Enlaces accesibilidad
ENTREVISTA

Lili Redondo aborda el maltrato invisible en 'Te lo digo porque te quiero': "El objetivo es que no termines hundida y perdiéndote a ti misma"

  • La autora cuenta su experiencia tras salir de una relación de maltrato en una novela ficcionada
  • "No lloré mis golpes, que ojalá hubieran venido antes para hacerme abrir los ojos de un plumazo"
  • Más noticias en PlayzTrends

Por
 Lili Redondo presenta "Te lo digo porque te quiero"
PLAYZ

"La historia de un amor que se convirtió en pesadilla". Así podría definirse "Te lo digo porque te quiero", el primer libro de Lili Redondo. Su autora ha querido plasmar por primera vez una historia personal, llena de mensajes y con una potente conclusión: lo importante que es el amor propio. A través de un relato ficcionado, esta madrileña ha construido el personaje de Olivia para transmitir lo complicado que es estar dentro de una relación tóxica, las consecuencias derivadas de no identificar a tiempo el maltrato invisible y, sobre todo, lo fundamental que es contar con ayuda externa que te haga abrir los ojos.

Cuéntame tu historia, porque este libro parte de ella, ¿no?

Al final es una novela de ficción, pero está basada en mi historia. Lo que pasa es que dejo un poco a cada lector que imagine lo que es real y lo que no. Pero creo que es algo que nos pasa a un montón de mujeres, tanto la historia de la protagonista como la de sus amigas. Si puedo aprovechar la mala experiencia que yo tuve con una pareja para que otras personas puedan darse cuenta antes de hundirse, pues genial. Era el objetivo de escribirlo y al final formaba parte de mi terapia.

Olivia es la protagonista. ¿Qué tiene de ti? ¿En qué se diferencia?

Hay partes del personaje que soy yo totalmente. Hay compañeras mías que han leído el libro que me dicen: "es que cuando leemos sus conversaciones, te vemos a ti 100%". Yo me he inspirado muchísimo en mí misma para desarrollar ese personaje, desde su forma de ser hasta su manera de reaccionar. Al final es como yo reaccioné cuando me vi un poco inmersa en esa relación. Es un personaje, como te digo, basado totalmente en mí, con sus virtudes y sus defectos. No hay diferencias entre ambas. Las historias de las protagonistas son cosas que o bien he vivido yo, o las he visto. Es decir, son cosas reales que pasan. Así que pienso "si a mi grupo de amigas, que somos 4, nos pasan estas cosas... ¿qué no les va a ocurrir al resto de mujeres?". Pues seguramente, lo mismo.

"'Te lo digo porque te quiero'. ¿Cuántas veces nos han dicho esa frase"?

Tratas temas como la inseguridad que le surge a la protagonista. De hecho, ella misma dice: "¿Imaginan que soy una guarra en lugar de una mujer libre?". ¿Crees que las mujeres seguimos siendo observadas con lupa en este tema?

A mí me gustaría decirte que no. Tengo 27 años, pero he visto desde que tengo unos 16 años o así que podemos ser un poco más libres sin que nadie nos esté mirando con lupa. A lo mejor mi madre tiene otra versión de toda esta historia... A mí ya te digo, me gustaría decirte que simplemente somos mujeres libres que hacemos lo que les da la gana, pero... no es lo que veo, la verdad. Si las chicas hacen una cosa se le llama de una manera, y si los chicos lo hacen, se le llama de otra. Eso sí que lo sigo viviendo. No tanto, pero sigue existiendo.

"Si mi novio me estaba hablando así de mal, con lo que me quería, es que muy mal tenía que haberlo hecho" es una de las frases que dice Olivia. ¿Cuántas mujeres habremos tenido un pensamiento similar a este?

Al final, te empiezas a culpar de todo. Al final yo creo que es un poco de inseguridad en ti misma. Si te sientes insegura o no te quieres mucho, y encima te empiezan a hablar de esta manera, tú no dudas de que lo que te está diciendo sea mentira. "Te lo digo porque te quiero", de ahí el título. ¿Cuántas veces nos han dicho eso? Como te sientes insegura terminas sin personalidad y siendo la persona que tu pareja quiere que seas, porque te está manipulando y no lo estás viendo.

¿Nos siguen vendiendo eso de "lo hace para protegerte"?

Pfff... Sí. Yo en mi historia personal, no le contaba a nadie por lo que estaba pasando porque en el fondo yo sabía que no estaba bien. Si se lo contaba a mis amigas, ellas me iban a decir: "no te está protegiendo, te está manipulando". Pero al final te engañas, no quieres verlo porque estás enamorada... Y te mientes a ti misma. Ahí es cuando te empiezas a perder. Yo he conocido a muchísimos perfiles de hombre que van a protegerte como si fueras la pobrecita, la princesa de Disney a la que hay que cuidar y decirle todo porque ella sola no se vale. Eso sí que está cambiando, pero no por la parte de los hombres, sino por la parte de las mujeres.

¿Cuántas veces nos han pasado situaciones así con parejas tóxicas? Todo el mundo te dice: "Pero ¿y cómo has caído en eso? ¿Cómo no te has dado cuenta?" Pero cuando estás dentro, estás completamente cegado. Y si una persona segura de sí misma puede caer en eso, imagínate quien no lo está. Yo, que me consideraba fuerte y segura de quien era, me terminó pasando. ¿Por qué no le iba a pasar a cualquiera?

"El amor romántico también es muy esclavo"

¿Seguimos creyendo en el amor romántico? ¿En el que es idílico y para toda la vida?

Yo creo que poco a poco va cambiando, porque ese amor romántico también es muy esclavo. Es muy de aceptar, tragar... y tener que soportar cosas que no tienes por qué hacer si esa persona no te aporta en tu vida. Puedes estar sola, vivir estupendamente y si alguien comparte tu modelo de vida, la compartes. Sino no. No tienes por qué aceptar cosas que no quieres por esta idea de "vamos a estar juntos toda la vida". A mí por lo menos se me ha vendido cuando era pequeña que tu vida se estabiliza cuando te casas, tienes hijos y cuando te compras una casa. Bueno, pues yo creo que no. Mi vida es perfectamente estable y vivo yo sola con mi perra en una casa. No tengo a nadie al lado, y si lo tuviera pues estupendamente, pero... yo me valgo conmigo misma, y esa idea sí que está cambiando mucho en las mujeres.

¿Sigue costando entender que "no" es "no"?

Por supuesto que sigue costando. En el momento en el que te has tomado una copa, ya parece que tu opinión no cuenta. Tú dices que no, pero luego encima tendrás tú la culpa por "ir provocando", "llevar escote" o "haber estado hablando" con quien fuera en la barra. El hecho de hablar o tontear con alguien no significa que me quiera ir con él a su casa, ni le da a él el derecho de hacer nada sobre mí. Y mucho menos en el caso de la historia de una de las protagonistas, que ni siquiera se acordaba de nada de lo que había ocurrido. Si ella se fue tan mal como para no acordarse de nada, es que no estaba bien como para decidir si quería o no quería hacer algo. Es que ya no es que "no es no", sino que si estás tumbada al lado de una persona que no reacciona, es obvio que es no, porque ni siquiera te puede decir que sí. Ante esto, muchas hemos preferido comernos nuestra historia y no tener que volver a revivirla delante de un juez, y mucho menos tener que ver de nuevo a esa persona que nos ha fastidiado ese momento de nuestras vidas.

También haces alusión a lo bueno que es acudir a un psicólogo. ¿Crees que nuestra generación está dejando de considerándolo algo tabú? 

Yo era la primera que no quería ir, porque no quería revivir toda la historia. Las primeras sesiones cuando vas al psicólogo tienes que contar toda tu vida, porque sino no te pueden ayudar. Entonces volver a contar lo que ocurrió se me hacía pesadísimo e incluso me daba vergüenza contárselo a los demás. Para empezar, creo que la atención psicológica no está al alcance de todos. Muchísima gente la necesita y es como... "¿cómo voy a ir yo a un psicólogo?". Mira, yo voy por la vida diciendo que voy a un especialista porque sino no hubiera sido capaz de superar un montón de traumas. Así que voy reivindicando un poco que cambie ese tabú sobre acudir a un psicólogo. ¡Si es que no pasa nada! Si te duele un diente vas al dentista, ¿no? Pues si no eres capaz de gestionar tus pensamientos y emociones, vas a un psicólogo. Me parece algo de lo más normal. Hay veces que noto como "uff, sí que tiene que estar mal esta chica". Y en realidad, van al psicólogo muchas más personas de las que pensamos. La idea con la que escribí el libro es que quien lo lea, sea capaz de cambiar el chip con cualquiera de las historias que se relatan en el libro. El objetivo es que no termines hundida y perdiéndote a ti misma. En la tele vemos cómo todo el mundo se falta el respeto y cómo llevan juntos 10 años por aguantar, y no.

A día de hoy, ¿por qué crees que hay tantos casos de acoso en redes sociales? 

A mí me ha pasado bastante durante una época de mi vida. ¿A qué chica no le han tocado el culo en una discoteca? Es que creo que vamos, a la gran mayoría nos ha pasado, o nos han dicho algún comentario que no queríamos escuchar. Yo he aguantado bastantes cosas así, no muy heavys, es cierto. Pero algunos comentarios asquerosos sí que han caído. Detrás de una pantalla todo el mundo es muy valiente. No he tenido haters como influencers que tienen más seguidores, pero lo que creo es que detrás de una pantalla, todo el mundo se cree dios para decirte cualquier cosa u opinar sobre tu vida. En esa época, antes de dejar las redes sociales, sí que tenía bastantes seguidores y muchos comentarios al día. La mayoría eran de niñas de 15 años muy ricas que me decían cosas buenas, pero al final te expones tanto que la gente comenta todo tipo de cosas sobre ti. De hecho, a veces no hay respeto. Si quiero salir en bikini y a ti no te gusta cómo me queda, me parece perfecto, pero no me tienes que llenar los MD de mensajes llamándome gorda o fea. Y casualmente, casi siempre les pasa a las mujeres en el tema del peso. Siempre es lo mismo.

"En la vida nunca pierdes. En la vida, ganas o aprendes" ¿Qué aprendiste tú de esta experiencia?

Lo primero, que la primera persona siempre tengo que ser yo. Cada individuo tiene que darse la importancia máxima a sí mismo, no a nadie más. No debemos priorizar a nadie por encima de nosotros. Si no te quieres a ti mismo y no eres capaz de disfrutar de tu soledad... ¿qué le vas a ofrecer a otra persona? En el libro sale eso de "¿cómo voy a querer a alguien si de mí solo quedan migajas?". Lo más importante siempre es el amor por uno mismo y el aprender a quererse. Parece algo súper fácil, pero es lo más difícil que he hecho en mi vida. Lo que no voy a tolerar nunca más en mi vida es lo que he vivido hasta ahora. Si alguien me viene el día de mañana con un 1% de lo que ha pasado cualquier personaje del libro, estás fuera. No hay oportunidad.

¿Qué le dirías a alguien que está pasando por una situación de maltrato así?

Basándome en mí, les diría que lo primero es compartirlo con alguien. Si yo hubiera contado lo que estaba pasando desde un primer momento, la gente desde fuera -amigos, familia, etc.- solo quieren lo mejor para ti, así que lo van a ver y te van a ayudar a reaccionar. Si te lo callas todo, al final te pierdes y cuando te das cuenta ya no tienes fuerza. Si finalmente han "caído" en una situación de maltrato, desde luego acudir al psicólogo es algo fundamental. Creo que la gente puede superar las cosas por sí solas perfectamente, pero no es ni igual de efectivo, ni igual de rápido ni nada. Te prometo que la terapia es el dinero mejor pagado que he dado nunca. A mí me ha arreglado muchas cosas que no era capaz de superar. El libro comencé a escribirlo por esto, porque no fui capaz de hablar sobre este tema hasta que acudí a un especialista. Como no era capaz de decirlo, lo escribí. ¡Y ahora mira! Se lo cuento a todo el mundo (ríe). Cuando no las contamos es porque nos avergonzamos. Yo he estado mucho tiempo avergonzándome de todo: verme desde fuera, saber cómo me dejé engañar... No hay que juzgarse a una misma, sino contarlo y empezar a trabajar en curarte por dentro. Y sobre todo en alejarte de esa persona, nada de recaídas.

PLAYZ

anterior siguiente