Enlaces accesibilidad
Violencia de género

Radiografía de 15 años de crímenes machistas en España: una mujer asesinada cada 6 días

  • Según un estudio publicado este viernes, la tasa de asesinatos machistas se ha reducido a un ritmo constante anual del 3 %
  • El 016 es el teléfono de atención a víctimas, gratuito y no deja huella en la factura; el correo: 016-online@igualdad.gob.es

Por
Desde 2003 han sido asesinadas 1082 mujeres.
Desde 2003 han sido asesinadas 1082 mujeres. Getty Images

Durante los 15 primeros años de existencia del registro oficial de estadísticas sobre violencia de género (2003-2017), 928 mujeres fueron asesinadas en España; es decir, hubo una víctima mortal cada seis días y una media de 62 asesinatos cada año. El 64,6 % de ellas convivía con su agresor en el momento del crimen y el 12,8 % tenía alguna medida de protección en vigor, según la radiografía de los crímenes machistas que ha hecho pública este viernes la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género. 

[Especial Violencia de Género: Biografía de las víctimas]

El estudio, titulado "Análisis temporal de los asesinatos de mujeres por violencia de género en España durante el periodo 2003-2017", ha sido desarrollado por el Instituto de Salud Carlos III para la Delegación del Gobierno y da cumplimiento a una medida del Pacto de Estado contra esta lacra que, lamentablemente, ha seguido extendiéndose en el tiempo.

El resultado de la investigación revela que la tasa de asesinatos se ha reducido a un ritmo constante anual del 3 %, un dato a priori positivo desde el punto de vista de la disminución, pero agridulce por la lentitud con la que se avanza. También ofrece algunos datos relevantes sobre el perfil de las víctimas e identifica algunos patrones temporales asociados al incremento del riesgo de feminicidio. 

El perfil de las víctimas

La cara más atroz de la violencia de género dejó un total de 928 asesinadas entre 2003 y 2017. El 64,6 % de ellas convivía con su agresor en el momento del crimen, mientras que casi una cuarta parte había puesto fin a la relación. Esto implica que en cada año de esa horquilla hubo 3,8 víctimas mortales por cada millón de mujeres mayores de 15 años en España.

El 67,8 % de las asesinadas había nacido en España y el 32,2 % en el extranjero, pero los números arrojan que la tasa de mortalidad por violencia machista es el triple entre las mujeres nacidas en el extranjero que entre las españolas.

La edad media de la víctima mortal por violencia de género es de 42,3 años, con diferencias significativas entre las españolas (45,6 años) y las nacidas en el exterior (36 años), y aunque la tasa de crímenes desciende a partir de los 44 años, a partir de los 65 años de la mujer experimenta un repunte.

Una de cada diez mujeres españolas asesinadas perdió la vida a manos de un agresor extranjero, mientras que en el 23,4 % de los crímenes de víctimas extranjeras la pareja o expareja era un hombre español.

El 12,8 % de las víctimas mortales tenía alguna medida de protección en vigor

Respecto a las denuncias (datos que existen a partir de 2006), el 26,3 % de las mujeres había presentado denuncias contra el maltratador y de las que denunciaron, el 77,5 % había solicitado alguna medida de protección (casi nueve de cada diez la obtuvo).

En el momento del crimen, el 12,8 % de las víctimas mortales tenía alguna medida de protección en vigor.

Con respecto al agresor, la edad media, según el estudio, es de 46,3 años (son cuatro años mayores que las víctimas) y casi siete de cada diez eran españoles. La edad media de los homicidas españoles es de 49 años y la de los extranjeros, 39.

Por otro lado, la investigación arroja que el 21,7 % se suicidó tras cometer el crimen, por lo que no pudieron ser juzgados por sus actos.

Retrato de un agresor machista
Transcripción completa

Yo siempre he dicho que el asesino, el maltratador

tiene un perfil con tres características: hombre,

varón, de sexo masculino,

es decir, no hay perfil.

Sabemos muy poco de ellos, de los agresores,

Cada vez que se produce un nuevo caso de violencia de género,

cada vez que se asesina a una mujer nos fijamos en su sufrimiento

y no en quién lo provocó.

Nos quedamos con circunstancias que suenan casi a eximentes,

que si parecía un tipo normal o que si no había denuncias previas.

Sin embargo, como recuerda

el que fuera delegado contra la violencia de género, Miguel Lorente,

cuando se produce un accidente de tráfico

nunca nos preguntamos

si el vehículo había pasado previamente la ITV.

No hablar nunca de... tras una fuerte discusión,

como muchas veces se sigue diciendo,

tras una fuerte o en el seno de una fuerte discusión la ha matado,

porque parece que es la fuerte discusión el problema;

cuando la fuerte discusión surge

de toda esa situación de dominio o control

y del rechazo de la especie de rebelión de la mujer

frente a ese estado de sumisión permanente

que quiere introducir el agresor.

Por lo tanto, no justificar.

Posible nuevo caso de violencia machista.

Una mujer, de 33 años, ha perdido la vida a puñaladas esta madrugada

presuntamente a manos de su marido,

quien después ha intentado suicidarse.

Cerca de un 20% de los agresores se suicidan

tras cometer el asesinato.

No es arrepentimiento, es un acto de reafirmación,

que, además, impide que se haga justicia con las víctimas.

Otro 15% lo intenta sin éxito.

-Como Antonio Anaya que apuñaló a su ex pareja en Moncofa, Castellón,

en septiembre de 2010

y después intentó quitarse la vida.

Fue condenado a quince años de cárcel,

porque tuvieron en cuenta que actuó bajo los efectos del alcohol.

Había sido denunciado por malos tratos

y la víctima, Rosario García, solicitó medidas de protección.

Su asesino no podrá acercarse en 25 años al hijo que tuvieron.

-En Azuqueca de Henares cientos de personas se han concentrado

para condenar el asesinato de una mujer, de 37 años,

supuestamente por su pareja.

Con ella son 48 las mujeres que han muerto este año en España

por violencia de género.

Yo creo que son agresores aquellos hombres

que creen tener el derecho de utilizar la violencia

para coger aquello que es suyo,

para controlar aquello que creen que les pertenece.

Yo creo que, consciente o inconsciente,

hay un comportamiento ahí que es común a todos los agresores.

Se sienten víctimas, son narcisistas

y casi siempre asesinan con arma blanca.

Pero no hay un patrón común de los agresores,

ni por condición económica y social, ni por edad.

Jesús Marín tenía 40 años cuando mató a Arancha,

con quién se había casado hace un año.

Los hijos de Arancha presenciaron el asesinato.

El agresor, abstemio, y asiduo al gimnasio,

tenía denuncias previas por maltrato a otra pareja.

Está pendiente de juicio.

Hay que contar los casos de las mujeres asesinadas y, no solo,

también los casos de las mujeres agredidas,

hay que contar cuántas mujeres denuncian,

hay que contar la actividad judicial en este sentido, ¿no?

María José Suárez López y Adela López Ramos

recibirán sepultura en este cementerio parroquial de Cervo,

mañana a las cinco de la tarde.

-José Ángel Cuadrado fue condenado

por matar a palos a su mujer, María José, y a su suegra, Adela.

No hubo juicio y aceptó la petición del fiscal,

34 años de cárcel.

El doble asesinato no ha caído en el olvido en Cervo, Lugo,

donde todos se conocen, y hay profundos lazos familiares.

-El cuerpo de una mujer cubierto por una sábana,

las machas de sangre en la acera,

sacar el cuerpo en un sudario, meterlo en el coche fúnebre...

todo eso, que al 99,9 % de la población nos genera dolor,

rechazo, empatía con la víctima,

hay un grupo de hombres que se siente digamos ratificado en su posición.

Así tengo que ver yo a mi mujer,

así tengo que ver yo a la familia de mi mujer.

Por que es lo que van buscando.

Según los investigadores la víctima y su verdugo mantenían

o habían mantenido una relación.

Cada asesinato se revisa con lupa.

Los medios entrevistan a vecinos que "nunca oyeron nada".

Explicamos que en el 70% de los casos no había denuncia previa.

Y muchas veces contamos

que el asesinato se produjo tras una fuerte discusión,

y que el agresor pudo actuar bajo los efectos de drogas o alcohol.

En lo que ponemos menos énfasis es que en cada asesinato

suele ser fruto, en la mayoría de los casos,

de una premeditación.

Como Javier Salvador que, en el año 2003, asesinó a su mujer

y dieciséis años más tarde a su abogada, Rebeca Santa Amalia,

con la que mantenía una relación sentimental;

un doble asesinato con dieciséis años de diferencia.

Consumado el homicidio, el agresor, se precipitó por un puente

y no podrá ser juzgado.

No hay un único perfil.

Pero si hay algo común en todos los agresores

es el machismo cultural de siglos

que justifica en parte sus planes homicidas.

La editora de Igualdad de RTVE, Alicia Gómez Montano, aborda el perfil de los agresores machistas. Sabemos muy poco de ellos y cada vez que se produce un caso de violencia de género, cada vez que se asesina a una mujer nos fijamos en su sufrimiento y no en quién lo provocó. No hay un único perfil, pero sí hay algo común en todos los agresores: el machismo cultural de siglos que justifica en parte sus planes homicidas.

Los meses de julio y enero, los más cruentos

El estudio también ha analizado las variables temporales para conocer si existe el llamado efecto de contagio y de acumulación en los crímenes. De él se desprende que los meses de julio y enero son los más cruentos (con 86 y 83 víctimas), seguidos de agosto (81), mientras que abril refleja el menor número acumulado de feminicidios (64 mujeres asesinadas en 15 años).

En cuanto a los días de la semana, el domingo y el lunes son los que parecen tener un mayor riesgo asociado (146 y 145 asesinatos, respectivamente), frente al jueves, con el menor (110).

El análisis concluye que los domingos y los lunes están asociados a un incremento del riesgo de feminicidio del 25 y del 26 %, respectivamente.

La OMS califica de "pandemia oculta" la lacra de la violencia machista

No hay evidencia de que exista efecto contagio

Los investigadores del Instituto de Salud Carlos III no han encontrado evidencia de agrupación temporal de asesinatos en periodos cortos de tiempo ni sobre el incremento del riesgo de asesinatos en los días sucesivos a que se produzca un crimen, es decir, no ha quedado probado que se produzca efecto contagio.

Del total de 5.479 días analizados en los 15 años, se han detectado 29 periodos puntuales de dos a cuatro días en los que el número de asesinatos fue inusualmente mayor en comparación con la distribución diaria analizada, pero "los análisis realizados no han encontrado una explicación para este mayor número de asesinatos".

Una investigación científica de 2019 en la que participó la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior descartó que exista efecto contagio en los asesinatos machistas, demostrando que la probabilidad de que se produzca un nuevo crimen de género en los siguientes 15 días no está relacionada con la existencia de otro anterior.

Noticias

anterior siguiente