Enlaces accesibilidad

La huella de Chiquito de la Calzada en TVE

Por
Chiquito de la Calzada
Chiquito de la Calzada, un humorista genial. RTVE

A mediados de los años 90, España descubrió a un monstruo del humor: Chiquito de la Calzada. Este malagueño genial, convertido en un celebrity ya en la sesentena gracias a sus apariciones en Antena 3, llegó a popularizar con sus chistes palabras y expresiones como "Fistro", "Comorr", "Pecadorr", "Hasta luego, Lucas"...

Chiquito de la Calzada, un torpedo del humor surrealista

Gregorio Esteban Sánchez Fernández, nacido en 1932 en el barrio malagueño de la Trinidad, era cantante de flamenco desde niño. Integró el Teatro Chino de Manolita Chen y llegó a vivir algunos años en Japón. Ya consagrado como estrella televisiva, en diciembre de 1997 Pedro Ruiz lo recibió en su programa La noche abierta.

La noche abierta - Joan Gaspart, Mónica Naranjo y Chiquito de la Calzada

En mayo de 2000 estuvo como invitado en el plató de ¿Qué apostamos?, presentado por Ramón García.

¿Que apostamos? - Rebeca de Alba, Sandra Morey, Vicent Pérez y Chiquito de la Calzada

En 2005, Chiquito protagonizó en TVE una edición de Made in China. Seguía igual de agudo y desternillante, con los personalísimos bailecitos con que adornaba sus chistes.

Chiquito de la Calzada en 'Made in China' (2005)

Una de sus últimas apariciones en la tele fue en octubre de 2013: TVE le dedicó dos capítulos de Cómo nos reímos.

No recomendado para menores de 7 años Cómo nos reímos - Chiquito de la Calzada. 1ª parte - ver ahora
Transcripción completa

(GRITA)

¡Al ataquerr!

¡Pecadorr!

(CANTURREA)

¿Cómorr?

¡Cuidadín!

¡Cuidadín!

¡No puedorr, no puedorr!

¡A pitikanden kondemorr!

¡Norr! ¡Jarr!

¡Padre, no puedorr, no puedorr!

¡Por la gloria de mi madre!

¿Te das cuén?

¿Esto qué es?

(Sintonía "Cómo nos reímos")

(GRITA)

¡Ay!

¡Jarr!

(GRITA)

¡Basta!

(Aplausos)

(Música)

Buenas noches a todos,

tengo una gran alegría, un gran honor,

de verdad, de encontrarme aquí.

Os voy a contar 700 chistes, le quitaré el IVA,

se quedará un poquito más cortito.

¡Jarr!

¡Relájese usted!

Hace, ¡basta! ¡Pecadorr!

Ese cantaor, el más malo del mundo,

mira que cantaba malamente

que cantó en un bautizo y se murió el niño a la media hora.

Va mu' colorao',

parece que tiene la cara en la puerta de un horno.

Dice: "¿Tú crees en el más allá?"

Dice: "No voy a creer, joputa, si vivo en Melilla".

Y tu marido: "Mi marido trabaja menos que un espía sordo".

Me he enterado que gastas menos que Tarzán en alpargatas.

¡Cobarder!

No te metes las manos en los bolsillos ni en Alaska.

Sin dientes ni na'.

Habla bien que te voy a echar de España,

te doy un guantazo que te pongo las orejas con una tirita.

Le voy a poner una multa a usted

que no se la quitará ni Perry Manson.

(HABLA EN UN IDIOMA INVENTADO)

Le dice uno a otro: "Esta la cosa muy mal, muy mal, muy mal".

Y dice: "¿A mí me vas a decir que está la cosa mala?,

que me he casado y el viaje de novios lo estoy haciendo solo".

Está la cosa muy mala.

Le dice la otra: "¿Qué dices?" "Está la cosa muy mala".

"¿A mí me dices que está la cosa mala,

que frío los huevos con saliva?"

Un fistro de hombre que llega a un quiosco de periódicos

y le dice: "Por favor,

¿me puede usted dar una revista?"

Y dice el del quiosco: "¿Diez Minutos?"

y dice: "Me espero".

Le dice una amiga a otra:

"La Trini, la Trini, la Trini, habla de ti por detrás",

y dice la otra: "¿Y tú la entiendes?"

(Risas y aplausos)

Uno corriendo detrás de un autocar,

el autocar iba, lo menos, a 70 km/h.

¡No puedorr, al ataquerr!

Corriendo y dice una que estaba en la esquina:

"No corra, hombre, ese coche no puedes cogerlo tú,

eso va mu' rápido".

Y dice este:

"No tengo más remedio que cogerlo porque soy el chófer".

Uno que llega a comisaría y dice: "Comisario, vengo a denunciar

a un vecino mío que me despierta todos los días cantando:

Asómate al balcón, Teresa.

Asómate al balcón, Teresa.

Y dice el comisario: "¿Y usted se llama Teresa?"

Dice: "Yo no".

Dice: "Pues entonces no te asomes, leche".

Le dice un amigo a otro:

"¿Cuándo me llevarás a tu casa y me vas a invitar a comer?"

Dice el otro: "¡No puedorr, no puedorr, no puedorr,

no puedorr,

mi mujer está muy mala!"

Y dice el otro: "No importa, comemos otra cosa".

¡Por la gloria de mi madre!

Yo me llamo Gregorio Sánchez Fernández,

pero nor, nor, no me gusta que me digan Gregorio.

(CANTA FLAMENCO)

Me gusta que me digan Chiquito, Chiquito,

trinitario, malagueño, puro de oliva.

Blanca y radiante va la novia.

¿Siempre has sido tú calvo? ¡Norr!

Yo tenía mi pelo ondulado, ¿te das cuen'?

Y me he lavado la cabeza por detrás pa' venir aquí,

que me ha costado más, por la gloria de mi madre,

que llevar un baúl a cuestas a un pueblo.

Hago deporte, ando mucho.

Soy karateca, cinturón negro.

Hago unas comidas mu' ligeritas,

el último filete me lo comí hace dos meses.

¿Por qué no me trae la carne primero?

No sea que se apague la luz y se la lleve.

No fumo,

hago unas cosas con el cuerpo humano

cuando llega el momento, sexuarr, del año cuatro.

(GRITA)

Me acuerdo de Tarzán que ya lleva en la selva 200 años,

todavía está en activo.

¿Cómorr?

Digo: "A ver si puedo llegar al tiempo que lleva él en la selva".

Yo tengo un carácter siempre alegre.

Donde me pongo serio es en los aviones,

porque hay los pilotos que corren más del mundo.

(HABLA EN UN IDIOMA INVENTADO)

¡Al ataquerr!

Ese pedazo de avión,

ese pedazo de Jumbo con cuatrocientas mil misses,

Miss Dinamarca, Miss Finlandia,

Miss Roquet de Flor,

Miss Málaga la Bella,

Miss Alhaurín de la Torre,

Miss Alcobendas,

las mujeres más guapas del planeta.

Por favor, mentalizarse que os habla la azafata,

Grijander Emore Ejaguar,

y dice a la azafata: "¿Qué quiere decir con eso?"

Dice: "No quitarse el cinturón, no quitarse la correa,

que te podrías hacer pupita vaginal en el duodeno del cuerpo humano".

¡Al ataquerr!

Y hace así el avión, se fue, en picado, para abajo,

y cayó ese pedazo de Jumbo, en el río Amazonas.

Y se salvó Miss Dinamarca,

ese pedazo de mujer de 2'5 metros, que no cabía en la selva,

en cueros, con todo el fistro al aire,

y se ve un caníbal.

(Música de percusión)

Con el padre andando,

y hace el niño así y dice: "Papá, papá, carne blanca allí",

dice el padre: "Dame el "telesférico","

hace así,

y cuando vio el padre a ese pedazo de mujer en cueros, hace así,

tira la lanza,

el escudo,

y hace así el padre:

(HACE RUIDOS)

"Por favor, llevadla al poblado ahora mismo, papá, a comérnosla",

y dice el padre muy serio:

"Me la voy a llevar, pero me voy a comer a tu madre".

Hasta luego, Lucas, ¡no puedorr, no puedorr!

Bueno, ese americano,

un americano en el río Amazonas cazando palomitas tropicales,

y dice: "Esta palomita no la tengo yo, por la gloria de mi madre",

y se acerca a una valla que había así de hierro,

dice: "Pues voy a coger esta",

estaba tan gordo,

"Me falta esta especie", ¡ajandermorr!,

loco por cogerla, pero se le fue el cuerpo

y se cayó al otro lado,

y ponían un letrero:

"Cuidadín, cuidadín,

que están los caníbales al otro lado.

No haga esas tonteridas después de la comida."

Si cae al otro lado, hasta luego, Lucas.

Te comen rápidamente.

De noche y de día.

Y salen los caníbales, que están escondidos

detrás de esas plantas... bravidass,

le echan mano a este hombre:

"Carne para dos meses, ¡al ataquerr!"

Se lo llevaron al poblado de la muerte,

lo cogieron, lo metieron en una olla, que estaba hirviendo,

"ahora, no cabe, sí, quítale los zapatos que no cabe".

Total que lo meten en la olla.

Verduras, papas, zanahorias, puerros...

Pero había un negro mu' malo

que cada vez que daba la vuelta por la olla de la muerte,

llevaba una cuchara mu' larga que hacía...

El jefe de la tribu que dice: "Danza de la muerte,

parada, venid aquí".

Se va pa'l negro: "¿Tú por qué le pegas a este hombre?"

Dice: "¿Cómo no le voy a pegar, por la gloria de mi madre,

si ese joputa lleva media hora comiéndose las papas".

¡No puedorr! ¿Te das cuen'?

Señores,

quiero comunicarles a ustedes con el corazón en la mano,

el que tenga euros ya en su mano, por favor, que no lo cambie,

porque más que torpe, soy torpedo, no hacéis caso de nadie.

No lo va a salvar ni la tortuga de D'Artagnan.

Aquí hay una cantidad de especies y de cosas mu' raras de aparatos,

empezando por internet y terminando,

no te vayas mu' lejos, que me has gastado los fideos.

No te metas conmigo que me cago en todas tus muelas.

El fin de semana se espera un tiempo muy agradable

por la parte de Andalucía.

Voy a empezar por Andalucía porque ahí hay una sequía mu' grande,

que hay ranas que no han aprendido a nadar todavía.

¡Cobarde!

España, estoy aquí, y llego abajo, aquí es donde está,

ahí es donde está la sequía, ahí, ahí.

Si salen los coches uno detrás de otro, por favor, mentalizarse,

no pegarse tanto unos con otros.

¡Y es un chulo, ese es un chulo!

¡Ahí ha habido un accidente!

Salieron muchas chispitas por el aire.

Tengo que contratar a un guía

pa' llegar al final a saludar al conductor.

El niño, conocido como "El pecador de la pradera"...

Que no te va a salvar ni los Reyes Católicos.

¡Al ataquerr!

Mamá, en el colegio me llaman peludo.

¡Pepe, Pepe, el perro está hablando!

Me voy a cagar en tus muelas.

Mira si era feo el niño que cuando nació

la madre, en vez de darle el pecho, le daba la espalda.

El más feo del mundo.

Y cuando se hizo mayor el niño, le dice al padre:

"¡Papá, papá, soy yorr, quería hablar contigo,

soy cinturón negro, papá!"

Y dice el padre: "¿Qué quieres?" "Papá, llévame al circo",

dice: "Norr, el que quiera verte que venga a la casa".

El más feo del mundo.

Mira si es feo tu niño, por la gloria de mi madre,

que fue a una tienda a comprarse la careta,

una careta para los carnavales, y le dieron la goma.

Le dice el niño al padre:

"Papá, el maestro del colegio la ha tomado conmigo,

dice que yo soy un mafioso, papá".

Y dice el padre: "Pues no tengo más remedio que ir al colegio

y hablar con el maestro".

Y dice el niño: "Papá, que parezca un accidente".

¡Cobarde!

¿Por qué no sacas al niño a la calle?

Dice: "No puedo sacarlo, tú no has visto a mi niño,

mi niño tiene dos orejas, las más grandes del mundo".

"Eso es mentira", "Sí, ¿quieres verlo?"

Dice el vecino: "Hombre, claro, por eso quiero hablar contigo, Pepe".

Sale el niño del ropero

con esas dos orejas arrastrando por el suelo.

(GRITA)

Cuando lo ve el vecino se metió.

Y dice el vecino: "Por qué no lo sacas a la calle

que están todos los niños de vacaciones,

saca al niño que el niño tiene color de tarta,

el niño es una tarta portátil, por la gloria de mi madre, ¡sácalo!

¡Sácalo a esa plaza que ahora no hay nadie!

Me voy a asomar al balcón, te doy la voz de alarma,

¡no hay nadie!

Los niños están todos en el colegio, ¡al ataquerr!

¡Sácalo!"

Y cuando salió el niño a la plaza, loco de contento, dice:

(RÍE) "¡Tierra, papá!"

Las orejas llegaban a una farola que había en la plaza,

y toda la gente: "Ha salido el orejón",

y dice el padre: "Hijo, mío, por favor, metete aquí en el bar,

tomate un Coca-Cola", "No quiero, papá".

Y tanto movió las orejas que había un mariquita sentado en el bar

y dice el mariquita: "Pasa, cobarde, pecador, pasa,

no muevas tanto las orejas que me estás enfriando el café,

me he tenido que tomar el café con una bufanda".

¡No puedorr! Hasta luego, Lucas.

¡Al ataquer!

(Música: Michael Jackson)

¡Al ataquerr!

(Sigue Michael Jackson)

Ay, ay.

¿Te das cuen' o no?

Le dice el padre al niño:

"Dime una mentira, dime una mentira".

Y dice el niño: "Paparr, paparr, paparr".

¡Paparr, paparr, paparr!

¡Cómo vienes de borracho, cómo vienes de cargado!

Y dice el padre: "¿Qué quieres, que dé dos viajes?"

¿Adónde vas con esa mujer tan fea?

Y dice: "Con tal de no darle un beso y despedirme de ella,

adonde haga falta".

Porque le huelen más los pies que un camello cargado de muebles.

Mira si tenía los pies grandes que se quedaba dormido de pie

y había que empujarle para que se cayera.

Por la gloria de mi madre.

¿Tú quieres mucho a tu mujer?

¡Sí!

Por la gloria de mi madre,

¿tú quieres mucho al fistro de tu mujer sexual?

¡Sí!

Y dice este muy serio:

"Entonces, ¿por qué no dejas tranquila a la mía?"

¡Chiquito, Chiquito, Chiquito!

¡Torpedo!

Eres un torpedo, ¿eh?

Este que cantaba por todos los pueblos de Andalucía

con su perro y llegó a cantar a una peña,

se llamaba "El niño del plomo",

va por todos ustedes, voy a cantar este pedazo de cante:

Para los barcos de vela, Sevilla tiene un camino.

(PÚBLICO) ¡Ole!

Por los ríos de Granada...

solo reman los suspiros.

Al momento el perro. (LADRA)

Y salta uno de la peña, dice: "Mira, "El niño del plomo",

a ver si cantas otro cante que no lo sepa el perro".

(Aplausos)

Muchas gracias.

Va uno paseando por el campo,

paseando por el campo, respirando ese aire puro de oliva,

ese día que quitaba el sentido, esos rayos solares,

iba haciendo deporte.

Haciendo deporte,

y mira pa'l cielo y ve un pato volando,

y dice: "¿Cómorr? Pato a mí",

mira pa¡rriba, levanta la mano,

no llevaba escopeta,

levanta la mano y hace así:

(IMITA UNA ESCOPETA)

Y hace el pato así, pa'l suelo,

¡hasta luego, Lucas!

Y pegó un patazo,

desprendimiento de retina el pato,

el pescuezo doblado,

y dice este: "Tengo poder".

"Tengo poder.

Yo tengo poder, por la gloria de mi madre,

¡tengo poder!"

Y coge al pato pa' llevárselo a su casa pa' comérselo,

y se recupera el pato y hace el pato así otra vez.

(IMITA A UN PATO)

Empezó a volar y pasó por al lado de este y dice el pato:

"Que tú tienes poder, menudo susto me has dado, hijo puta".

¡Cobarde, que eres un pecadorr!

¡Al ataquerr!

¡Al ataquerr!

¡Al ataquerr!

Al ataquerr...,

...querr, querr, querr. ¡Pecadorr!

Uno que ahí va por la Puerta del Sol,

que llevaba un cocodrilo de 100 m, por la gloria de mi madre,

de grande, pesaba 300 kg y el cocodrilo abrió la boca,

y dice uno: "Pero, Manuel, ¿dónde vas con ese cocodrilo?"

¡Cobarderr!

De verdad, se ha comido a un policía de tráfico,

se ha comido a un niño que salía del colegio,

ha tirado tres quioscos de periódicos con la cola,

ha hecho así...

Iba así,

con el cocodrilo por toda la calle así,

y dice ese: "Haz lo que te digo y te quitas de problemas,

llévalo al zoológico de Madrid.

Bueno, vale, suerte".

A la semana, otra vez con el cocodrilo

por el centro de Madrid, así.

(Cláxones)

Y dice este: "Hombre, ¿otra vez con el cocodrilo?

¿No has hecho lo que te dije, de llevarlo al zoológico?"

Y dice este, casi llorando: "Sí, he hecho lo que me dijiste,

lo he llevado al zoológico, pero aquello no le gusta a él,

hoy voy a llevarlo al teatro, por la gloria de mi padre".

¿Te das cuen'?

Os hablo de los Estados Unidos de Barbate,

New York, New York.

Yo leo el futuro en la caspa,

en las personas que no tienen pelo.

(CANTA)

New York, New York.

Te puedo echar de España, yo nada más que digo...

Quería coger una amatoma muy grande en el sobaco,

estoy en el campo como Tarzán porque aquí no hay quien aguante

la humedad, hay mucha humedad.

Por favor, haz pucheros, y me dice: "No hay agua".

¿Cómo que no hay agua?

Y el que sea acuario cogerá una pulmonía

durante todo el mes entero.

¿Qué haces tú ahí metido en el tubo?

Es que esto está creado así para que nadie discuta más.

Yo tenía el proyecto de hacer

una película con Clark Gable y Gary Cooper,

pero como soy muy morena,

este color mío de piel, sexual,

pues me quitaron el papel.

¿Digo algo más o traigo el graduado escolar?

(Aplausos)

Uno que llega borracho a un bar y hace así y dice:

Y desde entonces yo llamo a la muerte.

¡Ole!

Pero la muerte ya no me quiere escuchar.

Y dice el dueño: "De verdad, por la gloria de mi madre,

aquí no se puede cantar. Usted se toma una copita".

Y dice este: "Feliz Año Nuevo a todos, señores".

Y dice el dueño:

"¿Cómo Feliz Año Nuevo a todos, si estamos en agosto?",

y dice: "Uy, qué bronca me va a dar mi mujer,

nunca me he retrasado tanto".

¡No puedorr!

Bueno, ¡al ataque!

Uno que llega muy borracho buscando su casa

y dice la mujer: "¿No te da vergüenza, cobarde?

¿Tú sabes que estamos en Navidades

y esta noche vienen a cenar los 11 niños que tenemos?

¿Tú sabes que tenemos niños para alicatar dos cuartos de baño

y los niños se han comido el ropero?

Te voy a partir el duodeno.

¿No te da vergüenza, todos los días borracho?"

Y dice la mujer, mirando al marido:

"Mientras yo arreglo el pollo al ajillo,

¿por qué no arreglas tú las angulas?"

Y dice el marido borracho:

"¿Qué quieres, tenerme tú, como el año pasado

tres horas pintándole los ojos a los fideos?"

¡Cobarde!

Canastera, canastera.

Un hombre muy grande que le daba la mano al público

dos o tres veces, y se va para la barra y dice uno:

"Antonio, llevo dos días buscándote,

te voy a partir el duodeno vaginal, tú sabes que soy cinturón negro,

y karateca". "Pero, bueno, ¿qué quieres?"

"Te tengo que decir a ti

que las mujeres que tienen los ojos negros, negros, pata negra,

sexualmente negros, es que engañan a los maridos",

y hace así este: "¡al ataquerr!"

Salió corriendo pa' su casa: "¡no puedorr, no puedorr!"

Llegó a su casa, entró en el dormitorio,

la mujer estaba durmiendo después de ver la novela,

la mujer roncaba que casi sacaba al niño de la cuna.

(GRITA)

Y hace el marido así.

A ver si cambia el semáforo.

Una de las veces que se asoma, la mujer roncaba un poquito menos

y hace así: "¡Ahora! ¿Te das cuen'?"

Dio un salto encima de la mujer,

le echo mano al fistro de la garganta: "¡abre los ojos!"

Y abre la mujer el ojo un poquito, uno nada más de los dos,

y hace así este:

"¡Negros!"

Y sale un negro debajo de la cama y dice el negro:

"¿Cómo me ha visto, cobarde?"

Uno que llega borracho a un bar, echando una serenata.

(CANTA)

¡No puedorr, no puedorr!

Dice: "Usted viene muy cargado, la casa le va a invitar.

Póngase usted aquí". Lo arrinconó en la barra,

este se tomó, por su cuenta, cinco o seis fistros de pelotazos,

y se quedó dormido en la barra.

Y, al momento, sale el camarero con una comanda de 120 pelotazos,

tropezó un fistro de ladrillo que había allí,

"Hasta luego, Lucas, ¿te das cuen'?"

Y se cayó de cabeza.

Y cuando abre los ojos este, que estaba durmiendo en el mostrador,

se ve rodeado de enanos, 15 o 20 enanos mu' chiquititos,

que se pusieron de acuerdo para ir a tomar café aquí,

y dice el borracho al dueño:

"Pepe, Pepe, ¿has desarmado el futbolín?

¡Cobarde, te voy a hacer pupita! ¡Cobarde, pecadorr!"

(Música de "Bonanza")

Ese caballo de "Bonanza".

"Bonanza".

¡Soy padre de familia!

¡Brácula!

¡Cuidadín, cuidadín!

(MUJER) ¡Ay, ay, Chiquito!

Un loco en el manicomio dando vueltas,

que andaba más que un cartero en Barcelona,

y pasó el director del manicomio,

y este estaba con el oído pegado a la pared.

(HABLA EN IDIOMA INVENTADO)

Le dice el loco:

(HABLA EN IDIOMA INVENTADO)

Se va donde está el loco que tenía el oído pegado a la pared

e hizo que el director pegara el oído

en la pared de enfrente del loco, y los dos, muy serios, así.

Y a la media hora dice el director: "¡Basta, pecador, basta!

No se escucha nada".

Y dice el loco: "Eso lo sé yo, pero así estoy todo el día".

¿Te das cuen'? ¡No puedorr! ¡Al ataquerr!

En un manicomio, 600 locos.

¡Cuac, cuac, cuac, cuac, cuac, cuac, cuac, cuac!

¡Ocho, ocho, ocho, ocho!

De verdad.

Y pasaron dos amigos por la puerta del manicomio y dicen:

"¡Carlos!", "¿Qué pasa?",

"¿Ves qué escándalo tienen ahí, por la gloria de mi madre?

Escucha ahí: ¡Ocho, ocho, ocho, ocho!"

¿Te das cuen', cuen', cuen'?

Vamos a asomarnos arriba.

Y este que asoma el pescuezo, por la gloria de mi madre,

hace un loco así con ladrillo, ¡al ataquer!

La boca descolgada,

le veo la boca como una escuela sin niños,

todos los dientes arrancados.

Y ahora se siente al grupo de locos diciendo a voces:

¡Nueve, nueve, nueve, nueve!

¡Al ataquer! ¡Nueve! ¿Te das cuen'?

¡No puedorr, no puedorr!

¡No puedorr, no puedorr!

¡No puedorr, no puedorr!

¡No puedorr, no puedorr!

No puedorr, enjandermor.

No puedorr, no puedorr.

No puedorr, no puedorr.

Dice que era un tío tan honrado, tan honrado

que encontró un puesto de trabajo y lo devolvió.

Bueno, uno que llega a un bar y se pega al mostrador,

y dice el camarero: "Usted viene muy cargado",

y dice: "¿Qué quiere, que dé dos viajes?"

Uno que llega a un restaurante a almorzar

y cuando termina de almorzar, le dice el camarero:

"¿Cómo ha encontrado usted el filete?",

y dice muy serio: "De milagro, porque estaba debajo de una papa".

¡Cobarde!

Van dos a jugar al escondite y dice el tonto: "No juego contigo",

y dice la tonta: "Vamos a jugar al escondite,

si me encuentras hacemos unas guarreridas sexuales".

"Y si no me encuentras", dice la tonta,

"estoy detrás de la cortina".

¡Al ataquerr!

¡No puedorr, no puedorr!

Uno que llega a ver al doctor, Grijander Emore Ejaguar,

me duele el duodeno del pecho, no puedo,

estoy agotado físicamente, no puedo respirar,

¿qué hago, doctor?

Y hace así, le hace un reconocimiento muy bien,

y le dice el médico: "Lo veo muy mal".

"¿Qué tengo, doctor?"

Dice: "Tiene usted cemento en los pulmones.

Tiene usted piedras en el riñón y agua en el vientre".

"¿Cómor?, ¡Milagro, doctor!

Lo justo, lo justo para hacerme un chalet".

Tengo un problema muy grande.

¿Qué problema tiene usted?

Dice: "El problema que tengo, doctor,

es que tengo doble personalidad",

y dice el médico: "Entre usted a la consulta, que ya somos cuatro".

¡Cobarde!

¡Muchas gracias!

No me voy.

Esa mujer embarazada

que llega a ese pedazo de sanatorio madrileño,

y llegó esa mujer de nueve meses, con dos fistros para dar a luz,

y dice el doctor Grijander: "Pase, usted señora".

Y dice: "Señora, relájese usted que la he hecho la radiografía

y trae usted dos bambinos,

dos bambinos con los ojos negros sexuales

que quita la cabeza. Relájese, usted.

Viene el primero".

Salió el primero, lo cogió el médico,

con esa manita.

Lo cogió por las patitas

y hace así, con la mano que tenía como un ropero abierto,

esa mano, la más grande del mundo, hace así.

Le metió un guantazo al niño y el niño no lloraba.

El médico dice: "Llevo 30 años aquí

y del primer guantazo han llorado todos los bambinos,

tiene que llorar".

El médico Grijander muy serio dice:

"El niño no llora, hay que pegarle con algo más fuerte".

Y dice la enfermera: "Por favor, ¿qué va hacer usted?"

Dice: "Deme usted aquella tabla", ¡al ataquer!

Ha perdido usted la visión sexual,

cómo le va a pegar usted con una tabla a este recién nacido

que tiene los conductos vocales en un lado,

el duodenal no está compuesto por esas células.

"Dame la tabla".

Coge la tabla

y le metió un tablazo al niño en el culo,

que le puso el culo al niño mu' colorao'

como si tuviera la cara en la puerta de un horno.

Y hace el niño así: (GRITA)

Y dice el doctor: "Creo que ha llorado.

Lávalo usted que viene el otro".

Esperando el doctor,

esperando al otro seis horas.

No salía mosqueado.

Lo mete en una habitación con la enfermera

y a los diez minutos hace así. Se siente en la habitación.

¡Shh, shh, shh, shh!

¡Shh, shh!

Le da por mirar el fistro vaginal

de la madre,

y asoma el niño la cabeza un poquito

y dice el niño: (GRITA)

"Se ha ido, el de la tabla. Me voy a cagar en tus muelas.

No puedorr, no puedorr.

Hacía, por la gloria de mi madre, 200 años

que no cantaba.

Hay en el barrio...

de Triana.

Ay, ay.

Tengo una señera, tengo una señera,

donde yo duermo mi borrachera.

Ay.

(Aplausos)

El humor lo he tenido toda mi vida

y cantaor empecé muy chiquitito,

pero cuando cantó también

yo cantaba antes...

Tenía una voz que cantaba y sacaba al niño de la cuna.

(CANTA)

Yo nací como artista de cantaor de flamenco.

Muy chiquitito, cuando yo nací, no había niños ni na', jugaba solo.

(CANTA)

Si tu boquita fuera caña de azúcar, caña de azúcar,

esta haría tortillas, chupa que chupa, chupa que chupa.

Si tu boquita fuera aceituna verde, aceituna verde,

esta haría tortillas, muele que muele, muele que muele,

muele que muele.

Un aplauso pa' ella.

Tiene su porvenir resuelto pa' toda la vida.

¡Cobarde!

Que está la cosa muy mal.

(CANTA)

En Barbate.

Por la gloria de mi madre, no me monto más en avión.

¡Cobarde!

¡Borracho!

Pasa, paparr.

¡Norr!

Roncaba y sacaba al niño de la cuna.

Son dos muñecos que se llevan bien.

16, 17 chinos. No va a haber cura para todo el mundo.

Pecadorr, pecadorr.

Os habla el padre Jande Yilami Jate Purro.

Que quita el sentido.

Y dice el cura: "Hijo mío, por favor,

si hay alguien

que no quiera que se celebre esta boda,

que hable ahora mismo.

Que hable ahora mismo". Y dice uno: "¡Padre! (GRITA)

Padre. Yo, yo, yo".

Y lo miró el cura muy serio y dice: "Me voy a cagar en tus muelas.

Tú te callas, pecadorr, que tú eres el novio".

Bueno, uno que llega a la iglesia. Dice: "Padre, tengo un pecado".

"¿Qué pecado tienes?"

"Aleluya, padre, cada una con la suya.

No me da vergüenza decírselo a usted".

Y dice el cura: "Habla, hijo mío,

que te escucha Moisés y yo.

¿Qué pecado tienes tú?" Dice: "El pecado que tengo, padre,

por la gloria de mi madre

es que he abusado de una negra en un túnel.

¿Usted cree que eso es pecado?"

Y dice el cura: "Eso es tener puntería, hijo de puta".

Uno que llega a la iglesia y dice: "Padre".

"¿Qué pasa, hijo mío?"

"Tengo un pecado muy grande".

"¿Y qué pecado tienes túrr?"

"Le tengo que decir a usted,

que una mala tarde la tiene cualquiera.

Padre, soy mariquita.

Soy mariquita".

"¿Cómorr?"

"Soy mariquita, padre".

Y dice el cura: "Por favor, hijo mío,

¿mariquita, mariquita?"

"Pero mariquita puro de oliva,

pata negra, padre.

Pata negra".

Y dice este: "Padre, yo soy mariquita,

pero mi hermano también es mariquita.

Mi abuelo era mariquita, que murió con 110 años.

Mi tío es mariquita.

Un primo hermano mío que vive en Barcelona

en Roger de la Flor, una calle mu' típica de allí,

también vive allí, es mariquita".

Y dice el cura: "Hijo mío, por favor,

(GRITA)

(GRITA)

(GRITA) ¡Cobarde!

¿Es que en tu casa a nadie le gustan las mujeres?"

"Sí, a mi madre".

(GRITA)

(GRITA)

(GRITA)

(GRITA)

(GRITA)

¿Esto qué es?

Otro mariquita perdido en el río Amazonas.

"Siempre estoy en la selva,

voy a ver otros países escandinavos".

Y hace así con un coche de línea,

pero este mariquita le olían más los pies

que un camello matao' a pellizcos.

Qué peste. Se puso al lao' del conductor.

El conductor... Y hacía el conductor...

"Piste, qué piste. Cobarde, qué peste.

Esto está podrido. Por la gloria de mi madre, cobarde.

¿A quién le huele los pies?" "Este que está al lado de usted".

"Así no puedo conducir, puede haber un accidente laboral

y tiene guasa. ¿Qué hacemos con él?"

Dice: "Lo vamos a dejar en la curva próxima,

próxima curva que venga, lo dejamos".

"Pero ¿ahí la vas a dejar? ¿En el pleno desierto?"

"¡Dejadlo ahí!"

Y veo al mariquita ocho o nueve días

por el desierto sin beber agua. "Quiero agua".

Esa sequía mu' grande, esa sequía que había allí,

que se veían a las ranas con cantimploras.

La sequía más grande. "Quiero agua".

Y a los nueve días perdió la visión sexual, agua.

(GRITA) Agua. No puedo.

Y ve a uno que venía con una puerta en lo alto de la cabeza.

Y se acerca este y dice el mariquita:

"Pero, bueno, ¿dónde vas túrr? ¡Cobarderr!

¿Dónde vas tú con esa puerta en lo alto de la cabeza

con la calor que hace aquí? ¿Te das cuen'?"

Y dice este: "Pero cuando abro la puerta,

no veas qué fresquito entra".

¿Te das cuen'? No puedorr, no puedorr. (GRITA)

"¿Qué pasa ahí?"

Dice: "que a Antoni la ha cogido un camión".

"Pero ¿está muy grave?" "En la UVI está".

"¿Cómo en la UVI?"

Llegó a la UVI corriendo. No estaba en la UVI.

Está en la habitación. Y cuando llegó este mariquita

y vio al otro mariquita que estaba como una tarta,

esas pesas sexuales, ese pescuezo colgado.

Dice el mariquita: "Ánimorr, ánimo,

he hablado con el doctor Grijander y me ha dado dos noticias.

Una es muy buena, por la gloria de mi madre,

pero la otra... muy mala".

Y dice el maricón: "Pues déjate de sumas,

mariquita déjate de sumas. Dime que no puedo hablar,

que puedo tener un desprendimiento de retina,

dime la mala".

Dice:

"La mala es que te van a cortar las dos piernas por el sobaco".

Y dice el mariquita: "¿Tan largo tengo el hueso?"

Y dice el maricón: "Bueno, ahora que te vas a ir,

dime la buena, mariquita,

que ligas menos que la gata del Vaticano".

Dice: "La buena es que el que está acostado

enfrente de tu cama, quiere comprarte los zapatos".

No puedorr.

(HABLA EN UN IDIOMA INVENTADO)

Ahora...

(HABLA EN UN IDIOMA INVENTADO)

Se va usted a hacer usted un anatoma en el sobaco.

Un lago negro, un lago blanco.

¡Norr!

Paparr, paparr, paparr.

Paparr, paparr.

Paparr, paparr.

Mamár.

"Que papá ha venido borracho y se ha caído en el váter, mamá".

Y dice la madre: "Quítale la cartera

y tira de la cisterna. Cobarde".

Uno que llega vestido de soldado a su casa.

La cantimplora, el "mousse" español,

se lo llevó todo.

Y dice el padre: "¿Cómo estás, hijo mío?"

"Muy mar, papár, muy mar, papár.

No me gusta la mili, no me gusta el servicio militar.

Estoy harto, papár".

Y dice el padre: "¡Cobarde,

que todo el mundo tiene un Graduado Escolar

y tú tienes una etiqueta de anís del Mono".

"Te tengo que decir, papá,

que la comida del cuartel tiene tierra, papár".

(GRITA)

"En un torpedo de los grandes relatos,

¿tú no me decías a mí que te gustaba servir a la patria?"

"Sí.

Pero no comérmela".

Bueno le dice el capitán al asistente:

"Por favor, que venga mi asistente ahora mismo".

Dice el capitán: "Se lleva este paquete a mi casa.

No te digo trigo, por no llamarte Rodrigo.

Lo llevas a mi casa. Te daré un mes de permiso.

Te voy a dar la llave de la casa".

Se lo llevó a la puerta de la señora del Capitán.

Pegó en la puerta,

cuatro o cinco veces. No abría la puerta.

Al final metió el fistro de la llave. (GRITA)

Entro adentro. Metió el paquete.

Este asistente era muy curioso

y llega a una habitación

y ve a la mujer haciendo una guarrerida española.

Y hace el asistente: "¿Cómorr? Cobarde, pecadora.

No se puede aguantar.

Le ha puesto los cuernos a mi Capitán.

Se lo digo ahora mismo. Al ataque".

Y sale corriendo para el cuartel y dice:

"Mi capitán, he hecho lo que usted ha dicho,

pero no tengo más remedio que decírselo a usted.

Su mujer está haciendo guarreridas con el cuerpo humano en la cama".

(GRITA)

"Usted va a ser testigo de lo que voy a hacer ahora mismo".

Coge una pistola

y se aparta.

Una bomba.

"Vámonos.

Marcha ligera".

Y llega a su casa y estaba aún la mujer

haciendo guarreridas españolas con ese hombre malo.

Y hace así el capitán: "La pistola". (GRITA)

(DISPARA)

Cuatro tiros en el duodeno que le dio.

Y no tenía balas, por la gloria de mi madre, la pistola.

"La espada. Me voy a cagar yo... La espada".

Su asistente: "Échele usted 3 en 1,

que no sale".

"¿Qué he esperado? Me ha fallado la espada".

Y dice el asistente: "Mi capitán, la bomba, la bomba".

Y la bomba no explotó.

Y dice el capitán muy serio: "¿Qué hago ahora?"

Y dice el asistente:

"Mi capitán, con los cuernos al ataquerr".

Hasta luego, Lucas. No puedorr, no puedorr, no puedorr.

(Música)

Bueno, nos han dejado aquí...

El hombre de goma que se anuncia en un circo portátil

en un barrio malagueño.

Un circo que allí no entraba ni el dueño.

Una ruina muy grande, por la gloria de mi madre,

se anuncia: "El hombre de goma.

Dos metros cuadrados,

tiene la espalda como un ropero abierto.

Señores, nadie ha visto a este hombre.

No cabe en el circo, todo es de goma".

"¿Cómo?" "De goma es,

desde el cerebro hasta los pies.

Lo tocas y se te van las manos pa'dentro. Goma.

Miradlo.

Y saca una pierna y hace así.

El hombre de goma.

Y dice don mariquita: "Vamos a ir a verlo".

Dice: "que la entrada vale mu' cara,

son 50 euros, que en dinero español son 8.000 calas,

8.000 pesetas por cabeza".

"Vale, vamos a echarle valor. Vámonos".

Y entran los dos mariquitas, se ponen en primera fila.

"Señores, ante ustedes, nunca visto, el hombre de goma,

que tiene musgo hasta en las orejas.

Hay que verlo, afuera".

Y hace así, hace así.

El hombre de goma salió con unas pesas muy grandes,

con unas pesas...,

aquí, como si tuviera una batata.

Esta pierna, este brazo.

Termina la actuación y le dicen: "¡Bravo! Nunca visto.

¿Es de goma? ¿Has visto cómo salta? ¿Lo que hace con las piernas?"

Y dice un mariquita a otro: "Nos ha llevado al huerto

el hijo puta este". "¿Qué pasa?"

"Que no es de goma".

"¿Tú cómo te has dado cuenta?" "Porque yo me doy cuen'.

Este no es de goma.

Se ha llevado el dinero por la cara.

Y ahora voy a salir de dudas". "¿Qué vas a hacer?"

"Llegar al camerino". Pega a la puerta.

Dice una voz: "¿Quién es?"

"Soy admirador de usted. ¿Con quién hablo?"

"Con el hombre de goma". "Ábrame usted la puerta".

Le abre la puerta y entró este mariquita así...

(CANTA)

Entra el mariquita y dice:

"Vengo que tengo una apuesta con un compañero mío.

¿Usted es de goma?" "Todo de goma".

"¿De verdad?" "Desde los pies a la cabeza".

"¿Puedo salir de dudas, puedo tocarlo?"

"Sí".

"Voy a tocar las piernas". Le echa mano aquí.

"¿Puedo tocarle el culín?" "Sí".

"La otra parte también que me fue de paso".

"Sí".

"¿El pescuezo?" "Sí".

Las orejas, la cabeza toda de goma. Y ya no sabía lo que tocarle.

Y dice el mariquita al hombre de goma:

"¿Puedo tocarte el fistro vaginal...

de abajo?"

Y dice el hombre de goma:

"Una mala tarde la tiene cualquiera.

Esto es también de goma". "¿Sí?"

Se va pa'l hombre de goma.

Le echa mano al duodenal,

al fistro.

Empieza a tirar.

Y el hombre de goma así.

Y le dice el mariquita: "¿Esto es también de goma?"

Dice: "Sí". Dice: "Pues bórrame el cero".

Hasta luego, Lucas. No puedorr.

Por la gloria de mi madre.

Por la gloria de mi madre.

Por la gloria de mi madre.

Por la gloria de mi madre.

Por la gloria de mi madre.

No pido un aplauso para ellos porque están los minutos contados.

Leer el periódico: "Se necesita albañiles".

Y fue este mariquita a la obra, habló con el encargado.

Dice: "¿Usted sabe algo de albañilería?"

Dice: "Soy un fenómeno". Y dice el encargado:

"Le vamos a hacer un pequeño examen.

¿Qué tiene usted que decir?

Vamos a ver. ¿Qué es el hormigón?"

Y dice el mariquita: "El padre de la hormiga".

Dice: "Es usted un fenómeno. Empiece usted mañana a trabajar".

Fue al otro día el mariquita con una fiambrera muy grande.

La fiambrera como La Maestranza de Sevilla.

Entró ese mariquita con la fiambrera en la obra.

Empezó a trabajar.

Las 13:00 a comer.

Cogió la fiambrera, se metió

debajo de un andamio que había allí.

Abre ese pedazo de fistro de fiambrera

y la llevaba llena de lentejas.

¿Se da cuen'?

Llevaba la fiambrera llena de lentejas.

Dice el mariquita:

"(GRITA) Otra vez lentejas, ¡cobarde!

Otra vez lentejas.

No se puede aguantar. Otra vez lentejas".

Y había un albañil al lado y dice:

"Dile a tu madre que te guise otra comida".

Dice: "¡Norr! El que se guisa soy yo".

Y yo cojo un chiste y lo cambio 600 veces.

Bueno, esto podíamos estar toda la noche.

Dos aceitunas esquiando en Buenos Aires.

Dos aceitunas, dos fistros de aceitunas

esquiando en la Olimpiada de México.

Y salieron las dos aceitunas: "¡Al ataquerr!"

A 70 kilómetros por hora.

Salen las dos aceitunas corriendo a 170 kilómetros por hora.

Las dos aceitunas corriendo,

pero una de las aceitunas cogió la curva muy cerrada.

Yo cuento ahora mismo este chiste

y dentro de un rato te lo cuento distinto.

Soy como un robot "jauve".

Una de ella pegó un porrazo.

Tuvo derrame cerebral.

Y se pegó un porrazo.

Desprendimiento de retina.

El sobaco descolgado.

Dice que pega un porrazo

y me he roto un hueso.

Y se acerca la otra aceituna: "¿Qué te ha pasado a ti?

¿Qué te ha pasado a ti?" Dice: "Que me he hecho pupita,

me he pegado un porrazo. Creo que me he roto un hueso".

Y dice la otra: "Cobarde, ¿cómo te vas a romper un hueso,

si estamos rellenas de anchoas? Me voy a cagar en tus muelas".

(HABLA EN UN IDIOMA INVENTADO)

¿Te das cuen'?

(HABLA EN UN IDIOMA INVENTADO) ¿Te das cuen'?

¿Te das cuen'?

¿Te das cuen', cuen', cuen', cuen', cuen', cuen'...?

"Dónde está tu marido?"

"Mi marido está en la peña flamenca,

una peña que hay ahí, al lado de la Puerta del Sol

y está jugando al dominó".

Dice: "Vamos a tomar un cafelito los dos, ¿no? Venga".

Van las dos a tomarse un café

y dice la que se encontró a Encarni:

"Encarni, tú que dices,

que tu marido está en la peña flamenca jugando.

Tu marido está allí,

tu marido está allí con un ramo de flores".

Y dice ella muy seria:

"Me estoy viendo esta noche con las piernas abiertas".

Y dice la otra: "¿Es que no tienes florero?"

"¿Dónde está?" Y dice la mujer llorando:

"Estoy aquí en el salón agarrado a la lámpara.

Por favor, ayúdame.

No puedorr, no puedorr, no puedorr. Ayúdame".

Y entró el marido y dice: "¿Dónde estás tú?

Pero, bueno, ¿tú qué haces ahí arriba?

¿Tú qué haces ahí agarrada a la lámpara, pecadora?"

Y dice la mujer: "No chilles mucho, que no te escuchen los vecinos.

Es que me he puesto una compresa con alas

y no puedo controlarla". No puedorr, no puedorr, no puedorr.

"Te tengo que dar dos noticias. Una es muy buena.

(GRITA)

Y la otra muy mala".

Y dice la mujer: "Dime la buena".

Dice: "La buena es que he dejado la droga".

Y dice la mujer: "Dime la mala, cobarde, torpedo".

Y dice el marido: "La mala es

que no sé dónde la he dejado. ¿Te das cuen'? No puedorr".

"Señor comisario, vengo a denunciar a mi mujer

porque mi mujer ha hecho una guarrerida

con el cuerpo humano". "¿Cómorr?"

"Mi mujer se ha acostado

con todo el bloque entero, comisario".

(DISPARA)

"Con los 28 vecinos".

(DISPARA)

"Reléjese, usted".

Y dice: "Bueno, comisario, ¿pa'qué lo voy a engañar?

Menos con el portero".(GRITA)

"¿Qué pasa con el portero?" Dice: "Que es automático".

¿Se da cuen'? No puedorr, no puedorr.

Este matrimonio extranjero con un Mercedes.

(Claxon)

Este pedazo de carretera, este Mercedes

y llegó este cateto hasta la carretera,

buscando caracoles.

"Aquí hay uno. No, aquí hay otro".

Dando vueltas y llegó a la carretera

buscando caracoles con un canasto lleno a tope.

Y llegó al lado del coche y dice el del coche:

(HABLA EN UN IDIOMA INVENTADO)

Dice: "Pero, quítate el chicle de la boca

que te voy a dejar en cueros, ¿eh? Que soy cinturón negro, karateca.

Te voy a hacer pupita vaginal".

Y le dice el extranjero:

"Por favor, Ante...,

Ante.... Antequera,

Antequera, Antequera".

Y dice: "Antes era albañil

y ahora, por la gloria de mi madre, estoy cogiendo caracoles,

¿te das cuen'?" Hasta luego, Lucas.

No puedorr, no puedorr, no puedorr.

"Por la gloria de mi madre, ¿cuánto tiempo llevamos casados?"

Dice a la mujer muy seria. "50 años llevamos casados.

No había niños ni na', jugábamos solos los dos."

"¿50 años?" "Sí".

Este hombre sin poder respirar.

"¿Y en los 50 años tú me has engañado alguna vez?

Has hecho alguna guarrerida aquí?"

Y dice la mujer: "¿Te ha dado vergüenza

cómo te he cuidado y te estoy cuidando,

cómo te he tenido de limpio, cómo has comido,

que has picado más que un pollo en agosto,

comías en una bañera?

Antes de morirme dime si me has engañado tú alguna vez?"

Y se queda el hombre muy serio: "¿Y si no te mueres, cobarde?"

Le dice el niño al padre:

"Papár, papár, papár,

anoche vi, en el campo, una pareja haciendo una guarrerida española".

Y dice el padre: "Cobarde, ¿conque tú eras el de la linterna?"

Le dice el niño al padre: "Papár, no te aguanto más,

te huelen más los pies que un camello matado a pellizcos.

Eres un fistro de poblado, papár. No te aguanto más.

Y cómo roncas, papár,

que rocas en un botijo y sacas al niño de la cuna.

Cómo roncas.

Me voy ahora mismo, papá, a Alemania, papár".

Y dice el padre: "Tú te vas donde quieras,

pero a las 22:00 te quiero ver en la casa, ¿te das cuen' o no?"

Y dice el niño: "Papá, antes de irme a Alemania,

papá, te tengo que decir

que el borrico se ha caído en el pozo".

Y dice el padre: "Pues échale pinchos,

que agua no le hace falta".

Le dice el niño al padre: "Papár, papár, papár,

no quiero ir al colegio. No puedorr, no puedorr, no puedorr,

no puedo ir al colegio.

Los niños se meten conmigo.

Me dicen que soy un torpedo, papár".

Y dice el padre: "Siéntate ahí.

No tienes más remedio que ir al colegio, por dos razones,

hijo mío.

La primera es que tienes 42 años

y lo segundo que eres Director del Colegio".

No puedorr, no puedorr, no puedorr.

Le dice el padre al niño: "Por favor, hijo mío,

eres un torpedo de la pradera, por favor. Niño".

"¿Qué quieres, papár?"

"Por favor,

no comas más pasteles que vas a reventar".

Y dice el niño: "Pues dame otro y apártate".

(Aplausos)

Yo, yo.

Ahora.

Sí.

Pa' ti, pa' ti.

Sí. Más serio que una petaca de corcho.

¡Olé, olé! Yo.

Uno que se muere un lunes dice:

"¡Qué malamente empiezo la semana! ¡Cobarde!"

Dice que era un ladrón tan gordo, tan gordo, tan gordo,

que la policía nunca pudo rodearlo.

Dice que era un torero tan serio, tan serio, tan serio...

Mira si era serio

que tiritaban los toros en el juzgado.

Dice que una mujer tan gorda, tan gorda, tan gorda,

que se cayó de la cama por los dos lados.

(Aplausos)

Bueno, bueno, bueno. Me despido con este.

Dice que era un tío que debía tanto, tanto, tanto

que entró en el banco y sonó la alarma. (GRITA)

¿Cómorr?

(GRITA)

¿Cómorr?

¡Jarr!

¿Cómorr?

Señores, perdonad, pero...

una mala tarde la tiene cualquiera.

¿Vámonos?

Marcha ligera.

No puedorr, no puedorr. ¿Te das cuen'?

Muchas gracias.

Voy a contar el penúltimo, que estoy muy a gusto con ustedes.

No te rías sí, que puedes tener un derrame sexual.

¡Cobarde, que eres una cobarde!

Uno que llega también a un restaurante,

se sienta para almorzar y a los diez minutos:

"¡Camarero, camarero. La mosca, camarero.

La mosca, la mosca".

Y se acerca el camarero mosqueao': "¿Qué pasa con la mosca?"

Dice: "Que se ha llevado el filete. Por allí va, al ataquerr".

Por la gloria de mi madre, ¿te das cuen'?

Hasta luego, Lucas.

No puedorr, no puedorr, no puedorr.

(TARAREA)

Hasta luego, Lucas. No puedorr, no puedorr, no puedorr.

Se callen ustedes.

Tú te ríes pa'dentro, ¿no?

Te voy a hacer pupita, ¿eh?

¡Norr!

Menudo susto me ha dado.

(GRITA)

Hasta luego, Lucas.

¡Pecadorr!

Cómo nos reímos - Chiquito de la Calzada. 1ª parte - ver ahora

No recomendado para menores de 7 años ¡Cómo nos reímos! - Chiquito de la Calzada. 2ª parte - ver ahora
Transcripción completa

¡Al ataque! ¡Al ataque!

¡Al ataque! ¡Al ataque!

¡Pecador!

¿Cómor?

No puedo, no puedo, no puedo. No estoy en forma.

¡Nooor! El fistro vaginal.

Jandemor. ¡Por la gloria de mi madre!

¿Te das cuén? Cuén, cuén, cuén...

¿Te das cuén o no?

No te digo trigo por no llamarte Rodrigo.

¡Quieto! Ajandemore.

Después de los dolores...

No te rías así, que puedes tener un derrame sexual.

Yo canté en un bautizo y se murió el niño a la media hora.

Me cago en tus muelas. Mentalízate.

¿Te das cuén? ¡Relájase usted!

Un lepero en el mismo pueblo de Lepe, por la gloria de mi madre,

montado en un pavo, borracho perdido.

Era un torpedo de los grandes relatos.

Sale otro lepero borracho del bar y le dice, Manuel,

¿dónde vas, borracho perdido, en lo alto de ese pavo?

Y dice, voy a Madrid en el ave.

Mira si es feo tu niño, por la gloria de mi madre,

que fue al zoológico de Madrid, y le preguntó al portero,

por favor, ¿por dónde cae la jaula de los monos?

Dice el empleado, si no sabe volver, por qué se escapa.

Dice que era un tío tan honrado, tan honrado,

que encontró un puesto de trabajo y lo devolvió.

¿Qué tiene, trillizos?

Y dice ella muy seria, no, es uno solo,

lo que pasa es que es muy nervioso. Hasta luego, Lucas.

(Aplausos)

¿Usted no ve televisión?

Grijando doladita more nauer. Jarrr... y se me quita el dolor.

Esta entrevista es una entrevista más, daliniana.

Yo prefiero... Tus muelas, cobarde.

Uno que llega a un bar, ciego, un poquito espeso...

Deme usted un tinto. Deme usted una copita.

Un Cuba libre. ¿Cómor?

Blanco. ¿Quiere usted una tapita de queso?

¡Noooor! ¿Quién?

¡Qué pedazo de merluza trae!

Por todos ustedes y por los que no están.

Llega un esqueleto a un bar, y le dice al camarero,

dame una cerveza y prepare usted la fregona.

Uno que entra borracho a un bar y le dice él camarero, ¡Antonio!

¿Qué pasa? Que vengo a probar el pollo con patatas fritas,

ese pollo con patatas fritas que quita el sentido

por la gloria de mi madre.

¿Tú tienes mucha hambre?

Yo me como ahora mismo la oveja Maya.

Bueno, pues le vamos a poner un loro que hay en la cocina,

que me voy a cagar en sus muelas otra vez,

que el loro tiene locos a los cocineros.

Rompe los platos, tiene liada a toda la cocina,

cambia las comidas, no veas lo que tiene liado.

Tiene a todo el mundo loco ahí.

¿Te da lo mismo comer loro que pollo?

Dice el borracho, ya no quiero ni pollo ni loro.

Me voy a mi casa ahora mismo.

Levanta el paño de la mesa y estaba el loro asustado,

pegado en un palo de la mesa, y dice el loro,

hijo puta, come pollo, que yo te pago la diferencia.

¡Al ataque! ¡Cuidado!

(Aplausos)

Uno que llega a a un bar, se acerca al bar y hace así.

Dame una copita, que me la voy a tomar por los conductos vocales.

Dice, la casa invita.

Pone un pelotazo y dice, yo quiero una copita,

pero en un vaso grande, de vino blanco.

Dice, ¿una tapita, no?

Dice, bueno, una mala tarde la tiene cualquiera.

¿De queso? Sí.

Y el que estaba en la barra se agachó detrás de la barra,

cogió una bolsa muy grande y metió nueve quesos.

Dice el borracho, ¿qué te crees, que estoy de mudanza?

¿Eso es para usted? ¡Cállese usted!

Eso es para que se lo lleve usted a la casa.

Dice, ¿qué te debo? Nada, está usted invitado.

Hombre, ¿esto cómo es?

Esto es para usted, cállese usted,

ese estaba ya loco por irse para la calle,

mirando para la puerta del bar.

Te voy a hacer una pregunta, ¿tu eres el dueño?

No, el dueño del bar está acostado con mi mujer arriba,

y aquí me lo está pagando todo el hijo puta, cobarde, lo voy a matar.

(Aplausos)

Chanquete, ¿está usted ahí?

(Canta)

-Buenas tardes, pensábamos que no estaba.

-Te hemos estado buscando en el puerto y donde el Frasco.

Bueno, hacía, por la gloria de mi madre 200 años que no cantaba.

Si la montaña no viene a mí... Últimamente no se le ve mucho.

Parece que nos huye. ¡Noooor! He dejado la droga.

Si quieres que te ayudemos, yo un día ayudé a mi madre a empapelar.

-Y yo a echar la cola. -En el suelo.

Uno que llega a un bar, se sienta y se acerca el camarero.

¿Qué va a tomar usted? Estoy tomando el sol.

Y dice el camarero mosqueado, para estar sentado aquí

hay que pedir algo. Pues dame un cigarro, leche.

Dice, creo que usted y yo vamos a salir muy malamente.

Y dice, pero la foto la pagas tú,

que me voy a cagar en tus muelas, cobarde.

El restaurante está todo lleno, ¿no hay sitio para mí al menos?

¡Noooor! Y hace así, se asoma y ve a uno solo en una mesa, durmiendo.

¡Despiértelo usted! ¡Échelo usted a la calle!

¡Le voy a partir el duodeno a usted! ¡Despiértelo usted!

Dígale usted que hay personas esperando mesa,

despiértelo usted. El camarero, no puedo, no puedo.

¿Por qué no puede usted?

Porque cada vez que lo despierto, me paga la cuenta

y se duerme otra vez. ¿Te das cuén?

Llévame al zoológico a ver los animales bravidos.

Ni pollo ni loro.

¡Quiero mi mona! ¡Rata!

Los leones. Pavo.

Perro. Un oso.

¡Mono! ¡Pantera!

Pulpo. Borrico.

Pollo. ¡Suelte usted el pollo!

Animales bravidos.

Aquella cabeza de toro mató a mi padre,

me cago en todas sus muelas.

Dice el otro, ¿tu padre era torero? ¡Noooor!

Es que estaba jugando al dominó con dos amigos,

se le cayó encima y lo mató.

(Aplausos)

En un letrero, necesitamos animales bravidos

para mantener a los dos leones que hay aquí, en este pequeño circo,

y una pantera que pica más que un pollo en agosto.

Queremos pájaros, perros,

hay ya en la puerta un hombre con un borrico.

Dice, está muy delgadito, pero por lo menos

para entretener a los leones.

Pidió 500 pesetas el dueño, salió uno muy fuerte del circo...

Coge el borrico y hace así. ¡Quieto!

Y cayó el borrico en medio de los dos leones,

pero el borrico en sus tiempos era cinturón negro, karateca,

nadie lo montaba, y no veas, todavía le quedaban esas raíces.

Se acerca el león y hace así el borrico.

Y dice el borrico, ahora es la mía. ¡Al ataque!

Seis meses sin comer, me lo como.

Salió corriendo y se comió los dos leones.

Dice, me ha buscado usted la ruina.

Se ha comido el borrico a los dos leones,

y tiene arrinconada a la pantera. ¡Hasta luego, Lucas! Vámonos...

No puedo, no puedo.

Le dice el niño al padre, papá, papá, llévame al zoológico,

a ver los animales bravidos, por favor, quiero verlos, papá.

Dice el padre, no puedo llevarte. ¿Por qué no me puedes llevar?

Porque tienes las orejas como una línea continua de grandes.

Me voy a cagar en tus muelas, no puedo llevarte.

¿Qué dirán los animales cuando te vean esas orejas?

Entró al otro día el padre con el niño, agarrado de la mano,

y el niño, 7 caballos que vienen de Bonanza...

Le dice el niño al padre,

papá, hay un gorila ahí enfrente que me está llamando.

¿Qué hago, voy o no? Dice el padre, acércate.

Pero me está haciendo que tú no vengas conmigo, solo tú.

Hace así el niño, cogió las orejas...

Se acercó al gorila y le dice, ¿qué quieres de mí?

Dice el gorila, dime qué abogado te ha sacado de aquí,

que me voy a cagar en sus muelas.

(Aplausos)

# 15 años tiene mi amorrr, los que tiene una canena.

# Jarenare jarrr #

# New York, New York... Jarenare jarrr #

# Abre las puertas, carcelero. Me voy a cagar en tus muelas.

# No te digo trigo por no llamar de Rodrigo #

# Blanca, radiante va la novia. Repicarán de alegrida #

# Conductor, amigo conductor, la carretera es peligrosa #

# Un lago negro, un lago blanco #

# Jarenorr #

# Nejare nar, de monde jar #

Dice la mujer, no cantes más. ¡Cobarde!

Que trabajas menos que el sobaco de un churrero.

Doctor. Dice el médico, ¿qué le pasa?

Dice, doctor, doctor, doctor, ¿qué hago, doctor?

Dice el médico muy serio, doctor, ¿me reconoce usted?

Lo miró el médico muy serio y dice,

ahora no caigo, por la gloria de mi madre.

Uno que llega al doctor Grijandor. ¿Qué enfermedad tiene usted?

Pues la enfermedad que tengo, doctor,

es que me da vergüenza decírselo, la enfermedad que tengo

es que me da por robar.

Le robo a todo el mundo, le robo a mi mujer, a los niños.

A mi suegra, no sabe dónde meter el monedero,

se lo quito a cada momento.

A la limpiadora cuando cobra le quito el parné.

Salgo a la calle para comprar el periódico y robo en las tiendas,

doctor, robo en todos lados.

Dice el médico, relájese usted, físicamente, moralmente.

Le voy a mandar unas pastillas,

y si dentro de 20 días no se le quita,

me trae usted un móvil para el niño.

Dice, doctor, tengo un problema muy grande.

¿Qué problema tiene usted?

El problema que tengo, doctor, es que tengo doble personalidad.

Dice el médico, entre a la consulta, que ya somos cuatro.

Cobarde, te voy a dar un guantazo

que te voy a poner las orejas como una tirita.

Te voy a meter, quieto. ¡Al ataque!

Te voy a hacer pupita vaginal.

¡Quieto! ¡Te voy a hacer pupita!

No te vayas muy lejos, que me vas a echar los fideos.

¡Me voy a cagar en tus muelas! ¡Cobarde!

Una mala tarde la tiene cualquiera. ¡Te voy a matar!

Dice, doctor, tengo un problema muy grande.

¿Qué le pasa? Pase usted de la consulta.

Pasó a la consulta y le dice el médico, ¿qué le pasa a usted?

Doctor, que llevo una temporada que me duele mucho esta pierna, doctor.

Tengo un dolor en la pierna que no puedo aguantarla.

Dice el médico, ¿usted qué edad tiene? ¡Cobarde!

95 años, y dice el médico, hombre, eso es problema de los años.

Dice, no diga eso usted, por la gloria de mi madre,

porque esta tiene la edad de esta, y no me duele nada. ¿Te das cuén?

Doctor, dice mi mujer que yo no sé decir Federico.

¿Cómor? Que dice que yo no sé decir Federico,

y los niños también dicen que yo no sé decir Federico.

Dice, usted habla muy bien. ¿Tiene usted el graduado escolar?

Sí, tengo uno.

¿Para qué quieres más, para alicatar el cuarto de baño?

¡Cobarde! ¿Dice su mujer que no sabe decir Federico?

Usted habla muy bien, márchese usted para la casa.

Tiene usted los pies como un ropero abierto.

Se fue para su casa, llegó, llama a la mujer y dice,

María, abre el Federico y me das un Coca-Cola.

(Aplausos)

Uno que iba por la calle con un dolor de muelas, llorando,

ay, ay, no puedo.

No puedo aguantar el dolor de muelas,

por la gloria de mi madre. Qué dolor más grande, desesperado.

Le para un amigo y dice, ¿qué pasa? La muela, qué dolor.

Tómate una aspirina. Me he tomado dos.

Ponte unos paños calentitos de agua.

¡Me he puesto cuatro!

Ay, qué dolor tengo, y dice, muy serio,

cuando me pasa eso que te pasa a ti del dolor de muelas,

me voy para mi casa, sin hablar con nadie,

cojo a mi mujer, no la dejo de hablar

y le hago una guarrerida en el duodeno del cuerpo humano,

y se me quita el dolor.

Dice, ¿tú crees que tu mujer estará ahora en tu casa? ¡Cobarde!

Llega una señora con quemaduras de primer grado

en todo el fistro de la cara, sin cejas, sin barba, sin nariz.

Era Frankenstein. La más fea del mundo.

Cuando llegó a la consulta dice, doctor,

y cuando abrió el doctor hizo así...

Qué mujer más fea, por la gloria de mi madre.

Por favor, señora, ¿qué le ha pasado a usted en el fistro de la cara?

¡Es usted un monstruo!

Dice la señora, llorando, doctor,

que me dijo mi suegra

que friera la pescadilla con la cola de la boca.

(Risas)

Por la gloria de mi madre, tienes aquí una batidora.

¿Me escuchas? Yo creo que nos conocemos, hola, mira... (comunica)

Jar, jar.

No cabe, achuchadle.

¿Te das cuén?

Me encuentro muy a gusto con ustedes,

no me voy de aquí ni que venga el magra.

Usted ha aparcado aquí muy mal.

¿Esto qué es? Me voy a cagar en tus muelas.

Menudo susto me has dado, hijo puta.

¿Por qué no ha aparcado usted en Alcobendas?

Por favor, por la gloria de mi madre,

que una mala tarde la tiene cualquiera.

No te rías, que puedes tener un derrame sexual.

Doctor, ¿qué tengo?

Dice el médico, un soplo en el ovario.

¿Cómor? Tiene usted un soplo en el ovario.

Sale corriendo para su casa, llamando a la madre.

Mamá, mamá, mamá. ¿Qué te pasa, hija mía?

¿Cómo estás llorando? Parece que vienes de Bobadilla.

¿Por qué lloras así, hija? Mamá, el médico.

¿Qué ha pasado?

Me ha dicho que tengo un soplo en el ovario, mamá.

Hace así la madre. Me voy a cagar en sus muelas.

Salió corriendo para la consulta, con una tabla, en busca del médico.

Entró a la consulta.

¿Quién es el médico? Soy yo.

Le voy a meter un tablazo a usted. Usted ha ofendido a mi niña.

¿Qué dice usted? Usted ha ofendido mi niña.

Le ha dicho que tiene un soplo en el ovario, pecador.

Dice el médico, relájese físicamente.

Yo le he dicho a su hija que se la han soplado varios.

Dice, doctor, me duele el duodeno del pecho.

No puedo, estoy agotado físicamente, no puedo respirar.

¿Qué hago, doctor? Dígame usted lo que tengo.

Dice el médico, pase usted a la pantalla ahora mismo,

y hace así...

¿Qué tengo, doctor?

Tiene usted cemento en los pulmones,

piedras en el riñón y agua en el vientre.

Dice, milagro, doctor, lo justo para hacerme un chalet.

Hasta luego, Lucas.

(Aplausos)

¡Antonio! ¡Paco!

¡Pepe! ¡Manuel!

¡Fito! ¡María!

¡Encarna! ¡María!

¡Ana! ¡Antonio!

¡Federico! ¡Antonio!

¡Ana! ¡Paco!

¡Pepe! ¡Pepe!

¡Pepe! ¡Pepe!

¡Pepe!

¡Pepe, te quiero! ¡No te olvido!

Yo sé que has trabajado menos que el sastre de Tarzán.

Te sigo queriendo, por la gloria de mi madre.

No puedo vivir sin ti. Te echo de menos, Pepe.

Pasa una señora por el cementerio y dice, oiga, por favor,

que ahí no pone Pepe, pone Antonio.

Dice, no, es mi marido,

lo que pasa es que a él no le gustaba tener nada a su nombre.

Le dice un amigo a otro,

a tu mujer la he visto yo ahora mismo con otro hombre.

Salió corriendo este, al ataque.

Salió corriendo y resulta que era el mismo.

José Manuel, ¿qué te pasa?

Calla, hombre, que tengo un problema muy grande.

¿Qué problemas tiene?

Que acabo de venir ahora mismo de enterrar a mi suegra.

Enterrar a mi suegra

me ha costado 300.000 pesetas enterrarla, ¿te das cuén?

Dice el otro, qué arte.

Si yo enterré a la mía la semana pasada

y me costó enterrarla 25.000 pesetas.

Dice, pues ya mismo la tienes otra vez de vuelta en tu casa

dando vueltas por el salón.

¿Por qué lo dices? Porque lo barato sale caro.

¡Está la cosa muy mala! ¿Cómor? Está la cosa muy mala.

¿A mí me vas a decir cómo está la cosa?

Está tan mal la cosa que me he casado

y el viaje de novios lo estoy haciendo solo.

Tenemos un problema, Houston, Alpedrete.

Que te aproveche, Chiquito.

Me tiro para abajo, no subo arriba, que me den mi dinero. ¡Al ataque!

Uno que llega, borracho a su casa, ciego,

por la gloria de mi madre, borracho perdido.

Entra en el dormitorio y ve a la mujer en cueros completamente,

y un tío en cueros en los pies de la mujer, en el suelo,

y dice este, pecadora, ¿qué hace ese hombre en el suelo?

Dice la mujer riéndose, en el suelo no hace nada,

pero arriba es un monstruo, cobarde.

Lo siento mucho, señora, pero le tengo que decir a usted

que su marido, antes de morir, sus últimas palabras fueron para mí.

La mujer, creyendo que le había dejado dinero,

por favor, venga usted aquí. ¿Qué le dijo mi marido?

Su marido me dijo a mí, antes de morir,

no muevas el andamio, que nos matamos,

cobarde de la pradera.

¿Cómo te atreves a venir aquí a las cinco de la mañana?

¿Para qué te voy a engañar?

He estado con un guayabo de 20 años que quita la cabeza de guapa.

Le he hecho la caída de Roma,

no te vayas muy lejos que me vas a echar los fideos,

le he hecho unas cosas sexuales.

Dice la mujer, ¿qué te entraría aquí en el cuerpo,

cobarde, si tú entraras a tu casa, al dormitorio,

y vieras a un hombre acostado en tu cama?

¿Qué harías tú?

Pues yo, por la gloria de mi madre, cogería el perro y el bastón,

y lo tiraría por la ventana.

¿Qué tiene que ver el perro con el bastón aquí?

Porque hay que estar ciego para acostarse contigo.

Hasta luego, Lucas.

De modo que el señorito es estudiante.

¿Qué quiere decirme usted a mí físicamente con esa palabra?

¿Qué has venido a hacer a este pueblo?

Voy a trincar dinerito, euros.

Los niños se han comido el ropero a pellizcos,

por la gloria de mi madre.

¿De dónde has sacado todo ese dinero que llevas encima?

¿Cómor? ¡Relájate físicamente, moralmente! ¿Qué te pasa a ti?

Ese matrimonio recién casado

que se mete en un hotel de nueve estrellas.

Nueve estrellas, grain, dolorri, peticandor, rolarro, garaninaro,

nueve estrellas, el hotel más bonito del mundo.

Se tiran 15 días haciendo unas cosas sexuales del año 1404.

Haciendo la caída de Roma, los 10 mandamientos,

la entrada del túnel...

Y a los 15 días se abre la puerta y dice ella, ole, tierra.

Salió loca de contenta, con una alegría en la cara,

y el marido detrás, no corras, que me voy a cagar en tus muelas.

No corras, cobarde.

El marido era un simio, con los pómulos aquí señalados.

Rápidamente se va al restaurante ella,

se sienta, llega el camarero, le da la carta,

abre la carta y dice ella, mi marido sabe lo que a mí me gusta.

Dice el marido llorando,

¿pero tendremos que comer, me cago en todas tus muelas?

(Aplausos)

(Aplausos)

Voy a contar una cosita.

Dice que había una confitería tan sucia, tan sucia,

que el cabello de ángel tenía caspa.

Mira si es feo tu niño, por la gloria de mi madre,

que fue a una tienda a comprarse la careta,

una careta para los carnavales, y le dieron la goma.

Dice, ¿qué hora es? Las seis de la mañana.

Es muy tarde, ¿no?

Responde, ¿por qué no me has preguntado antes?

Uno que para un taxi y dice, llévame a mi casa,

que te voy a partir el duodeno.

Le dice al taxista, ¿se puede fumar aquí?

Aquí está prohibido fumar. ¿Entonces para qué llevas ceniceros?

Para los que no preguntan.

Dice el niño, papá, antes de irme a Alemania, papá,

te tengo que decir a ti

que el borrico se ha caído en el pozo.

Dice el padre, pues échale pienso, que agua no le hace falta.

Uno paseando por una playa, y mira en un momento dado al suelo

y se encuentra una lámpara maravillosa.

Gracias, me has salvado. Hola, señor.

Pídame usted lo que quiera, lo que quiera,

que se lo consigo ahora mismo.

Pídame usted lo que quiera.

Dice este, hazme rico, y se lo comió.

¿Me da usted una revista?

Y dice en el quiosco, ¿Diez minutos? Me espero.

Matan a tres leperos, en el pueblo de Lepe,

ese pedazo de pueblo que quita la cabeza.

Matan a tres leperos

y allí llega el juez para reconstruir dos hechos,

y mató a otros tres.

Mamá, mamá.

¿Es verdad que venimos del mono?

Y dice la madre, yo que se hijo mío,

tu padre nunca quiso presentarme a su familia.

Lo que te decía, no es nada grave.

Tres horas pintándole los ojos a los fideos,

¿te da vergüenza, cobarde?

Eso no puedo ni suponerlo.

Padre, soy mariquita.

Si fuera verdad lo que me estás diciendo,

tendría que suponer que estás traicionando a tus amigos.

Soy mariquita, ¿te das cuen o no? Sé muy bien lo que vales.

Me pongo supositorio y se me cae. ¿Ves cómo tenía razón al no creerte?

Tú no eres un cobarde. Soy mariquita.

Un mariquita que se le muere la madre,

un fistro de mariquita

que ligaba menos que la gata del Vaticano,

se entera de que se le había muerto la madre

y llega el mariquita a darle el pésame, y entra en la casa.

Lo siento mucho.

¿Dónde está mama? ¿Dónde está el fistro de mamá?

Ahí en la habitación.

Y entra el mariquita a ver a la madre,

ella muy seria, la madre muy colorá,

el mariquita se pasó de la raya, usó dos latas de maquillaje.

La mariquita asustada dice,

te voy a decir una cosa, te ha pasado con tu madre.

Te has pasado con mamá,

le has puesto dos latas de maquillaje,

¿crees que tu madre va grabar "Lo que el viento se llevó"?

Cobarde.

Y dice el mariquita, ahora que estamos los dos solos

te tengo te decir

que tú le has puesto a tu madre los zapatos al revés.

Cobarde.

Y dice el otro, para lo que va a andar.

Hasta luego, Lucas.

Uno que va andando por el centro de Madrid.

Iba con un pollo amarrado con una cuerda,

#y la carreta que va delante#

#al pasodoble de mi romera.#

#Ay, qué romera#

Con el pollo, y sale otro mariquita y dice,

Basta, pecadora,

¿dónde vas con el pollo con la que está cayendo de frío?

¿Por qué no le has puesto una bufanda?

¿Dónde vas con ese pollo a las cuatro de la mañana?

Y dice el mariquita, voy pensando, mi cerebro es una calculadora,

es un Internet.

Voy pensando que mañana a las nueve de la mañana

voy a montar una granja con este pollo.

Y dice el mariquita, ¿una granja con ese pollo?

Y tu madre con un conejo, ¿no ha montado dos pisos en el centro?

#Dios te salve María morena#

#La tierra de Utrera te canto yo a ti#

Y dijo el cura, por favor, hijo mío, ¿tú crees en Dios?

Sí.

No.

Sí.

No.

Todos los nazarenos con eso tieso para arriba,

y dice el cura, ¡aleluya!

Dice, por favor, ¿nos podéis dar algo para el asilo?

Hay una boda dentro. Dicen, dadle, el agüero.

Se celebra una pedazo de boda y dice el cura, Gratina Dolacorra.

Y dice el cura,

si hay alguien que no quiera que se celebre esta boda,

que hable ahora mismo.

Y dice uno, yo, padre, yo.

Y lo miró el cura muy serio,

tú te callas, cobarde, que eres el novio.

Uno que también llega la iglesia,

y dice, padre, estoy desesperado de la vida.

Y llevaba este, por la gloria de mi madre,

un pedazo de fistro de cuchillo de medio metro aquí en la cintura,

el cura ve ese cuchillo y dice, hijo mío, por favor,

¿por qué llevas ese armamento?

Llevo este cuchillo, padre, para que el que me contradiga,

lo cojo y lo rajo.

Y dijo del cura, por favor, hijo mío,

¿tú crees en Dios? Yo no, ¿y usted?

Dice muy asustado, yo tampoco ni te lo aconsejo.

Cobarde.

Me han hecho una guarrería española en el cuerpo humano

con un pepino en la mano, en el fistro vaginal,

esa cosa sexual y guarrerías que hacen después de las comidas.

Bravo, bravo.

Papá, ¿qué estás haciendo a mamá?

Y dice el padre muy tranquilo, le estoy poniendo a mamá,

te das cuen, le estoy poniendo una inyección.

Y dice el niño, pues tiene que estar muy enferma,

porque esta mañana ha venido de lechero

y le ha puesto otra.

#Por lo que te quiero# #entrañita mía#

(GRITA) ¡Basta! Te mueves más que los precios.

Le dice una mujer, mala de la vida, a otra,

¿qué le vas a pedir este año los Reyes Magos?

4500, como a todos.

Otro que está borracho y entra su casa, muy despacito,

con una borrachera muy grande,

abre la puerta y ve a su hija con un pepino en la mano.

¿Cómo? ¿Qué haces?

Pecadora, ¿Qué haces con ese pepino en la mano?

Dice, Papá, tú sabes que tengo 75 años,

tengo años para alicatar dos cuartos de baño,

y el cuerpo me pide la caída de Roma.

No te vayas muy lejos que vamos a echar los fideos.

Y el cuerpo me pide unas tonterías, papá.

Y el padre dice, comprendo las cosas,

te voy a partir el diodeno.

Se va el padre para una habitación, cierra y se tira dos días sin salir

en ese piso de 600 m de grande.

La niña buscando al padre tuvo que contratar a un guía,

entra en una habitación y estaba el padre borracho,

cobarde, y el pepino al lado,

y dice, aquí con mi yerno tomándome en una copita.

Hasta luego, Lucas.

Uno que llega a un bar y dice, estoy amargado.

Se pega a la barra, camarero, dame un cubalibre.

Se toma el cubalibre. ¡Lléname el vaso!

Va reventar usted.

¡Lléname el vaso!

Y coge el vaso y pega un buche y hace, ojú.

¿Qué pasa con tanto ojú?

Por la gloria de mi madre, mi mujer ha tenido un niño.

Y dice el otro, es que un niño lo tiene cualquiera,

y dice éste, es que es negro.

¡Negro!

Y dice el otro, ojú.

Si hay alguien en la iglesia

que no quiera que se celebre esta boda,

que hable ahora mismo, que me voy a cagar en sus muelas.

Al dormitorio.

Te voy a matar ahora mismo.

Un anciano que tenía años para alicatar dos cuartos de baño,

iba paseando por un barrio, por el centro de Madrid.

No puedo, no puedo.

Y llevaba el anciano

el fistro vaginal de la portañuela abierta.

Llevaba la portañuela abierta

y se le acerca un mariquita y le dice,

oiga, por favor, abuelo. ¿Qué pasa, hijo mío?

Se le va a escapar el pájaro.

Lleva usted la portañica abierta, se le va a escapar el pájaro.

Y dice el anciano, no importa, ya volverá

porque sabe dónde está los huevos.

He cogido las palabras y es mi forma de hablar,

cada vez que hablo en un chiste,

pago una multa de tráfico, de la menetérica.

Le voy a poner una multa

que no se la va a quitar ni Perri Manso.

Y pasar la menetérica, la Guardia Civil.

De la menetérica.

¿Cómo andamos de papeles?

Alto, la Guardia Civil.

¿A qué viene esto ahora?

Buenos días, tabernero.

Me ha asustado, no podéis entrar así.

Iba en un seiscientos montado y dice uno de la menetérica,

por favor,

no se puede aguantar. Lleva un Seat 600.

Quieto.

Pare usted ahí. Me paré.

Cabo, buenas tardes.

Es usted un pedazo de conductor. Es usted un monstruo.

Quita el sentido.

La jefatura de tráfico le va a regalar

por ser buen conductor 150.000 pesetas.

¿Qué va hacer usted con el dinero?

Lo primero que voy hacer es sacarme el carnet de conducir.

Y dice, el hijo puta este, que va borracho perdido.

Y va la suegra y le dice,

con un coche robado no íbamos a llegar muy lejos.

Hasta luego.

Tabernero.

Estamos buscando a un bandolero al cual llaman El estudiante.

Aquí no hay nadie.

Aquí hay rastro de sangre.

Eso es sangre con tomate.

Quita el sentido, es el plato que más se vende aquí.

¡Firmes!

Descansen armas.

Uno que aparcó en el centro de Madrid

con un Seat 600, de lavarlo se quedó en Seat.

En el centro de Madrid, al lado de la puerta del sol.

Y se puso en la calle, cruzado, había cortado todo el tráfico,

y se acerca la Guardia Civil, la menetérica.

Usted ha aparcado aquí muy mal, muy mal.

Tiene todo el tráfico de Madrid cortado,

tiene detrás de su pequeño vehículo

2 millones de coches.

¿Por qué no ha aparcado en Alcobendas?

Le voy a poner una multa

que no se la va a quitar ni Perri Manso.

Y dice el del coche,

usted se calla que no sabe quién soy, cobarde.

¿Quién soy yo?

Se vino abajo el guardia y dijo, tiene guasa el gachó este.

Vamos a comisaría.

Llegan a comisaría y estaba el comisario y dice,

no veas la que has armado.

¿Quién es usted que está callando a todo el mundo?

Y dice, soy un concejal de Cuenca.

Y dice el comisario, ¿usted no sabe

que un concejal de Cuenca aquí en Madrid es un mojón?

Y dice este, y en Cuenca también.

Una copita.

Retírate, no vayas más con él.

Éste tiene más maldad que un camello con un flemón.

¡Firmes!

Me han robado, me han robado a mí.

¿Que le han quitado?

Una cosa redonda que lleva el coche dentro,

se la han llevado. Eso es el volante.

Pues me lo han robado.

¿Qué más le han quitado?

Un hierro que hay abajo, con la pierna haces así.

Y dice el policía, eso es el embrague.

¿Qué más le han quitado?

Una cosita que se pone en un lado, redonda,

y hace así,

#Dios te salve, María morena#

Eso es el casette.

Pues me lo han quitado, me lo han robado,

por la gloria de mi madre.

Le voy a decir una cosa, relájese físicamente,

a usted no le han robado nada,

usted está sentado en el asiento de atrás.

¡Al ataque! que te mato, por la gloria de mi padre.

Te mato ahora mismo. No vengáis más por aquí.

¿Has visto como los echaba? Pues me he meado.

Buenas noches a todos,

es una gran alegría y honor encontrarme aquí,

en esta gran ciudad, Murcia.

Jandemore, vengo con mucha alegría e ilusión.

Voy a contar 700 chistes.

Yo me imagino a Chiquito

si tú hubieses sido presidente del gobierno.

Si yo fuese presidente del gobierno, lo primero que haría,

sería quitar el IVA y el RP.

Si fueras presidente del gobierno, ¿lo primero que quitas es el IVA?

El IVA y el RP.

El IRPF. Y es que me como la letra.

A one, a peich y a gromenauer.

No puedo, no puedo.

El guander, pitipicán, pitipicanemore cande.

¡Pasa!

Uno que pasa con un coche por la puerta del manicomio

y le falla el coche,

se queda parado en la puerta del manicomio.

Locos, malos de la pradera. Tened cuidadín con ellos.

Y dice el loco, Víctor, coche malo, ¿no?

Se me ha quedado parado ahora mismo.

Levante el capó del coche y sople las bujías una a una.

Y este, asustado, loco por irse de allí,

levanta el capó y hace así.

(SOPLA)

Se sube en el coche, arranca, y al momento, fenómeno.

Y dice, olé, ¿qué haces aquí?

Llevo 10 años, más años que la puerta,

y dicen que yo estoy loco. ¿Qué dices?

Puedes ganar dinero, no te preocupes

que yo tengo amistades y te voy a sacar mañana,

seguro que te saco, no puedes estar aquí,

eres un fenómeno.

El loco hace así.

Y le pegó un ladrillazo al del coche.

Desprendimiento de retina, la oreja descolgada,

el pescuezo doblado, le arrancó parte de una dentadura postiza.

¡Qué ladrillazo le dio!

Y le dice al loco, ¿a qué viene esto?

Para que no se te olvide mañana, para que me saques de aquí.

Víctor, basta, pecador, vas muy colorado,

parece que tienes en la cara la puerta de un horno.

Mi marido trabaja menos que un espía sordo.

Me he enterado que gastas menos que Tarzán en alpargatas.

Cobarde, no te metes la mano en el bolsillo ni en Alaska.

En agosto, una sequía que se veían a las ranas con cantimploras.

Tiene más mierda que la barriga de una burra.

Le dio un guantazo que tenía la mano como una bañera.

Le voy a poner una multa

que no se la va a quitar ni Perri Manso.

Yo, yo.

Y lo miró el cura muy serio y le dijo,

me voy a cagar en tus muelas.

Por la gloria de mi padre, jor, ¿esto qué es?

¡Al ataque!

Tengo poder, pecador.

Dos albañiles trabajando en un andamio de 600 m de altura,

ajandemore, cuidado.

Dice el otro asustado, no te muevas en el andamio,

que te mueves más que los precios, dame el palaustre.

Y hace así,

porque tú has puesto 600 ladrillos y yo puesto tres,

no puedo, no puedo.

¡Dámelo!

De un tirón se le fue el cuerpo humano para abajo,

hasta luego, Lucas.

Y dice que se quedó arriba, Paco, cobarde, ¿te has hecho daño?

Todavía noooo.

Uno que llega a un hotel de nueve estrellas,

cuidadín, quieto,

no puedo, no puedo, jandemor.

Por favor, ¿dónde está la piscina?

Está ahí enfrente.

Me voy a tirar de lo alto de la piscina, ahora.

Y dice el empleado, no se tire, no hay agua.

Se va a hacer unos amatomas en el sobaco, no se tire.

Me voy a tirar,

y hace así, sin decir nada, ahora, hasta luego, Lucas.

Se tiró en picado pero antes de llegar, sin rozarla,

hace así para arriba.

¿Se ha hecho usted pupita? No.

No es normal.

Y dice el que trabajaba allí, ¿me puedo tirar yo?

Claro, suba usted arriba.

Se tiró en picado y no veas el porrazo que dio.

La cabeza rodando.

Y dice el que se quedó arriba,

para ser ángel de la guarda, qué mala leche tengo.

Como yo no digo una palabra sola, te puedo decir 600.

¿Qué palabra te gusta más de chiquito?

Comorr.

Mire, no entiendo las cosas sexuales

y esas guarderías que hace después de las comidas.

¿Comorr?

Me cago en tus muelas.

No te digo trigo por no llamarte Rodrigo.

Fistro pecador.

Tres fistros de niños.

Con todos los fistros al aire.

¿Qué le ha pasado usted en el fistro de la cara?

Eres un fistro vaginal.

Fistro pecador.

¿Te das cuen?

¿Te das cuen?

Empecé de cantaor flamenco, aquellos espectáculos,

con 14 años ya trabajaba en el teatro Calderón de Madrid.

#Por los ríos de Graná#

#Por los ríos de Graná# #Solo reman los suspiros#

#Ay, amor, que se fue y no vino#

#lo vieron de brazos cruzados# #por la calle real#

#Abre la puerta#

#La carreta que va delante# #al pasodoble de mi romera#

No cantes, son las cuatro de la mañana.

El peine lleva conmigo 19 años.

Y no ha perdido ni un diente.

Mira, es para que vieras en la boca,

el peine, como una escuela sin niños.

Os cuento un chiste.

El niño que llega a la barbería y le dice al barbero,

maestro, vengo a pelarme como se pela mi padre.

¿Cómo se pela tu padre? Y dice el niño,

fiado, mañana te pagaré.

Uno que llega a una zapatería y dice muy serio,

quiero hablar con el dueño.

Creo que se llama Grijader.

Tengo estos fistros de amatomas.

Tengo el dedo gordo,

que se me ha puesto como una albóndiga.

Los zapatos me hacen pupita. No puedo.

Y le dice muy serio al dueño, ¿tiene zapatos del 36?

Y dice, no, de la guerra de España no me queda nada.

Pepe, que trabajas menos que un espía sordo.

A ver si hablas bien que te voy a echar de España,

te voy a dar un guantazo

que te voy a poner la oreja como una tirita.

¡Al ataque!

Este que llega que vivía muy malamente,

y llega al ayuntamiento a hablar con el alcalde,

Lucas Grijander jatepurri.

Que salga el alcalde, quiero hablar con él.

No se puede vivir más malamente que como yo vivo rodeado de ratas,

con esos pedazos de dientes sexuales,

que pican más que un pollo en agosto.

Quiero hablar con el alcalde.

Y dice el alcalde al concejal,

vamos para abajo, me cago en tus muelas.

Baja que este va a dar lugar que me quiten del cargo.

Si es verdad que vive malamente,

te voy a dar un fistro de vivienda ahora mismo.

Voy contigo.

Y antes de entrar con el concejal le dice,

¡quédate ahí!

Se metió la mano en el bolsillo,

sacó un bollo, y cayó en una esquina.

600 ratas.

Y dice el concejal, tienes el piso dentro de 10 minutos.

Mira para otra dirección

y ve a un pulpo gateando por la pared.

¿Qué hace ese pulpo subiendo por la pared?

Y dice este muy tranquilo,

vamos a solucionar lo de las ratas y después te explico las humedades.

Hasta luego, Lucas.

Gracias, guapísima.

Hasta luego, Lucas.

Os voy a contar una cosita española.

Uno que llega a la iglesia, físicamente,

a hablar con el cura, el padre Gratinajauer.

Padre, no puedo aguantarla,

le huelen más los pies que un camello matado a pellizcos.

¿Qué quieres? Divorciarme de ella.

Y dice el cura,

para divorciarte de tu mujer tienes que rezar 600 Padre Nuestro,

el Cristo te está mirando. ¡Rézalos!

No puedo, padre, no sé rezar. Te voy a partir el diodenar.

Por favor, padre.

Empezó a dar vueltas por la iglesia, y a la media hora,

ve a una anciana hincada de rodillas

con un rosario que le llegaba al suelo

y se acerca y le dice, abuela, ¿quiere ganarse 500 pesetas?

Y dice la vieja, ¿y la cama quién la paga?

Cobarde.

Hasta luego, Lucas.

#La culpa fue del cha, cha, chá#

Hombre malo de la pradera, que nació después de los dolores,

nací en una cama sexualmente en el año cuatro.

No te digo trigo por no llamarte Rodrigo,

cuidadín, amatoma.

Te lo dice chiquito de la Calzada.

Condemor, pecador de la pradera, brácula.

No puedo, al ataque.

Te mataré, porque haces estas cosas.

Me duele el diodenar.

¡Cómo nos reímos! - Chiquito de la Calzada. 2ª parte - ver ahora

El 11 de noviembre de 2017, tocado por la muerte de su esposa unos años antes, nos diría definitivamente adiós. Pero nunca olvidaremos a este creador que marcó un hito en la historia del humor español. Él no hubiese dudado en despedirse de nosotros con un "Hasta luego, Lucas". Imprescindibles le dedicó un monográfico en 2018 que repasaba su vida y obra.

Para todos los públicos Imprescindibles - Chiquito, el cantaor de atrás - ver ahora
Transcripción completa

"Le dice el niño a la madre: '¡Mamar, mamar, mamar! ¡Mamar!'".

(Risas)

"¿Qué pasa, hijo mío?".

"¿Es verdad que nosotros descendemos del mono, mamar?".

"Y dice la madre muy seria: 'Yo qué sé, hijo mío,

tu padre nunca quiso presentarme a su familia'".

(Risas)

(Aplausos)

¿Sí? "¿Biodenal?".

"Jauer".

"Biodenal, biodenal".

No. -¡Al "ataquer"!

¿Va bien?

"Llevas una popita vaginal".

No te pido trigo por no llamarte Rodrigo.

Es curioso porque de Chiquito lo primero que vi

fue alguien imitando a Chiquito.

Te mataré en agosto.

Te voy a hacer una popita en los puntos de mira sexuales

de los grandes ratos.

Yo creo que Chiquito se hizo famoso en una semana.

Si es que fue una cosa... Fue una locura.

Yo recuerdo con mis amigos:

"Quieto, cuidado, pecador de la pradera".

¿La "meretérica" no te ha detenido nunca?

No, al revés, me admira.

Ese cuerpo de la Guardia Civil me admira.

Es uno de esos personajes que impacta desde el segundo cero.

Estabas convencido de que aquello era un... un fenómeno,

todavía no sabías las proporciones, pero... que televisivamente...

era un impacto brutal.

Dos borrachos en un bar...

y le dice uno muy serio a otro:

"Eres un 'fistro'".

Además recuerdo que era un... programa... de chistes...

que ya tenían como una mala etiqueta.

Es decir: "Joe, ahora los chistes otra vez",

que por otro lado es algo muy popular

de la cultura popular española,

pero no era el entorno posiblemente más favorable

para que naciera algo tan sorprendente.

Trabajas menos que el sastre de Tarzán.

¡Cobarde!

Era para verano, empezamos con verano,

y, bueno, me inventé un programa barato,

porque era poner unos señores desconocidos en un banquillo...

y unos concursantes y público. No había más.

Y Chiquito para mí era pieza fundamental.

-Cada semana tendemos tres aspirantes al título de la matrícula del humor.

Chiquito salió y... arrasó. Y arrasó.

Chiquito de la Calzada.

Pero siempre vas por la acera... -Estabas ante un personaje singular,

nada tópico, nada visto hasta entonces en televisión,

eh... surrealista, claro, que todo esto junto en televisión

es una bomba.

Y dice ese: "Te voy a decir una cosa. Yo no te conozco a ti".

"Te voy a preguntar una cosa por la gloria de mi madre".

"¿Tú crees en el más allá?".

Y dice el otro:

"No voy a creer, hijo puta, si yo vivo en Melilla...".

Ese es un chiste muy de Málaga.

Es que lo que hacía Chiquito era eso: contar chistes de sus bares.

Lo que pasa que las cosas,

pero eso también lo decía Dalí,

que lo ultra local se vuelve... cósmico.

Las cosas cuanto más pequeñas y más... y más concretas,

tienen una potencia para explotar universalmente mayores.

¡Al "ataquer"!

Bueno, bueno, bueno, bueno.

Bueno, bueno, cuidadín con los puntos de mira vaginales.

Te habla Lucas Grijander, "güan ejande emore".

Buenas noches.

Bienvenidos.

Para que todo el mundo que lo desee pueda participar esta noche,

porque es un homenaje abierto,

y pueda subirse al escenario con libertad,

vamos a pedir a todos los que suban brevedad, por favor.

Hacedlo chiquitito.

"¡No puedor!".

(Aplausos)

Y ese aire sexual de tu "fistro" vaginal...

¿Isabel Martínez anda por ahí?

¿Isabel Martínez?

¿Dónde vamos a grabar? Miro el mapa, y dijo:

"Epatecande nare nare".

(Guitarra)

"Esta viuda que llega con una corona al cementerio...

a rezarle al marido".

"Entra en el cementerio: '¡Pepe! ¡Pepe! ¡Pepe!'.

'¡Te quiero!'.

"Vengo a verte aunque sea tarde".

"No puedo pasar sin ti".

"Me acuerdo cuando hacíamos la caída de Roma".

"¡Te quiero!".

"¡No puedo vivir sin ti!".

Y pasa una señora, y le dice: 'Oiga, por favor,

que ahí no pone Pepe, pone Antonio".

(Risas)

Dice: "No, es mi marido el que está ahí,

lo que pasa que a él no le gustaba tener nada a su nombre".

(Risas y aplausos)

Chiquito irrumpe en el momento más importante

de la tele española...

desde los inicios.

"Antena 3 de Televisión inicia su andadura...".

-La tele privada llega con una intención...

que es conseguir audiencia.

Llegan con ese objetivo básico.

Era una de las funciones primordiales.

(Grito de "Tarzán")

"Centra y ¡gol!".

Esa cultura del zapping hace que, en fin,

sea necesario dotar de contenido y subir el listón cada vez más...

en esas teles nuevas que llegan.

A veces para cosas buenas y muchísimas veces para cosas malas.

Sin ir más lejos las Mamá Chicho.

# Mamá Chicho me toca.

# Me toca cada vez más. #

Esa especie de tele soez que también la hubo,

también tenía su público.

Que parece que de repente hay una carta blanca,

hay que atraer al espectador de cualquier manera:

el sensacionalismo, el morbo, la estridencia, la agresividad...

"Roldán continúa en paradero desconocido".

-En un mundo en el que se celebraba, pues eso, al corrupto...

-"Usted ordenaba pagos, pero no sabe a quién".

"Sí, claro, exactamente eso". -"Es esto. Bien".

-Eso se transformó en material televisivo

y, de hecho, se siguió usando en ámbitos más localizados...

-Lo que es evidente es que no se puede disociar

lo que pasaba en la televisión, ese aperturismo y esas novedades,

evidentemente con ese esperpento en el que nos hallábamos...

No llevábamos tanto tiempo de democracia

como para consolidar un nuevo sistema,

un nuevo sistema en todos los aspectos:

político, televisivo, social...

"En las Islas Canarias,

amas de casa se prostituyen para poder jugar al bingo".

"En Algeciras aparece asesinada, con la cabeza destrozada a golpes,

una joven prostituta...". -Estoy pensando, sin ir más lejos,

en todo lo que tuvo que ver con las niñas de Alcácer.

"El pueblo de Alcácer está esperando, una parte del pueblo,

está con nosotros esta noche".

-"No va a ser hoy un programa normal".

"Creo que se lo debía yo a las familias...

de Alcácer...".

Eso demostró que...

nadie nos estaba pidiendo cuentas.

Nadie nos pedía: "Paren ustedes esta desmesura".

# Las salchichas a la brasa, mamá".

# Qué ricas.

# Ese vino de garrafa, mamá.

# La barbacoa. La barbacoa.

# Cómo me gusta la "barbecu". #

Bien, bien, bien, bien, bien.

Era Giorgie Dann, claro, "La barbacoa", y el año 94.

A eso le llamábamos "cultura basura",

pero todo el mundo se la sabe, todo el mundo la canta.

Suena un poquito "barbacoa". Otro poquito...

Otro poquito de "barbacoa".

# La barbacoa.

# Cómo me gusta la "barbecu". # ¡Vale!

La "cultura basura" es aquel fenómeno que se daba

cuando de repente la mirada del espectador detecta como...

como objeto con motivo de seducción lo que es feo, lo que está mal hecho,

lo que es un error...

(CARMEN SEVILLA) "Sí, bueno, veo, estaba 'El superhuchazo',

que ya está en 1 120 000 pesetas".

"¡Qué maravilla!".

-Cuando de repente... en el "Telecupón" se aprovechan

los descuidos y el lado así dubitativo y confuso

de Carmen Sevilla,

digamos, hay una mecánica televisiva inteligente

y un poco astuta y un poco reprobable también,

que está utilizando eso para crear un espectáculo...

¡Está la cosa muy mala!

Lo de Chiquito es otra cosa.

Se puede... entroncar un poco a la idea esta del artista natural,

del artista "outsider" que no tiene ninguna formación.

¡Pepe!

"No te digo trigo por no llamarte Rodrigo".

Habrá que aclarar también que los frikis...

televisivos, por así decirlos, han existido siempre.

(CANTA EN INGLÉS MAL)

Se formó millares de estrellitas del techo hacia abajo...

# "Toda, toda, te necesito toda". #

Pero Chiquito era algo más que eso.

Quizá partía del patrón friki, persona estrafalaria,

que da saltitos y que habla... a gritos,

pero algo más.

y eso te hacía conectar mejor con él.

Te voy a matar en agosto.

"Egüande pitipitán epitipicán demorejagüen".

¡Chist! "Ejare".

Entonces, le gustaba desde un intelectual

hasta una señora o un señor de su casa.

"Un cantaor que se tira 30 años en Buenos Aires".

"Ese cantaor es el más malo del mundo".

"Mira si cantaba malamente que cantó en un bautizo

y se murió el niño a la media hora".

(Risas)

"El cantaor más malo del mundo por la gloria de mi padre".

"Que eres un 'fistro' de pecadora".

"tu niño es muy feo".

"Mira si es feo que cuando nació...

la madre en vez de darle el pecho le daba la espalda".

"El más feo del mundo".

No sé por qué Paco Umbral no entendía a Chiquito. No lo sé.

La gloria de un escritor es la capacidad para entenderlo todo.

Igual el mundo en el que estaba Paco Umbral ya no...

Era más moderno en aquella época Chiquito

que Paco Umbral.

Yo recuerdo las críticas de Paco Umbral y de más gente,

que lo ponían a parir, y digo: "¿Por qué? Si es un señor que...

que es gracioso y que está haciendo reír a un país".

Entre otras cosas, supongo ni lo leería.

Le daría exactamente igual.

Pero, rápidamente, los que quedaron en videncia fueron los otros.

Si tienes algún prurito de actuar desde...

la exquisitez,

¡Gracias, José Luis!

...rápidamente te quedabas solo,

porque el resto de tus contertulios estaban diciendo:

"¿Habéis escuchado a ese tío?".

Y dice el cura: "Hijo mío, por favor,

si hay alguien que no quiera que se celebre esta boda,

que hable ahora mismo".

Y contando esos chistes malísimos...

Sin embargo, lo destruía todo.

Hasta el chiste hacía reír rompiendo la lógica de lo que hacía reír,

y eso es muy difícil.

¡Tú te callas!

¡Pecador!

¡Que tú eres el novio!

(Risas)

No calificaría el humor de Chiquito de paleto nunca.

No, y además él era muy moderno en las formas.

Es que lo que aportó Chiquito era sobre todo...

una forma nueva de contar chistes

que es verdad que eran chistes de la toda la vida:

chistes de mariquitas, chistes de gitanos...

Sí, pero él... Y son chistes que ahora están superados.

Este "fistro" de mariquita que ligaba menos

que la gata del Vaticano.

Y es bueno que se vayan abandonando esos clichés.

No importaba lo que estuviera contando.

Era cómo lo contaba.

Lo divertido era la forma y lo vanguardista que fue... en...

Es que nadie había hecho eso ni nadie lo ha hecho después.

Chiquito es único, y acaba con Chiquito.

(GRUÑE)

En Chiquito el chiste se desarticulaba

entes de llegar a la sorpresa,

y lo que era interesantísimo era... de desarrollo,

o sea, cómo se ejecutaba

y cómo el propio chiste se iba desmontando.

Creo que Chiquito de la Calzada hubiera sido una excepción

en cualquier época televisiva.

Es una anomalía

y si hubiese salido a la palestra muchos años antes

en programas como "Estudio abierto" de Iñigo,

hubiese tenido su parcela

y hubiese sido tan especial como en su momento fue especial

que Tony Leblanc saliera y se comiera una manzana.

¡Alehop!

(Risas y aplausos)

Ángel Garó popularizó un personaje que de repente también...

hacía que los finales de los chistes fueran anticlimáticos.

Un tío... que ya no me acuerdo cuál era,

pero... espera.

(Risas)

¡Ah! ¡Ah!

¡Te creías que me había olvidado, colega!

(Risas)

Pues eso es a lo que yo voy. Justo esa es la idea:

un monumento para Segovia.

Faemino y Cansado también hacían sus números,

donde, de repente, un chiste que todos conocíamos

de repente se estaba a bifurcar

y empezaba a crear una especie de lógica absurda e interminable.

¡Hop!

(Risas)

¿Y esto qué es?

¿Cómo que qué es? El acueducto de Segovia.

(Risas)

Y bueno, Chiquito no reflexiona, no es alguien que...

que pensó cómo voy a transformar el lenguaje de la comedia,

pero, de repente, yo creo que supone el punto o el nexo de unión

entre, digamos, esos cómicos como Ángel Garó,

Tip y Col...

Si no estuviera esto sobre la línea vertical...

Observen la tontería.

Tráigame la "gilipolluá".

(Risas)

Yo te puedo contar chistes,

pero te lo cuento en cada momento distinto.

Eso es muy difícil. La palabra que yo meto,

los movimientos que hago...

y hago mis cosas que son las que me salen...

Y te puedo contar 70 chistes.

Yo esta noche no me voy de aquí ni lloviendo "amargras".

Uno que llega borracho a su casa, y le dice la mujer:

"Te voy a partir el diodeno vaginal".

Con él era muy fácil que la gente desconecte.

O sea, tienes que tener un sentido del ritmo

para que tengas a la gente ahí...

y eso él lo hacía.

Nadie se ponía a bostezar en medio de un chiste de Chiquito.

Pegaba ese saltito, los ruiditos:

"jar, jar, no puedor, no puedor, quietor",

y luego decía:

"¿Quietor, no puedor?". Eso es puro "dadá".

Sí tiene que ver con el surrealismo

porque la forma de moverse de Chiquito,

que además, cuando se dirigía al público,

es como la de un sueño.

Yo creo que si tú a David Lynch le dices:

"Hay un señor que no sabes lo que está diciendo,

que se mueve así, y este señor cuenta chistes",

le hubiéramos visto en su teatro en silencio o en "Mulholland Drive".

Chiquito es un genio.

Porque... una persona...

que sale a un escenario...

y no ha abierto la boca...

y provoca la carcajada del todo el mundo,

eso es un genio.

(Risas)

Chiquito en el 90 % de los chistes empezaba con uno

y terminaba con otro, o con lo que le parecía.

Y cuando estaba por medio empezaba: "'Jars', el duodenal...".

Empezaba: "Ese mariquita que iba...",

y terminaba con un mono que estaba en un jacuzzi.

Uno que llega borracho.

Manejaba el ritmo y con un cierto compás.

Uno que llega borracho a un bar.

Esa... (IMITA A CHIQUITO) "Esa persona y coge un coche...

y tatatata... ".

Eso era como cuartear y sí que tiene una...

tiene una musicalidad en la cual estabas cómodo.

Parecía un patrón que tú reconocías, ¿no?

¡Ole!

¡Vamos!

¡Eso es!

¡Eso es!

¡Vamos a ver!

# No puedo.

# Me cago en tus muelas. #

Todo lleva su ritmo y está completamente al compás.

Haced las cosas del chiste metido por tango o por bulerías.

O por soleá o por seguidillas. Lo hacía su forma,

pero eso nada más que lo hacía Chiquito.

Eso es un arte especial.

# Ay, Andalucía de mi buena suerte.

# Ay, Andalucía de mi corazón.

# Como noche y día que me das la muerte

# por la carretera con mi mayordomo". #

¿Has pasado hambre, Chiquito? Sí.

Muy poquita, pero me ha faltado.

Para qué lo voy a negar. Tiempos malos, malos.

Recorría La Carihuela, todos los bares,

todos los sitios donde él podía hacer sus fandanguitos, sus verdiales...

Era un buscavidas.

Un buscavidas hasta que se ha muerto.

-Él era un niño de la calle,

pero en esos años, que era la Posguerra,

eso era muy común: él iba de tablao en tablao...

dando palmas o con lo llegaba,

y después había veces que lo echaban con una patada,

y no le daban ni un duro.

Él hablaba que él cantaba en lo alto de una mesa,

se ponía con su hermano...

Y entonces empezaban a cantar y básicamente...

"Pues me han dado un bollo de pan, me han dado una cosa de estas".

# "Jars".

# Cuidado, "fistro", cobarde, no "puedor", "torpedor".

# Me está entrando uno...".

# "Jar".

# Siento que ya tengo adentro a un brujo y maestro

# haciendo el humor".

# No preocuparse, señores.

# ¡Por la gloria de mi madre! #

Yo empecé con seis años cantando flamenco,

que era un fenómeno.

Yo era un pedazo cantaor que quitaba el sentido.

Desde muy chiquitito empecé con los Capullitos Malagueños,

que era el director don Luis Pérez de León,

y después empecé en los teatros, estuve trabajando con ellos

en el Calderón de Madrid, en La Latina,

en el circo Price de Madrid...

Yo lo conocí en el año 47, 48, 49,

en la Plaza de la Merced.

Bailaba en Las Ventas, iba a las fiestas,

con los Capullitos esos....

cantando con el hermano...

(Música flamenco)

Ya pasé a cantar con esas figuras que había antes:

Pepe Marchena, Canarias de Puerto Real,

Rafael Farina...

o Luisita Esteso... Fíjate tú.

"Te da cuen", ¿no? "¿Te da cuen"?".

Poquito a poco, con el paso del tiempo,

él va figurando ya como... con letras mayores en los carteles.

Eso significaba para él muchísimo.

Bueno, para él y para todos los artistas

que ya destacaban con letras con el impreso mayor

y fue un auténtico trabajador del flamenco.

Yo le recuerdo a Chiquito con varices en las piernas

el pobre de tanto zapatear

y de tanto estar acompañando al baile,

porque era un cantaor de esos que denominábamos "de atrás",

es decir, que cantan para bailar.

En aquella época pasaban mucha fatiga los flamencos.

Estaban en el tablao, ganaban su sueldecito,

luego se tenían que ir a buscar la vida

y las fiestecitas y esas historias, ¿no?

Él es un cantaor que conoce bien el fandango.

Cantaba cante por soleá o por malagueña o por seguidillas,

que ya es mucho más difícil y requiere otras condiciones.

Desgraciadamente, Chiquito es como otros muchísimos artistas

que han sido buenos como cantaores,

pero que no han traspasado ninguna frontera, ninguna barrera.

Él trabajaba en Málaga, vivía en Málaga,

pero no llegó nunca a ser una figura destacada en el mundo del flamenco.

Sí, se edita un disco...

que era Chiquito, el de la Calzá,

Chiquito el de la Calzá con los Boqueroncitos.

No es un cante flamenco en general,

es un cuplé metido aflamencado,

pero, en fin, tuvo una aceptación bastante grande.

porque también era el comienzo de los primeros discos

aquellos pequeñitos, los 45 revoluciones por minuto...

# Salen los Boqueroncitos...

# de nuestra graciosa playa.

# Salen los Boqueroncitos... #

Él fue un cantaor flamenco bueno en aquella época y...

recorrió España y muchos sitios de Europa.

Date cuenta que él...

ha vivido una época del flamenco,

yo creo que de las mejores épocas que ha habido del flamenco,

y donde han estado todos los grandes y donde él ha convivido con ellos.

En aquella época me metí en los tablaos flamencos

que estuve por lo menos 27 años con Mariquilla

en el tablao de Torremolinos.

(Música flamenco)

Mariquilla Guardia abre un tablao aquí con su marido...

y por allí pasaron la mayoría de los artistas.

(Música flamenco)

Chiquito trabajó muchísimo muchísimos años aquí.

Y aquí estuvo Manolo Caracol, Antonio Mairena,

Chocolate, Camarón...

Todos, todos pasaron por aquí.

(Guitarra)

En aquel tiempo, Torremolinos estaba abierto a todo

y caían allí como rosquillas la gente famosa.

No te lo puedes ni imaginar.

Onassi y el Barón de Rothschild, que ese era todas las noches.

-Torremolinos representa algo...

que es digno de estudio.

En un pueblo...

todavía en la España franquista

donde es una España absolutamente represiva.

En un lugar muy... fantástico porque hay luz, sol y playa,

empieza a venir gente como los Rolling Stones,

o te iba quien fuera,

y los flamencos lo único que hacen es ir al sitio

donde hay una oportunidad.

Chiquito estaba allí porque, de pronto, ellos dijeron:

"Ah, 'tipical'".

Pues "tipical". Aquí estamos.

-Me gustaba su persona, su esfuerzo,

su forma de cantar

y, sobre todo, su energía en el escenario,

y cómo llevaba las cosas y lo serio que era.

Y lo hicimos jefe del cuadro flamenco.

Y él era así y se ponía él.. ¡bah!

Como acompañante era una maravilla y era el que dirigía.

Pero los artistas en aquellos tiempos

que cada uno las cabezas van... y uno para allá y otro para allá...

Muchas veces le hacemos caso y otras ninguna.

Aquí había una ventita privada que estaba aquí,

en los Manantiales, aquí arriba,

e íbamos todos cuando terminábamos el trabajo,

íbamos todos allí a buscarse la vida.

Con las señoritas, que eran todas niñas,

que eran hombres vestidas de mujer, eran travestis con sus tetas,

sus cosas, oi, oi, oi...

Y él ligaba con todas: "Chiquito, coge la teta".

"Mira, mira que durita la tienes".

¿Pero tú de dónde te crees que ha salido el "fistro" pecador?

"Fistro" pecador está rodeado de tías buenas todo el tiempo,

que era esa época.

Primero, antes de que el destape existiera,

ya había lugares como Torremolinos donde eso sí se podía ver.

(Música disco)

Y él... "jar, jar".

"Le dice una mujer de la vida a otra:

'¿Tú qué le vas a pedir este año a los Reyes Magos?'".

"Y dice la otra: '4500 como a todos'".

(Risas)

"Os voy a contar 700 chistes, le voy a quitar el IVA

y se va a quedar un poquito más cortito".

(Risas)

Él para el dinero era lo más grande del mundo.

Su dinero y su Pepa.

Lo ganaba y era para su Pepa, lo ganaba y a su Pepa.

Y me lo guardaba y me lo gastaba en juerga.

# A Pepita...

# le salía la sonrisita...

# con sus pasos tan bailones, una mano en los riñones

# y la pierna "levantá".

# Entre risas el tiempo pasó

# y Cupido cumplió su misión. #

¿Tu mejor amigo es tu mujer? Sí.

¿Va contigo a todos los sitios? A todos los lados.

Por ella yo estoy donde he llegado.

El éxito ha sido por ella porque es la que me ha animado,

me ha dado mucho ánimo: "Venga, Chiquito, échale valor!".

Estaba enamoradísimo. Yo conozco la historia de la Pepa.

Ya lo conozco yo.

Esa mujer ha sido todo para él, todo para él.

Y él se sentía orgullosísimo de haber conseguido comprarle...

a su mujer un piso en primera línea de playa,

frente al mar.

Y él se fue a Japón, estuvo mucho tiempo en Japón,

y él le decía a su Pepi, la llamaba y le decía:

"Ya he juntado 5000 pesetas, 10 000 pesetas, 100 000 pesetas".

"Y ya tenemos para la entrada para este sitio y para lo otro".

Era... de lo que se sentía más orgulloso,

siempre más orgulloso.

¿Chiquito andaba como las geishas o no andaba como las geishas?

Sabéis que las geishas andan por el tema del quimono...

pues, ¿no?, como pasitos cortos.

Relacionado con eso,

¿influyeron las artes marciales japonesas en Chiquito?

Puede que el karate,

en algunos momentos tiene gestos de judo,

de giros de cuerpo, no lo sé...

¿Y qué más iba a decir yo? Otra cosa. Ah, sí.

"Sayonara, Lucas".

(Aplausos)

Para Japón fui yo... con esta gran bailaora...

de flamenco, que ha sido una de las mejores de España

que es Mariquilla.

Después fui con Merche Esmeralda.

Después empecé a cantar en el cuadro con José Mercé.

# Me estoy muriendo... #

En el año 74, que estuve seis meses con él en Japón, en Tokio,

en el tablao flamenco, estábamos todos con nuestra pareja,

y él... iba solo.

Un día me subo a su apartamento

y me lo veo con un tomatito y una lata de atún.

Chiquito, ¿eso es lo que vas a cenar?

"Sí, yo por la noche no ceno mucho, no sé qué, no sé cuántos".

Y, bueno, un día estamos en el tablao,

se acerca a mí, y me dice:

"José, dile a la Merche, por tu madre,

que me haga un guiso de papas con carne que me estoy muriendo".

Azafrán en pelo, pimienta en grano, cominos...

Yo hacía un potaje...

y ya tenía todos los condimentos, todas las especias,

de aquí, de nosotros.

Entonces, se lo echaba a esa comida y olía...

Salía por la ventana: "¡María, qué bien huele, María!".

Eso, dime algo en chino. En chino.

No, en chino, no, en japonés. Japonés, perdón, perdón.

Bueno, en japonés presentaban a los artistas

"Ante ustedes, Chiquito 'Sang'".

(IMITA EL JAPONÉS)

"Sayonara".

El tablao se llamaba "El Flamenco",

estaba en un edificio que eran unos grandes almacenes

que se llama "Isetankaikán" en el barrio de "Sinyicu".

Sí, en la sexta planta, en el "Isentankaikán".

Mu bonito. Eran como unos arcos, hicieron unos arcos,

estaba bastante aflamencado.

Hacíamos todos los días dos pases: a las 17:00 uno,

y a las 19:00 otro y... a las 21:00 ya estábamos en al casa.

O sea, que era una forma de vida muy... muy extraña para nosotros,

pero que te tenías que aplicar y hacerte a ellos.

(CUMPLEAÑOS FELIZ) # "Isintankaikán".

# "Nacameburo"....

# "Tokioisitancucú". #

(TODOS) ¡Ole!

A él no le ha regalado nada absolutamente nada nadie.

Él se iba el último de la fiesta.

Pero se iba el último... por intentar conseguir más economía

del que se fue antes.

Y era de los que llamabas a cualquier hora y estaba disponible.

¿Te molesta que te usen cuando vas a reuniones

de aquellos señoritos, con todo el respeto,

para los que trabajaste, te llevan a una cena para que cuentes cosas?

Algunas veces sí, sí me molesta. He tenido que hacer cosas que...

que he contado chistes sin querer,

he tenido que cantar sin poder o sin querer también...

Complicado. La vida ha sido muy complicada.

¡Vamos! ¡Sí! ¡Sigue ahí!

(Guitarra y taconeo)

# Ay, ya estoy loco por saber... #

Imaginaos la época esa de que eras cantaor,

que se iban, en este caso, a los Montes de Málaga

a cantarle al señorito...

El vivir ese momento y el saber estar y...

y no meter la pata...

Es que por eso era una persona sabia...

-Yo creo que...

el señorito siempre ha pensado que el artista era un bufón...

para divertirse él y ser...

el que paga.

Como era un poquito el payaso, entre comillas,

que lo manejaba mucha gente.

Entonces, comida de empresa y lo llamaron y él estaba...

a una comida muy de gente...

riéndose permanentemente y, claro, él estaba ahí y yo...

termino, me acerco al dueño del restaurante...

¿Usted tiene controlado a este señor? Porque si hago un programa...

Y así fue todo.

¡Gregorio Sánchez, más conocido por Chiquito!

¡Chiquito de la Calzada!

¡Chiquito de la Calzada!

¡Chiquito de la Calzada!

Y de repente ¡patapúm!

¿Y si no hubiera ocurrido?

"Oh, pues estaría como siempre".

Esto ha llegado un poquito tarde.

Si llega un poco más tarde,

tengo que contar los chistes con un bastón.

El humor lo tengo yo de siempre y yo he nacido con eso.

Muchas veces coincidía con él en una televisión o en algo,

y estaba en el camerino con él,

esas camisas que le compraba la Pepi tan bonitas,

esas camisas que él llevaba,

y, claro, se me quedaba mirando, y me decía:

"¿Has visto, José, lo que es la vida?".

Como diciendo: "¿Qué está pasando?".

El primero que no se creía eso era él.

-Pepi me contaba de que...

algún día le llegaría, y mira por dónde le llegó.

Ella lo paraba, lo centraba,

lo cuidaba...

Porque, imagínate, amortiguar eso una persona...

como él...

¿Algunas personas que en algún momento de tu vida

no te han saludado, se arriman ahora a ti?

Bueno, ahora me han salido padres nuevos,

primas hermanas, tíos...

Me ha salido una cantidad de familia..

Lo que pasa que yo... no me da tiempo de mirarlo...

porque como siempre voy corriendo para coger el avión...

"¡Adiós! ¡Soy tu primo José Antonio! ¡Ten cuidado!".

Chiquito cambió muy poco.

Yo creo que se compró el Mercedes porque le dijeron cómpratelo.

Él tenía sus rutas: él se iba andado con su Pepita

y se iba al centro de Málaga que le pillaba muy bien.

Iba a comer al "Chinitas"...

y tiene su rinconcito allí.

Las gente viene al "Chinitas"

y se identifica Chiquito con el "Chinitas"

y la gente se hace fotos al lado suyo.

La fama.

A él le gustaba la fama.

De hecho, le gustaba que lo saludasen y... a él le gustaba...

porque se notaba.

Son tantos ya... 40 años.

¿40 años? No había niño que jugara solo.

¿Pero cómo puedes aguantar 40 años a este hombre?

¿Has visto? Eso sí que es difícil, ¿eh?

-Él, prácticamente, desde que murió Pepi apenas trabajó

porque no se sentía ni con fuerzas ni con ganas.

Cuando yo me venía con él a tomar el aperitivo,

estaba siempre triste.

No era la cara de Chiquito de la Calzada,

era Gregorio.

¿Qué te pasa, Chiquito?

"Ay, ya estoy viudo, me acuerdo de mi Pepi,

no duermo por la noche...".

En el momento en el que llegaba la primera persona

y lo reconocía y entraba en el restaurante,

cambiaba radicalmente,

se convertía en Chiquito de la Calzada.

El personaje ya lo había devorado por completo,

y ese, ese era su salvavidas.

El personaje era su salvavidas.

¡34, 7 décimas!

Las películas de Chiquito no eran la mejor plataforma

para disfrutar de lo que tenía de especial su humor.

Entre otras cosas, porque Chiquito era alguien

que no se podía someter a ningún yugo,

y mucho menos al yugo de un guion.

¡Al "ataquer"!

Yo creo que aparte de hacer "Condemor",

"El pecador de la pradera", "Brácula",

"Papá Piquillo" es una película que quita el sentido.

Yo me he metido en el personaje y lo he vivido el personaje,

y más de uno va a llorar.

Papá Piquillo es la película en la que Chiquito

interpreta menos a un personaje y se interpreta más a sí mismo.

Tiene ese lado también un poco dramático y algo...

vocacionalmente es neorrealista que hace que esa película sea...

sea bastante especial, sobre todo es la más desnuda.

Era como una gran broma, ¿no?

Que, de repente, ese señor...

con lo que era estuviera protagonizando películas.

Era maravilloso, ¿no?

Son esas anomalías...

Esas imperfecciones agradables que necesita a veces el cine.

# La culpa fue del chachachá. #

¡Malo! ¡Hombre malo de la pradera que nació después de los Dolores!

Nací en una cama sexualmente del año 4.

Porque Chiquito de repente se convirtió en una figura

absolutamente icónica.

Las galas de Chiquito siempre eran un éxito.

Te lo dice Chiquito de la Calzada,

"Condemor", "Pecador de la pradera",

"Brácula"...

Todos querían a Chiquito. Todo el mundo pedíamos a Chiquito.

Muchas veces podía, otras no, algunas cobraba...

como debe ser, y no era barato...

Quiero decir, que él también sabía que era un fenómeno

y quería ganarse la vida con eso.

# Tan... radiante va la novia...

# "egüandenar ay kihala. #

¡Ay, no pido! ¡Al "ataquer"!

Chiquito de la Calzada desapareció.

Es decir, él irrumpe en el 94, 95,

y no está hasta que se muere. No, no.

Es verdad que se recupera en momentos puntuales

y, sobretodo, se recupera por parte de gente muy valiosa,

lo que llamamos gente reputada, prescriptores,

y eso hace que Chiquito tenga una segunda vida,

o una segunda oportunidad televisiva o artística.

Lo que en un momento parecía una moda pasajera,

cuando todo el mundo hablaba con el "norl",

con el "te das cuen" y tal,

hombre, no tiene esa potencia de penetración

en la sociedad de aquella época,

pero yo, por ejemplo, y no me lo invento,

yo sigo usando el "norl".

"Norl": ene, o, erre, ele.

Cuando digo no, sigo "norl".

"Bonor".

"Hoy Bono".

Claro, hemos copiado cosas de Chiquito.

Por ejemplo: el terminar con la erre.

"Yoko Onor". Eso, eso...

"Dior". Todas esas cosas que hacía,

eso de terminar en erre, eso viene de Chiquito.

Soy Sánchez... Fernando Sánchez "Dragór".

Escritor.

¿A que parece que estoy pensando en algo?

Uno pidiendo en el centro de Madrid:

"Dame algo, ¿no? Dame algo, '¿nor?'".

"Dame algo". Y lo para uno: "Manuel, ¿qué te pasa, Manuel?".

"Llevo diez años parado".

"No encuentro trabajo en la vida".

"Trabajo menos que el sastre de Tarzán".

"Tengo dos niños", y parece que he atado dos cuartos de baño.

"Los niños se han comido el ropero a pellizcos".

(Risas)

Y además te tengo que decir a ti físicamente, moralmente,

diplomáticamente,

que debo ocho millones de pesetas.

Y dice el otro: "¿Por qué no pides un crédito

y lo vas pagando poquito a poco? Pero te voy a decir una cosa:

"Déjate la barba".

Y dice este: "Con la barba debo doce".

(Risas)

(Aplausos)

¡Mucha gracias!

Chiquito es un máquina... de producir cosas.

De hecho, además, en vida de Chiquito,

que es fue uno de sus grandes disgustos,

hubo humoristas que crecieron...

en función del homenaje que se hizo a Chiquito.

Todos los humoristas en España encima convirtieron...

parte de su discurso en una referencia a Chiquito.

Yo me encomiendo a él e incluso él me dice cosas.

¿Y qué es lo que te dice? -Pues me dice, por ejemplo...

Yo le digo: "Protégeme". "Cobarde".

"Ayúdame". -"Pecador".

"Te quiero". "Relájate".

# El lago negro, el lago blanco... # -¡Ole, qué arte!

¿Qué te parece? -¡Qué monstruo eres!

Me parecía un plagio lo que hacía Florentino.

No imitaba a Chiquito, no lo copiaba,

sino que lo que hacía era... crear unos personajes.

-Creó un universo paralelo, que es muy difícil,

porque él lo que hizo fue una creación cómica

de otra creación cómica, que eso es mu complicado.

# Un lago negro un lago blanco... #

Chiquito te pone una demanda por imitación sin consentimiento.

Sí, sí, nos pone una demanda...

a la productora Pepe Navarro, a Pepe Navarro,

y entonces el señor juez coge un papel, y dice:

"Señor Florentino Fernández". Digo: "Sí, señor".

¿Es verdad que usted ha dicho 'lago negro, lago blanco'?

Digo: "Sí, señor".

Chiquito, no pasa nada por que te imiten,

pero si... eso es que te quieren y te admiran.

Eso... cuando imitan a alguien es porque lo admiran.

Dijo una voz popular:

"Ese 'fistro' pecador".

(Risas)

"Cobarde de la pradera".

Para eso era muy... Él tenía una...

una cosa de... "de mi personaje y mi dinero",

en ese sentido, en los principios, claro.

"Este es el Bolero Mix Fistro Pecador".

"¿Te da cuen?".

(Música disco)

"¿Te da cuen? ¿Cuen? ¿Cuen? ¿Te da cuen?".

De hecho, se hizo patatas fritas de Chiquito,

"tazos" de Chiquito...

Había politonos de Chiquito.

"Cobarde".

# La soledad entre los dos".

Además, los gags de Chiquito son perfectos

para las redes sociales.

Son perfectos parea Twitter, son perfectos para...

"Fistro", pecador, "¿te da cuen?".

No hay nada más perfecto. "¡Al 'ataquer'!".

Sobrevivir tanto tiempo y que ahora, por ejemplo,

después de 20 años se pueda eso,

se pueda todavía recurrir a una frase suya o a un...

o a un momento suyo,

y ese momento siga siendo igual de impactante, igual de,

o sea, que clarifique tantas cosas y que una...

a tanta gente en un mismo instante. Eso es maravilloso.

# Se busca que hay un caso y tiene tongo...

# al teniente Colombo.

(Guitarra)

# El pobre tiene cara de aburrido,

# y llega con colillas y encogido.

# Pregunta por el dueño de la casa

# y luego que le cuenta lo que pasa no queda convenido. #

Lo que probablemente nunca se sepa

es dónde están los orígenes del "chiquitismo".

Porque eran tan difusos,

estaban en una parte de atrás tan poco iluminada...

# Tralalalalala.

# Tralarí, troloró, tralarí, tralará, troloró,

# loroloroloroloroloroloro.

# Troloro. Ya se opuso el loro.

# Trolorí, larala. #

Si existen las bulerías, si existen las alegrías,

les digo las guaserías.

# No eches piropos a nadie.

# Ea, ea.

# Que te puedes equivocar. #

Yo llevo un tiempo intentando enarbolar una teoría

de que hay un palo oculto en el flamenco

que son las guaserías.

# Tirititrán, tran, tran.

# Tirititrán, tran, tran. #

-Hay un montón de flamenco que tienen esa esencia

de la guasería dentro, como el Beni de Cádiz.

# Que nadie se apure...

-El Pericón... # ...ni se ponga triste,

# si no hay para carne, comeremos alpiste. #

# Dolores... #

-El Chano Lobato.

Toda esta gente... tenía una guasa muy especial.

Porque es guasa como se llama, ¿no?

Y Chiquito yo creo que en el fondo lo que va haciendo

es robar los chistes de los pegotes y los va uniendo,

y él tiene una especial gracia a la hora de sacarlo.

# Para los barcos de vela Sevilla tiene un camino

# por los ríos de Graná.

# Solo reman.

# Solo reman los suspiros.

# Ay, amor, ay, amor. # "Cuidadín, quietor".

Es que Chiquito tuvo una personalidad distinta

al resto de los humoristas flamencos o de los flamencos humoristas.

Yo creo que Chiquito cogió algo del Brillantina

o el Brillantina cogió algo de Chiquito.

Brillantina era un... Y también un flamenco auténtico,

pero humorista.

La Brillantina... La Brillantina era...

uno que cantaba...

que hacía parodia con otro del circo y todo,

pero yo no me he fijado nunca...

Yo lo que he hecho ha sido mío.

Mis cosas solo.

En la forma de hablar, ¿escuchas a alguno tú?

Por la gloria de mi madre.

Me espera y hace así... "jar, jar".

"Ajaer".

(Risas)

"¿Te has dado cuen?".

Sus cómicos principales son Cantinflas... y Charlot.

Cantinflas utilizaba la palabra

y utilizaba también esa especie de verborragia alucinante,

donde lo que estaba haciendo al hablar ahí,

Cantinflas claramente era reírse de todo el lenguaje rimbombante

de los poderosos.

¿Saben aquel que "diu"...?

-Eugenio tenía una sola frase: "¿Saben aquel que 'diu'...?".

El resto era una manera de contar evidentemente,

y una actitud. -No, no lo toquen, hombre.

Déjenlo reírse.

-Gila tenía también el... -¿Es el enemigo?

¿Ustedes podrían parar la guerra un momento?

¿Que si pueden parar la guerra un momento?

Era como una especie de pego de frasecillas hechas

que te acompañaban.

La plaza estaba "abarrotá".

¿Cómo estaba la plaza?

(TODOS) "Abarrotá".

En el caso nuestro: "Cómo estaba la plaza? Abarrotá",

es una expresión de aquí también.

"¿Cómo estaba aquello? Uh, aquello estaba...".

Eso se utiliza, ¿no?

Son muletillas que tú no las buscas, sino que te aparecen de pronto.

"¿Te da cuen?".

"¿Te da cuen?".

Como hablaba Chiquito en los chistes era el habla de las personas...

de aquella época que se hablaba así: "fistro", "¿te da cuen?".

Mi padre a cada instante: "¿Te has dado cuen?".

"Egüanda ajalimore".

Él se creaba las palabras.

Esa Guardia Civil, la "meretérica".

Y hace así el médico...

con los "teslestéricos"...

(Risas)

Entonces, él coge una palabra y deformándola, acortándola,

alargándola, le da la vida que necesita.

Es ser muy auténtico.

Lo que no te ha podido dar la escuela, dártelo tú.

Chiquito con el lenguaje lo convierte en...

como el laboratorio de un científico loco.

Empieza a meterse ahí... y empiezan a saltar palabras...

por un lado y por otro.

Le dice físicamente, moralmente, diplomáticamente,

el niño al padre: "'Papar'".

"¡Papar, papar'".

Pero el estado de Chiquito con las palabras...

y con las situaciones tenía mucho más que ver con eso que...

que hablaban cuando... cuando alguien entraba en trance

y decía que veía a Dios que estaba poseído por alguien,

empezaba a hablaren idiomas extraños que no había conocido.

Eso se llama glosolalia.

Le dice: "Está la cosa muy mala, compadre".

(HABLA EN UN LENGUAJE INVENTADO)

Que tiene usted la mano como un ropero abierto.

Yo no lo conozco a usted, compadre. Está la cosa muy mala.

Y ya se lo dijo tantas veces:

"¿A mí me va decir que está la cosa mala,

cobarde de la pradera?".

"Que me he casado y el viaje de novios

lo estoy haciendo solo".

Y realmente cuando yo intentaba hablar con él

o cuando alguien le ha intentado sacar el proceso de creación,

en ese aspecto se ha encontrado con un muro.

Bueno, este niño... Este niño paseando...

¡Al "ataquer"!

"Ejandemore jaugüei".

Crea un lenguaje para la secta.

Entonces, todos los adoradores de Chiquito

nos proveemos del lenguaje que nos crea él

para poder hablar en el término de su religión,

de su secta.

Os pido un poco para que hagamos el ritual definitivo,

que so pongáis esa careta que os hemos dado...

y acompañadme en esta especie de misa final.

"¡No puedor!".

(TODOS) "¡No puedor!". -¡Muy bien!

Ahora: # Ese caballo que viene de Bonanza... #

¡Venga!

(TODOS) # Ese caballo que viene de bonanza... #

¡Ay! ¡Al "ataquer"!

(TODOS) ¡Al "ataquer"! -¡Al "ataquer"!

(TODOS) ¡Al "ataquer"!

(Aplausos)

"No puedor". "No puedor". "No puedor". "No puedor".

Esta especie de impotencia del hombre común...

ante lo que quieras, ante la ilógica de la vida,

ante el caos de universo o ante cualquier estado...

físico o metafísico que nos podamos encontrar,

pues, de repente, él lo expresaba muy bien

con el "no puedo", de la manera más sintética posible.

A mí me ganó cuando me enteré de que él...

había conseguido... renombrar todos los números, ¿no?

Creo que eran: "juan, peich, gromenauer".

Siempre,siempre, me ha cautivado que él llamara "gromenauer" al tres.

¡Eres un "fistro" de hombre malo de la pradera!

Un "fistro" de motorista.

Ese "fistro" de mariquita...

Eres un "fistro".

¿Dónde vas con ese "fistro" de pollo?

¿Cuál sería la definición de "fistro"?

Ni idea.

Yo que sé: mala sombra, genio...

¿Qué? Bueno, malo...

Palabra que no sabemos explicar y no vamos a saber explicar nunca,

pero qué grande era Chiquito de la Calzada.

Chiquito no sabía lo que era "fistro" siquiera.

¿Era frito o "fistro"?

Decía que estaba frito y era frito.

Una amiga que llega a ver a otra en el piso, y dice:

"Encarna, Encarna, ¿dónde estás?".

Dice: "Estoy aquí. ¿Qué pasa?".

Y entra en el salón...

y le dice muy seria:

"¿Qué tienes... trillizos?".

Y dice ella muy seria: "No, es uno solo,

lo que pasa es que es muy nervioso".

¡Hasta luego, Lucas!

En una ocasión dijo de ir al hotel Málaga Palacio

a tomar una copa...

El trayecto se hace en tres o cuatro minutos,

cinco minutos, nada, nada.

Tardamos hora y media.

Hora y media. Era... una familia con otra,

una persona con otra, y buscándolo, abrazándolo,

dándole las gracias por existir

y por los felices que le habían hecho.

Era una cosa impresionante. Impresionante.

Eso es alucinante.

Es el corazón; el ADN más puro de nuestro oficio,

que otros oficios no tienen. Consiguen otras cosas.

Pero cuando consigues eso...

Porque todos lo buscamos, pero no sé si lo conseguiremos.

Y Chiquito buscaba la alegría y la daba.

# Gregorio Sánchez Fernández ya apuntaba desde chico

# que llegaría a ser alguien grande,

# aunque todos le llamasen Chiquito.

# Y conoció las fatiguitas del flamenco,

# el ropero a pellizcos se comió, pero de eso daba talento.

# Con Mariquilla se fue al Japón, pon, pon,

# y en una curva muy cerrada le robaron el reloj.

# Sí, el humor es amor,

# y todos le queremos

# por "fistro", por pecador.

# Callarme no puedo.

# Chiquito de la Calzada, genio y figura.

# Y hasta en la forma de andar

# es magia pura.

¡Esas palmas!

# Genio... #

-¡Pues muchas gracias, amigos!

Maestro, perdónanos nuestros pecados

porque somos todos pecadores...

Y el último grito que quería deciros. ¿Cuál es? Lógico.

¡Hasta luego, Lucas!

Muchísimas gracias.

Imprescindibles - Chiquito, el cantaor de atrás - ver ahora

Informe Semanal también lo recordó con motivo de su fallecimiento con un emotivo reportaje.

Informe Semanal - Universo Chiquito - ver ahora

Familiares y amigos despiden a Chiquito de la Calzada

Ha pasado algo más de un año desde que murió, pero Chiquito de la Calzada sigue siendo motivo de inspiración. Es el caso de una biografia ilustrada sobre el artista malagueño, en la que ficción y realidad se mezclan para mostrarnos ese mundo tan particular y único de Chiquito.

RTVE

anterior siguiente
-->