su auto, borracho, en estado de shock.

Ahí escuchó las noticias, asoció todo y me llamó.

Mauricio Pereyra, el señor es el fiscal en turno.

Buenas. Buenos días.

Y el caballero es José,

que trabaja con la familia desde hace casi cuánto... ¿15 años?

Sí.

(TELEVISIÓN) "Está saliendo en estos momentos

el marido de la víctima, el futuro padre del bebé.

Señor, ¿cómo recibe la noticia? ¿Nos puede dar alguna declaración?

¿Cómo recibo la noticia? ¿Cómo voy a recibir la noticia?".

Apague, no es necesario. Sí.

(MARIDO) "Una sola cosa voy a decir.

El que fue, lo va a pagar.

¿Me estás escuchando?

No importa dónde te escondas, yo te voy a encon...".

Muy bien. ¿Qué pasó, José?

Eh... Perdón. José...

Te recuerdo que podés permanecer callado.

Yo voy a representar al señor Torres por pedido de mi cliente.

Nunca antes hubo un problema y es padre de dos hijos.

¿Podría contarme cómo fue el accidente?

(JOSÉ) Sí... Este, bueno...

Yo siempre le estaciono el auto al señor Mauricio,

y hacía rato que tenía ganas de dar una vuelta en el auto nuevo

y pisarlo un poco al BM, ¿no?

Y anoche...

...había tomado, la verdad.

Y bueno, estaba embalado y salí.

Nunca me imaginé que podía pasar nada, ¿no?

Y bueno, agarré la Libertador y...

...y lo puse en alta.

La verdad que venía rápido, bastante rápido,

y de repente se me cruzó algo, no sé, no distinguí qué era, algo borroso.

Pensé que era un perro,

escuché el golpe muy fuerte... (TOSE)

...y me asusté, pensé que le había abollado el auto a don Mauricio.

Y quería volver rápido para ver si lo podía arreglar

antes de que el señor Mauricio se despertara.

Ajá.

Permiso.

José, ¿sería tan amable

de acomodarse en el asiento del conductor, por favor?

¿Toco? Sí, sí. Agarre el volante.

Recuéstese, tranquilo.

¿Podría cerrar la puerta? Sí.

José, ¿usted nunca usa los espejitos para manejar?

Sí, ¿cómo no los voy a usar?

No, porque así como están solo puede mirar el techo.

Es un milagro que haya atropellado a una sola persona.

No sé, se habrán corrido con el golpe.

¿Todos al mismo tiempo?

Sí...

No.

Yo diría que a este auto lo manejó alguien bastante más alto que usted.

¿Vive alguien más en la casa?

Sí, mi mujer, mi hijo...

El perro.

Al perro déjelo descansar.

A su mujer y a su hijo me gustaría conocerlos.

Sí, cómo no, doctor. Ya les pedimos que bajen.

¿Me das permiso para iniciar una negociación?

(Pasos alejándose)

(Puerta)

(Música)

(SUSPIRA)

¿Todo mal? No, todo bien.

(SUSPIRA ALIVIADO)

Está dispuesto a llegar a un arreglo pero va a ser caro.

Caro, ¿cuánto? Un palo.

¿Dólares?

Vio cómo vivís, la casa que tenés, no va a agarrar por menos.

Lo bueno es que nos maneja todo.

Conoce al comisario, a la mayoría de los jueces,

y nos ayudaría a reforzar la coartada.

¿La del casero? ¿No se lo puede dejar afuera al casero?

No, un responsable tiene que haber, Mauricio.

Hubo dos muertes, salió en los noticieros.

Está bien, pero no sé si tengo tanto dinero en efectivo.

Es un millón y medio de dólares. Ya sé, y también está mi parte.

¿Tu parte?

Yo soy el que te está arreglando todo.

Pero yo le pago fortunas a tu estudio por año.

Pero eso es por otras cosas, Mauricio, estos no son honorarios.

Yo estoy arriesgando mi reputación acá.

Estuve a punto de darle mi camioneta a tu mujer y a tu hijo

para que se escapen.

Estás siendo un poco desconsiderado. ¿De qué cifra estás hablando?

No sé... ¿Otros 500?

¿500? Mirá...

Si querés llamar a otro abogado

está todo muy bien, mi trabajo termina acá.

Andá y cerrá todo, andá.

(SUSPIRA)

¿Todo bien, José?

La verdad es que no.

¿Por qué?

Por ir dos años a la cárcel, ¿cobraré lo mismo que su abogado?

Está bien que sea pobre, pero...

¿Sabés que es muy feo lo que hacés?

¿Feo? Vaya preso usted entonces.

Yo anoche me vi una película de vaqueros, me tomé un Cachamai,

y a las once estaba durmiendo, como siempre.

¿Qué más querés, José? Sé claro, porque no hay tiempo.

El dinero que hablamos y...

...un departamento en Mar de Ajó.

(Puerta corredera)

Mauricio, José...

¿Podemos tener una charla todos juntos?

Mauricio...

(MANIFESTANTES) ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!

Vamos a hablar sin tapujos, señores, porque el tiempo apremia

y no queremos ningún mal entendido.

La historia que armaron se respeta tal cual.

A usted y a los miembros de su familia

los voy a citar a declarar, así que nadie se va de viaje.

Usted va a salir de acá esposado y con la cabeza encapuchada.

Afuera se va a encontrar con la prensa, con gente indignada,

le harán preguntas, lo insultarán, pero usted no dice palabra.

Bien. Hay que evitar la polémica,

permitir que la causa avance sin trabas,

que salga la sentencia y todos contentos.

(SANTIAGO) ¡Aparta, mamá!

¡Es mi vida y tengo derecho a hacer lo que me parece!

Dice que quiere confesar, que quiere salir a la calle.

¡Es lo que corresponde!

Por favor, decile algo. No sabe qué hace.

No, calmate, Santiago. Tiene razón tu mamá.

Esto se arreglará de otra forma.

¿Podés cerrar la puerta y ocuparte vos de Santiago? Por favor.

Sí, sí. Vamos, Santiago.

(JOSÉ) Tranquilo, Santi.

¿Podemos continuar?

A partir de ahora usted va a ser el nexo entre nosotros.

Yo con el señor Pereyra no hablaré más, salvo para declarar.

Y usted, José, evita todo tipo de comunicación

con quien no sea su abogado. Perfecto.

Voy a necesitar dinero en efectivo para gastos operativos,

unos 30.000 dólares que hará llegar el lunes a primera hora.

Perdón que pregunte...

¿Cuáles serían esos gastos operativos?

Afuera hay oficiales, está el comisario.

Si alguien vio o escuchó algo hay que participarlo,

trámites internos...

Debemos estar atentos a cabos sueltos que puedan aparecer.

Si les parece, podríamos...

No tengo inconveniente en pasarle ese dinero el lunes,

pero aclaro que sale del presupuesto acordado, no pongo un centavo más.

Mauricio, por favor...

¡Sí, "por favor"! Eso digo yo. Por favor...

Yo sé que estoy en una situación complicada,

pero no permitiré que me destripen de esta manera.

Mauricio, lo que explica el fiscal es razonable,

no desviemos el foco de atención por 30.000 dólares.

Ponelos vos entonces. Que salgan de tu parte.

(RÍE)

Señores, no es momento de este tipo de discusiones.

Si quieren avanzar, hay que avanzar ya.

O que salgan de la suya si no.

Usted va a cobrar un millón de dólares,

¿y me está pidiendo 30.000 más para contingencias?

¿Quién va a cobrar un millón de dólares?

No, eh... Tiene razón.

El millón de dólares incluye las contingencias.

Lo suyo, más las contingencias, suman el millón.

Mi parte no la toquen, ¿eh?

¿Saben qué, muchachos?

Se cortó... ¡No hay trato!

No, Mauricio, esperá... ¿Cómo que no hay trato?

¡Se cortó! ¡Se cortó! Ya está. ¡Se terminó!

¡No hay nada para nadie!

Mauricio... ¡Para nadie!

¡Santiago!

¿Vos querías confesar lo que hiciste?

Me parece perfecto. ¡Salí a la calle y hacelo!

Yo te di la mejor educación

y vos siempre hiciste lo que se te cantaron las pelotas.

¡Así que ahora jodete, hermano!

¡Mauricio! ¡Mauricio!

Mauricio, calmate. ¿Podemos ser sensatos?

¿Pero qué pasó? ¿Qué pasó?

¡Que son todos una manga de buitres! ¡Eso pasó!

¡Pero se acabó, yo no maté a nadie!

¡Mauricio te lo pido!

¡Lo viste nacer! ¡No le podés hacer esto!

(TELEVISIÓN) "Estamos en el corazón de San Isidro.

Recuerden, esta mañana hubo un trágico accidente en...".

(Música clásica)

(GENTE GRITA FUERA) ¡Justicia! ¡Justicia!

(SUBE EL VOLUMEN)

(SUSPIRA)

Mauricio. ¿Me podés abrir, por favor?

Tengo algo importante para decirte.

Mauricio, ¿podemos hablar un minuto en forma civilizada?

¿Qué pasa? Ya está, llegamos a un arreglo

y los 30.000 dólares se absorben entre todos...

¡Es que no quiero saber más nada! ¡Se terminó! ¡Váyanse de mi casa!

Mauricio, te recuerdo que hay dos muertos.

Si a Santiago lo llegan a encontrar culpable

esto nos va a costar muchísimo más...

José, en cambio, es insolvente.

Por eso, ¿quién va a indemnizar a los familiares de las víctimas?

Que la plata vaya a parar ahí, que es lo que corresponde.

¿La basurita esta cobra un sueldo que sale de mis impuestos?

¡Que investigue lo que pasó!

¿Querés defender a mi hijo? Fijá tus honorarios con él.

Si te los puede pagar... Yo no tengo nada que ver.

¡Hagan lo que tengan que hacer! ¡Laburen, viejo!

Mirá, ya habíamos llegado a un acuerdo.

Es de poco caballero retirarse así. (RÍE)

Yo te pido disculpas si en algo te ofendí,

pero desde que llegué a esta casa

no hago más que defender los intereses de tu familia.

¡Te lo agradezco de corazón! Sos un pan de Dios.

¿Me dejás que hable con ellos,

para ver si puedo mejorar las condiciones?

(Llaman a la puerta)

Permiso.

Bueno, creo que tenemos una propuesta superadora.

José acepta los 500.000 iniciales,

y dice que te olvides del departamento en Mar de Ajó,

y el fiscal y yo compartimos el millón.

Punto. Ni un centavo más.

Eso sí, hay que hacerlo ahora, Mauricio.

Están todos los medios afuera y el fiscal me dice

que no puede demorar un segundo más la entrada del comisario.

¡No! Oh...

Yo pongo un millón en total,

y ustedes se lo reparten como quieran.

¿Cómo un millón en total? ¡Es eso o nada!

Si les va, bien. Y si no, su ruta.

Me golpeás la puerta con cualquier otra propuesta,

y yo mismo salgo a denunciarlos por extorsión, ¡a vos y al fiscal!

Doctor, ¿podría revelar la identidad del imputado?

Por el momento hay secreto de sumario.

Solo puedo adelantar que el caso está casi resuelto.

Hay un único sospechoso.

En pocas horas presentaré el escrito ante el juez.

Muchas gracias.

(MANIFESTANTES) ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!

(HOMBRE GRITA) ¡Cuidado! ¡Cuidado!

(Gritos y golpes)

(Ladridos)

(Sirena)

(Música)

(Risas)

(Aplausos)

(HOMBRE) ¡Siempre en bolas, Bocha!

(Risas)

(Aplausos)

(PRESENTADOR) ¡Y ahora sí!

Llegó el momento de ponernos todos de pie

para recibir con un fuerte aplauso

a nuestros queridos...

¡Romina y Ariel!

(Aplausos)

(Vítores)

(Música)

Déjame al suegro saludar...

Cuídamela, ¿eh? ¡Cuídamela!

No te hagas el inocente. ¡No!

¡Gracias!

Le di unos consejos... (RÍE)

(Continúa la música)

(Gritos)

(Continúa la música)

(Aplausos)

(Música alegre)

(FOTÓGRAFO) Miramos todos acá.

Con permiso.

(FOTÓGRAFO) ¡Whisky!

(TODOS) ¡Whisky!

¡A ver una sonrisa!

Muy bien, muchas gracias, muy amables.

Gracias, ¿eh? Muchas gracias.

¡Bueno, disfruten! (RÍE)

Romina...

¿Sí?

(ACENTO FRANCÉS) Este es un pequeño presente para vos.

¡Ay! ¡Por favor! ¡No, no se hubieran molestado!

El regalo es su presencia.

¿La están pasando bien?

Muy hermoso. ¡Linda sos vos!

¡Tu familia simpática!

Lástima la inseguridad en el país, ¿no?

Anoche a Ronnie le robaron la billetera en restorán

y ni cuenta se dio.

¡Ay, no te puedo creer! ¡Pobre!

No, sí, está tremendo, pero bueno, de a poco...

¡Linda gente! ¿Todos amigos? Sí.

Bueno, esa es la mesa de los chicos del country.

No nos veíamos desde los 13 años,

pero con todo esto del Facebook, nos reencontramos...

¡Con Facebook!

Las de allá atrás son mis compañeras de la facultad

con sus novios...

Bueno, las que tienen, ¿no?

Aquellos son los compañeros de trabajo de Ariel.

(MUJER) ¿La estás pasando bien?

Sí. ¿Vos?

Bien... Todo muy... estándar.

Sos terrible, ¿eh?

Divertite. Vos también.

¿Conoces algún buen lugar para que aprendamos tango?

Sí. No, yo no, pero mi prima seguro que sí.

Ahora se las presento.

(Tono llamada)

(Móvil)

¿Hola?

(Tono llamada)

(Móvil)

Hola, ¿hola? ¿Hola...?

¡Ay, la concha de la lora!

¿Qué pasó?

(RÍE)

Dale, te saco el vino...

No, no me saques el vino... ¡Solo hablame! ¡Quedate acá!

(Música vals)

(Aplausos)

(Aplausos y vítores)

Ariel, ¿cómo se llama esa chica de pelo largo?

¿Cuál? Esa, tu compañera de trabajo.

Lourdes.

¿Por?

No, por nada.

¿Y de dónde conoce Lourdes a tu profesor de guitarra?

¿A mi profesor de guitarra?

Sí.

Cuando hace un par de meses te pregunté

de quién era ese número que cortó cuando atendí tu teléfono,

dijiste que de tu profe de guitarra. Me pareció extraño y lo agendé...

Y es raro que ahora llamo y atiende esta chica, Lourdes.

¿O no? (RÍE)

Mi amor, no tengo idea de qué me hablás.

De verdad te digo. ¿No sabés de qué te hablo?

De eso, Ariel.

Que con todas las empresas de celulares que hay

y todas las promociones que tienen, es rarísimo

que esta chica le comprara la línea a tu profesor de guitarra.

Sobre todo si nunca los presentaste. ¿No es una casualidad increíble?

¿Y? ¿Qué?

Dame una respuesta, si no le pregunto a ella.

Romi, por favor...

¡Romi las pelotas! ¡Contestame lo que te pregunto!

¡Ariel! ¿Toda la mesa 27 sabe que te cogiste a esa mina?

¿Invitaste a todos esos pelotudos a nuestro casamiento? ¿Qué hiciste?

Perdón que interrumpa...

¿No me permite una pieza con el príncipe?

Sí, claro, reina.

Aquí está su príncipe...

(Continúa la música)

¿Qué pasó? ¿Qué? Nada.

(Aplausos)

Romi, ¿estás bien? (LLORA)

¿Qué pasó?

Un segundito, ¿eh?

Romi...

Bocha, ¿me permite un segundito más?

Mi amor...

Mi amor, basta. ¿Podemos disfrutar de la fiesta?

¿Estuviste con esa mina?

¡Por favor te lo pido!

¡Necesito saber!

Sí, mi amor...

Pero para mí no significó absolutamente nada, te lo juro.

Romi, te pido por favor

que no hagamos una escena, fue una estupidez.

¡Soltame! ¡Sacame las manos! Disculpame, cometí un error.

¡Quiero estar sola!

(LLORA)

¿Qué pasó? ¿La viste?

¿A mí me preguntás?

(RESPIRA AGITADA)

(COCINERO) ¿Todo bien?

(LLORA)

¿Querés que llame a alguien?

(LLORA)

¿Pero estás bien?

Evidentemente, bien no estás.

No...

Tranquilizate. ¿Qué te pasó?

Me acabo de enterar de que mi marido me engaña con otra invitada.

¡Uy, qué mal!

¡Y ahora no sé qué hacer!

¡Con toda la gente ahí!

Tranquilizate, estas cosas pasan. Se superan con el tiempo.

Toma.

Si lo querés, a la larga lo podrás perdonar.

Si es tu hombre... ¡No! ¡No sé si lo quiero!

(SE SUENA LA NARIZ)

¡No sé si es mi hombre!

¡Es un pelotudo! Ah, bueno...

Pero entonces aprovechá y pasá a otra cosa.

Y la gente, bueno...

Tampoco vayas a creer que sos la primera engañada del salón.

Además, si vas a tener tan en cuenta la opinión de los otros, ¿viste?

Sonaste, pichona...

¿Nos tranquilizamos?

Mirá...

Si yo fuera vos, bajo...

Acelero todo para que la fiesta termine cuanto antes,

y después, a la noche, tranquila en tu casa, te separás.

Lo que te pasó es terrible, no te lo voy a negar.

Pero hay que salir adelante.

¿Mejor?

(Gemidos)

¿Romina?

¡Vos te vas ya mismo de acá! ¡No decís ni mu!

¡No sabés con quién te metiste!

¡Te voy a sacar hasta el último centavo!

Hasta la última propiedad que tu viejo puso a tu nombre

para evadir al fisco, va a ser mía.

Estamos casados, legalmente casados.

Voy a dedicar mis días

a acostarme con cada persona que me tire un mínimo de onda.

Con todo aquel que me dé un gramito de amor.

Y cuando vos te quieras separar voy a tomar clases de actuación

para sentarme frente al juez con cara de perrito mojado

y decirle que la estoy luchando, que la estoy luchando,

así nuestro matrimonio se prolonga indefinidamente.

Voy a divulgar por Facebook todos tus secretos,

te voy a meter el dedo en la llaga

y revolverlo hasta que llores de dolor.

Vas a padecer tantas humillaciones,

que tu única salida va a ser subirte a un banco y tirarte por el balcón.

Y ahí sí, cuando la muerte nos separe,

cuando tu muerte nos separe, me voy a quedar con todo.

Ariel, Ariel, calmate.

Andá, flaco.

Andá, andá, andá...

Ariel...

(Música alegre)

¡Boluda! ¿Dónde estabas? ¿Todo bien?

(Gritos)

¡No! ¡Paren!

¡Bájenme! ¡Bájenme, boludos!

¡Les digo que me bajen! Está pasando...

¡Gustavo, deciles que me bajen!

Está pasando algo grave, ¡deciles que me bajen!

¡Les estoy diciendo!

¡Marianito! ¡Turco! Cuidado, chicos.

¡Comanche! ¡La puta que te parió, bajame!

¡Boludos!

¡Boludos!

¡No entienden que me tienen que bajar!

(Música)

Pero ¿cómo? ¿Ya se están yendo?

¡Por favor, no! ¡Quédense!

No, es que...

En serio, está todo hablado. No hay problema. ¡Vení, Lour!

(Música)

¡Pará, por favor! Me estoy mareando...

Relajá, que está buenísimo...

¡Basta, en serio!

¿Vos agarraste la época del Italpark o sos más chica?

¿Viste que lo cerraron porque un carrito salió volando?

(Ruido cristales)

(Gritos)

(HOMBRE) ¡Médico! ¡Médico!

Lo amenazó con que le iba a sacar todo,

que se iba a quedar hasta con la última propiedad.

-La vamos a llevar a acostar. -Es lo mejor.

Lamento mucho todo lo ocurrido, igual la fiesta estuvo maravillosa.

Permiso, por favor.

La mayoría de las heridas son superficiales.

Van a cicatrizar bien. De cualquier manera la internaremos

para asegurarnos de que no se cortó ningún tendón.

¿Pero tiene una buena obra social?

Romina, te pido por favor que volvás al salón.

Por favor.

Solo pregunto si tiene una buena obra social.

Perfecto. Quedate adentro.

Estoy bien.

Romi, querida. ¿Estás bien? Sí, sí, sí. No, no...

¿Seguro estás bien? Sí, sí, sí. Quédense tranquilos.

Che, ¿y si aprovechamos este hueco para hacer la torta?

¿Eh?

(Ruido cristales)

Vengan, chicas. Dale, no me dejen así pagando...

Dale, chicas, vamos.

Tuve un momento de mierda, pero bueno,

ahora me quiero relajar, disfrutar de mi casamiento...

No creo que me case otra vez.

¿Va?

(MILI) ¡Romi!

¡Ay, Mili, vos! ¡No lo puedo creer!

¡Una foto con Mili! ¡Foto!

¿Vos no te querés casar con Mili? ¡Ay, no, Romi!

¡Dale!

Demostremos que todo esto es mentira

pero lo del anillo es cierto. ¿No sería espectacular?

No, Romi, no... ¿Eh?

(CANTURREA) ¡Piquito! ¡Piquito! ¡Piquito!

Romina... ¿Sí?

Ahora vendría el ramo, las ligas y el carnaval carioca.

No sé si querés que sigamos, suspendamos...

¡Suspendemos!

Suspendemos.

¡Ay! ¿Pero por qué? ¡Qué mala onda que tenés!

¡Chicas, ahí va!

(Gritos y cristales)

Además todavía falta el pastrón caliente, ¿no?

¿Saben lo que costó? (RÍE)

Decí la verdad, Ariel.

Estuvimos una semana discutiendo que si el pastrón caliente sí o no.

Definimos que sí, lo pagamos, y me lo quiero comer. ¿Puede ser?

Romina, ¡basta! ¡Ay!

Dejemos que la gente se vaya yendo.

No es una pavada lo que estás haciendo.

Date una idea, el abogado de mi familia,

recomendó que te denuncie por amenazas.

Ay...

No me digás que todo esto es un plan de tu mamá...

Romina, en serio, ¡cortala!

Tu mamá es una auténtica "wedding planner".

¡Basta!

¿Qué te hice?

¡No te hice nada comparado con lo que me estás haciendo vos!

(LLORA)

Hijo...

Por favor te pido, tranquilizate.

Por favor.

(AMBOS LLORAN)

¡Dios...!

¡Mamadera!

Filmame esto, Néstor.

Néstor, filmame esto, por favor.

Vos también, vení.

Filmá, por favor.

Si me vuelvo a casar...

Si me consigo un tipo que valga la pena,

voy a poner esto como "blooper" en la pantalla gigante.

No...

Esto me lo voy a ver hasta con mis hijos,

en vez de Dora la exploradora y todas esas pelotudeces

les voy a poner este video.

¡Ya sé! Lo voy a poner en esos portarretratos electrónicos

que quedan haciendo un "loop" todo el día...

(GRITA)

¡Soltá a mi hija, hija de puta! ¡Soltala!

¡Vos quedate en el molde porque cobrás!

¡Te iba a ayudar, Bocha!

Cuca, vení.

(GRITA)

Hija, ¿estás bien?

¡Ah!

(RESPIRA AGITADA)

(HOMBRE) ¡Doctor!

Ocupate de la señora, y ocupate del caballero.

-Sí, bien. ¿Qué tomó? -Tranqui...

No, nada, tuvo un "shock" emocional, no está drogado.

¿Podés caminar? ¿Cuál es el nombre de la novia?

(HOMBRE) -Romina. (MUJER) -Acá, acá.

Hola, Romina. Si eres tan amable, te voy a pedir que te serenes,

así te puedo tomar la presión, ¿sí?

¡Romina! ¡Romina!

Dame una silla, Mauro.

Sentate acá.

¿Pueden sacar el saco, por favor?

Toma asiento, Romi, por favor.

(MUJER) -Sentate. (DOCTOR) -Romina...

¿Estás bien? Tranquila, Romi, tranquila.

Romina...

Romina, Romina...

¿Me traes un vasito con agua?

(MUJER) -Sí, doctor. -Sí, por favor...

Ay, no, Romi, no...

(LLORA) (DOCTOR) Tranquila, Romina.

(LLORA)

Pará, pará, pará. Ariel...

Calmate, Ariel.

(DOCTOR) Tranquila, tranquila.

(Estruendo)

No pasó nada, estamos bien. Estamos bien, ¿sí?

-Tranquila. -No pasa nada.

(Gritos)

-¡Pará, Ariel, pará! -¡No! ¡Ariel!

Tranquilo.

(Música)

(Continúa la música)

Somos Cine - Relatos salvajes - Ver ahora

A cambio de nada

La gran sorpresa de los Premios Goya 2018, dirigida por Daniel Guzmán (mejor director novel) y protagonizada por Miguel Herrán (mejor actor novel). Darío y Luismi, adolescentes unidos por una fuerte amistad, empiezan a fraguar su futuro en los espacios de marginalidad que la sociedad les deja. Empujados por sus circunstancias individuales y familiares, comienzan a adentrarse en el mundo de la delincuencia y la marginación.

Guzmán peleó durante diez años para sacar adelante esta película: "Era una necesidad autobiográfica. Quería hablar sobre la amistad, la necesidad, las rupturas familiares y la relación con la tercera edad", dice. Su abuela abuela interpreta un papel principal.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - A cambio de nada - Ver ahora
Transcripción completa

¡Gracias!

Hola.

Joder, ¿otra vez lo mismo?

Ya no sé qué más hacerte.

¿Te duele? No.

¿Cuántas veces tengo que decirte que te laves la cara antes de salir?

Me la he lavado. ¿A qué hora te acostaste?

Pronto.

¿Por qué no dejas ese trabajo? ¿Con qué comemos?

Darío, tienes que venir a hablar con el abogado.

¿Me estás escuchando?

¿No puedes de otra manera?

Que pase el dinero que debe.

Me da dinero. Me lo tiene que dar a mí.

Ya te lo doy yo, ¡a ti qué más te da!

¿Por qué no habláis antes del juicio?

¡No tengo que hablar con nadie!

¡Ya sabes lo que tienes que hacer!

"¿Sí?".

Baja, Luismi. "Todavía no puedo, tío".

Venga, va, coño, que te espero detrás.

No puedo bajar tan pronto. Pero ¿cómo vas con esas pintas?

Que hay que ir a trabajar. Haberme avisado antes.

¡Tira para atrás! Déjame llevarla, coño.

Luego. Siempre luego, pero luego nunca.

No tienes carné.

Ni tú tampoco, no te jode. A ver si nos va a ver alguien.

Es que eres un mierda.

110.

115.

¡115!

¡Joder!

A ver si adelgazas, no llegamos a 120 en la vida.

Puta madre.

Que buenas las hacen ahora, las hacen de verdad.

Joder, qué sensación.

(CHISTA)

Te la has pillado un poco justa, ¿no?

Estoy tocho.

Hijo puta, pero si no te he visto hacértelas.

Son muchos años, tío.

Qué cabrón...

Están guapas, ¿eh?

Pásate mañana.

Pero qué mañana, tronco, llevo pasándome dos semanas.

¿Yo qué quieres que haga, niño? La gente es muy "malqueda".

No me cuentes tu vida, te traje lo que pediste y me pagas.

Que te voy a pagar, en cuanto cobre.

No puedo esperar más, necesito la pasta sin falta.

Como no la pinte...

Estoy más tieso que Tarzán.

Te buscas la puta vida, tío.

Y dale, pedales... Que no tengo, niño, joder.

Que más me gustaría que poderte pagar.

A mí no me gusta deber dinero a nadie.

Así que si quieres coge las piezas y te las llevas.

¿Qué te crees que es El Corte Inglés? ¡Quiero mi dinero!

Qué hostia. ¿Te has hecho algo?

¡Quita, coño!

Has venido muy fuerte, tigre.

Ni tigre, ni pollas.

O le pagas lo que le debes o te lo explico de otra manera.

Joder, cómo ha venido hoy el escudero.

Darío...

Darío, venga, vamos a la cama.

Venga, vamos, hijo, que yo ya no puedo contigo.

¿Sí? -Pasa.

Hombre, pensaba que estabas enfermo.

Bueno, estaba malo, pero ya estoy bien.

Siéntate.

¿Qué vas a hacer el año que viene si no apruebas?

Voy a aprobar. Eso dijiste el año pasado y mira.

Este año será diferente, lo verá. ¿Sí? ¿Por qué?

Porque lo va a ser. Porque lo digas tú.

Veo que voy a aprobar. Lo creo.

Dile a tus padres que vengan a hablar conmigo.

No pueden, trabajan los dos.

Pues dame su teléfono.

No me lo sé.

¿No te sabes el teléfono de tus padres?

Por favor, las cosas están muy mal en mi casa.

Y peor que van a estar si sigues así.

Deme una oportunidad, por favor. ¿Otra?

Ya no me quedan.

(Claxon)

Hola. ¿Qué pasa?

¿Esos pelos?

No sé como tu madre te deja salir así de casa.

No sé qué cojones hace.

Trabajar, no te jode. Esa boca...

me cago en Dios.

¿Has hablado con ella?

¿Y?

Cago en Dios... es que...

Encima que me deja en la puta calle, me quiere quitar lo poco que tengo.

Ahora sí que vamos a tener problemas, estoy hasta los cojones

de tu madre, al final se queda sin la casa, ya verás.

No se queda en la calle. Yo sí...

No he dicho eso.

Una cosa es que quieras a tu madre y otra que me jodas.

No voy en contra de nadie. ¡Díselo a ella!

¡No me levantes la voz que te saco a hostias!

Habla con ella a ver si te das cuenta de cómo es, coño.

¿Qué tal las clases?

Bien.

¿Seguro?

Menos mal que este año lo estás haciendo bien.

Casi es la única alegría que tengo.

Para ti, para ti, ¿eh?

Fírmalo aquí.

¡Tyson, para!

Tronco, ¿quieres coger a tu puto perro?

No la monta, no llega.

No te muevas, puto gordo.

Que está en celo, coño.

¿Y si le ponemos chubasquero y que se den un homenaje?

¿Y si me la doy con tu hermana? Chúpame el cipote.

¡Tú! Para, coño.

Como se la cargue vas a flipar, ¿eh, subnormal?

Tronco, ¿quieres parar ya?

Joder, mañana te traigo tres bolsas, gañán.

Siempre traes mucho pero luego no traes nada.

¡Tú, deja el calcio, coño!

¡Joder, qué asco, no sé como puedes beber esa mierda!

¡Tú, tú, la hora!

Joder...

Qué guapa es Alicia, tío.

Ya ves, menudas tetas tiene.

¿Se las ves? Ah, no, es el codo.

Esta quiere con los dos cien por cien, te lo digo yo.

Que se está tocando. ¿Lo estás viendo?

No, pero lo dice su cara.

Vamos a pedirle aceite, ahora es el momento.

Ahora no se puede, su viejo está al caer.

¿Qué haces, coño? Me he resbalado, joder.

¿Qué hace? ¿Qué hace?

Buah, chaval, que se está tocando.

¡Eh, qué coño haces!

Yo no te he tocado con nada, te lo juro.

Madre mí...

Pues... esa es la situación.

Si no aprueba los exámenes finales tendrá que abandonar el instituto.

Estoy de piedra. No sé qué decir.

Sería un error que dejara de estudiar.

No, hombre, no, eso desde ningún concepto.

No, yo le juro... ¡Tú te callas, coño!

Que bastante la has liado ya.

¿Qué haces? ¿A tu padre le vas a contestar?

Con todos los problemas de casa y ahora esto...

Toda la vida sufriendo y trabajando y trabajando

para darte una educación y ahora esto.

Es pública.

Que no me contestes, coño, que no me contestes.

¿Qué quieres acabar como yo? ¿En la obra?

¿Eso es lo que quieres?

¿En qué nos hemos equivocado, hijo? Dímelo.

¿Qué hemos hecho mal?

Jo... estoy hundido en un pozo profundo.

Bueno, tranquilo. Tranquilo, tranquilo...

¿Tiene usted hijos?

No sabe el dolor que tengo ahora, no sabe.

Estoy... estoy... estoy que no estoy, vamos.

Bueno, estamos en paz. ¿Cómo que en paz?

Nos ha jodido, compi, he tenido que cerrar el taller.

¿Cómo puedes tener tanta cara? Anda, vamos, niño,

que menudo marrón te he quitado. Lo suyo es que ganemos todos.

Ah, figura, ya te puedes espabilar,

que como no apruebes vas a cagar vinagre.

Pero ¿qué haces? Que está mirando, joder.

Déjate de gilipolleces, déjate de gilipolleces.

Joder, niño, cada vez subes más pronto.

¿Has cenado?

Anda...

¡Vamos, tronco!

¡Alicia!

¿Qué haces, gilipollas? Nada, se ha enganchado.

A ver si te engancho una hostia. Que tienes la mano muy larga.

¡Tyson!

Ahora os tiráis una hora en la calle.

¡Que no tenga que bajar a por ti!, ¿me oyes?

Venga, espabila, que me tengo que subir ya.

No tardas nada, he dejado todo hecho.

Venga, dale ahí, venga.

Venga, más, más, más.

Más... Que no, tigre.

Que no se puede. A que le dabas, ¿eh?

¿Se puede saber qué haces aquí?

Espero a Darío que ha subido a pedirle apuntes a un compañero.

Tira para casa. Ahora subo.

Que te muevas, ¿qué quieres que baje tu padre?

Ahora subo.

No me digas coño que te parto la cabeza.

Tira para casa, coño.

(LADRA) -El perro también...

¡Vamos! ¡Toma!

(SILBA)

(RADIO) "Adelante, radio 5".

Mañana te vas a vivir con tu padre, no me complicas más la vida.

¿Sí?

Ah, perdone, Santos, luego continuamos. Adelante, pase.

Hasta luego.

Hola. -¿Qué tal?

Siéntese, por favor. Siéntate.

¿Y su marido?

Ni idea, le dejé un mensaje.

¿Perdón?

Que le he dejado un mensaje.

No creo que venga, la verdad.

Ah...

Bien, siento mucho lo ocurrido.

El instituto no va a presentar ninguna denuncia contra Darío.

(Puerta) Pero la dirección del centro...

Sí, ¿qué desea? -Soy el padre.

¿Cómo el padre? -El padre de Darío.

Pase, pase. Pase.

Siéntese.

Le estaba diciendo a su mujer

que el instituto no va a presentar ninguna denuncia contra su hijo.

Pero la dirección ha decidido expulsarle del centro.

Es una decisión demasiado drástica, ¿no le parece?

Un buen estudiante puede tener un mal día.

¿Perdón?

¿Han tenido en cuenta sus notas antes de tomar esta decisión?

Ese ha sido uno de los motivos por los que se ha tomado.

¿Cómo?

Mi hijo tiene todo aprobado y con nota.

No, me temo que no.

Su hijo tiene todo el curso perdido.

Si quieren que continúe estudiando

tendrán que matricularle de nuevo en tercero y en un centro privado.

Querrá decir en cuarto.

No, en tercero.

Darío, ¿en qué curso estás?

No entiendo nada, perdone.

Darío.

¡Tú tienes la culpa de todo!

¡¿Que me siente?! ¡Levántate tú!

¡Levántate y da la cara, hijo de puta!

¡Me cago en tu puta madre! -Tranquilícese.

¡No me toques! -¿Que no te toque?

¡Estás como una puta cabra! ¡Mira como está tu hijo!

¡Estás loca de la puta cabeza, cojones!

Niño, cuando termines barre el taller.

Oye, Justo, ¿puedes adelantarme algo?

No llevas ni dos semanas y ya estás pidiendo.

Lo necesito. Y yo.

¿Qué te crees? ¿Que esto se paga solo o qué?

Tú por lo menos no pagas casa.

Los servicios oficiales están acabando con el oficio.

No veas lo que tengo que hacer para mantenerlo abierto.

Ya, pero... A ver si salen un par de temas

y te doy algo, cojones.

¿Le ayudo?

Bueno.

Pues esto tira. Sí,

tiene un carburador más grande, está trucado.

Lo tiene bien cuidado.

Lleva 20 años conmigo y va como un reloj.

Esto es muy viejo, ¿no? Lo viejo vale para mucho.

Deje que le ayudo.

¿Hasta qué hora te puedes quedar? No tengo hora.

Que bien vivís lo estudiantes.

Soy mecánico.

¿No estudias?

Lo he dejado.

Prefiero ganar dinero.

¿Tus padres no te dicen nada por llegar tarde?

No tengo padres.

Lo siento.

¿Hace mucho? Mire, mire.

Vaya nochecita, me has traído suerte.

¿Sabes que Julito y yo jugamos juntos al fútbol?

Lo que hace tener padrinos.

Si yo hubiera tenido hubiera llegado arriba.

Como cantante no sé, pero futbolista...

Menuda zurda tenía, ponía la bola donde quería.

Un día de esto vamos a dar unos toques para que veas.

Justo, ¿has estado detenido alguna vez?

¿Quién no ha estado detenido alguna vez?

Solo una vez me han trincado y fue una movida que no hice.

Dos años me comí por la cara.

Dos años con Franco, que no veas como era eso.

Nada más entrar te querían partir el culo.

¿Y no te lo partieron?

¿A mí?

No...

No me jodas, me van a partir el culo de qué.

No, no, no.

Ahí va mi madre la que liaba yo ahí.

¡Tú si que eres una diosa y no las griegas!

¿Has visto? Esta quiere lomo embuchado.

¡Eh, tú, reina, espera!

¡Dame tu teléfono que te quiero contar un secreto!

A ti te han sacado punta al lápiz, ¿no?

Sí, sí, muchas veces.

A mí a tu edad no se me escapaba una gallina, caían todas.

Tenía más pelo, claro.

Estaba en los huesos de tanto empujar, no hacía otra cosa.

Pero como con una profesional no hay color.

¿Estás casado? ¿Casado yo?

Buah, con lo que me gusta a mí la música, deja, deja.

¿Qué hay, "caracandao"? ¿Qué pasa?

A ver qué tengo por ahí. Venga.

Coño, dichosos los ojos.

¿Qué es de tu vida? Que estás más perdido...

Luchando para sobrevivir.

¿Tú? No creo. Está la cosa bonita.

A mí me vas a decir.

Tenemos que ponernos al día.

Esta semana sin falta. Eso dijiste hace un mes.

Entrego un par de motos y cerramos.

Esto es lo que yo necesito.

Olé.

Si quieres esto tenemos que saldar.

Venga, coño, Matías...

Que nos conocemos hace 20 años, que yo no fallo.

Somos ley antigua, compi.

Por eso, Justo, por eso.

Te digo que es para las motos.

Que sí. Me hace falta esto.

O pagas o no te las llevas.

Pero si es por ti.

Por mí no te preocupes.

Pues peor para ti.

Joder, cómo pica, chaval. Eso es de no lavarte, cerdo.

¿Qué te crees que hago aquí? ¿Cuándo piensas volver?

Paso.

Tengo curro, casa y voy a ganar mazo de pasta.

Paso de aguantar las tonterías de nadie, a mi rollo.

¿Cómo vas a estar solo?

No necesito a mis viejos, puedo vivir solo perfectamente.

Estoy de vacaciones, chavalote, he aprobado todo.

F.P. está tirado.

Porque tú lo digas.

Todo lo sé hacer yo. Tú sabes hacer mucho.

Por eso suspendías todas.

Porque paso de estudiar, es un coñazo.

Paso de estar atado a una silla. A mi nadie me ata a una silla.

Eres un gordo que te mueves menos que un gato de escayola.

Tú un enano que toma calcio para crecer.

No te piques, "gordopilo".

Me tienes hasta la polla. Pues adelgaza.

Tu padre el del camión. Tu madre la del sonotone.

O la tuya que se pone un cojín en el coche

para llegar a los pedales.

¿Qué haces?

Por si lo necesitas. No hace falta, voy a cobrar ahora.

Cuando cobres me lo devuelves.

Estás flipando.

Joder, te podías haber echado más colonia, que pestazo.

Solo me he dado un par de disparos, figura.

(Música disco)

¡Ey! ¿Qué tal? ¿Qué pasa?

Hacía mucho que no te veía por aquí. ¿Qué?

¡Que hacía que no te veía! Es la primera vez que venimos.

Ah, claro, a eso me refiero.

¿Queréis tomar algo?

¿Que si queremos tomar algo? -Venga sí.

Ricky, vamos a por unas huérfanas.

Acércate, coño.

Hola, guapo.

¿Quieres lomo? ¿Cómo?

¿Que si quieres lomo embuchado?

¿Qué haces? ¿Eres tonto o qué te pasa?

Chica, pensaba que querías. Flipado...

¿Qué haces aquí, chaval? Lo que mes sale...

¡Eh, eh!

¡Suéltame, coño, suéltame!

¡No se te ocurra tocarme! Vámonos.

¿De qué te ríes? Vámonos.

¿No te confundas conmigo? ¡Tira de una vez!

¡Cállate, coño! ¡Vamos!

¡Meteros para dentro que al final os vais a casa calentitos, maricones!

¡Gilipollas!

Se va a cagar ese maricón, no sabe con quien ha dado, va a flipar.

¡Cuidado, coño!

Me cago en mi puta madre.

Cómo me ha puesto el "jarsuéter". Te lo ha puesto bien, sí.

¿Has visto la que le he dado yo?

De refilón, le llega a entrar y le echo a dormir.

(Claxon)

¿Ves? ¿Te dije que venía o no?

Este pavo es ley antigua.

Me ha pillado a traición el maricón. Ha sido muy rápido.

No nos ha dado tiempo a nada, se ha metido a dentro.

Mejor.

Si le cojo yo caga vinagre.

Tranqui.

Mañana venimos y se lo explicamos. Está ahí.

Mira, ese ha sido, el del casco.

Venga, vamos a por él. Aquí no se puede.

Hay mucha peña. Claro, claro.

Le seguimos y le cogemos por ahí. Que hay más días que sandías.

Venga, coño, ¿le vas a dejar que se pire?

Vente, Luismi. ¿Dónde vas, Tarzán?

¡Déjame!

¡Ese no va abusar de mí! ¡Que te estés quieto!

Las cosas hay que hacerlas cuando hay que hacerlas.

Que te cagas con él, ¿no?

Pero ¿qué dices, niñato?

¡Eh, tú!

Dime.

¿Conoces a aquellos chavales?

No. ¿No?

Pues uno de ellos es mi hijo.

Muy bien, ¿y?

¿Y...?

Ven un momento, que te voy a explicar una cosa.

La que le va a dar, vas a flipar.

Que este pavo es muy chungo.

¿Qué pasa?

¿No te interesan unas alforjas de cuero con flecos para tu burra?

¿Cómo? (CHISTA)

De cuero bueno, bueno.

Puedes ir a la discoteca cuando quieras, te invita.

¿Le has dado mucho? Lo justo, no me gusta abusar.

Hay que saber bien donde está los atajos, tigre.

En cuanto me quite la puta hipoteca

alquilo el taller, me pillo una chocita en la playa

y a tocármela de mear.

Lo tengo todo "cubicado". Ya ves.

Qué cabrón.

¿Y tú qué vas a hacer de mayor?

Conductor de ambulancias. ¿Para salvar vidas?

Para saltarme los semáforos.

(RÍE)

Qué jodío...

Disfruta todo lo que puedas ahora.

Esto pasa a toda hostia, te lo digo yo.

¿De pequeño qué querías ser? ¿Yo? Lo que soy, un triunfador.

("La vida sigue igual"- Julio Iglesias)

Cómo te mola mi musiquilla, ¿eh, brother?

Oye, Darío, te tengo que pedir un favor.

Dime.

Ahí es, está en la segunda planta.

Vienes conmigo, ¿no? Yo vigilo, coño.

Uno se tiene que quedar fuera.

Vale, vale, vale.

¿Has visto qué fácil?

No te creas, ¿eh?

Me ha costado arrancarla, tenía un corto.

Anda que no aprendes, al final te voy a cobrar.

Oye, hijo puta, ¿no me ibas a esperar fuera?

Ahora sí que vas a ganar dinero. Ya ves.

No sabes los encargos que tengo, vamos a subir como la espuma.

Mañana tienes el día libre, campeón.

Pero si mañana es fiesta. Pues por eso.

Perdone, ¿cuánto cuesta?

Hombre, Darío, se presentó y vino, ¿eh?

¿Qué tal, Antonia? ¿Cómo va el negocio?

Regular, más bien mal. Hay mucho centros comerciales.

Oye, pues tiene un buen puesto, ¿eh?

Demasiado para mi edad, hijo.

Señora, perdone,

¿el precio es el que pone aquí? No, es la fecha de fabricación.

No te jode esta...

Hombre, quizá se le ha ido la mano, ¿no?

Qué va, cuanto más caro más pagan.

Hombre, eso sí.

Estás más delgado, ¿eh?

Muchas gracias, está muy bueno.

Lo has dicho cuatro veces, ¿quieres más?

Estoy bien, gracias. Pon el plato.

Gracias.

Tú ven cuando quieras que siempre estoy sola.

Hay días que no te da nadie ni los buenos días.

¿Su familia? Sí, es mi familia.

Deje, ya recojo yo.

Deja, si tengo tiempo, así me entretengo.

No para quieta. No, hay que moverse, hijo.

¿Y eso? Envejece uno menos.

Ahora voy a ver el telediario.

¿Y esto?

Se la he cogido a mi jefe.

Vamos monta, corre. ¿A dónde quieres ir?

Donde teníamos que haber ido hace tiempo.

¿Me dejas llevarla?

Luego.

Siempre luego pero luego nunca.

Coño, sácate el carné, no te jode.

Sácatelo tú primero.

A mí no me hace falta.

("Soy un truhán, soy un señor"- Julio Iglesias)

¿Qué puta mierda es esto, tío?

Buah, no tienes ni idea, este tío es un poeta.

Soy un truhán, soy un señor,

algo bohemio y soñador.

Y es que yo...

¿Qué te parece? Menudo aparato, chaval.

Quien la pillara.

¿Es una piba o un travelo? Es tu padre, no te jode.

No ves las tetas que tiene, tío.

Las veo, las veo.

Y podemos tocarlas.

Venga, vamos, que te invito.

Que me han dado un adelanto.

Me tengo que subir ya. Te vas a subir pero bien.

Venga, va, vamos a ser los primeros que sino no mola.

¿Qué tal, reina?

Ya ves, aquí, pasando el rato.

Hace muy buena noche, ¿no? Bueno...

Eres muy guapa.

¿Sí? Sí.

Pues gracias, príncipe.

¿A cómo va?

¿El qué?

Todo lo que se pueda.

(RÍE)

Eres muy pequeño, corazón.

Pero funciono que flipas, ¿eh?

Te lo puedes pasar pero que muy bien.

(Claxon) Eso no lo dudo.

Espérame un momento.

Lo que necesites, reina.

Hola. -¿Qué tal, guapa?

Bien, aquí. -¿Cuánto cobras?

Venga...

Anda.

Tú cuando seas grande no seas un flipado como este.

Entonces ¿qué?

Mira, vente dentro de un par de añitos

y vemos qué hacemos.

En un par de añitos nos hemos casado, diosa.

(RÍE)

¡Tú que sí, tronco, que sí! ¡Venga, coño!

Te lo juro, cuando ha visto cómo funciono.

Vamos a la furgoneta a follárnosla.

Estarás limpio, no podemos quedar mal.

Me duché el jueves.

La que le vamos a dar. Ya ves.

Encima juntos, nos acordamos toda la vida.

¡La vamos a dejar loca!

¡Vamos!

¡Vamos, coño, a ver si se la va a llevar alguien!

¿Crees que era tu viejo? Qué va, tronco.

Los fines de semana lo lleva otro conductor.

Hoy es lunes.

Bueno, y algún día de diario, coño.

Se turnan.

Yo también creo que no era él.

¿Qué te parece?

Parece nueva. Nos ha jodío.

Aquí trabajamos calidad.

Oye, tengo para vender esta, esta, aquella...

Tengo mogollón para vender.

Y esta es la hostia, esta es cojonuda.

Si conoces a alguien... ¿Esta también está barata?

Pues claro, tío, como la tuya.

Si me entero de alguien te lo digo. Gracias.

¡Niño!

Sácasela al caballero. La moto, ¿eh?

Hay que tener cuidado con este que es más rápido que Billy.

Te dejo que tengo un poquito de prisa.

Vale, compi, nos vemos. Ya sabes donde estamos.

Claro. Anda, vete por la sombra.

¡Tigre!

Tu primer sueldo, campeón.

Gracias.

¿Qué coño gracias? Te lo has ganado con dos cojones.

Ah, las cosas se piden antes de cogerlas, machote.

Y a ver en qué te lo gastas, ¿eh? Anda.

(SUSPIRA)

¡Vamos, tú, que vas a gastar el termo, coño!

(Puerta)

¡Va!

(Puerta)

(Puerta)

¡Ya va, coño!

¡Policía, alto!

(Timbre)

Alicia, Alicia.

¿Qué? ¿Está tu padre?

No, aún no ha llegado.

¿Vas a una fiesta de disfraces y no invitas?

Joder, Darío, tío. Es la última vez.

Que me metes en un lío. Por favor.

Me vas a meter en un lío, mi padre llega ya.

Alicia, que es la última vez, te lo juro.

Tira, anda, tira.

¿Le cuentas a tu padre todo lo que haces?

Un día te vas a matar, tío.

No jodas, me quedan muchas cosas por hacer.

Venga, anda, niñato.

Sí, si tuviese cinco minutos te hacía tocar el cielo.

¿Eres de 5 minutos? Bueno, ponle media hora.

Muchas gracias, te debo una.

Hola, Darío. Hola, Antonia.

¿No la habré despertado? No, no.

Estaba oyendo la radio, apenas duermo.

¿Le puedo dejar aquí mi mochila?

Ha cerrado por vacaciones.

¿Y qué vas a hacer ahora?

No sé, tendré que buscar algo.

Muchas gracias. ¿Quieres "kenflog" o galletas?

"Kenflog" mejor.

Ten cuidado que estará muy caliente, este micro está como una regadera.

¿Y tu familia?

Tengo una tía, pero vive fuera.

¿Y dónde vas a dormir?

Tómate la leche.

¿Ya te vas a acostar, hijo? Sí.

Que descanses. Hasta mañana si Dios quiere.

Buenas noches, Antonia. Buenas noches.

¡Eh!, ¿qué pasa, cabrón?

¿Cómo lo llevas?

De lujo, compi.

Estoy conociendo a una gente de puta madre.

La pena es no haber entrado antes.

No sabes los contactos que estoy haciendo.

Es que tengo de todo, televisión, consola...

Estoy yendo al gimnasio, niño.

¿No me ves bien? Se nota, se nota.

Hombre, me he sacado 20 años de encima.

Estás mejor dentro que fuera. Claro, tigre.

Hay que aprovechar las oportunidades de la vida, coño.

¿Qué te ha pasado?

Nada, a unos que se lo he tenido que explicar.

Tú estás más delgado, ¿no?

Claro, todo el día metiéndola, hijo puta.

Tampoco todo el día, pero no me quejo.

Yo aquí paso.

Oye, ¿te han...?

Tranqui, yo tengo código.

Pero la madriguera de momento mejor no, ¿vale?

¿Eh? ¿Y qué te ha dicho tu abogado?

Que va todo de puta madre, pero que si puedo que me escape.

Menudo maricón.

Se lo quería llevar muerto. Me dice el hijo de gran puta

que me declare culpable que así rebajan condena, ¿qué te parece?

Yo que no he hecho nada me voy a comer esto por la puta cara.

Le he mandado a tomar por culo, lo que hace la peña por no currar.

¿Y qué vas a hacer? Me ha dicho uno que es una máquina,

10 000 pavos y a la semana estás en la calle.

Lo he hablado con el juez que lleva lo mío.

Hostia, de puta madre. Sí, joder, ya.

Pero tengo que designar el caso esta semana

y me han quitado lo que tenía.

Y a ver de donde saco yo esta cifra, joder.

¿Alguien que te eche una mano? Sí,al cuello.

Ahí fuera el único que tiene código eres tú.

Tengo que salir de aquí pero ya niño, pero ya.

El banco me va a quitar el taller

y a ver qué hago yo al salir de aquí con la edad que tengo.

Toda la puta vida currando y ahora mira.

Tú no te agobies, tío, algo se podrá hacer, seguro.

¿Y yo aquí dentro qué quieres que haga?

¿Estás mal de la cabeza?

Está por la cara, coño.

Es una puta bola. La que te van a poner a ti,

retrasado mental.

Que no pasa nada. Que no, que te olvides.

Paso, es un marrón muy gordo.

Te necesito para sacarle de la trena.

¿Te la vas a jugar? Ha dado la cara por mí.

No le voy a dejar tirado, tengo código.

Lo que tienes es una pedrada importante.

¿Dónde vas? Ya no puedo más. Es para mí.

Joder, parece que no te dan de comer en casa.

Llevo toda la semana a verduras, tronco.

Por lo menos acompáñame a verlo.

Que no, coño, que ya te conozco yo a ti con lo de ver las cosas.

Vamos, coño, que ahora está a huevo.

Déjame comer tranquilo, ¿eh?

Me han dicho que para adelgazar tengo que comer despacio.

Vale, yo voy a mear. Sí, una polla...

A mí esto me da la vida, si me quedo en casa me apago.

Qué va, esta muy bien. Sí, porque no paro.

¿Siempre se ha dedicado a esto? No, me he dedicado a la costura.

Pero ya como hay tantos almacenes y tantas tiendas,

sale más barato comprarlo que hacerlo.

¿Qué prefiere usted, ahora o antes?

Hombre, ahora hay adelantos y mucha comodidad,

pero la convivencia de antes era mejor que la de ahora.

¿Si pudiese volver atrás volvería?

Por una cosa sí.

¿Dónde has cogido eso? Estaba en la calle de al lado.

Está nuevo.

La gente que se cansa muy pronto de las cosas.

Espere que ahora vengo.

No vamos mal. No, vamos muy bien.

Siempre que salgo contigo siempre encontramos algo.

Hacemos buen equipo. Muy bueno.

Parece que me has caído del cielo.

(Sirena)

Hola, buenas noches. Hola, buenas noches.

¿Voy muy deprisa?

No, señora, va un poco cargada, ¿no le parece?

Esto puede bien. No lo dudo.

Lleva usted una muy buena máquina.

Sí, va muy bien.

¿No sabe que la carga del vehículo no puede superar sus dimensiones?

No lo sabía.

¿Sería tan amable de enseñarme la documentación del coche?

Señora, tiene el carné de conducir caducado.

¿No me diga? Se me habrá pasado.

Se le habrá pasado hace 5 años.

¿5 años? Hay que ver cómo pasa el tiempo.

Voy a tener que inmovilizar el vehículo, señora.

Perdone, señor agente,

no podemos dejar esto ahí cargado, ya sabe lo que hay por ahí.

Si no le importa dejamos esto en casa

y no lo movemos hasta que renueve.

Muy buena idea.

(RADIO) "Indicativo 1, 12 para Marcelo.

Servicio de grúa requerido llegando al lugar referido".

Hola, ¿qué tal? Vengo de parte de Justo.

¿Qué vienes a pagarme lo que me debe?

¿Podemos hablar un momento a solas?

Pues tú dirás.

Nada, venía a buscar trabajo, a ver si tienes algo.

¿Cuántos años tienes? Cumplo 16 este año.

Ahora mismo no tengo nada. De lo que sea.

Puedo hacer cualquier cosa.

Lo siento. Aprendo rápido.

Me paga lo que vea. Ahora mismo no necesito a nadie.

Vale.

Vale.

Pues nada, ya vengo otro día a ver si hay suerte.

Hasta luego.

Perdone,

¿le importa si subo un momento al baño?

Llevo meándome desde pequeñito. Perdone, jefe.

Anda, pasillo de las ruedas a la derecha.

Gracias.

¿Qué tal?

Bien.

Tiene muchas piezas aquí, ¿no?

Sí, claro.

De moto.

Sí, de moto.

¿Has visto como está tirado? No hemos visto ninguna caja fuerte.

Que la caja está, coño con la caja.

¿Y la alarma? Tú tienes F.P.

¿Eres tonto o retrasado?

A ver, la central está en el baño,

a las malas tenemos 15 segundos para reventarla.

¿Y por dónde entras? Por la puerta.

¿No has visto la mierda de puerta que tiene?

Suponiendo que entres, ¿cómo piensas abrirla?

Coño, con cuidado

para que no se jodan los billetes. Eres gilipollas.

Yo ya no entro.

Deja de protestar que parece que te has comido una mierda.

¿Qué ha hecho hoy, Antonia?

Poca cosa, ver la televisión y nada más.

Eso no está bien, hay que moverse. Ya.

Ya tengo muy pocas cosas que hacer.

Hombre, siempre hay algo que hacer.

¿Has encontrado trabajo?

Algo hay por ahí, a ver si sale.

Te iba a decir que si podías venir mañana conmigo

al ayuntamiento, quería dar de baja el puesto.

No joda... Digo, no me diga.

A usted eso le da la vida.

Sí, le voy a dar de baja porque no puedo.

De eso nada, Antonia, algo se podrá hacer.

Mañana es un día especial y hay que celebrarlo, déjese de rollos.

Déjalo en la pila, por la mañana lo recojo yo.

Deje, yo la ayudo.

Si yo puedo. No me cuesta nada, hombre.

Muchas gracias, hijo. De nada, hombre.

Joder, tampoco hacía falta que te maquearas tanto.

Aclárate, ¿no íbamos a un fiestón? ¿Me has bajado eso?

Debuti, en cuanto empiece a funcionar te lo devuelvo.

Ponte el casco, ¿no? Una polla que me despeino.

117.

119.

119.

¡Joder!

¡Vaya puta mierda! Hoy hace mucho viento.

¡Mucho viento mis cojones!

¿A dónde coño vamos, tronco?

Aquí, coño, no seas pesado.

Ahora lo ves.

Antonia, ya estamos aquí. Qué alegría, pasad, pasad.

(Música folclórica)

Esta es la única música que tengo, poned lo que queráis.

Esto está bien, es alegre.

¿Qué quieres tomar?

Pero ¿qué cojones hacemos aquí, tío?

Divertirnos, eso hacemos.

¿Y quién coño es esta señora?

Una señora de puta madre que se porta conmigo que te cagas.

Está un poco sola.

(SUSURRA) Está un poco sola.

Nos tomamos una con ella mientras hacemos tiempo.

¿Tiempo para qué?

Para triunfar.

¿Hace mucho que "sos" conocéis?

Desde que nacimos, vivimos en el mismo portal.

Bueno, ahora no, claro.

Me lo ha contado, una pena lo de sus padres, lo está pasando muy mal.

Hace dos años que se fue su padre.

Y su madre también se fue, ¿no? ¿Su madre?

¿Qué? ¿Cómo va la fiesta?

Aquí charlando con tu amigo un poco. Me extraña.

Con este con comida al lado poco habla.

(Timbre)

Hola.

Hola.

¿Qué? ¿Te ha gustado mi jugadita maestra?

Estás fatal, tronco. Sí, fatal...

Dentro de tres copas me lo dices.

Yo me tengo que ir ya. Una polla.

Es nuestra noche, chaval, ¿has visto cómo ha venido?

Esta quiere fijo, en cuanto se tome un par de ellas atacamos a muerte.

(SUSURRA) Dame el agua.

(Música folclórica)

Tierra de gran producción,

ay, Candela, tierra santa.

Tierra de gran producción,

está cultivado de tabaco

y algodón y pimentón.

Ay, Candela, tierra santa.

Ya estoy muy cansada, hija, voy a descansar.

¿Te mola la fiesta? Sí, señor, no me la esperaba así.

Lo mejor es no esperarse nada y dejarse llevar.

Un brindis.

Bueno, ¿tú qué tal? ¿Se lo pasa bien, Antonia?

Muy bien, hijo, muchas gracias por la fiesta.

Gracias a usted.

¿Quién nos iba a decir que nos íbamos a encontrar?

La verdad es que sí.

Nos apañamos bien, ¿verdad?

Puedes quedarte aquí todo el tiempo que necesites.

¿Qué tal, Antonia? Muy bien, hijo.

Muy cansadita que estoy, que me quiero acostar ya.

Vale, nosotros nos vamos ya.

Podéis quedaros todo el tiempo que queráis.

Vale, un último refresco y nos vamos.

Como si os queréis quedar.

Muchas gracias, Antonia.

¡Ey!

(Música animada)

Bueno, ¿qué te apetece hacer?

No sé...

¿A vosotros?

Oye, ¿te gustaría hacer algo especial?

¿Aquí en el baño? Venga, ¿qué te apetece?

Tú pide por esa boquita que te lo podemos dar.

Daros un beso.

¿Cómo?

¿Qué pasa? ¿Que sois los únicos que siempre miráis o qué?

Yo es que soy más de abrazo.

(CHISTA)

¿Quieres jamón de Jabugo?

(Timbre)

¡Darío! ¿Qué?

¡Vamos para casa ahora mismo! ¡Quita, coño!

¿Está Luismi?

Creo que sí. ¡Luismi!

¡Luismi!

Pues no está.

No está.

(VOMITA)

Alicia se lo dijo a mi hermana y la muy puta a mis viejos.

De los hermanos no te puedes fiar, te lo he dicho mil veces.

Va, qué movida, chaval.

Ya ves. ¿Qué vas a hacer? Te subes ya, ¿no?

Hago lo de Caralimpia y a la playa.

¿Cómo?

Paso de estar aquí, es una puta mierda.

Deja de decir tonterías.

Tienes que volver a casa y dejarte de gilipolleces.

Te estás canteando. Que paso de mis viejos.

Yo no voy a ir a ningún juicio.

Acompáñame a lo de Caralimpia. Sí, ahora mismo.

Estás mal de la cabeza. Solo darme el agua.

Que no, coño, ¿sabes la que tengo montada en casa?

Lo que me faltaba.

Mañana acaba el plazo y no puedo fallarle.

¿A mí qué me importa ese tío?

Es él último favor que te pido.

¡Que no, tronco, olvídate!

Que paso de más problemas, conmigo no cuentes.

Pues nada, tío, iré yo solo.

(Puerta)

(Puerta)

¡Vamos, abre, coño! Vamos.

Espabila, he dejado la almohada debajo de las sábanas,

tengo que volver pero ya.

¿Y este? Por si se despiertan mis viejos.

Pasa, Tyson.

("Me va, me va"-Julio Iglesias)

¿Eso para qué es?

Para saber el positivo y el negativo de la alarma.

Hostia, de puta madre.

Entonces con eso no hay fallo, ¿no?

Quítate esa puta mierda, tronco.

Me tienes hasta la polla con el figura ese.

Te lo has cargado.

¿Yo? Si yo no he hecho nada.

¡Coño...!

Ya está quitada.

Pásame la linterna.

De los dos que hay corta el rojo.

Hay cuatro y ninguno rojo.

No puede ser, mira bien.

¿Seguro que era el amarillo? ¿Ha saltado?

No. Pues ya está.

Dame el agua.

Coño...

Tanta tontería.

(Alarma)

Espabila, que como haya mandado señal a central ruina.

No lo entiendo. Estamos haciendo el gilipollas.

Yo me piro.

¡Un momento, espera, espera!

Joder, no lo entiendo, si me dijo que estaba aquí cien por por cien.

¿Qué haces?

¡Venga, coño, vámonos!

Pero ¿qué haces mirando las motos? ¡Vámonos!

¡Calla, coño!

¡Vamos! ¿Qué dije? ¡Toma!

¿Cuánto crees que habrá? Yo qué sé, tío.

Déjame en casa, que como se hayan despertado mis viejos...

Que no coño, ya verás como no. Dale, tío, dale.

Bueno, cabrón, si no me ves el pelo, búscame en Benidorm.

¡Hostia, mi viejo! Hostia...

¿Nos ha visto? No sé, tío.

A lo mejor un poco.

Buah, qué movida, chaval.

¿Qué hago? ¿Te dejo aquí? No, que me mata.

¡Joder!

(Golpes)

Déjame, trae.

(LADRA)

(LADRA)

(Radial)

¡Luismi, despierta, coño, que esto ya va!

¡Mira, mira, mira, que aquí hay sobres! ¿Los ves?

¡Eh, para, para, para, para!

Pero ¿qué coño es esto?

Facturas.

¡Me cago en mi puta madre! ¡Tú y tus putas películas!

¡Eh, que aquí hay algo más!

¡Ven, ven, ven, ven!

No me lo creo.

¡Puto gordo asqueroso!

¡Me cago en Dios!

¡Tú, tú, mira, ven, ven! ¡Ven!

¡Que somos ricos!

(GRITA)

¡Que somos ricos! ¡Que somos ricos!

¿Cuánto llevas? ¿20?

¿30?

¿40?

¡Una polla! ¿Más?

¡Madre mía, que somos ricos! ¡Que somos ricos!

Coño, ya me he perdido, gilipollas.

¿Qué? Perdone, ¿el señor Marías?

¿De parte de quién?

Justo. ¿Justo?

Un cliente. Pasa un segundo aquí, por favor.

Gracias.

Es la polla, sale en la tele, tiene mano con el juez de su caso.

En una semana en la calle. Mi viejo me va a reventar.

Este también puede llevar tu caso.

Perdona, ¿sabes si va a tardar?

Está en una reunión. ¿Y tú a que hora sales?

Cuando cumplas 35.

Ahí va... se me ha caído.

¿Te has dado cuenta? En cuanto ha visto cómo manejo.

Ya ves, lo que hace la pasta, tío.

Bueno, Fernando, te llamo con lo que sea.

Señor Marías. Sí.

Vengo de parte de Justo. ¿Justo?

Un cliente. Para la previsión de fondos.

Sí, pasad, por favor.

(AMBOS)Me va, me va, me va, me va,

me va la vida, me va la gente de aquí y de allá.

¡Ay, mi Tyson!

Me va la fiesta, la madrugada, me va el cantar.

Me va el color si es natural.

¿Tú qué vas a hacer con tanta pasta, tronco?

Yo qué sé, tronco, guardarla hasta que sea mayo. ¿Tú?

Yo le voy a dar a mi vieja lo que le debe mi viejo

y se acabaron las movidas.

¿Y ahora qué hacemos?

Habrá que comer algo antes de ir a casa, ¿no?

(CHISTA)

No tengo suelto, compi.

Gracias.

¡Eh!

Gástatelo en lo que te salga del nabo, campeón.

Gracias.

Venga, coño.

¿Qué hacemos, tronco?

¿Vas a parar?

¡Dale, tío, dale! ¡Esto no anda más!

¡Dale, que como nos cojan mi padre me mata!

¿Vienen? No.

¡Me cago en la puta!

¡Voy a potar, tío!

(Sirenas)

¡Luismi!

¡Luismi!

¡Luismi!

¡Tranquilo, tranquilo! ¡Luismi!

¡Relájate! ¡Suéltame!

¡Déjame, cabrón!

¡Que me dejes!

¡Luismi!

¡Luismi!

(Puerta) Entre.

La que has liado, chaval, la que has liado.

¿Por qué no habéis parado cuando os han dado el alto?

Me puse nervioso. ¿Por qué?

Por ir si carné. Y por algo más, ¿no?

¿De dónde habéis sacado el dinero de la furgoneta?

Lo encontré en un parque al lado de unos arbustos.

¿Y de dónde habéis sacado la furgoneta?

La cogí prestada a un conocido.

¿Dónde está ese conocido? No aparece.

Creo que está fuera de vacaciones, pero no sé dónde.

¿Para qué habéis cogido la furgoneta?

Para buscar al perro de mi amigo. ¿Al perro?

Se había escapado. ¿Me estás vacilando?

No. ¿Tengo cara de gilipollas?

Para nada.

Me parece que no tienes ni idea del marrón que tienes encima.

Te pueden caer mínimo tres años.

A no ser que me digas de donde habéis sacado el dinero y a lo mejor

puedo hablar con el juez para que te reduzca la condena, tú mismo.

Se lo he dicho. Repítemelo.

Volvía a casa, me encontré a mi amigo en el parque.

Me dijo que había perdido al perro. Al perro.

Que le ayudase a buscarle, cogí la furgoneta de este conocido,

nos encontramos...

Cuéntame la verdad.

¿De dónde habéis sacado el dinero?

Lo encontré en un parque...

¿De dónde habéis sacado el dinero?

Lo encontré en un parque... ¿De dónde lo habéis sacado?

¡Se lo puedo decir más alto pero no más claro, coño!

¡Lo encontré en un parque al lado de unos arbustos!

¡¿No lo entiende o qué?!

Me vas hacer trabajar, ¿verdad?

Vamos a trabajar.

¡Perdone!

¿Sabe algo de mi amigo?

Si quieres saber algo de tu amigo ya sabes lo que tienes que hacer.

¿Me permite su carné, por favor? -Sí.

Pueden pasar.

Ahora le aviso, ¿vale?

Darío Buendía Sainz,

va a ser juzgado por la ley de responsabilidad penal de menores.

Está acusado de robo con fuerza, atentado contra la autoridad

y delito contra la seguridad vial.

¿Es conocedor de los cargos? Sí.

Proceda la fiscalía. -Con la venia, señoría.

Al parecer usted y Luis Miguel Priego cogieron la furgoneta

de un conocido para buscar al perro de su amigo

que se había escapado, ¿no es así?

No, la furgoneta la cogí yo solo.

¿Recuerda dónde estuvieron la madrugada anterior a su detención?

Estuvimos en muchos sitios buscando al perro de mi amigo.

¿Conoce el almacén de piezas "Motohostión"?

¿Estuvieron dicha madrugada por las inmediaciones

del referido almacén?

Sí,

buscando al perro en un parque de enfrente.

Según un testigo presencial usted y su amigo

salieron de un portal con un carrito

con algo en su interior tapado con una manta.

¿Puede decir de dónde venía y qué llevaban en el carrito?

Pasamos por el portal,

vimos un carrito con una manta, subimos al perro y nos lo llevamos.

Conteste de forma veraz si no quiere

que la situación se vuelva más desfavorable para usted.

¿Me puede decir de dónde venían y qué llevaban en su interior?

Ya se lo he dicho.

Vi al carrito en el portal, subimos al perro y nos fuimos.

¿De dónde han sacado el dinero de la furgoneta en la detención?

Lo encontré dentro de una bolsa en un arbusto.

No hay más preguntas, señoría.

Proceda la acusación. -Con la venía, señoría.

Según mi cliente usted y su amigo estuvieron unos días antes

en su almacén haciéndole algunas preguntas.

¿No es cierto?

Sí, fui a pedir trabajo.

A pedir trabajo y a conocer el local, ¿no es así?

No, el local ya lo conocía.

Según datos policiales tiene antecedentes por robo con fuerza.

¿No es eso?

¿Ha sido detenido con anterioridad, acusado y condenado

por un robo con fuerza?

¿Robaron la caja fuerte del almacén de mi cliente?

No.

No hay más preguntas, señoría.

Gracias.

Letrado, por favor. -Con la venia.

Como apunta la acusación particular fue detenido por un robo con fuerza

en el instituto donde estaba estudiando.

¿Nos puedes decir qué robaste?

Unos exámenes.

Y hasta la fecha de detención estuviste fugado de tu casa,

¿no es así? Sí.

¿Nos puedes decir el motivo?

Yo antes estudiaba.

Pero mis padres se separaron.

Ellos discutían mucho y mi padre se fue de casa.

Yo empecé a ir mal en el colegio.

Hice lo de los exámenes para aprobar.

Me detuvieron y me escapé de casa.

Luego las cosas han ido a peor.

Ahora mis padres quieren ir a juicio.

Y quieren que declare en contra de cada uno.

Y yo... pues no quiero.

Son mis padre.

Y no se dan cuenta.

Yo no quiero saber nada de sus movidas.

Lo único que quiero es que mi amigo...

Sé que lo que hice no está bien.

Pero ya está, no puedo hacer nada.

Si tengo que ir a un centro, mejor.

Yo no quiero volver a mi casa.

Lo único que quiero es que mi amigo esté bien.

No hay más preguntas, señoría.

Darío Buendía,

¿el dinero hallado en la furgoneta lo cogieron ustedes? ¿Sí o no?

Lo cogí yo solo.

¿Tienes algo más que declarar?

Por favor, llévense al detenido un momento.

Que se acerquen los padres.

Hasta luego.

¿Subes?

No, ya otro día.

¡Vamos, espabila!

¡Tyson!

¡Tyson! Tyson.

(SILBA)

¡Tyson!

¡Tyson, vamos, coño!

¿Qué pasa, cabrón, que no se te ve el pelo?

¿Qué tal, tío? ¿Cómo estás?

Ya no me llamas nunca, tronco.

Estoy castigado, no puedo salir.

Siéntate un rato.

Me tengo que subir ya.

Un rato, coño, ahora te subes.

Un rato, tío.

¿Qué tal?

Que bien, coño. ¡Qué pesado!

¿Sabes qué?

Mis viejos ya no van a ir a juicio.

Me alegro.

¿El curro qué tal?

Hasta la polla. Voy a ver si hablo con el juez para volver a estudiar.

Paso de currar sin cobrar para pagar la puta pella.

Ya sé donde tiene la caja fuerte nueva.

Que es broma, coño.

Aunque, bueno, si quieres...

Que no.

Bueno, si eso más adelante...

¿Qué haces? Me debes una.

(Música animada)

Somos cine - A cambio de nada - Ver ahora

El clan

Tras la aparente normalidad de la familia Puccio se oculta un siniestro clan dedicado al secuestro y al asesinato. Arquímedes, el patriarca, miembro del Servicio de Inteligencia desde la dictadura, lidera y planifica las operaciones.

No recomendado para menores de 16 años Versión española - El clan - ver ahora
Transcripción completa

Señor presidente

de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de personas,

doctor Ernesto Sabato.

Señoras, señores,

yo creo que lo que ustedes han hecho,

que ha entrado en la historia de nuestro país,

constituye un aporte fundamental

para que de aquí en adelante

los argentinos sepamos cabalmente,

por lo menos,

cuál es el camino que jamás deberemos transitar en el futuro

para que nunca más el odio,

para que nunca más la violencia,

perturbe, conmueva y degrade a la sociedad argentina.

Vamos.

(Televisión)

Lo dejé afuera.

Álex.

Levanta las manos.

Separa las piernas.

¡Te conviene colaborar con nosotros, carajo!

¡Vamos, derribadlas, vamos!

Dale, movete, carajo.

¡Dale, caminá!

Desde el salón Sur de casa de Gobierno,

se dirige al pueblo de la república

el excelentísimo señor presidente de la nación,

el teniente general don Leopoldo Fortunato Galtieri.

El combate de Puerto Argentino ha finalizado.

Nuestros soldados lucharon con esfuerzo supremo

por la dignidad de la nación.

"Los que cayeron están vivos para siempre

en el corazón y la historia grande de los argentinos.

No tenemos solo el bronce de las antiguas glorias.

Tenemos nuestros héroes,

hombres de carne y hueso del presente.

Nombres que serán esculpidos por nosotros

y las generaciones venideras.

Los pueblos solidarios de América Latina..."

Ustedes fueron testigos privilegiados

de las circunstancias más duras del combate.

En este acto expreso mi agradecimiento

por su actitud valerosa y heroica en el cumplimiento del deber.

¡Viva!

Parece que la semana que viene tenemos todo disponible y limpio.

-Muchas gracias. -Gracias a usted, comodoro.

¿Cómo está Epifanía, comisario? Muy bien.

¿Los chicos? Muy bien, gracias.

Comodoro, ¿cómo está usted?

¿Cómo anda de tiempo últimamente?

Por favor, eso no se pregunta.

Perfecto.

Le espero mañana.

Nos comunicamos en los próximos días para ultimar los detalles de todo.

Muy bien. Con permiso, Puccio. Gordon.

Empuje, empuje.

¡Álex, Álex!

¡A la izquierda!

¡Dale, dale!

¡Bravo, Álex!

Muy bien, tigre. Muchas gracias.

Buen partido.

Álex, partidazo total.

Alejandro. Hola.

Ya van para arriba los Pumas. Encantado.

Álex, qué partidazo. Gracias.

Qué bueno. Álex.

Álex, están los dirigentes que te dijeron.

(HABLAN EN INGLÉS)

Álex, buena, eh.

¿Dónde está mi güisqui?

Ricardo Manuquianes.

Ricky.

Sandra y Sonia, unas amigas.

Buenas, ¿qué tal?

(Gritos)

Las chicas no toman nada.

Y me parece que acá ya no da para más.

Pero si quieren, podemos ir a mi casa.

Encontrarte acá, ¿qué onda?

Nada, me quedé sin nafta.

Tengo el auto acá, ¿me tirás?

Por supuesto, amigo, vamos. Vale.

Es bueno saber que no solamente a mí me pasa estas cosas.

Hace dos semanas,

después de que te fuiste de la fiesta con las mellizas,

llegaron a casa unas escandinavas...

Por acá a la izquierda. Sí.

Eran danesas, suecas...

me la estoy llevando al barco de papá,

que ahora me lo presta porque estoy trabajando con él.

Y hasta ahí todo bien, todo fenómeno.

¿Por acá? Sí, acá a la izquierda.

Y las minas entregadas, locas con navegar,

me quedé sin nafta.

¡Quietos ahí! ¡Levantad las manos!

¡Levantad las manos!

Baje el arma.

Sí, viejo, sí.

Caminá.

Caminá y cállate, vamos.

Acá, la cabeza.

Entrá, carajo.

Nosotros no hicimos nada.

-Bajá la cabeza. -Soltame.

Bajá la cabeza, métete.

¿Estás bien?

Álex.

Sí, estoy bien, papá.

Mira, estos eran algunos niños de quinto.

Mami, mañana me levanto más temprano.

Me agregaron dos clases en el instituto.

Es que te has equivocado

en el denominador común de estas fracciones.

¿Cuál es el denominador común?

12. Y eso se pone aquí.

Es así, ¿cómo que no lo sabes?

¿Y a dónde sería?

Nueva Zelanda.

¿En serio?

Si vas para allá, vas a ver a Maguila.

Sí, buenísimo.

pregúntale cómo hizo para olvidarse tan fácil de todos nosotros.

Y del esfuerzo que hicimos para que él pudiera viajar.

Pa, fue un comentario nada más.

Lo mío también fue un comentario.

¿Por qué te molesta?

Yo no estoy reclamando absolutamente nada.

Al contrario, me preocupo.

Capaz que el pobrecito tuvo un ataque de amnesia

y no fue con mala intención que nos dejó acá,

solos con todo esto.

Bueno, él quiso ser jugador y seguir su propio camino.

¿Su propio camino? ¿Dónde lo leíste eso?

¿Qué se piensan que su hermano es?

¿Un héroe?

¿Un número uno?

No se confundan.

Es un desagradecido

y apenas tuvo la oportunidad,

nos dio la espalda a todos.

Porque a ustedes también los abandonó, eh.

No solo a mí.

¡Álex!

¡Álex!

Menos mal que te pedí que llegues temprano.

¿Cuánto más ibas a tardas?

Acá estoy. Álex, necesito que me ayudes.

Tomá.

De verdad te estoy diciendo.

Mami, ¿le puedes decir a la princesa que me ayude?

Ella tiene que hacer los deberes.

Ahí voy, ma.

Lo que ustedes embalaron fue maravilloso.

cómo la gente no valora lo que es nuestro.

Para demostrar que somos los mejores,

tuvimos que viajar a Sudáfrica y ganarles a los Springboks.

Increíble.

Ustedes sí que lo dejaron en lo más alto.

No tiene mucha sangre por ahí, ¿no?

Inolvidable.

Tenías que poner un póster acá.

Sí, acá.

Esos son los verdaderos héroes.

La selva de la paz.

Saludame a la familia.

Gracias, Álex.

Tengo el deber de informarle que el joven Ricardo Manoquiana

por el Frente de Liberación Nacional.

Ustedes, como grupo familiar del secuestrado,

tienen la obligación de abstenerse de dar aviso a la policía

si quieren volver a verlo con vida.

"Sí, escúcheme, pero ¿él está bien?"

Les advierto que sus teléfonos han sido intervenidos.

La logística de nuestra agrupación

nos permite mantener al rehén

por tiempo indefinido en nuestro poder.

¿Duele?

Todo el día me dolió.

Los alumnos me tienen agotada, te juro.

Y ahora vienen los exámenes.

Mira el nudo que tenés acá.

Sí.

Tenés unas manos especiales, qué suerte que tengo.

Gracias.

¿Está bien así?

Y si no, va a morir de hambre este hombre.

¿Mejor?

Los pies, Álex.

Ayuda a tu madre, que está muy cansada.

Está preparando mamá.

Ma, ¿qué hay para comer?

Arroz con pollo.

Ya termina, pa.

Adriana.

¡Adriana!

¿Qué? En un rato está la comida.

Bueno.

(Golpes)

Tranquilo, es la comida.

Les reitero la suma a entregar.

500 000 dólares en billetes de 100.

Única opción.

"Sí, no va a haber problema."

El pago del rescate tiene que ser únicamente en dólares

y el lugar a convenir

les va a ser informado en la próxima comunicación.

Presión.

(Silbato)

¡Vamos! ¡Dale! ¡Dale!

(DICTA) "Mamá, acá me tratan muy bien.

Si siguen las instrucciones,

todo va a salir satisfactoriamente."

¡Dale! ¡Vamos!

"La plata va y viene.

Dale, dale.

Dale, oso, dale, oso.

Vamos a escribir algo con un poco más de sentimiento,

Ricardo.

"Papá, te quiero mucho.

Perdón por las veces que no te dije te quiero."

Dale, Álex.

(LLORA)

Bien, loco, bien, muchacho.

¿Qué te pasa?

¿Cómo nada? Si estás chocando.

¿Cuál es tu fuerte?

Bueno, pisá para adentro y corré para afuera.

Sí. Y no respires por la boca, dale.

-Se fue de viaje. -Te estoy diciendo que no.

Hace más de una semana que nadie sabe nada de él.

Yo paso por la casa y la familia no me quiere atender.

-¿Probaste a llamarlo? -Lo llamé mil veces.

Me hablan rápido y me cortan el teléfono.

-Qué raro. -No es raro. No es raro.

A Ricky lo secuestraron.

-Pero ¿en qué andaste? -No, en nada.

A la familia ya le pasó antes.

Me vas a decir que a Ricky también lo secuestraron, no,

mucha casualidad.

(LLORA)

(Televisión)

Buen día, Arquímedes.

¿Cómo le va?

(Música)

Mateo.

Hola. Hola.

¿Qué son esas caras?

Apareció Ricardo.

¿Y?

Lo mataron.

¿Cómo que lo mataron?

Apareció muerto en un descampado con tres tiros en la cabeza.

La familia pagó el rescate, pero lo mataron igual.

No, no puede ser.

Sí.

¿Estás seguro que era Ricardo?

Sí...

El hermano tuvo que ir a la morgue a reconocer el cuerpo.

Tranquilo, eh.

Nosotros vamos al velatorio.

Ma, ¿me echarías un poco más de carne, por favor?

Está buenísima, ma.

Se las ve comer con ganas, sí.

¿Te gusta?

Muy rico.

¿No tenés hambre?

Gracias.

Está riquísima.

Gracias, hijo.

Terminá de levantar la mesa.

Sí, voy. Álex, toma.

Andá a levantar la mesa. Sí, ahí voy.

Las cosas se complicaron y no tuvimos otra opción, Álex.

Porque el pibe nunca se tragó tu interpretación en el auto.

Y enloqueció.

Le hablamos, le pedimos que se calme.

Le dijimos que lo mejor era que se calle la boca,

lo íbamos a buscar para hacerlo callar,

Nos amenazó.

Dijo que le iba a contar a los amigos poderosos del padre

y nos iba a destruir a todos.

A vos,

a mí,

a las chicas...

Y yo nunca voy a poner en riesgo nuestra familia, Álex.

No tuvimos más remedio.

Laborda le tuvo que disparar.

Pronto va a haber nuevas perspectivas de trabajo.

Dame un voto de confianza, hijo,

que espero que Dios no me permita defraudarte.

Dime dónde están las armas.

No lo sé, no lo sé.

Dale.

Despejado, señor.

Trae al médico.

Ordóñez, vení.

¿Interfiere en su actividad deportiva toda esta emoción?

Lo que tiene estar acá, digo, con los entrenamientos...

-Sí...

Felicitación. Muchas gracias.

Álex, una pregunta...

Dale, dale.

Sácala desde allá.

Hacemos un brindis por Álex.

Un brindis por Álex.

(Música)

Mirá a la cámara con una sonrisa grande.

Una foto de Álex con el padre, por favor.

Bien, bien, miren a la cámara.

"Este problema del fondo monetario

forma parte del cuadro político del país,

en que dada la situación institucional

realmente el país no puede salir adelante

en virtud de la propia debilidad del sistema institucional

y su falta de competitividad.

Hay un dato de estos días que es mucho más preocupante

que el acuerdo con el fondo.

Parecería que es la fuga de divisas,

de los 2000 millones de dólares de 1980..."

Hace tiempo que estoy saliendo

con la actual suegra de Florencio Outlet.

Enseguida entré en la intimidad de la familia,

me aprecian y me tienen muchísima confianza.

Yo me ofrecí a intermediar por él

ante unos contactos en fabricaciones militares

y si mi intervención era exitosa

y se daba lugar algún contrato,

él me iba a pagar una comisión.

Lo relacioné, avanzaron las negociaciones,

pero al final no me reconoció con nada.

Al tiempo,

me hizo lo mismo con otra mediación, ahora con la petroquímica,

general Mosconi.

Bien me dejaron de lado.

Esas negociaciones se hicieron gracias a mí.

¿Me entiende?

Estos son los hijos de puta que hunden al país.

Por eso viven así.

Ahora van directo a Punta del Este

y se quedan tres semanas de vacaciones.

O quizá más.

Cada vez que don Florencio sale en el barco con su familia,

me dejan la casa a mi cuidado.

¿El hijo siempre va con ellos?

Sí, siempre salen juntos.

Es una familia muy unida.

¿Cuánto hace que tiene el barco?

Hará...

cinco años.

¿Cuándo podemos ver la casa por dentro?

No estando ellos, se puede ver cuando usted quiera.

Y deslora 271 centímetros y 60 de manga.

Muy buena.

Sí, hace dos años, estoy aprendiendo.

Estoy en 70 kilos, ¿crees que me aguanta bien?

Sí, sí, hasta 93, seguramente.

Ah, bueno, bien. 205 litros más o menos.

Bien, bien, buenísimo.

Para río, así que creo que va a andar bien para mí, ¿no?

Sí, sí. ¿Qué material tiene?

¿Qué material es la tabla? Epoxi.

Parecida a la de Nacho, ¿no?

Sí.

¿Quieren verla tranquilos?

Me avisan cualquier cosa. Dale, muchísimas gracias.

¿En qué te puedo ayudar?

Estoy buscando un traje para windsor.

Pensaba un...

4-3.

4-3...

Sí.

Pero no me parece que un 4-3...

Para vos, no.

Tenéis cara de friolenta.

Y con el viento que corre,

me parece que como mínimo tenés que usar un 5-4.

Nunca paso frío.

Este es para vos.

Hagamos una cosa: próbalo.

te hago un 20 por ciento de descuento en efectivo.

Es por allá.

Tenés que probar las nuevas tablas que entraron la semana pasada.

No sabés lo que son, vuelan.

Yo ya tengo la mía.

Mirá.

Una de eslalon.

¿Hace mucho navegás?

Sí, un montón.

¿Me ayudás?

Sí.

Voy.

Te queda perfecto.

(Radio)

Se facturó casi el doble de lo que había calculado.

Yo vi una publicidad en la revista "San Isidro, tu lugar",

Qué bueno, ma. ¿Vos, pa, la viste? No.

Viene gente de todos lados.

vamos a tener que abrir una sucursal pronto.

Mirá qué bien.

Vamos a acostarte.

Anda, a descansar, mi amor, buenas noches.

Hasta mañana, papi. Hasta mañana.

-Chao. -Chao, enana.

Escuchame, estamos evaluando un nuevo trabajo,

Florencio Outlet.

Yo conozco al hijo.

Eduardo. ¿Lo ves seguido?

No.

Cada tanto pasa por el club.

¿Qué más sabés?

Que es un fanático del rugby.

Que sigue al Pumas.

Alejandro, te pregunté qué más sabés.

Lo que sabe todo el mundo, pa.

Que están forrados.

Es de vital importancia

que estés atento ante posibles nuevos encuentros.

Bueno, este es el salón.

"Quiero que averigües todo.

Con quién tratan y por qué.

Por ahora no, yo te voy a avisar."

Y ese es el piano que toca don Florencio.

Es un tipo tranquilo que no quiere quilombos.

Todo va a ser fácil con él.

Pero no.

Nuestro huésped va a ser este.

¿Qué?

Pero...

el plan era otro.

¿Plan? ¿Qué plan?

Yo no definí ningún plan todavía.

Pero el viejo es el que está nadando en plata

A mí Eduardo me quiere como un tío.

Es muy cercana la relación que tengo con él.

Se va a complicar todo y me van a descubrir.

Cuanto más cercana es su relación con el pibe,

mejor para nosotros.

Y esto es lo que va a hacer.

Se va a encontrar con la familia

y le va a decir que lo raptaron la noche anterior

y que lo utilizaron como señuelo frente a su hijo.

Les va a decir que actuó así obligado por un comando terrorista.

¿Algo más, pa? Anda, hijo.

(Gritos)

Hijo de puta...

Estate tranquila.

Ahí está el loco.

¡Álex! ¿Cómo andás?

Qué bueno que vinieran.

Mónica, Gonzalo.

Les preparé la mejor mesa.

Pasá.

¿Canal el Prode?

Frío.

Poner un negocio de ropa.

Helado.

No hay nada que me aburra más que ir a comprar ropa.

Dale, esmerate un poco.

¿Animar fiestas infantiles?

Tibio...

Pará, ya sé.

Poner un jardín de infantes.

Caliente.

Bueno, ese es el negocio que me va a ayudar

a cumplir mi sueño.

Mi sueño será ir a vivir a Suecia.

¿A Suecia?

"Guau".

Tan lejos.

A Kalmar.

La ciudad de donde vienen mis abuelos.

Enfrente de Olaf.

Ah, ya estuviste allá.

No, nunca.

Pero mi vieja me cuenta que es ideal para veranear,

que es más tranquilo

y mucho más previsible que acá.

Kalmar.

Me gusta el nombre.

¿Brindamos?

¿Por qué?

Nuestra organización no está dispuesta

a organizar una prueba de vida.

Va a haber una carta escrita por su familiar

adjunta a las instrucciones donde se detallan los pormenores

para su liberación.

¿Te gusta?

Bien, ahora va a escribir una carta dirigida a sus familiares

para informarles que se encuentra bien.

¿Está listo?

Dale, dale.

Ay, ay...

Escriba:

"Papá,

tranquilizate, que me tratan muy bien".

"Tranquilizá a Roli, decile que la quiero mucho.

Ahora todo depende vos".

Bien, bien.

No entiendo, pa.

Hijo, ¿estás bien?

No cenaste.

¿Pasa algo?

Fíjate cuánto te tiene que entrar en 42.

Yo tengo que salir. Dentro de un ratito vengo.

Ma, me voy a acostar.

¿No me miras la pila de inglés?

Adri, tengo mil cosas para corregir.

Dámelo, ahora me fijo.

-Gracias. -Buenas noches.

Chao, Guille.

(Radio)

Para el pago del rescate,

deberán seguir minuciosamente las instrucciones dadas.

Les reitero la suma entregada.

Un millón de dólares en billetes de 100.

Les recomiendo no hacer infracciones de tránsito

y no miren por los espejos retrovisores.

Si no cumplen con estas órdenes,

tanto la vida de ustedes como la de Eduardo

corren peligro.

Ahí están. Ahí están.

(LLORA)

Van a estar hasta mañana acá.

Una vida se van a quedar.

(SOLLOZAN)

Andá alcanzándome.

Perfecto.

Sentate, por favor.

Yo ahora te quiero agradecer.

Me da mucha seguridad tenerte cerca en estos momentos, hijo.

Lo hiciste muy bien.

Te felicito.

Esto es para vos.

Ojo, que es mucho dinero.

Gracias.

¿Tenés una bolsa para que lo ponga?

Somos de la policía.

Quédese tranquila.

No pasa nada, ya está, ya terminó.

Somos de la policía, ya está, ya pasó todo.

¿Usted sabía que había alguien ahí?

¡No sé de qué me habla!

¿Cuánto hace que estaba ahí?

¡Baje el arma de ahí, no lo sé!

Ya falta poco.

Un poquito más, un poquito más.

¿Cuánto hace que esa mujer estaba ahí?

¿Cuánto hace que esa mujer estaba ahí?

Tranquila, señora, toma.

El comodoro ya está en camino.

Ya se ha notificado.

Iniciamos una etapa

que sin duda será difícil

porque tenemos todos

la enorme responsabilidad

de asegurar hoy y para los tiempos

la democracia y el respeto por la dignidad del hombre

en la tierra argentina.

Buen día. Buenas.

Necesito ver al comodoro.

Ya me lo dijo por teléfono, yo ya le expliqué.

Por eso vine, no me alcanza su respuesta.

Escúcheme, Puccio.

El horno no está para bollos.

¿No le parece evidente?

No me entiende cuando hablo, ¿no?

Quiero ver al comodoro.

Las cosas están bastante espesas.

Sería bueno que usted se guarde un poco.

Este Gobierno está haciendo tantas pelotudeces

que nadie sabe qué va a pasar.

Hazme caso: guárdese.

¿Que yo me guarde?

Por aquí. No, el camino ya lo sé.

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Dale! ¡Dale!

¡Eso! ¡Vamos!

¿Viste las noticias?

No, ¿qué pasó?

Agarraron a la banda de Anibal Gordon.

Un hijo de mil puta que se quedó sin laboro.

Y empezó a chupar gente por cuenta propia.

Parece que el pato rizó un pibe de San Isidro

en la parte de la banda.

¿Podéis creerlo? Pendejo hijo de mil puta.

Estoy seguro que son los que mataron a Ricky.

Adelante, por favor.

Muchas gracias.

Buen día.

Puede pasar.

Gordon, me quedé helado cuando me enteré.

¿Cómo estás?

Son momentos, Arquímedes.

Hay que entenderlo como ciclos.

Yo caí por boludo.

Porque dejé vivo al inútil aquel.

Luego contenía documentación contra un milico,

buena información.

De primera mano.

Y la mujer estaba amenazando con llevarle a la prensa,

a la justicia, no sé qué mierda más.

Y me llamó el comodoro

y me dio la orden de que lo largue.

Y yo como un boludo, lo largué.

Quedate tranquilo.

Viste cómo es esto.

Como lo de Bonafidea en el 73.

¿Cuánto estuvimos?

¿Cuánto les llevó limpiar las cosas?

¿Tres meses?

Sí, más o menos.

Ahora van a cambiar la escala de los jefes por un tiempo.

Pero después se calma todo.

¿Cuánto pensás que puede durar un gobierno radical?

Por favor.

Esto se cae máximo dos años, compañero.

Pero yo no sé cómo seguir ahora.

Aprovechá el momento de euforia general,

el desprestigio de los militares para tratar otro tipo de huéspedes.

Gente que tenga algo que ocultar.

Por ejemplo, negocios relacionados con el proceso.

Tenés que estar más atento.

Ser muy prolijo.

Exponerte menos.

Podés dar servicio de hotelería para terceros.

Siempre fuiste muy bueno en eso.

Los de gamusa me gustan.

Caballero.

El par que me pidió.

Disculpe.

¿Los tiene en 43 y medio?

Sí, sí. Ya se lo alcanzo.

Gracias.

Arquímedes Puccio, ¿cómo le va?

Emilio, ¿cómo está usted?

Muy bien.

Emilio, mi hijo Alejandro.

Encantado. El gusto es mío.

Te conozco de las revistas, soy fanático del rugby.

¿De compras? No, de paso.

Los negocios me tienen de acá para allá.

No se puede quejar, Emilio.

Bueno, la cosa no anda nada mal.

Dividiendo mi tiempo entre Buenos Aires y Uruguay.

Abrimos varios locales allá.

Ahora tengo, no sabe lo que es.

Bueno, elijan lo que quieran.

No, de ninguna manera. Gracias, pero no.

Arquímedes, por favor.

No. Gracias, pero de verdad no. Me ofende.

Alejandro, decile a tu papá.

Él ya sabe lo que piensa el padre.

Alejandro está diciendo que sí.

Tranquilo.

Vas a estar bien.

Lo importante es que no te gane la presión.

Que vos la controles y no al revés.

Es una gira, pensalo así.

Es un partido nada más.

No es cuestión de vida o muerte.

¿Y vos?

¿Yo qué? ¿Qué vas a hacer?

¿Qué voy a hacer con qué?

¿De dónde sale tanto mimo, che?

Eh.

No voy a volver, Álex.

¿Eh?

No aguanto más.

Tengo miedo.

¿A dónde no vas a volver?

A casa.

¿Cuánto tiempo más pensás que va a pasar

sin que nos agarren?

Es una locura lo que hace papá.

¿Cómo que no vas a volver?

¿Y vos? ¿Qué vas a hacer?

No podés quedarte en casa.

Andate, haceme caso.

Dale, que si no, nos llevamos a Álex, eh.

No te quedes, por favor.

Dale, Guille, no seas llorón, vamos.

Andate, Álex.

Chao, Álex.

Salud.

¿Qué te pasa?

Nada.

Tienes una cara...

Estoy un poco cansado.

¿Querés que comamos acá o en otro lado?

Terminemos esto y vamos a otro lado.

Vale.

¿Seguro no te pasa nada?

Sí, amor.

Esto tenemos para dos o tres semanas más mínimo.

Estamos poniendo unas paredes de concreto de 30 centímetros

con un buen albañil para que haga un buen trabajo.

Preguntas. Entonces, ¿cuándo lo hacemos?

Lo ideal sería el jueves.

El resto de los días Alejandro tiene entrenamiento.

Huevos frescos. Gracias.

Acordate que hoy tengo reunión docente.

Así que dejo preparada la comida.

Hasta luego. Hasta luego.

Bueno, presten atención.

Nosotros vamos a estar detenidos

con Alejandro acá cercano a la vereda.

En el momento que se acerca Nabón,

lo vamos a interceptar

y le decimos que se nos quedó el auto.

Y si, por favor, nos puede acercar hasta un taller.

Una vez dentro del auto de Nabón,

iniciamos el recorrido, hablamos, le damos charla.

En un momento determinado cerca de la esquina,

le pido que, por favor, frene

porque me acordé que me olvidé las llaves en el auto.

En ese instante,

ustedes se bajan del Chevy, van al asiento del conductor,

lo sacan y se lo llevan.

Después con Alejandro, volvemos al Ford y nos vamos.

Y nos encontramos acá en casa.

¿Alguna duda? No.

Alejandro, participaste nada.

¿Alguna pregunta?

No.

¿Alguna duda? No.

(Televisión)

¿Qué pasa?

Mañana no voy a ir.

No puedo, papá.

¿Qué me venís con eso ahora?

Te estoy haciendo partícipe de todo, ¿y vos estás dudando?

Justo cuando estoy iniciando una nueva etapa en mi carrera

y cuento con amplio dominio de la escena,

¿vos me vas a abandonar?

Es que me voy a casar, papá.

Perdiste la razón vos.

¿Cómo que te vas a casar?

¿Y así lo contás?

¿No te parece apresurado? No.

Dale tiempo a tu padre para que lo procese,

Es que no puedo hablarle, mamá. Tenés que entenderlo.

Una noticia así justo ahora.

No tiene en quién confiar.

Si vos no lo ayudás, es difícil para él.

Álex, hijo.

¿Por qué no viajás

y tratás de convencer a Maguila para que vuelva?

Eso lo va a calmar.

Y nos va a alivianar a todos.

Qué bueno encontrarlo acá, Nabón.

Últimamente nos vemos seguido.

Es verdad. ¿Todo bien?

Mal, se me rompió el auto.

¿Me podría alcanzar a una escuadra que tenga mecánico?

Sí. Estoy con mi contador, ¿puede subir?

Sí, suban, suban. Muchísimas gracias.

Que los alcanzo.

Gracias, eh.

El señor Laborda y el señor Nabón. Un gusto.

¿Qué tal, cómo le va? Amigo mío de toda la vida.

¿Qué le pasó al auto?

No sé. Empezó a corcovear y se me quedó.

Pienso que son las bujías, estaban un poco impactadas.

No, yo la había cambiado hace unos días,

pero no sé por qué...

Ay, Dios, qué torpe.

Me olvidé las llaves.

que me hago una corrida para ir a buscarlas.

No, doy la vuelta acá. No, le pido por favor.

Voy yo. Frene, frene, voy yo.

No, por favor, se lo estoy pidiendo yo.

Pero ya está. Pero que, por favor...

Di la vuelta y vamos en auto.

Frene, que voy yo.

¿Este qué hace? Está loco.

Tranquilo, que no pasa nada.

Por favor, no me haga nada. Tengo plata en mi portafolio.

No queremos la plata que tiene el portafolio.

Quédese tranquilo. No se ponga loco, Nabón.

Es peor, quédese tranquilo.

¡Auxilio!

¡Hijo de puta!

¡La puta que te parió!

Tranquilo, Nabón, por favor.

No pida nada, no pida nada.

Quédese acá, quédese tranquilo.

(Tiro)

¿Qué hiciste?

Sal del auto.

¿Para qué volviste al auto?

pero vos te tenés que quedar en el auto.

Pero ¿cómo se te va a zafar así, pelotudo?

A mí no me digas pelotudo, la concha de tu madre.

Más despacio, que estás llamando la atención.

Se van hasta el auto.

Y vos deshacete del arma.

Está bien, yo me encargo.

Pará, papá...

Tú me vas a escuchar. Para, papá, por favor.

Te dejaste el operativo sobre la hora

y las cosas no fueron como yo dije que debían ser.

Por tu culpa, Nabón fue asesinado.

Nunca antes había fallado en un secuestro.

Parecíamos unos principiantes.

Quedamos expuestos a la vista de todos.

¡De todos!

Y ahora estamos en grave peligro.

¿Así es como te querías deshacer de tu padre?

¿Así? ¿Así?

Hola, amor.

Te extrañé un montón.

¡Maguila! ¡Maguila!

Está regordo.

Vengan las tres.

Mira, este es para...

No, este.

Esto es para la ardilla.

Esto para usted... Maguila.

Mónica. Hola, bienvenido.

Mucho gusto.

¿Creías que no iba a venir?

Bienvenido, hijo.

¿Qué haces, pa?

¿Te gusta, Maguila?

Vamos. Vamos.

Buenísima.

Bien.

Qué pinta esta carne.

La gente, buena onda.

Pero es muy agotador.

Encima las ovejas de mierda no se dejan agarrar

porque allí tienen un metro de esquila

Entonces tenés que agarrar los bichos con la mano y...

¿Cómo con la mano? Sí, con las manos, así.

Mira, arrancabas por acá arriba y tenías que ir hasta el fondo

Bueno, bueno.

¿Ven? Así se ponían las ovejas, pero diez veces peor.

Pero ¿eso no es peligroso?

Es más peligroso que el rugby.

Miren cómo me dejó.

Muy cansador todo.

¿Y por qué no volvías?

Muchas cosas.

Álex me ayudó a tomar la decisión.

A mí me gustaría hacer un brindis.

Sí, quiero brindar por Alejandro y por Mónica,

que es muy inspirador que la familia se agrande.

Bienvenido, hermanito. Salud.

Salud. Bienvenido, hijo.

Salud, Maguila. Salud, chicos.

Salud. Salud.

¿Qué pasa, ma?

Que pienso en Guillermo.

Hace más de un año que no sabemos nada.

Lo extraño mucho.

Quieta, señora, quieta.

Átala bien.

¿Todo bien? Todo bien.

Muy bien, hijo.

Muy bien.

(Llanto)

¡Hola! ¿Qué tal?

En forma, eh.

Pasen, chicos.

Tienen un montón de años.

Y el barrio es muy tranquilo.

Conocemos a todos los vecinos de hace un montón de tiempo.

Lo que pasa que el terreno era de mis abuelos.

Claro, y tiene una quinta muy grande.

Y fuimos vendiéndolo.

Ahora queda este nada más.

Cuando veníamos con los primos, jugábamos acá.

¿Cuántos metros tiene el lote?

Mirad.

Tendrá 18 de frente por 50 de fondo más o menos.

Me encanta, eh.

Es perfecto para ustedes.

Un poco grande.

Ánimo.

Ya vamos a encontrar la manera de que se haga la operación.

Para mí sería una satisfacción enorme que el terreno les quede a ustedes.

Álex, vos sabés que sos como de la familia para mí.

(Gritos)

¡No! ¡No! ¡Déjenme!

"Por eso tengo que pedir un préstamo bancario.

Pero queremos una nueva prueba de vida de mi madre.

De otra forma, no vamos a seguir negociando."

Si no quiere exponer a su madre a grave peligro,

deberán aceptar nuestras condiciones y el dinero exigido.

"Si dañan a mi madre, no verán ni un dólar.

Le reitero que necesitamos más tiempo."

Vamos a mantener la costumbre de un nuevo campeonato

en honor a la tradición de este club.

Así que márquense adentro y afuera de la cancha.

Estoy muy orgulloso de este equipo.

Álex, quédate conmigo.

Te necesito enchufado.

Con la cabeza acá, metido acá. Sí.

Te veo bien. Contagia a los muchachos.

Dale claro.

(Televisión)

(Teléfono)

A ver si es Guillermo.

¿Hola?

Hola.

Hola.

Hola.

¿Quién era?

Trae el teléfono acá, Adriana.

Decile a Adriana que baje de una vez a desayunar.

Porque ya se me enfrió las tostadas, la leche y no puedo esperar más.

Tranquila, ahora le digo.

Estoy tranquila, pero me tengo que ir a trabajar.

Bueno, andá a trabajar. Bueno.

Pará, pará.

Decile a la princesa que ya tiene corregida su tarea.

Buen día, pa.

Buen día. Buen día.

(Puerta)

¿Quién es? Soy yo, abrime.

¿Qué te pasa?

¿No escuchás, Álex?

¡Están gritando, boludo!

Bueno, tranquila, vení, vení.

Es papá en el sótano, no pasa nada.

Cortá, Álex, no soy estúpida.

Tranquilizate un poco.

¿Qué mierdas son esos gritos, quién está gritando?

Yo voy a hablar con papá, ¿sí? Va a estar todo bien, tranquilizate.

¿Qué es esto, qué está pasando? Tranquilizate, andá a desayunar.

(Gritos)

¿Alguna novedad, Arquímedes?

Señora, cállese, por favor.

Hace tres semanas que me están dando vueltas.

No entiendo qué pasa.

¡Cállese, no se lo digo más, por favor, basta!

Esto no da para más, Laborda.

¿Quién le dice que no tienen la plata?

Yo sé que es mentira.

Papá, esta señora tiene graves problemas digestivos.

Sacame esto de acá que va a salpicar.

Ya llegamos.

Chao, pa.

(Teléfono)

¿Quién habla?

"Vos sabés muy bien quién habla."

Comodoro, ¿qué hace usted llamando a mi casa?

"¿Qué pregunta es esa?"

Hoy cuando llevaba a mi hija a la escuela,

vi que un auto estaba detrás mío.

¿Me está siguiendo usted?

"Estamos recibiendo mucha presión

por la desaparición de una mujer de 65 años.

Hay gente de arriba muy inquieta y necesitamos solucionarlo pronto.

¿Qué información me puedes dar?"

No me contestó.

¿Por qué llamó a mi casa?

"Puccio, acá las preguntas las hago yo.

Si te llamo es porque no puedo darte más protección.

¿Está claro?

¿Comprendés lo que te digo?"

Ahora no puedo hablar.

Silvia, vamos.

Miralo, ¿qué se festeja?

Que hoy sacamos los pasajes para el viaje que le prometí a Moni.

Qué bien. Bueno.

También estamos festejando el nuevo campeonato.

Hay que ganar primero.

Ay, Álex, si ganan todos los años.

Estamos saliendo, ¿necesitan algo?

¿Quieren comprar algo de postre?

Adri, agarra el chal, nos vamos.

Sí.

¿A dónde van, Álex?

A Suecia, a Kalmar.

Qué lejos.

¿Maguila y tu papá no venían?

Sí, en un rato.

A mí me parece bien.

¡Sacadme, hijo de puta!

Vamos.

Buenas noches.

Llénalo. Sí.

Se hizo largo...

No, estamos en horario.

Tengo gente en casa.

Yo también.

Policía, quédate quieto.

¡Policía, alto!

¡Las manos donde las pueda ver!

Tranquilo, ¿qué pasa?

¡Al suelo, carajo!

¡Estate quieto!

¡Tranquilo!

¡Al suelo!

¡Poned la mano en la espalda!

¿Esta es la llave de tu casa?

Sí, es la llave de mi casa.

Bueno, date la vuelta.

¡Manos atrás!

¡Quedate quieto, quedate quieto!

No hay nada, nada de verdad.

No le va a convenir ir a mi casa.

entre y va a explotar toda la manzana.

De verdad se lo estoy diciendo.

No haga chistes, viejo pelotudo.

Ahora vamos a buscar a la señora.

Ríanse.

Después me voy a reír yo.

Esto ya está.

(Televisión)

Lo dejé afuera.

¡Álex!

¡Señores, que nadie se mueva!

¡Contra la pared!

Tranquila, mi amor, tranquila.

Tenemos una orden de allanamiento para revisar toda la casa.

¡Vamos, derribala, vamos!

Dale, caminá, carajo.

Dale, caminá.

¿Hay alguien acá?

Metete en este sector, dale.

Dale, hablá, ¿dónde la tenés encerrada?

Aquí está.

Ordóñez, vení, atendela.

Míreme, señora.

Señora, míreme, somos de la policía.

Tranquila, ya pasó, míreme.

Míreme, señora, venga.

Ahí está. ¿La conoces o no la conoces?

¿Vos no sabías nada de esto?

No, le juro que no sabía nada.

Míreme, somos de la policía, ya pasó, señora.

Sí que la conocía.

Sentate ahí.

Ya está, señora.

Venga, venga.

¡Álex! ¡Moni!

Vengan cerca mío.

Álex, Mónica, ¿qué pasó?

Quietas ahí.

Esto es un procedimiento policial.

Caminen lentamente hacia el "living", vamos.

(GRITAN)

-¡No me toque! -¡Vamos, vení!

¿Cómo se llama la señora que está en el sótano?

¡No sé de qué me habla!

¿Cuánto hace que está ahí?

¿Conoce a la mujer que estaba en el sótano?

¡No!

¡Son mis hijos, no!

Tranquila, señora, tome.

El comodoro ya está en camino.

Ya fue notificado.

(Gritos)

¡No deje pasar a la prensa!

¡Álex, Álex!

¡Asesino!

¡Álex!

Alejandro, ¿qué pasó?

¿Quiere decir algo?

¿Qué pasó?

Mamá, por favor, mamá.

La señora te va a cuidar.

Álex, Álex.

Mi amor, ¿qué pasa?

Vos no tenés nada que ver, es una vecina.

¿Esa señora qué hacía en mi casa?

Sacanos de acá, papá.

A Adriana no la trajeron acá, ¿dónde está?

Arquímedes, te estoy hablando.

¿Dónde está?

Te voy a matar, hijo de puta.

Papi, ya estamos acá.

No pasa nada.

Arquímedes. Ya nos vamos. Despacio.

No pasa nada, tranquilas.

A mí dígame nada más cuándo me sacan de acá.

No tenemos el mismo margen de elección que antes

Así que por ahora debe enfrentar la situación.

¿Y entonces?

Le ofrecemos proveerle de todos los medios

para que usted pase una buena estadía.

Paciencia, Puccio.

Pasado un tiempo, cuando se tranquilice la cosa,

va a ser más fácil sacarlo.

Se lo aseguro.

Francisco.

Pase.

Tranquilo, va a estar bien.

Se acabará esta locura, vas a ver.

¿Y Moni? Moni ya salió esta mañana.

Además, tu mamá y tu hermana ya están en tu casa.

Ocupate de vos, sé fuerte ahora.

Mi viejo va a arreglar todo.

¡Sacalo bien, la concha de tu madre!

No pasó nada, vamos.

Gracias. Hola, Álex.

Traje la ropa.

¿Cómo estás?

Tranquilo, por favor.

Pase. El juez lo espera.

"Esto ya se lo he explicado en anteriores comunicaciones.

Parece que no fui claro.

Por eso tengo que pedir un préstamo bancario.

Pero queremos una nueva prueba de vida

De otra forma no vamos a seguir negociando.

¿Usted me está escuchando

o no me está escuchando cuando hablo?

Si dañan a mi madre, no verán ni un dólar.

Le reitero que necesitamos más tiempo.

Si no quiere usted ver a su madre en grave peligro..."

Estas son las grabaciones de las llamadas extorsivas

a los familiares de la secuestrada.

Y de los casos Outlet y Manuquiano.

En todas siempre se escucha la misma voz.

La suya.

¿Qué opina?

Me obligaron a hacer todo esto, señor juez.

Un grupo liderado por dos hombres de buen aspecto

de 35 y 40 años que funcionaban como una organización.

¿A qué tipo de organización se refiere?

Desconozco. Como le dije, fui obligado.

Tampoco sé apellidos ni nombres reales.

Solamente su nombre de guerra.

¿Y usted qué hizo en esa situación?

Me negué hasta donde pude, señor juez.

Pero me golpearon.

Y amenazaron con matar a toda mi familia.

Todavía no me dieron mucha información,

pero estoy hablando con gente que me debe favores.

Tenés que estar lo más fuerte y lúcido posible.

Cuando estés delante del juez, tenés que mirarlo a los ojos

y asegurarle que vos nunca tuviste la menor idea

de los hechos que estaban sucediendo en tu casa.

Doctor.

Tranquilo. Cuidate.

Las pruebas en su contra son muy contundentes.

Pero usted tiene la chance de salvar a su familia.

Las evidencias contra ellos son menos incriminatorias.

A lo sumo se los puede culpar como cómplices pasivos

dado que nadie que viviera en esa casa

podría ignorar lo que allí sucedía.

Es usted quien tiene que aceptar los cargos

y declarar que todo fue su responsabilidad.

Soy inocente.

Es todo una puesta en escena

en la que yo soy la principal víctima.

Es para cubrir a los verdaderos y poderosos culpables, señor juez.

Usted sabrá que tanto Contempone como Díaz ya declararon en su contra

y además involucraron a sus hijos.

Mañana se hará un careo entre todos

y eso va a hacer que las cosas salgan a la luz.

Se lo repito.

Salve a su familia.

Usted puede hacerlo.

¿Y Adriana?

Adri está bien.

Más tranquila.

¿No?

Estamos todos bien, no te preocupes.

Papá se está ocupando y nos va a sacar de acá.

¿Me escuchaste?

Señora, por favor.

Papá lo hizo por nosotros, Álex.

Entendelo.

Cuida a la enana.

Te quiero.

Yo también.

Sí.

Por favor, amor.

Decime que no tenés nada que ver con todo esto.

Soy inocente.

Juramelo.

Te lo juro.

Yo sabía.

Sabía...

Vamos, Puccio.

Muévete, dale.

Vamos.

Dale, vamos.

Dale.

¿Qué querés?

Sentate, Alejandro.

Mañana me voy a negar a declarar.

Voy a decir que sufría premios ilegales acá en la cárcel

que me indujeron a confesar los crímenes.

Voy a mostrar las marcas en la cara,

que van a ser una prueba de la violencia que fui víctima.

¿Qué marcas?

Las que me van a aparecer ahora cuando vos me pegues.

Y me tenés que pegar fuerte.

Después vamos a declarar que los guardas me cagaron a palos.

Ni loco.

Ah, mira, ni loco.

¿No vas a hacer nada?

¿Vas a dejar que tu padre se pudra en la cárcel

después de todo lo que hizo por vos?

Sos un traidor, Alejandro.

Sos un desagradecido.

¿No me querés matar también?

¿Te querés salvar solo?

A ver si lo entendés, Alejandro.

Tu libertad o tu condena dependen de mí.

¿Vos qué querés?

Todo lo que sos, lo sos gracias a mí.

¿Nunca te pusiste a pensar cómo llegaste a ser quien sos?

¿Cómo te crees que te convertiste en ídolo,

en Puma?

Gracias a mí.

Todo lo planeé, lo diseñé.

Paso por paso.

Cada decisión desde que eras así de chiquito.

¿Y ahora me querés dejar acá dentro?

¿Te querés lavar las manos como que no tuviste nada que ver?

Si caigo yo, Alejandro, caemos todos.

Todos estamos metidos en la misma

y vos sos tan responsable como cualquiera.

Sos un impostor.

Crack.

Estrella...

¿Te vas a animar a contarle a tu amigo Benito

lo que hiciste cara a cara?

¿Eh? ¿Y a tus amigos del club?

Del seleccionado.

¿Les vas a contar lo que hiciste y por qué lo hiciste?

Lo hiciste por plata, Alejandro.

Por plata que recibiste de mi mano.

Entonces ahora tenés que actuar como un hombre.

Callate. No me callo nada.

¿A tu noviecita le vas a contar

cómo conseguiste el dinero para el local?

¿Para comprar el terreno que tenés?

¿Para llevar la vida cómoda que tenés?

¡Hijo de puta!

¡Hijo de puta! ¡Hijo de puta!

Basta. ¡Eres una mierda!

¡Eres una mierda! ¡Hijo de puta!

Hijo de puta.

¡Te voy a matar! ¡Soltame!

La puta que te parió.

Tranquilo, Álex, todo se va a arreglar.

Ahora nos vemos en el careo.

(Gritos)

¡Álex!

¡Álex!

¡Llamen a un médico, por favor!

¡Llamen a un médico, Álex!

¡Llamen a un médico, Álex!

¿Tú qué haces acá, rata hija de puta?

Versión española - El clan - ver ahora

Bajo el mismo techo

La coincidencia de dos crisis, la matrimonial a los 50 y la inmobiliaria de 2008, obliga a Nadia y Adrián a vivir bajo el mismo techo, el del "casoplón" de sus sueños, ahora una pesadilla. Jordi Sánchez y Silvia Abril protagonizan esta ácida comedia en la que una pareja debe convivir a la fuerza: un loco divorcio marcado por la crisis del ladrillo.

Para todos los públicos Somos cine - Bajo el mismo techo - ver ahora
Transcripción completa

¿Cómo te vas a venir a vivir aquí? Esto está en el culo del mundo.

Está exactamente a 27 minutos del centro.

A 27 estaría si tuvieras una estación del AVE en la puerta.

¿Sabes los atascos que te vas a comer cada día?

¿Qué dices atascos? Si voy en sentido contrario.

Ya verás, te va a encantar. Es una casa-casa, ¿eh?

Nada de adosados.

¿Y cuánto te ha costado la "casa-casa"?

Pues una ganga. Para lo que es, una ganga.

¿Cuánto?

Bueno, el propietario tenía prisa por vender

y la he conseguido un 20% más barata

de lo que se está pagando por la zona.

¿Cuánto?

600.000.

¿600.000 euros? ¿Que habéis pagado 600.000 euros?

¿Pero os habéis vuelto locos? ¿Os habéis hipotecado hasta los 80?

A ver, es una inversión.

El ladrillo nunca baja, eso lo sabe todo el mundo.

Y si nos cansamos, vendemos y punto.

Mira, ¿qué te parece?

¡Madre mía, qué casoplón!

Solo faltan un par de enanos en el jardín, ¿eh? (RÍE)

Un poco sí, ¿eh?

Joder. Pero, vamos a ver, ¿ya es vuestra-vuestra?

Ahora mismo no. O sea, dame veinte años.

Mira, ¿a que nunca pensaste que iba a tener una casa así?

Yo tampoco.

Este... es el salón.

Aquí...

Aquí va un plasma de 60 pulgadas.

Y justo enfrente, mi trono.

Lo veo, lo veo:

altavoces, ocho. Allí, allí, allí y allí.

Con Dolby Surround para ver el fútbol los domingos.

Como un sultán... Bueno, como dos sultanes.

Yo estaba muy a gusto en el centro, pero Adrián insistió.

Y para una vez que toma la iniciativa...

Bueno, mira, mira, mira qué maravilla. ¡Qué bonita!

Mira qué luz.

Aquí voy a poner un sofá.

Mi mesa de trabajo va a ir aquí.

En ese rincón voy a poner el Buda.

Y quiero mucho verde, todo verde. Incluso las paredes.

Porque la casa tiene feng shui.

Nada de tele.

Y esta pared va repleta de fotos.

Y en el centro, el tesoro familiar:

la foto de mi bisabuela Ramona con su certificado de divorcio

en 1933.

La primera mujer...

(AMBAS) ...que se divorció durante la República.

Que años después se tiró por un puente

porque estaba pillada por un tío que pasaba de ella.

Mira qué maravilla de piscina. La voy a usar todos los días del año

Joder, qué cabrón. Un chapuzón para empezar el día. Como los ricos, ¿no?

Y ahí va una barbacoa desproporcionada.

Y todos los domingos parrillada.

Lo veo, lo veo: las famosas parrilladas de Adrián.

Ya sabes quién te va a cuidar esta chocita

mientras estéis de vacaciones, ¿no?

(Música disco)

Ya veremos, Álex. Ya...

Ya veremos. Si te digo la verdad, me sobra la mitad de esto.

Pero a Nadia le hace ilusión tener una casa-casa.

¡Guau! ¡Pedazo de jardín!

¿Esto quién lo va a cuidar? ¿Tú? (RÍE)

Esto debe de ser carísimo de mantener.

Mira qué vistas.

El sol sale justo por ahí,

ideal para hacer yoga al amanecer.

(Golpe de gong)

Mmm...

¿Yoga?

Pero si tú no has hecho yoga en tu vida.

Porque nunca he tenido una casa así.

Bueno, ¿qué? ¿Qué te parece?

No sé. ¿Pero qué pintas tú aquí, en este barrio tan pijo?

Lo mejor es la tranquilidad,

no veo la hora de empezar a escribir mi libro. (UFANA) Mmm...

(Música)

(Crujido)

(Golpe)

(Viento)

(Trueno)

(TV) Messi con Jordi Alba.

Recupera la pelota el Barça. Busquets...

Esta tele es enana.

La pierde. Saque de banda para el Madrid.

(SUSPIRA)

¿A qué huele? A tofu.

He pensado en tomarme un añito sabático.

¿Una vuelta al mundo antes de empezar la universidad?

No exactamente.

Me voy a Malta. ¿Malta?

¿Y qué se te ha perdido en un país que encaja 12 goles en 90 minutos?

Exenciones fiscales, papá. Es el paraíso del póquer online.

¿En serio vas a malgastar un año de tu vida en eso del póquer?

¿Y si me va bien? Nos echas un cable con la hipoteca.

Pero si te va mal, te vuelves, ¿eh? Hecho.

No, no... Eh, ¿cómo que "hecho"?

Soy tu madre, alguna cosa tendré que decir,

¿no? Mamá, mamá.

Soy una mujer adulta que toma sus propias decisiones.

¿No es eso lo que siempre has querido? ¡Felicidades!

A su edad una aventurilla no...

¿Cuándo te irías?

Pronto.

Qué prisas, ¿no?

Pues sí.

(Música tranquila)

(SUSPIRA)

Cuidado, el ojo de Sauron vigila.

¿Qué te pasa? Estás "empanado".

Estaba pensando que yo ya nunca le voy a poder comprar

su primer coche a mi hija. Es que ya es tarde.

Venga, no seas llorón. Tu hija se va a Malta, no a la guerra.

Además, ella es lista. Le va a ir bien, ya verás.

Ojalá mi hijo hubiera salido así. Ahora dice que quiere ser "youtuber"

Lo que inventan ahora para no estudiar.

¿Sabes lo que tienes que hacer? Date un capricho, te lo mereces.

Además de vibradores, tenemos una gama de aceites eróticos.

Este no tiene sabor a nada. ¿Quieres probarlo?

-Perdona. Dime.

Si no me ajusta bien, ¿lo puedo devolver?

Sí, claro, devolverlo...

Bueno, de hecho, este me lo devolvieron ayer.

Que lo disfrutes.

¿Qué?

No me hago a la idea de que se haya ido.

¿Marina?

Ay, ay, ay, tú con síndrome de nido vacío.

A ver si te da por comprarte un caniche, como las viejas.

(RÍE)

Tu hija tiene un par de ovarios como los tenías tú.

En el fondo es pionera en un mundo de hombres, deberías estar orgullosa

Venga, que te invito a un pelotazo en el mexicano.

¿Qué tendrás tú en ese mexicano?

¡Compra, compra, compra!

¡Bien!

Alejandro, aquí se trata de vender, no de comprar.

Y, Adrián, ¿te importa pasarte por mi despacho? Quiero hablar contigo.

Hola. Hola, cariño.

¿Qué tal tu día?

He estado pensando.

Creo que tenemos que aprovechar, ahora que estamos solos,

para hacer cosas juntos. ¿Qué te parece?

Bueno, pues hacemos cosas.

¿Qué pasa, Adri? ¿No te apetece? No, no es eso.

Es Arancha, mi nueva jefa. ¿Sabes qué me ha dicho?

Que en la convención anual tengo que dar yo el discurso.

Pues te vendrá bien, así sales de tu zona de confort.

A mí mi zona de confort me encanta.

¿Y si me pongo malo? ¿En serio te vas a escaquear?

Álex tiene un amigo que por 50 eurillos te hace un justificante.

¿Qué? Adri,

tienes que aprender a ser flexible, a abrazar el caos.

Como los edificios de Japón, diseñados para soportar terremotos.

(Timbre)

(RÍE)

Si es que el caos... No me gusta el caos.

Firme aquí.

Gracias.

(Se cierra puerta)

¿Cómo era eso de ser flexible y abrazar el caos?

Curioso. Tu hija se va de casa y lo primero que haces

es comprarte la tele más grande del mercado.

Sabes que tenía ganas desde hace mucho tiempo.

Ya puestos, también podemos hacer algo que quieras tú.

¿En serio? ¿De verdad? Ay, qué generoso.

Claro.

Pues mira, ahora que lo dices,

podríamos... reactivar nuestra vida sexual.

Ah.

Claro, claro. Bien.

¿Ahora?

(Timbre)

Buenos días. ¿Nadia?

Felicidades. La Srta. Marina le envía una tarta ecológica por su cumple.

Y para empezar con buen pie los cincuenta, una canción.

# Nadia.

# Nadia,

# los cincuenta están aquí.

# Los cincuenta están aquí. #

¡Vamos!

# Los cincuenta han llegado,

# quién te lo iba

# a decir. #

"El último año las ventas fueron buenas.

Diecisiete..." ¿Qué haces ahí?

El coche. Es el único que puede darme paz en estos momentos.

¿Todavía con el discurso? Todavía.

Pero si te acostaste tardísimo.

Pues no me acuerdo de nada, estoy en blanco absoluto.

Adrián, relájate, lo vas a hacer bien. Solo tienes que ser tú mismo.

O mejor: lee las tarjetas y punto.

Vale. ¿Por qué no subes y me haces de público para el ensayo general?

Porque tengo hora en la peluquería y luego he quedado con Lucía.

Ah.

(SUSPIRA)

¡Ay! ¡Oye, oye, oye!

Felicidades, ¿eh? Dime qué regalo quieres y te lo compro,

que últimamente nunca acierto.

La reserva es a las 9, acuérdate.

Sí, después del discurso soy todo tuyo. Es que no me lo sé.

320 cristalitos en el coño con forma de mariposa.

Hala, ya te lo he dicho. ¡No!

¡Sí!

(RÍE)

¡No! ¡Y me he hecho una foto!

Por favor, pero, pero...

¿La quieres ver? ¿A ver?

Mira. ¡No! (RÍE)

Pero, mírala, la guardiana del feminismo.

Oye, ¿qué pasa? Es mi cumpleaños.

Se puede ser feminista y sexy. No, no, si está bien.

Sí.

Para la Mansión Playboy, claro.

No te lo tenía que haber contado. (RÍE)

¡Lo sabía!

Las chicas de la financiera tienen Tinder. Y están a menos de 2 km.

Ven, vamos a buscarlas.

Tienen que estar por aquí.

A ver...

Míralas, ahí están.

La parejita de nuestros sueños. Ven, ven.

"Lorena, 31. Me gusta la velocidad y no soporto las medias tintas."

Esta para mí.

"Manuela, 34. Muy amiga de mis amigas."

Esta para ti. En serio, socio, hazte un perfil de Tinder pero ya.

¿Sí? El harakiri me haría ahora mismo.

Así de histérico la vas a cagar, hazme caso.

Enchúfate una de estas. No, no. no.

Que sí, es un ansiolítico muy suave combinado con un relajante muscular.

Hazme caso, es mano de santo. Adrián, Alejandro:

hoy es un día importante, nos jugamos mucho.

Hay que dejar el pabellón bien alto, han venido los jefazos americanos.

No hablan español, el discurso lo tienes que dar en inglés.

¿Cómo? En inglés.

Hablas inglés, ¿verdad? Me dijiste nivel medio-alto.

Sí, sí. Yes, yes.

Yes, no problem. Very well. All.

¡Hostia!

Mejor... enchúfate dos. Sí, sí, dame dos.

(Aplausos)

Hello.

(Se acopla el micro)

Sí. (MAL PRONUNCIADO) Hello... everybody.

My name is Adrián Pozo.

I prepared the speech in... "Spain",

but Arancha came and said:

"Adrián, is possible in English?"

"Arancha, for Jesus Christ, is possible!"

Eh... Last year we "sell" cars. ¿Eh?

Good.

And this year we "sell" more cars. Very good.

"More good" than last year.

Eh...

Creciendo.

Que es el objetivo, the objective. ¿Eh? (BUFA NERVIOSO)

(Galope de caballos)

(Relincho)

Qué hijoputa. ¿Qué me ha dado?

A ver... (DUDA) Eh... Bueno...

(DICE ALGO ININTELIGIBLE)

Lo siento, tengo que servir ya el primer plato:

"Espuma de mar y montaña".

¿Qué hacemos con el menú de su acompañante?

(Ovación)

Van un inglés, un americano y un alemán,

y le dice el americano...

Do you translate for me, please? Este es buenísimo.

Plato número 9, señora:

"Presa ibérica sobre lecho de aguacate".

No me llames "señora", barbitas, guapetón,

que hoy es mi cumpleaños, coño. A ver ese regalazo.

(RÍE)

¡Ay!

(JADEA)

(Música latina)

(SE SOBRESALTA)

(Música dramática)

(Se abre puerta)

(Se cierra puerta)

Lo siento, amor mío. Lo siento, lo siento, lo siento.

¿Me dejas que te lo explique?

A ver, me tuve que tomar un par de pastillas, por los nervios.

Y como no había comido,

claro, al mezclarlo con el champán, mezcló mal.

Cariño, no me mires así.

Entiendo que estés enfadada y que estés así,

pero al no comer... Esto ya lo he dicho, estoy entrando en un bucle

Son dos filipinas

que no conocen la piedad.

Primero te depilan con cera, que duele que te cagas.

Después te untan con un pegamento...

que pica como si hubieras metido el coño

en una colmena de avispas asesinas.

Y empieza el ritual:

320 cristalitos,

uno a uno, durante cuatro horas.

¿Y todo para qué?

Para esto.

¿Pero eso qué es? ¿Qué... te has hecho?

Adrián,

quiero el divorcio.

(SE LAMENTA)

La casa costaba 600.000,

pero ahora mismo... no os darían ni la mitad.

Así que esto os deja una deuda de...

180.000 por barba. ¿Eh?

Treinta kilitos de los de antes.

Ya. Mi consejo ahora mismo es no vender.

Lo más sensato, creo, es esperar a que el mercado vuelva a las andadas.

No, a ver. Pero eso pueden ser años. Sí,

pueden ser años, pueden ser lustros, décadas...

Esto es lo divertido del mercado, que es imprevisible.

¿Y si buscamos otra solución? ¿Y si la alquilamos?

Eso no llega ni para pagar la mitad de la cuota.

A ver, estoy convencida de que podemos

vender esa casa por lo que nos costó.

Seguro que hay alguien que se enamora de ella como nosotros

Y dispuestos a pagar el doble de lo que pagan por la casa de al lado.

Pues sí, porque esa casa tiene una energía muy especial.

Ya estamos con el feng shui.

Lo que está claro es que no voy a vivir contigo.

Cómprame mi parte. Pero tendrás que vender muchos consoladores.

Bueno, vamos a ver, tranquilos.

Yo he tenido aquí delante a muchas parejas

y les puedo decir una cosa:

se nota,

se percibe que todavía queda algo entre ustedes.

Casi se puede oler.

Además, háganme caso, "más vale lo malo conocido".

¡Esto es increíble!

¡La psicóloga esta!

Hola, cariño.

Mira, he comprado algas, vino ecológico.. Bueno, cositas.

¿Adónde vas?

A una cata de tequila. Volveré sobre las 11 o...

Ay, si ya no tengo que darte explicaciones de nada.

He puesto la casa en venta: 600.000 euros. Adiós.

Han llegado los papeles del divorcio Están en la cocina. Fírmalos.

(TV) Para la manada ha sido un buen día.

(Móvil)

¡Huy!

En cuanto al grupo de búfalos, tras meses de ataques,

están a punto de conseguir un indulto. Al menos temporalmente.

No todos los leones cazan búfalos.

# Por eso, por eso me voy.

# Qué lástima, pero adiós,

# me despido de ti y me voy. #

(RÍE)

# Qué lástima, pero adiós. #

(TARAREA LA CANCIÓN)

¡Ah!

Perdón, perdón. Adri, ¿qué haces aquí?

No, no, no...

Te voy a enseñar una cosa, vas a flipar.

Mira, mira, mira, qué esplendor. (RÍE)

Si parece que va a hablar. ¡Malote!

Tápate eso, por favor.

¿Seguro que no quieres darte un homenaje? No me lo creo.

No, seguro.

Hay otro.

Ya te he dicho que no.

Hay otro, es la única explicación.

Adri, créeme, solamente estás tú. Ah, entonces el problema soy yo.

Has cambiado.

Cuando te conocí, querías dar la vuelta al mundo en Vespa.

Los dos hemos cambiado.

Te aburro. Dejémoslo en que...

solo ves lo que hay, Adri,

no ves más allá. Piensas en pequeño, joder.

Claro. Y tú eres una visionaria, la Steve Jobs de los consoladores.

Mira, se ha acabado. Y en el fondo lo sabes.

No me lo pongas más difícil.

Joder, pero yo te quiero. Esa no es la cuestión.

Y cuanto antes dejemos de vivir bajo el mismo techo, mucho mejor.

Entonces eso es lo que quieres, ¿no? Muy bien.

¿Y por qué te has ido tú?

No sé, yo es que creía que me iba a pedir que me quedara.

Pues igual que yo con Elena.

Te digo una cosa: cuando una mujer decide que se ha acabado,

no hay marcha atrás. Si hubieras sido tú el que hubiera roto, todavía

pero habiendo sido ella, llevaba años rumiándolo.

Y tú a por uvas.

Un licor de hierbas para levantar el ánimo.

Muchas gracias, Carmina, por dejar que me quede, ¿eh?

Serán solo un par de días.

Eso mismo dijo este cuando lo dejó la otra.

Mamá, lo mío es temporal. Claro que sí.

Vamos, chicos, por los nuevos comienzos.

Que la vida son dos días.

Me gustaría mentirte, pero... yo creo que hay otro. Fijo.

Pero no te preocupes, lo vamos a descubrir. Te lo prometo.

Mañana. Ahora a dormir.

Oye,

apunta con el "periscopio" para otro lado. Vamos.

Al mínimo roce, te vas a dormir al suelo.

¿Y qué hago con esto yo ahora?

Tiene mala pinta. No sé, ponte a hacer flexiones.

Pero no te acerques. Date la vuelta.

(SUSPIRA) ¿Sabes cuál es tu problema, Adri?

Que no tomas decisiones. Y cuando las tomas, siempre llegas tarde.

Gracias, tío.

Pero ahora tranquilo, ¿eh?

No pienses en nada, la mente en blanco te va a ayudar.

Y, sobre todo, no te des la vuelta.

¿Se puede saber qué haces aquí?

Bueno, me apetecía desayunar un huevo frito

en "mi" casa. Pensé que te habías ido.

¿Irme por qué? Sigo pagando la mitad de esta casa.

¡No te jode! Vete tú. ¿No querías empezar una nueva vida? ¡Pues hala!

(Timbre)

Mira, llega prontito tu amante.

(SUSPIRA)

(Timbre)

Corre, que se te escapa la nueva vida.

Hola. Viene a ver la casa, ¿verdad?

Sí. Pues pase, por favor, pase.

Antes de nada, por confirmar,

piden 600.000, ¿no?

Bueno, eso no tiene importancia, sino que vea la casa.

Tiene una energía...

Pase, pase.

Pase, le va a encantar. ¿Es negociable o no?

No. 600.0000 y punto.

Hemos sido demasiado felices aquí como para andar de rebajas,

¿eh, cari? Mi ex.

Todavía no, querida. Pero vas a firmar los papeles.

Ya lo vamos viendo. No creo que sea el momento...

Perdón. Cuando se pongan de acuerdo, me llaman.

No, pero si ya... ya estamos...

Bueno, era una venta perdida de antemano.

Está muy gordo para tantas escaleras Mira...

(Música ranchera mexicana)

Sal de ese avispero.

Sabes que en mi sofá siempre serás bien recibida.

¿Y aún pagar mi mitad de la cuota para que se adueñe de la casa?

Jamás, Lucía. ¿Qué tal, chicas? Lo de siempre.

No, ponme dos más. Pero bien cargaditos, ¿eh?

Esa casa... ¡Madre mía, esa casa!

Es casa, nada. El problema es él, que no se cree que voy en serio.

Piensa que es una venganza por lo de mi cumpleaños, una rabieta pasajera.

¿Algo que celebrar?

Pues sí, la verdad. Mi amiga, que por fin se separa.

¡Uh!

A ver, se lo has explicado. Si no quiere entender, es su problema.

Estáis separados, ¿no? Pues que se note en todo.

En todo.

Bebe.

Ahí, ahí.

Toma. Se va a cagar.

¡Se va a cagar!

(Truenos)

Tranquilo, cariño, que tú... hoy duermes a cubierto.

¡Me cago en la leche!

¡Nadia! ¡Abre, no te escondas!

¿Por qué has puesto tu coche en mi sitio?

¡Nadia!

¡Joder!

¿Pero qué coño...?

Ay, Dios...

¡Nadia, abre!

IRACUNDO ¿De qué vas con la mierda esta de las etiquetas?

¡Nadia!

¡Dios mío, granizo!

(RÍE MALIGNAMENTE)

(ESTORNUDA)

Joder.

¡Psicópata!

¡Mierda!

¿Tú por aquí?

Buenos días. Pues no, muy buenos no son.

¡Huy! ¿Una noche difícil?

¿Me dices por qué has etiquetado toda la casa?

Muy sencillo. Ya que tenemos que convivir hasta que se venda la casa,

no nos queda más remedio que organizarnos.

Claro, de tu manera.

Desde ahora cada uno se lava su ropa,

se saca su basura, se limpia su habitación y se hace su compra.

Y tenemos que hablar del dinero de la cuenta. Tendremos que repartirlo.

Con la subida del Euribor, la hipoteca se lo ha comido casi todo.

Lo que quede. No queda una mierda, te digo.

Y muy importante, no cogerle las cosas al otro.

Ese café... es mío.

Y la taza... también.

¿Ves qué bien?

Socio, Nadia te está ganando la partida.

Va siempre por delante.

Que no es ella, joder. ¡Ella no era así!

Es la otra, la amiga, la que está detrás de todo.

Ya. Esa bruja bollera... es lista, hay que admitirlo.

Pero da igual, tú tienes lo más importante. Me tienes a mí.

Yo hice un máster en Psicología Femenina cuando me separé.

Lo sé todo. Entonces, ¿qué hago?

¿Que qué haces? Muy fácil, llevar el conflicto a tu terreno.

Debes utilizar tus propias armas.

Tampoco quiero empezar la III Guerra Mundial,

lo que quiero es que todo vuelva a ser igual que antes. Igual.

Borrar estas últimas semanas y recuperar a Nadia.

Grave error, compañero.

Pero, bueno, si es lo que necesitas, yo ahí también puedo ayudarte.

Pues es lo que necesito.

El "reseteo" comienza de fuera a dentro.

Lo primero que haremos es ponerte al día en materia de vello corporal.

Vale.

¡Madre...! ¿Qué pasa?

Nada, nada, tienes la parte de atrás un poquito frondosa. Pero tranquilo,

relájate.

(EN VOZ BAJA) Fuerte.

¡Ah! Hostia, qué impresión.

Bien, bien.

Le haces también las axilas, ¿vale?

¿A ver?

Yo es que no lo veo, no es mi estilo.

Pero, ¿qué dices, tío? Esto es lo que se lleva ahora.

Perdona, ¿a que está guapo mi amigo?

¿A que tú le ves una noche a las 3 en un garito y le tiras los trastos?

¿Ves? No ha dicho que no.

Está fetén. Te busco otra cosa.

("Felicità", de Al Bano y Romina)

# Felicità...

# è tenersi per mano, andare lontano, la felicità.

# Un sguardo innocente in mezzo alla gente, la felicità.

# È restare vicini come bambini, la felicità.

# Felicità. #

(ROMINA) # Felicità...

# è un cuscino di piume, l'acqua del fiume che passa e che va.

# È la pioggia che scende dietro le tende, la felicità... #

¿Qué te has hecho?

Un poquito de chapa y pintura.

Renovarse o morir. Venga,

ahora... siéntate y prueba el vino.

Siéntate, que quiero decirte algo.

Dime.

A ver... O sea...

Hemos ido demasiado lejos. He captado el mensaje, Nadia...

El único mensaje que tienes que captar es "firma los papeles".

Vale, vale, pero antes...

Mira esto.

Venga.

¿Qué te parece?

París, un hotelito con vistas a la Torre Eiffel,

buena comida, buen vino,

museos...

A ver, Nadia, está bien.

Lo siento, Adri,

pero los años que me quedan no los quiero pasar contigo.

Y unas gafas nuevas no van a cambiar nada.

Mejor ceno arriba.

# ...una sera a sorpresa, la luna accesa e la radio che va.

# È un biglietto d'auguri pieno di cuori, la felicità.

# È una telefonata non aspettata, la felicità.

# Felicità. # (AL BANO) # Felicità... #

Te lo dije. Te lo dije y no me hiciste caso.

Pero, bueno, da igual, no pasa nada.

Ha llegado el momento de tomar la iniciativa.

¿Estás preparado? Preparado.

Dame el móvil. ¿Para qué?

Lo primero que vamos a hacer es abrirte un perfil en Tinder.

Sí, hay que ampliar horizontes.

Defínete con dos palabras. ¿Dos palabras? "Adrián Pozo".

No, coño, "Adrián Pozo" no.

Tiene que ser algo... con fuerza:

"Lobo solitario" o...

"Madurito dulce como un mango tropical".

Que sí, sugiriendo.

No lo veo yo eso. Vamos a ver, Adri.

Yo llevo seis meses como "Caradura con principios"

y me va que te cagas. No hay nada como dejar las cosas claras.

Ya está, publicado.

¿Eh?

¿Y esa foto? Que tiene más de diez años.

No, si quieres pongo una actual. ¡Hombre!

¿Tú eres el de la foto? Pues ya está Pero tenía pelo. Mira qué pelazo.

Pues cuando quedes con alguien, dices que te lo has cortado.

¡Pero qué dices!

No. ¡Madre mía!

¿Sabes quién está en Tinder?

Tu prima, te lo juro.

Le daré un "Me gusta" de tu parte. No, no.

Sí, para ir abriendo boca. ¡No!

Sí, sí.

No le has dado, ¿no? Es broma. Es broma.

Sí, es broma.

Si recibes una notificación suya, adelante.

¿Qué?

Ya te dije que lo del punto G está ya muy trillado.

No.

Hay que empezar a vender online, te lo he dicho miles de veces.

Mira, llámame romántica o lo que te dé la gana,

pero yo, antes de invertir en eso, haría una reforma en el local.

¿Cómo?

Que sí, lo transformaría en una librería-cafetería sex shop,

donde la gente pudiera venir aquí tranquilamente,

sin la presión de tener que comprar.

Eso, sin la presión de tener que comprar. Justo lo que necesitamos.

¿Qué? Lucía, tenemos que hacer cuentas.

Despídeme de las incondicionales.

(RÍE)

¿Pero qué es esto?

Hola.

¿Has visto? Yo también sé organizar.

Esa es tu mitad, ahí puedes hacer lo que te dé la gana.

Esta es la mía, ¿eh?

Para mis cositas de persona sosa, aburrida y normal.

¡Ay, y lo más importante!

Ya he firmado, como tú querías.

Mira qué bonita me ha quedado.

¿Qué significa esto?

Significa... ¡guerra!

¡No vuelvas a dirigirme la palabra!

(RÍE MALIGNAMENTE)

("La cabalgata de las valkirias" de Wagner)

¡La madre que...!

¡Qué hijo de puta!

(RÍE)

¡Qué hija de puta!

¡Hombre, Adrián!

No te vi ayer por la tarde en el training del nuevo modelo.

Pásate por mi despacho y hablamos de la evolución de tus ventas.

O mejor dicho, de la involución.

-Perdone. Este es el coche que se conduce solo, ¿no?

Que es como llevar un copiloto.

Bueno, a veces es mejor ir solo, ¿eh?

Navegador de última generación, ¿eh?

Así evitamos discusiones sobre por dónde hay que ir ¿Usted está casado?

En un mes. Este va a ser nuestro regalo de boda.

¿Sí?

¡Vaya por Dios! Pues nada, enhorabuena.

Gracias.

La radio.

La radio. Lo que yo le recomiendo es que memorice usted sus emisoras.

Del 1 al 3 para Vd., del 3 al 6 para su mujer.

Las cosas claritas desde el principio.

Pues a los dos nos gusta la misma música.

¿Ah, sí? Pues nada, ya me lo cuenta usted dentro de veinte años.

¿Y eso de que frena solo en los atascos?

Yo no me fiaría. A veces chocar es inevitable.¡Cuidado!

(Frenazo)

Ah, pues sí que frena, ¿eh? Frena solo.

(Música andina)

¡Dele!

Qué auto tan histórico. ¿Has visto, mijo?

-Ahorita saco yo.

-Pásamela.

¿Pero qué coño está pasando aquí?

Familia, este es Adrián,

el individuo con el que por desgracia

tenemos que compartir la casa.

Hola. -Que Dios le bendiga.

-Hola, ¿qué tal?

Pero, ¿qué has hecho, loca?

Subalquilar la habitación de Marina.

Así no voy tan ahogada. La maldita cuota me estaba matando.

¿Y metes a una familia de desconocidos

a vivir en mi casa sin consultarme?

Tampoco es que nuestra comunicación estuviera siendo... muy fluida, ¿no?

Esta señora les está timando, ¿eh? ¡La mitad de la casa es mía!

Ni caso, amigos, ni caso. Todo chévere.

Mi mitad es suficientemente grande para ustedes y para mí.

¿Ah, sí? Ya lo veremos.

¡Ya lo veremos!

¡Hala, a jugar a la pelotita a su mitad del jardín!

¡Eh, en mi lado no se pisa!

Ni caso.

¡Venga! Vamos, a jugar, a jugar, a jugar...

¡Vamos, vamos! ¡Jueguen, jueguen!

¡Jueguen, jueguen, jueguen!

¿Se puede saber qué haces?

Establecer la frontera.

Ni tú ni tus nuevos amigos

podéis cruzar esta línea.

A no ser... que me des la mitad de lo que les estás sacando.

Hay que decírselo como si fuéramos unos padres civilizados.

¿Serás capaz?

Qué cínica eres.

Si quieres le enseño algunos de tus Post-it de buen rollo.

¡Vete un poquito a la mierda! ¡Estoy en la...!

¡Hola! Hola, cariño, ¿cómo estás?

Genial.

Adivinad quién es la quinta mejor jugadora sub-21 de Europa.

¡Enhorabuena! En serio? ¡Felicidades!

Gracias. ¿Vosotros qué tal?

Tenéis mala cara. ¿Va todo bien?

Bueno, estamos vivos.

Pues seguid así, que me estoy organizando para ir en Navidad.

Papi, mami, que os echo de menos.

¿Seguro que estáis bien? ¿No os pasaréis el día discutiendo?

-Buenas noches, que sueñen bonito.

-¿Pero quién es ese?

Eh...

Un niño. Un niño.

Un niño sirio

que... hemos adoptado entre todos los vecinos. Nos vamos turnando.

¡Fíjate! Me he quedado flojo.

¿Sirio? ¡Pero si tiene un acentazo que no puede con él, mamá!

Bueno, ¿empiezas tú o yo?

Marina, cariño,

¿tú crees que yo he sido un buen padre?

Contéstame, con sinceridad. ¿A qué viene eso?

Bueno, según tu madre, soy un cero a la izquierda,

poco más que un despojo humano...

¡Eres el ser más despreciable y ruin que me he echado a la cara!

¡Te odio!

¡Esta puta casa y este matrimonio es lo peor que me ha pasado!

¡Te odio más!

¡Pues lárgate ya de una vez de esta puta casa si tanto asco te da!

¡Vete a la mierda, gilipollas! ¡Ya lo estoy, como has dicho tú!

¿Quién ha hecho salir al niño? Has sido tú, ¿verdad?

Cariño... Cariño, ¿por qué has salido a lavarte los dientes?

¡Si no hace falta lavarse cada día los dientes!

Tú hazme caso, Walter. Hay que andarse con pies de plomo.

¿Tienes algo a medias con tu mujer?

Sí, nos estamos haciendo una casita en Guayaquil.

¿Una casita en Gua...? ¡No te la hagas, no te la hagas!

¿Pero usted cree que mi Gladys...?

Mira, yo solo creo en las palabras mágicas: reparto de bienes.

Para ti, para mí. Para Gladys, para Walter. Para Walter.

Independencia económica, Gladys. Esa es la clave.

¿Serías capaz de vivir de las jarapas

si te separaras de Walter?

Pues malamente.

Créeme, no te fíes de nada que tenga pene.

(RÍE) ¿Y usted en qué trabaja? Yo tengo un sex shop.

¿Ah, sí? Sí. ¿No has estado nunca en uno?

(SE ASUSTA)

¿Estás loco?

Nadia, basta ya de medias tintas. Mira,

un murete como Dios manda, como el de Berlín.

¿A que sí, Walter?

(CON MIEDO) Lo siento mucho, señora Nadia, pero es que...

él...

me obligó a serruchar el sofá.

Ahí lleva razón "Waldorf"... Walter.

Walter Jefferson, albañil.

Venga, un palmito más y electrificamos.

Gladys, dile al impresentable de mi ex marido

que quiero que ese estúpido muro fuera de mi casa hoy mismo.

No, mira. Mejor le vas a recordar a esta absurda propietaria

que fue ella la que empezó etiquetando la casa.

A ver si consigues, Gladys, que se meta en la cabeza

que lo único que tiene que hacer es firmar los papeles del divorcio

de una puta vez.

¡No pienso firmar nada

hasta que reconozca que va folleteando por ahí!

¡Eso es mentira!

Gladys, dile que ojalá tuviera un amante.

"Ojalá tuviera un amante", díselo.

¡Que ya te oigo, gilipollas!

Os bajo el alquiler.

Y os doy acceso a la bañera de hidromasaje.

Gracias, pero ni modo.

En esta casa habita el mal.

Busquen a Jesucristo en sus corazones, Él les guiará. ¿Sí?

Vale, pero tú recuerda las palabras mágicas, ¿eh?

Reparto de bienes. "Para Walter, para Walter".

Gladys, lo siento mucho. Nos habéis conocido en un momento malo.

Como dicen en mi tierra,

en los malos momentos se conoce a la gente.

Que lo pasen bonito.

-Mami, yo me quería quedar.

-¿En esa casa de locos? ¡Ja! Ni hablar.

-De locos no, mamita. De huevones.

(SUSPIRA) Otra vez solitos, ¿eh, cari?

¡Quita!

Te he cogido un poquito de papel higiénico, ahí van cinco céntimos.

Estás guapa hoy, ¿eh? ¡Sí, señor!

Si te soy sincero, esta falda no termina de hacerte justicia.

Se te ve un pelín... (RÍE)

Tenemos una dilatada experiencia en el sector de más de veinte años,

así que necesitamos una inversión de unos 200.000 euros

para posicionar y lanzar la web.

-Me queda una duda.

¿Qué vendéis exactamente?

Bueno, tenemos un catálogo de más de cien productos...

No,

me refiero al corazón de vuestro negocio.

Lo que os hace distintas, especiales,

únicas.

Bueno, Nadia y yo somos las primeras que abrimos un sex shop

para mujeres en España. Hace ya muchos años.

Y queríamos seguir liberando toda esa energía femenina

que lleva tantos años sometida.

Mmm... Un poco de activismo, qué sexy.

Pero no, tampoco va por ahí. Os voy a decir una cosa.

Si no podéis definir lo que vendéis en una palabra, jamás funcionará.

¿Eh?

A ver...

(ASIENTE)

Vendemos algo que les encanta a todas las mujeres del planeta.

Algo que no engorda,

que nos hace sentir guapas y... llenas de confianza.

Algo salvaje y rompedor

que tiene la capacidad de cambiar el mundo.

Se llama...

orgasmo.

Así, en una sola palabra.

"Orgasmo".

Me gusta.

¿Qué? A casita del tirón hoy viernes, ¿no?

Qué remedio. Qué triste.

Tú estabas soltero, ¿no?

¿Te apetece dar una vuelta?

No jodas, tío, ¿te lo vas a llevar?

"Nos" lo vamos a llevar, un rato.

He quedado con una amigas. A ver si sabes quiénes son.

Venga.

Vamos, tigre.

(Arranca el coche)

(RÍE)

(Motor a muchas revoluciones)

(Derrape)

(Frenazo)

(RÍE)

Tranqui, que yo controlo.

Sí, sí, si yo estoy tranquilo.

¿No te he dicho que hago tests en circuito?

Bueno, cuando quieras te enseño algunos truquillos.

¡Por la noche, que es muy larga y muy joven!

Y ya está. Y ya está.

Venga, adentro.

-¡Hombre, Álex!

¿Qué pasa, chiquitín? ¿Cómo estás? Bien, ¿y tú?

Bueno, bien. Últimamente no salgo.

Pero, bueno, ahora mi socio se ha separado y estamos aquí a tope.

(RÍE)

Moni, ponles otra ronda.

-Una pregunta. Vosotros sois muy amigos, ¿verdad?

¿Nosotros? Más que amigos, hermanos.

Porque nosotras somos pero que muy amigas.

¿Ah, sí? Sí. Y nos gusta compartirlo todo.

-Queremos proponeros un juego. ¿Un juego? ¿Qué juego?

Nosotras lo llamamos "Cuatro por cuatro".

Dieciséis.

(RÍEN)

O dos y dos...

-¿Os animáis o qué? Sí, claro.

¿O vosotros sois más de "Seiscientos"?

¡Venga, otro! -Venga.

Adri, písale un poco, ¿no?

Ay...

(Cindy Lauper en versión techno)

¡Madre mía!

Esto va a ser mítico.

Ya, ya.

(Claxon)

(ASUSTADO) Adri...

Joder, si tengo que morir esta noche, que sea de placer.

Perdona.

¿Es buena idea lo de ir a tu casa? Joder...

Que no, mejor vamos a un hostal. Hazme caso.

Pago yo, que hoy vamos a hacer mucho ruido.

¡Que no, coño!

Si Nadia puede meter a ecuatorianos, yo puedo montar una fiesta.

Chicos, ¿falta mucho para llegar? Estamos ya... Poquito.

Aguantad un poquito. Sí, cuanto antes lleguemos,

antes empezamos.

(EXCITADO) ¡Joder!

(Programa en el ordenador en chino)

Qué bien me caen. ¡Colega!

¡Cuidado!

(Frenazo)

(MALDICE EN CHINO)

¿Está bien? ¿Está...?

¡Todo roto! ¡Roto! ¡Todo roto!

(SIGUE MALDICIENDO EN CHINO)

Estamos todos bien, ¿no? Bueno, pues si estamos todos bien,

sacamos el coche y seguimos por donde íbamos, ¿vale?

Vamos, Adri.

Nosotras nos vamos. ¿Os vais adónde?

Que no, que tenemos que seguir con la fiesta.

¡Gracias por una noche mítica!

Eh, que pedimos un taxi y seguimos con lo nuestro.

¡Eh! (EN VOZ BAJA) No os vayáis.

(DECEPCIONADO) Bah.

(SE LAMENTA EN CHINO)

Bueno, el coche tampoco está tan mal, ¿no?

Espera, que llamo a un amigo mío chapista que nos lo va a dejar fino.

Espera, que lo voy a llamar. Estamos muertos, Álex.

Estamos muertos.

No, no, no pasa nada. ¡Qué coño!

Adri, ¿sabes lo que vamos a hacer?

Que conducían ellas. Me tenía que haber ido a mi casa.

Amigo, una cosita. Todo ha sido muy confuso, ¿vale?

Pero tú has visto quién conducía. Nosotros no.

Conducían ellas, las chicas que se han ido corriendo, ¿vale?

Diez mil euros.

Tú debes diez mil euros.

¿Cómo?

¿Por un escaparate y unos panchitos? ¡Tú estás flipando!

¡Todo roto, todo roto! ¡Diez mil euros!

Vale, te doy a dar mil euros porque me has caído bien.

Pero tienes que decir que conducían ellas.

¿Tú chantaje a mí?

¿He dicho yo esa palabra?

¿Qué dice el chino?

(HABLA EN CHINO)

Creo que está llamando al seguro.

Está muy enfadado.

Una historia muy interesante. Bueno, bueno, bueno...

Pensareis que estoy disfrutando con todo esto.

Pues sí. (RÍE) Sí, sí, sí, para qué os lo voy a negar.

Ya estaba resignada a teneros por aquí, pero...

por fin voy a poder contratar a dos chicos más jóvenes, con máster,

que cobren la mitad de sueldo.

Si sois tan amables,

me firmáis aquí.

Y mucha suerte, la vais a necesitar.

¡Guau!

Ya no quedaban garitos por cerrar, ¿eh?

Y ahora de empalmada al curro. ¡Di que sí!

(RESACOSO) Vete a la mierda.

Resumiendo: nosotros inyectamos 250.000 euros,

y compramos la marca y el 99% de la compañía;

y vosotras sois parte del equipo directivo.

Esto es un win-win total.

Esto un contrato estándar. Lo firmáis y cerramos el acuerdo.

Bueno, pero por muy estándar que sea,

habrá que leerlo primero, digo yo. ¿Qué estás haciendo?

Esta relación debe basarse en la confianza. Si no lo veis claro...

Sí, sí, sí, lo vemos cristalino.

Nadia, no podemos firmarlo sin haberlo leído.

¿No te das cuenta de que nos están haciendo el lío?

¿Qué lío? Siempre desconfiando. Yo tengo una hipoteca que pagar.

Ya salió el temita de la hipoteca. ¡Estoy hasta el coño de tu hipoteca!

Si tenéis visiones distintas, hay una solución:

mantener la tienda física al margen del acuerdo.

Pero tendríais que dejar de ser socias.

Bueno, tu madre, ya la conoces.

Llevaba tiempo queriendo hacer cosas juntos

y al final nos vamos a París.

Como una segunda luna de miel.

¡Qué bien! Papá, me alegro mucho. Me dejasteis muy preocupada.

Bueno, hemos pasado un bachecillo.

Pero nos hemos propuesto superarlo juntos.

("Karma Chameleon", Culture Club)

# Dessert loving in your eyes all the way.

# If I listen to your lies, would you say

# I'm a man without conviction,

# I'm a man who doesn't know.

# How to sale a contradiction?

# You come and go,

# you come and go.

# Karma, karma, karma, karma, karma chameleon.

# You come and go,

# you come and go.

# Loving would be easy if your colors were like my dreams.

# Red, gold and green.

# Red, gold and green.

# Didn't you hear your wicked words every day

# and you used to be so... #

Lo difícil era dar con el socio adecuado

para "Los juguetes de Nadia".

Y, la verdad, es que conectamos desde el principio.

Sí, formamos un tándem... fantástico.

(RÍE)

Claro. Yo aporté la visión empresarial,

y ella el espíritu y conocimiento del público femenino.

Al fin y al cabo, no se trata solo de vender, ¿no?

(Se abre y cierra puerta)

(Música de intriga)

(Ruido de ducha)

# Qué lástima, pero adiós... #

(TARAREA LA CANCIÓN)

¡Lo sabía! (ASUSTADA) ¡Ah!

¡Sabía que tenías un lío! ¡Te he pillado!

¿Qué haces aquí? ¿Estás loco?

¡Y aquí están las pruebas!

¿Me estás espiando el móvil?

Pues claro que te estoy espiando. Y ya no hay ninguna duda.

Mira, frasecitas con puntos suspensivos,

emoticonos con guiños y besines...

¡Y hasta un selfi!

Y hasta es guapo el hijo de puta. ¿O también me lo vas a negar?

Un segundo, ¿crees que tengo una historia con Nacho?

¡No es que lo crea, lo sé!

Claro, como hacéis "un tándem fantástico".

¡Por el amor de Dios, Nadia! Si tendrá trece años.

(CARCAJADAS)

Ay, si te vieras...

Entonces lo reconoces.

¿De verdad crees que hacemos buena pareja?

¡No me busques! ¡No me busques, que me encuentras!

¡Esto es muy serio!

No, lo que es serio es que ya estemos a día 15

y tú no hayas pagado tu parte de la cuota.

¿"Problemillas económicos"?

Un retraso más y hablo con mi abogado para que te eche de aquí.

Lo sabía, es que lo sabía. Y además es un chaval, joder.

Pero es guapo, ¿eh? Yo lo veo...

guapo.

Te lo dije. Pero no te quejes, que lo mío es muchísimo peor,

llevo dos meses sin pasarle nada a Elena.

Y ahora mi hijo me ha pedido un móvil para su cumpleaños.

Pero no un móvil normal, no,

un móvil... de los caros. A ver qué hago ahora.

Si es que somos dos gilipollas a la deriva. ¡De verdad!

Chicos,

¿os interesaría una inversión que dé dinero rápido? ¿Eh?

Nadia,

¿dónde estabas escondida tú?

No estaba escondida,

estaba anulada.

Demasiada gente a mi alrededor que me decía "no puedes",

"no merece la pena", "no lo intentes"...

Y yo me lo creía.

Si tú lo tienes claro, no dudes en lanzarte a la piscina,

aunque todo el mundo te diga que es una locura.

Tienes razón.

Voy a por un reserva.

Hay que brindar por estos 6 meses de muy rentable asociación.

Y lo que nos queda.

Ponte cómoda.

Los dos éramos de lanzarnos a la piscina, ¿no?

Eh...

(Timbre)

¿Esperas a alguien?

Pues sí, al resto de la empresa.

Están todos invitados.

Bueno, pues casi que lo dejamos para otro día, ¿no?

(Timbre)

(ACENTO ESLAVO) No os preocupéis, chicos. Son muy tranquilas.

Lo más importante: la comida.

He traído un aperitivo, para que veáis cómo funciona.

Mirad.

La echáis ahí dentro

y ellas se encargan de todo.

Vosotros dejadlas engordar

y en unos meses valdrán diez veces más.

Esto es como tener lingotes de oro en casa.

¡Madre mía, el dinero que vamos a ganar!

Eso sí, hay que ser muy frío;

Si no, (RÍE)

cuando toque venderlas se os va a romper el corazón.

Claro.

Venga, ven con papá.

¿Pican? Qué va, son constrictoras.

Ya. A ver...

Oye, ¿y Nadia qué opina de todo esto?

(RÍE)

Nadia...

Eres tonta.

Eres tonta, eres tonta.

¿Cómo puedes ser tan tonta?

Si no comes, no engordas. Y si no engordas, no me sirves.

Para eso crío... periquitos, ¿eh?

Ya lo sabes, el próximo día... dos ratones.

Uno no, dos.

¿Qué es eso?

¡Ah!

Mi nuevo trabajo, herpetólogo.

Bueno, pues ya soy un emprendedor, como tú.

¡Saca a esos bichos de mi casa!

¡Sabes que si hay una cosa en la vida que no soporto son los...!

Porque no las conoces. Si son más buenas... Mira, te las presento.

Ella es Daisy, ella es Pimpinela, Isabel...

Anda, me falta la grande. ¡Conchita!

Si la ves por arriba, dímelo.

¡Te odio!

Guapas. ¡Cabrón!

(SOLLOZA)

(Música rock)

¡Esto sí que es un reparto justo!

(GRITA CONTENTA)

¡Jódete!

¡Nadia!

¡Nadia! ¡Para, para, por favor!

¡Para!

Hago lo que tú quieras, pero este coche es lo único que me queda.

¡Tienes una hora para sacarlas de casa!

Vale... ¿Una hora? ¡Una hora!

Nadia, por favor...

¡Nadia! Vale, tú no te preocupes, ¿eh? Pero tú tranquila. Tú...

tranquila. Sí, estoy muy tranquila.

Estoy muy tranquila. No, yo te creo. ¡Hostia puta!

Lo siento, chicos, pero no os puedo devolver la pasta.

Mira, como mucho, me quedo con ellas.

Y si aparece algún comprador, vamos a pachas.

¿Cómo que a pachas? Nos has soplado 3.000 pavos por las culebras.

Ya te dije que lo siento,

pero... es lo que hay.

Pues nada, nos las llevamos.

Ya os dije que os iba a costar deshaceros de ellas.

(RÍE)

Buenísimo el arroz con leche, ¿eh, Carmina?

Espectacular.

A ellas también les ha gustado, se relamen.

Te lo digo por última vez: o te las llevas

o se las regalo a los chinos del restaurante de abajo.

Hola, buenos días. -Hola, buenos días.

-Venimos de la agencia. -Ah. Pasad, pasad, bonitas.

-Buenas...

-Paca me ha dicho que vosotras os encargáis de todo.

-Por supuesto, señora. Usted solo tiene que cobrar.

-Qué maravilla. Mamá, ¿no irás a vender el piso?

No, de eso nada.

Voy a ponerlo en el (MAL DICHO) "AirBnB" ese,

porque Paca, la del tercero, está ganando un dineral.

¿Y tú adónde vas a ir?

A Gandía, a vivir como una reina.

¿Y yo?

Tú te buscas la vida, que ya eres mayorcito.

¡No me jodas!

Vamos para adentro. Ya veréis qué vistas.

Nadia, Nacho está reunido.

-Nadia, justo estábamos hablando de ti.

Mira, ella es Susan Wong.

-¿Qué tal, Nadia?

-Medio minuto y vuelvo contigo.

Siéntate.

Quería pedirte disculpas, anoche creo que hubo un... malentendido.

No, tranquila.

No es la primera vez que me pasa.

Por cierto,

las previsiones para estos próximos meses son decepcionantes.

No vamos a crecer más del 12%.

¿Y eso es malo? Malo no, letal.

Estancarse es la muerte.

Pero ayer estábamos celebrando...

Ayer es el Neolítico, querida.

En este negocio hay que mirar al futuro y moverse rápido.

Por eso está aquí Susan. Habla inglés, español y mandarín,

lo que impulsará nuestra expansión internacional.

A partir de hoy es la nueva directora general.

(SORPRENDIDA) ¿Qué?

Yo soy la directora general de "Los juguetes de Nadia".

¡De "Nadia", no de Susan!

Ya hemos firmado tu destitución.

Página 83, tercer párrafo, punto 5: "En cualquier momento y sin aviso,

y siempre que la marcha del negocio así lo aconseje,

la junta de accionistas..." ¿Qué dices?

No te lo tomes como algo personal, te lo pido por favor.

Business is business.

¿Ves esa joya de primera generación?

Mírala.

Era una máquina prometedora, pero luego vino otra mejor.

Hay que mirar siempre hacia adelante y no estancarse,

no aferrarse a las cosas.

Nadia... ¡Nadia!

(GRITA)

¡Vete a la mierda, niñato! ¿Qué has hecho?

¡Este ordenador valía más de lo que vas a ganar en toda tu vida!

¡Te voy a demandar! ¿Me oyes?

¡Tus nietos me van a seguir debiendo dinero!

(LLORA)

¿Pero qué has hecho?

"Atrévete a soñar", dicen.

"La edad no importa".

¡Venga ya!

"Sé tú misma, recíclate,

reinvéntate,

llénate el coño de cristalitos de colores".

Y yo, como una imbécil, me lo tragué.

Y claro... ¡Pum!

Me he pegado el hostión padre.

Oye, la amiga con la que venías siempre, ¿dónde está?

Buena pregunta.

Anda, ponme otra.

Traicionado por la mujer que me dio la vida.

Tu madre tiene derecho a mudarse a Gandía.

Sí, claro, tú dale la razón.

Voy cuesta abajo.

Bueno, hombre, para eso están los amigos.

Oye, si no te importa, déjame la habitación grande.

Necesito estar conmigo mismo. Ya.

(Explosiones)

¿Pero qué es esto?

Nadia, cuánto tiempo.

Estás más fondoncilla, ¿no?

¿Qué haces tú en mi salón?

No, "nuestro" salón.

He llegado a un acuerdo con Adri, ahora también es mío.

Lo que me faltaba...

Prefiero vivir con las serpientes, mira lo que te digo.

¡Largo!

¡He dicho que largo!

De eso nada, Álex se queda. ¡Y suelta el atizador!

¡Este cretino se va ahora mismo de mi casa!

He dicho que se queda. En mi mitad de la casa

hago lo que me da la gana. ¿Sabes qué te digo?

¡Que vamos a solucionar esto de una vez por todas!

Socio, creo que se está caldeando el ambiente. Yo mejor me voy.

No, no, no, tú te quedas. Te necesito a mi lado.

¡Ahora sí vamos a repartir como Dios manda, para que no haya dudas!

¿Eh, Adri?

¿Pero adónde va?

¡No, no, no!

¿Pero qué haces, loca?

¡Mi tele!

¡La madre que te parió!

¡Tu... puto... ordenador!

¡Cabrón!

Quiero la mitad de mi home cinema.

¡Mira, la pantalla para ti entera!

¡Así puedes seguir con tu puto libro!

¡Gilipollas! ¡Te vas a enterar!

¿No querías que leyera sobre feminismo? ¡Toma!

Para mí. Para ti y para mí. ¡Hala!

Chicos, que yo me pillo un hostal y estoy como un rey, ¿eh?

¡Que te calles! ¡Siéntate de una vez!

Yo quiero mi mitad de tu superbutaca favorita. ¡Aquí la tienes!

¡Mira tu feng shui!

¡A la mierda el puto chino!

¡Hala!

¡Te vas a enterar, hija de puta! ¡Te vas a enterar!

(GRITA ENTUSIASMADA)

¡Ahora ya hay dos butacas!

Que no sea por mí, ¿eh, chicos?

(GRITA)

Tus trofeos.

Tu trofeo "Vendedor del mes de 2006".

¡Te voy a guardar la placa!

¡Te la guardo para que te acuerdes del momento cumbre de tu carrera!

Los zapatos también habrá que repartirlos.

¡No, mis Jimmy Choo!

¿Qué quieres? ¿Punta o tacón? ¡Hala!

¡Te odio!

¡Y odio tu música italiana!

¿Cómo se llamaba esto? ¿"Sujetador de encaje"?

¡Toma, ya tienes dos, para que combines!

"La dolce vita". ¡La dolce mierda!

Tu Château Margaux. ¡A volar!

Hombre, el viaje a Marruecos.

Mi mitad de tu Vega Sicilia...

se me ha caído.

¡Qué coñazo de viaje! ¡Qué aburrimiento!

El té rojo, el té verde... ¡El té mierda!

Tú queriendo dar la vuelta al mundo en Vespa.

Mira lo que queda del aventurero. ¡No queda nada!

El viaje a Galicia.

Tu intoxicación por marisco, lo mejor. Casi te mueres.

Y tú en la Feria Internacional del Automóvil de Múnich.

Esta mierda.

¡Nada!

¡Basura!

¡Recuerdos de mierda, una vida de mierda!

Mira, mira, mira lo que tengo aquí.

Nuestra boda.

¿No serás capaz?

¿Lo mejor de todo?

El guapo del bigote.

Pero, ¿cómo no se me ha ocurrido antes?

¡A la mierda con la boda y conmigo! ¡A la mierda con todo!

¡Adrián!

(SE LAMENTA)

¡No, Adri, no! (SE QUEJA)

¡No, eso no, por Dios, que hay límites! ¡Adri!

¡Adri!

¡Adri, por favor!

¡Adri, no! ¡Adri! ¡Adri!

¡Adri! Adri...

No, no, no, Adri. No, espera.

¿No querías romper con el pasado? Pues hala, dile adiós a la yaya.

¡Dile adiós a la yaya!

¡Adri, por favor! ¡Devuélvemela, devuélvemela!

¡Y una mierda! ¡Bruja! ¡Te odio!

¡Devuélvemela! ¡No me da la...! ¡Ay!

¿En los huevos, hija de puta?

¡Ay, mi oreja!

¡La oreja! ¡Ay, hija de puta!

¡Joder!

¡No me pegues más!

¡La nariz no! ¡No!

¡Fuego!

¡Fuego! ¡Fuego!

(Sirena)

¿Tienen alguna idea de cómo se originó el fuego?

No.

¿Pero qué ha pasado?

¡Hola! Marina, ¿qué haces aquí?

Os avisé de que venía por Navidad.

Bueno, que... os presento a Andreas.

¡Sorpresa!

¡Madre mía!

Pero, ¿os habéis vuelto locos o qué?

¿Es esta la segunda luna de miel, papá?

A ver... Eh...

Nos estamos divorciando.

Sí, nos estamos divorciando y ha habido tensión, cariño.

Las cosas..., bueno, se han ido un poco de madre.

¿Un poco?

Esto no es un divorcio, es el Apocalipsis.

¿Habéis visto "La guerra de los Rose"?

Y queréis acabar como ellos.

Pues quién lo diría.

Come on, Andreas.

¿Os vais?

Pues sí. Creo que tenéis mucho de lo que hablar.

¿Sobreviviréis...

o nos quedamos aquí en plan cascos azules de la ONU?

Estaremos bien, somos adultos.

-They're getting divorced. -Ah. Oh, okay. Uh...

(TÍMIDO) Good luck with... that. (RISA NERVIOSA)

(Música triste)

(SUSPIRA RESIGNADA)

Mira lo que ha sobrevivido al aquelarre.

Tus pastillas del amor.

(RÍEN)

Menuda la que liaste aquella noche. Madre mía...

(Disparo)

(Golpe)

(Golpe)

(Golpes)

Hola.

Buenos días. Buenas. ¿Quieres?

Firmado.

Divorciados.

Divorciados.

(Móvil)

¿Sí?

Antes de nada, ¿volvió a prender la mecha del amor?

Prendió la mecha, punto. Esto.

Bueno, a lo que iba.

Les presento el casino Dragón Amarillo.

Hoteles, parque temático, línea de metro directa al aeropuerto.

¿Y a que no saben dónde se va a ubicar este complejo?

Exactamente en la puerta de su casa.

Así que tienen que comprar la urbanización entera.

¿Eso es verdad? ¿No hay ninguna cámara oculta?

Ninguna cámara, amigo. Esto es la economía global.

Los chinos tienen dinero, nosotros tenemos casas.

Bueno...

Pues nada, ya les iremos informando.

¿Tú crees que esto será verdad? No sé, a mí..

Estos macroproyectos acaban siendo siempre humo, acuérdate de EuroVegas

Hala, hasta luego. Hasta luego.

Bah, una mierda.

¿Pero el eslovaco y tú vivís juntos? Sí.

Es decir, os acostáis juntos. Es polaco, no eslovaco.

Pero, además, la pregunta del millón es otra.

Ahora aquí, ¿qué?

Pues a seguir intentando vender esta casa.

Mientras no acabéis juntos otra vez...

Ni loca.

Ni aunque se apunte a un gimnasio, vamos. Ni que se ponga pelo.

Tu padre tiene micropene. ¡Mamá!

Y tenías que saberlo. ¡Que no!

(RIENDO) Así te lo digo. ¡Qué mala, mamá!

¿Tienes un coche clásico y le quieres hacer una puesta a punto?

Te lo recogemos en casa y te lo devolvemos como nuevo.

Tenemos más de 20 años de experiencia

y solo usamos recambios originales.

Ven a Carroza's, tu taller mecánico vintage.

¡Y corta!

(Clic)

Perfecto.

Ahora vamos a hacer una escenas como si estuvierais trabajando.

Lo que quieras, hijo. Eres el "youtuber" de la familia.

Gracias.

Adrián, ¿qué tal? ¿Cómo está?

Le presento a Mister Wang Xi-Tse. Ah.

Él es Adrián Pozo, uno de los propietarios.

Pero, vamos, con él ya hemos negociado.

-(MUJER HABLA EN CHINO)

Arigato.

Ni hao. -Bueno... (RÍE)

A Mister Wang le gusta supervisar personalmente sus proyectos.

-(HABLA EN CHINO)

Bueno, pues ya está, ¿eh? Está todo solucionado, enhorabuena.

Vamos a ver la zona de la laguna.

No se preocupen, que en España no llueve nunca. Esto es raro, díselo.

Adri, ¿no iréis a vender la casa? Sí.

Pero, ¿y dónde vamos a currar?

Hay que ser flexibles, Álex, como los edificios de Japón.

Esta vida nómada me está martirizando.

No me lo creo.

(Música oriental)

Por la libertad,

que no se valora hasta que se pierde.

Y por los chinos, que no se valoran hasta que te salvan el culo.

(RÍEN)

Oye,

ya que es la última noche...

Es que, si no te lo pregunto, reviento.

Era Nacho, ¿no?

No. "N-O", no.

Nunca he tenido nada con Nacho.

¿Nunca me has puesto los cuernos? No.

¿Y tú? Nunca.

¿Ni cuando te ibas a Alemania? No, no, nunca.

¿Ni en cenas de empresa, con Álex? Nunca, nunca.

(RÍE)

Pues yo, en 2005,

creo que fue... que fui a Ámsterdam, a una feria de juguetes eróticos.

Con un australiano que estaba buenísimo. (RÍE)

Vaya...

Y un polvo esporádico con João, el profesor de capoeira.

¿En serio? ¿Con el armario ese, el mulato, negro...?

Joder.

Así que dos, ¿eh?

Joder.

¿Y tú ninguno? Soy gilipollas.

¿A qué hora llega tu camión?

A las 7. ¿Y el tuyo? A las 7:30.

Bueno, pues a descansar. Pues a descansar.

Buenas noches. Buenas noches.

(SIMPÁTICO) Perdona. No, pasa.

Voy yo ahí.

(BAJITO) Vale.

¿Tienes fuego?

No.

Iba a por una madalena. Y yo a fumarme un porro.

(RÍEN)

Bueno, me voy antes de que llueva más.

Bueno, pues... nada, que te vaya bien.

Nos vemos, ¿no?

Oye, oye,

¿sabes qué? Ayer estuve a punto de llamar a tu puerta.

Pues te hubiera echado el mejor polvo de despedida de la historia.

(INCRÉDULO) ¡Sí, hombre! ¡Sí!

Si es que somos más tontos...

(Móvil)

¿Sí?

Sí.

¿Qué?

¿Cómo?

Hostia...

¡Nadia, espera!

¡Nadia!

¡Nadia!

¡Nadia!

¡Nadia!

¡Espera!

Nadia.

¿Qué pasa?

¿No será la típica carrerita de final de peli romántica?

¡Malas noticias!

Muy malas, malísimas.

¡Habla, coño! ¿Qué pasa?

Bolsa de Shanghái hundida, Mister Wang... arruinado.

¿Cómo? ¿Y entonces? Pues que se anula la operación.

Nos quedamos con la casa y con la hipoteca.

¡Ya está vendida, ayer ingresamos los cheques!

No, que los han rebotado. Se ve que hay una mierda de cláusula...

(GRITANDO) ¡No!

(Zumbido de motor)

(ENTUSIASMADA) Adrián, ¿lo has visto?

Lo he visto.

¡Hoy es el día! Sí.

Vamos a celebrarlo. Anda, abre.

(Descorcha)

Esta mañana, cuando he visto que era la última cuota,

no he podido evitarlo y me he puesto a llorar.

Sí.

Bueno, por la mejor... pareja,

ex pareja, vecina y compañera de piso

que un hombre pueda tener.

Bueno, ¿y qué planes tienes ahora?

Disfrutar de mi casita. ¿Y tú?

Pues han abierto un hotel con encanto en la Luna.

En la Luna tiene que ser carísimo. Bueno, barato no es.

Por eso he estado pensando pedir una hipoteca inversa ¿Qué te parece?

Es como una hipoteca normal,

pero el banco te paga un dinerito al final de mes

y, cuando la palmas, se quedan con la casa.

Nadia, si acabamos de... Bueno, piénsalo un poquito.

Tampoco nos ha ido tan mal.

Nadia... ¡Va!

("Felicità", de Al Bano y Romina)

Somos cine - Bajo el mismo techo - ver ahora

Lejos del mar

Una película de Imanol Uribe sobre el perdón y la culpa. Santi sale de la cárcel y viaja al sur para visitar a Emilio, un antiguo compañero de celda que arrastra una enfermedad terminal. La casualidad hace que tropiece con Marina, la doctora que atiende a su amigo, con quien Santi tuvo un encuentro terrible hace muchos años y que ha marcado desde entonces la vida de ambos. Este reencuentro les hará revivir los horrores del pasado. Con Eduard Fernández y Elena Anaya.

No recomendado para menores de 16 años