Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos por el coronavirus tendrá un coste adicional de 2.500 millones

Por
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe.
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, acordó con el COI aplazar los Juegos de Tokio por el coronavirus. EFE

La decisión del Comité Olímpico Internacional (COI), acordada con el Gobierno de Japón, de aplazar los Juegos Olímpicos de Tokio a 2021 por el coronavirus supondrá un fuerte impacto económico en la economía del país. Un coste adicional de 2.500 millones de euros, según los medios locales, a sumar a los cerca de 9.000 ya invertidos.

[El mapa del coronavirus en el deporte]

Las partes se habían dado cuatro semanas para estudiar la propuesta, que en las últimas horas de este martes era ya un clamor mundial. Por eso, el COI decidió acelerar la decisión.

[El reto mayúsculo de aplazar los Juegos de Tokio]

Una dura decisión por parte del gobierno que encabeza Shinzo Abe, quien había defendido las semanas previas mantener la fecha prevista -24 de julio de este año- conocedor de la situación por la que atraviesa el país, ya lastrado por la crisis económica derivada del COVID-19, con una caída interanual del PIB del 0,7% en el último trimestre del año pasado, con unas perspectivas peores para 2020 (informa Efe).

Blanco (COE) califica como "buena noticia" el aplazamiento de los Juegos por el coronavirus

La calificadora Fitch, por ejemplo, calcula que la economía nipona caerá este año un 1,1%, pero eso sin tener en cuenta un aplazamiento de los Juegos. Teniendo en cuenta ese elemento, el descenso estará próximo al 1,6%.

Hasta ahora, el Gobierno de Japón y el de Tokio han invertido entre 7.000 y 9.000 millones, según las fuentes, para organizar los JJOO, pero aunque todas las sedes estén ya terminadas, los gastos siguen, y seguirán hasta que comiencen los Juegos.

Los Juegos Olímpicos sólo se han cancelado en tres ocasiones por las guerras mundiales

Una de las principales fuentes de retorno de esa inversión tenía que ser el turismo, con cientos de miles de visitantes previstos que dejarán de ingresar unos 1.840 millones de euros, según cálculos de la agencia local Nimura.

Sólo en el mes de febrero la llegada de turistas cayó un 58,3%, y un 87,9% en el caso de visitantes desde China, el país que más personas envía a tierras niponas.

Mantener los Juegos un año más, 2.500 millones adicionales

En el capítulo de gastos hay que incluir todos los costes de mantener el operativo hasta verano de 2021, cuando estaba previsto que concluyera en septiembre de este año. Se trata de costes laborales o alquileres, entre otros. Al menos los logos se mantienen, un alivio, ya que las partes han decidido mantener la nomenclatura oficial de Tokio 2020.

Samaranch: "La falta de control sobre la pandemia nos hizo entender que era muy difícil que se pudieran mantener los Juegos en 2020"

En cuanto a los alquileres, el último presupuesto oficial del Comité Organizador arrojaba un total de 441 millones de euros. Pero si a eso se suman los costes de mantenimiento de instalaciones, se eleva a 5.328 millones de euros, según datos del canal público de televisión NHK. Solo el mantenimiento del estadio son 20 millones.

Además, según el diario financiero Nikkei, todo el aparato olímpico emplea ahora unas 3.500 personas, y según se acercaban las fechas llegarán a 8.000, sin contar los miles de voluntarios que se habían comprometido a colaborar.

Para el presupuesto del año fiscal que termina este mes de marzo, los costes del mantenimiento de esos empleados están fijados en 33 millones de euros. Esa carga laboral terminaría en septiembre, pero ahora se debe recalcular hasta un año más tarde.

En términos generales, el diario Nikkei calcula que el coste adicional por aplazar en un año los Juegos será de unos 2.490 millones de euros. Esos costes se deben asumir por tres partes, el Gobierno de Japón, el COI y las autoridades de Tokio, aunque no se conoce el desglose.

"Tendremos una comunicación estrecha, si es necesario tomar medida será de una forma adecuada", indicó el portavoz del Gobierno japonés,  Yoshihide Suga.

Noticias

anterior siguiente