Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Médicos de UCI: "En la desescalada hay que mantener la ampliación de plantilla y espacios"

Por
UCI del Hospital San Pedro de Logroño EFE

Si eliminamos los respiradores y los equipos de protección individual (EPI) de la ecuación de la crisis en las UCI que ha provocado el coronavirus, solo hay un factor que no se puede fabricar a medida: los profesionales de medicina y enfermería intensivista. Por eso, los médicos intensivistas, aunque señalan que la desescalada llega en buen momento, reclaman no bajar la guardia y mantener las plantillas ampliadas y los espacios de hospital de UCI ganados,

"El número de pacientes está disminuyendo y hay que recuperar la atención de los pacientes que durante tiempo se han quedado sin atender: cirugía programada, principalmente", explica el doctor Pedro Rascado, coordinador del Plan de Contingencia de las UCI frente al COVID-19 de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

[SITUACIÓN DE LAS UCI POR COMUNIDAD AUTÓNOMA]

La capacidad de ampliación de las UCI es uno de los dos criterios objetivos exigidos por Sanidad para que las comunidades autónomas propongan un cambio de fase en alguna de sus provincias o islas durante la desescalada: en concreto, tendrán que garantizar que en cinco días puedan tener entre 1,5 y 2 camas de UCI por cada 10.000 habitantes. 

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, significaría disponer entre 999 y 1.332 camas, cuando antes de la pandemia rondaban las 600 y durante el pico de hospitalización llegaron a disponer de 1.700 (aunque no llegaron a usar todas). Es decir, las autonomías deben estar en condiciones de repetir prácticamente el esfuerzo del primer brote.

Riesgo de brote, hospitalización alta y regreso de otras patologías

“Es una de las razones por las que decimos que las plantillas no se pueden reducir bruscamente”, explica Rascado. Durante el pico de hospitalización de enfermos con coronavirus (especialmente a segunda quincena de marzo) los hospitales demandaban intensivistas con urgencia. ¿El problema? Es la especialidad que más años de MIR exige, tampoco abundan y la ‘formación exprés’ no es posible.

“Es verdad que el aumento no fue mucho porque necesitas formación, se aprovechaba residentes que acababan, pero no podemos reducirlo bruscamente”, alerta.

Los intensivistas dan por hecho que la desescalada implicará también el regreso a las UCI de pacientes con otras patologías. “En algunas, el descenso es lógico, como los politraumatismos que se relacionan con accidentes de trabajo o de tráfico, o las complicaciones de la actividad quirúrgica, que también se ha parado. En otras patologías, que también están más bajas, hay que analizar el motivo”.

Mantener el espacio de UCI ya ganado

Otro aspecto clave, mantener los espacios de UCI ganados durante la crisis. “Los hospitales tienen que estar preparados: aunque no tenga pacientes, todos los nuevos espacios habilitados, como las unidades de reanimación, deberían mantenerse activos para reutilizarlos en caso de necesitar más camas”, analizan.

Eso sí, solicitan que los recursos de otras especialidades que se han estado utilizando durante las primeras semanas de la pandemia vuelvan a sus funciones habituales cuanto antes, siempre y cuando la carga de pacientes lo permita.

Son ya dos meses con pacientes con coronavirus ingresados, atendiendo neumonías bilaterales con un protocolo y medidas de protección inusualmente estrictos para los profesionales intensivistas.

“No es solo ya el rebrote, sino la situación actual. Aunque es verdad que disminuye el número de enfermos, algunos hospitales todavía están al 150% de su capacidad. Seguimos teniendo pacientes con Covid ingresados y eso supone una sobrecarga extra por el modo que tenemos que atender”, describe. “La presión ha sido muy alta”.

Noticias

anterior siguiente