Enlaces accesibilidad

'Del Trastevere al paraíso': la fragilidad de los sueños revolucionarios

  • Felipe Hernández y Antonia Santolaya retratan la convulsa Italia de los 70
  • “Las primeras víctimas de los procesos revolucionarios son los idealistas”, aseguran

Por
Viñeta de 'Del Trastevere al paraíso' Reservoir Books

Todos hemos tenido una época revolucionaria-idealista, casi siempre en nuestra juventud, en la que creíamos que podíamos cambiar el mundo. Aunque muy pocos lo consiguen. Lo peor es que, a veces hay gente que pervierte esos sueños. Es un poco lo que nos cuenta Del Trastevere al paraíso (Reservoir Books), del Premio Nacional de Cómic Felipe Hernández Cava (Las serpientes ciegas, El artefacto perverso) y la ilustradora Antonia Santolaya (Feminismo para principiantes), que ya os avanzamos que será uno de los grandes cómics de este 2020.

Cuenta la historia de Valeria Stoppa, una mujer de 67 años que trabaja en una residencia de ancianos hasta que le alcanzan los errores de su juventud, que cometió en la convulsa Italia de los años 70. A través de sus recuerdos asistiremos a un recorrido sentimental y político por esa década de sueños revolucionarios que para algunos, como Valeria, se convertirían en pesadillas”.

“Queríamos poner en pie la historia de una figura femenina -asegura Felipe Hernández-, a la que bautizamos como Valeria Stoppa y a la que di la misma edad que yo tengo, porque me facilitaba introducir en sus vivencias muchas carne y mucho hueso. Y hemos trabajado mucho para que no sea solo un personaje mío sino que se alimentara también de las sensaciones que Antonia le iba aportando para enriquecerlo. Y como contexto de todo esto están los convulsos años setenta en Italia, los llamados "años de plomo", en los que esa sociedad fue sacudida violentamente por el terrorismo de extrema izquierda y de extrema derecha. Y en medio de toda esa vorágines acompañamos a nuestro personaje a lo largo de su vida”.

“Valeria es un personaje ficticio pero muy real –añade Antonia-. A través de ella vemos todos los cambios que experimentó esa sociedad. Pero también descubrimos a una persona porosa, llena de afectos, con sus cargas familiares y los intereses culturales del momento. Y toda esa carga se irá retratando en la historia”.

Página de 'Del Trastevere al paraíso'

Memoria, Ideales, revolución y terrorismo

Una historia que habla sobre la memoria y que refleja los movimientos estudiantiles y cívicos de la época y el peligro de pasar de la protesta pacífica la violencia. “Dos de las características que tiene Valeria –asegura Felipe- y que son comunes a la juventud de entonces y de casi siempre, son, por un lado, su inocencia, que le hace susceptible de ser manipulada y en la que se juega con el grado de desinformación que, a menudo, tenemos a esa edad. Y por otro lado, la arrogancia propia de la juventud de considerar que somos capaces de volver a construir el mundo desde cero

“En esos momentos en los que la sociedad se radicaliza mucho -continúa el guionista-, existe el peligro de que esa construcción utópica del mundo no se conciba sin la necesidad previa de su destrucción total. Y queríamos mencionar esos peligros que están siempre ahí. Por ejemplo, antes había jóvenes que se me acercaban y me decía que me envidiaban por haber participado en la movida madrileña. Ahora me dicen que me envidian por haber participado en el antifranquismo. Creo que se va produciendo, precisamente por desinformación, una mitificación de los movimientos radicales de aquellos años, como las Brigadas Rojas en Italia, ETA en España, el IRA en Irlanda o la Rote Armee Fraktion en Alemania. Movimientos que están cobrando un inusitado interés en amplios sectores de la juventud”.

Valeria, la protagonista, está muy influida por la idea del revolucionario romántico dispuesto a morir por sus ideales, que en el cómic está representado por el Che Guevara. “Es un símbolo que se utiliza para ir forjando esa búsqueda del ideal, de que lo que existe no vale, y de que tiene que haber algo más. Es una no aceptación de tu propia vida y la búsqueda de algo que está más allá, que parece perfecto y que es a lo que tenemos que aspirar”.

Página de 'Del Trastevere al paraíso'

Un momento histórico muy diferente del actual

Preguntamos a Felipe si hay paralelismos entre esos movimientos estudiantiles sociales y revolucionarios de los 70, con los de la actualidad. “Son dos contextos muy diferentes. En el caso de la Italia que retratamos, fue una sociedad que pasó por unos momentos de absoluta opacidad informativa, donde no se sabía muy bien quién movía los hilos de todo lo que estaba sucediendo. Pensemos en que muchas de las matanzas que hubo, empezando por la de la Piazza Fontana (Milán, 12 de diciembre de 1969), que se atribuyó inicialmente a la izquierda yluego se descubrió que había sido la derecha”

“Ahora sabemos también –añade el guionista- que estaba en marcha la llamada Operación Gladio, entre los servicios secretos de Estados Unidos e Italia, para crear una inestabilidad que pudiera devenir en un golpe militar parecido al que sobrevino en Grecia en el 67. Y cuando miramos hacia atrás todo aquello es mucho más oscuro, porque hay que pensar en la corrupción de los socialistas, la corrupción de la democracia cristiana, la omnipresencia de la mafia… Eran factores que hacían que esa situación fuera mucho más distinta de lo que pasaba entonces en la sociedad española, aunque también hubiera terrorismo, y desde luego que lo hace muy diferente de la situación actual”.

“El único punto de coincidencia que puede haber con la juventud de la España actual sería ese riesgo, que ya he apuntado, de que, por falta de información, haya sectores de la juventud que consideren que la lucha armada es la única vía posible para alterar el régimen en el que se vive” -concluye Felipe-.

Páginas de 'Del Trastevere al paraíso'

“Las primeras víctimas de los procesos revolucionarios son los idealistas”

En un momento del cómic la protagonista ve como pervierten sus ideales. “Ella no es consciente, hasta que la vida no le pone en situaciones límites -asegura Antonia-. Todos somos responsables de nuestros actos. La situación que aparece en el país obliga a cada personaje a elegir un camino y yo creo que eso se ve en el cómic; en ese recorrido vital en el que vemos las decisiones que va tomando, a veces por afecto, otras por ideales o vínculos de todo tiempo. Pero creo que ella se deja llevar más por los afectos que por otra cosa. Y cómo todo eso se va complicando hasta encontrarse en una compleja situación en la que, ni ella misma es consciente de cómo ha llegado hasta ahí”.

El cómic también habla sobre cómo siempre hay alguien dispuesto a aprovecharse de un ideal y pervertirlo en su propio beneficio. “Si -asiente Felipe-. Creo que en el propio germen de cualquier proceso revolucionario, siempre hay alguien, como se diría castizamente, que lo va a aprovechar para sacar tajada. Yo mismo he sido testigo de cómo algunas de las personas, mayores que yo, que impulsaban las respuestas antifranquistas, cuando Franco estaba vivo, cambiaron luego radicalmente de posiciones, en cuanto murió, para colocarse en unos sillones fantásticos y asegurar: “Qué ingenuos fuimos en aquellos momentos, muchachos”. Es connatural a cualquier proceso revolucionario y por eso las primeras víctimas de los procesos revolucionarios son los idealistas, aquellos que siguen gritando las consignas que les inculcaron sin comprender que la situación ha cambiado y que unos se han apoderado de las poltronas en las que estaban los otros. Y los que continúan con la inercia de las convicciones en las que se habían embarcado y no comprenden que aquello se ha terminado”.

“A veces digo que las revoluciones pueden durar entre 24 y 48 horas –añade Felipe-. Según mi amigo Chumy Chumez no iban más allá de unos pocos minutos. En ese sentido soy más optimista que él”.

Páginas de 'Del Trastevere al paraíso'

Dibujando la revolución

Felipe Hernández Cava nos comenta cómo surgió el proyecto: “Tenía una deuda pendiente desde hace muchos años, que era trabajar con Antonia Santolaya y esa oportunidad se presentó cuando me propuso que hiciéramos un proyecto para la Real Academia de España en Roma, que concede una serie de becas. La conseguimos y hace tres años ella se fue a Roma para empezar a trabajar. Nos ha llevado mucho tiempo, no tanto por el trabajo en sí, sino porque tuvimos que reconsiderar muchísimas cosas sobre cómo contarlo gráficamente, cúal era el color apropiado… “

Antonia Santolaya y Felipe Hernández

Antonia asegura que, para ella, fue fundamental empezar a dibujar la novela gráfica en Roma, en donde se desarrolla la historia: “Empaparte del barrio, del tipo de vida… aunque hubiera cambiado mucho desde los 70 cuando había barrios chabolistas como los que salen en las películas de Passolini y como pasaba en Madrid cuando yo vine a vivir aquí… Estar ahí día a día, era como estar en ese mismo paisaje, aunque en otra situación. Sentía algo profundo, a peasr del paso del tiempo, a lo que respondía el personaje de Valeria. Y a lo que responde la propia historia. Como una lucha interior“

“Felipe me dejó toda la libertad del mundo –añade Antonia-, y como yo me manejo mejor en espacios amplios, decidimos esa estructura de dos viñetas por página, salvo la inicial de cada capítulo que es una ilustración a toda página. Aunque luego hicimos modificaciones según iba creciendo la historia”.

Página de 'Del Trastevere al paraíso'

“En cuanto al color, es un personaje más de la historia –añade la dibujante- . Al principio pensé en hacerlo en blanco y negro, porque como íbamos a hablar de terrorismo podía tener un tono como de novela negra. Pero al final me resultaba un poco falso y, como en los años setenta yo era una niña, quise que Valeria también fuera una niña. Y en esos momentos había mucho color y ella vivía en el Trastevere, que era un barrio muy popular”.

“Por eso quise hacerlo a color -continúa-, y como la historia se mueve por distintas fases, como el sueño o la memoria, ese color me podía servir para apoyar visualmente esas fases. El color es uno de los grandes protagonistas de la historia que, como la música, te lleva dentro de las emociones, a sentir algo sin que te des cuenta”.

En cuanto a los materiales, Antonia nos comenta que: “Empecé utilizando acrílicos y lápices de colores. Y luego lo combiné con acuarela”.

Página de 'Del Trastevere al paraíso'

Sus proyectos

Después de una historia tan intensa, les pedimos que nos cuenten sus proyectos que, en el caso de Felipe Hernández Cava, tienen que ver con Televisión Española: “Este sábado 22 de febrero se emite un documental en La 2 sobre el cardenal Cisneros, que escribí el año pasado. En abril sale un álbum sobre la Guerra Civil Española en 1936, con el dibujante Miguel Navia, y trabajo en un nuevo documental contando aspectos desconocidos del terrorismo de ETA”.

En cuanto a Antonia: “Acabo de publicar otro libro con Nórdica que es una reedición de textos de Concepción Arenal y ahora estoy trabajando en un proyecto personal sobre los pensamientos”.

Además, Antonia prepara una exposición con los originales y pinturas preparatorias de Del Trastevere al paraíso, que podrá verse en el Ayuntamiento de Logroño a partir del 14 de marzo.

Portada de 'Del Trastevere al paraíso'

Noticias

anterior siguiente