Enlaces accesibilidad
ENTREVISTA

Alfred García: "Con el nuevo disco he necesitado tiempo y quitarme todos los aditivos que no fueran musicales"

  • El intérprete regresa con "Praia Dos Moinhos", el segundo adelanto de su próximo álbum
  • "Habla sobre una sensación que tuve durante mucho tiempo y que no la quería vomitar, sino que quería cantarla desde la calma"
  • Más noticias en PlayzTrends

Por
Alfred García: "Este álbum será absolutamente transparente"
PLAYZ

Con ilusión y el sosiego que trae consigo haberse dedicado tiempo a uno mismo, así regresa Alfred García junto a "Praia dos Moinhos", el segundo adelanto de lo que será su próximo disco y que sigue la estela de la estética y los sonidos con los que ya nos sorprendió en "Los Espabilados". El intérprete pone de manifiesto las emociones y sentimientos que surgen tras dejar una relación, pero también después de disfrutar del mejor verano de tu vida: "Es una canción que es muy cruda, pero no la he cantado desde ningún tipo de rencor, odio o emoción absurda. Evidentemente se centra en una relación que acaba, como bien podéis percibir, pero habla sobre toda una sensación que tuve durante mucho tiempo y que no la quería vomitar, sino que la quería cantar desde la calma", confiesa a PlayzTrends.

¿Recuerdas el momento vital en el que estabas cuando comenzaste a componerla?

Alfred: Al final soy muy joven y para más inri soy artista. Las formas de comunicar las cosas -aunque no quiero justificarme- creo que es la mejor manera de contarlas y hablarlas. Es una canción que habla sobre algo que escuece, pero cada vez que pasas por una batalla te duele menos y te vas acostumbrando al dolor. Yo creo que nos va pasando con todas las emociones durante nuestra vida, pero sin perder la curiosidad y el interés, que creo que es una de las cosas que nos siguen manteniendo vivos. Es algo que no debemos perder nunca junto a la valentía.

¿Crees en la importancia de cerrar ciclos para seguir avanzando?

Alfred: Sí, además creo que cierro un capítulo artístico con esta canción. Está incluida en el segundo álbum, pero creo que este disco tiene dos partes que se van a diferenciar perfectamente. Hay un antes y un después, y evidentemente iré hacia otro cambio. Cada vez que tienes planes, el universo se ríe de mí profundamente y me lleva hacia otros completamente distintos. No hay que dar por sentado nada, sino que es otra etapa que seguramente cambiará pronto.

"Este álbum es experiencia y absolutamente transparente"

¿Eres de los que les cuesta abrirse? ¿O de los que cuentan lo que sienten con facilidad?

Alfred: Depende de con quién, supongo. Todos tenemos nuestro círculo de confianza. Soy cantautor y no soy ni Aute ni Joaquín Sabina, con lo cual he de hablar sobre lo que me pasa en mi día a día. Si no fuese valiente, seguramente sería otra cosa.

Imagino que la música te ayuda mucho a ello. ¿Te pasa eso de que a veces te cuesta explicar lo que sientes, pero te sale de forma inmediata a través de una canción?

Alfred: Sí, es que de hecho sería mucho más fácil escuchar mis canciones que preguntarme sobre mi vida personal -que ya sé que tú no lo estás haciendo-, pero durante mucho tiempo fue así. Sinceramente, lo tenían todo en bandeja y en forma de disco. Al final no podemos cambiar nuestra sociedad, sino la forma de comunicar. Yo lo he hecho, simplemente estoy aquí con mi música y nada más. No me quejo para nada, cada uno puede preguntar lo que quiera. Pero simplemente he hecho este ejercicio de estar alejado el suficiente tiempo como para que a nadie le interese.

La última vez que nos vimos decías que tu próximo disco iba a ser muy distinto a 1016. A grandes rasgos, ¿en qué se va a notar la diferencia?

Alfred: Creo que sobre todo van a ser unas letras que como bien has percibido, están escritas desde la calma, la introspección y al lejanía de lo vivido. En cuestiones técnicas, es evidente que la producción no tiene nada que ver con el primer álbum porque lo hice con los recursos que tenía y el tiempo del que disponía. Yo lo autoproduje, pero era la primera cosa que autoproducía en mi vida. Esto está producido por otras personas también y he contado con la inestimable ayuda de Pablo Cebrián, Álex Ferreira... La verdad es que han sido grandes maestros para que suceda la magia musicalmente hablando.

¿Puede que este sea un álbum más íntimo de lo que ya lo fue 1016?

Alfred: Sí, es un disco sin filtros. En conjunto creo que es algo hasta experimental. No quiero decir que las canciones sean experimentales en sí, porque "Los Espabilados" y "Praia Dos Moinhos" me parece algo bastante pop, pero he experimentado mucho. Experimentar viene de experiencia, y yo he tenido mucho tiempo para poder hacer este disco y para poder hablar sobre lo que quería. Este álbum es experiencia. No todo el mundo es productor, cantautor o le interesan las mismas cosas. Yo he estado un año creando y estudiando muchísimas cosas, no solo musicales. Creo que la experiencia al final es eso: poder contar desde la vivencia. Si no vives o no sabes, no pierdes el miedo nada. Yo ahora mismo a pocas cosas les tengo miedo, la verdad. Es en función del saber y de la transparencia que quieres tener contigo mismo. Y este disco es absolutamente transparente.

"Queremos cosas simples, como eso de ser felices un verano"

¿Crees que te has conocido más a ti mismo en este tiempo de parón?

Alfred: Sí, además es que nunca dejo de conocerme porque me interesa mucho conocer los límites. Creo que en los bordes de las cosas suceden las más interesantes. No sé si te has dado cuenta, pero cuando estamos en el límite de algo es realmente donde están sucediéndonos las cosas interesantes. Pero yo también he tenido que estar alejado y reflexionando mucho tiempo. No me quiero dar más importancia de la que tengo pero bueno, es mi vida y la quiero vivir como la quiero vivir. Por eso he estado un tiempo en el bosque viviendo la vida tranquila que quería vivir. Necesitaba reposar un poco. Puede parecer que tengo las cosas claras, pero soy una persona que cambia de opinión bastante rápido, pero me gusta que hagas énfasis en la música porque si hubiésemos hecho un documental de este disco, os hubierais aburrido. Es decir, creo que lo interesante es estar concentrado en la música y no en intentar demostrar algo más que no sea en hacer buenas canciones y darle calidad a tu trabajo. Creo que el hecho de reproducir la ejecución o querer mostrar todo lo que te has esforzado, sinceramente es algo que alimenta el ego, pero no las canciones. Es muy necesario centrarnos cada vez más en la calidad, porque creo que además es algo que se está perdiendo a la hora de hacer temas y producciones. Y lo que yo he necesitado para conseguirlo es tiempo y quitarme todos esos aditivos que no fueran musicales. Es algo bueno y malo a la vez, pero es el camino. Hay muchos caminos para hacer que la música llegue.

Si echas la vista atrás, ¿volverías a repetir este parón de nuevo? ¿El balance ha sido positivo?

Alfred: Intento hacer las cosas con calidad, que es como me han educado mis maestros y profesores siempre. He intentado esforzarme siempre al máximo para hacer un producto lo mejor posible. Eso es a lo que aspiro, a que la gente sepa pararse a escuchar música. No te digo que la gente se siente y se compre un vinilo y lo escuche durante 50 minutos, sino que también hablo de que las personas entren en un taxi, pongan la radio y les llame la atención una canción y no porque rime una palabra con otra. Las canciones al final tienen emociones que no se pueden explicar con palabras. La definición de amor o miedo, temor o cualquier sentimiento, nunca podrá estar debidamente recogida en un diccionario porque necesitas vivirlas. Yo cuento lo que necesito en mis canciones y cada uno lo va a interpretar dependiendo de lo que ha vivido. Por ejemplo, con mi último vídeo muchos recordarán el verano que tuvieron, otros pensarán en el gran verano que les gustaría haber tenido, habrá quien se imagine el verano que les gustaría tener... Creo que las personas somos complejas, pero a la vez queremos cosas simples como eso de ser felices un verano. Que cada uno haga la vida más fácil al otro, que yo lo intento hacer desde mi música y desde el conocimiento, respeto y calidad.