Enlaces accesibilidad

Enrique Meneses, la mirada del que se deja sorprender

Por
Fallece en Madrid el reportero Enrique Meneses
El periodista Enrique Meneses, el segundo por la izquierda, en mayo de 2010, cuando recibió el Premio de Honor Cirilo Rodríguez. A su lado, la ganadora de aquella edición, Sol Gallego-Díaz, y también los finalistas, José Antonio Guardiola, de TVE, y José Ramiro Villapadierna, de 'ABC'. EFE

Con Enrique Meneses me pasa como con todos los compañeros que han muerto: Me niego a borrar su número de móvil y su correo electrónico de mi teléfono. Sería como admitir que la vida le ha derrotado y nada más lejos de lo cierto. Admiro a Enrique básicamente por dos razones: Es una de las personas que mejor ha sabido interpretar el verbo VIVIR y quien mejor ha sabido relatar esa vida. Es un narrador excepcional. Nadie como él para contar historias.

Enrique es reportaje y desde hoy nos tendremos que preguntar: ¿Cómo habría contado esto Enrique?

Con permiso de otros muchos (Manu, Giles, De la Quadra, Arturo, Canete, Alcalá…), creo que Meneses es el mejor reportero de España. Así de contundente. Enrique es un verso suelto que ha viajado por el mundo hablando sus idiomas cuando aquí todo terminaba en los Pirineos. Enrique tiene la mirada del que se deja sorprender. Enrique goza de la suerte de quien la busca y del verbo que sabe adornar esa suerte. Enrique es reportaje y desde hoy nos tendremos que preguntar: ¿Cómo habría contado esto Enrique? Y si no tiene todo el reconocimiento que merece es simplemente porque se dedicó tanto a VIVIR que se olvidó de promocionarse. Eso de promocionarse roba muchos instantes de vida