Enlaces accesibilidad
REDES

Lluvia de críticas para El Rubius por no unirse a la huelga contra Twitch

  • #ADayOffTwitch, una huelga de streamers contra las raids de odio en la plataforma
  • ¿Quiénes secundaron la protesta y quiénes no?

Por
 El Rubius
El Rubius cropper

La semana pasada cientos de streamers hicieron un llamado a la huelga en Twitch con el objetivo de reivindicar un reparto más igualitario dentro de la plataforma y evitar los mensajes de odio y acoso que muchos creadores reciben a diario. #ADayOffTwitch, ha sido el hastag escogido para este boicot mundial que iniciaron los creadores de contenido anglosajones, pero que finalmente ha tenido mayor repercusión entre los hispanoparlantes.

En nuestro país, muchos de los creadores de contenido más destacados de Twitch, entre ellos Ibai Llanos, se han unido este miércoles, 1 de septiembre, a la reivindicación. En cambio otros, como El Rubius, decidieron mantenerse al margen y seguir con sus directos en la plataforma de Amazon. Una acción que ha desencadenado una lluvia de críticas hacia el conocido youtuber, quien se ha justificado diciendo que tiene un contrato que cumplir. 

La mayoría de los streamers habían conseguido ponerse de acuerdo para dejar de transmitir por un día en señal de protesta. 'El día fuera de Twitch' consistía en parar para que el gigante tecnológico Amazon, empresa detrás de la plataforma, hiciese caso a sus denuncias. El principal reclamo es que se tomen medidas más contundentes contra los ‘raids de odio’: el acoso que reciben algunos streamers pertenecientes a minorías por parte de grupos organizados homófobos, racistas o machistas.

¿Dónde surge la protesta?

La denuncia inicialmente estuvo encabezada por RekitRaven, ShineyPen y Lucia Everblack, reconocidos creadores a nivel mundial de la plataforma. El hate a menudo es iniciado por bots, pero tiene un efecto multiplicador en chats llenos de violencia, hasta el punto de que los streamers se ven obligados a cortar sus transmisiones.

Muchos streamers consideran que ha sido un error garrafal de la plataforma la decisión de expandir su lista de etiquetas, incluyendo 350 nuevas, clasificadas por "género, orientación sexual, raza, nacionalidad, capacidad, salud mental y más". Aunque la iniciativa pretendía ayudar a conectar mejor al streamer con su público, lo que al final consiguió es facilitar a los abusadores el acoso. Inundando un canal de insultos y lenguaje abusivo, como expresó RekItRaven a The Washington Post: "Estoy cansada de sentir que no se me permite existir debido a circunstancias que están fuera de mi control, y sé que otras personas también lo está."

Otros han aprovechado la huelga para dar voz a otro tipo de reivindicaciones como: las donaciones falsas, el cambio de precio de la suscripción, la desigualdad de pagos o los baneos aleatorios. La iniciativa se ha hecho viral en Twitter, gracias al apoyo de personajes tan relevantes como AuronPlay, Ibai Llanos, The Grefg, Cristinini, ElXokas o Heretics Black, entre otros.

¿Ha sido un éxito o un fracaso?

En los canales de habla hispana se podría decir que la huelga ha sido un éxito entre muchos streamers. Según el portal TwitchTracker, Twitch registró entre un 40% y un 60% menos de retransmisiones a lo largo del 1 de septiembre, si este es comparado con la media de toda la semana anterior. Además, la audiencia también ha hecho lo propio y se ha sumado a las reivindicaciones de sus creadores de contenidos favoritos. Es decir, el descenso también se ha visto reflejado en el número de espectadores. Por eso no es de extrañar que muchos se hayan rebelado contra El Rubius por no unirse a la acción de sus compañeros. Un gran número de usuarios están criticando su actitud y su falta de solidaridad, lo cual lo ha hecho trending topic en Twitter. Estos son algunos de los tuits más duros que le han dedicado al Rubius.

Por otra parte, hay quien está viendo en esto la pescadilla que se muerde la cola. Argumentan que si se hace una huelga para poner el foco en evitar los mensajes de odio y critican al youtuber por no sumarse a la iniciativa con más mensajes de odio, se están contradiciendo. Otros, como The Grefg, han querido subrayar el hecho de que las huelgas son voluntarias y que hay que respetar tanto a quién la hace como a quién no, pues ambos están en su legítimo derecho.