Enlaces accesibilidad
Elecciones catalanas 2017

Puigdemont, el president cesado que saltó al vacío de la independencia

  • Fue investido en 2016 tras la renuncia de Artur Mas provocada por la CUP
  • Con un perfil muy independentista, ocupó la Alcaldía de Girona desde 2011
  • Puigdemont ha sido el principal artífice del camino hacia la independencia fallida
  • Tras proclamar la DUI, 'huyó' a Bélgica y desde allí hará campaña para el 21-D

Por
Puigdemont presenta en Bélgica la candidatura de Junts per Catalunya.
Puigdemont presenta en Bélgica la candidatura de Junts per Catalunya. EFE

Se comprometió a "dejarse la piel" por la independencia de Cataluña en enero de 2016, cuando fue investido president sustituyendo a Artur Mas, y ahora se enfrenta a penas de hasta 30 años de cárcel por haber lanzado el mayor desafío al Estado con la proclamación de la secesión de CataluñaCarles Puigdemont Casamajó (Amer, Girona, 1962), exalcalde de Girona y diputado en el Parlament desde 2006, es un soberanista convencido, de libro, que, en tan sólo un año y diez meses de mandato, ha conseguido pasar a la historia por llevar a la Generalitat de Cataluña a una situación inédita en democracia.

Avisó en esa primera declaración de intenciones como president de que el nuevo tiempo político en Cataluña no era para "temerosos, cobardes y flojos de piernas" y no ha tenido reparos en lanzarse al abismo que suponía aprobar la independencia de Cataluña para, cuatro días después, 'huir' a Bélgica, desde donde, previsiblemente, hará campaña electoral para las elecciones autonómicas del 21 de diciembre. Horas antes de pulsar el botón rojo de la independencia, sopesó dar marcha atrás y convocar él los comicios, pero la presiones de los independentistas fueron más fuertes y el artículo 155 le ha llevado a ser un president cesado y candidato desde el 'autoexilio'.

Hijo de unos conocidos pasteleros en Amer, casado y con dos hijas, Puigdemont no terminó la carrera de Filología Catalana y ejerció como periodista, tras haber ayudado en el negocio familiar Pastisseria Puigdemont. Fue redactor jefe del diario El Punt, el primer director de la Agencia Catalana de Notícies y director general del periódico en inglés Catalonia Today. También dirigió la Casa de Cultura de Girona. Domina el inglés, el francés y el rumano, debido a su matrimonio.

La casualidad, el destino o las carambolas políticas han hecho que, a lo largo de su vida, haya ocupado puestos de rebote. Así, en 2006 fue elegido candidato de CiU a la alcaldía de Girona tras la sorprendente marcha de quien era número uno de la lista, Carles Mascort; y se erigió como alcalde en 2011, convirtiéndose además en el presidente de la Asociación de Municipios independentistas. En 2016, cuando era un absoluto desconocido en el ámbito político nacional, la CUP le aupó como presidente de Cataluña sin haber pasado por las urnas tras condicionar el apoyo a Junts pel Sí a la marcha de Artur Mas, el sacrificado entonces tras las elecciones de 2015El perfil netamente independentista de Puigdemont, con 22 años de militancia en la causa, facilitó su llegada a la Generalitat.

Desde entonces, Puigdemont ha sido el artífice del camino hacia una independencia fallida. Fue quien puso fecha a la celebración del referéndum independentista del 1-O, quien llevó al Parlament las leyes de desconexión y quien, en dos intentos, aprobó la DUI. Ahora en las urnas se enfrenta al veredicto de los catalanes.

Puigdemont, en el Parlament de Cataluña.

Puigdemont, en el Parlament de Cataluña. EFE

Puigdemont, en cinco frases

"Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de República y propongo suspender los efectos de la declaración de independencia para abrir la puerta al diálogo".

"Sé que puedo acabar en las prisiones españolas. No estoy cesado por la ley, una moción de censura o de confianza. Estoy cesado por un golpe ilegal del Estado español".

Así no, usted ha decepcionado a mucha gente en Catalunya. Gente que esperaba de usted una apelación al diálogo y a la concordia”. Así contestaba al rey Felipe VI, tras el mensaje que el monarca lanzó tras el referéndum del 1-O.

"Al pueblo de Cataluña le pido que se prepare para un camino largo. Quieren acabar con nuestro proyecto político, y no lo van a conseguir".

"Son las elecciones más trascendentes de nuestra historia. Determinarán el siglo que vivirán nuestros hijos y nuestros nietos".

Expectativas electorales

Puigdemont se presenta a las elecciones autonómicas bajo la coalición Junts per Catalunya, en la que le acompaña como número dos el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, en la cárcel; además de varios exconsellers y numerosos independientes con perfiles soberanistas.

Su idea inicial era que PDeCAT, ERC, la CUP e independientes concurrieran en una "lista de país" para hacer "frente común contra la agresión del Estado" pero finalmente no fue posible el acuerdo. Ahora se enfrenta en solitario a un escenario electoral en el que, según el último sondeo del CIS cae a la tercera posición, con el 16,9% de los votos y 25-26 escaños, por detrás de Ciudadanos y ERC. La estrategia del PDeCAT en campaña es señalar que Puigdemont debe ser el "president restituido" para "volver a la normalidad", en claro mensaje a los republicanos, porque de no ser así se "valida el 155".

Noticias

anterior siguiente