Enlaces accesibilidad

Los hermanos Benavente concluyeron su primer Dakar con un coche hecho en Cantabria

  • Han sido la única representación cántabra en la última edición del rally más exigente del mundo
  • El profesor de automoción y sus alumnos modificaron el vehículo con el que han competido en tan sólo tres meses

Por
Los hermanos Benavente regresan tras disputar su primer Dakar con un coche hecho en Cantabria

Recién llegado de Arabia Saudí y sin apenas tiempo para haberse recuperado, Francisco Benavente regresaba a su puesto de trabajo como profesor de automoción en el Instituto de Formación Profesional número 1 de Santander situado en Peñacastillo.


Allí, y sin él saberlo, le esperaban alumnos, exalumnos y compañeros para darle una calurosa bienvenida tras haber participado por primera vez en el Rally Dakar. “Esto ha sido una encerrona en toda regla” decía entre aplausos. Su sonrojo no evitaba que se le viera la emoción que sentía al estar de nuevo en casa. Y para el recuerdo quedó una brillante placa que le entregaron desde la dirección del centro.


Precisamente ha sido en las instalaciones del Instituto de FP de Peñacastillo donde ha puesto a punto, junto a varios exalumnos, un clásico para acudir al Paris Dakar. “Hacía año, año y medio que se rumoreaba la posibilidad de que pudiera haber una nueva categoría de clásicos, pero no fue hasta tres meses y medio antes de la competición cuando se supo de manera oficial. Lógicamente preparar un coche en ese tiempo es una locura, lo sabe cualquiera que sepa un poco de esto, y nosotros lo conseguimos porque nos pusimos a ello en cuanto nos enteramos. Yo ya tengo experiencia en este tipo de competición, mejor dicho, en rallies, pero no en esta competición y sinceramente nos esperábamos una prueba un poco más light al ser la primera vez que competía esta modalidad, pero para nada fue así. Ha sido muy duro y muy exigente en lo deportivo y en lo económico”.

Ha sido muy duro en la faceta deportiva y también en la económica

Cuando Francisco Benavente comentó a sus alumnos y exalumnos la idea no dudaron en acudir. “Ha sido un reto, ha sido ilusionante y bueno, nosotros al final hemos ayudado a dar forma a una idea que él ya tenía en su cabeza y en algunas otras cosas le hemos podido asesorar, pero digamos que él ya sabía cómo quería hacerlo y lo que quería hacer” dice Javier Gómez, un exalumno que no dudó en acudir a la llamada de Benavente.


¿El coche? Un Nissan Terreno I, homenaje a los años 80. “Escogí ese coche como homenaje a los años 80, cuando comenzó el Dakar. Si me preguntas si hoy volvería a escoger ese coche, no lo sé, puede que no pero también es justo decir que ese coche nos ha hecho recorrer las 12 etapas de la edición y es un logro muy importante”

Entre los mejores

La prueba no ha estado exenta de problemas a lo largo de las 12 etapas disputadas, especialmente en las últimas, pero también hay buenas etapas donde lograban entrar en el top 10, dejando claro que cuando todo funcionaba su experiencia en regularidad les puede permitir alcanzar mejores posiciones en el futuro.


Han finalizado en la décimo octava posición de la clasificación final, si bien la posición queda en un segundo plano, y sí podrán decir que ellos estuvieron participando en el primer Dakar para Clásicos y que pudieron finalizarlo.


La edición 2021 del Dakar ya es historia. Una historia en la que los hermanos Benavente han logrado inscribir sus nombres, sumándose al de los cántabros Alvaro Ochagavias, Jose Luis Peña y Jesús Puras como participantes, además de Juan López, director del Palibex Dakar Team que también cuenta ya con varios Dakar en sus espaldas.

Noticias

anterior siguiente