Enlaces accesibilidad
Francia

El Elíseo sabía desde mayo que un guardaespaldas de Macron agredió a un manifestante

  • Alexandre Benalla se hizo pasar por policía el 1 de mayo. Dos meses después, ha sido despedido y detenido
  • Según France Info, Interior trasladó un día después el caso a Presidencia, que confiaba en que no saliese a la luz

Por
El presidente francés, Emmanuel Macron, escoltado por Alexandre Benalla (izq.) en 2017. REUTERS / REGIS DUVIGNAU

El ministro del Interior francés, Gérard Collomb, sabía desde el 2 de mayo que uno de los guardaespaldas más cercanos al presidente, Emmanuel Macron, se hizo pasar por policía y golpeó a un manifestante en las protestas del 1 de mayo, según revela este viernes la emisora France Info.

Según el medio, los servicios del Ministerio informaron después a la sede de la Presidencia, que el 3 de mayo decidió suspender de empleo y sueldo durante 15 días al responsable de seguridad, Alexandre Benalla y el segundo agente que aparece en las imágenes, Vincent Crase, han sido detenidos este viernes, mientras que el equipo de Macron ha ordenado el despido del primero ante "los nuevos hechos que podrían constituir un delito". 

Con estas sanciones, Collom creyó que todo estaba "solucionado"  y no volvió a saber del caso "hasta el miércoles pasado", cuando el diario Le Monde publicó un vídeo en el que se ve a Benalla agrediendo a un manifestante. Siempre según el medio, los consejeros del presidente confiaron entonces en que, de no publicarse en los 15 días siguientes a la noticia, el caso nunca vería la luz.

Francia critica el "silencio" del Elíseo

La noticia ha generado polémica en Francia y ha copado las principales portadas de la prensa nacional, como Le Figaro, que en su editorial de este viernes critica que el Elíseo lo relegase a un asunto interno, y lamenta que, de no haber visto la luz el vídeo, el caso se habría quedado en nada. Mientras, la oposición política reprochó el jueves al ministro que el Elíseo no comunicara a la Justicia los hechos.

Más de dos meses después, Collom condenó el jueves en el Senado la acción "inadmisible" de Benalla, que "perjudica" la labor de los antidisturbios. Además, encargó una investigación interna a la Policía Nacional, que se une a las pesquisas abiertas por la Fiscalía francesa, que este viernes está interrogando a Bestalla.

Según el ministro, Benalla y Crase habían sido "autorizados" para asistir a la protesta como "observadores", pero no tenían legitimidad para intervenir. Benalla está acusado ahora de "violencia en grupo por parte de una persona encargada de una misión de servicio público, usurpación de funciones y porte ilegal de insignias reservadas a la autoridad pública". Además, tres policías han sido suspendidos, según la cadena BFM TV.

El presidente Macron cumple un año de mandato con su imagen deteriorada

Noticias

anterior siguiente