Enlaces accesibilidad
Cultura

La Movida madrileña: cuando España dio el salto del blanco y negro al color

Por
Alaska, durante una actuación en el programa 'La edad de oro'
Alaska, durante una actuación en el programa 'La edad de oro' ARCHIVO RTVE

Cuando se habla de la Movida madrileña hay coincidencia en señalar la fecha del 9 de febrero de 1980, ahora hace 40 años, como el punto de partida de este movimiento cultural, que sobresalió en la música pero también en el cine, el cómic, la fotografía y el diseño y que dominó en la España de los años 80.

Ese día, un grupo de jóvenes se reunieron en la Escuela de Caminos de Madrid para asistir a un concierto de varias bandas que rindieron homenaje al músico José Enrique Cano Leal, alias 'Canito'

El batería de Tos -grupo que enseguida pasaría a llamarse Los Secretos- había fallecido en un accidente de automóvil en 1 de enero de 1980 y sus compañeros decidieron movilizar a otros músicos de su generación para un concierto multitudinario que ha pasado a la historia sobre todo por su valor simbólico.

Sin duda, en esta circunstancia fue esencial que TVE decidiera grabar el concierto y emitirlo unas semanas después en el espacio musical 'Popgrama', que presentaban Carlos Tena y Diego Manrique. Este último, en la presentación del espacio, tuvo la visión de afirmar que lo que se disponían a ver los espectadores era un "relevo generacional en el rock español, la emergencia de una nueva forma de entender el rock". Proféticas palabras que en pocos meses se convirtieron en realidad.

Los propios Tos -que interpretaron una primeriza versión de "Déjame", el tema que consagraría a Los Secretos-, Nacha PopAlaska y Los PegamoidesMamáParaísoMermeladaTrastosLos Bólidos y Mario Tenia y Los Solitarios fueron los grupos que formaron el cartel de este Homenaje a Canito.

La mayoría eran prácticamente desconocidos en ese momento pero meses después algunos de ellos encabezaron un movimiento imparable que llenó de modernidad las calles de Madrid primero y del resto de España poco después.

Concierto homenaje a Canito

Del 'underground' al punk

Es cierto que la Movida no surgió por generación espontánea. Desde los años finales del franquismo pero, sobre todo, tras la muerte del dictador, comenzaron a proliferar las bandas de rock, más apegadas al llamado underground, con la aparición de grupos como Asfalto, Leño, Bloque y otros posteriores como Burning o Tequila -con algunas diferencias estilísticas- que se asociaron a lo que se llamó 'el rollo'. La influencia francesa que había predominado entre los jóvenes 'progres' enfrentados al franquismo cedió ante un mayor peso de los ritmos anglosajones

Pero la ruptura llegó con la aparición primero del punk en 1976 y un par de años después de la new wave, tendencias que calaron de pleno en una generación algo más joven, muchos de ellos miembros de la clase media-alta que se dejaron seducir por bandas como Los RamonesSex PistolsPoliceThe Clash y otros, sin olvidar la importancia del glam-rock que lideraban David Bowie y Marc Bolan. La España en blanco y negro de los 70 daba un salto al color sin vuelta atrás.

Siguiendo la máxima del punk de que no era necesario saber tocar un instrumento para lanzarse a hacer música, empezaron a surgir bandas como Kaka de LuxeEjecutivos AgresivosMamáNacha PopParaíso o los citados Tos que, pese a su bisoñez, llamaron la atención del público y también de las discográficas.

En ello fue fundamental la labor difusora de la radio madrileña, con emisoras como Onda 2, Radio Juventud, Radio Popular FM o la recién nacida Radio 3 y locutores como Jesús OrdovásRafael Abitbol o Diego Manrique que ayudaron a difundir las primeras maquetas de estas bandas emergentes.

En aquellos tiempos de la movida había un programa en Radio Popular FM llamado Disco Grande con Julio Ruiz, espacio que pasó a formar parte de la parrilla de Radio 3 desde sus inicios y que en marzo cumplirá 49 años en antena. Ruiz recibió por esta labor el Premio Ondas en 2013. "Allí rodaban las primeras grabaciones de muchas de esas bandas que luego fueron famosas y otras que se quedaron por el camino", recuerda nuestro compañero.

Pero efectivamente fue tras la emisión en TVE del Homenaje a Canito cuando se desató la locura. En los meses siguientes, muchos de aquellos grupos consiguieron publicar sus primeros discos y canciones como "Déjame" (Los Secretos), "Chica de ayer" (Nacha Pop), "Enamorado de la moda juvenil" (Radio Futura), "Groenlandia" (Zombies) o "Chicas de colegio" (Mamá) se convirtieron en éxitos inmediatos.

Ochéntame otra vez - Cuando Madrid se movia - ver ahora

Símbolo de la modernidad

La 'Movida', como empezó a ser conocida esta corriente, hizo que medio mundo girara la vista hacia Madrid, la capital de un país que apenas unos años antes vivía en plena dictadura y que era ahora un símbolo de la modernidad, lo que le valió también el apoyo y el favor de un Partido Socialista que acaparaba el poder territorial en ese momento.

A nadie se le puede olvidar la proclama del entonces alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván ("Rockeros, el que no esté colocado, que se coloque... ¡y al loro!") durante la inauguración de la Fiesta del Estudiante y la Radio en 1984, una frase que mostraba la complicidad entre la política y un movimiento que significaba un barniz de renovación en la caduca imagen del país.

Tercera Gran Fiesta del Estudiante y la Radio - Minibando de Enrique Tierno Galván, alcalde de Madrid

Además, el movimiento trascendió la música y alcanzó otros géneros artísticos. Por ejemplo el cine, un terreno donde sobresalió especialmente Pedro Almodóvar -quien incluso hizo sus pinitos musicales con el dúo Almodóvar y McNamara- pero también otros autores como Fernando TruebaIván Zulueta o Fernando Colomo.

Pero también la fotografía (Alberto García-Alix), el cómic (CeesepéEl Hortelano), la pintura (los Costus), la literatura (Luis Antonio de Villena) o la moda (Ágata Ruiz de la Prada).

Aunque fue en la música donde la eclosión fue imparable a lo largo de los 80. A los ya citados se sumaron otros como Parálisis PermanenteAviador DroLos NikisLos ElegantesGlutamato Ye-YeGabinete CaligariLos PistonesDerribos Arias o Clavel y Jazmín, que pudieron grabar sus discos gracias a la proliferación de los sellos independientes como DRO, Tres Cipreses, Twins, GASA o Nuevos Medios y ofrecer sus conciertos en salas como El Sol, El Penta o Rock Ola.

Además, la Movida pronto se nacionalizó y llegó a los distintos puntos de España, permitiendo la aparición de bandas procedentes de Galicia (Siniestro TotalGolpes BajosOs Resentidos), Asturias (Ilegales), País Vasco (La Dama se esconde), Cataluña (Loquillo y los TrogloditasLos RebeldesEl Último de la Fila), Valencia (Seguridad Social) o Andalucía (Danza Invisible091), conformando un movimiento sólido con epicentro en la capital pero con resonancia en todos los rincones del país.

No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - La otra movida - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Había un pequeño aspecto de la Movida, que decía:

"Es que hay gente de provincias que no se da cuenta

de que todo está aquí en Madrid".

Esta vida que vivimos

no es para mí...

Sale el atrevimiento provinciano:

"Yo estoy aquí, yo me visto de esta manera,

pongo los huevos encima de la mesa y voy dónde haga falta".

A este lado de la carretera...

Y ahí estábamos, intentando con mucha ilusión

a ver si le pasábamos la mano por la oreja a los de Madrid.

Vivir a nuestra manera.

Vivir a nuestra manera.

Sin duda, éramos así, estábamos en la onda.

A este lado de la carretera.

A este lado de la carretera.

Ayatollah, no me toques la pirola.

Ayatollah, no me toques la pirola.

Ayatollah, no me toques la pirola más.

Vigo era una ciudad tristísima, muy aburrida,

y con una crisis del sector naval tremenda,

entonces, bueno,

pues nos buscábamos la vida por algunos bares.

La idea era no caer en cursiladas, en tópicos,

entonces era irnos a decir la mayor cantidad de barbaridades

en el menor tiempo posible.

Solo vine a comprar pan,

a mí todo me sale mal,

solo vine a comprar pan,

y me enseñasteis el Corán.

Toda esta serie de cositas que os ponéis por el cuerpo,

sobre todo Germán, que se pone lagartos, ratas,

murciélagos. Eso ¿a qué se debe?

¿Vais así de Familia Monster o...?

-No, qué va, es que yo soy tremendamente estúpido

y no hay ninguna explicación más.

-Pero luego, aparte de los cacharritos que te pones

vas y te abres la camisa y tienes una camiseta del...,

de la Baader-Meinhof, por ejemplo.

No sé, Siniestro Total tiene una pinta rara.

Ahora cuando veníamos aquí a esta terraza tan maravillosa

te miraban las señoras por la calle.

-Precioso, precioso.

Cabrones... Cabrones...

El primer concierto de Siniestro Total

fue el 27 de diciembre de 1981

en el cine del Colegio Salesianos de Vigo.

La gente se cabreó un montón porque todavía había

muchos hippies en Vigo

y esas cosas así del jazz-rock y el rock sinfónico

y los cantautores, les pareció todo aquello horrible.

Y llevarte a mi chica yeyé...

Ayatollah, no me toques la pirola...

Los curas dijeron que no querían volver a saber nada de nosotros,

pero en el 25 aniversario volvimos a tocar en el colegio,

nos acogieron con los brazos abiertos,

lo que quiere decir bastante a favor de la evolución

de los hermanos salesianos.

Estábamos ensayando y Germán cantaba de una forma

medianamente normal.

Cuando salió la primera vez al escenario,

poco menos que era una bestia parda,

una especie de asesino vociferante.

Cuando vi a Siniestro la primera vez

yo vi que Germán realmente era como Johnny Rotten,

era muy parecido y Miguel Costas, pues en cierto sentido,

se parecía también a Sean Vicious,

pero el tema todo era localizarle,

era llevarle al localismo de Vigo,

que es una ciudad donde se sigue bebiendo Ribeiro,

donde hay unas costumbres, el pulpo a feira,

todo esto mezclado con la cultura anglosajona,

yo creo que funcionó mucho.

Me he apuntado de astronauta

a ver si así suena la flauta.

Hemos llegado a la Luna

poco antes de la una.

Al salir al exterior

vuelvo a sentir ese picor.

Cien millones de espectadores

y yo sin poder rascarme los cojones.

Y es que me pica un huevo

no sé qué voy a hacer,

no sé qué voy a hacer.

Era muy recurrente decir que los Siniestros

eran los Sex Pistols gallegos.

Habría que citar a los Sex Pistols, ¿no?

Hay cosas muy diferentes.

Los Pistols con nosotros estaban muy enfadados.

Los Siniestros estaban enfadados,

pero tenían un gran sentido del humor.

-A Siniestro Total yo les empecé llamando los bárbaros del norte,

porque realmente sus canciones eran bárbaras,

eran como unos locos asesinos que había perdidos

por las montañas de Vigo, ¿no?,

los describí así y luego resulta que eran gente muy culta,

muy amable, muy sencilla.

Germán Coppini era encantador, Julián Hernández era una persona

que había estudiado en el Conservatorio de Madrid,

o sea, que estaban jugando un poco a hacerse los punks.

Era una actitud y era una forma de estar en la onda

de lo que estaba ocurriendo en Londres,

en Nueva York, en todas partes, ¿no?

El punk era lo que había que vivir en esos días.

Miguel Costas, el guitarrista de Siniestro,

tenía un R8,

y tenía unos altavoces así, que iban colgados de los cables,

grababa las maquetas en los automáticos.

Yo recuerdo recorrer frenéticamente la noche de Vigo

con aquellos... aquellos altavoces con una combinación explosiva

de Cacaolat y Whisky Dyc, que bebíamos en aquel momento.

En Vigo es seguro que no se mueve nada,

estamos todos quietos, hay mucho paro.

Con la reconversión industrial, Vigo se...,

en Vigo en esos años hubo varias huelgas generales.

Por la mañana manifestación y por la noche copas.

Me encontraba con sindicalistas, con trabajadores,

tampoco era un tiempo ingenuamente happy-happy, digamos.

Era tiempo de compromiso, era tiempo también de lucha,

de angustias, de resistir,

"ya que tenemos que pasar por todo esto, no lo pasemos mal".

Miña terra galega,

donde el cielo es siempre gris.

Miña terra galega,

es duro estar lejos de ti.

Aquí, como en todas partes, el dinero nos hace falta.

Aquí lo pasamos mal, aquí hay paro y hay reconversión,

seguramente más que en ninguna parte de España.

(OFF) Más de un millón y medio de ciudadanos menores de 25 años

se encuentran en el paro.

Ahora mismo estoy parado.

No encuentras trabajo y cada vez está todo más difícil.

Ves que no tienes ninguna salida.

Lo veo muy oscuro.

El trabajo está para enchufados.

Llega un momento en que te pueden despedir en cualquier momento.

Cada vez hay más paro.

No pienso currar ni hacer el huevo nunca en mi vida.

Levántate y lucha,

esta es tu pelea,

levántate y lucha,

no voy a luchar por ti.

No éramos escapistas, llamar a una canción

"La mili es una mierda" es una obviedad,

tampoco queríamos caer en obviedades.

El sentido del humor es una cosa que sirve para contar cosas.

No te acaban de meter en la cárcel del todo.

Bueno, ahora vamos a tocar una canción que ensayamos esta mañana,

se titula "Ye-ye".

Y es para que veáis que sabemos tocar.

Ye, ye, ye, ye, ye.

Ye, ye, ye, ye, ye.

Ye, ye, ye, ye, ye.

Solo de batería.

Yo llevé la maqueta a Jesús Ordovás

en la Plaza de España, habíamos quedado allí

porque de allí salía el autobús que iba hasta Prado del Rey.

Tardó en ponerla porque según lo cuenta él

le horrorizó todo aquello, pensaba que era irradiable.

Hicieron una maqueta realmente demencial, ¿no?,

con canciones en las cuales decían que iban a matar a los hippies,

que veían chochos volando en sus sueños...

Esa primera maqueta que yo escuché dije:

"Yo no voy a poder poner esto en Radio Nacional de España,

me van a echar de la emisora".

Aún así programé "Ayatollah",

fui programando el resto de las canciones,

y entonces tuvieron un éxito tremendo.

Qué gustito me da,

cara seria ponen todos,

pero es que a mí me da igual.

De repente, Siniestro Total, verlo en "Musical Exprés",

fuecómo..., o sea, fue impactante,

"este cabrón dando gritos, lleno de escupitajos y se va ahí

y lo cogen", yo creo que ahí fue donde empezamos a ver

que realmente Vigo tenía cierto futuro.

Hola, mamá, estoy saliendo en la tele.

A muchos de ustedes esta música les habrá gustado,

a otros molestado, incluso irritado,

porque "mira que llamar a esto música", habrán dicho.

¿Por qué hacéis unas letras tan ordinarias?

Lo único que hacemos es recuperar una tradición

que empieza en el Arcipreste de Hita.

Es en serio. -Sí, totalmente en serio.

-Recuperar esta tradición, que bueno, luego sigue Quevedo,

luego siguen unos cuentos muy marranos de Samaniego,

y bueno, hemos llegado hasta los cuplés

y hasta las canciones de María Jiménez,

nosotros solo hemos recogido la tradición.

No se puede decir aquí: "Me paseo por Berlín" y todo eso,

porque no nos paseamos por Berlín, sino por Porriño.

(RÍEN)

Estás solo en casa y tienes un problema,

y no sabes cómo decírselo a Almudena.

Piensas que se trata de algo muy sucio,

pero solo tienes que cortarte el prepucio.

Ven a mi clínica de piel y venéreas de una vez.

Sí, sí, opera tu fimosis,

sí, sí, opera tu fimosis.

Tú eres algo así como el máximo cazatalentos musicales

de este país.

Gracias a ti hemos podido descubrir a grupos como este.

-Si tú lo dices...

-En toda España la gente se dio cuenta de que no hacía falta

pasar por el conservatorio,

de que no hacía falta ser Miguel Bosé,

ni tener apoyos para salir en la radio.

En cuestión de un año, yo tenía una cantidad

de bandas y de grupos sobre la mesa,

entrevistando y poniendo todo ese tipo de maquetas,

y fue una efervescencia fantástica en aquellos primeros años 80.

Esto no es Hawai, Hawai.

Esto no es Hawai, Hawai, da igual,

procura soñar junto a mí.

Utilizando la sintonía de Loquillo, que me pareció fundamental

"Esto no es Hawai", cuando él decía:

"Si no hay olas yo soplaré",

que era incitar a la gente a hacer cosas a pesar

de no tener medios y de no saber cantar y no saber tocar.

No me importará tras haber estado en Hawai.

Como un "Prime Time" hoy en día

en un programa de televisión, ¿no?,

es algo impensable hoy en día.

Esa noche que tú estabas acurrucado escuchando a Jesús en la radio

y tu vida cambiaba, relativamente cambiaba

de esa noche al día siguiente.

Recuerdo cuando sonó la canción de "Cámara"

y cuando sonó "Tinieblas en negro" de Danza Invisible,

recuerdo que lo pinchó Jesús Ordovás, ¿no?

Estábamos esperando todos por la noche que saliese:

"Que creo que lo van a poner", qué fuerte, ¿no?

Y lo tengo el recuerdo, no sé por qué,

de estar en mi cuarto de mi habitación

de la Barriada de la Paja, en Málaga, supercrío,

tendría yo 16 - 17 añitos, y:

"Lo están poniendo en Madrid, cómo mola, ¿no?"

-¿Se puede ser rockero en 1983?

-Hombre, pienso que la prueba la tienes aquí, ¿no?

-Loquillo, hay quien dice que eres el chico más simpático del mundo,

y hay quien dice que eres simplemente un macarra.

¿Tú qué opinas? -Yo creo que tienen razón en todo.

-¿Los dos? Unos y otros tienen razón, ¿no?

-Pero que vamos, se puede ser macarra

y muy simpático también.

Barcelona ciudad,

busca tu oportunidad

de poder escapar

de Barcelona ciudad.

Creo que Barcelona tiene un poderío musical tremendo,

lo que ocurre es que hay unos señores que,

por ciertos motivos políticos, piensan que la música

que se está haciendo en Barcelona pues tiene que derivar

hacia un pasado y no mirar hacia adelante.

Entonces intentan cortar el paso a todos los grupos nuevos,

pero ya es un problema político, no es un problema musical.

Bendigo la suerte de llegarte a conocer

que es que a nadie le gusta nacer para perder.

En Barcelona, hasta entonces casi todos los grupos

eran de la llamada "onda gaditana".

Eran grupos más o menos hippies, que hacían solos de dos horas,

que tocaban flautas, entonces Loquillo

venía a romper con esa situación y quería ser la punta de lanza

de toda una serie de bandas y grupos que había en Barcelona.

Nena, voy a ser una rock and roll star.

Nena, voy a ser un rock and roll star.

Había camarería, nos llevábamos bien.

Había piques también y cuando tocábamos juntos

había piques, juntos había piques mortales,

a ver quién se llevaba a la peña de calle.

Tenía muy buena onda con Carlos Segarra.

Cuando nos veíamos nos daba alegría

cuando tocábamos juntos.

Cómo molaba, qué alegría, ¿no?

Qué vidilla, ahí los grupos de Barcelona, los de Madrid...

Y un grupo que era un poco aparte y que para mí eran los mejores,

que eran La Banda Trapera del Río.

Eran una banda brutal, brutal.

Tocaremos por cojones tocaremos lo indecente.

Empezaban a tocar y nada, eran cinco minutos,

eran diez minutos.

Raro era el día que no había leches.

Alguien va, para abajo, hostias.

Subían, bajaban, pum, puñetazos, empujones...,

y eso era fascinante.

-Me gustaría decir que ciertos clanes musicales

que hay aquí en Cataluña nos han intentado marginar

por expresar nuestro rollo tal como es, ¿no?

Y además en rock, que es nuestra música.

Porque eres huesos, huesos tú eres solo huesos

unidos por muy poca piel.

El caso es que van a hacer una lista,

una lista de los 50 mejores.

El número uno, Alaska y los Pegamoides.

En el número 49, Los Rápidos de Barcelona.

Me cago en sus muelas,

¿pero cómo en el número 49, si somos buenísimos?

Si en directo somos la bomba.

Hay que apretar más, esto no puede ser y tal.

Ruta del sur,

corro hacia el infinito,

cruzo el país, me da igual cualquier sitio.

Cada uno pues en su periferia digamos, intentaba,

pretendía que lo suyo era lo guay,

que lo suyo era lo máximo.

Pero sí, en la Movida pues al final todos acabábamos

viniendo aquí, a Madrid con mi maqueta.

La Luna cúbica flota y me sonríe.

Mi madre me hizo unos bocadillos, no había ni un duro

y me venía de autobuses de línea, 2.400, ida y vuelta.

2.400 pesetas.

Lo primero que hacía era ir a un hostal,

a una pensión de 400 pesetas la noche.

Llegaba a la pensión, dejar ahí la bolsa y tal...

Bah, venga, Madrid, la noche.

Había un movimiento de la leche, ¿no?

Y pues eso, decir:

Oye, que me han dicho que en Rockola hoy toca no sé quién.

A ver aquí cómo se lo montan.

A ver si nos ganan estos o les ganamos, ¿no?

Quedan atrás las tardes de domingo.

Mi calle gris, mis amigos de siempre.

Muy lejos ya, tirado en la cuneta.

La consigna nuestra era:

"El que venga aquí, serán 3, serán 30,

se tienen que quedar pasmados".

Estoy triste ayer mismo mi novia murió.

Hacíamos disparates, yo me entintaba completamente.

Tenía una caja de cervezas y me iba echando cervezas,

o me echaba harina...

Mi novia se llamaba Ramón, y eso qué más da,

una chica muy lista.

Sus besos, sus palabras de amor,

se van a quedar siempre en la autopista.

La novia de Los Burros se llamaba Ramón,

que es un detalle a tener en cuenta.

Eh.

Eh, eh.

¡No puedo más!

Eh.

No conocías estas canciones, pero no te podías ir,

estabas pegado, diciendo:

"Hostia, qué rayada de tíos, están como una regadera".

Y lo estábamos, pero era la necesidad de tirar para adelante.

Por una vez quiero entrar por la puerta

como un hombre normal.

No puedo más,

por una vez quiero entrar por la puerta

como un hombre normal.

La escenografía era importante

y era una escenografía de baratillo.

Compraba televisores, me acuerdo, por 300 pesetas,

compraba dos, tres, cuatro, según el presupuesto que tenía.

Los vaciaba y yo los rompía, entonces compraba

unos cartuchos, digamos de humo de colores muy tóxico...

Como un guerrero tengo el viento a favor.

Un día, por ejemplo, estuvimos a punto de incendiar un plató.

O sea, se incendió el plató, vamos.

Porque con la pirotecnia que llevábamos,

ni cortos ni perezosos ibas también ahí, televisor,

hachazos, humo, lío..

Y bueno, pues empezó a arder aquello.

Las televisiones ardiendo, una cortina ardiendo...

Bueno, era eso.

Lejos, lejos no sé ve el final algo me arrastra

me dejo arrastrar lejos, lejos, me dejo arrastrar

rosa de los vientos me quieres pagar.

Voy a nombrar, digamos la cúspide, para mí,

de la música moderna española ahora mismo,

que son Golpes Bajos, Radio Futura,

Dinarama, también Danza Invisible.

-Todo el rato.

¿Y sois igual de simpáticos que entonces?

Somos igual, o sea, musicalmente hemos cambiado.

-¿Y no se os ha subido el éxito a la cabeza?

-No hay éxito por ahora, no vendemos nada.

No vendemos nada.

Asimilando sonidos de amor,

resurgirá un nuevo amanecer,

contra viento y marea yo lucharé

con tal de encontrar la llave del placer.

Arrástrame hacia ti que yo me dejaré,

En esa época yo tenía un poquito de complejo provinciano,

todo sea dicho, ¿no? Y venía como diciendo:

"Bah, tampoco está tan bien Madrid".

Pero para mis adentros sabía que sí,

que Madrid estaba bien.

Ocurrían un montón de cosas y nosotros veníamos

con ese afán un poco de...

Con esa un poco soberbia

que tienen los grupos de chavales, ¿sabes?

Esa soberbia de cuando empiezas que dices:

"Soy la polla y aquí en Madrid se van a enterar

de que soy la polla y mucho mejor que todos estos capitalinos".

La experiencia me hace pensar en pasión,

cuando una palabra puede hacerte caer.

Yo estaba superintimidado con la grabación de la gala de oro,

te lo puedo garantizar y te lo digo.

Y entonces yo hacía parecer que estaba como muy arrogante,

pero realmente lo que estaba era con una vergüenza terrible,

porque me hacía muchísima ilusión salir en el programa

de Paloma Chamorro.

Al principio no sabía cómo catalogar lo que decían.

Si tiene influencias más de U2 etc..

Entonces algún muchacho se le ocurrió decir:

"Ya está, Danza Invisible son Simple Minds".

Entonces bueno, ya tienen... ya tienen algo para catalogar

-¿Y qué tenéis vosotros que no tengan otros grupos españoles?

¿Cuál creéis que es vuestra mayor virtud?

-Torremolinos. Un saludo a Torremolinos.

El tiempo de amor,

el tiempo de amor,

el tiempo de amor,

el tiempo de amor.

¡Gracias!

No sé quién fue el mentiroso que dijo eso, de verdad.

Dijo:"No veas, han pedido un adelanto a Ariola

de no sé cuántas mil pesetas

para comprarse trapitos en Londres".

Y vamos, nosotros éramos arrogantes,

pero tan capullos no.

Ese adelanto de dinero que pedimos a Ariola entonces

no fue para comprar ropa.

Fue pues para emborracharnos, para irnos de fiesta,

para hacer lo que hacían los chavales por aquel entonces.

No sonamos para nada parecido a ninguna banda

de la nueva ola de Madrid en absoluto.

Nosotros sonábamos como un cañón, la verdad, ¿no?

O sea, sin ser..., cuidado, sin ser instrumentistas

superalucinantes, ni mucho menos,

pero sí que la banda sonaba que decías:

"Uh, apretadísimo".

Sueños, te intimida,

sueños, te intimida.

Yo me acuerdo que por ejemplo que un grupo que era emblemático

en Madrid, que todo el mundo flipaba eran Los Ramones, ¿no?

Y a nosotros sí nos gustaba, pero como que no tanto,

por decirlo de alguna manera.

Estábamos ya todos pues flipando con... qué te digo yo.

The Jam que nos encantaba entonces, Talking Heads,

"77" era un disco que lo teníamos como en un altar...

Heard of a van that is loaded with weapons,

packed up and ready to go,

heard of some gravesites, out by the highway

a place where nobody knows

the sound of gunfire, off in the distance,

En Málaga hace un clima extraordinario

y todo aquello que viene de pronto de Londres

pues se mezcla con el rollito que tenemos nosotros

de convertirlo todo en fiestas así como muy glamurosas y tal.

El rollo en Vigo e incluso me atrevo a decir que en Madrid,

es más irreverente, más divertido.

Y en Málaga pues me atrevo a decir que... más bailongo, ¿no?

Yo fui "mod" un mes exactamente.

Además siempre lo recuerdo porque es que... es que

éramos muy críos.

En esa época parecía

que era muy importante pertenecer a una tribu.

Yo era amigo de toda la gente que estaba

en el cotarro musical de Málaga, que por aquel entonces

eran Ricardo Texidó, que fue el fundador de Danza Invisible,

luego Francisco Eduardo Conde, que actualmente está

en Santos de Goma. Y ellos al principio eran "mods".

Y yo, ya te digo,

yo porque como Conde llegó y me dijo al principio:

"Javier, tú tienes que ser mod.

Mira tío, si te gusta el soul, te gustan los jumps,

te gustan las parcas, te gustan las no sé qué.

Tú tienes que ser mod.

¿Tú estás seguro?" Digo:

"Pues bueno, seré mod, porque todos mis amigos lo eran".

Encima yo decía:

"Lo de David Bowie no me acaba de cuadrar con lo mod".

Pero me decía Conde:

"De joven sí era mod, y tiene un disco".

No mires a los ojos de la gente,

me dan miedo, siempre mienten.

No salgas a la calle cuando hay gente,

¿y si no vuelves?, ¿y si te pierdes?,

¿y si te pierdes?

Escóndete en el cuarto de los huéspedes,

con todo a oscuras no pueden verte.

Las calles se van llenando de gente,

en mi escondite puedes quererme.

La relación parte del colegio, el colegio Nebrija.

Germán estaba obsesionado con los Who,

con la época un poco más fina de los Who, Roxy Music,

Human League todo esto.

Yo tenía el local de ensayo en casa y de repente nos dio

por hacer una maqueta.

Yo creo que Germán se dio cuenta de que estaba haciendo

algo muy, muygordo.

Quédate a cenar,

no te marches más.

No mires a los ojos de la gente,

me dan miedo, siempre mienten.

No salgas a la calle cuando hay gente,

¿y si no vuelves?, ¿y si te pierdes?

Apareció Mario Pacheco en Vigo con un contrato

que sacó así ya de debajo de la mesa y yo creo que ahí,

Germán decidió que ya nos lo tomáramos en serio

y que realmente viniéramos a grabar a Madrid...

Si oyes ese "maxi-single" ahora mismo, incluso es un...

Te das cuenta de que era algo mágico.

Canciones como "Estoy enfermo", "Malos tiempos", "No mires...",

son canciones... Y ahí nació, ahí empezó todo.

No demores tu tardanza que te esperan, cenicienta.

Fiesta de los maniquíes, no los toques, por favor...

Fiesta de los maniquíes...

Generalmente los de provincia, así entre comillas,

como solemos decir aquí,

pues llevan un retraso bastante considerable.

Sin embargo, lo que ha hecho Golpes Bajos,

ha sido una sorpresa tremenda.

Es el exponente máximo

de la reserva espiritual del noroeste.

Se ha dicho alguna vez así, algo parecido

a como que Vigo es la capital del mundo o casi.

-Están equivocados completamente. -Están equivocados.

-Yo digo siempre... Una persona por aquí que dice

que se forman casi 500 grupos por día,

pero es que todavía los estamos buscando.

Es ridículo, como, por ejemplo, que en Santiago,

una ciudad como Santiago, donde hay tanta juventud,

estén prohibidas las actuaciones

por el Gobernador Civil, por ejemplo.

-¿Cómo?

-Que están prohibidas las actuaciones en Santiago.

-¿En Santiago? -En una ciudad como Santiago,

que vamos, que se podría montar miles de cosas, o sea, es ridículo.

Bueno y Vigo, vamos... O sea, toda esta aureola

que se le dio a Vigo, no sé, no lo entiendo.

-Pues desde luego en Vigo lo tenemos bastante peliagudo.

O sea, el dicho es "Coge tus maletas

y vete de donde has salido".

El azul del mar inunda mis ojos,

el aroma de las flores me envuelve,

contra las rocas se estrellan mis enojos

y así toda esperanza me devuelve.

Malos tiempos para la lírica.

Malos tiempos para la lírica.

Las sensaciones son irrepetibles.

Yo cada vez que lo escucho, me acuerdo.

Y esa sensación

que no se puede explicar con palabras

cuando estás yendo hacia algún sitio

al que sabes que vas a llegar, pero que..., y oyes eso.

Oyes "No mires a los ojos de la gente"

y oyes "Malos tiempos"

y dices "hostia". Esto es... el no va más.

Las ratas corren por la penumbra del callejón,

tu madre baja con el cesto y saluda,

seguro que ha acabado tu jersey de cotton,

puedes esbozar una sonrisa blanca y pura.

Malos tiempos para la lírica.

Es curiosísimo cómo ha cambiado todo,

que un programa de radio te pueda catapultar.

Hoy, en un momento en que la radio no pone novedades,

no pone absolutamente nada, estamos todos viviendo del pasado.

Y "La edad de oro" era un programa que veían 8 millones,

9 millones de personas. Un programa en directo.

Y fue hacer ese programa yo creo y nos hicimos famoso.

Con todas las estupideces que haces

cuando un chico de provincias, con 18 años, vuelve a su pueblo,

que Vigo era un pueblo. Te pones tonto

y de que ligas muchísimo más de lo que ligabas antes.

Germán se ponía los pelos muchísimo más de punta.

Se ponía los zapatones

muchísimo más grandes de lo que eran.

Calla y que el secreto nunca salga

de nuestros labios,

de nuestros labios,

mordiendo la manzana sellamos este pacto es mágico

esto más íntimo.

Y te preguntas porqué doy tantas vueltas...

En aquella época creíamos que nos íbamos a comer el mundo

porque acabábamos de tocar en Rock-Ola.

Todo el mundo decía que sonábamos de la hostia.

Acabábamos de ganar también

el primer concurso de rock "Alcazaba"

a nivel de todo Andalucía.

Y éramos unos niñatos de mucho cuidado

y encima, como una especie

de reunión de caracteres de los más dispar y que...

O sea, por separado, éramos coñazo,

pero juntos era como algo insoportable, ¿sabes?

Y entonces..., Pues ya te digo, teníamos el rollo

de que cada vez que había una actuación

era como un...

No era una actuación, era... Vamos a montarla, pero...

Y cada vez que íbamos a Madrid, íbamos con el afán

de vamos a montarla todavía un poco más.

Algo dirá de mí, yeah, yeah.

Sin tomar aliento estoy,

rodeado de calor,

escucha,

tengo que respirar y respirar...

Estábamos grabando el disco "Contacto interior"

y rematamos la jugada,

pues nada, haciendo una especie de...

Te iba a decir una quema de una habitación del hotel,

pero tampoco fue tanto.

O sea, fue..., quemamos las cortinas.

Además principalmente,

principalmente fui yo, de verdad. Hicimos una barbaridad ahí.

Habíamos tomado cualquier cosa,

yo qué sé que es lo que nos habíamos tomado allí.

Y a última hora, encerrados a las tantas de la noche,

pues imagínate, ¿no?

Pero vamos, que no hago una cosa...

Ahora me río, pero vamos...

Llego a estar yo trabajando en el hotel

y me cago en mi puta gracia.

Para mirarme a los ojos

y toma mis manos, coge mis manos..

Todos los grupos de rock hacen eso, todos.

Y quien diga que no, pues..., pues miente,

o no es un grupo de rock and roll.

Sin tomar aliento estoy,

rodeado de calor, escucha...

Nosotros tocamos en México,

creo que fue a comienzos del año 1988.

Fue un concierto superpeculiar, había 40.000 personas.

Eso tuvo una repercusión inmensa.

Y "Sin aliento" se convirtió allí en vamos...,

una canción emblemática

que luego se ha extendido hacia toda Latinoamérica.

Cualquier persona de 30, 40 años conoce "Sin aliento"

y sin embargo, no conoce "Sabor de amor"

que es nuestra canción más conocida aquí, ¿no?

(Música)

Esta es la música pop, ¿no?

Muchas veces un texto a lo mejor

que en principio puede parecer que le falta sustancia,

la tiene toda cuando la juntas con una música adecuada

y de pronto, aquello finales de "Sin aliento"

se puede convertir en una metáfora fabulosa

del espíritu de aquellos años, ¿no?

Jorge y Jorge mirando a las fans. -¿Dónde están las fans?

-Te he visto con ellas. -Están todas en el psiquiátrico

sin lugar a dudas.

Tengo un problema, un problema sexual,

un serio problema, problema sexual.

Me gusta ver la televisión.

Sexo, drogas y rock and roll,

bueno sí, las leyendas.

Bandejas de cocaína por todas partes, eso es falso.

Eso ya directamente...

Que había cocaína sí, pero vamos..., de ahí

a que se repartiese a puñados, vamos, no.

De coña, sexo pues muy poco y muy malo,

o sea, que escasamente.

Y rock and roll mucho, sí que es lo que suple todo,

lo que rellena un poco las carencias de todo lo demás.

Íbamos a acuñar lo que era mucho más real,

que era pajas, tintorro y blues.

Baile de San Vito,

Menea el bullarengue.

Sí, sí, sí.

Menea el bullarengue.

Manhattan boogie-woogie.

Menea el bullarengue.

Sí, sí, sí.

Menea el bullarengue.

Vals de Viena.

Menea el bullarengue.

Sí, sí, sí.

Menea el bullarengue.

La marsellesa.

Menea el bullarengue.

Sí, sí, sí.

Menea el bullarengue, menea el bullarengue...

Constante y su señora.

Constante era el dueño del Quiet,

que era un bar que íbamos en Madrid.

Decidimos grabar el video

cuando nos ofrecieron lo de la "Bola de cristal".

Dijimos, pues lo grabamos en el Quiet

que es como nuestra casa.

Empezó a repartir también botellines.

No salieron ahí. Han pasado a la historia gracias a eso, lo sé.

Ah, ah, ah...

Alehop.

Ese atrevimiento de mezclar postmodernismo

con los campos, las vacas, todo esto,

eso sí que había referencias también en los nuevos grupos

de New Punk en el Reino Unido.

San Martiño oficial,

de Monforte ó Nepal,

o magosto para agosto,

safaris do porco,

filloas de sangue,

Galicia embutida:

¡Fai un sol de carallo!

¡Fai un sol de carallo!

¡Galicia caníbal!

En todo lo que hicimos, había un sentido,

además de lúdico y creativo, cosmopolita.

Creo que fuimos las primeras generaciones

absolutamente desacomplejados

respecto a nuestra condición de gallegos y de periféricos.

Bueno, mirar a Madrid como si fuese un barrio de Vigo.

Mi profe se cree

que me voy en el bus,

pero yo hago lo que quiero

porque soy una punk.

Soy, soy, soy, soy,

soy una punk,

soy una punk.

Y tengo un perro con el pelo azul.

Y mientras yo me concentro, chúpala más adentro,

que ya llega el momento y lo has hecho muy bien.

Lo estás haciendo muy bien, muy bien.

Lo estás haciendo muy bien, muy bien.

Lo estás haciendo muy bien, muy bien.

Semen Up lo que quiere es acercar

la pornografía al pueblo de una vez,

o sea, que sea algo familiar y cotidiano.

No intentes complacerme, hazme sufrir,

pégame puñetazos en la nariz.

Recuerdo una detención en Granada.

"Cantante catalán detenido

por injurias a la religión católica".

Tocamos muy tarde ya,

la gente estaba muy pasada de rosca.

Estaba la gente y nosotros también.

¿Qué hacen estos aquí?

Un pringado con una corbata verde de cuero,

un pantalón rojo y verde, pelo azul.

Imbéciles les hablo en serio. ¡Nosotros también!

Dando alaridos: "¡Fuera, fuera!"

Yo: "¿Cómo que fuera? Me cago... Fuera nada".

Machazos, puñetazos,

policía..., bueno, cosas que pasaban.

Éramos jovencillos.

Estábamos todos fascinados por los Clash.

Movimiento Punk pegó muy fuerte.

(Música)

Empecé a contactar con 091, que eran de Granada,

y me gustaban ya mucho.

Oye, vosotros tal.

Luego me enteré que les iba a producir Joe Strummer.

¿Qué fue de King Kong,

de los psicoanalistas y el jazz?

¿Qué fue del siglo XX?

¿Qué fue del Dadá, del Big Bang y del "no pasarán"?

Ya se han quedado atrás.

Guitarras eléctricas y LSD.

Uniformes fascistas y Juan XXIII.

La Beatlemanía, la foto del Che.

Joe Strummer llegó a Granada pues de una forma casual.

Fue en 1984 cuando él llegó.

Luego estaba el Silbar que era el bar, el garito de noche

donde nos juntábamos los roqueros.

Y también venían allí a pasar el rato

pues gente del mundo del arte, ¿no?:

diseñadores, pintores.

Luego también gente de la literatura,

que empezaban por aquel entonces.

Y en una de esas venidas,

pues fue cuando coincidió con nosotros

que nos encontrábamos precisamente en el Silbar.

Y bueno, pues a partir de ahí, de ese encuentro casual,

pues surgió una amistad.

Le gustaron las canciones y surgió el tema

de producirnos el disco, ¿no?

Y para nosotros aquello fue como la aparición sobrenatural,

que uno de tus ídolos,

como puede ser el cantante de una banda

que admiras como los Clash,

decida producirte un disco a un grupo de Granada,

para nosotros fue impactante, ¿no?

Me encontrarás de noche en la carretera

o en lo más alto de la torre de la vela.

Búscame allí.

Iré donde tú quieras,

porque tal vez,

nos lleven nuestras piernas hasta el mar.

Yo veo las fotos, y digo, ostras, qué pintas.

Mi hijo las ve y dice:

"Hostias, papá. Así ibas tú por la calle". (RíE)

No se veían habitualmente ni grandes tupés ni crestas

ni minifaldas ni chupas de cuero.

Eso era la excepción.

En la puerta de Rock-Ola sí las veías,

pero andando por la Gran Vía no se veían, ¿no?

Pues imagínate en Granada. La verdad que la gente nos miraba

realmente como bichos raros.

Pero no busques muy dentro de mí porque allí encontrarás,

un corazón destrozado en preguntas sin contestar.

Mejor que busques si hay luz de luna entre las sombras,

porque ya sabes que sin duda alguna...

¿Os cuesta pasar la frontera esta de entrar...?

-Bueno, nosotros ya la pasamos hace tiempo la frontera.

-Pero ¿cuesta? -Claro que cuesta

porque en Madrid y en Barcelona es

donde está centrado casi todo, ¿no? En Andalucía hay pocos medios.

Tralala, la, la.

Tralala, la, la.

Joe Strummer lo que decía, que contra viento y marea,

siempre lucháramos por mantener la dignidad artística, ¿no?,

más que por nuestros intereses comerciales.

De hecho, de hecho creo que...,

que nuestra carrera estuvo marcada por eso, ¿no?

Ah...

Me ha comentado algo de unos concursos

que ganasteis. Yo no me enteré de eso. ¿Qué pasó?

Sí, eso fue hace dos o tres años.

Fue el concurso de Fuengirola. -(ASIENTE)

-Nos quedamos los primeros.

En el Concurso de Jerez también fuimos finalistas

y en el Concurso Pop-Rock Vega de Granada

que también lo ganamos.

Si quieres hoy puedes venir,

hay una fiesta para ti.

A tu ventana treparé,

si no la cierras esta vez.

Mil calles llevan hacia ti

y sé que tengo que elegir.

Mil calles llevan hacia ti,

di qué camino he de seguir.

Vamos a continuar encontrándonos con las canciones de Betty Troupe,

los valencianos y valencianas.

Vamos a escuchar un nuevo tema titulado "Vinilo".

No es extraño este vinilo,

si, no ves que es todo blanco.

Te vas a dar cuenta de que es peligroso, ¿eh?

La imagen que hemos tenido siempre de Valencia,

sobre todo, en aquella época era que éramos una ciudad de tecno.

Entonces, los que éramos roqueros de alguna manera,

estábamos como en el pueblo de Astérix, ¿no?, estábamos ahí.

Resistíamos duramente al invasor.

¡Voy!

¡Eh!

¡Eh!

Comerranas,

Viriapap, viriapap, viriapap, viriapap...

Voy, voy, voy, comerranas.

Ana vive en el bosque y todas las mañanas

se adentra en el lago en busca de ranas.

Se las come crudas sin salsas ni aditivos

y mientras las devora pierde los sentidos.

Comerranas.

Me acuerdo de esas miradas así en los garitos de modas

y de que tú eres tecno y tal y tú eres punk.

Es curiosísimo. Yo no conozco un país

en el mundo que haya pasado eso,

que haya pasado que todas las tendencias y todo,

estén metidas en el mismo espacio y en el mismo tiempo.

Es muy curioso.

Me estoy volviendo loco,

me estoy volviendo loco, poco a poco, poco a poco...

La noche no es para mí,

no es para mí.

Hay montones de cosas por hacer por aquí, aparte...

Enrollarte con los amigos y salir de fiesta por ahí, ¿no?

No sé, se está bien, ¿no?

Es que en verano está muy bien, ¿sabes?

Hay mucha marcha y...

Ya que más da,

me gusta contarte mi verdad,

te puedes perder,

no aguanto más.

Yo recuerdo que le robaba muñecas a mis hermanas

y las llenaba de petardos de estos, de Valencia,

que se llaman "tros de...". Y los tiraba y pumba.

Le metía 500.

Y con un bate de béisbol, pimpam, pimpam.

O sea, el animal todo lo que podíamos y más.

Que te voy a dar,

que te voy a dar,

que te doy, que te doy, que te voy a dar.

¿A quién?

A ti.

Escenarios estos de chapa, de contrachapados,

de estos ahí, de madera de esta.

Aquí nos vamos a matar.

Pero si ahí ha tocado Lola Flores, ahí, ¿cómo no vas a tocar tú?

Bueno, si ha tocado Lola Flores, toco yo.

O sea, no pasa nada.

Y quedarte por aquí ahogado ahí y el escenario roto.

(Música)

Cuando veíamos a alguien que tocaba demasiado la guitarra

o era demasiado virtuoso como que no...

Este toca demasiado bien, o sea, este no puede encajar, ¿no?

Cosa que también es un poco de...,

de esnobismo pienso yo en un momento,

porque al final lo que hemos querido todos

y los que hemos sobrevivido somos los que hemos evolucionado

y nos hemos hecho más músicos.

Ningún sitio adonde ir,

ninguno al que regresar...

Otra noche, plas, radio, coche.

No sé adonde íbamos, veníamos, tal. "Dulces sueños".

Y recuerdo que le dije a Quimi:

"Oye, Quimi, este año va a ser el nuestro.

Vamos a empezar a tirar para adelante.

Hasta ahora hemos sido un grupo de quinta regional,

pero este año pegamos el despegue".

Dulces sueños.

Escondidos de la noche

y de los horrores negros.

Dulces sueños.

Escondidos de la noche y de los horrores negros.

Dulces sueños.

Escondidos de la noche y de los horrores negros.

Estamos hoy con la tele y todo.

Es la primera vez que los Ilegales van a salir en la tele, ¿no?

Es que estamos muy mal vistos.

Con estas caras nadie nos quiere sacar, ¿sabes?

Además tú no quieres mirar a la cámara.

Además es que no voy maquillada.

Yo recuerdo a Jorge Martínez de Ilegales, diciendo:

"Lo que hay que hacer es aprender a tocar

y tocar muy bien,

porque si no, vienen luego estos de Danza Invisible

y se lo llevan todo muerto".

El caso ya fue una lección.

Y luego, por otro lado,

por contraste, era muy fácil resaltar, ¿no?,

ante tanta literatura y tanta pretenciosidad.

Llevan ya muchos años, algunos años en la carretera

y a mí me extraña muchísimo

cómo todavía no han llegado a estar número uno en todas las listas

porque ahora lo veréis, son absolutamente demoledores.

El fin del verano siempre es triste,

aunque entre las mantas pueda hablar de amor,

el cielo beige al cielo gris, oler castañas

y entre el humo anhelar el calor.

Todos siempre hemos sido gente como super..., supersencilla,

como gente supernormal.

No sé si era por la influencia de aquellos años

o porque cuando nos juntábamos todos,

éramos, ya te digo, insoportables. Y yo recuerdo,

en concreto una entrevista que hicimos.

"Sí, porque tú en tus poses y en tus movimientos,

te pareces mucho a Miguel Bosé", o algo así.

Me dijeron algo así.

Y no veas si me sentó mal, macho.

Me sentó fatal y creo que además contestamos como diciendo

algo así como diciendo:

"Bueno, es que aquí en Madrid,

vosotros no tenéis ni puñetera idea".

Hicimos un comentario así como decir: "Estos niños,

estos niños cómo vienen, que poca educación, que mal rollo".

Fue una cosa así, ¿no?

Y vamos, creo recordar

que durante mucho tiempo efectivamente,

toda la prensa de Madrid decía, y la gente de los medios decía:

"Coño, los de Danza Invisible son

los más insoportables del gremio, ¿no?"

Que ha sido un estigma

que nos ha costado años quitarnos de en medio.

La hora del sueño del lagarto,

el fin del verano es triste, querámoslo o no.

Llevamos 31 años ininterrumpidos

siendo prácticamente los mismos componentes.

Ricardo Texidó deja la banda en el año 1993

y desde entonces no ha habido ningún otro cambio en la formación.

Es un poco como la manera de ser del malagueño, ¿sabes?

Un poco las indolencias simpáticas del malagueño.

"Deja la vida correr y tal", ¿no?

Abril es el mes más cruel alguien lo dijo antes

El verano es triste y ahora, aún, soy joven.

La verdad que siempre nos juntamos y tenemos ese mismo rollo de decir:

"Ah, los viejos colegas que se unen..."

Para qué vamos a vivir caminos separados

si podemos vivirlos separados y juntos, ¿no?

(Música)

Soy consciente de que he vivido una de las páginas más gloriosas

de la historia de la música pop en España.

Y eso... y eso me hace sentirme orgulloso.

Este fin de semana, Madrid se escribe con uve,

por extraño que parezca. Con uve de Vigo.

Y esto porque se ha producido

en la ciudad un encuentro de movidas:

la Movida madrileña y la Movida gallega.

-Hay muertes maravillosas, como la muerte de la Movida,

una muerte en una orgía en el tren de la Movida.

Dieron barra libre, toda la noche bebiendo

y haciendo otras cosas, tomando otro tipo de drogas...

Entrabas y veías a la gente follando,

y después a otros volcados sobre unas rayas

que había blancas esnifando,

a otros bebiendo botellas de whisky completas así a morro.

Llegamos tambaleándonos, allí saliendo,

y entonces nos recibieron

las cámaras allí de televisión y los periodistas.

"Bueno, ¿qué tal, que venís a conocer Vigo?"

"Sí, sí, viva Vigo, viva Vigo".

No nos invitaron, se olvidaron.

Estábamos comiendo ahí y no había móviles,

no sé cómo cojones se enteró la secretaria del Alcalde,

que se fue al restaurante a decir que no podíamos comer allí,

que teníamos que ir a la comida que iban a celebrar en Castrelos.

Que canten, que canten los "conselleiros", si se atreven.

-Al final de la comida, fue Fabio McNamara

en un ataque de lucidez pasmoso,

cogió una taza de café y se la tiró al Alcalde.

Tiró un vaso al aire medio borracho diciendo:

"Quiero coca".

Y el vaso le cayó a una chica en la cabeza...

Bueno, fue realmente el final de la Movida aquella orgía, ¿no?

(Música)

Le montó un pifostio de tres pares de narices,

vino la policía, nos disolvió a todos.

El Alcalde iba

con un Walkie Talky por ahí diciendo:

"No pasa nada, no pasa nada". Sí pasó, se acabó todo.

Se acabó la Movida en Vigo, se acabó todo.

Fue un genio. A Fabio McNamara le debemos mucho.

Lo nuestro se acababa,

la Movida se acababa y ahí se jodió todo.

Era bello aquel momento y el rodar era cariño.

No sé, fue insoportable.

Germán y yo estábamos

absolutamente cabreados todo el día.

Él era una persona complicada y a lo mejor yo también lo era

y yo no me daba cuenta, pero...

Él se enfadaba si yo producía a Ketama,

y yo me enfadaba si él se iba con Nacho Cano.

No sé, al final llega un momento en el que dices:

"Bueno, no puedo más, no puedo más, no puedo más".

Y lo dejas, y lo dejas con dos narices.

Dame un abrazo bien fuerte nunca lamentes ni olvides

con la cabeza bien alta deja que guarde esa lágrima.

Que aquí juegas con emociones

y las emociones son alegrías brutales

y tristezas brutales también.

Es caminar por un acantilado de sensaciones y entonces claro.

Obviamente, cuando se lía, se lía.

Música)

Nunca pensábamos que la música llegaría a las cotas de miseria

en las que se encuentra ahora mismo.

-Bueno, mira, Teo, sinceramente.

O sea, cuando hablan de movidas

y utilizan esos términos es que me indignan. O sea...

-¿Por qué? -Aquí el trabajo

sigue perteneciendo a los grupos

y a la gente pues no sé, con ganas de crear algo.

Y en ningún momento ha habido

una organización de carácter oficial

que apoyase pues todo tipo de iniciativas.

Y estamos hablando pues no sé, de cultura, de... no sé.

-Ya hombre, pero tiempo al tiempo.

-No, tiempo al tiempo no, es que ya es hora de exigir.

Hasta ahora el trabajo ha sido particular de esos grupos.

No ha habido en ningún momento un apoyo cercano.

Y ahora es precisamente cuando estos señores, o fariseos,

o un poco así, pues quieren sacar un provecho absolutamente de todo,

cuando no han hecho nada.

(Música)

Era como un hermano y fue como un hermano

durante una época importante de mi vida.

Nos quisimos y nos queríamos, porque yo creo que estas Navidades

han sido de las peores de mi vida después de su muerte.

Y él no está, y al haberse ido él,

se ha ido también mucha parte de esa época con él.

(Música)

Conexión, conexión, que está aquí Felipe.

Conexión. Conexión, Torrespaña, conexión.

Es verdad que se transformó España.

Habíamos pasado de las tinieblas a abrir las ventanas

y que entrara el sol.

El protagonismo se lo llevó todo Felipe.

Fue el balón de oro.

Y además era el más simpático. Y además era encantador.

Y además era distinto, era el héroe.

Era un país en blanco y negro

y de repente, pues se pone en color.

España es una permanente caja de sorpresas.

-La clave de ese cambio fue

que todos los españoles se sentían protagonistas.

-¡Presidente, Presidente, Presidente!

-Candidato a la Presidencia del Gobierno

por el Partido Socialista Obrero Español.

(Música)

Ochéntame otra vez - La otra movida - ver ahora

En esa labor fue esencial la atención que los programas musicales de TVE (PopgramaMusical ExpressAplauso Tocata) prestaron al movimiento, especialmente La edad de oro, un espacio de vanguardia presentado por Paloma Chamorro en el que los artistas de la Movida fueron protagonistas de primer orden.

Declive e influencia

Pero mediada la década de los 80 comenzó el declive. Aunque algunos de los grupos de la Movida gozaron de cierto éxito comercial, como Radio Futura, Alaska y Dinarama o Gabinete Caligari, el verdadero fruto lo recogieron otros artistas como Mecano, La Unión, Hombres G o Duncan Dhu, compañeros de generación pero con tendencias más comerciales que les hicieron vender cientos de miles de discos. 

Además, la droga -sobre todo la heroína- castigó de manera muy dura a algunos de los músicos de aquella hornada, lo que propició que sus carreras fueran muy irregulares. A finales de la década de los 80 muy pocos de aquellos grupos seguían en activo y los que lo siguieron se sumieron con la entrada de la década de los 90 en un declive creativo muy importante.

Hoy muchos de los protagonistas de aquella locura juvenil han muerto (Eduardo BenaventeBernardo BonezziEnrique UrquijoAntonio VegaCarlos García BerlangaEnrique SierraGermán CoppiniPoch, los Costus, la propia Paloma Chamorro...) y los supervivientes, convertidos ya en clásicos, se mantienen gracias a un pasado que, en muchos casos, les sigue reportando buenos réditos. 

Porque lo cierto es que la Movida nunca ha terminado de pasar de moda y, periódicamente, los nuevos grupos vuelven sus ojos a aquellos jóvenes un tanto inconscientes que, sin grandes nociones de música pero mucha voluntad y ganas de sobresalir, transformaron el tono gris de la España de la Transición en una colorida vanguardia. 

Noticias

anterior siguiente