Enlaces accesibilidad

Elegido el tercer finalista del concurso de relatos del magacín 'En Días Como Hoy'

       
  • Javier Rodríguez Sánchez opta al primer premio con el cuento 'El origen inesperado'
  •    
  • El ganador recibirá una beca de 1.000 euros en cursos de la Escuela De Letras
  •    
  • Además, la obra premiada será dramatizada en Radio Nacional de España
  •    
  • Conviértete en el finalista del mes de febrero. Puedes enviar ya tu relato

Por
Javier Rodríguez Sánchez, de 14 años de edad, es el finalista del mes de enero del Primer Concurso Internacional de Relatos de RNE. El certamen, articulado a través del magacín 'En Días Como Hoy', se enmarca en la campaña 'La cultura en RNE... Porque a ti te gusta'.

La obra con la que Javier Rodríguez Sánchez opta al primer premio -una beca de 1.000 euros en cursos de la Escuela de Letras y la dramatización en RNE del relato ganador- lleva por título 'El origen inesperado' y cuenta una historia de ciencia-ficción. Los cuentos finalistas del mes de noviembre y diciembre estaban protagonizado por animales.

Si deseas participar en el concurso y convertirte en el finalista de este mes, puedes enviar ya tu relato. Hasta junio habrá un finalista mensual preseleccionado por Escuela de Letras y RNE. Estos finalistas pasarán a la final de julio y verán publicados sus textos en las páginas web de las entidades convocantes del certamen, RNE y la Escuela de Letras.

Tercer relato finalista

Reproducimos a continuación el tercer texto finalista.

EL ORIGEN INESPERADO, DE JAVIER RODRÍGUEZ SÁNCHEZ

El 21 de agosto de 2008 un grupo de arqueólogos del New Science de Londres se adentraron en el corazón de África, donde, hasta ese momento, se creía que se encontraba el extraño origen del hombre.

Después de tres meses de búsqueda y excavaciones, los arqueólogos encontraron los restos de uno de los antepasados más antiguos del hombre, al que llamaron Australopitecus Ramidus.

Tras este hallazgo, volvieron a Londres, sin ánimo de descubrir nada nuevo en este fósil humano.

Pasaron semanas, y los arqueólogos, tras analizar los restos con carbono 14, se llevaron una gran sorpresa al ver que el mono tenía más de siete millones de años, lo que atrasaría la fecha del nacimiento de la raza humana mas de un millón de años de lo que hasta entonces se pensaba, siendo este ejemplar el más antiguo de todos.

Pero descubrieron algo muchísimo más sorprendente: moléculas extraterrestres en el cuerpo del australopiteco, también halladas en un meteorito caído en La Tierra durante el siglo III a.C. en el norte del desierto de Arizona. Esto abría las puertas a la posibilidad de que el hombre no se hubiera originado en La Tierra, sino en un planeta extraterrestre.

El grupo volvió a África poco después. Invirtió mucho dinero en el proyecto con el fin de conseguir una nueva pista que indicara de donde provenía el hombre. Para ello contrataron grupos de excavación, ingenieros y más arqueólogos¿

Estaban ya desesperados, deseosos por regresar de nuevo a su hogar, pero encontraron algo más por casualidad. En una cueva en el fondo del valle hallaron un diario. Parecía muy antiguo porque estaba viejo y casi indescriptible, pero curiosamente en la portada había dibujos de figuras parecidas a humanos modernos. Abrieron el diario y en cada página que pasaban solo había símbolos extraños. Pasando y pasando las hojas encontraron unas fotos donde aparecían esos 'humanos' cuidando monos, enseñándoles a hacer cosas, dándoles de comer. Lo más sorprendente apareció entre la última página y en la contraportada, era algo parecido un DVD , pero mucho más pequeño.

Los informáticos se pasaron dos días intentando formatear el disco y al fin consiguieron hacerlo compatible con un sistema actual. Lo introdujeron en un ordenador y todos pudieron ver las imágenes en las que aparecía un hombre calvo y vestido con un extraño traje de algo parecido al aluminio, hablando en latín delante de un cartel.

Los arqueólogos especializados en idiomas tradujeron lo que el hombre decía y los resultados fueron los siguientes:

Bienvenido a Empresas Científicas Lectium, este es un mensaje en latín, esperamos que esta sea vuestra lengua, ya que es la que hemos previsto que desarrollaréis a lo largo del tiempo. Nuestra empresa ha estado trabajando en un proyecto llamado 'Clon', se trata de una gran inversión en la cual hemos conseguido cruzar células semejantes a las de nuestro cuerpo para crear un cuerpo semejante al nuestro, más tarde os enviamos a un planeta de crianza llamado 'Incubadora', donde os debéis encontrar en el momento de escuchar este mensaje. Nuestros objetivos son conseguir vuestro buen y rápido desarrollo para incorporaros al mercado de nuestro planeta, donde seréis considerados mano de obra esclava para contribuir al desarrollo en la construcción de nuestro gran imperio Abélica, conocido por toda la Vía Láctea. Consideramos que vuestro periodo de preparación será de 7 millones de años, tiempo que creemos ideal para vuestro desarrollo idóneo a la consecución de nuestros fines, pasado este tiempo, iremos a recogeros en masa. Nuestros cálculos nos indican que seréis aproximadamente unos 6.500 millones de clones, cantidad idónea para conseguir de vosotros nuestro fin último. Las coordenadas del punto de encuentro están en la contraportada del diario. El conocimiento de este mensaje por vuestra parte está previsto, y se producirá, por voluntad del propio documento, poco tiempo antes de nuestro regreso, ya que consideramos que es mejor para nuestro fin que vuestra voluntad se vea minada por el descubrimiento de vuestra procreación inicial, originada por alguien superior a vosotros con un fin determinado...

Tras unas interferencias terminó el mensaje. 

Todos quedaron estupefactos después de ver el mensaje. Un documento de tal importancia cambiaría todos los cimientos conocidos sobre la creación del hombre. La idea que teníamos de Dios era solo aproximada a la realidad que aclaraba este documento, un ser superior nos creó, tal como siempre nos transmitió nuestra religión, pero solo para servirse de nosotros como esclavos. Esta revelación hundiría todos los fundamentos de la religión, sería un golpe extremo para toda nuestra raza.

Haciendo cálculos, los científicos dedujeron la fecha exacta del posible regreso de los 'creadores', exactamente debería ocurrir el 6 de junio de 2010.

A partir de ese momento, y ante la gravedad del asunto, los mandatarios de los países mas poderosos del mundo se pusieron de acuerdo y formaron un gigantesco ejercito, más de mil millones de habitantes de la Tierra dispuestos a luchar por la libertad de su planeta.

Hasta que por fin llegó el día exacto. Hacía mucho calor sobre lugar del punto de encuentro, la ciudad de París. Millones de soldados estaban reunidos allí, perfectamente formados y unidos para defender su planeta.

Eran los siete de la tarde cuando empezaron a divisarse enormes sombras que oscurecieron los cielos de la vieja ciudad a orillas del Sena. Todo fue inútil. Al cabo de unos meses todo estuvo bajo control, en el solitario planeta solo quedó un pequeño reducto de vida, un millón de personas habitaba ahora el planeta entero, el germen suficiente para que a su regreso pudieran recoger una nueva remesa de esclavos para engrandecer su gran imperio en expansión.

Relato finalista del mes de noviembre
Relato finalista del mes de diciembre

Radio

anterior siguiente