Enlaces accesibilidad

Los populares "monos de nieve" japoneses utilizan las aguas termales como 'spas'

  • Disfrutan de los baños para mejorar su estado de ánimo y relajarse
  • Su nivel de hormonas del estrés es más bajo que el de sus congéneres
  • Lo revela un estudio del Instituto de Investigación de Primates de Kioto
  • Es una práctica relativamente nueva, observada por primera vez en 1963

Por
La imagen de los "monos de nieve" bañándose es una de las más icónicas del norte de Japón.
La imagen de los "monos de nieve" bañándose es una de las más icónicas del norte de Japón. THINKSTOCK

Los macacos japoneses conocidos como "monos de nieve" disfrutan de largos baños en aguas termales para adaptarse al invierno y liberar estrés, revela un estudio elaborado por el Instituto de Investigación de Primates de Kioto.

Estos animales, cuya imagen bañándose en aguas termales es una de las más icónicas del norte de Japón, tienen un nivel más bajo de hormonas del estrés que sus congéneres que evitan esta práctica, según el informe publicado en la revista especializada Primates.

Estos macacos, nativos de Japón y con pelaje grisáceo y cara roja, residen en áreas nevadas durante la mayor parte del año, en regiones que están tan al norte y son tan frías que muy pocos primates se atreven a pisar. Además, son los únicos monos conocidos que disfrutan de las aguas termales, una estampa tan pintoresca que atrae a cerca de 500 visitantes diarios al parque Jigokudani (prefectura de Nagano) donde residen.

A diferencia del resto de sus familiares, los macacos japoneses utilizan las aguas termales para permanecer calientes en el invierno, pero también, tal y como apunta el estudio, para mejorar su estado de ánimo y relajarse.

"Al igual que en los humanos, las aguas termales tienen un efecto reductor del estrés en los monos", explicó la responsable del grupo de investigación Rafaela Takeshita, quien ha estudiado a estos animales entre los meses de abril a junio -cuando tienen crías-, y de octubre a diciembre -cuando se aparean-.

Una práctica relativamente nueva

Este comportamiento fue observado por primera vez en 1963, cuando una pareja joven de macacos fue vista en un complejo de onsen -baños tradicionales japoneses- cerca de un hotel en un día de nieve, una práctica repetida después por el resto del grupo, detalla el estudio.

Por motivos de higiene, los responsables del parque natural comenzaron a construir baños exclusivos para los monos y en 2003, una de cada tres hembras utilizaban las aguas termales con regularidad durante el invierno.

Los resultados de la investigación confirmaron que los monos recurren más a esta práctica durante el invierno que en la primavera y verano y que las hembras dominantes son las que pueden disfrutar de este privilegio durante más tiempo.

40 grados centígrados

Un estudio de las heces estableció que estos spas para monos, que se encuentran a unos 40 grados centígrados, ayudan también a reducir las hormonas del estrés después de que los primates participen en peleas o se comporten de forma agresiva.

Noticias

anterior siguiente