Enlaces accesibilidad

Palomo Spain conecta la antigua Pompeya con Pink Floyd

  • El modisto español vuelve a abrir el calendario de desfiles de París
  • Su colección 'Pompeii' bebe del antiguo impero romano y la psicodelia setentera

Por
Desfile de Palomo Spain

Alejandro G. Palomo sale a saludar entre sus modelos y recoge los aplausos con semblante serio. Lleva un traje de tres piezas en tono gris con raya diplomática. Parece otro. Quizá lo es. París es una plaza difícil y está dispuesto a conquistarla temporada tras temporada siempre que las circunstancias se lo permitan. Ahora lo intenta con Pompeii, su propuesta para la primavera y el verano de 2020, que ha presentado en los elegantes salones de la Embajada de España. En ella se mezclan prendas osadas, al más puro estilo de la casa, con otras más comerciales y fáciles de vender. Vender, ese verbo tan deseado. Y tan difícil. "París es definitivamente el sitio soñado, cuando vuelves a París te das cuenta de que aquí es donde nace la moda. Se respira en la calle ese respeto y ese gusto por la moda. Si estamos aquí vamos a quedarnos un ratito", confiesa el modisto a la agencia Efe.

Diseño de Palomo Spain.

La primera salida, que parece una declaración de intenciones, es un traje en lino beige aparentemente sencillo. La chaqueta lleva tan solo un botón -que recuerda a una tesela- y va entallada con un delicado juego de pinzas y fruncidos que marcan ligeramente la cintura. Esta silueta se repite a lo largo de toda la colección con el uso del corsé, pieza que Palomo desarrolla y reinterpreta en distintas formas y con distintos tejidos. No es el único guiño lencero.

La sensualidad sigue marcando su trabajo, a veces de una forma un poco más contenida. El modisto juega a tapar y a destapar el cuerpo con texturas opacas y superposiciones o bien con texturas cristalinas que se utilizan para blusas y vestidos que se inspiran en las armaduras de los soldados romanos y en capas, otro elemento que se muestra en distintas versiones de tejido, forma y color. No faltan sus queridos flecos que ahora toma prestados de los mantones de Manila y aplica en bajos y mangas de chaquetas y abrigos. Flecos que caen con picardía y sin miedo hasta rozar el suelo.

Palomo Spain hace un guiño a la sicodelia setentera.

En esta colección Palomo conjuga varios elementos de distintas épocas, saltando tan pronto de la cultura de la antigua Roma a la loca psicodelia de los años de la margarita - e incluso el glam-, una época en la que la ropa de hombre era tan llamativa como la de mujer. "Hay una historia de psicodelia setentera que viene de Pink Floyd y de su concierto Directo en Pompeyay hemos creado una especie de civilización de chicos que han estado enterrados bajo las cenizas durante años y ahora han salido al futuro encontrando todo lo nuevo", cuenta justificar la idea de la colección.

La paleta de colores, inspirada en los cuatro estilos Pompeyanos, lleva blancos, beige y negros que dejan hueco a golpes de color morado, coral y azul intenso. Y en estampados se apuesta por los dameros en blanco y negro y un dibujo de llamaradas que hace un guiño a la destrucción de Pompeya. En la bandera de tejidos vemos también contrastes. Linos, sedas, arpillera y encaje conviven con moirés, nylon y PVC, textura que Palomo utiliza por primera vez y del que se sirve para reforzar esa idea del "diálogo constante entre el pasado y el futuro”.

Diseño de Palomo Spain en azul mar intenso.

Palomo no tiene miedos y sí mucho talento para borrar de un plumazo el género de un corsé, un vestido transparente o un top de ganchillo. Su costura no tiene fronteras, ni estéticas ni formales. Y es esa libertad la que enarbola para defender una moda sin prejuicios que seduce a un público joven que se mira en el espejo del diseñador y se siente entendido, respetado, representado. La fantasía regresa a los armarios masculinos gracias al empeño de Alejandro G. Palomo. Su objetivo es su lucha. Y su sueño es la gran fantasía, la alta costura.

"La alta costura es lo que me hizo acercarme a la moda y hoy en día solo existe en París. Nosotros nos acercamos con todo el trabajo manual, pero nunca va a llegar a ser una casa de alta costura parisina. Por supuesto, me encantaría trabajar en una de ellas, poder ir a los archivos y trabajar con unos equipos tan increíbles", dice. Y no es la primera vez ya que antes dejó claro que, puestos a soñar, querría hacer las colecciones de Chanel.

Palomo Spain propone un diálogo entre pasado y futuro.

Esta es la novena colección de Palomo Spain tras 1916, Wunderkammer, The Hunting, Hotel Palomo, Palomo por favor!, Objeto sexual, Boy walk in a forest y Orlando. Palomo por favor!, resort 2018, la mostró en París rodeado de polémica y The Hunting, otoño e invierno 2018/19, se mostro en capital francesa primero y en Madrid después. Con ella abrió el calendario de desfiles en enero de 2018. 1916, la colección de otoño e invierno de 2018/19, la presentó en Nueva York. Pero ahora ha vuelto a levantar el telón de la prestigiosa Semana de la moda masculina de París.

Esto no significa que se desligue de España y estará presente en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, aunque no hará desfile. Vive un momento dulce, al menos de popularidad y repercusión. Lo de vender, es harina de otro costal. Volverá a ser jurado en la tercera edición de Maestros de la costura, el talent show de TVE, ha escrito un libro, ha ingresado en la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) y algunos de sus trajes pueden verse en la exposición sobre el ‘Camp’ que ha preparado el Metropolitan de Nueva York.

Palomo Spain reinterpreta a menudo la capa.

Otra de las firmas masculinas más interesantes del momento es Bode y precisamente ha hecho el desfile después del de Palomo Spain. París cuenta con un interesantísimo calendario en el que hay firmas tan influyentes y relevantes como Off-White, Valentino, Jonathan Anderson, Louis Vuitton o Lanvin, que regresa al ruedo con Bruno sialelli como director creativo de las líneas de hombre y mujer. También vuelve Y/Project, la firma de Glenn Martens. Celine cerrará los desfiles el 23 de junio y ese mismo día asistiremos a la despedida de Humberto Leon y Carol Lim como directores creativos de Kenzo.

Balmain, con Olivier Rousteing a la cabeza, hará un desfile-fiesta coincidiendo con la Fiesta de la Música de París y fuera de calendario se podrá ver la colección de Simon Porte Jacquemus que festeja el décimo aniversario de su marca. Pero el gran momento de la semana será el jueves 20 de junio. Ese día el protagonista será Karl Lagerfeld. Las tres firmas para las que diseñaba, Chanel Fendi y la suya propia, le harán un homenaje en el Grand Palais, testigo de sus mayores éxitos en la moda.

Los flecos, una constante en la moda de Palomo Spain.

París coge el testigo a Milán. Del 14 al 17 de junio se han visto las propuestas de Giorgio Armani, Givenchy, Marni y Versace. Donatella contó con Irina Shayk y Bella Hadid para su desfile y Fendi ha colaborado de nuevo con Luca Guadagnino, director de Call me by your name y Suspiria. El cine es una gran inspiración para los diseñadores. La casa Dsquared estampa el rostro de Bruce Lee en sus camisetas y Etro hace lo mismo con el logo de Star Wars. Neil Barrett apuesta por los unicornios. Un animal fantástico también muy cinematográfico. Además, ha destacado la presencia del español David Catalán.

Noticias

anterior siguiente