Enlaces accesibilidad

Cómic

'Los Aristócratas', ladrones al servicio de su Majestad

  • Se publica el clásico del cómic de Alfredo Castelli y Ferdinando Tacconi
  • Más noticias sobre cómic en 'El Cómic en RTVE.es'

Por
Detalle de la portada de 'Los Aristócratas' Ponent Mon

Gracias al éxito de James Bond en la literatura, el cine y el cómic, los años 60 y 70 fueron la edad de oro de los agentes secretos en la cultura popular. El propio 007 saltó a las viñetas (1962) y le seguirían muchímos personajes similares entre los que destacamos a Modesty Blaise (1963). Pero entre todos esos homenajes e imitadores hubo uno que brilló con luz propia, la serie Los Aristócratas, creada en 1973 por los italianos Alfredo Castelli Ferdinando Tacconi y que ahora recopila en tomos integrales Ponent Mon.

Lo más novedoso de esta serie es que los protagonistsa no son agentes secretos sino ladrones de guante blanco "al servicio de su Majestad", la reina Isabel Segunda de Inglaterra. Porque roban a gente poderosa corrupta contra los que la justicia y la Corona no pueden actuar, al menos legalmente. Eso sí, sólo se quedan con el 10% del botín para sus gastos, el resto lo reparten entre los más pobres. Como vemos los personajes son una mezcla de James Bond, de Lupin y de Robin Hood.

Esta vuelta de tuerca es muy interesante porque permite que los personajes no sean siempre moralmente irreprochables, ya que son muy humanos y a veces roban a los ricos simplemente porque les apetece redistribuir su riqueza. (aunque son las menos).

Si a eso le sumamos unos personajes maravillos, acción sin tregua, robos imposibles y mucho sentido del humor tenemos un cómic realmente irresistible.

Página de 'Los Aristócratas'

¿Basado en hechos reales?

Este primer integral de la colección incluye los tres primeros numeros de la saga y un montón de artículos y textos realizados expresamente para la edición española, entre los que destacan los escritos por el propio guionista de la serie, Alfredo Castelli, que nos comenta que los personajes se basan en una auténtica banda de ladrones de guante blanco a los que conoció en una fiesta de gente de alta alcurnia en Londres. Una banda que habría estado involucrada en los robos más famosos del siglo y que detallaría a nuestro guionista. Un recurso literario muy antiguo pero que le da un toque especial a la serie.

El propio Castelli confiesa que la mayor inspiración para la serie fueron las películas de robos del actor italiano Mario Vicario, que fueron muy populares en los1970 y que también describían robos imposibles con la ayuda de tecnología (vamos, que Oceans Eleven no inventó nada nuevo).

Por cierto que, como en las películas de James Bond, nuestros personajes también recorren el mundo para dar sus arriesgdos golpes. En este primer tomo les veremos en Grecia, Inglaterra, Escocia, Italia o París. En este sentido hay que destacar la excelente documentación que manejan tanto el guionista como el dibujante, Ferdinando Tacconi, uno de los mejores de la época. Ambos recrean, a la perfección, los escenarios y costumbres de cada lugar por el que pasan nuestros ladrones. 

Aunque lo mejor es esa mezcla de dibujo realista y de caricatura que hace tan especial a los personajes dibujados por Tacconi. 

Página de 'Los Aristócratas'

El cerebro, el inventor, el cerrajero, la chica y el forzudo

La banda de los aristócratas del crimen está formada por cinco miembros, en un esquema que también se ha repetido mucho (sin ir más lejos, el Equipo A). Su líder es  "El Conde", un aristócrata (o al menos lo parece) con modales exquisitos y un cerebro privilegiado, que ama la música y las artes y que frecuenta los clubs más elegantes. Sin olvidar que es amigo íntimo de la reina de Inglaterra. Un personaje que tiene los rasgos de Sir Alec Guinnes y el porte de Fred Astaire (y baila como él). Y es que para crear a todos los personajes los autores se basaron en personas reales, algunas famosas y otras no.

Moose es el forzudo del grupo, 110 kilos de músculo que solo usa cuando es absolutamente necesario para proteger al grupo, ya que no utilizan nunca armas, aunque sí inventos de alta tecnología. No es que sea muy listo pero tampoco le hace falta.

Álvaro es italiano y tiene un encanto irresistible para las mujeres. Es el experto en cerraduras del grupo. 

Página de 'Los Aristócratas'

Fritz es alemán y es el inventor del grupo, como el Q de James Bond solo que, en vez de armas, inventa todo tipo de aparatos con los que lograr sus arriesgados robos y la fuga posterior. 

Jean es una joven que no rehuye una pelea y que destaca por su inteligencia. Es sobrina del Conde. Y es la más centrada de los cinco.

Y como en Lupin III, La Pantera rosa o El Equipo A, no podía faltar el personaje del detective que cree que este equipo son en reallidad ladrones internacionales y quiere desenmascararlos. El joven Mike Allen, que no es inmune a los encantos de Jean.

Página de 'Los Aristócratas'

'La Liga de los Caballeros Extraordinarios'

Una de las cosas más interesantes de este cómic es que sus protagonistas se cruzan, no solo con personajes históricos como la mencionada Reina Isabel, sino también con otros de ficción como Arsenio Lupin (el famoso ladrón de guante blanco que Maurice Leblanc creó en 1907), Sherlock Holmes, El Duque de Richelieu, la banda de la película Rufufúel inspector Clouseau, Tarzán, Dick Tracy, Diabolik, Martin Mystère,  el cuervo de Allan Poe o el Mister Scrooge de Cuento de Navidad, de Dickens. Sin olvidar al mísmísimo James Bond.

Por eso Alfredo Castelli asegura en uno de los artículos que creó la "Liga de los Caballeros Extraordinarios" muchos años antes que la famosa Liga de los Hombres Extraordinarios de Alan Moore, aunque estos hayan tenido muchísimo más éxito. Y es que, como venimos diciendo, las ideas se repiten cíclicamente. lo importante es cómo se desarrollan.

En fin, un clásico del cómic que se adelantó en muchas cosas a su época y que sigue siendo un fantástico tebeo al estilo de las mejores películas de robos y de agentes secretos. Una lectura ideal para el verano.

Portada de 'Los Aristócratas'

Noticias

anterior siguiente