Enlaces accesibilidad
Guerra en Ucrania

Suecia pedirá su ingreso formal en la OTAN

Por
Suecia solictará su ingreso formal en la OTAN

Suecia ha decidido romper su tradicional neutralidad y solicitará oficialmente su entrada en la OTAN. Lo ha anunciado este lunes la primera ministra sueca, la socialdemócrata Magdalena Andersson, tras una reunión extraordinaria de su Gobierno y un debate parlamentario.

"El Gobierno sueco ha decidido que Suecia debe ingresar en la OTAN", ha asegurado en rueda de prensa Andersson, que ha justificado la decisión por el empeoramiento de la seguridad provocado por la guerra de Ucrania. La petición de ingreso en la Alianza Atlántica cuenta con el respaldo de las principales fuerzas políticas suecas.

La decisión de Suecia llega solo un día después de que Finlandia, otro país europeo tradicionalmente neutral, anunciara su petición formal de entrada en la OTAN. Estocolmo y Helsinki han dejado así atrás su política de no alineación, que en el caso sueco llevaba en pie más de dos siglos.

Andersson: la entrada en la OTAN es la única opción "realista"

La invasión rusa de Ucrania ha hecho aumentar el temor en los dos países nórdicos a un posible ataque de Moscú y ha hecho crecer el porcentaje de la población favorable a la adhesión a la Alianza. Sin embargo, Andersson ha señalado que no ven "un riesgo de una acción militar directa contra Suecia en este momento".

La decisión era esperada después de que Andersson comunicara este domingo el apoyo de su partido, que encabeza un Gobierno en solitario en minoría, al ingreso, medio año después de haber aprobado en un congreso general mantener su estatus de aliado pero no miembro de la Alianza. 

"Lo mejor para la seguridad de Suecia y de los suecos es entrar en la OTAN y hacerlo junto con Finlandia", ha afirmado la primera ministra. El embajador de Suecia en Bruselas presentará la solicitud de ingreso ante la sede de la OTAN en la capital belga "dentro de poco", al mismo tiempo que lo haga Finlandia. Andersson ha remitido a las conclusiones del análisis sobre la nueva situación de seguridad consensuadas por la mayoría de partidos suecos para resaltar que el ingreso en la Alianza tendría un efecto disuasorio en el norte de Europa, mejoraría la seguridad y reduciría los riesgos, además de apuntar a que no hay otra opción "realista".

Rusia reaccionará a la entrada a la OTAN si incluye despliegue militar

Antes de conocerse la petición formal de Suecia, Rusia ya había reiterado sus advertencias en contra de la entrada de los dos países escandinavos en la OTAN. Su presidente, Vladímir Putin, ha mencionado las condiciones que podrían motivar una respuesta por su parte. "Rusia no tiene problemas con esos países, ya que su ingreso en la OTAN no crea una amenaza", ha dicho durante la cumbre de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Sin embargo, si la ampliación va acompañada del emplazamiento de "infraestructura militar", Moscú tendrá que "reaccionar".

Previamente a las palabras de Putin, el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, había calificado la entrada de ambos países nórdicos en la Alianza Atlántica de "grave error" con "consecuencias de largo alcance".

La OTAN prepara un ingreso rápido de los dos países

Por su parte, los aliados han mostrado su satisfacción con la candidatura de Suecia y Finlandia. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha mostrado su apoyo total a su entrada en la OTAN, mientras que países vecinos como Noruega, Dinamarca y Suecia se han mostrado dispuestos a apoyar a Suecia y Finlandia "por todos los medios" si sufren un ataque. También Pedro Sánchez ha dado la bienvenida a la decisión sueca, que "reforzará la Alianza Atlántica para afrontar juntos los desafíos del presente y del futuro", según ha escrito el presidente del Gobierno español en Twitter.

El fin de semana, los ministros de Exteriores de la OTAN, reunidos en Berlín, manifestaron que esperaban "con los brazos abiertos" a Suecia y Finlandia. Alemania, según señaló la ministra  Annalena Baerbock, iniciará incluso un procedimiento acelerado para aprobar la candidatura en el seno del Gobierno federal para que luego se proceda rápidamente a la ratificación parlamentaria, con el fin de que Suecia y Finlandia no se encuentren en una "zona gris" antes de su entrada de pleno derecho en la OTAN.

El principal escollo para su adhesión está en las reticencias de Turquía, que no ve con buenos ojos que Suecia y Finlandia acogieran en su país a militantes kurdos que el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan tacha de "terroristas". A fin de eliminar estas reticencias, los ministros de Exteriores de Suecia y Finlandia viajarán a Turquía próximamente, según ha informado la agencia de noticias TT citando al Ministerio de Exteriores sueco.

El periodo de transición entre el momento en que un país solicita su ingreso y la entrada oficial es en el que mayor riesgo hay de un posible ataque ruso, según aseguró en una entrevista en TVE Carlota García Encina, investigadora del Real Instituto Elcano, ya que Suecia y Finlandia no estarían bajo la protección militar de la OTAN.

Noticias

anterior siguiente