Enlaces accesibilidad
MÚSICA

#FreeBritney: TMZ desmiente que Britney Spears esté "secuestrada en su casa", aunque preocupa su salud mental

  • Britney Spears lleva desde 2008 bajo la tutela de sus padres por posibles problemas mentales
  • El próximo 23 de julio tiene lugar un juicio para revisar las condiciones de la tutela de Britney Spears

Por
Fotograma de "Hold it against me"

¿Está Britney Spears secuestrada en casa por su propia familia? ¿No puede vender o comprar bienes sin la autorización de Jodi Montgomery? ¿Es cierto que la mayor estrella del pop de nuestro tiempo vive tutelada y en un estado de escasa libertad?

Estas son algunas de las preguntas que tratan de resolver los medios desde que ha vuelto a nuestras vidas el movimiento #FreeBritney. La Princesa del Pop vuelve a ser noticia y a estar en boca de todxs. ¿La razón? Una publicación de Instagram donde se detallan algunas causas y consecuencias negativas de la tutela a la que está sometida Britney Spears desde el año 2008. El movimiento #FreeBritney busca liberar a la artista desde que, después de que fuera ingresada hace 12 años en un centro psiquiátrico contra su voluntad, fuera declarada legalmente dependiente de su familia, es decir, totalmente incapaz de hacerse cargo por ella sola de sí misma. 

¿Es contraproducente dar credibilidad a un movimiento como el #FreeBritney?

Desde entonces y hasta el pasado mes de abril, la tutela de la cantante recaía sobre su padre, Jamie Spears. Este dejó el cargo por problemas de salud y Britney pasó a estar tutelada por Jodi Montgomery. La próxima semana un juez revisará la tutela de la cantante, aunque según informa la web TMZ esta tutela "probablemente deba ser de por vida debido a la enfermedad mental de Britney". Esta información tiene especial relevancia porque si bien este mismo medio ha dado voz (que no credibilidad) en numerosas ocasiones al #FreeBritney, este viernes ha publicado un artículo mucho más serio y preocupante, negando tajantemente los rumores de que Britney esté secuestrada en casa por su propia familia. Además, aporta el punto de vista de fuentes cercanas a la cantante sobre los peligros de este movimiento formado por fans que no conocen el estado real de la salud mental de Britney Spears.

De hecho nunca se ha dicho cuál es exactamente la enfermedad que sufre la cantante (en algunos casos se ha hablado de bipolaridad, aunque la artista nunca lo ha confirmado).

"Los médicos de Britney ya no saben qué hacer"

"La realidad es que en los últimos dos años los médicos de Britney han tenido muchos problemas, su medicación ha dejado de hacer efecto y los médicos no saben qué hacer para dar con la combinación apropiada. Algunas fuentes cercanas aseguran que a veces no es una persona fácil de tratar, que se queja porque quiere más libertad. Pero ella no ha estado especialmente estable gestionando su enfemerdad mental", explica TMZ, que además aclara que Britney no estaba solo tutelada por su padre, sino por un equipo de personas formado por familiares, doctores, abogados, terapeutas y jueces.  

Frente a esta situación, miles de fans de Britney Spears muestran su indignación ante el hecho de que la cantante no pueda tomar sus propias decisiones ni ser independiente económicamente mientras su entorno no pone pegas a que siga generando millones de dólares al año gracias a sus giras y apariciones en programas de televisión. Ante estas quejas, TMZ asegura que desde fuentes muy cercanas a la cantante les han dicho que "toda esa gente que pide a gritos que acabe la tutela... si eso sucediera y Britney se dañara a sí misma dos semanas después, ¿qué dirían?".

El movimiento #FreeBritney

El movimiento #FreeBritney fue creado por dos seguidoras de Britney Spears en un podcast en el que explicaban sus preocupaciones y sospechas sobre el estado mental de la cantante. Tanta ha sido la preocupación, que hasta se ha llegado a publicar en algunos medios de comunicación que la intérprete de "Toxic" estaba secuestrada en su propia casa debido a su dependencia

Una de las cosas que ha criticado esta vez el movimiento #FreeBritney, ha sido la contradicción de que la artista no sea libre de tomar sus propias decisiones pero sí de facturar millones de dólares al año. Se habla, incluso, de explotación por parte de la familia y equipo con fines económicos. Y es que, según algunos medios de comunicación como TMZ, la Princesa del Pop no puede a penas ver a sus hijos ya que la custodia pertenece a Kevin Federline, expareja de la artista.

Lo cierto es que, a día de hoy, ni la propia cantante, ni fuentes cercanas a ella han llegado nunca a admitir que Britney Spears sufra una enfermedad mental específica y diagnosticada, al igual que el supuesto secuestro de la cantante, que ha parecido ser toda una exageración de la situación, según afirman medios como TMZ. Según informa este mismo medio, el próximo 23 de julio tiene lugar un juicio para revisar las condiciones de la tutela de Britney Spears. 

PLAYZ

anterior siguiente