Enlaces accesibilidad

Derrumbe en Zaldibar: de accidente laboral a crisis medioambiental y política

  • Diez días después del derrumbe, sigue la búsqueda de dos trabajadores que quedaron sepultados 
  • Las críticas de la oposición a la gestión del Gobierno vasco han sido unánimes, en un clima preelectoral

Por
Continúa la búsqueda de los dos desaparecidos en Zaldíbar ante la alerta por contaminación

El derrumbe de toneladas de materiales en el vertedero vizcaíno de Zaldibar que hace diez días sepultó a dos trabajadores todavía no localizados, ha provocado una crisis medioambiental y consecuencias en el ámbito político, con críticas a la gestión del Gobierno vasco en un ambiente preelectoral, con el Parlamento vasco ya disuelto y el adelanto de las elecciones al 5 de abril. 

Las labores de rescate de los dos trabajadores tuvieron que quedar suspendidas solo un día después del accidente, al haberse detectado la presencia de amianto y solo pudieron reanudarse una semana después, a la vez que continúan las tareas de extinción de los incendios y de estabilización del terreno. 

El departamento de Medio Ambiente del Ejecutivo autónomo ha recomendado de manera preventiva a los vecinos de Zaldibar, Ermua y Eibar, que suman 46.000 habitantes, que no ventilen sus casas ni hagan deporte al aire libre, por los altos niveles de dioxinas y furanos detectados, una exposición 50 veces por encima de lo habitual en la zona.

48.000 vecinos en alerta por la contaminación atmosférica generada en el incendio del vertedero de Zaldívar

Precisamente, este martes se cumple el plazo de siete días que el Gobierno vasco ha dado a la compañía responsable del vertedero Verter Recycling 2000 SL, para presentar un plan de actuación, y el lehendakari va a comparecer ante la Diputación Permanente, a petición de los tres grupos de la oposición, para dar explicaciones sobre la situación tras el derrumbe. 

De momento, un juez ha abierto una investigación contra la empresa propietaria del vertedero derrumbado, por un presunto delito ambiental y laboral.

Consecuencias medioambientales 

Desde que el pasado viernes se conocieron los altos niveles de dioxinas y furanos, el Gobierno vasco hace mediciones de la calidad del aire en las poblaciones cercanas al vertedero de Zaldibar, mediante dos laboratorios móviles del Servicio de Aire ubicados en Ermua y Eibar, y la toma manual de muestras en las demás zonas.

Una mesa técnica, formada por los departamentos de Salud, Medio Ambiente y Justicia del Gobierno vasco y la diputación foral de Bizkaia se reúne diariamente desde el pasado jueves para hacer el seguimiento y coordinar las tareas. 

El origen de la contaminación está en los fuegos registrados entre los residuos del vertedero y hasta disponer de nuevos resultados de muestras posteriores, el departamento de Medio Ambiente ha aconsejado a los vecinos mantener las ventanas cerradas el mayor tiempo posible, especialmente por la noche, y no realizar deporte al aire libre "hasta nuevo aviso".

Los trabajos de búsqueda de los dos operarios desaparecidos tras el derrumbe de un vertedero en Zaldívar, Bizkaia, han continuado este domingo en medio de las protestas de los vecinos por la contaminación del aire y a la espera de la decisión sobre el traslado de las toneladas de residuos acumuladas en el territorio. Las labores de rescate se ha visto dificultado por la propagación de incendios en el vertedero, que ha expandido dioxinas y furanos 50 veces superiores a lo normal, por lo que el Gobierno vasco ha recomendado a los vecinos de tres municipios de la zona que cierren las ventanas y no hagan deporte por el peligro de contaminación.

De hecho, solo un día después de conocerse estas medidas preventivas, miles de personas, muchas de ellas con mascarillas, se manifestaron en Zaldibar para exigir que se asuman responsabilidades y que se encuentre a los dos trabajadores. Además, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol decidió suspender el partido entre el Eibar y la Real Sociedad previsto el sábado.

Manifestación en Ermua, el pasado 15 de febrero, por la gestión de la crisis tras el derrumbe del vertedero de Zaldíbar

Manifestación en Ermua, el pasado 15 de febrero, por la gestión de la crisis tras el derrumbe del vertedero de Zaldíbar. REUTERS/Vincent West

Críticas unánimes al Gobierno vasco en un clima preelectoral

Las críticas de los partidos de la oposición al Ejecutivo vasco, que gobiernan en coalición el PNV y el PSE-EE, por su gestión tras el derrumbe han sido unánimes en un clima preelectoral, ya que el adelanto de las elecciones se ha conocido solo cuatro días después de producirse el accidente. 

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, ha acusado a la oposición de dedicarse a dar mítines, mientras las instituciones vascas, con el lehendakari a la cabeza, se dedicaban a solucionar el problema del derrumbe de Zaldibar, dice.

La candidata del EH Bildu (segundo partido en escaños tras el PNV), Maddalen Iriarte, ha asegurado en una entrevista concecida a Euskadi Irratia recogida por Europa Press, que el Gobierno vasco y sus responsables se han visto "atrapados, descoordinados y totalmente superados" y que, tanto el lehendakari, como el consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola, han actuado "tarde y mal".

Por su parte, el líder de Elkarrekin Podemos, tercer partido en escaños en la cámara vasca, ha hablado de una gestión "desastrosa y producto de la improvisación permanente" y ha advertido de que los vascos no se merecen "un Gobierno así".

Mientras, el PP vasco ha anunciado que pedirá "responsabilidades políticas" si el lehendakari, Iñigo Urkullu, no aclara, en su comparecencia las dudas "justificadas" que existen.

Noticias

anterior siguiente