Enlaces accesibilidad

Canarias se enfrenta a su mayor crisis migratoria desde 2006: "La situación es insostenible"

  • Entre el sábado y el lunes han llegado 2.500 personas, la cifra más alta de la serie histórica
  • Organizaciones humanitarias piden "dignificar" la atención que se les da a los migrantes

Por
El puerto de Arguinegín, saturado tras la llegada de más de 2.000 migrantes

Los desembarcos de migrantes en Canarias se han disparado en los últimos tres días y superan incluso los niveles de la crisis de los cayucos de 2006. Entre el sábado y el lunes, 2.500 personas llegaron a las costas del archipiélago y actualmente se hacinan en el improvisado campamento del muelle de Arguineguín, en Gran Canaria.

Desde hace catorce años no se vivía la llegada de 1.000 inmigrantes diarios, como ha ocurrido el pasado fin de semana. El sábado, un día después de la visita del ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska a Canarias, llegaron casi 1.400 personas, el número más alto de la serie histórica. Según los datos del Ministerio de Interior, entre enero y noviembre han desembarcado en Canarias 11.409 personas, lo que supone un aumento del 665% respecto al mismo periodo del año pasado, cuando llegaron 1.493 migrantes por vía marítima.

"Estamos en el momento puntual más intenso de esta ruta migratoria, hay que ver cuánto va a durar", explica a RTVE Txema Santana, portavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Para Santana, la pandemia de coronavirus está detrás de este aumento exponencial en las salidas de migrantes: "esta ruta está absorbiendo una mínima parte de la inestabilidad del Sahel, con personas de Malí, y, de forma más numerosa, las consecuencias económicas de la pandemia en países con una economía relativamente frágil como Senegal o Marruecos", señala.

El martes varias pateras llegaron con más de 200 personas a bordo, lo que tensa aún más la precaria situación de los centros de acogida, ya desbordados.

Una situación "insostenible" en el muelle de Arguineguín

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Situación límite en el Puerto de Arguineguín - Escuchar ahora

Los migrantes recién llegados están siendo acogidos en un campamento provisional de Cruz Roja en el muelle de Arguineguín, que según Santana se encuentra en una situación "insostenible" por la cantidad de gente atendida en un espacio de apenas 400 metros cuadrados. Este martes, 2.079 personas esperaban en este muelle a ser derivados a otros centros de acogida humanitaria o bien ser devueltos a sus países de origen.

Los problemas de espacio se complican, aún más, por los protocolos sanitarios que se aplica a todos los migrantes, para evitar los contagios de coronavirus. Las personas que viajaban en una patera no pueden tener contacto con las que iban en otra embarcación, algo que se intenta mantener con medios precarios, como carpas o vallas.

Cuando el pasado 20 de agosto se montó este campamento se concibió para albergar a unas 400 personas mientras la Policía les tomaba la filiación y los sanitarios les hacían las pruebas de coronavirus. Ahora se encuentra desbordado, según denuncia Cruz Roja y otras organizaciones sociales.

"Habría que buscar una alternativa donde pasar estas primeras horas a Arguineguín, que se ha manifestado como un espacio inoperativo para la función que se le está dando", reclama Santana, que pide también "dignificar" la atención que se les da a estas personas.

Más implicación del Gobierno 

Las autoridades canarias y las organizaciones humanitarias han pedido en varias ocasiones una mayor implicación por parte del Gobierno. El presidente canario, Ángel Víctor Torres, ha reclamado este martes "respuestas urgentes" al Ejecutivo de Pedro Sánchez, sobre el que ha afirmado que "debe hacerlo mejor". También se ha mostrado crítico con el ministerio de Interior el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales ha que ha calificado de "trato inhumano" el que reciben los migrantes en Arguineguín.

Txema Santana ve necesario aumentar las "derivaciones al continente", es decir, planificar más vuelos con migrantes entre Canarias y la península, ya que es insuficiente "habilitar miles de personas" en las islas. Pone de ejemplo un campamento de acogida que se planteó en el municipio de Agüimes, en Gran Canaria, y que hubiera albergado a 1.000 personas. Sin embargo, estas instalaciones se hubieran llenado "dos veces" solo con las llegadas del pasado fin de semana.

"Debe haber acogida humanitaria en el continente y así evitar episodios desagradables como en otras islas europeas", asegura en referencia a la crisis migratorias en Lesbos o Lampedusa.

Acogidas improvisadas

Las organizaciones demandan que se hagan realidad las promesas de las administraciones. El viernes pasado, en su visita de las instalaciones de Arguineguín junto a la comisaria europea de Interior, Grande Marlaska aseguró que el muelle se desalojaría en "breves semanas".

Un mes antes, el ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, visitó también el muelle y reconoció que ese lugar "no es el adecuado" para la primera acogida de migrantes.

Las llegadas masivas de los últimos días han provocado que las administraciones improvisen centros ante la "carencia brutal del Estado en acogida". En un fin de semana en el que todas las islas, salvo La Palma, han recibido migrantes, La Gomera tuvo que habilitar una estación de autobuses y El Hierro -donde son muy extraños los desembarcos- cedió una residencia de estudiantes.

"No hay una red de acogida humanitaria estable regular, hay miles de personas en hoteles cerrados por la crisis", apunta Santana, quien alerta de que este problema no va a desaparecer en poco tiempo, ya que Canarias es y seguirá siendo "la frontera de Europa".

Noticias

anterior siguiente