Enlaces accesibilidad
Brexit

Londres amenaza con rebajar la factura acordada para el 'Brexit' si no hay acuerdo con Bruselas

  • La compensación "sería sustancialmente inferior al pacto financiero" alcanzado en 2017
  • Reino Unido ha acelerado sus planes de contingencia para salir de la Unión Europea sin acuerdo

Por
El ministro britanico para el 'Brexit', Dominic Raab, abandona el 10 de Downing Street tras la reunión extraordinaria del Gobierno de Theresa May
El ministro britanico para el 'Brexit', Dominic Raab, abandona el 10 de Downing Street tras la reunión extraordinaria del Gobierno de Theresa May AFP

Reino Unido ha endurecido este jueves el gesto en su negociación con la Unión Europea y ha amenazado con no pagar la factura del Brexit que Londres y Bruselas han apalabrado, que supera los 43.000 millones de euros, si no hay un acuerdo para un divorcio ordenado, un aviso que tensa las conversaciones cuando apenas quedan semanas para cerrar un pacto en plazo.

"No voy a fijar un cifra al respecto, pero diré que sería sustancialmente inferior al pacto financiero del acuerdo de salida", ha asegurado el ministro británico para el Brexit, Dominic Raab, en una entrevista en la BBC.

Ambas partes negocian a contrarreloj para cerrar el acuerdo en octubre, lo que daría tiempo a ratificarlo en los respectivos Parlamentos antes de la fecha fijada para la salida británica, el 29 de marzo de 2019. Sin embargo, sigue habiendo asuntos enquistados, en especial la espinosa cuestión de la frontera norirlandesa.

"Creo que tiene que haber un cambio al otro lado de la mesa en la perspectiva de la Unión Europea; habrá que encontrarse en el medio", ha señalado al respecto Raab, quien ya en un artículo publicado por la mañana en el Daily Telegraph, deslizaba la amenaza que ha confirmado por la tarde, al señalar que, sin pacto, Reino Unido "no pagaría los términos del acuerdo financiero. No hay acuerdo sin un acuerdo entero".

Bruselas y Londres consiguen cerrar un acuerdo sobre la primera fase del Brexit

Bruselas se opone a revisar lo ya acordado

Sin embargo, desde Bruselas han descartado la posibilidad de revisar el acuerdo financiero sellado con Londres, que está pendiente del cálculo definitivo en función de los términos del anhelado acuerdo pero que se cifra en unos 39.000 millones de libras (unos 43.680 millones de euros).

"No revisaremos las áreas del acuerdo de retirada que ahora están acordadas, incluido el acuerdo financiero", ha recalcado el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, en la rueda de prensa diaria de la institución. Schinas ha recordado, en este sentido, que la Comisión está dispuesta a "trabajar día y noche" para alcanzar un acuerdo con el Gobierno británico.

Fuentes europeas citadas por Efe han indicado posteriormente que el acuerdo financiero "es parte del acuerdo de retirada" y que sin un acuerdo final "no habrá acuerdo de retirada".

No obstante, han precisado que existe "una disputa legal" sobre si las obligaciones financieras británicas emanan únicamente de este documento o entran en juego otras normativas internacionales, por lo que un Brexit sin acuerdo podría no liberar al Reino Unido de sus compromisos.

La frontera de Irlanda del Norte amenaza con romper el principio de acuerdo para el 'Brexit'

Preparativos para un 'no-acuerdo'

Por si acaso, y al margen de las declaraciones de Raab, el Gobierno británico ha decidido "continuar acelerando las preparaciones para un 'no acuerdo' en las próximas semanas y meses", ha detallado un portavoz de la primera ministra, Theresa May, tras una reunión extraordinaria de su gabinete para abordar el Brexit.

Después, se ha hecho pública una nueva serie de informes técnicos sobre las consecuencias de que no hubiera acuerdo con Bruselas. Por ejemplo, la gratuidad del roaming telefónico (cargos por itinerancia) dejaría de estar garantizada, aunque el Gobierno ha expresado su voluntad de limitar a 45 libras (50,4 euros) los cargos por ese concepto.

Los 28 informes técnicos advierten asimismo de que los británicos podrían necesitar una licencia adicional para conducir en la Unión Europea, un permiso similar al que es necesario en países como Estados Unidos y Japón, que se puede adquirir por 5,50 libras (6,15 euros). Los británicos que se trasladaran a vivir a un país comunitario, sin embargo, podrían tener que superar un nuevo examen de conducir para homologar sus permisos de conducción.

Otras consecuencias serían la salida del programa Galileo y del programa europeo de Vigilancia y Seguimiento Espacial (EUSST), que entre otras funciones monitoriza la caída de objetos a la Tierra desde el espacio. Pese a todo, el Gobierno de May sigue considerando "improbable" que la ruptura se produzca sin acuerdo y afirma que continúa confiando en llegar a un pacto en base al plan que presentó May en julio, que propone crear un área de libre comercio para mercancías con la Unión Europea.

Noticias

anterior siguiente