Enlaces accesibilidad

Coronavirus | Castilla-La Mancha

El coronavirus deja sin mano de obra el campo: "Sólo se podrá recoger un 30% de la cosecha"

Por
El cierre de fronteras impide la llegada de temporeros extranjeros a España
El cierre de fronteras impide la llegada de temporeros extranjeros a España EFE EFE/Rafa Alcaide

Con la llegada de la primavera, comienzan las principales campañas agrícolas en Castilla- La Mancha. El 80% de la mano de obra que trabaja en las tareas de recolección viene de fuera de nuestro país. Pero el cierre de fronteras debido a la pandemia del COVID 19 está dejando al campo sin temporeros.

A finales de abril los campos de Guadalajara se visten de verde. Es momento para el espárrago, uno de los cultivos más rentables de la provincia con 15 millones de kilos de producción. Desde la patronal de Guadalajara apuntan que sólo se podrá recoger un 30% de la cosecha. Esto pondría en peligro el abastecimiento de la población.

Los productores aseguran que no les importa el precio del mercado, pero piden que se permita viajar a temporeros bajo medidas de seguridad para evitar el desabastecimiento en mercados locales.

En menos de un mes será el turno del ajo, la primera gran campaña agrícola en Castilla La Mancha.

Cada año cerca de 5.000 temporeros acuden hasta Las Pedroñeras, en la provincia de Cuenca, para recoger 120 millones de kilos de ajo. La mayoría de estas cuadrillas proceden de países del este como Rumanía y del Magreb. No solo se encargan de la recolección sino también de la preparación y empaquetado del producto.

Hace tan solo unos meses las exportaciones de ajo de las Pedroñeras se multiplicaron debido al inicio de la crisis sanitaria en China, principal competidor del ajo español. Ahora, en esta localidad conquense se muestran muy preocupados ante la falta de mano de obra, ya que los trabajadores españoles "no suelen hacer este tipo de trabajos", aseguran.

Se trata de trabajos de baja cualificación, de condiciones duras, que no suelen desarrollar los españoles.

Tras el ajo, llegará el melón, la sandía, las frutas de hueso y ya en septiembre la uva. La vendimia es la campaña por excelencia de Castilla- La Mancha, el mayor viñedo de Europa donde pueden llegar a trabajar 40.000 temporeros.

El ejecutivo central ha aprobado esta semana un decreto para facilitar la llegada de mano de obra al campo, flexibilizando la contratación de desempleados y de inmigrantes que viven en nuestro país.

Las asociaciones agrarias aplauden la medida, aunque quieren conocer más a fondo los detalles. Apelan a la prudencia a la hora de dimensionar las necesidades de trabajo para evitar crear falsas expectativas. Además, surgen dudas en torno a cómo asegurar la prevención del contagio en los desplazamientos de las cuadrillas.

Los esquiladores extranjeros sacan adelante la mitad de la producción

Los problemas en el campo son extensibles a la ganadería, en especial a la extensiva. En Castilla- La Mancha hay más de 2 millones de ovejas. Es época de esquileo. Un trabajo que requiere de una formación muy especializada.

200 esquiladores de Uruguay, Polonia y Rumanía llegan cada año a la región para realizar estas tareas. Los productores aseguran que esa mano de obra es muy difícil de encontrar en nuestro país y piden al gobierno que flexibilice la entrada de estos trabajadores.

Cada año llegan a España en torno a 600 esquiladores de otros países que esquilan a unos 7 millones de ovejas, lo que supone la mitad de la producción. Este año no podrán contar con ellos por el cierre de fronteras.

A esto hay que sumarle la caída en el consumo de carne de ovino y caprino. En nuestro país se calcula en un 90% el descenso de ventas de este producto.

Explotaciones llenas de animales, falta de mano de obra y nula salida del producto. Una situación crítica que viven muchos productores de Castilla La Mancha. Algunos de ellos se han sumado a Ganaderos Solidarios. Una red de ámbito nacional para coordinar donaciones de carne y queso a organizaciones benéficas. Ya ronda el medio millar de animales donados a residencias, albergues y comedores sociales.

Es el caso de Luis Mansillo, un ganadero conquense que ha entregado parte de su producción.

El sector ovino y caprino se ofrece a colaborar de forma solidaria a través de la plataforma Ganaderos Solidarios.

Un sector primario solidario e imprescindible.

Noticias

anterior siguiente